Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
R
ESEÑAS
ESEÑAS
El rápido crecimiento de China y su in-
tegración a la economía global desde las
reformas económicas que comenzaron
a finales de los años setenta constituyen
una de las características más dramáticas
de la globalización actual. De los cre-
cientes precios de mercancías a la cada
vez mayor disponibilidad de ropa barata
y productos electrónicos, y a la creciente
cantidad de inversionistas, estudiantes y
emigrantes asiáticos, la mano de China se
ve por todas partes. Se ha convertido en
un jugador clave en la economía mundial
liderando, digamos, un cambio en el cen-
tro de gravedad de la producción global
que tiende a estar en Asia. Varios estu-
dios recientes han comenzado a analizar
los impactos que este nuevo jugador está
teniendo en otros países en vías de desa-
rrollo en Asia, África y América Latina.
Esta colección de ensayos publicados por
la Organización para la Cooperación y el
Desarrollo Económicos (
OCDE
) es una
adición agradable a dicha bibliografía.
Como cualquier cambio global im-
portante, el surgimiento de China puede
The Visible Hand of China in Latin America
, Javier Santiso (ed.), París,
Development Centre Studies
,
O C D E
, 2007, 160 pp.
R
ESEÑAS
considerarse una amenaza y una oportu-
nidad para otros países. La tesis presen-
tada en este volumen es que los benefi-
cios que América Latina ha captado del
crecimiento de esa nación en los años
recientes compensan en mucho los cos-
tos. En palabras de uno de los ensayos,
el país asiático es más “ángel” que “dia-
blo” para la región. Ciertamente, así se
percibía en gran parte de la zona al inicio
del milenio a medida que la creciente
demanda asiática de materias primas so-
brepasaba la oferta, conduciendo a una
rápida expansión del volumen de impor-
taciones y a una elevación en los precios
de mercancías. Las exportaciones a Chi-
na crecieron rápidamente, sobre todo las
de Argentina, Brasil, Chile y Perú, e in-
cluso las naciones exportadoras de mate-
rias primas que no vendieron a China en
gran escala se beneficiaron de mejores
términos de comercio como resultado de
la expansión de la demanda asiática. De
los principales países latinoamericanos,
sólo México fue el que se sintió amena-
zado a medida que la nación asiática lo
226
R
HYS
O. J
ENKINS
Vol. 39, núm. 153, abril-junio / 2008
alcanzaba en términos de las exportacio-
nes al mercado de Estados Unidos.
Sin embargo, la preocupación actual
sobre el potencial impacto negativo de
China en la región está subiendo. Sus im-
portaciones han crecido rápidamente y
mientras que éstas pudieron haber despla-
zado de inicio las exportaciones de otros
países, ahora los productores manufactu-
reros de América Latina están sintiendo
el golpe. Luego de la visita del presidente
Hu Jintao a la región en 2004, en algunas
naciones se habían creado expectativas
de recepciones masivas del capital orien-
tal, pero éstas no se han satisfecho. Hay
una preocupación cada vez mayor de que
el desplazamiento del centro industrial a
China está reforzando la posición de Amé-
rica Latina como productor de la materia
prima y está minando sus perspectivas de
desarrollo industrial y tecnológico.
Aunque hay cierta indicación de es-
tas preocupaciones en el libro, ellas es-
tán muy en el fondo. Esto quizás no es
tan sorprendente, puesto que todos los
ensayos presentados aquí han estado
circulando por cierto tiempo en versio-
nes anteriores y sería injusto esperar que
reflejen completamente las preocupacio-
nes más recientes. Una reflexión de ello
es la atención muy limitada que se da a
la creciente competencia provocada por
las exportaciones del país asiático en el
mercado interno de América Latina.
El primer capítulo de Eduardo Lora,
“¿Debe América Latina temerle a Chi-
na?” da amplia perspectiva al comparar
las economías de la región y de esa na-
ción, identificando sus fuerzas y debi-
lidades relativas. Las fuerzas de China
se atribuyen a su tamaño, su estabilidad
macro, la abundancia de trabajo barato,
la infraestructura en rápida expansión y
las capacidades tecnológicas. Las prin-
cipales debilidades de ese modelo, de
acuerdo con Lora, se relacionan con la
falta de separación entre el Estado y el
mercado. Las debilidades comunes que
comparten China y los países latinoame-
ricanos incluyen una educación limitada
y desigual, la corrupción y el papel débil
227
R
ESEÑA
DE
T
HE
V
ISIBLE
H
AND
OF
C
H I NA
IN
L
AT I N
A
MERICA
Vol. 39, núm. 153, abril-junio / 2008
de la ley. Uno de los temas comunes del
libro que viene de este balance es que
América Latina se rezaga de esa nación
en cuanto al crecimiento de la producti-
vidad y para afrontar ese desafío, los paí-
ses de la región necesitan más reformas
institucionales.
La principal atención del libro está
en el impacto de la competencia china en
las exportaciones latinoamericanas para
terceros mercados, sobre todo los de las
naciones desarrolladas. Los tres capítu-
los centrales (por Blázquez-Lidoy
et al.
,
por Lall y Weiss y por López-Córdova
et al.
) tratan de este tópico. En cuan-
to al método difieren en los enfoques
adoptados. De Blázquez-Lidoy
et al.
usan varias mediciones de similitud de
exportación en 34 economías de Améri-
ca Latina, Asia y Europa Oriental, para
identificar el grado en que compiten con
China. Concluyen que “la competencia
china no es un problema en términos
generales con la posible excepción de
México” (p. 55). Los países latinoame-
ricanos están mucho menos expuestos
a esa competencia que los de Asia o de
Europa Oriental.
Lall y Weiss adoptan un enfoque dife-
rente para medir la amenaza competitiva
planteada por China usando los cambios
relativos en las participaciones de esa
nación y América Latina en el mercado
global e identificar los productos para los
cuales ese país es una “amenaza directa”
(donde va ganando participación en el
mercado y América Latina va perdien-
do) y una “amenaza parcial” (en los que
ambos están ganando participación en
el mercado pero la nación asiática está
ganando más rápidamente que América
Latina). Concluyen —como Blázquez-
Lidoy
et al.
— que los países latinoame-
ricanos están mucho menos amenazados
por China que muchas naciones asiáti-
cas. Encuentran además que el nivel de
la amenaza declinó entre 1990 y 2002.
El tercero de estos artículos, “Com-
pitiendo con el dragón”, de López-Cór-
dova, Micco y Molina, se enfoca en la
competencia entre las exportaciones lati-
noamericanas y de China en el mercado
de Estados Unidos. Calculan elasticida-
des de sustitución de importaciones y las
utilizan para estimar el posible impacto
en las participaciones latinoamericanas
y chinas en el mercado estadouniden-
se desde tres diferentes escenarios: una
apreciación del yuan, un Área de Libre
Comercio de las Américas y la elimina-
ción de las cuotas de Estados Unidos a
las importaciones de textiles y ropa. En
los tres casos, concluyen que los impac-
tos en las exportaciones latinoamerica-
nas son más pequeños de lo que se es-
peraría. Ello refleja otra vez el hecho de
que las exportaciones chinas compiten
más con las de otros países que con las
de América Latina.
Aunque ocupados sobre todo de
la competencia en terceros mercados,
Blázquez-Lidoy
et al.
y Lall y Weiss
228
R
HYS
O. J
ENKINS
Vol. 39, núm. 153, abril-junio / 2008
también incluyen breves discusiones
de las exportaciones latinoamericanas a
China. Concluyen que hay una comple-
mentariedad entre la especialización de
las exportaciones latinoamericanas y la
demanda china de importaciones y que
la región se ha beneficiado bastante del
crecimiento del país asiático. Sin em-
bargo, hay un cierto reconocimiento de
que el hecho de que gran parte de estas
exportaciones sean de materias primas
podría tener algunos impactos negativos
en el más largo plazo.
El capítulo final del libro, de García-
Herrero y Santabárbara, cambia la aten-
ción del comercio a la inversión extranje-
ra directa (
IED
). Aquí una preocupación
importante ha sido la posibilidad de que
América Latina se haya perdido por los
flujos masivos de
IED
a China en las últi-
mas dos décadas. Desafortunadamente,
los datos disponibles son mucho más
limitados que para los flujos comercia-
les. A pesar de esto, los autores pueden
obtener algunos resultados interesantes
de su análisis econométrico. Encuentran
que no hay ninguna desviación de la
IED
de América Latina a China en el largo
periodo estudiado (1984-2001). No obs-
tante, entre 1995 y 2001 mientras la
IED
creció de manera floreciente y el país
asiático fue aceptado como miembro de
la Organización Mundial del Comercio
(
O M C
), hubo una desviación significati-
va que afectó particularmente a México
y Colombia (pero no a Argentina, Brasil,
Chile ni a Venezuela). Puesto que la cau-
sa principal de la desviación de la
IED
ocurre probablemente donde la produc-
ción para los mercados mundiales está
cambiando de América Latina a China,
uno esperaría un vínculo entre los estu-
dios del comercio y el estudio de la
IED
.
Esto ciertamente surge con sentido por
la aparición de México como el país más
afectado por la competencia de la nación
oriental en los mercados de exportación
y también el caso más claro de la desvia-
ción de la
IED
.
Es poco probable que cualquier co-
lección de ensayos brinde un panorama
comprensivo de los impactos de China
en América Latina, pero el lector necesi-
ta estar enterado del alcance limitado de
esta colección. Se dedica relativamente
poca atención a las relaciones bilatera-
les entre el país asiático y América La-
tina. En el caso de la inversión esto es
justificable debido a los flujos bilaterales
muy limitados de la
IED
hasta ahora. En
el caso del comercio, aunque los efectos
indirectos que son el principal foco de
esta colección son importantes, algunas
de las preguntas clave para el futuro se
relacionan con el comercio bilateral. Por
ejemplo, ¿podrá América Latina diversi-
ficar sus exportaciones a China más allá
de la gama muy estrecha de los produc-
tos primarios que vende en la actualidad?
¿Cuáles son los obstáculos a tal diversi-
ficación? ¿Cuáles han sido los impactos
distributivos del crecimiento de exporta-
229
R
ESEÑA
DE
T
HE
V
ISIBLE
H
AND
OF
C
H I NA
IN
L
AT I N
A
MERICA
Vol. 39, núm. 153, abril-junio / 2008
ciones a la nación asiática de productos
como la soya, el cobre y el hierro? De
manera similar, por el lado de las im-
portaciones, ¿qué tanto las mercancías
chinas están desplazando a los produc-
tores latinoamericanos? ¿Cuáles son los
impactos en el empleo en la región de las
crecientes importaciones de manufactu-
ras intensivas en trabajo de ese país? El
lector no encontrará respuestas a estas
preguntas en este volumen.
Rhys O. Jenkins,
Profesor en Economía,
University of East Anglia,
Norwich, Reino Unido
A modo de ola 2
, Buenos Aires, 2005.
PA I
logo_pie_uaemex.mx