Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
El enfoque EMESde la empresa
social desde una perspectiva
comparada
Jacques Defourny
HEC Escuela de Negocios y Centro para la Economía Social, Universidad de Lieja, Bélgica,
y Red de Investigación Europea EMES
Marthe Nyssens
Departamento de Economía y CIRTES, Universidad Católica de Lovaina, Bélgica,
y Red de Investigación Europea EMES
CIRIEC-España, Revista de EconomíaPública, Social
y Cooperativa, nº 75, Agosto 2012, pp. 7-34
CIRIEC-España, revista de economía pública, social y cooperativa
ISSN edición impresa: 0213-8093. ISSN edición online: 1989-6816.
© 2012 CIRIEC-España
www.ciriec.es
www.ciriec-revistaeconomia.es
El enfoqueEMES de empresa
social desdeuna perspectiva
comparada
Jacques Defourny
HEC Escuela de Negocios y Centro para la Economía Social, Universidad de Lieja, Bélgica,
y Red de Investigación Europea EMES
MartheNyssens
Departamento de Economía y CIRTES, Universidad Católica de Lovaina, Bélgica,
y Red de Investigación Europea EMES
RESUMEN
Nuestro análisis se estructura de la siguiente manera: en la primera parte describimos las distintas escue-
las de pensamiento de las que parten los conceptos, así como sus respectivos contextos en Europa y en los
EE.UU. En la segunda parte analizamos cuidadosamente el enfoque de EMES, que radica en la histórica tradi-
ción europea del tercer sector. Este análisis allana el camino para la tercera parte, que examina las convergen-
cias y divergencias conceptuales entre las distintas escuelas y de sus consecuencias para el debate. Más allá de
las discusiones conceptuales, a continuación destacamos el lugar y el papel del emprendimiento social en el con-
junto de la economía y su interacción con el mercado, la sociedad civil y las políticas públicas. En la última parte,
observamos de qué modo las diferentes escuelas han condicionado el debate en distintas partes del mundo.
PALABRAS CLAVE: Empresas sociales, emprendimiento social, enfoque europeo, enfoque esta-
dounidense, conceptos.
CLAVES ECONLIT: P130, I310, L260.
Cómo citar este artículo
: DEFOURNY, J. & NYSSENS, M. (2012): “El enfoque EMES de empresa
social desde una perspectiva comparada”,
CIRIEC-España, Revista de Economía Pública, Social
y Cooperativa
, 75, 7-34.
www.ciriec-revistaeconomia.es
CIRIEC-ESPAÑA Nº 75/2012
FECHA DE ENTRADA: 23/06/2012
FECHA DE ACEPTACIÓN: 02/09/2012
L’approche EMESconcernant l’entreprisesociale
d’un point de vue comparatif
RESUME :
Notre analyse se structure comme suit : dans un premier temps, nous décrivons les différents
courants de pensée où sont nés ces concepts et leurs contextes respectifs, européen et américain. Dans un deu-
xième temps, nous analysons attentivement la conception EMES, ancrée dans la tradition européenne historique
du tiers secteur. Cette analyse ouvre la voie au troisième temps, dans lequel nous analysons les convergences
et les divergences conceptuelles au sein des différents courants ainsi que leur implication dans le débat. L’article
met l’accent, au-delà des débats conceptuels, sur la place et le rôle de l’entreprise sociale dans l’économie glo-
bale et son interaction avec le marché, la société civile et les politiques publiques. Dans la dernière section, nous
étudions la façon dont ces différents courants ont influencé le débat dans plusieurs parties du monde.
MOTS CLÉ :
Entreprises sociales, entreprenariat social, approche européenne, approche américaine, con-
cepts.
The EMES approach of social enterprise in a
comparative perspective
ABSTRACT:
Our analysis is structuredas follows: In the first part, we describe the different schools of thought
in which the concepts took root and their respective contexts in Europe and the US. In the second part, we analyse
the EMES conception, which is rooted in the historical European third sector tradition. This analysis paves the way
for the third part, in which we examine the conceptual convergences and divergences among the different scho-
ols as well as their implications for the debate. Beyond conceptual debates, the article emphasises the place
and role of social enterprise in the overall economy and its interaction with the market, civil society and public poli-
cies. In the last section, we consider how the different schools have influenced the debate in various parts of the
world.
KEY WORDS
:
Social enterprises, social entrepreneurship, European approach, United States approach, con-
cepts.
8
DEFOURNY, JACQUES Y NYSSENS, MARTHE
CIRIEC-ESPAÑA Nº 75/2012
www.ciriec-revistaeconomia.es
9
EL ENFOQUE EMES DE EMPRESA SOCIAL DESDE UNA PERSPECTIVA COMPARADA
(pp. 7-34)
CIRIEC-ESPAÑA Nº 75/2012
www.ciriec-revistaeconomia.es
La mayoríade los que utilizaronlos conceptosde emprendimientosocialy empresasocialhacedoce
años compartenla sensaciónde que habríansido totalmenteincapacesde preverel excepcionalinterés
quetalesconceptossuscitanhoyen día.De hecho,el usodelsegundotérminose estáextendiendoactual-
mente por la mayoría de regiones del mundo: tras una primera década de desarrollo de la literatura a
ambos lados del Atlánticodesde finalesde la década de 1990, están surgiendocentrosde investigación
en EuropaCentraly del Este (Borzagaet al., 2008),en la mayoríade paísesde Asia Oriental,incluyendo
China (Defournyy Kuan, 2011),en India,Australia,Israely en variospaísesde AméricaLatina.
En Europa, el concepto de empresa social aparece por primera vez a principios de la década de
1990, en el corazón del tercer sector. Según la gran tradición europea (Evers y Laville, 2004), el ter-
cer sector reúne cooperativas, asociaciones, mutualidades y, cada vez con mayor frecuencia, funda-
ciones, o, en otras palabras, todas las organizaciones “not-for-profit”
2
privadas (en algunos países
europeos este tercer sector se identifica como la “economía social”). Más concretamente, el primer
impulso se produjo en Italia y estuvo estrechamente relacionado con el movimiento cooperativo: en
1991, el Parlamento italiano aprobó una ley que establecía una forma legal específica para las “coo-
perativas sociales” y estas experimentaron un extraordinario crecimiento.
El concepto de empresa social, que incluye cooperativas sociales como un modelo entre otros, no
compite en absoluto con el concepto de economía social. Más bien ayuda a identificar dinámicas de
emprendimiento que están funcionando en el verdadero núcleo del tercer sector en diversos contex-
tos socioeconómicoseuropeos.Esta perspectivaha sido ampliamenteavaladapor la ComisiónEuropea
cuando celebró una conferencia de alto nivel en noviembre de 2011 para presentar su “Iniciativa” para
crear “un clima favorable para las empresas sociales, partes interesadas clave en la economía social
y la innovación” (Comisión Europea, 2011).
En los Estados Unidos, los conceptos de emprendimiento social y empresa social también encon-
traron una respuesta positiva en los primeros años de la década de 1990. Por ejemplo, en 1993, la
Harvard Business School lanzó la “Iniciativa de Empresa Social”, uno de los hitos del periodo. Una pri-
mera corriente en el debate sobre el emprendimiento social y las empresas sociales está relacio-
nada con la utilización de actividades comerciales por parte de organizaciones nonprofit como apoyo
1.- Introducción
1
1.- Se ha publicado una versión preliminar como documento de trabajo de EMES.
2.- Mantenemos el vocablo de la versión en inglés porque, aunque se podría traducir por “entidad sin ánimo de lucro”, a lo largo del artículo
también aparece el término “Nonprofit” (cuya traducción también sería “sin ánimo de lucro”), y entre ambas locuciones existe una diferencia.
Así, aunque ambos tipos de organizaciones se mueven bajo objetivos diferentes a la maximización del beneficio, en las “Not-for-profit” los ben-
eficios pueden ser distribuidos hasta cierto límite entre los propietarios o miembros de la organización, mientras que las “Nonprofit” se caracteri-
zan por la imposibilidad de repartir los beneficios. Por su parte, la locución “for-profit” hace referencia al objetivo de maximización del beneficio.
Aclarada estas diferencias, a lo largo del artículo se utilizarán los términos en inglés a modo de simplificación.
www.ciriec-revistaeconomia.es
CIRIEC-ESPAÑA Nº 75/2012
DEFOURNY, JACQUES Y NYSSENS, MARTHE
10
a su misión (Kerlin, 2006). Una segunda corriente de este debate, basada en una visión más amplia
del emprendimiento, puede remontarse a B. Drayton y hasta Ashoka, la organización que éste fundó
en 1980. Ashoka se centra en los perfilesde personasmuy específicas,llamadosen principio“empren-
dedores públicos”, capaces de producir innovaciones sociales en varios campos, más que en las
formas de organización que pueden establecer. Varias fundaciones relacionadas con la “filantropía de
riesgo”, como la Fundación Schwab y la Fundación Skoll, han asumido la idea de que la innovación
social es fundamental para el emprendimiento social y apoyan a emprendedores sociales.
El debate sobre el concepto de empresa social y emprendimiento social se ha extendido a varios
tipos de instituciones. Las principales universidades han desarrollado programas de investigación y
formación. Se han establecido redes internacionales de investigación, como la Red Europea de
Investigación EMES, que reúne desde 1996 a centros de investigación de la mayoría de países de
la UE-15; o la Social Enterprise Knowledge Network (SEKN), que se formó en 2001 por destacadas
escuelas de negocios de Iberoamérica y la Harvard Business School. Varias fundaciones han esta-
blecido programas de apoyo y formación para empresas sociales o emprendedores sociales. Por
último, aunque no menos importante, varios países europeos han aprobado nuevas leyes para pro-
mover las empresas sociales (Roelants, 2009; Galera y Borzaga, 2009).
Sin embargo, resulta sorprendenteque los debates a ambos lados del Atlántico se llevaran a cabo
con trayectorias paralelas, con muy pocas conexiones entre ellos hasta los años 2004-2005. Desde
un punto de vista científico, los primeros puentes se tendieron por Nicholls (2006), Mair et al. (2006)
y Steyaert y Hjorth (2006). Kerlin (2006, 2009) también realizó interesantes intentos para comparar el
concepto de empresa social en diferentes partes del mundo.
En este contexto,el primerobjetivode este documentoes profundizaren este diálogotransatlántico
sobre el concepto de empresa social, tal y como están plasmados en sus respectivos contextos euro-
peo y norteamericano,así como subrayar los diferentes desarrollos que actualmente tienden a experi-
mentar.Sin embargo,lo que realmentepareceestar en juego,más allá de los debatesconceptuales,es
el lugar y la funciónde la empresasocial dentro de la economíaglobal y su interaccióncon el mercado,
la sociedadcivily las políticaspúblicas.Desdeestaperspectiva,nuestrosegundoobjetivoes mostrarque
uno de los mejorescaminosparaplantearcuestionesy sugerirotraslíneasde investigación(queno apa-
recen claramentecuando nos ceñimosa contextosnacionaleso regionalesespecíficos),es anclar a las
empresassocialesy el emprendimientosocialen sus propioscontextosespecíficos,con miras a conse-
guir un mejor entendimientomutuo entre las escuelaseuropeay norteamericanade pensamiento.
Nuestro análisis se estructura de la siguiente manera: en la primera parte describimos las distin-
tas escuelas de pensamiento en las que se originaron estos conceptos y sus respectivos contextos.
En la segunda parte analizamos cuidadosamente el enfoque de EMES, que radica en la tradición his-
tórica europea del tercer sector. Este análisis prepara el terreno para la tercera parte, en la que ana-
lizamos las convergencias y divergencias conceptuales entre las distintas escuelas, así como sus
implicaciones en el debate sobre el estado de la cuestión. En la última sección observamos de qué
modo las diferentes escuelas han condicionado el debate en distintas partes del mundo.
En primer lugar examinaremos cómo se desarrollaron las conceptualizaciones de empresa social
y emprendimiento social en los Estados Unidos; estaremos entonces en mejor posición para resaltar
las especificidades de los enfoques europeos sobre las mismas nociones.
2.1. Dos escuelas principales de pensamiento en EE.UU.
Cuando observamos el panorama en EE.UU., es llamativa la diversidad de conceptos que se han
utilizado desde principios de la década de 1980 para describir los comportamientos emprendedores
con objetivos sociales que se han desarrollado en el país, principalmente, pero no exclusivamente,
dentro del sector nonprofit: “empresa nonprofit”, “emprendimiento nonprofit”, “iniciativa con fin social”,
“innovación social”, “negocio con fines sociales”, “empresa de patrimonio comunitario”, “emprendi-
miento público”, “empresa social”.
.. Aunque los estudiosos del sector Nonprofit hicieron uso de varios
de esos términos, el debate conceptual ha sido conformado principalmente por investigadores perte-
necientesa escuelasde negocios.Para clasificarlas diferentesconcepciones,Dees y Anderson(2006)
propusieron distinguir las dos escuelas principales de pensamiento ya descritas brevemente arriba.
La primeraescuelade pensamientosobre la empresasocial alude a la utilizaciónde actividadescomer-
ciales por parte de organizaciones nonprofit como apoyo a su misión. Organizaciones como Ashoka
alimentaron una segunda escuela principal, denominada escuela de pensamiento de “innovación
social”.
La escuela de pensamiento “generación de ingresos”
La primera escuela de pensamiento sentó las bases de las concepciones de empresa social defi-
nidos principalmente por estrategias de generación de ingresos. El grueso de sus publicaciones se
basaba principalmente en el interés de las organizaciones nonprofit por resultar más comerciales
(Young y Salamon, 2002) y podrían describirse como “prescriptivas”: muchas de estas publicaciones
llegaron de firmas de consultoríay se centraronen estrategiaspara emprenderun negocio que pudiera
generar ingresos en apoyo de la misión social de una organización nonprofit y que pudiera ayudar a
diversificar su base financiera (Skloot, 1987). A finales de la década de 1990, la Social Enterprise
Alliance,uno de los principalesactores en este ámbito, definió la empresa social como “cualquiernego-
cio de generación de ingresos o estrategia emprendida por una organización nonprofit para generar
ingresos para apoyar su misión caritativa”.
Desde esta perspectiva, es sencillo denominar a esta primera escuela la escuela de pensamiento
“generación de ingresos”. Sin embargo, dentro de esto último, sugerimos establecer una distinción
11
EL ENFOQUE EMES DE EMPRESA SOCIAL DESDE UNA PERSPECTIVA COMPARADA
(pp. 7-34)
CIRIEC-ESPAÑA Nº 75/2012
www.ciriec-revistaeconomia.es
2.- La aparición de la empresasocialen
diversos contextos
entre una primera versión, centrada en las organizaciones nonprofit y que llamamos “enfoque comer-
cialnonprofit”,por un lado, y una versión más amplia, que abarca todas las formas de iniciativascomer-
ciales, y que podría llamarse “enfoque del negocio orientado a la misión”, por otro lado. Este último
enfoque se refiere al ámbito de la empresa con fines sociales, abarcando todas las organizaciones
que negocian con un fin social, incluyendo las empresas con ánimo de lucro (Austin et al., 2006).
También cabe destacar que algunos autores, como Emerson y Twersky (1996), pronto propor-
cionaronun análisisque pasaba de una única orientaciónal mercadoa una visión más amplia de méto-
dos de negocio como un medio para conseguir mayor eficacia (y no solo una mejor financiación) para
las organizaciones del sector social. Algunos autores fueron incluso más lejos y comenzaron a con-
siderar diversas actividades emprendidas por firmas con ánimo de lucro para afirmar su responsabi-
lidad social corporativa como parte de toda la gama de iniciativas que forman el amplio espectro del
emprendimiento social (Boschee, 1995; Austin, 2000). Por supuesto, esto suscita algunos asuntos
conceptuales fundamentales, como el siguiente: ¿cualquier actividad que genere valor social puede
considerarsecomo expresiónde emprendimientosocial, incluso si su actividades marginal en la estra-
tegia global de la firma?
En gran parte, el concepto de negocio social tal y como fue promovido por Muhammad Yunus
(2010) puede relacionarse con el “enfoque del negocio orientado a la misión”, aunque también implica
condiciones más fuertes: “Un negocio social es una empresa sin pérdidas y sin dividendos diseñada
para abordar un objetivo social” (Yunus, 2010). Este concepto fue desarrollado principalmente para
describir un modelo de negocio centrado en la provisión de bienes o servicios para clientes (muy)
pobres, que constituyen un nuevo segmento del mercado (a menudo denominado “la base de la pirá-
mide”) en países en vías de desarrollo. Se supone que este negocio social tiene que cubrir todos
sus costos a través de los recursosdel mercado.Es propiedadde inversores(a menudo grandesinver-
sores) que, al menos en la versión de Yunus, no reciben ningún dividendo, y los beneficios se rein-
vierten totalmente para apoyar la misión social. El caso citado más a menudo es la empresa conjunta
Grameen-Danone, que proporciona, a precios muy bajos, yogur altamente nutritivo a poblaciones vul-
nerables en Bangladesh.
La escuela de pensamiento “innovación social”
La segunda escuela pone el énfasis en el perfil y el comportamiento de los emprendedores socia-
les desde una perspectiva Schumpeteriana, como la desarrollada por el trabajo pionero de Young
(1986). En este sentido, los emprendedores en el sector nonprofit son “creadores de cambios” debido
a que realizan “nuevas combinaciones” en al menos una de las siguientes modalidades: nuevos ser-
vicios, nueva calidad de los servicios, nuevos métodos de producción, nuevos factores de producción,
nuevas formas de organización o nuevos mercados. El emprendimiento social puede por lo tanto
ser una cuestión de resultados en lugar de solo una cuestión de ingresos. Por otra parte, a menudo
se destaca la naturaleza sistémica de la innovación producida y su impacto en un amplio plano social.
12
DEFOURNY, JACQUES Y NYSSENS, MARTHE
CIRIEC-ESPAÑA Nº 75/2012
www.ciriec-revistaeconomia.es
Dees (1998:4) propuso la definiciónmás conocida del emprendedorsocial en esta escuela de pen-
samiento. Este autor ve al emprendedor como “aquel que desarrolla el papel de agente de cambio
en el sector social adoptando una misión para crear y apoyar valores sociales, reconociendo y persi-
guiendo sin cesar nuevas oportunidades para llevar a cabo esta misión, comprometiéndoseen un pro-
ceso de innovación continua, adaptación y aprendizaje, actuando con audacia sin estar limitado por
los recursos disponibles en el momento y, finalmente, exhibiendo un elevado sentido de responsabi-
lidad hacia los destinatarios servidos y para los resultados creados”. Estas personas excepcionales
son a menudo descritas hoy en día como los héroes de los tiempos modernos (Bornstein, 2004).
Aunque muchas iniciativas de emprendedores sociales dan como resultado el establecimiento de
organizaciones nonprofit varios trabajos recientes de la escuela de pensamiento de innovación social
tienden a subrayar fronteras borrosas y la existencia de oportunidades para la innovación social
emprendedora dentro del sector con ánimo de lucro privado, así como en la esfera pública.
Además, no deben exagerarse las divergencias entre las escuelas de “innovación social” y “gene-
ración de ingresos”. La visión del emprendimiento social como un negocio orientado a la misión es
cada vez más común entre las escuelas de negocios y fundaciones, que fomentan ahora métodos
de negocio más amplios, no solo estrategias de generación de ingresos, como vía hacia la innovación
social. Varios trabajos destacan una visión de “balance doble (o triple)”, que puede ser adoptada por
todos los tipos de empresa, así como la creación de un “valor combinado” en un gran esfuerzo por
equilibrarrealmentee integrar mejor los fines sociales y económicosy las estrategias(Emerson,2006).
2.2. Los orígenes de la empresa social en Europa
En Europa, el concepto de “empresa social” como tal apareció por primera vez en Italia, donde fue
promovido mediante un periódico publicado en 1990 titulado
Impresa sociale
. En los últimos años de
la década de 1980 habían surgido en este país nuevas iniciativas semejantes a cooperativas para res-
ponder a necesidades no satisfechas, especialmente en el ámbito de la integración laboral, así como
en el de los servicios personales. Como la legislación existente no permitía a las asociaciones desa-
rrollar actividades económicas, el Parlamento italiano aprobó una ley en 1991 que creaba una nueva
forma legal, concretamente la “cooperativa social”, que demostró estar muy bien adaptada a estas
empresas sociales pioneras.
El notable desarrollo de estas últimas inspiró asimismo a otros países durante las siguientes dos
décadas, tanto dentro como fuera de Europa (por ejemplo, en Corea del Sur). De hecho, otros países
europeos introdujeron nuevas formas legales que reflejaban el enfoque empresarial adoptado por este
número cada vez mayor de organizaciones“sin ánimo de lucro”, aunque el término “empresa social” no
siemprese utilizaracomo tal en la legislación(Defournyy Nyssens,2008).En Francia,Portugal,España
y Grecia, estas nuevas formas legales fueron de tipo cooperativo. Algunos otros países como Bélgica,
el Reino Unido e Italia (con una segunda ley aprobada en 2006) eligieron modelos de empresa social
más abiertos, no inspirados exclusivamente en la tradición cooperativa. Por supuesto, existe una gran
13
EL ENFOQUE EMES DE EMPRESA SOCIAL DESDE UNA PERSPECTIVA COMPARADA
(pp. 7-34)
CIRIEC-ESPAÑA Nº 75/2012
www.ciriec-revistaeconomia.es
diversidadmás allá de esta dicotomíabásica.Por ejemplo,las formaslegalesde Franciae Italiapodrían
ser caracterizadas como “formas de múltiples partes interesadas”, ya que reúnen a diferentes partes
interesadas (empleados, usuarios, voluntarios.
..) para trabajar conjuntamente en un proyecto con un
fin social determinado. La ley belga sobre “empresas con fines sociales” y la ley italiana sobre empre-
sas sociales definen una categoríaque cruza las fronterasde todas las formas legales y que puede ser
adoptada por diversos tipos de organizaciones (no solo cooperativas y organizaciones nonprofit, sino
también por organizaciones de propietarios inversores, por ejemplo), dado que definen una intención
social explícita y no se dedican al enriquecimiento de sus miembros.
En el Reino Unido, el Parlamento aprobó una ley que creaba la “empresa de interés comunita-
rio” en 2004; dos años antes, el gobierno británico también promovió una definición de empresa social
como “un negocio con objetivos principalmente sociales cuyos excedentes se reinvierten principal-
mente para este fin en el negocio o en la comunidad, en lugar de estar dirigida por la necesidad de
maximizar los beneficios para los accionistas y propietarios” (DTI, 2002).
En muchospaíseseuropeos,ademásde la creaciónde nuevasformaso marcoslegales,en la década
de 1990 se produjo el desarrollo de programas públicos específicos enfocados hacia el ámbito de la
integraciónlaboral. Resulta evidente que las empresas sociales pueden funcionaren un amplio espec-
tro de actividades,ya que el “fin social”que persiguenpuede referirsea muchos ámbitosdiferentes.Sin
embargo, desde mediados de la década de 1990, en toda Europa ha dominado un tipo principal de
empresa social, concretamente la “empresa social de integración laboral” (Work Integration Social
Entreprise- WISE).El principalobjetivode estetipode empresaes ayudara personasdesempleadasde
bajacualificación,queestánen riesgode exclusiónpermanentedelmercadode trabajo,e integrara estas
personasen el trabajoy la sociedadmedianteuna actividadproductiva(Nyssens,2006). Este predomi-
nio de las WISE en el panoramade la empresasocial ha llevadoincluso,en varios casos, a que el con-
ceptode empresasocialsea sistemáticamenteasociadocon estasiniciativasparala creaciónde empleo.
A pesar de que se desarrollaroniniciativas de campo por toda Europa, con las cooperativas socia-
les italianas como modelo inspirador a principios de la década de 1990, el concepto de empresa social
como tal no se expande realmente durante estos años. En la esfera académica, los principales esfuer-
zos analíticos se emprendieron a partir de la segunda mitad de la década de 1990 en adelante, tanto
a nivel conceptual como empírico, especialmente por la Red Europea de Investigación EMES
3
, que
reunió principalmente a estudiosos de ciencias sociales. Además, ya en 1996, es decir, antes de
que se lanzaran la mayoría de las políticas públicas europeas para empresas sociales, un grupo de
investigadores procedentes de todos los Estados miembros de la UE emprendió un importante pro-
grama de investigación fundado por la Comisión Europea. Este grupo desarrolló progresivamente
un enfoque, que ampliaremos en la siguiente sección, para identificar organizaciones con probabili-
dad de ser denominadas “empresas sociales” en cada uno de los quince países que formaban la UE
en ese momento.
14
DEFOURNY, JACQUES Y NYSSENS, MARTHE
CIRIEC-ESPAÑA Nº 75/2012
3.- EMES son las siglas de “Emergence des Entreprises Sociales en Europe”, es decir, el título en francés del extenso proyecto de inves-
tigación realizado desde 1996 hasta el año 2000 por la red. El acrónimo EMES posteriormente se mantuvo cuando la red decidió convertirse en
una asociación científica internacional formal. Véase www.emes.net
www.ciriec-revistaeconomia.es
En Europa, la Red Europea de Investigación EMES desarrolló los primeros hitos teóricos y empí-
ricos del análisis de la empresa social (Borzaga y Defourny, 2001). El enfoque EMES deriva de un
extenso diálogo entre varias disciplinas (economía, sociología, ciencias políticas y dirección), así como
entre las diferentes tradiciones y sensibilidades nacionales presentes en la Unión Europea. Por otra
parte, guiado por un proyecto que era al mismo tiempo teórico y empírico, prefirió desde el principio la
identificación y clarificación de los indicadores por encima de una definición concisa y elegante.
3.1. Tres grupos de indicadores para tres dimensiones diferentes
Estos indicadores nunca se pensaron para representar el grupo de condiciones que una organi-
zación debe cumplir para ser calificada como una empresa social. En lugar de constituir criterios pres-
criptivos, describen un “tipo ideal” en términos de Weber, es decir, una construcción abstracta que
permite a los investigadores posicionarse dentro de la “galaxia” de las empresas sociales. En otras
palabras, constituyen una herramienta, un tanto análoga a una brújula, que ayuda a los analistas a
situar la posición de las entidades observadas en relación a otras, e identificar eventualmente sub-
grupos de empresas sociales que desean estudiar con mayor profundidad. Estos indicadores permi-
ten identificar nuevas empresas sociales, pero también pueden dirigirse a designar como empresas
sociales a antiguas organizaciones reestructuradas mediante nuevas dinámicas internas.
Hasta ahora, los indicadores se han presentado en dos subgrupos: una lista de cuatro indicado-
res económicos y una lista de cinco indicadores sociales (Defourny, 2001: 16-18). Sin embargo, desde
una perspectiva comparada con las escuelas de pensamiento de los EE.UU., parece más apropiado
presentar estos nueve indicadores en tres subgrupos en lugar de en dos, lo que permite resaltar for-
mas particulares de gobierno específicas para el tipo ideal de empresa social de EMES. Al hacer esto,
podremos reconocer más fácilmente muchas de las características usuales de las organizaciones de
la economía social que se han perfilado aquí, con el fin de resaltar nuevas dinámicas empresariales
dentro del tercer sector (Defourny y Nyssens, 2010).
En este enfoque EMES ligeramente reestructurado, los tres grupos de criterios son:
Dimensiones económicas y empresariales de las empresas sociales
a) Una actividad continua que produce bienes y/o vende servicios
Las empresas sociales, a diferencia de algunas organizaciones nonprofit tradicionales, normal-
mente no realizan actividades de activismo o redistribución de flujos financieros (como, por ejemplo,
muchas fundaciones) como actividad principal, sino que están implicadas directamente en la produc-
15
EL ENFOQUE EMES DE EMPRESA SOCIAL DESDE UNA PERSPECTIVA COMPARADA
(pp. 7-34)
CIRIEC-ESPAÑA Nº 75/2012
www.ciriec-revistaeconomia.es
3.- El enfoque EMESde empresasocial
ción de bienes o en la provisión de servicios a personas de un modo continuado. De este modo, la
actividadproductivarepresentael motivo,o uno de los motivosprincipales,para la existenciade empre-
sas sociales.
b) Un nivel significativo de riesgo económico
Quienes fundan una empresa social asumen total o parcialmente el riesgo inherente a la inicia-
tiva. A diferenciade la mayoría de institucionespúblicas,la viabilidadfinancierade las empresassocia-
les depende de los esfuerzos de sus miembros y trabajadores para asegurar los recursos adecuados.
c) Una mínima cantidad de trabajo remunerado
Como en el caso de la mayoría de organizaciones nonprofit tradicionales, las empresas sociales
también pueden combinar recursos monetarios y no monetarios, y trabajadores voluntarios y remu-
nerados. Sin embargo, la actividad realizada en las empresas sociales requiere un número mínimo de
trabajadores remunerados.
Dimensiones sociales de las empresas sociales
d) Un objetivo explícito para beneficiar a la comunidad
Uno de los principales objetivos de las empresas sociales es servir a la comunidad o a un grupo
específico de personas. Desde la misma perspectiva, una característica de las empresas sociales
es su deseo de promover un sentido de responsabilidad social a nivel local.
e) Una iniciativa lanzada por un grupo de ciudadanos u organizaciones de la sociedad civil
Las empresas sociales son el resultado de dinámicas colectivas que implican a personas perte-
necientes a una comunidad o a un grupo que comparte una necesidad o fin bien definido; esta dimen-
sión colectiva debe mantenerse a lo largo del tiempo de un modo u otro, pero no debe descuidarse la
importancia del liderazgo (de una persona o de un pequeño grupo de líderes).
f) Una distribución de beneficios limitada
La primacía del fin social se refleja en la restricción de la distribución de beneficios. Sin embargo,
las empresas sociales no solo incluyen organizaciones caracterizadas por una restricción total de no
distribución, sino también organizaciones que, como las cooperativas en muchos países, pueden dis-
tribuir beneficios,pero solo en una cantidad limitada, lo que permite evitar un comportamientode maxi-
mización de beneficios.
Gobierno participativo de las empresas sociales
g) Un alto grado de autonomía
Las empresas sociales son creadas por un grupo de personas sobre la base de un proyecto autó-
nomo y son gobernadaspor estas personas.Pueden depender de subsidiospúblicos pero no son ges-
tionadas, directa o indirectamente, por autoridades públicas u otras organizaciones (federaciones,
16
DEFOURNY, JACQUES Y NYSSENS, MARTHE
CIRIEC-ESPAÑA Nº 75/2012
www.ciriec-revistaeconomia.es
firmas privadas, etc.). Tienen derecho tanto a ocupar su propia posición (“voz”) como a finalizar su acti-
vidad (“salida”).
h) Una facultad de decisión no basada en la propiedad de capital
Este criterio generalmente se refiere al principio de “un miembro, un voto” o como mínimo a un
proceso de toma de decisiones en el que el poder de voto no está distribuido según las acciones de
capital en el órgano de gobierno que tiene el derecho de toma de decisión última.
i) Una naturaleza participativa, que involucra a diferentes partes afectadas por la actividad
La representación y participación de usuarios o clientes, la influencia de diversas partes intere-
sadas en la toma de decisiones y la gestión participativa constituyen a menudo importantes caracte-
rísticas de las empresas sociales. En muchos casos, uno de los objetivos de las empresas sociales
es conseguir mayor democracia a nivel local mediante la actividad económica.
Como ya se ha subrayado, estos indicadores pueden usarse para identificar empresas sociales
totalmente nuevas, pero también pueden dirigirse designar como empresas sociales a antiguas orga-
nizaciones reestructuradas mediante nuevas dinámicas internas. El enfoque EMES ha demostrado
ser empíricamente fértil; ha constituido la base conceptual para muchas investigaciones de EMES
en diferentesindustrias,como las de serviciospersonaleso desarrollolocal (Borzagay Defourny,2001)
o integración laboral (Nyssens, 2006; Davister et al., 2004), a veces ampliadas a Europa Central y del
Este (Borzaga et al., 2008) o países no comunitarios, como Suiza y Canadá (Gardin et al., 2012).
3.2. Situación de las empresas sociales en la economía global
Puede esperarse que las empresas sociales ocupen un lugar especial en el conjunto de la eco-
nomía. Para percibir su posicionamiento, es necesario ir más allá de las representaciones “bipola-
res” convencionalesdel panorama económico,que solo resaltan el lugar central del mercado y el papel
regulador del Estado. Desde esta perspectiva, seguiremos a Polanyi (1944) y un enfoque histórico y
antropológico. Sin negar la importancia de la motivación del beneficio que caracteriza la economía
capitalista, Polanyi también destaca otras prácticas económicas, no orientadas hacia la acumulación
de beneficios: redistribución,reciprocidad y administracióndoméstica. Por otra parte, su análisis forma
parte de un enfoque sustantivo que toma una amplia concepción de la economía, la cual, de acuerdo
con él, abarca todas las formas de actividades derivadas de la dependencia del hombre de la natu-
raleza y sus semejantes. Se refiere a la interacción entre el hombre y su entorno, lo que tiene como
consecuencia un abastecimiento continuo de medios materiales para satisfacer las necesidades
(Polanyi, 1944). Esta concepción contrasta con enfoques más formales y restrictivos de la econo-
mía, limitando la actividad económica a elecciones racionales de maximización (de satisfacción, bene-
ficio,etc.) llevadasa cabo en condicionesde escasez.Siguiendola misma línea,muchosinvestigadores
del tercer sector europeo han defendido que la “combinación de bienestar” está formada por respon-
sabilidades compartidas entre varios tipos de actores (Evers, 1990, 1995; Pestoff, 1998, 2005; Evers
y Laville, 2004) y una diversidad de lógicas (Eme, 1991; Laville 1992, 1994). Con esto como base,
17
EL ENFOQUE EMES DE EMPRESA SOCIAL DESDE UNA PERSPECTIVA COMPARADA
(pp. 7-34)
CIRIEC-ESPAÑA Nº 75/2012
www.ciriec-revistaeconomia.es
algunos autores han propuesto una representación “triangular” que hemos adaptado ligeramente para
comprender mejor las relaciones entre estos actores y sus respectivas lógicas de acción (véase la
figura 1).
La primera tipología de este triángulo distingue diferentes tipos de actores: el Estado, empresas
privadas con ánimo de lucro y comunidades (en las que podemos incluir las domésticas). La segunda
tipología integrada en este triángulo resalta los recursos y razones de los que dependen estos acto-
res para desarrollar sus actividades; de hecho, si seguimos el enfoque sustantivo de Polanyi (1944)
y otras contribucionesconvergentes(Boulding,1973; Mauss,1923-1924;Perroux,1960; Razeto,1988),
la economía debe verse como “plural” y caracterizada por varias formas de intercambio:
el principio de mercado facilita la coincidencia de la oferta y la demanda de bienes y servicios
con el fin de comerciar mediante un ajuste de precio;
la redistribución es el principio por el cual (parte de) la producción es transferida a una auto-
ridad central, en nuestras sociedades modernas normalmente al Estado, que es responsable
de su distribución. Esto presupone la existencia de un mecanismo que define las normas para
aumentarimpuestosy asignarestos recursos.De este modo, se estableceuna relacióndurante
un tiempo determinado entre una autoridad central, que impone una obligación, y los agentes
sujetos a ella;
la reciprocidad constituye un principio original de la actividad económica basada en la lógica
de la simetría. Para Polanyi (1944), los actores comprometidos en una relación de reciproci-
dad son voluntariamente complementarios e interdependientes. Los intercambios se basan
en el obsequio como hecho social básico; esto insta a realizar un “contrarregalo” socialmente
aceptable regulado por normas sociales en lugar de por una igualdad perfecta (Polanyi et al.
1957), lo que adopta la forma de una obligación paradójica por la cual el grupo o individuo que
recibe el obsequio tiene una oportunidad para ejercer su libertad. Solo tiene sentido cuando
existe un claro deseo de vínculo social entre las partes interesadas. El ciclo de reciprocidad
es opuesto al intercambio de mercado porque es una parte integral de las relaciones huma-
nas que pone en juego el deseo de reconocimiento y poder. Sin embargo, es diferente del
intercambio redistributivo porque ninguna autoridad central lo impone. Una forma particular
de reciprocidades la que se ejerce dentro de la unidad familiarbásica,denominadapor Polanyi
como “administración doméstica”. Para Polanyi, esta unidad implica la producción autárquica
de una unidad institucional (tal como la familia).
18
DEFOURNY, JACQUES Y NYSSENS, MARTHE
CIRIEC-ESPAÑA Nº 75/2012
www.ciriec-revistaeconomia.es
Figura1. La empresa social como una combinaciónde
diversos actores,lógicas de accióny recursos
FUENTE: Basado en Pestoff (1998 & 2005).
Esta visión de la economía global ciertamente enriquece el análisis del tercer sector que, de
acuerdo con una tradición europea (Evers y Laville 2004), mancomuna cooperativas, asociaciones,
mutualidades y fundaciones de interés general o, en otras palabras, todos los tipos de organizaciones
not-for-profit (organizaciones que no son propiedad de accionistas), denominadas “economía social”
en varios países europeos. Desde esta perspectiva, el tercer sector ya no puede considerarse como
totalmente separado de los sectores privados con ánimo de lucro y los sectores públicos; en su lugar,
aparece como un sector intermedio. De acuerdo con Evers (1995), las organizaciones del tercer sec-
tor no solo están en relación con la redistribución y el mercado, sino también con la reciprocidad inte-
grada en la esfera comunitaria; esto lleva a reconocer la gran variedad de modos en los que estas
organizaciones actúan como híbridas, entrelazando diferentes recursos y conectando con diferentes
actores. Esta visión enfatiza la mezcla sinérgica de recursos y razones disponibles para las organi-
zaciones del tercer sector, en lugar de definir fronteras entre sectores. Por esto, en la figura 1, los lími-
tes entre los diferentes tipos de actores y lógicas se sugieren mediante líneas punteadas; y son
precisamente las áreas de hibridación alrededor de estas líneas punteadas las que pueden aclarar
algunas tensiones que experimentan las organizaciones del tercer sector (Defourny y Pestoff, 2008).
Como la mayor parte de empresas sociales pertenecen o tienen su origen en el tercer sector y
como además es posible que muchas empresas sociales se sitúen en estas “áreas de conexión”, tam-
bién experimentanestas tensiones,dando como resultadolo que variosautores,como Emerson(2006),
llaman las “fronteras borrosas” del panorama de la empresa social.
19
EL ENFOQUE EMES DE EMPRESA SOCIAL DESDE UNA PERSPECTIVA COMPARADA
(pp. 7-34)
CIRIEC-ESPAÑA Nº 75/2012
www.ciriec-revistaeconomia.es
Redistribución
Estado
Mercado
Formal
Informal
Público
Privado
“Comunidad”
Reciprocidad
Tercer Sector
Empresa
Social
Con ánimo
de lucro
Empresas con
ánimo de lucro
Nonprofit
El primer tipo de tensión está relacionado con el conflicto entre la racionalidad instrumental del
mercado, que tiende a orientarse, por un lado, hacia la maximización y distribución del beneficio y, por
otro lado, hacia la primacía de la misión social y los valores democráticos en las empresas sociales.
En realidad, muchas empresas sociales están claramente orientadas hacia el mercado, aunque per-
sigan principalmente un objetivo social pueden distribuir parte de sus excedentes entre sus propieta-
rios. Además, algunas de ellas son el resultado de una asociación entre organizaciones del tercer
sector y empresas con ánimo de lucro. Estas empresas sociales están claramente situadas alrededor
de la frontera borrosa entre las áreas de not-for-profit y for-profit, lo que puede incrementar los ries-
gos de desvío de la misión asociados con la persecución de objetivos conflictivos.
En otros casos, las empresas sociales pueden aparecer en la zona superior del círculo, espe-
cialmente cuando están promovidas por programas estatales que apoyan firmemente, por ejemplo, la
integraciónprofesionalde desempleadosde larga duración o personas sin formación (Nyssens, 2006).
Con el incremento de las prácticas de contratación externa por parte de los Estados para la presta-
ción de servicios públicos, están apareciendo tipos de organización nuevos o híbridos que a menudo
se caracterizan como empresas sociales. La estricta regulación y supervisión que el Estado impone
a estas organizaciones explica por qué éstas se sitúan cerca del sector público. Sin embargo, estas
organizaciones también tienen vínculos evidentes con el mercado, dado que las recientes reformas
fomentan los principios de mercado y competencia, lo que crea otra fuente de tensiones (Hulgård,
2010). Las asociaciones y los acuerdos contractuales entre el Estado y el sector nonprofit no son nue-
vos en la provisión de servicios sociales (Salamon, 1987), pero estas reformas realmente afectan a
“relaciones” entre los organismos públicos y los proveedores de servicios sociales, y entre estos pro-
veedores y los usuarios finales. La financiación por parte del Estado al proveedor del servicio según
los inpunts (por ejemplo, el personal) es sustituida por una cantidad que variará en base al output
generado por la entidad (output-funding).
Cada vez está más permitida, si no favorecida, la entrada de proveedores con ánimo de lucro en
el mercado. Los incentivos a la oferta pueden transformarse en incentivos a la demanda mediante
dinero para asistencia o vales, y se espera que el usuario adopte el comportamiento de un consumi-
dor que actúa en un mercado para hacer su elección (Bode et al., 2011).
Finalmente, cuando examinamos el área que conecta las organizaciones formales e informales,
pueden observarse trayectorias de empresas sociales pioneras, que inventan informalmente nuevas
respuestasa demandas sociales, a menudo confiando en el voluntariadoen una primera fase. Su evo-
lución hacia la formalizaciónpuede implicar algunos tipos de tensionescomo las resultantes,por ejem-
plo, de la coexistenciade voluntariosfundadoresmuy comprometidos,por un lado, y personalretribuido
dispuesto a trabajar en el marco de un contrato laboral claro, con horario definido, por otro; o de las
dificultades para combinar la implicación informal temprana de varias partes interesadas y los poste-
riores y estrictamente definidos procesos de toma de decisiones. Esta área entre las organizaciones
formales e informales también podría ser de interés con miras a analizar el poder heurístico del con-
cepto de empresa social para aprovechar las lógicas socio-económicas de las iniciativas colectivas
20
DEFOURNY, JACQUES Y NYSSENS, MARTHE
CIRIEC-ESPAÑA Nº 75/2012
www.ciriec-revistaeconomia.es
integradas en el sector informal en países en vías de desarrollo. De hecho, en estos últimos, gran-
des sectores de la población que viven al margen de la economía formal están implicados en dife-
rentestipos de prácticaseconómicasbasadasen principiosde autoayudacon el fin de generaringresos
o mejorar sus condiciones de vida. Estas iniciativas son a veces calificadas como “economía solida-
ria”; este es el caso, por ejemplo, de América Latina (Corragio, 2011; Razeto, 1998).
Estas diferentes tensiones de comportamiento tienden a dotar de una naturaleza híbrida y poli-
valente a las empresas sociales,que deben actuar bajo la influenciade diferenteslógicas y que depen-
den de ellas, lo que da lugar, en casos extremos, a una transformación organizativa.
Las diferentes concepciones de empresa social coexisten en distinto grado en la mayor parte del
mundo, incluyendo Europa; de modo que, por supuesto, no pretendemos que el enfoque EMES sea
totalmente representativo del panorama conceptual en Europa. Sin embargo, pensamos que propor-
ciona “lentes” bastante útiles para identificarlas principalesconvergenciasy divergenciasentre Europa
y los Estados Unidos, no solo respecto a las concepciones de empresa social, sino en cuanto al lugar
y papel de las políticas públicas (Defourny y Nyssens, 2010).
4.1. La estructura de gobierno
Como hemos visto, las empresas sociales están, en toda Europa, principalmente integradas en la
tradición del tercer sector, que a su vez está marcado por una duradera búsqueda de más democra-
cia en la economía. Como resultado, la estructura de gobierno de la empresa social ha atraído mucho
más la atención en Europa que en los Estados Unidos, tal y como muestra el enfoque EMES, así como
diversas políticas públicas en toda Europa que promocionan las empresas sociales. Además, enfati-
zar el tema del gobierno no solo refleja una contribución distintiva del enfoque EMES, sino que a ello
se suma un número cada vez mayor de trabajos centrados en los desafíos específicos de gobierno a
los que se enfrentan las empresas sociales (Spear et al., 2009).
Dado que la estructura de gobierno puede verse como el conjunto de dispositivos organizativos
que aseguran la prosecución de la misión de la organización, puede analizarse desde distintas dimen-
siones.
21
EL ENFOQUE EMES DE EMPRESA SOCIAL DESDE UNA PERSPECTIVA COMPARADA
(pp. 7-34)
CIRIEC-ESPAÑA Nº 75/2012
www.ciriec-revistaeconomia.es
4.- Concepciones europeas desdeuna
perspectiva comparada
Autonomía de los órganos de gobierno
En primer lugar, con un enfoque típico europeo, las empresas sociales se caracterizan por un alto
grado de autonomía. Según la definición de EMES, generalmente son creadas por un grupo de per-
sonas y están gobernadas por ellas en el marco de un proyecto autónomo. Esta condición de auto-
nomía diverge claramente de la concepción de “Social Enterprise Knowledge Network” (lanzada por
Harvard en América Latina), según la cual un proyecto a corto plazo con un valor social emprendido
por una empresa con ánimo de lucro o un organismo público puede considerarse como una empresa
social (Austin y equipo SEKN, 2004: xxv).
Dinámicas participativas
En segundo lugar, la empresa social típica ideal definida por EMES se basa en dinámicas colec-
tivas y en la implicación de diferentes partes interesadas en el gobierno de la organización. Las dife-
rentes categorías de partes interesadas pueden incluir beneficiarios, empleados, voluntarios,
autoridades públicas y donantes, entre otras. Pueden implicarse como miembros o en el consejo de
la empresa social, creando de ese modo una “propiedad de múltiples partes interesadas” (Bacchiega
y Borzaga, 2003). Esta propiedad de múltiples partes interesadas es incluso reconocida o requerida
por la legislación nacional de varios países (Italia, Portugal, Grecia y Francia).
4
Las partes interesa-
das también pueden intervenir mediante canales menos formales que la pertenencia como miembros,
tal como la representación y participación de usuarios y trabajadores en diferentes comités en la
vida diaria de la empresa. De hecho, en muchos casos uno de los fines de las empresas sociales es
fomentar la democracia a nivel local mediante la actividad económica. En este sentido, este enfoque
de la empresa social está claramente en consonancia tanto con la literatura del tercer sector (econo-
mía social), especialmente cuando ésta se centra en el desarrollo comunitario, como con el enfoque
de la economía solidaria, para la cual la autogestión se considera un criterio clave de discriminación
(Lemaitre, Helmsing, 2012).
Este modo de resaltar dinámicas colectivas contrasta claramente con el énfasis puesto por la
escuela de pensamiento de innovación social de EE.UU. sobre el perfil individual del emprendedor
social y su papel central. Sin embargo, permítanosseñalar que estos dos puntos de vista no son nece-
sariamente incompatibles: la importancia de un liderazgo fuerte por parte de uno o varios de los fun-
dadores también puede encontrarse en verdaderas dinámicas colectivas
5
.
22
DEFOURNY, JACQUES Y NYSSENS, MARTHE
CIRIEC-ESPAÑA Nº 75/2012
4.- En las “cooperativas sociales” italianas, los trabajadores son miembros de la cooperativa, y los trabajadores discapacitados deben ser
miembros de la cooperativa tipo B que los emplea, si esto es compatible con su situación. Los estatutos también pueden requerir la presencia de
voluntarios entre los miembros. En las “cooperativas de solidaridad social” portuguesas, usuarios y trabajadores deben ser miembros efectivos.
En las “sociedades cooperativas de interés colectivo” francesas deben estar representados al menos tres tipos de partes interesadas: traba-
jadores, usuarios y al menos una tercera categoría, definida según el proyecto llevado a cabo por la cooperativa. Las “cooperativas sociales” grie-
gas están basadas en una asociación entre personas del “grupo objetivo”, trabajadores del hospital psiquiátrico e instituciones de la comunidad,
y estas diferentes categorías de partes interesadas deben estar representadas en el consejo de la organización.
5.- Nicholls (2006) explica que Banks (1972), curiosamente, acuñó por primera vez el término “emprendedor social” mientras se refería a
los enfoques de gestión inspirados en valores tales como los promovidos por Robert Owen, un importante utópico ampliamente considerado como
el padre del movimiento cooperativo.
www.ciriec-revistaeconomia.es
Limitación de los derechos de los accionistas
En tercer lugar, uno de los criterios EMES establece que el poder de la toma de decisiones no esté
basado en la propiedad de capital, de nuevo reflejando la búsqueda de mayor democracia económica
que caracteriza el ámbito de la empresa social en Europa, en línea con la tradición cooperativa. Por
lo general, esto significa que la organización aplica el principio de “un miembro, un voto” o, al menos,
que los derechos de voto en el órgano de gobierno que tiene el poder de la toma de decisión última
no estén distribuidos según las participaciones en el capital. Una vez más, estas normas están refle-
jadas en la mayoría de marcos legales diseñados para empresas sociales, la mayoría de los cuales
requieren la norma de “un miembro, un voto”.
6
Restricciones a la distribución de beneficios
En cuarto lugar, los derechos de los accionistas también están fuertemente limitados en lo que
respecta a la apropiaciónde beneficios.En realidad, según los criterios EMES, el ámbito de las empre-
sas sociales incluye organizaciones que se caracterizan por una restricción total de no distribución y
organizaciones que solo pueden distribuir beneficios en una cantidad limitada, lo que evita un com-
portamiento para maximizar los beneficios. Los marcos legales europeos también reducen el poder
de los accionistas de las empresas sociales prohibiendo
7
o limitando
8
la distribución de beneficios.
Aquí debe señalarse una convergencia con el “enfoque comercial nonprofit” de EE.UU. (dentro de la
escuela de pensamiento “generación de ingresos”), que sitúa explícitamente a la empresa social en
el ámbito de las organizacionesnonprofit, es decir, entidades cuyos excedentes se retienen totalmente
por la organización para el cumplimiento de su misión social. Esto también está en consonancia con
el modo en que Yunus define un negocio social como en el que, según su concepción, los accionistas
deben aceptar no recibir ningún dividendo. Por el contrario, para el “enfoque del negocio orientado a
la misión”, así como para la “escuela de pensamiento de innovación social”, las empresas sociales
pueden adoptar cualquier tipo de marco legal y pueden, por lo tanto, distribuir excedentes a los accio-
nistas. Aquí se puede argumentarque esta distribuciónde beneficiospuede poner en cuestión en algu-
nos casos la primacía de los objetivos sociales: en concepciones muy amplias de empresa social, esto
último puede incluir un número creciente de firmas que pretenden tener un doble o triple balance
(Savitz, 2006), pero el análisis de las prácticas reales de estas firmas puede revelar que la línea eco-
nómica domina claramente sobre las demás dimensiones (social y medioambiental).
23
EL ENFOQUE EMES DE EMPRESA SOCIAL DESDE UNA PERSPECTIVA COMPARADA
(pp. 7-34)
CIRIEC-ESPAÑA Nº 75/2012
6.- Este es el caso de la “cooperativa social” italiana, la “cooperativa de solidaridad social” portuguesa, la “cooperativa de iniciativa social”
española y la “sociedad cooperativa de interés colectivo” francesa. En la “empresa con fines sociales” belga, ninguna persona individual puede
tener más de la décima parte del número total de votos relacionados con las participaciones representadas. La empresa con fines sociales
belga también proporciona procedimientos que permiten a cada empleado participar en el gobierno de la empresa mediante la propiedad de par-
ticipaciones en el capital.
7.- En las “cooperativas de solidaridad social” portuguesas y en las “cooperativas de iniciativa social” españolas está prohibida cualquier
distribución de beneficios.
8.- La distribución de beneficios está limitada por estrictas normas en las “cooperativas sociales” italianas y en las “empresas con fines
sociales” belgas. La “empresa de interés comunitario” británica incluye un bloqueo de activos que restringe la distribución de beneficios y activos
a sus miembros; el dividendo pagable sobre las participaciones está sujeto a límites establecidos por el regulador.
www.ciriec-revistaeconomia.es
Para resumir estas cuatro dimensiones de la estructura de gobierno, tomaremos prestadas las
palabras de Young y Salamon cuando afirman que “en Europa, la noción de empresa social se cen-
tra más profundamente en cómo se gobierna una organización y cuál es su propósito más que en si
cumple estrictamente la restricción de la no distribución de una organización nonprofit formal” (2002:
433). De hecho, aunque el enfoque EMES de empresa social también incluye esta restricción de no
distribución, a través de su criterio de “distribución limitada de beneficios”, va más allá de esto incor-
porando además otros aspectos que son fundamentales para caracterizar la estructura de gobierno
de las empresas sociales y para garantizar su misión social, mientras que las demás escuelas no dan
la misma importanciaa las característicasorganizativas,herramientasclave indispensablespara man-
tener la primacía de la misión social.
9
Las características organizativas (límites de tasa de retorno,
bloqueo de activos, derechos de las partes interesadas.
..) requeridas por los diferentes marcos lega-
les de las empresassocialesen diversospaíses europeosreflejanesta preocupaciónsobre el gobierno
de las empresas sociales. Esto contrasta con la nueva forma legal, denominada “L3C” (Low-Profit
Limited Liability Company), que ha sido aprobada recientemente en varios Estados de los EE.UU.:
aunque los objetivos sociales deben ser predominantesen la misión de las L3C, la ley no requiere blo-
queos de activos ni límites a las tasas de retorno de la inversión. Además, nada se ha dicho sobre los
derechos de las partes interesadas. Como subrayó Cooney (2012), la forma L3C sufre la ambigüedad
que rodea su régimen regulatorio, y carece de armonización entre su misión social y sus caracterís-
ticas organizativas, lo que no evita las presiones de las partes interesadas que desean maximizar
los beneficios.
4.2. El concepto de riesgo económico
Por lo general, las empresas sociales son vistas como organizaciones caracterizadas por un nivel
significativo de riesgo económico.
SegúnloscriteriosEMES,estosignificaquela viabilidadfinancierade lasempresassocialesdepende
de los esfuerzos de sus miembros para asegurar los recursos adecuados para apoyar la misión social
de la empresa.Estos recursospuedentener un carácterhíbrido:puedenprovenirde actividadescomer-
ciales, de subsidios públicos o de recursos voluntarios
10
. Aunque la opinión pública tiende a asociar el
concepto de riesgo económico con una orientación al mercado, definiciones rigurosas, incluyendo por
ejemplo definicionesde la legislaciónde EE.UU., ven una empresa como una organizacióno proyecto
que comporta algún riesgo pero que no depende necesariamentede los recursos del mercado.
24
DEFOURNY, JACQUES Y NYSSENS, MARTHE
CIRIEC-ESPAÑA Nº 75/2012
9.- Esta especificidad europeaparece ser cada vez más reconocida a nivel de la Unión Europea: en noviembre de 2011, la Comisión Europea
organizó una conferencia para preparar una Iniciativa de Empresa Social y la “Comunicación”, que se publicó para servir como base establece
explícitamente que “una empresa social es un operador en la economía social cuyo principal objetivo es tener un impacto social en lugar de con-
seguir un beneficio para sus propietarios o accionistas. Funciona proporcionando bienes y servicios para el mercado de forma emprendedora e
innovadora y utiliza sus beneficios principalmente para conseguir objetivos sociales. Está gestionada de un modo abierto y responsable y,
especialmente, implica a empleados, consumidores y partes interesadas afectados por sus actividades comerciales”. Un poco más allá, también
se afirma que la Comisión utiliza el término “empresa social” (y “negocio social” con el mismo sentido) para referirse a tipos de negocios en los
que el objetivo social es la razón para la actividad comercial; los beneficios se reinvierten principalmente para conseguir este objetivo social y el
método de organización o propiedad refleja su misión, usando principios democráticos o participativos o centrándose en la justicia social (Comisión
Europea 2011).
10.- Para un análisis empírico de la combinación de recursos de las empresas sociales de integración laboral europeas, véase Gardin (2006).
www.ciriec-revistaeconomia.es
Esta concepción parece ser compartida en gran parte por la escuela de pensamiento de “innova-
ción social”. En realidad, según Dees (1998), la centralidad de la misión social de las empresas socia-
les implica una combinación muy específica de recursos humanos y financieros, y los emprendedores
sociales exploran todos los tipos de recursos, desde donaciones hasta ingresos comerciales. Soportar
riesgos económicos no significa necesariamente que la sostenibilidad económica deba conseguirse
únicamente mediante una actividad comercial; más bien se refiere al hecho de que quienes fundan
la empresa asumen el riesgo de la iniciativa.
Por el contrario, para el “enfoque comercial nonprofit” y el “enfoque del negocio orientado a la
misión” (que constituyen conjuntamente la escuela de pensamiento “generación de ingresos”), ser una
empresa social significa depender principalmente de los recursos del mercado. Para los autores per-
tenecientes a esta escuela, el riesgo económico tiende a correlacionarse con la cantidad o participa-
ción de ingresos generados mediante el comercio. Esta visión es compartida por algunas políticas
públicas, que tienden a exigir a las empresas sociales una orientación al mercado. Por ejemplo, en
el Reino Unido las empresas sociales son consideradas ante todo como negocios (véase la sección
1.2). La Ley finlandesa sobre la empresa social y el programa de economía social de Irlanda tam-
bién describen estas organizaciones como empresas orientadas al mercado, y muchas cooperativas
sociales italianas están financiadas mediante contratos que han sido aprobados por las autoridades
públicas en un mercado más o menos competitivo.
11
Pero la divergencia entre la escuela de “innovación social” y la de “generación de ingresos” res-
pecto al riesgo económico no debe exagerarse. La visión del emprendimiento social como un negocio
orientadoa la misiónes cada vez más común entre las escuelasde negociosy fundaciones,que fomen-
tan ahora métodos de negocio más amplios, no solo estrategias de generación de ingresos, como vía
hacia la innovaciónsocial.Desde esta últimaperspectiva,volvemosa los esfuerzosrealizadospor Dees
y Anderson (2006) y Emerson (2006), entre otros autores, para resaltar las tendencias convergentes
entre las dos escuelas principales de los EE.UU., al menos en algunas partes del debate académico.
4.3. La producción de bienes y servicios y su relación con la misión social
De un modo un tanto clásico, la mayoría de los enfoques utilizan el término empresa para referirse
a la producción de bienes y/o servicios. Por consiguiente, las empresas sociales, a diferencia de algu-
nas organizaciones nonprofit, normalmente no están comprometidas con el activismo o por lo menos
no es su principal objetivo, ni en la redistribución de flujos financieros (como, por ejemplo, las funda-
ciones financiadoras de becas) como su actividad principal; en su lugar, están directamente implica-
das en la producción de bienes o la provisión de servicios de forma continuada.
12
25
EL ENFOQUE EMES DE EMPRESA SOCIAL DESDE UNA PERSPECTIVA COMPARADA
(pp. 7-34)
CIRIEC-ESPAÑA Nº 75/2012
11.- Esta orientación al mercado también queda clara en la anteriormente citada Comunicación de la Comisión Europea, que, por cierto,
está explícitamente relacionada con el Acta del Mercado Único. Sin embargo, la Comisión reconoce el hecho de que esta orientación al mercado
debe considerarse en un sentido amplio, ya que la financiación pública es una importante fuente de ingresos para muchas empresas sociales y
la legislación de la UE sobre las ayudas estatales necesita reconsiderarse en varios casos de provisión de servicios sociales o locales por las
empresas sociales.
12.- Somos conscientes de la posibilidad de argumentar que las organizaciones nonprofit activistas también pueden describirse, en cierta
medida, como proveedores de servicios.
www.ciriec-revistaeconomia.es
Sin embargo, aparecen diferencias entre las distintas escuelas de pensamiento cuando se con-
siderala naturalezade su actividadproductiva.Cuandohablamosde empresasocialen Europa,parece
que la producción de bienes y/o servicios generalmente constituye por sí misma el modo en que se
persigue la misión social. En otras palabras, la naturaleza de la actividad económica está estrecha-
mente conectada con la misión social: por ejemplo, el proceso de producción implica a personal de
baja cualificación si el objetivo es crear trabajo para ese grupo objetivo; si la misión de la empresa
social es desarrollar servicios sociales, la actividad económica es realmente proporcionar dichos
servicios sociales, etc. Este tipo de enfoque también se encuentra en la escuela de innovación social,
que considera que las empresas sociales implementan estrategias innovadoras para hacer frente a
las necesidades sociales mediante la provisión de bienes o servicios. Aunque el comportamientoinno-
vador puede referirse únicamente al proceso de producción o al modo en que se proporcionan los bie-
nes o servicios, siempre queda ligado a esto último y, por lo tanto, la provisión de estos bienes o
servicios representa la razón, o una de las principales razones, de la existencia de la empresa social.
Por el contrario, para el “enfoque comercial nonprofit”, la actividad comercial a menudo es consi-
derada simplemente como una fuente de ingresos, y la naturaleza de los bienes o servicios comer-
cializadosrealmenteno importacomo tal. De modo que, desde esta perspectiva,las empresassociales
pueden desarrollar actividades comerciales que solo están relacionadas con la misión social a tra-
vés de los recursos financieros que ayudan a asegurar. Más concretamente,es normal para una orga-
nización nonprofit estadounidense fundar una entidad empresarial independiente bajo su control, para
generar ingresos por ventas. Solo esta última entidad puede entonces clasificarse como una empresa
social.
4.4. Canales para la difusión de la innovación social
El papel clave de las políticas públicas
En el contexto europeo, el proceso de institucionalización de las empresas sociales ha estado a
menudo estrechamente relacionado con la evolución de las políticas públicas. Como se ha subrayado
por autores como DiMaggio y Powell (1983), los objetivos y prácticas de las organizacionesestán con-
formados en parte por su entorno externo, incluyendo las regulaciones bajo las que operan. Sin
embargo, esta perspectiva descuida una dinámica esencial de las empresas sociales, concretamente
el hecho de que las relaciones que estas empresas tienen con las políticas públicas no son unilate-
rales: de hecho, las empresas sociales no son solo actores residuales que llenan huecos del mercado
o del Estado; sino que también influencian significativamente su entorno institucional y contribuyen a
conformar instituciones, incluyendo las políticas públicas.
Por ejemplo,las empresassocialesfueros pionerasen promoverla integraciónde personasexclui-
das mediante una actividadproductiva.Una perspectivahistóricamuestra que han contribuidoal desa-
rrollo de nuevos esquemas públicos y marcos legales, que a su vez se transformaron en canales para
la innovación social. Las condiciones impuestas a las empresas sociales por los diferentes marcos
26
DEFOURNY, JACQUES Y NYSSENS, MARTHE
CIRIEC-ESPAÑA Nº 75/2012
www.ciriec-revistaeconomia.es
legaleseuropeospuedenverse como señalesa menudocreadasen primerlugar por las propiasempre-
sas sociales y además como garantías que permiten a los gobiernos proporcionar apoyo financiero
a las empresas sociales. Sin tales garantías (que a menudo implican una restricción de no distribución
estricta), el riesgo de que los subsidios públicos solo produjeran más beneficios para ser distribuidos
entre los propietarios o gestores sería mayor. A su vez, este apoyo público permite con frecuencia a
las empresas sociales evitar estrategias puramente orientadas al mercado, que, en muchos casos, les
alejaría de aquellos que no pueden permitirse precios de mercado y sin embargo constituyen su grupo
objetivo, de acuerdo con su misión social.
El apoyo de las fundaciones
En otros contextos, como en los Estados Unidos, la ampliación de la innovación social también ha
sido una preocupación desde el principio, especialmente para la escuela de pensamiento de “innova-
ción social”, históricamente dirigida por Ashoka. Sin embargo, en los EE.UU. normalmente se espera
que la innovación social se expanda mediante el crecimiento de la propia empresa
13
y/o con el apoyo
de fundaciones.Estosmodosde crecimientoincluyenel capitalriesgosocialque aportaun efectopoten-
ciador a la iniciativa a través del aumento de medios financieros y habilidades profesionales, así como
estrategias de celebración y demostración, mediante algunas historias de éxito, de empresarios socia-
les (Bornstein,2004). Las políticaspúblicas también podrían jugar un papel importante,pero la reciente
iniciativa de Obama para crear un Fondo de Innovación Social para estimular los mejores logros del
sector nonprofit más bien aparece, en los EE.UU., como una excepción en las últimas décadas.
Los últimos años han presenciado un crecimiento de la influencia mutua de cada lado del Atlántico
sobre el otro. Más exactamente, varios autores de las escuelas de negocios europeas, como Mair y
Marti (2006), Mair et al. (2006), Nicholls (2006), Hockerts et al. (2010), contribuyeron al debate basán-
dose en el concepto de emprendimiento social, tal y como se arraigó en el contexto de los EE.UU.,
aunque, por supuesto, aportaron sus propios antecedentes como europeos. Nicholls (2006), por ejem-
plo, sugiere una secuencia continua para describir el emprendimiento social: desde el activismo volun-
tario, basado en recursos voluntarios, hasta la innovación social corporativa, definida por el capital de
riesgo dirigido a una misión social. Entre estos modelos opuestos pueden encontrarse diferentes orga-
nizaciones nonprofit en la secuencia continua, desde aquellas totalmente financiadas por donaciones
27
EL ENFOQUE EMES DE EMPRESA SOCIAL DESDE UNA PERSPECTIVA COMPARADA
(pp. 7-34)
CIRIEC-ESPAÑA Nº 75/2012
13.- Un ejemplo clave, citado a menudo, lo proporciona el Grameen Bank, que tuvo un destacable crecimiento antes de inspirar otras ini-
ciativas de microfinanzas en todo el mundo.
www.ciriec-revistaeconomia.es
5.- La propagación del concepto de empresa
social por todo el mundo
hasta las enteramente autofinanciadas. En su análisis, sólo las últimas merecen la clasificación de
“empresa social” en línea con la escuela de pensamiento de “generación de ingresos”.
El debate canadiense sobre la empresa social comparte muchas de las mismas características
con su homólogo estadounidense. Sin embargo, encaja mejor en un enfoque colectivo hacia la inno-
vación socioeconómica (Mendell, 2010) y tiene algunos matices europeos. Con mayor precisión, las
empresas sociales canadienses están enraizadas en una larga historia de iniciativas cooperativas y
comunitarias.
Las corporaciones de desarrollo económico comunitario son un ejemplo emblemático de esta ten-
dencia. Se fundarona principiosde la década de 1980 en barrios urbanos de Quebec para hacer frente
a la exclusión social de grupos emergentes en un contexto de crisis económica. Desarrollan nuevos
enfoques socioeconómicos hacia el desarrollo local mediante un proceso de “colaboración instituida
entre el sector privado, las organizaciones comunitarias y los movimientos sociales y laborales”
(Mendell, 2010; Favreau, 1998). Inspirada en el modelo cooperativo social italiano, en 1997 se aprobó
la legislación que establecía cooperativas de solidaridad que incluían a ciudadanos como miembros.
Las diferentes escuelas de pensamientos también influencian debates en otras partes del mundo
como Asia Oriental (Defourny y Kuan, 2011) o América Latina a través de la Social Enterprise
Knowledge Network (SEKN), formada por destacadas escuelas de negocios iberoamericanas y la
Harvard Business School.
La SEKN define la empresa social como “cualquier tipo de organización o proyecto comprometido
en actividades de valor social significativo, o en la producción de bienes y servicios con un propósito
social integrado, cualquiera que sea su forma legal” (Austin y equipo SEKN, 2004: xxv). Con mayor
exactitud, distingue entre dos tipos de “emprendimiento social” recordando las dos versiones de la
escuela de generación de ingresos pero en orden inverso: “Cuando las compañías llevan acabo accio-
nes tendientes exclusivamente a la creación de valor social, ingresan en el ámbito de las empresas
sociales… Paralelamente, muchas OSC (orgnizaciones de la sociedad civil) han implementado acti-
vidades de generación de ingresos no necesariamente relacionadas con sus misiones sociales, a fin
de movilizar los fondos necesarios para su supervivencia. Este enfoque también resulta relevante”.
(Austin et SEKN team, 2006: 3). Sin embargo, cuando se definen las empresas sociales de un modo
más preciso, Berger y Blugerman (2010) en su capítulo sobre “Empresas sociales y negocios inclu-
sivos” consideran las organizaciones nonprofit y las cooperativas como empresas sociales junto al
enfoque de la economía social.
En Asia Oriental, el concepto de empresa social está alcanzando rápidamente un éxito cada vez
mayor aunque continúa en una fase emergente. Hasta el momento, Corea del Sur es el único país
que ha aprobado una ley que define y promueve la empresa social. Según Bidet y Eum (2011), la Ley
para la Promoción de Empresas Sociales de 2006 de este país está inspirada por la política britá-
nica y la ley italiana de cooperativas sociales de 1991 que distingue entre empresas sociales que pro-
28
DEFOURNY, JACQUES Y NYSSENS, MARTHE
CIRIEC-ESPAÑA Nº 75/2012
www.ciriec-revistaeconomia.es
porcionan servicios sociales y empresas sociales de integración laboral (WISE). De forma más gene-
ral, si añadimos al estudio de Corea del Sur, las investigaciones llevadas a cabo sobre China, Japón
y Taiwan en los mismos términos (Chan et al., 2011; Larrata et al., 2011; Yu, 2011), de este conjunto
se pueden distinguir cinco importantes “modelos de empresa social” que parecen encontrarse en toda
Asia Oriental (Defourny y Kim, 2011): un modelo ampliamente extendido llamado “organizaciones
comerciales nonprofit” que es cercano a la escuela de generación de ingresos; un modelo “WISE” y
un modelo de “empresa cooperativa nonprofit”, ambos mucho más cercanos a las experiencias euro-
peas y al enfoque EMES; el cuarto es una “empresa social que surge de asociaciones con o nonpro-
fit” que SEKN también identifica en América Latina; y el quinto es una “empresa de desarrollo
comunitario” basada en asociaciones de múltiples partes interesadas, que promueve el desarrollo par-
ticipativo local.
Volviendo a Europa, cuando el PNUD decidió analizar el potencial para promocionar la empresa
social en los países de Europa Central y del Este y en la Comunidad de Estados Independientes,esta-
bleció una colaboración estrecha con la Red EMES que simplificó su propio enfoque, basado en las
experiencias de Europa del Este, para percibir mejor aquellas categorías de iniciativas que probable-
mente se ven como empresas sociales o en los aledaños de estas últimas (Borzaga et al., 2008). El
estudio reveló una gran diversidad de organizaciones que combinaban un comportamiento empren-
dedor con una orientación al interés general, ambos en diferentes grados. Con respecto a la Figura 1,
esta primera tentativa de elaborar un mapa de la empresa social significó más organizacionesfuera de
los límites del área central del triángulo. Sin embargo, demostró ser compatible con el enfoque EMES
que se basa en una empresa social de “tipo ideal”, en lugar de en una lista de criterios normativos.
Finalmente y muy recientemente, la Comisión Europea (2011) publicó una “comunicación” oficial
titulada “Social Business Initiative”, en la que “los conceptos de negocio social y empresa social se
toman como equivalentes”, aunque no en el sentido limitado de negocio social promovido por Yunus
(2010). Es muy interesante la definición que adopta la Comisión Europea de empresa social, la cual
se encuentra claramente en la confluencia de las tres escuelas de pensamiento descritas arriba (sec-
ciones 2.1 y 3.1)
14
: “Una empresa social es un operador en la economía social (escuela EMES) cuyo
principal objetivo es tener un impacto social en lugar de obtener un beneficio para sus propietarios o
partes interesadas (las 3 escuelas
15
). Funciona proporcionando bienes y servicios para el mercado
(escuela de generación de ingresos) de forma emprendedora e innovadora (escuela de innovación
social) y utiliza sus beneficios principalmentepara conseguir objetivos sociales (las 3 escuelas
16
). Está
gestionada de un modo abierto y responsable y, especialmente, implica a empleados, consumidores
y partes interesadas (escuela EMES) afectados por sus actividades comerciales”.
29
EL ENFOQUE EMES DE EMPRESA SOCIAL DESDE UNA PERSPECTIVA COMPARADA
(pp. 7-34)
CIRIEC-ESPAÑA Nº 75/2012
14- Los comentarios dentro de paréntesis son nuestros.
15.- Estos límites a la distribución de beneficios no se encuentran en la mayoría de autores pertenecientes al “enfoque de negocio orien-
tado a la misión” dentro de la “escuela de pensamiento de generación de ingresos”.
16.- Véase la nota anterior.
www.ciriec-revistaeconomia.es
Aunque no todas las prácticas que abarcan el emprendimiento social y las empresas sociales son
nuevas, estos conceptos van en aumento. Como hemos visto, este ámbito se caracteriza por una
amplia diversidad desde el punto de vista de los modelos organizativos, los sectores y las áreas geo-
gráficas. La diversidad y amplitud del concepto son probablemente algunas de las razones para su
éxito.
Ahora el debate se encuentra tanto en la agenda pública como en la privada. Es más, tanto el sec-
tor público como el sector privado, cada uno a su forma, están descubriendo o redescubriendo nue-
vas oportunidades para promocionar, simultáneamente, el espíritu emprendedor y la prosecución
del bien común.
La perspectiva que hemos adoptado en este documento sugiere que las distintas concepciones
de empresa social y emprendimiento social están profundamente enraizadas en los contextos socia-
les, económicos, políticos y culturales en que se desarrollan estas dinámicas. Esto implica que no
se puede apoyar el desarrollo de la empresa social simplemente exportando los enfoques de Estados
Unidos o Europa. A no ser que estén integradas en contextos locales, las empresas sociales sólo
serán réplicas de fórmulas que únicamente durarán mientras estén de moda. Sin embargo, las com-
paraciones internacionales pueden resultar ser una fuente fértil de cuestionamiento mutuo y puede
ayudar a identificar los principales desafíos a los que tienen que enfrentarse las empresas sociales.
Cada contexto genera debates específicos.En el contexto de los Estados Unidos, la fuerte depen-
dencia de actores privados puede derivar de una especie de confianza implícitamente compartida
en las fuerzas del mercado para resolver una parte cada vez mayor de asuntos sociales en las socie-
dades modernas. Aunque varios investigadores hagan hincapié en la necesidad de movilizar varios
tipos de recursos, no es imposible que la actual oleada de emprendimiento social pueda actuar como
un proceso de establecimiento de prioridades y un proceso de selección de desafíos sociales que
merecen ser abordados por su potencial en términos de generación de ingresos. Este tipo de cues-
tionamiento también es cada vez más relevante en el contexto europeo, particularmente en países
donde están más desarrolladas las lógicas de privatización y comercialización de servicios sociales.
En el contexto europeo, las estrictas regulaciones y la intervención directa de las autoridades públi-
cas en el ámbito de las empresas sociales podría reducir estas últimas a instrumentos para conseguir
objetivos específicos con prioridad en la agenda política, con el riesgo de refrenar las dinámicas de
innovación social.
30
DEFOURNY, JACQUES Y NYSSENS, MARTHE
CIRIEC-ESPAÑA Nº 75/2012
www.ciriec-revistaeconomia.es
6.- Conclusión
AUSTIN, J.E. (2000):
The Collaboration Challenge: How Nonprofits and Businesses Succeed through
Strategic Alliances
, San Francisco: Jossey-Bass.
AUSTIN, J.E., LEONARD, B., REFICCO, E. & WEI-SKILLERN, J. (2006): “Social Entrepreneurship: It’s for
Corporations too”. In Nicholls, A. (ed.)
Social Entrerpreneurship, New Models of Sustainable Social
Change
, Oxford University Press, 169-80.
AUSTIN, J.E. & SEKN TEAM (2004):
Social Partnering in Latin America
, Cambridge, Mass.: Harvard
University.
AUSTIN, J.E. & SEKN TEAM (2006):
Gestión efectiva de emprendimientos sociales: Lecciones extraídas
de empresas y organizaciones de la sociedad civil en Iberoamérica
, Banco Interamericanode Desarrollo,
David Rockefeller Center for Latin American Studies Harvard University, Washington, D.C: Editorial
Planeta.
BACHIEGGA, A. & BORZAGA, C. (2003): “The Economics of the Third Sector”. In Anheier, H. K. & Ben-
Ner, A. (Eds.),
The Study of the Nonprofit Enterprise, Theories and Approaches
, New York: Kluwer
Academic/Plenum Publishers.
BANKS, J. (1972):
The Sociology of Social Movements,
London: Macmillan.
BERGER, G. & BLUGERMAN, L. (2010): “Empresassociales y negocios inclusivos”, in Márquez, P., Reficco,
E. & Berger,G. (eds)
Negocios inclusivos: iniciativas de mercado con los pobres de Iberoamerica,
Banco
Interamericano de Desarrollo, David Rockefeller Center for Latin American Studies Harvard University,
Washington, D.C.: Editorial Planeta.
BIDET, E. & EUM, H.-S. (2011): “Social Enterprise in South Korea: History and Diversity”,
Social Enterprise
Journal
, 7:1, 69-85.
BODE, I., GARDIN, L. & NYSSENS, M. (2011): “Quasi-marketization in domiciliary care: Varied patterns,
similar problems?“,
International Journal of Sociology and Social Policy
, 225-35.
BORNSTEIN, D. (2004):
How to Change the World: Social Entrepreneurs and the Power of New Ideas,
New
York: Oxford University Press.
BORZAGA, C. & DEFOURNY, J. (Eds.) (2001):
The Emergence of Social Enterprise,
London and New York:
Routledge (paperback edition: 2004).
BORZAGA, C., GALERA, G. & NOGALES, R. (Eds.) (2008):
Social Enterprise: A New Model for Poverty
Reduction and Employment Generation,
Bratislava: United Nations Development Programme.
BOSCHEE, J. (1995): “Social Entrepreneurship”,
Across the Board,
March, 20-5.
BOULDING, K. (1973):
The Economy of Love and Fear
, Belmont, CA: Wadsworth Publishing Company.
CHAN, K.-T., KUAN, Y.Y. & WANG S.-T. (2011): “Similarities and Divergences: Comparison of Social
Enterprises in Hong Kong and Taiwan”,
Social Enterprise Journal
, 7:1, 33-49.
31
EL ENFOQUE EMES DE EMPRESA SOCIAL DESDE UNA PERSPECTIVA COMPARADA
(pp. 7-34)
CIRIEC-ESPAÑA Nº 75/2012
www.ciriec-revistaeconomia.es
7.- Bibliografía
COONEY, K. (2012): “Mission Control: Examining the Institutionalization of New Legal Forms of Social
Enterprise in Different Strategic Action Fields”. In Gidron, B. & Hasenfeld, Y. (Ed.),
Social Enterprises:
An Organizational Perspective
, New York: Palgrave-Macmillan, 198-221.
CORRAGIO, J.L. (2011): “Economía social y solidaria: El trabajo antes que el capital”. En Acosta, A. &
Martínez, E. (Eds.), Quito: Ediciones Abya-Yala.
DAVISTER, C., DEFOURNY, J. & GRÉGOIRE, O. (2004): “Les entreprises sociales d’insertion dans l’Union
européenne : un aperçu général”,
RECMA
, 293, 24-50. English version available as an EMES Working
Paper, n° 04-04.
DEES, J.G. (1998):
The Meaning of Social Entrepreneurship
, Stanford University, mimeo.
DEES, J.G. & ANDERSON, B.B. (2006): “Framing a Theory of Social Entrepreneurship: Building on Two
Schools of Practice and Thought”,
Research on Social Enterpreneurship
, ARNOVA Occasional Paper
Series, 1:3, 39-66.
DEFOURNY, J. (2001): “From Third Sector to Social Enterprise”. In Borzaga, C. & Defourny, J. (Eds.)
The
Emergence of Social Enterprise,
London and New York: Routledge, 1-28.
DEFOURNY, J. & KIM, S.-Y. (2011): “EmergingModels of Social Enterprise in Eastern Asia: a Cross-Country
Anaysis”,
Social Enterprise Journal
, 7:1, 86-111.
DEFOURNY, J. & KUAN, Y.Y. (Eds.) (2011): “Social Enterprise in Eastern Asia”,
Social Enterprise Journal,
7:1, special issue.
DEFOURNY, J. & NYSSENS, M. (2008): “Social Enterprise in Europe: Recent Trends and Developments”,
Social Enterprise Journal
, 4:3, 202-28.
DEFOURNY, J. & NYSSENS, M. (2010): “Conceptions of Social Enterprise and Social Entrepreneurship in
Europe and the United States: Convergences and Divergences”,
Journal of Social Entrepreneurship,
1:1, 32-53.
DEFOURNY, J. & PESTOFF, V. (Eds.) (2008): “Images and Concepts of the Third Sector in Europe”,
EMES
Working Papers,
08-02
,
EMES European Research Network.
DIMAGGIO, P.J. & POWELL, W. (1983): “The Iron Cage Revisited: Institutional Isomorphism and Collective
Rationality in Organisational Fields”,
American Sociological Review,
48, 147-60.
DTI (2002):
Social Enterprise. A Strategy for Success
, London: Department of Trade and Industry. Available
HTTP: www.dti.gov.uk/socialenterprise/strategy.htm.
EME, B. (1991): “Les services de proximite”,
Informations sociales
, August-September, 13, 34-42.
EMERSON, J. (2006): “Moving Ahead Together: Implications of a Blended Value Framework for the Future
of Social Entrepreneurship”. In Nicholls, A. (Ed.)
Social Entrepreneurship, New Models of Sustainable
Social Change
, New York: Oxford University Press, 391-406.
EMERSON, J. & TWERSKY, F. (1996):
New Social Entrepreneurs: The Success, Challenge and Lessons
of Non-profit Enterprise Creation,
San Francisco: Roberts Foundation.
EUROPEAN COMMISSION (2011):
Social Business Initiative
, Communication from the Commission to the
European Parliament, the Council, the European Economic and Social Committee and the Committee
of the Regions, Brussels.
32
DEFOURNY, JACQUES Y NYSSENS, MARTHE
CIRIEC-ESPAÑA Nº 75/2012
www.ciriec-revistaeconomia.es
EVERS, A. (1990): “Im intermediären Bereich. Soziale Träger und Projekte swischen Hanshalt, Staatund
Markt”,
Journal für Sozialforschung
, 2, 30, 189-210.
EVERS, A. (1995): “Part of the welfare mix: The third sector as an intermediate area”,
Voluntas
, 6/2, 119-39.
EVERS, A. & LAVILLE, J.-L. (Eds.) (2004):
The Third Sector in Europe
, Cheltenham: Edward Elgar.
FAVREAU, L. (1998): “Le développement économique communautaire“, in Favreau, L. & Laville, J.-L. (eds),
Insertion et nouvelle économie sociale, un bilan international,
Paris: Desclée de Brouwer.
GALERA, G. & BORZAGA, C. (2009): “Social Enterprise: an International Overview of its Conceptual
Evolution and Legal Implementation”,
Social Enterprise Journal
, 5:3, 210-28.
GARDIN, L. (2006): “A Variety of Resource Mixes inside Social Enterprises”. In Nyssens, M. (ed.)
Social
Enterprise - At the crossroads of market, public policies and civil society,
London and New York:
Routledge, 111-36.
GARDIN, L., LAVILLE, J.-L. & NYSSENS, M. (Eds.) (2012):
Entreprise sociale et insertion. Une perspective
internationale
, Paris: Desclée de Brouwer.
HOCKERTS, K., MAIR, J. & ROBINSON, J. (2010):
Values and Opportunities in Social Entrepreneurship
,
Basingstoke, UK and New York: Palgrave Macmillan.
HULGARD, L. (2010): “Social Entrepreneurship”. In Hart, K., Laville, J.-L. & Cattani, D. (Eds.),
The Human
Economy,
Cambridge, UK: Polity Press, 293-300.
KERLIN, J. (2006): “Social Enterprise in the United States and Europe: Understanding and Learning from
the Differences”,
Voluntas
, 17:3, 247-63.
KERLIN, J. (2009):
Social Enterprise: a Global Perspective,
Lebanon: University Press of New England.
LARRATA, R., NAKAGAWA, S. & SAKURAI, M. (2011): “Japanese Social Enterprises: Major Contemporary
Issues and Key Challenges”,
Social Enterprise Journal
, 7:1, 50-68.
LAVILLE, J.-L. (1992):
Les services de proximite en Europe
, Paris: Desclee de Brower.
LAVILLE, J.-L. (Ed.) (1994):
L’economie solidaire
, Paris: Desclee de Brower.
LEMAÎTRE, A. & HELMSING, B. (2012): “Solidarity Economy in Brazil: Movement, Discourse and Practice,
Analysis through a Polanyian Understanding of the Economy”,
Journal of International Development,
forthcoming.
MAIR, J. & MARTI, I. (2006): “Social Enterpreneurship Research: a Source of Explanation, Prediction and
Delight”,
Journal of World Business,
41, 36-41.
MAIR, J., ROBINSON, J. & HOCKERTS, K. (Eds.) (2006):
Social Entrepreneurship
, New York: Palgrave
Macmillan.
MÁRQUEZ, P., REFICCO, E. & BERGER, G. (2010):
Negocios inclusivos: iniciativas de mercado con los
pobres de Iberoamerica,
Banco Interamericano de Desarrollo, David Rockefeller Center for Latin
American Studies Harvard University, Washington, D.C.: Editorial Planeta.
MAUSS, M. (1923-1924): “Essai sur le don”, published again in
Sociologie et anthropologie
, Paris: Puf, 1950
and 1989.
33
EL ENFOQUE EMES DE EMPRESA SOCIAL DESDE UNA PERSPECTIVA COMPARADA
(pp. 7-34)
CIRIEC-ESPAÑA Nº 75/2012
www.ciriec-revistaeconomia.es
MENDELL, M. (2010): “Reflections on the evolving landscape of social enterprise in North America”,
Policy
& Society
, 243-56.
NICHOLLS, A. (Ed.) (2006):
Social Entrerpreneurship. New Models of Sustainable Social Change,
New
York: Oxford University Press.
NYSSENS, M. (Ed.) (2006):
Social Enterprise- At the Crossroads of Market, Public Policies and Civil Society,
London and New York: Routledge.
PERROUX, F. (1960):
Économie et société : contrainte, échange, don
, Paris: Presses universitaires de
France.
PESTOFF, V. (1998 & 2005):
Beyond the Market and State. Civil Democracy and Social Enterprises in a
Welfare Society
, Aldershot, UK and Brookfield, NJ: Ashgate.
POLANYI, K. (1944):
The Great Transformation. The political and economic origins of our time
. Boston:
Beacon Press.
POLANYI, K., ARENSBERG, C. & PEARSON, H. (Eds.) (1957):
Trade and market in early empires,
Economies in History and Theory
, New York: Free Press.
RAZETO, L.M. (1992):
Fundamentos de una Teoría Económica Comprensiva
, Santiago: EdicionesPET.
RAZETO, L.M. (1998):
De la Economía Popular a la Economía de Solidaridad en un Proyecto de Desarrollo
Alternativo
, Santiago: Ediciones PET.
ROELANTS, B. (2009):
Cooperatives and Social Enterprises. Governance and Normative Frameworks,
Brussels: CECOP Publications.
SALAMON, L. (1987): “Of Market Failure, Voluntary Failure, and Third Party of Government Relations in the
Modern Welfare State”,
Journal of Voluntary Action Research
, 16:2, 29-49.
SAVITZ, A. (2006):
The Triple Bottom Line: How Today’s Best-Run Companies are Achieving Economic,
Social, and Environmental Success - And How You Can Too,
San Francisco: Jossey-Bass/Wiley.
SKLOOT, E. (1987): “Enterprise and Commerce in Non-profit Organizations”. In Powell, W.W. (Eds.)
The
Non-profit Sector: a Research Handbook
, New Haven, CT: Yale University Press, 380-93.
SPEAR, R., CORNFORTH, C. & AIKEN, M. (2009): “The Governance Challenges of Social Enterprises:
Evidence from a UK Empirical Study“,
Annals of Public and Cooperative Economics,
80:2, 247-73.
STEYAERT, C. & HJORTH, D. (Eds.) (2006):
Entrepreneurship as Social Change
, Cheltenham:Edward Elgar.
YOUNG, D. (1986): “Entrepreneurship and the Behavior of Non-profit Organizations: Elements of a Theory”.
In Rose-Ackerman, S. (Ed.),
The Economics of Non-profit Institutions,
New York: Oxford University
Press, 161-84.
YOUNG, D. & SALAMON, L.M. (2002): “Commercialization, Social Ventures, and For-Profit Competition”.
In Salamon, L.M. (Ed.),
The State of Nonprofit America,
Washington DC: Brookings Institution, 423-46.
YU, X. (2011): “Social Enterprise in China: Driving Forces, Development Patterns and Legal Framework”,
Social Enterprise Journal
, 7:1, 9-32.
YUNUS, M. (2010):
Building Social Business. Capitalism that can serve humanity’s most pressing needs,
Public Affairs.
34
DEFOURNY, JACQUES AND NYSSENS, MARTHE
CIRIEC-ESPAÑA Nº 75/2012
www.ciriec-revistaeconomia.es
logo_pie_uaemex.mx