Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
BIBLIOS. Año 4, No.15, Abril - Junio 2003
35
La biblioteca comunitaria: una experiencia de organización
social, educativa y cultural
Por :
Antonio Gorosito López
Responsable del Programa Cultural del Sistema de Bibliotecas - UTEM (Chile)
Correo electrónico:
agorosi@bibliotecautem.cl
Resumen
En estos tiempos integradores y profundamente des-integradores a la vez, es
necesario dinamizar los espacios culturales de encuentro y convivencia democrática.
La brecha social entre los que tienen información, educación y cultura -, y los que
nunca la van alcanzar se hace visible en el territorio local popular. En este espacio
concreto se presenta la biblioteca comunitaria como una alternativa de cambio social,
poniendo en practica las apolíticas de acción cultural tendientes a la integración y
equidad social. en el caso que señalamos, la experiencia bibliotecaria se presenta
como un proyecto social alternativo(sin presencia del estado), y de autogestión local
en un sector socioeconómico deprimido de la VI Región de Chile. representando un
centro comunitario para el desarrollo educativo, informativo y cultural. En esta
concepción se ha construido una experiencia de social, educativa y cultural con el
aporte de cada poblador y de distintos actores sociales de la comunidad.
Palabras clave:
Bibliotecas populares ; Bibliotecas y comunidad ; Gestión cultural ;
Información para el desarrollo ; Chile
Introducción
El trabajo que presentamos es parte de un proceso social que lleva varios años de
reflexión y acción en el espacio popular.
Se trata de un proyecto de autogestión local
que estimula el
desarrollo educativo y cultural
de uno de los tantos
“barrios
urbanos periféricos pobres”(Vitale, p, 2),
dónde viven familias de trabajadores,
provenientes del sector terciario, de la temporada agrícola, semi-desocupados y
cesantes entre otros. Nos referimos a la ciudad de San Fernando VI región de Chile,
que tiene una población actual es de 62. 286 habitantes y allí reside el 75 % de la
población. Más de 50 establecimientos de educación públicos y privados de
enseñanza existen en la comuna. Para cubrir las
necesidades de información,
conocimiento y cultura de los estudiantes de
educación básica, media
y
superior
existe una sola Biblioteca Pública. La misma está ubicada en una casona antigua del
centro de la ciudad,
cuenta con una limitada infraestructura, escasa dotación de
personal, magro presupuesto, y ningún profesional bibliotecario en el servicio.
Gorosito - La biblioteca comunitaria
36
Sin considerar responsabilidades y expectativas es ilimitable
el déficit en servicios y
recursos documentales básicos.
-
¿Cómo ha de afrontar esta biblioteca los retos de la sociedad de la
información?-.
Se responde con una realidad obsoleta y contradictoria. La educación
profundamente relacionada con la biblioteca y la política cultural, en Chile se
materializa en la adquisición de libros, dotación de bibliotecas de aula, redes de
información,
y
el desconocimiento de la figura legal
del profesional bibliotecólogo en
el Ministerio de Educación. Esta definición política de educación y cultura subordinada
a la reforma educativa, nos deja en desventaja frente a la ausencia de una política
nacional de información y las políticas de estabilización (ajuste estructural) que ha
tenido repercusión directa en lo económico, social y político. Una de las aristas de este
tema
dice relación con la erosión de los valores sociales, que afecta la simbiosis
biblioteca-medio social, dónde se suscitan circunstancias que no están haciendo
efectiva la democratización de la información y el conocimiento.
Nos referimos a hechos particulares y de reciente anacronía, que se vinculan con
valores éticos y morales. A su vez, declaran situaciones determinantes de injusticia
social, violación de derechos humanos, negación de derechos a las minorías que se
fomentan en la desprotección de leyes y políticas que atiendan las desigualdades
internas y en la aplicación
de principios de igualdad de oportunidades. Señalamos un
hecho concreto, que nos permite puntualizar la experiencia vivida por un grupo de
ciudadanos
de
una
población
marginada
y
culturalmente
desfavorecida
“ porque eran de la 18 de
septiembre”. (Muñoz, p, 10).
Pertenecer a este sector de la población daba derecho a no ser atendidos en la única
biblioteca pública de la ciudad.
El carácter discriminatorio del hecho provocó la
organización de una acción colectiva, dando origen a una biblioteca comunitaria. Esto
significa un privilegio
para un grupo de pobladores que no gozaban de los derechos
universales de todo ser humano, bajo una sociedad de perdedores y ganadores se
evidencian esto signos de crisis y deterioro de las relaciones humanas y sociales. En
estos hechos tangibles, subyace una intencionalidad política e ideológica, que no está
asegurando la protección del
derecho a la información,
educación y cultura en
democracia.
En el
Manifiesto de la UNESCO sobre las Bibliotecas Públicas
se expresa la
convicción social y democrática de la biblioteca pública. La biblioteca es un agente de
promoción y desarrollo humano que desempeña un papel activo en el “
acceso libre e
ilimitado al conocimiento, el pensamiento, la cultura y la información”.(UNESCO,
p, 2)
En estos tiempos que corren es necesario fortalecer su rol en la
formación de
ciudadanos para
“ la participación constructiva y la consolidación de la
democracia” (UNESCO, p 2)
Para dar cumplimiento a ello,
la
organización
biblioteca
debe proyectarse como
un organismo cultural
destinado a la integración
social. En ese espacio se recupera el valor democrático de la biblioteca, definiendo la
concepción política de la biblioteca
,
sustentada en la información y el conocimiento
como un potencial para el desarrollo social, educativo y cultural de la comunidad.
Conscientes del
poder de la información no podemos seguir perpetuando una
estructura social carente de oportunidades.
Más aún, cuando en Chile
la iniquidad
social se expresa en hechos concretos de pobreza y miseria, existiendo un porcentaje
cercano al 4,5 % de analfabetos que responde a una crisis del sistema hegemónico y
sus políticas educativas discriminatorias. El entorno de una democracia frágil revela
que en la ciudad de San Fernando de cada 100 personas,
de 10 y más años,
6 son
BIBLIOS. Año 4, No.15, Abril - Junio 2003
37
analfabetas, datos que hacen notorio la concentración de poder, y la existencia de
tipos de ciudadanos: los
que tienen información, educación, seguros de salud, empleo
y los que nunca lo van alcanzar. Un imperativo significativo que incita a lo más íntimo
de las responsabilidades, expectativas y compromisos de profesionales, pobladores
y
distintos ciudadanos.
Hacia la construcción de
una experiencia social,
educativa y cultural.
Nos enfrentamos a una
expresión
colectiva organizada y sustentada
por los
miembros de una comunidad concreta. Esta iniciativa se origina en la
Población 18
de Septiembre de la ciudad de San Fernando,
instalándose la biblioteca en la Sede
Comunitaria, perteneciente a la Junta de Vecinos del sector. La idea de biblioteca nace
en contra de la
exclusión social
, y como principio de justicia social que
reivindica la
dignidad humana, el derecho a
la información
y lo que en este momento histórico
significa para cada poblador (ciudadano).
El trabajo bibliotecario que allí se gesta es
eminentemente social,
en contra de la discriminación
y toda actitud humana
intolerante, clasista y de atropello histórico a la dignidad humana.
Era el día internacional del libro del año 2000, cuando se inauguró la biblioteca,
“ para
que nunca más los niños de mi población fueran discriminados y para darles las
herramientas necesarias para llegar lo más lejos posible”. (Muñoz, p, 10
)
Estas
palabras expresadas
por
la Presidenta de la Junta de Vecinos el día de su
inauguración ponen de manifiesto el sueño de muchos niños pobladores y fundamenta
un principio de justicia social.
La
necesidad inmediata de –información y cultura- se
transformaba en una realidad.
La correspondencia y acción de
voluntades y
recursos creativos diversos
,
de
universitarios
y pobladores
daban como
resultado la
experiencia de la biblioteca comunitaria. Este sentido solidario y co-
gestionado determina compromisos
particulares y responsabilidades
grupales con la
tarea informativa y educativa. Esta es una instancia distinta a la acción inmediata
de
asistir,
práctica corriente del estado o de distintas organizaciones no
gubernamentales. Nuestro propósito es promover un
espacio cultural de
participación y desarrollo social de la comunidad.
Promover y desarrollar este campo de acción significa que
la educación y la
bibliotecología no puede limitarse a
la tarea de acopio de información,
organización
técnica y su posterior transmisión de información y conocimientos.
Al igual que el
docente, el bibliotecario debe
convertirse en un
facilitador de herramientas,
para
la tarea de encontrar, organizar y manejar la información. El componente informativo
es un proceso de creación permanente, -como tal- transforma al servicio bibliotecario
en un centro dinámico, comprometido con la tarea educativa y con la participación de
los actores involucrados. Este es el trabajo de las bibliotecas comunitarias,
“creadas y
mantenidas por la propia comunidad”(Szafran, p, 20),
siendo
“ su beneficiara
directa la propia población” (Szafran, p, 20),
con sus intereses y
recursos
creativos
disponibles. Este
desafío cotidiano y permanente se construye en etapas a
largo plazo, dónde es imprescindible fortalecer los nexos entre la biblioteca, educación
y comunidad.
Se pone en práctica el dialogo social, como un medio eficaz para
fomentar una relación de trabajo en equipo que permita su relación con el mundo
circundante.
Esta concepción trae consigo un impacto social que beneficia a más de 300 socios
entre adultos, jóvenes y niños que perciben los servicios de forma gratuita.
Este
proyecto ha tenido mayor impacto en los niños de edad escolar, quienes se ha
beneficiado con material de estudios y asistencia en la elaboración de las tareas
escolares. En la construcción de esta experiencia nos hemos encontrado con algunas
dificultades propias del proceso de creación y desarrollo, destacando la financiación
Gorosito - La biblioteca comunitaria
38
del proyecto. Hasta ahora todos los recursos de desarrollo inmediato de la biblioteca
han sido sustentados por vías de aportes solidarios en recursos
creativos de distintos
profesionales, donaciones de pobladores y entidades, canje de bienes y servicios, y
actividades de carácter
benéfico realizado por lo propios pobladores. Todo lo que
tiene que ver con beneficios que puedan reportar la postulación de proyectos del
estado y organismos no gubernamentales es materia de
actual discusión. El factor
económico es un limitante, principalmente para el desarrollo de colecciones, dotación
de recursos tecnológicos e infraestructura de la biblioteca. Sin embargo, sabemos que
para lograr la autonomía(sin estado), es necesario establecer metodologías que
fomenten la creación y producción de iniciativas de autogestión. Estas etapas de
proyección a futuro vienen dadas en las etapas que se están desarrollando en los
talleres de formación, educación y compromiso con la idea original del proyecto.
Taller para trabajadores de biblioteca
La construcción de la biblioteca comunitaria sugiere el desarrollo de dos talleres, uno
de carácter técnico y organizativo, y
una
segunda instancia de formación permanente
dónde se analizan distintos tópicos abierto a otros actores sociales.
El taller para
trabajadores de biblioteca es fundamentalmente informativo y motivador,
aplicando
una
metodología participativa
dónde los primeros trabajadores voluntarios han
conocido los principales elementos del mundo de la biblioteca y sus
condiciones para
generar su desarrollo. De este modo, se ha hecho énfasis en la tarea de recolección
de
información,
organización técnica y su posterior transmisión de información y
conocimientos.
Teniendo en cuenta la elaboración de medios concretos y eficaces se
han entregado herramientas para organizar y manejar la información.
El rol que
cumple el voluntario como comunicador de información, se fortalece en la construcción
de relaciones humanas fraternas,
incitando a cada
niño, joven o adulto
a aprovechar
las posibilidades de educarse e informarse. Esta práctica
se logra en un ambiente
fraternal y de trabajo en equipo, que
apuesta al desarrollo personal
y al
crecimiento
grupal. Este proceso colectivo
permite descubrir y explorar nuevos caminos de
formación
permanente.
Taller de formación permanente
Este taller busca desarrollar experiencias de formación permanente, surge en el
dialogo de lo cotidiano
y se relaciona con lo económico, político, educativo, salud,
medio ambiente, y otros tópicos confrontados con diversos conocimientos y actores
sociales. Desde esta óptica se contribuye al desarrollo individual y grupal, y se
comprende el fenómeno de la globalización capitalista, como un proceso que se debe
afrontar en equipos que logren la cohesión social. Es en este contexto educativo
dónde toma protagonismo la organización social, por medio de la
Agrupación
Cultural la Brújula,
formada por iniciativa de los propios vecinos,
“en apoyo de las
actividades de la Biblioteca Comunitaria”.
.. “ que apuesta a reivindicar los
principios socioculturales de una comunidad”. (La Brújula, p, 1)
Para ello se
“desarrollan constantes actividades internas en conjunto con la Biblioteca
Comunitaria dónde se realizan diversos cursos orientados al desarrollo social-
cultural de la comunidad
”. (La Brújula, p, 1).
Entre las actividades de extensión
cultural
se destaca la
“Jornada Educativa”
, allí se ha debatido con la comunidad los
alcances, fines y medios de la reforma educativa actual. Análisis que nos permite
definir qué educación queremos para la comunidad,
y cómo nos comprometemos con
ella.
Otras actividades de extensión
tienen que ver con el primer concurso de Poesía,
“Un
verso para mi Barrio”,
y la exposición fotográfica
“Reconstruyendo la historia de
nuestra población”.
El rescate de la historia local es un trabajo significativo y
BIBLIOS. Año 4, No.15, Abril - Junio 2003
39
riguroso por parte de los pobladores, como forma de difusión se han editado las
historias locales en el
“Boletín Comunitario”.
Filosofía de trabajo
Una propuesta educativa se enriquece y se sustenta con la participación de distintos
actores sociales,
nuestro trabajo ha sido beneficiado con el aporte de
distintos actores,
comunicadores sociales, educadores, trabajadores sociales, trabajadores y estudiantes.
Este trabajo adquiere
sentido de comunidad
en la práctica misma, generando un
espacio permanente de intercambio de experiencias, de reflexión y acción.
Esta
concepción educativa y metodológica se sitúa dentro del eje conceptual de
la
educación para la libertad”(Freire, p, 20 ),
como
“ un acto de conocimiento y en
proceso de acción transformativa que debería ejercerse sobre
la realidad”
(Freire, p, 20).
Esta
“pedagogía de la esperanza”
nos permite soñar con un mundo
mejor, dónde el hombre tiene algo que decir y hacer en este tiempo y espacio.
Rescatamos la cotidianidad como
forma de conocimiento y descubrimiento de las
relaciones entre el hombre y el mundo. Este saber popular se expresa en distintos
símbolos, vivencias, imaginación, creatividad,
emociones humanas y se revaloriza
como expresión formadora de identidad cultural. En este espacio pedagógico se
desarrolla la capacidad para imaginar, integrar, relacionar, cooperar, reflexionar y
actuar sobre la realidad. Nos situamos frente a una concepción de hombre que permite
de-construir las formas que inmovilizan y transforman al hombre en un
objeto de
consumo
.
El hombre es un
sujeto social,
un
ser protagónico y constructor de
esperanza. Esta
acción transformativa tiene como premisa educarse y auto-formarse para poder
informar a la comunidad. El
poder de la información
reside en esta acción educativa
que tiene su origen en la motivación personal, que le permite conocer, investigar,
indagar
y cuestionar. Esta acción pedagógica adopta un significado para el hombre, y
desarrolla una forma de pensar, razonar y actuar. Esta manera de
o
bservar el
mundo,
hace consciente el quehacer bibliotecario. En esa práctica nos
involucramos
con lo informativo y educativo,
también nos comprometemos con la realidad social
demandante. Que en forma reflexiva nos interroga: -
¿Cómo vemos al mundo?; ¿
Cómo me gustaría que fuera?; ¿ Qué puedo hacer para cambiar?-.
En
consecuencia
se
vinculan a la tarea y política informativa:
¿ Qué informamos?; ¿
Para quién informamos?; o ¿Para qué educamos? ; ¿ Para quién educamos? ; ¿
Qué educación queremos para nuestros niños?.
Quienes participan de esta propuesta educativa están conscientes del
derecho a la
información, libre, diversa y plural,
y el valor que esta adquiere para nuestro
desarrollo, y para ello construyen
caminos alternativos de información y cultura.
Estos medios de expresión y comunicación otorgan vías de acceso democrático al
conocimiento y a la información. Hecho que se garantiza en todos los servicios a la
comunidad, en los talleres de formación permanente, en el desarrollo cultural, en el de
apoyo a las tareas escolares, y en el boletín comunitario. Todo ello se ha manifestado
y divulgado en la participación de programas radiales locales, jornadas de reflexión
y
otras experiencias que posibilitan el intercambio de visiones entre los pobladores.
Conclusiones
Nos encontramos con diversos modos de información y conocimiento, este capital
social proveniente de la práctica social estimula la reflexión y la acción. Creando y
Gorosito - La biblioteca comunitaria
40
recreando estrategias para nuevos procesos sociales presentamos una etapa inicial de
la acción social, dónde se proyectan espacios
de promoción y educación popular.
El tiempo, la creatividad,
el conocimiento adquirido y apropiado en esta práctica
es
vitalmente transformador. Revalorizando la misión social y vocación democrática de la
biblioteca, tomando distancia de conceptos tecnicistas y elitistas nos unimos
con el
quehacer del
hombre en la sociedad. El
poder de la biblioteca
reside en su
inagotable fuente de
recursos creativos
,
su política y acción social se compromete
con el proceso educativo y el derecho del hombre a estar informado y educado.
En el territorio local y humano se sitúa
la biblioteca comunitaria,
articulándose como
un componente dinámico e
integrador de la sociedad. Se concibe y se organiza a la
biblioteca como una
iniciativa solidaria
y una experiencia con
sentido de
comunidad,
fundamentada en la promoción del ser social y el fortalecimiento del
nosotros como comunidad. Principios organizativos basados en el respeto y la
tolerancia, en
vivencias y expresiones comunitarias propias, dónde el
“pensamiento
único”
no nos hace perder de vista la posibilidad de cambio. Por ello, de entre sueños
y realidad rescatamos los principios bibliotecarios de igualdad para
re-inventar
políticas, acciones y
nuevas formas
de
organización.
BIBLIOGRAFÍA
FREIRE, P
.(1972). Sobre la acción cultural. ICIRA.
MUÑOZ, C.
(2001). Un año de entrega cultural, La Noticia, 10.
publicas, 2.
SZAFRAN, P.
(2002). Perfil del intermediario de información en Bibliotecas para el
Gran público: el caso de las Bibliotecas Populares en Montevideo. Tradinco.
Agrupación Cultural La Brújula. (2002)
UNESCO.
(1994). Manifiesto de la UNESCO sobre las bibliotecas
VITALE, L.
(2002). El movimiento de los pobladores, 1.
SOBRE EL AUTOR
Antonio Gorosito López
Uruguay (1971). Licenciado Bibliotecología de la Universidad de la República-Uruguay.
Postgrado en Gestión Cultural en la Pontificia Universidad Católica de Chile.
Actualmente es responsable del Programa Cultural del Sistema de Bibliotecas - UTEM
(Chile).
c.e:
agorosi@bibliotecautem.cl
logo_pie_uaemex.mx