Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Reseña
Promover la Ética: Una Necesidad
Urgente para el Desarrollo Humano
y Sostenible en América Latina
Título:
Más ética, más desarrollo.
Autor
: Bernardo Kliksberg.
Edición
: Temas [3ª. edición].
Número de páginas
: 225.
Año
: 2004.
D
esde fi na les del siglo pasado y los inicios del presente, distintos
sectores de la sociedad latinoamericana han retomado el de bate
sobre el desarrollo en una búsqueda de alternativas viables
frente a un modelo económico que se impone por encima del desarrollo
so cial y humano.
Las promesas que sustentaron el ingreso de nuestros países a un
modelo económico neoliberal se difuminaron a medida que se avanzó
en la globalización, la privatización y la liberalización de las
economías; el resultado de ello ha sido una mayor concentración de la
riqueza, exclusión so cial y vulnerabilidad, fenómenos que están
afectando a una gran parte de la población latinoamericana y que
profundizan la desigualdad y la pobreza.
Frente a ello, el descontento de la población se ha dejado sentir con
mayor fuerza y se ha manifestado en las crecientes movilizaciones de
los últimos años en demanda de gobiernos efectivos y honestos. Como
ejemplos están la reciente movilización del Ec ua dor que logró la
destitución del presidente de ese país y la de México que clamó por
procesos electorales realmente democráticos, logrando con ello
revertir el proceso de desafuero. No olvidemos los casos de Bolivia,
Perú y Ven e zuela ocurridos también en los primeros años del ac tual
siglo.
ISSN 1405-1435, UAEM, México, mayo-agosto 2005, núm. 38,
pp. 413-421
413
Como señala Kliksberg
hay una sed de ética
en toda América Latina
y eso ha fomentado que las acciones de la sociedad civil, las
investigaciones y de bates recientes sobre el desarrollo se orienten
en
ese sentido. “La exigencia por volver a discutir de ética en América
Latina forma parte de un clamor más amplio que se está extendiendo
mundialmente” (p. 11) y que está haciendo frente a un pensamiento
económico reduccionista que ha predominado du rante muchos años.
El vacío ético que existe en nuestros países y cuyo rostro más visto
ha sido el de la corrupción, es lo que ha dado lugar a esta pobreza
paradojal que de fine Kliksberg, es decir, a esa pobreza que sucede en
medio de una gran riqueza nat u ral y so cial, y de una enorme
potencialidad de sus recursos. Por lo tanto, la desigualdad y la pobreza
son producto de una injusticia histórica, de políticas irresponsables y
de abuso de poder .
El libro de Bernardo Kliksberg:
Más ética, más desarrollo
nos
conduce a reflexionar sobre estas paradojas mostrándonos la dura
realidad so cial que vive América Latina en pleno siglo XXI, pero
también invitándonos a analizar las potencialidades de desarrollo que
tenemos. Tal obra ha despertado un inusitado interés en todos los
sectores de la sociedad latinoamericana, prueba de ello es que en un
mismo año ha tenido tres ediciones: la primera en mayo, la segunda en
julio y la tercera en octubre de 2004.
Hay que decir que la discusión sobre ética aplicada al desarrollo en
los países de América Latina es reciente y se está abordando con temas
como la responsabilidad so cial y el voluntariado, a través de la
Iniciativa Interamericana de Cap i tal So cial, Ética y Desarrollo que
dirige el propio Bernardo Kliksberg y de la Red Universitaria de Ética
y Desarrollo que hace parte de la misma Iniciativa Interamericana y de
la cual soy miembro. El interés que están despertando las acciones
convocadas por ambas refleja que, efectivamente, existe una sed de
ética en la región, pero sobre todo que hay un enorme interés por
avanzar en el planteamiento de alternativas.
El libro tiene como objetivo: “(.
..) aportar elementos que permitan
enriquecer el de bate sobre la ética que comienza a perfilarse en el
continente” (p. 12). El contenido se
estructura en cuatro par tes, de las
cuales hago en las siguientes líneas una
descripción.
En el primer capítulo
El impacto de la ética sobre el desarrollo,
Kliksberg llama la atención sobre los impactos que gen era la presencia
Convergencia, núm.
38, mayo-agosto 2005, ISSN 1405-1435, UAEM, México
Revista Ar gen tina de Sociología, edición es pe cial, ISSN 1667-9261, Ar gen tina
414
o ausencia de ética en el desarrollo de las naciones. Para referirse a ello
de modo concreto, plantea que en países tan avanzados como Noruega,
Finlandia, Canadá y Holanda —que presentan al tos niveles de equidad
en la distribución del ingreso y acceso uni ver sal a educación y salud—
existe una cultura de valores bien cimentada desde el ámbito fa mil iar y
comunitario, razón por la que predomina una actitud de rechazo a las
grandes desigualdades y de apoyo tanto a la igualdad de oportunidades
como a la equidad. El éxito, dice el autor, radica en el cap i tal so cial
existente que de acuerdo con Putnam abarca cuatro dimensiones: los
valores éticos dominantes de una sociedad, su capacidad de
asociatividad, el grado de confianza en tre sus miembros y la
conciencia cívica (p.18).
En el mismo sentido, para referirse al caso de América Latina,
Kliksberg hace una crítica al reduccionismo economicista que ha
predominado en los modelos de desarrollo aplicados en nuestros países
y resalta la desvinculación en tre ética y economía, a partir de lo cual
reflexiona en la necesidad de plantear un modelo de desarrollo
integrado que contemple las cuatro formas de cap i tal existente: el
capital nat u ral, el cap i tal construido, el cap i tal humano y el cap i tal
social.
A través de algunas experiencias desarrolladas con éxito en países
latinoamericanos, Kliksberg intenta mostrarnos que el cap i tal so cial y
la cultura “son palancas formidables de desarrollo si se crean
condiciones favorables”; en este sentido, menciona —sin desconocer
que hay muchas más experiencias de este tipo— el caso de Villa El
Salvador, Perú, las feri as de Consumo Pop u lar de Ven e zuela y a la ya
tan citada experiencia del presupuesto mu nic i pal participativo de Porto
Alegre. En los tres casos si bien se han atendido aspectos muy diversos,
existen rasgos comunes:
1.
las estrategias utilizadas se han basado en la
movilización de formas de cap i tal no tradicional;
2.
se ha adoptado un
diseño organizacional que tiene como base la participación de la
comunidad;
3.
tras la movilización del cap i tal so cial y la cultura, y de
los diseños de gestión abiertos y democráticos, hubo una concepción
en términos de valores, misma que guió los comportamientos y la
dirección de esfuerzos (pp. 54 y 55).
A partir del análisis de estas experiencias exitosas, Kliksberg
destaca el papel importante que ha tenido la cultura como elemento en
la constitución del cap i tal so cial, y señala que las políticas sociales
Laura Mota Díaz.
Promover la Ética: Una Necesidad Urgente para el Desarrollo
Humano y Sostenible en América Latina
415
deben incluirla en sus programas como un componente orientado a la
integración so cial, mediante el rescate, valoración y promoción de
formas tradicionales de organización y cooperación; como espacio de
recuperación de la identidad y sentido de pertenencia, particularmente
en los jóvenes que hoy en día están siendo afectados por la exclusión
so cial en los mercados de trabajo y que no encuentran otro camino que
el de la delincuencia y la violencia; y como fac tor de integración y
recuperación de las familias. En pocas palabras, el valor que tiene la
cultura en el desarrollo es su capacidad para reconstruir el tejido so cial,
fomentar los valores, alimentar la conciencia cívica, recuperar la
confianza y promover la participación so cial.
En la segunda parte del libro:
Los desafíos éticos de América Latina
,
Kliksberg inicia describiendo un pan orama so cial problemático en el
que destaca la situación de riesgo en que vive un alto porcentaje de
niños: desnutrición, muertes por hambre y por enfermedades
prevenibles ligadas a la pobreza, escaso acceso a la educación básica y
el trabajo infantil son algunos de los fenómenos sociales que afectan
mayormente a este sec tor de la población.
En la misma línea de la problemática so cial latinoamericana,
Kliksberg aborda el tema de la fa milia, a la cual percibe en peligro
debido a las fracturas que ha sufrido du rante los últimos años, como
consecuencia del grave deterioro económico que han tenido los países
de la región. El ascenso de la pobreza y la desocupación prolongada
—señala el autor— constituyen una grave amenaza para esta
institución, que hoy se sabe, es decisiva en la vida y que tiene un gran
peso en el desempeño institucional y macroeconómico de los países;
pues de ella depende el equilibrio emocional, el desarrollo afectivo y
psicológico, la formación en valores, la adquisición de una cultura de
salud preventiva y el desarrollo de las calidades intelectuales de las
per so nas (p. 70).
Los “niños de la calle” representan otro reto por vencer para lograr
el desarrollo de nuestros países. Lamentablemente, su presencia en las
calles de las ciudades más grandes se ha intensificado y no ha habido
realmente esfuerzos para revertir esa situación. Hay una marcada
ausencia de políticas públicas integrales que atiendan el problema y
que contribuyan a su solución; lo que ha existido hasta ahora es una
política de rehabilitación combinada con otras políticas agresivas que,
para el caso de menores que han cometido delito pe nal, proponen
Convergencia, núm.
38, mayo-agosto 2005, ISSN 1405-1435, UAEM, México
Revista Ar gen
tina de Sociología, edición es pe cial, ISSN 1667-9261, Ar gen
tina
416
disminuir la edad de imputabilidad para que sean encarcelados (p. 72).
“¿Seguiremos viendo, impasibles, a los niños en los semáforos
arriesgar su salud haciendo acrobacias y jugando con fuego para
recoger unas monedas o actuaremos colectivamente para devolverles
la esperanza?” (p. 79).
La desigualdad y la corrupción son otros de los desafíos, y más aún,
constituyen el sello característico de todos los países latinoamericanos.
Diversas investigaciones recientes demuestran que existe una alta
correlación en tre ambos fenómenos y que en su reproducción hay un
círculo perverso en el cual se refuerzan mutuamente.
La marginalidad ru ral, frente a la acelerada urbanización que ha
experimentado América Latina en los últimos años, representa aún un
enorme reto por la gran ausencia de políticas públicas que se orienten a
movilizar el potencial productivo que tiene la mayoría de nuestros
países. Actualmente las demandas sociales en torno a una economía
plu ral se han acrecentado para exigir apertura de espacios para las
pequeñas y medianas empresas, acceso al crédito y a la tecnología,
apoyo para mejorar la competitividad y desarrollo de una economía
social. También es notoria la falta de oportunidades de desarrollo de
cap i tal humano en las áreas rurales, de ahí que sea donde se encuentran
los más al
tos niveles de analfabetismo, deserción escolar,
desocupación, mortalidad infantil, en tre otras.
Luego de esta descripción que deja ver los grandes retos que
enfrenta América Latina para lograr el desarrollo so cial, Kliksberg
hace alusión a
las limitantes y potencialidades de la política so cial.
Entre las limitantes in dica lo que considera como mitos y que son:
1.
la
superfluidad de la política so cial;
2.
la política so cial es un gasto;
3.
es
posible prescindir del Estado;
4.
el aporte de la sociedad civil es
marginal;
5.
la descalificación de los pobres;
6.
el escepticismo sobre la
participación;
7.
resistencia a la cooperación interorganizacional.
Entre las potencialidades destaca que “(.
..) si los países de la región
contaran con políticas sociales integrales, cohesionadas,
descentralizadas, cogestionadas con la sociedad civil, participativas,
transparentes, con al tos estándares de gerencia so cial, podrían
transformarse en medios efectivos de movilización productiva,
devolución de dignidad e integración so cial” (p. 96).
En suma, lo que Kliksberg hace notar en esta segunda parte de su
libro es la urgencia de recuperar en su plenitud la política so cial para
Laura Mota Díaz.
Promover la Ética: Una Necesidad Urgente para el Desarrollo
Humano y Sostenible en América Latina
417
enfrentar los viejos problemas que agobian a nuestra América Latina y
así como los nuevos problemas derivados de la globalización. Una
política so cial de nuevo cuño basada en alianzas en tre políticas
públicas, sociedad civil y organizaciones de los desfavorecidos,
instrumentada de modo descentralizado, transparente y bien
gerenciada, que tenga como prioridades fundamentales la superación
de la pobreza y la iniquidad.
En la tercera parte:
La ética en acción,
Kliksberg muestra y analiza
expresiones y formas concretas de aplicación de la ética al desarrollo.
En este sentido, se refiere en primer término al voluntariado y explica
que en países desarrollados tal actividad pro duce en tre 5% y 10% del
Producto Bruto Nacional, mientras que en América Latina está
notablemente desvalorizada; no obstante, existe en la región un
enorme potencial que “(.
..) podría aportar mucho para luchar con tra sus
graves problemas sociales”
(p. 144). Pero los apoyos institucionales en
este cam po son todavía muy débiles. A pesar de ello, en estos últimos
años las organizaciones voluntarias independientes están creciendo en
casi todos los países de la región. La actividad voluntaria, dice el autor,
es producto de valores éticos y de la conciencia ciudadana que, al
combinarse con la actividad gubernamental, puede complementar
políticas públicas y más aún, ayudar a su efectividad.
En segundo término, Kliksberg alude a la responsabilidad so cial
empresarial y expresa que hay una explosión de interés mundial por
este tema, y que países europeos y norteamericanos la están
promoviendo a través de diversos incentivos para las empresas y de
programas académicos.
El libro verde de la Unión Europea de fine a la responsabilidad
Social Empresarial como: “(.
..) concepto por el cual las empresas
deciden contribuir voluntariamente a mejorar la sociedad y a preservar
el medio ambiente (.
..) las empresas se conciencian del impacto de su
acción sobre todos y expresan su compromiso de contribuir al
desarrollo económico, a la vez que a la mejora de la calidad de vida de
los trabajadores y sus familias, de la comunidad lo cal donde actúan y
de la sociedad en su conjunto”.
En América Latina el tema ha comenzado a difundirse sin que
encuentre aún expresiones concretas, por lo cual, como lo alerta
Kliksberg, resulta imprescindible avanzar
rápidamente en este
camino.
Convergencia, núm.
38, mayo-agosto 2005, ISSN 1405-1435, UAEM, México
Revista Ar gen tina de Sociología, edición es pe cial, ISSN 1667-9261, Ar gen tina
418
Otro aspecto en el que el autor encuentra la ética en acción es el caso
de las remesas migratorias que se han incrementado du rante los
últimos años en América Latina. Sostiene que detrás de esa acción
desgarradora que representa la migración, hay en las per so nas una
actitud ética de solidaridad, de lealtad, de apoyo para sus familias, por
lo que resulta urgente recuperar esas lecciones de ética aplicada.
Lo que destaca en estas tres formas de ética aplicada es el gran
potencial de la sociedad civil, el sec tor empresarial y la fa milia para
contribuir en acciones a fa vor del desarrollo humano; por lo que en un
contexto que se dice democrático debe fortalecerse la participación
social a modo de abrir y ampliar mecanismos de interacción en tre los
distintos sectores de la sociedad y los gobiernos, lo que sin duda habrá
de conducir a políticas realmente efectivas.
Como lo señala el autor, es tiempo de que la participación so cial
rebase el discurso político y se transforme en acciones concretas, de
que la democracia encuentre al fin un espacio de consolidación y de
que la gerencia so cial sea una realidad. Para ello se requiere una actitud
ética, que puede articularse a partir del rescate de las acciones
desarrolladas en los cam pos del voluntariado, la responsabilidad so cial
empresarial y la fa milia.
Por otro lado, es imprescindible que además de su
institucionalización, la participación so cial se aprenda y se promueva
en los programas educativos, particularmente de las universidades, a
través de los estudios de caso y experiencias exitosas, que pueden
ampliar nuestra visión sobre sus ventajas y aportes al desarrollo, y que
de alguna manera pueden ayudar a crear mayor conciencia sobre la
necesidad de involucrarnos en acciones a fa vor del desarrollo de
nuestros países y de nuestra gente.
La cuarta y parte fi nal:
Propuestas para una economía orientada
por la ética
comienza describiendo la situación so cial reciente de la
Argentina destacando los niveles de desigualdad y pobreza alcanzados
por la última cri sis económica; a partir de ello, Kliksberg invita a la
reflexión sobre el rol que ha tenido la política so cial en los países de
América Latina, donde su eje cen tral ha sido la pobreza y su
característica esencial la desvinculación de la economía. Con base en
ello propone y desarrolla una tesis en la que afirma que es posible
construir una economía con rostro humano y que en ello la política
social activa constituye uno de los ejes principales.
Laura Mota Díaz.
Promover la Ética: Una Necesidad Urgente para el Desarrollo
Humano y Sostenible en América Latina
419
Por lo an te rior, señala que hay tres cosas que las políticas sociales
deben superar:
a)
el reduccionismo economicista para construir
políticas socioeconómicas,
b)
el asistencialismo para
concebir una
política so cial que genere realmente oportunidades, y c) su verticalidad
para dar paso a la participación y a las relaciones horizontales en tre
todos los sectores de la sociedad. Sólo así se estará en condiciones de
generar una política so cial diferente.
De sus análisis, Kliksberg sostiene que es posible construir una
economía con rostro humano toda vez que se logre vincular la ética con
la economía para que los procesos democratizadores se consoliden,
para que el potencial nat u ral y so cial de nuestras naciones sea utilizado
para el beneficio de las per so nas y para reducir los niveles de
corrupción. En ese sentido, el reto está en formar profesionales
—economistas, gerentes y otras áreas clave para el desarrollo— con
actitudes éticas; por lo que las Universidades tienen una alta
responsabilidad en ese cam po para transversalizar la enseñanza de la
ética en sus currículos.
“Una economía orientada por la ética no aparece como un sim ple
sueño, sino como una exigencia histórica para lograr que la paradoja de
la pobreza en medio de la riqueza pueda realmente superarse y
construir un desarrollo pujante, sustentable y equitativo” (p. 13).
Las universidades públicas latinoamericanas están actualmente
transitando por procesos de reestructuración en los que se contempla
efectivamente la transversalidad de la enseñanza y donde la ética está
ocupando un lugar cen tral; no obstante, hay que señalar que más allá de
las reformas escritas y de la reestructuración de los planes de estudio se
requiere un cambio de actitudes de las autoridades universitarias, de
los docentes, alumnos y per sonal administrativo para que se puedan
realmente dar las transformaciones requeridas, y para que el
conocimiento y las investigaciones se orienten a fa vor del desarrollo.
Los esfuerzos se deben dirigir, por tanto, a promover el voluntariado
universitario, el autoaprendizaje y la conciencia ciudadana, es decir, a
educar para la ciudadanía y la responsabilidad so cial.
Sin lugar a dudas, la obra de Kliksberg, como todas las anteriores,
aporta interesantes elementos a la discusión sobre el desarrollo en
América Latina y abre líneas nuevas de investigación y discusión que
deben explorarse más con el objetivo de unirnos a esta incesante
Convergencia, núm.
38, mayo-agosto 2005, ISSN 1405-1435, UAEM, México
Revista Ar gen tina de Sociología, edición es pe cial, ISSN 1667-9261, Ar gen tina
420
búsqueda del desarrollo so cial democrático, justo, equitativo e
incluyente.
lmd@politicas.uaemex.mx
Laura Mota Díaz
. Maestra en Ciencias Sociales con especialidad
en Desarrollo Mu nic i pal. Profesora de tiempo completo en la Facultad
de Ciencias Políticas y Administración Pública de la Universidad
Autónoma del Estado de México. Miembro de la Red Universitaria de
Ética y Desarrollo de la Iniciativa Interamericana de Cap i tal So cial,
Ética y Desarrollo del BID.
Laura Mota Díaz.
Promover la Ética: Una Necesidad Urgente para el Desarrollo
Humano y Sostenible en América Latina
421
logo_pie_uaemex.mx