Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
EL ESTADO DE LA PROFESIÓN PERIODÍSTICA Y LA CRISIS DE LOS
MEDIOS EN ESPAÑA
Pedro Farias Batlle
1
Marisol Gómez Aguilar
2
Resumen
La presente investigación tiene como objetivo obtener una completa radiografía de la
profesión periodística, desde todas las perspectivas posibles: laboral, formativa y del
efecto que sobre la ciudadanía tiene el trabajo que realizan los periodistas, esto es, la
credibilidad de la información. Los datos en los que se basa la investigación provienen
de tres encuestas nacionales, realizadas a periodistas en ejercicio, facultades de
periodismo y una última a población general sobre la credibilidad y confianza en la
información.
Junto al trabajo descriptivo de la situación laboral y profesional en los medios de
comunicación, se analizan los efectos que la crisis económica mundial está teniendo en
el sector periodístico y en sus profesionales: reducción de la inversión publicitaria,
reducción de plantilla, disminución de las tiradas, cierres de medios, adaptación a
nuevos formatos, transiciones del pago a la gratuidad, concentración de empresas para
reducir costes o expedientes de regulación de empleo (ERE).
Palabras clave
Periodismo, medios, periodistas, crisis, información, credibilidad.
Abstract
The aim of the present investigation is to obtain a complete x-ray of the journalistic
profession, from all possible angles, labour and formative, and also the impact that work
carried out by journalists has on the citizenship, that is, credibility of the information.
The data on which the investigation is based on come from three national interviews
about the credibility and confidence in the information. They have been carried out by
current journalists, schools of journalism and the last to general population.
Next to the descriptive study of the labour and professional situation in the media, this
paper analyzes the effects that the global economic crisis is having on the journalism
and
in
their
professional:
reduction
in
advertising
investment,
reduction
in
the
workforce, decrease in print runs, closures of media, adaptation to new formats,
transitions from the press for payment to the free, concentration of companies to reduce
cost or employment regulation orders.
Keywords
Journalism, media, journalists, crisis, information, credibility.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
Introducción
El periodismo no atraviesa por uno de sus mejores momentos. A lo largo de los últimos
años se ha detectado un apreciable deterioro en las condiciones laborales y profesionales
de los periodistas. El intrusismo laboral, la baja remuneración, el desempleo, la
precariedad laboral, la falta de prestigio y la falta de independencia son algunos de los
problemas a los que se enfrenta la profesión. El deterioro de la labor periodística se ha
agudizado con la crisis económica, que está siendo especialmente dura con el sector de
la comunicación. Para hacer frente a la crisis y reducir costes los medios han optado,
entre otros, por disminuir sus tiradas, adaptarse a nuevos formatos, aumentar las
promociones o fomentar la concentración de empresas. Pero, sobre todo, han optado por
las reducciones de plantilla, mediante despidos, prejubilaciones y Expedientes de
Regulación de Empleo (ERE). Unos masivos despidos, que dejan unas redacciones
menguadas (5.564 periodistas en paro en 2010) que tienen que hacer frente a sus
exigencias diarias con menos recursos, y que no hace sino bajar, cuando no empeorar, la
calidad de la información,
Pero junto a los cambios profesionales y empresariales también se están transformando
los modos de acceso y consumo de información (37 por ciento de los ciudadanos se
informa a través de Internet). Aparecen fórmulas alternativas más ágiles, personalizadas
y gratuitas de informarse. Y esta gratuidad, fomentada inicialmente desde los propios
medios al volcar sus contenidos en la Red, ha supuesto en muchas ocasiones una
banalización de la información, al convertirla en más ligera y superficial. De esta forma,
las reducciones de plantilla y la banalización de la información están haciendo que se
resientan la calidad y la credibilidad del conjunto (Farias, 2010, p.15).
Objetivos
1.
Conocer la
situación
laboral
de
los
periodistas,
identificando
los
principales
problemas de la profesión.
2. Conocer la opinión de los periodistas sobre la formación recibida en la universidad,
identificando los aspectos positivos y negativos de la misma.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
3. Conocer cómo ha afectado la crisis económica al sector de los medios de
comunicación y a sus trabajadores en particular.
4. Identificar el grado de credibilidad que las noticias e informaciones, aparecidas en los
medios, tienen para la población, así como cuáles son los medios y las noticias a las que
otorgan más confianza.
Metodología
Este trabajo se basa en un estudio de tipo cuantitativo, a través de la herramienta
metodológica de la encuesta. Los datos que se aportan provienen de tres encuestas
nacionales (realizadas por la empresa nacional de demoscopia, Demométrica) que,
cuantitativamente, ofrecen una visión holística de la profesión. Estas cuatro encuestas
son:
1) Encuesta a periodistas en activo mayores de 25 años, miembros de la Asociación de
la Prensa de Madrid (APM) y de la Federación de Asociaciones de la Prensa de España
(FAPE). El trabajo de campo se realizó entre el 8 y el 21 de septiembre de 2010. La
técnica de investigación utilizada fue la encuesta telefónica asistida por ordenador
(CATI, en sus siglas inglesas). Se llevaron a cabo un total de 1.000 entrevistas, sobre
una población de referencia de 12.412 individuos, lo que supone un error de muestreo
absoluto para las estimaciones porcentuales referidas al total de la muestra de
±
3,0 por
ciento, bajo un nivel de confianza del 95,5 por ciento.
2) Encuesta de Población sobre la credibilidad de la información
. El universo lo
compone la población mayor de 18 años residente en hogares con teléfono de España.
La técnica de investigación utilizada ha sido la encuesta telefónica asistida por
ordenador (CATI). Se han realizado un total de 1.205 entrevistas, con un error de
muestreo absoluto para las estimaciones de porcentajes referidas al total de la muestra
próxima al ±2,9 por ciento, bajo un nivel de confianza del 95,5 por ciento. La elección
de los hogares se ha realizado mediante muestreo aleatorio simple. La selección de las
personas, mediante el cumplimiento de cuotas de sexo, edad y zona geográfica
proporcionales a las características de la población. Las entrevistas han sido realizadas
entre los días 7 y 20 de septiembre de 2010.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
3) La formación en Periodismo.
El universo de este apartado lo componen las facultades
españolas que imparten estudios de Periodismo (tanto en la modalidad de licenciatura
como en la de grado). La técnica de investigación utilizada ha sido la encuesta directa a
facultades de comunicación a través de correo electrónico. Se han realizado un total de
37, entre septiembre y octubre de 2010, obteniendo un 83,3% de respuestas.
El estado de la profesión periodística en España
El intrusismo laboral, la baja remuneración y el desempleo se han convertido en los
principales problemas de la profesión periodística, según los datos recogidos en la
encuesta sobre identidad profesional de los periodistas de 2010. Este dato se encuentra
en clara sintonía con la situación del resto de actividades económicas, en las que el
barómetro del CIS de diciembre de 2010 recoge el paro como el principal problema de
los españoles.
Pero la situación entre los periodistas es aún más preocupante. El Servicio Estatal de
Empleo Público (SEEP) contabilizaba en septiembre de 2010, 5.564 periodistas en paro,
un dato que aumenta en relación a la misma fecha del año anterior, donde la cifra se
situaba en 5.155. En cuanto a los periodistas demandantes de empleo el número
asciendo a 7.069, lo que supone 401 personas más que en 2009 en esta situación.
Los datos hablan por sí solos. Si nos referimos sólo a los despidos, desde noviembre de
2008 han perdido su empleo o prejubilados (mediante, cierres, ERE u otras fórmulas)
3.588 trabajadores en los medios.
Los masivos despidos de las redacciones a los que asistimos (más de dos mil periodista
en 2009) no hacen sino empeorar la calidad de la información. Para combatir la crisis
del modelo de negocio, las empresas han apostado por el camino más corto y,
aparentemente, menos lesivo para el estado de las cuentas de sus organizaciones. Es
decir, se han reducido gastos, sobre todo de personal, sin pensar bien las consecuencias.
De esta forma, tal y como apuntaba Aznar (2004) estamos a punto de hacer realidad esa
paradoja que hace unos años se utilizaba como algo extravagante: hacer periódicos sin
periodistas. Una situación del todo inaceptable ya que ―los profesionales representan el
sujeto cualificado encargado de la realización de los medios, una cualificación
oportunamente avalada mediante la preparación y formación correspondientes. Son
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
ellos quienes están especialmente obligados a conocer los aspectos valorativos y
normativos de la actividad comunicativa‖ (Aznar, 2004).
Reconocen los periodistas como la crisis ha degradado su situación contractual, donde
ha disminuido la proporción de contratos indefinidos, mientras que se generalizan
fórmulas
de
empleo
alternativas,
pero
menos
estables;
mermado
sus
ingresos;
aumentado los despidos; y reducido su estabilidad laboral. También denuncian las
actuaciones
de
algunas
empresas
que
utilizan
la
situación
de
crisis
de
manera
oportunista para reducir costes y sanear malas gestiones previas. Carlos Soria (1992) en
las
Conversaciones de Madrid
referidas a La Comunicación de masas en el Tercer
Milenio, vaticinaba que la profesión de periodista, tal y como la conocemos hoy, es una
especie en vías de extinción. Una predicción que no compartía Fernández del Moral
(1992) quien, al hilo de estas mismas Conversaciones, manifestaba que no se puede
poner en duda que la sociedad del siglo XXI tendrá que contar con profesionales de la
información libres, independientes, rigurosos y honestos.
Perciben los periodistas la degradación profesional, con un excesivo posicionamiento
ideológico de los medios y una enorme dependencia de las fuentes de financiación que
afectan a los contenidos. Los periodistas, de manera mayoritaria (55 por ciento)
reconocen recibir presiones en el ejercicio diario. La procedencia de estas presiones
viene de la propia empresa, de la clase política y de los anunciantes. En cuanto a la
independencia con la que cuentan a la hora de desarrollar su trabajo, ésta es valorada
con un 4,3 por ciento sobre 10. En el deterioro del conjunto también afecta el enorme
desconocimiento que el ciudadano tiene de quién es periodista. La explosión de
programas y tertulias pseudo-informativas (más bien de entretenimiento) hace creer que
cualquiera que aparece ante un medio de comunicación es un informador. Aunque
algunos puedan tener el título, en estos programas no tratan y contrastan la información
con el rigor necesario como hace un buen profesional. En ellas son ―médicos‖ actuando
como ―curanderos‖ cuando no ―hechiceros‖.
El intrusismo periodístico y la nueva ola de personajes reinantes, así como la falta de
ética personal o la omisión de las normas deontológicas, propician sin lugar a dudas ese
periodismo sensacionalista que lidera los índices de audiencia. Fenómeno parecido
ocurre en Internet, donde proliferan los denominados así mismos periodistas amateur.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
Suelen ser presentadores de televisión de éxito, locutores de radio
sonora
voz,
articulistas
en
la
red,
más
o
menos
ocasionales,
propugnadores de la tabla rasa en la formación de comunicadores
hasta llegar a la desaparición de la profesión de periodista como tal,
por entender que cualquiera -gracias a Internet- puede ser hoy
periodista, por tener capacidad física, material de introducir noticias,
rumores, publicidad, programas de todo tipo, etc., en la Red y
mantener interesantísimos blogs sin ninguna formación académica
previa, técnica y mucho menos ética (Fernández Areal, 2010).
La formación en periodismo
En cuanto a la opinión que los profesionales tienen sobre la formación recibida en las
universidades, la mayoría de los periodistas califica la enseñanza recibida como regular
(45,4 por ciento), aquellos que la valoran de manera positiva (buena o muy buena)
representan el 22,7 por ciento, mientras que los que la califican de forma negativa (mala
o muy mala) representan el 23,1 por ciento de los consultados.
Los periodistas en activo señalan como el principal aspecto positivo de los estudios de
periodismo el referido a los conocimientos adquiridos y la formación recibida, seguido
por el contacto con los profesores, la diversidad de materias y el contacto y manejo de
las nuevas tecnologías. En cuanto a los aspectos negativos, destacan la falta de prácticas
y un exceso de teoría, la falta de contacto con la realidad, la escasez de medios técnicos
y la masificación.
La masificación anteriormente señalada en los estudios de periodismo, se ve claramente
reflejada en el número de alumnos matriculados, donde durante el curso académico
2009-2010 (tanto en la licenciatura como en el grado) alcanzó los 18.681 alumnos (la
cifra más alta, desde que se implantó la titulación en España). Las mujeres representan
la amplia mayoría en los estudios de periodismo (cerca del 70 por ciento del total). En
cuanto al número de licenciados en el año 2010 se licenciaron 2.906 nuevos periodistas.
En total, desde que se graduara la primera promoción de periodistas en España (año
1976), la cifra de licenciados asciende a 72.292.
Derivado de lo anterior, encontramos como dato positivo el aumento de licenciados en
periodismo en las redacciones de los medios (79 por ciento). ―En la actualidad los
periodistas, que se han convertido en un grupo profesional cada vez más cualificado,
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
acceden
mayoritariamente
al
mundo
laboral
por
la
puerta
de
una
titulación
universitaria‖ (Labio, 2001).
La crisis de los medios
Asistimos a una época convulsa en el seno de la profesión periodística en su concepción
más tradicional. Convulsa en lo económico, pues la crisis generalizada hace merma en
los medios. Convulsa en lo profesional, pues la calidad de los contenidos de los medios
tradicionales no parece mejorar.
―Lo habéis hecho todo bien, pero hay que cerrar‖. Esta contundente frase del dueño del
centenario
RockieMountain
de Denver a sus trabajadores resume claramente los
desesperados intentos por salvar publicaciones en todo el mundo. Reducciones de
plantilla, disminución de las tiradas, adaptación a nuevos formatos, incorporación de
todo tipo de promociones, transiciones del pago a la gratuidad, concentración de
empresas para reducir costes…, todo o casi todo lo convencional se ha utilizado y el
final, por desgracia, se está haciendo habitual: el cierre.
La crisis económica global está siendo especialmente cruel con el sector de los medios
de comunicación, pero es la crónica de una muerte hace tiempo anunciada: la excesiva
dependencia de la publicidad exigía la búsqueda de modelos de negocio alternativos y
no se realizaron. La información no pagada se extendía por todo el mundo gracias a los
medios gratuitos primero e Internet (con una fuerza devastadora) después.
Mientras la abundancia publicitaria ha podido sustentar a los medios tradicionales, el
proceso de cambio se ha visto muy atenuado, casi aletargado. Pero estaba ahí. Las
previsiones de algunos grandes grupos eran las de migraciones hacia nuevos modelos de
negocio con una cadencia de diez años. La crisis económica ha sido el elemento
acelerador de lo inevitable. Y lo inevitable no era ni más ni menos que el final del
modelo de la información pagada como negocio en los soportes convencionales. Por eso
los que más sufren son los medios que más información tienen: los periódicos.
Durante décadas la publicidad ha sido el motor que generaba los ingresos y no la venta
del producto, de los contenidos. Ésta es, con matizaciones, una de las peculiaridades de
los medios: casi no venden lo que producen (contenidos), comercian las audiencias de
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
sus contenidos a los anunciantes y, los que sí venden los contenidos (periódicos,
revistas, televisiones de pago, etcétera), apenas obtienen con ello suficientes ingresos
para pagar los costes de la distribución del producto.
Y mientras tanto los ciudadanos se han acostumbrado a la gratuidad de la información y
de determinados contenidos (música, vídeos, etcétera), cuyas industrias han tenido
también que cambiar su modelo de negocio. Cuando a los medios les falla la publicidad,
la cuenta de resultados se tambalea.
Pero aún hay más: los anunciantes buscan con la publicidad llegar a los ciudadanos y
persuadirlos hacia un producto o un servicio. La máxima efectividad se logra cuando
somos capaces de segmentar esos destinatarios de los mensajes y lograr así la máxima
eficacia publicitaria (anuncios de refrescos de cola que sólo llegan a los consumidores
de refrescos de cola y a sus potenciales consumidores). Y eso, que es difícil de
conseguir en los medios convencionales (prensa, radio y televisión), es fácil en la Red.
Lo que nos lleva a que los medios de comunicación pueden dejar de ser el principal
soporte para la publicidad y, además, verse obligados a competir con otras fórmulas de
mayor audiencia y posibilidades de personalización y segmentación (redes sociales,
buscadores, portales, etcétera) a un menor coste.
Hay dos vías por las que los diarios tradicionales pierden audiencia: el
empuje informativo de Internet y el éxito creciente de los diarios
gratuitos. Es precisamente la pujanza de los medios digitales, los blogs
y los nuevos gratuitos de información general…lo que obligará a los
grandes periódicos a reconvertirse y afrontar la caducidad de su oferta
que,
a
día
de
hoy,
se
apoya
más
de
lo
conveniente
en
unas
promociones comerciales que no siempre alcanzan el calificativo de
culturales (Edo, 2005, pp. 23-44).
Es por ello por lo que el modelo de negocio actual necesita experimentar una rápida
metamorfosis.
Concha Edo ya apuntaba en 2005, que si los periódicos quieren
sobrevivir tendrán que llevar a cabo una serie de cambios con cierta rapidez porque las
difusiones de las grandes cabeceras tienen hoy un apoyo excesivo en las promociones y
los regalos que delatan una debilidad que no acaban de confesar.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
Esta larga agonía de la prensa convencional (caída de las ventas, disminución de la
publicidad, gratuidad de la información) se ha visto acelerada por la crisis global de la
economía. La reconversión exitosa a los medios
online
(que las ayudas francesas,
impulsadas por Nicolás Sarkozy, establecen como fórmula prioritaria para modernizarse
y salir de la crisis) es posible pero no es por sí sola la solución definitiva.
El problema está en encontrar la rentabilidad para unos medios en los que impera la
gratuidad y la publicidad es, de momento, escasa, y donde los medios no son ya su
principal soporte. El reto (añadiríamos que el éxito) está en conseguir solventar la
momentánea
oposición
entre
modelos
con
una
alta
participación
ciudadana
y
rentabilidad. La búsqueda de nuevos modelos de negocio necesita asociar una cosa con
la otra. Ésta es la clave y ahí está, a nuestro entender, el futuro para la prensa.
Una de las claves estaría en apostar por la confianza de los lectores, es decir, por la
credibilidad de las informaciones. Tal y como apuntaba Philip Meyer (2008) la
credibilidad produce dos efectos poderosos sobre la salud financiera de la prensa (y por
extensión en el resto de medios) ―los periódicos que son respetados por sus lectores
tienen más éxito a la hora de resistir la disminución…de su nivel de penetración en los
hogares. Los periódicos que gozan de confianza pueden cobrar más por su publicidad‖
(Meyer, 2008, p. 54).
Los ciudadanos debemos conocer lo que está ocurriendo en nuestro entorno. Para ello es
necesario tener acceso a información plural en la que poder confiar que, una vez
contrastada
y
procesada,
permita
tomar
decisiones
de
la
manera
más
libre
e
independiente posible sobre aquellas cosas que nos afectan. Cronin (1985) ya expresaba
la necesidad e importancia de la información como un recurso, un bien capaz de generar
un valor determinado cuando incide en la acertada toma de decisiones.
Las
informaciones
que
diariamente
recibimos
son
de
fuentes
muy
variadas,
predominando los contenidos que se reciben a través de los medios de comunicación.
Gracias a los numerosos desarrollos tecnológicos de la última década el ciudadano
cuenta en la actualidad con más medios por los que informarse pero esta información es,
en muchos casos, más superficial. Guy Durandin se expresaba en este sentido cuando
hablaba del sobreflujo informativo, el cual no presupone un mayor conocimiento de la
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
realidad, sino una vía más para la desinformación, para la información ausente
(Infoamérica, 2010).
La banalización de la información fomentada por los nuevos gustos informativos, más
ligeros y ágiles pero de menor profundidad, amenazan la salud informativa de una
sociedad que necesita como nunca de un informador profesional y riguroso y de unos
medios que garanticen su trabajo con independencia.
Los cambios en esos hábitos de consumo de información, que están obligando a
transformar las estructuras de los medios, coinciden en el tiempo con una situación de
crisis económica. Y esta conjunción está produciendo una auténtica reconversión del
sector y deteriorando las condiciones laborales de los profesionales de la información
que son elemento fundamental para garantizar, gracias al tratamiento profesional de esa
información, contenidos rigurosos.
La
desprofesionalización
del
oficio
del
periodista,
que
se
va
convirtiendo
en
un
simple
recadero
de
despachos
o
imágenes
recibidos a través de las redes, estandarización de los contenidos de la
información
y
tratamiento
sensacionalista
y
espectacular
de
las
imágenes. Otros tantos fenómenos éstos que socavan la credibilidad
de la información y provocan una crisis de confianza en el público y
de desconcierto en los propios periodistas (Diezhandino, 2005).
La Credibilidad de la información
Pero junto al modelo de negocio y la búsqueda del soporte más adecuado no podemos
olvidarnos del producto informativo, de los contenidos. Al margen de la calidad formal
aparente de los productos periodísticos—textos bien escritos, diseños excelentes—, el
vínculo que unía a la ciudadanía y a los medios informativos, es decir, la credibilidad o
la confianza de sus contenidos, se ha ido vaciando paulatinamente.
Según los datos de la encuesta de población sobre la credibilidad de la información en
los medios, la credibilidad otorgada a las noticias que difunden los medios de
comunicación (valorada en una escala de 1 a 10) obtiene un promedio de 6,3 puntos. La
mayor confianza vuelve a depositarse en la televisión, con un 33,6 por ciento de las
respuestas, frente a la prensa escrita (24,7 por ciento) y la radio (18,5 por ciento), al
tiempo que aumenta el promedio correspondiente a Internet (9,4 por ciento).
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
Resulta también llamativo conocer cuáles son las secciones o noticias que más
confianza generan. Las noticias de índole cultural, las centradas en la ciencia y
tecnología y las deportivas son las más creíbles, pues obtienen un 54,1, un 46,3 y un
43,2 por ciento de fiabilidad, respectivamente. También las informaciones relacionadas
con sucesos y actualidad internacional resultan fidedignas para los entrevistados (39,1 y
29,7 por ciento de las respuestas, respectivamente).
En cuanto a las noticias dotadas de menor credibilidad se sitúan las relacionadas con la
crónica rosa –pese a su abultado seguimiento a través de revistas y cadenas de
televisión–, pues un 84,3 por ciento de los encuestados declara no depositar en ellas
―ninguna confianza‖. Poca fiabilidad merecen también las secciones de política nacional
(nada creíble para el 44 por ciento de la muestra), política local (32,7 por ciento) y
economía (23,1 por ciento).
El modo en que los medios abordan y difunden las noticias tampoco merece excesivo
crédito entre la población. Apenas se cree en la imparcialidad de las noticias, donde el
72,9 por ciento no cree en su imparcialidad; el 63,1 por ciento estima que las
informaciones no se presentan desde todos los ángulos posibles; y un 54,1 por ciento
considera
que
proporcionan
datos
inexactos.
Como
aspecto
positivo
destaca
la
veracidad de los hechos difundidos (41,3 por ciento).
El periodismo en este momento en el que la información en bruto no
sirve, en el que cuenta el valor añadido, podría ser más necesario que
nunca si su valor añadido fuera -siguiera siendo- el de
gatekeeper
,
intérprete, verificador, clarificador, en fin, de la información al
servicio de un ciudadano confuso. Pero en lugar de eso, ha incurrido,
en un cortoplacismo sin sentido. Pura mecánica de mercado. Llenar
espacio, salir, vender, ganar, mientras dure. Bourdieu lo expresó muy
bien: Se impone la ‗búsqueda del máximo beneficio a corto plazo
(Diezhandino, 2005).
La credibilidad de la información de los medios preocupa a todos y cada uno de los
actores que intervienen en el proceso de creación/difusión/recepción de la información
(periodistas/medios/ciudadanos), pero a cada uno de ellos desde perspectivas distintas.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
Desde la perspectiva profesional, porque una buena praxis garantiza la calidad de las
informaciones, mejora la imagen del conjunto y garantiza mínimos de confianza en las
informaciones que generan, ayudando al periodista a cumplir con su función social, esto
es la de mediador cualificado entre los hechos y los ciudadanos.
A los medios, soportes de esas informaciones, porque la credibilidad es su elemento de
mayor atracción y fidelización de las audiencias y por tanto su perspectiva es, en la
mayoría de los casos, puramente mercurial.
A los ciudadanos, porque necesitan una información plural, independiente, profesional y
transparente, con un alto índice de credibilidad, que les permita conocer el entorno en el
que se desenvuelven, reducir sus incertidumbres y poder, así, tomar decisiones en su día
a día. ―El derecho a las noticias es el derecho a saber lo que pasa; dentro de lo que pasa,
lo que interesará más a la mayoría, pero es también el derecho a saber lo que
necesitamos saber para no engañarnos‖ (Gomis, 1994).
Desde esta perspectiva, la credibilidad de la información se convierte en un pilar
fundamental para la existencia de sociedades democráticamente desarrolladas. Y junto a
ellos, desde la esfera normativa, los Estados como garantes de un sistema de medios en
el que la credibilidad informativa fuera posible.
En nuestras sociedades hipermediatizadas vivimos paradójicamente en estado de
inseguridad
informativa,
sin
garantías
de
fiabilidad,
y
asistimos
al
triunfo
del
periodismo
de
especulación
y
de
espectáculo
en
detrimento
del
periodismo
de
información. La puesta en escena, el embalaje, predomina sobre la verificación de los
hechos (Ramonet, 2005). Además, las fuentes (como, pueden ser los gabinetes de
comunicación, por ejemplo) han roto el papel de mediación de los periodistas, a los que
inundan de comunicados, dossieres, informes, ruedas de prensa y actos organizados. Así
se llenan los diarios, evitando la incómoda y cara tarea de investigar en busca de
noticias (Varela, 2004).
Junto a esto, la abundancia de información y la rapidez de acceso a las últimas noticias
se está poniendo por delante de la reflexión y la calidad de los contenidos, y están en
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
juego cuestiones clave en el periodismo: la credibilidad (Edo, 2005, pp. 23-44) y la
confianza (Meyer, 2008, pp.53-59).
En cuanto a la imagen que los ciudadanos tienen de los periodistas, la encuesta sobre
población
general
revela
que
la
imagen
de
los
periodistas
está
deteriorada,
considerándola regular, mala o muy mala el 56,4 por ciento de los encuestados, mientras
que la consideran buena o muy buen el 40,9 por ciento. Entre los aspectos que más
valoran están su seriedad, la clase de asuntos que tratan y la manera clara y concisa en
que transmiten las noticias.
Esta situación no siempre ha sido así, ya que a partir de 1981 y tal y como se aprecia en
las sucesivas encuestas del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), los periodistas
siempre han ocupado los primeros puestos en cuanto a valoración social (Ortega y
Humanes, 2000). Sin embargo, en encuestas más recientes del CIS se observa una
enorme pérdida de confianza en el papel que desempeñan los profesionales de los
medios. En 2006 la profesión de periodista aparecía entre las menos valoradas
socialmente (6,16 sobre 10), sólo por delante de los militares. Indudablemente ha
sufrido un grave deterioro en los últimos tiempos. Algunas causas de este deterioro
están relacionadas con:
-El periodismo es una actividad relacionada con la órbita del poder y
recibe sus vaivenes: la progresiva desconfianza hacia las instituciones
y los protagonistas de la vida política contamina, de alguna forma, la
percepción que se tiene de los periodistas.
-La imagen pública de los periodistas está viéndose negativamente
influida por el espectáculo que ofrecen algunos profesionales de la
denominada ―prensa rosa‖. Estos acarrean una importante pérdida de
credibilidad de la prensa dentro de la sociedad española.
-Las sonoras polémicas en las que se han visto envueltos profesionales
de la información…contribuyen a ahondar esa impresión (Pastor,
2010).
En general, el público es consciente de que los propios medios han abandonado las
normas de la ética profesional y han adoptado las del mercado, sin darse cuenta de que
el mercado es un arma de doble filo para un producto como la información. La
población percibe que los periodistas, arrastrados por las leyes del mercado o por la
presión política, no han sabido estar a la altura de su profesión. Por lo que les reprochan
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
su falta de profesionalidad, y les demandan la recuperación de: la veracidad, la
objetividad y la honestidad (Diezhandino, 2005). El público espera del periodista la
verdad,
cuando
informa
y
la
honradez
cuando
comenta,
para
lo
que
resulta
indispensable libertad para elaborar y difundir noticias, ideas, pensamiento (Fernández
Areal, 2010).
Los ciudadanos perciben mayor politización de los medios y se acusa el excesivo
posicionamiento ideológico (7,6 sobre 10), confirmando la tendencia por posicionarse
ideológicamente como elemento de captación de audiencias.
Conclusiones
Los periodistas se enfrentan a una situación laboral degradada. Entre los principales
problemas de la profesión destacan el intrusismo laboral, la baja remuneración y el
desempleo. La precariedad laboral es la nota definitoria de la profesión periodística,
donde la crisis económica ha tenido un efecto devastador. La crisis ha degradado su
situación contractual, mermado sus ingresos, aumentado los despidos y reducido su
estabilidad
laboral.
Para
luchar
contra
la
crisis
los
medios
han
optado,
fundamentalmente, por la reducción de gastos de personal, con las consecuencias
negativas (tanto profesionales/laborales como de calidad de los contenidos) que ello
conlleva. Un menor número de periodistas tienen que hacer frente a la misma cantidad
de trabajo en un tiempo reducido, lo que lleva a la pérdida de calidad de la información
(ante la ingente cantidad de trabajo los periodistas no disponen de tiempo material para
contrastar, verificar y documentar todas la información como debieran).
A pesar de esta situación, las facultades de comunicación se enfrentan a aulas
masificadas de alumnos, que desean cursar estudios de periodismo (el número de
matriculados en el curso 2009-2010 alcanzó los 18.681 alumnos y en el año 2010 se
licenciaron 2.906 nuevos periodistas).
La mayoría de los periodistas califica la
enseñanza recibida en la universidad como regular (45,5 por ciento), siendo los
conocimientos y la formación adquirida, el trato con los profesores, la diversidad de
materias y el manejo de las nuevas tecnologías los aspectos positivos más destacados.
Como aspectos negativos sobresalen la falta de prácticas profesionales, la falta de
contacto con realidad, unos estudios excesivamente teóricos y la escasez de medios
técnicos.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
Para poder seguir cumpliendo con su función básica y primordial, es decir, trasladar la
información al ciudadano, es necesario que se encuentre en constante cambio y
adaptación a los tiempos y a los entornos. Y de nuevo esta crisis supone una adaptación
más. Drástica, mal gestionada y con actuaciones a destiempo, es sólo una etapa en la
que, pese a todo, se reafirma la necesidad de no alejarse de la pura esencia periodística,
de la necesidad de buscar complicidades con los destinatarios de la información desde el
rigor y la confianza.
Algunas soluciones al modelo de negocio pasan por fórmulas imaginativas. Los
modelos de pago por información no han funcionado (el fracasado modelo ITUNES
tampoco es válido, pues la música es más duradera que la información). Quizás todo
pase por la reducción del número de medios existentes que nacieron al amparo de una
sobreabundancia publicitaria sin un hueco real en las demandas ciudadanas. Los que se
mantengan, los más fuertes, necesitaran de la calidad de su producto y de la credibilidad
ciudadana para seguir funcionando, buscando complementariedades con los servicios
online y migrando de manera progresiva. Sin pausa y con prisa.
La credibilidad de la información de los medios preocupa a todos y cada uno de los
actores
que
intervienen
en
el
proceso
de
creación/difusión/recepción.
Para
los
ciudadanos la credibilidad de las noticias difundidas por los medios de comunicación
obtienen una media de 6,3 puntos sobre 10. El medio al que otorgan más confianza es la
televisión, seguido de la prensa, la radio e Internet. Si nos centramos en el tipo de
noticias, las de carácter cultural, ciencia y tecnología y deportivas son las que más
confianza generan. Mientras que, en el otro extremo, las dotadas de menos credibilidad
son las relacionadas con la crónica rosa, la política nacional y local y la economía.
El nuevo modelo de negocios tiene que buscar la difícil rentabilidad sobre la base de la
comercialización de contenidos especializados y personalizados, pero también sobre la
innovación y la investigación de nuevas fórmulas, la creación de servicios que aporten
valor añadido y el máximo aprovechamiento de los contenidos generados para más de
una plataforma. En conjugar estos elementos está la difícil tarea a la que se enfrentan los
gestores de los medios. Medidas en este sentido, como las aplicadas en los primeros
meses de 2010 por medios estadounidenses y europeos, marcan la tendencia. Internet ha
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
generado servicios que hasta ahora no existían y que necesitan de los contenidos que los
medios tradicionales generan para mantenerse. Y ante esta situación deben entender
que, como las agencias de información convencionales, esa demanda de contenidos
puede producir beneficios si se sabe gestionar.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
Referencias bibliográficas de consulta
Aznar, H. (2004). Los códigos éticos del periodismo y la responsabilidad de los
profesionales.
Razón y Palabra
, 40. Recuperado el 15 de febrero de 2011, de
Cronin, B. (ed.) (1985).
Information Management. From Strategies to Action
. Londres,
Reino Unido: Aslib.
Diezhandino, P. (2005). España: periodistas y medios de comunicación en el escenario
del siglo XXI. Que la esperanza sea lo último que se pierda.
Telos
, 63. Recuperado el 10
de
marzo
de
2011,
de
ulo=1&rev=63.htm
Edo Bolós, C. (2005). El éxito de los gratuitos hace más visible la crisis de la prensa
diaria de pago.
Estudios sobre el Mensaje Periodístico
, 11, 23-44.
Farias Batlle, P. (2010).
Informe Anual de la Profesión Periodística 2010
. Madrid,
España: Asociación de la prensa de Madrid.
Fernández Areal, M. (2010). Una profesión titulada periodismo.
Revista
Latina de
Comunicación
Social
,
65.
Recuperado
el
21
de
febrero
de
2010,
de
Fernández del Moral, J. (1992). Los retos de los medios de comunicación ante el Tercer
Milenio.
ABC
, 14 de agosto.
Gomis, L. (1994). La ética y el derecho a la noticia.
Estudios de Periodística,
2.
Ponencias y comunicaciones del II Congreso de la Sociedad Española de Periodística.
Barcelona, España.
Infoamérica
(2011,
marzo).
Disponible
en:
Labio,
A.
(2001).
La
profesión
periodística
ante
los
intereses
de
la
estructura
informativa. Una aproximación al tema.
Ámbitos
, 6, 81-94.
Meyer, P. (2008). El valor económico de la credibilidad. En Farias Batlle, P (Dir.),
Informe Anual de la Profesión Periodística 2008
(pp. 53-59). Madrid, España:
Asociación de la prensa de Madrid.
Ortega, F. & Humanes, M.L. (2000).
Algo más que periodistas
. Barcelona, España:
Ariel.
Pastor, Mª A. (2010). Quiero ser periodista. Tras las motivaciones de la profesión
periodística.
Comunicar
,
34.
Recuperado
el
1
de
abril
de
2010,
de
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
Ramonet, I. (2005). Medios de comunicación en crisis.
Le Monde Diplomatique
, 15 de
enero.
Soria, C. (1992). Los periodistas son una especie en vías de extinción.
Diario 16
, 30 de
junio.
Varela, J. (2004). Cambiar para sobrevivir.
Cuadernos de Periodistas
, 0, 21.
1
(farias@uma.es) Pedro Farias Batlle es Doctor en Periodismo y Profesor Titular del departamento de
Periodismo de la Universidad de Málaga (España). Imparte docencia en 2º ciclo de Licenciatura
(Estructura del sistema de Medios y Comunicación empresarial e institucional). Investigador Principal del
Proyecto I+D+I CSO2008-05125 sobre credibilidad de la Información. Director del Informe Nacional de
la Profesión Periodística de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM).
2
(marisol@uma.es) Marisol Gómez Aguilar es Doctora en Periodismo y Profesora del departamento de
Periodismo de la Universidad de Málaga (España). Imparte docencia en primero de grado (Economía de
la Información) y en 2º ciclo de Licenciatura (Empresa Informativa). Coordinadora del Informe Anual de
la Profesión Periodística, editado por la Asociación de la Prensa de Madrid. Investigadora del Proyecto
I+D+i CSO2008-05125 sobre credibilidad de la Información.
RAZÓN Y PALABRA
Primera Revista Electrónica en América Latina Especializada en Comunicación
www.razonypalabra.org.mx
NÚMERO 77
AGOSTO - OCTUBRE 2011
logo_pie_uaemex.mx