Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
La evaluación de la investigación
en España: los sexenios en las
áreas de economía y empresa
Maite Cancelo Márquez
María BastidaDomínguez
Universidad de Santiago de Compostela
CIRIEC-España, Revista de EconomíaPública, Social
y Cooperativa, nº 78, Agosto 2013, pp. 265-292
CIRIEC-España, revista de economía pública, social y cooperativa
ISSN edición impresa: 0213-8093. ISSN edición online: 1989-6816.
© 2013 CIRIEC-España
www.ciriec.es
www.ciriec-revistaeconomia.es
La evaluación de la
investigación en España: los
sexenios en las áreas de
economía y empresa
Maite Cancelo Márquez
María BastidaDomínguez
Universidad de Santiago de Compostela
RESUMEN
Los sexenios de investigación nacen como un complemento retributivo con el objetivo de fomentar la inves-
tigación entre el profesorado universitario español. Sin embargo, en la actualidad han perdido este carácter,
pasando de ser complemento de productividad a requisito para la progresión de la carrera profesional universi-
taria. En este nuevo contexto, es imprescindible contar con un sistema de evaluación transparente, con criterios
objetivos, conocidos previamente y que recojan las particularidades de los diferentes campos científicos.
En este trabajo analizamos las diferencias en los resultados de la evaluación de la investigación en las áreas
de economía y empresa en comparación con otras áreas de ciencias sociales y jurídicas y otros campos de cono-
cimiento. Sobre estos resultados, analizamos distintas causas que aconsejan una profunda revisión en los méto-
dos de evaluación, así como algunas recomendaciones al respecto.
PALABRAS CLAVE: Evaluación, investigación, economía, empresa.
CLAVES ECONLIT: Z00.
Cómo citar este artículo
: CANCELO,M. & BASTIDA,M. (2013): “La evaluaciónde la investigaciónen
España:los sexeniosen las áreas de economíay empresa”,
CIRIEC-España,Revistade Economía
Pública,Socialy Cooperativa
, 78, 265-292.
www.ciriec-revistaeconomia.es
CIRIEC-ESPAÑA Nº 78/2013
FECHA DE ENTRADA: 03/06/2013
FECHA DE ACEPTACIÓN: 30/08/2013
L’évaluation de la recherche en Espagne :
sexennats dansles domainesde l’économie et
des entreprises
RESUME :
Les sexennats de recherche ont été conçus comme des compléments de rémunération, destinés
à promouvoir la recherche parmi les professeurs universitaires espagnols. Cependant, on constate que ces sexen-
nats ont à présent perdu leur caractère de prime de productivité et sont devenus une condition nécessaire à la pro-
gression de la carrière professionnelle universitaire. Dans ce nouveau contexte, il est indispensable de disposer
d’un système d’évaluation transparent aux critères objectifs, connus au préalable et reposant sur les particulari-
tés des différents domaines scientifiques.
Dans cet article, nous analysons les différences des résultats de l’évaluation de la recherche dans les domai-
nes de l’économie et des entreprises,en les comparant à ceux obtenus dans d’autresdomainesde sciences socia-
les et juridiques et d’autres domaines de connaissance. En nous appuyant sur ces résultats, nous analysons les
diversesraisonsqui préconisent une révision approfondie des méthodes d’évaluation, et formulonsquelquesrecom-
mandations à cet égard.
MOTS CLÉ :
Évaluation, recherche, économie, entreprise.
Assessing researchperformancein Spain:
sexennia in the areas of economicsand
business studies
ABSTRACT:
The sexenio de investigación or six-yearly research assessment was initially designed as a
bonus to promote research among the Spanish university community. However, it has now lost its character as
a productivity bonus and has become a requirement for pursuing a university career. In this new situation it is
essential to have a transparent assessment process with objective criteria, known in advance, that reflect the par-
ticularities of different scientific fields. This paper examines the differences in research evaluation results in the
areas of economics and business studies. It also compares them with other areas of social sciences and law, and
so with other fields of knowledge. Based on the findings of this study, it concludes by analysing various reasons
that suggest the advisability of undertaking a thorough review of the assessment methods, as well as some recom-
mendations in this regard
KEY WORDS:
Assessment, evaluation, research, economics, business studies.
266
CANCELO MÁRQUEZ, MAITE Y BASTIDA DOMÍNGUEZ, MARÍA
CIRIEC-ESPAÑA Nº 78/2013
www.ciriec-revistaeconomia.es
267
LA EVALUACIÓN DE LA INVESTIGACIÓN EN ESPAÑA: LOS SEXENIOS EN LAS ÁREAS DE
ECONOMÍA Y EMPRESA
(pp. 265-292)
CIRIEC-ESPAÑA Nº 78/2013
www.ciriec-revistaeconomia.es
La evaluación de la actividad investigadora ha sido y es, objeto de múltiples discusiones científi-
cas y académicas, dada la dificultad que entraña el encontrar mecanismos más o menos automáticos
y sistematizadosque eviten entrar en el análisis más profundo de los trabajos realizados,como su cali-
dad o su aportación al avance de la ciencia y la mejora de la sociedad. Por ello, la evaluación de la
investigación se ha convertido (como también está ocurriendo con la calidad de la docencia) en una
nueva carga burocrática para el profesorado universitario, que debe buscar los indicios de calidad
de sus trabajos en base al soporte de publicación (revistas indexadas en el JCR del ISI), número de
citas que reciben los trabajos o una larga lista de indicadores complementarios. Son, los llamados fac-
tores de impacto de las revistas los que, en definitiva, se utilizan para evaluar la investigación y que
excluyen una buena parte de la investigación realizada y que comprende la publicación de libros, la
realización de informes, la participación en congresos científicos, la dirección de tesis doctorales.
..
Así, como señala Bermejo (2013) “los trabajos de Einstein fueron publicados sin referees, apenas
tuvieron lectores y su impacto fue muchos años posterior a su publicación en una revista alemana.
Ni él ni ninguno de los grandes científicos del siglo XX fueron contratados siguiendo un baremo neu-
tro, sino solo por sus méritos, a veces evaluables por muy pocos expertos”. Más recientemente hemos
podido constatar como la profesora de la Universidad de Chicago, Saskia Sassen, sin publicar sus tra-
bajos en revistas indexadas en el JCR (Köhler, 2013) ha sido reconocida con el Premio Príncipe de
Asturias.
En este trabajo, abordaremos el análisis del procedimiento utilizado en España para evaluar la
actividad investigadora, los llamados tramos o “sexenios” de investigación
1
, consistentes en la selec-
ción de 5 publicaciones realizadas en un periodo de 6 años. El procedimiento de evaluación de esta
actividad investigadora, lo realizan unos comités asesores nombrados por la Comisión Nacional de
Evaluación de la Actividad Investigadora (CNEAI), órgano dependiente del Ministerio de Educación.
Para que la evaluación sea positiva, y se reconozca el tramo de investigación, tal y como veremos, se
suele requerir un determinado número de artículos publicados, en los campos de ciencias mayorita-
riamente, pero también en otros, como la economía y la empresa, en revistas indexadas en el JCR del
SSCI (ISI).
1.- Introducción
1.- La Comisión Nacional Evaluadora de la Actividad Investigadora (CNEAI) evalúa la actividad investigadora del profesorado universi-
tario. Esta evaluación, voluntaria, se realiza por periodos de seis años, de ahí que popularmente se hable de sexenios o sexenios de investigación.
2.- La opción de la evaluación de todo el curriculum investigador nos parece una opción más acertada, si bien, entendemos que como
mínimo debe mejorarse el procedimiento ya existente, dotándolo de una mayor transparencia, con criterios objetivos y realistas, que recojan de
forma más efectiva la investigación que se realiza en nuestro país, y que reduzcan los sesgos en los resultados que se producen entre áreas
de conocimiento, no motivados por una escasez de investigación sino por una mala evaluación de la misma.
www.ciriec-revistaeconomia.es
CIRIEC-ESPAÑA Nº 78/2013
CANCELO MÁRQUEZ, MAITE Y BASTIDA DOMÍNGUEZ, MARÍA
268
Después de más de 20 años de evaluaciones, se han detectado que existen grandes diferen-
cias entre los resultados de la aplicación de los criterios de evaluación entre los distintos campos cien-
tíficos, que afectan de forma especial al campo de la economía y la empresa.
Analizando los resultados de las evaluaciones publicados por la CNEAI, se puede observar que
el profesorado de economía y empresa representa el 11% del total pero solo el 6% de los sexenios
reconocidos mientras que el área de biología celular y molecular representa casi el 7% del profeso-
rado y prácticamente el 12% de los sexenios reconocidos pero la investigación económica en España
es muy importantey ha tenido mucho impacto sobre el diseño de las políticaspúblicas,sobre la mejora
de nuestro sistema productivo, en definitiva, sobre las condiciones de vida de los ciudadanos.
Esta divergencia de resultados se producen por la conjunción de varios elementos: escasez de
revistas científicas indexadas en las bases reconocidas en los criterios orientativos que publica la
Comisión (las indexadas en el JCR del ISI), la falta de reconocimiento de las buenas revistas edita-
das en España que son evaluadas por organismos como la Fundación para la Ciencia y la Tecnología
(FECYT) o por In-Recs o el no reconocimiento de una buena parte de la investigación que se realiza
en las áreas de economía y empresa, investigación muy orientada a resolver problemas de la socie-
dad y la economía española, que son tenidos especialmente en cuenta en las revistas editadas en
España y no tanto en las revistas extranjeras, que atienden a otros intereses científicos. En otros paí-
ses, como Francia, la política científica es totalmente distinta, y para conceder los tramos de investi-
gación valoran positivamente sus revistas, que son indexadas en sus propias bases (el AERES).
Estos hechos han llamado la atención de diversos colectivos -profesorado, departamentos, facul-
tades, Conferencia de Decanos de las Facultades de Economía y Empresa y rectores pertenecientes
a dichas áreas-quienes han elaborado una serie de documentos cuyo análisis y aplicación puede ayu-
dar a disminuir estas diferencias, aportando una mayor transparencia y objetividad al procedimiento
de evaluación
2
.
Este trabajo lo iniciamos analizando los antecedentes del procedimiento de evaluación de los
“sexenios de investigación”, las normas que lo regulan y los criterios publicados. A continuación se
analizan los últimos resultados disponibles, tanto por grandes campos científicos como para las áreas
de Economía y Empresa, procediendo a su comparación con otras áreas de Ciencias Sociales, espe-
cialmente con las áreas de Derecho donde los resultados de la evaluación son muy superiores a los
de las áreas de economía ya que en estas áreas los criterios aplicados incluyen no solo la publicación
de artículos, sino otras formas de publicación, principalmente libros. Una vez analizadas las fuertes
divergencias de resultados entre campos que afectan de forma especial a las áreas de economía y
empresa, presentamos, de forma resumida, las principales críticas que se han venido realizado desde
diversos ámbitos -universitario y social- y que no han sido tenidas en cuenta en las sucesivas convo-
catorias de evaluación. En el apartado 4 analizamos los principales problemas que, en nuestra opi-
nión, se presentan en las áreas de economía y empresa y que son los que provocan las mayores
diferencias en los resultados de la evaluación en comparación con otras áreas de conocimiento, espe-
cialmente otras de Ciencias Sociales. En el apartado 6 recogemos algunas propuestas concretas y
recomendaciones de mejora del procedimiento de evaluación entre las que incluimos las propuestas
aprobadas por unanimidad en el año 2010 por la Conferencia de Decanos de Economía y Empresa
(CONFEDE) y los rectores de las áreas de Economía y Empresa. Para finalizar se incluye las princi-
pales conclusiones de este estudio y las recomendaciones de mejora del procedimiento.
Los sexenios de investigación, de igual forma los llamados quinquenios docentes, se establecie-
ron como un complemento retributivo para tratar de paliar la pérdida de poder adquisitivo del profe-
sorado universitario. Su origen es de carácter
voluntario
: complemento salarial e incentivador de la
investigación. Quienes realizan actividad investigadora, pueden si así lo desean solicitar el reconoci-
miento de la misma, lo que va acompañado de un complemento salarial, lo que incentiva tal actividad.
En palabras de Ruíz-Pérez, Delgado y Jiménez-Contreras (2010), “no son una retribución general al
uso, sino un complemento de productividad opcional, voluntario y selectivo destinado a evaluar, pero
también a incentivar, la actividad investigadora”.Sin embargo, desde la aprobación de la Ley Orgánica
de Universidades (2001) y su reforma posterior (2007), el sexenio se ha postulado como un indica-
dor de medición de la calidad de la investigación, siendo requisito imprescindible para determinadas
actividades inherentes al trabajo del docente universitario como formar parte de comisiones de pla-
zas, tribunales de tesis doctorales e incluso “determina directamente su promoción profesional, con-
diciona indirectamente el acceso a los fondos de investigación y, en última instancia, orienta toda la
investigación de un país (Ruiz-Pérez et al, 2010, pág. 898). A eso hay que añadir que el reciente R.D.-
L. 14/2012 abunda en esta nueva categorización del sexenio, que pasa a ser determinante para esta-
blecer la carga docente del profesorado. Estas sucesivas modificaciones ponen en cuestión la
naturaleza del complemento, pervirtiendo su carácter voluntario y llegando incluso a establecer gran-
des y graves repercusionesen la vida académica de quienes, voluntariamente,han optado en el trans-
curso de una dilatada vida académica por no solicitarlos.
269
LA EVALUACIÓN DE LA INVESTIGACIÓN EN ESPAÑA: LOS SEXENIOS EN LAS ÁREAS DE
ECONOMÍA Y EMPRESA
(pp. 265-292)
CIRIEC-ESPAÑA Nº 78/2013
www.ciriec-revistaeconomia.es
2.- Antecedentesde los “sexenios”
La evaluación del profesorado universitario se desarrolla en la Ley de Reforma Universitaria de
1983. En 1989 se establecen procedimientos independientes para la evaluación periódica y
volun-
taria
del rendimiento académico e investigador, siendo la evaluación de la docencia competencia de
las universidades y la de la investigación competencia del Estado. Así, el Real Decreto 1086/1989 de
28 de agosto sobre retribucionesdel profesoradouniversitariointroduce entre sus complementossala-
riales un nuevo complemento de productividad que
podrá ser solicitado
por el profesorado univer-
sitario tras someter a evaluación la investigación realizada durante 6 años. Esta norma fue modificada
por los Reales Decretos 1949/1995 de 1 de diciembre, 74/2000 de 21 de enero y 1325/2002 de 13 de
diciembre.
Pero es la Orden de 2 de diciembre de 1994
3
(modificada por la Orden de 16 de noviembre de
2000) la que establece el procedimiento para la evaluación de la actividad investigadora. Cabe seña-
lar que dicha evaluación es PARCIAL: se evalúa la investigación de los docentes en tramos de seis
años, pero no se analiza toda la producción científica de ese periodo, sino las cinco contribuciones
que el postulante selecciona y presenta.
Asimismo, se determina quién forma parte del órgano evaluador (la Comisión Nacional de
Evaluación de la Actividad Investigadora (CNEAI); se introduce el asesoramiento por parte de miem-
bros de la comunidad científica a través de la formación de Comités Asesores por campos científi-
cos y se establecen los criterios de evaluación, clasificando como ordinarias:
las aportaciones de libros
4
, capítulos de libros, prólogos, etc. en textos de reconocido valor
científico en su área de conocimiento
artículos en revistas de reconocido prestigio en su ámbito
patentes o modelos de utilidad de importancia económica demostrable.
En otros apartados, se recogen como extraordinarias:
las aportaciones de informes, estudios o dictámenes;
trabajos técnicos o artísticos
dirección de tesis doctorales con méritos excepcionales
comunicaciones a congresos (como excepción).
270
CANCELO MÁRQUEZ, MAITE Y BASTIDA DOMÍNGUEZ, MARÍA
CIRIEC-ESPAÑA Nº 78/2013
3.- Tal y como señalan Ruíz-Pérez et al (2010), pasan cinco años en los que no existe referencia alguna a las normas que deben guiar la
evaluación de la actividad investigadora, evidenciándose una carencia de criterios objetivos que fue decisiva en la promoción profesional de
docentes e investigadores.
4.- La valoración de los “libros” merece una reflexión individual. Si bien es cierto que en la Resolución de 2005 se explicita que se recono-
cerán las aportaciones en libros, estos deben ser “de referencia internacional que cumpla con los criterios señalados”. La Resolución 19/11/2012
de la CNEAI (B.O.E. 287 de 29/11/2012) se pronuncia en el mismo sentido (Campo 8, punto 5). Como señala Buela-Casal (2007), en ningún caso
se refleja qué se entiende por “internacional”, y aun cuando pueda ser obvio, es susceptible de distintas interpretaciones.
www.ciriec-revistaeconomia.es
Estos criterios, excesivamente generales, se complementan en sucesivas resoluciones que esta-
blecen los criterios específicos en cada uno de los campos de evaluación (la última la resolución de
19 de noviembre de 2012 de la CNEAI). No entramos en la comparación de las sucesivas resolucio-
nes (no siempre anuales), puesto que los cambios recogidos son, en todo caso, mínimos; y ni redu-
cen las asimetrías de resultados entre las áreas de economía y empresa y el resto de las incluidas en
su campo científico (Ciencias Sociales) ni solucionan los problemas que originan estas disparidades
por su ambigüedad
5
.
En los criterios específicos que se publican para cada campo de conocimiento se señalan cuá-
les son las aportaciones que se valorarán preferentemente. También se incluye, aunque únicamente
con carácter orientador –y generalmente ambiguo y con notables diferencias entre los distintos cam-
pos científicos- una orientación sobre lo que se entiende son “aportaciones suficientes” para obtener
una evaluación positiva”. En los puntos siguientes, presentamos un pequeño resumen de dichos
cri-
terios orientadores
6
:
Ciencias Experimentales, Biología y Biomédicas: Entre 2 y 5 artículos que tienen que estar
publicados en revistas indexadas en el
Science Citation Index (SCI)
, existiendo diferencias no
solo en el número sino en cuanto al índice de impacto requerido.
Arquitecturas e Ingenierías: Existen pequeñas diferencias según los subcampos que se cre-
aron recientemente:
-
Tecnologías Mecánicas y de la Producción: se puede obtener evaluación positiva con 2
artículos del SCI, pero también se pueden presentar artículos publicados en revistas de
bases de datos internacionales especializados en este campo.
-
Ingenierías de la Comunicación, Computación y Electrónica: se sustituyen los artículos
publicados en otras bases que no sean el SCI por comunicaciones a congresos que ten-
gan un proceso de evaluación por pares.
-
Arquitectura, Ingeniería Civil, Construcción y Urbanismo: se evaluarán positivamente los
artículos publicados en SCI, en bases internacionales especializadas en estas áreas y
también las comunicacionesa congresos que tengan un proceso de evaluación por pares.
Ciencias Sociales, políticas, educación, historia, filología, filosofía y expresión artística: se
puede obtener una evaluación positiva, no solo con artículos indexados en el SCI o SSCI, sino
con publicaciones indexadas en otras bases de datos, normalmente bases específicas según
las áreas de conocimiento a las que se adscribe el investigador. Se reconocen (según el
campo) bases como SCOPUS,IBSS, INRECS,DICE-CINDOC,ERIH, entre otras. Para el caso
concreto de Psicología, se exigen 3 artículos del SCI o del SSCI.
271
LA EVALUACIÓN DE LA INVESTIGACIÓN EN ESPAÑA: LOS SEXENIOS EN LAS ÁREAS DE
ECONOMÍA Y EMPRESA
(pp. 265-292)
CIRIEC-ESPAÑA Nº 78/2013
5.- Para una revisión de dichas normas, véase el trabajo de Ruíz-Pérez, Delgado y Jiménez-Contreras (2010).
6.- Nos circunscribimos a la evaluación de los méritos relacionados con publicaciones, excluyendo las patentes y otros méritos.
www.ciriec-revistaeconomia.es
Las áreas de Derecho tienen unos criterios radicalmente diferentes, no exigiéndose artícu-
los publicados en revistas indexadas en bases de datos internacionales sino que es suficiente
con que sean revistas
reconocidas
, en España o en el extranjero. También se valoran otro
tipo de aportaciones como libros, capítulos de libros, estudios y trabajos de política jurídica,
etc.
El campo de Ciencias Económicas y Empresariales sería
la gran excepción de las Ciencias
Sociales
ya que, a pesar de que donde se establecen las aportaciones que se valorarán pre-
ferentemente se recogen bases de datos como SCOPUS, ERIH, INRECS, DICE-CINDOC,
etc. a la hora de establecer las aportaciones
suficientes
para obtener la evaluación positiva,
solo se citan los artículosindexadosen SSCI o SCI
, no recogiendolas otras bases de datos
que se recogen entre las aportaciones a valorar. Esto refleja una clara contradicción: por un
lado, se declara preferencia por las revistas JCR en posiciones relevantes y, después, en
los requisitos mínimos se exige un artículo en revistas que estén simplemente en el SSCI o
SCI. Cabe destacar que, en el año 96, los criterios de evaluación se equiparan a los de las
“ciencias duras” (con preferencia a las publicaciones en JCR), aun cuando se reconoce sin
ambigüedad la deficiente cobertura del SSCI para Sociales (Ruíz-Pérez et al., 2010).
A la luz de estos datos, cabe destacar la reflexión introducida por Buela-Casal y Sierra (2007), en
relación con que el criterio de publicación en JCR ha sido ampliamente aceptado por la comunidad
universitaria en todos los ámbitos de evaluación de producción científica
7
, a pesar de no estar res-
paldada por una suficiente reflexión previa sobre lo que significa exactamente “factor de impacto”. A
este respecto, diversos autores (Buela-Casal, 2007; Pelechano, 2002) han destacado que los índices
bibliométricos han dejado de ser utilizados como lo que son (indicadores del nivel de difusión de tra-
bajos en la comunidad universitaria) para pasar a ser indicadores de calidad, y en función de ello se
considera a priori que un artículo tiene calidad o prestigio en función del impacto de la revista en que
se publica,sin leerlo.Amin&Habe(2000) van más allá, incidiendoen que se ha convertidoen la medida
cuantitativa líder para medir la calidad de una revista, sus artículos de investigación, los investigado-
res que publican en ella, e incluso la calidad de la institución en la que trabajan.
El factor de impacto, diseñado por Garfield en el año 1955 (Garfield, 1955), es un índice que sus-
cita polémica, con defensores y detractores (Buela-Casal y Zych, 2012). El propio creador defendió la
necesidadde que este índice fuese contratadocon otros indicadoresde evaluaciónde calidad.A pesar
de ello, en la práctica, como vemos, se utiliza como criterio casi único a la hora de tomar decisiones.
Pese a que no es objeto de análisis en este artículo, conviene tener en cuenta que este criterio ha sido
foco de atención de diversos investigadores (por poner algún ejemplo reciente, Stern, 2013; Smith,
2012; Vanclay, 2012 o Bensman, 2008) que concluyen que adolece de ciertas limitaciones, que podrí-
272
CANCELO MÁRQUEZ, MAITE Y BASTIDA DOMÍNGUEZ, MARÍA
CIRIEC-ESPAÑA Nº 78/2013
7.- En relación con los resultados obtenidos al preguntar a una muestra de 1.294 profesores universitarios sobre los criterios y estándares
que se deben utilizar en los concursos de acreditación a profesor titular y catedrático de universidad. Hay que señalar que en estos resultados
no solo se valora la publicación de artículos en revistas del JCR, sino que se valoran las publicaciones en otras bases, la asistencia a congresos,
etc.
www.ciriec-revistaeconomia.es
amos sintetizar en variaciones típicas por efectos estadísticos (tamaño de la revista, número prome-
dio de autores, tema y tipo de artículo
8
, ventana de medición de la variabilidad, número de años que
lleva publicándose la revista…); sesgos en función del idioma de publicación; sesgos inherentes a la
revisión y aceptación del artículo; o probabilidad de autocitas.
Existen numerosas críticas al procedimiento de evaluación de la actividad investigadora, sobre
todo en algunas áreas donde se puede observar que los criterios establecidos y su aplicación provo-
can un menor porcentaje de éxitos y una mayor tasa de profesorado que no se somete a evaluación.
La diferencia en los resultados de la evaluación ha sido constatada por varios investigadores:
Escribano y Pardo (200:692) y San Segundo (2005) señalan cómo la “dureza” relativa de las evalua-
ciones se constata en el porcentaje de profesores “sorteables” (titulares con un sexenio y catedráticos
con dos) para formar parte de las Comisiones de Habilitación. Estos autores continúan señalando que
el hecho de que parte del profesorado no tenga valorada positivamente su actividad investigadora
no significa que no investigue, sino que nos debe hacer reflexionar sobre la posibilidad de que el por-
centaje de sexenios esté por debajo de los méritos de los investigadores. Este hecho se constata en
el trabajo de Cancelo y Guisán (2007) en el que concluyen, con datos del año 2003, que el campo más
castigado por el sistema de evaluación es de Ciencias Económicas y Empresariales; y que si se ana-
lizan otras bases de datos para calcular el nivel de la investigaciónde estas áreas, los resultadosmejo-
ran de forma sustancial. De hecho, en otro trabajo de estas autoras (Guisán y Cancelo, 2006 a) se
comparan los resultados de la investigación en el área de economía y empresa con los de ciencia y
tecnología para los países de la UE15 y USA, utilizando, para el primer campo, el número de artícu-
los indexados en la base de datos internacional Ideas, llegando a la conclusión de que en España
en las áreas de economía hay una importante producción científica que no está siendo reconocida
adecuadamente por los sistemas de evaluación.
Las siguientes tablas han sido elaboradas en función de los datos de las evaluaciones compren-
didas entre los años 1989-2007, publicados por la CNEAI en su web y que utilizan Agraït y Poves
(2009) para elaborar el informe para la CNEAI sobre la situación de los resultados y evaluaciones de
la CNEAI en el año 2009. A través de estos datos, intentaremos analizar si la situación ha cambiado,
o si es necesario impulsar una reforma del procedimiento de evaluación.
273
LA EVALUACIÓN DE LA INVESTIGACIÓN EN ESPAÑA: LOS SEXENIOS EN LAS ÁREAS DE
ECONOMÍA Y EMPRESA
(pp. 265-292)
CIRIEC-ESPAÑA Nº 78/2013
8.- Las revistas de un área suelen citar documentos publicados por revistas de esa misma área. Si el número medio de referencias que
aparecen en un trabajo es pequeño, los documentos publicados en revistas de esa área recibirán pocas citas, siendo el factor de impacto bajo.
www.ciriec-revistaeconomia.es
3.- Análisis por campos y áreas
La Tabla1 recogedatosbásicosreferidosal númerode profesores/as,totalsexeniosevaluadosposi-
tivamente,número de no presentados,y número de profesores/asen función de los sexeniosreconoci-
dos (ninguno; uno; dos o más). Se recoge la clasificación de campos que definida por Agraït y Poves,
no coincidentecon la utilizadapor la CNEAI en las evaluacionesy que recogemosen el anexo 1.
La Tabla 2 refleja los porcentajes de profesores/as que no se han presentado nunca a evaluación,
los que no tienen ningún sexenio reconocido, los que tienen 1 y los que tienen dos o más.
Tabla1. Datos básicospor campos
CAMPO
Prof
total sex
NP
0 sex
1 sex
+ 2sex
1
Química
2440
6729
90
120
264
1966
2
Matemáticas
2637
3318
680
311
692
954
3
Física
634
1787
50
31
62
491
4
Biología Celular y Molecular
1112
3252
20
50
115
927
5
Ciencias Biomédicas
121
171
15
26
29
51
6
Ciencias de la Naturaleza
1001
2330
54
95
188
664
7
Ingeniería Técnica, Mecánica y de Procesos
764
1092
174
83
173
334
8
Ingeniería de Comunicación, Computación y Eléctrica
2247
2639
573
208
689
777
9
Arquitectura, Ingeniería Civil, Construcción y Urbanismo
428
309
160
97
89
82
10
Economía y Empresa
1778
1680
628
245
455
450
11
Derecho
515
844
60
63
163
229
12
Geografía
621
817
110
113
172
226
13
Ciencias Sociales, Políticas, de Comunicación y Educación
1285
1485
352
235
291
407
14 Historia y Expresión Artística
711
1336
113
83
122
393
15
Filosofía, Filología y Lingüística
294
428
34
37
105
118
TOTAL
16588
28217
3113
1797
3609
8069
Nota: NP es No Presentado, indica el número de Profesores Funcionarios que no han realizado la solicitud de evaluación.
FUENTE: Elaboración propia a partir de los datos de la CNEAI (2009). Datos acumulados del periodo 1989-2007.
274
CANCELO MÁRQUEZ, MAITE Y BASTIDA DOMÍNGUEZ, MARÍA
CIRIEC-ESPAÑA Nº 78/2013
www.ciriec-revistaeconomia.es
Tabla2. Datos porcentuales
CAMPO
% NP
% O sex
% 1sex
% +2sex
1
Química
3.7
4.9
10.8
80.6
2
Matemáticas
25.8
11.8
26.2
36.2
3
Física
7.9
4.9
9.8
77.4
4
Biología Celular y Molecular
1.8
4.5
10.3
83.4
5
Ciencias Biomédicas
12.4
21.5
24.0
42.1
6
Ciencias de la Naturaleza
5.4
9.5
18.8
66.3
7
Ingeniería Técnica, Mecánica y de Procesos
22.8
10.9
22.6
43.7
8
Ingeniería de Comunicación, Computación y Eléctrica
25.5
9.3
30.7
34.6
9
Arquitectura, Ingeniería Civil, Construcción y Urbanismo
37.4
22.7
20.8
19.2
10
Economía y Empresa
35.3
13.8
25.6
25.3
11
Derecho
11.7
12.2
31.7
44.5
12
Geografía
17.7
18.2
27.7
36.4
13
Ciencias Sociales, Políticas, de Comunicación y Educación
27.4
18.3
22.6
31.7
14
Historia y Expresión Artística
15.9
11.7
17.2
55.3
15
Filosofía, Filología y Lingüística
11.6
12.6
35.7
40.1
TOTAL
18.8
10.8
21.8
48.6
FUENTE: Elaboración propia a partir de los datos de la CNEAI (2009). Datos acumulados del periodo 1989-2007.
Reflejamos estos datos de forma gráfica:
Gráfico 1. Porcentaje de profesoradoque tienealgún
sexenioreconocido
FUENTE: Elaboración propia a partir de los datos de la CNEAI (2009). Datos acumulados del periodo 1989-2007.
275
LA EVALUACIÓN DE LA INVESTIGACIÓN EN ESPAÑA: LOS SEXENIOS EN LAS ÁREAS DE
ECONOMÍA Y EMPRESA
(pp. 265-292)
CIRIEC-ESPAÑA Nº 78/2013
www.ciriec-revistaeconomia.es
100
90
80
70
60
50
40
30
20
10
0
B
i
o
l
.
C
e
l
.
y
M
o
l
.
Q
u
í
m
i
c
a
F
í
s
i
c
a
C
C
.
N
a
t
u
r
a
l
e
z
a
D
e
r
e
c
h
o
F
i
l
o
s
.
,
F
i
l
o
l
.
y
L
i
n
g
H
i
s
t
o
r
i
a
y
E
x
p
e
r
t
.
A
r
t
I
n
g
.
T
e
c
.
,
M
e
c
.
,
P
r
o
c
e
s
o
s
C
C
.
B
i
o
m
é
d
i
c
a
s
I
n
g
.
C
o
m
.
C
o
m
p
.
y
E
le
c
t
.
G
e
o
g
r
a
f
í
a
M
a
t
e
m
á
t
i
c
a
s
C
C
.
S
o
c
ia
le
s
,
P
o
lit
.
C
o
m
.
y
E
d
u
.
E
c
o
n
o
m
í
a
y
E
m
p
r
e
s
a
A
r
q
.
,
I
n
g
.
C
V
,
C
o
n
s
.
y
U
r
b
.
93,7
91,4
87,2
85,1
76,2
75,8
72,5
66,3
66,1
65,3
64,1
62,4
54,3
50,9
40,0
Gráfico2. Porcentaje de profesorado con dos o más
sexeniosreconocidos
FUENTE: Elaboración propia a partir de los datos de la CNEAI (2009). Datos acumulados del periodo 1989-2007.
Gráfico3. Porcentaje de profesorado que no se sometea
evaluación
FUENTE: Elaboración propia a partir de los datos de la CNEAI (2009a). Datos acumulados del periodo 1989-
2007.
276
CANCELO MÁRQUEZ, MAITE Y BASTIDA DOMÍNGUEZ, MARÍA
CIRIEC-ESPAÑA Nº 78/2013
www.ciriec-revistaeconomia.es
90
80
70
60
50
40
30
20
10
0
Q
u
í
m
i
c
a
M
a
t
e
m
á
t
i
c
a
s
F
í
s
i
c
a
B
i
o
l
.
C
e
l
.
y
M
o
l
.
C
C
.
B
i
o
m
é
d
i
c
a
s
C
C
.
N
a
t
u
r
a
l
e
z
a
I
n
g
.
T
c
a
.
,
M
e
c
.
,
P
r
o
c
e
s
o
s
I
n
g
.
C
o
m
.
C
o
m
p
.
y
E
c
t
.
A
r
q
.
,
I
n
g
.
C
v
.
,
C
o
n
s
.
y
U
r
b
.
E
c
o
n
o
m
í
a
y
E
m
p
r
e
s
a
D
e
r
e
c
h
o
G
e
o
g
r
a
f
í
a
C
C
.
S
o
c
ia
le
s
,
P
o
lit
.
C
o
m
.
y
E
d
u
.
H
i
s
t
o
r
i
a
y
E
x
p
r
.
A
r
t
.
F
ilo
s
f
.
,
F
ilo
l.
y
L
in
g
.
60
50
40
30
20
10
0
B
i
o
l
.
C
e
l
.
y
M
o
l
.
Q
u
í
m
i
c
a
F
í
s
i
c
a
F
ilo
s
f
.
,
F
ilo
l.
y
L
in
g
.
D
e
r
e
c
h
o
C
C
.
B
i
o
m
é
d
i
c
a
s
H
i
s
t
o
r
i
a
y
E
x
p
r
.
A
r
t
.
G
e
o
g
r
a
f
í
a
I
n
g
.
T
c
a
.
,
M
e
c
.
,
P
r
o
c
e
s
o
s
I
n
g
.
C
o
m
.
C
o
m
p
.
y
E
c
t
.
M
a
t
e
m
á
t
i
c
a
s
C
C
.
S
o
c
ia
le
s
,
P
o
lit
.
C
o
m
.
y
E
d
u
.
E
c
o
n
o
m
í
a
y
E
m
p
r
e
s
a
A
r
q
.
,
I
n
g
.
C
v
.
,
C
o
n
s
.
y
U
r
b
.
C
C
.
N
a
t
u
r
a
l
e
z
a
Como observamos, el campo científico con mayor éxito en la evaluación de los sexenios es el 4,
Biología Molecular y Celular en el que cerca del 94% del profesorado tiene reconocido al menos un
sexenio, y más del 80% tiene reconocidos al menos dos sexenios de investigación. En este campo
el porcentaje de
no presentados
a evaluación es mínimo (solo un 1,8%) así como el porcentaje de pro-
fesores evaluados negativamente (4,5%).
El siguiente campo en tasa de éxito sería el 1, Química, que presenta pocas diferencias en rela-
ción con el de Biología Molecular y Celular: 2,3 puntos menos en cuanto a profesorado con al menos
un sexenio reconocido, y con un 80.6% de profesores/as con dos o más sexenios. El porcentaje de
profesorado que no se ha sometido a evaluación también es escaso (3,7%).
En el caso opuesto tenemos al campo 9, Arquitectura, Ingeniería Civil, Construcción y Urbanismo,
en el que el porcentaje de profesorado con al menos un sexenio reconocido solo representa el 40%
del total, por lo que la diferencia con el campo 4 es de más de 50 puntos. En esta área, como era pre-
visible, el porcentaje de profesores que no se ha presentado nunca a evaluación se eleva al 37,4%,
o sea, más de 30 puntos con el campo de más éxito (el 4).
El siguiente campo con resultados peores, es el que tomamos como objeto de estudio de este tra-
bajo: Ciencias Económicas y Empresariales.
Gráfico 4. Comparativa del campo de Economía y
Empresacon el de Biología Celulary Molecular
FUENTE: Elaboración propia a partir de los datos de la CNEAI (2009a). Datos acumulados del periodo 1989-2007.
277
LA EVALUACIÓN DE LA INVESTIGACIÓN EN ESPAÑA: LOS SEXENIOS EN LAS ÁREAS DE
ECONOMÍA Y EMPRESA
(pp. 265-292)
CIRIEC-ESPAÑA Nº 78/2013
www.ciriec-revistaeconomia.es
Como podemos observar, presenta un 50,9% de su profesorado con al menos un sexenio reco-
nocido, más de 40 puntos de diferencia con el campo 4 y 30 puntos en relación con la media de todos
los campos. Esta diferencia se debe, en mayor medida, a la diferencia del porcentaje de profeso-
rado con al menos dos sexeniosreconocidos,un 25,3% frente al 83,4% del campo 4 (47.79% de media
del conjunto), pero también al
elevado porcentaje de no presentados
, un 35,3% frente al 1,8% del
campo 4, y frente al 20.73% de media. Por el contrario, el porcentaje de profesorado con al menos 1
sexenio reconocido se sitúa en el 25,6%, mejorando los resultados de este campo en relación con el
año 2003 que se recogen en Cancelo y Guisán (2007), y ligeramentepor encima de la media. Además,
en el campo 9 sigue habiendo un elevado porcentaje de evaluaciones negativas, ya que casi el 23%
del profesorado, habiéndose presentado alguna vez a evaluación, no tienen ningún sexenio recono-
cido.
Aunque se detecta una ligera mejoría en los resultados del campo de economía y empresa en
relación con el año 2002, vemos que esta mejoría es claramente insuficiente. Por ejemplo, en la com-
paración con otras ramas de Ciencias Sociales, como Derecho y Jurisprudencia:
Tabla3. Comparativade los camposde Economía-
Empresa y Derecho
Área
% NP
% O sex
% 1sex
% +2sex
Campo 10. Economía y Empresa
35,3
13,8
25,6
25,3
Campo 11. Derecho
11,7
12,2
31,7
44,5
FUENTE: Elaboración propia a partir de los datos de la CNEAI (2009a). Datos acumulados del periodo 1989-
2007.
Se triplica la tasa de profesorado que no se ha sometido a evaluación (35.3% sobre 11.7%)
El porcentaje de profesores que al menos tienen un sexenio reconocido alcanza el 76.2 %,
(50.9 en Economía y Empresa), por lo que la tasa de éxito de las ramas jurídicas es más de
25 puntos superior a la de las ramas de economía y empresa.
Las diferencias en los resultados de la evaluación son todavía más elevadas si descendemos
de nivel y analizamos los datos por áreas de conocimiento. En la comparativa general de las ciencias
sociales con las experimentales, se puede ver como son mucho más elevados los resultados en las
segundas, lo que algunos pueden explicar con la mayor tradición investigadora en estas últimas pero
también se puede explicar si en algunos campos de las ciencias sociales (como la economía y
empresa) se aplican criterios concebidos y adecuados para las ciencias experimentales.
El Campo 10 no solamente está penalizado por la asimetría de evaluación entre las áreas socia-
les y experimentales, sino que los criterios de adecuación y suficiencia establecidos penalizan a los
docentes de sus áreas también en comparación con otras ramas de áreas sociales. Basta comparar
278
CANCELO MÁRQUEZ, MAITE Y BASTIDA DOMÍNGUEZ, MARÍA
CIRIEC-ESPAÑA Nº 78/2013
www.ciriec-revistaeconomia.es
los resultados de las áreas de economía y empresa con otra rama de las ciencias sociales, como pue-
den ser las jurídicas. En la tabla 3 presentamos los datos porcentuales relativos a las áreas de eco-
nomía y empresa y en la tabla 4 de las principales áreas de derecho, con las que haremos la
comparativa.
Tabla4. Datos porcentuales de las áreas de Economía y
Empresa
Área
% NP
% O sex
% 1sex
% +2sex
Comercialización e Inv. de Mercados
43.0
16.1
23.1
17.8
Economía Aplicada
38.5
20.5
22.7
18.3
Economía Financiera y Contabilidad
58.3
13.5
16.8
11.4
Economía, sociología, política agraria
24.3
25.2
22.3
28.2
Fundamentos de Análisis Económico
24.5
9.7
32.0
33.8
Historia e Inst. Europeas
14.9
10.5
22.6
52.0
Métodos Cuantitativos para la Ec. Y la Emp
50.5
13.5
21.6
14.4
Organización de Empresas
45.9
18.1
22.8
13.1
CAMPO 10 : Economía y Empresa
35.3
13.8
25.6
25.3
FUENTE: Elaboración propia a partir de los datos de la CNEAI (2009a). Datos acumulados del periodo 1989-2007.
Tabla5. Datos porcentuales de las áreas de Derecho
Área
% NP
% O sex
% 1sex
% +2sex
D. Administrativo
12.9
13.2
27.5
46.4
D. Civil
14.7
10.5
29.1
45.7
D. Constitucional
11.2
12.6
28.8
47.4
D. Trabajo y SS
20.1
16.0
30.6
33.3
D. Eclesiástico y del Estado
14.4
15.3
31.5
38.7
D. Financiero y tributario
14.6
11.5
30.0
43.9
D. Internacional Privado
6.1
15.2
23.2
55.6
D. Internacional Público y RR. Internacionales
7.3
14.6
28.1
50.0
D. Mercantil
20.0
11.0
29.9
39.1
D. Penal
8.1
9.8
35.3
46.8
D. Procesal
13.6
13.1
37.2
36.1
D. Romano
17.6
12.5
35.3
34.6
Filosofía Derecho
10.7
12.8
30.3
46.2
Historia del Derecho y de las Inst.
7.6
11.0
30.3
51.0
CAMPO 11: Derecho y Jurisprudencia
11.7
12.2
31.7
44.5
FUENTE: Elaboración propia a partir de los datos de la CNEAI (2009a). Datos acumulados del periodo 1989-2007.
279
LA EVALUACIÓN DE LA INVESTIGACIÓN EN ESPAÑA: LOS SEXENIOS EN LAS ÁREAS DE
ECONOMÍA Y EMPRESA
(pp. 265-292)
CIRIEC-ESPAÑA Nº 78/2013
www.ciriec-revistaeconomia.es
Como se observa en la tabla 3, todas las áreas de Economía y Empresa, con la excepción del
área de Historia e Instituciones Económicas, presentan un porcentaje de profesorado con al menos 1
sexenio inferior a la media. Si analizamos los datos de la tabla 4, relativas a las áreas de derecho,
vemos que en este caso ocurre lo contrario, dado que solo tres áreas estarían por debajo y de ellas,
dos están prácticamente en la media.
Esto hace que, como es lógico, las áreas con mayores porcentajes de no presentados a evalua-
ción sean aquellas en las que menos profesorado tiene reconocido algún sexenio, por el efecto desin-
centivador que provoca el escaso porcentaje de evaluaciones positivas, de forma que la correlación
estadística entre ambos porcentajes, tomando todas las áreas, es del -96%.
Estos resultados en la evaluación del profesorado, especialmente en las áreas de economía y
empresa, junto con la utilización de los sexenios como indicador de excelencia de la investigación del
profesorado universitario y como requisito para el acceso a plazas, a proyectos e, incluso, para dirigir
tesis, han provocado un muy elevado número de críticas al procedimiento de evaluación que anali-
zamos a continuación.
Si bien se han realizado numerosas críticas al procedimientoa lo largo de los años, éstas se incre-
mentaron de forma notable a partir de la entrada en vigor de la LOU (Ley Orgánica de Universidades),
que implicó el cambio de naturaleza del complemento retributivo a indicador de calidad.
Simultáneamente, empiezan a constatarse importantes divergencias en la evaluación dentro de los
campos creados por la CNEAI (Cancelo y Guisán, 2007; Murillo, 2008).
Parte de la comunidad universitaria, especialmente los investigadores del Campo 8 de la CNEAI
-economía y empresa-, demandan la necesidad de arrojar mayor transparencia en el procedimiento
evaluador, sobre todo desde que el sexenio deja de ser un complemento meramente retributivo para
ser determinante en la vida académica ordinaria (por ejemplo, para impartir estudios de doctorado o
formar parte de tribunales de premio de doctorado), en la promoción del profesorado universitario y,
más recientemente, en la definición de la carga docente.
280
CANCELO MÁRQUEZ, MAITE Y BASTIDA DOMÍNGUEZ, MARÍA
CIRIEC-ESPAÑA Nº 78/2013
www.ciriec-revistaeconomia.es
4.- Principalescríticasal procedimiento
Exponemos a continuación un breve resumen de las principales demandas, críticas o recomen-
daciones en relación con el procedimiento:
La Conferenciade Decanos de las Facultadesde cienciasEconómicasy Empresariales(CON-
FEDE) aprobó (ya en 2002) un documento donde se solicitaba, entre otras cuestiones,
mayor
transparencia
en la evaluación.
La Conferencia de Decanos de las Facultades de Filosofía (2011) aprobó un documento sobre
la
necesidad de revisión
de algunos aspectos del sistema de evaluación de los sexenios
de investigación,solicitando revisión de los indicadores, cambios en los nombramientosde las
comisiones y una comisión de revisión por ramas de conocimiento o revisión de los indica-
dores.
Más de 2.000 profesores de toda España firman, desde el año 2003, un Manifiesto donde se
solicita una
profunda reforma del sistema de evaluación
. Aunque hay firmantes de prácti-
camente todas las universidades y una muy amplia representación de las áreas de conoci-
miento, más de la mitad de los firmantes son de áreas de economía y empresa.
Sindicatos, Consejos de departamento de varias universidades españolas o la FACU
(Federación de asociaciones de Catedráticos de Universidad) han aprobado documentos que
instan a su reforma en aras de una
mayor transparencia
en el sistema, mejora en los indi-
cadores, mayor especialización en la composición de las comisiones, etc.
El defensor de la comunidad universitaria de Huelva, ha elaborado un interesante y docu-
mentado informe jurídico (Malvárez, 2007) sobre las
deficiencias del procedimiento,
mani-
festando que las comisiones no están formadas por expertos del área que se juzga, los
procedimientos administrativos que se siguen son inadecuados o los criterios son, en oca-
siones, arbitrarios.
El Defensor del Pueblo ha hecho varias recomendaciones sobre
la falta de motivación de
las resoluciones denegatorias
de evaluación positiva de tramos de investigación dictadas
por la Comisión Nacional Evaluadora de la Actividad Investigadora: en el año 1995 (reco-
mendación 72/1995 de 28 de diciembre) y más recientemente en el año 2004 (páginas 1135-
1139 del Informe 2004).
Numerosos artículos de prensa, comunicaciones a congresos y artículos en revistas reco-
gen los numerosos problemas que se resumen en
la discutible definición de los campos
científicos, falta de conocimiento sobre los criterios, que la evaluación se realiza sobre
los títulos y no sobre los trabajos,carencia de criteriosobjetivoso el no reconocimiento
de una gran parte de la producción científica
. Como bien señala Javier Murillo (Murillo,
2008: 37) “
esta evaluación no sólo ha marcado dónde se publica o incluso que se investiga,
favoreciendo corrientes más estabilizadas o menos sujetas a críticas, sino que se ha gene-
rado, en muchos casos, un desánimo entre los docentes que deciden no pedir los tramos de
investigación e, incluso, renunciar a investigar”
.
281
LA EVALUACIÓN DE LA INVESTIGACIÓN EN ESPAÑA: LOS SEXENIOS EN LAS ÁREAS DE
ECONOMÍA Y EMPRESA
(pp. 265-292)
CIRIEC-ESPAÑA Nº 78/2013
www.ciriec-revistaeconomia.es
Tal y como reflejamos anteriormente en nuestro trabajo, existen notables diferencias en el resul-
tado de la evaluación de la investigación del profesorado del Campo de Economía y Empresa (deno-
minado campo 8 en la convocatoria, y campo 10 en los informes de la CNEAI) en comparación con
otras ramas del conocimiento. Esta constatación ha generado numerosos documentos de análisis
sobre las causas de dichas diferencias, relacionadas con una serie de deficiencias en el proceso de
evaluación.
1.- Falta de claridad en los criterios publicados, lo que provoca un alto grado de subjetivi-
dad en la evaluación
A pesar de que existen criterios de evaluación, son excesivamente generales y vagos, en cuanto
no se establece una puntuación numérica de referencia para las aportaciones evaluables. En conse-
cuencia, en la práctica el investigador no sabe a ciencia cierta cómo se le está valorando su trabajo
investigador. De hecho, cuando recibe el resultado de la evaluación de su solicitud, si ésta es nega-
tiva, encuentra que el comité le ha asignado una puntuación a cada trabajo sin ningún tipo de expli-
cación más que una coletilla:
“Observaciones: Aportación de calidad insuficiente. Examinado el CV
completo no se han encontrado otras contribucionescomo alternativas de mayor calidad”.
Cabe seña-
lar que, en el año 2005, la propia CNEAI admite que la comunidad científica debe conocer sin ambi-
güedades los criterios de evaluación para reducir la incertidumbre sobre los resultados (Ruíz-Pérez
et al., 2010), lo que parece ha conseguido en algunos campos pero, según constatamos en este tra-
bajo, no en su totalidad. En la misma línea se pronuncia Buela-Casal (2007), en su trabajo sobre el
sistema de acreditación del profesorado universitario, cuando dice que “un profesor debe saber qué
méritos tiene y en qué medida serán valorados para el ingreso en el cuerpo de funcionarios, y ello
no debe quedar al arbitrio de cada miembro de cada Comisión”.
En el campo de Ciencias Económicas y Empresariales se especifica que –con carácter orienta-
dor- para obtener una evaluación positiva debe tener un artículo publicado en una revista con impacto
significativodentro de su área en el
Social Sciences Citation Index (SSCI),
o varias aportacionespubli-
cadas en revistas de menor impacto (BOE 29/11/2012). Esto es difícilmente aplicable, ya que si el
autor presenta un artículo en una revista de elevado impacto en el SSCI puede recibir como máximo
10 puntos, y si las otras publicacionesaunque sean consideradasordinarias si no alcanzaran, en total,
un mínimo de 20 puntos, numéricamente no se podría evaluar positivamente el sexenio solicitado.
Esto pone de manifiesto un alto grado de subjetividad en la aplicación de los criterios orientativos
publicados por la CNEAI, situación provocada por la no concreción en la convocatoria de las pun-
tuaciones que pueden recibir las aportaciones presentadas.
282
CANCELO MÁRQUEZ, MAITE Y BASTIDA DOMÍNGUEZ, MARÍA
CIRIEC-ESPAÑA Nº 78/2013
www.ciriec-revistaeconomia.es
5.- Principalesproblemas en la evaluaciónen
economía y empresa
De hecho, hay ejemplos de profesores evaluados en ese campo que no tienen ni un solo artículo
publicado en revistas indexadas en el JCR del SSCI y han obtenido evaluación/es positiva/s, y otros
profesores con publicaciones indexadas en SSCI o en otras bases recogidas en los criterios han obte-
nido una evaluación negativa.
2.- Falta de concreción sobre las bases de datos que se evalúan positivamente
En la resolución de 29 de noviembre de 2012 se publican, en el anexo, los criterios específicos de
evaluación del campo de economía y empresa. En dicho anexo, en el artículo 3 se recogen las apor-
taciones que se valorarán preferentemente. Dentro de éstas, en el apartado b, se recogen los artícu-
los publicados en revistas que ocupan posiciones relevantes en los listados de SCOPUS, en revistas
listadas en otras bases de datos nacionales o internacionales… Sin embargo, en el apartado 5, en el
que se recoge con carácter orientador que se necesita para obtener una evaluación positiva, no apa-
recen los trabajos del apartado 3b, tal y como ocurre en otros campos de Ciencias Sociales. En con-
secuencia, no está claro si se evalúan positivamente para la obtención del sexenio esos trabajos o no,
ni mucho menos en cuánto se evalúan.
3.- Número de autores
En los criterios específicos de evaluación se recoge que “
salvo que estuviera plenamente justifi-
cado por la complejidaddel tema y la extensióndel trabajo, un elevado número de autores puede redu-
cir la calificación asignada a una aportación
”. Sin embargo, no se especifica en ningún lugar
cuál es
el elevado número de autores
¿3? ¿4? ¿20?; ni
en cuánto se reduciría
la puntuación ¿20%?
¿30%?.
. ¿50%? Como señalan Ruiz-Pérez et al (2010) en las “ciencias duras” se asume la partici-
pación de varios autores en las publicaciones, pero los Comités Asesores de la CNEAI no lo asumen
así para el resto de las áreas.
9
Es, por lo tanto, necesario clarificar este tipo de cuestiones teniendo en cuenta que los resultados
de la investigación suelen producirse a partir de la realización de proyectos, tesis doctorales, etc. En
los que participa no un investigador sino un equipo de investigadores.
4.- Bases de datos tomadas como referencia en la evaluación
Resulta claramente insuficiente utilizar como referencia exclusiva a la hora de evaluar positiva-
mente la solicitud del sexenio en las áreas de economía y empresa que el artículo se encuentre publi-
cado en una revista indexada en el SSCI. En esta línea apuntan Escribanoy Pardo (2005: 703) cuando
señalan que la mayoría de las revistas de este campo no están incluidas en el ISI, por lo que “
hay que
seguir avanzando en un mayor conocimiento del impacto de las revistas y en la mejora de los proce-
sos de selección de originales y evaluadores. En este sentido hay que considerar índices de referen-
cia adicionales como ECONLIT y LATINDEX
”.
283
LA EVALUACIÓN DE LA INVESTIGACIÓN EN ESPAÑA: LOS SEXENIOS EN LAS ÁREAS DE
ECONOMÍA Y EMPRESA
(pp. 265-292)
CIRIEC-ESPAÑA Nº 78/2013
9.- De hecho el criterio utilizado para determinar a partir de cuantos autores se penaliza en la puntuación del artículo puede variar en fun-
ción de cuál es la Comisión Asesora que evalúa al investigador, dado que no hay un criterio publicado que clarifique esta cuestión.
www.ciriec-revistaeconomia.es
En la misma dirección se pronuncian Guisán y Cancelo (2006 b) que señalan que frente a las 172
revistas del campo de Economía y Empresa recogidas en el SSCI, en otras bases como ECONLIT
hay indexadas 750, por lo que utilizar solo el SSCI para medir la investigación de estas áreas daría
claramente unos resultados peores que los de otras áreas de conocimientocuyas revistas están mejor
representadas en el ISI. De hecho un cálculo rápido muestra que en otras áreas, como la de física,
disponen del doble de revistas y como existen la mitad de investigadores, las probabilidades de publi-
car son 4 veces más que en el área de economía,con lo que claramentese rompe el principiode igual-
dad de oportunidades a la hora de obtener un sexenio de investigación entre los investigadores de
estas áreas. Pero el problema de los sexenios, aunque es cierto que afecta a varias áreas, es espe-
cialmente importante en las de economía y empresa, ya que en otras áreas de Ciencias Sociales,
Humanidades e incluso alguna ingeniería y arquitectura, si complementan el ISI con bases de datos
internacionales especializadas en estas áreas, lo que en economía y empresa no sucede y esta es
una de las razones del sesgo en los resultados de la evaluación entre las áreas de Ciencias Sociales.
Pero el problema no se reduce a la escasez del número de revistas de las áreas de economía y
empresa recogidas en el SSCI, ya que como señala Köhler (2013), “una de las científicas más impor-
tantes de nuestra época (Saskia Sassen, Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales 2013)
no ha conseguido ningún sexenio, ninguna acreditación, frente a los criterios de nuestras agencias de
evaluación,que anteponensiempreel mismo criterio:tres publicacionesJCR (
JournalCitationReports
)
en los cinco últimos años. Sassen no tiene una, sino que ha publicado libros e informes, fruto de pro-
yectos de investigación de verdad y referencias fundamentales para académicos comprometidos… “.
La realidad es que a esta profesora de la Universidad de Chicago, que fue muchos años profesora en
Columbia y que es profesora invitada en la London School of Economics, en España nunca le reco-
nocerían ni un solo sexenio de investigación.
A esto hay que añadir, como señala Pulido (2005) cuando analiza la evaluación de la figuras de
PCD (profesor contratado doctor) y PAD (profesor ayudante doctor) para el área de Ciencias Sociales
y Jurídicas, que lo ideal cuando se evalúa la actividad investigadora del profesorado universitario es
establecer un conjunto de ponderaciones para recoger
otras formas de medir los resultados de
la investigación
como puede ser a través de la publicación de libros y capítulos de libros, dirección
de tesis, congresos, etc. Lo mismo se deduce del estudio de Buesa-Casal y Sierra (2007) en el que
analizan los criterios de evaluación para la acreditación del profesorado universitario.
Por último, además de las bases citadas, hay autores que están analizando otras alternativas al
JCR del SSCI y al Scimago Journal Rank, como puede ser el Google Scholar Metrics (Delgado-López
y Cabezas-Clavijo, 2013), por lo que todo parece indicar que solo la utilización de una única base de
referencia en la evaluación va a producir resultados sesgados.
Además, hay que tener en cuenta que una buena parte de las publicaciones de las áreas de eco-
nomía y empresa están enfocadas hacia temas de gran interés social, económico y político para las
CCAA españolas y para el conjunto del país, siendo muchas de ellas muy especializadas, por lo que
284
CANCELO MÁRQUEZ, MAITE Y BASTIDA DOMÍNGUEZ, MARÍA
CIRIEC-ESPAÑA Nº 78/2013
www.ciriec-revistaeconomia.es
los medios de difusión en los que se suelen publicar son revistas especializadas españolas
10
, sin que
por ello pierdan la calidad requerida en la evaluación.
5.- Revistas españolas
Otra de las críticas que se realizan al procedimiento de evaluación es el escaso reconocimiento y,
en consecuencia valoración, a los trabajos científicos que están publicados en revistas editadas en
España y, mayoritariamente publicadas en castellano u otras lenguas de la península.
Al igual que las revistasde las áreas de economíay empresa están poco representadasen el SSCI
en comparación con otras áreas, las revistas españolas de estas especializadas también están poco
representadasen esta base. Sin embargo, existen otras bases, internacionalmentereconocidas,como
SCOPUS, IBSS o ECONLIT
11
en las que hay una mayor representación de revistas editadas en
España y que deberían tener un reconocimiento específico en la evaluación de los sexenios en las
áreas de Economía y Empresa. Estas bases, más anglosajonas, deben, además, complementarse
con otras como el Catálogo Seleccionado de Latindex, el IN-RECS y la evaluación que realiza la
Fundación para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), que evalúan con criterios rigurosos las revistas
científicas utilizando criterios de calidad como los señalados en el apéndice 1 de las resoluciones
por las que se establecen los criterios específicos en cada campo de evaluación. De hecho, estas
bases ya son mencionadas explícitamente en los criterios específicos para la Economía y la Empresa
publicados por la CNEAI en sus convocatorias anuales, pero la ambigüedad de la norma, como ya
señalamos anteriormente, hace que la decisión sobre qué puntuación se le otorga las aportaciones
queda totalmente en manos del Comité de Expertos.
No podemosobviar que por los temas en los que trabajanlos investigadoresespañolesen Ciencias
Sociales son de especial importancia para impulsar el desarrollo económico regional (como señalan
Guisán y Aguayo, 2005 o Guisán, 2005) y la mayoría de estos trabajos son publicados en revistas edi-
tadas en nuestro país, muchas de ellas muy especializadas sin que por ello podamos deducir que
los trabajos publicados o el medio de difusión, sean de una calidad insuficiente a la hora de evaluar el
sexenio
12
.
El no reconocer las numerosas revistas de calidad editadas en España puede provocar un desin-
terés de los jóvenes investigadores por estudiar los problemas que nos afectan de forma próxima, que
se alejen cada vez más de la realidadcientífica,cultural,social y económicade este país, que las revis-
tas españolas dejen de editarse ya no por falta de recursos, sino por falta de autores, lo que supon-
dría una pérdida científica muy importante para nuestra sociedad.
285
LA EVALUACIÓN DE LA INVESTIGACIÓN EN ESPAÑA: LOS SEXENIOS EN LAS ÁREAS DE
ECONOMÍA Y EMPRESA
(pp. 265-292)
CIRIEC-ESPAÑA Nº 78/2013
11.- Marí, www.ciriec-revistaeconomia.es/documentos/referencias/revistas_mari.doc, analiza la presencia de algunas revistas españolas en
las dos últimas.
12.- Como también señala Chaves, al referirse al impacto tanto nacional como internacional de la revista CIRIEC-España, especializada en
trabajos científicos sobre economía social y cooperativismo: http://www.ciriec-revistaeconomia.es/documentos/referencias/revista_ciriec.pdf
www.ciriec-revistaeconomia.es
Por todo esto, el trabajo realizado por los decanos y decanas de la Conferencia Española y los
Rectores del Campo 8 resulta de especial interés, ya que ofrecen un baremo cuantificado, objetivo y
adaptado a la realidad de la investigación en las áreas de economía y empresa pero sin hacer que se
estén evaluando trabajos publicados en revistas de peor calidad, como veremos en el apartado
siguiente.
A continuación recogeremos algunas propuestas ya presentadas y trabajadas que de aplicarlas,
sin duda, mejorarían los resultados de la evaluación de la actividad investigadora en las áreas de eco-
nomía y empresa:
1. Evaluar el procedimiento de nombramiento de los Comités Asesores de la CNEAI encargados
de elaborar los informes sobre la actividad investigadora de los docentes con el fin de articular un pro-
cedimiento más objetivo, transparente y de elección de representación de los mismos.
2. Establecer unos criterios y baremos objetivos para la evaluación, que garanticen la transpa-
rencia y la equidad en su aplicación y que deberán ser conocidos, no sólo antes de la presentación
de las solicitudes de evaluación, sino con la suficiente antelación para que los investigadores puedan
adaptar su perfil investigador a dichos criterios. En particular se tendrá en cuenta la publicación en las
lenguas españolas u otras que resulten adecuadas a la temática de la investigación.
3. En los procedimientos de Recurso ante la Resolución dictada por el CNEAI, debe establecerse
un sistema que garantice siempre la
imparcialida
d. Excepcionalmente, se podrá solicitar por parte
del docente-investigadorevaluado, una nueva valoración realizada por una Comisión distinta a la que
dictó el primer informe evaluador. Dichas excepciones, se recogerán en el procedimiento regulador
de evaluación.
4. Baremo propuesto por Rectores y Decanos. En el año 2010, los Rectores que pertenecen al
campo 8 constituyen una comisión de trabajo para elaborar un baremo con criterios explícitos y tasa-
dos para dar respuesta a las reclamaciones que se hacen desde la comunidad universitaria. El resul-
tado de ese trabajo se traslada a la Conferencia de Decanos de Economía y Empresa (CONFEDE)
y el 4 de octubre de 2010, después de un intenso debate y unas pequeñas modificaciones sobre el
texto original (que los Rectores aceptan) se aprueba por unanimidad. Estos baremos consisten en
establecer distintas puntuaciones para los artículos científicos, según los índices donde están inde-
xados y son los siguientes:
286
CANCELO MÁRQUEZ, MAITE Y BASTIDA DOMÍNGUEZ, MARÍA
CIRIEC-ESPAÑA Nº 78/2013
www.ciriec-revistaeconomia.es
6.- Algunas solucionespropuestas
a)
Publicaciones del JCR en el SSCI y SCI situadas en el primer cuartil: 12 puntos
b)
Publicaciones del JCR en el SSCI y SCI situadas en el segundo cuartil: 10 puntos
c)
Publicaciones del JCR en el SSCI y SCI situadas en el tercer cuartil. Publicaciones en el pri-
mer cuartil del INRECS, o indexadas en SCOPUS: 8 puntos
d)
Publicaciones del JCR en el SSCI y SCI situadas en el cuarto cuartil. Publicaciones en el
segundo cuartil del INRECS, o indexadas en ECONLIT, IBSS, o catalogo seleccionado de
LATINDEX: 7 puntos
e)
Libros científicos y capítulos en libros científicos en editoriales de prestigio internacionales,
con sistema de evaluación: de 6 a 8 puntos
f)
Libros científicos y capítulos en libros científicos en editoriales de prestigio nacionales, con sis-
tema de evaluación: 6 puntos (a valorar).
Además, dada la poca claridad en otros aspectos recogidos en el procedimiento de evaluación,
se incorporan las siguientes notas:
Nota1: No se penalizará las contribuciones firmadas por hasta 4 autores. A partir de un número
superior se ponderará a la baja en un 10% por cada firmante adicional
Nota 2: Se requerirá acumular un mínimo de 30 puntos con las cinco contribuciones presentadas,
para obtener una valoración positiva.
Estos baremos propuestos, se pueden justificar para las áreas de economía y empresa por las
siguientes razones:
Ya en los criteriosde evaluaciónque publica la Presidentade la ComisiónNacionalEvaluadora
de la Actividad Investigadora (CNEAI) se recogen como aportaciones ordinarias los artículos
en revistas recogidas en listados de JCR del SSCI y del SCI (del ISI), la SCOPUS, LATINDEX,
DICE-CINDOC. Lo que los decanos y decanas junto con los rectores han hecho es el trabajo
de
ordenarlas y puntuarlas en función de la relevancia académica de dichas bases de
datos
, primando las internacionales pero no excluyendo las nacionales, dado que muchas de
ellas son de elevada calidad dentro de su campo científico, incluso en el ámbito internacional,
aunque no estén recogidas en el JCR.
Hay un informe de la Dirección General de la Investigaciónde la Comisión Europea (
European
Comission
, 2003) sobre los indicadoresde ciencia y tecnología,donde se recoge que es acon-
sejable utilizar
otras bases de datos
para complementar la del JCR del SSCI y del SCI del
ISI, ya que, a pesar de que es una base muy completa, no representa de igual forma la inves-
tigación de todos los campos científicos ni a los investigadores de todos los países, por lo que
usarla de forma exclusiva en el análisis del avance de la ciencia y la tecnología no reflejará las
tasas de crecimiento reales de publicación de los países.
Se entiende que hay revistas españolas que reúnen los criterios de calidad exigidos por ins-
tituciones (o empresas como el ISI- Institute for Scientific Information),que están validados por
287
LA EVALUACIÓN DE LA INVESTIGACIÓN EN ESPAÑA: LOS SEXENIOS EN LAS ÁREAS DE
ECONOMÍA Y EMPRESA
(pp. 265-292)
CIRIEC-ESPAÑA Nº 78/2013
www.ciriec-revistaeconomia.es
otras importantes bases aunque no sean anglosajonas (véase Catálogo seleccionado de
Latindex, el cual recoge los criterios de calidad que cumplen las revistas, y exige un mínimo
de criterios cumplidos para poder estar en el catálogo). Por ello, aunque se da más puntua-
ción a las publicacionesindexadasen primeroscuartilesdel JCR, a las revistasdel tercer cuar-
til se le aplicará la misma puntuación que las revistas recogidas en SCOPUS, ya que es la
base que internacionalmente está siendo más reconocida.
En cuarto lugar, recogemos las revistas de Econlit (base de datos específica de revistas de
economía y empresa elaborada por la
American Economic Association
) y la IBSS (de la
London School of Economics
) ya que son catálogos utilizados en países anglosajones para
la evaluación de la investigación.
En este mismo puesto incluimos el catálogo seleccionado de Latindex ya que, como señala-
mos anteriormente, recoge revistas publicadas en países latinoamericanos pero que cumplen
unos criterios de calidad equivalentes a los exigidos por las bases anglosajonas.
En quinto y sexto lugar se recogen las puntuaciones para libros y capítulos de libros, que son
más difíciles de sistematizarque en el caso de las revistas científicas,pero es necesario avan-
zar en este tema ya que es una de las formas de publicación y de difusión de la investigación,
por lo que
no se pueden quedar al margen en la evaluación
.
A lo largo de este trabajo se han presentado datos que indican que es necesaria una urgente
reforma del procedimiento de evaluación de la actividad investigadora del profesorado en España,
especialmente en las áreas de Economía y Empresa, cuyos investigadores e investigadoras están
siendo evaluadoscon más “dureza”que el pertenecientea otras áreas de la rama de CienciasSociales
y Humanidades.
El sexenio de investigaciónaunque nace como un complementoretributivohoy en día es un requi-
sito básico para optar a plazas de profesorado, participar en doctorados o para obtener proyectos
de investigación… En definitiva, el sexenio se ha convertido en un indicador de referencia en la polí-
tica científicaespañola,por lo que la reformadel procedimientono puede ser retrasadapor más tiempo.
Hemos visto que las críticas al procedimiento son numerosas y cualificadas, que las propuestas
son claras y precisas y que hay un amplio apoyo de la comunidad científica hacia este cambio, sobre
todo en las áreas más afectadas por los resultados negativos, como son las de economía y empresa.
288
CANCELO MÁRQUEZ, MAITE Y BASTIDA DOMÍNGUEZ, MARÍA
CIRIEC-ESPAÑA Nº 78/2013
www.ciriec-revistaeconomia.es
7.- Conclusiones y recomendaciones
La reforma debe ir encaminada en el establecimiento en la evaluación de unos criterios y baremos
objetivos y cuantificables, que garanticen la transparencia y la equidad en su aplicación, que reduzca
la gran disparidad existente entre los resultados de las áreas de conocimientoy que deberán ser cono-
cidos, no sólo antes de la presentación de las solicitudes de evaluación, sino con la suficiente ante-
lación para que los investigadorespuedan adaptar su perfil investigadora dichos criteriosy los cambios
que se puedan producir a lo largo del tiempo. En particular se tendrá en cuenta la publicación en las
lenguas españolas u otras que resulten adecuadas a la temática de la investigación ya que la inves-
tigación y su difusión no son iguales en todas las áreas, por lo que no puede ser evaluada con crite-
rios únicos.
Además, no podemos obviar toda la investigación que realiza el profesorado a lo largo del periodo
de 6 años y reducirla únicamente a la publicación de 5 artículos en revistas especializadas. Tampoco
podemos reducir el reconocimiento (evaluación positiva) a los artículos publicados en revistas inde-
xadas en única base de referencia, el JCR del SSCI, ya que esto provoca los importantes sesgos en
los resultados de la evaluación entre las distintas áreas de conocimiento. El SSCI es una base inter-
nacional de referencia pero no es la única. El reconocer otras bases en las que están indexadas las
revistas de economía como SCOPUS, Econlit o el Catálogo seleccionado de Latindex ampliaría el
número de revistas en las que los investigadores de estas áreas pueden publicar, y que esta investi-
gación sea reconocida en su evaluación. Asimismo, es fundamental valorar adecuadamente las revis-
tas españolas de calidad, tal y como hacen en otros países, como Francia, que reconocen (al mismo
nivel que las publicaciones en revistas del JCR del SSCI) las publicaciones de sus investigadores en
revistas nacionales que son evaluadas previamente por organismos similares a los que también exis-
ten en España, como por ejemplo el In-Recs o la FECYT.
También es necesaria una mayor transparencia en la selección de las Comisiones de Expertos
(en el sentido de que sean escogidas por sorteo), en la aplicación de ponderaciones a las puntuacio-
nes en función del número de firmantes de los trabajos y en la resolución de las reclamaciones (que
sean revisadas por órganos distintos de los que realizaron la evaluación).
En esta línea, los importantes trabajos realizados por la Conferencia de Decanos de Economía y
Empresa y los rectores de estas áreas en los últimos años, el también importante informe del Defensor
universitario de Huelva o las recomendaciones del Defensor del Pueblo (2004) son de especial inte-
rés porque dan unas pautas con las que podemos estar de acuerdo la gran mayoría de los investiga-
dores de estas áreas y que, sin duda, de ponerse en marcha, contribuirán de forma notable al impulso
y la mejora de la investigación de estas áreas en España.
289
LA EVALUACIÓN DE LA INVESTIGACIÓN EN ESPAÑA: LOS SEXENIOS EN LAS ÁREAS DE
ECONOMÍA Y EMPRESA
(pp. 265-292)
CIRIEC-ESPAÑA Nº 78/2013
www.ciriec-revistaeconomia.es
AGRAÏT N. & POVES, A. (2009):
Informe 2009 sobre los resultados de las evaluaciones de la CNEAI.
Memorias, Informes y Trabajos. Disponible en: http://www.mecd.gob.es/ministerio-mecd/organi-
zacion/organismos/cneai/memorias-informes.html (último acceso: 30/05/2013).
AMIN, M. & MABE, M. (2000): “Impact Factors: use and abuse”,
Perspectives in Publishing
, 1, 1-6.
BENSMAN, S.J. (2008): “Distributional differences of the Impact Factor in the sciences versus the
social sciences: An analysis of the probabilistic structure of the 2005 Journal Citation Report”
,
Journal of the American Society for Information Science and Technology
, 59, 9, 1366-1382.
BERMEJO, C. (2013): “Físicos contra burócratas”. La Voz de Galicia, 22 de mayo de 2013. Disponible
en:
cratas/0003_201305G22P18992.htm (último acceso: 30/07/2013).
BUELA-CASAL, G. (2003): “Evaluaciones de la calidad de los artículos y de las revistas científicas:
propuesta del factor de impacto ponderado y de un índice de calidad”,
Psicothema
, 15,1, 23-35.
BUELA-CASAL, G. (2007): “Reflexiones sobre el sistema de acreditación del profesorado universita-
rio de Universidad en España”,
Psicothema
, 19, 3, 473-482.
BUELA-CASAL, G. & SIERRA, J.C. (2007): “Criterios, indicadores y estándares para la acreditación
de profesores titulares y catedráticos de Universidad”,
Psicothema
, 19, 4, 537-551.
BUELA-CASAL, G. & ZYCH, I. (2012): “What do the scientists think about the impact factor?”
Scientometrics
, 92, 2, 281-292.
CANCELO, M.T. & GUISÁN, M.C. (2007); “Docencia e investigación universitaria de la Economía
Aplicada en España: problemas generales y relaciones de la Economía Mundial con otras espe-
cialidades del área”. En:
IX Reunión de Economía Mundial
. Sociedad de Economía Mundial,
Madrid, abril de 2007.
CHAVES, R. (2012): “La revista CIRIEC-España, mecanismo de institucionalización de la investiga-
ción en economía social en España”. Disponible en: http://www.ciriec-revistaeconomia.es/docu-
mentos/referencias/revista_ciriec.pdf
CNEAI (2009):
Tablas de resultados por Universidades. Informe 2009 sobre los resultados de las eva-
luaciones
de
la
CNEAI.
Disponibles
en:
mecd/organizacion/organismos/cneai/memorias-informes.html (último acceso: 30/05/2013).
DELGADO-LÓPEZ, E. & CABEZAS-CLAVIJO, A. (2013): “Ranking journals: could Google Scholar
Metrics be an alternative to Journal Citation Reports and Scimago Journal Rank?”,
Learned
Publishing
290
CANCELO MÁRQUEZ, MAITE Y BASTIDA DOMÍNGUEZ, MARÍA
CIRIEC-ESPAÑA Nº 78/2013
www.ciriec-revistaeconomia.es
8.- Bibliografía
EUROPEAN COMMISSION (2003):
Third European Report on Science & Technology Indicators 2003.
Towards a knowledge-basedeconomy
, Directorate-Generalfor Research Knowledge-basedecon-
omy and society. Competitiveness, economic analysis and indicators.
DEFENSOR UNIVERSITARIO DE LA UNIVERSIDAD DE HUELVA (2007): “Informe del Defensor
Universitario al Claustro Universitario de la Universidad de Huelva. Curso 2006/2007”, Diciembre
de 2007.
ESCRIBANO SOTOS, F. & PARDO GARCÍA, I. (2005): “La función del profesor universitario de eco-
nomía ¿docente o investigador?”,
Estudios de Economía Aplicada
, 23-3, 685-707.
GARFIELD, E. (1955): “Citation indexes for science: a new dimension in documentation through asso-
ciation of ideas”,
Science
, 122, 108-111.
GUISAN, M.C. (2005): Universities and Research Expenditure in Europe and the USA, 1993-2003: An
Analysis of Countries and Regions.
Regional and Sectoral Economic Studies,
5(2), 35-46.
GUISÁN, M.C. & CANCELO, M.T. (2006a): “La investigación universitaria en España y en Europa:
financiacióny contribuciónal desarrolloeconómico,1990-2005”.En:
Actas de la XX Reunión Anual
de ASEPELT
. ASEPELT, La Laguna, junio de 2006.
GUISÁN, M.C. & CANCELO, M.T. (2006b): “Indicadoresde produccióncientíficaen Economía,Ciencia
y Tecnología: Análisis Comparativo de España, Unión Europea y Estados Unidos, 2001-2006”,
Estudios Económicos de Desarrollo Internacional, 6(2), 37-57.
GUISÁN, M.C. & AGUAYO, E. (2005): “Gasto en I+D, desarrollo económico y empleo en las regio-
nes españolas y europeas”,
Estudios de Economía Aplicada
, 23(3), 637-662.
KÖHLER, H-D. (2013): “La disidencia académica y el compromiso científico”,
El País
, 14/06/2013.
Disponible en: http://elpais.com/elpais/2013/06/06/opinion/1370546845_191006.html (último
acceso: 30/07/2013).
MALVÁREZ
,L
. (2007): “Informe sobre las deficiencias materiales y procedimentales en la evalua-
ción de los tramos de investigación por la Comisión Nacional Evaluadora de la Actividad
Investigadora”.
Defensor
Universitario
de
la
Universidad
de
Huelva.
Disponible
en:
MARÍ, S. (2012): “Una primera aproximación a la valoración de las revistas científicas españolas de
Economía”. Disponible en:
MARÍ, S. (2012): Manifiesto de profesores de universidad sobre la evaluación de la actividad investi-
gadora (sexenios). Disponible en: http://www.usc.es/economet/forounives.htm (última consulta:
30/05/2013).
MURILLO, F.J. (2008): “La evaluaciónel profesoradouniversitarioen España”,
Revista Iberoamericana
de Evaluación Educativa,
1(3), 30-45.
291
LA EVALUACIÓN DE LA INVESTIGACIÓN EN ESPAÑA: LOS SEXENIOS EN LAS ÁREAS DE
ECONOMÍA Y EMPRESA
(pp. 265-292)
CIRIEC-ESPAÑA Nº 78/2013
www.ciriec-revistaeconomia.es
PELECHANO, V. (2002): “Presentación del Monográfico 2002. La valoración de la actividad cientí-
fica”,
Análisis y Modificación de Conducta
, 28, 311-316.
PULIDO, A. (2005): “Indicadores de calidad en la evaluación del profesorado universitario”,
Estudios
de Economía Aplicada
, 23(3), 667-684.
ROMÁN, A. & GIMÉNEZ, E. (2012): “Prestigio de las revistas españolas de economía. Hábitos de
trabajo de los profesores de los Departamentos de Economía de las universidades públicas
españolas”, Disponible en:
RUIZ-PÉREZ, R., DELGADO, E. & JIMÉNEZ-CONTRERAS, E. (2010): “Principios y criterios utiliza-
dos en España por la Comisión Nacional Evaluadora de la Actividad Investigadora (CNEAI) para
la valoración de las publicaciones científicas: 1989-2009”,
Psicothema
, 22, 4, 898-908.
SAN SEGUNDO, M.J. (2005): “Promoción y remuneración del profesorado universitario: de la LRU a
la LOU”,
Hacienda Pública Española
, 172, 93-117.
SMITH, D.R (2012): “Impact factors, scientometrics and the history of citation-based research”,
Scientometrics
, 92, 2, 419-427.
STERN, D.I. (2013): “Uncertainly Measures for Economics Journal Impact Factors”,
Journal of
Economic Literature
, 51, 1, 173-189.
VANCLAY, J.K. (2012): “Impact factor: outdated artifact or stepping-stone to journal certification?”,
Scientometrics
, 92, 2, 211-238.
ANEXO
Relación de campos recogidos en las tablas de este estudio, a partir de los datos publicados por
la CNEAI y utilizados en el informe elaborado por Agraït y Poves:
Campo 1.- Química
Campo 2.- Matemáticas
Campo 3.- Física
Campo 4.- Biología Celular y Molecular
Campo 5.-Ciencias Biomédicas
Campo 6.- Ciencias de la Naturaleza
Campo 7.- Ingenierías: Tecnologías Mecánicas y de la Producción
Campo 8.- Ingenierías de la Comunicación, Computación y Electrónica
Campo 9.- Arquitectura, Ingeniería Civil, Construcción y Urbanismo.
Campo 10.- Ciencias Económicas y Empresariales.
Campo 11.- Derecho y Jurisprudencia.
Campo 12.- Geografía.
Campo 13.- Ciencias Sociales, Políticas, del Comportamiento y de la Educación.
Campo 14.- Historia y Expresión Artística.
Campo 15.- Filosofía, Filología y Lingüística.
292
CANCELO MÁRQUEZ, MAITE Y BASTIDA DOMÍNGUEZ, MARÍA
CIRIEC-ESPAÑA Nº 78/2013
www.ciriec-revistaeconomia.es
logo_pie_uaemex.mx