Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
*
Coordinador del Centro de Estudios de Geografía Humana, de El Colegio de Michoacán,
AC
.
Correo electrónico: catv@colmich.edu.mx.
A
LTAS
FINANZAS
Y
GEOPOLÍTICA
PARA
LA
INTEGRACIÓN
DE
A
MÉRICA
L
AT I N A
Resumen
En nuestros días —una vez superadas las dictaduras militares en América Latina y
luego de varios años en la lógica de la apertura comercial, así como la formaliza-
ción de varios acuerdos regionales— todavía nos preguntamos: ¿es posible que los
países latinoamericanos se desarrollen? Este trabajo tiene como objetivo analizar la
relación de las altas finanzas con el proyecto geopolítico en América del Sur, como
instrumento de integración económica y financiera en un bloque regional. Suponemos
que es posible la integración económica, aunque no necesariamente signifiquen bene-
ficios equitativos para todas las naciones de la región, ni siquiera que todos los países
latinoamericanos estén interesados en participar. Pero no se ha detenido por esa falta
de unidad. Queremos conocer y explorar las razones de cómo un proyecto geopolítico
de integración tiene lugar, aun cuando sólo algunas naciones lo están encabezando.
Palabras clave: geopolítica, altas finanzas, sistema financiero, banca extranjera e in-
tegración económica.
Carlos Téllez Valencia*
Fecha de recepción: 19 de octubre de 2007. Fecha de aceptación: 20 de febrero de 2008.
C
ARLOS
T
ÉLLEZ
V
ALENCIA
186
Vol. 39, núm. 153, abril-junio / 2008
Summary
These days –now that the Latin American military dictatorships have been superseded
and following several years of trade openings and the formalization of a number of
regional agreements –we still ask ourselves: is it possible for the Latin American
countries to develop? The present study aims at analyzing the relationship between high
finance and the South American geopolitical project, as an instrument of economic and
financial integration in a regional bloc. We assume that economic integration is possible,
although this does not necessarily imply equitable benefits for all the countries in the
region, nor does it mean that all Latin American countries are interested in participating.
But it has not been detained by any absence of unity. We want to know and explore how
a geopolitical integration project occurs –even if only some countries take part.
Key words: geopolitical, high finance, financial system, foreign bank, economic
integration.
Résumé
De nos jours, maintenant qu’ont été surpassées les dictatures militaires en Amérique
latines et après plusieurs années dans la logique de l’ouverture commerciale et la
formalisation de divers accords régionaux, nous nous demandons toujours: Est-il
possible que d’autres pays latino-américains se développent? Ce travail a pour objectif
d’analyser le rôle joué par les hautes finances dans le projet géopolitique en Amérique
du Sud, en tant qu’instrument d’intégration économique et financière dans un bloc
régional. Nous partons de l’idée que l’intégration économique est possible bien que
cela ne signifie pas nécessairement des bénéfices équitables pour toutes les nations de
la région, ni même que tous les pays latino-américains aient un intéret à participer.
Mais cette disparité n’a pas mis fin au projet. Nous voulons connaître et examiner
les circonstances qui font qu’un projet géopolitique d’intégration a lieu, même quand
seules certaines nations le dirigent.
Mots clés: géopolitique, hautes finances, système financier, banque étrangère et
intégration économique.
Resumo
Nos dias de hoje - uma vez superadas as ditaduras militares na América Latina e
depois de vários anos na lógica da abertura comercial, bem como a formalização de
vários acordos regionais - ainda nos perguntamos: será possível que os países latino-
americanos se desenvolvam? Este trabalho tem como objetivo analisar a relação
das altas finanças com o projeto geopolítico na América do Sul, como instrumento
de integração econômica e financeira num bloco regional. Supomos que seja possível
a integração econômica, se bem que não necessariamente signifique benefícios
eqüitativos para todas as nações da região, nem que todos os países latino-americanos
estejam interessados em participar. Mas não se há detido por essa falta de unidade.
Queremos conhecer e explorar as razões de como um projeto geopolítico de integração
tem lugar, ainda quando só algumas nações o estão encabeçando.
Palavras-chave: geopolítica, altas finanças, sistema financeiro, bancos estrangeiros e
integração econômica.
A
LTA S
FINANZAS
Y
GEOPOLÍTICA
PA R A
LA
INTEGRACIÓN
DE
A
MÉRICA
L
AT I N A
187
Vol. 39, núm. 153, abril-junio / 2008
La geopolítica
D
urante mucho tiempo, en especial entre principios del siglo
XX
y hasta fi-
nalizada la Segunda Guerra Mundial, la geopolítica fue considerada como
una estrategia de Estado para sobrevivir y crecer o expandirse, de otra ma-
nera (se pensaba) los Estados tenderían a desaparecer o a ser subordinados por otros
más fuertes. Por esa época, algunos de los autores más representativos fueron Ratzel
(aparentemente el fundador del concepto), Haushofer y Mackinder (Uribe, 1996;
Weigert, 1979). Se trataba de una geopolítica entre cuyos elementos conceptuales se
señalaban a la nación, la raza y el territorio, aunque el fundamento teórico real era
el
socialdarwinismo
, dado que se basaba en la teoría de la evolución de las especies,
trasladada a “evolución de los Estados”, en donde el Estado evolucionaba (junto con
su raza y su territorio) o desaparecía.
Parte importante de aquella geopolítica era la consideración de los elementos
geográficos, es decir, la obligación de conocer mejor que nadie la distribución de ríos
y su cauce, lo escampado de un terreno, el clima prevaleciente, el tipo de vegetación,
etcétera. Por tanto, resultaba sobre todo una doctrina que necesariamente significaba
la acción beligerante, lo que incluso llevó a concebir ideas como “la paz es un lapso
entre dos guerras”. Así las cosas, la geopolítica resultaba en el conocimiento del te-
rritorio para ejercer el poder sobre otros Estados.
Ahora resulta anacrónico otorgar demasiado peso a las condiciones geográficas, so-
bre todo tratándose de posibles conflictos entre Estados, dadas las innovaciones tecno-
lógicas para una posible confrontación armada. Pero todavía se conserva el sentido del
conocimiento y control territorial, aunque complementado con el control económico y
diplomático. En la actualidad, autores como James Petras, Imannuel Wallerstein o Car-
los Fazio, entre otros, abordan el término de geopolítica con base en uno de sus clásicos
ejes centrales: como la estrategia de Estado para hacerse de poder o control territorial (y
con ello político, económico y de recursos naturales) en distintas escalas geográficas.
Una diferencia sustancial entre los primeros autores de geopolítica con los actuales
es que los primeros no consideraban en sus esquemas el papel político (y geopolítico)
del financiamiento internacional. Al margen de la geopolítica, Polanyi ya había hecho
mención acerca del papel “político” del financiamiento (Polanyi, 1944). Como se in-
fiere, el financiamiento internacional lleva consigo mecanismos de control político de
unos Estados sobre otros, lo mismo que sirven para hacer frente a las fluctuaciones
económicas, pero con beneficios desiguales para los Estados asociados en bloques fi-
nancieros. Cuando México se declaró independiente de la Corona Española,
Inglaterra
fue el primero en reconocerlo como Estado soberano (en 1824; España lo haría hasta
C
ARLOS
T
ÉLLEZ
V
ALENCIA
188
Vol. 39, núm. 153, abril-junio / 2008
1834), pese a sus incipientes instituciones de Estado. Sucede que Inglaterra (reciente
hegemonía, una vez que sucumbió la holandesa) mostraba interés en ampliar su poder
financiero al territorio americano, por lo que le concedió al naciente Estado mexicano
préstamos que no vería garantizados sino hasta entrados los años sesenta del siglo
XIX
. Se trataba de cantidades no muy significativas, pero con las que intentó tener un
control político lo más amplio posible en el ámbito mundial (Revueltas, 2006).
En la actualidad, el financiamiento internacional continúa siendo un elemento de
suma importancia en las relaciones políticas. Lo mismo aquéllas donde hay condi-
ciones de control de unos Estados sobre otros, y que requieren de un buen sustento en
cuanto a capacidad de financiamiento o, más particularmente, de otorgar créditos.
El ejemplo de altas finanzas y de geopolítica más claro que hemos tenido hasta la
fecha es Estados Unidos (
EU
), quien le disputó la hegemonía a Alemania durante
la Guerra Mundial y la ganó. Se da en llamar Guerra Mundial porque participaron
los países centrales, porque uno de ellos intentaba ejercer control sobre otros, pues
controlar a naciones periféricas no es suficiente para obtener la hegemonía. Antes de
obtenerla,
EU
se abstuvo de participar en reuniones del orden internacional para in-
tentar establecer nuevos mecanismos del entonces sistema financiero mundial, como
los que se intentaron en Italia o Inglaterra. Esperó terminada la guerra para convocar,
entonces sí, a la Conferencia Bretton Woods, en territorio estadounidense. Hasta ese
momento mostró la intención de fundar un nuevo orden mundial, incluido el financie-
ro. Pero desde entonces también se ha encargado de obstaculizar proyectos que pon-
gan en peligro la viabilidad de su propio Estado y del orden internacional establecido
en la posguerra. Con lo que ha hecho enormes gastos en materia de “inteligencia”, de
gestión “diplomática” y acciones militares directas, como en la
guerra fría
a fin de
que no prosperara el socialismo, o como su participación directa en Corea, Vietnam,
Irán, Afganistán, Irak, incluido el apoyo para gastos militares o intervenciones en
Turquía, Israel, Colombia, Venezuela.
..
Debido a que Estados Unidos tiene un proyecto geopolítico, cualquiera que haya
sido el presidente estadounidense en turno, ha mantenido el bloqueo económico hacia
el Estado cubano; o bien, hasta la fecha es constante el hostigamiento hacia Irak, sin
importar el partido y el personaje en la presidencia. En este sentido, hay estrategias
que Estados Unidos no modificará porque son parte de su proyecto geopolítico, del
cual están convencidos los hombres que dirigen sus instituciones de Estado.
Como se podrá observar en el siguiente apartado, Estados Unidos no sólo se ha
valido de su viabilidad económica, sino que una vez que ésta entró en crisis, echó
mano de su condición hegemonía para seguir siendo un Estado altamente influyente.
A
LTA S
FINANZAS
Y
GEOPOLÍTICA
PA R A
LA
INTEGRACIÓN
DE
A
MÉRICA
L
AT I N A
189
Vol. 39, núm. 153, abril-junio / 2008
Pero al mismo tiempo se ha beneficiado de las grandes cantidades de préstamos que
ha otorgado y que le siguen retribuyendo cuantiosos rendimientos. Es decir, los Esta-
dos que se preocupan por el control económico, político y territorial no sólo disponen
de su capacidad productiva y de comercio internacional, sino que además han tenido
que hacer valer su fuerza diplomática e incluso militar sobre los Estados de la región,
lo que incluso les ha significado costos y sacrificios económicos muy importantes.
Ello es algo que observamos en América del Sur y que expondremos más ade-
lante: un proyecto de integración económica, encabezado por Brasil y Venezuela,
que han asumido los costos políticos y económicos que ello implica. Pero al mismo
tiempo no podemos afirmar que se trata de un proyecto en donde esos dos Estados
garanticen la equidad de desarrollo entre los países de la región.
Las altas finanzas en la última hegemonía
De acuerdo con Arellanes, existen dos fuerzas que “auténticamente” mueven al mun-
do: el poder, representado en su máxima expresión por la geopolítica en sentido es-
tricto (por el poder militar-territorial), y el dinero, que alcanza su máxima expresión
en las altas finanzas del capitalismo mundial (Arellanes, 2005:106). Veamos.
En la era moderna han tenido lugar cinco hegemonías, la española (1519-1557), la
holandesa (1625-1675), la inglesa (1820-1873) y la estadounidense (1935-1973), cada
una con su periodo financiero que han marcado el fin de cada hegemonía, 1557-1622,
1740-1780, 1896-1931 y 1973-?, respectivamente (Arellanes, 2005: 108). Según pa-
rece, estamos asistiendo justamente al fin de la última hegemonía, la
de
EU
, y a un
periodo financiero que marca su colapso. Pero mientras llega este momento, si es que
efectivamente lo veremos, es de resaltar la centralidad que ocupó el dólar estadouni-
dense en el sistema financiero internacional y, con ello, en la estabilidad del sistema
capitalista mundial, en donde la poca firmeza de esta divisa ha implicado desestabili-
zación a este sistema-mundo.
La emergencia del dólar como divisa central cobra especial fuerza finalizada la
Segunda Guerra Mundial (antes lo habría sido la libra esterlina). Después de algunos
intentos para ponerse de acuerdo en un sistema financiero internacional (como en Ita-
lia en 1923, o Inglaterra en 1933), tuvo lugar en 1944 la Conferencia Bretton Woods,
en Estados Unidos, en donde se fundó el Fondo Monetario Internacional (
F M I
) con
los siguientes acuerdos: 1) los países miembros deberían fijar su paridad en relación
con el oro o con el dólar estadounidense, los cuales pasaron a ser gran parte de las
reservas monetarias de casi todos los países; 2) un tipo de cambio prácticamente fijo
(Chapoy, 2001:21); 3); el
F M I
sería la institución que vigilaría y mantendría en equili-
C
ARLOS
T
ÉLLEZ
V
ALENCIA
190
Vol. 39, núm. 153, abril-junio / 2008
brio la estabilidad del sistema financiero internacional, fomentando además la estabi-
lidad económica de todos los países miembros; 4) se acordaron las cuotas en oro y en
divisas, conocidas como reservas internacionales de los países, resguardas en el
F M I
,
con las
cuales se fijaría el monto de los créditos solicitados a esta institución.
Al ser el dólar estadounidense la divisa central de las reservas internacionales y
del sistema financiero internacional, requería ser convertible en oro en todo momento;
pero dado el incremento explosivo de la emisión de la divisa en tan breve periodo
(1944-1971) y sin aparentes límites, se puso en duda que Estados Unidos tuviera la ca-
pacidad de convertir su papel-moneda en oro (
op. cit.
, 28). Ello derivó en una situación
de sobreemisiones en dólares estadounidenses, con lo que
EU
entró en déficit de balan-
za de pagos por la incapacidad de convertir su moneda en oro (Ossa, 2001:136-137).
Esta situación se puede ilustrar con las siguientes gráficas (1-4):
A
LTA S
FINANZAS
Y
GEOPOLÍTICA
PA R A
LA
INTEGRACIÓN
DE
A
MÉRICA
L
AT I N A
191
Vol. 39, núm. 153, abril-junio / 2008
A pesar de esta tendencia, en la actualidad Estados Unidos todavía continúa como
la hegemonía mundial, ¿qué es lo que sostiene a este Estado y cómo se mantiene el
sistema financiero internacional a partir de éste? Con la desconfianza en la convertibi-
lidad del dólar estadounidense en oro, en 1973 se abandona el sistema Bretton Woods,
dejando de lado el oro como paridad, pero se mantiene el dólar estadounidense como
única divisa central. Al mismo tiempo, comenzó la emisión de los Derechos Especia-
les de Giro (
DEG
) como activos de reserva a cargo del
F M I
(Mejía y Téllez, 2005:135).
C
ARLOS
T
ÉLLEZ
V
ALENCIA
192
Vol. 39, núm. 153, abril-junio / 2008
Las demás monedas entran en la modalidad permanente de flotación y se manejan
ciertos candados para garantizar su convertibilidad, por lo que el tipo de cambio hasta
nuestros días se determina por las expectativas de las tasas de interés nacionales e
internacionales, los niveles de inflación dentro y fuera de los países (tomando como
referencia normalmente a
EU
), el déficit de cuenta corriente, los compromisos finan-
cieros denominados en moneda extranjera y el monto de las reservas internacionales
(Díaz, 2002:71). Además, conforme han sido acordadas las enmiendas del Convenio
Constitutivo del
F M I
, se ha intentado apuntalar el buen orden del sistema financiero
internacional, con principios de orientación y supervisón (en operación desde 1978)
de las políticas cambiarias entre los países miembros.
Arellanes lo interpreta así: Estados Unidos mantiene un superávit financiero a
partir de sus relaciones de intercambio con la periferia, como los intercambios de
poder y petróleo sostenidos con Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait y
Qatar, o como el cobro de servicios de deuda externa. Pero el hecho más importante
es que el dólar estadounidense continúa siendo la divisa central de las reservas de los
bancos centrales de todo el mundo, a pesar de la crisis en que metió al mundo finan-
ciero desde 1971-1973. Esto, dice Arellanes, le permite a
EU
la posibilidad de emitir
papel-moneda sin límite aparente, con lo que “la inflación se exporta y la devaluación
se pospone por conveniencia de todo el mundo” (Arellanes, 2005:119).
Desde luego, el primero en beneficiarse por esta situación es Estados Unidos, pero
se trata de un proceso de altas finanzas que involucra a todo el mundo, aunque con
efectos diferentes o sucesos eventuales, no menos importantes, como el hecho de que
en septiembre de 2007, por primera vez en 30 años, el dólar canadiense presentó una
paridad igual con la moneda estadounidense.
El sistema financiero en América Latina
en la lógica de las altas finanzas
Pese a las enmiendas y mayores controles de parte del
F M I
, éste no ha impedido la
permanente inestabilidad de los sistemas financieros de los países periféricos. Por
ejemplo, a partir de 1982 México y los demás países latinoamericanos cayeron en
severas crisis económicas que les impidieron pagar sus deudas internacionales. La
salida a esa crisis fue la reestructuración de la deuda, mediante la emisión de bonos
Brady a partir de 1989, los cuales tendrían un plazo de hasta 30 años. Después, tu-
vieron lugar algunas crisis más agudas para países latinoamericanos como México
(
efecto tequila
, 1994-1995), Brasil (
efecto samba
, 1999) y Argentina (
efecto tango
,
2001-2002).
A
LTA S
FINANZAS
Y
GEOPOLÍTICA
PA R A
LA
INTEGRACIÓN
DE
A
MÉRICA
L
AT I N A
193
Vol. 39, núm. 153, abril-junio / 2008
El
F M I
encauzó algunas enmiendas para reducir al menos el riesgo de no cumpli-
miento por parte de los Estados socios. Por ejemplo, en 1992 se dispuso la suspensión
del voto y otros derechos a aquellos países que incumplan sus obligaciones con esta
institución; incluso, el
F M I
comenzó a certificar la “buena conducta económica” de
los países miembros, en especial a los endeudados, con lo que tendría lugar la apari-
ción de diversas “calificadoras” internacionales, aunque predominantemente estado-
unidenses, cuya tarea básica es indicar la capacidad de las naciones para cubrir o pa-
gar sus compromisos o deudas internacionales. De hecho, la calificación que emiten
estas empresas se denomina
índice de riesgo-país
(Mejía y Téllez, 2005: 136-137),
con lo que se induce, independientemente de las funciones del
F M I
, a que el sistema
financiero internacional opere según las fuerzas del mercado, y a que los Estados
dirijan sus políticas macroeconómicas según lo condicione la oferta y la demanda,
ya que el mercado puede reaccionar negativamente debido a las evaluaciones que las
calificadoras internacionales difundan.
1
Esta era de altas finanzas no pierde de vista a los países periféricos como Estados
tributarios, los que habrán de abonar los recursos para el desarrollo del propio sistema
capitalista y sostener su sistema financiero internacional. Como lo señala Álvaro Ló-
pez, el negocio financiero cumple el papel de reducir el tiempo de inmovilización del
dinero, es decir, éste se traslada de quienes lo acumulan o ahorran sin capacidad de
generar una inversión productiva en favor de quienes pueden realizar tales inversio-
nes (López, 2006:192). Pero esta transferencia también incluye a los especuladores
o intermediarios financieros, que para Mántey de Anguiano se vieron favorecidos
por una desregulación financiera iniciada desde los años cincuenta, por medio de los
nacientes mercados extraterritoriales en dólares, evadiendo las monedas de reserva
2
y
con lo que ganaron poder en la determinación de las tasas de interés internacionales,
en los tipos de cambio de las principales divisas y en la emisión de crédito en varias
monedas (Mántey de Anguiano, 2005:155).
Según se aprecia, la era de altas finanzas —hoy el mundo está envuelto por ella—
tiene como uno de sus orígenes la desregulación del sistema financiero, en donde los
1
Entre las calificadoras más influyentes se pueden citar a JP Morgan & Co., Standard & Poors,
Moody’s y Fitch
IBCA
(Morales, 2002:42).
2
Lo que para Mántey de Anguiano fue una de las razones por las que el dólar se declaró incon-
vertible en oro a principios de los setenta, al incrementar en exceso la especulación financiera.
Pero todavía más sorprendente resulta que los países centrales (y con ello sus bancos cen-
trales) dejaron a los bancos trasnacionales la libertad de proveer de “liquidez” a la economía
internacional (Mántey de Anguiano, 2005: 156-57).
C
ARLOS
T
ÉLLEZ
V
ALENCIA
194
Vol. 39, núm. 153, abril-junio / 2008
propios Estados centrales dieron manga ancha a las instituciones privadas para operar,
las cuales llevan a cabo, además, el endeudamiento a toda escala, desde la compra de
deuda emitida por los Estados vía bonos hasta créditos individuales y familiares. Tan
sólo la Federación Latinoamericana de Bancos (
FELABAN
) indicó en 2005 que el reto
actual para los bancos privados en América Latina es aumentar el otorgamiento de
crédito. Según este organismo, el crédito en la región equivale a 31% del Producto In-
terno Bruto (
PIB
), mientras que en Europa occidental representa 141% y en los países
“emergentes” de Asia 77%. Pero como es conocido, cualquiera que sea la modalidad
de endeudamiento, quien responde por los créditos otorgados es el propio Estado.
Aun después de la “salida” de la crisis por la suspensión del servicio de deuda de los
países latinoamericanos, mediante los bonos Brady, hasta el 2001, 14 países de la re-
gión presentaron problemas bancarios serios,
3
con lo que los bancos centrales fungieron
como prestamistas de último (o primer) recurso, aceptando las condiciones marcadas
desde el
F M I
(Girón, 2006:35-36). Ello es significativo, las trasnacionales financieras
privadas no operan solas, ni podrían aunque se lo propusieran, sino que se acompañan de
la labor de los Estados centrales, las instituciones financieras internacionales (particular-
mente el
F M I
y el Banco Mundial) y los propios Estados periféricos. Recordemos que la
contraparte o la era complementaria a las altas finanzas es la geopolítica, y ésta es tarea
particular de los Estados para ejercer poder, incluida (si es necesario) la fuerza militar.
Pero volviendo a la participación de las instituciones privadas, en 1990 la banca
extranjera en los activos de la banca de América Latina representaba 10% en Argen-
tina, 6% en Brasil, 19% en Chile, menos de 30% en México y 1% en Venezuela; en
2001 ya representaba 61%, 49%, 62%, 90% y 59% respectivamente (Vidal, 2006:
53). La apertura bancaria es inminente, con una participación casi total en México,
en donde en la actualidad alcanza 95% de los activos.
Esta apertura financiera, sobre todo esta inserción de la banca extranjera en la re-
gión, obedece a las grandes posibilidades que están encontrando las instituciones fi-
nancieras trasnacionales, en especial de capital español y estadounidense. Tan sólo el
Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (
BBVA
) reportó en 2004 un beneficio neto en alza de
18.4% en nueve meses de este año, a 2,059 millones de euros, tras un fuerte avance en
sus resultados en América Latina, en especial en México, en donde duplicó sus ganan-
cias a 580 millones de euros (743 millones de dólares), que representa un incremento
de 94.8% respecto al año anterior (de este monto, 610 millones de dólares se obtuvieron
3
Vidal señala que tan sólo entre 1994-1995 Argentina, Bolivia, Brasil, Costa Rica, Ecuador, Ja-
Vidal señala que tan sólo entre 1994-1995 Argentina, Bolivia, Brasil, Costa Rica, Ecuador, Ja-
maica, México, Paraguay, Ecuador y Venezuela presentaron crisis bancarias (Vidal, 2006:54).
A
LTA S
FINANZAS
Y
GEOPOLÍTICA
PA R A
LA
INTEGRACIÓN
DE
A
MÉRICA
L
AT I N A
195
Vol. 39, núm. 153, abril-junio / 2008
por cobro de los servicios ofrecidos a sus clientes). Este banco indica que sus utilidades
en América Latina mejoraron “a pesar de la depreciación” de las divisas de la región.
La
FELABAN
también ha indicado que en América Latina la actividad de la banca
privada, de predominante proporción extranjera, es una de las más rentables pues, por
ejemplo, su rentabilidad supera en 60% el margen de ganancia con que funciona el sis-
tema financiero en Europa occidental (
FELABAN
, 2005). Ello mientras el crecimiento
del
PIB
de la región fue de 0.9% en 2002, 1.3% en 2003, 3.9% en 2004 y 3.5% en 2005;
y la balanza comercial de -7.9, -5.6, -7.8 y -11.4 miles de millones de dólares en cada
uno de esos años (
Merril Lynch Latin America Economic Forecasts
, 2004).
A pesar de conceder el beneficio de la duda acerca de si la apertura comercial,
concretamente la apertura financiera, era la solución a la crisis económica de cada
Estado de América Latina, hoy se tienen los elementos para decir que no fue real-
mente el mecanismo para encontrar el verdadero cauce hacia el desarrollo económi-
co ni lo será en el futuro inmediato, independientemente de que haya una aparente
calma financiera desde que opera mayoritariamente la banca extranjera en la región.
Los agentes financieros hoy predominantes (extranjeros) prefieren otorgar créditos
al consumo (hipotecario, automotores, tarjetas de crédito, etcétera), o manejar las
remesas de las personas que han emigrado, antes de ofrecerlos al sector productivo.
Al respecto, en los trabajos de Eugenia Correa, Gregorio Vidal y uno propio, se
puede ver cómo la participación de la banca extranjera en los activos de la banca
latinoamericana pasó de 10% en Argentina, 6% en Brasil, 19% en Chile, 30% en
México o 1% en Venezuela (por citar unos ejemplos) a 61%, 49%, 62%, 90% y 59%
respectivamente de 1990 al 2001 (Correa, 2006). Así como el hecho de que la banca
comercial en México otorga cada vez menos créditos, puesto que en 1998, 24.6% de
las empresas productivas de bienes obtenían créditos de un banco comercial, pero
para 2004 esa proporción bajó a 19.3%; En tanto, los productores que contrataron
créditos con sus proveedores se incrementó de 47.3% a 55.5% en el mismo lapso. Al
mismo tiempo, se puede observar cómo la actual banca favorece el crédito al consu-
mo en 80% o más, mientras que el crédito a las pequeñas y medianas empresas está
por debajo de 20%. Por su parte, Gregorio Vidal llega a la conclusión de que:
En los círculos dominantes de las finanzas mundiales y entre los ejecutores de la polí-
tica económica se considera que las crisis monetarias y financieras son un mecanismo
disciplinario necesario y se perfeccionan los medios para que los inversionistas —banca
privada internacional, fondos de inversiones, tesorerías trasnacionales— puedan contar
con garantías para las exportaciones de utilidades y la reestructuración de deudas ante
eventuales crisis o problemas de solvencia por parte de países o empresas del mundo en
desarrollo (Vidal, 2006:50).
C
ARLOS
T
ÉLLEZ
V
ALENCIA
196
Vol. 39, núm. 153, abril-junio / 2008
Para Stiglitz, el
F M I
tiene buena parte de la responsabilidad acerca de las crisis fi-
nancieras en el mundo, en especial en los países no desarrollados, pues sin una justifi-
cación clara ha llegado a presionar para que se cumplan ciertos lineamientos que han
resultado contraproducentes, como la apertura demasiado acelerada de los sistemas
financieros y bancarios, la inadecuada colocación de las tasas de interés al momento
de requerirse más o menos consumo interno, o simplemente omitir que los países no
desarrollados pueden ser muy diferentes en sus estructuras económicas, por lo que
requieren de políticas monetarias y fiscales que atiendan sus particularidades.
4
¿Opción de desarrollo para América Latina?
En principio recordemos que las altas finanzas corresponden a una era que tiene lu-
gar ante el fin de la hegemonía estadounidense, acompañada de una era geopolítica
en sentido estricto (de poder militar y territorial). Ahora bien, a pesar de que Esta-
dos Unidos encabeza estas dos eras, en lo que respecta a la región latinoamericana
no ha venido captando los mayores beneficios financieros (descontando el servicio
de deuda de la región). En la actual gula financiera, los beneficios han sido atraídos
preferentemente por la banca española, con una especial participación del sistema
financiero de Brasil.
Por otro lado, con las actuales condiciones que “ofrecen” las instituciones fi-
nancieras que operan en América Latina, no se vislumbra viable el crecimiento
económico de los países en donde predomina la banca trasnacional.
5
Pero al mar-
gen de proponer no incorporar a la banca extranjera en los sistemas financieros
de las naciones latinoamericanas, se percibe que desde el sur está en marcha un
proyecto alterno, que intenta, eso sí, integrarse al sistema financiero internacional,
aunque reivindicando condiciones más justas para la región ante las instituciones
financieras internacionales y, en términos más amplios, avanzando a la integración
de la economía regional.
Por una parte, Brasil y Argentina (por medio del ministro de Economía de Ar-
gentina, Roberto Lavagna, y del de Finanzas de Brasil, Antonio Palocci) expresaron
en abril de 2005 que el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial deben
4
o puede dejar de señalarse que Stiglitz ha sido uno de los gestores de las políticas del sis-
o puede dejar de señalarse que Stiglitz ha sido uno de los gestores de las políticas del sis-
tema financiero estadounidense. Mientras que el
F M I
ha sido dirigido por algún ciudadano
europeo, el Banco Mundial lo ha sido por algún estadounidense.
5
Al respecto puede revisarse el caso de México acerca del acceso al crédito ante la expansión
de la banca extranjera (Téllez, 2006:183-203).
A
LTA S
FINANZAS
Y
GEOPOLÍTICA
PA R A
LA
INTEGRACIÓN
DE
A
MÉRICA
L
AT I N A
197
Vol. 39, núm. 153, abril-junio / 2008
volver más democráticos sus mecanismos de consulta y toma de decisiones, de tal
manera que se tome más en cuenta el punto de vista de los países latinoamericanos.
Ello en virtud de dos razones. Por un lado, las estructuras de estos organismos
internacionales se diseñaron terminada la Segunda Guerra Mundial, cuando las
naciones pobres tenían una proporción del
PIB
mundial mucho menor que la actual;
la estructura que rige es que cada país aporta cuotas que reflejaban su proporción
del
PIB
mundial “a fines de la década de los cuarenta” del siglo pasado. El proble-
ma radica en que el peso de su voto en el
F M I
y el
BM
corresponde al tamaño de
su cuota. Es decir, en estos momentos podrían elevar su cuota, con lo que podrían
elevar su poder de voto.
Por otra parte, han planteado la necesidad de aumentar la mayoría requerida para
que el directorio del
F M I
pueda tomar una decisión, elevándola a una mayoría sim-
ple de 70%. En la actualidad, los países centrales tienen 61.1% de los votos en el
directorio del
F M I
, de los cuales tan sólo Estados Unidos tiene 17.4%, mientras las
naciones en desarrollo tienen 30.9% y las que están en transición tienen 7.5%; con
esto el directorio puede aprobar una decisión sólo con el voto de los países centrales,
aunque todos las naciones periféricas se opongan.
Además de esta labor “diplomática” entre finales de 2005 y principios de 2006,
Argentina y Brasil saldaron deudas con el
F M I
(Argentina cubrió 9,500 millones
de dólares, y Brasil pagó los últimos 15,500 millones de dólares del paquete de
30 mil millones otorgado en 2002).
6
Además, Brasil liquidó su deuda emitida en
bonos Brady por un monto de 6, 634 millones de dólares; en tanto que Venezuela
recomprará 3,900 millones de dólares emitidos en bonos Brady,
para reducir su
deuda en 15.2%.
Con respecto al predominio de la banca extranjera en la región latinoamericana,
sólo Brasil representa el caso en que el Estado mantiene el control con los mayores
activos, pero además con una estrategia de fortalecimiento: los estatales Banco do
Brasil y Caixa Económica General fueron en el año 2002 el “primero” y el cuarto
bancos por activos de la “región latinoamericana”; mientras que Brandesco, Itaú y
Unibanco (no estatales, pero de capitales brasileños) fueron el quinto, séptimo y
noveno (Vidal, 2006: 56). El Banco do Brasil es una institución que se jacta de haber
cumplido 194 años de existencia y hasta el cuarto trimestre de 2006 contaba con
6
Incluso
Lula
da Silva expresó:
“quisimos anunciar al mundo: acabó el tiempo de la coloni-
zación de este país”.
C
ARLOS
T
ÉLLEZ
V
ALENCIA
198
Vol. 39, núm. 153, abril-junio / 2008
cerca de 142 mil millones de dólares (incluso un monto superior al registrado antes
de su crisis de 1999), con lo que supera al segundo banco más importante que opera
en la región latinoamericana, el Banco Bilbao Bizcaya Argentaria, que cuenta con
alrededor de 125 mil millones de dólares en activos en toda América Latina.
7
A pesar de la estrategia de fortalecer un banco central de capital brasileño (de
capital regional), no se espera que sea posible la integración de la región latinoame-
ricana por medio de una moneda única. Chapoy señala claramente que el Mercado
Común del Sur (
MERCOSUR
) exploraba las posibilidades de una moneda común,
pero la región está sujeta a frecuentes conmociones financieras, y tanto su grado de
integración financiera y laboral como su convergencia macroeconómica son muy
bajos. Añade que ningún país tiene una moneda fuerte que pudiera servir de base a
una unión monetaria, y que ni siquiera fue opción la dolarización de las economías
de la región, como la argentina (Chapoy, 2006:110-111). Hay que añadir que tan
sólo para fijar el tipo de cambio de cada divisa se requiere tener en cuenta los niveles
de inflación, las tasas de interés, las reservas internacionales, los montos de deuda
7
También hay que señalar que Brasil obliga a las instituciones privadas a colocar al menos la
mitad de los depósitos recibidos en la misma Unidad Federal (López, 2006:194), instrumen-
to que abandonaron países como México en 1993, cuando inhabilita el llamado encaje que
forzaba a los bancos privados a conservar una reserva en el banco central.
A
LTA S
FINANZAS
Y
GEOPOLÍTICA
PA R A
LA
INTEGRACIÓN
DE
A
MÉRICA
L
AT I N A
199
Vol. 39, núm. 153, abril-junio / 2008
internacional y el crecimiento económico, variables que son bastante inestables entre
los países de América Latina.
Al mismo tiempo, para algunos autores, el
MERCOSUR
no ha podido integrar a la
región en una dinámica de producción, ni por medio de una unión aduanera; y tanto
Argentina como Brasil van más allá del propio
MERCOSUR
, con lo que países como
Uruguay y Paraguay se intentan integrar con mucho más dificultad (López, 2007).
Mientras que, en contraparte, al hecho de que Venezuela, Argentina y Brasil hayan
adelantado el pago de deuda internacional, también existe la interpretación de que en
realidad estas naciones simplemente están cumpliendo con sus compromisos interna-
cionales, pagar su deuda, como lo haría cualquier otro país, y que no se tiene la garan-
tía de que no volverán a solicitar algún crédito internacional. A juzgar por los hechos,
es difícil pensar en un bloque latinoamericano integrado en un sistema financiero o
económico, dados sus problemas para mantener invariante el tipo de cambio de sus
divisas, o por la alta proporción de inversión extranjera en cada uno de esas naciones.
O bien, en cada país de la región podremos encontrar una serie de contradicciones
internas que efectivamente hacen dudar de la integración económica. Por ejemplo,
Pulido indica que en Venezuela mientras el gobierno reportó entre 1997 y 2006 un
movimiento de la pobreza de 55.6% a 58%, la Universidad Católica lo hace de 38.5%
a 59.9%; lo mismo que indica que ha tenido lugar una disminución de las inversiones
extranjeras directas, por aumento del riesgo político (riesgo-país); que Venezuela
tuvo una caída de competitividad entre 2003 y 2004, al ocupar el lugar 82 de una lista
de 102 países; o bien, que hay un importante incremento de las importaciones frente
a un casi constante nivel de exportaciones no petroleras (Pulido, 2007).
Por el lado de Brasil, Petras también hizo fuertes críticas al gobierno de Luiz
Inácio
Lula
da Silva por su política interna en materia de precios, impuestos, pen-
siones y política laboral. Este autor observa que en los primeros años de gobierno,
y en atención a las recomendaciones del
F M I
,
Lula
redujo el salario mínimo de 69
a 67 dólares en promedio a cinco meses de haber ocupado la presidencia; también
señala que su política significó recortes presupuestales a los programas de pobreza,
alimentación, educación y seguridad social, entre otros, así como el incremento de
las tasas de interés de 25% a 26.5% en los primeros meses de su gobierno; todo con el
fin de enfrentar al pago de la deuda externa, incluida la adquirida con el
F M I
(Petras,
2004:297-298).
A pesar de estas contradicciones en la región, en esta oportunidad queremos insis-
tir en que es posible la integración económica, aunque no con absoluta equidad entre
los países; se trata más bien de un proyecto de integración con menos desequilibrios
C
ARLOS
T
ÉLLEZ
V
ALENCIA
200
Vol. 39, núm. 153, abril-junio / 2008
de los hasta ahora experimentados. Como ya lo vimos en un principio, en el orden
mundial existe un solo sistema económico, el capitalismo, el cual incluye mercados
imperfectos, procesos de acumulación, dinámicas sociales y estructuras de poder.
Ahora bien, en este orden internacional existe un sistema financiero internacional
con una divisa central (el dólar estadounidense), pero ni el sistema ni esa divisa han
garantizado la estabilidad financiera del mundo ni mucho menos han logrado el de-
sarrollo equilibrado de los Estados-nación adscritos. Por el contrario, Estados Unidos
padece un grave déficit de balanza de pagos global e incluso presenta un importante
endeudamiento internacional.
En lo que respecta a la región latinoamericana, es un hecho que ha emergido un
Estado con la suficiente fuerza económica para encabezar la integración de un bloque
económico: Brasil, quien se acompaña de dos Estados más, Argentina y Venezuela,
éste con un reciente y espectacular protagonismo en la región, apoyado por su riqueza
petrolera. ¿Sería posible pensar en una integración económica en donde no haya una
cabeza económica o política?, a juzgar por los hechos históricos no ha sido de otra
manera. Y resulta un hecho que en esta última experiencia de proyecto geopolítico,
Brasil y Venezuela están dispuestos a asumir los costos económicos y políticos, lo
que también significa que son los ciudadanos brasileños y venezolanos quienes con-
vencidos, o no, están subsidiando el proyecto; algo de lo que
Lula
y Chávez segura-
mente están conscientes.
o quiere decir que se justifique la inequidad del desarrollo o de la integración
económica; en estos momentos sólo estamos resolviendo si es posible pensar en una
integración económica de América Latina, a lo que decimos que sí, con un Estado
líder; aunque no verá con facilidad una integración financiera ni monetaria. Se trata
de un proyecto en marcha no consolidado que enfrenta múltiples problemas de gran
peso, entre los que se pueden incluir las crisis de los propios sistemas bancarios de
Brasil y Argentina; o bien, el intento de golpe de Estado en Venezuela en 2001.
Se trata de un proyecto de integración que también está a expensas de qué fuer-
zas políticas dirigen cada Estado latinoamericano, aunque hay que destacar que el
propio
MERCOSUR
surge antes de la oleada de gobiernos de izquierda en la región,
razón más para suponer factible el proyecto de integración comercial, al observarse
la continuidad del proyecto pese a cambios importantes en dirigencias de Estados.
Ello hace ver, cómo lo señala López (2006:192), que también han tenido lugar trans-
formaciones políticas mediante procesos electorales, por lo que la gestión pública
debe tomar en cuenta a la población en su conjunto. Se trata de una integración
de países con diferentes dimensiones de población, de capacidad productiva, de
A
LTA S
FINANZAS
Y
GEOPOLÍTICA
PA R A
LA
INTEGRACIÓN
DE
A
MÉRICA
L
AT I N A
201
Vol. 39, núm. 153, abril-junio / 2008
ambientes políticos, de políticas fiscales y monetarias, pero con mecanismos de
colaboración echados a andar, aunque de manera reciente.
Al respecto, en la reunión del
MERCOSUR
de enero de 2007 se acordó la creación
del Fondo de Convergencia Estructural (
FOCEM
), que contará con recursos por 70
millones de dólares para financiar proyectos relacionados con infraestructura y pro-
moción social, con Paraguay y Uruguay como los primeros países beneficiados, al
otorgárseles 34 millones y 8.4 millones de dólares, en cada caso, para desarrollo de
infraestructura. Además se puede citar el acuerdo entre Venezuela, Argentina y Brasil
para poner en marcha la construcción de un gasoducto de más de 6,000 kilómetros
que beneficiará a Paraguay, Argentina, Uruguay, Brasil, Bolivia y Venezuela. O bien,
se puede hacer mención del gasoducto inaugurado entre Colombia y Venezuela el
mes de octubre de 2007, aunque más modesto, 225 kilómetros de longitud entre Pun-
ta Ballena (Colombia) y la costa oriental del lago de Maracaibo (Venezuela), pero con
opción a alcanzar territorio panameño.
Por otra parte, tan sólo Venezuela (recién incorporado al
MERCOSUR
) ya tiene
colocados 400 millones de dólares en Uruguay en diferentes inversiones: compra de
activos de la mayor cooperativa de ahorro y crédito (
C O FAC
), dando paso al Banco
Bandes; apoya a tres cooperativas obreras de caucho, cueros y vidrio; o la puesta
en venta de petróleo en 9% por debajo del precio mundial; entre otros proyectos
(Álvaro López, 2007).
En todo esto, el Estado mexicano ha tenido decidido no colaborar con América
Latina en la búsqueda de alguna opción de desarrollo conjunto; por el contrario,
parecía estar más preocupado por volver tensas sus relaciones diplomáticas con los
países de la región. A diferencia de los casos de Brasil y Venezuela, México no tiene
un proyecto geopolítico; ha participado recientemente en el Consejo de Seguridad de
aciones Unidas; el ex canciller Ernesto Derbez intentó ocupar en 2005 la secretaría
de la Organización de Estados Americanos, el ex canciller Jorge Castañeda tenía
claros objetivos en materia de política internacional en el sexenio anterior; Vicente
Fox intentó promover el Acuerdo de Libre Comercio para las Américas (
ALCA
) en
Sudamérica, todo esto sin que México tenga un proyecto geopolítico. Se han tratado
más bien de esfuerzos personales por ocupar un cargo de orden internacional, mien-
tras que el Estado mexicano sólo mantiene su propósito de ser, en todo caso, una
“hegemonía” centroamericana, sin que ello le implique erogar gastos corrientes para
el desarrollo de la región.
o olvidemos, por ejemplo, que en 2001 Hugo Chávez (antes de mostrar la perso-
nalidad que ahora le causa tanta polémica) realizó una visita de Estado para proponer
C
ARLOS
T
ÉLLEZ
V
ALENCIA
202
Vol. 39, núm. 153, abril-junio / 2008
a México que, junto con la Organización de Países Exportadores de Petróleo (
OPEP
),
mantuvieran un mejor control sobre la extracción y precio del crudo, a lo que no hubo
respuesta de parte del gobierno mexicano. O bien, los incidentes diplomáticos, vuel-
tos confrontaciones directas de México con Cuba y Venezuela. Sin olvidar tampoco
el mal papel desempeñado para intentar ofrecer el
ALCA
ante un
MERCOSUR
firme
por seguir adelante.
Conclusión
Es sorprendente que América Latina continúa siendo una región de la cual se pueden
extraer cuantiosos beneficios económicos, muy a pesar de tantos años de extracción
de sus recursos. Ello al margen de cualquier sentido visceral. o hace falta manejarse
con términos como imperialismo, neocolonialismo, capitalismo rabioso o cualquier
otro que pueda ser interpretado como radicalismo. Es un hecho: se siguen extrayendo
enormes cantidades de riqueza de América Latina, aun a pesar de que los países de
esta región no logran sostener sus niveles de productividad, de llevar sus cuentas con
déficit comercial, de no controlar sus tasas de inflación, de padecer de recurrentes
devaluaciones, de sufrir de migraciones por falta de oportunidades de empleo, de no
alcanzar a desarrollarse a los niveles de los países centrales. Aun así, esta región es
tierra de oportunidades para la obtención de altos rendimientos por parte de las em-
presas trasnacionales, incluidas aquéllas de origen latinoamericano.
Pero también es territorio de grandes oportunidades para los propios países lati-
noamericanos, sólo que (así lo creemos) la opción del desarrollo para América Latina
no está en la apertura de su sistema financiero en las condiciones hasta ahora prevale-
cientes —en donde las instituciones financieras internacionales privadas han venido
protagonizando el control sobre las tasas de interés, el acceso al crédito o la cualidad
de las reservas—, sino en una estrategia geopolítica no armada, no beligerante y sí
crítica y de colaboración entre sus Estados.
Para América Latina la estrategia geopolítica puede ser, precisamente, de integración
comercial y financiera. El punto es o asumen un proyecto geopolítico de largo plazo, o
sus países serán avasallados por la era de altas finanzas, en donde seguirán sometiendo
su política fiscal y monetaria en función de sus compromisos de deuda externa, de las
tasas de interés externo a la región, o de la liquidez fijada fuera de sus bancos centrales;
así como seguirán viéndose obligados a contener el empleo en sus países, a endurecer
los impuestos recaudados, o a reducir las condiciones de seguridad social.
En América del Sur se observa un proyecto de integración, apuntalado económi-
camente por Brasil y Venezuela; pero éstos no sólo han aportado recursos económicos
A
LTA S
FINANZAS
Y
GEOPOLÍTICA
PA R A
LA
INTEGRACIÓN
DE
A
MÉRICA
L
AT I N A
203
Vol. 39, núm. 153, abril-junio / 2008
por medio del
MERCOSUR
u otros instrumentos, sino que los han acompañado de una
gestión diplomática que en ocasiones les ha valido éxitos (diplomáticos) o duras críti-
cas. Una de las gestiones diplomáticas importantes ha sido no aceptar el
ALCA
, siendo
que en algún momento se pensó que
Lula
lo apoyaría. Parece ser que las acciones que
emprendieron Brasil y Venezuela y que les causaron críticas de autores como Pulido
o Petras, en realidad han sido acciones con plena conciencia de que han significado
costos sociales para sus ciudadanos, pero que son parte de un proyecto geopolítico
de largo plazo; gracias al cual han conseguido otros aliados sudamericanos, como la
Argentina de
éstor Kirshner, quien incluso encabezó hacia finales de 2007 una de
las incursiones en territorio colombiano que sirvieron para liberar algunos rehenes
en poder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (
FA R C
), algo que no
cualquier ex presidente se atrevería a hacer.
Así, el ejercicio de la geopolítica requiere, desde luego, de un mínimo de solidez
macroeconómica para no frenarse por algún problema de inflación, recesión o déficit
de balanza de pagos. Es en buena medida el ejercicio de estrategias con miras a la am-
pliación territorial de los acuerdos económicos y políticos. En América del Sur se trata
de un proyecto de consenso político y no de sometimiento económico o militar; en esto
radica la firmeza que muestra hasta el momento y con la que avanza poco a poco.
Finalmente, el concepto de geopolítica puede enriquecerse de la economía políti-
ca para fortalecerlo en su aparato metodológico y construcción teórica, al menos en
lo que a análisis económicos se refiere. Ha pasado mucho tiempo interpretada como
una doctrina de poder y dominio, o bien como insumo de la doctrina de seguridad
nacional. Por el contrario, en la medida en que se enriquezca de aparato teórico, dará
argumentos que permitan medir y entender procesos que hasta el momento aparentan
ser sólo discursivos o propagandísticos.
C
ARLOS
T
ÉLLEZ
V
ALENCIA
204
Vol. 39, núm. 153, abril-junio / 2008
Arellanes, Juan, “La decadencia hegemónica nor-
teamericana: de las altas finanzas a la geopo-
lítica”, en Carlos Téllez y Patricia Olivera
(coords.),
Debates en la geografía contem-
poránea
, Zamora, El Colegio de Michoacán,
UNAM
, Embajada de Brasil y Universidad de
Guadalajara, 2005, pp. 105-124.
Chapoy, Alma, “Cooperación financiera regio-
nal en Latinoamérica: posibilidades y obs-
táculos”, en
Reforma Financiera en Améri-
ca Latina
, Eugenia Correa y Alicia Girón
(coords.), México,
IIE
c-
UNAM
-
CLACSO
,
2006, pp. 101-121.
_______,
El sistema monetario internacional
,
México,
IIE
c-
UNAM
, 2001, pp. 7-129.
Días, Manuel, “Pronósticos
, en
Adminístrate
Hoy
, núm. 98, México, 2002, pp. 71-75.
Federación Latinoamericana de Bancos,
Ban-
king in Latin America: Poised for Growth
,
www.felaban.com, Bogotá, 2005, pp. 1-46.
Girón, Alicia, “Obstáculos al desarrollo y pa-
radigma del financiamiento en América
Latina”, en
Reforma Financiera en Améri-
ca Latina
, Eugenia Correa y Alicia Girón
(coords.), México,
IIE
c-
UNAM
-
CLACSO
,
2006, pp. 27-46.
López, Álvaro, “Las dificultades de la estructu-
ración de un sector financiero en el camino
de una integración latinoamericana progre-
sista”, Amalia Inés Geraiges, María Silvei-
ra y Mónica Arroyo (coords.),
Cuestiones
territoriales de América Latina
, Buenos
Aires,
FLACSO
, Universidad de Sao Paulo,
2006,
pp. 191-207.
_______, “Los avances del gobierno progresis-
ta en el marco geopolítico del
MERCOSUR
”,
en
XI Encuentro de Geógrafos de América
Latina
, Bogotá, mimeo 2007.
Mántey de Anguiano, Guadalupe, “¿Son fiscal-
mente independientes los países con mone-
da de reserva?”, en Irma Manrique y Teresa
López (coords.),
Política fiscal y financiera
en el contexto de la reforma del Estado y
de la desregulación económica en América
Latina
, México,
IIE
c-
UNAM
, Porrúa, 2005,
pp. 155-174.
Mejía, Leticia y Carlos Téllez, “Circulación inter-
nacional del capital, su influencia en la políti-
ca económica de México y la nueva geogra-
fía económica”, en Carlos Téllez y Patricia
Olivera (coords.),
Debates en la geografía
contemporánea
, Zamora, El Colegio de Mi-
Bibliografía
choacán,
UNAM
, Embajada de Brasil y Uni-
versidad de Guadalajara, 2005,
pp. 125-162.
Ossa, Fernando,
Sistemas monetarios naciona-
les e internacionales
, Santiago, Universi-
dad Católica de Chile, 2001, pp. 117-169.
Petras, James y Henry Veltmeyer, “A dónde va
Brasil? Análisis metodológico (y político)
del régimen de
Lula
”, en
Las dos caras del
imperialismo. Vasallos y guerreros
, Lumen,
México, 2004, pp. 297-323.
Polanyi, Kart,
La gran transformación. Los
orígenes políticos y económicos de nuestro
tiempo
, México,
FCE
, 2001, texto original
de 1944. pp. 323-333.
Pulido,
ubi, “Globalización y nuevas configu-
raciones urbanas en América Latina”, en
XI
Encuentro de Geógrafos de América Lati-
na
, Bogotá, mimeo, 2007.
Stiglitz, Joseph,
El malestar en la globaliza-
ción
, México, Taurus, 2002, pp. 121-160.
Téllez, Carlos, “Las actuales condiciones de ac-
ceso al crédito ante la expansión de la ban-
ca extranjera en México”, en
Revista Nico-
laita de Estudios Económicos
, vol. 1, núm.
1, Morelia, Instituto de Investigaciones
Económicas y Empresariales, Universidad
Michoacana de San
icolás de Hidalgo, ju-
lio-diciembre de 2006, pp. 183-203. Ésta es
la antes revista
Prospectiva Económica
, la
cual contó con cinco números publicados.
Uribe, Graciela, “La trágica sombra de la geopo-
lítica”, en
Geografía política. Verdades y fa-
lacias del fin de milenio
, México, Editorial
uestro Tiempo, 1996, pp. 135-157.
Vidal, Gregorio, “América Latina: banca, mer-
cado de capital y determinación extranje-
ra del crédito”, en
Reforma Financiera en
América Latina
, Eugenia Correa y Alicia
Girón (coords.) , México,
IIE
c-
UNAM
-
CLACSO
, 2006, pp. 47-66.
Villegas Revueltas, Silvestre,
Deuda y diplo-
macia. Relación México-Gran Bretaña
1824-1884
, México,
UNAM
, 2006.
Wallerstein, Immanuel, “La reestructuración
capitalista y el sistema-mundo”, en
XX
Congreso de la Asociación Latinoamerica-
na de Sociología
, México, mimeo, 1995.
Weigert, Hans, “Haushofer, el partido y el ejér-
cito”, en Antonio Cavalla (coord.),
Geopo-
lítica y seguridad nacional en América
,
Lecturas Universitarias, Antología, Méxi-
co,
UNAM
, 1979, pp. 89-107.
logo_pie_uaemex.mx