Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
23
CUADERNOS FHyCS-UNJu, Nro. 21:23-39, Año 2003
* Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales - Universidad Nacional de Jujuy - Unidad de
Investigación en Historia Regional - Otero 262 - CP 4600 - San Salvador de Jujuy - Jujuy - Argentina
/ CONICET.
Correo Electrónico
: eraspi@unsa.edu.ar
SOBRE TENDEROS Y PULPEROS:
MINORISTAS URBANOS DESALTA Y JUJUY. (SIGLO XIX)
(TENDEROS AND PULPEROS: URBAN PETTY MERCHANTS OF SALTA AND
JUJUY IN THE 19
th
CENTURY)
EMMA T. RASPI*
RESUMEN
El trabajo analiza las modalidades de organización de los comercios urbanos
abocados a la actividad minorista, de los mercados de las ciudades de Salta y de
San Salvador de Jujuy, durante el siglo XIX, para lo cual se identificaron los diversos
tipos de establecimientos abiertos al público, algunas estrategias que llevaron a
cabo en sus negocios, los nexos y/o conflictos con grandes mercaderes, como así
también los cambios que experimentaron durante esta etapa, plagada de turbulencias
políticas y bélicas.
Por otra parte, el creciente número de tiendas, pulperías y otros
establecimientos, da testimonio del dinamismo económico que lograron mantener
estas ciudades, a pesar de los conflictos iniciales del siglo y son asimismo
indicadores de la intensidad de la potencialidad de la sociabilidad urbana, variable
que también se toma en cuenta en este estudio.
Palabras Clave:
Casas comerciales - minoristas urbanos - sociabilidad popular.
ABSTRACT
This paper analyzes the petty merchant in the nineteenth-century urban centers
of Salta and San Salvador de Jujuy in a comparative perspective. The types of
establishments, their commercial strategies, and their contacts and conflicts with
other merchants are examined. The effects of war and political problems for these
merchants are also taken in to account. Despite the political turmoil, the small-
scale commercial establishments thrived during this period. These places were
important centers of sociability for the urban lower orders, despite attempts by city
governments to restrict them.
Key Words:
Shops - urban retailers - popular sociability
INTRODUCCIÓN
Durante la primera mitad del siglo XIX, las ciudades de Salta y San Salvador
de Jujuy experimentaron ciertos procesos sociales similares, como lo fueron los
24
EMMA T. RASPI
ritmos relativamente paralelos de crecimiento urbano, a pesar de las conflictivas
turbulencias políticas y bélicas del período revolucionario. Asimismo se profundizaron
ciertos matices propios de la estructuración social típica de las sociedades
comerciales modernas y donde lógicamente los límites entre pasado colonial y
modernidad se presentaron confusos. Tales fenómenos actuaron como telón de
fondo del proceso en que dificultosamente estas ciudades buscaron lograr una lenta
y progresiva integración económica de la región con la economía internacional(1).
Desde tiempos coloniales ambas se habían distinguido por sus nutridos
movimientos comerciales, a escala regional e inter-regional pues se ubicaban sobre
los caminos que conectaban a las pampas rioplatenses con los mercados de las
minas de plata altoperuanos. El comercio de ganado en particular, había contribuido
a otorgarles una destacable fisonomía mercantil, pues los centros de reunión para
la compra-venta de ganado o los lugares de invernada de las mulas se ubicaban en
puntos muy cercanos a estos espacios urbanos.
En tal sentido, los sectores mercantiles que residían en estas plazas y se
aventuraron en los diversos circuitos y redes comerciales, profundizaron la práctica
de desarrollar sus operaciones a partir de tiendas, almacenes y pulperías. La
tendencia creciente en el número de estos establecimientos en ambas ciudades
dio testimonio del dinamismo económico que lograron mantener; a pesar de los
conflictos iniciales del siglo y fueron, asimismo, indicadores de la intensa
potencialidad de la sociabilidad urbana.
A la luz de tal proceso se hace pertinente el estudio de los comerciantes y
sus casas mercantiles, pues permite conocer de manera concreta el funcionamiento
del mercado y la compleja articulación de los intereses en juego, la dinámica de los
flujos mercantiles que estaban bajo el control de dichas empresas y la importancia
que tuvo el capital comercial en las economías. Asimismo constituye un aporte a la
historia social, al develar la amplia y diversa gama de intereses que entraban en
juego en torno a sus funcionamientos, dadas las relaciones que mantenían con
grandes comerciantes, los poderes gubernamentales y el común de la población.
Los grupos mercantiles fueron un elemento central en el escenario urbano,
por lo tanto detentaron un innegable peso en la vida de tales mercados y les
imprimieron una indeleble fisonomía mercantil. La ciudad significaba una base para
sus operaciones pues desde allí
operaban
tanto los grandes comerciantes que
conformaron parte de las elites, como aquellos que tenían pequeñas tiendas o
pulperías e incluso los que pregonaban en la vía pública sus mercancías. Cabe
señalar entonces que los individuos seleccionados para este estudio corresponden
a la categoría de
“mercaderes”
que emplea Catherine Lugar(Lugar: 1992) puesto
que ofrecían su mercancía en mostradores, es decir en diversos tipos de
establecimientos mercantiles. Tal selección si bien omite la consideración de un
importante sector como el de los
“comerciantes itinerantes”
, nos permite abordar la
trama social del tejido urbano pues involucra a una variedad de individuos provenientes
de diferentes condiciones sociales.
En virtud de este recorte y para determinar quiénes y con qué características
intervinieron en estos mercados urbanos seleccionamos en primer término, una
nómina con los individuos que pagaban el impuesto de patentes por sus
25
CUADERNOS FHyCS-UNJu, Nro. 21:23-39, Año 2003
establecimientos de carácter comercial, tales como tiendas, almacenes y pulperías.
La comparación a intervalos regulares nos permitió observar su evolución y
permanencia en los mercados señalados.
Para comprender el entramado de la estructuración social de estos actores,
debimos recurrir a una amplia variedad de fuentes(2). A partir de este corpus
documental intentamos dar solución al problema referido a la dificultad y el esfuerzo
analítico que requiere “descubrir la voz” de la gran cantidad de individuos abocados
al menudeo y que conformaron el contingente de los sectores populares, pues las
fuentes oficiales dan cuenta de ellos indirectamente y la documentación de carácter
privado de estos sectores es sumamente exigua.
Al analizar al sector tuvimos en cuenta dos vertientes de análisis una de
carácter económico y otra referida a las pautas de sociabilidad. Es decir que
abordamos el estudio del sector desde lo siguiente: los diferentes tipos de casas
comerciales definidas fundamentalmente a partir de su peso económico y sus roles
de sociabilidad.
-
De acuerdo al tipo de impuestos que pagaban por estos establecimientos, en
los que contaba el capital invertido, realizamos algunas aproximaciones sobre
los montos del capital con que usualmente operaban y por otra parte las
posibilidades de acceder o bien de otorgar créditos.
-
De acuerdo a la legislación que pautaba las normas de conducta de la clientela
en tales establecimientos es posible abordar las características y funciones que
cumplían como centros de sociabilidad pública, especialmente frecuentados
por los sectores populares.
También abordamos a los actores sociales a partir del status que gozaban
dentro de su corporación, es decir entre sus pares y en la comunidad, también
aludimos a la participación femenina y finalmente esbozamos algunas pautas sobre
el carácter de las relaciones entre estos sectores y las autoridades locales.
Consideramos que estos criterios constituyen factores que permiten visualizar la
naturaleza de las diferenciaciones sociales.
Cabe acotar que en el presente trabajo se reflejan los primeros resultados
sobre la temática presentada, por lo cual sólo es posible ofrecer por el momento
una descriptiva visión de conjunto sobre las casas comerciales analizadas(3).
TIPOS DE CASAS COMERCIALES
La expresión casa comercial, además de su alusión al espacio físico, puede
ser entendida como la empresa particular donde se agrupaban variadas actividades
mercantiles y financieras, y fue el fundamento de diversas formas de negociar en el
ámbito de lo privado(4). El conjunto de establecimientos así entendidos, estaba
compuesto por una variedad de negocios que se diferenciaban entre sí por los
montos con que operaban y por ende los alcances de sus actividades mercantiles,
los tipos de productos que expendían y los diferentes roles de sociabilidad que
cumplían; así en las ciudades de Salta y Jujuy operaban Tiendas, Almacenes,
Boticas, Cafés y Pulperías.
Dentro de tan amplio espectro, nos ocuparemos de esa gran mayoría de
26
EMMA T. RASPI
comercios urbanos abocados específicamente a la actividad minorista(5) y a las
pulperías en particular. Algunos de los dueños de estos establecimientos fueron
operadores en las redes mercantiles a escala regional y local con volúmenes
reducidos. De acuerdo a la clasificación de Catherine Lugar, este nutrido sector
social correspondería al de los
mercaderes minoristas(6)
.
HACIA UNA ANATOMÍA DE LA EMPRESA MINORISTA
Clasificación de acuerdo a los productos de venta:
Las tiendas
de ambas ciudades se caracterizaban por ofertar en sus
mostradores un amplio abanico de mercaderías destinadas al comercio mayorista
preferentemente, de los cuales los efectos de ultramar constituían el grueso de los
artículos de oferta(7), seguidos por efectos del país provenientes del comercio
regional(8); éstos últimos se ofertaban al público en general y a pulperos en particular.
También proveían a los talleres artesanales con herramientas, muebles o insumos
específicos(9). El abastecimiento de los talleres permitía a su vez establecer vínculos
con los maestros artesanos y ofrecer sus productos manufacturados(10). De acuerdo
a ello, las tiendas constituían centros de oferta y demanda de diversos artículos(11)
y un punto de operaciones para el comerciante itinerante, desde donde se conectaba
y operaba con otros mercados(12).
Los almacenes
al igual que los tenderos de las primeras categorías invertían
importantes capitales en sus establecimientos y les era permitido vender al mayoreo
o menudeo indistintamente; excepto los
almacenes
de caldos,
que sólo podían
hacerlo al por mayor para evitar conflictos con los pulperos. En general se
especializaban en el comercio de un solo tipo de producto; así es que en la ciudad
de Salta se abrieron almacenes de caldos y aguardiente, azúcar, quinquillerías y de
maderas. Hacia 1850 la distinción entre tiendas y almacenes se enturbia y se
confunde; en la terminología cotidiana se usaron indistintamente ambos términos y
para el fisco sólo los almacenes de caldos se consideraron como establecimientos
diferentes.
Por su parte,
las pulperías
se distinguieron de otros establecimientos pues
eran casas de
venta al menudeo
específicamente, donde se expendían artículos de
gran variedad, especialmente bebidas alcohólicas para el abasto de la ciudad o del
mercado local. Sus dimensiones edilicias variaban desde cuartos con mostrador y
mesas para la atención al público(13), hasta pequeños espacios reducidos a los
umbrales de las puertas de las “
casuchas”
particulares(14).
Durante las primeras décadas del siglo XIX se fue delimitando el concepto de
pulpería y lo que debía venderse en ellas. Ello se vislumbra en la ciudad de Jujuy a
partir de 1810, cuando las autoridades coloniales exigieron cumplimentar el derecho
de composición por parte de las pulperías, considerando como tales a todos los
establecimientos donde se expendía algún producto. Ante las dificultades para
cumplir con las medidas impositivas, especialmente entre las mujeres que expendían
pan o frutas y aquellas donde se ofrecían artículos de “mui escaso giro”(15), surgió
la necesidad por parte de las autoridades locales, de especificar quiénes debían
cumplir con la carga fiscal, por lo que resolvieron considerar como pulpería a aquellas
27
CUADERNOS FHyCS-UNJu, Nro. 21:23-39, Año 2003
casas donde además de los productos de abasto “
se vendan vinos, aguardiente o
mistela.”
(16). Gradualmente la legislación posterior hizo un recuento más analítico
de los artículos permitidos para la venta, los que se agruparon en tres rubros:
bebidas
alcohólicas
para el consumo en el lugar o bien “para llevar” en pequeñas
cantidades(17)
, efectos de ultramar por escaso capital(18) y
especialmente
efectos
del país
, excepto los que expendían los vendedores ambulantes: como frutas,
verduras y leña(19). Las pulperías también ofrecían artículos manufacturados a nivel
local, como velas, jabón, cigarrillos, algodón, harinas, pan y quesos(20), aunque
generalmente los ofertaban los mismos productores.
Hacia mediados del siglo XIX, el importante crecimiento del mercado de la
ciudad de Salta obligó a las autoridades locales a legislar y diferenciar con mayor
rigurosidad a los distintos tipos de establecimientos. San Salvador de Jujuy, en
cambio, era una ciudad más pequeña en la que los límites entre lo urbano y lo rural
se presentaban más difusos, como así también las diferencias en las pautas
culturales de las diversas jerarquías sociales. Quizás por esta razón las distinciones
entre pulperías y tiendas eran poco notables; al menos para los fines que perseguían
las autoridades locales, quienes decidieron legislar a todos los establecimientos
comerciales por igual es decir que los impuestos se pagaran de acuerdo al capital
invertido y no de acuerdo al tipo de casa comercial.
No obstante las divisiones establecidas por las autoridades, la diversidad de
comercios resulta más compleja de lo que parece a simple vista, pues en ambas
ciudades se instalaron diversos establecimientos polifuncionales, como en el caso
de los diversos tipos de casas – taller – pulpería(21), propiedad de algunos maestros
artesanos de diversos rubros que buscaban de esta manera ampliar sus recursos.
Al parecer, en ciertas oportunidades la actividad mercantil resultaba más redituable,
por lo cual algunos maestros como el herrero Mariano Gonzalez, terminaron por
abocarse preferentemente a la actividad mercantil a través de la atención de pulperías
o tiendas de importante categoría(22).
CUESTIONES ATINENTES A LAS JERARQUÍAS SOCIOECONÓMICAS
Entre las casas comerciales operaba una jerarquía determinada por la
capacidad de la empresa mercantil y la posición socioeconómica del
comerciante(Yuste:1998). La condición de almacenero o tendero la ejercían,
generalmente, grandes comerciantes que se abocaron a todas las gamas a las que
la actividad mercantil les permitía acceder. En sus tratos y contratos disponían de
variadas capacidades de inversión, pues además de ofrecer artículos al mayoreo(23),
provenientes de circuitos comerciales regionales o interregionales)(24), combinaron
sus negocios con algunos de carácter financiero como el de ser prestamistas de
importantes montos de capital(25), o bien, apoderados de otros mercaderes de
igual o menor categoría(26).
Si bien el emporio mercantil era mayor cuando se alcanzaba la categoría de
dueño de almacén o tienda, no era una condición indispensable para llevar a cabo
operaciones de gran envergadura. Tal era el caso de pequeños tenderos que sólo
contaban con un modesto establecimiento y que para mantenerlo debían asociarse
28
EMMA T. RASPI
con otros comerciantes, o bien alquilaban sus locales para incrementar las
ganancias(27).
Un punto que queda sujeto a un estudio más profundo se refiere a las vías de
acceso al rubro. Por el momento podemos señalar que eran diversas y dependían
de la categoría del establecimiento. En general, la empresa comercial de estas
ciudades no escapó a la tendencia manifiesta en Latinoamérica, es decir que se
trataba básicamente de empresas familiares; por lo tanto el flujo de pulperos y
tenderos provenía de familias inscriptas en el mismo rubro mercantil. Otra vía de
acceso la constituían los talleres artesanales, a través de la figura de los maestros
a cargo de ellos; quienes en más de una oportunidad terminaron volcando sus
intereses en la empresa comercial(28). De todos modos queda claro que dentro de
la cosmovisión de las comunidades locales y de los sectores populares en particular,
el acceso a la actividad mercantil era vista como una posibilidad de ascenso
económico y de status social.
Por su parte, el numeroso grupo de pulperos se distinguía de los tenderos
pues provenían de sustratos sociales diferentes; al analizar las listas nominativas
de pulperos, vemos que difícilmente figuran entre los apellidos emparentados con
las elites locales (29) y por otra parte, sólo un reducido número de propietarios de
pulperías pertenecía al grupo de los importantes comerciantes que componía la
matrícula de integrantes del Tribunal de Comercio.
Los efectos de comercio que se expendía en las pulperías eran escasos en
relación con los de las tiendas; ello dio lugar a una clasificación de los
establecimientos, según los cuales variaron las exigencias fiscales. Tanto en Salta
como en Jujuy, durante las primeras décadas del siglo XIX, las pulperías fueron
distinguidas en dos clases: de
primera
y de
segunda categoría,
de acuerdo al monto
invertido en efectos de ultramar(30);
esta medida fue tomada para evitar los conflictos
por la competencia con los dueños de las tiendas.
Seleccionamos una muestra obtenida durante el año de 1814 en la ciudad de
Jujuy(31), la cual indica que todas las pulperías operaban con una reducida cantidad
de insumos, que no superaban los doscientos pesos; la mayoría con mercaderías
que oscilaban entre los doscientos y cien pesos y sólo un pequeño número de
comerciantes era propietario de establecimientos de menores dimensiones; tal vez
porque en ese entonces, era más rentable sacar un permiso de vendedor ambulante.
Cuadro N°1:
Distribución de las pulperías de Jujuy según el valor de los efectos con que operaban.
Fuente: AHS CG. 1813 N°2 Documento con fecha del 12 – 12 - 1814 (32)
A mediados de la década de 1830, la legislación estableció que la
categorización de las pulperías debía hacerse según los
valores en venta de
cada establecimiento
. El giro de la legislación al respecto, tenía como objetivo
establecer las cargas impositivas según las dimensiones comerciales de cada grupo
$ 200 a $ 150
$ 149 a $ 100
$ 199 a $ 50
Menos de $ 50
13
8
2
5
29
CUADERNOS FHyCS-UNJu, Nro. 21:23-39, Año 2003
dentro del sector(33).
Posteriormente, a mediados de siglo, la difusión de pequeños
establecimientos de escaso capital dio lugar a la división en cuatro categorías. La
clasificación se establecía según los montos estipulados para todos los
establecimientos comerciales, siendo de menor valor los correspondientes a pulperías.
Cuadro N° 2:
Clasificación de los comercios de Jujuy, de acuerdo a los valores en venta.
Compilación de Leyes y Decretos. 1835 – 1889 de la Provincia
Tanto en la ciudad de Salta como en la de Jujuy, la difusión del número de
pulperías estaba en estrecha relación con la categorización de cada establecimiento.
Las más difundidas eran las de
cuarta categoría,
y el número de establecimientos
disminuía a medida que aumentaba la categoría; tal composición se mantuvo estable
a lo largo de todo el período en ambas ciudades. De acuerdo a ello, es posible
apreciar la magnitud del crecimiento urbano a escala minorista, una vez que cesaron
los conflictos bélicos.
Un dato significativo se refiere a la participación femenina en estas actividades,
ya que las mujeres de ambas ciudades se volcaron a las actividades comerciales
con mayor intensidad que las de otros mercados urbanos de mayor volumen; tal el
caso de Buenos Aires, donde sólo participaba una sola mujer hacia fines del siglo
XVIII (Mayo: 2000).
Otro criterio que marca una significativa diferencia entre las pulperías y las
tiendas o almacenes, se refiere a la proporción de mujeres que se volcaron a tales
actividades. Si bien es cierto que la cantidad de propietarias de pulperías era reducida,
no constituía un fenómeno poco frecuente; en ambas ciudades su número fue
creciendo a lo largo de toda la etapa estudiada, aunque siempre con una participación
menor a la masculina, lo cual manifiesta la permanencia de la tendencia a delegar
en los hombres las actividades mercantiles. Por otra parte, las condiciones en que
las mujeres tuvieron acceso a estas fuentes de trabajo fueron marginales, pues la
mayoría contaba con pulperías de
cuarta categoría
; es decir, pequeños
establecimientos de manifiesta pobreza; sólo algunas de ellas lograban mejores
éxitos en sus historias comerciales.(Véase Gráficos N° 1 y 2)
Con el objeto de obtener mejores oportunidades de ganancias, algunas mujeres
combinaban las actividades de producción de algunos insumos elaborados en el
ámbito del hogar y los comercializaba en sus establecimientos(34). En otras
oportunidades la atención de la pulpería constituía un negocio familiar, en el que las
mujeres se encargaban de la atención de la pulpería, mientras el esposo viajaba
para proveerse de los insumos necesarios para la venta(35).
La gran mayoría de los pulperos se dedicaba especialmente a la atención
personal de sus negocios, sin embargo varios de ellos alternaron esta actividad con
la de ser pequeños operadores comerciales a escala reducida(36). Por esta razón
1° Clase
2° Clase
3° Clase
4° Clase
Superior a los 6000 $
Entre 6000 $ y 3000 $
Entre 3000 $ y 1500 $
Menos de 1500$
30
EMMA T. RASPI
encontramos que algunos de ellos realizaban largos viajes hasta diversos puntos,
tales como las provincias de la región de Cuyo, diversas localidades de Bolivia y
otras. La mayoría de los individuos que estudiamos se caracterizaban por establecer
sus conexiones mercantiles con una sola región proveedora de ciertos artículos
característicos(37). Es necesario destacar que en general este tipo de combinación
en las actividades eran llevadas a cabo por comerciantes con pulperías de
“primera
y segunda categorías”
y los montos de los artículos que transportaban eran reducidos,
en relación con los que transportaban los grandes comerciantes.
En otras situaciones actuaron como nexos en redes mercantiles a escala
regional, tal el caso del pulpero Francisco Paz, quien transportaba hacia Rinconada
parte de las mercaderías que le eran enviadas desde distintos puntos de la región
de Cuyo(38).
En varias oportunidades aprovechaban la posibilidad de vender las mercaderías
adquiridas durante sus travesías en otros pequeños mercados. Es decir que algunos
de ellos abrían sus locales temporalmente, cuando habían conseguido la mercadería
suficiente para ofertar o, en el peor de los casos, se aventuraban a establecerlos
aún antes de llegada la mercancía suficiente(39).
De acuerdo con la información cotejada hasta el momento, consideramos
que la gran mayoría de los pulperos llevaba un estilo de vida más sedentario y se
abocaba especialmente a la venta en el mostrador; por lo que solían adquirir sus
productos de las grandes tiendas o pulperías de primera categoría(40) de la ciudad,
o bien de diversos productores hacendados(41) o artesanos locales.
La figura de algunos pulperos gozaba de cierta relevancia ante los ojos de la
comunidad, puesto que eran quienes podían proveer y fiar los artículos que cubrían
las necesidades básicas de los sectores populares(42), y en más de una ocasión,
estaban en condiciones de actuar como pequeños prestamistas. Tal el caso del
pulpero, Don Sarverri, quien fió cinco pesos a Juan de Dios Zamora para que le
pague al “
cura Moyano por el entierro de su mujer…
”(43). En estos casos las
operaciones del pequeño capital mercantil, eran realizadas con papeles sin
membrete, totalmente informales y casi siempre manuscritos, aunque también se
encuentran documentos dotados de mayor formalidad. Es decir que la presencia de
este grupo comercial fue significativa en el quehacer financiero local del despuntar liberal.
En algunas ocasiones la consideración del pulpero se enturbiaba cuando
éste convertía ilegalmente su negocio una casa de empeño, que en algunos casos
incluía la venta de piezas de plata labrada, joyas y
pastas de toda clase
. Esta
práctica fue prohibida por las autoridades, pues daba lugar al tráfico de artículos
robados y se exigió dejar sentado la identidad del propietario(44).
Dinámica del sector en relación a su peso numérico:
Cabe pensar que el aumento demográfico experimentado a partir de la década
de 1840 por ambas ciudades fue correlativo con el crecimiento de sus mercados
(Gil Montero,1995. Mercado, 1988); un indicador de tal fenómeno se puede apreciar
a partir de la difusión de las casas comerciales.
El creciente peso numérico alcanzado por los comercios minoristas de Salta,
31
CUADERNOS FHyCS-UNJu, Nro. 21:23-39, Año 2003
la ubican como un significativo centro comercial a escala regional. No obstante la
magnitud de su comercio local era significativamente menor a de los grandes centros
portuarios, como el de Buenos Aires, que contaba con la importante suma de 418
pulperos hacia 1810 (Mayo, 2000), frente a los 45 de Salta.
.
El crecimiento experimentado por Jujuy fue menor que el advertido en Salta,
pero sus ritmos fueron curiosamente constantes, a pesar de las serias vicisitudes
por las que atravesó la ciudad durante la época de conflictos bélicos. (Véase Gráficos
N° 3 y 4)
Al respecto debemos apuntar que los rumbos tomados por los
acontecimientos políticos de la época influyeron para que las cargas fiscales, cobraran
vital importancia para el erario municipal o provincial, menguando así las posibilidades
de crecimiento de este sector(45)
.
Es decir que la presión fiscal sobre las pulperías aumentó de forma
contundente, especialmente en la ciudad de San Salvador de Jujuy; por ejemplo
,
a
mediados de la década de 1830 con la desaparición de los cabildos y el pase de
sus fondos a los ministerios de Hacienda respectivos de cada provincia, el impuesto
de patentes(46) dejó de ser uniforme y se comenzó a cobrar según la categoría de
la pulpería(47). Por su parte, también la rigurosidad en el cobro del impuesto de
composición
(48) afectó directamente a los comerciantes más pobres de Jujuy,
por lo que las protestas dejaron entrever la posibilidad de amotinamiento del sector,
con tal motivo las autoridades locales iniciaron un pedimento para regularlo de
maneras más justas en virtud de lo cual argumentaban:
“…Conciliando el bien
público con el de la Real Hacienda. No es lo mismo dejar la libertad del comercio
de pobres y ricos, y cobrar muchos pocos a los pobres que equivalgan o sean las
pocas cuotas de los ricos…”
(49). En esta oportunidad primó una política en pos del
bienestar de los sectores más pobres de la corporación, pues accedieron a cobrar
el derecho sólo a las pulperías, es decir donde se vendían bebidas alcohólicas
además de las tiendas y almacenes. A partir de1830 el cobro de los “
derechos de
composición”
se hace irregular y desaparece, precisamente cuando los criterios
para la recaudación cambiaron y se efectuaban de acuerdo a los valores en venta
de los establecimientos(50), tales medidas se habían acordado con el fin de impedir
“los abusos cometidos por los pulperos quienes reponían diariamente los
mantenimientos formando una negociación durante todo el año”
(51).
Durante las primeras décadas, la recaudación fiscal actuó como un factor de
presión sobre las posibilidades de crecimiento del sector, pese a ello no dejaron de
efectivizarse, aunque de forma irregular debido a los conflictos y los éxodos de
población.
El advenimiento de la paz trajo consigo cierta estabilidad económica, lo cual
se refleja en el crecimiento de las casas comerciales. Durante esta etapa las
autoridades locales se permitieron ejercitar políticas que beneficiaban a los grupos
menos pudientes, con el fin de incentivar el mercado local, y evitar perjudicar
irremediablemente a los establecimientos más pobres, por lo que acordaron:
dispensar el derecho de patentes a aquellas personas pobres cuya tienda o pulpería
no pase del valor de 50$”
(52)
En Salta durante las décadas de 1850 y 1860, el número de tiendas se
32
EMMA T. RASPI
triplicó con respecto a lo registrado a principios de ese siglo, alcanzando mayor
predominio, las de
segunda categoría
, un lugar posterior era ocupado por el conjunto
de almacenes. Las pulperías conformaron una parte importante del comercio urbano,
por lo cual experimentaron un desarrollo creciente a lo largo del tiempo(53). Aunque
su número siempre fue significativamente mayor que el de las tiendas, podría
pensarse que tuvieron un profundo peso en los mercados locales de ambas ciudades.
En parte esto fue así, puesto que alcanzaron un papel de suma importancia en el
abasto público; sin embargo, la esfera de las decisiones y por lo tanto del control
político dentro del sector, estuvo en manos de los grandes comerciantes
representados en el Tribunal Mercantil (Morillo y Quiroga,1999.).
Las pulperías como centros de sociabilización
Las pulperías además de constituir establecimientos para el abasto de insumos
diversos, fueron lugares de reunión y centros de sociabilidad popular (Gonzalez
Bernaldo, 1993.). Sin embargo, con el avance del tiempo y el crecimiento de las
ciudades de Salta y de Jujuy fueron perdiendo gradualmente su función como puntos
de reunión y mantuvieron sólo su papel en el abasto público. Uno de los factores de
mayor peso en este proceso, lo constituyó la imposibilidad de consumo de bebidas
alcohólicas en sus establecimientos.
Ante los ojos de las elites, fueron consideradas establecimientos de dudosa
reputación, donde estaba prohibida la entrada de los menores y especialmente la
de los “hijos de buenas familias”, por lo tanto las penalizaciones por permitir tales
atrevimientos eran significativamente gravosas
“…I si hubiese permitido en su taberna
hijos de familia o dependientes de otros en cualquiera clase, sufrirá la multa de
9$…”
(54)
Las pulperías ubicadas en las periferias de ambas ciudades eran las peor
consideradas, puesto que constituían los establecimientos más frecuentados por
“vagos y mal entretenidos”(55) y, por lo tanto, focos de posibles y frecuentes
disturbios(56), o bien el lugar donde se ejercían actividades ilícitas, tales como el
tráfico de objetos hurtados(57), juegos de envite(58) o la promiscuidad.
Durante la década de 1810 las pulperías se caracterizaron por expender
bebidas “espirituosas”. Sin embargo, con el correr del tiempo, las autoridades
municipales se vieron en la necesidad de legislar sobre su consumo en pos del
“orden social”(59)
.
Así durante las primeras décadas del siglo XIX, abundaron
prescripciones referidas a la atención al público durante las horas en que se
efectuaban las ceremonias religiosas(60), o durante los días festivos de la ciudad(61).
En estos casos se prohibía la reunión popular en torno al consumo de bebidas
alcohólicas y no la venta o el abasto de insumos(62).
En la década de l850, la legislación se hizo más rigurosa y finalmente prohibió
el consumo de estas bebidas en el local(63). La ausencia de esta facultad, supuso
para las pulperías la pérdida gradual de su papel como puntos de concurrencia y
atracción popular. Sin embargo, tales prácticas de la comunidad urbana encontraron
nuevos cauces en el creciente número de cafés y villares que se establecieron
durante esta etapa; los que
se implantaron como centros destinados exclusivamente
a la reunión social, pues ofrecían atracciones al público esencialmente masculino,
33
CUADERNOS FHyCS-UNJu, Nro. 21:23-39, Año 2003
que implicaron matices diferentes en relación con otros negocios de idénticos fines.
La reunión social en el interior del café se promovía con la posibilidad de
acceder a la diversión de nuevos juegos
de salón
como el villar, con el que se
desafiaba la puntería y agudeza del participante, desde una variante un tanto distinta
a los desafíos que proponía el viejo juego
del sapo o la taba
. También combinaron
sus actividades específicas de sociabilidad con la venta ocasional de productos
diversos, como estrategias para lograr ganancias y captar consumidores(64).
Por otra parte el café - villar comenzó a imponer nuevos hábitos de consumo,
como la misma costumbre de beber café que se ofrecía junto a una diversa variedad
de bebidas alcohólicas, vital elemento de atracción para la reunión social. También
comenzaron a ofrecer nuevos surtidos de alimentos como helados o los productos
de confitería. Todos ellos eran elaborados en establecimientos específicos que
diferían de las instalaciones de los cafés.
El proceso de desplazamiento de las reuniones sociales de la pulpería al
café, implicó una transformación en las prácticas de sociabilidad, fenómeno que
contribuyó a la segregación del espacio urbano. Es decir que con el surgimiento de
los cafés comenzó a operar una clara segregación sociocultural de la clientela, un
ejemplo de este fenómeno fue el de implementar medidas para evitar el ocio en las
pulperías, el cual se asociaba con el delito y la vagancia, también la represión de
las autoridades alejaba a los asiduos hijos de las familias decentes de tales tipos de
esparcimiento.
La razón por la que las autoridades fueron restringiendo la posibilidad del
ocio en las pulperías se manifestaba de manera implícita en la documentación,
pues al tratarse de sectores que debían asegurar la producción, el
recreo
dejaba de
ser tal para convertirse en fuente de vagancia y por ende de potencial delito. En
cambio la ociosidad en el café era permitida y no era mal vista por las autoridades;
éstos por su propia naturaleza de espacios públicos representaron una forma de
transición hacia formas de sociabilidad de carácter moderno. Sin embargo, pasará
mucho tiempo para que las pulperías pierdan definitivamente las preferencias del
público como centros de reunión popular.
CONCLUSIONES
Si bien nuestros estudios resultan aún insuficientes para valorar el papel de
las casas comerciales minoristas dentro de los flujos mercantiles y el mismo
abastecimiento del mercado local de Salta y Jujuy; es posible otorgarles cierta
significación económica como establecimientos de oferta y demanda de artículos
dentro del espacio local. Por otra parte, desde los comercios más importantes, se
fue acentuando la función de la casa comercial como una de las formas preferidas
para operar de los sectores mercantiles urbanos que se aventuraron en los diversos
circuitos y redes comerciales.
También cabe señalar que a pesar de constituir los comercios más pobres
dentro de la amplia corporación mercantil, es indudable que contribuyeron a otorgar
una fisonomía comercial a las ciudades estudiadas, al participar en los escenarios
vitales del intercambio socioeconómico debido a su crecimiento numérico y al papel
34
EMMA T. RASPI
que asumieron como centros de sociabilidad popular urbana.
Dentro del espectro estudiado se observa que entre las casas comerciales
operaba una organización jerárquica interna basadas en condiciones de status
económico; al respecto, uno de los criterios que indicaba riqueza se reflejaba en la
posibilidad de socorrer con préstamos a los menos pudientes. La cima de esta
jerarquía era privilegio de tenderos y almaceneros, por debajo de los cuales se
encontraba el importante contingente de pulperos discriminados a su vez, por
condiciones socioeconómicas y de género.
A pesar de que las casas comerciales minoristas quedaron fuera de la esfera
de las decisiones y por lo tanto del control político dentro del sector mercantil; la
importancia que alcanzaron en el abasto público les permitió, en algunas ocasiones,
propiciar políticas que las favorecieron, aunque no por ello dejaran de estar sujetas
a los vaivenes propios del período revolucionario (Conti, 1998)(65).
Finalmente cabe señalar que las casas comerciales como las ejemplificadas,
fueron también referentes que deben considerarse en los análisis sociopolíticos de
esta etapa, puesto que no se mantuvieron en estado de pasividad frente a los
acontecimientos bélicos que sacudieron a la región durante éstas décadas; manifestando
su intranquilidad ante las medidas políticas que afectaban sus negocios.
Evolución de pulperías según el género
San Salvador de Jujuy 1810 - 1850
0
10
20
30
40
0
10
20
30
40
1811
1824
1830
1841
1850
Totales
Mujeres
Varones
Distribución de pulperías por género
Ciudad de Salta. 1856
0
20
40
60
80
100
120
1° Categ2° Categ3° Categ4° Categ
Totales
Pulpería
Varones
Mujeres
Evolución Tiendas y Pulperías
San S. de Jujuy 1820 - 1850
0
20
40
60
0
20
40
60
1820
1830
1840
1850
Pulperias
Tiendas
Evolución
Tiendas y Pulperías
Salta 1810 - 1860
0
50
100
150
200
0
50
100
150
200
1810 1820 1830 1840 1850 1860
Pulperias
Tiendas
Grafico N°3
Gráfico N°4
Gráfico N°1
Gráfico N°2
Fuentes para Salta:
AHS: CG 1856 N°1.
Fuentes para Jujuy:
AHS CG N°13; AHPJ CG. 1824 N°1; CG 1830 N°1; CG 1841 N°1 y N°2; CG 1850 N°2.
Fuentes para Salta:
AHS: CG 1863 N°2; CG 1856 N°1; CG 1840 N°2; LH 30; CG 1825 N° 6; LM 58
y CG 1812 N°2.
Fuentes para Jujuy:
AHS CG N°13; AHPJ CG. 1824 N°1; CG 1830 N°1; CG 1841 N°1 y N°2; CG 1850 N°2.
35
CUADERNOS FHyCS-UNJu, Nro. 21:23-39, Año 2003
NOTAS
1)
Agradecemos los comentarios de Silvia Romano a la ponencia sobre este
tema, presentada en las VII Jornadas Regionales de Ciencias Sociales, en el
Simposio:
Entre los negocios y la política. La región del NOA. Siglo XIX. San
Salvador de Jujuy. 2000.
2)
Tales como Padrones Censales (disponibles sólo para la ciudad de Jujuy),
Libros de Hacienda LH, Carpetas de Gobierno CG, Protocolos Notariales PN,
Legislaciones diversas, Descripciones de algunos viajeros y periódicos de la
época.
3)
El trabajo forma parte de un proyecto de investigación abocado al estudio de
los sectores populares urbanos y sus formas de sociabilización, en las ciudades
de Salta y de San Salvador de Jujuy, entre 1810 – 1860.
4)
Concepto extraído de la Introducción del Boletín de Fuentes. América Latina
en la Historia Económica. Casas Comerciales. Instituto Mora, N°9, Enero –
Junio, 1998.
5)
“Dícese del comercio por menor cuando se hacen las ventas por varas, libras,
azumbres o cuartillos, según sea los artículos en que se comercia”
Diccionario
de Legislación y Jurisprudencia S. XIX España. Sin pie de imprenta. Pág. 466.
6)
Lugar Catherine: 1992.
7)
Archivo Histórico de Salta, en adelante AHS. Registro Oficial de Salta.
Disposición del 03-02-1833.
8)
En el anuncio del Periódico “El Comercio” se lee que en la tienda de Manuel
Sosa se vendían
“barriles de vino morado Del Valle
” AHS Sección Hemeroteca,
en adelante SH. Año III, N° 177, del 14-01-1857.
9)
AHS SH: Periódico: “El Comercio”. 17-05-1855. Año I N°10 y 10-12-1856. Año
II N°168.
10) Ibídem. 17-05-1855. Año I N°10.
11) Ibídem. 22-11-1856. Año II N°163.
12) Ibídem. 06-12-1856. Año II N°167.
“…Se vende un caballo nuevo, manso, gordo
y de buen movimiento con su respectiva montura de silla,… en la tienda del Sr
Delgadillo darán razón.”
13) Según se desprende de la lectura del Registro Oficial del 03-12-43. En: Tello E,
Ob Cit, T. I
14) AHS Carpeta de Gobierno, en adelante CG. 1810-11 Expediente de la
Composición de Pulperías de Ordenanza y de Real Hacienda de esta ciudad
de Jujuy. Fol. 13v.
15) AHS CG. 1810-1811 Expediente de la Composición de Pulperías de Ordenanza
y de Real Hacienda de esta ciudad de Jujuy Fol. 13v.
16) Ibidem Fol. 16 v.
17) AHS Registro Oficial de Salta N° 8 Disposición del 04-08-1832.
“No pudiendo desoir el Gobierno los clamores y quejas que han interpuesto
algunos pulperos sobre el perjuicio que se les causa por los que teniendo
almacenes de bebidas, a más de vender por mayor, venden también por menor;
con el fin de evitar este mal. Ha Acordado y Decreta:
36
EMMA T. RASPI
Art.1° Ningún individuo que tenga almacén de caldos podrá vender en lo
sucesivo: por menor, sino por barriles, o cargas, bajo la multa de 10$ por 1°
vez al contraventor, por la 2° la del doble, y por la 3° la del triple”.
18) Los efectos en venta no debían superar el valor de 500 pesos, en: AHS Registro
Oficial de Salta N°2 Libro 2. Disposición del 03-02-1833. Art. 1°.
19) AHS CG. 1810-11 Expediente de la Composición de Pulperías de Ordenanza y
de Real Hacienda de esta ciudad de Jujuy.
20) AHS Registro Oficial de Salta N° 8. Disposición del 13-07-1832.
21) AHPJ CG 1850 L 48. El 30 de Marzo de 1850 el maestro herrero, Eulogio
Fernandez paga patente de una pulpería.
22) AHS CG 1856 Paga por la patente de su tienda el 1 de agosto de 1856 y por su
tienda de Jujuy, el 23 de Octubre de 1843. AHPJ CG 143 N°2.
23
)
“Dícese del comercio por mayor cuando los géneros se venden por cargas,
quintales, fanegas, pesos o medidas mayores. Por resolución a consulta de la
junta de comercio y moneda del 10-02-1753 se declaró, que las ventas por
mayor se entienden en todo género de tejidos las que se hagan por piezas,
cabezas, pie o cola; en las cosas que se cuentan, por gruesas, en las de
peso, por arrobas; en los sombreros y cueros menores, por docenas, pero en
los cueros mayores la venta de uno sólo ha de tenerse por mayor …”
Diccionario
de Legislación y Jurisprudencia. Ob Cit. Pág. 466.
24) Como era el caso de Hilario Carol que en 1856 contaba con dos tiendas de
primera categoría y participaba del comercio de efectos de ultramar con Cobija
y Buenos Aires. AHS, CG de 1825.
25) AHS Protocolos Notariales, en adelante PN. Protocolo 375. Carpeta 40
Expediente 27 escribano Niño. Salta 16 – 03 – 1863. Según esta fuente el
Comerciante Juan Galo Leguizamón inicia instancias judiciales contra el
comerciante Valentín Delgadillo, por la cobranza de 10358$ ½ real y réditos
que éste último le debe, por un préstamo en real plata sellada.
26) AHS PN. Protocolo 315 Carpeta 30 Expediente 144 Escribano Pinto. Salta 22
– 11 – 1843 Don Dionicio Jurado vecino de San Pedro de Jujuy otorga poder a
Valentín Delgadillo para cobrar a Cipriano Marquiegui, de la Provincia de Jujuy,
residente en La Paz, Bolivia, 400$, por un fiado de mulas cuyo plazo es vencido.
27) AHS SH: Periódico El Comercio. 29-08-1857. Año III N°237.
28) Como el caso ya citado del maestro herrero Mariano González quien se abocó
a sus tiendas de Salta y de Jujuy hacia 1850 y 1840 respectivamente. AHS CG
1856 y AHPJ CG 143 N°2.
29) Si bien no se efectuaron hasta el momento estudios específicos sobre las
elites de los espacios en cuestión sobre ésta época, podemos hacer tales
alusiones, pues ninguno de los pulperos registrados detentan alguna relación
con los nombres de poder político de la época, ni con los de grandes
comerciantes o hacendados.
30) AHS Registro Oficial de Salta. N°2 Libro 2. Disposición del 03-02-1833. Válido
para Salta y para Jujuy.
31) Por el momento se analizó este asunto sólo para el caso de Jujuy, puesto que
en Salta no nos queda del todo claro aún los criterios de cobro de las patentes.
37
CUADERNOS FHyCS-UNJu, Nro. 21:23-39, Año 2003
A pesar de formar parte de la misma jurisdicción durante esta etapa, los montos
percibidos en una y otra ciudad son tan diferentes que sospechamos de la
existencia de criterios distintos en la percepción del impuesto.
32) La fuente indica la lista de contribuyentes y el monto que pagó cada uno por
derecho de composición, sobre el 5% del capital invertido por cada pulpería. El
cuadro se confeccionó en base al cálculo del total del capital invertido en cada
establecimiento.
33) Tello E.: Ob Cit. T I. Registro Oficial del 30-09-1836.
34) AHS PN: Escribano Niño. Carpeta 34. Protocolo 337.Fol. 286.
35) Como era el caso de Dominga Gaviña esposa del pulpero Isidro Granados.
AHS Libro de Cargo y Data de 1830. 29-12-1830.
36) Con respecto a este punto, lo que presentamos a continuación constituye sólo
una breve referencia elaborada a partir de las primeras aproximaciones respecto
al tema y que merecen un estudio más profundo.
37) Casos de algunos pulperos que acostumbraban proveerse de distintos puntos:
Región del Cuyo:
Cabrera Jose Loreto: (bebidas y frutas especialmente) AHS.
LH. 94. Fol. 11.
Bolivia:
Pomarez Juan Manuel. (coca) AHS. LH. 94. Fol.48.
Provincias del Sur:
Estrada Juan
(efectos de ultramar) AHS. CG. de 1825.
38) AHS CG. 1829 N°1. Guía de Salta N°3 y LH 13 fol. 243.
39) Tello E.: Ob Cit. T I. Registro Oficial del 30-09-1836.
40) AHS. SH.: Periódico: El Comercio 16-08-1856 Año 2. N° 134.-
“…Aviso:
Chocolate, cacao y café de La Paz, se encontrará por mayor y menor en la
esquina de Don Delgadillo Valentín (pulpero), a precios equitativos.
..”.
41) AHS SH. Ibidem.
“…A almacenes y pulperos: Efectos llegados de la acreditada
hacienda de Las Casas Blancas departamento de La Rioja: aguardiente de
superior calidad desde 25 a 28 grados, anizado de primera, vinos de varias
clases. Concurrir a casa de Da. Teresa A. de Pino
…”.
42) Archivo Histórico Uriburu, AHU. Cuaderno de cuentas del pulpero Don Sarverri.
Quien fío durante el mes de enero: un sombrero a un negro por 3$ 6reales; un
caballo a Pedro Villafañe, y otro a Lorenzo Zárate, por 2$ en plata c/u. En
general las fianzas no estipulaban un tiempo concreto, pero la mayoría se
extendía como máximo un año, según lo que consta en esta fuente.
43) AHU. Ibidem.
44) AHS Registro Oficial de Salta N°4 Libro 2. Disposición del 09-03-33.
45) El estudio del desarrollo y difusión de las casas comerciales, debe tener en
cuenta el análisis de una serie de variables económicas que den cuenta de
tales movimientos, por el momento sólo incluimos en este análisis algunos
aspectos sobre la fiscalidad debido a los límites de nuestro estudio, que se
encuentra en sus inicios.
46) Impuesto que debía pagarse para obtener una licencia y abrir al público por un
cuatrimestre; ello se efectivizó bajo esta modalidad debido al creciente número
de establecimientos que se instalaban temporalmente. También cabe acotar
que los modos en que se implementaron tales cargas fiscales no queda
totalmente clara para el caso de Salta, donde la información no se encuentra
38
EMMA T. RASPI
catalogada y ordenada para este período.
47) Recuérdese que en 1834 Jujuy declara su autonomía de la Jurisdicción de
Salta y por lo tanto comenzó a establecer sus propios montos en los impuestos
municipales.
48) El impuesto establecía el pago de una cuota anual de treinta pesos, sin
consideración del capital invertido en el negocio y sus fondos eran destinados
a la Real Hacienda AHS. CG 1810-11. Tal como lo expresan el
“Expediente de
la Composición de Pulperías de Ordenanza y de Real Hacienda de esta ciudad
de Jujuy”.
49) AHS CG. 1810-11 Ibidem. Fol 15.
50) Tello E.: Ob Cit. T I. Registro Oficial del 30-09-1836.
51) AHS. CG 1825. N°6. 12-01-1825.
52) Tello E.: Ob Cit. T II. Registro Oficial del 05-Mayo de 1858.
53) La información obtenida a partir de las listas de patentes y composición nos
permitieron determinar la cantidad de pulperías que proveían a las ciudades de
Salta y de Jujuy durante todo el período analizado. En este sentido resulta
pertinente señalar que se escogió un año para cada década y que se tomaron
especialmente aquellos cuya información se presentaba de forma más
completa, es decir que se privilegiaron aquellos años en que se logró obtener
las listas de cada cuatrimestre.
54) Tello E: Ob Cit. T. II, Registro Oficial del 11-04-1852.
55) Ibidem, Registro Oficial del 11-04-52. Art. 5°
“El pulpero que vendiese licores,
permitiendo el exceso del que habla el artículo anterior, i ocasionando des
orden de inmoralidad en la parte exterior de su tienda, sufrirá la multa de 5 a
8$, según el desorden que produzca la reunión”
.
56) Ibidem. T. I, Registro Oficial del 03-12-1843.
57) AHS Registro Oficial de Salta N°4 Libro 2. Disposición del 09-03-1833.
58) Tello E: Ob Cit, T. II, Registro Oficial del 11-04-1852.
59)
“…Que es muy impropio y contrario a la civilización i costumbres de un pueblo
culto e ejemplo de inmoralidad que se presenta frecuentemente en esta ciudad
de hombres borrachos, haciendo correrías a caballo” en:
Tello E, Ob Cit, T. I.-
Registro Oficial del 03-12-1843.
60) Tello E: Ob Cit. T. I Registro Oficial del 24-05-1840.
“Art.3 Durante la función
relijiosa, todas las tiendas i pulperías estarán cerradas.
..”.
61) AHS. CG. 1840 - 41. Disposición municipal de San Salvador de Jujuy del 22-
12-1841.-
“…Art. 7° Al toque de ánimas se serrara toda pulpería durante los
tres días de Carnabal, y pagará doce pesos el que no cumpliere, aplicables a
los fondos públicos…”.
62) Tello E: Ob Cit. T. I, Registro Oficial del 03-12-1843.
63) Tello E: Ob Cit. T. II, Registro Oficial del 10-09-1852.
64) AHS SH: El Comercio. 28-03-1857. Año III, N°196 y del 13-05-1857. Año III,
N°207.
65) Como es el caso analizado por Viviana Conti durante la invasión de Facundo
Quiroga en 1831, quien consiguió la libre entrada de los productos sanjuaninos
y el establecimiento de tiendas de expendio de caldos, con lo que entraron en
39
CUADERNOS FHyCS-UNJu, Nro. 21:23-39, Año 2003
competencia no sólo con el alto comercio de Salta sino también con los pulperos;
pues estaban exentos de los impuestos que debían pagar los comerciantes
salteños y podían así, vender a precios más bajos que los de plaza, tanto en
forma masiva como al menudeo. La situación se revirtió con el fin de su influencia
política en la ciudad.
BIBLIOGRAFÍA
CONTI, V. (1998) Circulación de vinos y aguardiente en la zona surandina (Siglo XIX) en:
Ramos Santana Alberto y Rosso Javier Maldonado: El comercio de vinos y aguardientes.
Universidad de Cádiz.
GIL MONTERO, R. (1995) La Ciudad de Jujuy y su Campaña Circundante: Algunos
aspectos de su población entre fines del S. XVIII y mediados del S XIX. en: Jujuy en La
Historia. T. II. San Salvador de Jujuy, Unidad de Investigación en Historia Regional,
Universidad Nacional de Jujuy.
GONZALEZ, B.P. (1993) Las pulperías de Buenos Aires: Historia de una expresión de
sociabilidad popular. Revista de Historia: Siglo XIX. 2° Epoca, N°13, enero – junio, Instituto
Mora.
LUGAR, C. Comerciantes. En: Hoberman L y Socolow S. (Comp): (1992) Ciudades y
Sociedad en Latinoamérica Colonial. FCE, Buenos Aires.
MAYO, C.A. (Dir) (2000) Pulperos y Pulperías de Buenos Aires (1740-1830). Biblios,
Buenos Aires.
MERCADO C. (1988) Algunas cifras atinentes a la evolución poblacional de la región
NOA (Siglo XIX). En: GREDES. Cuaderno Nº 6 Salta.
MORILLO, E. y QUIROGA, T. (1999) Elites y Comerciantes de Salta. (1825-1850). Ponencia
presentada en Mesas Generales de las VII Jornadas Interescuelas de la Universidad
del Comahue Septiembre.
YUSTE, C. (1998) Casas y Compañías de comercio en la ciudad de México, siglo XVIII.
Fuentes para su estudio. En: Boletín de Fuentes. América Latina en la Historia
Económica. Casas Comerciales. Instituto Mora, N°9, Enero - Junio.
ESCRICHE, J. (1912) Diccionario Razonado de Legislación y Jurisprudencia. México.
logo_pie_uaemex.mx