Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
LAS RUTINAS PRODUCTIVAS EN LA PROGRAMACIÓN DRAMATIZADA DE
RADIOARTE.
Beatriz Elena Fonseca Muñoz
1
Resumen
En el presente trabajo se analiza el estado de la investigación de
los emisores en el medio
radial y específicamente en Cuba. Valoramos algunos de los conceptos de rutinas
productivas que encontramos en la literatura al respecto y formulamos el nuestro a partir de
los mismos, teniendo en cuenta las características de la producción dramatizada en la radio.
Hacemos énfasis en las rutinas productivas de los programas dramatizados que se producen
en Radioarte y, de forma general,
a través de un ejemplo exponemos cómo se desarrolla
este proceso productivo y sus diferencias y coincidencias con la producción informativa.
Palabras clave
Radio Cubana, Radioarte, dramatizado radial, producción informativa, rutinas productivas,
rutinas del dramatizado radial.
Abstract
The article analyses the state of the art research on broadcasters in general and on the
Cuban radio in particular. We take into account the different concepts of program
production we have found in the specialized literature, but we also make our own
definition. It is based on the characteristics of drama production in radio stations. We make
emphasis on the program production of works written in Radioarte station and, by means of
an example, we explain how this process of creation takes place. In addition, we highlight
its differences and similarities with news production.
Keywords
Cuban radio, Radioarte, radio drama, news program production, program production, radio
drama production.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
La investigación de los emisores: algunas reflexiones necesarias
Desde su surgimiento la radio ha sido testigo y protagonista de acontecimientos sociales,
compañía inseparable de miles y miles de oyentes que, con la aparición de otros medios
como la Televisión, no olvidaron la magia de aquellos que despertaban su imaginación a
través de los mensajes radiofónicos.
Es indudable la importancia que la radio ha tenido y tiene en la sociedad cubana. Sin
embargo, a juzgar por los estudios e investigaciones existentes con relación a este medio de
comunicación masiva, nos percatamos que el mismo ha sido muy poco investigado, como
planteara el español
Faus Belau: “La radio está ayuna de investigación y ciencias propias”
(Faus en Garcés, 2007).
Por su parte
Garcés (2007) menciona
una alarma investigativa, constatada en el escaso número de estudios
sobre radio disponibles, si se compara con el volumen amplísimo de
investigaciones de medios generadas en el mundo de hoy. Temas como la
formación
profesional
del
periodista,
la
configuración
de
nuevos
escenarios mediáticos en el entorno de la actual Revolución digital, o los
efectos de la televisión sobre determinados públicos- por sólo mencionar
algunos-, aparecen desarrollados con mucha más frecuencia en revistas
iberoamericanas de Comunicación, que los concernientes al desarrollo de
la radio.
Nuestra radio no está ajena a los fenómenos antes mencionados. Cuando de bibliografía
sobre ella
se trata, la mayoría se refiere a algunos aspectos técnicos de la misma y,
generalmente, algo desactualizados, pues ya hace algunos años la radio cubana está siendo
objeto de un proceso de digitalización, cuyo conocimiento ha estado a nivel de cursos de
capacitación para los profesionales del medio que se relacionan con esta área y los
realizadores artísticos que deben emplear la nueva tecnología.
Sobre el lenguaje radial (música, efectos, sonido, palabra y silencio) contamos con pocos
materiales, destacándose fundamentalmente, autores latinoamericanos, cuyo modo de hacer
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
radio tiene su propia característica; pero nos aportan elementos teóricos generales sobre la
forma de hacerla.
Una de las aristas más investigadas en las últimas décadas en nuestro país ha sido la historia
de la radio. Si bien es cierto que aún queda mucho por hacer, actualmente contamos con
literatura de obligada consulta, resultado del trabajo investigativo de profesionales cubanos
del medio con basta y reconocida experiencia y otros que ya no son parte de dicho medio;
pero en algún momento de su vida profesional
tuvieron relación con el mismo
2
.
Como tendencia, hasta el momento no se destacan muchos trabajos que demuestren que “la
radio es también un hecho teórico”. Según estudios realizados
3
la investigación sobre el
medio radial ha abarcado las siguientes temáticas, en sentido general:
Estudios históricos de algunas emisoras provinciales y municipales o de determinados
programas no dramatizados.
Análisis de contenido de programas no dramatizados, fundamentalmente informativos.
Análisis de contenido de una programación con un perfil determinado. Por ejemplo, la
infantil y juvenil.
Valoración de la calidad de diferentes
programas no dramatizados.
Investigación de audiencia.
Según los estudios antes referidos, la investigación de los emisores ha tenido una discreta
atención a partir de 2006. Resultan favorecidos los informativos, acompañados de la
investigación sobre programas musicales, comunicación e identidad organizacional y
estrategias de comunicación. Ninguno tiene como objeto a la programación dramatizada.
Los programas dramatizados encontraron su único representante en una
Tesis de Diploma
del Instituto Superior de Arte (ISA) que en 1983 centró su atención en el teatro radial.
En 2007 en la Universidad de La Habana se realizó el
trabajo de Diploma “Lo que el río
arrastra: Un acercamiento teórico- histórico a la radionovela cubana de la década del
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
sesenta”. También en esta misma Facultad en
2010 se presentó otro Trabajo de Diploma
sobre la CMQ Radio como principal industria cultural cubana a finales de
los años de 1940
y durante la década de 1950 del siglo XX.
El Centro de Investigaciones Sociales de la Radio y la Televisión se ha centrado,
fundamentalmente, en estudios de audiencias.
Como podemos observar en nuestro país no es muy prolífera la investigación
sobre la radio
referida a los emisores y, menos aún, a cómo transcurre el proceso de producción de sus
mensajes. Si de programación dramatizada se trata la situación es menos ventajosa. Las
investigaciones sobre cómo se producen los programas radiales están referidas a los
musicales e informativos, como apuntamos anteriormente.
En el estudio mencionado sobre la radionovela, refiriéndose al tratamiento de este género
radial, sus autoras señalan que
merece un estudio más profundo y sistemático que no obvie que ella en sí
misma es un producto de gran complejidad desde el punto de vista de
género, matrices, y estrategias discursivas, pues no existen estudios
teóricos recientes que la aborden como objeto de estudio (García y
González, 2007, p. 151).
Precisamente como “producto de gran complejidad”, no sólo la radionovela, sino también
otros programas dramatizados radiales son el resultado de un proceso de producción
muy
complejo que se realiza a diario; pero no ha sido objeto de estudio de la investigación en
comunicación, al menos hasta donde conocemos
4
.
En su artículo “La radio: una relación comunicativa”, la investigadora María Cristina Mata
destaca como, generalmente “la dimensión teórica de la radio se escamotea a los alumnos,
no está presente en nuestras propuestas académicas porque tampoco lo está en nuestro
modo de abordar el medio”.
Más adelante plantea que al hablar, estudiar, enseñar o hacer radio no estamos haciendo tal
cosa en sí, ya que es necesario e importante distinguir entre el reconocimiento empírico del
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
medio y las diferentes formas de pensarlo, o sea, hablamos de sus características
tecnológicas, su lenguaje, modo de operar, entre otros ; pero
no nos interrogamos acerca de los supuestos teóricos que nutren las
diferencias…nos dedicamos a operar sobre lo existente- la radio que hay-
y lo deseable- la que quisiéramos lograr a partir de nuestra enseñanza-
como si lo existente y lo deseable no fueran teorías en acto. Como si, por
ejemplo, alguien pudiese estudiar, enseñar o hacer radio del mismo modo
si piensa la comunicación en una dimensión o desde una perspectiva
instrumental o si la piensa como hecho socio- cultural.
Valorando las “diversas miradas” que se han desarrollado en el estudio de la comunicación
y los medios, incluyendo la radio, esta autora menciona las “más visibles”:
La radio como medio de difusión.
La radio como práctica significante.
La radio como experiencia cultural.
Como puede apreciarse se ha estudiado este medio; pero sin detener
profundamente esas
“miradas” en su rutina interior. Precisamente estas “miradas” que define la autora se
vislumbran en las teorías fundacionales de los estudios de los medios de comunicación
masiva, donde se destacan las siguientes tendencias:
El carácter instrumental de las investigaciones sobre los medios, buscando los
efectos que éstos provocan en las audiencias (Mass Communication Research).
Las relaciones que establecen los medios con la sociedad (Teoría Crítica y Estudios
Culturales).
El estudio de los emisores y los procesos productivos que en ellos transcurren, según
Mauro Wolf (1991, p. 109) “se ha constituido en los últimos años en un verdadero filón de
investigaciones”. Siguiendo el planteamiento de este investigador, compartimos su criterio
de que
en una perspectiva que debería estar dirigida a toda la producción de
comunicación de masas, los esfuerzos de análisis en la gran mayoría de
casos se han dirigido al campo de la información, dada su importancia y
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
centralidad. Por tanto, de hecho- salvo escasas excepciones- la sociología
de los emisores corresponde esencialmente a los productores de noticia
(p. 109).
Wolf (1991) destaca cómo la investigación en el área de los emisores ha sido más enfática
en las rutinas productivas relacionadas, fundamentalmente, con el trabajo periodístico, dada
la importancia social adquirida por la información y sus relaciones con el poder. También
considera que los emisores deben ser analizados desde su aspecto sociológico, el cual ha
estado limitado por dos factores:
El carácter administrativo de la investigación en comunicación.
La influencia del modelo comunicativo informacional que enfatizó el estudio del
mensaje y sus efectos y descuidó al emisor. “Ello implica, por tanto, que la importancia
del estudio sobre los emisores vaya precisándose a medida que se supera, estos dos
factores” (p. 110).
Basándonos en el hecho de que “el momento actual de los estudios de comunicación está
más pleno de interrogantes que de tranquilas certezas” (Fuenzalida y Hermosilla en
Medina, 2005, p. 17) y de los escasos estudios sobre los emisores y su funcionamiento
interno, consideramos que sería muy interesante desarrollar una línea de investigación
sobre el proceso de producción de la programación radial relacionada con el
dramatizado.
Para fundamentar teóricamente una investigación de la producción dramatizada contamos
con los aportes que hasta el momento ofrecen las teorías sobre la producción de noticias,
específicamente, en la televisión. La radio no ha sido privilegiada
en una línea de
investigación referida a los emisores, lo que se demuestra en la poca literatura referida al
respecto. También la investigación sobre la telenovela constituye otro referente teórico,
como ya mencionamos en el presente trabajo.
Aún las pocas “miradas” que se han interesado por los procesos de producción en la radio,
al menos en Cuba,
se han referido sólo a la programación informativa y a los musicales.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
Consideramos que dos temas interesantes a investigar en el medio radial nuestro pudieran
ser:
Las mediaciones en la programación radial dramatizada.
Las rutinas productivas en dicha programación.
Por supuesto que ambas se interrelacionan, pues en el estudio de estas
rutinas productivas
no pueden soslayarse las mediaciones y viceversa. En el presente artículo sólo nos vamos a
referir a las rutinas productivas del proceso de producción de los programas dramatizados
de la productora Radioarte.
Las rutinas productivas en el proceso de creación dramatizada radial
Radioarte es la única productora de programas dramatizados que existe en Cuba. Junto a
ella encontramos emisoras que producen y transmiten programación dramatizada; pero
como productora solamente se encuentra Radioarte que envía sus programas a setenta y tres
emisoras de todo el país.
Nuestra programación abarca seriados y unitarios organizados en diversos espacios: Novela
Universal, Novela Cubana, Teatro, Cuento, Aventuras, Policíaco y otros programas de
orientación social, de carácter histórico, jurídico y proyectos que pueden ser propuestos por
escritores, instituciones, organismos
o por la propia productora sobre los temas ya
mencionados u otros de interés.
Existen varios conceptos sobre qué entender por rutinas productivas, sólo citaremos
algunos autores al respecto.
Martín Barbero (1987, p. 239) las denomina rutinas productivas
o la serialidad mirada desde los hábitos de trabajo que ella requiere,
tanteen las exigencias de la rentabilidad sobre el tiempo de la producción
y las formas de actuación, como en los esguinces por donde el „estilo‟ se
incorpora a las prácticas de trabajo.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
Mauro Wolf por su parte considera que
las rutinas son la descripción de los detalles, las ocasiones menores de la
vida, lo obvio, lo automático, lo que constituye una parte fundamental de
la socialización y que permite la organización del trabajo para una ágil y
eficaz producción de la información
. (
Wolf en
Croc, 2009, p. 19)
El mexicano De León Vázquez (2004, p. 189) las considera como “pautas de actividades
sancionadas y consensadas por la organización y por las comunidades de periodistas como
las formas „correctas‟ para elaborar noticias”.
En su artículo Detrás de la fachada, el profesor cubano
Ricardo Luis (2006), nos propone
un concepto muy abarcador y las presenta como
el conjunto de acciones y normas surgidas de las exigencias que genera la
dinámica productivo-editorial-tecnológica de una empresa mediática y el
intenso proceso de mediación objetivo presente en cada uno de sus fases
(recolección, selección y presentación). En ellas se evidencia, además, el
aprendizaje profesional derivado de ese quehacer que llega asociarse,
como regla, a la repetición y las costumbres y tienen su repercusión en el
resultado final de la labor.
Analizando estos conceptos seleccionados observamos que ellos se centran en las tareas
cotidianas que asumen los profesionales del medio, en este caso los periodistas, con el
objetivo de
lograr un producto comunicativo. Si derivamos de estos conceptos uno
específico para la programación dramatizada pudiéramos definir las rutinas productivas en
esta área como
la dinámica que desarrollan los mediadores involucrados en obtener
un
producto
dramatizado a partir de las acciones sustentadas por la costumbre y las
normativas.
A continuación explicaremos el por qué de nuestra formulación.
Dinámica
Si buscamos la acepción de la palabra una de ellas se refiere a movimiento y cambio.
Precisamente
estas
acciones
caracterizan
al
proceso
productivo
de
un
programa
dramatizado así como a
todo fenómeno social si partimos del hecho que la realidad está en
constante
movimiento,
cambio
y
transformación.
Ese
movimiento
y
cambio
están
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
representados, en este caso específico, por las acciones que debe desarrollar cada mediador
relacionado con la creación de un producto dramatizado.
Cuando hablamos de dinámicas abarcamos todos los momentos del proceso productivo
desde la concepción teórica del proyecto (el momento de concebir la idea del guión
dramatizado y su escritura), la parte tecnológica (cuando se graba el programa) y todas los
decisiones desde el punto de vista administrativo que influyen en la concepción y
distribución de los programas.
Las dinámicas productivas abarcan no sólo el momento justo de la creación artística del
programa, sino que lo relacionamos con los momentos donde intervienen también las
decisiones administrativas. Cuando decimos que en el proceso de producción de un
dramatizado están presentes cuatro etapas (escritura del guión, asesoría, grabación y
distribución) lo hacemos teniendo en cuenta una clasificación genérica; pero si analizamos
este proceso en desarrollo, inevitablemente, debemos incluir las decisiones desde el punto
de vista administrativo que se interrelacionan con el momento artístico.
Mediadores
Retomando la idea de Martín Serrano (1993, p. 230) aquí
nos referimos a lo que este autor
califica como Mediador, porque “permite incluir a todos los Responsables del relato”. Para
él un mediador es “Todo Actor que participa, en todo o en parte, en la selección,
organización, evaluación de la información que se le ofrece a Otro en un producto
comunicativo”.
En nuestro caso particular también tenemos en
cuenta a todos los que intervienen en la
creación del producto dramatizado sean profesionales o no.
Cuando hablamos de profesionales nos referimos a lo que comúnmente se reconoce como
la formación recibida en centros de educación superior. Al producir un dramatizado
intervienen desde el escritor que puede ser profesional o no, la asesora y el director que sí
deben
serlo
y
otros
realizadores
(musicalizadores,
grabadores,
efectistas)
que
no
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
necesariamente son profesionales, en el sentido que hemos señalado. Situación semejante
ocurre si analizamos al área administrativa que interviene en esa producción.
Las rutinas productivas adquieren sus características propias en dependencia del contexto
histórico en que se desarrollan. Si analizamos el caso cubano encontraremos que las
especialidades que intervienen en la producción dramatizada no siempre se preparan en
centros educacionales universitarios. Por ejemplo, el escritor puede ser profesional o no, así
nos encontramos con escritores que se dedican solo a escribir para la radio, otros que tienen
su trabajo a tiempo completo como profesionales (médicos, ingenieros, maestros, entre
otros) y también utilizan parte de su tiempo en escribir programas dramatizados y como tal
son remunerados, o sea, escribir para
esta programación sólo exige, en primera instancia,
talento y conocer el lenguaje radial que algunos son capaces de aprender en cursos que se
habilitan con ese objetivo otros, lamentablemente, sólo se quedan en el intento.
A las asesoras en estos momentos se les exige el nivel universitario sin tener en cuenta la
especialidad, por tanto, se pueden encontrar personas que asumen este trabajo con una
formación en carreras de humanidades o también ingenieras por solo citar algunas. Sin
embargo, trabajar en el medio no solo lo permite la preparación universitaria es necesario
un curso que habilite al interesado o interesada en este tipo de trabajo y luego, con la
práctica diaria, se va adquiriendo la experiencia en el trabajo como tal.
Como podemos observar,
el ingreso para trabajar en el medio es sui géneris. Es cierto que
todo tipo de trabajo no se aprende sólo en teoría en las instituciones educacionales, sino que
hay que ir a la práctica para realmente descubrir y dominar algunas cuestiones que la
enseñanza teórica no nos aporta; pero el análisis de un guión radial dramático, desmontarlo
y hacerle un análisis dramatúrgico, hasta ahora, no ocupa amplios espacios en la enseñanza
universitaria, decimos amplios para no ser absolutos y afirmar que ninguno. De hecho, la
enseñanza para conocer el medio radial no es ampliamente privilegiada en los centros que
debería corresponderle esta función, las horas dedicadas a los medios audiovisuales ocupan
un mayor tiempo.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
Si de preferencia como centro laboral se trata, aún cuando ahora los egresados de los
centros de enseñanzas relacionados con los medios demuestran mayor interés en la radio,
todavía falta camino por recorrer en este sentido. Analizar las causas de esta situación no es
posible en este espacio, ya que
abarca disímiles aspectos de mucha complejidad.
Así como de forma general analizamos ambas especialidades podríamos hacer con los
musicalizadores, grabadores
y efectistas.
Los dos primeros
grupos
ya cuentan con
formación profesional; pero también deben pasar por cursos de habilitación al igual que los
terceros a los que aún tampoco se les exige este tipo de formación, es decir, la universitaria.
Tanto unos como otros son mediadores en la creación de los programas dramatizados.
Todos le imprimen a dicho
producto comunicativo su modo de hacer según las rutinas
productivas que caracterizan su especialidad, todos son “Responsables del relato”.
Costumbres y normativas
La costumbre se relaciona con la rutina. Según el Diccionario Enciclopédico Larousse
(2009) esta última se refiere a “una costumbre inveterada e irreflexiva” y
“habilidad debida
sólo a la costumbre”. La costumbre tiene como acepción
“hábito”, “uso” y ser “práctica
que ha adquirido fuerza de ley”.
De estas acepciones, por supuesto, desechamos la relacionada con el carácter irreflexivo de
la rutina. Las acciones que realizan los trabajadores de la radio para producir un programa
exigen de análisis y consensos que se alejan de lo irreflexivo. Cada decisión tomada sobre
qué hacer en un programa que se crea está precedida de horas de reflexión para poner en
armonía diversas interpretaciones, puntos de vista, entre otros aspectos. Sí consideramos
estas acciones como rutinas debido a que las habilidades para producir
un programa se
repiten y con la experiencia nos acostumbramos a ellas y las asumimos como algo
heredado, solo en este sentido rutinario aceptaríamos la calificación de irreflexivo.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
Estas costumbres y normas se convierten en ley en la práctica radial, muchas no se
encuentran escritas; pero el modo de desempeñarse en el medio las va imponiendo por su
ejercicio diario, por su socialización.
Si bien los presupuestos teóricos para el estudio de las rutinas productivas en el
dramatizado encuentran su mayor base en las teorías sobre la producción informativa, no
debemos perder de vista que ambas áreas de trabajo en la radio tienen sus propias
características y hacen que sus dinámicas se diferencien.
La mayoría de los autores de una forma u otra reconocen tres etapas en el proceso de
producción noticiosa:
Recolección de la información.
Selección del material informativo.
Presentación de la información.
En el proceso de producción de la programación dramatizada en Radioarte encontramos
cuatro etapas ya mencionadas:
La escritura del guión.
Asesoría del guión propuesto.
Grabación del guión aprobado.
Distribución del programa grabado.
Si bien por límites de
espacio no podemos hacer un análisis de ambos procesos queremos
apuntar,
al
menos,
algunas
ideas
generales
que
permitan
mostrar
la
diferencia
o
coincidencia entre uno y otro modo de producir.
En la creación del dramatizado, al igual que en la producción informativa
se determina qué
va a dramatizarse, se busca y recoge la información y luego se procesa y se configura en
cada
género
según
las
características
del
tema
a
tratar.
La
diferencia
está
en
la
especialización de los sujetos que cumplen esas tareas y las condiciones específicas para
hacerlas.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
La inmediatez es algo que caracterizó a la radio desde sus inicios y, actualmente, se exige
cada día más teniendo en cuenta los hechos que acontecen y la rapidez con que se conocen.
Además, no olvidemos que las circunstancias sociales en las que vivimos han determinado
que “conocer es poder”. Es la noticia uno de los modos de hacer radio que más rápido nos
mantiene actualizados del acontecer nacional e internacional, su modo de producirse nos
convierte lo “imprevisto en planificable” y se trata de informar rápidamente lo que ocurre
en el momento, o sea, a decir de Serrano (1993), se refieren a “procesos sociales de ciclo
corto”.
El dramatizado tiene inmediatez, porque según las características del programa pueden
reflejar los sucesos que se están dando en el contexto social; pero dicho nivel de inmediatez
es menor. No nos referimos a lo relacionado con la actualidad del tema que se trate, sino
que el modo de enfocarse responde al tiempo de permanencia o no de la situación en el
contexto social. En este caso se tratan temas de “ciclo largo”.
El tiempo y espacio es otra variable que se comporta de manera diferente en ambas formas
de hacer radio. Los espacios informativos buscan dar la noticia en el mismo tiempo y
espacio en que ocurren los acontecimientos que se reflejan, de ahí su relación con la
inmediatez que analizamos anteriormente, incluso algunas se emiten en vivo
y otras son
grabadas y transmitidas luego. Los programas dramatizados no se hacen en vivo, se graban
y
transmiten
en
un
tiempo
y
espacio
diferentes.
Por
supuesto,
esta
diferencia
la
establecemos en el marco de análisis en que nos encontramos, pues resulta difícil la exacta
coincidencia en tiempo y espacio de los hechos y
la comunicación sobre los mismos, pues
como señala Serrano (1993, p. 108), “El paso desde el tiempo y el espacio en los que pasan
las cosas, al tiempo y al espacio en los que se relatan las cosas que pasan, se paga siempre
con pérdida de información”.
La tecnología también influye en las rutinas de estas dos formas de hacer radio. La
producción de un programa dramatizado es más costosa que hacer un noticiero
en vivo;
aunque algunos momentos sean grabados. Esta diferencia no sólo estriba aquí, sino en el
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
soporte que necesita el dramatizado para grabarse y guardarse para luego ser transmitido o
mantenerse archivado, en el tiempo que se emplea para grabar un programa, en la cantidad
de personas que forman el equipo de trabajo, entre otras especificidades.
Algo que sí es común a ambos tipos de producción es que responden a los intereses de la
clase que domina económica y políticamente, reproducen un sistema social determinado;
aunque su función no se reduce sólo a esto.
Lo expuesto hasta aquí podemos mostrarlo en un ejemplo y para ello nos basaremos en el
tema de las drogas.
Cuando los órganos competentes informan que se ha interceptado un recalo de drogas y en
la operación han participado pescadores, miembros de los destacamentos “Mirando al mar”
o cualquier persona de nuestro pueblo, la noticia reflejará en pocos minutos el hecho y la
participación de los elementos ya mencionados; pero las valoraciones están limitadas por el
modo de informar y el espacio y tiempo para hacerlo, sólo se enuncia, se informa.
Este mismo tema reflejado en un dramatizado, independientemente del género, se recrea
mucho más en el sentido que se dramatiza con escenas que pueden ser de la vida real, se
explican las causas del hecho, las consecuencias de asumir una actitud incorrecta con
relación a las drogas y las medidas preventivas adoptadas o las sanciones aplicadas ante
actitudes negativas relacionadas con el hecho. Además, el tiempo a emplear puede
determinarse según el espacio de programación (quince, veinte, treinta
o sesenta minutos).
El programa dramatizado es completamente grabado mientras que en el informativo se
mantienen grabadas aquellas noticias que se retransmiten en otros espacios por ser
intemporales,
pues las emisiones son en vivo. El tiempo empleado para la grabación difiere
en uno y otro así como las características de este proceso.
Tanto en el dramatizado como en el informativo estará la defensa de nuestra postura ante el
fenómeno de las drogas.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
Lo anteriormente expuesto nos muestra una imagen general de cómo se comportan las
rutinas productivas en dos formas diferentes de hacer radio: la programación informativa y
la dramatizada. La primera de permanente interés para la investigación dada la importancia
que se le ha dado a la información en la actualidad.
Los dramatizados constituyen un campo de estudio virgen y; aunque en el presente trabajo
nos hemos referido sólo a las rutinas productivas,
nos invita a girar las “miradas” hacia él
seguro de que encierra interesantes problemáticas que enriquecerían las investigaciones
sobre la radio cubana, pionera en introducir este modo de hacer radial.
Referencias
Croc Ures, D.E. (2009). Las WEB de la radio cubana: ¿camino a la convergencia? – Una
muestra. Tesis de Maestría en Ciencias de la Comunicación no publicada,
Base de Datos
de la
Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana.
De León Vázquez, S. (2004,
julio- diciembre). Prácticas periodísticas en Aguascalientes:
estructuras de interpretación para acercarse al acontecer.
Comunicación y Sociedad
,
002
.
Recuperado el 17 de junio de 2005, de
Diccionario Enciclopédico Larousse, 2009.
Garcés, R. (2007, enero- diciembre). La crisis de los recursos radiofónicos.
Revista Latina
de
Comunicación
Social
,
62
.
Recuperado
el
8
mayo
de
2008,
de
http//www.ull.es/publicaciones/latina/200719RaulGarces.htm
García, S., y González, Y. (2007). Lo que el río arrastra: Un acercamiento teórico- histórico
a la radionovela cubana de la década del sesenta. Tesis de Licenciatura en Periodismo no
publicada,
Base de Datos de la
Facultad de Comunicación Social Universidad de La
Habana.
Martín Barbero, J. (1998).
De los medios a las mediaciones
.
Comunicación, cultura y
hegemonía.
Santa Fe de Bogotá: Convenio Andrés Bello.
Martín Serrano, M. (1993).
La producción social de la comunicación.
Madrid, España:
Alianza.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
Mata, M. C. (2008, enero- junio). La radio: una relación comunicativa.
Diálogos de la
comunicación, 76
. Recuperado el 9 de octubre de 2008, de
Medina
Hernández,
I.
(2005).
Desde
el
otro
lado.
Aproximación
a
los
estudios
latinoamericanos sobre recepción.
La Habana, Cuba: Pablo de la Torriente Brau.
Ricardo Luis,
R. (2006, noviembre). Detrás de la fachada. Recuperado el 14 de abril de
2007, de
,
Wolf, M. (1991).
La investigación de la comunicación de masas.
La Habana, Cuba: Pablo
de la Torriente Brau.
1
Universidad: Universidad de La Habana. País: Cuba Correo electrónico: beatriz.elena@rect.uh.cu
Profesora
Auxiliar de la Facultad de Comunicación Social de la Universidad de La Habana y Profesora Principal de la
Carrera
Comunicación Social de la Filial Universitaria No.6. Máster en Ciencias de la Comunicación.
Profesora Adjunta del Centro de Estudios de la Radio y la Televisión y miembro de su Consejo Técnico
Asesor. Asesora de programas dramatizados radiales. Ha impartido cursos de postgrados y diplomados sobre
Teoría de la Comunicación y Propaganda. En la Universidad Bolivariana de Venezuela impartió el Módulo de
Teoría de la Comunicación en la Maestría de Comunicación de la Universidad de La Habana y participó en la
Asesoría de Tesis de dicha Maestría. Ha sido consultante y oponente de tesis de maestría sobre temas de la
radio. Ha participado en eventos, tales como los Encuentros Iberoamericanos de Radiodifusión organizados
por la Radio Cubana y FELAFACS, 2009.
2
En este sentido debemos destacar el libro de Oscar Luis López Fernández
La radio en Cuba
(1981),
de
Josefa Bracero Torres
Rostros que se escuchan
(2002) y
Otros rostros que se escuchan
(2007) y de Reynaldo
González
El más humano de los autores
(2009), los tres editados en Cuba.
3
Nos referimos a los estudios realizados por los miembros de la Línea de Investigación
Campo Académico
de la Comunicación en Cuba
, coordinada por la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana
en vínculo con otras instituciones docentes y científicas del país. Actualmente
trabajan en completar y
ampliar esta información entre los años 2005 al 2009, así como en reevaluar las estrategias de representación
de la producción científica.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
4
Sobre la producción de programas dramatizados radiales no tenemos conocimiento de la existencia de algún
estudio. En este sentido la televisión y, específicamente, la telenovela sí ha sido investigada, destacándose en
la materia las peruanas María Teresa Quiroz y Ana María Cano (1987), los mexicanos Gabriel G. Molina
(1988), Jorge A. González (1994), entre otros investigadores, los cuales han constituido referentes teóricos en
nuestra investigación.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
logo_pie_uaemex.mx