Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
EL CUERPO GRITA LO QUE LA BOCA CALLA
Ma. del Carmen Castañeda Hernández
1
Resumen
Este trabajo tiene por objetivo hacer una reflexión y un análisis sobre algunas
concepciones que se han tenido sobre el cuerpo como vehículo de comunicación por
medio del lenguaje escrito, a través de las propuestas de diferentes autores del área de
comunicación, literatura, sociología y cultura en general. Por lo tanto se llevó a cabo un
estudio bibliográfico y contextual sobre estas propuestas para fundamentar mi hipótesis.
Palabras clave
Cuerpo, literatura, comunicación, símbolo, escritura.
Summary
This work aims to do a reflection and an analysis of some concepts about the body as a
vehicle of communication by means of the written language, through proposals of
different authors in the area of communication, literature, sociology and culture in
general. Therefore I carried out a bibliographical and contextual study on these
proposals to support my thesis.
Keywords
Body, literature, communication, symbol, writing.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
El cuerpo es nuestra condición primigenia de estar en el mundo. El cuerpo es el
mediador, comunicador y creador de sociabilidades, tiene conciencia de sí y de lo que lo
nos rodea. El cuerpo se fusiona con el mundo y el mundo se amalgama en el cuerpo. La
corporeidad se delinea en las jerarquías sociales por fuera de la exterioridad de un
espíritu subyugado.
El cuerpo se concibe como lugar simbólico de comunicación y de escritura, en donde se
registran representaciones, imágenes y metáforas que evocan más de lo que en realidad
se dice. La narración sobre los cuerpos puede revelar las historias colectivas que
constituyen las prácticas del existir humano.
El cuerpo no es un objeto. Aferrado en el tiempo y en el espacio, vehículo del ser en el
mundo, se obliga continuamente en la conquista de lo real.
El
cuerpo
es
una
forma
antropológica
y
política,
una
mezcla
de
emociones,
pensamientos y de condiciones de inteligibilidad. El cuerpo no puede considerarse sin
su dimensión afectiva y pasional, pero tampoco es posible considerarlo sin su
configuración simbólica, estética y política.
El cuerpo se manifiesta en cada sociedad como el territorio íntimo, público, medular de
configuración de la identidad, como el contexto cultural por excelencia para la
manifestación de las nociones de individuo, sujeto, persona y sociedad.
El cuerpo es, ante todo, un comunicador primordial de prácticas y usos complejos, el
recipiente de experiencias y de memoria cultural. Los esquemas mentales de uso del
cuerpo, generan imágenes mentales e inculcan cualidades morales.
El desprecio religioso e ideológico por el cuerpo ha constituido una de las herejías
fundamentales de la cultura occidental. La filosofía occidental, por lo general, se ha
inclinado a prescindir del cuerpo en sus exploraciones metafísicas y ontológicas.
La epistemología judeocristiana lo ha concebido como origen del mal, dividido en carne
y espíritu, susceptible de ser escarmentado para lograr la salvación. El cuerpo es la
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
“cárcel del alma” y representa el deseo, el instinto, la vacilación, la enfermedad y la
muerte.
Pensar desde el cuerpo es concebirlo como un escenario de representaciones que se
plasman en palabras, en escritura. Comprender al cuerpo es comprender la escritura,
aprehender el cuerpo es aprisionar la literatura. El cuerpo está escrito, tiene letra.
La literatura, como el cuerpo, es una forma de identidad personal, íntima, significativa.
Es un modo de ser, de estar en el mundo.
La literatura es el medio que el cuerpo ha tenido para interpretar y expresar los sucesos
humanos. El cuerpo pone de manifiesto al otro, eso otro que es un cuerpo aprehendido,
un discurso.
Así, desde la antigüedad, la literatura se materializa a través de los cuerpos. No hay
ficciones sin cuerpo. Ningún relato, ninguna narración, por más maravillosos que sean,
pueden describir a un personaje sin ninguna característica humana. El cuerpo es el
sostén de la literatura y la literatura la extensión, la representación de los cuerpos.
En el intento por dominar el mundo a través de la abstracción y la generalización, los
occidentales parecemos haber olvidado que todo lenguaje, pensamiento y comunicación
tienen su origen en el cuerpo.
Este intento de descorporeizar la existencia ha tenido su impacto en la literatura, ya que
el lenguaje crea una realidad que a su vez crea un lenguaje.
Michel Foucault señala que, desde el S XIX, la relación entre obra y lenguaje se ha
convertido en una relación activa, práctica y que por lo mismo es una relación oscura y
profunda entre la obra en el momento que se realiza y el lenguaje mismo.
Para Foucault, el cuerpo está atravesado por los discursos, es la génesis del poder como
la génesis de la literatura es la palabra. Cuerpo y palabra han sido supliciados,
torturados, desmembrados, subordinado a minuciosos mecanismos y disciplinas que les
imponen signos, los cercan y los marcan.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
El cuerpo, dice David Le Breton, es una “materia simbólica”, una “construcción social y
cultural”, es un “inagotable reservorio del imaginario” (2002,65) las prácticas y
atributos de los seres humanos no están consignados en su estado corporal sino que
están regidos por imaginarios acerca del cuerpo del hombre y de la mujer.
Las funciones y representaciones del cuerpo, como las de la literatura, están moldeadas
y dispuestas por su contexto histórico cultural. “El cuerpo metaforiza lo social y lo
social metaforiza al cuerpo”, continúa
Le Breton y agrega “el cuerpo es una
construcción simbólica, no una realidad en sí mismo”
(2002,73).
Richard Sennett en su ensayo
Carne y piedra
(1997) expresa
la cambiante relación del
cuerpo humano con su entorno.
Al reflexionar sobre diversas propuestas estéticas sobre la representación del cuerpo
encontramos diferentes líneas de pensamiento: por un lado el cuerpo se puede
“mistificar” y “adjetivar”; es decir que el cuerpo se convierte en la expresión material de
una razón universal que permite generalizar y articular este modelo con las posturas que
leen el mundo desde una perspectiva de oposiciones binarias y limitantes.
Por otro lado, podemos aproximarnos al cuerpo desde una postura ahistórica que surge
desde la desconstrucción de los valores impuestos por “las verdades absolutas” y
universales. Esto permite que entendamos el cuerpo como un elemento más de los
constructos culturales y de los valores simbólicos con que pretendemos organizar el
mundo y nuestro entorno.
De forma que, como nos relacionamos con el cuerpo, e incluso como lo significamos,
está subordinado a momentos históricos precisos, con espacio social, sexo, clase, raza y
una serie de variables dentro de las cuales el individuo se inscribe principalmente a
través del lenguaje.
Uno de las manifestaciones más novedosas y destacadas del nuevo concepto de escritura
se desarrolla a partir de la idea de una dimensión erótica del lenguaje.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
Julia Kristeva y Hélène Cixous han proclamado la importancia del lenguaje como
“cuerpo” de la escritura, evocando una carga erótica en el proceso escritural donde el
cuerpo que escribe y el cuerpo de la escritura constituyen un vínculo íntimamente
relacionado.
Por su parte, Luisa Valenzuela ha expresado la idea de “la escritura con el cuerpo”
término
que
de
manera
implícita
o
explícita
fluye
en
sus
relatos
y
aparece
frecuentemente en su discurso.
En
Peligrosas palabras
dice que ha habido ocasiones en las que el miedo se ha hecho
cuerpo y la escritura ha sido la manera de asumirlo y conjurarlo simbólicamente y
expresa: “Al escribir con el cuerpo también se trabaja con palabras, a veces formuladas
mentalmente, otras apenas sugeridas. Es un estar comprometida de lleno en un acto que
es en esencia un acto literario” (2001, 34).
Y sobre el
proceso de escritura de
Aquí pasan cosas raras
comenta que cuando se
ponía a escribir en los bares de Buenos Aires estaba consciente de poner el cuerpo en
juego, es decir que sentía que el cuerpo se estaba involucrando con la escritura. De
manera que descubrió lo que ella denomina “escritura política” que es un intento de:
“desatar hasta el más imperceptible, el más diminuto de los nudos con los cuales se
estaba tejiendo a nuestro alrededor una red de dominación (…) Donde pongo la palabra
pongo mi cuerpo, lo supe entonces sin saberlo del todo” (Valenzuela 1975,169).
De manera que al decir “escribir con el cuerpo” Valenzuela se refiere a una poética
subversiva de escritura: “Porque los poros y la tinta son una misma cosa. Una misma
apuesta”. (1975,126).
De la misma forma, Valenzuela ha hablado de cómo siente, en ocasiones, la necesidad
de mover el cuerpo cuando está en un proceso creativo, comprobando una marcada
simbiosis entre el acto físico de moverse y el de escribir: “A veces en medio de la
escritura tengo que levantarme a bailar, a festejar el fluir de la energía haciéndose
palabra” (1975,135).
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
Esto es lo que Kristeva denomina como la
revuelta íntima
. La intención inmediata es
construir una identidad: el
alma de
escritora
, lo cual podemos definir como una
capacidad especial, para registrar una realidad total, pero también para
aprehender
que
esa totalidad no se
devela
en la literatura si no a través de una mediación que son ciertas
pulsiones humanas, muy íntimas, muy identificables, lo que Freud
entiende por
psiquis
.
Para Kristeva lo íntimo es lo más profundo y lo más inefable de la experiencia humana.
El resultado es una intimidad indómita, una literatura donde el lenguaje reduce su
distancia de objeto para significar el
ser
mismo, en esa metáfora del cuerpo y la vida
que es la corriente sanguínea.
Este concepto de escritura está al mismo tiempo vinculado con la idea de que el escritor,
consciente de la significación de su cuerpo, logre alcanzar un ejercicio de escritura
propio que sea inexorablemente de tipo transgresivo. El texto establece una transacción
entre cuerpo y literatura.
2
.
El cuerpo como contexto
Si hacemos un análisis crítico de la historia, podemos darnos cuenta de que ésta
acontece a través del ejercicio permanente entre los cuerpos, los contextos y el entorno.
El cuerpo humano, siendo entidad viviente, con funciones
muy particulares genera una
interacción contante con sus semejantes y el entorno que lo rodea. Esto
determina que
el punto de vista que se tiene del
cuerpo
esté en constante cambio y evolución. Pero
precisamente ¿cómo, dónde, quién y por qué empezó el interés por el cuerpo?
Existe, desde luego, un enfoque cultural, antropológico y filosófico en la forma de
apreciación del cuerpo.
La perspectiva oriental va más allá de la realidad inmediata. La filosofía de oriente se
basa en la premisa de que toda la vida ocurre dentro del ciclo de la naturaleza y
las
cosas están conectadas y son mutuamente dependientes.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
Partiendo de esa unidad corpóreo espiritual, se emprende la búsqueda de la esencia de lo
humano mediante la práctica del autocultivo. Por tanto, la transcendencia tiene una
orientación hacia el interior
del ser humano, no hacia fuera o arriba: la unidad corpóreo
espiritual es una vía a la metafísica a través de la metapsicología.
En la tradición del pensamiento oriental se acentúa la corporalidad, se insiste en la
inseparabilidad de subjetividad y objetividad, cuerpo y espíritu o mente, y se acentúa la
existencia en la unidad de cuerpo-espíritu-naturaleza.
En Occidente arrastramos el lastre de una excesiva separación de lo corporal y lo
espiritual (mental, anímico). La visión occidental se queda en este cuerpo, y lo ve como
objeto en sí, lo estudia como parte de la realidad objetiva. El cuerpo es sólo la expresión
o reflejo de otro gran misterio, un misterio mayor,
trascendente, reflejo de otra realidad.
Pertenecemos a un extraordinario conjunto de
cuerpos
que existen en sí y que
conforman una colectividad establecida.
El pensamiento griego, tanto de Platón, de Aristóteles o de Hipócrates, se rigió por la
noción de límite, y esta preocupación también colmó el discurso, la actividad física y el
deporte. Se buscaba un equilibrio entre el alma y el cuerpo.
Así pues, el terreno ya estaba listo para al arrebato de ascetismo que surgió durante la
Edad Media. La sociedad medieval, con la ideología cristiana como motor principal,
establece una dicotomía: por un lado el cuerpo exaltado y glorificado, por otro, como
sinónimo de pecado. Tal era el desprecio
por el cuerpo que limpiarlo equivalía a
agraviar el alma.
A partir del surgimiento de la cultura de la imagen todas las miradas y cuidados
confluyen en el cuerpo, que únicamente se valida y se aprecia por la mirada del otro. El
cuerpo generalizado, estandarizado y sometido en sus formas resulta además, un cuerpo
fragmentado.
Michel de Certeau refiriéndose a un coloquio científico sobre el cuerpo dice:
…buscábamos el cuerpo y en ningún sitio lo encontrábamos. El
análisis no revela sino fragmentos y acciones. Descubre cabezas,
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
brazos, pies, etcétera, que se articulan en diferentes maneras de comer,
saludar,
cuidarse.
Se
trata
de
elementos
ordenados
en
series
particulares, pero uno nunca encuentra el cuerpo. El cuerpo es algo
mítico, en el sentido de que el mito es un discurso no experimental
que autoriza y reglamenta unas prácticas. Lo que forma el cuerpo es
una
simbolización
sociohistórica
característica
de
cada
grupo
(Entrevista con Michel de Certeau
2006).
2
Según Merleau Ponty la gran paradoja e incógnita es que el cuerpo es, al mismo tiempo,
“vidente” y “visible” para los demás. Ese que ve todo lo que lo rodea, los objetos que se
convierten como sus prolongaciones, en parte de sí mismo, que puede observarse a sí
mismo mirando en un espejo. Además de visible, es sensible para sí mismo. Por eso el
cuerpo humano no es una suma de partes, sólo existe cuando entre vidente y visible,
entre tocante y tocado, entre un ojo y el otro, entre la mano y la mano, se hace un
entrecruzamiento que alumbra el sentir sensible.
Cada contexto sociocultural influye en la forma de sentir el propio cuerpo, de percibirse
a sí mismo y a los otros y en la manera de representarlo desde la literatura.
Para Roland Barthes la literatura no es un
corpus
de obras, sino una práctica de
escritura; un conjunto de ideas donde no existe un tema general que pueda fijar, o
fetichizar, a ninguno pues cada saber tiene un lugar indirecto que hace posible el
diálogo con su tiempo. “La ciencia es basta, la vida es sutil, y para corregir esta
distancia es que nos interesa la literatura” (Barthes 1989, 125).
Pero el cuerpo, en tanto que humano, es una
construcción simbólica
cargada de un
significado posible susceptible de una nueva elaboración. Según Lluís Duch ahí reside
el núcleo central del “trabajo simbólico”, el cuerpo nos permite
hacer experiencia
, nos
transforma en seres humanos auténticamente creadores.
De modo que si podemos hablar de una dimensión simbólica de la existencia humana,
podemos también referirnos a una
simbólica del cuerpo
que
desafía la concepción
cartesiana que separa mente y cuerpo.
El cuerpo como significado y significante que proporciona sentido del mundo, de un
orden simbólico que incluye y que manifiesta un proyecto ético a través de lo
imaginario y lo simbólico capaz de establecer nuevas formas de relacionarse y de ser.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
Merleau Ponty diría: “un cuerpo que es para el alma su espacio natal, y la matriz de todo
otro espacio existente” (Merleau Ponty 1962,15).
La literatura es un constructo sociocultural que se realiza como puesta en escena, y se
socializa a través de las instituciones culturales: escuela, universidad, academia, prensa
y la industria editorial. La práctica escritural no es más que una puesta en texto, una
puesta en palabras.
Ser lector, según Barthes, no consiste únicamente en desentrañar e interpretar una
significación o un sentido de acuerdo a un cierto código establecido, sino en leer el
corpus del texto desde el placer que produce en mi propio cuerpo.
En una entrevista de 1978 Barthes dice que hay varios cuerpos: “El cuerpo humano,
representado en un objeto científico tan heteróclito, tan inmaterializable como el
lenguaje lo estaba en principios de este siglo, cuando un gran lingüista como Saussure
se rehusó a unificar los puntos de irrupción”.
3
De Certeau explica que en primera instancia, un tipo de cuerpo se define por medio de
un sistema de opciones respecto a sus acciones. Pero que ese cuerpo también está
determinado por un conjunto de selecciones y codificaciones relativas a registros
incluso más fundamentales, como los límites del cuerpo: ¿dónde termina?, las maneras
de percibirlo y pensarlo ¿a través de sus actividades exteriores, su superficie, la apertura
de su interior?, el desarrollo de los sentidos ¿el oído, el olfato, la vista?, etcétera. Cada
“cuerpo” debe ser la combinación de estas determinantes.
Para Barthes el cuerpo humano no es un objeto eterno, consignado desde una eternidad
en
la
naturaleza,
es
un
cuerpo
que
ha
estado
muy
manipulado,
controlado
y
transformado por la historia, por la sociedad, por la política, por las ideologías, y por lo
tanto nosotros debemos interrogarnos sobre lo que nuestro cuerpo significa y comunica.
Finalmente, según Barthes, existe un cuerpo estético, un cuerpo humano que se ha
hecho el objeto de representaciones artísticas. Y hay subrayar que, probablemente, lo
que conocemos como estética del cuerpo humano fue inicialmente una esfera de
representaciones relacionada con la religión; el cuerpo humano, ciertamente, empezó
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
representarse con fines religiosos, pero posteriormente la estética se ha hecho profana y
se ha llegado a lo que podemos llamar actualmente una poética del cuerpo humano.
Obras Citadas
Barthes
,
Roland. (1989)
El placer del texto
y
Lección inagural
, S XXI, México.
Cixous, Hélène. (1995)
La risa de la medusa
.
Ensayos sobre la escritura
(Trad. Ana
María Moix y Myriam Díaz Diocaretz). Editorial Anthropos, Barcelona.
Duchm Lluís Duch y Joan Carles Melich. (2002)
Antropología de la vida cotidiana
Trotta, Barcelona.
Foucault, Michel. (1987)
Vigilar y Castigar.
Siglo XXI Editores, México.
Kristeva, Julia. (1999)
Sentido y sinsentido de la rebeldía. (Literatura y psicoanálisis)
.
Editorial Cuarto Propio,
Chile.
Kuwano, Moe. La unidad de cuerpo-mente desde la perspectiva de la encrucijada entre
filosofía y medicina. Antropología del cuidar en el marco del pensamiento oriental, en
www.filosofia.url.edu/.
../M.%20Kuwano.%20La%20unidad%20de%20
cuerpo
Le Bretón, David. (2002)
Antropología del Cuerpo y Modernidad
Editorial Nueva
Visión, Buenos Aires.
Le Goff Jacques y Nicolas Truong. (2005)
Una historia del cuerpo en la Edad Media
Paidós, Barcelona.
Merleau-Ponty
,
Maurice. (1962)
L´oeil et l´esprit
. Gallimard, Paris.
Sennett, Richard. (1997)
Carne y piedra
Alianza, Madrid.
Valenzuela,
Luisa.
(1999)
Sentido
y
sinsentido
de
la
rebeldía.
(Literatura
y
psicoanálisis)
. Editorial Cuarto Propio,
Chile.
Yuasa
,
Y. (2001).
El perspectiva oriental sobre cuerpo y mente [Shintai-ron: Tôyôteki
Shin-Shinron
to
gendai]
Tokyo,
Kodansha
en
www.filosofia.url.edu/.
../M.%20Kuwano.%20La%20unidad%20de%20
cuerpo
1
Nació en México D.F. Es egresada de la carrera de Lengua y Literatura Hispánicas de la Universidad
Iberoamericana. Desde hace 17 años es profesora de las carreras de Lengua y Literatura de
Hispanoamérica y de Comunicación en la Facultad de Humanidades de la Universidad Autónoma de Baja
California. Sus áreas de especialización son la Historia de la Literatura (Literatura hispanoamericana,
mexicana, europea y cine, etc.) y el Desarrollo de habilidades de lectura. Ha participado en conferencias y
presentaciones de libros así como en programas literarios de radio y ha dictado conferencias sobre
diversos tópicos académicos. Actualmente es miembro propietario de la Academia de Ciencias de la
Educación y Humanidades de la UABC.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
2
Georges Vigarello, Entrevista con Michel de Certeau: “Historias de cuerpos”. La Ortiga,
Nº. 68-70,
2006
3
Entrevista televisada con Teri Wehn Damisch para la emisión en
Zíg-Zag este cuerpo que habitamos
realizada por Yves Kovacs para antena 2 grabada en septiembre de 1978 y difundida el 13 de octubre de
1978 (texto realizado por Antoine Compagnon en www.ddooss.org/articulos/
entrevistas
/
Barthes
.htm
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
logo_pie_uaemex.mx