Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
{
53
}
{
ORIGINALRECIBIDO
: 0
6/03/2015 ·
ACEPTADO
: 13/04/2015
}
nomadas@ucentral.edu.co · Págs. 53~75
*
Este artículo es producto del proyecto de investigación posdoctoral “La cuestión del sujeto; transformación bioquímica de la sub-
jetividad”,
patrocinado por el Programa Internacional de Doctorado en Pensamiento Complejo, y desarrollado en coordinación con
la Escuela Matríztica de Santiago y el Centro Mundial de Altos Estudios y Ciencias de la Complejidad, dirigido por el doctor Edgar
Morin.
**
Do
ctor en Filosofía por la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV) y por la Universidad Complutense de Madrid.
Profesor de posgrado del Instituto de Filosofía de la PUCV y de la Escuela de Psicología de la Universidad Andrés Bello. Allí mismo,
académico investigador de la Vicerrectoría de Investigación y Doctorado. Profesor del Magíster en Biología Cultural (Matríztica y
Universidad Mayor), consultor del Consejo Nacional de Innovación para la Competitividad (CNIC), miembro de la Sociedad Espa-
ñola de Estética y Teoría de las Artes, y miembro de la Sociedad Asturiana de Filosofía. Investigador del Doctorado en Pensamiento
Complejo Edgar Morin. E-mail: adolfovrocca@gmail.com
LA CUESTIÓN DEL SUJETO:
PSICOPATOLOGÍAS DEL YO Y LATRANSFORMACIÓN
BIOPOLÍTICA DE LA SUBJETIVIDAD*
Adolfo Vásquez Rocca**
A partir de cuestiones filosóficas como ¿qué es el sujeto? o ¿dónde se encuentra?, reconfiguradas por la irrupción
de las neurociencias, el texto muestra cómo la categoría de
sujeto
se torna una ficción regulativa, acorde con la
necesidad de ordenación del mundo. Se intenta dar cuenta del flujo pulsional y neuroquímico que nos constituye,
entendido como el abrazo del organismo, instancia originaria y principal que se aparece como el mundo. Se conclu-
ye con el paso de un yo psicológico a un yo neuroquímico, como parte de un proceso de “encarnación” de nuestra
identidad donde devenimos sujetos “somáticos”.
Palabras clave: antropología, subjetividad, yo, psicopatología, neurociencia, biopolítica.
A partir de questões flosófcas como o que é o sujeito? ou onde se encontra?, reconfguradas pela irrupção das
neurociências, mostra-se como a categoria de
sujeito
se torna uma fcção que regule de acordo com a necessidade
de ordenação do mundo. Tenta-se dar conta do Fuxo pulsional e neuroquímico que nos constitui, entendido como
o abraço do organismo, instância originária e principal que se aparece como o mundo. Conclui-se com o passar de
um eu psicológico a um eu neuroquímico, como parte de um processo de “encarnação” de nossa identidade onde
devimos sujeitos “somáticos”.
Palavras-chave: antropologia, subjetividade, eu, psicopatologia, neurociência, biopolítica.
Based on philosophical questions such as what is the subject? And where is it?, reconstituted by the irruption o±
the neurosciences, this article shows how the category o±
subject
becomes a regulative fiction, in accordance with
the necessity to arrange the world. The author tries to give account o± the drives and neurochemical flows that
constitute us, understood as the embracing o± the organism, main original instance that appears like the world. It
concludes with the transition ±rom a psychological ego to a neurochemical one, as part o± process o± “incarnation”
o± our identity, thus becoming “somatic” individuals.
Key words: individual, anthropology, subjectivity, ego, psychopathology, neuroscience, biopolitics, neuroethics.
A QUESTÃO DO SUJEITO: PSICOPATOLOGIAS DO
EU E A TRANS²ORMAÇÃO BIOPOLÍTICA DA SUBJETIVIDADE
THE MATTER O² THE SUBJECT: PSYCHOPATHOLOGIES O²
THE EGO AND THE BIOPOLITICAL TRANS²ORMATION O² SUBJECTIVITY
{
54
}
{
54
}
N
ÓMADAS
42
|
ABRIL DE
2015
|
UNIVERSIDAD CENTRAL
|
COLOMBIA
EL ACOSO DE LA NOCIÓN DE
SUJETO
,
DESFONDAMIENTO Y PSICOPATOLOGÍAS DEL YO
Como señala Morin, durante el siglo XX, se asiste
[…] a la invasión de la cientificidad clásica en las cien-
cias humanas y sociales. Se ha expulsado al sujeto de
la psicología y se lo ha reemplazado por estímulos y
respuestas, por una ciencia del comportamiento. Se
ha expulsado al sujeto de la historia, se han eliminado
las decisiones, las personalidades, para sólo ver de-
terminismos sociales. Se ha expulsado al sujeto de la
antropología, para ver sólo estructuras, y también se lo
ha expulsado de la sociología (1994: 68).
Se puede incluso decir que, en determinado momento
y cada uno a su manera, Lévi-Strauss, Althusser y La-
can liquidaron a la vez la noción de
hombre
y la noción
de
sujeto
, adoptando la inversa de la famosa máxima
de Freud, según la cual: “Ahí donde está el ello debe
advenir el yo”. Por el contrario, según la visión estruc-
turalista y cientificista, ahí donde está el yo, hay que
liquidarlo, debe advenir el ello (Schnitman, 1998).
Un examen de la noción de
sujeto
no puede dejar de
considerar figuras conceptuales (abordajes) como la del
sujeto trascendentalizado en Descartes, el sujeto his-
tórico en Zemelman, el sujeto empírico en Morin, el
sujeto de la acción en Touraine, el sujeto de la individua-
ción y de la autonomía en Fromm, el sujeto contingente
(el ironista liberal) de Rorty, a partir de estas construc-
ciones podemos recrear el emerger del sujeto, ese
momento memorable en que un animal mudo levanta
la vista (Marín, 2002).
Se ha dicho que “sobre la filosofía del sujeto pesa la
amenaza de su desaparición” (Ricoeur, 2003: 2015), es
posible, sin embargo, que esta filosofía nunca haya de-
Frankestein,
1927 |
DIRECTOR
:
JAMES WHALE
{
55
}
ADOLFO VÁSQUEZ ROCCA
|
LA CUESTIÓN DEL SUJETO
:
PSICOPATOLOGÍAS DEL YO Y LA TRANSFORMACIÓN BIOPOLÍTICA DE LA SUBJETIVIDAD
{
55
}
jado de ser cuestionada. Jamás existió la filosofía del
sujeto, sino más bien una serie de estilos reflexivos pro-
cedentes de un trabajo de redefinición impuesta por la
discusión misma.
¿Qué es el sujeto? o ¿qué se puede decir de él? ¿Dón-
de se encuentra ese sujeto?, quedan resignificadas y
problematizadas bajo el prisma de estas controversias.
Se mostrará cómo una vez desubstancializada la sub-
jetividad, la categoría de
sujeto
se torna una ficción
regulativa, una categoría útil y acorde con la necesidad
de logicización del mundo, un esquema operativo.
Asimismo, para Hegel, la unidad del sujeto está dada
en su movimiento dialéctico desde una identidad
incompleta hacia otra plenamente desarrollada (auto-
conciencia); el sujeto se hace idéntico a sí mismo en
tanto despliega su “negatividad” inherente (Hegel,
2007). Ello se encuentra en la base de la comprensión
marxista de la historia en tanto movimiento de auto-
rrealización del sujeto a través del trabajo. Para Marx
(1970), las condiciones de explotación en el modo de
producción capitalista impiden el reconocimiento del
sujeto frente a su propia identidad (su condición de cla-
se “para sí”). Dicho de otro modo, detrás de la “falsa
conciencia” ideológica se esconde una identidad que
busca desplegarse como sujeto no alienado. Precisa-
mente aquello constituirá uno de los principales mitos
modernos: suponer la existencia de una identidad más
allá de las relaciones sociales. Así, de Hegel a Marx, la
idea de
reconciliación
constituyó la utopía de un sujeto
que descubriría su identidad en el fin de la historia.
..
Este sujeto —elusivo— no ha podido entonces ser
descrito ni resuelto desde la hermenéutica, la fenomeno-
logía o la antropología cultural, ni desde la persecución
de Fnes, ni desde su condición deFcitaria, ni tampoco
desde la superación de sus déFcits (cuando a causa de su
infradotación orgánica el ser humano pareciera que des-
pliega su potencial técnico) (Vásquez 2014a).
El avance cientíFco y la emergencia de nuevas concep-
ciones neuroquímicas han desencadenado un proceso
de reconFguración de la subjetividad, un rediseño de lo
humano (Vásquez, 2012-2013). Las neurociencias des-
criben la transformación biopolítica de los individuos, a
través de los procesos de subjetivación encarnada que
experimentan procesos de reinvención de las identida-
des en la complejidad ambiental. La hermenéutica del yo
y la intersubjetividad se fundan en un diálogo de saberes,
en una ética de la otredad y una política de la diferencia.
La modernidad, que es la época de la constitución
del sujeto, es al mismo tiempo el proceso de su des-
trucción, de su división, escisión. Como tesis general
podríamos decir que a medida que el sujeto quiere ser
fundamento del todo y al mismo tiempo fundamento
de sí mismo, y por tanto fundamento único y último,
se experimenta como desfondado, sin fundamento,
y en consecuencia se experimenta como remitido a
otro, sea Dios (Kierkegaard), la sociedad (Marx), la
historia (Marx, historicismo), la evolución de las es-
pecies (Darwin), la voluntad de poder (Nietzsche), el
inconsciente (±reud), el ser (Heidegger), el lenguaje
(estructuralismo, etc.). Por eso la modernidad misma
inicia un proceso de descentramiento o desfondamien-
to, que comienza inmediatamente después de haber
empezado su centramiento (Amengual, 1998, p. 163).
No se nos da a la experiencia la intuición de un
ser
sujeto
, aunque se haya construido como obvia, en su
vinculación con la capacidad agencial del ser humano
y con los rasgos específicos en los que se hace consis-
tir la humanidad de cada ser singular. De allí que cabe
preguntar si ¿es pensable que no exista en absoluto el
sujeto tal como nos hemos habituado a representárnos-
lo, a saber, el sujeto como una realidad sustancial, es
decir, como el lugar de procesos de experiencia y forma-
ción? ¿Es pensable que ya no se dé (más) dicho lugar?
De la ruptura de la identidad metafísica del sujeto, se
extraen consecuencias como que no existe una “natura-
leza humana”, un hombre genéricamente considerado,
una
humanitas
, sino más bien individuos en los cuales
se recrea constantemente “lo humano” como devenir y
contingencia, como diseño plástico de sí mismo en una
multiplicidad de subjetividades.
La humanidad que nos constituye no ha podido ser
objeto incondicional de ninguna experiencia ni de in-
tuición alguna, sino que se ha constituido, bien como
una forma de identidad social, a través de los medios
tradicionales que han amalgamado rasgos de identidad
y valores, o bien FlosóFcamente, como fruto de una
{
56
}
{
56
}
N
ÓMADAS
42
|
ABRIL DE
2015
|
UNIVERSIDAD CENTRAL
|
COLOMBIA
abstracción de lo específco que emerge —como lo evi-
dencia Aristóteles a través de la noción de
sustancia
.
La sensibilidad posmoderna comporta un intento de
desmontar la imagen moderna de una identidad auto-
transparente e indisoluble. El primer impulso en este
sentido es el esFuerzo de Nietzsche (1997) por demos-
trar que la interioridad atribuida al ser humano no es
sino el resultado de una perversión de los instintos: al
no poder desahogar sus instintos hacia Fuera, el ser hu-
mano los descarga hacia dentro, con lo cual crea esa
instancia que denominamos
yo
. Aquel instinto reprimi-
do del cual habla Nietzsche sin duda es un antecedente
del descubrimiento Freudiano del inconsciente, acon-
tecimiento decisivo para
descentrar
la concepción de
la identidad y del sujeto Forjada desde Descartes hasta la
Fenomenología. Ahora bien, será Derrida (1998) quien
con su proyecto de “deconstrucción” de las categorías
de la metaFísica occidental, denunciará todo intento
por fijar una identidad. Sometida al juego de suplen-
cia de toda estructura, la identidad ya no quedará fijada
como centro, sino como un mero lugar vacío. Así, por
ejemplo, la noción derridiana de
diferencia
(
différance
),
busca mostrar cómo es que no hay sino diFerencia entre
entidades dadas. En tal sentido, toda identidad difiere,
retarda su cumplimiento: lo idéntico está siempre más
allá de sí mismo, o podríamos decir también, implica un
recurso infinito de
identificación.
UN “YO” ASEDIADO: DE LAS
TECNOLOGÍAS DEL YO A LAS FILOSOFÍAS
DE LA MUERTE DEL SUJETO
Por otra parte, si bien ±oucault, en sus últimos escritos
sobre las tecnologías del yo echó mano de la noción de
sujeto
, cabe precisar que en todo momento se negó (y se
opuso) a aceptar la obligación de concebir la subjetividad
a partir de la idea del
sujeto absoluto
, del
sujeto fundador
(Fundamento), del sujeto entendido como substancia in-
variable y ahistórica. Y cuando el sujeto cae de su antiguo
pedestal, cuando se agrieta su privilegio de representar
el papel de Fundamento originario, lo que queda no es la
eliminación del sujeto, más bien, se abre la posibilidad
de entenderlo como Forma variable, y estudiar, por lo
tanto, los diFerentes procesos de subjetivación propios
de nuestra cultura (Quintanas, 2013).
A la luz de los resultados de las así llamadas
filosofías
de la muerte del sujeto
, preguntas tales como: ¿qué es el
sujeto? o ¿qué se puede decir de él? ¿Dónde se encuen-
tra ese sujeto? ¿En qué se basa? ¿Es un epiFenómeno,
una ilusión, o bien, una realidad Fundamental?, quedan
resignificadas y problematizadas bajo el prisma de es-
tas controversias. El diagnóstico inicial acerca del actual
estatus de la cuestión es, entonces, que la noción de
su-
jeto
se ha vuelto extremadamente controvertida como
producto de una filosoFía que ha criticado una noción
de cuño cientificista para remplazarla por otros cientifi-
cismos (Vásquez, 2006).
Así, a mediados del siglo XIX aparece (tanto en el
campo de la literatura como en el de las artes plásti-
cas) un yo amenazado, asediado, inasible. Se inicia
una revolución en la idea del sujeto que pone en duda
la soberanía del yo. Se vislumbra el estado del alma
como un paisaje vacío, un mundo desierto e ilimitado,
sin Fronteras. El avance científco y la emergencia de
nuevas concepciones psicológicas desencadenarán un
proceso que Fragmentará gravemente la unidad del
yo
(Cortés, 1997)
.
De este modo, se producen una serie de rupturas: la
crisis del concepto clásico de
verdad
, la imposibilidad
de una conciencia trascendental de la existencia, la di-
solución de la noción de
totalidad
y el cuestionamiento
de la identidad del ser humano, que hacen necesarias
nuevas Formas de comunicación, dado que las palabras
por sí solas se muestran incapaces de nombrar todas
las Formas de experiencia. Se abren enormes zonas de
precariedad y abismos de inseguridad donde los indi-
viduos se ven Fragmentados en metaFóricos espacios,
tiempos caducos y experiencias disgregadoras. Si las
teorías de Copérnico (según las cuales el hombre no es
el centro del universo) y las de Darwin (que inscriben
al hombre en un
continuum
de las generaciones ani-
males, donde ya no es el centro de la creación) habían
tenido un carácter vejatorio para el antropocentris-
mo del ser humano, los avances en psicología van a
plantear (y ello tendrá repercusiones más graves y pro-
Fundas) que el ser humano no es ni siquiera el centro
de sí mismo
1
. Se evidencia que el aparato psíquico no
está constituido de una, sino de dos partes, que nues-
tra vida psíquica es esencialmente inconsciente y que
tan sólo ciertos aspectos se hacen temporalmente
{
57
}
ADOLFO VÁSQUEZ ROCCA
|
LA CUESTIÓN DEL SUJETO
:
PSICOPATOLOGÍAS DEL YO Y LA TRANSFORMACIÓN BIOPOLÍTICA DE LA SUBJETIVIDAD
{
57
}
conscientes. Según Freud, los sueños no son tan sólo
la manifestación psíquica de un proceso corporal, son
un acto enteramente psíquico, es decir, “el yo ya no es
dueño de su propia casa” (Freud 1968).
En cuanto a la discusión filosófica sobre el sujeto me-
tafísico, la reacción antiespeculativa del materialismo
decimonónico y el reconocimiento de la naturaleza ani-
mal del hombre por parte del darwinismo traen como
consecuencia, si no el abandono de toda idea de suje-
to, sí al menos el rechazo de su versión idealista que lo
entronizó como soberano y fundamento de todo valor.
El sujeto se nos presenta ahora no sólo marcado por la
contingencia y la finitud —en lo que ya había insistido
Kierkegaard—, sino determinado además por la natu-
raleza y la vida social. En cuanto no reconoce en sí la
base de su propio ser, la unidad de su yo consciente se le
presenta como una ilusión acaso demasiado humana, o
como un producto derivado de su propia mismidad. Esa
falta de transparencia consigo mismo, que La Roche-
foucauld describió antes que Freud (citado en Álvarez,
2007: 12), es también un signo de la finitud del sujeto.
El psicoanálisis debe ser invocado en primer lugar,
pues lleva la discusión al punto preciso donde Descar-
tes había creído encontrar la tierra firme de la certeza.
Freud socava los efectos de sentido que constituyen el
campo de la conciencia y pone al desnudo el juego de
fantasías e ilusiones en el que se enmascara nuestro de-
seo. En la metafísica de Descartes
2
, el ente es definido
por primera vez como la objetividad de una representa-
ción y la verdad, como certeza de dicha representación.
Ahora bien, con la objetividad sobreviene la subjetivi-
dad, en el sentido de que este ser que tiene certeza del
objeto es la contrapartida del planteo de un sujeto.
Ahora bien, la idea de un sujeto autónomo, emplaza-
do en un supuesto lugar neutral, desde el cual juzga la
corrección de las afirmaciones epistemológicas o éti-
cas, aparece destruida por aquello que esta idealización
se proponía precisamente superar: la naturalidad o, en
términos más concretos, la ambivalencia del cuerpo. Y
es a formas diversas de esa naturalidad a las que el yo
—siempre a punto de zozobrar— finalmente ha de aca-
bar sirviendo (Pla Vargas, 2007). Por esa razón, Freud
habla, en el capítulo final de
El yo y el ello
, de las tres
servidumbres del yo:
Mas, por otra parte, se nos muestra el yo como una
pobre cosa sometida a tres distintas servidumbres y
amenazada por tres diversos peligros, emanados, res-
pectivamente, del mundo exterior, de la libido del yo
y del rigor del superyó. [.
..] En calidad de instancia
fronteriza quiere el yo constituirse en mediador entre
el mundo exterior y el ello, intentando adoptar el ello al
mundo exterior y alcanzar en éste los deseos del ello por
medio de su actividad muscular (Freud, 1977, p. 47).
Los peligros que se ciernen sobre el yo y a los que
se refiere Freud suponen siempre la caída en una for-
ma de psicopatología específica. En otro texto de 1924,
Neurosis y psicosis
, Freud dictamina que todas las
enfermedades mentales de importancia pueden descri-
birse como una descompensación en este esquema de
la segunda tópica: “La neurosis sería el resultado de un
conflicto entre el yo y su ello y, en cambio, la psicosis,
el desenlace análogo de tal perturbación de las rela-
ciones entre el yo y el mundo exterior” (Freud, 1977:
146). No obstante, como puede verse, Freud no esta-
blece una diferencia cualitativa entre las personas sanas
y las enfermas: todas comparten la misma estructura
tópica; lo que en todo caso marca la frontera entre la sa-
lud y la enfermedad mental es la manera peculiar en la
que cada cual resuelve los conflictos generados por los
desplazamientos de la libido en cada fase de desarrollo
psicosexual. En este sentido, es la plasticidad que tiene
el yo para deformarse o incluso escindirse lo que alivia
la represión aunque sea a costa de la locura. En el mis-
mo texto, Freud señala:
[...] el yo podrá evitar cualquier desenlace perjudicial
en cualquier sentido, deformándose espontáneamen-
te, tolerando daños en su unidad o incluso disociándose
en algún caso. De este modo, las inconsecuencias, ma-
nías y obsesiones de los hombres resultarían análogas
a sus perversiones sexuales en el sentido de ahorrarles
represiones (Freud, 1977: 9).
En este sentido, Freud parece estar sugiriendo que
las tendencias psicopáticas corren paralelas al proceso
represivo, como precipicios que se abren a ambos lados
del desarrollo cultural al que los hombres están históri-
camente abocados. Naturalmente, sin represión no hay
cultura, no hay posibilidad de civilización; pero la re-
presión
3
es también el semillero de la enajenación.
{
58
}
{
58
}
N
ÓMADAS
42
|
ABRIL DE
2015
|
UNIVERSIDAD CENTRAL
|
COLOMBIA
Así, en ciertas enfermedades como la neurosis el yo se
siente a disgusto, pues tropieza con limitaciones de su
poder dentro de su propia casa, dentro del alma mis-
ma. Surgen de pronto pensamientos que no se sabe de
dónde vienen, sin que tampoco sea posible rechazar-
los. Tales huéspedes indeseables parecen incluso ser
más poderosos que los sometidos al yo; resisten todos
los medios coercitivos de la voluntad, y permanecen
impertérritos ante la contradicción lógica y ante el testi-
monio contrario de la realidad. O surgen impulsos, que
son como los de un extraño, de suerte que el yo los nie-
ga, pero no obstante ha de temerlos y tomar medidas
precautorias contra ellos. El psicoanálisis procura escla-
recer estos inquietantes casos y puede, por fin, dilucidar
que lo anímico en nosotros no coincide con lo que nos
es consciente; una cosa es que algo suceda en nuestra
alma, y otra que lleguemos a tener conocimiento de
ello. No tenemos noticia de todo lo importante, pode-
mos aspirar a conducirnos como un rey que se contenta
con la información que le procuran sus altos dignatarios
y no desciende jamás hasta el pueblo para oír su voz.
Así pues, los procesos anímicos son inconscientes, y
sólo mediante una percepción deformada, mediada por
alambicados simbolismos, llegan a ser accesibles al yo
y sometidos por él; equivalen a la afirmación de que el
yo no es dueño y señor en su propia casa. Y represen-
tan el tercer agravio inferido a nuestro amor propio; un
agravio psicológico. No es, por tanto, de extrañar que el
yo no acoja favorablemente las tesis psicoanalíticas y se
niegue tenazmente a darles crédito (Freud, 1968).
El hombre, aunque exteriormente humillado, se siente
soberano en su propia alma. En algún lugar del nódu-
lo de su yo se ha creado un órgano inspector, que vigila
sus impulsos y sus actos, inhibiéndose o retrayéndose
implacablemente cuando no coinciden con sus aspira-
ciones. Su percepción interna, su conciencia, da cuenta
al yo de todos los sucesos de importancia que se desa-
rrollan en el mecanismo anímico, y la voluntad dirigida
por estas informaciones ejecuta lo que el yo ordena y
modi±ca aquello que quisiera cumplirse independiente-
mente. Pues esta alma no es algo simple, sino más bien
una jerarquía de instancias, una confusión de impulsos,
que tienden, independientemente unos de otros, a su
cumplimiento correlativamente a la multiplicidad de los
instintos y de las relaciones con el mundo exterior.
Al respecto, Francisco Varela, en sus acercamientos a
la tradición del pensamiento oriental (Vásquez, 2014b),
nos remite a la distinción budista entre el modelo co-
herente de hábitos originados en forma dependiente,
que reconocemos como una persona, y el yo que una
persona puede creer que tiene, y que constantemen-
te procura aferrar aunque en realidad ese “yo” —como
eje, centro o punto de anclaje— no exista. Es decir, la
palabra
yo
es una sustancialización
4
.
EL ELUSIVO SUJETO: NUEVOS
PARADIGMAS, NARRATIVIDADES Y
RECONFIGURACIÓN DE LA SUBJETIVIDAD
El sujeto aparece, pues, como un efecto móvil y cam-
biante, de determinadas relaciones entre el saber y el
poder. Y el cuerpo representará, precisamente, uno de
los puntos de anclaje a través del cual se podrán cons-
truir determinados tipos de subjetividad.
Con la irrupción de nuevos movimientos sociales (fe-
ministas, étnicos, homosexuales, etcétera), reaparece
en las ciencias sociales —con la emergencia de los es-
tudios culturales— el problema de la identidad (y la
diferencia). El problema de los estudios culturales es
que, a pesar de promover nociones como
identidades
descentradas
,
flexibles
o
subalternas
, se mantienen den-
tro de la lógica moderna de la identidad, la diferencia
y la individualidad (Grossberg, 2003). Para superar esta
lógica, podría sostenerse que las identidades son puntos
de identificación temporal frente a las posiciones subje-
tivas que nos construyen las prácticas discursivas.
El individuo parece cada vez más móvil, pero esta
fluidez, en vez de afirmar al sujeto como dueño de sí
mismo, hace cada vez más volátil su vivencia subjeti-
va, provocando cierta desestabilización emocional e
imposibilitando desarrollar un relato de identidad que
organice su conducta. Y es que el proceso de “indivi-
dualización” en el contexto neoliberal significa algo
muy diferente de lo que significaba a inicios de la mo-
dernidad. Dicho en los términos de Bauman (2004), a
diferencia de la
modernidad sólida
, donde existían las
clases que dotaban de identidad en un sistema de pro-
ducción fordista que aseguraba un espacio definido y
localizado en el mundo del trabajo, en la
modernidad
{
59
}
ADOLFO VÁSQUEZ ROCCA
|
LA CUESTIÓN DEL SUJETO
:
PSICOPATOLOGÍAS DEL YO Y LA TRANSFORMACIÓN BIOPOLÍTICA DE LA SUBJETIVIDAD
{
59
}
líquida
no existen lugares previstos para rearraigarnos
como individuos, salvo los recursos para construir una
identidad ofrecidos por la vía de los objetos en el mer-
cado del consumo. Así, la erosión de las identidades
colectivas haría cada vez más difícil la construcción de
la identidad individual.
Si bien existe una contribución de la teoría narrativa
de la mente en la constitución de la subjetividad —
como efecto de un relato manifiesto, autobiográfico—,
no puede sostenerse que el sujeto esté construido sólo
por “un relato biográfico” (explícito o implícito), sino
que más bien está determinado por escenas en torno a
las cuales se constituye la articulación del relato a través
del cual producimos las múltiples versiones de nosotros
mismos, que obran como condiciones de posibilidad de
nuestro actuar o padecer, tanto en serie como en para-
lelo, sin que el “yo” resulte ser necesariamente el centro
de gravedad de la narración:
Nuestras historias se urden, pero en gran parte no
somos nosotros quienes las urdimos; ellas nos urden
a nosotros. Nuestra conciencia humana, nuestra ego-
ticidad narrativa, es su producto, no su origen. Estas
secuencias o Fujos narrativos surgen como si fueran
emitidos por una misma fuente, no en el claro senti-
do físico de surgir de una boca, de un lápiz o de una
pluma, sino en un sentido más sutil: su efecto sobre
una audiencia es el de animarla a (intentar) postular
un agente uni±cado a quien pertenecen esas palabras
y sobre quien son esas palabras: es decir, la animan a
postular un centro de gravedad narrativo (Dennett,
1995: 429).
Sin embargo, tal como lo muestra el psicoanálisis
(²reud, 1900) en la investigación de los sueños, la re-
lación entre la narración explícita y el sujeto es menos
transparente. El sujeto ha de ser “localizado”, “inferi-
do” en la super±cie de la narración, donde puede estar
Tiempos Modernos,
1936 |
DIRECTOR
:
CHARLES CHAPLIN
{
60
}
{
60
}
N
ÓMADAS
42
|
ABRIL DE
2015
|
UNIVERSIDAD CENTRAL
|
COLOMBIA
representado tanto por el personaje del propio yo como
por cualquiera de los personajes del relato onírico; es
posible que varios de los rasgos de los personajes repre-
senten al sujeto (Canteros, 2002).
Ahora bien, se han construido narraciones para dar
cuenta de la cuestión antropológica de las configuracio-
nes humanas, buscando lo que nos constituye, esto en el
entendido de que somos un curioso animal que precisa
hacer de sí mismo un problema por desentrañar.
Héroes, centauros, cíclopes, titanes,
cyborgs
, etcétera,
conforman una procesión de héroes y tiranos, de Cali-
garí a Hitler —como ha señalado Kracauer (1995) en
su legendaria
Historia psicológica del cine alemán
—.
El Golem
o
Frankenstein
han sido cauce de nuestra
vinculación con la magia, con la técnica o con nuestra
simbiosis con la
cyborg
-artificialidad. Con
Blade Run-
ner
5
hemos contemplado como campo de proyección
de la experiencia los componentes emocionales y los
condicionantes artificiales —como la caducidad— que
entreveran lo humano.
Si bien se puede prescindir de la idea de
sujeto
, esto
es posible sólo cuando se trata del modelo del sujeto
trascendental. Aunque se trate de un sujeto entendido
como producto derivado, ¿no es acaso esta noción de
sujeto
—que ya no sería lógico-trascendental— una con-
dición —ella sí— trascendental del sentido que damos a
la experiencia de nosotros mismos? Por otro lado, ¿qué
derivaciones tiene el proclamado Fnal del sujeto metafí-
sico por lo que hace al sujeto estético, moral o político?
Con todo, hemos hecho concurrir al sujeto como la
idea unificadora de todo un conjunto de variados proce-
sos que se han ido tratando e investigando a lo largo de
nuestra tradición occidental y que, sobre la búsqueda
de una especificidad de género, han ido configurando
los contenidos de una realidad intelectiva, volitiva o
emocional (Adler, 1925).
En
Blade Runner
(1982) los replicantes experimentan
un desdoblamiento esquizofrénico entre lo “huma-
no” y lo técnico. Los replicantes han sido programados
para preguntar desde el punto de vista humano sobre
su constitución ontogénica; en su diseño se implantó
una memoria
6
—y con ello— un ansia de conciencia,
una inquietud por la trascendencia y la caducidad pro-
gramada
7
. ¿Cuánto tiempo viviré? Esta sola pregunta
hace de Roy Batty un replicante singular —un mediador
(un tránsito)—, furiosamente empeñado en quebrantar
sus fronteras y rebasar sus límites y no permanecer re-
cluido en el estatuto de último
cyborg
; y es que ya se
ha asomado a lo humano y piensa como hombre, sueña
más allá de las fronteras cuando percibe que ha llega-
do “el tiempo de la muerte” (Argullol
et al
., 1996). Roy
se está deteriorando muy rápidamente (sus cuatro años
de vida se acaban), se sienta y relata con elocuencia los
grandes momentos de su vida. Desde su naturaleza fuer-
te e inocente ha visto cosas portentosas. Ha intuido la
salvaje belleza del mundo. Asimismo, el peor dolor, des-
vanecerse como las lágrimas que se pierden en la lluvia.
En su último acto, cuando puede destruir a su cazador,
valora la vida como no es imaginable y en una curiosa
economía de la venganza: la piedad humana contra la
frialdad de las corporaciones; en un parlamento de culto
pronuncia sus últimas palabras: “Yo he visto cosas que
vosotros no creeríais. Atacar naves en llamas más allá de
Orión. He visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de
la puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se per-
derán en el tiempo, como lágrimas en la lluvia. Es hora
de morir” (Argullol
et al
., 1996: 9)
8
.
No menos memorable es la reflexión del agente Dec-
kard (recuperado tras su desvinculación), el mejor en lo
que a detección y retiro de replicantes se refiere:
No sé por qué me salvó la vida. Quizá en esos últimos
él amó la vida con más intensidad que nunca, no sólo
su vida, la de cualquiera, mi vida. Y lo único que quería
eran las mismas respuestas que el resto de nosotros:
¿de dónde vengo?, ¿a dónde voy?, ¿cuánto tiempo me
queda? Todo lo que podía hacer era quedarme allí y
verlo morir (Argullol
et al
., 1996: 9).
LA SUBJETIVIDAD EN EL CAPITALISMO
CLÁSICO O EL PSICOANÁLISIS COMO
TRANSFORMACIÓN DE LA DESGRACIA
HISTÉRICA EN DESDICHA TRIVIAL
En medio de tales controversias y problematizacio-
nes FlosóFcas en torno a la noción de
sujeto
, Jameson
introduce una nota discordante respecto de aquellas
{
61
}
ADOLFO VÁSQUEZ ROCCA
|
LA CUESTIÓN DEL SUJETO
:
PSICOPATOLOGÍAS DEL YO Y LA TRANSFORMACIÓN BIOPOLÍTICA DE LA SUBJETIVIDAD
{
61
}
posiciones que apuestan por una nueva subjetividad.
Desde una perspectiva sociológica, Jameson limita el
alcance de la supuesta muerte del sujeto. No se trata-
ría tanto de la muerte del sujeto en general como de
“el fn de la mónada, del ego o del individuo autóno-
mo burgués”, que se caracterizó por “una subjetividad
Fuertemente centrada, en el periodo del capitalis-
mo clásico y la Familia nuclear” (Jameson, 1991, pp.
37-38.), y que se ha disuelto en una multiplicidad de
Funciones complejas y variables, arrastrando consigo
en esta disolución “las psicopatologías de este yo” y
esa “soledad sin ventanas de la mónada encerrada en
vida y sentenciada en la celda de una prisión sin sali-
da”, la de su propia autosufciencia (Jameson, 1991).
En unos y otros la muerte o la crisis de disolución del
sujeto apunta al sujeto individuado que protagoniza el
proceso de la modernidad. Es el sujeto dueño de la ra-
zón y centro del universo que comenzará a elaborar
el Renacimiento, que llegó a su madurez teórica con
la Ilustración y que desplegó su hegemonía histórica
tras las revoluciones burguesas, en las sociedades capi-
talistas y liberales del siglo XIX, en la poesía romántica
y en la novela realista, en la flosoFía idealista y en el
positivismo europeo, en las modernas ciencias de la na-
turaleza, en los procesos de racionalización del Estado,
del derecho o de la economía, en las utopías del pro-
greso y de la historia. La modernidad encuentra, según
Habermas (1987), uno de sus principios determinantes
en la razón centrada en el sujeto, en una razón obje-
tivante, homogeneizadora, totalizadora, controladora y
disciplinadora, como la analizaría su maestro Theodor
Ludwig Adorno en los años cincuenta. Los síntomas
de la crisis de este modelo de hombre que Fue el su-
jeto de la flosoFía occidental entre el Renacimiento y
las vanguardias se acumularon decisivamente en el fn
de siglo, y la crisis misma Fue elaborada teóricamente
a través de, al menos, tres vías decisivas: el vitalismo e
irracionalismo nietzscheano, de un lado, el marxismo,
de otro, y el psicoanálisis, de un tercero.
La concepción que Nietzsche tiene del sujeto no se
limita a la supeditación de su razón a su voluntad de
poder, ni a su condición de lisiado por la educación y
la cultura. En su estado actual, “el hombre es algo que
debe ser superado” (Nietzsche, 2004, p. 4), en direc-
ción al hombre superior, y desde éste superado hasta
alcanzar la condición de superhombre. Nietzsche pro-
pone por consiguiente un nuevo egocentrismo, una
nueva subjetividad, la del superhombre, pero éste sólo
podrá nacer de los escombros del lisiado sujeto de la ci-
vilización occidental.
Lo que Nietzsche tenía ante los ojos, en su visión de
los últimos hombres era la elevación maníaca de la me-
diocridad autosatisFecha y semidepresiva. Los últimos
hombres habrían de celebran el abaratamiento del
hombre mediante los hombres como su realización.
¿Quién podría negar que la época de los medios de
comunicación ha conducido a un triunFo de la vitalidad
atontada? Pero en toda civilización superior, coexisten
ejemplares de excepción, hombres de rango aristo-
crático, que se auto-exigen —como animales de lujo,
que se elevan mientras el espíritu de la época decae—.
Para Nietzsche, el aserto “Dios está muerto” anuncia
el desaFío de que los hombres pueden aprender, según
Ecce homo
, a producir sus entusiasmos en régimen de
propia administración. La palabra
superhombre
es una
ciFra para el tránsito de la manía a la época de su repro-
ducción artificial (Vásquez, 2008, p. 95).
±reud, por su parte, concibe la historia del indivi-
duo como la historia de su deseo, y la neurosis como
la enFermedad del ser gregario, es decir, el producto
de que el hombre, al vivir en sociedad, debe reprimir
sus instintos primarios para no romper el pacto que
hace posible la convivencia. En
El malestar en la cultu-
ra
±reud (1998) refiere cómo la humanidad ha debido
pagar por el progreso el elevado precio de sacrificar la
dimensión pulsional, su vida instintiva y reprimir su
espontaneidad.
Sin embargo, la actual Forma que ha adoptado el psi-
coanálisis como Forma burguesa de costosa orientación
“espiritual” basada en técnicas de adecuación y reconci-
liación con la cultura, muestra de los límites del propio
pensamiento de ±reud y evidencia de su incapacidad
de transFormar el psicoanálisis en crítica social, esto es,
en un proyecto emancipador de lo instintivo, más bien,
en Forma decepcionante, devuelve el deseo humano a
la represión.
±reud, como señala Susan Sontag (±reud, 1998),
pese a su aparente mentalidad revolucionaria, apoyó
las perennes (perpetuas) aspiraciones de la cultura re-
{
62
}
{
62
}
N
ÓMADAS
42
|
ABRIL DE
2015
|
UNIVERSIDAD CENTRAL
|
COLOMBIA
Como Marcuse comprueba a su llegada a los Estados
Unidos, el psicoanálisis, originariamente una práctica
terapéutica y liberadora orientada a enfrentar el males-
tar propio de la cultura, se ha convertido en factor de
integración:
Mientras el psicoanálisis reconocía que la enferme-
dad del individuo es, en última instancia, ocasionada y
mantenida por la civilización, la terapéutica psicoana-
lítica intenta curar al individuo de manera que pueda
continuar actuando como parte de una civilización
enferma, sin capitular completamente ante ella (Mar-
cuse, 1963: 21).
La terapéutica es un curso de resignación que transfor-
ma —decía Freud— la desgracia histérica en desdicha
trivial.
Debemos pues —en este contexto— dar cuenta de la
crisis del sujeto como una crisis del deseo, respecto al
cual —hasta ahora—, el sujeto parecía tener un privile-
gio absoluto, puesto que era él quien deseaba. Pero con
Tiempos Modernos,
1936 |
DIRECTOR
:
CHARLES CHAPLIN
presiva y conservadora. Así, Freud aceptó la aparente
inevitabilidad de la cultura, con las dos características
que se le suscriben como propias, a saber: “Un refor-
zamiento del intelecto que comienza a gobernar la vida
instintiva, y una internalización de los impulsos agresi-
vos, con todas sus consiguientes ventajas y desventajas”
(Freud, 1998: 103).
Quizá, quienes ven en Freud el gran defensor de la ex-
presividad instintiva y la espontaneidad se sorprendan
de lo que él denomina el
ideal psicológico
, puesto que
no es otra cosa que “la primacía del intelecto”.
Eros y civilización
procura la reconciliación del mar-
xismo con el pensamiento freudiano, demuestra ya un
elemento esencial de la concepción marcusiana de la
“sociedad industrial”. El psicoanálisis nace en plena
época “liberal”, en la cual el “desarrollo del individuo li-
bre” aparece como el motor del desarrollo económico y
social. De allí que el psicoanálisis deviniera en una prác-
tica sofisticada y lujosa —asociada con la intelectualidad
neoyorquina y la
intelligentsia
francesa
9
—.
{
63
}
ADOLFO VÁSQUEZ ROCCA
|
LA CUESTIÓN DEL SUJETO
:
PSICOPATOLOGÍAS DEL YO Y LA TRANSFORMACIÓN BIOPOLÍTICA DE LA SUBJETIVIDAD
{
63
}
la crítica cultural —al modo de Debord y Baudrillard—
asentada en el pensamiento de la seducción, todo se
invierte y ya no es el sujeto el que desea, sino más bien
es el objeto quien seduce. Todo parte del objeto y todo
vuelve a éste, de la misma manera que todo parte de
la seducción y no del deseo. El privilegio inmemorial
del sujeto se invierte, pues éste es frágil, no puede ha-
cer otra cosa que desear, mientras que el objeto, por
su parte, juega perfectamente con la ausencia de de-
seo, seduce por esta ausencia de deseo, representa en
el otro el efecto de deseo, lo provoca o lo anula, lo exal-
ta o lo decepciona —hemos querido o preferido olvidar
esa fuerza—.
FOUCAULT, BARTHES Y JUAN LUIS MARTÍNEZ:
LA TACHA DE LA AUTORÍA Y LA FRAGMENTACIÓN
ESQUIZOIDE EN LA ESCRITURA
En el ámbito puramente estético, la asunción de la
muerte del sujeto lleva a la del autor, sujeto desautori-
zado en tanto principio creador y unificador del sentido
de la obra artística. La noción de
autor
—como creador
individual de una obra artística o literaria— se pue-
de situar
histórica
y culturalmente en el tránsito de la
modernidad a la posmodernidad, la noción de
creador
individual
empieza a problematizarse desde fines del
siglo XIX y a lo largo del siglo XX, cuando la categoría
se hace insostenible (Vásquez, 2005a).
Un planteamiento interesante en torno a las relacio-
nes conFictuadas sobre sujeto y autor es el de Juan Luis
Martínez
10
. La propuesta del poeta es la de una auto-
ría transindividual, que quiere superar desde Oriente la
noción de
intertextualidad
según se ha entendido en Oc-
cidente, donde los textos de base están presentes en las
transformaciones del texto que los procesa; pero en Juan
Luis Martínez ésta parece resolverse en la negación de la
existencia de las individualidades en la literatura, al hacer
Fuir bajo nombres distintos una misma corriente, que es
y no es él (Lihn y Lastra, 1997). “No sólo ser otro, sino
escribir la obra de otro” (Martínez, 2004, p. 51), ése es el
programa de Juan Luis Martínez.
Ahora bien, tal como lo refiere Michel ±oucault (1984),
el autor
, que desde el siglo XIX venía desempeñando el
papel de regulador de la ficción, rol característico de
la era industrial y burguesa, del individualismo y de la
propiedad privada, habida cuenta de las modificaciones
históricas posteriores, no tuvo ya ninguna necesidad de
que su función permaneciera constante en su forma y
complejidad. Para ±oucault, recusar las nociones mo-
dernas asociadas con la función “autor” (originalidad
de la obra, singularidad del discurso, subjetividad del
autor) permitía desplegar un enfoque crítico y genealó-
gico de los discursos. El rostro del autor implicaba una
manera de entender los textos biográficamente. Aquella
experiencia del lenguaje que se aleja de la interioridad
del
yo,
±oucault la denomina como
pensamiento del
afuera
(±oucault, 1984); esto es, la práctica caracteri-
zada como una constante referencia a sí misma desde
una exterioridad desplegada. Pues el sujeto que escribe
no cesa de desaparecer, indicando la ausencia del autor
que se instituye como un emplazamiento vacío.
En la concepción clásica, el autor no era un eje ar-
ticulador de sentido, una subjetividad cerrada sobre sí
misma, sino el referente de un universo de significados
que actuaba como sustrato de una multiplicidad de sub-
jetividades —que penetraba la densidad de las cosas y
las dotaba de significado a partir de un discurso inte-
rior— no como aparece hoy, como fuente individual,
sino como un punto de fuga o un desplazamiento de lo
personal hacia lo impersonal.
Ahora, al ver las modificaciones históricas que ha su-
frido el concepto de
autor
, no parece indispensable que
la función “autor” permanezca constante en su forma,
en su complejidad e incluso en su existencia. Puede
imaginarse, sugiere ±oucault, “una cultura en que los
discursos circulasen y fuesen recibidos sin que la fun-
ción-autor apareciese nunca” (±oucault, 1964-1969:
811). El mismo ±oucault señala en la lección inaugural
en el
Collège de France,
que “hubiera querido poder
deslizarse subrepticiamente. Que más que tomar la pa-
labra, hubiese querido ser envuelto por ella, llevado
mucho más allá de todo comienzo posible” (±oucault,
1964-1969: 811). Le hubiese gustado percatarse de
que en el momento de hablar, una voz sin nombre le
precedía desde hacía mucho: le hubiese bastado enton-
ces concatenar, proseguir la frase, alojarse, sin que se
percibiese demasiado, en sus intersticios, como si ésta
le hubiese dado una señal manteniéndose un instante
en suspenso. “No habría pues comienzo, y en lugar de
{
64
}
{
64
}
N
ÓMADAS
42
|
ABRIL DE
2015
|
UNIVERSIDAD CENTRAL
|
COLOMBIA
ser aquel del que surge el discurso, estaría más bien en
el azar de su despliegue, como una delgada laguna, el
punto de su posible desaparición” (Foucault, 1992: 9).
El autor, o lo que se ha llamado
autor-función
, es in-
dudablemente sólo una de las posibles especifcaciones
del sujeto y, considerando sus trans±ormaciones históri-
cas, parece ser que la ±orma, la complejidad, e incluso la
existencia de esta ±unción, se encuentran muy lejos de
ser inmutables. Podemos imaginar ±ácilmente una cultu-
ra donde el discurso circulase sin necesidad alguna de su
autor. Los discursos, cualquiera sea su e
status
, ±orma o
valor, e independientemente de nuestra manera de ma-
nejarlos, se desarrollarían en un generalizado anonimato.
Foucault y Barthes proclamaron la muerte del autor,
ellos sostenían que el sujeto de la escritura es vacío. Para
Barthes, la escritura es la destrucción de toda voz, de
todo origen. La escritura es un lugar neutro, un ±undido
a negro, “donde se pierde toda identidad, comenzando
por la propia identidad del cuerpo que escribe” (Bar-
thes, 1994: 65).
Como sucesor del autor, el escritor ya no tiene pasio-
nes, humores, sentimientos, impresiones, sino un rol
bi±urcador de discursos propios y ajenos, en una inter-
textualidad (Vásquez, 2004) que proli±era hasta perder
los lindes del yo, hasta la escisión de la identidad o su
±ragmentación esquizoide en la escritura.
La muerte del autor responde, de este modo, al
proyecto de desubjetivación, que intenta eliminar la re-
±erencia a un sujeto originario sustentador de
la
verdad
y e
l
sentido del texto. En e±ecto, el sujeto que comien-
za a pensarse en la escritura, es un sujeto deudor de
las citas de la cultura que tejen su
obra.
El entramado
que constituye el texto posee una
referencialidad
infini-
ta, que multiplica desde distintas vertientes elementos
re±ractarios de otras
11
. Aquello que preexiste como
tras±ondo es la muerte de un re±erente máximo que es-
tablezca los linderos —los alcances— de las miradas;
es la proli±eración de las perspectivas (Vásquez, 2005b).
El lugar que sustenta actualmente el autor sigue sien-
do problemático y con±uso. Eliminarlo, como lo hizo
Foucault y Barthes, sería una trasposición ±acilista. A
más de veinticinco años de proclamarse su muerte, es
necesario repensar de nuevo estas perspectivas, en vis-
tas de la explosión de algunos epi±enómenos que ponen
en duda su muerte total.
MENTES SIN YO, CUERPO, ENCARNACIÓN E
INTERSUBJETIVIDAD: BUSCANDO EL MUNDO
Ahora bien, como señala el neurobiólogo Francisco
Varela
12
, las experiencias humanas son siempre encar-
nadas (Varela
et al
., 2005). Varela considera que las
ciencias cognitivas se han mantenido hasta hace poco
tiempo, en una tradición “abstracta”, que no sólo las ca-
racteriza a éstas sino también al “mundo occidental”.
Sin embargo, estas ciencias
[…] lentamente han ido cobrando conciencia de que
las cosas han sido planteadas al revés y han comenza-
do un radical viraje paradigmático o epistémico [.
..], la
convicción de que las verdaderas unidades de cono-
cimiento son de naturaleza eminentemente concreta,
incorporadas, encarnadas, vividas; que el conocimien-
to se refiere a una situacionalidad [.
..]. Lo concreto no
es un paso hacia otra cosa [concluye], es cómo llega-
mos y dónde permanecemos (Varela, 2000: 220).
Uno de los más importante avances en la ciencia en
los últimos años es la convicción de que no podemos
tener nada que se asemeje a una mente o a una capaci-
dad mental sin que esté totalmente encarnada o inscrita
corporalmente, envuelta en el mundo. Surge como
una evidencia inmediata, inextricablemente ligada a
un cuerpo que es activo, que se mueve y que interac-
túa con el mundo. El mundo no es algo que nos haya
sido entregado: es algo que emerge a partir de cómo
nos movemos, tocamos, respiramos y comemos. Esto es
lo que Varela denomina la cognición como enacción, ya
que la acción connota el producir por medio de una ma-
nipulación concreta.
El constructivismo científco en general, desprecia la
experiencia directa como ±uente de conocimiento, y lue-
go se salta lo obvio, lo que signifca décadas de estériles
controversias empíricas dentro de la ciencia misma.
Examinemos la cuestión —siguiendo a Varela—, que
desde la neurobiología, vuelve a nuestra pregunta ori-
{
65
}
ADOLFO VÁSQUEZ ROCCA
|
LA CUESTIÓN DEL SUJETO
:
PSICOPATOLOGÍAS DEL YO Y LA TRANSFORMACIÓN BIOPOLÍTICA DE LA SUBJETIVIDAD
{
65
}
ginal: ¿qué significa
yo
? O, ¿qué es el
yo
? La vivencia,
cuál sea ésta, se da en una situacionalidad. En cada mo-
mento de nuestra vida algo acontece, vivimos alguna
experiencia. Vemos, oímos, olemos, saboreamos, toca-
mos, pensamos. Podemos estar complacidos, coléricos,
atemorizados, cansados, perplejos, interesados, sufrir
una agobiante timidez o estar absortos en una bús-
queda. Siento que yo soy abrumado por mis propias
emociones, que tengo mayor valía cuando otro me elo-
gia, que una pérdida me destruye. ¿Qué es este yo, este
centro que va y viene, tan constante pero tan frágil, tan
familiar pero tan elusivo?
Este concepto de
yo
suele ser una manera cómoda de
aludir a una serie de acontecimientos y formaciones men-
tales y corporales, ante las cuales una persona puede creer
que (este “yo”) subyacen a la sensación de que “estas for-
mas transitorias ocultan una esencia real e inmutable que
es la fuente de nuestra identidad y que debemos prote-
ger; parecieran que tienen un grado de coherencia causal
e integridad en el tiempo, al modo de una entidad centra-
lizada, uniFcada y homogénea” (Varela
et al.
, 2005: 152),
cuestión a la que Varela se opone, describiendo ese “yo”,
más bien, como un sistema altamente cooperativo —una
aglomeración desuniFcada y heterogénea de redes de
procesos cognitivos encarnados—.
Pareciera que esto nos conduciría a una contradicción.
Sin embargo, por una parte, aun el más somero vistazo
a la experiencia –la vivencia– nos indica que ésta está en
cambio constante, más aún, que siempre depende de
una situación particular. Ser humano, estar vivo, es estar
siempre en una situación, un contexto, un mundo. No
hay en nosotros nada que sea objeto de la experiencia y
permanezca constante o independiente de las situacio-
nes. Pero la mayoría de nosotros estamos convencidos
de nuestra identidad: tenemos una personalidad, re-
cuerdos y remembranzas, planes y expectativas, que
parecen confluir en un punto de vista coherente, un
centro desde el cual oteamos el mundo, el terreno don-
de estamos plantados. ¿Cómo sería posible semejante
punto de vista si no estuviera arraigado en un yo o ego
singular e independiente, dotado de existencia real?
La creencia en un yo substancial se vio fuertemen-
te influida por la tradición cartesiana. El método de la
duda sistemática condujo a Descartes a afirmar su ya
conocido aforismo “pienso, luego existo”. Sin embar-
go, aun cuando al parecer es lícito transcurrir desde
la experiencia consciente a la afirmación de existencia
contingente, el error de Descartes habría consistido en
apresurarse a postular la existencia de una
res cogitans
,
siendo que de buenas a primeras sólo tenía evidencia
para afirmar la existencia de los pensamientos.
Es sabido que en Occidente fue David Hume quien
inauguró en los tiempos modernos el pensamiento es-
céptico en torno a la existencia de un yo substancial y
permanente. Esta postura empirista de herencia hu-
meana, perteneciente a lo que se conocerá (en las
ciencias cognitivas) como
modelo conexionista
, rechaza
la existencia de una entidad cognitiva central coordina-
dora de los estados mentales; esta posición se anticipaba
más de cien años a la incipiente teoría de Varela acerca
de las redes autoorganizativas
13
.
“La mente no está en la cabeza”: la cognición está
enactivamente encarnada. “Enactiva” es una etiqueta
que utilizo aquí en su sentido literal, ya que la cogni-
ción es algo que producimos por el acto de manipular,
por medio de una manipulación activa: es el principio
fundacional de lo que es la mente. Esto implica una pro-
funda coimplicación, una codeterminación entre lo que
parece estar afuera y lo que parece estar adentro. En
otras palabras, el mundo ahí afuera y lo que hago para
estar en ese mundo son inseparables (Varela, 2000).
Esta perspectiva de la mente como enactivamente en-
carnada tiene dos consecuencias, ya que, si la mente no
está en la cabeza, ¿dónde está? Este es precisamente el
punto: es en este lugar de la codeterminación entre lo
interno y lo externo, luego no podemos decir que está
afuera o adentro. La otra consecuencia que se deriva de
esto y que ha sido menos enfatizada, es que la mente
es inseparable del organismo como un todo. Tendemos
a creer que la mente está en el cerebro, en la cabeza,
pero el hecho es que el ambiente también incluye al
resto del organismo: incluye el hecho de que el cerebro
está íntimamente conectado con todos los músculos,
con el esqueleto, los intestinos y el sistema inmunitario,
los flujos hormonales, y así sucesivamente.
Es precisamente la naturaleza del organismo como
una red de elementos codeterminados la que estatuye
{
66
}
{
66
}
N
ÓMADAS
42
|
ABRIL DE
2015
|
UNIVERSIDAD CENTRAL
|
COLOMBIA
que nuestra mente sea, literalmente, inseparable, no
sólo del ambiente externo, sino también de aquello que
Claude Bernard denominó el
milieu intérieur
(Holmes,
1986), el hecho de que no sólo estamos dotados de un
cerebro sino de todo un cuerpo. Cuando tratamos con
un ser vivo, la individualidad aporta un elemento de
inquietante complejidad: más allá de las condiciones ex-
ternas, es necesario considerar también las reacciones
orgánicas intrínsecas, a las que Bernard llama
medio in-
terior
(
milieu intérieur
).
El pensamiento abstracto y su soporte simbólico han
sido los pilares del paradigma cognitivista, base de la
inteligencia artifcial tradicional. Sin embargo, los re-
sultados provenientes de fnales de la década de los
noventa del siglo pasado sobre corporización y situacio-
nalidad de la cognición, complementados por la puesta
al día en los últimos años del trabajo de autores como
el neurofsiólogo Francisco Varela, están permitiendo
defnir un constructo teórico alternativo al computa-
cionalismo.
El cerebro trans±orma in±ormación en estados ±un-
cionales bioquímicos y celulares. Allí toman parte las
propiedades del agua, las propiedades de los canales,
etcétera. Es decir, no hay simplemente “in±ormación
que pasa”. Esa in±ormación cambia el sistema pro±un-
damente, lo modifica hasta su estructura molecular:
construye nuevas proteínas. El sistema nervioso no es
simplemente un sistema de comunicación. El cere-
bro establece estados ±uncionales internos que ya tenía
cuando nació.
ÉTICA, ACCIÓN Y SABIDURÍA: DEL SABER-QUÉ
AL SABER-CÓMO (SABER-HACER ÉTICO)
Varela invita a poner atención a cómo opera la lógica
y se aplican sus principios de identidad y se calculan
los valores de verdad o consistencia —los procesos ca-
tegoriales, etcétera—, pero luego nos invita a que nos
demos cuenta que en la vivencia —que la vida huma-
na en su operar o transcurrir operacional— no es así,
que la vida humana tiene esa curiosa capacidad de ser
completamente descentrada, esto es, la mente (y los
pensamientos) no está localizada como una especie de
proceso que existe en algún lugar que típicamente se
ubica en la cabeza, sino que está descentrada, es una
concurrencia de muchos ²ujos, de lo emocional, de lo
postural, de lo relacional, que van cada uno en una espe-
cie de ²ujos cambiantes constantemente, por lo tanto, la
primera cosa es que el
know how
(saber-cómo) es simple
y completamente la mani±estación de ese ²ujo perma-
nente. Hay que ser capaz de recuperar el “saber cómo”
(el saber hacer), hay que incorporar en la re²exión y el
análisis todo ese dominio de ±enómenos, desde el punto
de vista de la educación; por ejemplo, hay un entrena-
miento dirigido a esa área, el área de lo emocional, de lo
que es la instancia del saber hacer corporal, del dominio
de lo que son las intuiciones y de los ²ujos y de lo que
uno podría llamar también los
procesos preconceptuales
Tiempos Modernos,
1936 |
DIRECTOR
:
CHARLES CHAPLIN
{
67
}
ADOLFO VÁSQUEZ ROCCA
|
LA CUESTIÓN DEL SUJETO
:
PSICOPATOLOGÍAS DEL YO Y LA TRANSFORMACIÓN BIOPOLÍTICA DE LA SUBJETIVIDAD
{
67
}
o
pregnoéticos
,
precategoriales
. La mente no está en la
cabeza, está distribuida en el cuerpo, porque también
pensamos con el cuerpo y en éste, no pensamos com-
partimentadamente, con abstracciones conceptuales,
representaciones mentales separadas.
El
saber-qué
corresponde a la importante tradición de
la ética de corte racionalista que ha marcado buena par-
te de la modernidad en filosofía. Es más, subrayando
su impronta, las tendencias y corrientes contractualis-
tas actuales la suscriben y hasta la subrayan, procurando
encontrar sólidos argumentos en el juicio moral, para lo
que es fundamental el discurso racional basado en ca-
denas de argumentaciones.
El
saber-cómo
, en cambio, refiere al movernos en el
mundo y al comprender, que no es distinto de nuestra
actividad sensorio-motriz. Asimismo, tiene en cuenta
el mundo, que se integra con el sujeto de la acción: el
mundo no es algo que nos haya sido entregado; es algo
que emerge a partir de cómo nos movemos, tocamos,
respiramos y comemos. Está plenamente comprometi-
do con lo que somos. Emerge en un círculo autopoiético
con nosotros. De manera que no sucede que el yo y el
mundo se encuentren separados. Emergen de una de-
pendencia mutua, de una codependencia.
Varela, al igual que Rafael Echeverría (1994), toma la
idea de
transparencia
y
quiebres
de Fernando Flores.
Se refiere con éstas a la trama que constituye nuestras
vidas, a la manera inmediata en que operamos en una
situación dada, al mundo en tanto vivido y no “construi-
do” mediante abstracciones. A esto designa
know-how
(saber-cómo), que se diferencia del
know-what
(saber-
qué), es decir, la distinción entre la habilidad espontánea
y el conocimiento o juicio racional.
Así, Varela hace notar esta inmediatez que tenemos
con el mundo, y cómo desarrollamos una serie de habili-
dades para relacionarnos con éste. No es posible separar
los procesos sensoriales y motores, la percepción y la
acción, de la cognición —enfoque enactivo de la cog-
nición—. La percepción no es una simple recuperación
de un mundo prede±nido, sino que es la acción guiada
perceptualmente en un mundo que es inseparable de
nuestras capacidades sensomotoras, así, la cognición “no
está constituida por representaciones, sino por acciones
corporeizadas” —micromundos y microidentidades—.
En síntesis, para responder la primera cuestión: “¿Cuál
es el mejor modo de comprender el saber-hacer ético?”,
Varela parte de una determinada concepción de
ética
como objeto de reflexión, según la cual, “la ética está
más próxima a la sabiduría que a la razón”. Argumenta
que “es en la percepción inmediata donde está la clave
para una comprensión más amplia del comportamiento
ético y no en la percepción mediada, aquella derivada
de la reflexión o de los varios razonamientos lógicos”
(2002: 65), y concluye que la mayor parte del saber-
hacer ético emerge de la confrontación directa con la
realidad, por lo tanto, a lo largo de la reflexión que pro-
duce mediación.
{
68
}
{
68
}
N
ÓMADAS
42
|
ABRIL DE
2015
|
UNIVERSIDAD CENTRAL
|
COLOMBIA
A partir de esta innovadora refexión, Varela nos
introduce
—desde
una
perspectiva
pragmática—
en la problemática ética: “¿Cómo se puede aplicar
al estudio de la ética y a la noción de
habilidad éti-
ca
la distinción entre comportamientos espontáneos y
enjuiciamientos abstractos, entre las Floso±ías morales
del hacer y las del ser?” (2002: 209). Varela encuentra
que en el pensamiento oriental no hay un olvido de
la con±rontación ética inmediata como eje central, es
posible entender que adquirimos un comportamiento
ético de la misma manera que cualquier otro tipo de
comportamiento.
El comportamiento ético se mira desde un punto de
vista pragmático y progresivo. Se considera que existen
capacidades básicas, las cuales ±omentadas sin obstá-
culos generan las cualidades que se persiguen (Novoa,
2006). El comportamiento ético no surge de hábitos,
o de la obediencia a reglas establecidas, los individuos
expertos actúan a partir de inclinaciones extendidas, lo
que trasciende las limitaciones del repertorio de res-
puestas cotidianas (Varela, 2002).
Así como las tradiciones orientales y aun el psicoanáli-
sis consideran un ser cognitivo no unitario, a di±erencia
de un yo estable o transcendental tan arraigado en toda
la tradición occidental. El yo se de²ne pues, a partir de
propiedades emergentes, es el resultado de una actividad
lingüística recursiva y su capacidad para la autodescrip-
ción y la narración (Rorty, 1992). De esta manera, para
Varela, la habilidad ética “es el conocimiento progresivo
y directo de la virtualidad del ser” (2002, p. 109).
Tenemos entonces que, entre las múltiples tenden-
cias en la ética contemporánea, Varela postula que la
ética es una habilidad, y con esto quiere decir que se
trata de una conducta espontánea, no regida por re-
glas: una persona sabe cuál es la acción adecuada en
circunstancias determinadas y actúa en consonancia.
Según la teoría de la enacción, el conocimiento lo es
de lo concreto, de la manera en que ±unciona el sentido
común, que es el tras±ondo cognitivo de donde emer-
gen nuestras acciones en la resolución de problemas
cotidianos. El conocimiento es acción, más precisamen-
te, es la emergencia de acciones adecuadas en contextos
concretos y específicos.
¿Cuál es nuestro interés? ³undamentar la ética con
argumentaciones distintas a las habituales en el pano-
rama actual, dominado por concepciones demasiado
constreñidas a una racionalidad de ±uente iluminista.
No se trata sólo de argumentar teóricamente sino de
resituar la ética como práctica, como práctica del bien.
Varela desarrolló estas vinculaciones en varios lugares
pero especialmente en el texto que recoge una serie de
con±erencias dictadas en la Universidad de Bolonia en
1991 bajo el título
Ética y acción
(Varela, 1996).
El planteo inicial de esta obra es que la ética se apro-
xima más a la sabiduría que a la razón. Sabiduría es
comprendida aquí en el sentido en que la utilizan las
tradiciones de sabiduría oriental (hinduismo, taoísmo,
con±ucionismo y budismo) y no como se le entiende
habitualmente.
Si bien existen múltiples di±erencias entre estas tra-
diciones, una de sus convergencias es la que el autor
aprovecha y que puede ser presentada de la siguien-
te manera: la consideración de la ética como práctica y
no sólo como asunto de clarificación conceptual sobre
las prácticas. De este modo, la ética se aproxima más
al conocimiento de lo que es ser bueno que a un juicio
concreto en una situación dada.
DE UN YO PSICOLÓGICO A UN YO
NEUROQUÍMICO: EXPERIMENTOS CON UNO
MISMO Y NUEVO ESTATUTO ONTOLÓGICO-
EPISTÉMICO DEL CUERPO
Cuando uno se percibe existir, se experimenta la sensación
de un demente maravillado que sorprende su propia
locura y se empecina en vano en darle un nombre.
La costumbre embota nuestro asombro de existir: somos,
y ya no le damos más vueltas, simplemente ocupamos
nuestra plaza en el asilo de los existentes.
Emil Cioran
Como se ha señalado, la mente no está en la cabeza,
tampoco el saber, lo que nos aparece (comparece) es el
mundo, con sus tonalidades y matices, las pre±erencias
y los rechazos prerracionales, es lo constitutivamente
dado desde ese flujo pulsional y neuroquímico que yo no
{
69
}
ADOLFO VÁSQUEZ ROCCA
|
LA CUESTIÓN DEL SUJETO
:
PSICOPATOLOGÍAS DEL YO Y LA TRANSFORMACIÓN BIOPOLÍTICA DE LA SUBJETIVIDAD
{
69
}
escojo, sino que más bien me constituye; lo emocional
(el querer), el deseo tras del cual estamos direcciona-
dos, y que no es más que el abrazo del organismo, del
cuerpo entero, instancia originaria y principal que nos
aparece como el mundo.
Así, es posible una radical reconfiguración de la propia
identidad. El reconocimiento de un
yo
neuroquímico
que con el lenguaje del romanticismo Schopenhauer
denominaría
magnetismo
, y que según Sloterdijk se-
ría la herencia del “mesmerismo” (Vásquez, 2011) a la
teoría del psicoanálisis, con lo cual se constituiría como
uno de los secretos bizarros de Freud, y que para Va-
rela (1996) y Jean-Luc Nancy obedece a un proceso de
“encarnación” de nuestra identidad donde devenimos
sujetos “somáticos” (Vásquez, 2012).
Autores como Jean-Luc Nancy han desarrollado una f-
loso±ía del cuerpo en la cual se trastoca la interpretación
generalmente aceptada en torno al lugar (subordinado)
del cuerpo en la constitución del sujeto moderno, para
emplazar una nueva antropología, según la cual, “no es
que tengamos un cuerpo, sino que somos un cuerpo”. De
este modo, con el nuevo estatuto ontológico y epistémico
del cuerpo, no sólo se con±orman nuevas ±ormas de subje-
tividad (Guattari, 1992), sino también una “nueva carne”
(Vásquez, 2012). Así, en las ±ronteras entre lo natural y lo
artifcial surge la posibilidad de pensar en un cuerpo cu-
yos órganos se hayan emancipado, en lo que Deleuze y
Guattari (2008) llamarían el
cuerpo sin órganos
.
El sujeto no es más que esa intimidad dislocada res-
pecto de sí que es alteridad radical,
novum organum
,
espectral e ilocalizable. Los cambios en el cuerpo, como
se demuestra en ±enómenos clínicos como el del miem-
bro ±antasma, pueden asimismo alterar la experiencia
de lo que consideramos como nuestra mente, y de los
límites que contienen nuestro yo.
Generalmente, se ha dado por hecho que nuestro
self
14
está anclado a un cuerpo único que permanece estable
y permanente hasta la muerte. La preocupación por el
cuerpo es así una clave hermenéutica para leer el mo-
mento poshumano. El tema del cuerpo nos traslada a
posiciones flosófcas, artísticas, científcas y tecnológicas
halladas donde intentan predominar intereses coligados
a la nueva industria de la ingeniería genética y las prácti-
cas biotecnológicas con ésta asociadas. El uso y abuso de
la imagen del cuerpo en la publicidad, el arte, la prensa y
el cine aumenta el desvelo ante un cuerpo humano que
sabe su constante reestructuración y rehechura, escindi-
do entre lo natural y lo artifcial (Vásquez, 2012-2013). El
cuerpo pierde así sus dimensiones, su capacidad repre-
sentativa para acoplarse indi±erenciadamente con nuevas
máquinas y nuevas sustancias (psicotrópicas), con lo cual
se trans±orma en un híbrido biológico-químico.
Este proceso de “encarnación” de nuestra identidad ha
de determinar que cualquier exploración piscobiológica
que queramos llevar a cabo debe estar orientada en una
dirección similar a los
experimentos con uno mismo
de
Sloterdijk (Vásquez, 2013), una suerte de tratado de in-
toxicación voluntaria dentro de un programa general
encaminado a la experimentación con el propio cuerpo,
método inspirado en la medicina romántica, y aquí es
donde se origina una ambiciosa semiótica de la medica-
ción ±armacológica, no sólo del endomorfinismo de la
especulación, sino también de mecanismos endocrinos
o quimioéticos, donde Sloterdijk da cuenta de una mi-
cropolítica de la subjetividad. El cuerpo, como se ve,
está deviniendo el lugar privilegiado para experimentar
con uno mismo.
El dominio sobre el genoma humano, la codificación
de la conducta, la asociación de ciertas secuencias con
dominios ±uncionales ya identificados, el desarrollo de
las máquinas inteligentes, las biotecnologías y la puesta
en operación de las ±uerzas de la vida trazan una nueva
cartogra±ía de los biopoderes. Estas estrategias ponen
en discusión las ±ormas mismas de la vida, lo que da
lugar, a su vez, a una nueva ética del cuerpo, que pone
un én±asis especial en administrar los impulsos, sobre
todo cuando están relacionados con la ±ecundación y la
descendencia. He aquí “el nacimiento del biopoder mo-
derno como condición de posibilidad de los racismos
tardo modernos” (Díaz, 2011).
Sloterdijk, por su parte, entiende al hombre como una
deriva biotecnológica asubjetiva que vive hoy —con
el desarrollo de la inteligencia artifcial y el descubri-
miento del genoma humano— un momento decisivo en
términos de política de la especie. De un yo psicológico a
un yo neuroquímico, a una radical reconfguración de la
propia identidad. La construcción de estos nuevos yoes
{
70
}
{
70
}
N
ÓMADAS
42
|
ABRIL DE
2015
|
UNIVERSIDAD CENTRAL
|
COLOMBIA
neuroquímicos obedece a un proceso de “encarnación” de
nuestra identidad donde devenimos sujetos “somáticos”.
¿Qué ocurre cuando es el yo el que se encuentra suje-
to a transformaciones por parte de la tecnología médica,
cuando la cognición, la emoción, la volición, el estado de
ánimo se abren a la intervención? (Roca, 2015).
Los seres humanos siempre se han trabajado a sí mis-
mos, para mejorarse. Esto no es nuevo, en cada época
aparece de manera específica. Este trabajo tiene que
ver, evidentemente, con la manera como los humanos
nos vemos a nosotros mismos y como nos queremos ver.
En la primera mitad del siglo XX y en las sociedades li-
berales avanzadas, los ciudadanos se veían a sí mismos
desde una creencia psicologista: con un espacio interior
profundo sobre el cual trabajar. Manifestación de ello
fue la proliferación de terapias, de test psicológicos, de
literatura psicológica. Lo que se ha llamado el desarro-
llo progresivo de las técnicas
psi
. Pero a partir de los
años sesenta va apareciendo otra tendencia, que es la de
pasar de ciudadanos psicológicos a ciudadanos somáti-
cos, es decir, biológicos. O dicho de otra manera, de un
yo mental a un yo cerebral (Rose, 2012).
Durante la segunda mitad del siglo XX, los psiquiatras
han trazado las bases neurológicas y neuroquímicas de
la vida mental, y sobre este mapa se ha constituido el
nuevo yo, que no es un yo mental, sino un yo cerebral, y
un yo cerebral quiere decir un yo neuroquímico.
Planeta prohibido
(Forbidden Planet)
,
1956 |
DIRECTOR
:
FRED M
.
WILCOX
{
71
}
ADOLFO VÁSQUEZ ROCCA
|
LA CUESTIÓN DEL SUJETO
:
PSICOPATOLOGÍAS DEL YO Y LA TRANSFORMACIÓN BIOPOLÍTICA DE LA SUBJETIVIDAD
{
71
}
Los cerebros son órganos físicos con sustancias quí-
micas y unas determinadas funciones. Existen drogas,
como los psicofármacos, que pueden sustituir funcio-
nes cerebrales, estimularlas o inhibirlas. Hay sistemas
modélicos experimentales para investigar: cerebros
humanos, cultivos de células
in vitro
similares a las neu-
ronas, cerebros animales.
.. hay también técnicas de
investigación: ensayos químicos de Fuidos corporales,
electroencefalogramas, técnicas de imágenes cerebra-
les. Hay diagnósticos sobre trastornos de estados de
ánimo, emociones, cognición o voluntad que pueden ser
tratados farmacológicamente. El régimen de verdad es
la experimentación. El espacio mental no es ahora una
caja negra de la que no podemos saber nada, como de-
cían los conductistas, es que sencillamente la mente es
el cerebro. En otras palabras: lo que llamamos
mente
es el conjunto de actividades y procesos que realiza el
cerebro. Los trastornos funcionales son, ±nalmente,
trastornos orgánicos (Rose, 2012).
Pero todo este razonamiento científico y comercial
debe conjugarse con el pensamiento neoliberal, que
entiende que el sujeto debe y puede decidir lo que
quiere, no está sometido a un destino biológico. Las in-
vestigaciones en epigenética plantean que ni tan sólo la
genética es determinista. Ya no se trata solamente de
decidir qué tratamiento recibir para un trastorno, sino
también de identificar susceptibilidades genéticas en
individuos asintomáticos.
Pero los psicofármacos juegan un papel ambivalente
15
.
Sirvieron en su momento para que los considerados
“enfermos mentales” abandonasen los hospitales psi-
quiátricos y pudieran vivir en comunidad. También se
plantean cada vez más no en un sentido disciplinario
normalizante, sino como una manera de ajustar la pro-
pia conducta.
Las consideraciones anteriores dan cuenta de los efec-
tos que tiene la nueva “política de la vida” o biopolítica
sobre los procesos de subjetivación; una “biopolítica de
la población”, más centrada en el cuerpo-especie, don-
de han predominado más las tecnologías reguladoras
y aseguradoras. Por primera vez, subraya ²oucault, la
vida, lo biológico, pasa a reflejarse en lo político. Si du-
rante siglos se pensó, con Aristóteles, que el hombre
era un animal viviente que, además, como caracterís-
tica propia, era capaz de llevar a cabo una existencia
política, “el hombre moderno [declara ²oucault] es un
animal en cuya política está puesta en entredicho su
vida de ser viviente” (²oucault, 1977, p. 173).
Hechos como la aparición de la neuroética nos esta-
rían mostrando hasta qué punto se están modi±cando
las tecnologías de subjetivación, unas tecnologías que
nos están convirtiendo en “individuos somáticos”.
Nuestros juicios y actuaciones están cada vez más me-
diatizados por el lenguaje de la biomedicina. Es posible
hablar de la transición de un “yo psicológico” a un “yo
neuroquímico”, de una nueva forma de comprensión
de la propia identidad —que evidentemente inFuye,
no sólo en lo que pensamos de nosotros mismos, sino
también en nuestra práctica cotidiana—, en la cual se
destaca que somos un cuerpo y un cerebro. Este proce-
so de “encarnación” de nuestra identidad provoca que
cualquier reconstrucción personal que queramos lle-
var a cabo, se supone que debe realizarse a través de
nuestro propio cuerpo. El cuerpo está deviniendo el
lugar privilegiado para experimentar con uno mismo.
Pensemos, por ejemplo, en los discursos sobre la die-
ta o el ejercicio físico, en los
piercings
, los tatuajes o la
cirugía estética.
A inicios de la década de los setenta, la idea de un
espacio psicológico interior, que había sido el centro
de nuestra forma y autocomprensión, se estaría des-
dibujando. Hoy ya no se habla tanto de traumas y
neurosis asociados con la biografía peculiar de cada
cual, sino más bien de problemas relacionados con al-
gún desequilibrio bioquímico existente en el cerebro,
o de ciertas predisposiciones genéticas. Multitud de
fenómenos de la vida humana —desde la ansiedad y
la depresión, pasando por los cambios de humor rela-
cionados con el ciclo menstrual, hasta los dé±cits de
atención de ciertos niños— son interpretados como
desequilibrios bioquímicos tratables a través de dro-
gas capaces de reajustarlos. Esta recodi±cación del
yo no sólo está inFuyendo en la psiquiatría, sino que
está teniendo incidencia también en ámbitos tan di-
versos como el mundo laboral, el deporte, la escuela
o la prisión. Se puede hablar de “sociedades psicofar-
macológicas” porque se está convirtiendo en rutinario
el hecho de pretender transformar nuestra capacidades
subjetivas a través de drogas.
{
72
}
{
72
}
N
ÓMADAS
42
|
ABRIL DE
2015
|
UNIVERSIDAD CENTRAL
|
COLOMBIA
La aparición de nuevos “expertos somáticos”: el
gobierno de estos nuevos yoes neuroquímicos no
proviene principalmente de los políticos o de profesio-
nales que predominaron en la sociedad del bienestar
(trabajadores sociales, educadores, terapeutas), sino
que la biopolítica, en la actualidad, depende, en buena
parte, del trabajo constante y minucioso de los labora-
torios; del complejo poder informático necesario para
llevar a cabo digitalizaciones de las funciones cerebra-
les o para establecer relaciones entre historia clínica
y genealogías familiares, con determinadas secuen-
cias genéticas; y, evidentemente, de la búsqueda de
ganancias que estas nuevas formas de conocimiento
prometen. Es en este tipo de prácticas donde debemos
buscar la emergencia de nuevas formas de autoridad.
Agenciamientos de poder clínico, con una nueva ge-
neración de profesionales médicos: los genetistas, los
neurobiólogos, los neurocientíFcos, los gerontólogos,
los expertos en bioética (y biopolítica), los dietistas,
los expertos en reproducción, sexualidad y control de
la natalidad, y en aquel difuso y amplio ámbito, que
denominamos
salud mental
, y que presenta rasgos
similares al “poder pastoral” (Vásquez, 2011) (de un
claro eco heideggeriano).
NOTAS
1
Una exposición detenida, de gran alcance y rigor sobre este
punto, es posible encontrarla en el capítulo “La humillación
por las máquinas; sobre la signiFcación de la novísima tecno-
logía médica para la época” (Sloterdijk, 2001).
2
Paul Ricoeur (2003) plantea la discusión de Heidegger y
la cuestión del sujeto, donde cuestiona la primacía del
cogito
,
cuestión que conduce a superar el concepto de la metafísica
del sujeto; asumir que el sujeto es susceptible de ser conocido
por introspección. Dado que el sujeto se hace en la medi-
da que experimenta el mundo, el sujeto cambia y el mundo
también, es una tarea hermenéutica, pues mientras el sujeto
construye el mundo se construye así mismo, descartando la
escisión entre sujeto y mundo.
3
La idea de que la conciencia está excluida de su propio
sentido por un impedimento del que no tiene dominio ni co-
nocimiento es la clave de la tópica freudiana: porque pone al
sistema del inconsciente fuera de todo alcance, el dinamismo
de la represión requiere una técnica de interpretación adecua-
da a las distorsiones y a los desplazamientos que el trabajo del
sueño y el trabajo de la neurosis ilustran de manera ejemplar.
4
Sustancializar es dotar de existencia autónoma (material
o no) a algo, como en psicología se tiende a sustancializar la
palabra
mente
o
razón
. La mente no es más que lenguaje y
procesos psicológicos; la razón es una facultad mental, sin em-
bargo, se sustancializan cuando les buscamos un soporte físico
(una centralidad o punto de anclaje) diciendo que la mente
está (localizada) en el cerebro, o en tal o cual zona. Existe una
creciente propensión por parte de las neurociencias a declarar
la subjetividad misma como un mero epifenómeno de proce-
sos cerebrales.
±²
5
Blade Runner
es una película estadounidense de ciencia
Fcción de 1982, dirigida por Ridley Scott y basada en la no-
vela
¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?
de Philip
K. Dick, un clásico de la ciencia Fcción y obra precursora del
género
cyberpunk
. La historia transcurre en una versión dis-
tópica de la ciudad de Los Ángeles, Estados Unidos, durante
el mes de noviembre del 2019. El título de la película viene de
la novela
The Bladerunner
, de Alan E. Nourse, cuyo protago-
nista contrabandea instrumentos quirúrgicos en el mercado
negro, y de
Bladerunner, A Movie
(en algunas ediciones
Blade
Runner
), un tratado de cine escrito por William S. Burroughs.
Blade Runner
debe mucho a
Metrópolis
de ±ritz Lang. Ridley
Scott da crédito al cuadro
Nighthawks
, de Edward Hopper,
y a la historieta breve
The Long Tomorrow
, escrita por Dan
O’Bannon y dibujada por Moebius (alias de Jean Giraud),
como fuentes estilísticas para la ambientación. Scott contrató
a Syd Mead como artista conceptual, y ambos recibieron gran
in²uencia de la revista francesa de ciencia Fcción
Métal Hur-
lant
(
Heavy Metal
), en la que Moebius contribuía.
6
Los recuerdos —y la memoria— es el gran tema de Phi-
lip K. Dick, el maestro norteamericano de la ciencia Fcción
y la literatura de anticipación, digno heredero de Asimow y
Bradbury: narradores de antiutopías futuristas.
7
Los replicantes fueron declarados ilegales en el planeta
Tierra tras un sangriento motín ocurrido en el planeta Mar-
te, donde trabajaban como esclavos. Un cuerpo especial de la
policía, Blade Runners, se encarga de identiFcar, rastrear y
matar —o “retirar”, en términos de la propia policía— a los
replicantes fugitivos que se encuentran en la Tierra. Con un
grupo de replicantes suelto en Los Ángeles; Rick Deckard, el
mejor agente que ha existido en lo que a detección y retiro de
{
73
}
ADOLFO VÁSQUEZ ROCCA
|
LA CUESTIÓN DEL SUJETO
:
PSICOPATOLOGÍAS DEL YO Y LA TRANSFORMACIÓN BIOPOLÍTICA DE LA SUBJETIVIDAD
{
73
}
replicantes se refere, es sacado de su semiretiro para que use
algo de “la vieja magia Blade Runner”.
8
Fue el mismo Rutger Hauer, actor que interpreta a Batty,
el que retocó la versión del guionista David Peoples y añadió
al fnal lo de “Todos esos momentos se perderán en el tiempo,
como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir”. La ±rase tie-
ne demasiados parecidos al poema El barco ebrio de Arthur
Rimbaud:
¡
Yo he visto los archipiélagos siderales! y las islas donde los
cielos delirantes están abiertos al viajero. Yo sé de los cielos
que estallan en rayos, y de las trombas.
¡
Pero, de verdad, yo lloré demasiado! Las Albas son desola-
doras. Toda luna es atroz y todo sol amargo: El acre amor me
ha hinchado de torpezas embriagadoras.
¡
Oh que mi quilla estalle! ¡Oh que yo me hunda en la mar! Es
hora de morir.
9
La floso±ía ±rancesa de los dos últimos tercios del siglo
pasado ha ido progresivamente afnando su gusto por una
solemne ±rivolidad. Asumió el tono declamatorio de quien
describe el Apocalipsis y el hábito singular de los virajes inte-
lectuales hacia cualquier rumbo en el mejor estilo de la moda
y sus pasarelas ±emeninas.
1
0
Juan Luis Martínez, poeta que a fnes de los setenta y prin-
cipios de los ochenta irrumpió en la escena literaria chilena
con una poesía rupturista, escéptica e iconoclasta, incompren-
dida por buena parte de la crítica y rechazada por más de un
editor. Los versos de Martínez han circulado por más de vein-
te años como ±otocopias, aunque ahora la situación empieza a
cambiar.
La nueva novela
—curiosamente a pesar del nom-
bre— obra paradigmática de la vanguardia poética chilena, se
ha convertido en un objeto de un nuevo culto, el de la tacha de
la autoría y la disolución del autor.
1
1
Según Barthes: “El escritor se limita a imitar un gesto
siempre anterior, nunca original; el único poder que tiene es el
de mezclar las escrituras, llevar las contrarias unas con otras,
de manera que uno nunca se pueda apoyar en una de ellas”
(1994: 69). Pese a esta afrmación, Barthes no pro±undiza en
este escrito sobre el sujeto que aquí podría asomarse.
1
2
Francisco Varela es un neurobiólogo chileno nacido en
1946, Doctor de la Universidad de Hardvard con su tesis
“Insect Retinas: In±ormation processing in the Compound
Eye”, dirigida por el premio nobel de medicina Torsten
Wiesel. Fue director de investigaciones en el Centro Na-
cional de Investigaciones Científcas de Francia y director
del Laboratorio de Neurociencias Cognitivas en el Hospital
de La Salpêtrière en París. En sus primeros años, Varela
trabajó con Humberto Maturana, otro biólogo chileno, de
cuya alianza nacieron los libros
De máquinas y seres vivos:
una teoría sobre la organización biológica
(1973) y
El árbol
del conocimiento: las bases biológicas del entendimiento
humano
(1985). En sus investigaciones, los científcos avan-
zaron en la teoría de la autopoiesis, que se ha extendido a la
sociología a través del pensamiento de Niklas Luhmann y la
teoría de sistemas complejos.
1
3
Estrechamente ligada a las líneas propuestas por Paul
Smolensky, y, por otro, a la teoría de las ideas cognoscentes
de William James y los neorrealistas de comienzos del siglo
XX, dentro de lo que posteriormente se conoció como la
teo-
ría del monismo neutral.
1
4
Harold Blum dice que los conceptos re±erentes al
self
varían tremendamente, comprendiendo di±erentes marcos
de re±erencia y distintos niveles de discurso. Van desde un
modo de expresión coloquial-±enoménico (como cuando uno
habla de “la conciencia de uno mismo”) hasta construcciones
metapsicológicas muy abstractas.
1
5
A mediados de los años noventa se da un cambio impor-
tante en el pensamiento y la práctica psiquiátrica. Se trata
de un estilo de razonar que considera que todos los tras-
tornos mentales pasan por el cerebro y su ±uncionamiento
molecular, neuroquímico. Los elementos biográfcos se
tienen en cuenta pero entendiendo a que sus e±ectos depen-
den de las características de cada cerebro. Se da un cambio
en la consideración económica de los que padecen trastor-
nos mentales. Si antes se les consideraba una carga social,
hoy se ve como una oportunidad para la inversión y el be-
nefcio. Se teje aquí una gran alianza entre el gran capital
±armacéutico, la salud pública y el reclamo a los accionistas
privados.
±²
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
1.
ADLER, Al±red, 1925,
Conocimiento del hombre
, Madrid,
Espasa-Calpe.
2.
ÁLVAREZ, Eduardo (coord.), 2007,
Cuaderno gris No. 8,
“La cuestión del sujeto: el debate en torno a un paradigma
de la modernidad”
, Madrid, UAM.
3.
AMENGUAL, Gabriel, 1998,
Modernidad y crisis del su-
jeto: hacia la construcción del sujeto solidario
, Madrid,
Caparrós.
4.
ARGULLOL, Ra±ael
et al
., 1996,
Blade Runner
, Barcelo-
na, Tusquets.
{
74
}
{
74
}
N
ÓMADAS
42
|
ABRIL DE
2015
|
UNIVERSIDAD CENTRAL
|
COLOMBIA
5.
BARTHES, Roland, 1994, “La muerte del autor”, en:
El
susurro del lenguaje
, Barcelona, Paidós.
6.
BAUMAN, Zigmunt, 2004,
Modernidad líquida
, México
D.F., Fondo de Cultura Económica.
7.
CANTEROS, Jorge, 2002, “La subjetividad encarnada”,
en:
Subjetividad y Procesos Cognitivos
, 2, pp. 34-70.
8.
CIORAN, Emil, 1997,
Breviario de podredumbre
, Ma-
drid, Santillana.
9.
CORTÉS, José Miguel, 1997, “La amenaza esquizoide o
la desposesión de la identidad”, en: José Miguel Cortés,
Orden y caos: un estudio cultural sobre lo monstruoso en
el arte
, Barcelona, Anagrama, pp. 93-95.
10.
DELEUZE, Gilles y Félix Guattari, 2008,
Mil mesetas: ca-
pitalismo y esquizofrenia
, Valencia, Pretextos.
11.
DENNETT, Daniel, 1995,
La conciencia explicada: una
teoría interdisciplinar
, Paidós, Barcelona.
12.
DERRIDA, Jacques, 1998,
Márgenes de la filosofía
, Ma-
drid, Cátedra.
13.
DÍAZ, Esther, 2011, “Filosofía de los saberes: ciencia,
amor, y muerte”, en:
Revista Argentina de Sociología
, Vol.
8-9, No. 15-16, Vol. 8-9, pp. 185-192.
14.
FOUCAULT, Michel, 1977,
Historia de la sexualidad: la
voluntad de saber
, 17ª edición, México, Siglo XXI.
15.
_________, 1964-1969, “Qu`est-ce qu’un auteur”, en: Mi-
chel Foucault,
Dits et écrits
, Tomo I, pp. 789-821.
16.
_________, 1984,
¿Qué es un autor?
, México, Ediciones
Populares.
17.
FREUD, Sigmund, 1900,
La interpretación de los sueños
,
Leipzig/Viena, Franz Deuticke. 
18.
_________, 1968, “Una dificultad del psicoanálisis”, en:
Sigmund Freud,
Obras completas
, Vol. II, Madrid, Biblio-
teca Nueva.
19.
_________, 1977,
El yo y el ello
, Madrid, Alianza.
20.
_________, 1992,
El orden del discurso
, Tusquets, Buenos
Aires.
21.
_________, 1998,
El malestar de la cultura
, Madrid, Alianza.
22.
GROSSBERG, Lawrence, 2003, “Identidad y estu-
dios culturales”, en: Stuart Hall y Paul du Gay (comps.),
Cuestiones de identidad cultural
, Buenos Aires/Madrid,
Amorrortu.
23.
GUATTARI, Félix, 1992,
Producción de subjetividades
,
Buenos Aires, Caosmosis.
24.
HABERMAS, Jürgen, 1987,
Teoría de la acción comunica-
tiva
, Madrid, Taurus.
25.
HEGEL, Georg Wilhelm, 2007,
Fenomenología del espíri-
tu
, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica.
26.
HOLMES, Frederic, 1986, “Claude Bernard, The ‘Milieu
Intérieur’, and Regulatory Physiology”, en:
History and
Philosophy of the Life Sciences
, Vol. 8, No. 1, Nápoli, pp.
3-25.
27.
LEFF, Enrique, 2010, “El desvanecimiento del sujeto y
la reinvención de las identidades colectivas en la era de la
complejidad ambiental”, en:
Polis
, No. 27, disponible en:
28.
LIHN, Enrique y Pedro Lastra, 1997,
El circo en llamas
,
Santiago, LOM.
29.
MARCUSE, Herbert, 1963, “Las implicaciones sociales
del ‘revisionismo’ freudiano”, en:
Revista de la Universi-
dad de México
, UNAM, No. 5-6, enero-febrero, p. 21.
30.
MARÍN, Germán, 2002,
Un animal mudo levanta la vista
,
Santiago de Chile, Sudamericana.
31.
MARTINEZ, Juan Luis, 2004,
Poemas del otro
, Santiago,
Universidad Diego Portales.
32.
MARX, Karl,
Manuscritos económico-filosóficos
, México,
Fondo de Cultura Económica.
33.
MORIN, Edgar, 1994,
La complexité humaine
, París,
Champs Flammarion.
34.
NIETZSCHE, Friedrich, 1997,
Genealogía de la moral
,
Madrid, Alianza.
35.
_________, 2004,
Así habló Zaratustra
, Madrid, Alianza.
36.
NOVOA., Edgar, 2006, “Reseña de
La habilidad ética
de
Varela, Francisco”, en:
Revista Colombiana de Bioética
,
Vol. 1, No. 2, julio-diciembre, pp. 169-171, disponible en:
37.
PLA VARGAS, Lluís, 2007, “La redescripción de la idea
clásica de subjetividad en Freud y su influencia en Rorty”,
en:
Revista Observaciones Filosóficas
, No. 5.
38.
QUINTANAS, Anna, 2013, “Foucault: el cuerpo-vida y el
cuerpo-cosa”, en:
Revista Debats
, No. 119, pp. 47-53.
39.
RICOEUR, Paul, 2003,
El conflicto de las interpretacio-
nes: ensayos de hermenéutica
, México, Fondo de Cultura
Económica. p. 215.
40.
RORTY, Richard, 1991
, Contingencia, ironía y solidari-
dad
, Barcelona, Paidós.
41.
ROSE, Nikolas, 2012,
Políticas de la vida: biomedicina,
poder y subjetividad en el siglo XXI
, La Plata, Unipe/Uni-
versitaria.
42.
SCHNITMAN, D. F., 1998,
Nuevos paradigmas, cultura y
subjetividad
, Buenos Aires, Paidós.
43.
SCOTT, Ridley (dir.), 1982,
Blade Runner
,
film
, Estados
Unidos/Hong Kong.
44.
SLOTERDIJK, Peter, 2011, “La humillación por las má-
quinas: sobre la significación de la novísima tecnología
médica para la época”, en: Peter Sloterdijk,
Sin salvación:
tras las huellas de Heidegger
, Madrid, Akal, pp. 221-240.
45.
VARELA, Francisco, 1996,
Ética y acción
, Santiago, Dol-
men.
46.
_________,
2000,
El fenómeno de la vida
, Santiago, Dol-
men, p. 220.
47.
_________, 2002,
La habilidad ética
, Barcelona, Debate,
p. 65 y 109.
{
75
}
ADOLFO VÁSQUEZ ROCCA
|
LA CUESTIÓN DEL SUJETO
:
PSICOPATOLOGÍAS DEL YO Y LA TRANSFORMACIÓN BIOPOLÍTICA DE LA SUBJETIVIDAD
{
75
}
48.
VARELA, Francisco, Evan Thompson y Eleanor Rosch,
2005,
De cuerpo presente
, Barcelona, Gedisa, p. 152.
49.
VÁSQUEZ, Adolfo, 2004, “El hipertexto y las nuevas retó-
ricas de la postmodernidad: textualidad, redes y discurso
excéntrico”, en:
Philoshophica
, No. 27, pp. 331-350.
50.
_________, 2005a, “La reconfiguración del concepto de
autor: alteridad e identidad en la poesía de Juan Luis Mar-
tínez”, en:
Cyber Humanitatis
, No. 33, verano, disponible
en:
a
RCH/article/view/5786/5654>.
51.
_________, 2005b, “Mundos posibles y ficciones narrati-
vas”, en:
A Parte Rei
, No. 37, enero, pp. 1-14.
52.
_________, 2011, “Sloterdijk y Heidegger: normas para
el Parque Zoológico-Temático Humano, culturas post-
humanísticas y capitalismo cárnico contemporáneo”, en:
Nómadas
,
Revista Crítica de Ciencias Sociales y Jurídicas
,
No. 32, julio-diciembre, pp. 102-125.
53.
_________, 2011, “Sloterdijk; Secretos bizarros de Freud,
discretas obsesiones telecomunicativas y primeras forma-
ciones de psicología profunda europea”, en:
Nómadas,
Revista Crítica de Ciencias Sociales y Jurídicas
, No. 31,
julio-diciembre, pp. 339-368, disponible en: <http://www.
ucm.es/info/nomadas/31/adolfovasquezrocca_2.pdf>.
54.
_________, 2012, “Ontología del cuerpo y estética de la
enfermedad en Jean-Luc Nancy: de la
téchne
de los cuer-
pos a la apostasía de los órganos”, en:
Eikasia
,
Revista de
Filosofía
, No. 44, mayo, Oviedo, pp. 59-84.
55.
_________, 2012-2013, “En torno al diseño de lo humano
en Sloterdijk: de la ontotecnología a las fuentes filosóficas
del posthumanismo”, en:
La lámpara de Diógenes, Revista
de Filosofía
, Año 13, Vol. 13, Nos. 24-25, pp. 127-140.
56.
_________, 2013, “Peter Sloterdijk: experimentos con uno
mismo, ensayos de intoxicación voluntaria y constitución
psico-inmunitaria de la naturaleza humana”, en:
Eikasia,
Revista de la Sociedad Asturiana de Filosofía
, No. 49,
mayo, Oviedo, pp. 47-76, disponible en: <http://www.re-
vistadefilosofia.com/49-02.pdf>.
57.
_________, 2014a, “Peter Sloterdijk: el animal acrobáti-
co, prácticas antropotécnicas y diseño de lo humano”, en:
Nómadas, Revista Crítica de Ciencias Sociales y Jurídicas
,
No. 39, disponible en: <http://pendientedemigracion.ucm.
es/info/nomadas/39/adolfovrocca_es.pdf
o-filosóficos
>.
58.
_________, 2014b, “Lógica paraconsistente, paradojas
y lecturas parasitarias: del virus del lenguaje a las lógi-
cas difusas (Lewis Carroll, B. Russell, K. Gödel y W. S.
Burroughs)”, en:
Eikasia, Revista de Filosofía
, No. 58,
Oviedo, pp. 41-64.
logo_pie_uaemex.mx