Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
GEOGRAFÍA Y LENGUAJE ERÓTICO
Regina Freyman
1
Resumen
A partir del
lenguaje
se intenta un recorrido para dilucidar la tenue frontera que divide
los territorios del
amor,
el
sexo
y el
erotismo
.
Abstract
A
languaje
-based attempt at a road to distinguish the slender frontier dividing the
realms of
love
,
sex
and
erotism
.
This is the long tunnel of wanting you.
Its walls are lined with remembered kisses
wet and red as the inside of your mouth,
full and juicy as your probing tongue,
warm as your belly against mine,
deep as your navel leading home,
tight as your legs wrapped around mine,
straight as your toes pointing toward the bed
as you roll over and thrust your hardness
into the long tunnel of my wanting,
seeding it with dreams,
making memories of the future,
straightening out my crooked past,
teaching me to live in the present tense
with the past perfect and the uncertain future…
Erica Mann Jong
Encontrar las fronteras difusas que dividen los territorios del amor y la sexualidad es
imposible, pero bien vale la pena intentarlo a partir de todas las imágenes, acariciando
cada terreno para saborear cada uno de sus términos. Explorar con todos los sentidos.
La intención es, como todo aquello que pretende el placer, lúdica, el jugueteo cálido que
estremece por igual la epidermis y la imaginación. Podemos delimitar al erotismo por su
tendencia “femenina”, por su asociación con lo “artístico”, por ser desviación al
reorientar el objetivo de la sexualidad, que es la procreación, hacia los terrenos de la
imaginación y el puro goce sensual, quizás por ello la podamos nombrar madre de la
pornografía. Intentaré establecer los límites del erotismo, a partir de aquello que insinúa.
Pienso en el erotismo como un esfuerzo de la imaginación que desvía los procesos
humanos hacia territorios de la ensoñación. Reconozco como su objetivo, estimular
los
sentidos, y con ello, se aleja de la pornografía que nos queda en deuda al privilegiar la
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
vista
y reducir el
objeto del deseo a un cuerpo segmentado. El erotismo se inscribe en
el arte al encender
la imaginación del espectador quien, además, debe participar para
desenterrar lo que se sugiere, por tanto, es un acto entre dos: un seductor y un seducido
que dan sentido a un deleite que suspende al tiempo y al peso de su capa cotidiana. La
pornografía es un acto más bien solitario donde una puesta en escena busca complacer a
una mirada que, si bien completará algunos espacios de indeterminación mínimos,
persigue un fin concreto: la excitación sexual.
Octavio Paz en
La llama Doble
nos dice que sexo, erotismo y amor son tres conceptos
complementarios que dan como resultado el verdadero amor, éste que implica al cuerpo,
a la imaginación y al deseo de posesión de un ser por completo.
Paz establece un mapa
al regalarnos una flor como coartada. Las raíces de esta metáfora representan el sexo. El
poeta distingue entre la sexualidad animal y la sexualidad humana que no se
fundamenta, solamente, en la reproducción sino que se alimenta del erotismo que
persigue
desviar
el
impulso
sexual
reproductor
para
transformarlo
en
una
representación. De antemano aceptemos que, la sexualidad, más allá de cualquier
inclinación ideológica es, indiscutiblemente, centro de la experiencia humana, desde la
fisiología hasta la mística.
El tallo de la flor es el erotismo, la capacidad de desear a la distancia, no se constriñe a
un escenario como en el caso de la pornografía ni requiere de la vista como aliada pues
el sitio puede ser el espacio flotante de la ensoñación donde el deseante reconstruye
recuerdos y organiza fantasías. “El erotismo es sexualidad transfigurada: metáfora”
(Paz1994) Algo más allá de la realidad que la origina.
De estos dos componentes: flor y tallo, surge el amor, tema que quedará pendiente
porque escapa a la reflexión que nos ocupa.
Eurípides toma los arquetipos míticos del amor, señala a Eros como una locura resuelta
por Afrodita que desata una fuerza irracional que se encarna en el poeta, el guerrero, el
adivino o el chaman.
George Bataille divide el erotismo en tres modalidades: el erotismo de los cuerpos que
se remite al deseo carnal y se orienta hacia el acto violento de la posesión; alcanzar al
ser en lo más íntimo, hasta llegar al desfallecimiento; el erotismo de los corazones es
una pasión que se paga, o al menos pretende, la reciprocidad y puede surgir del erotismo
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
de los cuerpos, pero pretende la felicidad en una identificación moral profunda. Se trata
de un sentimiento más violento que la pura pasión física, pues engendra un desorden tan
grande que se resuelve en una felicidad dual compuesta de gozo y sufrimiento; el
erotismo sagrado toma al cuerpo y al placer como expresiones divinas, como vías de
comunicación hacia la nada, el todo, Dios o el universo. En términos generales, el
erotismo es para Bataille una sensación de deseo y vértigo, un estado alterado de los
ánimos que busca en el objeto del deseo un refugio ante la muerte. Un estado de
compenetración con el otro, que le hace inmune, aunque sea por un momento, al trágico
destino de discontinuidad de su ser.
La muerte por tanto no puede separarse del
sentimiento erótico que, inconscientemente, se vincula con el acto sexual. Bataille
equipara el acto sexual con un acto de sacrificio, donde una parte activa (masculina) o
sacrificador y una pasiva (femenina) o víctima liberan sus instintos hasta que logran una
fusión tal que alcanza, aunque sea por un instante, disolver las barreras individuales,
interrupción momentánea del abismo que nos separa “Ese abismo es, en cierto sentido,
la muerte” (Bataille: 1971).
Para este autor la experiencia erótica tiene una dimensión
de experiencia religiosa en cuanto encuentro, comunicación, ascenso y liberación, en
suma, un contacto con lo sagrado que se opone a la continuidad y repetición de la
experiencia cotidiana.
No me ocupa ni me interesa la delimitación moral entre erotismo y pornografía mucho
menos entre arte y consumo, diré solamente que la tenue división entre estos dos
esfuerzos se dirime en su propósito, pues son pornográficas las obras que se hacen, se
comercializan y se consumen como excitantes sexuales; el propósito del erotismo
persigue también la excitación pero, no sólo del cuerpo sino de la imaginación a la que
invita a participar para llenar aquello que se insinúa y no se muestra plenamente como
en la pornografía. ¿Mostrar o sugerir?
that is the question.
Pensar en su distinción
semántica me parece oscuro cuando el diccionario sólo marca a la pornografía con la
humillante letra escarlata al tildarla de obscena y al erotismo lo trata como la hermana
artista, es decir la piruja y la santa. Me amparo al dicho de Umberto Eco "No soy de los
que consideran que el valor artístico lo absuelva todo”.
Picasso, por ejemplo, no encontraba diferencia y, creo yo que el arte echará mano de
todo cuanto sirva a su propósito y si no, preguntémosle a Henrry Miller y al propio Paz
cuyos capítulos de la
Llama doble
encendieron algo más que mis mejillas.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
Sabemos que tanto el erotismo como la pornografía son residentes del cuerpo. Los dos
habitan su objeto del deseo pero el primero se aferra a uno específico y lo idealiza por
completo. La pornografía es más democrática y desea muchos cuerpos.
Para entender un poco más las tenues divisiones de los sentimientos me propongo
explorar sus territorios semánticos, encontrar las palabras que pueblan un sentimiento y
que nos dan cuenta de sus costumbres y tendencias.
Nos dice Francesco Alberoni en
Erotismo
que hay por lo menos dos lenguajes: el de los
poetas y el de la pornografía.
Supongo que es lícito pensar que el lenguaje pornográfico
prefiere al albur como figura,
el erotismo, a la metáfora y a la paradoja. El amor, por
ser la suma de todo, habita todas las palabras.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
Todo cobra sentido a partir de lo sensual que es la dimensión básica del sentir.
Vista,
tacto, olfato, gusto y oído se comprometen en aquello que llamamos sentimientos,
aquello que
suceden en la intimidad,
Intimus
en latín “lo que está más dentro”.
Pero establezcamos un vocablo como origen y puerto del que zarpan todas estas
modalidades: el deseo. De él derivan diversos movimientos del espíritu.
Los deseos son espirituales, porque a diferencia de los impulsos
pertenecen al mundo
simbólico. El deseo detona el circuito de la acción. Introduce en este proceso un
momento
de
claridad
consciente
en
que
rompe
la
fluida
secuencia,
es
decir,
momentáneamente detiene el tiempo. El deseo habita una zona media entre la pulsión y
el proyecto, nuestra vida está dirigida por deseos que se tangibilizan en proyectos y
luego en actos. La historia de la cultura es la historia de nuestros deseos, y somos
capaces de ampliar continuamente nuestras
metas, valores, premios y castigos. Es a
partir de ese poder de expansión que nacen los mundos posibles alumbrados por la
imaginación o la razón. Somos seres lujosos y lujuriosos, es decir, excesivos, como
dicta
la
etimología
de
ambas
palabras,
deseamos
mucho
más
de
aquello
que
necesitamos y somos capaces de alterar el rumbo de nuestro destino, de nuestra historia,
el primer paso, un deseo, el segundo un proyecto que siempre requiere de la
verbalización, de la palabra que le da forma y sentido. Finalmente, la acción como
efecto de la voluntad, es la meta del deseo.
Existen dos conceptos de deseo, uno que
insiste en la falta (Sartre) y otro que subraya el dinamismo hacia el fin (Spinoza,
Deleuze, Marcuse, Platón que concebía a Eros como hijo de Penia la pobreza y Poros la
riqueza). El placer no es la satisfacción de una necesidad sino la consumación de un
deseo.
El deseo habita en todas las zonas del amor pero pensemos que el antojo, la lujuria y el
capricho le son más afines a la pornografía, son sensaciones pasajeras que no requieren
de un objeto del deseo idealizado o único; mientras el erotismo se reviste de empeño,
afán, ansia, avidez y anhelo. Vocablos estos últimos más afines al trabajo de conquista,
a la energía de desear a la distancia, a la idealización de un solo objeto del deseo.
Ahora, asociemos algunos términos a los campos semánticos de estos territorios. Desde
luego no son todo el repertorio posible pero al menos, nos servirán de coordenadas.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
Podemos notar que los verbos asociados con la pornografía son de orden performativo,
es decir son acciones presenciales; los verbos recurrentes en el caso del erotismo son
actividades que suscitan el pensamiento y la imaginación, parteras que dan a luz obras
creativas o ensoñaciones del espíritu.
La pornografía es un sátiro desnudo y el erotismo una ninfa traviesa
Gastón Bachelard en
La poética de la ensoñación
retoma los conceptos jungianos de
Ánimus y Ánima, dos instancias psíquicas que nos constituyen, la primera
es
identificada como masculina y la segunda como femenina. Su escisión en nada tiene
que ver con preferencias sexuales, sino con atributos del espíritu que se alinean, en el
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
caso del Ánimus, hacia la acción y el predominio de la razón y en el caso del Ánima
hacia la contemplación y la creatividad. Decir que el Ánima es irracional o el Ánimus
incapaz de crear es una aberración, pues ambas
colaboran,
como dos amantes, para dar
vida al individuo que somos.
Bajo ninguna óptica es ésta una forma reduccionista de mirar al espíritu, puesto que
sería un error pensar que en las mujeres es el Ánima quien opera y en los hombres el
Ánimus. Peor sería creer que las conductas sexuales pueden encontrar explicación en
esta dicotomía.
En una sociedad cambiante los roles humanos están siempre en construcción pero las
alternativas se trazan más allá de una oferta dual. Así, encasillar la conducta en términos
puramente femeninos o masculinos no es ya una opción viable.
Existen mujeres con
una conducta predominantemente Ánimus, hombres con una proceder que se inclina
hacia los terrenos del Ánima y no por ello son indicio de su conducta sexual. Esta
última presenta su propia oferta y sus propias fantasías.
Por lo antes dicho me es difícil pensar, actualmente, como lo hace Francesco Alberoni
en dos territorios tan bien delimitados: pornografía y erotismo. El autor hace del
primero un mundo masculino y, del segundo, un mundo femenino.
Aclara, eso sí, que
estas demarcaciones tienden a cambiar y las fronteras se atenuarán tarde que temprano:
“El devenir es siempre una síntesis entre lo antiguo y lo nuevo…los arquetipos que se
registran en nuestra cultura, las figuras que ordenan el aprendizaje, serán reelaborados,
no
destruidos”
(Alberoni: 2000).
No
dejan
de
ser
válidas
e
interesantes
sus
disertaciones, que nos remiten a nuestra herencia biológica y a la tendencia de
conservación que se esconde bajo comportamientos en apariencia irracionales, que
hacen que un hombre se aleje tras el sexo y una mujer persiga la continuidad tras hacer
el amor.
Admite que el erotismo no es un estado sino un proceso, parte de este cambio se puede
observar en la moda que ha popularizado lo unisex y ha aumentado el dimorfismo
sexual como forma de cuestionamiento.
También, como una manera de juego de
intercambio de roles donde cada uno penetra en las fantasías eróticas del otro.
Para Alberoni, el erotismo masculino favorece lo discontinuo. Excitación que tiene
crecendos
y tiempos. Mientras la mujer opta por lo continuo, tanto en el tiempo como
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
en el espacio, esto se reporta en la naturaleza de su excitación y
orgasmo. El hombre
contempla esta continuidad como intensidad y lo desconcierta, lo excita, es una pasión
cutánea, desbordante “incontenible”.
El oscilar discontinuo de lo masculino, provoca la frustración pero también el deseo
femenino. Lo advierte Simone de Beauvoir en
El segundo sexo
, dice que la ausencia del
amado es percibida por la mujer como una tortura, a lo que nuestro autor responde que
la mujer profesionista ha cambiado esta apreciación, acercándose más a la aceptación de
los momentos fugaces.
El hombre privilegia la vista que es un sentido que puede operar a distancia, lo que
ratifica su gusto por la pornografía. La mujer privilegia al tacto y al olfato, sentidos
que presuponen la cercanía y la intimidad.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
Él, se inclina por la belleza y la forma del cuerpo y no le confiere gran interés al éxito y
poder social. Tiene clara la separación entre Eros y política, entre sexualidad y poder,
sienten violentísimo placer sexual, incluso por mujeres hacia las que no tienen ningún
interés afectivo.
El divismo o veneración de figuras públicas o poderosas es un fenómeno femenino. La
relación con el líder llega a ser erótica. Ella concibe el erotismo como parte de estar en
el epicentro social. Esto probablemente se derive del hecho de que la hembra en los
mamíferos superiores se aparea con el macho que
se deshace de los rivales y domina el
territorio y así asegura el patrimonio cromosómico. La hembra para proteger a sus crías
debe retener al macho para asegurar la continuidad y la vida de su familia.
Así que el equivalente del poder en el hombre es la belleza que también presupone la
competencia. La belleza genera desconfianza puesto que el hombre cree que ellas
elegirán a los exitosos “héroes”. El deseo amoroso femenino puede ser tan adúltero
como el del hombre y lo que para él es belleza para ella es poder. La masturbación
solitaria del hombre inspirado por fotos de mujeres desnudas, guarda su equivalencia
con la exaltación femenina ante los galanes poderosos de la novela rosa. Él busca un
cuerpo sensual, ella un héroe, el destino es el mismo: tener sexo.
El héroe tradicional, con rostro frío y facciones duras, es
símbolo de la masculinidad
bárbara que se traduce en protección, seguridad y defensa.
Como en el cuento de
La
bella y la bestia
, este ser, en apariencia terrible, proporciona amparo y puede ser
trasfigurado por amor. Busca en el hombre cualidades físicas, morales o sociales. Le
atraen hombres reconocidos por la sociedad” celebridades, empresarios” etc. También
puede desear a un hombre guapo pero porque su belleza es signo de excelencia. La
desnudez, en principio la intimida, quiere un hombre físicamente fuerte pero teme su
fuerza en la relación erótica, de ahí que se sienta más cómoda ante el hombre vestido.
La mujer tiene necesidad de amor hecho de ternura porque aleja el fantasma de la
violencia, un cuerpo masculino que deja de ser amenazante y se torna en refugio. El
erotismo femenino es periódico, dosificado, suave.
El olor del cuerpo y del aliento son condiciones importantes para que la relación
prosiga.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
El beso es otra forma de conocimiento, el hombre empieza por la boca
porqué su
capacidad olfativa es menos refinada. La mujer conoce al hombre por sus abrazos y por
el movimiento de su cuerpo más que por sus palabras “ Ningún lenguaje es tan sincero
como el lenguaje del cuerpo enamorado” (Alberoni: 1998)
Él, cuando conquista, afirma Alberoni, tiene en la mira la relación sexual; ella quiere
provocar el enamoramiento.
La seducción femenina actúa en presente pero mira hacia el futuro. El encuentro erótico
es para el hombre un tiempo luminoso y por eso le admite un principio y un fin,
experimenta mejor el instante de eternidad. Cuando ama extraña a la amada pero la
siente presente en ausencia.
Lo erótico es lo contrario de lo obsceno. La mujer confunde el erotismo y el
enamoramiento,
la
seducción
femenina
tiene
que
renovarse
para
exorcizar
la
discontinuidad del hombre. La mujer ama las trasfiguraciones. Ellos viven el placer más
allá de las instituciones, más allá de la permanencia y del pacto, el hombre erótico está
poseído por el deseo es un jugador que lo apuesta todo.
La mujer que encarna la fantasía erótica del hombre no pide compensaciones éticas, ni
responsabiliza al hombre de su deseo. El cuerpo de la amada es una isla donde se puede
vivir una realidad alterna, es lo apartado lo doble, lo paralelo. El idilio es el resultado de
una dirección artística.
El hombre que busca amar, al posee a una mujer sexualmente, siente que ella le ha
entregado todo su ser y por eso dice que la conquistó. Sin embargo, la seducción no es
motivo de triunfo sino de asombro, no le produce sensación de superioridad sino de
reconocimiento, al final también desea provocar el amor.
La obscenidad está sujeta a un contexto y un estado de ánimo, ante cierto tenor algo se
vislumbra como erótico y se vuelve pornográfico porque lo hace en el momento
equivocado. El erotismo puede ser una pornografía personal.
¿Desaparición del erotismo y triunfo de la pornografía?
Me parece evidente que esta marcada división se atenúa, esos comportamientos que
Alberoni distingue con facilidad hoy son difusos e intercambiables. Asistimos a la
proliferación de estímulos y contenidos sexuales, tanto por parte de medios de
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
información y el espectáculo como por las conductas de una sociedad que hace alarde
abierto de su sexualidad. El objeto del deseo dejó de ser la mujer y hoy vivimos
rodeados de imágenes de cuerpos de ambos sexos que se muestran con deleite, solos y
acompañados, los hombres ostentan y cuidan su físico con el esmero que en otra época
era sólo bien visto como comportamiento femenino. La mujer contemporánea se
regocija de su libertad y presume de tomar el control, de ser más “cerebral” y menos
“emocional”, de disfrutar de su sexualidad sin las viejas ataduras y la necesidad de
legitimizar el deseo rodeándolo de compromisos afectivos.
La novela rosa y el cine pornográfico que son los géneros que el autor marca como
representantes de estos territorios, coinciden en una meta: que un objeto del deseo
perfecto y bello que es improbable que haga caso a un ser común, se rinde ante sus
encantos.
Pascal Bruckner y Alan Finkieikraut en
El nuevo discurso amoroso
hablan de la
provocación pornográfica con el relato y concretamente con el cine que señalan como
una sucesión de actos sexuales sin que haya una historia. Es la ostentación de un
universo fabuloso en donde “no es necesario seducir para conseguir, en que la
concupiscencia jamás corre el riesgo de ser reprimida ni rechazada, en el que el
momento del deseo se confunde con el de la satisfacción, ignorando con soberbia la
figura del Opositor”.
(Bruckner: 57-58)
En la novela rosa la heroína que se enamora no tiene obligaciones ni ataduras. Sus
obstáculos son externos. En el cine porno el protagonista también es libre y los
obstáculos para consumar el coito son externos o nulos. Ambos buscan la satisfacción
inmediata, eliminan la realidad que obstaculiza. “El esquema temporal de la vida erótica
constituido por una sucesión de relaciones monogámicas, en las que se intercalan etapas
promiscuas de búsqueda, fue impuesto principalmente por la mujer. .
.Hollywood
proporcionó una anticipación de este modelo… El Satr system adoptó este modelo para
que el público —sobretodo el femenino— aceptara como moral la anarquía erótica del
mundo del espectáculo… a partir del feminismo se afirmó como modelo dominante”
(Alberoni: 1998)
En
Anatomía del amor
, la antropóloga Helen Fisher intenta desentrañar el problema a
partir de nuestra historia como especie. Ella afirma que en nuestra inclinación sexual se
revelan las intenciones de una naturaleza cuyo cometido es la reproducción y con este
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
fin establece dos estrategias: la monogamia serial (dado que la mayoría de los seres
humanos desde la pre-historia hasta la postmodernidad, establecen relaciones a mediano
plazo marcadas por una biología del amor cuya función es asegurar el adecuado
desarrollo y supervivencia de la nueva generación) y la infidelidad ocasional. De esa
forma, jugando a dos bandas, la naturaleza asegura vida en el planeta: “De modo que
somos criaturas que vivimos en un mar de corrientes que tironean nuestra vida de
familia en una y otra dirección. Sobre el antiguo mapa de la monogamia
en serie y el
adulterio clandestino, nuestra cultura proyecta la sombra de su propio diseño” (Fisher:
1992) Así que volvemos al pasado ”Sómos más nómadas y existe mayor igualdad entre
los sexos. En este sentido estamos volviendo a una forma de vivir el amor más
compatible con nuestro antiguo espíritu humano” (Fisher: 1992)
De esto podemos especular que las fronteras que se tienden entre comportamientos
femeninos y masculinos, entre lo que es pornografía y lo que es erotismo tienden a
atenuarse, son construcciones sociales que obedecen a nuestra necesidad de organizar
aquello que llamamos civilización, reglas de un juego que hemos creado y que, por ser
dinámico, debemos replantear constantemente. Sin embargo, del mismo modo que
Fisher apela a la biología y a la antropología en busca de indicios y constantes para no
desfallecer ante lo contingente, retomo la idea del erotismo como un terreno desafiante
que promueve la interacción y la imaginación sobre la pornografía contemplativa. Esto
no indica bajo ninguna óptica, que exista una necesidad de suprimir una en honor de la
otra, ambas regocijan el espíritu del deleite por caminos convergentes. Sería simple que
la confusión ganara la apuesta y los territorios del sexo empobrecieran las rutas de la
emoción erótica que, además propone toda una concepción estética que nos vincula con
un sentimiento trascendental del cual carece la pornografía.
Para Mario Vargas Llosa el erotismo es la desanimalización del amor físico, a lo largo
del tiempo y gracias al progreso de la libertad y la influencia de la cultura y las artes en
la vida privada, abandonó el camino de la mera
satisfacción instintiva para tornarse en
un placer creativo compartido que prolonga y sublima el placer físico. Sus vástagos son
rituales y refinamientos que mutan en obras de arte.
En la construcción de nuestras geografías son considerables los cambios en terrenos de
la ciencia, la filosofía, las religiones, el arte y el espectáculo, pero en el centro de todos
los discursos la sexualidad es alimento y preocupación central, ningún aspecto
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
enriquece más ni cambia tanto a los seres humanos. Es la piedra de toque de nuestros
deseos y motivaciones, musa del arte y de todos los espectros de la imaginación. Vargas
Llosa afirma “el erotismo representa un momento elevado de la civilización y es uno de
sus ingredientes determinantes…no es tanto un hecho en sí, una entidad aislada y
diferenciada de otras, sino más bien una mirada, una elección subjetiva, una pasión o
una manía que se proyectan sobre todo lo existente, erotizando a veces cosas que
parecerían serle totalmente ajenas”.
Somos duales, qué remedio, y aunque la ciencia nos invite a pensar que el alma y el
cuerpo no están divididos ni tampoco la razón y el corazón, es difícil conceptualizarlo.
Lo cierto es que las fronteras que dividen pasiones y sentimiento, sexualidad, erotismo y
amor son difusas, todo esfuerzo mental por encontrar límites es infructuoso, corren
como ríos y el viajero que transita por sus estados y regiones no podrá advertir con
claridad cuando se instala en uno o en otro, y si lo hace, probablemente su alma y su
cuerpo conspirando juntos como amantes, se desplazarán de súbito al territorio
siguiente. Los impronunciables estados amorosos nos dejan balbuceando, no tienen
razones ni piden permiso, se instalan en la epidermis como una enfermedad prodigiosa
que todo lo magnifica y todo lo duplica en antípodas pasionales. Son demarcaciones
simultáneas del dolor y del gozo, vida y muerte, hielo abrazador y dulce herida como
dicen los poetas. El erotismo es, ante todo la cima de un paradoja luminosa y vibrante.
Referencias
Alberoni, Francesco. (1998)
El erotismo
. Barcelona: Gedisa.
Alberoni, Francesco.
(2000)
El origen de los sueños.
Barcelona:
Gedisa.
Alberoni, Francesco.
(1998) Enamoramiento y amor
. Barcelona: Gedisa.
Abagnano,
Nicola.
(1998)
Diccionario
filosófico
.
México:
Fondo
de
Cultura
Económica.
Bachelard, Gastón. (2002) Poética de la ensoñación. México: Fondo de Cultura
Económica.
Bataille, George. (1971)
Erotismo
. Madrid: Taurus.
Bruckner, Pascal y Finkielkraut, Alain. (1979)
El Nuevo Desorden Amoroso
. Barcelona:
Anagrama.
Fisher, Helen. (1992)
Anatomía del amor
. Barcelona: Anagrama.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
Ledesma, Manuela. “Consideraciones sobre la presencia del erotismo en la literatura en
Erotismo y literatura
(Seminario 98/99) Universidad de Jaén.
Marina, José Antonio. Marisa López Penas (1999)
Diccionario de los sentimientos
.
Barcelona: Anagrama.
Paz, Octavio. (1994)
La llama doble: de amor y erotismo
. México: Seix Barral.
Rougemont, Denisse. (1979)
Amor y occidente
. Barcelona: Kairos.
Vargas Llosa, Mario. (2009) “La desaparición del erotismo“ en
El país digital
.
piopi_12/Tes
1
Egresada de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM por la carrera de Lengua y Literatura
Hispánicas. También estudió la carrera de Publicidad en el Centro de Estudios en Ciencias de la
Comunicación. Cursó la maestría en Crítica Literaria en la Universidad Iberoamericana. Colaboradora
para la Revista Etcétera y para el programa de radio Voces sin secretos; colaboradora y miembro de la
revista Ergo Sum de la UAEM y catedrática del ITESM Campus Toluca
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
logo_pie_uaemex.mx