Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Presentación
El brío latinoamericano de convergencia(s)
Escena I
Por fulminante disposición presidencial quedaron suspendidos los
carnavales y la Prisión Modelo se llenó de máscaras. Y hubo aullidos y
estertores, y garrotes apretados… y hubo fusilamientos fingidos y
fusilamientos de verdad… y hubo defenestraciones, estrapadas,
enclavamientos, y gente trasladada al Gran Estadio Olímpico donde había
mejor espacio para ametrallar en masa… y hubo también aquellos que,
metidos en grandes cajas rectangulares, fueron recubiertos de cemento, en
tal forma que los bloques acabaron por alinearse al aire libre, a un costado de
la cárcel, tan numerosos que pensaron los vecinos que se trataba de
materiales de cantería… (Y transcurrieron muchos años antes de que se
llegase a saber que cada uno de esos bloques encerraba un cuerpo disfrazado
y enmascarado, moldeado por la dura materia que lo envolvía –perfecta
inscripción de una estructura humana dentro de un sólido).
ALEJO CARPENTIER
, EL RECURSO DEL MÉTODO
Escena II
Millones de jóvenes muertos en la última guerra, para nada, para
absolutamente nada. Esa nada de ruinas, de hambre, de humillaciones. Y
ahora tres mil millones para tanques.
.. Un país con más de cien
universidades y escritores como aquel Erich María Remarque, el de Sin
novedad en el frente, donde está todo dicho sobre la filosofía de las armas,
el producto máximo de la estupidez humana. Releo. Está en el título del
diario y como información principal en la sección “Economía”. Economía.
..
no puedo menos de sonreír con sorna. El ministro de Defensa, el
demócrata-cristiano Franz Josef Jun, demócrata-cristiano, repito, miembro
de un gobierno demócrata-cristiano-socialdemócrata. Esto último lo escribo
con un poco de duda y una pizca de ironía. Ese señor declaró estas
profundas palabras: “Espero y deseo que la industria alemana de armas
cumpla con el contrato y los tanques Puma puedan ser empleados en
Afganistán”.
OSVALDO BAYER, “DEL ‘PUMA’ AL ‘BOMBODROM’”, EN
PÁGINA 12
Escena III
Cuando olvidamos nuestros orígenes y volvemos a la ciencia un fetiche, nos
convertimos en un peligro para la humanidad. Este fetichismo fatal se
supera con el sentimiento. Con el sentimiento entendemos por qué nuestra
tierra no necesita del 40% de presupuesto nacional para la compra de
armamentos, sino para lo que el pueblo realmente requiere: educación,
justicia, salud y todo lo demás. Producir este nuevo tipo de conocimiento
más útil, que salva al país y a la humanidad en general, es un problema
cósmico que todos tenemos. Ese es el reto de Iap y de un posible paradigma
que podemos seguir construyendo indefinidamente. No hay prisas en esto.
De allí lo bello que es esta tarea ¿Qué tal que todo estuviera cuadrado,
medido y circunscripto, con respuestas ya dadas? Sería preferible irse al cielo
a tocar arpa de día y de noche.
ORLANDO FALS BORDA,
CIENCIA PROPIA Y COLONIALISMO INTELECTUAL. LOS NUEVOS
RUMBOS
11
Si algo ha caracterizado a las sociedades de la América Latina y el Caribe
contemporáneas es la vivencia so cial en la que, en este nuevo tiempo,
subyacen conflictos y marcas que han establecido renovados objetivos en
su horizonte. Si otrora la ambivalencia en tre la guerra y la paz significaba
una alternancia previsible, en tre la sucesión de atrocidades y escasos
remansos, ocurre que la
dictadura
resulta quizá prob a ble pero inadmisible
en los cánones del estado de derecho frente al “estado de excepción”. Ello
constituye un corte histórico significativo y tiñe no sólo las
argumentaciones que se erigen por el valor de una democracia
participativa, sino también por las realidades que las relaciones
continentales han dibujado como expectativa so cial para estos pueb
los
latinoamericanos del año 2000. Esta renovada convergencia en torno a su
manera de pensarse, poscolonial, y en la ardua lucha por la identificación
de un proyecto común que
brega
por un fu turo incluyente, participativo,
fortalecedor de su autonomía con la superación de los espectros de sus
problemáticas y contradicciones ancestrales, diversas, que la ac tual cri sis
del capitalismo global de época exacerba. Acumulación sin cri sis y cri sis
para la acumulación resultan acordes con un encadenamiento sucesivo en
las
venas
abiertas
de nuestra región. Quien dice
convergencia
, no se refiere a
unanimidades forzadas, como el diseñado
pensamiento
único
, sino al
encuentro con ese otro-otra en el derecho a la diferencia, la
interculturalidad, la diversidad étnica y la aspiración a un Estado que
asuma como mandato la reversión de la inequidad so cial en la
complejidad
que abarca, ahora incluso como redescubrimiento
precolombino
, el orbe
nat u ral del entorno y sus profundidades.
Este dos sier de
Convergencia, Revista de Ciencias Sociales
que presentamos
como resultado del acuerdo:
Convergencia
-
ALAS
, cumple como pequeño
tributo a ese espíritu de encuentros creativos, deseados y proyectados, no
para soldar unanimidades superficiales, sino para propiciar el diálogo
entre pensamientos plurales, convergentes, con la preocupación
intelectual por la pertinencia y adecuación a una perspectiva que
considere, en tre sus instrumentos clave, el pensamiento
crítico
y
propositivo
en las ciencias sociales latinoamericanas. Un cam po del conocimiento que
reconozca la centralidad del
sujeto
colectivo
en las dimensiones complejas
que lo integran, en y a través de sus
intersubjetividades
, sus creaciones
instituyentes, sus articulaciones institucionales, así como en la
heterogénea conformación de
comunidades de saberes
, que rebasan el propio
cam po académico en configuraciones transdiscursivas.
Sin duda el pensamiento crítico latinoamericano enfrenta un desafío
epistemológico apasionante. Si bien las ciencias sociales expresan por
12
secciones encuentros multi e interdisciplinarios que dan cuenta de la
complejidad del sujeto y las indeterminaciones contextuales, conscientes
de su incertidumbre, resultan aún insuficientes para corresponder a esta
profusión de interrogaciones, hoy vitales. Nuestra época está requiriendo
drásticamente un diálogo hor
i zon tal en tre la multiplicidad de discursos:
en tre disciplinas, lenguajes, ciencia, arte, y en tre fronteras y niveles
heterogéneos. La fragmentación ha incidido para alimentar un
presupuesto de superioridad en tre saberes; sin em bargo, el análisis de
larga
duración
histórica ha puesto en evidencia que la alteración de la biosfera y la
depredación plan e taria no están alejadas, sino estrechamente relacionadas
con la
unidimensionalidad
del progreso científico tecnológico, acorazado
bajo la cobertura académica de
neutralidad
del método ex per
i men tal.
La síntesis requerida está planteándose dentro de una
filosofía
de la
praxis
, que redescubre las fronteras naturalizadas en las relaciones en tre
poder y sa ber, en tre saberes heterónomos y especializados, en tre saberes
populares e institucionalizados, así como en las relaciones en tre saberes y
emociones, que pueden asumirse en la convergencia de afluentes al
pensamiento de la sociología crítica, en un doble significado de
contenidos discursivos y de sus formas materiales para producirlos.
Otros desafíos que enfrenta el pensamiento crítico son de orden
metodológico. La crítica a la
razón
in stru men tal
no supone abandonar los
de bates en tre aproximaciones a la realidad so cial de corte cuantitativo y
cualitativo o hermenéutico, sino por el contrario, supone, además de
alcanzar coincidencias correlativas, al menos la observación
de
intersecciones ortogonales en un mismo plano de análisis. Este tipo de
pensamiento se permite establecer geometrías no lineales, complejas,
recursivas, especulares, espiraladas, entropías con líneas de fuga, formas
de
autopoiesis
que confrontan con el acumulado teórico y sus
certidumbres
.
Abren la posibilidad del encuentro en tre: las dimensiones macro y mi cro
en su diversidad de escalas, la praxis so cial y las políticas públicas frente a
los modelos entronizados, los atravesamientos espacio-temporales como
los nexos urbano rurales o ru ral-urbanos, así como los pronunciamientos
sobre discriminación de género y las contradicciones irresueltas en tre
capital y trabajo.
Este pensamiento implica diálogo, no supuesto o transferido, sino
puesto en escena en encuentro de saberes, lo cual implica reconocer la
singularidad cognoscitiva del sujeto so cial. Diversas experiencias en
Latinoamérica se han forjado en medio de estas tensiones en tre los
13
patrones del paradigma normalizado y la apertura dirigida hacia otros
contenidos y a otras metodologías. De ellas emergen nuevos
componentes que demanda el pensamiento crítico, como la investigación
acción participativa (IAP), la coinvestigación, la búsqueda de articulación
con la producción de conocimientos transdisciplinarios y la creación de
comunidades
epistémicas
, que han reverdecido du rante las décadas recientes
en Latinoamérica en medio del fragor de la resistencia al pensamiento
único, que abarca en esta etapa, además del desarrollo planetario de la
economía política neoliberal, el re
torno a los reduccionismos
científico-tecnológicos atravesados por los diseños de los aparatos
gubernamentales y sus
métricas
en la
gran
alianza
de la
política cognoscitiva
(
cognosgeopolítica
) de los noventa
.
Así, en este marco multitudinario se distinguen investigaciones críticas
que se realizan en diversos centros, institutos, observatorios o
laboratorios, reunidos en asociaciones como Clacso y Flacso
,
o como
recientemente en la Universidad para la Integración Latinoamericana
(Unila). Ya sea dentro o fuera de las instituciones de educación su pe rior,
instancias donde se producen de bates en torno a la creación del
pensamiento so cial de resistencia de la que las escuelas del Movimiento de
los Trabajadores Rurales Sin Tierra (
MST
) o del zapatismo dan sobrada
muestra, convergentes muchas de ellas a la convocatoria del Foro So cial
Mundial. Otras vo ces, quizás otros mundos, desde la conciencia de
subordinación y desde la distancia que los separa para la fundación de que
otro mundo es posible
, y que abarca la diversidad y el abandono del tono
pedagógico profético, con la convicción de que la autonomía no
constituye sólo un valor ético o estético, de por sí válido, sino también una
necesidad liberadora.
Desde esta perspectiva, el presente dos sier
ALAS
expresa un desafío de
orden cívico que enfrenta el pensamiento latinoamericano: nuestra
responsabilidad so cial para fortalecer los derechos universales,
redistribuir la información y la producción del conocimiento, y generar
nuevas modalidades de comunicación
simétrica
, inserta en una praxis de
construcción dialógica. Con “cada cual según…” su propio pensamiento
(no extrañado) otro
socialismo
podría atisbarse, ese que ya no puede eludir
que el pensamiento se encuentra imbricado en el núcleo mismo de lo que
se denominaba
infraestructura
. En esta inclinación resulta irrenunciable el
papel crítico del pensamiento latinoamericano como derecho
instituyente, aunado a la propuesta de alternativas de cambio so cial por
14
medio de la
resistencia activa no violenta
con tinua para construir la paz basada
en la lucha por la equidad en justicia solidaria.
Este dos sier
ALAS
y su intención asociativa contribuyen a abonar estos
cambios que se vienen ensayando en las ciencias sociales como alternativa
respecto al fracaso de la propuesta
civilizatoria
de la modernidad
occidental, cuya reedición neoliberal no tuvo asiento justamente en la
libertad, igualdad y fraternidad, sino en sus espectros vaciados de
contenido so cial y colmados por la intervención
gubernamental
. Sin
embargo, esta crítica no puede evadir colisionar con las respuestas
posmodernas eurocéntricas, que permanecen ligadas a las renovaciones
nihilistas, distópicas y desesperanzadas, que hacen escritura en los
cuerpos fragmentados, imagen y semejanza a gran escala de la
marginalidad que producen
urbi et orbi
y de racismos que renacen en
culturas etnocéntricas sin alcanzar a valorar el papel fundante de las
utopías socialmente procesadas fuera de su margen y que pueden avecinar
Otros
cayucos
”.
Finalmente, volver sobre los epígrafes de esta presentación en la que se
dan cita tres pequeñas escenas iniciales:
narrativa, historia
y
método
parece
oportuno, pues guardan la humilde lógica de brindar sustento a lo que
siguió, apoyados en esta diacronía sintonía en tre el historiador con la
mirada puesta en lo contemporáneo, el método que puede ser novelado
en su verdad cartesiana del “recurso del método” y la posibilidad de una
ciencia militante, que puso en juego ese escultor intelectual quien ayudó a
comprender que la praxis intelectual implica una y la misma que el
compromiso ético de
imaginar
una sociología y unas ciencias sociales
propias, abiertas e infinitas. El pensamiento so cial crítico y proyectivo en
Latinoamérica se propone entonces tanto la crítica de la modernidad y sus
prácticas (
neo
)coloniales, como la revalorización de la esperanza desde una
perspectiva que nos integra con el Sur global.
Quedan invitados a este encuentro
Convergencia
-
Alas
y sean ustedes
bienvenidos.
Jaime A. Preciado Coronado, Presidente de
ALAS
Alberto L. Bialakowsky, Vicepresidente de
ALAS
15
logo_pie_uaemex.mx