Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
89
CUADERNOS FHyCS-UNJu, Nro. 21:89-98, Año 2003
* Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales - Universidad Nacional de Jujuy - Unidad de
Investigación en Historia Regional - Otero 262 - CP 4600 - San Salvador de Jujuy - Jujuy -
Argentina.
Correo Electrónico
: marceloconstant@hotmail.com
CONSTRUCCION Y LEGITIMACION DE UN NUEVO ORDEN POLITICO:
IDEOLOGIA Y RITUALES, JUJUY (1810-1813)
(BUILDING AND LEGITIMATION OF A NEW POLITICAL ORDER:
IDEOLOGY AND RITUALS, JUJUY (1810-1813)
MARÍA SALOMÉ BOTO DE CALDERARI* - MARCELO CONSTANT*
RESUMEN
Este trabajo pretende explicar la aplicación de ideologías y rituales en la
construcción y legitimación de la nueva situación iniciada con la Revolución de
1810.
En la pequeña comunidad de Jujuy se dieron acontecimientos que muestran
la combinación de viejas y nuevas concepciones sobre la “nación” y la “soberanía”
durante el período en que los hombres del Rio de la Plata intentaban reemplazar la
autoridad española.
Los intentos de construir un nuevo orden político fueron legitimados a través
de rituales y símbolos para justificar el nuevo gobierno. Ellos fueron necesarios en
lejanas y pequeñas ciudades que, como Jujuy, se convirtió en la frontera de la
antigua posesión española.
Palabras Clave:
Poder político - legitimación simbólica - periodo post revolucionario.
ABSTRACT
The purpose of this paper is to explain how new political ideologies were
represented trough civic rituals after the 1810 Revolution in small and far-away places
such as San Salvador de Jujuy. The case of Jujuy shows how the revolution brought
about a conflict between new and old conceptes of “sovereignity” and “nation” as
Spanish authority was replaced, as also happened in the other urban centers of the
Rio de la Plata region. New rituals and symbols legitimized the new political order.
This was especially important in the areas of conflict betwenn patriots and royalists
such as Jujuy.
Key Words:
Political power - symbolic legitimizing - post revolutionary period.
90
MARÍA SALOMÉ BOTO DE CALDERARI - MARCELO CONSTANT
Nadie es la Patria, pero todos sabemos
ser dignos del antiguo juramento
que prestaron aquellos caballeros
de ser lo que ignoraban, argentinos.
...”
BORGES, Jorge Luis: “Oda Escrita en 1966”.
En Obras Completas, Buenos Aires, EMECE, 1974, pág. 938.
Nuevas perspectivas se abren en la investigación de la historia política de
nuestro país: el análisis del discurso político que enriquece el estudio del pensamiento
de las élites, los rituales públicos y las simbologías utilizadas para construir y
justificar un nuevo orden, la ciudadanía y las primeras prácticas electorales y la
importante cuestión de la representación política. A través del análisis de estos
problemas se procura lograr una visión más profunda de los procesos históricos
que se vivieron en los primeros intentos de construcción del Estado en la etapa
revolucionaria inaugurada en 1810.
El presente trabajo pretende reconstruir los iniciales momentos de definición
política en la comunidad de Jujuy en torno a la constitución del nuevo gobierno en
Buenos Aires, definición clave para resistir los embates de tropas enemigas
amenazantes desde el Perú.
Esta toma de decisión debía ser bien justificada frente a la opinión pública,
para no mostrarse incoherente y contradictoria, teniendo en cuenta que en 1808, en
momentos previos a la revolución, ante la cautividad del Rey Fernando VII, el pueblo
jujeño había participado de las rogativas solidarias por la liberación del prisionero de
Napoleón Bonaparte.(Sánchez de Bustamante, 1988)
Los tiempos iniciados a partir de la caída de la Junta Central de Sevilla
plantearon nuevos rumbos y la conducción hacia diferentes alternativas a la derrocada
autoridad virreinal. Los primeros planteos giraban en torno a quién gobernaba y a
nombre de quién; la denuncia de ilegitimidad de la autoridad virreinal exigía un cuidadoso
planteo de respeto a antiguas tradiciones y viejas costumbres, como a la vez surgía la
necesidad de construir y justificar un nuevo orden político. (Goldman, 1998)
Se iniciaba así un conflicto ideológico de difícil solución. La historiografía
tradicional planteó ésto como un enfrentamiento entre “patriotas” y “realistas”,
aquellos que luchaban por el surgimiento de una nueva nación, obviamente contra
los opositores a un ideal patriótico, volcando en este concepto significados muy
modernos, sin interpretar las acepciones de la terminología política de comienzos
del siglo XIX.
Recientes investigaciones aclaran el significado de los términos “nación”,
“soberanía”, “pueblos”, y permiten comprender que se estaba produciendo una lenta
y complicada mutación de la concepción antigua de nación a la de nación moderna.
Se superponen dos concepciones de la comunidad política: la del Antiguo Régimen,
y la nación moderna, comunidad nueva, fundada en la asociación libre de los
habitantes de un país. (Guerra, 1992)
Una respondía al pacto de sujeción de tradición escolástica y la otra al pacto
de sociedad que las ideas del siglo XVIII habían desarrollado al explicar el origen de
las sociedades humanas.
91
CUADERNOS FHyCS-UNJu, Nro. 21:89-98, Año 2003
En base al pacto de sujeción entre los hombres, Dios y el Monarca se discutía
quién debía gobernar ante la ausencia de poder legítimo, y según el principio de
retroversión de la soberanía a los “pueblos”, éstos eran los verdaderos depositarios
del poder, por lo tanto las ciudades fueron convocadas a participar por medio de sus
cabildos en la Primera Junta. Las ciudades, concebidas como una “república”, con
su autoridad, jerarquía y ordenamiento socio-político específico, y la calidad de
“vecino”, entendido como individuo “casado, afincado y arraigado”, fueron los
principales protagonistas de los acontecimientos políticos de la primera década
posrevolucionaria.(Guerra, 1992)
Los primeros gobiernos criollos tuvieron dos problemas iniciales en la definición
del nuevo orden político: la situación de guerra y las dificultades de organizar
definitivamente las instituciones frente a las tendencias al autogobierno de cada
una de las ciudades y las actitudes centralistas de Buenos Aires.(Goldman,1998)
Diversas combinaciones entre “tradición” y “modernidad” se vieron reflejadas
en el accionar de las élites provincianas que tomaron el liderazgo en las decisiones
políticas de las ciudades rioplatenses.
LAS IDEAS POLÍTICAS DE JUAN IGNACIO DE GORRITI
En la pequeña comunidad de Jujuy se destacaron las actuaciones de quienes
tenían reconocimiento social por su nivel de estudios y preparación: el sacerdote
Juan Ignacio de Gorriti y el abogado Teodoro Sánchez de Bustamante, ambos criollos
y nacidos hacia fines de la etapa colonial. Por su educación, conocimientos e ideas
tuvieron peso en las decisiones políticas de la época y volcaron a un sector de la
población provinciana a aceptar el gobierno constituído en Buenos Aires.
Gorriti se erigió en un firme defensor de la separación de Jujuy con respecto
a Salta desde 1811. Era partidario del derecho de cada ciudad del Rio de la Plata a
elegir a sus propios gobernantes y, sobre todo, a administrar sus propios recursos.
La definición de Gorriti era clara y coincidía con la necesidad de mantener un sistema
central fuerte; no obstante, fue considerado, equívocamente, el primer reclamo federal
del país.
Desde el comienzo de las guerras de la Independencia, el Cabildo jujeño
utilizó el argumento de ser “zona de frontera”con los ejércitos realistas, razón por la
cual debía tomar los recaudos consecuentes para la defensa de su territorio. Nunca
aceptó que la capital de la Intendencia manejara los fondos del Ramo Municipal de
Sisa y la nueva frontera de guerra fue la excusa perfecta para su reclamo: su territorio
estaba en peligro y Salta no hacía uso debido de esos fondos para protegerla, por lo
tanto, tenía derecho a exigir su devolución al pueblo de Jujuy, para que éste, a
través del Cabildo, pudiera organizar su defensa (Conti, 1993)
Según Chiaramonte, debe distinguirse entre los intentos de separación de
pueblos de las capitales de provincias-intendencias anteriores a 1820, de los
movimientos autonomistas posteriores, en el sentido de que los primeros, aunque
basados en el principio de la retroversión de la soberanía a los pueblos, no siempre
implicaron una reforma del orden administrativo intendencial ni una ruptura con los
esfuerzos de unidad emprendidos por los gobiernos revolucionarios. A partir de
92
MARÍA SALOMÉ BOTO DE CALDERARI - MARCELO CONSTANT
1820, por el contrario, mientras la estructuración jurídico-política de una nueva nación
deviene un objetivo cada vez más incierto, otros instrumentos legales buscaron
reorganizar un orden social viable en cada espacio provincial y conciliar la autonomía
de los Estados con la firma de pactos interprovinciales. (Chiaramonte, 1997)
Esta aclaración permite comprender mejor el pensamiento de Gorriti frente a
la organización del país. En la presentación del 4 de mayo de 1811 Gorriti opinaba
que la creación de las Juntas Subalternas, tenía por objetivo “poner en manos de
los mismos pueblos las riendas del gobierno”, en consecuencia agregaba “reclamo
en forma del gobierno, el cumplimiento de sus solemnes promesas de establecer la
absoluta igualdad de derechos de todos los pueblos, y que conforme a ello se
borre, si puede ser, hasta de la memoria de los hombres, la dependencia de los
pueblos de las que se han llamado capitales; que cada ciudad se gobierne por sí
sola, con dependencia del gobierno supremo”. (Sánchez de Bustamante, 1957)
Gorriti alegaba en contra de una relación de dependencia, invocando tambien
un concepto equivalente al de antigua constitución, ya que lo dispuesto por el
Reglamento de 1811 violaba “.
.la ley fundamental de nuestro sistema “según la cual
“todo el Pueblo debe elegir el Gobierno que lo ha de regir, y otorgaba “.
..al Pueblo de
la Capital exclusivamente el derecho de nombrar los que han de gobernar toda la
Provincia, cuyo cuerpo ha sufrido el despojo de sus derechos.” (Carrillo, 1877)
Es evidente entonces que el texto de Gorriti impugnaba el Reglamento en
nombre de una constitución más antigua, a la que alude como “ley fundamental de
nuestro sistema”; pero interpretaba que ella avalaba la soberanía de los pueblos. Y
hasta se animaba a afirmar, empleando una fórmula común a los tratados de Derecho
de Gentes, que “de Ciudad a Ciudad, bien que en punto menor, hay las mismas
consideraciones que entre nación y nación”. (Chiaramonte, 1997)
Se entiende por “antigua constitución” al conjunto de prácticas sociales y
políticas características de lo que podemos llamar “antiguo régimen” o “régimen
colonial”, que seguirían rigiendo la vida rioplatense durante mucho tiempo después
de la independencia. (Chiaramonte, 1997)
Se trataba de prácticas políticas desarrolladas en el curso de la elaboración
de la noción moderna de Estado, que no habían abandonado aún la matriz organicista
proveniente del medioevo, expresada en la metáfora que imaginaba al cuerpo social
a imagen del cuerpo humano y que, más allá de su consistencia metafórica, no
concebía otro modo de participación en la vida social y política que bajo forma
corporativa, no individual. (Chiaramonte, 1997)
Sin embargo, para consolidar la revolución en el terreno de las armas, definir
posiciones en el interior de las élites locales, en las que no faltaron enfrentamientos
y divisiones (patriotas y realistas; leales e insurgentes), en algunos casos con
fracturas en el seno de las familias, que llegaron a tener a sus integrantes en
ambos sectores en guerra (Conti, 1993) se apelaba a un discurso y a una simbología
y rituales propios de la concepción roussoniana de “pueblo” y “nación”.
Es en este marco de indecisión y guerra, de gran inestabilidad económica
(saqueos, empréstitos forzosos, abandono de las actividades productivas en los
escenarios de combate) en el que, desde los inicios de la ruptura con el orden
colonial, a partir de las incipientes instituciones públicas de Jujuy se fue
93
CUADERNOS FHyCS-UNJu, Nro. 21:89-98, Año 2003
construyendo, a través de una serie de rituales patrióticos, el nuevo imaginario
colectivo republicano.
CEREMONIAS Y RITUALES
Estas ceremonias realizadas en un marco de solemnidad y apoyadas por
representaciones religiosas fueron utilizadas por la dirigencia local para apuntalar a
un todavía indeciso gobierno de Buenos Aires; al mismo tiempo, con fines
propagandísticos, se perseguía conseguir el apoyo activo de vastos sectores
populares y difundir la nueva terminología revolucionaria (nación, patria, soberanía,
república). Hemos priorizado dos acontecimientos como ilustrativos para reflejar
estos objetivos: las fiestas mayas de 1812 en Jujuy y la victoria del 20 de febrero de
1813 en Salta.
Durante el período colonial, en la mayoría de las manifestaciones públicas
(civiles, religiosas, judiciales), el aparato del Estado aparecía junto al aparato religioso
y reiteradamente se hacía alusión “a las dos cabezas del reino” (Martiré, 1981), que
representaban la unidad imperial, la cohesión visible en América entre el Rey y sus
súbditos.
El complicado ceremonial que se instrumentaba en la corte virreinal no se
trataba de mero formalismo sino de una forma concreta de representar el poder. El
término “representar”, alude a la teatralización, lo que implicaba la existencia de
actores y espectadores; en cada uno de los actos se concretizaba simbólicamente
al Estado colonial, sus instituciones y jerarquías cuidadosamente diferenciadas.
Vemos así, que en la humilde corte virreinal de Buenos Aires, el ceremonial
de la Audiencia estaba reglamentado en un documento de ochenta artículos, divididos
en ocho capítulos. El personal subalterno tenía que asistir al tribunal “con capa
larga, peluca blonda y gorra y saldrán con los demás subalternos a recibir y despedir
al regente” y se les indicaba que debían comenzar su relación haciendo venia y
quitándose la gorra (Garavaglia,1999). Los ejemplos de conflictos suscitados por
estas formalidades protocolares son numerosos. No en vano al constituírse la Primera
Junta de Gobierno, el Presidente tendrá el mismo tratamiento ceremonial que tenía
la persona del Virrey.
Escribía Mariano Moreno en el decreto de “supresión de honores”, del 6 de
diciembre de 1810:
“La costumbre de ver a los virreyes rodeados de escoltas y
condecoraciones habrían hecho desmerecer el concepto de la nueva
autoridad si se presentaba desnuda de los mismos realces”. (1)
El pueblo de Jujuy, como los pueblos del Alto Perú, en los primeros años de
guerra, no sabían si habían sido liberados o conquistados, tanto sea por los ejércitos
peruanos o por los ejércitos porteños.
“...y conferenciando sobre el particular acordamos que supuesto que por
la citación de muchos vecinos que han quedado tal vez los más
94
MARÍA SALOMÉ BOTO DE CALDERARI - MARCELO CONSTANT
perseguidos por los porteños.
..”
“...las frecuentes inbaciones del exto. de Lima a esta ciudad, han
embarazado la reunión de sus avitante para resolver en la materia.
..”(2)
Ya en los primeros meses de 1816, después de varios años de desvastadora
guerra, era marcada la hostilidad hacia los porteños. El Gral Paz en sus Memorias
lo expresaba así:
“En este sentido fueron públicamente hostilizados los que retirándose por
cualquier causa del Ejército, principalmente si eran hijos de Buenos Aires.
..”
Para agregar más adelante:
Repentinamente movió el Ejército dirigiéndolo a Jujuy y Salta.
..Es el
primero de estos pueblos, aún cuando el paisanaje, o mejor diremos, el
gauchaje no fuese adicto al Ejército, no se experimentó resistencia; pero
en proporción que se aproximó al segundo, del cual dista dieciocho leguas,
la población de la campaña fue mostrándose más hostil
.” (3)
Se intentaba reemplazar el sistema de dominación colonial por otro y el
monopolio de la fuerza y la dominación simbólica serán dos aspectos constitutivos
en la construcción del nuevo Estado. Se encontraban escasamente desrrollados
los vínculos materiales de la unidad nacional, por ello se debía recurrir a elementos
expresivos y simbólicos. (Oszlak, 1985)
Por ésto, el sector revolucionario tenía ante sí, dos tareas que resolver: por
un lado, alejarse de todo lo que representaba el pasado colonial, cargado de
ceremonias y símbolos que habían sido una de las características que le habían
dado cohesión. Por otra parte había que representar a la nueva “nación”, una entidad
ficticia que se había ido fundando en base a distintos aspectos constitutivos: himnos,
banderas, escarapelas, etc. En este sentido, Manuel Belgrano, como jefe político y
militar en el norte, se erigiría en el principal responsable de representar la nueva
“nación”. Tarea básicamente propagandística y ficcional.
En 1789 la revolución francesa comenzaba a difundir el nuevo imaginario
republicano. Belgrano escribe en sus memorias:
Como en la época de 1789 me hallaba en España y la revolución de
Francia hiciese también la variación de ideas y particularmente de los
hombres de letras con quienes trataba, se apoderaron de mí las ideas de
libertad, igualdad, seguridad, propiedad y sólo veía tiranos en los que se
oponían a que el hombre, fuese donde fuese, no disfrutase de unos
derechos que Dios y la naturaleza le habían conferido”. (4)
No solamente se iba a sostener y legitimar el nuevo estado revolucionario
con los éxitos de sus campañas militares sino que era indispensable también una
verdadera representación política y ésto se concretaría de una manera ambigua,
por ello Belgrano recurría a un simbolismo híbrido cuidadosamente ejecutado.
95
CUADERNOS FHyCS-UNJu, Nro. 21:89-98, Año 2003
Belgrano, que ya había demostrado sus habilidades propagandísticas en su
campaña al Paraguay, asumió la jefatura de un ejército desmoralizado y casi en
desbandada.
La Iglesia católica, poder tradicional y esencialmente simbólico, fue utilizada
para difundir y legitimar al nuevo gobierno. Junto a los discursos de difusión
revolucionaria, se celebrarán solemnes oficios religiosos y en distintos actos se
nombrará a la Virgen, patrona de los ejércitos o depositaria de la bandera.
Releyendo a Joaquín Carrillo encontramos, al referirse al 25 de mayo de 1812:
“El 25 de Mayo era ocasión de reanimar con formalidades tocantes el
espíritu que había comenzado a levantarse con la marcha del ejército
sobre los territorios antes abandonados. El sentimentalismo patriótico de
Belgrano tuvo fecundidad en la invención de una ritualidad patriótica para
herir el corazón de los pueblos i retemplarlos en la fatiga, sublimándolos
para el sacrificio en el ardor de las más rudas batalla”.(5)
Lo que Carrillo llama “sentimentalismo patriótico”, en verdad alude a formas
complejas y esenciales del nuevo universo simbólico. (Carrillo, 1877)
Las ceremonias son una forma de hacer visible el poder y ostentarlo. En las
primeras horas de ese 25 de mayo, el ejército estaba formado frente al Cabildo y al
son de marchas y de la adhesión popular, una bandera azul y blanca, desconocida
hasta ese momento, fué llevada por las callles por las autoridades militares, civiles
y religiosas hasta el Cabildo, donde fue enarbolada y saludada por una salva de
artillería.
Cuanto más teatral es el acto, más fuertemente erigido se ve como ordenador
de la sociedad, y en el marco de solemnidad y entusiasmo colectivo de un oficio
religioso el Canónigo Gorriti bendijo a la nueva bandera.
Había que construir el sentido de pertenencia a un territorio mayor que el de
la ciudad o provincia, ya que durante este período, y hasta bien entrado el siglo XIX,
sólo había conciencia colectiva de pertenencia a un espacio provincial. Sin duda los
símbolos reforzaron los sentimientos de solidaridad social y pertenencia.
Es así como, en pueblos que hasta entonces festejaban el natalicio de los
reyes, se estaba construyendo un nuevo imaginario; en este marco, el discurso de
Belgrano adquirió características de cruzada religiosa, enarbolando una bandera
que no reconocía ningún gobierno (incluyendo al de Buenos Aires):
El 25 de mayo, les decía, será para siempre un día memorable en los
anales de nuestra historia, i vosotros tendreís un motivo más de recordarlo,
cuando en él, por primera vez, veís en mi mano la Bandera nacional, que
ya os distingue de las demás naciones del globo.
..No olvideís jamás que
vuestra obra es Dios; que El os ha concedido esta bandera, que nos
manda que la sostengamos”. (6)
Estos símbolos fueron creados para generar sentimientos de pertenencia y
espíritu de solidaridad en la sociedad por encima de variados y antagónicos intereses.
(Oszlak, 1985)
96
MARÍA SALOMÉ BOTO DE CALDERARI - MARCELO CONSTANT
En un oficio que el cabildo de Jujuy cursó al cabildo de Catamarca, en vísperas
de celebrarse el 25 de mayo de 1813, se daban instrucciones que refuerzan lo que
venimos opinando:
“Solemnizar el 25 de mayo deberán enrbolarce algún pendón. El modo
como halla de celebrarse la memoria de aquel primer día. Debiendo
cesar todo recuerdo político que esté en contrario contra nuestros principios
ni enrbole otro pendón que el de la libertad.” (7)
Un acontecimiento como la batalla de Salta (20 de febrero de1813), dentro
de los distintos ciclos de la campaña militar en el norte, fue seguramente una
oportunidad que supo explotarse al extremo para difundir las ideas de la revolución
y legitimar a la nación que se estaba construyendo, hermanada así con orígenes
sustentados en acciones heroicas y de gran honorabilidad.
En épocas revolucionaria nada tiene más fuerza que la caída de los símbolos.
Imaginemos la aparatosidad ceremonial que seguramente no desaprovechó Belgrano,
al perdonar la vida y liberar a oficiales de alto grado y más de mil soldados, con el
solo compromiso de contenido simbólico, como fue jurar sobre una Biblia que no
volverían a luchar contra los ejércitos patriotas. Sin duda fue una forma concreta de
ostentar el poder en un marco de gran teatralidad, donde espectadores y
protagonistas vieron legitimar los ideales de justicia y libertad que sustentaba el
nuevo orden.
De alguna manera insospechada el mismo Belgrano estaba dando a las
generaciones posteriores otro sostén ideológico utilizado al extremo en la
construcción de la nacionalidad: el culto a los héroes, personas con características
excepcionales de valentía, modestia, honor, desinterés, etc. y que sus muertes,
acaecidas en el total olvido, como el mismo Belgrano o en el destierro, como San
Martín, en el transcurso del tiempo, los convertía en figuras mitológicas dentro del
imaginario colectivo.
A MANERA DE CONCLUSIÓN
Nos pareció interesante confrontar dos aspectos: el ideológico y el simbólico,
presentes en las primeras opiniones y manifestaciones políticas a partir de 1810.
Ambos demuestran la combinación de viejos y nuevos elementos en la definición
del futuro político de nuestra sociedad, la apelación a la tradición y continuidad de
tendencias corporativas, el derrumbamiento de anteriores símbolos, la construcción
de un nuevo imaginario colectivo reemplazando un sistema de dominación por otro.
Intentamos reflejar la coexistencia de concepciones diferentes sobre los
verdaderos depositarios de la soberanía: la comunidad política de cuño tradicional,
la ciudad con sus privilegios y fueros ancestrales y la comunidad naciente que se
erige e identifica con nuevos símbolos. En Juan Ignacio de Gorriti y en Manuel
Belgrano se conjugaron ambas visiones y reflejan esta etapa de transición y cambios,
lentos y complejos a la vez; el primero se basa en la tradición para legitimar la
nueva situación, el segundo apela a la modernidad para cumplir con el mismo objetivo.
97
CUADERNOS FHyCS-UNJu, Nro. 21:89-98, Año 2003
También vemos secretamente anunciados en el recelo y hostilidad hacia las
tropas porteñas, el germen de los enfrentamientos entre las provincias y la capital,
que sumió al país en las guerras civiles, que expresaron violentamente la disgregación
en poderes autónomos, la dificultad de construir un orden estable y legítimo de
dominación unificado. Además desde los inicios del movimiento emancipador y
pese a la complejidad de las circunstancias e intereses sectoriales, algunos dirigentes
de la revolución advirtieron la necesidad de crear una conciencia social que asegurara
la nueva identidad colectiva tratando de extender, a través de un ritualismo patriótico,
el sentido de pertenencia local a un ámbito más extenso.
NOTAS
1)
Citado en GARAVAGLIA, Juan Carlos (1999),
Poder, conflictos y relaciones
sociales. El Río de la Plata, XVIII-XIX.
Buenos Aires, Colección Pasados
Posibles, Homo Sapiens, pág. 145.
2)
AHPJ, Archivo Ricardo Rojas. Caja II, Libro 2, folio 9 v. y 39; Libro 3, folio 135.
3)
PAZ, José Maria (1981),
Memorias (Selección).
Buenos Aires, CEAL.
4)
MARTINEZ DIAZ, Nelson (1989),
La Independencia Hispanoamericana.
Madrid, Historia 16, pág. 58.
5)
CARRILLO, Joaquín (1877)
Jujuy. Provincia Federal Argentina
.
Apuntes
de su Historia Civil.
6)
Citado en CARRILLO, Joaquín (1877), ob. cit., pág. 169.
7)
AHPJ, Archivo Ricardo Rojas. Caja II, Libro 2, folio 9v. y 39.
BIBLIOGRAFIA
CARRILLO, J. (1877) Jujuy. Provincia Federal Argentina. Apuntes de su Historia Civil.
San Salvador de Jujuy. Reed. UNJu. 1989.
CONTI, V. (1993) El Norte argentino y el espacio andino en el siglo XIX. En Jujuy en la
Historia I, San Salvador de Jujuy, UNJu.
CHIARAMONTE, J.C. (1997) Ciudades, Provincias, Estados: Orígenes de la Nación
Argentina (1800-1846). Biblioteca del Pensamiento Argentino. Buenos Aires, Ariel Historia.
GARAVAGLIA, J.C. (1999) Poder, conflictos y relaciones sociales. El Río de la Plata, XVIII-
XIX. Buenos Aires, Colección Pasados Posibles, Homo Sapiens.
GOLDMAN, N. (1998) Crisis imperial, revolución y guerra (1806-1820). En: GOLDMAN,
Noemí (dir.) Nueva Historia Argentina. Revolución, República, Confederación (1806-
1852). Buenos Aires, Sudamericana.
GUERRA, F-X. (1993) Modernidad e Independencias. Ensayos sobre las revoluciones
hispánicas. México, Fondo de Cultura Económica.
MARTÍNEZ DÍAZ, N. (1989) La Independencia Hispanoamericana. Madrid, Historia 16.
98
MARÍA SALOMÉ BOTO DE CALDERARI - MARCELO CONSTANT
MARTIRÉ, E. (1981) Los Regentes de Buenos Aires. La reforma judicial indiana de
1776. Colección del IV Centenario de Buenos Aires. Universidad de Buenos Aires.
OSZLAK, O. (1985) La formación del Estado argentino. Buenos Aires, Editorial de Belgrano.
PAZ, J.M. (1981) Memorias (Selección). Buenos Aires, CEAL.
SÁNCHEZ DE BUSTAMANTE, T. (1957) Biografías históricas de Jujuy. San Salvador de
Jujuy. Reed. UNJu.
SÁNCHEZ DE BUSTAMANTE, T. (1998) Del pasado jujeño. San Salvador de Jujuy, UNJu.
logo_pie_uaemex.mx