Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
MUJERES CAMPESINAS
El campo, palabra que remonta la niñez y nos trae recuerdos imborrables para quienes -de
vida citadina- buscábamos temperar, "mudar de aires", como dice el diccionario,
es
decir,
cambiar de clima
durante
un
período de tiempo
-el
de vacaciones-, en otro lugar,
generalmente "tierra fría".
Se
disfrutaba del paisaje y del frío, éste último importante
ingrediente para que en
la
noches, envueltos en ruanas y cobijas,
escucháramos de los
mayores cuentos de espantos que luego nos quitaban
el
sueño,
es
decir, nos "espantaban"
literalmente
las
ganas
de dormir y atemorizados permanecíamos con los ojos abienos
para evitar
que
"la mano peluda" o el "sombrerero" hicieran de las suyas mientras
dormíamos.
Los amaneceres repletos de neblina nos brindaban
un
espectáculo formidable y
se
convenían
en el abrebocas para presenciar
la
ordeñada y disfrutar de los espumosos vasos de leche
postrera con ruibarbo.
Pasados unos días,
el
ruibarbo hacíasuefecto, estampándonos
un
parde cachetes colorados,
efecto deseado
por
nuestros progenitores, pues ese colorín en
las mejillas era signo
inequívoco de buena salud y de una completa recuperación de
la
fatiga de los estudios,
para reanudar luego con ánimos renovados el siguiente periodo escolar.
Por los caminos,
se
les veía a las mujeres apresurarse a la misa de las 7 de la mañana,
envueltas en sus chales y
la
cabeza
cubiena
por
la
olvidada "chalina", de bordados
imperceptibles. Marchaban juntas, niñas, madres,
m~jeres
adultas, ancianas de arrugas
profundas y persistentes, pero todas hermosas;
las
niñas
por
su candidez,
las madres por
su sacrificio,
las
mujeres adultas
por
su señorío y las ancianas
por
su acrisolada pureza.
Todas ellas con algo en común, eran .mUjeres campesinas.
A esta mujeres ha querido representarlas
con
su
arte Fabio Amézquita.
El artista nos había visitado
en
Qtra
oponunidad
con
otrade sus tallas. Nos trae ahora esta
bella recreación, dos figuras de mujeres campesinas de 25 y 30 cms de altura, talladas en
tolúa y decoradas en laminilla de
oro
y plata con la técnica del "estofado". Son pinturas
pr~parada~
a base de tintas naturales, miel, huevo yluego decoradas, según nos explicó el
ffilSmo
amsta.
El doctor Amézquita pretende con su obra: "incursionar en
la
figura humana y decorarla
con acabados poco utilizados".
FabioAmézquita Prada
realizó
sus estudios médicosen la Pontificia Universidad
J
averiana
de Bogotá. El internado y
la
especialización en Cirugía General en
la
Universidad de
Antioquia.
Al
terminar
se
vinculó como profesor de
la
Universidad de Antioquia y
c~jano
del ISS en
el
Hospital Regionalde Rionegro. 'De regreso aMedellín fue nombrado cirujano
de Policlínica y continuó como docente de
la
U de A y del ISS en esta ciudad. Luego
se
dedicó de lleno a
la
docencia en
la Universidad Pontificia Bolivariana.
114
MED UPB 23(2): 113 - 115
DIC2004
ARTE MÉDICO
Siempre quiso tallar
la
madera
por
lo cual
se
inició con el Maestro Francisco Arrubla,
pintor
y
tallista de merecido reconocimiento.
Fabio ha trabajado talla ornamental, figuras escultóricas
y
cuadros en relieve. Como
complemento ha recibido clases sobre acabados en madera.
Muchas gracias de nuevo
al artista por regresar a esta galería.
Mario Me1guizo
B.
Editor
MED UPB 23(2): 113 -115
DIC2004
115
logo_pie_uaemex.mx