Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
iv
CIENCIA ergo sum, Vol. 16-2, julio-octubre 2009. Universidad Autónoma del Estado de México, Toluca, México. Pp. iv-x.
* Grupo de investigación Redalyc, Facultad de
Ciencias Políticas y Sociales, Universidad
Autónoma del Estado de México, México.
Correo electrónico: eaguadol@uaemex.mx
rrogels@uaemex.mx
Las revistas multidiciplinarias como medios de
exposición del trabajo en colaboración:
CIENCIA
ergo sum
, 1999-2006
Eduardo Aguado-López*
Rosario Rogel-Salazar*
Introducción
La comunicación científica es un eje sustantivo en la genera-
ción de conocimiento. Su trascendencia la ha convertido en
objeto de múltiples estudios para comprender su dinámica
y repercutir en ella. Una de esas perspectivas de análisis se
enfoca a analizar los procesos de comunicación al interior
de las comunidades científicas; pues si se parte de reconocer
que para que un conocimiento generado por un investigador
(o un grupo de ellos) sea considerado válido, éste debe ser
previamente dado a conocer a los pares académicos quienes
respaldarán o no las aportaciones realizadas. Es precisamente
ese diálogo que se ha legitimado como el canal que permite
la retroalimentación y fortalecimiento de la generación de
conocimiento.
Actualmente —gracias al uso generalizado de las nuevas
tecnologías— los canales de difusión tanto de los tradicio
-
nales medios en papel, como de los electrónicos se han
diversificado, al tiempo que han incrementado su cantidad
y renovado sus audiencias. No obstante, las revistas cientí-
ficas continúan siendo el principal medio de comunicación
entre especialistas ya que al publicarse con una periodicidad
establecida, además de contribuir a consolidar comunidades
de especialistas en torno a temas específicos, permite generar
indicadores bibliométricos acerca del posicionamiento que
en determinado lapso puede lograr un órgano de difusión
al interior de la comunidad académica a la que sirve. De
hecho, diversos estudios (véase por ejemplo Alonso-Arroyo
et al
., 2005) han advertido que una mayor colaboración
autoral redunda en mayor visibilidad; por ello, cada vez más
revistas especializadas procuran incluir trabajos firmados por
investigadores que trabajan en colaboración con otros.
Al ser las revistas especializadas el medio de comunicación
científica por antonomasia, los organismos que las editan
procuran posicionarlas como referentes en su ámbito
disciplinar. Pero ¿cuáles son los aspectos que les permiten
obtener mayor visibilidad e impacto?, ¿se deben valorar
las revistas de la misma forma sin importar su enfoque
disciplinar?, ¿existen diferencias significativas entre ellas de
acuerdo con su perfil?
Sin duda, preguntas como éstas pueden ser abordadas desde
diversos enfoques. En este caso, y en un contexto en el que
se busca la mayor especialización posible cuando de edición
de revistas científicas se trata, consideramos relevante ana-
lizar los patrones de producción y colaboración científica
en una revista multidisciplinar y contrastar sus resultados
con otras de enfoque más especializado en el ámbito de las
ciencias sociales y humanas.
Para llevar a cabo el ejercicio comparativo, y con la fina-
lidad de no sesgar los resultados en razón de las diversas
políticas editoriales o entornos institucionales, optamos por
seleccionar revistas editadas por la misma casa editorial, en
este caso la Universidad Autónoma del Estado de México
(
U A E M
), como ejemplo de revista multidisciplinar seleccio-
namos
CIENCIA ergo sum
, y optamos por comparar sus
resultados con los documentos publicados por las revistas:
Contribuciones desde
Coatepec, Convergencia, Papeles de
Población y Quivera.
El objetivo es identificar las fortalezas y debilidades de la
principal publicación objeto de estudio, tanto en el análisis
particular como con respecto a sus similares. Se parte del
supuesto de que el perfil y objetivo de las revistas determinan
en gran medida su situación con respecto a los indicado-
res generales que sirven para valorar su desempeño. Así,
mientras que las revistas enfocadas a las ciencias sociales y
humanas podrían reflejar la tendencia al trabajo individual,
las multidisciplinarias se inclinarían por la publicación de
trabajos en colaboración.
Agradecemos al Mtro. Alejandro Velázquez Álvarez su
valiosa contribución en el desarrollo de las redes de
colaboración que se presentan en este artículo.
v
CIENCIA ergo sum, Vol. 16-2, julio-octubre 2009.
D
O S S I E R
E S P E C I A L
A N I V E R S A R I O
1.
Un ejemplo de ello es la práctica relativamente exten-
dida entre las disciplinas sociales y humanas de editar
libros compilados, donde si bien un conjunto de per-
sonas reúnen sus resultados de investigación, por lo
general no se trata de investigaciones desarrolladas
en conjunto. Por el contrario, muchas veces cada uno
de los capítulos es escrito de forma individual y no es
extraño que, en algunos casos, los autores no sólo no
se conozcan entre ellos, sino que incluso no conoz-
can el contenido del resto de los capítulos hasta tener
el libro en sus manos. Con esto no pretendemos me-
noscabar el importante papel que juegan los libros en
la investigación social, sólo nos interesa señalar cier-
tas prácticas (que en todo caso no son generalizables)
a modo de auto-observación.
2.
Los programas utilizados integran un software RL
que permite visualizar las relaciones entre los ac-
tores que integran la base de datos. Son particu-
larmente útiles para el establecimiento de redes de
colaboración, ya que funcionan como referencia
en la generación gráfica de las conexiones entre
elementos heterogéneos como autor, país, univer-
sidad y centros de investigación.
1. El papel de las revistas
multidisciplinarias en la
comunicación científica
De entre los múltiples canales que
existen para comunicar resultados de
investigación las revistas científicas
son consideradas el principal medio
de comunicación entre expertos. Y si
bien los libros —ya sean monografías o
compilaciones— constituyen un impor
-
tante canal de comunicación científica
sobre todo para las disciplinas sociales
y humanas, su uso es menos extendido
entre las áreas naturales y exactas. El uso
diferencial de las revistas en función
del ámbito disciplinar es analizado por
Rubio (1999), quien afirma que mien-
tras en las ciencias naturales y exactas
la mayor parte de la difusión se hace a
través de revistas, en las ciencias sociales
y humanas su uso entra en competencia
con el de la monografía.
Estas tendencias diferenciales entre áreas
del conocimiento también se advierten
en las relaciones de colaboración. Por
sus particulares formas de trabajo, las
comunidades científicas vinculadas
con las disciplinas naturales y exactas
tienden a desarrollar prácticas que
fomentan el trabajo colectivo, de ahí
que sea común la conformación de
grupos de investigación y la consecuente
publicación en colaboración. Por su
parte, los miembros de las comunidades
disciplinares vinculadas a las ciencias
sociales y humanas, por muchos años
han privilegiado el trabajo en solitario y,
por lo tanto, sus estilos de publicación
fomentan la individualidad.
No obstante, la definición de la
política científica en el mundo
tiende a privilegiar el trabajo en
colaboración sobre el individual y
ello, incluso, ha llevado al diseño
de instrumentos que inducen a los
académicos a conformar grupos de
investigación, pues de ello depende
no sólo un mayor flujo de recursos
para la investigación, sino particu-
larmente una mayor ponderación
en la evaluación del trabajo que se
desarrolla en colectivo y ello tiene
efectos directos en los montos de las
becas de productividad que, hoy por
hoy, constituyen el principal comple-
mento salarial de los académicos.
Por su parte, el creciente impulso a la
investigación de carácter multidiscipli-
nar no sólo responde a las tendencias
que marcan las políticas científicas de
los diversos países del orbe, también se
relaciona con una necesidad que se ha
advertido desde dentro de la práctica
científica, que actualmente transita
por vertientes analíticas que exigen la
incorporación de puntos de vista de
diversas disciplinas.
Siendo esto así, los miembros de las
comunidades científicas vinculados a
las disciplinas sociales y humanas se
han visto en la necesidad de integrar
grupos de investigación —pues ello
constituye una exigencia adminis
-
trativa— sin embargo, al parecer, sus
prácticas tanto de pesquisa como de
publicación continúan privilegiando
el trabajo individual.
1
Por su parte, las revistas de corte multidis-
ciplinar, que dan cabida a documentos
de investigación vinculados tanto con
las llamadas ciencias naturales y exactas
como con las sociales y humanas, se ca-
racterizan por tener una cartera temática
amplia en la que se cambia especificidad
por diversidad. Los tecnicismos son limi-
tados a lo indispensable con el propósito
de que una mayor parte de los lectores
tengan comprensión del texto, a pesar de
no ser especialistas.
Sin duda, tal como señala Laufer
(2006), las publicaciones académicas
son reflejo de las comunidades a las
que van dirigidas, la mayor parte son
especializadas, pero en un contexto
en el que el trabajo es cada vez más
diverso, las multidisciplinarias se
perfilan como una opción que tiende
puentes entre la experimentación y
formulación de teorías que constituyen
el nuevo conocimiento y su utilización
en beneficio de la sociedad.
2. Metodología
Nuestro análisis se realizó a partir de
información extraída de la base de datos
de la Red de Revistas Científicas de Amé-
rica Latina, el Caribe, España y Portugal
(Redalyc,
www.redalyc.org
), sistema de
información científica que permite
consultar tanto el contenido a texto
completo de las publicaciones incluidas,
como indicadores bibliométricos y de
uso de las revistas de su acervo.
En principio se obtuvieron los docu-
mentos citables publicados en la revista
CIENCIA ergo sum
en el periodo que
va de 1999 a 2006. Con la información
inicial se realizó un exhaustivo proceso
de depuración en el que se homologa-
ron los nombres de las instituciones de
adscripción de los autores y, con la ayu-
da de Internet, se localizaron los datos
faltantes. Una vez que la información
inicial estuvo homologada, se procedió
al uso de programas específicos para el
análisis de los datos.
2
A partir de los datos iniciales, se
generaron indicadores resumen por
año, tipo y participación. Los indi-
vi
A
G U A D O
-L
Ó P E Z
, E.
Y
R
O G E L
-S
A L A Z A R
, R.
L
A S
R E V I S T A S
MULTIDISCIPLINARIAS
C O M O
M E D I O S
D E
E X P O S I C I Ó N
...
cadores de colaboración científica se
calcularon por medio de matrices del
tipo 1 y 2. Un lector cuidadoso podrá
advertir que este sistema prácticamente
duplica la cantidad de “asignaciones
del documento”. Esto es debido a que
algunos artículos son firmados por
más de un autor y que en algunos ca-
sos los autores coinciden en la misma
adscripción institucional, pero en otros
no; por ello, la cantidad de artículos
publicados siempre será menor que la
cantidad de instituciones de adscrip-
ción y de autores.
Este mismo procedimiento se aplicó
a las cuatro revistas que fueron selec-
cionadas para hacer la comparación
(véase cuadro 1).
Revista
CIENCIA ergo
sum
Contribuciones
desde Coatepec
Convergencia
Papeles de
Población
Quivera
Año
de creación
1994
1998
1994
1994
1998
Temática
Publica artículos científcos en las áreas
sociales, humanas y de la conducta, salud
humana, de la tierra y de la atmósfera,
aplicadas, naturales y exactas, biológicas
del mar y limnología. Cuenta con un es-
pacio para divulgación, donde se publican
reFexiones y ensayos científcos, poesía
y literatura.
Difunde creación artística y resultados
de investigación en filosofía, estudios
lingüísticos y literarios, historia, estudios
latinoamericanos, ciencias de la informa-
ción documental y ciencias sociales.
Publica artículos referentes a análisis o
polémicas sobre teorías contemporáneas,
hechos sociales o debates actuales, que
enriquezcan y ofrezcan una nueva pers-
pectiva teórica a las diversas disciplinas
de las ciencias sociales.
Se especializa en temas de población, de
carácter abierto y multidisciplinario que
sirve de enlace entre comunidades diver-
sas: demógrafos, economistas, sociólogos,
urbanistas, antropólogos y médicos.
Publica artículos referentes a estudios
territoriales, urbanos, regionales, ambien-
tales y sociales.
Periodicidad
Cuatrimestral
Semestral
Cuatrimestral
Trimestral
Semestral
Organismo académico
que la edita
Secretaría de Difusión
Cultural
Facultad de Humanidades
y Centro de Investigaciones
en Ciencias Sociales y
Humanidades
Centro de Investigación
y Estudios Avanzados de
la Facultad de Ciencias
Políticas y Sociales
Centro de Investigación y
Estudios Avanzados de la
Población
Centro de Investigación
y Estudios Avanzados en
Planeación Territorial de
la Facultad de Planeación
Urbana y Regional
Periodo de estudio
Textos publicados
entre 1999 y 2006
Textos publicados
entre 2005 y 2006
Cuadro 1.
Principales características de las revistas analizadas.
Nacionalidad
Argentina
Canadá
Chile
Cuba
España
Estados Unidos
México
Rusia
No se conoce
Total
Instituciones
5
5
2
3
9
4
42
2
2
74
%
6.8
6.8
2.7
4.1
12.2
5.4
56.8
2.7
2.7
100.0
Autores
7
13
2
17
16
4
284
2
52
397
%
1.8
3.3
0.5
4.3
4.0
1.0
71.5
0.5
13.1
100.0
Adscripciones
8
24
2
28
21
5
440
2
65
595
%
1.3
4.0
0.3
4.7
3.5
0.8
73.9
0.3
10.9
100.0
Cuadro 2.
Patrones generales de producción científca.
Fuente: Aguado, Rogel y Velázquez, 2008.
3. Patrones generales de producción
científica
En ocho años de trabajo —de 1999 a
2006— la revista
CIENCIA ergo sum
ha publicado 333 documentos, en los
que participaron 74 instituciones y 397
autores; lo que suma 595 adscripciones
(véase cuadro 2).
vii
CIENCIA ergo sum, Vol. 16-2, julio-octubre 2009.
D
O S S I E R
E S P E C I A L
A N I V E R S A R I O
La revista analizada es un medio de
difusión de la ciencia que ha dado
cabida a 284 autores mexicanos, pro
-
cedentes de 42 instituciones mexicanas
diferentes; lo cual la posiciona como
un medio evidentemente nacional.
CIENCIA ergo sum
ha publicado
trabajos provenientes de siete países
diferentes, sin contar los aglutinados
en el rubro “no se conoce”. Se advierte
un predominio de la participación pro-
veniente de países de habla hispana.
La naturaleza nacional de la publica-
ción se advierte con mayor claridad en
el gráfico 1, en el cual se pone de mani-
fiesto que, además de tener un arraigo
por la producción
mexicana, lo hace
preferentemente con documentos de la
propia institución que la edita.
Además de la
U A E M
, siete organismos
obtuvieron un porcentaje significativo,
entre los que se cuentan la Universidad
Nacional Autónoma de México —la
casa de estudios más importante del
país—, y dos extranjeras, el Centro de
Investigaciones del Petróleo, de Cuba,
y la Universidad de Québec, Canadá.
Porcentualmente el segundo sitio se
ubica en el rubro “otras institucio
-
nes”, pero su importancia disminuye
sensiblemente al notar que incluye a
65 de ellas.
4. Indicadores generales de produc-
ción científica
En promedio, se publicaron al año 42
trabajos, con la participación de 13
instituciones nacionales, 8 extranjeras,
20 autores internacionales y 55 nacio-
nales, con la intervención de 6 países.
El punto más alto en la mayoría de
indicadores se ubica en el año 2005, el
mínimo en 1999. Aunque los extremos
dan una idea de incremento conforme
transcurrieron los años, el 2006 se
caracterizó por romper esa pauta con
una baja significativa en todos los
indicadores.
De los indicadores generales se derivan
las primeras redes de colaboración
(véase gráfico 2), México y
N
/
C
se po-
sicionan como los nodos principales
en torno a los cuales se desarrollan las
relaciones de colaboración. El tamaño
de las banderas (nodos) indica el grado
de colaboración de cada uno, así, los
más grandes son aquellos que tienen la
colaboración más alta, lo mismo suce-
de con el grosor de la línea de unión,
a mayor anchura, más participaciones
conjuntas han tenido.
El único país con el que México no
tiene relación es Rusia, nación que
aparece por intermediación de
N
/
C
,
lo mismo sucede entre éste y Estados
Unidos. Contraviniendo la tendencia
general de colaborar entre países que
comparten el idioma, Canadá se ubicó
como un nodo de media colaboración
que participó con los dos principales
y afianzó el canal de intercambio con
España. A pesar de la estrecha relación
que guardan México y Cuba, el segun
-
do se posicionó entre las naciones de
baja colaboración. Destaca el hecho de
Gráfco 1.
Participación en la producción científca por instituciones.
Fuente: Aguado, Rogel y Velázquez, 2008.
Gráfco 2.
Red de colaboración entre países.
Fuente: Aguado Rogel y Velázquez, 2008.
que 86.5% de los documentos fueron
hechos por un país, 12.3% por dos y
sólo 1.2% por tres.
El grado de intermediación en térmi-
nos de redes explica las veces que un
nodo conecta a otros. Para los trabajos
publicados en colaboración, el grado
de intermediación de los tres nodos
principales (
U A E M
,
U N A M
Y
N
/
C
) da
cuenta de su intervención en la publi-
cación de trabajos, esto implica que la
mayoría de los documentos firmados
por más de una institución lo hicieron
entre alguna de las participantes y una
de las tres centrales, como se muestra
en el gráfico 3.
El gráfico 3 sólo muestra a los docu-
mentos en colaboración de más de una
institución. La posición de los nodos
depende de su grado de intermedia-
ción. La red en su conjunto presenta
una intermediación de 42.7%. Esto es
que casi la mitad de los documentos
viii
A
G U A D O
-L
Ó P E Z
, E.
Y
R
O G E L
-S
A L A Z A R
, R.
L
A S
R E V I S T A S
MULTIDISCIPLINARIAS
C O M O
M E D I O S
D E
E X P O S I C I Ó N
...
han sido firmados por una institución.
El nodo de
N
/
C
presenta el índice de
intermediación más elevado.
Con respecto a la participación au-
toral se encontró que la suma de los
firmantes en el periodo ascendió a 397,
60.4% fueron elaborados de manera
individual y 39.6% en cooperación de
dos y hasta diez autores.
El cuadro 4 expone el patrón de pro
-
ducción y colaboración de los autores.
Destaca que 63 documentos fueron
realizados con la colaboración de dos
autores y que sólo seis autores (los más
productivos) produjeron entre siete y
once documentos.
En general, con respecto a este punto, se
encontró que la colaboración más alta
corresponde a los autores que han publi-
cado una o dos veces como máximo en
la revista analizada; mientras que, por
su parte, los autores con más artículos
publicados en la misma revista lo hacen
siempre de manera individual.
5. Indicadores generales de cola-
boración
En el cuadro 5 se muestran los indi-
cadores generales de colaboración en
los tres niveles de análisis: entre países,
instituciones y autores. Se observa que el
porcentaje de trabajos en colaboración
entre países alcanza 13.5%, en insti-
tuciones es de 24.3% y entre autores
de 39.6 por ciento. Estos resultados
indican que a medida que aumenta la
profundidad en el análisis, la colabora-
ción científica hace lo propio.
No obstante que los documentos en
colaboración entre instituciones y, par-
ticularmente entre autores representan
porcentajes considerables, es necesario
reflexionar en torno al tipo de cola
-
boración; es decir, si es internacional,
bilateral o nacional. En el gráfico 4
se observa el tipo de participación de
las instituciones y autores por años
de publicación. Nótese que no existió
ninguna colaboración de tipo inter-
nacional en los dos primeros años del
periodo analizado (1999 y 2000), en
contraparte, el año de mayor coopera-
Un documento
2 documentos
3-4 documentos
5-6 documentos
7-11 documentos
Total documentos
% documentos
Un
autor
65
40
44
18
34
201
60.4
2
autores
41
20
13
10
10
63
18.9
3-4
autores
48
21
15
6
12
53
15.9
5-6
autores
12
6
1
1
12
3.6
7-10
autores
4
3
1
4
1.2
Total
autores
299
61
24
7
6
%
autores
75.3
15.4
6.0
1.8
1.5
Cuadro 4.
Matriz de relaciones autores/documentos.
% trabajos
individuales
86.5
75.7
60.4
Concepto
Países
Instituciones
Autores
Frecuencia
9
74
397
Trabajos en
colaboración
45
81
132
% trabajos en
colaboración
13.5
24.3
39.6
Trabajos
individuales
288
252
201
Cuadro 5.
Indicadores generales de colaboración científca.
Elaboración propia con datos de
CIENCIA ergo sum
, 1999-2006.
Total
países
3
8
7
6
6
5
7
6
48
A.P.
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
Total
Total
trabajos
33
44
43
42
41
46
50
34
333
Instituciones
nacionales
7
14
14
12
12
19
11
11
100
Instituciones
internacionales
3
8
8
7
8
6
13
8
61
Total
10
22
22
19
20
25
24
19
161
Autores
internacionales
21
21
19
19
14
25
27
10
156
Autores
nacionales
45
57
56
64
47
60
67
43
439
Cuadro 3.
Indicadores generales de producción científca (Frecuencias).
Total
66
78
75
83
61
85
94
53
595
Fuente: Aguado, Rogel y Velázquez, 2008.
A.P.: Año de publicación.
Gráfco 4 .
Tipo de colaboración entre instituciones por año.
2006
2005
2004
2003
2002
2001
2000
1999
Internacional
Bilateral
Nacional
33.3
21.4
10.0
14.3
30.0
6.7
54.5
50.0
33.3
33.3
42.9
35.7
60.0
30.0
28.6
57.1
30.0
40.0
60.0
33.3
45.5
50.0
Fuente: Elaboración propia con base en información del Sistema Redalyc.
Gráfco 3.
Red de colaboración instituciones-documentos.
Fuente: Elaboración propia con datos de CIENCIA
ergo sum
, 1999-2006.
Instituciones 25
Documentos 80
UAEM
0.421
UNAM
0.153
C/N
0.443
ix
CIENCIA ergo sum, Vol. 16-2, julio-octubre 2009.
D
O S S I E R
E S P E C I A L
A N I V E R S A R I O
ción fue 2006.
El año 2006 se destacó por ser
sui
generis
, por un lado implicó una rup-
tura con respecto a la dinámica que
alcanzó su punto máximo en el 2005
y, por el otro, fue el que registró una
mayor colaboración en los términos
aquí expuestos.
6. Análisis comparativo
Hasta este punto se expuso la situa
-
ción de la revista
CIENCIA ergo
sum
en el periodo que va de 1999 a
2006. Para el análisis comparativo se
retoman sólo los años 2005 y 2006,
que consideramos representativos
de la tendencia general de la publi-
cación en el periodo anteriormente
analizado.
El ejercicio comparativo muestra los
patrones de producción científica
de las cinco revistas analizadas. Es
aquí donde se observa que la revista
CIENCIA ergo sum
destacó por ser
la publicación que mayor cantidad de
adscripciones registró en el periodo
analizado; no obstante, se colocó en
el segundo lugar en cuanto a canti-
dad de documentos publicados. Por
su parte, en lo relacionado con la
cantidad de instituciones y países se
ubicó en la tercera posición (véase
cuadro 6).
A partir de la investigación realizada
se logró advertir que poco menos de
la tercera parte de los documentos
publicados entre 2005 y 2006 por
las cinco revistas analizadas fue
firmado en colaboración. Esto, sin
duda, responde a las tendencias antes
mencionadas de privilegiar el trabajo
individual en las disciplinas sociales
y humanas. De hecho, la mayoría de
los trabajos escritos en colaboración
fue publicado en la revista multidis-
ciplinar
CIENCIA ergo sum
. Por
su parte, fue esta misma revista la
que registró los mayores índices de
colaboración; sin embargo, esto es
así debido a que tuvo una menor
cantidad de documentos publica-
dos, a pesar de contar con la misma
cantidad de autores que la revista
Pa-
peles de Población
, la cual quedó en
segundo lugar, debido a que publicó
una mayor cantidad de documentos
en el periodo analizado.
Algo similar sucede en el caso de la
cantidad de instituciones,
CIENCIA
ergo sum
registró una pequeña ven-
taja sobre
Papeles de Población
,
misma que se amplió en cuanto a la
participación de países. Esta ligera
ventaja de
CIENCIA ergo sum
frente
a
Papeles de Población
, también se
registró en el caso de colaboraciones
internacionales.
Cuando se analiza la colaboración
considerando a las instituciones que
participan se dividen en documentos
Gráfco 5.
Autores por documento por revista (porcentajes).
60.7
1.9
16.7
3.6
92.9
7.1
0
0
73.4
20.3
3.8
2.5
61.6
30.2
7
1.2
66.7
21.7
11.7
0
CIENCIA
ergo sum
Contribuciones
Convergencia
Papeles de
Población
Quivera
1 autor
2 autores
3-4 autores
5-7 autores
Revista
CIENCIA ergo sum
Contribuciones
Convergencia
Papeles de Población
Quivera
Total
2005
50
18
47
40
29
184
2006
34
24
32
46
31
167
Total
84
42
79
86
60
351
2005
94
18
61
60
37
270
2006
53
27
49
70
51
250
Total
147
45
110
130
88
520
2005
81
18
60
57
35
246
2006
48
26
48
65
48
234
Total
117
40
107
116
76
442
2006
19
9
29
25
16
73
Total
32
12
51
45
22
120
2005
7
2
6
9
4
15
2006
6
4
12
8
5
15
Total
7
5
13
12
5
18
Documentos
Adscripciones
Autores diferentes
Instituciones diferentes
Países diferentes
2005
24
5
24
30
13
72
Cuadro 6.
Patrones de producción científca por revista (Frecuencias).
Fuente: Aguado
et al
., 2009.
intercentros; es decir, aquellos hechos
con más de una firma pero provenien-
tes de una sola institución, y docu-
mentos en colaboración con más de
una institución.
CIENCIA ergo sum
y
Papeles de Población
son las revistas
que registran el mayor porcentaje de
documentos en colaboración de más
de una institución con 60.6 y 57.6%,
en este orden.
Otro factor que cobra particular
importancia en los análisis de colabo-
ración es la cantidad de firmantes por
documento.
CIENCIA ergo sum
tuvo
el menor porcentaje de documentos
individuales y los más altos en 3 a 4
y 5 a 7 autores (véase gráfico 5).
Si bien es cierto que destaca en lo to-
cante a colaboración y producción de
documentos, también es cierto que el
porcentaje de adscripciones de origen
internacional la colocó en el cuarto
sitio, escaño que conservó para el caso
de autores e instituciones. En cuanto
a procedencia de documentos de la
institución editora se encontró en el
segundo lugar para los aspectos consi-
x
A
G U A D O
-L
Ó P E Z
, E.
Y
R
O G E L
-S
A L A Z A R
, R.
L
A S
R E V I S T A S
MULTIDISCIPLINARIAS
C O M O
M E D I O S
D E
E X P O S I C I Ó N
...
derados, adscripciones y trabajos.
Conclusiones
Se estima que las publicaciones con
altos niveles de colaboración, interna-
cionalización, producción y exogamia
tendrán más posibilidades de insertarse
entre las principales de su área y, con
ello, aumentar su visibilidad.
El perfil particular de
CIENCIA ergo
sum
permitió entender que registra
Aguado-López, E.; R. Rogel Salazar y A. Veláz-
quez-Álvarez (2008). “Hacia la construcción
de una propuesta analítica para el estudio de
las redes de colaboración:
C I E N C I A
ergo sum
”,
CIENCIA ergo sum
. Año/Vol. 15, Núm. 2,
U A E M
,
México.
Alonso-Arroyo, A.; A. Pulgarín e I. Gil-Leiva
(2005). “Estudio cienciométrico de la cola
-
boración científica en la Universidad Poli-
técnica de Valencia, España”, Information
research [online], Vol. 11, Núm. 1. <http://
informationr.net/ir/11-1/paper245.html>.
altos niveles de colaboración, a pesar
de tener un alto grado de participación
de autores de la propia Institución.
Después de todo, como publicación
multidisciplinaria se constituye en un
espacio adecuado para la presentación
de trabajos con ese enfoque.
Sin embargo, a pesar de sus particula-
ridades todas las revistas se encuentran
sometidas a criterios de valoración
semejantes, de ahí la importancia de
CIENCIA ergo sum
, varios números. (1999-
2006).
U A E M
, México.
Contribuciones desde Coatepec
, varios núme-
ros. (2005-2006). Facultad de Humanidades,
Centro de Investigaciones en Ciencias Socia-
les y Humanidades,
U A E M
, México.
Convergencia
, varios números. (2005-2006).
Centro de Investigación y Estudios Avan-
zados de la Facultad de Ciencias Políticas y
Administración Pública,
U A E M
. México.
Laufer, M. (2006). “Falsas dicotomías y duali
-
dades en ciencia”,
Interciencia
[online], Vol.
v31_06/editorial.pdf>.
Papeles de Población,
varios números. (2005-2006).
Centro de Investigación y Estudios Avanzados
de la Población,
U A E M
. México.
Quivera
, varios números. (2005-2006). Centro
de Investigación y Estudios Avanzados en
Planeación Territorial de la Facultad de Pla-
neación Urbana y Regional,
U A E M
. México.
Rubio, C. (1999). “Bibliometría y ciencias socia
-
les”, Proyecto
C L I O
[online] <http://clio.redi-
ris.es/clionet/articulos/bibliometria.htm>
Bibliografía
compararlas entre sí, los datos expues
-
tos no se dimensionan hasta que son
equiparados con otros.
El ejercicio realizado en este trabajo
permitió advertir el potencial de las
publicaciones multidisciplinarias
como medios efectivos de comu-
nicación científica y de exposición
del trabajo colaborativo, foros que
deberán aplicar las políticas edito-
riales necesarias para aumentar su
logo_pie_uaemex.mx