Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Cinta de Moebio No. 19. Marzo 2004. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile
El Proceso de Operacionalización de Variables en una
Teoría Social
Análisis del suicidio en durkheim
Carlos A.Gavarotto
. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Buenos Aires, Argentina.
Abstract
As much in the processes of education of sciences like in the methodological and epistemological
analyses, usually are not examples of social theories that they allow to show how they are
resisted with the experience. This work tries to show not only the methodological skeleton used
by E. Durkheim in its analysis of the suicide, but also to observe how simultaneously a new area
of scientific investigation of the social is constituted, in crossing with the application of statistical
tools for the analysis of the social phenomena.
Key words
: sociology, statistic, methodology, epistemology, suicide.
Resumen
Tanto en los procesos de enseñanza de las ciencias como en los análisis metodológicos y
epistemológicos, no suelen encontrarse ejemplos de teorías sociales que permitan mostrar de
qué manera se contrastan con la experiencia. Este trabajo pretende mostrar no sólo el esqueleto
metodológico utilizado por E. Durkheim en su análisis del suicidio, sino también observar cómo
simultáneamente se constituye una nueva área de indagación científica de lo social, en cruce con
la aplicación de herramientas estadísticas para el análisis de los fenómenos sociales.
Palabras claves
: sociología, estadística, metodología, epistemología, suicidio
Recibido el 28 Sep 2002
1) Ubicación del texto en la concepción de Durkheim
La ubicación de una obra como "El suicidio" (1897) requiere de
una rápida clarificación
contextual
.
En primer lugar, nadie ignora que en Durkheim se encuentran las bases del funcionalismo
sociológico. Esto significa entender la sociedad como un conjunto de instituciones y normas (de
aquí que la conciencia social es conciencia moral). En Las Reglas del Método Sociológico (1895)
demuestra que: 1) siempre existe la posibilidad de un comportamiento divergente, si se
entiende el comportamiento social como un comportamiento regulado; 2) las formas del
comportamiento anómico quedan condicionadas estructuralmente por el tipo social
predominante en cada caso y por su nivel de desarrollo. No es pues anormal la existencia de
crímenes u otras formas de comportamiento divergente en cuanto tal, sino un repentino y
brusco incremento de los valores promedios de delito dentro de una sociedad dada.
En segundo lugar, su primer obra, La División del Trabajo Social (1893) es, para él, "un intento
de estudiar los hechos de la vida moral de acuerdo con
el método de las ciencias positivas
" (es
decir, el método de las ciencias naturales). Y agrega: "No deseamos sacar una moral de la
ciencia, sino practicar la ciencia de la moral". En Las Reglas del Método Sociológico declara que
"nuestro método no tiene nada de revolucionario; incluso, en cierto sentido es, en esencia,
conservador, puesto que considera
los hechos sociales como cosas
", es decir, como data. El
único apelativo que acepta es el de
racionalista
porque "nuestro principal objetivo es extender a
la conducta humana el
racionalismo científico
, haciendo ver que, considerada en el pasado,
puede reducirse a relaciones de causa a efecto que una operación no menos racional puede
transformar, seguidamente, en una serie de reglas para el porvenir. Lo que se ha llamado en
nosotros
positivismo
no es más que una consecuencia de este racionalismo". E inmediatamente
en nota al pie advierte que "no se le debe confundir con la metafísica positivista de Comte y de
Spencer". A ellos sólo lo une la "fe en el porvenir de la razón".
Por último, el estudio del suicidio (1897) es un ejemplo de investigación empírica en la obra
durkheimiana que se vincula teóricamente con otros análisis referidos a la división del trabajo
anómico, la crisis en la educación y los límites de la democracia en Francia. Estas últimas
características y el suicidio son analizados con un instrumento teórico común que se desarrolla y
perfecciona. Dicho instrumento concibe a la sociedad como regulación y al grupo como fuente de
la regulación moral. Esta última tiene inicialmente dos características: la disciplina y los
objetivos, el deber y el bien.
2) Definición del Problema
Cuando Durkheim comienza su trabajo, está interesado en
definir
el término
suicidio
. Siguiendo
esta línea, podríamos problematizar el suicidio a través de las dificultades para definirlo y
accederíamos al problema partiendo de consideraciones lingüísticas. "Como la palabra suicidio
surge con frecuencia en el curso de la conversación, pudiera creerse que todo el mundo conoce
su significado y que es superfluo definirla. Sin embargo, las palabras del lenguaje usual, y los
conceptos que expresan, son siempre ambiguos, y el científico que las emplease tal y como las
recibe del uso, sin someterlas a una elaboración ulterior, se expondría a las más graves
confusiones" (Durkheim 1897: Introducción).
En suma, el concepto de suicidio es ambiguo. Pero, ¿cómo hacer para definirlo científicamente?
Hemos aprendido de modo ostensivo a llamar suicida a aquellos actos humanos que llevan al
individuo a quitarse la vida. Así es como, en general, aprendemos desde nuestra infancia los
nombres de las cosas o hechos que nos rodean.
Ahora bien, ¿llamaríamos suicidio a quienes se lanzan a un combate en defensa de sus ideales y
pierden la vida?, ¿a un mártir que muere por la fe?, ¿a una madre que se sacrifica por su hijo?
Tal vez no. Y así ocurre que, "a realidades de la misma naturaleza", dice Durkheim, se las
designa con nombres diferentes.
Aunque, a primera vista, no lo parezca, el problema se extiende (y seguramente se lo descubre)
en las clasificaciones que se elaboran sobre el concepto. Veremos, más adelante, que Durkheim
critica basarse en los registros judiciales de suicidios porque los motivos expresos allí no son sus
verdaderas causas. Durkheim abandona el intento de una clasificación morfológica de manera
directa y optará por buscar primero una clasificación etiológica.
Pero, en verdad, a Durkheim le interesará la tasa social de suicidios, más que el suicidio,
considerado como acto individual. ¿Y esto, por qué? ¿No es acaso el suicidio un acto individual?
Tal vez, se comprenda mejor si observamos la siguiente tabla:
Cantidad de suicidios por millón de habitantes en los diferentes países de Europa
Período
Número de orden en el
1866-70
1871-75
1874-78
1er.
Período
2do.
Período
3er.
Período
Italia
30
35
38
1
1
1
Bélgica
66
69
78
2
3
4
Inglaterra 67
66
69
3
2
2
Noruega
76
73
71
4
4
3
Austria
78
94
130
5
7
7
Suecia
85
81
91
6
5
5
Baviera
90
91
100
7
6
6
Francia
135
150
160
8
9
9
Prusia
142
134
152
9
8
8
Dinamarca 277
258
255
10
10
10
Sajonia
293
267
334
11
11
11
De su lectura, Durkheim observa que:
1.
La cantidad de suicidios ha crecido en los tres períodos para cada país.
2.
A pesar del crecimiento de suicidios cada país ha guardado sus respectivas distancias (el
número de orden en cada período es aproximadamente el mismo).
3.
Cada sociedad está predispuesta a producir un contingente determinado de suicidios.
Advirtamos que la información estadística a la que hoy estamos acostumbrados tenía en el siglo
XIX un carácter excepcionalmente novedoso. Era la primera vez que podían observarse
fenómenos típicos de poblaciones humanas mediante números. Dice Hacking que El Suicidio "fue
la culminación de un siglo de fascinación francesa por las estadísticas" (Hacking 1991:228). Esto
llegó a tal extremo que frecuentemente los estadígrafos se convirtieron en personas ridiculizadas
de la época. Así por ejemplo, en una obra de teatro de 1861 uno de los personajes informa a sus
oyentes: "En siete minutos doce gorgojos que moran en un hectolitro de trigo producen 75.000
individuos, cada uno de los cuales puede devorar tres granos por año, es decir, 225.000 granos
en conjunto". Y otro lo increpa: "¿Y ha encontrado Ud. la manera de destruir esos gorgojos?"
Entonces el primero confiesa: "Oh, eso no es asunto mío" (Idem).
Ahora bien, es realmente sorprendente que un fenómeno de carácter singular se presente en
cada conjunto social con tanta constancia y, a la vez, tan variable entre sociedades distintas.
Podríamos presuponer, en este hallazgo, un sentimiento análogo al
thaumas
de los primeros
filósofos griegos.
Esto no significa que Durkheim invalide los estudios psicológicos del fenómeno, sino que se
aparta de esas consideraciones porque "si se considera el conjunto de los suicidios cometidos en
una sociedad dada, durante una determinada unidad de tiempo, se comprueba que el total así
obtenido, no es una simple adición de unidades independientes, o una colección, sino que
constituye por sí mismo un hecho nuevo (.
.. de naturaleza) eminentemente social" (Durkheim
1897: 18).
Durkheim va a descubrir que "cada sociedad tiene, en cada momento de su historia,
una aptitud
definida
para el suicidio".
En consecuencia, el concepto
tasa social de suicidio
expresa "el número de casos de suicidios
que se registran en una sociedad determinada, por período y por habitante". Es decir, para
medir la intensidad relativa de aquélla aptitud definida para el suicidio hay que hallar la razón
entre la cifra global de muertes voluntarias y la población de cualquier edad y sexo. Así fueron
obtenidos los valores registrados en la tabla precedente.
Para Durkheim esto revela que se trata de un
índice característico de cada grupo social
, incluso
en lo que haya en ellos de fundamento constitutivo de cada temperamento nacional. Así sostiene
que la tasa social de suicidios es el resultado de
factores que actúan sobre el grupo
y no sobre
individuos considerados aisladamente.
Por consiguiente, puede formularse el problema que se investiga:
¿Cuáles son los
factores
que determinan la
tasa social de suicidios
?
Podríamos preguntarnos dónde reside entonces la preocupación por definir el suicidio si su
consideración social lo presenta como un índice estadístico. ¿A qué fines satisface la definición
de suicidio entendido como "cualquier tipo de muerte que resulta de un acto positivo o negativo
que la misma víctima realizó sabiendo que debía producirse ese resultado"? (Durkheim 1897:
16).
Aclaremos que las observaciones documentales realizadas por Durkheim no cuestionan los
procedimientos de recolección de información. Esto es, Durkheim trabaja con datos secundarios.
Si fuera de otro modo, se apreciaría mejor la utilidad de la definición del concepto, ya que
entonces serviría en la contabilidad del fenómeno, es decir, en el proceso de recolección de
información.
Pero, el proyecto de Durkheim sigue el hilo conductor del suicidio entendido como fenómeno
social. La definición antedicha, de carácter operacional, ya que se trata de una secuencia de
actos observables, tiene para Durkheim "la ventaja de prevenir contra las aproximaciones
engañosas o las exclusiones arbitrarias" y además "nos ofrece una idea del lugar que los
suicidios ocupan en el conjunto de la vida moral" (Durkheim 1897: 17).
3) La Operacionalización de las Variables
3.1
Formulación de la Hipótesis General
A los
factores
o
causas
que determinan la tasa social de suicidio, Durkheim los clasifica en
extrasociales
y
sociales.
Su indagación se enfrenta con los problemas de la causalidad: una o varias causas para los
mismos efectos, individualizar las relaciones espúreas, la presencia de variables intervinientes
no descubiertas, la interdependencia, etc.
Por otra parte, las investigaciones realizadas sobre el suicidio en otras ramas del saber,
particularmente en la medicina y el derecho durante la primera mitad del siglo XIX, se
distinguían según la respuesta que -como dice Hacking- se diera a la pregunta de si el suicidio es
una clase de locura. Agregado a esto la abundancia de estadísticas sobre el fenómeno no hacían
más que verificar la realidad de las regularidades halladas. "Los científicos no sólo descubrían
leyes estadísticas sobre suicidios (.
..) sino que también pensaban que había una explicación de
la naturaleza de la ley estadística que tenía que ver con el determinismo (.
..). Tratábase de una
mitología de la causalidad" (Hacking 1991:112).
Los
factores extrasociales
(como las disposiciones órgano - psíquicas que le permiten considerar
diversos estados psicopáticos y aún estados psicológicos normales vinculados a la raza y la
herencia, junto a características del medio físico como el clima, geografía, temperatura,
estaciones del año, momentos del día) no pueden dar cuenta de la tasa social de suicidio y, por
tanto, deben quedar fuera de consideración.
Con respecto a los
factores sociales
, dice Durkheim: "Por eliminación, resulta que el suicidio
debe depender necesariamente de
causas sociales
y constituir por esto un fenómeno colectivo.
(...) No hay que olvidar que lo que nosotros estudiamos es la cifra social de los suicidios. (.
..) Es
preciso tomar como objeto directo del análisis la cifra social, e ir del todo a las partes"
(Durkheim 1897: 113).
Pero entonces, ¿adónde buscar las causas? Tal vez el sentido común nos podría conducir a
buscarlas en los registros judiciales y extraerlas de la columna "motivos presuntos" del suicidio.
Pero, los "motivos presuntos de los suicidios" sólo nos brindan una estadística de las opiniones
que se forman los sujetos, a menudo subalternos, encargados de registrarlos. Y, además,
encontraríamos motivos tales como: "pérdidas de dinero", "problemas de familia", "inclinación
por la bebida", etc. Estas razones no son las verdaderas causas, ya que las mismas estadísticas
ofrecen, para cada categoría de motivos, los mismos valores porcentuales en diferentes países,
siendo que los valores absolutos presentan las variaciones más considerables. Por lo tanto, las
razones que se dan del suicidio o que el suicida se da a sí mismo para explicar su acto (por
ejemplo, en las "cartas al juez") son, por lo general, tan sólo sus causas aparentes.
En consecuencia, una clasificación morfológica del suicidio es impracticable y, sobre todo, si así
se quisiera, por ausencia de documentación. Además, "sólo puede haber tipos diferentes de
suicidios en cuanto sean diferentes las causas de que dependan. (.
..) Toda distinción específica,
comprobada en las causas, implica, pues, una distinción semejante entre los efectos. En
consecuencia, podemos constituir los tipos sociales del suicidio clasificándolos, no directamente y
según sus caracteres previamente descritos, sino ordenando las causas que los producen"
(Durkheim 1897: 114). Así obtendremos primero una clasificación etiológica y, sobre esta base,
podremos construir la anterior.
Para buscar las verdaderas causas habrá que observar cuáles son los
estados de los diferentes
medios sociales
en función de los cuales varía la tasa de suicidio. Para Durkheim, cada
sociedad
predispone, en mayor o menor medida, a sus miembros al suicidio, aunque éste sea un acto
voluntario y, con mucha frecuencia, individual. Esto lo lleva a formular la siguiente
hipótesis
general
:
El
grado de cohesión social
de una sociedad está en relación inversa a
la tasa social de
suicidios
.
3.2
Deducción de los Indicadores de cada Dimensión
Uno de los abordajes metodológicos más frecuente, presenta las dimensiones e indicadores de la
variable teórica, como el resultado de un proceso que vincula la teoría con los hechos
observables, mediante la explicitación o no de procesos deductivos inherentes. Operacionalizar
la variable teórica es someterla a contrastación empírica.
Es importante entender entonces cómo es que se eligen para su indagación instituciones sociales
y no por ejemplo, clases sociales. Durkheim parte de lo instituido, y cuando se refiere a la
génesis de la norma, si bien descubre la existencia de intereses no llega a conceptualizar las
relaciones de poder. Para comprender este aspecto habrá que recurrir a la concepción del autor.
"La mayoría de las instituciones sociales nos han sido legadas ya hechas por las generaciones
anteriores, sin que hayamos tomado parte en su formación y, en consecuencia, no es
interrogándonos acerca de su formación como podríamos descubrir las causas que las
engendraron" (Durkheim 1895: 13).
Durkheim dirá que el grado de cohesión o de desintegración social puede ser analizado en los
siguientes grupos sociales: las confesiones religiosas, la familia, la sociedad política y los grupos
profesionales.
Excedería los límites de este trabajo analizar en detalle cada una de ellas y, por otra parte, es
suficiente considerar sólo una para observar que el camino metodológico utilizado por Durkheim
es el mismo en cada caso.
En consecuencia, vamos a elegir el
grado de cohesión de las confesiones religiosas
.
Observemos la siguiente tabla:
Suicidios en los diferentes países por un millón de sujetos de cada confesión
Protestantes Católicos Judíos
Austria (1852-59)
79.5
51.3
20.7
Prusia (1849-55)
159.9
49.6
46.4
Baden (1852-62)
139
117
87
Baviera (1844-56)
135.4
49.1
105.9
Wurtemberg (1846-60)
113.5
79.9
65.6
De estos datos, Durkheim observa que:
1. Por todas partes, sin excepción, los protestantes producen mayor número de
suicidios que los fieles de otros cultos.
2. Los judíos tienen una tendencia al suicidio siempre menor que la de los
protestantes y, generalmente, es también inferior, aunque en menor proporción,
a la de los católicos.
Ahora bien, ¿cómo explicar estos resultados?
En primer lugar, podría decirse que el judaísmo es la confesión religiosa que produce las tasas
más bajas de suicidios porque: las
confesiones minoritarias
tienen que luchar contra la hostilidad
de las otras que están en mayoría y se ven obligadas para mantenerse a ejercer sobre sí mismas
una vigilancia severa y una disciplina particularmente rigurosa. A tal punto esto es así que
cuando el protestantismo es minoría su tendencia al suicidio disminuye.
Pero esta explicación no será suficiente para dar cuenta de la situación respectiva entre
protestantes y católicos. Y se ha comprobado que los protestantes -como dijimos- se matan
mucho más que los católicos.
En segundo lugar, si tratáramos de buscar la diferencia en
el dogma religioso
veríamos que
ambas religiones (protestante y católica) tienen los mismos preceptos (prohíben expresamente
el suicidio) y que, además, el judaísmo, no lo prohíbe de modo expreso y, sin embargo, tiene los
valores más bajos de suicidios.
Por consiguiente,
los indicadores
relevantes de esta dimensión para la tasa social de suicidios
son:
El libre examen
La importancia numérica del clero
Práctica común de numerosos ritos
Carácter legal o no de numerosas prescripciones religiosas
Influencia de la religión en la vida cotidiana: gusto por la instrucción y por la ciencia
Veamos entonces cómo se confrontan con los hechos cada una de ellas.
El
libre examen
se refiere al grado de libertad que los fieles de cada confesión tienen para
examinar por sí solos los textos sagrados. Es admitido por el protestantismo con mayor
extensión que por el catolicismo. Y lo que mejor afirma la libertad de examen proclamada por
los fundadores de la Reforma es la
multiplicidad creciente de sectas
de todas clases que
contrastan con la unidad indivisible de la Iglesia Católica. Por lo tanto, la inclinación del
protestantismo por el suicidio debe estar en relación con el espíritu de libre examen que anima
esta religión.
Pero el libre examen no es otra cosa que la consecuencia de la
decadencia de las creencias
tradicionales
. Por esta razón el libre examen se agota cuando el pensamiento y la acción se
aceptan en forma de hábitos automáticos y sólo se despierta cuando dichos hábitos se
desorganizan para reivindicar sus derechos contra la opinión común (tradicional). Por eso el libre
examen una vez proclamado
multiplica los cismas
. Y esto es así porque de ellos deriva.
La
importancia numérica del clero
es otro indicador de cohesión religiosa. Los católicos
poseen un sistema jerarquizado de autoridades para conservar la tradición; todo lo que
constituye variación causa horror al pensamiento católico. El clero protestante (salvo el
anglicanismo inglés) no posee jerarquías: el sacerdote (o mejor, el pastor) no depende más que
de él mismo y de su conciencia, como el fiel.
Por lo tanto en todas partes el clero católico es mucho más considerable que el clero reformado.
Y esto es así porque la interpretación del dogma no se abandona a las conciencias individuales y
debe por tanto aumentar el número de autoridades competentes para su interpretación. Por eso
si el protestantismo no produce en Inglaterra los mismos efectos que en el continente es porque
la sociedad religiosa está más fuertemente constituida y por ello se asemeja a la Iglesia Católica.
La
práctica común de numerosos ritos
es algo mucho mayor en los católicos que en los
protestantes. Una sociedad religiosa no existe sin un credo colectivo y es tanto más única y más
fuerte cuanto más extendido esté ese credo; y socializa a los hombres mejor cuanto más vasto y
más sólidamente constituido esté ese cuerpo de doctrina.
Con el mismo argumento puede explicarse la situación del judaísmo. Las persecuciones
seculares contra ellos crearon sentimientos de particular energía. En consecuencia, cada
comunidad es una pequeña sociedad, compacta y coherente, que tiene un sentimiento muy vivo
de ella misma y de unidad. Y por esto también la Iglesia Judía resulta ser la más fuertemente
concentrada. El judaísmo, en efecto, consiste esencialmente en un cuerpo de doctrina que
reglamenta de un modo minucioso todos los detalles de la existencia y deja muy poco lugar al
juicio individual.
El
carácter legal o no de numerosas prescripciones religiosas:
es en el judaísmo donde la
cantidad de prescripciones es mayor, seguidos por los católicos y mucho más lejos por los
protestantes. De aquí que la cohesión religiosa resultante esté en razón directa a dichas
prescripciones.
Por último, en cuanto a la
influencia de la religión en la vida cotidiana
, Durkheim sostiene
que el gusto por el libre examen no puede despertarse sin ir acompañado del
gusto por la
instrucción
y por la ciencia
. Y la ciencia no es sino la forma más elevada de la conciencia
esclarecida.
En consecuencia, el gusto por la instrucción debe ser más vivo en los protestantes que en los
católicos. Pero Durkheim advierte que si se trata de la instrucción científica esto no se confirma
ya que la ciencia se halla igualmente extendida en países protestantes y católicos. Lo que sí la
confirma es
la instrucción popular
. En estos casos, en los pueblos protestantes la cantidad de
niños de 6 a 12 años que asisten a la escuela revela una media superior a los católicos.
Pero, de todas las confesiones religiosas, el judaísmo es aquella en la que hay menos suicidios
siendo que no hay otra confesión en que la instrucción esté tan extendida. Se sabe que en
cuanto a la instrucción recibida los judíos están por lo menos al mismo nivel que los protestantes
y sobre todo en la enseñanza superior. Esto pareciera ser un hecho disconfirmatorio. Sin
embargo, si el judío encuentra medios de ser a la vez más instruido y muy débilmente inclinado
al suicidio es porque con ello pretende compensar la situación desventajosa en que se
encuentra.
4. Conclusiones
En cuanto al proceso de operacionalización y al recorrido que hemos efectuado en su despliegue,
se revelan distintas vías de abordaje en función de la complejidad misma de dicho proceso. En él
pueden advertirse, más allá del esqueleto metodológico, cuestiones epistemológicas, filosóficas,
históricas y morales.
El esqueleto metodológico supone relaciones lógicas entre las partes. Desde este ángulo puede
mostrarse, como dijimos, el proceso de operacionalización como una exigencia de puesta a
prueba de la teoría.
Pero la construcción de una teoría tiene conexiones ineludibles con la situación histórico – social
en que se elabora. Máxime cuando se consideran períodos de rupturas de enfoques analíticos del
problema y de constitución de nuevas disciplinas y distintas estrategias.
No podemos ignorar la importancia que tienen las elaboraciones realizadas en el campo de la
medicina (especialmente, la fisiología y la patología, en cuanto a consideraciones sobre la salud
y la enfermedad, en estrecha correspondencia con lo normal y lo patológico).
Como decía Comte, "el método no es susceptible de ser estudiado separadamente de los
trabajos a los que se aplica" (Comte 1981:59).
Bibliografía
Durkheim, Emile. (1897) 1999.
El Suicidio
. México: Ediciones Coyoacán. 5ta. Edición.
Durkheim, Emile. (1895) 1965.
Las Reglas del Método Sociológico
. Buenos Aires: Editorial
Shapire.
Hacking, Ian. 1991.
La Domesticación del Azar
. Barcelona: Editorial Gedisa.
Comte, Auguste. 1981.
Curso de Filosofía Positiva
. Buenos Aires: Editorial Aguilar. 2da. Edición.
logo_pie_uaemex.mx