Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
La Explicación en Antropología
Francisco Osorio
. Doctor (c) en Filosofía. Profesor Departamento de Antropología. Universidad de
Chile.
Prólogo
Durante la década de los setenta se puede observar en la antropología
y en general en la ciencia
social
un fuerte movimiento desde el modelo de la ciencia natural hacia la hermenéutica y la
semiótica. Si bien los desarrollos de estos nuevos campos han cobrado importancia, el objetivo del
presente estudio es fundamentar la tesis de que el programa estricto de la hermenéutica y la
semiótica crean sendos caminos que más que salvar a la disciplina atentan contra la autonomía de la
antropología como ciencia especial, siendo por ello más conveniente abandonarlos que seguirlos.
Dos son los principales fundamentos que se entregan para esta afirmación. El primero se denomina
tesis del reemplazo y el segundo se denomina tesis de la limitación. Ambas tesis se desprenden del
examen crítico del modelo de explicación científico natural (Capítulo I), de la hermenéutica
(Capítulo II) y de la semiótica (Capítulo III). La primera tesis afirma que la antropología sería
reemplazada o bien por una hermenéutica de la cultura o bien por una semiótica de la cultura. La
tesis de la limitación postula que el conjunto de preguntas que debiera responder la antropología
está constreñido por los supuestos básicos de los programas de investigación naturalista,
hermenéutico o semiótico. En el capítulo
Conclusión
se entregan sendos argumentos contra estas
tesis.
El presente texto está dividido en tres capítulos. En el primero se presenta el modelo de la
explicación científico natural según Carl G. Hempel. En el segundo se exponen los requisitos de la
comprensión hermenéutica según Paul Ricoeur a partir la propuesta de la Descripción Densa de
Clifford Geertz. En el tercer capítulo se examinan las características principales de la explicación
semiótica según Umberto Eco. Dentro de cada capítulo, y luego de la exposición de la teoría, se
entregan argumentos y contraargumentos en torno a estas perspectivas, que están lejos de provocar
consenso entre epistemólogos, humanistas y científicos sociales. Sin embargo, en el capítulo
Conclusión
, se resume el análisis de los apartados anteriores, con el propósito de argumentar en
contra de la tesis del reemplazo y la tesis de la limitación.
Debo reconocer que gran parte de la reflexión epistemológica aquí realizada ha tenido como punto
de partida dos afirmaciones del antropólogo norteamericano Clifford Geertz, a saber, que la
antropología debe abandonar el camino de la explicación para seguir el camino de la hermenéutica
y que la cultura
el principal objeto de estudio de la disciplina
es un fenómeno semiótico. Sin
embargo, como el lector podrá percatarse en el transcurso de la lectura, esta no es una investigación
acerca de Geertz.
Finalmente, quiero agradecer al filósofo Guido Vallejos por su constante apoyo y a Conicyt por la
beca que posibilitó esta investigación.
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
Introducción
El título de este trabajo,
La Explicación en Antropología
, puede que no sea el más adecuado, pero
es el más cercano a los intereses perseguidos. En primer lugar, al examinar la palabra explicación,
es sólo aparente que todos entendamos lo mismo por este concepto, ya que para algunos
epistemólogos y antropólogos la explicación no existe, mientras que para otros la explicación sí es
posible en las ciencias sociales. En segundo lugar, la antropología es una disciplina que para
algunos puede adscribirse a la filosofía, mientras que para otros a las ciencias sociales. Si pensamos
en parte de la obra de Ernst Cassirer o de Max Scheler, entonces nos referimos a la antropología
filosófica. Si tomamos parte de la obra de Margaret Mead o de Bronislaw Malinowski, entonces nos
referimos a la antropología como ciencia, pero dentro de esta última nos encontramos, además, con
los conceptos antropología cultural, antropología social, etnología y etnografía. Por lo visto, no
resulta nada fácil ocupar términos neutros para referirnos a
La Explicación en Antropología
.
Algunos otros posibles títulos a esta investigación son: modos de conocimiento en antropología,
antropología epistemológica, reflexiones acerca de la antropología y sus problemas epistemológicos
o epistemología de la explicación y de la comprensión en antropología social. Todos, en mayor o
menor medida, malos títulos.
Lo que sucede es que el problema a examinar es complejo, por lo que se debe tratar de ser lo más
riguroso en su aproximación. Lo que necesitamos es delimitar nuestro objeto de estudio, es decir,
especificar a qué nos estamos refiriendo cuando empleamos los conceptos que usamos, en qué
contexto y con cuáles limitaciones.
Comenzaré por la antropología. El propósito es hablar de la antropología como ciencia, no como
filosofía. Esta frase ya hace saltar de sus asientos a muchos humanistas porque no están dispuestos a
aceptar que la antropología sea una ciencia, sino que pertenece al campo, justamente, de las
humanidades. Tendría que decir, por lo tanto, que quiero hablar de la antropología humanista. Sin
embargo, es probable que esta denominación sea más cercana a la filosófica, que no es motivo de
esta investigación. Junto a este problema está la denominación de los que practican la disciplina:
¿Los antropólogos son científicos sociales o humanistas u otra cosa? Para seguir complicando el
panorama, hay que señalar que muchos arqueólogos, lingüistas, paleontólogos, etnohistoriadores,
folkcloristas y biólogos evolucionistas se autodenominan antropólogos, lo que crea, en muchas
universidades a lo largo del mundo, la inclusión y exclusión de estos académicos en los
departamentos de antropología.
Los antropólogos, decía, en general se adscriben o bien a los programas naturalistas o bien a los
humanistas. En una gruesa simplificación, se denominan naturalistas aquellos investigadores que
creen que el programa de las ciencias naturales es aplicable, con ciertas restricciones obvias, a las
sociales. Los humanistas sostienen que lo anterior es imposible y que se debe seguir una línea
completamente distinta de investigación.
Algunos creen en posiciones intermedias,
complementando estos programas, mientras que otros acentúan el rol social o crítico de estas
disciplinas. ¿Dónde están los antropólogos en este espacio delimitador? Por todos lados. No se
puede esperar menos de quienes han asumido la variabilidad humana como tema favorito de
conversación.
Pero, ¿qué se entiende por antropología y su objeto de estudio? El registro de los modos de vida del
ser humano ha sido uno de los objetivos clásicos de la disciplina, siendo tal vez el más conocido
fuera del ámbito académico. Pero tal actividad intelectual no conformaría, en una primera
aproximación, un problema especial, puesto que mucho antes de los antropólogos universitarios,
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
quienes han documentado los modos de vida en las culturas del mundo han sido los sacerdotes,
viajeros, militares, aventureros y los propios habitantes de una sociedad. ¿Qué de especial tendría la
academia por sobre ellos, los no–académicos? Una mirada más atenta nos hace pensar que el
registro de las conductas, los utensilios, los mitos y paisajes, en resumen, la observación, es una
actividad intelectual que está lejos de ser la más simple de todas, según lo que se desprende de la
fuerte discusión que desarrolla la epistemología contemporánea acerca del tema. En una palabra, los
antropólogos universitarios se diferenciarían, aunque sea en algún grado, por una mayor reflexión
de las bases mismas del conocimiento de "los otros", es decir, de los habitantes de una cultura
diferente. Si se acepta el argumento anterior, entonces se tendrán que aceptar algunas consecuencias
que de ello se desprenden.
En primer lugar, la antropología social no es un mero registro de los modos de vida del ser humano.
Si bien es cierto que no tiene que abandonar la documentación de los fenómenos humanos, no se
agota en este trabajo. La misión de la disciplina es dar cuenta de la variabilidad humana (explicarla,
interpretarla o comprenderla). En segundo lugar, la epistemología juega un papel preponderante en
la actividad antropológica, puesto que nos permite reflexionar con mucha mayor fuerza acerca de
cómo es posible llevar a cabo esta misión. La antropología social, en todo caso, posee muchas más
definiciones, pero aquí hemos definido gruesamente su espacio.
Mejor optar que no optar. Dada la reflexión anterior, cuando ocupe el término "antropología social"
haré referencia a la antropología que no es antropología filosófica, aquella que hasta hace poco se
denominaba antropología científica: La de Malinowski, Mead y Geertz. El apelativo
social
trata de
especificar esta diferencia. No dejará contento a todo el mundo, pero ya sabemos a que nos estamos
refiriendo. Abordaré a continuación la explicación.
Dentro del ámbito de la antropología social, decía, los naturalistas señalan que el objetivo es la
explicación de los fenómenos. Los humanistas opinan que no hay explicación en antropología
social, sino que hermenéutica o comprensión. Ya que no existe un concepto que englobe tanto la
comprensión como la explicación (los filósofos analíticos estarían contentos de encontrar aquí el
problema de un significado en busca del significante), se considera un mal menor ocupar el término
de explicación en el título de la presente obra, debido a que es un concepto más familiar para la
comunidad académica formada por antropólogos sociales. Las características de la explicación se
abordan en el siguiente capítulo, en cambio las características de la comprensión en el posterior. Es
decir, si bien dentro del título de este trabajo la explicación tiene un
sentido amplio
, en las páginas
que siguen las palabras explicación, comprensión y semiótica cobran un
sentido restringido
, para lo
cual están destinados los capítulos pertinentes, a no ser que se especifique lo contrario.
¿Dónde está la semiótica en esta antinomia? Para algunos en la comprensión, para otros en la
explicación. En mi opinión, la semiótica trata de abrirse camino entre estos dos gigantes, planteando
un sendero propio. Ella comparte características con la comprensión, como, por ejemplo, que la
cultura es un fenómeno simbólico y que los procesos de comunicación y significación son
fundamentales para la comprensión humana.
La semiótica, por otra parte, comparte características de la explicación científica como el lenguaje
causal. Por ejemplo, cuando se dice que los sistemas que operan sobre la base de señales consideran
que un estado del ambiente es una señal para un sistema que causa una situación dada, e.g., un
dispositivo creado para reconocer humo y emitir un sonido cuando lo detecta, constituyéndose el
humo en una
señal
para el dispositivo que
causa
la emisión del ruido; o cuando se dice que estamos
en presencia de un signo cuando una señal es usada como el antecedente reconocido de un
consecuente previsto, dado que está en lugar de su consecuente.
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
Las características de la semiótica, sus semejanzas y diferencias con la explicación científica y la
compresión hermenéutica, junto a las consecuencias que para la antropología social tiene el abrazar
un programa semiótico de la cultura, serán motivo de reflexión en el capítulo pertinente.
Como meditación final, quiero decir que la antropología social, en los cien años que tiene la
actividad en su forma contemporánea, ha acumulado un enorme caudal de conocimiento acerca del
ser humano en todos los lugares conocidos de este planeta, tal vez más que ninguna otra disciplina o
ciencia humana viajera. Sin embargo, ¿qué ha hecho con tal riqueza? En realidad, es una pregunta
difícil de contestar. La filosofía nos lleva una gran ventaja y, de hecho, basta que los antropólogos
aborden temas como la esencia humana, la variabilidad de las formas socioculturales, la ética y la
moral, para que rápidamente caigan en ideas pensadas por filósofos con anterioridad. Cuando el
pensamiento es propio, los argumentos dejan mucho que desear. Pero es dicha carencia, dentro de la
cual me incluyo, la que debe ser subsanada ocupando nuestro patrimonio intelectual. Lo propio de
la antropología social todavía está por verse. El trabajo que sigue es una vía personal en la
mencionada dirección.
I. La Explicación Científica
Los comienzos de la antropología social están ligados ¾ entre otros aspectos¾ a los ideales de la
ilustración, a la confianza en la ciencia como eje del progreso de la humanidad y, en lo que nos
interesa, a la creencia que los fenómenos culturales pueden ser explicados de acuerdo al modelo de
la ciencia natural. El positivismo decimonónico y, posteriormente, el empirismo lógico, crearon las
bases de la antropología como ciencia y, en general, de las ciencias sociales como hoy las
conocemos.
Esta posición naturalista continua hasta nuestros días, sólo que las críticas hoy son más fuertes o, tal
vez, más gente a empezado a creer en ellas. Los naturalistas creen en la explicación, entendiéndose
por este concepto una variedad de razonamiento que incluye leyes cubrientes o generales. Es decir,
en un sentido ambiguo podemos decir que hay muchas maneras de explicar, pero siendo rigurosos
dentro del contexto de la antropología como ciencia, diremos que explicar es una manera concreta
de razonar con características muy específicas, donde el concepto de ley general es de extrema
importancia.
Pero, ¿cuáles son las características de la explicación científica y cuáles son las críticas
contemporáneas que nos hacen pensar que debemos abandonar este modelo? A estas dos preguntas
nos remitiremos a continuación.
Tal vez es la obra de Carl G. Hempel la que más destaque entre los epistemólogos cuando tratan de
caracterizar la explicación y su naturaleza. Por ello que nos detendremos a caracterizarla mediante
un conjunto de 11 aforismos que resume el ensayo
La Lógica de la Explicación
aparecido en su
famoso libro
La Explicación Científica
de 1965 (Cfr. Toledo y Osorio 1997).
1) Explicar es responder a la(s) pregunta(s)
¿por qué?
2) La explicación consta de un explanandum y un explanans, que es necesario distinguir de los
términos
explicandum
y
explicans
, los cuales se reservan para el ámbito de la explicación de
significado y análisis.
3) El explanandum es un enunciado que describe el fenómeno a explicar (es una descripción y no el
fenómeno mismo).
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
4) El explanans consta de ¾ al menos¾ dos conjuntos de enunciados utilizados con el propósito de
dilucidar el fenómeno:
4.1) Por una parte, enunciados que formulan condiciones antecedentes (C
1
, C
2
, .
... C
k
); indican
condiciones que se manifiestan antes de la aparición del fenómeno que se va a explicar.
4.2) Por otra, enunciados que representan leyes generales (L
1
, L
2
,... L
r
)
5) El fenómeno en proceso de explicación será explicado demostrando que se produjo de acuerdo
con las leyes generales (4.2) y en virtud de las condiciones antecedentes especificadas (4.1.).
5.1) Así, la pregunta
¿por qué sucede el fenómeno?
se transforma en la pregunta
¿de acuerdo con
qué leyes generales y cuáles condiciones antecedentes se produce el fenómeno?
6) La explicación también puede formularse respecto a leyes generales. Es decir, la explicación de
una regularidad general puede subsumirse dentro de otra regularidad más inclusiva (una ley más
general). Dicho de otra manera, las leyes generales son
cubrientes
, ya que pueden subsumir otras
leyes o un conjunto de hechos.
6.1) Ejemplo: la validez de la ley de Galileo sobre la caída de los cuerpos en la superficie terrestre,
puede explicarse a partir de un conjunto más inclusivo de leyes, tales como las del movimiento y de
la gravedad de Newton y de otros enunciados acerca de hechos particulares como los referidos a la
masa y al radio terrestre.
7)
Requisito Lógico- Empírico de la Explicación
.
7.1) Los dos primeros requisitos (R) son de carácter lógico. El tercero es lógico- empírico. El cuarto
es de carácter empírico.
7.1.1) (R
1
). Deducibilidad. El explanandum debe ser lógicamente deducible de la información
contenida en el explanans.
7.1.2) (R
2
). Leyes. El explanans debe contener leyes generales adecuadas a la derivación lógica del
explanandum.
7.1.3) (R
3
). Consecuencia Empírica. El explanans debe tener contenido empírico (comprobable por
experimento u observación); lo anterior supone asumir que el explanans deberá contener, al menos,
una consecuencia
de índole empírico.
7.1.4) (R
4
). Requisito Empírico. Los enunciados del explanans deben satisfacer la condición de
corrección fáctica, lo cual implica que han de ser confirmados por todos los elementos relevantes
antes de ser considerados verdaderos.
7.1.4.1) Ejemplo: Supóngase, que en una etapa primitiva de la ciencia un determinado fenómeno
fue explicado mediante un explanans verificado con las pruebas disponibles en ese momento, pero
descubrimientos empíricos más recientes lo han negado. Las posibles respuestas que pueden
proporcionarse atendiendo a la condición de corrección fáctica son: (a) originariamente la condición
fue correcta, pero dejó de serla al descubrirse elementos de prueba desfavorables; (b) la verdad
(empírica) del explanans y la solidez de la explicación (lógica) había sido bastante probable, pero la
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
mayor evidencia empírica disponible ahora hace muy probable que el explanans no fuera verdadero
y ¾ en consecuencia¾ la explicación no era, ni ha sido nunca, correcta.
7.1.5)
Diagrama de la Explicación Científica.
8)
Explicación y Predicción
. El mismo análisis formal (incluidos los cuatros requisitos) se aplica a
la explicación y a la predicción.
8.1)
Diferencia entre explicación y predicción
. La diferencia es de carácter pragmático.
8.1.1) Explicación. Si dado E (enunciado descriptivo), y conociendo que E ha ocurrido, se enuncia
un conjunto de oraciones C
1
, C
2
, .
.. C
k
y luego se enuncia otro conjunto de enunciados L
1
, L
2
, .
.. L
r
,
conexos a los anteriores, entonces hablamos de explicación.
8.1.2) Predicción. Si, proporcionados los dos conjuntos de enunciados (C
k
y L
r
), de ellos se infiere E
antes de que suceda el fenómeno, entonces hablamos de predicción.
8.1.3) En consecuencia, a nivel de características lógicas, la explicación y la predicción poseen los
mismos elementos estructurales.
9)
Explicación Pre
Científica y Explicación Incompleta
.
9.1) La explicación pre
científica carece de fuerza predictiva, puesto que el explanans no
suministra leyes explícitas por medio de las cuales poder realizar la predicción, ni establece, de
manera adecuada, las condiciones antecedentes que serían necesarias para este propósito.
9.2) La explicación incompleta puede considerarse como un índice de correlación positiva entre las
condiciones antecedentes y el tipo de fenómeno que se va a explicar y como guía de la dirección
que deberán tomar las investigaciones ulteriores con el propósito de completar dicha explicación.
10)
Explicación Causal
. Si E describe un hecho, puede decirse que las circunstancias antecedentes
señaladas en C
1
, C
2
... C
k
"causan" en conjunto aquel hecho, en el sentido de que existen ciertas
regularidades empíricas expresadas por L
1
, L
2
... L
r
, las cuales implican que toda vez que ocurran
condiciones del tipo indicado por C
1
, C
2
... C
k
, tendrá lugar un hecho del tipo descrito en E.
10.1) De acuerdo a lo indicado tenemos que: una explicación causal completa se convierte en una
adecuada predicción.
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
10.2) En tal contexto, los enunciados L
1
, L
2
... L
r
, al expresar conexiones generales y ordinarias entre
características específicas de hechos, se denominan leyes causales.
10.3) La explicación causal es una variedad del tipo de razonamiento deductivo.
11) La tesis de Hempel es que los principios de la explicación generados en la física son también
aplicables a las ciencias sociales.
Sin embargo, antes de ejemplificar las afirmaciones anteriores, se pueden entregar más antecedentes
que permitan una mejor comprensión de la teoría de la explicación científica según Hempel, esta
vez mediante un análisis que él mismo Hempel hace de la historia como ciencia social.
En efecto, Carl G. Hempel, en un ensayo originalmente publicado en 1942, titulado
The Function of
General Laws in History
(Hempel 1995). Señala que por ley general se entenderá una aseveración
de forma condicional universal que es capaz de ser confirmada o desconfirmada por evidencia
empírica y que una ley o hipótesis universal presenta una regularidad de cierto tipo: en cada caso
donde un evento de un tipo específico C ocurre en un cierto espacio y tiempo, un evento de un tipo
específico E ocurrirá en un espacio y tiempo que está relacionado de una manera específica al
espacio y tiempo de la ocurrencia del primer evento (los símbolos C y E son abreviaciones de los
términos causa y efecto) (Hempel 1995:43) y se entenderá que las teorías son cuerpos de hipótesis
sistemáticamente relacionadas (Hempel 1995:49).
Hempel asevera que la explicación en la ciencia natural puede ser replicada en la historia, ya que la
explicación histórica tiene por objetivo mostrar que un evento en cuestión no fue un "hecho de la
casualidad", sino que era esperable en vista de ciertas condiciones antecedentes o simultáneas. La
expectativa referida no es una profecía o una adivinación, sino que una anticipación científica
racional, la cual descansa sobre la base de leyes generales (Hempel 1995:46). Como un ejemplo de
leyes generales para la historia, Hempel da el siguiente caso: los agricultores migraron a California
"porque" las continuas sequías y tormentas de arena habían hecho su existencia cada vez más
precaria y porque California les parecía ofrecer mejores condiciones de vida. Esta explicación
descansa en hipótesis universales como que las poblaciones tienden a migrar a regiones que ofrecen
mejores condiciones de vida (Hempel 1995: 47).
Hempel señala que la explicación probabilística es muy común en historia. Para ejemplificar ello
señala que la gente tiende a pensar que si un niño tiene viruela y si su hermano está en contacto con
él y sólo con él, entonces es probable que contraiga la viruela. Sin embargo, las explicaciones
probabilísticas no tienen una característica fundamental de la explicación científica, esto es, la
forma condicional universal. Es decir, no sabemos qué legalidad existe para explicar el contagio y,
además, existen muchos casos en los cuales los hermanos no se contagian (Hempel 1995:48).
Hempel opina que el
método de la comprensión empática
, que se señala como el rival en la
explicación en historia, puede caracterizarse de la siguiente manera: el historiador se imagina a sí
mismo en el lugar de las personas involucradas en los eventos que él quiere explicar. Trata de dar
cuenta tan completamente como sea posible de las circunstancias bajo las cuales ellos actúan y los
motivos que influencian sus acciones y, por esta autoidentificación imaginaria con sus héroes, él
llega a la comprensión y, así, a una adecuada explicación de los eventos que le ocupan (Hempel
1995:49). Sin embargo, dice Hempel, esto no constituye una explicación; más bien, es un intento de
generalizar sus descubrimientos en una regla general que usa como un principio explicativo que no
lleva, por lo tanto, a una explicación histórica, aunque puede ser útil para generar hipótesis, la cual
debe ser probada empíricamente de acuerdo a ciertas leyes generales (Hempel 1995:50).
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
Del mismo modo se habla de la
interpretación de los fenómenos históricos
, dice Hempel, que
consiste en subsumir el fenómeno en cuestión bajo alguna explicación científica o un intento de
subsumirla bajo alguna idea general que no se presta para una prueba empírica. En el primer caso,
la interpretación es claramente una explicación por medio de hipótesis universales y, en el segundo,
es una pseudo explicación. Del mismo modo, el procedimiento de acceder al "significado" de un
evento histórico dado, puede consistir en determinar qué otros eventos están relevantemente
conectados con el evento en cuestión, sea como "causas" o "efectos" (Hempel 1995:50).
En resumen, hasta aquí se han entregando los antecedentes que nos permiten caracterizar la
explicación científica, según la obra del epistemólogo Hempel, entendida como un razonamiento
por leyes cubrientes. Dicho de otra manera, la explicación causal es una variedad del tipo de
razonamiento deductivo. Sin embargo, con el propósito de ejemplificar las ideas expuestas, es
conveniente destacar que la explicación que usualmente damos en nuestra vida cotidiana está,
curiosamente, bastante cerca de la científica.
Cuando observamos las noticias en televisión, podemos notar que los periodistas preguntan a los
encargados de la seguridad pública: –"¿Por qué han aumentado los robos a mano armada?" y estos
responden algo así como: –"No es que hayan aumentado los robos, puesto que se mantienen en el
mismo promedio de la década pasada, lo que pasa es que los delincuentes tienen mayor acceso a
armas, las cuales son obtenidas, principalmente, de los habitantes de las mismas casas que asaltan,
puesto que las compraron para defenderse de los delincuentes. Como los miembros de la familia no
pueden estar armados mientras almuerzan o duermen, entonces guardan el arma en el closet, pero es
ahí donde los delincuentes las encuentran y las ocupan en los posteriores atracos".
Este tipo de respuesta puede considerarse una explicación satisfactoria. El fenómeno a explicar es el
aumento de robos con armas, enunciándose como condición antecedente que los delincuentes
obtienen las armas de las mismas casas que asaltan. Es decir, dada la condición antecedente C
(obtención de armas), se produce E (más robos armados). La causa C produce el efecto E. Sin
embargo, lo anterior no es literalmente una explicación científica, aunque pudiera parecerlo.
Para entender las razones, es conveniente que abordemos un segundo ejemplo. Tomaremos una
situación real producida en 1997 donde se da una explicación de por qué no se puede ascender a un
militar de grado. Un artículo de prensa de El Mercurio decía: "El ministro explicó en su
comunicado que los ascensos pueden ser rechazados por las siguientes razones fundamentales: la
existencia de antecedentes negativos derivados de su desempeño profesional; la existencia de
antecedentes negativos apoyados en evidencia judicial, producida en procesos llevados a cabo por
tribunales competentes; la constancia de hechos públicos y notorios que impliquen desacato o
menoscabo a las autoridades, o que excedan los límites de lo que constituye un debido actuar
profesional, o la existencia de situaciones públicas y notorias que involucren a la persona, de índole
tal como para afectar negativamente tanto su imagen ante el país o ante sectores importantes de la
ciudadanía, así como las armoniosas relaciones que deben existir entre ésta y las Fuerzas Armadas.
En el caso del Brigadier, se trata de un oficial que ha sido siempre calificado en lista uno y
recomendado por el Cuerpo de Generales del Ejército para su ascenso; no hay antecedentes
judicialmente válidos en su contra emanados de tribunales chilenos competentes y provistos de
jurisdicción y no se le conocen comportamientos públicos de desacato o menoscabo a la autoridad.
No obstante el Presidente de la República ha decidido no aceptar la proposición de su ascenso a
brigadier general en virtud de que no se cumple con el último criterio anteriormente señalado. El
Ministro de Defensa recalcó que el Presidente, cumpliendo con su misión de velar por el bien
común y los intereses de la nación toda, no ha podido sino considerar ese criterio al decidir sobre la
materia. El ministro señaló que la facultad de aceptar o rechazar las propuestas de nombramientos,
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
ascensos y retiros de los oficiales de las Fuerzas Armadas, a solicitud de los Comandantes en Jefe,
es ‘exclusiva del Jefe de Estado’. Agregó que dicha medida se aplica con dos criterios
fundamentales, que son, el salvaguardar el profesionalismo de los hombres de armas y para
mantener las condiciones que aseguren una adecuada y permanente integración entre las Fuerzas
Armadas y la civilidad, requisito básico para el cabal y normal desempeño por parte de ellas de sus
misiones esenciales, como de la cohesión nacional a que todos aspiramos".
En este ejemplo, el explanandum en cuanto enunciado que describe el fenómeno a explicar puede
ser expresado como la decisión de no ascender a general a la persona en cuestión. El explanans
posee condiciones antecedentes que se manifiestan antes de la aparición del fenómeno que se va a
explicar. En este punto es conveniente sistematizar:
C
1
Existencia de antecedentes negativos derivados de su desempeño profesional.
C
2
Existencia de antecedentes negativos apoyados en evidencia judicial, producida en procesos
llevados a cabo por tribunales competentes.
C
3
Constancia de hechos públicos y notorios que impliquen desacato o menoscabo a las autoridades o
que excedan los límites de lo que constituye un debido actuar profesional.
C
4
Existencia de situaciones públicas y notorias que involucren a la persona, de índole tal como para
afectar negativamente tanto su imagen ante el país o ante sectores importantes de la ciudadanía, así
como las armoniosas relaciones que deben existir entre ésta y las Fuerzas Armadas.
Como se puede observar sí hay una legalidad en todo ello, lo cual nos daría motivos para pensar que
estamos en presencia de una explicación científica. Sin embargo, y este es el punto principal de la
argumentación, el explanans de la explicación científica requiere leyes generales, las cuales no se
encuentran en la declaración de gobierno. Es decir, una explicación incompleta puede postular estas
cuatro condiciones antecedentes como el explanans del explanandum, pero la respuesta a la
pregunta
¿por qué sucede el fenómeno?
requiere, de parte de la ciencia, la transformación semántica
¿de acuerdo con qué leyes generales y cuáles condiciones antecedentes se produce el fenómeno?
Es, por lo tanto, en el tema de la ley científica que se encuentran los argumentos contra la
explicación de gobierno como explicación científica.
Es conveniente enfatizar que hemos trabajado con dos ejemplos sociales para entender la
explicación científica, pero es justamente en la aplicación al campo social donde ha quedado
manifiesta la principal crítica que se le puede formular al modelo de Hempel, esto es, la inexistencia
de leyes generales. Si bien es cierto que los ejemplos no provienen de la antropología social, han
cumplido su propósito de mostrar una situación que, por analogía, se presenta cuando se formulan
condiciones antecedentes en ausencia de leyes generales, pensado erróneamente que eso es una
explicación científica. Por este motivo, dejamos de lado la ejemplificación y nos concentramos en el
examen crítico al modelo de Hempel.
La explicación científica es una variedad del tipo de razonamiento deductivo, por lo tanto, los
requisitos de la explicación tienen un carácter lógico y, además, empírico. En el criterio de la
deducibilidad se prescribe que el explanandum debe ser lógicamente deducible de la información
contenida en el explanans. En una lectura ingenua podemos encontrar en la declaración de gobierno
dicho proceso, pero desde el punto de vista lógico no hay un silogismo implicado en la deducción
del explanandum, solo una derivación incompleta de las condiciones antecedentes. El segundo
requisito de leyes, es decir, que el explanans debe contener leyes generales adecuadas a la
derivación lógica del explanandum, está completamente ausente en la declaración. El requisito de
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
consecuencia empírica señala que el explanans debe tener contenido empírico (comprobable por
experimento u observación). Este punto es posible de fundamentar en que las condiciones
antecedentes apuntan a contenidos empíricos, pero no es posible de apoyar por la inexistencia de
leyes de las cuales derivar consecuencias empíricas. El cuarto requisito empírico señala que los
enunciados del explanans deben satisfacer la condición de corrección fáctica, lo cual implica que
han de ser confirmados por todos los elementos relevantes antes de ser considerado verdadero.
Nuevamente, ante la inexistencia de leyes, y ante la interpretación que se hagan de las condiciones
antecedentes por el gobierno de turno, no se puede concluir que las condiciones antecedentes de la
declaración de gobierno sean una explicación científica.
En resumen, la explicación científica, de acuerdo a la concepción hempeliana, no sólo requiere
condiciones antecedentes, sino que una legalidad fuerte que conecte dichas condiciones con el
fenómeno que se desea explicar. Esta legalidad fuerte permite la predicción. La ley general es una
condicional universal del tipo
para todo x, si x es a, entonces x es b.
Además, si hablamos de leyes
es porque ya existe un conjunto de evidencia empírica que nos permite sostener esta legalidad. Una
buena teoría sería aquella que tuviera un cuerpo de hipótesis que cada vez fuera apoyada por la
evidencia empírica y que estuviesen sistemáticamente relacionadas entre si. Dicho de otra manera,
la principal idea a destacar es que la explicación por leyes cubrientes no es posible de aplicar en
rigor estricto a la antropología social, ya que lo que está en juego sería la posibilidad de la presencia
o ausencia de leyes cubrientes o generales. En muchas investigaciones antropológicas se ha
considerado erróneamente que la simple entrega de argumentos es condición suficiente para la
explicación de un fenómeno cultural, pero hemos destacado que, si bien las condiciones
antecedentes juegan un papel importante, ello no es una explicación científica en ausencia de leyes
generales.
Es a esta altura claro que la aplicación del modelo de explicación científica presenta detractores y
defensores. Los defensores reciben usualmente el nombre de naturalistas y los detractores el de
humanistas o hermenéutas. Estos últimos señalan que el modelo de la ciencia natural no puede ser
llevado a cabo por las humanidades, lo que hace cuestionar el nombre de ciencia a las
ciencias
sociales. Si se aceptan las razones que a continuación se darán y, sin embargo, se desea mantener la
creencia, entonces se tendrá que aceptar que las explicaciones de las humanidades son pre
científicas o, en el mejor de los casos, incompletas.
Es decir, ahora nos centraremos en las críticas a la explicación científica según las ideas
desarrolladas hasta este momento.
Como decíamos, en primer lugar la noción más cuestionada es la de ley general. Ni siquiera el
clásico texto empirista
El Suicidio
de Durkheim, con su famosa explicación
el suicidio varía en
razón inversa al grado de desintegración social
, puede siquiera acercarse a las leyes más básicas de
las ciencias naturales, pues como bien lo señala el propio Durkheim, su estudio presenta una
regularidad estadística y en ningún momento pretende abarcar todos los casos que la ley pretende
subsumir. ¿Qué tipo de ley general es esa que no puede considerar los casos que la generan? La ley
de gravedad es aplicable a todos los suicidas que se tiran de un décimo piso al suelo, pero la
explicación de Durkheim no los abarca a todos ellos.
En apoyo a la idea anterior, el filósofo Donald Davidson señala en un ensayo titulado
Psychology as
Philosophy
(originalmente publicado en 1974), que no pueden existir leyes en las ciencias sociales.
Dice que "cuando atribuimos una creencia, un propósito, una intención o un significado a un agente,
necesitamos operar dentro de un sistema de conceptos en parte determinados por la estructura de
creencias y deseos del agente mismo. Tan pronto como cambia el sujeto, no podemos escapar de
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
este rasgo de lo psicológico, pero este rasgo no tiene contraparte en el mundo de la física (Davidson
1995:80). Para Davidson, aun cuando los eventos psicológicos pueden ser descritos en términos
físicos y, de hecho, son eventos físicos, no pueden caer bajo leyes estrictas cuando son descritos en
términos psicológicos, esto es, intencionales. Para Davidson, la psicología es irreducible al lenguaje
fisicalista de la ciencia, es decir, no existirían leyes psicofísicas. Las leyes físicas tienen sentido
dentro de un sistema cerrado y determinístico, pero ese no es el caso de las creencias y deseos
humanos.
Como observamos, esta argumentación de Davidson no se apoya en una crítica al sistema
nomológico, sino que apela a una condición humana de continua variabilidad y lejana al
reduccionismo del naturalismo.
Brian Fay, en un ensayo de 1983 titulado
General Laws and Explaining Human Bahavior
, señala
que existe una crítica a lo que él denomina la "doctrina de la generalización superficial",
ejemplificada en Hempel cuando da el caso de los agricultores citado previamente. Esta doctrina
afirma que si un evento es la causa de otro evento, uno puede aseverar que la ley sobre la cual esta
explicación descansa consiste de los mismos términos que son usados en la descripción particular
de ese evento singular. Hempel, luego de dar la relación entre el evento que la sequía produjo la
migración para buscar mejores condiciones de vida, señala que "esta explicación descansa en la ley
general (hipótesis universal) de que las poblaciones tenderán a migrar a las regiones que ofrezcan
mejores condiciones de vida" (Fay 1995:97). Es decir, el mismo Hempel al momento de dar un
ejemplo de su argumentación, cae en el error de la doctrina de la generalización superficial, lo cual
está lejos de ser considerado una explicación científica.
Philip Gasper en un ensayo denominado
Causation and Explanation
(1993) señala tres críticas a
este modelo nomológico deductivo. La primera es si es posible especificar qué enunciados
generales cuentan como genuinas leyes sin referencia a inobservables y, en particular, a relaciones
causales inobservables. En efecto, buena parte de la epistemología contemporánea ha criticado al
empirismo lógico en su obstinación de no reconocer que los términos teóricos como, por ejemplo,
sociedad, aculturación o etnocentrismo, no pueden ser reducidos a términos observacionales.
Además, la dependencia teórica de la metodología es hoy un tema prácticamente de consenso entre
los epistemólogos, excepto en los empiristas lógicos clásicos. Esta última idea se puede
fundamentar en Boyd (1993:8), quien señala que tanto los constructivistas como los realistas están
igualmente impresionados por la dependencia teórica de los métodos científicos y mantienen que
las reconstrucciones empíricas que animaban las concepciones nometafísicas de la empresa
científica son inadecuadas a los hechos de la práctica científica y de la historia de la ciencia. Sin
embargo, no quiere decir que sea la última palabra en el tema. Debido a que la primera crítica de
Gasper lleva a un ensayo por sí solo y, considerando además que no es el propósito del trabajo
refinar
ad infinitum
la discusión, es conveniente seguir.
La segunda crítica de Gasper es que existen dos tipos de contraejemplos contra el modelo causal de
explicación. i) aquellos en que el caso no es explicado aunque su ocurrencia haya sido derivada de
leyes generales y condiciones antecedentes y ii) aquellos en que el caso es explicado aun cuando su
ocurrencia no ha sido derivada de la manera apropiada.
Para el primer tipo de ejemplo cita el caso de leyes matemáticas en las cuales se relacionan los
eventos de tal manera que, dada la información de un evento, se puede deducir la información de
otro, como en el caso de la posición del sol, el largo del asta de una bandera y el largo de la sombra.
En este ejemplo se puede predecir el largo de la sombra conociendo la posición del sol y el largo del
asta de la bandera, es decir, podemos explicar la distancia de la sombra en el suelo por la ocurrencia
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
de las dos condiciones anteriores. Sin embargo, resulta que también podemos explicar el largo del
asta como causado por el largo de la sombra, lo que es ridículo, pero que de todas maneras funciona
dentro del sistema explicativo causal, ya que conocemos dos condiciones antecedentes, el largo de
la sombra y la posición del sol, podemos explicar el largo del asta de la bandera. Otro ejemplo del
mismo tipo es el caso en que dadas ciertas leyes generales y condiciones antecedentes pudiésemos
explicar el inicio de la Primera Guerra Mundial sobre la base de la muerte del Archiduque de
Sarajevo. Es claro que la muerte no es la causa de la guerra, pues si no se hubiese producido, otras
situaciones habrían iniciado el conflicto. Es decir, se dan las condiciones de la explicación causal,
pero no se puede aceptar que la muerte del Archiduque sea la explicación de la guerra.
Para el segundo tipo de ejemplo Gasper cita el caso de la explicación de la ausencia de
organizaciones políticas de las clases trabajadoras en Estados Unidos en base a factores como el
diseño constitucional, la geografía y recursos naturales, el próspero desarrollo económico, el
racismo, las divisiones étnicas y religiosas y al represión del Estado. Es decir, aun cuando no hay
leyes generales que conecten los citados factores, no hay razones para pensar que ellos sean
incompatibles con la explicación de este fenómeno social. Si la explicación es deficiente es porque
ignora factores de importancia (como la debilidad de los movimientos políticos norteamericanos
durante los períodos de crisis), más que proporcionar un sistema deductivo que los unifique. El
único sistema lógico sería una tautología: cuando se den estos factores y no sean debilitados por
otros factores, entonces se producirá el efecto en cuestión. Pero las tautologías no son
explicaciones, finaliza diciendo Gasper.
Hasta aquí las críticas a las leyes generales, pasemos ahora a otro de los elementos que ha probado
ser difícil de aplicar en las humanidades, esto es, la predicción de fenómenos psicológicos, sociales,
educacionales, políticos o, en el caso de la antropología social, culturales. Tal vez aquí sea donde se
muestra la mayor distancia entre las ciencias naturales y las sociales. La capacidad predictiva de las
ciencias sociales no es sólo baja, sino que ha sido abandonada por la mayoría de los investigadores
hoy en día. Esto es fácil de entender ya que la predicción comparte la estructura lógica de la
explicación. No hay gran diferencia lógica entre explicar y predecir, en cuanto la predicción ocupa
todos los elementos de la maquinaria lógica, sólo que considera al explanandum como un suceso
que ocurrirá en el futuro. Por lo tanto, los críticas enunciadas previamente con respecto a la
estructura lógica de la explicación pueden,
mutatis mutandi
, aplicarse a la predicción.
Incluso Brian Fay, que es un optimista acerca de la explicación nomológica en ciencias sociales, no
por eso se ciega a las dificultades que hoy presenta. Al examinar el caso de la predicción, Fay
señala: los seres humanos son criaturas autoeducables, capaces de transformar los ambientes
naturales y sociales en los cuales ellos viven y, además, transformarse a sí mismos en el proceso.
Para desarrollar su argumento contra las dificultades de la predicción, Fay se apoya en la teoría de
la impredictibilidad de la innovación tecnológica de Maurice Cranston, quien señala que si alguien
en 1890 predijera la teoría de la relatividad en 1905, ya tendría que saber la teoría de la relatividad
y, por lo tanto, tendría que inventarla antes de predecirla, lo cual invalidaría la predicción. Para Fay,
mutatis mutandi
, si alguien predijera la teoría social de Marx en 1600 tendría que no sólo conocer la
teoría, sino que además tendría que inventar conceptos que en esa época no existían, tales como
"dialéctica", "alienación", "capital", "sociedad civil", "burocracia", lo que implica que la persona no
sólo debe saber de economía, sino que predecir el conocimiento en campos tan variados como la
filosofía, la sociología y el estado histórico de dicha época. Esta tarea es, sencillamente, imposible.
Fay da con esto un apoyo a la teoría de los sistemas cerrados de la física en Popper, al señalar que la
predicción sólo tiene cabida en un sistema que no está expuesto a la influencia externa. Las
predicciones científicas toman la forma Si C, luego E, en una situación X, ceteris paribus; pero C en
situación X, ceteris paribus; por lo tanto, E. Pero los seres humanos, dice Fay, son los candidatos
menos ideales que hay para optar a la categoría de sistemas cerrados. El supuesto de fondo en la
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
predicción es una visión determinística del mundo social, situación que Fay no está dispuesto a
compartir (Fay 1995:102).
Pero la última palabra no esta todavía dicha, ya que existen defensores de la predicción en las
ciencias sociales, como el caso de Michael Martin (1995:274), quien señala que toda predicción,
tanto en las ciencias naturales como en las ciencias sociales, se basa en enunciados condicionales,
los cuales deben ser respetados para –desde ellos– evaluar la predicción. Esto, dice Martin, también
se puede aplicar a la predicción de significados, ya que aún cuando cambie la connotación de un
símbolo, su denotación o extensión sigue siendo la misma.
Nótese que la última idea de Martin nos lleva a otro terreno de batalla: la filosofía analítica y el
problema del referente. Pero estos son temas que están más allá de los propósitos de esta
investigación, por ello es conveniente detenerse y tratar de resumir toda la discusión generada hasta
ahora.
Si se acepta que la antropología social tiene como misión explicar la variabilidad humana, entonces
la reflexión epistemológica juega un importante rol en cómo se debe llevar a cabo este proceso. En
efecto, el concepto "explicar" puede ser entendido de muchas maneras, lo cual no facilita nuestra
tarea como antropólogos sociales. Una cosa es que nuestro objeto de estudio sea la variabilidad, otra
muy distinta es la caterva en su intento para entenderla. La falta de rigurosidad va de la mano con la
fatuidad en el conocimiento y, dicho precio, es demasiado alto para que lo paguemos. Como
decíamos, tratamos de dar un sentido restringido al vocablo explicación que, si bien no es el único,
existen buenos fundamentos para pensar que, la mayoría de los epistemólogos y antropólogos
sociales, estarían de acuerdo que el esquema de leyes cubrientes de Hempel es lo que caracteriza al
programa naturalista de investigación. Sin embargo, hemos tratado de demostrar que dicho
programa, aun cuando presenta muchas ventajas al momento de su aplicación concreta en
fenómenos socioculturales, no puede ser llevado en estricto rigor en la antropología social, debido a
la carencia de leyes generales.
Las críticas a la explicación científica, si bien están más o menos fundamentadas, permiten tanto
que los naturalistas se mantengan en su posición, como que los humanistas abandonen el programa
de la explicación científica en búsqueda de nuevos rumbos. El hecho es que, hoy en día, el
programa naturalista no es el consenso entre los practicantes de nuestras disciplinas sociales. En
esta búsqueda de nuevos horizontes, dos han sido las sendas que se han empezado a explorar: la
hermenéutica y la semiótica. En el próximo capítulo haremos un examen de la teoría de la
comprensión o Verstehen y su influencia en la antropología.
II. La Comprensión Hermenéutica
En el capítulo anterior examinamos la modalidad de la explicación científica. En el presente ensayo
nos corresponde abordar la hermenéutica. En un sentido amplio podemos hablar de explicación
hermenéutica, pero durante el desarrollo del tema ocuparemos un sentido restringido: comprensión
hermenéutica. La razón de ello se encuentra en la teoría de la compresión, base epistemológica y
ontológica de la interpretación humana. El principal exponente de esta modalidad de
Verstehen
es
Paul Ricoeur, lo que implica que su propuesta comparte
pero también difiere de
otras
modalidades hermenéuticas, como la de Wilhelm Dilthey, Martin Heidegger y Hans-George
Gadamer, por nombrar los exponentes excelsos.
La razón por la cual se considera a Paul Ricoeur es que la antropología social que desarrolla el
programa hermenéutico ocupa, precisamente, a Ricoeur como fundamento. Es decir, la historia de
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
la antropología ha dado el nombre de Antropología Interpretativa al desarrollo del programa
hermenéutico en la disciplina. Esto se debe a que en la década de los setenta aparece el libro que
funda este modo de investigación:
The Interpretation of Cultures (1973)
del antropólogo
norteamericano Clifford Geertz. En ese texto postula:
El concepto de cultura que expongo es esencialmente semiótico. Creyendo, junto con Max Weber,
que el hombre es un animal suspendido en redes de significado que él mismo ha tejido, considero la
cultura como esas redes y el análisis de ella debe ser, por lo tanto, no una ciencia experimental en
búsqueda de leyes, sino que una interpretativa en búsqueda de significados (1973:5).
Es conveniente enfatizar que no es propósito de esta investigación un estudio acabado del
pensamiento de Geertz, sino que el objetivo es examinar las características de la comprensión
hermenéutica y sus consecuencias para la antropología social. Por lo tanto, Geertz es una manera
concreta de ejemplificar la discusión epistemológica que a continuación se desarrollará.
Geertz es, sin duda, el más famoso de todos los antropólogos contemporáneos y quedará con el
tiempo su nombre inscrito junto a los de Margaret Mead y James Frazer. Hacia 1983 publicó una
segunda serie de ensayos titulada
Local Knowledge: Further Essays in Interpretive Anthropology
.
La obra de cierre se puede encontrar en
After The Fact
publicada en 1995 donde lo importante es el
subtítulo "
Two Countries, Four Decades, One Anthropologist
."
Entre las
Cuatro Décadas
que él señala existe una continuidad teórica al postular que la
antropología es hermenéutica aplicada a la cultura. La formulación más clara la encontramos en el
ensayo
"From the Native’s Point of View": On the Nature of Anthropological Understanding
(1983).
Yendo y volviendo entre el todo concebido a través de las partes que lo actualizan y las partes
concebidas a través del todo que las motiva, nos volcamos hacia una suerte de movimiento
intelectual perpetuo, dentro de unas explicaciones hacia otras. Todo esto es, naturalmente, la ahora
familiar trayectoria de lo que Dilthey llamó el círculo hermenéutico y, así, la penetración de los
modos de otras gentes, como la interpretación literaria, histórica, filológica, psicoanalítica o bíblica,
o cosas por el estilo, a la anotación informal de la experiencia cotidiana que llamamos sentido
común (1983:69).
Sin embargo, en la literatura especializada de epistemología de las ciencias sociales se señala como
un texto fundamental, en la visión hermenéutica que actualmente asumen nuestras disciplinas, el
ensayo de Charles Taylor de 1971 titulado
Interpretation and the Sciences of Man
(Taylor 1995).
Geertz nunca menciona este autor y, si bien no puedo dar razones de por qué ello sucede, debo
suponer que no le era desconocido,
por cuanto es el ensayo de Taylor el que funda la discusión de
la Verstehen en la década de los 70
. El mérito de Geertz, por lo tanto, sería llevar el programa
hermenéutico al campo de la antropología.
Las ideas de Taylor concuerdan en mucho a lo que dice Geertz (o debería decirse al revés), ya que
propone una analogía entre las ciencias sociales y la interpretación de textos, señalando que el
propósito de nuestras disciplinas es dar una interpretación de los significados sociales conectados
con las prácticas sociales y las instituciones de sociedades particulares, en vez de perseguir
explicaciones causales y predicciones. La interpretación de los significados sociales involucra la
clarificación del campo de conceptos, o interconexión de un sistema de nociones, que constituye
una práctica social, que Taylor llama significado intersubjetivo, y los provistos por un sistema de
valores y un sentido de comunidad, a lo que llama significados comunes. Lo significados son
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
aquellos que los actores sociales tienen de sí mismos y de su práctica como miembros de su
sociedad.
Volviendo a Geertz, se puede afirmar que en el ensayo principal de
La Interpretación de las
Culturas,
que lleva el título
Descripción Densa: Hacia una Teoría Interpretativa de la Cultura
, el
antropólogo basa gran parte de su sustento intelectual en la obra de Paul Ricoeur, específicamente
en el concepto de comprensión hermenéutica. Sin embargo, fuera de estas citas, Geertz no
desarrolla el tema de la comprensión hermenéutica, como tampoco se preocupa de explicitar la
diferencia entre explicación y comprensión. Sólo enuncia el problema y se adscribe al proyecto
hermenéutico, sin mediar una relación satisfactoria de los fundamentos que están detrás de esta
concepción de la antropología, su objeto de estudio y la metodología que se emplea en
consecuencia.
Es por ello que el propósito de esta parte del trabajo es reconstruir las bases filosóficas de la
comprensión hermenéutica con el objeto de realizar, con posterioridad, algunas consideraciones
críticas.
Para introducirse en la problemática es necesario exponer qué entiende Paul Ricoeur por
comprensión. Si bien la obra del autor es vasta (vastísima), podemos señalar tres momentos en su
pensamiento. Un primer período entre 1950–1970, caracterizado por su orientación fenomenológica
–y de distanciamiento progresivo de ella hacia la hermenéutica– centrada en el tema del símbolo, el
mal, el mito y la crítica a la
escuela de la sospecha
(Marx, Freud y Nietzche). Un segundo período
entre 1971–1986 donde expone su teoría del texto y, tercero, su momento actual, centrado en la
ética y la moral. No se pretende ser estricto con esta división, pues es sólo una manera de
introducirse en su obra y debe considerarse como una simple presentación de los escritos del autor.
El mismo Paul Ricoeur dice acerca de su obra:
Tengo una tendencia a la cual sucumbo: una cierta falta de continuidad en mis
escritos. Cada trabajo responde a un determinado desafío y lo que lo conecta con
los predecesores me parece que, más que el desarrollo de un proyecto único es, en
realidad, el partir del residuo dejado por el trabajo previo, un residuo que da origen
a un nuevo desafío. (Ricoeur, 1985:32).
De lo anterior se desprende que no se hará referencia explícita al primer período del autor,
concentrando la atención en la segunda etapa de su pensamiento, que se tratará de seguir.
"El distanciamiento es la condición del comprender" (Ricoeur, 1985:144). La frase original del
inglés es "distanciation is the condition of understanding". Al respecto, Thompson (1981) señala
que usa las siguientes equivalencias: compréhension : Verständnis : understanding; explication :
Erklärung : explanation; explicitation : Auslegung : explication; interprétation : Deutung :
interpretation. Con este aforismo se resume la teoría del comprender del autor. Es, por ello
conveniente, desarrollar tal proposición.
Ricoeur desarrolla explícitamente el concepto de distanciamiento en el ensayo de 1975
La fonction
hermenéutique de la distanciation
(1986: 131–144). En él plantea que no le satisface la alternativa
de Gadamer en
Verdad y Método
de adoptar la actitud metodológica y perder la densidad ontológica
de la realidad que se estudia o adoptar la actitud de la verdad y, por ello, renunciar a la objetividad
de las ciencias sociales; en ambas el problema del texto aparece intocado, junto a un concepto muy
importante: distanciamiento.
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
Ricoeur dice que el texto es mucho más que un tipo de comunicación intersubjetiva; es el
paradigma del distanciamiento en la comunicación. Por ello, despliega la característica fundamental
de la experiencia humana, que es la comunicación en y a través de la distancia. Advierte el autor
que el texto no puede ser identificado simplemente con la escritura (situación que se explicitará más
adelante).
Una manera de explicar el distanciamiento es preguntándose cómo se realiza el lenguaje
(performance), siendo su respuesta el discurso. En efecto, el discurso reúne tanto el hablar como el
escribir del lenguaje o, si se prefiere, el hablar y el escribir son
modos de realización del discurso
.
Este se da como un evento o como un significado, en rigor, en una dialéctica entre evento y
significado. El discurso como evento quiere decir que algo ocurre cuando alguien habla. ¿Qué
significa evento? Primero, que el discurso es realizado temporalmente y en el presente. Segundo,
que el discurso se refiere a quien habla por medio de un complejo conjunto de indicadores, como
los pronombres personales, es decir, alguien habla, alguien se expresa a sí mismo a través del
hablar. Tercero, el discurso es siempre acerca de algo, el discurso se refiere al mundo que pretende
describir, expresar o representar. Cuarto, el discurso no sólo tiene un mundo, sino que también tiene
un otro, otra persona, un interlocutor a quien se dirige.
Si todo discurso es realizado como evento, todo discurso es comprendido como significado. Lo que
queremos comprender no es el evento que ocurre, sino el significado que perdura. Por ello, el
primer gran distanciamiento es el distanciamiento entre el hecho de hablar y lo dicho en el hablar.
Pero, ¿qué es lo dicho? Existen dos maneras de entender esta proposición. La primera es a través de
la
distinción
fenomenológica
noema/noesis.
La
segunda
es
la
distinción
acto
locucionario/ilocucionario/perlocucionario de Austin y Searle. Debido a la complejidad de ambos
caminos, se procederá a postergar la clarificación de Ricoeur en aras de un desarrollo más fluido del
tema del distanciamiento.
El discurso es, además, una obra. Se caracteriza por, primero, ser una unidad mayor que la frase.
Segundo, la obra posee una forma de codificación que se aplica a la composición misma, que la
transforma en una historia, un poema, un ensayo, etc. Tercero, tiene una configuración única que la
une a un individuo, lo cual se puede llamar estilo. Si el discurso es una obra, entonces se puede
extraer la siguiente consecuencia: no hay una distinción tajante entre trabajo mental y trabajo
manual. ¿Por qué introducir la noción de obra? Porque la hermenéutica –como la entiende Ricoeur–
es el arte de discernir el discurso en la obra, discurso que sólo es dado en y a través de la estructura
de la obra. Así, la interpretación es la respuesta al distanciamiento fundamental constituido por la
objetivación del hombre en obras de discurso, una objetivación comparable a la que expresa el
producto de su trabajo y su arte.
Ricoeur ahora pregunta: ¿Qué le ocurre al discurso cuando pasa de lo hablado a lo escrito? A
primera vista pareciera que sólo introduce un fijar lo hablado en una forma material. Sin embargo,
el fijar afecta las propiedades del discurso enumeradas anteriormente. Lo escrito hace al texto
autónomo de la intención del autor. Lo que el texto significa no coincide más con lo que el autor
mienta, por ello, el significado textual y el psicológico tienen diferentes destinos. La primera
consecuencia hermenéutica es que el distanciamiento no es el producto de una metodología, sino
que es constitutivo del fenómeno del texto como escritura. Al mismo tiempo, es la condición de la
interpretación (su segunda consecuencia o segundo modo del distanciamiento).
Si no podemos definir la hermenéutica como la búsqueda de las intenciones psicológicas de la otra
persona que está
detrás
del texto y si no queremos reducir la interpretación a un desmantelamiento
de estructuras, entonces ¿qué queda a ser interpretado? Diré –dice Ricoeur– interpretar es explicar
el tipo de ser–en–el–mundo dado
enfrente
del texto. Esto se denomina "el mundo del texto". El
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
lector notará que Ricoeur hace una directa referencia a Heidegger, pero no se puede adelantar
mucho más acá hasta que no se exponga el comprender heideggeriano. Se pide disculpas al lector
por postergar otra vez el desarrollo de estas ideas, pero se requiere entregar más elementos para
iniciar la discusión.
El mundo del texto no es el mundo del lenguaje cotidiano. Constituye la tercera forma de
distanciamiento que la hermenéutica debe incorporar: el distanciamiento de lo real de ello mismo.
Es el distanciamiento que la ficción introduce en nuestra aprehensión de la realidad. La vida
cotidiana es metamorfoseada por las variaciones imaginarias que la literatura hace con lo real.
Hay, además, una cuarta y última dimensión de la noción del texto: es el medio a través del cual nos
comprendemos a nosotros mismos. Esta característica se denomina apropiación. Quizá es a este
nivel que la mediación efectuada por el texto puede ser mejor entendida. En contraste a la tradición
del
cogito
y la pretensión del sujeto de conocerse mediante la intuición, se puede decir que nos
comprendemos a nosotros mismos a través del largo retorno de los signos de la humanidad
depositados en las obras culturales. ¿Qué sabríamos del amor o del odio, de los sentimientos
morales y, en general, de todo lo que llamamos
uno mismo
, si ello no hubiese sido traído al lenguaje
y articulado por la literatura? Esta apropiación Gadamer la llama "la materia del texto", pero
Ricoeur la llama "el mundo de la obra". De lo que me apropio, dice Ricoeur, es de un mundo
propuesto. Este último no está
detrás
del texto, como podría ser una intención oculta, sino
enfrente
de él
, con lo que la obra descubre y revela. Por ello, comprender es
comprender uno mismo enfrente
del texto
. No es un asunto de imponer sobre el texto nuestra capacidad finita de comprensión, sino
de exponernos nosotros mismos al texto y recibirse de él uno mismo henchido, lo cual sería la
existencia propuesta correspondiente en la mejor manera al mundo propuesto. Así, el comprender es
muy diferente de una constitución en la cual el sujeto posee la llave. Sería más correcto decir que
uno mismo
es constituido por "la materia del texto". Como lector, dice Ricoeur, me encuentro a mí
mismo sólo perdiéndome a mí mismo.
Como resumen de esta argumentación se puede plantear el siguiente cuadro siguiendo la exégesis
de Thompson (1981: 13–14).
Discurso
Esencia
Distanciamiento
Modos
1. Hablado
2.
Escrito
1.
Destacarse el evento del decir por el significado de lo que es dicho.
2.
Lo que el texto significa no coincide con lo que el autor mienta.
3.
El texto se "descontextualiza" a sí mismo de sus condiciones de
producción históricas y sociales.
4.
Emancipación del texto de los límites de la referencia ostensiva.
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
1.
El problema del correcto entendimiento no se puede solucionar por un
simple volver a las intenciones propuestas por el autor.
2.
En un texto el lector no debe buscar algo oculto detrás de él, sino algo
que se abre enfrente de él; no la constitución interna del texto, sino lo
que lleva a un mundo posible. Entender un texto en este nivel es
moverse de su sentido a su referencia, de lo dicho a lo que es dicho al
respecto.
Es conveniente abordar, ahora con mayor detalle, el tema de la comprensión en Heidegger. En los
parágrafos §31 y §32 de
Ser y Tiempo
, Heidegger aborda de una manera sorprendente el tema de
esta investigación. Comienza señalando que el comprender es una estructura existenciaria del ser–
ahí, de ello se desprende su originalidad: el comprender es un modo de ser del ser–ahí. ¿Cómo se
llega al comprender? Heidegger señala:
"El 'ser ahí' es, existiendo, su 'ahí', quiere decir en primer término: el mundo es
'ahí'; su '
ser
ahí' es el 'ser en'. Y éste es igualmente 'ahí', a saber, como aquello por
mor de lo que es el 'ser ahí'. En el 'por mor de qué' es abierto el existente 'ser en el
mundo' en cuanto tal, 'estado de abierto' que se llama 'comprender'" (1984:160).
Por lo tanto, la pregunta está mal formulada, como lo arroja una correcta lectura. Al comprender no
se llega; el ser–ahí es ya en el comprender, como lo es ser–en–el–mundo y en su apertura. Con
mayor claridad Heidegger dice:
"A veces usamos hablando ónticamente la expresión 'comprender algo' en el
sentido de 'poder hacer frente a una cosa', 'estar a su altura', 'poder algo'. Lo que se
puede en el comprender en cuanto existenciario no es ningún 'algo', sino el ser en
cuanto existir. En el comprender reside existenciariamente la forma de ser del 'ser
ahí' como 'poder ser'" (Op. cit: 161).
El poder ser es la característica fundamental que permitirá a Ricoeur plantear la distinción
enfrente
del texto
, como se justificará más adelante. Al respecto, Heidegger puntualiza:
"¿Por qué en todas las dimensiones esenciales de lo susceptible de abrirse en él,
siempre viene el comprender a parar en las posibilidades? Porque el comprender
tiene en sí mismo la estructura existenciaria que llamamos 'proyección'" (Op.
cit:162). Continúa diciendo "El carácter de proyección del comprender constituye
el 'ser en el mundo' respecto al 'estado de abierto' de su 'ahí' en cuanto 'ahí' de un
'poder ser' (.
..) El carácter de proyección del comprender quiere decir, además, que
el comprender no aprehende temáticamente aquello mismo sobre lo que proyecta,
las posibilidades. Tal aprehender quita a lo proyectado justamente su carácter de
posibilidad, rebajándolo al nivel de algo dado y mentado, mientras que en la
proyección se pro–yecta la posibilidad en cuanto posibilidad, permitiéndole
ser
en
cuanto tal. El comprender es, en cuanto proyectar, la forma de ser del 'ser ahí' en
que éste
es
sus posibilidades en cuanto posibilidades" (Op. cit: 163)
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
Un correcto entendimiento de la proyección, leído lo anterior, es que todo intento compresor o
constrictivo de la posibilidad del ser–ahí es contrario al hacerse cargo de lo que implica la
proyección del ser–ahí en cuanto tal. No parece una empresa fácil de llevar a cabo, empero es la
más original y la que permite dejar que el ser del ser–ahí como comprensión se manifieste en todo
su poder ser.
El parágrafo §32 nos entrega otro elemento importante en la discusión: lo que sea la interpretación
está en relación con el comprender. Heidegger señala:
"En cuanto comprender, el 'ser ahí' proyecta su ser sobre posibilidades. Este
compresor 'ser relativamente a posibilidades' es él mismo, por obra de la
repercusión de las posibilidades en cuanto abiertas sobre el 'ser ahí', un 'poder ser'.
El proyectar del comprender tiene la posibilidad peculiar de desarrollarse. Al
desarrollo del comprender lo llamamos 'interpretación'. En ella el comprender se
apropia, comprendiendo, lo comprendido. En la interpretación no se vuelve el
comprender otra cosa, sino él mismo. La interpretación se funda existenciariamente
en el comprender, en lugar de surgir éste de ella. La interpretación no es el tomar
conocimiento de lo comprendido, sino el desarrollo de las posibilidades
proyectadas en el comprender" (Op. cit: 166).
Sin pretender resumir tan importante pensamiento, se desea llamar la atención sobre la idea que la
interpretación es el desarrollo de las posibilidades que, a su vez, provienen de la comprensión como
su estructura fundamental. Hay que mencionar, además, que lo que se ha denominado intuición y
pensamiento están también subsumidas a la estructura originaria del comprender.
No es conveniente entrar más hondo en las estructuras del comprender y la interpretación, pues ya
poseemos los elementos necesarios de lo que se pretende fundamentar. Ricoeur resume el
planteamiento anterior diciendo:
"En Ser y Tiempo la teoría del comprender no está más referida al entendimiento de
otros, sino que se convierte en una estructura del ser–en–el–mundo (.
..). El
momento del 'comprender' corresponde dialécticamente al ser en una situación: es
la proyección de nuestras más propias posibilidades en lo profundo de las
situaciones en las cuales nos encontramos nosotros mismos. Quiero retener de este
análisis la idea de 'la proyección de nuestras más propias posibilidades', aplicada a
la teoría del texto. Debido a que lo que debe ser interpretado en un texto es
un
mundo posible
el cual puedo habitar y donde puedo proyectar una de mis más
propias posibilidades. Eso es lo que llamo el mundo del texto, el mundo propio a
este
único texto" (1975: 142)
En un ensayo de 1975 titulado
La tâche de l'herméneutique
(1981: 43–62), Ricoeur toma posición
frente a Heidegger en dos maneras: proclamándose heideggeriano y criticándolo. Desde la primera
posición señala que en la reflexión del ser–en, en vez de la reflexión del ser–con, aparece el
comprender; no el ser–con otro quien podría duplicar nuestra subjetividad, sino el ser–en–el–
mundo. Este cambio de locus filosófico es importante, ya que la pregunta por el mundo toma el
lugar de la pregunta por el otro. Haciendo el comprender
mundano
, Heidegger los
des–psicologiza
.
El comprender no surge como un hecho del lenguaje, la escritura o el texto, no como discurso, sino
como "poder–ser". De ello se deriva la siguiente consecuencia metodológica: entender un texto no
es encontrar un sentido muerto contenido ahí, sino develar la posibilidad del ser indicada en el
texto. Por otro lado,
Ser y Tiempo
soluciona un problema epistemológico llevándolo al plano
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
ontológico: el círculo hermenéutico. Se sabe que en las ciencias humanas el sujeto y el objeto están
mutuamente implicados, el sujeto en sí mismo entra en el conocimiento del objeto y, a su vez, el
primero es determinado, en su carácter más subjetivo, por el tener que el objeto tiene sobre él,
incluso antes de que el sujeto llegue a conocer el objeto. Así, puesto en la terminología de sujeto–
objeto, el círculo hermenéutico aparece como un círculo vicioso. La función de una ontología
fundamental es abrir la estructura que aparece como círculo en un plano metodológico. Esta
estructura Heidegger la llama
pre–comprender
. Este carácter anticipatorio es parte del ser de cada
ser que comprende históricamente. El famoso círculo hermenéutico es una sombra, en este plano
metodológico, de la estructura de anticipación. Heidegger dice: "lo decisivo no es salir del círculo,
sino entrar correctamente en él". También Ser y Tiempo señala que el decir (
reden
) es superior al
hablar (
sprechen
), i.e., la primera determinación del decir no es el hablar, sino la dupla
escuchar/permanecer en silencio. Comprender es escuchar. En otras palabras, mi primera relación
con el hablar no es que lo produzca, sino que lo recibo. Esta prioridad del escuchar marca la
fundamental relación del hablar al abrir un mundo y hacia otros.
Como el segundo aspecto de la relación de Ricoeur con Heidegger, la crítica es que se ha
desplazado el problema al polo ontológico en desmedro del epistemológico, pero no se considera el
problema como un todo: sólo es un desplazar de un punto al otro la discusión. Dice Ricoeur que con
la filosofía de Heidegger estamos siempre yendo a los fundamentos, pero somos incapaces de hacer
el movimiento de regreso, que lleva de la ontología a las preguntas epistemológicas del status de las
ciencias humanas. El verdadero círculo hermenéutico está en el ir y venir entre la ontología y la
epistemología, no entre la ontología y sí misma. Por ello, para Ricoeur la pregunta que permanece
sin respuesta en Heidegger es ¿cómo puede una pregunta de
crítica
en general ser desarrollada
dentro del marco de una hermenéutica fundamental?
Ahora nos encontramos con más elementos para seguir desarrollando la teoría del comprender en el
autor que nos interesa. En un ensayo de 1971 titulado
The model of the text: meaningful action
considered as a text
(1981: 197–221), Ricoeur expone las ideas que más repercusión han tenido en
las ciencias sociales contemporáneas.
Ricoeur señala que si el signo es la unidad básica del lenguaje, la frase es la unidad básica del
discurso. Ello da pie a Thompson para plantear que "no es más el símbolo sino el texto, discurso
escrito como tal, lo que define el dominio de la hermenéutica" (1981: 14). Ricoeur dice:
"Por 'símbolos' entendía en ese tiempo todas las expresiones de doble sentido,
donde un significado primario se refería tras de sí a un significado segundo el cual
nunca es dado directamente. En este sentido, Thompson está en lo correcto al
subrayar la diferencia entre esta definición inicial de una hermenéutica limitada a
una interpretación de un significado oculto de los símbolos, y la subsecuente
definición que extiende el trabajo de la interpretación a todo fenómeno de orden
textual y que se centra menos en la noción de un sentido oculto que en una de
referencia indirecta. Sin embargo, la primera definición estaba limitada por la
problemática que abordaba, que era la necesidad de efectuar un regreso vía
símbolos en orden a dar cuenta del fenómeno específico del simbolismo del mal"
(1981: 33).
Luego de desarrollar la noción de discurso –que no seguiremos por haber sido expuesta en la
primera parte–, Ricoeur analiza con detenimiento el paradigma de la interpretación del texto. Sin
embargo, el lector notará que había quedado pendiente la clarificación del discurso como
significado. Para ello es conveniente una cita:
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
"¿Qué fija la escritura? No el hecho de hablar, sino lo 'dicho' en el hablar, y
entendemos por 'lo dicho' en el hablar esa exteriorización intencional constitutiva
de la finalidad del discurso gracias a la cual el
sagen
–el decir– tiende a convertirse
en
Aussage
, en enunciación, en lo enunciado. En suma, lo que inscribimos es el
noema
('el pensamiento', el 'contenido', la 'intención') del hablar. Se trata de la
significación del evento de habla, no del hecho como hecho" (Geertz, 1973: 19)
Pero no es una cita de Ricoeur, sino de un antropólogo citando el ensayo
"The Model of the Text"
que estamos tratando de desarrollar. En efecto, para una mayor clarificación del punto más vale un
ejemplo. Clifford Geertz, citando su trabajo de campo en Marruecos, dice:
"Cohen [el judío] podría haber llegado a la conclusión de que, entre aquellos
renegados beréberes y aquellos soldados [franceses] de estilo Beau Geste, ya no
valía la pena ejercer el comercio en aquellas alturas del Atlas y haberse retirado a
los confines de la ciudad que estaban mejor gobernadas. Y eso fue realmente lo que
más o menos ocurrió poco después cuando el protectorado llegó a ejercer genuina
soberanía. Pero lo importante aquí no es describir lo que ocurría o no ocurría en
Marruecos. (Partiendo de este simple incidente uno puede llegar a enormes
complejidades de experiencia social.) Lo importante es demostrar en qué consiste
una pieza de interpretación antropológica: en trazar la curva de un discurso social y
fijarlo en una forma susceptible de ser examinada. El etnógrafo 'inscribe' discursos
sociales, los pone por escrito, los redacta. Al hacerlo, se aparta del hecho pasajero
que existe sólo en el momento en que se da y pasa a una relación de ese hecho que
existe en sus inscripciones y que puede volver a ser consultada. Hace ya mucho
tiempo que murió el jeque, muerto en el proceso de lo que los franceses llamaban
'pacificación'; el capitán Dumari, su 'pacificador' se retiró a vivir de sus recuerdos al
sur de Francia y Cohen el año pasado se fue a su 'patria' Israel, en parte como
refugiado, en parte como peregrino y en parte como patriarca agonizante. Pero lo
que ellos se 'dijeron' (en el sentido amplio del término) unos a otros en una meseta
del Atlas hace sesenta años ha quedado conservado –no perfectamente, por cierto–
para su estudio. Paul Ricoeur, de quién tomé toda esta idea de la inscripción de los
actos aunque algún tanto modificada, pregunta: ¿qué fija la escritura? No el hecho
de hablar, sino lo 'dicho' en el hablar, y entendemos por 'lo dicho' en el hablar esa
exteriorización intencional constitutiva de la finalidad del discurso gracias a la cual
el
sagen
–el decir– tiende a convertirse en
Aussage
, en enunciación, en lo
enunciado. En suma, lo que inscribimos es el
noema
('el pensamiento', el
'contenido', la 'intención') del hablar. Se trata de la significación del evento de
habla, no del hecho como hecho" (Geertz, 1973:18).
Volviendo al ensayo de Ricoeur de 1971, él señala que la principal implicación de este paradigma
es que ofrece un nuevo enfoque a la relación entre
erklären
(explicación) y
verstehen
(comprensión,
entendimiento) en las ciencias humanas. Esta relación es dialéctica, moviéndose, primero, de la
comprensión a la explicación. En efecto, poner la acción humana a la distancia en orden a darle
sentido es un tipo de
distanciamiento
, que es lo que ocurre en la
inscripción
de la acción humana.
La misma acción puede ser registrada y los registros ser
explicados
de diferentes maneras, de
acuerdo a una multiplicidad de argumentos aplicados al trasfondo motivacional. En segundo lugar,
el movimiento desde la explicación a la comprensión se pone de manifiesto cuando constatamos
que, el modelo de la interpretación de textos, muestra que la comprensión no tiene que ver con un
asir
inmediato
de una vida psíquica externa o de una identificación
emocional
con una intención
emocional. La comprensión es completamente
mediatizada
por el todo del procedimiento
explicativo que lo precede y acompaña. La contraparte de esta apropiación personal no es algo que
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
puede ser
sentido
, es el sentido dinámico realizado por la explicación, es decir, el poder de apertura
al mundo.
Lo anterior no elimina el "círculo hermenéutico". Este círculo permanece como una estructura
insuperable de conocimiento cuando es aplicada a fenómenos humanos. La correlación entre
explicación y comprensión y entre comprensión y explicación es, en rigor, el círculo hermenéutico.
En un texto de 1969, Ricoeur dice con respecto al círculo hermenéutico:
"Es necesario comprender para creer, pero hay que creer para comprender. Hay que
creer para comprender: en efecto, el intérprete no se acercará jamás a lo que dice su
texto si no vive en la
anticipación
del sentido que se interroga. Y, sin embargo, sólo
podemos creer cuando comprendemos. Pues la segunda inmediatez que buscamos,
la segunda ingenuidad que esperamos no nos resultan accesibles fuera de una
hermenéutica: sólo podemos creer si interpretamos. Ese es el círculo: la
hermenéutica procede de la pre–comprensión de aquello que trata de comprender
mediante la interpretación" (Ricoeur 1969).
Con estas palabras se concluye el trabajo de presentación de la comprensión en la hermenéutica del
pensador francés y la reconstrucción de las bases epistemológicas de la Descripción Densa. El
objetivo, que espero haber logrado, ha sido entregar los antecedentes filosóficos de la antropología
interpretativa, pero ahora, con estos conocimientos adquiridos, debemos seguir avanzando. Nos
corresponde realizar ahora una mirada más atenta al programa hermenéutico de la antropología
social, con el propósito de ejemplificar las ideas anteriores.
La cultura como texto puede ejemplificarse de la siguiente manera. Supongamos que vamos al cine
a observar la película
El Paciente Inglés
. En esta obra nos encontramos con la escena en la cual un
soldado indio le muestra a una enfermera francesa el interior de una iglesia en Italia. Si mi objetivo
como investigador es conocer el fenómeno del amor que se da entre dos personas en una situación
de guerra, entonces no pregunto por las motivaciones psicológicas inconscientes de los sujetos,
tampoco me remito al autor de la novela y le pregunto lo que quiso hacer con esa parte del libro y
tampoco entrevisto al director de la película para conocer su interpretación de la manera en que hizo
el montaje de la escena. Lo que debo hacer es aceptar el distanciamiento que se produce entre la
obra y el autor y abrir un mundo con ello para comprender el fenómeno y a mi mismo. Cuando abro
un mundo soy capaz de participar en la red simbólica que genera el fenómeno que deseo
comprender. Comprender es participar dentro de la trama simbólica que otorga significación a la
obra. Si no puedo realizar lo anterior, entonces no tendré manera alguna de interactuar con dichos
sujetos, sencillamente no soy parte de su mundo. Esto implica situaciones que, a primera vista,
parecen obvias, pero que la hermenéutica de la cultura destaca como las más importantes, como por
ejemplo, saber lo que es una guerra, saber que una iglesia es más que un conjunto de piedras y
ventanas, que un soldado indio puede ser parte del ejército inglés y que las enfermeras han hecho un
juramento que es más que la mera pronunciación de palabras. Es el sentido lo que debo capturar
mediante la apertura al mundo que genero en mi aproximación en el distanciamiento. En esa escena
nunca se dice la palabra amor, pero se puede comprender el amor a través del camino de lámparas
de aceite encendidas en la obscuridad de la noche que seguía la enfermera a su encuentro con el
soldado indio y, además, en los frescos de un iglesia derruida por los bombarderos e iluminada por
el rostro de una hermosa mujer enamorada.
Aun cuando el ejemplo anterior no proviene de la literatura antropológica tradicional, debe
considerarse como una situación análoga que busca la simplificación en los ejemplos para entender
las ideas en cuestión. Así, podemos resumir diciendo que el propósito de una antropología
interpretativa es abrir un mundo mediante el registro de las conversaciones efectuadas entre el
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
antropólogo y los seres humanos pertenecientes a otras culturas, pues lo que se busca es qué quiere
decir aquello que nuestros informantes nos hablan acerca del mundo que viven. Cuando somos
capaces de conversar con ellos, es que hemos abierto un mundo en el cual no solamente los
entendemos a ellos con sus, a primera vista, extrañas costumbres, sino que también nos entendemos
a nosotros mismos a través del retorno de los elementos culturales que hemos depositado en ellos.
Es decir, el objetivo de la hermenéutica de la cultura es poder responder a la pregunta
¿qué dice
esta costumbre?
Por ello no estamos dentro del reino de la explicación científica, ya que esta se
caracteriza por el por qué, no por el qué.
Es importante enfatizar esta idea: un hermenéuta se pregunta
¿qué quiere decir ello?
Y no
¿por qué
dice lo que dice?
La "explicación", si se puede emplear esta palabra en un sentido amplio dentro del
reino de la cultura, no remite a un sistema hipotético–deductivo, sino que a los significados
compartidos por los miembros de una cultura que nos abren un mundo en el cual podemos
participar y, sólo a partir de entonces, conversar con ellos. Como podemos notar, son programas
totalmente diferentes. Esto me permite postular lo siguiente: no es que la hermenéutica sea una
superación de la explicación científica, sino que es un programa de investigación totalmente
diferente. Dicho de otra manera, si la hermenéutica soluciona los problemas de explicación
científica, entonces lo hace no abordando directamente el problema, sino que pasando por el lado y
planteando un esquema de trabajo completamente nuevo. En este sentido, no encuentro
fundamentos para aseverar que la hermenéutica sea
un mejor
procedimiento de investigación, ni que
la interpretación de las culturas sea la
superación
de la explicación científica de la cultura. Postulo
que son entidades completamente independientes, donde no cabe ponerlas en un rating. Es dicha
propuesta que deseo fundamentar en lo que sigue, junto al objetivo de examinar en mayor detalle la
hermenéutica y sus consecuencias.
No se puede esperar que todos los epistemólogos y antropólogos estén de acuerdo con lo que acabo
de decir. Por ejemplo, Dagfinn Follesdal, en un ensayo de 1979 titulado
Hermeneutics and the
Hypothetico–Deductive Method
, señala que usualmente se cree que las ciencias naturales ocupan el
método hipotético–deductivo y que las humanidades ocupan el método hermenéutico. Sin embargo,
Follesdal (1995:233) postula la siguiente tesis: el método hermenéutico es el método hipotético–
deductivo aplicado a los materiales significativos (textos, obras de arte, acciones, etc.). Por material
significativo él entiende todo aquello que expresa las creencias y/o valores de un agente.
La idea es muy simple, si se habla de este método, entonces se debe responder la interrogante "¿qué
es el método hipotético deductivo?" Esta pregunta, dice Follesdal (1995:234), no es fácil de
encontrar en los científicos sociales, ni siquiera en los escritos de los mismos filósofos naturalistas.
Para Follesdal, el método hipotético deductivo, como el nombre lo indica, es la aplicación de dos
operaciones: la formación de hipótesis y la deducción de consecuencias desde ellas en orden a
llegar a creencias que –aunque sean hipotéticas– están bien fundamentadas a través de la
correspondencia con nuestras experiencias y con otras creencias bien fundamentadas.
Esta idea, muy interesante de analizar en este debate, nos permite inferir dos consecuencias. La
primera es que, al examinar los ejemplos que Geertz da en Descripción Densa, encontramos buenas
razones para suponer que ocupa, más bien, "una suerte de" método hipotético–deductivo.
Seguramente esta idea no le parecería buena a nuestro antropólogo, pero en cierta manera el
procedimiento que el etnólogo ocupa es, primeramente, la formación de un sistema de hipótesis que
le permite guiar la búsqueda de las estructuras de significación de los habitantes de la cultura que
está investigando y, además, tratar de corroborarlas con las experiencias de los mismos habitantes y
las creencias que ellos tienen. Ciertamente que los criterios epistemológicos de validación que
implica el criterio de Follesdal o, dicho de otra manera, el valor de verdad del enunciado propuesto,
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
caen lejos de la intención hermenéutica. Es decir, los criterios de simplicidad, confiabilidad,
verificabilidad y otros no son ocupados por los humanistas en la "validación" de su interpretación.
Sin embargo, este mismo hecho nos lleva a la segunda consecuencia de la tesis de Follesdal: el peor
error de una investigación interpretativa es tener la máscara de la hermenéutica pero, en la práctica,
realizar investigación bajo los estándares de la investigación científica. Este hecho no es nuevo,
pero muy preocupante, ya que una mala comprensión de las propuestas de la hermenéutica puede
llevar –y de hecho lo hace– a investigaciones que se dicen hermenéuticas porque ocupan uno o dos
conceptos del programa interpretativo, pero que siguen todo el resto del camino bajo los criterios
señalados en el capítulo anterior, especialmente los criterios de validación.
Asociado a esta idea de un mal entendimiento del programa hermenéutico podemos citar una crítica
común (ejemplificada por Hempel y Popper, entre otros) que señala que la comprensión empática
no es más que un recurso heurístico para formular hipótesis y, por ello, puede incluso prescindirse
de él para la comprensión de la conducta del ser humano. Como bien lo señala Jane Roland Martin,
en su ensayo de 1969
Another Look at the Doctrine of Verstehen
, la doctrina de la comprensión
empática o Verstehen sostiene, gruesamente, que para entender a los seres humanos y sus acciones
debemos ponernos a nosotros mismos en sus posiciones, i.e., pensar sus pensamientos, sentir sus
sentimientos. Podemos hacer eso porque somos humanos, es decir, podemos entender a otros por
una analogía con nosotros mismos (Martin, J.R. 1995:247).
Los hermenéutas contemporáneos pueden fácilmente rebatir este argumento, ya que lo que Hempel
y otros tienen en mente son las tesis psicologistas de Dilthey —seguramente el profesor Ricardo
Paredes (1996:76) no estaría de acuerdo con una simplificación de la teoría de la conciencia de
Dilthey y, en honor a la verdad, discutir ese punto llevaría un ensayo por sí mismo. Por este motivo,
quiero dejar en claro que la discusión está abierta al respecto y no dar la sensación de rigidez—,
situación superada por Heidegger y Ricoeur en la doctrina de la comprensión. Es decir, la
comprensión en Dilthey es
empática
(ponerse en el lugar del otro), pero en Ricoeur la comprensión
es
mundana
(abre un mundo en diálogo con el otro). Luego, una mala comprensión del programa
hermenéutico lleva, por ende, a malas críticas.
Pero las críticas a la hermenéutica son posibles de hacer desde otro ángulo. Brian Fay y J. Donald
Moon, en un ensayo de 1977 titulado
What Would an Adequate Philosophy of Social Science Look
Like?
, resumen la discusión diciendo que una manera de comenzar a hablar de la naturaleza del
fenómeno social es invocar la ahora familiar distinción prima facie entre acción humana, por un
lado, y los meros movimientos del cuerpo, por otro (entre levantar el brazo de uno y uno levantar el
brazo, para usar el clásico ejemplo). De acuerdo a esta distinción, las acciones difieren de los meros
movimientos en que son intencionales y reglamentados: ellos son realizados en orden a conseguir
un propósito particular y en conformidad a ciertas reglas. Estos propósitos y reglas constituyen lo
que hemos llamado la ‘dimensión semántica’ de la conducta humana –su aspecto simbólico o
expresivo. Una acción, entonces, no es una simple ocurrencia física, sino que tiene un cierto
contenido intencional que especifica qué tipo de acción es y dicho contenido sólo puede ser asido en
el contexto del sistema de significados en que la acción es realizada. Un movimiento dado cuenta
como voto, señal, saludo o un intento de alcanzar algo, sólo contra el fondo de un conjunto de
reglas aplicables, convenciones y propósitos del actor involucrado (Bay & Moon 1995:21).
Ellos preguntan "¿qué implicancias tiene esto para la ciencia social?" La tarea más obvia que una
perspectiva intencional impone al estudio de la acción social es la necesidad de la interpretación. En
orden a estudiar la conducta humana como realizaciones significativas, necesitamos asir los
significados expresados en el habla y en la acción y esto requiere que entendamos el sistema de
conceptos, reglas, convenciones y creencias que da a tal conducta su significado. Esta es la doctrina
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
del entendimiento, o
verstehen
, que figura como un prominente principio metodológico en la
variante humanista de la ciencia social (Bay & Moon 1995:23).
Pero, continúan diciendo, impresionados por la elegancia y penetración de las teorías
interpretativas, los filósofos humanistas de la ciencia social han asumido o argumentado que la
interpretación lo es todo. Señalan que:
"Ellos han ido de la correcta observación de que las teorías sociales deben ser
interpretativas a la incorrecta conclusión de que ellas
sólo
pueden ser
interpretativas. (.
..) aunque no podemos aproximarnos a nuestros sujetos sin
entender lo que las acciones
significan
, ese entendimiento no constituye, por sí
mismo, una explicación de por qué ello
ocurre
. Saber, por ejemplo, lo que alguien
dijo y lo que significa, no es saber por qué lo dijo" (Bay & Moon 1995:24). Es
decir, "mostrar la visión de mundo de una sociedad o sus significados
intersubjetivos no es una teoría que explique por qué la sociedad tiene las
instituciones que tiene, o por qué ciertos procesos de cambio social ocurren, o por
qué se caracteriza por ciertas regularidades, o por qué la gente de un cierto tipo
desarrolla determinado tipo de acción. Para explicar tales fenómenos necesitamos
teorías que son, hablando en sentido general, causales, y la fijación de la tradición
humanista con la dimensión significativa de la acción social nos ha impedido de
desarrollar un trabajo de este tipo de teoría científico social" (Bay & Moon
1995:26).
Ellos señalan que, para los humanistas, ya que las acciones son eventos que ocurren debido a que
están garantizadas por las creencias y deseos de los actores, la tarea de explicarlas consiste en
mostrar la estructura de razones que las justifica. De acuerdo al modelo humanista, las ciencias
sociales capturan la inteligibilidad de una forma particular de conducta haciendo explícitos los lazos
conceptuales que, en forma hipotética, implícitamente existen entre varios tipos de actividades,
instituciones y estados psicológicos como creencias y deseos. Una buena interpretación, entonces,
es la que demuestra la coherencia que tiene un acto, creencia o regla inicialmente inteligible, en
términos del todo del cual es parte (Bay & Moon 1995:30).
Pero de ello, aseveran, los humanistas sacan dos importantes conclusiones de este hecho. La
primera es que los científicos sociales deben asumir que las creencias, prácticas y acciones que ellos
encuentran son congruentes unas con las otras, en la medida que ellas son explicables. La segunda
es que, ya que son los lazos conceptuales entre las creencias, acciones y prácticas de los actores lo
que deben ser revelados, las explicaciones que el científico social crea deben emplear esencialmente
los mismos conceptos que un participante ideal, completamente informado e integro podría dar.
Ambas conclusiones apoyan la idea que la vida social es, por definición, racional en algún nivel y
entendible en sus propios términos (Bay & Moon 1995:31).
Desafortunadamente, señalan, tal visión es completamente inadecuada, puesto que ignora elementos
cruciales de la experiencia social que están presentes en la vida social y que son estudiados por los
científicos sociales. Brevemente, la gente —muchas veces— sistemáticamente malentiende sus
propios motivos, gustos, valores y acciones, al igual que la naturaleza del orden social y esos
malentendidos pueden sustentar formas particulares de interacción social. En estas situaciones el
actor social pueden enmascarar la realidad social así como puede revelarla (Bay & Moon 1995:31).
De ahí que se entienda, según ellos, que para los humanistas no hay necesidad de teorías, si
entendemos por teoría las explicaciones unificadas y sistemáticas de un diverso rango de
fenómenos. En todo caso debe explicitarse que para estos autores:
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
"Las ciencias sociales deben ser teóricas porque uno de sus objetivos es dar
explicaciones causales de eventos e incluso las explicaciones causales singulares
requieren algún tipo de ley general" (Bay & Moon 1995:26).
Situación que los humanistas, al parecer, no estarían dispuestos a aceptar.
Es importante para los propósitos de esta tesis continuar con una de las críticas que estos autores
señalan (que los hermenéutas han sacado la errónea conclusión que sólo puede haber
interpretación), pero ahora, desde el análisis crítico que Michael Martin hace de Charles Taylor y su
influyente ensayo de 1971 titulado
Interpretation and the Sciences of Man
. No nos interesa toda la
crítica, sino que seguir a Michael Martin en un punto, esto es, cuando señala que sin duda la
interpretación de significados de las prácticas sociales es algo que las ciencias sociales deben hacer,
pero ¿cuán importante es? (Martin 1995:260). Las respuestas a esta pregunta, según él, pueden ser,
principalmente, las siguientes:
1. La única tarea de la ciencia social es interpretar los significados de las instituciones
sociales, prácticas, etc.
2. La principal tarea de la ciencia social es interpretar los significados de las instituciones
sociales, prácticas, etc.
3.
Una importante tarea de la ciencia social es interpretar los significados de las instituciones
sociales, prácticas, etc.
4.
Una tarea de la ciencia social es interpretar los significados de las instituciones sociales,
prácticas, etc.
Al parecer los humanistas anti–naturalistas estarían sólo de acuerdo con la primera proposición
pero, ¿qué consecuencias tiene ello? Que las preguntas
¿por qué?
quedan excluidas de las
disciplinas humanistas, es decir, sólo son válidas las preguntas
¿qué dice?
puesto que el único
camino válido es la interpretación de significados.
Martin señala, ocupando la antropología para ejemplificar su tesis, que una cosa es considerar el
significado del tabú de menstruación en la sociedad Oglala y otra bastante diferente determinar la
función de este tabú (Martin 1995:261). Qué pasa si preguntamos "¿por qué los tabúes de
menstruación toman la forma que han tomado?, ¿por qué se han desarrollado de manera tan
diferente en occidente y en sociedades no occidentales? No hay razones que impidan realizar ese
tipo de preguntas en las ciencias sociales" (Martin 1995:262). Para él, no hay fuertes razones para
excluir el lenguaje causal de las ciencias sociales, ya que muchos investigadores lo ocupan
frecuentemente en sus trabajos, incluso los hermenéutas (Martin 1995:264).
Pero, ¿hasta dónde hemos llegado con esta última parte del análisis? Comenzamos una crítica a la
hermenéutica y un examen de las consecuencias que tiene para la antropología social abrazar un
programa hermenéutico. Así, Follesdal criticaba que los hermenéutas que no se diferenciaban
mucho de los naturalistas, ya que también empleaban los primeros un método hipotético deductivo.
Si bien señalamos algunas razones para justificar esta propuesta en la Descripción Densa de Geertz,
la consecuencia más importante que Follesdal nos permitió ver es que un gran error de algunas
investigaciones hermenéuticas es decirse tales, pero en la práctica seguir bajo los cánones del
método científico. Por ello, deseo enfatizar lo siguiente: una comprensión simple del programa
hermenéutico lleva a consecuencias tal vez no deseadas con respecto a la antropología social y,
precisamente, esta tesis es la que estoy tratando de probar. En una palabra, la tesis del reemplazo de
la antropología social. Sin embargo, el pleno desarrollo de esta tesis del reemplazo es materia del
capítulo de conclusión, por lo que no es conveniente entrar ahora en el tema.
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
Las críticas a la hermenéutica las continuamos con Fay y Moon, quienes postulan que los
humanistas han ido de la correcta observación de que las teorías sociales son interpretativas a la
incorrecta conclusión de que ellas
sólo pueden
ser interpretativas. Este argumento fue apoyado
desde Michael Martin, quien nos permitió ver que las preguntas "¿por qué?" estarían excluidas del
ámbito humanista. Precisamente la principal consecuencia que tiene ello para la antropología social
es la constricción de su misión. En una palabra, la tesis de la limitación. Sin embargo, el pleno
desarrollo de la tesis de la limitación se hará también en el capítulo de conclusión.
Quiero concluir en esta parte diciendo que los programas de la explicación científica y la
comprensión hermenéutica desarrollan sendos caminos de investigación, que aunque pueden tener
vías de intersección, tienen un conjunto de características —tal como las hemos examinado— que
las diferencian de manera fundamental, siendo por ello poco fructífero los programas conciliadores.
Pero hay que retornar a Geertz y examinar una afirmación que estaba pendiente, esto es, que la
cultura es un fenómeno semiótico, para lo cual nos remitimos al siguiente capítulo. Posteriormente,
en el capítulo de conclusión, se hará el análisis y fundamentación final de la tesis, resumiendo toda
la discusión efectuada en esta obra.
III. La Semiótica de la Cultura
En la cita que encabeza el capítulo anterior, Geertz dice que su concepto de cultura es
esencialmente semiótico, de lo cual se deriva una particular manera de abordar su estudio, que el
antropólogo bautiza como Descripción Densa (Hermenéutica). Sin embargo, es conveniente
detenerse en esta afirmación. Habíamos estudiado la hermenéutica, pero no analizamos la
afirmación que la cultura es un fenómeno semiótico y las consecuencias que ello tiene para la
antropología social.
Si consideramos brevemente la historia del concepto de cultura, podemos decir que fue el inglés
Edward B. Tylor, quien en 1871 definió por primera vez este concepto que tan frecuente uso tiene
en nuestros medios académicos. Para él:
"La cultura o civilización, tomada en su sentido etnográfico amplio, es ese
complejo total que incluye conocimiento, creencia, arte, moral, ley, costumbre y
otras aptitudes y hábitos adquiridos por el hombre como miembro de la sociedad"
(Tylor 1871:64).
Sólo en 1956, es decir, 85 años después, y bajo la influencia de las ciencias cognitivas, se producirá
la primera reformulación del concepto de una manera aceptable para la comunidad académica.
Ward Goodenough, su principal exponente, dirá que:
"La cultura de una sociedad consiste en cualquier cosa que uno debe saber o creer
en orden a operar de una manera aceptable para sus miembros" (Citado en Geertz
1973)
.
Estas definiciones convivirán sin aparente conflicto hasta la década de los setenta, cuando Clifford
Geertz expone la re
definición del concepto que hoy goza de una impresionante acogida en la
mayoría de los círculos antropológicos. Según esta:
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
[La cultura] denota un patrón históricamente transmitido de significados
incorporados en símbolos, un sistema de concepciones heredadas expresadas en
formas simbólicas por medio de las cuales los hombres comunican, perpetúan y
desarrollan su conocimiento para, y actitudes hacia, la vida (1973:89).
Muchos antropólogos sociales están hoy de acuerdo en que la cultura es un fenómeno semiótico.
Sin embargo, es difícil encontrar un texto que nos diga qué características tiene una investigación
tal, qué consecuencias se derivan de aceptar esta definición de la cultura y si aceptar esta definición
lleva implícita la aceptación de la Descripción Densa. Por desgracia, la misma obra de Geertz es
pobre en este aspecto, pues no desarrolla ni las características ni da cuenta de las consecuencias,
sino que simplemente dice que la cultura es semiótica, sin reflexionar al respecto. En las páginas
que siguen se pretende desarrollar estos temas, para una mejor comprensión de la relación entre
semiótica y antropología social.
La obra del semiólogo italiano Umberto Eco nos permitirá avanzar en el análisis de la propuesta de
Geertz, por cuanto el objetivo de Eco es la fundamentación de una teoría que explique los
fenómenos de significación y los procesos de comunicación a través de su libro
Tratado de
Semiótica General
. Sin embargo, del
Tratado
sólo se han seleccionado los argumentos que
permitan explicar los signos —el concepto de signo es reemplazado en el vocabulario del
antropólogo por el de símbolo. En el caso del semiólogo este prefiere utilizar el término función
semiótica— como posibilitadores de la cultura. Es decir, lo que interesa es abordar la explicación de
los fenómenos culturales desde la semiótica, con el propósito de entender sus características, y las
consecuencias que ello trae en función de la tesis hasta aquí desarrollada.
Para entrar en el tema, podemos señalar que los fenómenos semióticos presentan una enorme
variedad: tatuajes, comics, propaganda política, televisión, mitos, ritos, magia negra, canciones de
todo tipo y hasta animación japonesa, por nombrar algunos ejemplos. Sin embargo, una teoría
semiótica debe ser capaz de dar cuenta de todos ellos, lo que implica un alto grado de abstracción y
un conjunto de principios fundamentales. Esta situación, solo para efectos de ejemplificación, es
homologable a la gramática, ya que tenemos por un lado todas las posibles frases que un hablante
de un lenguaje puede realizar, pero por otro lado tenemos un conjunto pequeño de estructuras
gramaticales, aunque a los estudiantes secundarios les parezcan enormes.
En este contexto podemos decir que la teoría semiótica entrega un cuerpo de categorías —en el
sentido kantiano del término— que intenta sintetizar una diversidad de fenómenos particulares
concretos. La práctica semiótica tiene como tarea establecer si dichas categorías son adecuadas a la
diversidad que intentan sintetizar. Esta adecuación sólo puede establecerse poniendo las categorías
abstractas y la diversidad concreta en una tensión dialéctica constante que posibilite el reajuste o
modificación permanente del conjunto de categorías propuesto en el nivel teórico (Vallejos
1987:43).
De este "cuerpo de categorías" se preocupa la teoría de los códigos o semiótica de la significación.
La "diversidad de fenómenos" es estudiada por la teoría de la producción de signos o semiótica de
la comunicación. Es decir, en nuestro ejemplo la teoría de los códigos o semiótica de la
significación sería el estudio de la gramática y la teoría de la producción de signos o semiótica de la
comunicación sería el estudio de las condiciones materiales que posibilitan la producción y
comprensión de las frases concretas del lenguaje castellano. En forma esquemática la semiótica
contiene:
Teoría de los Códigos
Teoría de la Producción de Signos
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
Significación
Comunicación
Sistema
Proceso
Ahora bien, estamos en condiciones de entender el contexto de la siguiente proposición de Umberto
Eco:
"que la cultura por entero es un fenómeno de significación y de comunicación y que
humanidad y sociedad existen sólo cuando se establecen relaciones de significación
y procesos de comunicación" (1976:44).
Un lector, señala Eco, puede leer la afirmación anterior con dos énfasis distintos. La primera lectura
sugiere que la cultura por entero
debe
estudiarse como fenómeno semiótico y la segunda lectura
dice que todos los aspectos de la cultura
pueden
estudiarse como contenidos de una actividad
semiótica. La primera hipótesis es la lectura radical de la cultura, la segunda la moderada. A su vez,
la lectura radical puede leerse de dos maneras: "la cultura es
sólo
comunicación" y "la cultura
no es
otra cosa
que un sistema de significaciones estructuradas". Eco señala que "si la cultura por entero
debiese estudiarse como un fenómeno de comunicación basado en sistemas de significación",
entonces ello quiere decir que sólo estudiándola de ese modo pueden esclarecerse sus mecanismos
fundamentales (1976:45).
Antes de entrar a la comprensión de la cultura como significación y comunicación, el lector debe
reflexionar —sobre todo si es antropólogo social— si acepta el enunciado o no. Es decir, si esto es
la cultura, entonces ¿está clara la forma en que debe ser estudiada? ¿Qué implicancias tiene el
aceptar esta afirmación? Geertz la acepta, por lo tanto, tratemos de acercarnos a la teoría y después
a sus consecuencias. Es conveniente desde ya enfatizar que, para nuestros propósitos, la
fundamentación de la lectura radical es nuestro principal objetivo para entender la relación entre
semiótica y antropología social.
Tomando el ejemplo de la película la Guerra del Fuego en la cual un antecesor del
Homo sapiens
iba en búsqueda de la pira robada, podemos asegurar (siguiendo el pensamiento de Eco) que el
hecho que este ser se ponga a contemplar el fuego no constituye cultura, como tampoco el que en
algún momento ocupe el fuego para asar carne. Para que exista cultura el fuego tiene que
convertirse en signo para este ser, y esto es posible por un sistema semiótico, es decir, por
relaciones de significación y procesos de comunicación.
Para entender estas ideas podemos llegar desde la comunicación a la significación o viceversa. Si
bien ambas se encuentran relacionadas, Eco plantea que cualquier proceso de comunicación entre
seres humanos presupone un sistema de significación como condición propia necesaria y que un
sistema de significación
en cuanto construcción semiótica autónoma
es independiente de
cualquier posible acto de comunicación que lo actualice.
Partamos por la categoría de significación, cuyo desarrollo es necesario para formular una teoría de
los códigos que soporta todo este andamiaje conceptual. Primero tenemos que manejar la diferencia
entre una señal y un signo. Supongamos que, en un filme ficticio derivado de la Guerra del Fuego,
observamos a nuestro antepasado mirando nubes negras en el cielo y vemos que unas gotas
comienzan a golpearle el rostro. Luego estas se hacen más intensas y nuestro ser se mueve hacia
una cueva. Podemos asegurar que las gotas son una señal para el ascendiente, pero no estamos
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
seguros que sean un signo. Una señal puede ser cualquier estímulo que no signifique nada pero que
cause o provoque algo (Eco 1976:83), en este caso provocando el desplazamiento del ancestro.
Tampoco podemos estar seguros que nuestro personaje al ver las nubes negras esté pensando en
nubes negras
y diga —
¡Oh, nubes negras!
Tampoco sabemos si pensó —
Va a llover y mejor me
muevo
.
Si nuestro ancestro no se ofende, muchos seres vivos son capaces de manejar señales, así como
muchos sistemas mecánicos y electrónicos hoy en día. Por ejemplo, un dispositivo creado para
reconocer humo y emitir un sonido cuando lo detecta, constituyéndose el humo en una
señal
para el
dispositivo que
causa
la emisión del ruido.
Lo anterior demuestra que nuestro antepasado y el dispositivo manejan información, pero aún no
estamos en presencia de un sistema simbólico. Aun cuando no es nuestro propósito entrar en
detalles con respecto al concepto de información, se puede afirmar que desde el punto de vista de
una teoría matemática de la comunicación, la información es sólo el grado de probabilidad de un
fenómeno dentro de una fuente equiprobable, como condición ideal. La probabilidad, a su vez, se
define como la relación entre el número de casos que se realizan y los que podrían realizarse (Eco
1976:73). Para nuestro propósito lo que interesa es que el dispositivo detecta cuando se actualiza el
humo, es decir, es una probabilidad de la condición ambiental de la habitación. Por ejemplo,
pensemos que el dispositivo ya mencionado se encuentra en una oficina de reclamos con escasa
ventilación y presenta una falla en su detector, esta es, que maneja sólo un bit de información, la
presencia o ausencia de un compuesto químico, que puede ser cualquiera. Como vemos, sería un
pésimo mecanismo al no dejar de sonar todo el día y sólo podrían detenerlo colocándolo en un
recipiente al vacío, donde el bit cobraría valor cero, es decir, ausencia de información.
Es necesario que compliquemos el código de la máquina para que sea un buen detector y lo
haremos especificando al sistema para que sólo sea sensible al carbono presente en el humo, sin
embargo, existe un
continuum
de posibilidades donde este elemento puede participar (CO
2
, CO,
CH
4
). Por este motivo hay que volver a perfeccionar el instrumento para que sólo reconozca al
carbono como elemento y no en un compuesto. El carbono que nos interesa reconocer es el que se
encuentra en estado sólido, no en estado gaseoso, conocido comúnmente como hollín.
La primera condición de una relación semiótica es no trabajar con todas las variables presentes en
una situación dada, sino que seleccionarlas (la semiótica es humana, no divina). La alarma de humo
está construida para elegir de ese
continuum
sólo la presencia de carbono en el aire (elemento sexto
de la tabla periódica de los elementos). ¿Cómo hace esto? La máquina tiene un detector de
configuraciones electrónicas. El carbono presenta una configuración de seis electrones (111111). La
máquina está programada para contar la cantidad de electrones y si este número llega a seis,
entonces activa el sonido. Gráficamente:
Sistema
Unidad
111111
Sonido
Para retomar un ejemplo anterior, podemos decir que la gramática es el sistema (111111) y que la
unidad (sonido) son las frases concretas del lenguaje castellano.
Hasta el momento hemos hablado de código, como por ejemplo código binario, código fonético,
código genético, etc. En propiedad, Umberto Eco propone llamarlos a todos ellos s–códigos. Un s–
código es un sistema o una estructura, es decir, código en cuanto sistema y un sistema se entiende
aquí como un conjunto finito de elementos estructurados en oposiciones y regidos por un cuerpo de
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
reglas de combinación. Lo que da al sistema su carácter de tal no son los elementos concretos que lo
componen, sino la estructura formal y abstracta que subyace a ese conjunto de elementos concretos.
En este sentido, un sistema es un conjunto de valores abstractos generados por relaciones de
oposición (Crf. Vallejos 1985b:30).
Es decir, en el ejemplo de la alarma los valores abstractos del sistema son 1 y 0, la presencia o
ausencia de electrones. El Carbono se diferencia o se opone a nivel de sistema del Hidrógeno
porque este último, gráficamente, es 100000, ya que es el primer elemento de la tabla periódica
porque tiene 1 electrón. Los "ceros" que están después del "1" en el Hidrógeno son posiciones
vacías del código, construido para detectar los elementos presentes en la sala de reclamos de nuestro
ejemplo.
Como el código fue diseñado para una cosa bien concreta, que es saber si hay Carbono en el aire,
entonces este elemento "llena" las seis posiciones vacías, lo que constituye la señal que activa la
alarma. Estrictamente hablando hemos desarrollado el s–código del reconocimiento del Carbono,
pero el ejemplo quedaría completo si ejemplificáramos el s–código de la activación del Sonido,
pero por razones de simplificación lo hemos dejado así. No todos los sistemas tienen que tener seis
posiciones vacías, por ejemplo la fonología nos dice que el fonema /p/ es oclusivo, bilabial, sordo y
oral, oponiéndose al fonema /b/ que es oclusivo, bilabial, sonoro y oral.
Toda la argumentación hasta aquí desarrollada, en resumen, nos ha permitido entender lo que es una
señal y un s–código. Ahora nos corresponde manejar el concepto de signo para completar la teoría
de los códigos o semiótica de la significación. La definición dice:
Estamos en presencia de un signo cuando una señal es usada como el antecedente reconocido de un
consecuente previsto, dado que está en lugar de su consecuente. Un signo está constituido siempre
por un elemento (o más) de un plano de la expresión colocado convencionalmente en correlación
con un elemento (o más) de un plano del contenido. Un signo es el lugar de encuentro de elementos
mutuamente independientes y asociados por una correlación codificadora. Los signos son, así,
funciones semióticas, surgen cuando un código asocia los elementos de un sistema transmisor con
los elementos de un sistema transmitido, donde el primero se convierte en la expresión del segundo,
el cual, a su vez, se convierte en el contenido del primero (Eco 1976:83-84).
Los conceptos nuevos que nos aparecen en este párrafo son los de plano de la expresión, plano del
contenido, código y función semiótica. Por lo tanto, es conveniente ejemplificarlos.
Supongamos que un inventor de alarmas está desarrollando su trabajo en un laboratorio casero.
¿Qué es lo interesante para el inventor? ¿El estado del aire? ¿El sonido de la alarma? Supongamos
que es el sonido y nuestro genio lleva su producto a la Escuela de Sordos de su ciudad. Ahí le dirán
que encuentran su trabajo muy bueno, pero que en el contexto del establecimiento no sirve. Le
sugieren que reemplace el sonido por una luz roja intermitente. ¿Se ha modificado sustantivamente
el aparato? La verdad es que no. En la Escuela de Música le pidieron que en vez de un sonido
estridente, pusiera el Concierto Nº26 de Händel para Fuegos de Artificio y en la Escuela de Cine
que se proyectara por las pantallas del establecimiento la película "Incendio en la Torre".
La luz roja, el concierto y la película constituyen el plano de la expresión y el estado del aire el
plano del contenido. Estamos en presencia de un signo cuando una señal (luz roja, concierto,
película o sonido estridente) es usada como el antecedente reconocido de un consecuente previsto
(fuego), dado que está en lugar de su consecuente (la luz roja está en lugar del fuego, es decir, la luz
roja es signo de fuego).
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
Ahora bien, el fuego es algo muy distinto a la luz, los conciertos y las películas. ¿Cómo es posible
que estén relacionadas dos cosas tan diferentes? Por virtud de un código. Un código es una regla
que asocia un elemento(s) del plano de la expresión con un elemento(s) del plano del contenido. En
este caso, la regla establece que una determinada señal (luz roja) se refiere a un determinado estado
del aire (humo). Este código es arbitrario, ya que para la Escuela de Sordos la luz roja significa lo
que para la Escuela de Música significa el concierto o lo que para la Escuela de Cine significa la
película.
Se entiende que los signos sean, así, funciones semióticas, es decir, un lugar de encuentro de
elementos mutuamente independientes y asociados por un código.
Pero aún no tenemos completada la teoría. Un código no sólo tiene que entenderse como una
relación entre el s–código del mecanismo detector, que podríamos llamar un sistema sintáctico, y el
s–código de las nociones sobre el estado del aire (humo, contaminación, emergencia), lo que
podríamos llamar un sistema semántico. Sino que además un código puede relacionar el sistema
sintáctico y/o el semántico, con una serie de posibles respuestas de comportamiento por parte del
destinatario. En este caso la respuesta de comportamiento es la evacuación o escape (la respuesta de
comportamiento es también un s–código. Por eso se dice que un código es una regla que asocia s–
códigos).
Veamos estas ideas en forma gráfica para resumir el concepto de función semiótica:
Función Semiótica
Plano de la Expresión
Plano del Contenido
Unidad
Sistema
Sistema
Unidad
Sonido
000000
111111
Carbono
En el ejemplo de la alarma, por virtud de un código la señal sonora es usada como el antecedente
reconocido (plano de la expresión) de un consecuente previsto (plano del contenido), dado que está
en lugar de su consecuente. En pocas palabras, el ruido de la alarma significa que hay fuego. El
sistema "111111" es el s–código del plano del contenido, que expresa la unidad "Carbono",
situación que se ejemplificó en detalle en las páginas precedentes. El sistema "000000" es también
un s–código que expresa el sonido que uno escucha en casos de incendio. En este caso tiene todas
sus posiciones vacías y tiene una estructura opuesta al sistema "111111".
Ahora bien, cuando se incluye dentro de la teoría de los códigos las respuestas de comportamiento,
se puede graficar la situación de la siguiente manera:
Función Semiótica
Plano de la Expresión
Plano de la Expresión
Plano del Contenido
Plano del
Contenido
Unidad
Sistema
Sistema
Unidad
Sonido
000000
111111
Carbono
Evacuación
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
Es decir, existe un primer código señalado por el color marrón y existe un segundo código señalado
por el color verde.
Función Semiótica
Plano de la Expresión
Plano de la Expresión
Plano del Contenido
Plano del
Contenido
Unidad
Sistema
Sistema
Unidad
Sonido
000000
111111
Carbono
Evacuación
La función semiótica no ha cambiado su naturaleza, pues sigue relacionando el plano de la
expresión con el plano del contenido, sólo que "a otro nivel", por decirlo de alguna manera. Ahora
estamos en condiciones de introducir los últimos conceptos que nos permiten cerrar la semiótica de
la significación: connotación y denotación. Para las personas que están en una oficina de reclamos
(según nuestro primer ejemplo), el sonido denota fuego y connota evacuación. Puede darse el caso
que la misma denotación tenga una connotación completamente diferente para un bombero y, lo
más probable, es que la connotación para un pirómano sea diferente a las anteriores. La denotación,
por cierto, también es arbitraria, pero en este ejemplo se supuso que era la misma para los
personajes.
Con estas palabras damos por terminada la presentación de los elementos básicos de la teoría de los
códigos que entender la función semiótica. Ahora nos volvemos a concentrar en el tema de la
cultura. Recordemos que en el ejemplo de la Guerra del Fuego nos preguntábamos por las
condiciones en que el fuego se podía convertir en signo para este ser o si las nubes negras
significaban lluvia. Se habla comúnmente que el fuego es lo que diferencia al ser humano de otras
especies animales, pero esta afirmación es a medias cierta, ya que no importa el fuego en cuanto tal,
sino que la relación simbólica con el ser humano.
Aquí conviene hacer una aclaración antes de continuar. Habíamos concluido que el sonido es el
signo del fuego, pero:
Si bien es cierto que uno de los usos de los signos es la referencia o mención de objetos o estados
del mundo, el significado de una expresión no es el referente, sino uno de los componentes del
signo. El signo no es una expresión que se refiere a un objeto o estado de cosas del mundo, sino una
correlación entre una expresión y un contenido (Vallejos 1985b:33).
Esta idea es importante de tener en cuenta, ya que vamos a abordar la teoría de la cultura de Eco. El
objetivo que nos anima es señalar las razones por las cuales Eco apoyará la lectura radical de la
cultura y, para eso, desarrollaremos su proposición de cuándo un objeto natural como el fuego se
transforma en un objeto cultural.
Si nuestro ancestro ocupa el fuego para asar carne no podemos decir, por la sola ocurrencia de este
hecho, que estemos en presencia de cultura (Eco 1976:45). Lo importante es que para este ser exista
una asociación posibilitada por un código que relacione la carne y el fuego, pues de otra manera
estos objetos no tienen nada en común, salvo que son parte del mismo universo.
Eco señala que se ha producido un fenómeno cultural cuando:
Un ser pensante ha establecido la nueva función del fuego.
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
Dicho ser ha denominado el fuego como "fuego que sirve para algo".
El ser pensante está en condiciones de reconocer la misma pira o una pira "igual" a "el
fuego que corresponde a la función F y que lleva el nombre Y."
Para ejemplificar la primera condición (y como dice la vieja historia) nuestro ser se encontraba
aburrido cuando observó un rayo caer en un árbol que se convirtió en fuego, luego por casualidad
dejó caer carne a esta parrilla natural y se deleitó con el nuevo sabor adquirido por su comida. Ha
establecido que la función del fuego es asar carne.
Como segunda condición se encuentra la denominación del fuego como "fuego que sirve para asar
carne". La tercera condición señala que el ancestro puede reconocer una segunda pira como un
espécimen (token) del tipo (type) y, por lo tanto, correspondiendo a la misma función F (el fuego
sirve para asar carne). Con el tiempo mantiene una o varias fogatas, ya que este ser todavía no sabe
hacer fuego. Todas las fogatas son el significante de la función F. Las fogatas están en lugar de la
función F. Estamos, por ello, en presencia de un fenómeno simbólico. En efecto, el plano de la
expresión (el fuego) está relacionado con el plano del contenido (función de asar carne) por virtud
de un código.
Pero esta historia aún no ha terminado. Un grupo ataca a la banda y roban el fuego. Nuestro héroe
(ya dejó ser el mero ancestro) sale en su búsqueda y en el camino encuentra aventuras, una mujer,
otra cultura y, por fin, la pira sustraída. Justo cuando mira el fuego, este deja de denotar la función F
y connota la consecución de su misión mítica.
Puede que la pira sea un espécimen (token) diferente con respecto a la que su banda tenía, pero
pertenece al mismo tipo (type) con la función F. Estamos, por lo tanto, en presencia de la
denotación y la connotación. Es otro código el que relaciona el plano de la expresión (que ahora es
la función F) y el plano del contenido (su misión mítica). Gráficamente:
Plano de la Expresión
Plano de la Expresión
Plano del Contenido
Plano del
Contenido
Fuego
Función de Asar Carne
Misión Mítica
Dado el contexto anterior, estamos en condiciones de leer la fundamentación que Eco hace de la
lectura radical de la cultura:
En el momento en que se produce comunicación entre dos hombres, es evidente que lo que puede
observarse serán signos verbales o pictográficos, que el emisor comunica al destinatario y que
expresan mediante un nombre el objeto: el fuego y sus posibles funciones —la noción de objeto es
específica en Eco, esa es la razón que sorprenda el uso del concepto en esta parte de la exposición.
Para Eco los nombres expresan un contenido, no el objeto. Los contenidos son intenciones y no
objetos o extensiones. En el ejemplo que estamos tratando el objeto es signo de su función—. Pero
de ese modo apenas hemos llegado a considerar la hipótesis moderada: el objeto cultural ha pasado
a ser el contenido de una posible comunicación verbal o pictográfica. En cambio, la primera
hipótesis (la radical) presupone que el emisor comunique al destinatario la función del objeto aun
sin la intervención del nombre (expresado verbal o pictográficamente), por ejemplo mediante la
simple ostensión del objeto en cuestión. Por tanto, eso presupone que, una vez que se haya
conceptualizado el posible uso de la piedra, ésta se convierta en el signo concreto de su uso virtual.
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
Lo que equivale a decir que, desde el momento en que existe sociedad, todas las funciones se
transforman automáticamente en signos de esa función. Eso es posible porque existe cultura. Pero
existe cultura sólo porque eso es posible (.
..) Así, tanto a nivel social como a nivel funcional, el
objeto, precisamente en cuanto tal, desempeña ya una función significante. Y resulta que la segunda
hipótesis remite a la primera y cualquier fenómeno cultural puede estudiarse en su funcionamiento
de artificio significante. Así, pues, la cultura puede estudiarse íntegramente desde el punto de vista
semiótico (Eco 1976:47-52).
Entonces, lo que fue una hipótesis de trabajo, ahora es una afirmación de suma importancia para la
antropología social. La hipótesis fuerte de la semiótica ha sido instalada en el centro de la disciplina
y permanece hasta nuestros días, ¿pero ha venido a salvarnos? Comentemos un poco al respecto.
Partimos definiendo la cultura como un fenómeno semiótico, según la influencia de Geertz, y
hemos examinado las razones por las cuales se considera la cultura un fenómeno de significación y
comunicación, según la teoría de Eco. Sin embargo, cuando uno acepta esta manera de entender la
cultura, debe tener presente las consecuencias. Lo que nos interesa destacar aquí es que la lectura
radical de la cultura no es una consecuencia de poca importancia. Al contrario, tiene como
consecuencia para la antropología social la especificación de su misión. Es decir, si la disciplina
quiere estudiar la cultura, entonces tiene que hacer semiótica y, sólo entonces, se podrá comprender
la cultura. Dicho en otras palabras, la antropología social es semiótica de la cultura.
Por el momento no seguiremos este curso de análisis con respecto a la disciplina, sino que
continuaremos con la metodología empleada en los capítulos anteriores, es decir, luego de la
exposición de la teoría corresponde un examen crítico.
Al tratar de entender la relación entre semiótica y cultura, Eco señala que:
Los códigos, por el hecho de estar aceptados por una sociedad, constituyen un mundo cultural que
no es ni actual ni posible (por lo menos en los términos de la ontología tradicional): su existencia es
de orden cultural y constituye el modo como piensa y habla una sociedad y, mientras habla,
determina el sentido de sus pensamientos a través de otros pensamientos y éstos a través de otras
palabras. Como pensando y hablando es como una sociedad se desarrolla, se expande o entra en
crisis, hasta cuando se enfrenta con mundos "imposibles" (como ocurre con los textos estéticos o las
aseveraciones ideológicas), una teoría de los códigos se preocupa bastante de la naturaleza
"cultural" de dichos mundos y se pregunta cómo hacer para "tocar" los contenidos (Eco 1976:103).
En este "tocar los contenidos" surge un asunto de carácter metodológico, cuando se intenta
responder a la pregunta acerca de qué estudia un semiólogo de la cultura.
Supongamos que un antropólogo dice que su objeto de estudio es la
paternidad
. Eco diría que:
Es necesario saber a qué unidad cultural (a qué conjunto de propiedades intensionalmente
analizable) corresponde el contenido de dicha expresión. El objeto semiótico de una semántica es
ante todo el contenido, no el referente, y el contenido hay que definirlo como una unidad cultural (o
como un conjunto o incluso una nebulosa de unidades culturales interconexas) (Eco 1976:104).
En este ejemplo, un semiólogo de la cultura no tiene como tarea una semántica extensional de su
objeto de estudio, es decir, las condiciones de satisfacción de la paternidad con el objeto de
establecer si un fenómeno es o no es un caso de paternidad, sino que una semántica intensional, es
decir, las condiciones de significación de la paternidad en una cultura particular, con independencia
que existan o no existan padres. Esta idea es menos curiosa de lo que aparece a primera vista, ya
que un semiólogo de la cultura podría estudiar al Trauco y, en tal caso, no le interesa una semántica
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
extensional del Trauco (si existe o no tal criatura mítica), sino una semántica intensional (lo que
significa el Trauco para la cultura de Chiloé). De ahí que:
El significado de un término (y, por tanto, el objeto que el término ‘denota’) es una unidad cultural
(Eco 1976:111).
Pero ¿qué es una unidad cultural? Para ello, el semiólogo italiano recurre al antropólogo David
Schneider, quien dice:
"En todas las culturas una unidad cultural es simplemente algo que esa cultura ha
definido como una unidad cultural distinta de otras y, por lo tanto, puede ser una
persona, una localidad geográfica, una cosa, un sentimiento, una esperanza, una
idea, una alucinación" (Eco 1976:112).
Pero esto nos va a llevar a un problema, que nos permitirá hacer una crítica a la semiótica. Nuestro
antropólogo se enfrenta al estudio de la paternidad, sin embargo, aun con pocas conversaciones
acerca del tema, le cuesta poder responder la sencilla pregunta ¿cuál es el contenido del significante
/paternidad/? En términos de la semiótica sabemos que:
Usualmente un solo significante transmite contenidos diferentes y relacionados entre sí y que, por
tanto, lo que se llama "mensaje" es, la mayoría de las veces, un texto cuyo contenido es un discurso
a varios niveles (Eco 1976:97).
El problema es que cada vez que el antropólogo estudia el tema, más difícil se hace responder la
pregunta, pues aumentan las connotaciones de lo que supuestamente es una sola denotación. Es
más, preguntar por el contenido del significante implica que los elementos usados en la definición
requieren, a su vez, ser explicados por otras unidades culturales (y peor aun si el antropólogo es
chileno y está estudiando la cultura de los Naga del Himalaya). Esto se puede ejemplificar de la
siguiente manera: el antropólogo pregunta: ¿X es un padre? —Sí. ¿El Trauco es un padre? —No.
¿Qué es el Trauco? —Un wekufe. ¿Qué es un wekufe?, etc, etc. La solución:
Para establecer el significado de un significante es [que] el primer significante pueda ser
interpretado por otro significante y así sucesivamente. Tenemos, así, un proceso de
semiósis
ilimitada
. Por paradójica que pueda parecer la solución, la semiósis ilimitada es la única garantía de
un sistema semiótico capaz de explicarse a sí mismo en sus propios términos. La suma de los
diferentes lenguajes sería un sistema autoexplicativo, o bien un sistema que se explique mediante
sistemas sucesivos de convenciones que aclaren el uno al otro (Eco 1976:114).
En resumen, el problema de la semiósis ilimitada (la interpretación de un significante por otro
significante) surgió de la delimitación de la unidad cultural con la cual trabaja un semiólogo. Sin
embargo, este problema nos hace muy complicado el trabajo concreto de investigación
antropológica. Claro que para Eco no debería verse como un problema, en el sentido que se deba
luchar para eliminarlo. Al contrario:
Una unidad cultural no pide nunca que se la substituya por algo que no sea una entidad semiótica,
sin por ello exigir que se la explique mediante una entidad platónica ni en una realidad física. La
semiósis se explica por sí misma. Esa continua circularidad es la condición normal para la
significación y es lo que permite el uso comunicativo de los signos para referirse a cosas. Rechazar
esa situación por considerarla insatisfactoria equivale simplemente a no comprender cuál es el
modo humano de significar, el mecanismo gracias al cual se hacen historia y cultura, el propio
modo como, al definir el mundo, se actúa sobre él y se lo transforma (Eco 1976:118).
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
La comprensión del "modo humano de significar" es la ambición del semiólogo. Es conveniente
resaltar este punto. No se trata de una empresa menor, pero cuando tratamos de llevarla en forma
concreta nos topamos con el problema de la semiósis ilimitada, situación que no está resuelta por la
teoría semiótica. Otra manera de mostrar el problema es la siguiente:
Al entrecruzamiento de las circunstancias y de las presuposiciones se anuda al entrecruzamiento de
los códigos y de los subcódigos para hacer que cada mensaje o texto sea una
forma vacía
a la que
pueden atribuirse varios sentidos posibles. La propia multiplicidad de los códigos y la indefinida
variedad de los contextos y de las circunstancias hace que un mismo mensaje pueda codificarse
desde diferentes puntos de vista y por referencia a sistemas de convenciones distintos. La
denotación básica puede entenderse como el emisor quería que se entendiera, pero las
connotaciones cambian simplemente porque el destinatario sigue recorridos diferentes de lectura de
los previstos por el emisor (pues ambos recorridos están autorizados por el árbol componencial a
que se refieren los dos) (Eco 1976:219).
La teoría de los códigos está cerrada en este punto, sólo para efectos del interés que anima esta
investigación, nunca de la cabal comprensión de la teoría semiótica del pensador italiano. Como él
mismo lo reconoce:
La tarea a que debía limitarse este capítulo era la de mostrar que la misma organización del
universo semántico, tal como lo presenta y describe la teoría de los códigos, genera la
imprevisibilidad de la producción y de la interpretación de signos (Eco 1976:224).
En resumen, la crítica es que cuando el semiólogo trata de aplicar la teoría semiótica, como lo
demuestra Vallejos (1985b), tiene que considerar el papel que la cultura juega en este proceso, ya
que ella producto de su propio dinamismo genera una recursividad semántica que afecta la propia
significación. En efecto, la consideración de la cultura pone de manifiesto que el proceso de
comunicación posee características irreductibles a la significación e incluso capaces de afectar la
organización semántica, de aquí que las praxis simbólica no sea un ente pasivo en la constitución
del fenómeno semiótico. Esta idea ya la habíamos considerado al analizar la dimensión que
introducía la denotación y connotación en la teoría de los códigos, siendo esta una razón por la cual
la teoría de Eco transite al final a la consideración del hipercódigo como una manera de dar cuenta
del fenómeno recursivo entre significación y comunicación. Un hipercódigo es posible de concebir
como una regla compleja que correlaciona elementos complejos del plano de la expresión (textos)
con una superelevación connotativa de elementos del plano del contenido.
Pero no es conveniente llevar más allá estas críticas (que volveremos a considerar con mayor detalle
en el capítulo de Conclusión). Hemos expuesto la teoría, enunciado la consecuencia para la
antropología social y realizado una crítica. Sin embargo, para finalizar quedan algunas preguntas o
temas pendientes a la luz de los capítulos precedentes, que motivan una breve reflexión:
(i) ¿Podría decirse que la teoría semiótica de Eco va más allá de la propuesta hermenéutica?
(ii) ¿Constituye explicación en el sentido de Hempel?
(iii) ¿De qué manera una teoría tal podría generar respuestas a las preguntas de la antropología
social?
Con respecto a la primera interrogante, la forma en que está formulada sugiere que la semiótica
soluciona más problemas que la hermenéutica o que, dicho de otra forma, la semiótica tiene más
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
posibilidades de ser aplicada por la antropología social. ¿Cuáles son las razones por las que se
podría pensar esto? En primer lugar, uno de los elementos a considerar es que muchos
investigadores señalan que la semiótica carece de los argumentos ontológicos que caracterizan la
comprensión hermenéutica, lo cual es visto como una ventaja. Tal vez a los hermenéutas no les
parezca para nada graciosa esta afirmación, pero los científicos sociales se sienten más cómodos en
los terrenos de la epistemología que de la ontología. De ahí, tal vez, el éxito de autores como
Charles Taylor y Clifford Geertz en el mundo académico de habla inglesa, ya que mencionan a los
filósofos continentales, pero no entran en profundidad en ellos, pues su propósito es desarrollar los
temas de la interpretación de los fenómenos políticos (en el caso de Taylor) y culturales (en el caso
de Geertz). La razón de por qué la ontología es mirada de esta manera por las ciencias sociales la
desconozco, pero como hipótesis planteo que la crítica a la metafísica enunciada por el empirismo
lógico ha dejado, por lo menos en este punto, una pequeña herencia que es transmitida por el s–
código genético de los antropólogos sociales y sus colegas.
En segundo lugar, la semiótica está más próxima a la tradición de investigación de los antropólogos
sociales (que es principalmente empírica y, por ello, menos abstracta) que la hermenéutica. Por la
expresión
tradición de investigación
me refiero a que los antropólogos sociales hacen trabajo de
campo, coleccionan objetos para museos, describen instituciones como la paternidad y, cuando
llegan a su escritorio, empiezan a redactar sus informes tratando de ajustarse a los criterios de
verificación científicos en el capítulo correspondiente a Hempel. Es decir, la antropología social
lleva buena parte de su existencia bajo la tutela filosófica del empirismo ingles. En cambio la
hermenéutica, en este punto, es rupturista con la tradición. Es una propuesta más radical que la
semiótica, porque funda un orden de discurso completamente nuevo. La hermenéutica, como lo
demostró el capítulo anterior, hace que el trabajo de un antropólogo social y un crítico literario no
se diferencie uno del otro de manera fundamental, lo cual es un precio demasiado caro a pagar para
quienes, como yo, está reflexionando sobre las características distintivas de la antropología social
(esta idea será convenientemente desarrollada en el siguiente capítulo).
Con respecto a la segunda pregunta respecto a la relación entre la semiótica y la propuesta de
Hempel, se puede señalar que la semiótica no es explicación científica, de acuerdo a la
caracterización esbozada en el capítulo primero de esta investigación. Si bien se pueden
fundamentar ciertas semejanzas, lo cierto es que son programas absolutamente diferentes de
investigación. La semiótica comparte cierto lenguaje causal con la explicación científica, según el
modelo de Hempel. En efecto, basta recordar la definición de señal o la fundamentación de las
condiciones de significación de la función semiótica, para encontrar
los parecidos de familia
entre
ambos programas de investigación.
Sin embargo, la noción de ley general no es aplicable al caso semiótico, como puede ser demostrado
revisando la ausencia de tal condición en el
Tratado
de Eco. La semiótica no busca condiciones
antecedentes de significación que estén subsumidas a leyes generales semióticas, de las cuales se
tendrían que extraer las inferencias que nos permitirían entender los procesos de comunicación. La
teoría de los códigos no tiene una pretensión nomológica, sino que es sólo un modelo de cómo
opera la significación humana. Dado que se demostró en el capítulo pertinente la centralidad del
argumento nomológico de la explicación y considerando que la semiótica carece de este argumento,
entonces podemos inferir la conclusión que la semiótica no es explicación científica en el sentido de
Hempel.
Con respecto a la tercera pregunta, se puede contestar afirmativamente que la semiótica puede
generar respuestas a las preguntas de la antropología social, aportando un programa de
investigación centrado en la teoría de la producción de signos más que en un programa centrado en
la teoría de la significación (ya que según Eco la teoría de los códigos estaría más o menos completa
o, por lo menos, hay mucho más trabajo en esa área). Este nuevo campo es fértil y recién comienza
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
a cultivarse y, si es posible hacer una predicción ingenua, con el tiempo veremos cada vez más
trabajos en antropología social bajo la bandera de la semiótica.
Sin embargo, la respuesta, en definitiva, tiene que ser negativa. No podía ser de otro modo, ya que
ese es, precisamente, el objetivo de esta publicación. Demostrar, como lo trata de hacer el siguiente
capítulo, que la antropología social se vería seriamente cuestionada de seguir en rigor el programa
semiótico. Es tiempo, entonces, de llevar a buen término en la próxima sección los objetivos
esbozados en la Introducción.
Conclusión
Es el momento de llevar a buen término los objetivos enunciados al inicio de este trabajo. Decía en
las páginas iniciales de esta investigación que el examen crítico de la hermenéutica y la semiótica,
aplicadas a la antropología social, tienen como consecuencia la desaparición de la disciplina, por lo
menos tal como hoy la conocemos en los departamentos universitarios a lo largo del mundo.
Dicha consecuencia asume en mi opinión dos versiones, una fuerte y una débil. A la consecuencia
fuerte la he llamado
Tesis del Reemplazo
y a la débil
Tesis de la Limitación
. En lo que sigue diré
en qué consiste cada una de estas tesis y proporcionaré argumentos para mostrar la inconveniencia
de suscribirlas, si se desea mantener el carácter autónomo como disciplina que tiene la antropología
social.
1. Tesis del Reemplazo
Llamaré Tesis del Reemplazo a la consecuencia que se desprende del examen crítico de la
hermenéutica y la semiótica de la cultura, esto es, la desaparición de la antropología social como
disciplina autónoma dentro de las ciencias sociales y su eventual reemplazo por los dos programas
de investigación antes mencionados.
En mi opinión esta es una conclusión inaceptable, pues estos caminos crean sendos hoyos negros
donde la antropología iría a caer para ser absorbida por programas de investigación totales, en los
cuales la disciplina no tiene voz propositiva alguna, sino que sólo debe limitarse a desarrollar los
argumentos hermenéuticos y semióticos aplicados a la cultura, es decir, transformarse en una
hermenéutica de la cultura o una semiótica de la cultura.
1.1 Argumento Contra la Hermenéutica de la Cultura
El argumento que propondré a continuación postula que la hermenéutica involucra una posición
ontológica de la comprensión humana de los fenómenos culturales, lo que implica un reemplazo de
la antropología social por una hermenéutica de la cultura, cuya consecuencia última es la pérdida de
la autonomía de la antropología social como una ciencia social especial. A continuación expondré
en detalle las razones en que se funda esta conclusión.
En efecto, en el caso de la hermenéutica contemporánea (Heidegger, Gadamer y Ricoeur), la
comprensión es un modo de ser del ser–ahí. Aun cuando la idea es claramente heideggeriana, los
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
filósofos continentales apoyan este modo de pensar en variados grados, es decir, aun cuando
Ricoeur esté más cerca de Gadamer al respecto, de una u otra manera la comprensión, en definitiva,
es vista como la respuesta a la pregunta acerca de cómo conocemos (que en Gadamer está dado en
el concepto de horizonte hermenéutico). Ahora bien, si no se acepta este argumento general,
entonces es posible abordarlo de otra manera. En el caso de Ricoeur y, por ende, la antropología de
Geertz, la comprensión es el fundamento de todo conocimiento, no sólo en las humanidades y las
ciencias sociales, sino que está presente en todo ser humano en todo tiempo y lugar. Es la estructura
fundamental de los seres humanos. El distanciamiento es, en lenguaje heideggeriano, un
existenciario. En lenguaje de Ricoeur, es la condición del comprender humano. Dada esta estructura
fundamental, con las características ya señaladas en el capítulo pertinente, es que los seres humanos
generan cultura. Por ello, es un error pensar que la comprensión hermenéutica sea sólo un método.
Ni siquiera en Dilthey se podría afirmar tal cosa. La hermenéutica implica una ontología, llevada a
su explicitación por Heidegger y la pregunta por el ser.
Esta reflexión es una crítica a todas las investigaciones emprendidas en antropología social, además
de las disciplinas afines, que hablan de la hermenéutica como "método hermenéutico". Es decir,
como otro método más, dentro de una oferta de métodos, entre los cuales podemos optar para llevar
a cabo nuestras investigaciones de la cultura.
Cuando se ha empleado una metodología hermenéutica de aproximación a un fenómeno, lo que se
ha hecho es examinar una obra cultural como un texto. Pero, justamente en ello, la antropología
social pierde el carácter de tal, pues es reemplazada por un procedimiento de conocimiento total,
por un programa de investigación al que hay que adscribirse y no proponer. Es decir, para decirlo en
forma negativa, lo que le queda a la antropología social es convertirse en una hermenéutica de la
cultura, donde el acento está no en el problema cultural, sino en la manera única y específica de
abordarlo: lo que hay que hacer es hermenéutica. Todo fenómeno cultural que estudie un
antropólogo social, en cualquier tiempo o lugar, remite a una única condición humana dada en el
distanciamiento de la comprensión hermenéutica. Por ello, suscribirse el programa es emplear este
procedimiento de análisis. Entonces, ¿qué diferencia a la antropología social de la sociología, de la
crítica literaria o de la teología? Nada.
Otra consecuencia relacionada con la anterior, pero vista ahora desde una perspectiva institucional,
es que la hermenéutica puede prescindir de la división en disciplinas a que estamos acostumbrados
en las facultades universitarias, es decir, una antropología hermenéutica no se diferencia, a este
nivel, de un estudio literario, de una investigación sociológica, de la obra de un lingüista, del trabajo
de un crítico de cine, del estudio de un artista, de la aproximación de un filósofo o la contemplación
de un religioso en los tema que aborda. La estructura universitaria de las carreras, de los
departamentos, de las facultades, responde a un modelo de conocimiento que cree en la
especialización del mismo sobre la base del modelo de la ciencia natural. Empero, la hermenéutica
no apela a la tradición de la especialización, sino que a una posición ontológica de la comprensión
humana de los fenómenos culturales. En este contexto lo único particular de la antropología sería el
registro de las conversaciones de lo que ha dicho el ser humano a través de los más diversos modos
de vida que ha desarrollado, pero no tendría sentido una antropología hermenéutica, sino que una
hermenéutica de la cultura. La antropología, como hoy la conocemos, no tiene sentido dentro del
proyecto hermenéutico. Un sistema universitario tal incorporaría la antropología como parte de los
contenidos de un programa de estudios humanistas en la cual concurren académicos de diferentes
formaciones e intereses, todos ellos con la pretensión de llevar adelante la investigación
interpretativa de la sociedad y la cultura en los temas que se han propuesto.
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
Otra consecuencia es que el ideal de la ciencia unificada, curiosamente, es llevado mejor a cabo por
la hermenéutica que por la teoría de sistemas o el positivismo lógico. Lo que tienen de común las
tesis de sistemas o el positivismo, es que apelan a un lenguaje común que sería aquello que uniría a
los científicos. En el caso de la teoría de sistemas este vocabulario básico estaría dado por
conceptos tales como entropía, recursividad, elemento, relación y así otros. Para el caso del
empirismo lógico, el lenguaje fisicalista es la base del lenguaje de la ciencia, donde todas las
ciencias irán a parar en algún momento evolucionado de su desarrollo. Pero, curiosamente, la
hermenéutica tiene un planteamiento más radical, pues no es a nivel del lenguaje donde plantea este
carácter unificador, sino que a un nivel de mucha mayor abstracción: el ontológico, como fue
desarrollado en los párrafos precedentes. Esta suerte de nivel superior es un buen argumento de la
ciencia unificada, pues comparte la idea de una base desde la cual se desprenden todas las ramas de
saber, que encuentran su fundamentación última en el nivel superior de conocimiento.
Pero, resumiendo, la pérdida de lo específico de la antropología es un riesgo demasiado alto por la
síntesis en la ontología de la comprensión, a no ser que se considere que la disciplina es una mirada
definida por un objeto de estudio. Es decir, que llamemos antropología a la
hermenéutica aplicada
a los otros
(en el sentido de una hermenéutica aplicada al estudio de culturas no–occidentales),
situación tiene un soporte epistemológico débil, ya que el objeto de estudio no define, por sí solo, a
la ciencia.
1.2.
Argumento Contra la Semiótica de la Cultura
Es el turno de analizar la semiótica. Lo primero que hay que decir es que Geertz acepta que la
cultura es un fenómeno semiótico, pero no acepta todas las exigencias teóricas que dicha afirmación
conlleva. En este sentido, no desarrolla una semiótica de la cultura, sino que su posición es débil,
limitándose a una frase que no tendrá ningún sentido si examinamos sus propuestas de Descripción
Densa. Es como aseverar que no existe la explicación científica y terminar dando razones causales
de la conducta humana, que en el caso de Geertz es aseverar que la cultura es semiótica, pero
termina haciendo hermenéutica de la cultura.
Volviendo a nuestro objetivo, podemos argumentar que la teoría del modo humano de significar es
la ambición del semiólogo; la búsqueda del mecanismo gracias al cual se hace la historia y la
cultura, el propio modo como, al definir el mundo, se actúa sobre él y se lo transforma, para citar las
palabras de Eco. Tarea nada fácil ni modesta. La teoría de los códigos de la función semiótica y de
los procesos de comunicación es la respuesta a esta pregunta fundamental.
Con esta teoría, la argumentación semiótica nos llevó a la afirmación de que todo fenómeno cultural
cae dentro de su dominio. Si bien al principio la teoría se muestra cauta enunciando una tesis débil
del estudio semiótico de la cultura, a medida que se desarrollan los principios fundamentales se va
creando un sistema abarcador que engloba la cultura y el modo humano de significar. Si bien no
está directamente enunciada en la semiótica la tesis del reemplazo de la antropología social, ya que
siempre se habla de intercomunicación entre ellas, el problema es que si la antropología social
asume ese programa, considerando que es esa la única manera de estudiar la cultura (porque es la
única manera de esclarecer sus mecanismos fundamentales), entonces se termina haciendo
semiótica de la cultura. Nuevamente, el acento se encuentra en la adscripción a un programa donde
la antropología es invitada a participar y donde los antropólogos sociales podrían ser denominados
semiólogos de la cultura.
No es problema convertirse en semiólogos de la cultura, lo complicado de aceptar es la
consecuencia que de ello se deriva: la antropología social no tiene mayor justificación para su
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
existencia como disciplina que una tradición histórica que la remonta al estudio de los fenómenos
semióticos de otras culturas, pero que, a partir de ahora, no tendría sentido como está el mundo.
Incluso si se conserva el propósito de estudiar culturas no occidentales, no hay razón para estudiar
antropología social, sino que semiótica y, luego, dirigirse a remotos lugares para registrar
fenómenos de significación. Pero, obviamente, eso ya no es antropología social, sino que semiótica
de la cultura.
Pero, además, existe otro argumento contra la semiótica. De acuerdo con lo enunciado en los
párrafos anteriores, si la teoría semiótica está en lo correcto, entonces la consecuencia para la
antropología social es su reemplazo. Hasta ahora no hemos criticado la teoría, sino que hemos
inferido una secuela. Sin embargo, la teoría semiótica también es criticable, lo que da otra vuelta de
tuerca al argumento contra la semiótica de la cultura.
El argumento a desarrollar es como sigue. En su
Tratado de Semiótica General
, Eco se ve
enfrentado al mismo problema de fundamentación epistemológica que Kant en su
Crítica de la
Razón Pura
: ambas epistemologías remiten en último término a un constituyente ontológico que no
podemos conocer: En el caso de Kant es el Noúmeno y en el caso de Eco el Espacio Semántico
Global.
Se puede afirmar que la semiótica exhibe claramente influencias kantianas. Por ejemplo, el lenguaje
está en una óptica kantiana, ya que la semiótica habla de la condición de posibilidad de todo
proceso de comunicación y significación. La condición de posibilidad remite a una estructura que
está presente en la cultura de los seres humanos y que posibilita todos los procesos semióticos que
puedan existir. La función semiótica es esta condición de posibilidad. La semiótica, como teoría,
entrega un cuerpo de categorías (en el sentido kantiano del término) que intenta sintetizar una
diversidad de fenómenos culturales concretos.
En la
Crítica
, Kant señala que su teoría del conocimiento tiene como base algo que ella misma no
puede conocer, pudiendo ser ese algo un noúmeno (Osorio 1995). En efecto, Kant señala que el
entendimiento no puede fijarse a sí mismo los límites de su uso, lo que lleva a la consideración del
rol de la apercepción trascendental en el proceso de conocimiento. Dicha apercepción, a su vez,
remite a la condición del yo pienso, que es un incondicionado. Kant plantea que no podemos
conocer el yo pienso, por lo tanto, se deduce que la teoría del conocimiento kantiana tiene como
base algo que ella no puede conocer. En palabras más simples, siguiendo una metáfora del propio
Kant pensemos el conocimiento como una isla y al mar como el noúmeno (1787:259). Para que
exista el fenómeno (aquello que puedo conocer) se requiere del noúmeno (aquello que no puedo
conocer, pero si puedo pensar), es decir, no existen las islas si no existe el mar. El mar es la
condición de posibilidad (en el sentido kantiano del término) de la isla. El argumento acerca del
noúmeno no puede ser un epistemológico, ya que este tipo de argumento sólo se aplica a los
fenómenos. Por lo tanto, se trata de un argumento ontológico.
Del mismo modo, en el
Tratado
Eco tiene a la base un argumento ontológico en su teoría de los
códigos. El problema es que, en este caso, la semiótica no es una disciplina filosófica, sino que tiene
pretensiones empíricas. Al momento de ocupar la semiótica en estudios culturales concretos, nos
vemos obligados a depender de un constructo metafísico que soporte nuestras interpretaciones de
los fenómenos semióticos, siendo este el Espacio Semántico Global. Tal como lo planteábamos en
el capítulo anterior, el objeto semiótico de una semántica es ante todo el contenido, no el referente,
y el contenido remite como condición de posibilidad a una nebulosa de unidades culturales
interconexas sin jerarquía, arbitraria y sin roles claros. El sistema semántico de Eco, como
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
condición de posibilidad, no entrega la estructura formal necesaria para soportar todo el edificio de
la significación humana. En una palabra:
Hechos y objetos culturales actuales o posibles ontológicamente independientes de los signos que
los significan determinan las condiciones de significación de dichas prácticas culturales (Vallejos
ms).
Lo que es una contradicción fundamental de la teoría. Ni siquiera como paradoja es posible
fundamentarlo, ya que implica otro argumento ontológico: la cultura es homogénea y heterogénea al
mismo tiempo, es única y diversa es, en el fondo, contradictoria.
Curiosamente, Eco estaría de acuerdo con esta última apreciación. No obstante, de lo anterior se
desprende que, si la antropología social abraza el programa semiótico de la cultura, debe tener
presente que nuestro objeto de estudio, la cultura, se transforma en una serie de fenómenos
extremadamente complejos, inasibles, que exhibe simultáneamente propiedades de homogeneidad y
heterogeneidad, lo que en último término la hace imposible de abordar para su investigación
sistemática.
2. Tesis de la Limitación
La tesis de la limitación señala que una posición humanista centrada en la pregunta
¿qué dice?
excluye de su dominio de investigación la pregunta
¿por qué?
, limitando por ende las preguntas que
se pueden hacer acerca de la cultura por la vía de la exclusión de ciertos modos de preguntar. Esta
crítica también es aplicable a los programas naturalistas que excluyen las preguntas cuyo propósito
es develar las estructuras de significación de los fenómenos culturales. El concepto limitación debe
entenderse en el contexto de una restricción a los modos de preguntar por fenómenos culturales y
no, como pudiera parecerlo, a una pérdida de riqueza en el análisis que cada programa de
investigación pudiera realizar. En una palabra, no encuentro argumentos como antropólogo social
para abordar un problema cultural mediante la pregunta
¿qué dice?
y, frente al mismo problema,
evitar preguntar
¿por qué?
Si lo he podido demostrar con propiedad en los anteriores capítulos,
tanto los humanistas como los naturalistas presentan falencias en sus programas de investigación.
En lo que sigue mostraré cómo cada una de las justificaciones epistemológicas de la antropología
social que se han examinado en esta tesis restinguen los modos de preguntar y, en consecuencia,
limitan las modalidades de explicación disponibles para la disciplina.
i. La justificación naturalista de la explicación plantea que un supuesto suscrito por la mayoría de
los científicos es que las explicaciones causales son la manera de responder los
por qué
de la
ciencia. La pregunta
¿por qué?
, se cree en general, remite a un sistema causal en virtud del cual
pueden establecerse las condiciones antecedentes y las leyes generales que producen el fenómeno
en cuestión. Para los naturalistas esa es la única manera de responder este tipo de preguntas, lo que
tiene como consecuencia una restricción de la explicación en la antropología social. En efecto, otro
tipo de preguntas, si bien pueden no estar completamente excluidas del ámbito naturalista —como
son las preguntas qué y cómo— desempeñan, en último término, un papel secundario en la práctica
científica. De hecho, las respuestas a las preguntas qué se consideran como descripciones y las
respuestas a las preguntas cómo remiten a análisis de tipo funcional. Pero, en ningún caso, al menos
en el modelo de Hempel, se las considera explicaciones en sentido estricto.
ii. En el caso de los humanistas, debe tenerse presente lo que enuncié más arriba, cuando me referí
al planteamiento de Michael Martin (1995:260) en el capítulo correspondiente a la comprensión
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
hermenéutica (véase página 43). Se recordará que dicho autor, al examinar la tesis de los anti–
naturalistas, llegaba a la conclusión que no había buenas razones para excluir las preguntas
por qué
del ámbito de una justificación humanista de la antropología social. El enunciaba que la
hermenéutica hacía la siguiente afirmación: "La única tarea de la ciencia social es interpretar los
significados de las instituciones sociales, prácticas, etc". Sin embargo, Martin no encuentra razón
alguna, por lo menos en la tesis de Taylor que está analizando, para excluir otras tareas de la ciencia
social, como por ejemplo, hacer preguntas
por qué
. En otras palabras, el tipo de pregunta empírica
básica del programa hermenéutico es "qué", por ejemplo:
—¿Qué dice esta costumbre de los valores humanos?
—¿Qué significa comerciar entre los beréberes?
—¿Qué nos dice el drama pastoral (Geertz) acerca de la variabilidad humana?
Pero, además, la pregunta "cómo" es posible de realizar en la hermenéutica, por ejemplo en la
forma:
—¿Cómo se produce la interpretación del fenómeno del comercio entre los beréberes?
Pero, como lo señala Martin (1995), no hay buenas razones para excluir las siguientes preguntas en
el caso de la antropología social:
¿Por qué los tabúes de menstruación toman la forma que han tomado?
¿Por qué se han desarrollado de manera tan diferente en occidente y en sociedades no
occidentales?
iii. Este mismo análisis puede aplicarse a la semiótica. Se recordará que la semiótica (véase capítulo
anterior) partía de la afirmación de que todos los aspectos de la cultura
pueden
estudiarse como
contenidos de una actividad semiótica o, en la lectura fuerte, que la cultura por entero
debe
estudiarse como fenómeno semiótico. No es de sorprender que el análisis llevara a la confirmación
de la lectura fuerte, de donde sólo podíamos extraer como conclusión que sólo estudiando la cultura
de ese modo se pueden esclarecer sus mecanismos fundamentales. De lo anterior se infiere que el
trabajo del semiólogo de la cultura está regido por dos tipos de preguntas empíricas básicas: "qué" y
"cómo". Por ejemplo:
—¿Qué mecanismos de significación y comunicación subyacen a la práctica de la paternidad entre
los Chilotes y los Naga del Himalaya?
—¿Cómo funcionan dichos mecanismos?
¿En qué se diferencian los mecanismos semióticos respecto a esa práctica en las dos culturas?
En resumen, denomino tesis de la limitación a esta característica del programa naturalista extremo,
la hermenéutica y la semiótica de constreñir el campo de investigación de la antropología social, y
de las ciencias sociales en general, limitando las preguntas que pueden hacerse respecto al dominio
que nos interesa: la cultura.
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
Como dicen Fay y Moon (1995), ni el naturalismo ni el humanismo pueden fundamentar las
ciencias sociales completamente. Los naturalistas niegan la posibilidad de la explicación simbólica
y los humanistas niegan la posibilidad de la teoría científica. Más se ganaría, dicen ellos,
reconociendo que cada una de estas perspectivas está abordando el fenómeno desde preguntas
diferentes. Los humanistas desde el
qué significa
y los naturalistas del
por qué ocurre
.
Finalmente, con respecto a la tesis de la limitación, la crítica que formulo a la hermenéutica y a la
semiótica es que limitan las preguntas que podemos hacer con respecto a la cultura, ya que eliminan
la posibilidad de la pregunta
por qué
. Para utilizar una expresión de Barbara von Eckardt (1993:13),
diré que esto se debe a los supuestos substantivos que comparten estos marcos de investigación
humanistas. Para el caso de la hermenéutica una ontología del comprender y para el caso de la
semiótica una epistemología de la significación.
Con estas palabras se da por terminada la presente investigación, concluyendo que las críticas a las
dos tesis mencionadas reivindican, aun cuando sea de modo negativo y no propositivo, la autonomía
de la antropología social en tanto ciencia especial. Sin embargo, es honesto plantear que una
justificación epistemológica positiva de la disciplina es una tarea que aún está pendiente y a la que
espero contribuir.
Bibliografía
Davidson, David. 1974.
Psychology as Philosophy
.
Readings in The Philosophy of Social
Science
. Edited by Michael Martin & Lee C. McIntyre. MIT Press. Massachusetts. Second
Edition (1994) 1995.
Eckardt, Barbara von. 1993.
What is Cognitive Science?
The MIT Press. Cambridge,
Mass.
Eco, Umberto. (1976) 1995.
Tratado de Semiótica General.
Editorial Lumen. Barcelona.
Fay, Brian.
General Laws and Explaining Human Behavior
.
Readings in The Philosophy
of Social Science
. Edited by Michael Martin & Lee C. McIntyre. MIT Press.
Massachusetts. Second Edition (1994) 1995.
Fay, Brian & J.Donald Moon. 1977.
What Would an Adequate Philosophy of Social Science
Look Like?
Readings in The Philosophy of Social Science
. Edited by Michael Martin &
Lee C. McIntyre. MIT Press. Massachusetts. Second Edition (1994) 1995.
Follesdal, Dagfinn. 1979.
Hermeneutics and the Hypothetico-Deductive Method
.
Readings
in The Philosophy of Social Science
. Edited by Michael Martin & Lee C. McIntyre. MIT
Press. Massachusetts. Second Edition (1994) 1995.
Gasper, Philip. 1993 (1991).
Causation and Explanation
. pp.289-297.
The Philosophy of
Science
. Edited by Richard Boyd. The MIT Press. Cambridge.
Geertz, Clifford. 1973.
Thick Description: Toward an Interpretive Theory of Culture
.
The
Interpretation of Cultures
. Basic Books. New York.
Geertz, Clifford. 1983.
Local Knowledge: Further Essays in Interpretive Anthropology
.
Basic Books. New York.
Geertz, Clifford. 1995.
After the Fact: Two Countries, Four Decades, One
Anthropologist
. Harvard University Press. Cambridge, Massachusetts.
Heidegger, Martin. 1984 (1927).
Ser y Tiempo
. Fondo de Cultura Económica. México.
Hempel, Carl. 1942.
The Function of General Laws in History
.
Readings in The
Philosophy of Social Science
. Edited by Michael Martin & Lee C. McIntyre. MIT Press.
Massachusetts. Second Edition (1994) 1995.
Hempel, Carl. 1965 (1988).
La Lógica de la Explicación.
pp. 247-253.
La Explicación
Científica
. Editorial Paidós. Barcelona.
Francisco Osorio. La Explicación en Antropología. Cinta de Moebio. Nº4. Diciembre de 1998. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
Kant, Immanuel. 1784 (1993).
Crítica de la Razón Pura
. Ediciones Alfaguara. México.
Martin, Jane Ronald. 1969.
Another Look at the Doctrine of Verstehen
.
Readings in The
Philosophy of Social Science
. Edited by Michael Martin & Lee C. McIntyre. MIT Press.
Massachusetts. Second Edition (1994) 1995.
Martin, Michael.
Taylor on Interpretation and the Sciences of Man
.
Readings in The
Philosophy of Social Science
. Edited by Michael Martin & Lee C. McIntyre. MIT Press.
Massachusetts. Second Edition (1994) 1995.
Osorio, Francisco. 1995.
Posibilidad de una Teoría del Conocimiento Anoumenal en la
Analítica Trascendental
. Trabajo presentado en el Seminario Razón, Sentido y Acción.
Departamento de Filosofía. Universidad de Chile.
Paredes, Ricardo. 1996.
Una Aproximación al Historicismo de Wilhelm Dilthey
.
Revista
Mapocho
. Nº40. 65-82. Ediciones de la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos.
Santiago.
Ricoeur, Paul. 1971.
The model of the text: meaningful action considered as a text
.
Paul
Ricoeur. Hermeneutics and the Human Sciences: Essays on language, action and
interpretation
.
Edited, translated and introduced by John B. Thompson
.
Cambridge
University Press. 5th edition. 1985.
Ricoeur, Paul. 1975.
The hermeneutical function of distanciation
.
Paul Ricoeur.
Hermeneutics and the Human Sciences: Essays on language, action and
interpretation
. Edited, translated and introduced by John B. Thompson. Cambridge
University Press. 5th edition. 1985.
Ricoeur, Paul. 1975.
The task of hermeneutics
.
Paul Ricoeur. Hermeneutics and the
Human Sciences: Essays on language, action and interpretation
. Edited, translated and
introduced by John B. Thompson
.
Cambridge University Press. 5th edition. 1985.
Ricoeur, Paul. 1981.
A Response by Paul Ricoeur
.
Paul Ricoeur. Hermeneutics and the
Human Sciences: Essays on language, action and interpretation
. Edited, translated and
introduced by John B. Thompson
.
Cambridge University Press. 5th edition. 1985.
Ricoeur, Paul. 1976 (1969).
Introducción.
El Simbolismo del Mal
. Ediciones Megápolis.
Buenos Aires. Traducción al castellano de la tercera parte de Le Conflict des Interpretations
por María Teresa La Valle y Marcelo Pérez Rivas.
Taylor, Charles. 1971.
Interpretation and the Sciences of Man
.
Readings in The
Philosophy of Social Science
. Edited by Michael Martin & Lee C. McIntyre. MIT Press.
Massachusetts. Second Edition (1994) 1995.
Thompson, John B. 1981.
Editor´s Introduction
.
Paul Ricoeur. Hermeneutics and the
Human Sciences: Essays on language, action and interpretation
. Edited, translated and
introduced by John B. Thompson
.
Cambridge University Press. 5th edition. 1985.
Toledo, Ulises & Francisco Osorio.
Síntesis y Comentarios Parte Primera de la Lógica
de
la
Explicación
Científica
de
Carl
Hempel
.
1997.
Tylor, Edward. 1871. Cultura Primitiva. Bohannan, Paul & Mark Glazer.
Antropología:
Lecturas
. McGraw-Hill. 1993. Madrid.
Vallejos, Guido. ms.
Semiótica y Ciencia Cognitiva
.
Vallejos, Guido. 1985a. La Semiótica de la Significación o el Tránsito desde el Código
hacia el Hipercódigo.
Revista Trilogía
. 5 (9): 42-53. Diciembre.
Vallejos, Guido. 1985b
.
Glosario de la Semiótica General y la Semiótica Textual de
Umberto Eco
. Publicación Especial Nº32. Serie Textos. Departamento de Filosofía.
Universidad de Chile.
Vallejos, Guido.
La Categorización Semiótica de la Ideología
. Publicación Especial
Nº40. Serie Ensayos. Departamento de Filosofía. Universidad de Chile.
logo_pie_uaemex.mx