Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
EL PAPEL DE LA EDUCACIÓN ESCOLAR EN LA CONSTRUCCIÓN DE
CULTURA DE PARTICIPACIÓN Y DE CIUDADANÍA DEMOCRÁTICA.
Luisa Renée Dueñas Salmán
1
Edgar Josué García López
2
Resumen
La sociedad no tiene suficiente cultura de participación, no se muestran niveles de
corresponsabilidad en la construcción de una sociedad democrática.
Ante esta problemática se plantea que el camino para la democracia es la participación. La
participación solo puede ser viable y sostenible en cuanto se mantenga una cultura de
información. Tanto la cultura de información como la cultura de participación requieren ser
mediadas por un
proceso educativo, y la educación necesaria para crear ambas culturas
requiere ser en sí misma
participativa; por lo tanto los sistemas de educación deben
encaminarse al fomento de habilidades mentales para el uso inteligente de la información y
sus medios tecnológicos, lo que significa fomentar una cultura de recepción crítica de
información y al impulso de valores cívicos y morales, actitudes y habilidades que le
permitan a los alumnos involucrarse activamente en el mejoramiento de sus comunidades y
mantener un desarrollo social sustentable.
Para conseguirlo deben transformarse los sistemas educativos, lo que implica establecer
programas de acción a partir de asumir las siguientes premisas: la participación debe ser
una preocupación de la educación escolar, hay procesos que influyen en la formación de
cultura de participación como la construcción de conocimiento, la participación es una
construcción social, la formación de cultura de participación es un proceso de aprendizaje,
la participación debe considerarse como una competencia (transversal) dentro de los
objetivos de la educación basada en competencias, la cultura de participación al ser una
necesidad de enseñanza y aprendizaje requiere de estrategias didácticas y pedagógicas para
su construcción, los procesos de construcción de participación son procesos de construcción
de comunicación.
Una primera etapa de la investigación ha consistido en la demarcación conceptual del
término participación para su posterior integración en un currículum posible en la
educación de nivel superior en México. La segunda etapa es el modelo de medición de
representaciones sociales en la escuela sobre participación, aprendizaje, currículum, cultura
escolar y sociedad. Los resultados de ambas etapas permitirán construir un currículum con
la voz de todos. Para la presente convocatoria se presentarán antecedentes, metodología y
resultados de la primera etapa.
Palabras clave
Participación, comunicación, educación y ciudadanía.
Abstract
Society does not have enough participation culture, there are not shown any levels of co-
responsibility in the democratic society building.
Facing this problematic, it is proposed that the path to democracy is participation.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
Participation can only be viable and sustainable when it is maintained an information
culture. Thus information culture as participation culture require to be mediated by an
educative process and the necessary education to create both cultures require to be
participative by themselves; so education systems must be aimed to the promotion of
mental capabilities for the intelligent use of information and its technological means, which
means to promote a culture of critical information reception and the impulse of civic and
moral values, attitudes and skills that enable students to get involved actively in the
improvement of their communities and maintain a social sustained development.
In order to get prior, it must be transformed the educative systems, which implies to set
action programs from assuming the following principles: participation must be a concern of
the scholar education, there are processes that influence in the participation culture
structure as the knowledge building, the participation is a social building, the training of
participation culture is a learning process, the participation must be considered as a
competence (cross) within the objectives of the education based on competences, the
participation culture at the moment to be a learning and teaching need requires teaching and
pedagogical strategies for its construction, the process of participation building are process
of communication building.
A first stage of the research has been focused on the conceptual demarcation of the term
participation for its nest integration into a possible curriculum in the higher level in
Mexican education. The second stage is the model for measuring the social representations
in the school on participation, learning, curriculum, scholar culture and society. The results
for both stages let building a curriculum with the voice of everybody. For this call, it will
be presented the background, methodology and results of the first stage.
Keywords
Participation, communication, education and citizenship
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
Antecedentes
La sociedad mexicana presenta bajos niveles en la construcción de
cultura de participación,
lo anterior se muestra evidente en un análisis presentado en un documento anterior de
García (2011) sobre los datos ofrecidos por la Encuesta Nacional sobre Cultura Política y
Prácticas Ciudadanas, ENCUP
3
, donde se manifiesta un crecimiento lento y limitado de
acciones que contribuyen a la formación de una sociedad cada vez más democrática; tales
son los casos de la participación como voluntario en alguna actividad en beneficio de su
colonia o
comunidad, discusión de asuntos políticos, ejercicio del voto, pertenencia a
juntas vecinales o a organizaciones ciudadanas.
Otros datos interesantes referían a una baja o nula participación en acciones de ayuda a
causas de cooperación monetaria o en especie, marchas u otras acciones de apoyo,
recaudación de fondos para beneficio social o como voluntario en alguna organización
social o agrupación de ciudadanos. Tampoco en organizaciones políticas, religiosas,
ciudadanas, de ayuda social o beneficencia, cooperativa, asociaciones de profesionistas,
partidos políticos, juntas de vecinos, colonos o condóminos o en alguna asociación de
padres de familia de la escuela.
En medio del análisis de la sociedad contemporánea anteriormente planteado, emerge la
necesidad de desarrollar programas que fomenten la cultura de participación, lo que implica
que se trabajar en la construcción o fortalecimiento de algunas otras culturas como las de
información, investigación y comunicación; que como menciona García (2011) no sólo
contribuyen a la formación de la participación, sino que se podría asegurar que la sostienen.
Un
proceso
educativo
para
la
participación
requiere
ser
en
mismo
un
proceso
participativo. De tal forma que se puede decir que educar para la participación es tarea de la
participación de todos y que para ello se requiere hacer uso de técnicas de enseñanza y
aprendizaje basadas en la participación; este juego de palabras se resume en se enseña a
participar sólo actuando en la participación. Sobre el tema se ha de profundizar más
adelante.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
Sobre la metodología
Siempre es labor compleja sintetizar la metodología de investigación que se ha utilizado en
algún proceso, sin embargo el resumen que se presenta a continuación tiene la intención no
tan oculta de generar en el lector la inquietud por referirse al texto completo [anteriormente
referido como García (2011)] y conocer no sólo el detalle del diseño de la investigación,
sino también se espera que lo haga para profundizar en los resultados, el análisis, la
reflexión y la prospectiva que se generó de este ejercicio.
Una primera etapa de la investigación ha consistido en la demarcación conceptual del
término participación, para integrar dicho proceso educativo desde un currículum posible,
en la educación de nivel superior en México. La segunda etapa en que se trabaja es en el
modelo de la medición de las representaciones sociales en la escuela sobre participación,
aprendizaje, currículum, cultura escolar y sociedad. Los resultados de ambas etapas
permitirán construir un currículum con la voz de todos.
Por ahora el presente documento incluye los resultados de la investigación documental para
la demarcación conceptual del término participación y la delineación de un currículum
adecuado para sostener la educación para la participación que aquí se propone.
En primer lugar se trabajó con una visión sistémica de la investigación que permitiera
observar desde el inicio los sistemas de información, de investigación y comunicación con
que se habría de trabajar a lo largo del proceso. Esto permitiría tener claro qué información
se estaba buscando, qué estrategia metodológica de investigación se habría de seguir y
cómo habrían de divulgarse los resultados. Esta visión en sistemas permitiría trabajar en
una cultura integral de información, investigación y de comunicación, y pensar en relación
del punto de salida y del punto de llegada del proyecto. El siguiente cuadro lo ilustra.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
Cuadro 1.1 Visión sistémica de la investigación
La estructura de la investigación se construyó a partir de los objetivos planteados en el
proyecto:
a) Delimitar conceptualmente el término participación para facilitar la aproximación a un
currículum posible que fomente la educación para la participación en la Universidad.
b) Identificar los elementos teóricos y epistémicos que delimiten el marco conceptual del
término participación.
c) Describir el tipo de currículum necesario en la educación para la participación.
En seguida se planteó la exploración de la cultura de participación en México, para
posteriormente analizar los procesos para fomentarla mediante un proceso educativo que
también fuera de corte participativo, finalmente describir las características del currículum
acertado para lograr lo propuesto.
El análisis de la participación entre las distintas dimensiones en que se planteó el objeto de
estudio se realizó como se ilustra en el siguiente cuadro, en él se observan los aspectos que
se analizaron de cada caso.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
Cuadro 1.2 Dimensiones del análisis del objeto de estudio
Finalmente se procedió a la correlación de los resultados del análisis de la participación por
campos y por dimensiones. Teniendo como eje la consolidación de la Educación para la
participación y se señalaron los conceptos que indicarían el camino para el desarrollo de un
currículum posible en el nivel de educación superior.
Reflexión y análisis
El
término
Participación
es
referido
de
distintas
maneras
debido
a
su
naturaleza
polisémica. Está ambigüedad limita la concreción de la participación y del fomento a la
misma entre los actores sociales, debido a que para lo que algunos participación tiene un
significado y se debe materializar de cierta forma, para otros no.
Esta situación se observa en el ámbito académico cuando un docente considera que el
alumno ha participado cuando realiza ciertas actividades, y para otro esas mismas acciones
no podrían considerárseles como tal. Lo mismo ocurre cuando se trata de ponerse de
acuerdo para la programación de actividades para una materia, planeación de estrategias
pedagógicas o aplicación de técnicas didácticas, en resumen, cuando se trata de planear y
desarrollar un currículum.
Dimensiones
El contexto de la participación en
relación con:
Antecedentes
Educación
Sociedad y la cultura
Las relaciones de poder
Cognición
Perspectivas teóricas que le abordan
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
Participar debe significar como dice Geilfus (1997) tomar parte en las decisiones y las
responsabilidades desde el sitio en el que se está, desde la función que se ocupa, para ello
es necesario el
diálogo y por supuesto la organización. Implica también involucrarse
personalmente en las tareas necesarias, insistir en aquellos aspectos que se quieren
modificar o mejorar, pero siempre desde el acuerdo y el respeto., no desde la fuerza y la
coacción. Insiste el autor en que implica tanto dar ideas como concretarlas, en definitiva
participar es conocer, es aceptar y compartir, es trabajar y dar soluciones, es estar siempre
consiente de la importancia de
formar parte de algo
.
Si la educación se piensa, siguiendo a Coll (2002) como un proceso integral, que lo mismo
forme al alumno en conocimientos generales ya sean básicos o especializados, en
ambientes de aprendizaje tanto autónomo como interactivo, y siguiendo a McLaren (2005)
al respecto de que el conocimiento adquirido en la escuela debe facilitar al alumno a
participar en cuestiones vitales que afectan su experiencia cotidiana, es decir a crear las
condiciones productivas para su autodeterminación en sociedad. Entonces es posible pensar
en una participación más integral, incluyente, social y responsable.
Para fines del presente estudio se establece una escala de análisis para los significados
asignados al término, que permite delimitar el concepto de participación acorde al tipo de
educación que recién se describió.
Lo que más tarde perfilará el tratamiento que se le ha de
dar al concepto participación cuando se hable de sus implicaciones con currículum,
aprendizaje y sociedad. Ésta escala ilustra dos ejes cuyos extremos reflejan la polarización
que se hace del término; en el primer eje se encuentra la participación concebida y
ejecutada como algo político y como algo social. Por político se entiende el juego del
poder, las relaciones de conveniencia, la actividad partidista, el maniqueo electoral, entre
otros. Por social se entiende las relaciones para el progreso comunitario, la responsabilidad
social, el desarrollo sostenible y sustentable, las acciones incluyentes y el ejercicio de la
democracia participativa, por mencionar sólo algunos. El otro eje se compone de un polo
donde la participación es intuitiva, y un polo donde es cognitiva. Lo intuitivo se refiere a lo
impulsivo, lo momentáneo y lo inducido,
por mencionar tres casos; lo cognitivo se refiere
al resultado de un proceso mental de mayor profundidad, lo premeditado, lo aprendido, lo
inteligible, más como un proceso de conocimiento y no de reacción emocional.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
Lo que se necesita para promover una cultura de participación desde la educación, es un
proceso ubicado cartesianamente entre lo social y lo cognitivo, con acciones, que más allá
de las campañas mediáticas que impactan ligeramente en la promoción y la motivación,
permitan tomar una posición y emprender el cambio. Por ejemplo decía Maria Das Graças
Targino
4
en 1997 que las nuevas tecnologías debían empoderar al ciudadano y el impacto
de internet promover la diversidad, acceso y participación, en ese entonces todavía era
temprano para visualizarlo, aunque no era difícil predecir que al ritmo que se vive tarde o
temprano esto tendría que ocurrir. Ha pasado más de una década, quizá sea tiempo de
preguntárnoslo nuevamente.
Los sistemas de educación deben encaminarse al fomento de habilidades mentales para el
uso inteligente de la información y sus medios tecnológicos, es decir fomentar una cultura
de recepción crítica de información y al impulso de valores cívicos y morales, actitudes y
habilidades que le permitan a los alumnos involucrarse activamente en el mejoramiento de
sus comunidades y mantener un desarrollo social sustentable.
Para conseguir lo propuesto debe ocurrir una transformación de fondo, lo que implica
establecer programas de acción a partir de asumir las siguientes premisas: la participación
debe ser una preocupación de la educación escolar, hay procesos que influyen en la
formación
de
cultura
de
participación
como
la
construcción
de
conocimiento,
la
participación es una construcción social, la formación de cultura de participación es un
proceso
de
aprendizaje,
la
participación
debe
considerarse
como
una
competencia
(transversal) dentro de los objetivos de la educación basada en competencias, la cultura de
participación al ser una necesidad de enseñanza y aprendizaje requiere de estrategias
didácticas y pedagógicas para su construcción.
La información potencia al individuo, lo hace comprender que el trabajo en red eleva la
capacidad de cambio en el entorno; trazar redes fuertes y duraderas se logra solo con la
acción de todos, la caducidad de los logros dependerá del respeto que cada integrante de la
sociedad manifieste a los demás y a sí mismo, enseñarlo es educación participativa.
Hay suficientes elementos para asumir que la educación que tiene mejores resultados es la
que promueve la formación integral, los conocimientos y las competencias. Para Schmelkes
(2004) la educación está comprometida, (o por lo menos debería estarlo) con el desarrollo
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
de habilidades como saber escuchar, expresarse oralmente y por escrito, hablar otras
lenguas, creatividad, criticidad, comprensión de lo que se lee, solución de problemas,
búsqueda, discriminación, clasificación y uso inteligente de
la información y capacidad de
razonamiento para el análisis y la síntesis.
Dice González (2003)
que por mucho conocimiento que tenga un ser humano puede
perfectamente seguir siendo pasivo y esperar en una actitud de relativismo intelectual a que
alguien le resuelva su problema, por eso es importante que la educación garantice salir de
esa pasividad, pero para eso se necesita un compromiso cívico, responsabilidad que muy
pocos quieren asumir.
Es Schmelkes (2004) quien también recuerda que los alumnos aprenden mejor cuando
participan activamente en el aula, porque descubren,
se les enseña más a preguntar que a
responder, trabajan en equipo, aprenden unos de otros, de sus errores y de sus aciertos,
sobre todo comparten el conocimiento, lo construyen y lo socializan. Para llegar a esta
aseveración ha sido factor determinante la investigación pedagógica, ya que a partir de sus
resultados se ha podido revelar cómo es que se aprende y por lo mismo como se debe
enseñar, así como saber lo que durante muchos años se protegió
con recelo: qué ocurre en
esa caja negra llamada aula. Hoy podemos tener más información sobre la influencia del
espacio en el proceso de aprendizaje o sobre las estrategias que utilizan los maestros cuyos
grupos son altamente calificados en las distintas pruebas de aprovechamiento, por ejemplo,
y todo gracias a que se ha priorizado la investigación, termina diciendo la autora.
Conclusión
La participación es un fenómeno cambiante, no innato, que requiere de constante
aprendizaje y recreación, motivación, fomento, inclusión, responsabilidad y promoción de
esfuerzos encaminados al bien común.
La Educación para la participación requiere programas académicos donde el aprendizaje y
la práctica de los contenidos vayan de la mano con la cordialidad, la apertura, la tolerancia,
el uso inteligente de la información, la sensibilidad y la empatía. Las universidades deben
constituirse en esos campos de justicia, respeto, tolerancia y libertad, equilibrando la
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
enseñanza teórica de los contenidos con la práctica social. Su naturaleza abierta, flexible y
transformadora se apetece para ello.
El joven que se espera formar se describe como activo, colaborador en actividades
académicas, culturales, sociales, deportivas y de esparcimiento, participativo en clase, en la
escuela, en la casa, en la colonia, en la ciudad, en su estado, en su país. El docente con que
se espera contar se perfila como un preparador personal, que permita al alumno adquirir
suficiente confianza y autonomía para el aprendizaje y que le prepare para la resolución de
problemas.
Es una alternativa para los procesos que buscan inducir al alumno a una vida más
responsable y comunitaria, dentro y fuera de la escuela. Desafortunadamente no todas las
personas están interesadas en participar o bien no todos están preparados para hacerlo.
Algunos de los beneficios al utilizar metodologías participativas en el aprendizaje es que
estas ayudan a fomentar la creatividad, responsabilizan e involucran al alumno en su propio
aprendizaje y en los ritmos de clase, favorecen la interrelación personal de los alumnos, los
refuerza y motiva, así como también estimula la reflexión, la atención, la memoria, y la
agilidad mental, favoreciendo la adquisición de conocimientos.
Monereo (2004), recuerda que formar en la participación implica apelar a la emoción, el
afecto y los intereses del alumno y del docente, ya que partir de ahí se podrán definir las
estrategias
de
toma
de
decisiones
mediante
los
cuales
se
eligen
y
recuperan
los
conocimientos necesarios para cumplimentar una demanda u objetivo de la situación
educativa en que se produce las acciones de enseñar y de aprender.
Hay distintas tendencias, formas, estilos, corrientes y sistemas que hoy se conocen y que
han descalificado el sistema tradicional que limitaba al alumno a tomar sólo lo que el
maestro le daba. Yurén (2000) argumenta que lo que ahora se busca con la educación es
generar condiciones curriculares para que el alumno construya su personalidad y su propio
proyecto de vida como sujeto libre y responsable, por su parte Valero (1989)
detalla otras
intenciones que giran en torno a la educación, como promover el respeto de la dignidad
humana, la autonomía, la autosuficiencia y poder de representatividad.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
Entonces si la participación se piensa como: tomar parte de algo responsablemente; un
medio y no como una finalidad; un derecho y una obligación; un proceso de lo individual a
lo colectivo; un estado cambiante, no permanente; y un constructo social que implica
fomento, voluntad, aprendizaje, iniciativa, creatividad, cambio y libertad. Luego entonces
es posible incorporarla al currículum universitario y consolidar la educación para la
participación.
Referencias documentales
Ackoff, R. (2004). Rediseñando el futuro. México: Editorial Limusa.
Águeda, B. y Cruz, A. (2005). Nuevas claves para la docencia universitaria en el Espacio
Europeo de Educación Superior. España: Editorial Narcea.
Alonso, J. (1991). Motivación y aprendizaje en el aula. Santillana. España. En Díaz-
Barriga, F. y Hernández, G. (2006). Estrategias docentes para un aprendizaje significativo.
Una interpretación constructivista. México: Editorial McGraw Hill.
Antunes, C. (2001). Estimular las inteligencias múltiples. Qué son, cómo se manifiestan,
cómo funcionan. España: Editorial Narcea.
Apple, M. y Beane, J.A. (1997) (comps.) Escuelas democráticas. España: Ediciones
Morata.
Barnett, R. (1990). The idea higher education. Buckingham, Open University press. En
Brockbank, A. y McGill, I. (2002). Aprendizaje reflexivo en la educación superior. España:
Ediciones Morata.
Bowers, C.A.
y Flinders, D (1990).
Responsive Teaching. Teachers College Press. USA.
Boyer (2000).
The Future of the City of Intellect; The Creation of the Future, citado por
Gimeno Sacristán
(2008).
Brockbank, A. y McGill, I. (2002). Aprendizaje reflexivo en la educación superior. España:
Ediciones Morata.
Chomsky, N. (1985). Reflexiones sobre el lenguaje. Planeta Agostino. España. En Argudín,
Y. (2005). Educación basada en competencias. Nociones y antecedentes. México: Editorial
Trillas.
CIDEC. Centro de Investigación y Documentación sobre problemas de la Economía, el
Empleo y las Cualificaciones Profesionales. (s.f.) Guía para la gestión de las competencias
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
transversales en las Organizaciones. Disponible en http://www.cidec.net/article/archive/19/
Consultado el 12 de agosto de 2009.
Coll, C. (2002). Psicología y currículum. México: Editorial Paidós.
Consejo de la Juventud de España. Fundación EDE (s.f.) Guía didáctica de educación para
la
participación.
España.
Disponible
en
12 de agosto 2009.
De la Riva, F. (1997). Cómo construir técnicas de aprendizaje grupal participativo. España:
Editorial Cero.
Delors, J. (Coord.) (1997). La educación encierra un tesoro. Informe UNESCO de la
Comisión Internacional sobre la Educación para el siglo XXI. México: Dower. UNESCO.
Díaz
Barriga,
A.
(2003).
Currículum.
Tensiones
conceptuales
y
prácticas.
Revista
Electrónica de investigación educativa. Volumen 5, número 2.
México.
Díaz-Barriga Arceo, F. Lule González, M, Pacheco, D, Saad, E. y Rojas-Drummond, S.
(1990). Metodología de diseño curricular para educación superior. México: Editorial
Trillas.
Elizondo Huerta, A. (2007). Cultura de la legalidad, ciudadanía y política educativa. En
Ruiz, D., Elizondo, A. y Stig, C. (2007). Democracia en la educación o educación para la
democracia en la secundaria. México-Dinamarca. México: UPN.
ENCUP. (2001, 2003, 2005, y 2008). Informe de resultados de la Encuesta Nacional sobre
Cultura
Política
y
Prácticas
Ciudadanas,
SEGOB,
México.
Disponible
en
http://www.encup.gob.mx/encup/index.php. Consultado el día 18 de febrero de 2010.
Flavell, J.H. (1976). Metacognitives aspects of problem a solving. En Resnik, LB. (Ed.)
The nature of intelligence. En Pozo. J.I. (et.al) (2006) Nuevas formas de pensar la
enseñanza y el aprendizaje. Las concepciones de profesores y alumnos. España: Editorial
Graó.
García, B. y Díaz Barriga, F. (1999). Un modelo de educación cívica. Educación 2001, año
V. Núm. 55. México.
García, C. (2002). ¿Cómo construir técnicas de aprendizaje grupal?
IAJ. Materiales para la
formación de profesores. España. En López Noguero, F. (2007). Metodología participativa
en la Enseñanza Universitaria. Colección Universitaria. Madrid: Editorial Narcea.
García, E. (2011). Educación para la participación en la universidad. Una revisión
conceptual hacia un currículum posible. (Tesis inédita de maestría). Universidad del Centro
de México. SLP, México.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
Gardner, H. (2008). Las cinco mentes del futuro. España: Editorial Paidós.
Geilfus,
F.
(1997).
80
Herramientas
para
el
Desarrollo
Participativo:
diagnóstico,
planificación,
monitoreo,
evaluación.
El
Salvador:
Prochalate–IICA.
Disponible
en
http://econegociosagricolas.com/ena/files/Rde_oe_80_
Herramientas_
metodos_IICA_parte1.pdf. Consultado el 18 de enero 2006.
Gimeno Sacristán, J. (1981). Teoría de la enseñanza y desarrollo del currículo. España:
Ediciones Morata.
Gimeno Sacristán, J. (2002) El currículum: una reflexión sobre la práctica. España:
Ediciones Morata.
Gimeno Sacristán, J. y Pérez Gómez, A.I. (2005) Comprender y Transformar la enseñanza.
España: Ediciones Morata.
Gimeno Sacristán, J., Pérez Gómez, J.I., Martínez, J.B., Torres, J., Angulo, F. y Álvarez,
J.M. (2008) Educar por competencias. ¿Qué hay de nuevo? España: Ediciones Morata.
Giroux, H. (1990). Los profesores como intelectuales. Hacia una pedagogía crítica del
aprendizaje. España: Editorial Paidós.
Giroux, H. (1993).
La escuela y la lucha por la ciudadanía. México: Siglo XXI.
González, J. y Wagenaar, R. (eds.) (2003). Tuning Educational Structures in Europe. Final
Repert,
Phase
one.
Bilbao,
Universidad
de
Deusto.
Texto
en
Línea
en
http://www.relint.deusto.es/TUNINGProject/index.htm Consultado el 12 de octubre 2009.
Hannan, A. y Silver H. (2006). La innovación en la enseñanza superior. Enseñanza,
aprendizaje y cultura institucionales. España: Editorial Narcea.
Hessen, J. (1993). Teoría del conocimiento. México: Ediciones Quinto Sol.
Imbernón, F. y Medina, J.L. (2008). Metodología Participativa en el aula universitaria. La
participación del alumnado. España: Editorial Octaedro.
Jackson, P. (1991). La vida en las aulas. España: Ediciones Morata
Kliebard, H. (1989). Problems of definitions in curriculum. Journal of curriculum and
supervision. Vol. 5. Núm. 1.
López Noguero, F. (2007). Metodología participativa en la Enseñanza Universitaria.
Colección Universitaria. Madrid: Editorial Narcea.
Lueddeke, G. (1999).
Toward a construtivist framework for guiding change and innovation
in higher education. The journal of higher education.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
Matthews, R.S. (1996). Collaborative learning: Creating knowledge with students. En
Barkley, E., Cross, P. y Major. (2007) Técnicas de aprendizaje colaborativo. Manual para el
profesorado universitario. España: Ediciones Morata.
McLaren, P. (2005) .La vida en las escuelas. Una introducción a la pedagogía crítica en los
fundamentos de la educación. México: Siglo XXI.
Monereo, C., Castelló,M., Clariana, M. Palma, M. y Pérez, M. (2004) Estrategias de
enseñanza y aprendizaje. Formación del profesorado y aplicación en la escuela. España:
Editorial Grao.
Morin, E. (2007). Los siete saberes necesarios para la educación del futuro. Argentina:
Ediciones Nueva Visión.
Nisbet, J. y Schucksmith, J. (1986). Estrategias de aprendizaje. España: Editorial Santillana.
Nussbaum, M. (2002). Capabilities and social justice. International studies Review. 4.
Num. 2. En Gimeno Sacristán, J., Pérez Gómez, J.I., Martínez, J.B., Torres, J., Angulo, F. y
Álvarez, J.M. (2008). Educar por competencias. ¿Qué hay de nuevo? España: Ediciones
Morata.
OCDE (2002). Definition and Selection of Competencies (DeSeCo): Theoretical and
Conceptual foundations: Strategy Paper. Disponible en http://www.bfs.admin.ch/bfs/
Ormrod, J. E. (2005). Aprendizaje humano. España: Editorial Pearson - Prentice Hall.
Panza, M. (1981). Enseñanza modular. Perfiles educativos. No. 11. México: Universidad
Nacional Autónoma de México. Coordinación de Apoyo a servicios educativos. Centro de
investigaciones y servicios educativos.
Parcerisa, A. (1999). Didáctica de la educación social. Enseñar y aprender fuera de la
escuela. España: Editorial Graó.
Pérez Gómez, A.I. (1999).
La cultura escolar en la sociedad neoliberal. España: Ediciones
Morata.
Perrenoud, Ph. (2007). Diez nuevas competencias para enseñar. España. Editorial Garó.
Pozo, J.I. y Postigo, Y. (1993). Las estrategias de aprendizaje como un contenido del
currículum. En Monereo, C. (comp.) Las estrategias de aprendizaje: procesos, contenidos e
interacción. España: Domenech.
Pozo. J.I. (et.al) (2006). Nuevas formas de pensar la enseñanza y el aprendizaje. Las
concepciones de profesores y alumnos. España: Editorial Graó.
Puig, J.,
Martín, X.,
Escardíbul, S.
y Novella, A. (2000) Cómo fomentar la participación
en la escuela. Propuestas de actividades. España: Editorial Grao.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
Román Pérez, M. y Diez López, E. (2000). Aprendizaje y currículum, didáctica socio-
cognitiva aplicada. España: Editorial Eos.
Schmelkes, S. (2004). ¿Cómo nos ayuda la investigación a educar mejor? Ciencia y
desarrollo. Noviembre-Diciembre, Volumen 30 número 179. CONACYT, México.
Scribner, S. y Cole, M. (1982). Consecuencias cognitivas de la educación formal e
informal. Infancia y aprendizaje número 17. En Gimeno Sacristán, J. y Pérez Gómez, A.I.
(2005) Comprender y Transformar la enseñanza. España: Ediciones Morata
Senge, P. (1998). La quinta disciplina. El arte y la práctica de la organización abierta al
aprendizaje. México: Editorial Gránica.
SEP. Consejo Nacional técnico en Educación. (1991). Hacia un nuevo modelo educativo.
Modernización México: SEP
Stenhouse, L. (1984). Investigación y desarrollo del currículum. España: Ediciones Morata.
Stenhouse. L. (2004). La investigación como base de la enseñanza. España: Ediciones
Morata
Stig Christensen, A. (2007). Enseñanza de la democracia y enseñanza democrática en
Dinamarca y México. En Ruiz, D., Elizondo, A. y Stig, C. (2007) .Democracia en la
educación o educación para la democracia en la secundaria. México-Dinamarca. México:
UPN.
Tobón, S., Pimienta, J., y García Fraile, J.A. (2010). Secuencias didácticas: aprendizaje y
evaluación de competencias. México: Pearson.
Torres, J. (1998). Globalización e interdisciplinariedad: el currículum integrado. España:
Ediciones Morata.
Valero, J. (1989) La escuela que yo quiero. México: Editorial Progreso
Varela, F. (1988) .Conocer. Las ciencias cognitivas: tendencias y perspectivas. Cartografía
de las ideas actuales. España: Editorial Gedisa.
Vargas, L., Bustillos, G. y Martín, M. (1993). Técnicas participativas para la educación
popular I. España: Ediciones Popular.
Wallerstein,
I.
et.al.
(1996).
Abrir
las
ciencias.
Editorial
Siglo
XXI,
Centro
de
investigaciones interdisciplinarias. México: UNAM.
Yurén, M. (2000). Formación y puesta a distancia. Su dimensión ética. México: Editorial
Paidós.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
portal/en/index/themen/15/22/publ.html?publicationID=221 Consultado el 25 de octubre de
2010.
1
Licenciada en Contaduría Pública por la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, Master en
Administración de Negocios
MBA con énfasis en Mercadotecnia Estratégica por la Universidad de
Linconlshire & Humberside, Inglaterra y Maestrante en Administración por la Universidad Autónoma de San
Luis Potosí. Especialidad en Investigación participativa por la Universidad Complutense de Madrid, España.
Actualmente desarrollándose en la Metodología Socioeconómica para el análisis y gestión de organizaciones
bajo la dirección del
ISEOR Instituto de Socio-Economía de las Empresas y Organizaciones en Lyon,
Francia. Cuenta también con certificaciones en el idioma inglés, enseñanza de idiomas, así como diversos
cursos en docencia y tutoría a nivel universitario. Profesor-investigador Universidad Politécnica de San Luis
Potosí lureds@hotmail.com renee.duenas@upslp.edu.mx
2
Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, Maestro en
Educación por la Universidad del Centro de México, Diplomado en Metodologías de investigación por el
Grupo de Acción en Cultura de Investigación GACI y la Universidad Mesoamericana, Diplomado en
Metodologías de Investigación Participativa por la Universidad Complutense de Madrid. Es profesor
universitario desde 1996 en el área de Teoría de la Comunicación, Comunicación Organizacional y
Metodología de Investigación. Profesor- Investigador Universidad del Centro de México San Luis Potosí,
S.L.P. México edjo13@yahoo.com egarcia@ucem.edu.mx
3
La ENCUP ofrece datos importantes sobre las percepciones, el conocimiento, las actitudes y el
comportamiento de los mexicanos en torno al funcionamiento del sistema político en México. Las dos
finalidades fundamentales de la ENCUP son aportar elementos para enriquecer la toma de decisiones en
materia de política pública y brindar información empírica a investigadores de distintas ramas de las ciencias
sociales. Así es como las definen en su sitio de internet. www.encup.gob.mx.
4
Es Doctora en ciencias de la información por la Universidad de Brasilia, experta en temas de comunicación,
información, tecnologías y sociedad, la reflexión fue tomada del segundo informe del Instituto internacional
de las Comunicaciones IIC, editado en español bajo la dirección de Miguel Angel Sánchez de Armas en 1998.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
logo_pie_uaemex.mx