Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
MARSHALL MCLUHAN:
EXPLORACIÓN DE TRES APORTACIONES.
Claudia Benassini Félix
1
Durante el mes de julio se ha conmemorado el centenario del nacimiento de Marshall
McLuhan, cuyas ideas se han releído y replanteado con mayor énfasis a raíz de los
procesos de globalización y digitalización de las comunicaciones, cuyas claves fueron
caracterizadas metafóricamente como medios “fríos” y “calientes”, “medios como
traductores”, “aldea global” etc. Si bien sus textos clave fueron escritos durante la
década de 1960, es bajo estos nuevos escenarios que muestran su vigencia al
proporcionar claves para entender el cambiante panorama comunicacional.
Sin embargo, por razones que escapan a los propósitos de este trabajo, es claro que
Marshall
McLuhan
no
ha
sido
suficientemente
leído
en
nuestros
contextos
hispanoamericanos. Salvo excepciones (por ejemplo Piscitelli, 2005; Islas, Gutiérrez), la
constante suele ser una alusión al pensador canadiense que normalmente evidencia que
quien lo cita no lo ha leído a profundidad
2
. En otros contextos, el acceso a los trabajos
macluhanianos se ha complicado, paradójicamente, por vía de la globalización, puesto
que los conglomerados multimedia que incluyen a las industrias editoriales han
transformado las asociaciones que desde 1964 pusieron en circulación sus trabajos en
español.
Este ensayo se ha elaboradó hace cuatro años, en el marco del Encuenro en México de
la Media Ecology Assocition, organismo que agrupa a los principales investigadores de
la obra Mcluhiana. En su momento, se hizo acreedor al reconocimiento como el mejor
ensayo sobre McLuhan en el marco del concurso organizado en el marco del citado
encuentro. Su punto de partida es la selección de tres aportaciones de su pensamiento al
estudio de la comunicación: los “ambientes”, considerando que es una contribución
fundamental para la organización que en breve celebrará su encuentro. “El medio es el
mensaje”, puesto que es el eje medular de la teoría mcluhaniana que le confiere vigencia
en
la
era
de
las
comunicaciones
digitales.
Finalmente,
la
“aldea
global”,
una
preocupación presente en buena parte de su obra, que corresponde al momento que
vivimos desde hace algunos años y que, adicionalmente, nos permite traer a McLuhan a
la época actual para ver de cerca la pertinencia de sus aportaciones.
EL CONTEXTO.
La década de 1960 fue relevante para la constitución de los actuales medios de
comunicación, nuevos y tradicionales. Es en este momento cuando cristalizan una serie
de proyectos que se habían venido trabajando en décadas previas, a la vez que se van
configurando otros que cristalizarán en épocas recientes. Así, si bien desde 1947 la
National Broadcasting Company inició los experimentos para la transmisión de la
televisión a color, durante los primeros años de la década comenzaron a venderse
masivamente
en
Estados
Unidos
los
televisores
que,
al
atractivo
propio
de
la
programación consagrada al entretenimiento, ofrecía ahora un colorido rudimentario
con la promesa –ahora cumplida- de mejorarlo en aparatos posteriores. Un elemento
adicional, que ya para ese momento pasaba inadvertido para buena parte de las
audiencias que contaban con aparatos actualizados, fue la incorporación definitiva del
transistor. Asimismo el videotape, cuya introducción formal al medio se remonta a una
década previa, hizo posible la grabación de al menos una parte de la programación
televisiva…
Los tres elementos contribuyeron a incrementar la oferta programática de la televisión,
toda vez que pudo mantenerse encendido por largos periodos de tiempo, ahora con una
programación a colores, escasa todavía, pero con la promesa de incrementarse en las
subsiguientes temporadas. Además, a la ya consolidada programación por televisión
abierta se añadieron los sistemas de paga, con sus promesas de venta centradas tanto en
el mejoramiento de las señales hasta entonces ofrecidas únicamente por vía aérea y,
además, el incremento en los canales de televisión y, consecuentemente, en los espacios
destinados al entretenimiento
3
. Finalmente, en el contexto estadounidense, cabe destacar
que en 1962 se inician las transmisiones de la Spanish International Network (SIN), que
hacia 1976 se convertirá formalmente en la cadena Univisión
4
.
En este contexto cabe destacar que si bien el modelo comercial norteamericano daba
prioridad al entretenimiento, la información pronto comenzó a constituirse en un
espacio concebido para conquistar al teleauditorio. Con este compromiso como telón de
fondo, en los primeros días de 1960 se llevó a cabo el debate entre los candidatos a la
presidencia de la República: el republicano Richard M. Nixon y el demócrata John F.
Kennedy, quien desde los primeros momentos de la transmisión hizo gala de su carisma
frente a las cámaras –
telegenia
, se dice ahora- mismo que, de acuerdo con los expertos,
fue decisivo para su triunfo en las elecciones que se llevaron a cabo unos días más tarde.
Pero quizá a la búsqueda de
rating
contribuyó de manera más decisiva el incremento de
la violencia social que encontró en los informativos un espacio que se fue consolidando
con el transcurso del tiempo. En noviembre de 1963 el presidente Kennedy es asesinado
durante una gira de trabajo por el estado de Texas
5
a manos de Lee Harvey Oswald
quien, a su vez, es asesinado horas más tarde cuando se le trasladaba a rendir
declaración: un acontecimiento que fue indiscretamente cubierto por las cámaras de
televisión que se aprestaban a dar cuente del hecho y que, indirectamente, grabaron el
momento en que Jack Rubinstein salía de entre los testigos concentrados en el pequeño
recinto y disparaba a matar al magnicida. Unos años más tarde, la televisión transmitió
las primeras imágenes ligadas con el asesinato del líder pacifista Martin Luther King y,
ya hacia finales de la década, en junio de 1968, las de Robert F. Kennedy, asesinado
durante su campaña para buscar la candidatura presidencial por el Partido Demócrata.
De igual forma, la violencia estuvo presente en las imágenes que cotidianamente
transmitieron los noticiarios de televisión sobre los pormenores de la guerra de
Vietnam, los movimientos de rechazo hacia la medida adoptada por el gobierno
norteamericano, incomprensible para miles de jóvenes cuyos padres apenas dos décadas
antes había pasado por la Segunda Guerra Mundial y, apenas unos años después de
firmada la amnistía, por la guerra de Corea. En resumidas cuentas, a la creciente oferta
de entretenimiento centrada en las teleseries, los concursos y los
late shows
que
destacaron a figuras como Ed Sullivan, los noticieros incrementaban las imágenes que
mostraban a un país cuya violencia social iba en aumento. En resumidas cuentas, la
información, con su creciente dosis de violencia, y el entretenimiento iniciaron en ese
momento su convivencia pacífica, junto con la el inicio de los debates políticos
televisados que gradualmente sustituyeron a los radiofónicos.
El preámbulo un tanto extenso referido a la televisión nos permite comentar un dato
adicional. El asesinato del presidente Kennedy, ocurrido en Dallas, Texas, el 22 de
noviembre de 1963, tardó doce horas en dar la vuelta al mundo. Un tiempo récord para
el momento, considerando que se trataba de un acontecimiento extraordinario que puso
a teletipos y rotativas a trabajar a toda su capacidad para difundir la noticia a través de
la prensa y la radio, entonces los medios más utilizados para la difusión de información.
Un elemento que da pie para considerar que es también en esta década cuando se
producen los primeros lanzamientos de satélites de comunicación, que culminarán con
los desarrollos iniciados durante la década de 1920
6
. De acuerdo con Patrice Flichy
(1993:198), el desarrollo del satélite constituye otro ejemplo de una articulación entre
telecomunicaciones y audiovisual:
Después de algunos experimentos limitados realizados en 1960, el
primer satélite experimental importante es Telstar I, lanzado en 1962
por la NASA. Se trata de un satélite de deslizamiento, es decir, que
gravita sobre una órbita elíptica cuyo apogeo está en el hemisferio
norte. Durante media hora es visible a la vez en la costa Este de
Estados Unidos y en la costa Oeste de Europa. Una de sus primeras
utilizaciones experimentales es transmitir una imagen de televisión
que será recibida en Francia por la estación de Pleumeur Boudou (el
famoso
radomo
). En 1964 se pone en órbita el primer satélite
geoestacionario Syncom. Al contrario que el satélite de deslizamiento,
es operativo permanentemente. Vía Syncom III queda asegurada la
cobertura de los Juegos Olímpicos de Tokio. Los comentaristas ven en
ello el inicio de una “comunicación global”. El primer satélite
comercial INTELSAT I, lanzado en 1965, puede servir tanto para
telefonía (240 vías) como para televisión (un canal). Todos los
satélites de telecomunicaciones de los años sesenta y setenta servirán,
separada o simultáneamente, para la telefonía y la televisión.
Siguiendo de nuevo a Flichy (1993:199), es en la década de los 60 que se consolidan los
lazos entre telecomunicaciones y audiovisual, por una parte, y telecomunicaciones e
informática, por otra, entre otras razones, porque muy pronto se interesaron los
informáticos por la imagen, aunque no fue la única razón. El autor llama a estos
desarrollos el “todo digital”.
En 1950 se acopla por vez primera un ordenador a un tubo catódico.
(…) En 1960, General Motors lanza un sistema para el diseño de
prototipos
de
automóviles.
En
el
mismo
año,
en
el
MIT,
J.E.
Sutherland pone a punto un
software
del mismo tipo. Estos sistemas
permiten una visualización gráfica interactiva, pudiendo manipular el
usuario
toda
la
imagen
o
parte
de
ella:
efectuar
traslaciones,
rotaciones, cambios de escala. En 1963 aparece el primer programa de
diseño en tres dimensiones. En 1965 un
software
de los laboratorios
Bell permite suprimirlas partes ocultas. Por la misma época, gracias a
los trabajos de General Electric para la NASA, se pueden calcular las
superficies sobrevoladas de un avión y visualizar los colores. Estas
diferentes investigaciones serán utilizadas en el diseño asistido por
ordenados (CAD), el los simuladores de vuelo y, luego, en el dibujo
animado por ordenador. Ken Knowlton realiza en 1969
Incredible
Machine
, primer film en imágenes de síntesis.
Para finalizar con este recorrido por la década de 1960, cabe añadir que de manera
entonces cuasi paralela a estas líneas de pensamiento se inicia el proyecto ARPANET,
cuyos antecedentes, según Manuel Castells (2003:26) datan de 1962, con la fundación
de la Oficina de Técnicas de Procesamiento de Información (IPTO) cuya función era
estimular la investigación en el campo de la informática interactiva. Tres décadas más
tarde, estas primeras realizaciones –junto con otras de interconexión informática y el
desarrollo de los correspondientes protocolos- dieron como resultado Internet, que a
través de la
world wide web
pronto abarcó a todo el planeta
7
.
En resumidas cuentas, la década de 1960 se constituye en una especie de bisagra entre
lo digital y lo analógico, entre la modernidad y la posmodernidad, entre lo global y lo
local. Muchas de estas realizaciones se consolidarán durante los últimos años del siglo
XX y principios del XXI, pero en estos primeros años se asomaba una comunicación
diferente a la descrita unos párrafos arriba. Por coincidencia, esta década es la más
prolífica en la bibliografía de Marshall McLuhan
8
, entonces identificado como Doctor
en Letras por la Universidad de Cambridge; profesor de lengua y literatura inglesa,
fundador de la revista
Exploraciones
, quien extendió a los medios las lecciones de
lenguaje que aprendió de maestros como I. A: Richards y del crítico literario F.R.
Lewis, así como de los historiadores canadienses Harold Innis y Lewis Mumford.
Y si bien la década de 1960 fue una de las más prolíficas en el desarrollo de su
pensamiento, cabe señalar que el interés de McLuhan por los medios de comunicación
se inició desde sus primeros años de profesor, durante la segunda mitad de la década de
1930, en las universidades de Wisconsin y St. Louis. No obstante, durante los primeros
años de los cincuenta estas preocupaciones cristalizan en la revista “Exploraciones” y en
La novia mecánica
(1951), concebida en principio como una crítica a la publicidad. Sin
embargo, como afirmó en 1969
9
a Eric Norden, reportero de la revista
Playboy
, en este
libro dio un viraje en relación a sus trabajos previos:
…hasta que escribí mi primer libro,
The Mechanical Bride
, adopté un
enfoque extremadamente moralista hacia toda la tecnología ambiental.
Odié la maquinaria, abominé las ciudades, equiparé la revolución
industrial con el pecado original y los medios de masas con el ocaso.
En pocas palabras, rechacé casi todos los elementos de la vida
moderna a favor de un utopismo rousseauniano. Pero gradualmente
percibí qué estéril e inútil fue esa actitud y comencé a darme cuenta de
que los más grandes artistas del siglo XX –Yeats, Pound, Hoyce,
Eliot- habían descubierto un enfoque totalmente diferente, basados en
la identidad de los procesos de cognición y creación. Me percaté de
que la creación artística es el playback de la experiencia ordinaria –
desde la basura hasta los tesoros-. Dejé de ser moralista y me convertí
en estudiante (en McLuhan y Zingrone, 1998:318).
Un viraje que lo conduciría hacia la comprensión de los medios de comunicación y los
entornos en los que éstos van tomando forma:
Pronto me di cuenta de que no era suficiente reconocer los síntomas
del cambio; uno debe entender la causa del cambio, ya que sin
comprender las causas, los efectos sociales y psíquicos de la nueva
tecnología ni se contrarrestan ni se modifican. También me di cuenta
de
que
un
individuo
no
puede
completar
estas
modificaciones
autoprotectoras; debe valerse del esfuerzo colectivo de la sociedad
afectada en su totalidad; el individuo está sin ayuda en contra de la
expansión
del
cambio
ambiental:
la
nueva
basura –o
el
nuevo
mensaje- inducida por las nuevas tecnologías. Sólo el organismo
social, unido y reconociendo el desafío, puede moverse para hacer
frente a dicho cambio (en McLuhan y Zingrone, 1998:318).
Hay otro punto a resaltar sobre
La novia mecánica
, pues tendrá repercusiones en el
trabajo posterior de McLuhan. Su lectura no obliga a seguir el orden planteado en el
índice, sino los intereses del lector
10
. Es decir, en lugar del seguimiento lineal, se
proponía un mosaico de posibilidades similar a las opciones planteadas por la lectura
del hipertexto:
Debido al cambiante punto de vista de este libro, el lector no tiene
porqué leerlo en un orden especial. Cualquier parte del libro ofrece
uno o más puntos de vista del mismo paisaje social. Aún cuando
Buckhardt vio que el significado del método de Maquiavelo había sido
convertir el Estado en una obra de arte mediante la manipulación
racional del poder, la aplicación del método de análisis del arte a la
evaluación crítica de la sociedad es una posibilidad abierta. Eso es lo
que pretende este libro (en McLuhan y Zingrone, 1998:38).
Por lo tanto, en
La novia mecánica
McLuhan innova un estilo que, según Gordon y
Willarth (1997:34), supuso el abandono de la prosa académica a favor de un estilo más
elíptico con el cual comenzó a examinar los objetos populares de la emergente era
tecnológica. En este sentido,
Las observaciones –o “indagaciones”, como las prefiere llamar- son
acertijos con aforismos indescifrables, tales como “la luz eléctrica es
pura información” y “la gente actualmente no lee los periódicos, se
sumerge cada mañana como en un baño caliente”. McLuhan ha
subrayado, respecto a su propio trabajo: “no pretendo entenderlo.
Después de todo, mis asuntos son muy difíciles”. A pesar de su
sintaxis convulsa, metáforas brillantes y líneas de juegos de palabras,
la teoría básica de McLuhan es relativamente simple (McLuhan y
Zingrone, 1998:280)
En suma, en este primer trabajo se encuentra el germen de lo que serán las
exploraciones mcluhanianas de la década siguiente, la más prolífica en cuanto a libros
publicados, y la más prolífica en cuanto al giro de su pensamiento. Antes de pasar a este
momento, consideremos la aguda crítica que hace a los trabajos de sus colegas
norteamericanos; no sólo muestra las preocupaciones que estarán presentes en gran
parte de sus trabajos; también evidencia la posición crítica que, en un momento álgido
para el desarrollo del pensamiento comunicacional norteamericano, sostenía con
respecto a la posición empirista:
Hoy en día, cuando queremos orientarnos en nuestra propia cultura y
necesitamos alejarnos de los prejuicios y presiones ejercidos por
cualquier forma técnica de la expresión humana, sólo tenemos que
visitar una sociedad en la que dicha forma particular no se ha dejado
sentir, o un periodo histórico en el que todavía no se la conocía. El
profesor Wilbur Schramm hizo uno de estos movimientos estratégicos
en su estudio
La televisión en la vida de nuestros hijos
. Descubrió
zonas en que la televisión no había penetrado en lo absoluto e hizo
unas pruebas. Como no había hecho ningún estudio de la peculiar
naturaleza
de
la
imagen
televisiva,
dichas
pruebas
fueron
de
preferencias de “contenidos”, de tiempo dedicado a ver la televisión y
recuentos de vocabulario. En una palabra, su enfoque del problema
fue literario, aunque de forma inconsciente. Por ello, no encontró nada
que señalar. Si se hubiesen empleado sus métodos en 1500 para
descubrir los efectos del libro impreso en las vidas de niños y adultos,
no se habría descubierto ninguno de los cambios en la psicología
individual y social que resultaron de la tipografía. La imprenta creo el
individualismo y el nacionalismo en el siglo XVI. Los análisis de
programa y de “contenido” no ofrecen ningún indicio de la magia de
estos medios ni de su carga subliminal (McLuhan, 1994:40).
Una posición que, como ya se esbozó, en buena medida se deriva de trasladar las
categorías del análisis literario a la comprensión de los medios de comunicación y sus
ambientes. En este contexto, es importante destacar que McLuhan tenía una concepción
ampliada de “medios de comunicación”: más allá de la prensa, la radio, el cine y la
televisión, los “medios” eran extensiones del cuerpo y la mente: la ropa, de la pie, la
computadora, del sistema nervioso central etc. Pero también estaban presentes el
ferrocarril y el telégrafo
11
. Éstos fueron los elementos que aplicó para la comprensión de
las tres eras en las que caracterizó el desarrollo de la humanidad, cuya característica
esencial es el reinado de un medio de comunicación acorde con el desarrollo
tecnológico de cada era: Preliteraria o Tribal, en la que reina la palabra; la Era de
Gutenberg, con el reinado de la palabra impresa y, por último, la era electrónica de la
humanidad retribalizada, es decir, cuando el compromiso sensorial total –en especial el
tacto- equivale a creer (Gordon y Wilmarth, 1997:45).
De acuerdo con McLuhan, ha habido tres innovaciones tecnológicas
básicas: la invención del alfabeto fonético que sacó al hombre tribal
de su equilibrio sensitivo y le dio dominio al ojo; la introducción del
tipo móvil en el siglo XVI, que aceleró este proceso; y la invención
del telégrafo en 1844, que anunció una revolución en la electrónica, la
cual a la larga retribalizará al hombre devolviéndole a su equilibrio
sensitivo. McLuhan se ha dedicado
a explicar
y extrapolar las
repercusiones de esta revolución electrónica (McLuhan y Zingrone,
1998:280).
En este sentido, interesado en las implicaciones socioculturales de los medios y sus
modalidades en la diversidad de ambientes en que se insertan, McLuhan centró su
interés en las edades mecánica y eléctrica. De la primera son propias la rueda, el
alfabeto y la imprenta, mientras que de la segunda lo son el telégrafo, el radio, el cine, el
teléfono, la computadora y la televisión. En la entrevista concedida a
Playboy
(1998:293) señala las repercusiones mediáticas de ambas edades:
La tecnología de la imprenta moldeó cada aspecto de la cultura
mecánica occidental, pero la edad moderna es la edad de los medios
eléctricos, que forjan ambientes y culturas antitéticas a la sociedad de
consumo mecánico derivada de la imprenta. La imprenta arrancó al
hombre de su matriz cultural tradicional, mientras le mostraba cómo
apilar una individualidad sobre otra en una aglomeración masiva de
poder nacional e industrial, y el trance tipográfico de Occidente ha
perdurado hasta ahora, cuando los medios electrónicos, finalmente,
nos están desencantando. La constelación de Marconi está eclipsando
la galaxia de Gutenberg.
En este contexto, quizá uno de los rasgos distintivos de estas edades radica en la
velocidad con la que viaja la información, misma que repercutirá en las maneras en que
los seres humanos interactúan unos con otros en la aldea global (McLuhan, 1994:26).
En la edad mecánica, ahora en recesión, podían llevarse a cabo
muchas acciones sin demasiada preocupación. El movimiento lento
aseguraba que las reacciones iban a demorarse durante largos periodos
de tiempo. Hoy en día, la acción y la reacción ocurren casi al mismo
tiempo. De hecho, vivimos mítica e íntegramente, por decirlo así, pero
seguimos pensando con los antiguos y fragmentados esquemas de
espacio y tiempo propios de la edad preeléctrica.
Finalmente, una diferencia sustancial entre ambas eras. La primera, mecánica, se
caracterizó por una
explosión
en la que se vieron envueltos los medios de comunicación,
el avance tecnológico y la inquietud del hombre por trascender los límites hasta
entonces marcados por la geografía y sus sentidos. La segunda, eléctrica, cuya constante
es la
implosión
, con sus repercusiones en los sujetos:
Tras
tres
mil
años
de
explosión
especialista
y
de
creciente
especialización
y
alienación
en
las
extensiones
tecnológicas
del
cuerpo, nuestro mundo, en un drástico cambio de sentido, se ha vuelto
agente de compresión. Eléctricamente contraído, el globo no es más
que una aldea. La velocidad eléctrica con que se juntan todas las
funciones sociales y políticas en una implosión repentina ha elevado la
conciencia humana de la responsabilidad en un grado intenso. Es este
factor implosivo el que afecta la condición del negro, del adolescente
y de ciertos otros grupos. Ya no pueden ser
contenidos
, en el sentido
político de la asociación limitada. Ahora están
implicados
en nuestras
vidas,
y
nosotros
en
la
suya,
gracias
a
los
medios
eléctricos
(McLuhan, 1994:26-27).
…COMO DIJO MCLUHAN… “EL MEDIO ES EL MENSAJE”.
Pocas frases tan inapropiadas como ésta, que suele estar presente en textos relacionados
con los medios de comunicación; que algunas veces proviene de figuras reconocidas al
interior de nuestro campo de estudios. Y que, en el mejor de los casos, denota una
lectura
incorrecta
del
autor
al
que
se
refieren…
si
no
es
que
evidencia
el
desconocimiento total de Marshall McLuhan, aunque aparentan haber leído al menos un
capítulo del libro que lo dio a conocer en 1964. En este contexto equivocado, la frase
pretende enfatizar en la importancia de seleccionar el medio indicado de acuerdo al
contenido a comunicar a una determinada audiencia. “El medio es el mensaje” aludirá,
en consecuencia, a las decisiones correctas para llevar a buen término la estrategia
comunicativa.
Para entender la aportación, es necesario considerar, tal como se destacó más arriba, que
McLuhan tenía una concepción ampliada de “medios de comunicación”. Lo mismo
sucederá con la de “mensaje”, más allá del “contenido” y la “información”, como ya
desde 1960 se caracterizaba a los productos que circulan a través de los medios de
comunicación. De acuerdo con Gordon y Wilmarth (1997:59), en opinión de McLuhan
esta definición estrecha de mensaje “deja de lado una de las características más
importantes de los medios: su poder para modificar el curso y funcionamiento de las
relaciones y actividades humanas. En consecuencia, McLuhan redefine el „mensaje‟ de
un medio como todo cambio de escala, ritmo o pautas que ese medio provoca en las
sociedades o culturas”. En palabras de McLuhan (1994:29):
En una cultura como la nuestra, con una larga tradición de fraccionar
y dividir para controlar, puede ser un choque que le recuerden a uno
que, operativa y prácticamente, el medio es el mensaje. Esto significa
simplemente que
las
consecuencias
individuales
y
sociales
de
cualquier medio, es decir, de cualquiera de nuestras extensiones,
resultan
de
la
nueva
escala
que
introduce
en
nuestros
asuntos
cualquier extensión o tecnología nueva. Así, por ejemplo, con la
automatización, es cierto que los nuevos esquemas de asociación
humana tienden a eliminar puestos de trabajo. Ése es el resultado
negativo. El lado positivo es que la automatización crea funciones
para la gente o, lo que es lo mismo, una intensificación de su
implicación en su trabajo y asociaciones humanas, que la precedente
tecnología mecánica había destruido. Mucha gente estaría dispuesta a
decir que el significado o mensaje no es la máquina sino lo que se
hace con ella (McLuhan, 1994:29).
Al respecto, Gordon y Wilmarth (1997:60) añaden que un motivo adicional para la
nueva definición radica en que el “contenido” “se torna una ilusión, o al menos una
máscara de interacción con los medios. Estos funcionan en pares: un medio „contiene‟ a
otro (y éste puede a su vez contener a otro, y así sucesivamente). El telégrafo, por
ejemplo, contiene palabra impresa, que contiene escritura, que contiene discurso. De
este modo, el medio contenido se convierte en el mensaje del medio continente”. Al
respecto, según McLuhan (1994:30-31).
“el medio es el mensaje” porque es el medio el que modela y controla
la escala
y forma de las asociaciones
y trabajo humanos. Los
contenidos o usos de estos medios son tan variados como incapaces de
modelar las formas de asociación humana. En realidad, lo más típico
es que los “contenidos” de cualquier medio nos impiden ver su
carácter. Sólo ahora las industrias han tomado conciencia de los
distintos tipos de negocios en que están trabajando. IBM sólo empezó
a operar con una visión clara cuando se dio cuenta de que su negocio
no consistía en la fabricación de maquinaria para oficinas y empresas,
sino en el procesamiento de información. Gran parte de los beneficios
de la General Electric Company proviene de las bombillas y de los
sistemas de alumbrado. Aun no ha descubierto que su negocio
consiste en el transporte de información, casi tanto como el de la
AT&T.
Más adelante, McLuhan volvería a estas reflexiones en la entrevista que dio a
Playboy
por conducto de Eric Norden (en McLuhan y Zingrone, 1998:296).
Al subrayar que el medio es el mensaje y no el contenido, no estoy
sugiriendo que el contenido no desempeña un rol –desempeña un rol
subordinado distinto-. Aun si Hitler hubiera dado conferencias de
botánica, algunos otros demagogos habrían utilizado la radio para
retribalizar a los alemanes y volver a encender el atávico lado oscuro
de la naturaleza humana que creó el fascismo europeo en los años
veinte y treinta. Al poner todo en análisis de contenido y ninguno en el
medio, perdemos todas las oportunidades de percibir y dominar el
impacto de nuevas tecnologías en el hombre, y así siempre estamos
pasmados y no preparados para las transformaciones ambientales
revolucionarias inducidas por los nuevos medios. Zarandeado por los
cambios ambientales que no puede comprender, el hombre se hace eco
del último llanto triste de su ancestro tribal, Tarzán, cuando cayó al
suelo: „¿quién engrasó mi liana?‟ El judío alemán victimizado por los
nazis a causa de que el viejo tribalismo de aquél chocó con el nuevo
tribalismo de estos no pudo entender por qué pusieron su mundo patas
arriba en forma tal que los americanos de hoy día pueden entender la
reconfiguración de las instituciones sociales y políticas causadas por
los medios eléctricos en general y por la televisión en particular.
Sin embargo, dos son las excepciones a que los medios funcionen en pares y que
desencadenen el proceso “el medio es el mensaje” (McLuhan, 1994:30; Gordon y
Wilmarth; 1997:61): la luz eléctrica y el discurso; la primera, permite llevar a cabo
actividades que no podrían llevarse a cabo en la oscuridad; pero la luz misma no
contiene otro medio
…es un medio sin mensaje, por decirlo así, e menos que se emplee
para difundir un anuncio verbal o un nombre. El contenido de la
escritura es el discurso, del mismo modo que el contenido de la
imprenta es la palabra escrita, y la imprenta, el del telégrafo. Si
alguien preguntara: “¿Cuál es el contenido del discurso?” habría que
contestarle: “Es un verdadero proceso del pensamiento que, en sí, no
es verbal”.
En suma, “el medio es el mensaje” es una manera de poner en guardia al estudioso de
los medios y sus lenguajes. Optar por “mensaje” y no por “contenido” es una estrategia
orientada a no quedarse en la superficie que aparentemente enlaza al productor y al
consumidor de los medios. Dicho de otra manera, la opción supone contextualizar el
surgimiento, desarrollo e implicaciones del “nuevo medio de comunicación” con sus
consecuentes transformaciones ambientales y, por tanto, supone un análisis de las
diversas partes implicadas en cada uno de estos procesos. Algo que, al menos en ese
momento, estaba fuera de posibilidades, toda vez que en el “análisis de contenido” se
agotaba una de las opciones investigativas desarrolladas por la escuela norteamericana.
Cabe añadir que esta estrategia se ha convertido en una de las modalidades más
utilizadas para mantener vivo el pensamiento de McLuhan: la cadena del medio que
contiene a otro se ha complejizado con la irrupción de los nuevos medios de
comunicación en ambientes crecientes.
De acuerdo con esta lógica consideremos al teléfono, que contiene palabras transmitidas
verbalmente. En sus primeros desarrollos, este medio era característico de ambientes
propios de una comunicación privada. Sin embargo, durante los últimos quince años la
expansión de la telefonía móvil ha propiciado nuevos ambientes, evidenciados tanto en
la manera en que se construyen las frases articuladas como los espacios en los que se
llevan a cabo las conversaciones y las temáticas sobre las que suele conversarse. De
aquí que, adicionalmente, haya la posibilidad de incorporar al análisis la caracterización
del teléfono como “medio frío”, con temperatura modificable en función de los nuevos
ambientes en que se utiliza y en función del desarrollo tecnológico. Pensemos en los
cambios graduales del aparato analógico al digital, al móvil, al MP3 de usos múltiples y
al videófono, correspondiente a la nueva generación que ya comienza a popularizarse en
algunos países. La pregunta es si este aparato será a la vez una extensión del oído –
como naturalmente lo concibió McLuhan-, del ojo y/o, eventualmente, del tacto. Este
último punto vincularía al videófono con la televisión, como extensión del tacto
12
ALDEA GLOBAL: IMPLOSIÓN EN LA ERA ELECTRÓNICA
13
.
En 1962 vio la luz
La Galaxia Gutenberg
, libro en el que Marshall McLuhan intentó
explicar por qué la cultura de la imprenta confiere al hombre un lenguaje de
pensamiento que lo deja desprevenido para enfrentarse con el lenguaje de su propia
tecnología electromagnética inició (McLuhan, 1985:44-45).
Ahora podemos vivir no sólo anfibiamente en mundos separados y
distintos, sino plural, simultáneamente, en muchos mundos y culturas.
No estamos ya más sometidos a una cultura –a una proporción única
de nuestros sentidos- que lo estamos a un solo libro, a un lenguaje, a
una tecnología- Culturalmente, nuestra necesidad es la misma que la
del científico que trata de conocer el desajuste de sus instrumentos de
investigación con objeto de corregirlo. Compartimentar el potencial
humano en culturas únicas será pronto tan absurdo como ha llegado a
serlo la especialización en temas y disciplinas. No es probable que
nuestra era sea más obsesiva que cualquier otra, pero su sensibilidad le
ha dado una conciencia, de su condición y de su misma obsesión,
mucho mas clara que la de otras épocas.
Una idea que años más tarde retomaría en
McLuhan, caliente & frío
(1973:192).
Ante nosotros tenemos dos objetos enteramente discordantes; una
máscara de los mares del Sur, representativa de una cultura primitiva y
prealfabética, y un televisor, símbolo del hombre posalfabetizado y
electrónico. Entre ambos extremos se extiende la Galaxia Gutenberg,
o sea, cinco siglos de imprenta, culminación de un milenio de
alfabetos fonéticos. Existen, sin embargo, muy interesantes analogías
entre esta máscara y el televisor que se halla en otro extremo. La
máscara es una talla y la imagen de TV creo que, también, lo es.
.. ya
que
exige
cierta
complementación
por
parte
de
todos
nuestros
sentidos. La máscara, a su vez, proviene de un mundo en que todos los
sentidos actuaban simultáneamente.
El punto de partida para estas reflexiones fue la creación de los nuevos lenguajes,
actividad propia de los nuevos medios de comunicación considerados como tales desde
los inicios de la imprenta. En 1968 escribió en
Guerra y paz en la aldea global
:
La radio y la TV no son “ayudas audiovisuales” para realizar o
divulgar anteriores formas de experiencia. Son nuevos lenguajes.
Debemos dominar primero y luego enseñar estos nuevos lenguajes en
todas sus mínimas particularidades y riquezas. Disponemos así en una
escala sin precedentes de los recursos de comparación y contraste.
Podemos comparar los cambios artísticos que experimenta la misma
obra de teatro o novela o poema o relato periodístico según va
pasando por la forma cinematográfica, la escena, la radio y la TV.
Podemos señalar estas cualidades precisas de cada medio como
compararíamos los diversos grados de eficacia de un pensamiento en
griego, francés, inglés. Esto es lo que los jóvenes están haciendo todos
los días, de cualquier modo, sin ayuda alguna, fuera del aula. Y que
atrapa su atención automáticamente de una manera tal como jamás lo
pudo lograr aquella (McLuhan, 1969b:133).
Un año más tarde, McLuhan complementó esta idea en
Contraexplosión
(1969b:236–
237).
Hoy empezamos a darnos cuenta de que los nuevos medios no son
simplemente una gimnasia mecánica para crear mundos de ilusión,
sino nuevos lenguajes con un nuevo y único poder de expresión.
Históricamente, los recursos del idioma inglés han sido configurados y
expresados
en
formas
constantemente
nuevas
y
cambiantes.
La
imprenta cambió no sólo el volumen de la escritura sino también el
carácter del lenguaje y las relaciones entre el autor y el público. La
radio, el cine y la televisión llevaron al idioma inglés escrito hacia la
espontaneidad y la libertad del idioma hablado. Nos ayudaron a
recuperar la intensa conciencia del lenguaje social
y del
gesto
corporal. Si estos “medios de comunicación de masas” nos sirvieran
solamente para debilitar o corromper niveles anteriormente alcanzados
de la cultura verbal y de la imagen, no sería porque haya en ellas nada
inherentemente malo. Sería porque no hemos podido dominarlas como
nuevos lenguajes para integrarlas en la herencia cultural global.
Dicho brevemente, y esperando hacerle justicia, en diversas obras McLuhan destacó la
importancia
de
conocer
los
nuevos
lenguajes
desarrollados
por
los
medios
de
comunicación y los cambios que se generan como producto de su paso de un medio a
otro. Conocerlos en sus especificidades y en los consecuentes cambios inherentes a su
irrupción, desarrollo y consolidación en nuevos y diversos ambientes. Conocer sus
lenguajes para después enseñarlos, para utilizarlos y aprovecharlos en todas sus
potencialidades. Conocerlos para integrarlos a la herencia cultural global que tuvo sus
inicios en la década de 1920, con el inicio de la cultura tribal (McLuhan, 1969b:141–
142).
La radio “encendió” al negro norteamericano en los años 20, creando
una cultura tribal totalmente nueva para el único país en el mundo
basado en la teoría alfabética y formado por ella. La política, la
educación y los negocios norteamericanos son el mayor monumento al
poder civilizador y especializante de la palabra impresa. Por tal razón,
la
imagen
de
la
identidad
norteamericana
resultante
de
este
compromiso
con
la
cultura
visual
y
alfabética,
es
golpeada
naturalmente con más fuerza por la tecnología eléctrica corriente. Pues
las estructuras electrónicas actuales, tanto en sí mismas como en sus
extensos efectos psíquicos y sociales, son antitéticas a ese tipo de
cultura. Cuando la información proviene en forma simultánea e
inmediata
de
todas
direcciones,
la
cultura
es
auditiva
y
tribal,
indiferente al pasado y sus conceptos. De aquí la pavorosa confusión
que reina por igual en los negocios, la política y la educación
norteamericanos.
Hasta aquí lo que se refiere a los lenguajes desarrollados por los medios y al papel de
estos últimos en la conformación de una cultura tribal que gradualmente se fue
diversificando y enfrentando el cúmulo creciente de información producto del impulso
eléctrico. El riesgo de no incorporar los lenguajes de los medios a la cultura global
estaba presente en la importancia conferida al acontecimiento reciente –por sus
características
de
inmediatez
y
simultaneidad-,
en
detrimento
del
pasado
y
sus
conceptos.
Consideremos ahora la
aldea global
, término que aparece por primera vez en
La
Galaxia Gutenberg
(McLuhan, 1985:45):
Sin embargo, nuestra fascinación por lo inconsciente, personal y
colectivo, en todas sus fases, y todas las formas de la conciencia
primitiva, comenzó en el siglo XVIII, con la primera revulsión
violenta contra la cultura de la imprenta y de la indus mecánica. Lo
que comenzó como una “reacción romántica” hacia la integración
orgánica puede o no haber acelerado el descubrimiento de las ondas
electromagnéticas.
Pero
es
cierto
que
los
descubrimientos
electromagnéticos han hecho resucitar el “campo” simultáneo en todos
los asuntos humanos, de modo que la familia humana vive hoy en las
condiciones de “aldea global”. Vivimos en un constreñido espacio
único, en el que resuenan los tambores de la tribu. Por ello, la
preocupación
actual
por
lo
“primitivo”
es
tan
banal
como
la
preocupación del siglo XIX por el progreso, y tan ajena a nuestros
problemas.
En 1967, McLuhan escribió en
El medio es el masaje
–dicho sea de paso, uno de sus
libros más consultados sobre el tema- una idea que desarrollaría más adelante en otros
escritos y que complementaría los previos relacionados con el tema y con los cambios
en la cultura tribal arriba mencionados.
El nuestro es un mundo flamante de repentinidad. El “tiempo” ha
cesado, el “espacio” se ha esfumado. Ahora vivimos en una aldea
global
, un suceder simultáneo. Hemos vuelto al espacio acústico.
Hemos comenzado a reestructurar el sentimiento primordial, las
emociones tribales de las cuales nos divorciaron varios años de
analfabetismo (McLuhan, 1969a :63)
No obstante, es en
Contraexplosión
donde presenta la caracterización más acabada de la
aldea global (McLuhan, 1969b:41
14
):
La
velocidad
con que se mueve la información en la
aldea global
significa que cada
acción humana
o acontecimiento
compromete a
todos
los habitantes en
cada una
de sus consecuencias. La
nueva
adaptación
humana al medio en función de la aldea global contraída
debe considerar el nuevo factor de compromiso total de cada uno de
nosotros en las
vidas
y acciones de
todos.
En la
era de la electricidad
y la
automación,
el globo se convierte en una comunidad de
continuo
aprendizaje;
un solo claustro en el que
todos y cada uno,
sin
diferencias de edad, están
comprometidos en un aprendizaje de
vida
Cuatro años más tarde, en
McLuhan caliente & frío
(1973:204), ampliará estas
reflexiones sobre la velocidad con la que viaja la información, a la vez que completa su
construcción sobre la aldea global, en el sentido del papel que juega la información en la
construcción de la misma.
El desplazamiento de la información a una velocidad próxima a la de
la luz se ha convertido, con mucho, en la mayor industria mundial. Y
el consumo de dicha información ha llegado a ser, en consecuencia, la
más importante operación consumidora del mundo. El globo terráqueo
se ha convertido, por una parte, en una comunidad instruida y, por
otra, debido a la estrechez de las interrelaciones, en una diminuta
aldea. Las pautas de los grupos humanos basadas en medios más
lentos han llegado a ser, de la noche a la mañana, inapropiadas y
obsoletas y se yerguen como amenazas contra el sentido común y una
vida estable. En tales circunstancias, la comprensión de los medios
necesariamente implica la captación de sus
efectos.
Los objetivos de
los nuevos medios han sido fatalmente fijados según parámetros y
marcos propios de medios más antiguos. En todos los análisis de
medios
se
han
aplicado
parámetros
correspondientes
a
medios
anteriores.
.. sobre todo, los del discurso y la imprenta.
Asimismo, en la entrevista concedida a
Playboy
, McLuhan alude a los rasgos propios de
la aldea global, por cierto muy alejados de quienes la identifican como una organización
simple, igual que sus habitantes:
Como usted puede ver, la tribu no es conformista precisamente porque
sea inclusiva; después de todo, hay una mayor diversidad y menor
conformidad dentro de un grupo familiar que las habidas dentro de un
conglomerado urbano que acoge a miles de familias. Es la aldea donde
la excentricidad permanece y en la gran ciudad donde la uniformidad
y la impersonalidad es lo común. Las condiciones de la aldea global,
siendo
forjadas
por
la
tecnología
eléctrica,
estimulan
más
discontinuidad, diversidad y división que la vieja sociedad mecánica
estandarizada;
de
hecho,
la
aldea
global
hace
inevitables
los
desacuerdos máximos y el diálogo creativo. La uniformidad y la
tranquilidad no son signos importantes de la aldea global; más
probables son el conflicto y la discordia, al igual que el amor y la
armonía –la forma de vida acostumbrada de cualquier gente tribal
(McLuhan y Zingrone, 1998:310).
Cabe añadir que estas características de los “aldeanos globales”, también contrario a lo
que se plantea, son producto de un fenómeno
implosivo
.
Tras
tres
mil
años
de
explosión
especialista
y
de
creciente
especialización
y
alienación
en
las
extensiones
tecnológicas
del
cuerpo, nuestro mundo, en un drástico cambio de sentido, se ha vuelto
agente de compresión. Eléctricamente contraído, el globo no es más
que una aldea. La velocidad eléctrica con que se juntan todas las
funciones sociales y políticas en una implosión repentina ha elevado la
conciencia humana de la responsabilidad en un grado intenso. Es este
factor implosivo el que afecta la condición del negro, del adolescente
y de ciertos otros grupos. Ya no pueden ser
contenidos
, en el sentido
político de la asociación limitada. Ahora están
implicados
en nuestras
vidas,
y
nosotros
en
la
suya,
gracias
a
los
medios
eléctricos
(McLuhan, 1994:26-27).
Como puede observarse, la implosión es una característica ligada a la velocidad con la
que viaja la información en la era eléctrica. Un segundo elemento, ligado también a la
era eléctrica, es el ambiente de la retribalización, que supone nuevas formas de
organización y participación derivadas de la transformación tecnológica característica
de la implosión:
Los talentos y las perspectivas individuales no tienen que ser anulados
dentro de una sociedad retribalizada; éstos simplemente interactúan
dentro de una conciencia de grupo que tiene el potencial para liberar
mucha más creatividad que la vieja cultura atomizada. El hombre
alfabetizado está alienado y empobrecido; el hombre retribalizado
puede llevar una vida mucho más rica y más satisfactoria –no la vida
de un zángano sin mente, sino de un participante de una malla sin
costura de interdependencia y armonía-. La implosión de la tecnología
eléctrica está transformando al hombre alfabetizado, fragmentado, en
un ser humano complejo con estructura profunda, con una profunda
conciencia de su interdependencia completa con toda la humanidad.
En la vieja sociedad “individualista” de la imprenta, el individuo era
“libre” sólo de ser alienado y disociado, un extranjero sin raíces,
privado de sueños tribales. Por el contrario, nuestro nuevo ambiente
tecnológico obliga al compromiso y la participación y satisface las
necesidades psíquicas y sociales del hombre a niveles profundos (en
McLuhan y Zingrone, 1998:310)
15
.
Más adelante (1998:319-320) volverá al punto
16
, enfatizando su disgusto hacia los
cambios que ha suscitado el ambiente de la retribalización, que ha propiciado la
disolución de la tradición occidental alfabetizada…
Veo la posibilidad de una sociedad retribalizada –rica y creativa-
emergiendo de este periodo traumático de choque cultural; pero no
tengo nada más que aversión para el proceso de cambio. Como un
hombre moldeado dentro de la tradición occidental alfabetizada,
personalmente no vitoreo la disolución de esta tradición a través de la
implicación
eléctrica
de
todos
los
sentidos:
no
disfruto
con
la
destrucción
de
los
vecindarios
por
la
construcción
de
edificios
elevados, ni con el dolor de los problemas de identidad. Nadie podría
ser menos entusiasta acerca de estos cambios radicales que yo. No soy
revolucionario por temperamento o convicción; preferiría un ambiente
con servicios modestos y a escala humana, estable y sin cambios. La
televisión y todos los medios eléctricos están desenmarañando la
estructura entera de nuestra sociedad, y como hombre forzado por las
circunstancias a vivir dentro de esta sociedad, no tomo partido en su
desintegración.
Una posición que desarrolla completamente en esta entrevista, pero que comienza a
esbozar años antes, aunque de manera menos radical, en
Comprender los medios de
comunicación
(McLuhan, 1994:71-72):
La perspectiva más inmediata para el occidental alfabetizado
y
fragmentado que se encuentra con la implosión eléctrica en su propia
cultura es su firme y rápida transformación en un individuo complejo,
de estructura profunda, emocionalmente consciente de su completa
interdependencia
con
el
resto
de
la
sociedad
humana.
(…)
El
individualismo alfabetizado, fragmentado y visual ha dejado de ser
posible en una sociedad con patrones eléctricos y en plena implosión.
¿Qué debemos hacer? ¿Nos atrevemos a afrontar estos hechos a nivel
consciente? ¿O es mejor tapar y reprimir estos temas hasta que un
estallido de violencia nos libere de toda la carga? Un destino de
implosión y de interdependencia es más terrible para el occidental que
el destino de explosión e independencia del hombre tribal. Puede que
sea un rasgo de carácter mío, pero encuentro que la comprensión y el
esclarecimiento de las cuestiones alivian en parte la carga. Por otro
lado, puesto que la conciencia parece ser un privilegio humano, ¿acaso
no convendría extender esta condición a nuestros conflictos ocultos,
tanto privados como sociales? (McLuhan, 1994:71-72).
Nos detenemos en este punto porque parece ser uno de los más controvertidos sobre la
aldea global mcluhaniana. De acuerdo con algunos críticos, de dicha caracterización y
de las consecuencias de la evolución tecnológica McLuhan hubiese tenido una
perspectiva optimista. Al respecto, Gordon y Willmarth (1997:121-122) señalan que
Las cavilaciones más optimistas de McLuhan acerca de los efectos
psicológicos de la televisión, las computadoras y los medios de
telecomunicaciones complejos, junto con sus ideas sobre los efectos
retribalizadores de los medios electrónicos, lo llevaron a proponer la
existencia de una “aldea global”. En una entrevista publicada en la
revista
Playboy
en 1969, declaró que veía el surgimiento de un
reconfigurado
entorno
mundial
como
resultado
de
la
creciente
interacción de la humanidad con los medios electrónicos, y que en
ésta, la “tribu humana puede convertirse verdaderamente en una
familia y la conciencia humana puede liberarse de las ataduras de la
cultura
mecánica,
para
errar
por
el
cosmos.
Los
críticos
contemporáneos desdeñan por errónea la visión de McLuhan de la
aldea global. En vez de abrir el mundo y mejorar las interacciones de
quienes lo habitan, señalan que el surgimiento de “la civilización de la
tecnología global y popular ha producido exactamente lo contrario.
No
obstante,
como
él
mismo
argumentará
años
más
adelante
(1973:361),
la
caracterización de la aldea global, con las breves descripciones de sus ambientes, no
necesariamente suponen que McLuhan esté de acuerdo con ella
17
:
La aldea única y tribal es mucho más divisionista y agresiva que
cualquier otro nacionalismo. La aldea significa fisión –no fusión- en
profundidad. La gente abandona la ciudad pequeña para eludir el
compromiso. La gran ciudad
alinea
a las personas en su uniforma e
impersonal medio ambiente. La gente va allí en busca de decoro. En la
ciudad se obtiene dinero mediante la uniformidad y la reiteración. La
artesanía diversa produce arte, no dinero. La aldea no es un sitio
donde reinan una paz y una armonía ideales. Todo lo contrario. El
nacionalismo surgió de la imprenta y significó un extraordinario alivio
respecto de las condiciones de vida de la aldea universal. Yo no
apruebo
ésta. Simplemente que vivimos en ella.
En síntesis, cabe señalar que la
aldea global
es el espacio en el que confluyen los
nuevos medios de comunicación, con sus lenguajes y ambientes, propiciando diversos
procesos de hibridación y recalentamiento. Este último resulta importante para ilustrar
el movimiento diacrónico y sincrónico de la aldea global. McLuhan (1994:55) describe
de la siguiente manera:
El aumento de la velocidad desde lo mecánico hasta la forma eléctrica
instantánea invierte la explosión en implosión. En la actual edad
eléctrica, las energías en implosión, o contracción, de nuestro mundo
chocan con los antiguos patrones de organización, expansionistas y
tradicionales. Hasta hace poco, nuestras instituciones y convenios
sociales, políticos y económicos compartían un patrón unidireccional.
Seguimos considerándolo “explosivo” o expansible, y aunque hayan
dejado de darse, seguimos hablando de la explosión demográfica y de
la explosión de la enseñanza. (…) En condiciones de velocidad
eléctrica,
las
soberanías
departamentales
se
han
disuelto
tan
rápidamente como las soberanías nacionales. La obsesión por los
antiguos patrones de expansión mecánica y unidireccional desde un
centro hacia las márgenes ha dejado de tener relevancia en nuestro
mundo eléctrico. La electricidad no centraliza sino que descentraliza.
(…) La energía eléctrica disponible tanto en la granja como en el
despacho de dirección, permite que cualquier lugar sea un centro y no
requiere grandes agregados. (…) Este principio se aplica
en su
totalidad
a la edad eléctrica. En política, permite a un Castro existir
como núcleo o centro independiente. Permitiría que Québec dejara la
unión canadiense de una forma completamente inconcebible bajo el
régimen de los ferrocarriles. Los ferrocarriles necesitan un espacio
político y económico uniforme. En cambio, el avión y la radio
permiten la máxima discontinuidad y diversidad en la organización
espacial.
Por su parte, Gordon y Willmarth (1997:76) añaden que al respecto McLuhan
proporciona ejemplos de recalentamiento y de los perjuicios que provocan:
Entre
otras
cosas,
observa
que
las
sociedades
industriales
de
Occidente en el siglo XIX depositaron un énfasis extremo en los
procesos fragmentados del trabajo. Pero con la electrificación, el
mundo comercial y el mundo social de las sociedades industrializadas
desplazaron su énfasis hacia formas de organización unificadas y
unificadoras (corporaciones, monopolios, clubes, etc.). Percepciones
como ésta llevaron a McLuhan a la conclusión de que la tecnología
electrónica crea una “aldea global”, donde el conocimiento debe
sintetizarse en lugar de repartirse en especialidades.
Adicionalmente, McLuhan (1994:56) destaca la importancia creciente que en este
contexto está cobrando la información
18
:
En la nueva Edad de la Información eléctrica y de producción
programada, los bienes mismos asumen cada vez más un carácter de
información;
esta
tendencia
se
manifiesta
sobre
todo
en
los
presupuestos cada vez más importantes para publicidad. De forma
significativa, son precisamente los bienes que más se emplean en la
comunicación
social:
cigarrillos,
cosméticos,
jabones
(quita
cosméticos), los que sobrellevan la mayor parte del mantenimiento de
todos los medios de comunicación en general. A medida que suban los
niveles de información eléctrica, casi cualquier material servirá a todo
tipo de necesidad o función, empujando cada vez más al intelectual
hacia un papel de mando social y al servicio de la producción.
Cinco años más tarde, en
Contraexplosión
(1969b:41) vuelve a esta importancia de la
información, más como un compromiso de todos los habitantes de la aldea global
19
:
Una
referencia
citada
párrafos
arriba,
pero
que
es
necesario
retomar
en
esta
argumentación:
La
velocidad
con que se mueve la información en la
aldea global
significa que cada
acción humana
o acontecimiento
compromete a
todos
los habitantes en
cada una
de sus consecuencias. La
nueva
adaptación
humana al medio en función de la aldea global contraída
debe considerar el nuevo factor de compromiso total de cada uno de
nosotros en las
vidas
y acciones de
todos.
En la
era de la electricidad
y la
automación,
el globo se convierte en una comunidad de
continuo
aprendizaje;
un solo claustro en el que
todos y cada uno,
sin
diferencias de edad, están
comprometidos en un aprendizaje de
vida
.
Y en un último trabajo en el que aborda el tema (1973:192) señala: que “actualmente el
mundo se ha comprimido bajo el torrente informativo que lo cubre desde todas
direcciones. Vivimos, por decirlo así, en una aldea universal. Las noticias llegan hasta
nosotros velozmente, con electrónica celeridad, desde todas partes. Es como si
viviéramos en el ambiente casi auditivo de una pequeña aldea mundial”.
A partir de estos elementos podemos contextualizar lo que para sus críticos es el “error
de McLuhan”: no poder visualizar las implicaciones económico-políticas de la aldea
global. Esto es, la presencia de grupos multimediáticos que tienden a concentrar en
pocas manos a los medios de comunicación a nivel transnacional buscando, entre otras
cosas, mejores elementos para enfrentar a la competencia. Un fenómeno producto de la
implosión característica de la edad eléctrica que descentraliza los sistemas de mando,
ubicándolos en diversas partes del mundo
20
, que en ese momento no se había
manifestado abiertamente. Recordemos que McLuhan hace esta reflexión en 1964,
cuando la concentración de los grupos mediáticos se mantiene al interior de las fronteras
geográficas en diversas formas de organización.
Será unos años más tarde cuando, en el marco del imperialismo cultural y de los debates
convocados por la ONU y la UNESCO, comenzará a asomarse la presencia de capital
norteamericano
en
los
medios
latinoamericanos
como
un
fenómeno
explosivo,
característico de la edad mecánica
21
La implosión se produjo después de 1989 y asumió
las características que en este momento identificamos
22
. Dicho de otra manera, el
análisis mcluhaniano dejó fuera a los grupos multimedia, toda vez que todavía no
hacían su aparición el escenario global de las comunicaciones. Cuando esto sucedió, los
medios asumieron, entre otras características, las descritas por McLuhan a propósito del
creciente papel de la información hasta llegar al papel de mercancía, como afirma
Ignacio Ramonet (2002:17-18)
23
y sobre la que reflexiona Ryszard Kapuscinski
(2002:26-27):
Vivimos en un mundo paradójico. Por un lado, nos dicen que el
desarrollo de los medios de comunicación unió entre sí a todas las
regiones del planeta para formar una “aldea global”; y por otra parte la
temática internacional ocupa cada vez menos espacio en los medios,
oculta por la información local, por los titulares sensacionalistas, por
los chismes, el
people
y toda la información mercancía.
En suma, el proceso de recalentamiento en el que está inmersa la aldea global como
producto de las constantes reorganizaciones de los grupos multimedia se constituye
también en un espacio para volver a “el medio es el mensaje”. Para ello, habrá que
tomar en cuenta tanto la definición de los medios y si ésta se ha modificado
24
, como los
cambios sufridos por el “mensaje-medio” al pasar de la prensa escrita –periódicos y
revistas- al radio, la televisión e Internet. Una propuesta que reubica los planteamientos
mcluhanianos con respecto a una de las metáforas más polémicas.
NUEVOS MEDIOS, NUEVOS AMBIENTES.
En las dos exploraciones previas a la obra de McLuhan nos hemos referido a los
“ambientes” creados por cada nuevo medio de comunicación. El punto de partida para
su reflexión es que todos los medios –desde el alfabeto hasta la computadora- son
extensiones del hombre, que pueden causar cambios profundos y duraderos. Una
primera reflexión al respecto se genera en
El medio es el masaje
(1969ª:22): “El medio
es el masaje. Ninguna comprensión de un cambio social y cultural es posible cuando no
se conoce la manera en que los medios funcionan de ambientes. Todos los medios son
prolongaciones
de alguna
facultad
humana,
psíquica
o
física”
25
.
Una
idea
que
continuará desarrollando en textos posteriores (McLuhan, 1998:422-423).
De la misma manera en que la prensa impresa creó al público como un
nuevo ambiente, cada nueva tecnología o extensión de nuestros
poderes físicos tienden a crear nuevos ambientes. En la edad de la
información, es la información en sí la que se hace ambiental. Los
satélites y antenas proyectados desde nuestro planeta, por ejemplo, lo
han transformado de ser un ambiente, a ser un lugar de prueba. Ésta es
una transformación que los artistas del siglo pasado nos habían estado
explicando a través de sus interminables modelos experimentales. El
arte moderno, sea pintura, poesía o música, comienzan como un
ensayo
y
no
como
un
convenio. Los
simbolistas
rompieron,
literalmente, los viejos convenios y los colocaron en nuestras manos
como ensayos. Y mientras el convenio pertenece a la edad del
consumidor, el ensayo pertenece a la edad del experimentador.
En este mismo sentido, en la entrevista concedida a Eric Norden, McLuhan (1998:293)
habla sobre el desarrollo de estos ambientes en la edad mecánica, a la vez que soslaya
su presencia en la edad eléctrica:
La tecnología de la imprenta moldeó cada aspecto de la cultura
mecánica occidental, pero la edad moderna es la edad de los medios
eléctricos, que forjan ambientes y culturas antitéticas a la sociedad de
consumo mecánico derivada de la imprenta. La imprenta arrancó al
hombre de su matriz cultural tradicional, mientras le mostraba cómo
apilar una individualidad sobre otra en una aglomeración masiva de
poder nacional e industrial, y el trance tipográfico de Occidente ha
perdurado hasta ahora, cuando los medios electrónicos, finalmente,
nos están desencantando. La constelación de Marconi está eclipsando
la galaxia de Gutenberg.
Para emplear estas primeras aproximaciones, extraemos dos características de los
ambientes que resultan pertinentes para los objetivos de este trabajo (McLuhan,
1998:270 y ss): La primera, no son sólo contenedores, sino procesos que cambian el
contenido y hacen visible el ambiente anterior. En consecuencia, nos nuevos medios son
nuevos ambientes; esto es por lo que los medios son los mensajes
26
. A manera de
ejemplo, McLuhan señala que los periódicos crean un ambiente de información, pero
aún sin crimen como contenido, no seríamos capaces de percibir el ambiente. Dicho de
otra manera, los periódicos tienen que presentar malas noticias, pues de otra forma sólo
habría anuncios o buenas noticias. Sin las malas noticias, advierte, no podríamos
discernir las reglas de fondo del ambiente.
La segunda característica es que los ambientes realmente totales y saturados son
invisibles. Los que percibimos son fragmentarios e insignificantes comparados con los
que no vemos. No obstante, los ambientes creados por las nuevas tecnologías resultan
invisibles mientras hacen visibles a los nuevos ambientes. McLuhan ilustra esta
característica a través de las películas viejas que presenta la televisión: las películas que
alguna vez fueron ambientales y visibles, a través de este medio han devenido en una
forma altamente apreciada de hacer arte
27
.
Sin embargo, este proceso de invisibilidad-visibilidad no es automático y, por lo tanto,
no permite visualizar los cambios tan inmediatamente como podría pensarse. Así se lo
comentó a Eric Borden
28
(McLuhan, 1998:285):
La gente está empezando a entender la naturaleza de su nueva
tecnología, pero aún no lo suficiente, ni lo suficientemente bien. La
mayoría de la gente, como indiqué, sigue sujeta a lo que llamo visión
de espejo retrovisor de su mundo. Con esto quiero decir que debido a
la invisibilidad de cualquier ambiente durante el periodo de su
innovación, el hombre es únicamente consciente del ambiente que le
precedió; en otras palabras, un ambiente es totalmente visible sólo
cuando ha sido sustituido por otro nuevo ambiente; así, siempre
estamos un paso atrás en nuestra visión del mundo. Debido a que
estamos insensibilizados por la nueva tecnología –que a su vez crea un
ambiente totalmente nuevo- tendemos a hacer el viejo ambiente más
visible, lo hacemos cambiándolo en una forma de arte, y uniéndonos a
los objetos y atmósferas que lo caracterizaron, tal como hicimos con el
jazz, y ahora con la basura del ambiente mecánico vía pop art.
Junto al concepto de
ambiente
, McLuhan introduce (1998:415-416) el de
antiambiente
:
El
contenido
de
cualquier
sistema
u
organización
naturalmente
encuentra su base en el sistema u organización precedente, y en ese
grado el viejo ambiente actúa como un control en el nuevo. Es útil
notar que las artes y las ciencias sirven como antiambientes que nos
capacitan para percibir el ambiente. En una civilización de negocios,
durante mucho tiempo hemos considerado el estudio liberal como
proveedor de los medios necesarios de orientación y percepción.
Cuando las artes y las ciencias sean ambientes bajo las condiciones de
los círculos eléctricos, los estudios liberales convencionales, sea en las
artes o en las ciencias, no servirán como antiambiente. Cuando
vivimos en un museo sin paredes, o tenemos música como una parte
de
nuestro
ambiente
sensitivo,
tienen
que
ser
creadas
nuevas
estrategias
de
atención
y
percepción.
Cuando
el
conocimiento
científico más alto crea el ambiente de la bomba atómica, tienen que
ser descubiertos nuevos controles para el ambiente científico, al
menos en interés de la supervivencia.
En esta percepción del antiambiente, influye, según McLuhan (1998-416-417), la propia
tradición social que no ha diseñado instituciones educativas para
desarrollar la
percepción y los juicios sobre los nuevos ambientes producto de los nuevos medios:
El mundo de la publicidad moderna es un ambiente mágico construido
para mantener la economía, y no para incrementar el conocimiento
humano.
Hemos
diseñado
escuelas
como
antiambientes
para
desarrollar la percepción y el juicio del mundo impreso, pero no
hemos previsto un entrenamiento para desarrollar percepciones y
juicios similares de cualquiera de los nuevos ambientes creados por la
red de los circuitos eléctricos. Esto no es accidental. Desde el
desarrollo de la escritura fonética hasta la invención del telégrafo
eléctrico, la tecnología humana había tendido fuertemente hacia la
promoción del desapego y la objetividad, la destribalización y la
individualidad. La red de circuitos eléctricos tiene completamente el
efecto contrario. Implica en profanidad. Fusiona al individuo con el
ambiente de las masas. Para crear un antiambiente para la tecnología
eléctrica,
se
requeriría
una
extensión
tecnológica
del
consciente
privado y del corporativo. La conciencia y la oposición del individuo
son, en estas circunstancias, irrelevantes y fútiles.
Sobre esto mismo, McLuhan (1998:423-424) proporciona una consideración adicional
que contribuye a clarificar el análisis:
Cuando un ambiente es nuevo, percibimos el viejo por primera vez.
Lo que vemos en la última sesión no es la televisión, sino viejas
películas. Cuando el emperador apareció con su nuevo traje, sus
costureros no vieron su desnudez, sino su viejo traje. Sólo el niño
pequeño y el artista tienen la proximidad que permite la percepción
del ambiente. El artista nos provee
con antiambientes que nos
capacitan para ver al ambiente. Para ser eficaces, debemos renovar
constantemente tales medios de percepción del antiambiente. Ese
aspecto básico de la condición humana por el cual somos incapaces de
percibir el ambiente, es un aspecto que los psicólogos ni siquiera han
referido. En una edad de cambio acelerado, la necesidad de percibir el
ambiente
se
hace
urgente.
La
aceleración
también
aumenta
la
posibilidad de percibir el ambiente.
En este proceso, el tiempo estimado para la invisibilidad en la era electrónica será
menor que en la previa, la mecánica, cuando el individuo experimentó los efectos de los
medios de manera más gradual (McLuhan, 1998:286).
Hoy en día, en la era electrónica de la comunicación simultánea, creo
que nuestra supervivencia, y al menos nuestro confort y nuestra
felicidad, es posible no sólo entendiendo la naturaleza de este nuevo
ambiente, ya que, a diferencia de los cambios ambientales previos, los
medios
eléctricos
constituyen
una
transformación
total
y
casi
instantánea de la cultura, los valores y las actitudes. Este trastorno
genera gran dolor y pérdida de identidad, aligerado sólo a través de un
conocimiento
consciente
de
su
dinámica.
Si
entendemos
las
transformaciones revolucionarias causadas por los nuevos medios,
podremos anticiparlas y controlarlas, pero si continuamos en nuestro
avance subliminal autoinducido, seremos sus esclavos.
Pongamos el caso de la televisión, considerando que McLuhan utiliza este medio para
ejemplificar los ambientes –al destacar la presencia de películas antiguas en la
programación, hecho que les confiere un valor distinto- y porque nos ayuda a continuar
con el ejemplo iniciado en la aldea global. Recordemos que la primera generación de
aparatos era de bulbos, con sus implicaciones en los usuarios y en la programación: por
una parte, había que esperar a que el aparato se calentara –al menos cinco minutos,
según las abuelas- para poder acceder a la imagen y al sonido; pero por otra parte, el
sobrecalentamiento
podía
provocar
accidentes
domésticos
que
iban
desde
una
descompostura
hasta
la
explosión
del
televisor.
En
consecuencia,
las
barras
programáticas de planeaban tomando en cuenta los tiempos en que el televidente podía
estar frente al aparato.
En
este
contexto,
recordemos
que
desde
1947
las
compañías
electrónicas
norteamericanas
venían
experimentando
el
uso
de
transistores,
tanto
para
el
funcionamiento de los microprocesadores como para los aparatos radiofónicos
29
. A
fines de 1954 salieron a la venta en Estados Unidos los primeros “radios de
transistores”, como se les conoció familiarmente. A partir de
ese momento se
multiplicará el número de aparatos en los hogares, toda vez que la nueva tecnología hizo
posibles dos cosas: que los aparatos fuesen portátiles
y, segundo,
individuales.
Adicionalmente, hubo un cambio relevante: el aumento en las horas de programación,
toda vez que los usuarios dejaron de padecer los bulbos. Un ejemplo típico de los
ambientes mcluhanianos, cuyo paso natural a la televisión se inició a finales de la
década de 1950, con consecuencias similares a las ya descritas.
En síntesis, el perfeccionamiento tecnológico de los aparatos radiofónicos y televisivos
ha repercutido en el aumento en los horarios de programación hasta cubrir las 24 horas
del día, con la consecuente modificación de los ambientes. Consideremos, en este rubro,
la presencia de la televisión por cable y de otras modalidades de paga como la televisión
directa al hogar. No solamente amplían la oferta programática durante prácticamente
todo el día, también amplían el número y la procedencia de los canales, partiendo tanto
del presupuesto disponible como de los estudios sobre preferencias de las audiencias en
materia de procedencia y características de la programación. De nueva cuenta, la
introducción de nuevos ambientes, pues es frecuente que canales extranjeros sean
gratuitos en sus respectivos países –generalistas, dirían los expertos- y de paga en el
extranjero
30
. Otro cambio de ambiente en la televisión, puesto que la recepción de los
contenidos por una u otra modalidad determina la composición de la audiencia
31
. En
consecuencia, un análisis superficial –por el momento- de los ambientes vuelve a
mostrarnos la presencia de “el medio es el mensaje” y de la vigencia de la propuesta
mcluhaniana en la diversidad de ambientes a que da lugar la tecnología.
Intentaremos ahora, ligar los ambientes con los que previamente analizamos sobre la
aldea
global.
Siguiendo a
McLuhan,
para
que
podamos
percibir
el
ambienten
informativo de las noticias “buenas”, es necesario que se incluyan “malas noticias”,
mismas que funcionarían como “antiambientes”. Sin embargo, consideremos que
durante las dos últimas décadas del siglo XX las “malas” noticias se convirtieron en
ambientes informativos, creados sobre todo por la televisión y, como tales, continúan
siendo invisibles. Esto puede hacerse extensivo a otros programas del género en este
medio, toda vez que los escándalos han pasado a ocupar parte importante de los
noticieros
televisivos
32
.
En
consecuencia,
el
nuevo
ambiente
informativo
de
la
televisión era un antiambiente en la etapa previa. Habrá que ver cuál es el siguiente
desarrollo que confiera visibilidad a este momento, aunque McLuhan (1998:408) se
pronuncia al respecto:
¿No es natural que, a medida que cualquier forma se hace ambiental e
inconsciente, debería seleccionar como “contenido” los materiales
más comunes, vulgares y ambientales? A medida que cualquier forma
pasa a ser ambiental, tiende a ser soporífera. Es lo que por su
contenido debe también ser transformado en inocuo, para igualar los
efectos del medio. Cualquier medio, a medida que se extiende a un
grado común y vulgar, atrae y demanda sólo materiales comunes y
vulgares.
Por otra parte, dentro de este análisis, persiste el problema visualizado en la aldea
global: los consorcios multimedia han propiciado una feroz competencia que, entre otras
cosas, se manifiesta por la presencia de informaciones similares en prensa, radio y
televisión sin tomar en cuenta la especificidad de cada medio. Un panorama que resulta
aberrante, no sólo desde la perspectiva mcluhaniana, sino desde otros puntos de vista
33
.
Sin embargo, a la luz de la propaganda dicho panorama hace las veces de ambiente,
toda vez que ofrece las ventajas de la “radio televisada”
34
y es producto de la
convergencia de varias tecnologías
35
, cuyo resultado sería un nuevo medio, un nuevo
lenguaje y un nuevo ambiente invisible, que hace visible el ambiente previo: cada medio
operando de acuerdo a su lenguaje y sus características tecnológicas.
Hasta aquí la prolongación del ejemplo que veníamos desarrollando desde la aldea
global. Un ejemplo cuyo desarrollo ha sido breve, pues únicamente hemos resaltado
algunos elementos que formarían parte de la lógica del análisis mcluhaniano, mismo
que, por ende, debiera llevarnos a un análisis más profundo sobre los fenómenos aquí
descritos. McLuhan lo plantea de esta forma (1998:320).
…imagino
que
sería
más
feliz
viviendo
en
un
ambiente
prealfabetizado y seguro; nunca intentaría cambiar mi mundo, para
mejor o peor. Así, no gozo observando los efectos traumáticos de los
medios en el hombre, aunque obtengo satisfacción de captar sus
modos de operación. Tal comprehensión es inherentemente fría, ya
que es tanta implicación como desapego. Esta postura es esencial para
el estudio de los medios. Uno debe comenzar por convertirse en
extraambiental, poniéndose uno más allá de la batalla para estudiar y
entender la configuración de fuerzas. Es vital adoptar una postura de
superioridad arrogante; en lugar de correr a un rincón y lamentarse
acerca de lo que los medios nos están haciendo, uno debería atacar
directamente y patearlos en los electrodos. Responden bellamente a
este trato audaz y pronto se convierten en servidores más que en
maestros. Pero sin este compromiso despegado, nunca podría observar
objetivamente los medios; sería como un pulpo luchando con el
Empire State. Entonces, empleo la bendición más grande de la cultura
alfabetizada: el poder del hombre para actuar sin reacción –la clase de
especialización por disociación que ha sido la fuerza motivante
conductora detrás del la civilización occidental.
A este planteamiento le siguen algunas sugerencias de trabajo, mismas que dan cuenta
de lo que al menos entonces McLuhan (1998:283-284) visualizaba como lo que faltaba
por hacer desde su perspectiva analítica:
Cualquier
acercamiento
a
los
problemas
ambientales
debe
ser
suficientemente flexible y adaptable para abarcar la matriz ambiental
completa, la cual está en constante flujo. Me considero un generalista,
no un especialista que haya señalado un pequeño punto de estudio
como su trabajo intelectual y que es inconsciente con todo lo demás.
De hecho, mi trabajo es una operación profunda, la práctica aceptada
en la mayoría de las disciplinas más modernas desde la psiquiatría
hasta la metalurgia y el análisis estructural. El estudio efectivo de los
medios no sólo trata con el contenido de los medios, sin con los
medios en sí y con el ambiente cultural total dentro del cual los
medios funcionan. Sólo por permanecer fuera de cualquier fenómeno
y echar una mirada, uno puede descubrir sus principios operativos y
sus líneas de fuerza. Realmente no hay nada radical en este estudio
que demande una radicalidad inherente, excepto que por alguna razón,
pocos han podido entenderlo. En los últimos 3,500 años el mundo
occidental, los observadores sociales han ignorado sistemáticamente
los efectos de los medios, ya sea lenguaje, escritura, imprenta,
fotografía,
radio
o
televisión.
Incluso
en
la
revolucionaria
era
electrónica
de
hoy,
los
eruditos
muestran
pocos
signos
de
modificación de esta postura tradicional de avestruz despreocupada.
CONCLUSIONES:
LA
COMPLEJIDAD
DE
LAS
EXPLORACIONES
MCLUHANIANAS.
Hasta aquí las exploraciones por tres aportaciones de Marshall McLuhan. Como puede
observarse, gran parte de este ejercicio consistió en dejar hablar al autor, de tal manera
que, en congruencia con el objetivo inicial, el lector pudiese formarse un panorama de
su obra y de sus alcances. Un ejercicio que intentamos ilustrar con nuestras propias
exploraciones mismas que, por las características de este trabajo, son susceptibles de
completarse, siguiendo de nueva cuenta la pista que dio a Eric Norden (en 1998:283)
sobre el seguimiento de sus trabajos:
Estoy haciendo exploraciones. No se adónde me van a llevar. Dirijo
mi trabajo al propósito pragmático de tratar de entender nuestro
ambiente tecnológico y sus consecuencias psíquicas y sociales. Pero
mis libros constituyen el proceso completo del descubrimiento, más
que el producto, mi propósito es emplear hechos como indagaciones
tentativas, como medios de descubrimiento, de reconocimiento de
patrones, más que utilizarlos en el sentido tradicional y estéril de
contenedores de datos y categorías clasificados. Quiero hacer los
mapas de nuevas tierras, más que tomar nota de viejas marcas hechas
en tierras conocidas.
¿Cuáles serían esas indagaciones? Sin duda, el análisis del nuevo medio que propició el
paso de la televisión de invisible a visible; un nuevo ambiente que apenas comienza a
manifestarse a través de las nuevas modalidades que ha asumido la televisión a través de
Internet, diferentes a la etapa previa, en la que únicamente se podía visualizar la
programación de diversas televisoras del mundo que estuviese visible en la red
36
. De
unos años a la fecha, comienzan a multiplicarse las opciones de televisión vía Internet
37
y,
comercialmente
hablando,
el
mercado
es
prometedor.
Lo
mismo
que
académicamente,
pues
estamos
frente
a
un
nuevo
medio –siguiendo
la
lógica
mcluhaniana-, a un nuevo lenguaje –que tendrá características similares a la televisión
que vemos cotidianamente, pero que tendrá que incorporar a estas características las
especificidades de Internet y que, adicionalmente, ha generado nuevos ambientes en la
educación, el mundo laboral y, desde luego, el entretenimiento. Estamos hablando en
resumidas cuentas, de la posibilidad de abrir varias exploraciones de estos nuevos
medios de comunicación.
Ciertamente se trata de una suposición. Pero no estamos muy alejados de los escenarios
actuales de las exploraciones al estilo de Marshall McLuhan, cuyas aportaciones
permitieron a Paul Levinson llevar al ciberespacio las exploraciones del pensador
canadiense y plasmarlas en
Digital McLuhan
(1999)
38
, de la misma forma en que dichas
exploraciones han permitido a los miembros-afiliados a Media Ecology hacer sus
elaboraciones con respecto a los nuevos medios de comunicación y sus ambientes.
Ejercicios que se ha continúan en aumento y que dan cuenta del interés creciente por
este enfoque de trabajo. Ejercicios que, en mayor o menor medida, han aceptado la
invitación que hizo el propio McLuhan en el marco de una de sus conferencias
(1998:273-274).
Les invito a considerar que quizá la mejor forma de estimar el impacto
de cualquier nueva tecnología ambiental es darse cuenta de lo que
sucede con las otras tecnologías. Nunca podemos percibir el impacto
de una nueva tecnología de manera directa, pero sí de la forma en que
Perseo miró en el espejo a Medusa, indirectamente. Tenemos que
percibir las consecuencias del nueva ambiente en el viejo antes de
saber cómo es el nuevo ambiente. No podemos decir cómo es hasta
que no hayamos visto lo que hace al viejo ambiente. Sin embargo, la
necesidad de entender los procesos y los cambios producidos por las
nuevas tecnologías se fortalece a medida que la tecnología lo hace
también.
BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA:
OBRAS DE MARSHALL MCLUHAN:
El aula sin muros
, con Edmund Carpenter, 1968,
Barcelona, Edit. Laia.
El medio es el masaje
, con Quentin Fiore, 1969a, Buenos Aires, Edit. Paidos.
Contraexplosión
, 1969b, Buenos Aires, Edit. Paidós.
Guerra y paz en la aldea global
, con Quentin Fiore y Jerome Argel, 1971, Barcelona,
Ediciones Martínez Roca.
La Galaxia Gutenberg
, 1985, Barcelona, Edit. Planeta (el original se publicó en 1962).
McLuhan: caliente & frío
, 1973, Buenos Aires, Editorial Sudamericana.
Comprender los medios de comunicación
, 1994, Barcelona, Edit. Paidós (el original se
publicó en 1964).
OTROS TEXTOS:
CASTELLS, Manuel (2003)
La Galaxia Internet
, Barcelona, Ediciones de Bolsillo.
FLICHY, Patrice (1993)
Una historia de la comunicación moderna
, Barcelona, Edit.
Gustavo Gili.
GORDON, Terence y Susan WILLMARTH (1997)
McLuhan para principiantes
,
Buenos Aires, Ediciones Para Principiantes.
KAPUSCINSKI, Ryszard, “¿Acaso los medios reflejan la realidad del mundo?
39
”, en
VV.AA (2003)
La prensa ¿refleja la realidad?
, Chile, Edit. Aún creemos en los sueños,
Selección de artículos de
Le monde Diplomatique
, págs. 19-28.
McLUHAN,
Eric
y
Frank
ZINGRONE
(1998)
McLuhan:
escritos
esenciales
,
Barcelona, Edit. Paidós.
RAMONET, Ignacio, “Medios concentrados”
40
, en VV.AA (2003)
La prensa, ¿refleja
la realidad?
, Op. Cit., págs. 15-18).
THOMPSON, John (2001)
El escándalo político: poder y visibilidad en los medios de
comunicación
, Barcelona, Edit. Paidós.
1
Investigadora asociada, Cátedra de Investigación en Comunicación Estratégica y Cibercultura, ITESM
Campus Estado de México (claudia.benassini@gmail.com
) Actualmente da clases en las Universidades
La Salle y Simón Bolívar. Colaboradora de diversas publicaciones nacionales y extranjeras.
2
De hecho, consideramos que una contribución al trabajo de McLuhan sería justamente la presentación
de las referencias que nuestros colegas latinoamericanos hacen a su lectura, a pesar de no tener una idea
clara sobre sus aportaciones. Como se verá en su momento, “el medio es el mensaje” y la “aldea global”
son las expresiones más socorridas y menos conocidas de la literatura mcluhaniana.
3
Hacia finales de 1960 surgió en Estados Unidos el Public Broadcasting System,
PBS
por sus siglas en
inglés, sistema de televisión pública que desde entonces produjo y transmitió contenidos educativos a
través de canales locales, puesto que el acuerdo desde el principio fue no competir con las tres grandes
cadenas televisivas: NBC, CBS y ABC.
4
Es importante este señalamiento, ya que entre 1962 y 1976 la programación entonces proveniente
exclusivamente de Telesistema Mexicano se transmitía en estaciones locales ubicadas en los estados de
California, Texas y el noroeste de Estados Unidos. La posibilidad de transmitir en cadena abrió la puerta a
los grandes anunciantes que enfocaban sus baterías a las cadenas nacionales, no locales. La publicidad
local era limitada y, desde luego, arrojaba ingresos menores que la de carácter nacional.
5
Las primeras imágenes que se transmitieron, horas después del suceso, provenían de cámaras
cinematográficas.
6
Según el mismo autor (1993:197-198), los lazos entre las telecomunicaciones datan de los inicios de la
radiodifusión. A principios de la década de 1920, la ATT utiliza su red telefónica para realizar la
interconexión de sus emisoras de radio y en 1926, cuando abandona la RCA, conserva su actividad de
transmisión. “Posteriormente, cada una de las innovaciones en transmisión se utiliza tanto para la
telefonía como para la radio-televisión. Así, ATT, que instala en 1936 el primera cable coaxial para las
necesidades de la transmisión telefónica, experimentará al año siguiente con la transmisión de la
televisión por este medio. Lo mismo sucede con los enlaces hertzianos de punto a punto. El enlace
instalado en 1945 en Estados Unidos servirá tanto para transportar el teléfono como la radio. En 1950,
ATT puede ya transportar un canal de televisión por sus haces hertzianos”.
7
Para una descripción más detallada al respecto véase Castells, 2003:25-56).
8
De acuerdo con la cronología de Gordon y Wilmarth (1997:159-160), durante esta década McLuhan
publicó ocho libros:
La Galaxia Gutenberg
(1962);
Exploraciones sobre la Comunicación
(con Edmund
Carpenter, 1962);
Los medios de comunicación como extensiones del hombre
(1964);
El medio es el
masaje
(1967);
Exploraciones verbi-voco visuales
(1967);
A través del punto de fuga; el espacio en la
poesía y la
pintura (con Harley Parker, 1968);
Guerra y paz en la aldea global
(con Quentin Fiore, 1968);
y
Contraexplosión
(1969).
9
El dato sobre el año de la entrevista está en el citado texto de Gordon y Wilmarth.
10
Una recomendación similar hizo Julio Cortázar a los lectores de
Rayuela
desde 1963, cuando salió a la
venta la primera edición. Un aspecto en el que han llamado la atención los teóricos del hipertexto,
particularmente quienes exploran en la literatura los orígenes de este lenguaje atribuido sobre todo a los
nuevos medios de comunicación. Hablando de McLuhan, Gordon y Willmarth (1997:70) afirman que
“puesto que transmitía sus mensajes a través de un medio desactualizado por la era electrónica (la página
impresa), McLuhan adoptó un estilo que él llamaba „escritura mosaico‟, que pretendía imitar la frialdad
desconectada y de baja definición de la televisión”.
11
Una concepción ampliada de los medios similar a la propuesta por Charles Horton Cooley a principios
del Siglo XX.
.. (Mattelart, 1998)
12
Asimismo, el análisis sobre el desarrollo tecnológico de los nuevos medios en estos nuevos ambientes
constituye una de las aportaciones de la Media Ecology Association, puesto que a las aportaciones
Mclunanianas sus miembros han incorporado las que sobre los ambientes desarrollaron en su momento
Walter Ong y Neil Postman. De hecho, a este último se le atribuye la introducción del término “Ecología
de los Medios”, inspirado en el trabajo de McLuhan.
13
Una primera caracterización al respecto fue presentada en Benassini, 1995.
14
Las
negritas
corresponden al texto original en español.
15
Conviene aclarar que se trata de la respuesta proporcionada al reportero Eric Norden, quien señaló que
los críticos Mcluhianos estaban convencidos de que en la retribalización el mundo colmenar sería
rígidamente conformista; el individuo estaría totalmente subordinado al grupo y la libertad personal sería
desconocida.
16
De manera introductoria, McLuhan comenta a Eric Norden su disgusto por decirle a la gente lo bueno o
lo malo sobre los cambios sociales y psíquicos causados por los nuevos medios. La referencia
corresponde a la respuesta sobre sus reacciones subjetivas cuando observa la reprimitivización de nuestra
cultura, algo que ve como un trastorno, con disgusto e insatisfacción personal.
17
Las
cursivas
de la referencia aparecen en la cita original.
18
Una reflexión que, dicho sea de paso, se formuló Daniel Bell prácticamente al mismo tiempo, plasmada
en
El advenimiento de la sociedad postindustrial
(1963).
19
Las
negritas
corresponden al texto original.
20
Consideremos, en este sentido, que la concentración multimediática reviste diversas modalidades; una
de las más frecuentes es la adquisición de determinados paquetes accionarios de empresas de ramo similar
ubicadas en diversas partes del mundo. Tal es, por ejemplo, la manera en que en grupo español Prisa
concentra sus intereses en materia de radiodifusión.
21
A mediados de la década de 1960 se publica
Manipuladores de cerebros
, el primer libro del
norteamericano
Herbert
Schiller,
una
denuncia
del
papel
de
Disneylandia
en
el
mundo
del
entretenimiento. Hacia finales de la década, el mismo autor publica
Imperialismo Yanqui y medios de
comunicación
, en el que presenta un primer esbozo del papel de algunos conglomerados estadounidenses
en los medios del Tercer Mundo. Investigaciones similares se publicaron a lo largo de la década siguiente,
como
Agresión desde el espacio
, de Armand Mattelart (1973);
Comunicación dominada
, de Luis Ramiro
Beltrán y Elizabeth Fox (1978) y
La aldea transnacional
, una antología de Cees Hamelink (1979).
22
Los libros que sobre el tema se publican en este momento dan cuenta de los nuevas concentraciones
multimediáticas, en el contexto creciente de la globalización de las comunicaciones. Cabe citar
Los
grupos Multimedia
(1994), de Juan Carlos Miguel de Bustos;
Tiburones de la Comunicación
(1994), de
Eric Frattini y Yolanda Colías. Información actualizada sobre el tema puede encontrarse además en
www.infoamerica.org
23
En este contexto, Ryszard Kapuscinki (2002:21-22),
afirma que “el descubrimiento del valor mercantil
de la información desencadenó la afluencia de los grandes capitales hacia los medios. Los periodistas
idealistas, esos dulces soñadores en busca de la verdad que antes dirigían los medios, han sido
reemplazados por hombres de negocios a la cabeza de las empresas de prensa”.
24
Como vimos en el caso del teléfono móvil.
25
La rueda, del Pie; el libro, del ojo; la ropa, de la piel; el circuito eléctrico, del sistema nervioso central.
26
Al respecto, añade que los “anti-ambientes o contra-ambientes creados por el artista son medios
indispensables para concienciarse del ambiente en que vivimos y de los que técnicamente creamos para
nosotros” (1998:270).
27
“Indirectamente, las nuevas películas de arte de nuestro tiempo han recibido una enorme cantidad de
apoyo e impacto de la forma de la televisión. La forma de la televisión ha permanecido invisible: y sólo la
veremos en el momento en que la televisión en sí se convierta en el contenido de un nuevo medio,
cualquiera que sea –puede ser la extensión de la conciencia-, incluirá la televisión como su contenido, no
como su ambiente, y transformará la televisión en una obra de arte, pero este proceso por el cual cada
nueva tecnología crea un ambiente que transforma la tecnología vieja o precedente en una forma de arte,
o en algo muy evidente, ofrece muchos ejemplos fascinantes…” (McLuhan en McLuhan y Zingrone,
1998:265-266).
28
Norden preguntó si el público por fin estaba comenzando a comprender los contornos “invisibles” de
estos nuevos ambientes tecnológicos.
30
Ejemplos: el “canal de las estrellas mexicano” se recibe por cable en buena parte de los países
sudamericanos. Los españoles Antena 3 y Televisión Española, así como el italiano RAI y Globo
brasileño se reciben en México a través de diversos sistemas de paga.
31
Por ejemplo en Israel las telenovelas se ven exclusivamente a través de sistemas de televisión de paga.
En consecuencia, únicamente los usuarios que puedan pagar los costos accederán a los contenidos de
estos sistemas.
32
De acuerdo con John Thompson (2001:32), “escándalo” “denota aquellas acciones o acontecimientos
que implican ciertos tipos de transgresión que son puestos en conocimiento de terceros y que resultan lo
suficientemente serios para provocar una respuesta pública”. Más adelante (2001:55) señala que los
escándalos han existido durante varios siglos. “Sin embargo, con el desarrollo de las sociedades
modernas, la naturaleza, el alcance y las consecuencias de los escándalos han variado en algunos
aspectos. Y uno de los aspectos en que han variado está relacionado con el hecho de que se hayan visto
cada vez más vinculados a formas de comunicación mediata. Los escándalos han dejado de ser
acontecimientos locales que estallan en contexto de interacción cara a cara, implicando a individuos que
se conocen mucho mutuamente pues son familiares, amigos, vecinos, o socios: los “escándalos locales de
este tipo siguen existiendo y nos resultan familiares, pero no constituyen la única forma de escándalo. Ha
surgido una forma nueva a la que llamaré “escándalo mediático”. Se trata de escándalos cuyas
propiedades difieren de las que aparecen en los escándalos locales y cuyas potenciales consecuencias
tienen un alcance completamente diferente. Los escándalos mediáticos no son simples escándalos
reflejados en los medios y cuya existencia es independiente de esos medios: son provocados, de modos
diversos y hasta cierto punto, por las formas de comunicación mediática”.
33
Incluido el que destacamos en su momento, al analizar “el medio es el mensaje”; es decir, la selección
indicada del medio de comunicación, de acuerdo al contenido a comunicar. Una tradición que se deriva
sobre todo de la comunicación educativa.
34
El caso más reciente para México es
Telefórmula
, filial del Grupo Radiofónico Fórmula, que se vende a
través de los sistemas de cable en todo el país con una promesa de “radio Televisada”.
35
Radio, televisión, Internet y los diversos sistemas de paga en los que Telefórmula transmite su señal.
Incluimos además la prensa, toda vez que parte de sus contenidos son aprovechados de distinta manera
por los programas de radio y televisión del género informativo. Esto se debe en parte a que sus
colaboradores titulares se desempeñan como “profesionales de los medios”, con la consecuente
multiplicación de sus opiniones a través de los medios informativos.
36
Una opción que todavía continúa, ya sea por medio de los portales de cada televisora, o en sitios de la
red que organizan la oferta de canales, sobre todo de acuerdo al país de origen, y permiten al usuario
suscribirse en línea. El costo aproximado es de diez dólares mensuales por cada canal de suscripción.
37
En México, uno de sus promotores es Julio Hernández López, columnista de
La Jornada
, quien ha
logrado conformar una oferta de contenidos dirigida a un sector de televidentes con un perfil muy similar
al de quienes leen este periódico a través de la red. Más recientemente, Telmex ha iniciado sus señales de
prueba en www.prodigymedia.com.mx
, cuya señal –a la fecha gratuita todavía- , accesible a todos los
usuarios
de
la
red.
Fuera
de
México,
portales
como www.yourcanal.com
presentan
opciones
programáticas a través de la red. Pero sin duda el fenómeno del momento es www.youtube.com
, portal
que recibe aproximadamente veinte millones de usuarios al día, muchos de los cuales suben videos que
vuelven así accesibles a grandes públicos. Habrá que ver, en consecuencia, si youtube es televisión o es
video, dadas las modalidades de acceso, recordando que también da cabida a contenidos que han
circulado por la televisión.
38
El texto fue consultado a través del buscador de Google: www.google.com.mx/books
39
Publicado en la edición chilena de LMD, octubre de 2000.
40
El original fue publicado en la versión francesa de
Le Monde Diplomatique
, diciembre de 2002.
logo_pie_uaemex.mx