Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
EL TRASLADO DEL PODER A LA RECEPCIÓN: ANALISIS DE UNA TESIS
DE ELISEO VERÓN
Esteban Torres
1
Resumen
En el presente artículo ofrecemos al lector un primer análisis del concepto de poder en
la obra de Eliseo Verón. Luego de describir la categoría en términos generales, nos
ocuparemos de una de las tres operaciones teóricas
que ejecuta el autor sobre el
concepto, y que ayuda a sentar las bases de su desarrollo:
El traslado del poder de la
producción a la recepción.
Mas adelante, en las conclusiones, indicamos cómo dicha
operación teórica sólo se puede concretar a partir de una reducción específica:
la
sustracción de la dinámica del poder.
.
Este trabajo se inscribe en el marco de los esfuerzos actuales de revalorización de la
teoría de la comunicación y la cultura, y de la tendencia del conjunto de las ciencias
sociales a la recuperación del problema del poder como clave de interpretación general
y como estrategia renovada de articulación disciplinaria.
Palabras clave
Eliseo Verón, Poder, Comunicación, Teoría social.
Abstract
In this article we offer the reader a first analysis on the concept of power in Eliseo
Veron’s piece of work. After describing the category in general terms, we will deal with
one of the three theoretical operations carried out by the author on the concept, and
which helps to lay the foundations of its development:
the movement of power from
production to reception.
Later, in the conclusions, we indicate how the mentioned
theoretical operation can only be applied through a specific reduction:
power dynamics
subtraction
.
This piece of work is in line with current efforts to revalue culture and communication
theory, and the tendency in social science towards the recovery of the question of power
as a key concept in general interpretation and as a renewed strategy of disciplinary
articulation.
Keywords
Eliseo Veron, Power, Communication, Social Theory.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
1. Introducción
La cuestión del poder ocupa un lugar apreciable en la obra de Eliseo Verón. Aunque a
simple vista no se podría considerar el objeto ni el concepto central de su investigación,
éste queda explícitamente integrado entre sus categorías teóricas más importantes. En
un artículo donde presenta y define los elementos de su esquema de análisis, el autor
señala en un mismo nivel a la
ideología
, lo
ideológico
y el
poder,
como el núcleo de su
problemática sociológica (1979, p.40).
Si por un lado constatamos que la tematización específica del poder se hace presente
como aspecto relevante sólo en cuatro de los 18 libros del autor (de los cuales siete son
en coautoría), y en siete de los 133 artículos y ensayos publicados hasta 2007 (Verón,
2007), al mismo tiempo observamos que sus principales trabajos teóricos integran en
cierta medida la pregunta por el poder. La gran mayoría de las aportaciones quedan
recogidas en el modelo analítico de “La semiosis social”, su obra más relevante y
conocida. Aquí trabajaremos con la selección bibliográfica señalada, exceptuando dos
artículos
2
, que Verón publica en el año 1978 y 1980 respectivamente, pero cuyas ideas
luego integra en la obra mencionada, sin modificaciones significativas.
Los textos que analizamos abarcan un periodo de 38 años: desde 1963, fecha en que se
publica la primera edición de “Conducta, Estructura y Comunicación”, hasta 2001,
cuando aparece “El cuerpo de las imágenes”
3
. Ahora bien, el desarrollo de su
perspectiva teórica, y junto a ella su concepción del poder, se condensa en menos de una
década, entre 1979 y 1988. Su formulación teórica del poder no ha registrado
modificaciones desde entonces.
¿Ha sido la pregunta por el poder una cuestión determinante en el pensamiento de
Verón, de forma que pueda ayudarnos a comprender sus movimientos y cambios
teóricos principales? Si bien es la cuestión de la ideología y no directamente la del
poder la que en los años 60-70 ocupó el centro de los debates del autor, de sus rupturas
teóricas explícitas, así como de su modelización analítica, sabemos que la forma en que
el debate sobre lo ideológico puso en consideración sus aspectos más elementales, entre
ellos la relación estructura / infraestructura de la doctrina marxista, se desprendía en la
mayoría de los casos de la polémica desatada dentro y fuera del propio marxismo, sobre
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
el modo en que lo material y lo simbólico se relacionaba con el poder, a veces
formulado como crítica a la separación entre poder material y poder simbólico.
Preguntado de otra forma, ¿Es el problema del poder un factor precipitante del paso que
da Verón de la sociología a la semiótica, más bien forma parte de sus “efectos”, o
ninguno de los dos? ¿Resulta más creíble suponer que Verón decidió trasladar la
pregunta por el poder a los estudios semióticos para iluminar el funcionamiento de los
discursos, como pareciera sugerir la ordenación de su modelo analítico, o bien que
incursionó en los discursos para esclarecer o para ocuparse de forma renovada de la
cuestión del poder? Esta pregunta presupone algo que podría ser falso. El hecho de que
Verón el sociólogo tome el recaudo explícito de encauzar el tratamiento del poder en la
problemática semiótica, no confirma que concibe el poder o poder social como poder de
los discursos. ¿Hasta qué punto suscribe el propio autor a sus postulados teóricos y
epistemológicos, y en qué medida las tensiones de su trabajo se vinculan con el
problema del poder? ¿Se convence Verón de que la única forma de comprender el poder
es atender a la forma en que éste se expresa en los discursos?
Si bien no estamos en
condiciones de poner a prueba una hipótesis centrada en las intenciones últimas del
autor, nos sentimos tentados a compartir con el lector una sospecha general, quizás más
próxima a la realidad que a la ficción, pero para la cual no reclamaremos validez alguna:
imaginamos que para reflexionar sobre el poder, Verón se desprende de la razón
sociológica (y antropológica) y se desplaza hacia los estudios semióticos, inscribiéndose
en el giro lingüístico de las ciencias sociales y de la teoría crítica, cuya popularidad
estaba en ascenso, y a partir de allí elige concentrar su atención en el desarrollo de un
marco analítico centrado en los discursos.
Ahora bien, si en cambio resulta que la cuestión del poder no es determinante para el
autor, ¿por qué motivo elige “importar” dicha categoría desde la teoría social a la
semiótica, así como publicitar dicho movimiento? Es fácil constatar que en el paso de la
investigación sociológica a los estudios semióticos, entre las cuestiones que Verón
arrastra consigo está el tema del poder como problema central de investigación (y con
ello buena parte de la agenda política de las ciencias sociales), aggiornado en la forma
de
efectos de sentido
exclusivamente constatables en la
recepción
de mensajes
4
. Es el
propio Verón quien se encarga de explicitar su maniobra:
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
Sugeriré que la semiología de la década de 1980 debe ser una
semiología capaz de integrar en su teoría los “efectos de sentido” o no
será nada. Sólo así abarcará el conjunto de su esfera: el proceso que va
desde la producción de sentido hasta el “consumo” de sentido, donde
el mensaje es un punto de pasaje que sostiene la circulación social de
las significaciones (1984, p.171)
Retornando a los interrogantes planteados, finalmente podríamos suponer que la
aproximación al poder en Verón se produce como “efecto” de un cambio general de
perspectiva. Esta opción es la que defiende en público el autor. Éste sostiene en
términos generales que es la instalación de una nueva conciencia epistemológica en las
ciencias sociales, influida en términos históricos por la llegada de la posmodernidad y
en el plano de la teoría por el pensamiento ternario del signo y la visión chomskyana de
la gramática, la que permite abrir el paso a la superación de la teorías sociales
modernas, y con ello acceder a una nueva comprensión del poder a partir del
funcionamiento de los discursos en la sociedad.
2. ¿Qué es el poder?
Abrimos este punto con la presentación descriptiva y acotada de las definiciones
generales del poder que registramos en la obra del autor. En resumidas cuentas, Verón
emplea tres ideas diferentes de poder a lo largo de su producción científica:
- El poder como subordinación (1963)
- El poder del discurso (1979-1988)
- El poder político o público y el poder de los medios (1991-2001)
De las tres ideas o grupos de ideas, sólo el
poder del discurso
adopta una forma teórica,
y por tanto puede ser considerado un concepto. Las restantes se emplean de manera
coloquial, en frases descriptivas, aunque no por ello resultan insignificantes a los fines
del presente trabajo; en especial la última noción que emplea Verón, que en cierto punto
pone en cuestión -si bien de forma superficial- la noción de poder de discurso, y por
tanto su teoría del poder.
La primera referencia al poder que identificamos, aparece en su primer libro importante:
Conducta,
Estructura
y
Comunicación
.
Verón
define
aquí
el
poder
como
“subordinación de un individuo o grupo al otro” (1963, p.359), y lo asocia en términos
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
contextuales y de modo poco directo a una “situación de dominio o autoridad” (1963,
p.358). En este texto se menciona al poder como una “dimensión” y como un “eje”, sin
explicitar la referencia. En cualquier caso, las diferentes alusiones no revisten mayor
peso, en especial porque no se asocia directamente a ninguno de los conceptos centrales
del texto (que son en primer lugar el sentido, la significación y la ideología).
Más adelante, la propuesta de un modo específico de relación entre poder y discurso, o
entre discurso y poder, inspira la formulación del concepto de
poder del discurso
en el
marco de su modelo de análisis sociosemiótico. En 1979, con el término “poder”
nuestro autor designaba “el sistema de relaciones entre un discurso y sus condiciones
(sociales) de reconocimiento” (1979, p.48). La definición empleada nueve años después
se asemeja bastante: el poder como un “sistema de relaciones de un discurso con sus
efectos (cuando las condiciones de reconocimiento conciernen a los mecanismos de
base de funcionamiento de una sociedad)” (1988c, p.134).
Para Verón, el concepto de poder se refiere a la problemática de los
efectos de sentido
de los discursos (1979, p.48). Considera que el poder sólo puede estudiarse a través de
sus efectos, y remarca que los efectos de una producción de sentido siempre son una
producción de sentido (1979, p.48). Según el autor, la naturaleza concreta de una y otra
puede no ser la misma: el efecto de una palabra bien puede ser una conducta no verbal.
Luego destaca el principio metodológico que sustenta su posición: “
el poder de un
discurso puede estudiarse únicamente en otro discurso que es su “efecto”
(1979, p.48).
Dado que el poder es el problema que nos convoca, presentaremos tan sólo aquellos
elementos, categorías y relaciones conceptuales del modelo sociosemiótico del autor
que consideramos que pueden ayudar a esclarecer la investigación; ello por supuesto sin
perder de vista la perspectiva general de autor, sin la cual este artículo sería defectuoso.
En este sentido, iremos viendo que uno de los conceptos elementales para entender el
poder en Verón es el de
lo ideológico
5
. Tanto el poder como lo ideológico (que para
Verón es un concepto no normativo, distinto de Ideología) representan “una dimensión
de todo discurso, de toda producción de sentido que circula en una sociedad” (1979,
p.48). Mientras que en 1979 el autor menciona lo ideológico y el poder como
dimensiones de análisis del funcionamiento social (1979, p.45), años más tarde los
presentaba en términos más específicos como dimensión de funcionamiento de los
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
discursos sociales (1988c, p.134). Esta diferencia entre funcionamiento social y
discursivo nos facilita una pista para el análisis; ello no tanto por lo que eventualmente
nos puede sugerir el cambio de registro, sino más bien por la primera referencia al
funcionamiento social
. Retomaremos este tema en el próximo punto. Para concluir la
presentación de lo ideológico y el poder, sólo agregaremos que en tanto dimensión de
análisis de una teoría de los discursos, éstos designan "gramáticas discursivas", siendo
la gramática para Verón, un conjunto de reglas de la producción o del reconocimiento
(1988c, p.134).
Hasta aquí la primera idea de poder del autor y la presentación descriptiva de su
concepto central -o más bien único- de poder, del cual nos ocuparemos casi en
exclusivo de aquí en adelante. Faltaría mencionar las ideas de poder que emplea más
tarde, o más adelante en el tiempo, y que gozan aquí de un valor específico en tanto
tienden a contraponerse a su teoría del poder. Hablamos de las menciones al “Poder
político”, al “Poder público” y al “Poder de los medios”, en todos los casos empleado en
términos positivos. Si bien éstas no aportaran mucho, servirán de disparador de algunas
suposiciones que consideramos importantes.
Para abrir paso al desarrollo del trabajo es necesario presentar las ideas de poder que
decide combatir el autor. Si bien Verón no se detuvo a polemizar con otras perspectivas
del poder, ni tan siquiera con las visiones contrarias, en ciertos pasajes abre fuego desde
su mirada sociosemiótica contra dos concepciones dominantes: la visión estatista y lo
que llamativamente denomina el “monismo teórico”. De la primera se encarga en “La
semiosis social”; allí nos invita a abandonar la idea de poder “como configuración
social concreta de instituciones estructuradas en el aparato del Estado”. Respecto al
segundo señala:
es menester cuidarse de una especie de monismo teórico, muy de
moda, fundado en a) una confusión entre la cuestión ideológica y la
cuestión del poder y b) la hipótesis según la cual el poder funciona,
siempre y en todas partes, con una misma y única gramática (1979,
p.48).
Si bien evita mencionarlo, todo indica aquí que la crítica apunta a Michel Foucault, cuya
teoría del poder, orientada en gran medida a la superación de la visión estatista del
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
marxismo -objetivo que Verón compartía-, estaba modificando el pensamiento social y
político europeo y latinoamericano de fines de los 70 y primera mitad de los 80 del siglo
pasado, en particular de la intelectualidad de izquierdas. Las dos visiones que cuestiona
el autor resultan capitales para comprender las operaciones teóricas que éste realiza
sobre su concepto de poder, y que desarrollamos a partir del próximo punto.
3. El poder, la producción y la recepción.
Una de las tres operaciones teóricas que le adjudicamos a Verón tiene que ver con
el
traslado del poder de la producción a la recepción (o reconocimiento)
6
.
Para el autor,
el análisis del poder como poder del discurso se sitúa en la
recepción
dado que
concierne a las relaciones de éste con sus “efectos”
7
mientras que el análisis de los
aspectos ideológicos de un discurso se situaría en la
producción
, prestando atención al
sistema de relaciones entre el discurso y sus condiciones de producción (1982, p.126).
Tal y como resolvimos en la primera operación, aquí nos concentraremos en el poder y
su relación con la producción y la recepción, dejando de lado la problematización de lo
ideológico. Constatamos rápidamente que la cuestión del poder se concentra en el
problema de los
efectos,
y éstos últimos, a partir del empleo de un argumento
estrictamente metodológico, se circunscriben a la
recepción
.
Lo primero que Verón nos enseña es que para el estudio social del poder y del poder del
discurso, la razón empírica determina los alcances de la teoría y de la propia inspiración
epistemológica:
Sólo existe el poder que se puede constatar en los hechos.
Teniendo tal
supuesto como base, Verón da un segundo paso y elige para su estudio el concepto de
efecto:
la forma de observar el poder es partir de sus efectos
. Finalmente, en un tercer
paso,
Verón
cierra
el
razonamiento
al
postular
que
los
efectos
se
observan
exclusivamente en la recepción.
Por lo tanto, el poder que imagina Verón se constataría
en los hechos y se observaría a partir de sus efectos en la recepción.
Más allá del orden
de aparición de los movimientos mencionados, entendemos que el blanco de ataque que
fija Verón para redefinir el ámbito de estudio del poder es el polo de la producción, al
que excluye completamente a partir de la elección del concepto de efecto, en una
acepción restringida: “partiendo de la gramática de producción de un discurso no se
puede inferir o deducir directamente su (o sus) gramática (s) de reconocimiento” (1982,
p.126).
Luego también señala:
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
El paso de la producción a la recepción (aunque prefiero llamar a esta
última “reconocimiento”) es complejo: no hay una causalidad lineal
en el universo del sentido. Al mismo tiempo, un discurso dado no
produce
cualquier
efecto.
La
cuestión
de
los
efectos
es,
por
consiguiente, insoslayable (1984: 172).
En este sentido, es llamativo que en el único momento que hace referencia a un
Principio
es para determinar la forma de estudio de los efectos: “el principio según el
cual el efecto no puede inferirse directamente del análisis de producción; es otra manera
de recordar que la gramática de producción y la gramática de reconocimiento nunca son
idénticas” (1982, p.126).
En vez de extender el poder a la recepción, o bien incluir la instancia de recepción en el
corpus de sus teorías de referencia (centradas principalmente en la producción), Verón
decide el completo traslado del poder a la recepción. Con ello pareciera despedirse del
poder en la producción. El hecho de que el efecto no puede inferirse directamente del
análisis
de
la
producción
y
luego
que
ambas
gramáticas
difieran,
no
conlleva
necesariamente la exclusión de la producción como polo de análisis del poder del
discurso, ni tampoco de los efectos (si es que se adopta una visión ampliada de éste
ultimo, que en cierta forma permita integrar aspectos de producción). Llegado el caso,
postular que no se puede anticipar el efecto de un discurso en los términos de Verón,
podría ser semejante a decir que no se puede adelantar quien ganará un partido de
futbol, así como aproximar un resultado general y no exacto de dicho evento (por ej.:
ganar por más de dos goles de diferencia), sabiendo que se enfrenta el mejor equipo de
primera división del futbol nacional con un combinado amateur de un barrio de la
Ciudad de Córdoba. Verón no considera necesario reconocer que en una situación de
juego o interacción (que podría ser una situación de producción, circulación y consumo
de discursos) se expresan poderes diferenciales en cada instancia o posición.
Puesto a concretar sus parámetros de análisis, Verón define la cuestión de los efectos en
la etapa de reconocimiento como la de las relaciones sistemáticas entre dos conjuntos
discursivos: un corpus cuyas propiedades se analizan y un conjunto constituido por los
discursos de los receptores (en este caso, lectores y no lectores) de determinados
soportes de prensa (1984, p.182). Pese a circunscribir los efectos a la instancia de
reconocimiento, vemos como la definición opera
desde
la recepción
hacia
la gramática
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
de producción, desdibujando los límites entre una y otra a favor de la primera, y creando
un sentido ficticio de totalidad, a partir de señalar una “relación sistemática entre
conjuntos”. Es importante recordar que lo que el corpus o soporte discursivo dice de sí
no se vincula en primera instancia para el autor con ningún tipo de poder sino con lo
ideológico,
cuyo
registro
para
el
autor
es
claramente
otro.
En
el
párrafo
que
presentamos a continuación, la identificación de los efectos con la recepción resulta mas
clara:
en el caso del estudio del contrato de lectura, por un lado selecciono
un corpus de soportes de prensa que me permite trabajar en la etapa de
producción a fin de reconstituir la
gramática de producción
de cada
uno de los soportes y por el otro, procuro reconstituir, a partir del
discurso de los receptores, las
gramáticas de reconocimiento
que
siempre son varias, puesto que un dispositivo de enunciación dado
nunca
produce
un
solo
efecto,
sino
siempre
varios,
según
los
receptores (1984, p.182).
Al igual que con la noción de poder, Verón se detiene a justificar su perspectiva
semiótica para el estudio de los efectos:
Permanezco en la esfera de la semiótica porque sólo trabajo con
relaciones interdiscursivas. En realidad no veo claramente qué podría
ser “el efecto de sentido” de un discurso, desde el punto de vista
semiótico, sino
otro
discurso en el cual se manifiesta, se refleja, se
inscribe, el efecto del primero (1984, p.182).
En el mismo artículo, diez líneas por debajo del párrafo citado, el autor entra en
contradicción al señalar que no está dispuesto “a dejar la cuestión de los efectos en
manos de otros (psicólogos, sociólogos, psicoanalistas, etc.)” (1984, p.182). ¿Como hay
que entender su intención de permanecer en la esfera de la semiótica, y luego no estar
dispuesto a dejar la cuestión de los efectos a la sociología, siendo que en este último
registro se refiere a los efectos y no específicamente a los efectos de sentido?
Sumado a ello, Verón no sólo afirma que el problema principal del poder es el efecto de
sentido de los discursos (1979, p.48), sino también que el efecto de sentido del discurso
no es otra cosa que su efecto de poder, y finalmente que el efecto de poder es efecto de
creencia (1979, p.45)
8
. De esta forma establece una confusa igualación entre
poder,
sentido y creencia,
que no aclara en ningún sitio.
Finalmente, también llama la atención
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
que exceptuando las referencias a la propiedad del mensaje, las consideraciones que
Verón hace sobre los “efectos de sentido” son extrapolables sin dificultad a cualquier
caracterización no determinista de los efectos o efectos sociales en general:
Considero que hay que… permanecer en una posición que consiste en
decir que ningún efecto de sentido es automático, que ningún efecto
de sentido corresponde al orden de una relación lineal causa/efecto,
pero que al mismo tiempo hay efecto de sentido y que ese efecto tiene
alguna relación con las propiedades del mensaje (1984, p.182).
Por
lo
tanto,
como
esfuerzo
de
delimitación
del
poder
de
los
discursos,
la
caracterización de la noción de “efectos de sentido” no alcanza su especificidad, y al
mismo tiempo demuestra la pertenencia de los discursos sociales a la lógica de los
efectos sociales en general. Ello nos permite observar cómo los problemas de distinción
entre el poder y el poder del discurso,
se traslada o se manifiesta igualmente en la
distinción entre efecto y efecto de sentido. La magnitud de los efectos y el alcance de la
recepción tampoco se esclarecen cuando Verón propone pasar del
desfase
entre la
producción y la recepción al
encuentro
entre ambos polos:
Para
expresar
la
solución
de
continuidad
entre
el
análisis
en
producción y el análisis en reconocimiento de los discursos sociales,
cuya consecuencia principal es que el análisis de un discurso en
producción no nos permite inferir sus “efectos”, opté por hablar de
desfase
entre la producción y el reconocimiento (Verón, 1979, p.125-
142).Esta noción de desfase hoy me parece inapropiada, en particular
cuando se trata del sistema productivo de los discursos de la prensa y,
de manera más general, de los medios…
9
Las reglas de una gramática
de reconocimiento expresan pues una especie de
encuentro
entre
propiedades discursivas que son invariantes que remiten a condiciones
de producción determinadas y una modalidad de lectura que remite a
condiciones
de
reconocimiento
determinadas.
Si
la
circulación
discursiva no es lineal, es precisamente porque un discurso mediático
dado,
difundido
en
la
sociedad
en
un
momento
determinado,
provocará una multiplicidad de estos “encuentros”
10
(1988b, p.206-
209).
Si bien para Verón el acto de recepción o reconocimiento desborda lo lingüístico, no
deja de sorprender el rodeo que realiza al proponer aproximarse no ya al discurso sino a
una
teoría del actor social a partir del discurso,
que además tiende puentes con la
sociología de Pierre Bourdieu:
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
Dado que el acto de lectura mismo es inabordable, el estudio del
reconocimiento
es más bien un estudio del lector que de la lectura,
basado en el análisis del discurso del lector
(…). Por supuesto, en
este punto es donde una teoría del reconocimiento puede articularse
fácilmente con una “sociología del gusto”, a la manera de Bourdieu
(1979) (1988b, p.209).
¿Cómo es que el estudio de los efectos, que el autor plantea desde una perspectiva
semiótica centrada en las relaciones interdiscursivas, es más bien un estudio del lector
que de la lectura, basado en el análisis del discurso del lector? ¿Cómo se llega a explicar
al
actor social
(y no tan solo
discursivo
) a partir de su dinámica en la recepción? ¿Cuál
sería el punto de articulación con la perspectiva social de Bourdieu?
Llegado a este punto, arriesgaremos otra pregunta: ¿Tiene sentido suponer que Verón
pretende arribar a una teoría renovada del poder social desde una futura teoría de la
recepción de mensajes?:
Nos orientamos hacia una teoría del reconocimiento en el discurso de
la prensa… dentro del sistema productivo
11
de la prensa gráfica
encontramos que
en el nivel de las condiciones de producción opera
una verdadera teoría de la recepción,
que resulta de la voluntad, por
parte de los productores, de controlar el conjunto de los fenómenos de
regulación (1988b, p.204).
Para el esquema analítico de Verón, que propone identificar el poder en los modos de
recepción, ¿Qué implica afirmar que en el nivel de las condiciones de producción opera
una verdadera teoría de la recepción? ¿No debería el autor terminar por reconocer que
en el nivel de las condiciones de producción opera una verdadera teoría del poder, al
menos como poder potencial?
4. Conclusión: la sustracción del poder
Iniciamos la conclusión recordando al lector un aspecto central: Verón considera el
poder como un
problema sociológico
, y así lo señala explícitamente. Ello no sólo en
términos abstractos, sino principalmente al interior de su teoría de la semiosis social.
Sabemos ahora que al momento de desarrollar su perspectiva, el autor poseía un registro
muy avanzado de las diversas alternativas existentes en la teoría para pensar la relación
entre poder y sociedad. Por motivos que nos exceden, Verón decide enfrentar las dos
teorías del poder del momento en la izquierda intelectual: la visión “estatista” de Marx y
el “monismo teórico” de Foucault; éste último, como sabemos, desarrollado en buena
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
medida a partir del rechazo a la primera. Como vimos en el trabajo, el autor se esfuerza
en combatir tres aspectos específicos:
- La identificación del poder con el aparato del Estado (adjudicado a Marx).
- La confusión entre poder e ideología (Foucault).
- El funcionamiento del poder como una misma y única gramática (Foucault)
En la presente ponencia nos ocupamos de una de las operaciones teóricas generales
con
la cual nuestro autor responde a las visiones mencionadas, y que ayuda a sentar las
bases de su concepto del poder:
El traspaso del poder de la producción a la recepción
.
Ahora bien, y esta quizás sea la principal novedad que presentamos en la conclusión,
dicha operación teórica de Verón sólo se pueden concretar a partir de una reducción
específica:
la sustracción de dinámica del poder
.
Tanto la exclusión del poder del polo de la producción como su concentración exclusiva
en el problema de los
efectos
en la recepción, permiten
sustraer el poder de la relación
social
(de producción, de circulación y de consumo), y con ello eliminar su naturaleza
dialógica y su
dinámica.
Para Verón el poder es el poder del Otro, y no un fenómeno
relacional, como en Marx o en Foucault. Dicho en clave discursiva, y de forma algo
entreverada, para el autor el poder del discurso es el poder del discurso del Otro, ya que
lo que se registraría en el discurso son los efectos del discurso del Otro. A diferencia de
Marx y Foucault, para Verón el poder no es una instancia
productiva.
Por lo tanto la
sustracción de la dinámica del poder es igualmente la sustracción de su productividad.
A partir de esta sustracción del poder, Verón inhibe toda posibilidad de relacionar tres
elementos claves para una perspectiva social del poder: los discursos, los poderes y el
cambio social. La pregunta sociológica de Verón en ningún momento se arrima al poder
como una expresión social. Sugerimos por lo tanto que partiendo de su modelo
analítico, no estaríamos en condiciones de comprender la relación entre los poderes y
los discursos, y por ende tampoco el poder del discurso.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
Bibliografia
Verón, E. (1963).
Conducta, estructura y comunicación,
Buenos Aires: Tiempo
Contemporáneo, 1972.
Verón, E. (1979). Diccionario de lugares no comunes. En E. Verón (Ed.),
Fragmentos
de un discurso.
Barcelona: Gedisa, 2004
Verón, E. (1982). El espacio de la sospecha. En E. Verón (Ed.),
Fragmentos de un
discurso.
Barcelona: Gedisa, 2004.
Verón, E. (1984). Introducción. En E. Verón (Ed.),
El cuerpo de las imágenes
, Bogotá:
Norma, 2001.
Verón, E. (1984). Cuando leer es hacer: la enunciación en el discurso de la prensa
gráfica. En E. Verón (Ed.),
Fragmentos de un discurso,
Barcelona: Gedisa.
Verón, E. (1988a), Interfaces. Sobre la democracia audiovisual evolucionada. En E.
Verón (Ed.),
El cuerpo de las imágenes
, Bogotá: Norma, 2001.
Verón, E. (1988b). Prensa gráfica y teoría de los discursos sociales: producción,
recepción, regulación. E. Verón (Ed.),
Fragmentos de un discurso.
Barcelona: Gedisa,
2004.
Verón, E. (1988c).
La semiosis social.
México: Gedisa.
Verón, E. (1991). Los medios en recepción: desafíos de complejidad. En E. Verón
(Ed.),
Fragmentos de un discurso.
Barcelona:
Gedisa.
Verón,
E.
(2007):
Curriculum
Vitae
de
Eliseo
Verón
2007.
Disponible en:
.
1
Investigador del Centro de Estudios Avanzados - CONICET, Universidad Nacional de Córdoba (UNC).
Becario tipo II de CONICET. Adscripto a la cátedra de Teoría Sociológica y Modernidad, UNC.
Candidato a Doctor en Comunicación, Universidad Nacional de la Plata; Magíster en Ciencias de la
Comunicación, Universidad Autónoma de Barcelona y Universidad Pompeu Fabra, Barcelona.
2
(1978) “Sémiosis de l'idéologique et du pouvoir”, París,
Communications
, 28: 7-20;
(1980). “Discurso,
poder, poder del discurso”,
Anais du Primeiro Coloquio de Semiotica
, Sâo Paulo-Rio de Janeiro, Ediçoes
Loyola-PUC, pp. 85-98.
3
Es menester aclarar que algunos de los artículos analizados pertenecen a una compilación de textos
publicados como libro en el año 2004 con el título “Fragmentos de un discurso”, pero cuyas respectivas
fechas originales de publicación, que tomamos como referencia, son anteriores a 2001.
4
A modo de apunte complementario: Según los especialistas, ni Pierce ni Frege (que son los pilares
teóricos que determinan la concepción triádica del signo que emplea Verón), se preocuparon por integrar
la cuestión del poder en sus estudios. Pareciera que Pierce hace una alusión a cierta noción de poder
creativo, cuyos instrumentos serían el conocimiento y al amor, pero la referencia es siempre marginal.
5
Verón define lo ideológico como “el sistema de relaciones entre un discurso y sus condiciones (sociales)
de producción)” (1979, p.48). Éste se diferencia del poder, que pone el acento en las condiciones sociales
de reconocimiento.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
6
Identificamos tres operaciones teóricas en total. Las dos restantes son: a) La transformación del poder en
poder del discurso, y b) La separación entre el poder y lo ideológico y la contraposición y equiparación de
ambos conceptos. Éstas se presentan en otros trabajos.
7
Las comillas son del autor.
8
Respecto a las dos ultimas definiciones, dice Verón: “…el efecto de sentido de ese discurso de lo
Verdadero no es otra cosa que el
efecto de poder
(de
creencia
) de un discurso (
V.Poder
) (lo que Barthes
llamaba, hace ya mucho tiempo, el “efecto de naturalización” al hablar del mito) (1979, p.45).
9
Recorte de Verón.
10
Cursivas de Verón.
11
Verón: “Llamo “sistema productivo” a la articulación entre la producción y el reconocimiento de los
discursos producidos” (1988b, p.195).
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
logo_pie_uaemex.mx