Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
ENSEÑANZA E INVESTIGACIÓN EN PSICOLOGÍA
VOL. 16, NUM. 1: 103-113
ENERO-JUNIO, 2011
INTERVENCIÓN CONDUCTUAL
EN UN CASO DE ONICOFAGIA
Behavioral intervention in a case of fingernail biting
Eréndira Cortés Aguado y Roberto Oropeza Tena
Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo
1
RESUMEN
Se hizo una intervención conductual con un niño de diez años con el objetivo de
eliminar la conducta de morderse las uñas. La intervención duró 98 días y con-
sistió en tres fases: línea base,
tratamiento y seguimiento una vez finalizado el
tratamiento. Las estrategias utilizadas durante la intervención fueron el uso de
metas semanales, reforzadores positivos y castigo. Los resultados mostraron una
disminución paulatina de la frecuencia de morderse las uñas, la que se eliminó
por completo a partir de la cuarta semana de tratamiento.
Indicadores:
Onicofagia; Modificación de conducta; Técnicas conductuales.
ABSTRACT
An intervention behavior was made with a ten year-old boy, with the aim of eli-
minating the behavior of nail biting. The intervention lasted 98 days and it con-
sisted of three phases: baseline, treatment, and following-up, which begun when
the treatment concluded. The strategies used during the intervention were the
use of weekly goals, positive reinforcement, and punishment. The results showed
a consistent decrease of the frequency of nail biting, until it was eliminated
completely after four weeks of treatment.
Keywords:
Nail biting; Behavior modification; Behavioral techniques.
1
Facultad de Psicología, Francisco Villa 450, Col. Dr. Miguel Silva,
58110 Morelia, Mich.,
México, tel. (443)320-51-18, correo electrónico: psico_endycortes@hotmail.com. Artículo reci-
bido el 24 de junio de 2009 y aceptado el 2 de febrero de 2010.
INTERVENCIÓN CONDUCTUAL EN UN CASO DE ONICOFAGIA
104
INTRODUCCIÓN
Las conductas repetitivas y centradas u orientadas en el cuerpo aluden
a todos aquellos comportamientos que se centran en la remoción inten-
cional de partes del organismo, tales como uñas, piel, cabello y muco-
sas; se presentan de manera frecuente en la infancia y la adolescen-
cia. La mayoría no son patológicas y se consideran como un hábito, es
decir, como una conducta reiterada, egosintónica y con un propósito
determinado que está bajo el control de la voluntad (Martínez, Gonzá-
lez y Correa, 2004). Sin embargo, cuando la conducta se torna persis-
tente, viciosa y la persona es incapaz de evitarla pese a la voluntad de
hacerlo, con el consecuente y significativo deterioro funcional y social,
se vuelve patológica
.
La onicofagia se deriva de dos palabras griegas:
onyx
(“uña”) y
phagein
(“comer”) (Cano, Peniche y Arellano, 2001). Las uñas son la su-
perficie cutánea del dorso de la punta de los dedos y son láminas que-
ratinizadas densas, las cuales sirven como herramientas que facilitan
la tarea de tomar cosas, abrir objetos y proteger de agresiones externas
el extremo de los dedos. En la onicofagia, son varias o todas las uñas
de los dedos de las manos las que se muerde la persona, y es común
que exista asimismo el mordisqueo de las cutículas, lo que provoca la
formación de los padrastros (Magaña, 2003).
Este hábito es socialmente inaceptable ya que produce desagrado
en quienes entran en contacto con la persona que se muerde las uñas;
además, tiene implicaciones que van más allá de su falta de atractivo,
pues produce problemas médicos y dentales bastante serios (Wells, Hai-
nes y Williams, 1998). De igual manera, este hábito incorrecto y defor-
mante trae como consecuencia alteraciones en la oclusión si se mantiene
por largos periodos de tiempo y puede producir problemas en el desarro-
llo físico y emocional del niño (Reyes, Rosales, Roselló y García, 2007).
Hay casos severos en que la mordedura sobrepasa el borde libre
de la uña, lo que tiene como consecuencia un daño importante que
incluye sangrado, dolor, infecciones, paroniquia y osteomielitis (Martí-
nez y cols., 2004). Este hábito se asocia a una disminución de la ten-
sión, con lo cual las personas justifican la persistencia de la conducta
pese al dolor y las consecuencias antiestéticas y no saludables.
La onicofagia es un fenómeno muy frecuente; según Ajuriague-
rra (2001), la proporción de niños en edad escolar que se muerde las
ENSEÑANZA E INVESTIGACIÓN EN PSICOLOGÍA
VOL. 16, NUM. 1: 103-113
ENERO-JUNIO, 2011
105
uñas oscila entre 10 y 30%, siendo igual la proporción masculina que
la femenina, y alcanza su cumbre entre los 11 y los 13 años. Azrin y
Nunn (1977) (cfr. también Ilzarbe, Ripoll, Pérez-Reyes y Algora [s/f]),
muestran que, según algunas encuestas, cerca de 45% de los niños pú-
beres, alrededor de 25% de los estudiantes universitarios y un aproxi-
mado de 10% de los adultos mayores de 35 años se muerden las uñas
de manera compulsiva. Es habitual que se prolongue esta conducta
hasta que la persona llega a la adolescencia o a la vida adulta (Mene-
ghello, 2000). En México no hay datos de su incidencia, y sería impor-
tante obtenerlos debido a que es un hábito que produce una gran varie-
dad de problemas de salud, que pueden evitarse o resolverse.
Para García (2006), las causas más frecuentes que llevan a la per-
sona al hábito de morderse las uñas son
los estados obsesivo-compul-
sivos, el estrés y la agresividad; son, así, formas mediante las cuales
las personas se calman en momentos de tensión, ansiedad y angustia,
o cuando se encuentran en un estado de desadaptación provocado por
cambios en la unidad familiar o la pérdida de seres queridos, entre otras.
Cualquiera de estos estados puede desencadenar automáticamente y
de manera frenética un impulso de morderse las uñas.
Hadley (1984) señala que algunas teorías proponen explicar el ori-
gen y mantenimiento de la onicofagia, siendo la más común la que in-
dica que este hábito es evocado por periodos de ansiedad o tensión (cfr.
también Woods, Wayne, Siah y cols., 2001). Galimberti (2006), a su vez,
refiere que la onicofagia es una vía para descargar la ansiedad. Por otro
lado, la teoría conocida como restricción del medio ambiente sugiere que,
bajo condiciones de poca o nula actividad física, ocurre frecuentemente
un incremento en los hábitos repetitivos, como la onicofagia.
Con base en lo anterior, hay diversas técnicas de modificación de
conducta que son muy útiles para crear, mantener o incrementar con-
ductas deseables, así como para reducir o eliminar las indeseables (Fe-
rro, 2005). Entre éstas está el modelamiento o aprendizaje por obser-
vación, la incitación, las instrucciones verbales, la economía de fichas
y muchas más. La combinación del modelamiento con la exposición en
vivo en el tratamiento del trastorno obsesivo-compulsivo ha demostra-
do resultados favorables, así como el moldeamiento (Twentyman y Zi-
mering, 1979), por lo que estas técnicas se utilizan en una amplia va-
riedad de investigaciones e intervenciones conductuales que han demos-
trado su utilidad en el trabajo clínico (Delgado, 1983).
INTERVENCIÓN CONDUCTUAL EN UN CASO DE ONICOFAGIA
106
Por otro lado, la inversión de un hábito es otro método efectivo
para reducir o eliminar varias tipografías de conductas repetitivas como
tics motores, tricotilomanía y hábitos orales digitales entre los que se
encuentra la onicofagia (Azrin y Nunn, 1977; Twohig y Woods, 2001).
Este método incluye diversos componentes; uno de ellos es la emisión
de una respuesta que compita con el hábito nervioso o tic, como reali-
zar una actividad que impida la realización de esa conducta (Martín y
Pear, 1999).
El autocontrol es la tendencia a actuar hacia los mejores inte-
reses de uno mismo (Chance, 2001). Las técnicas de autocontrol se defi-
nen como el conjunto de procedimientos a través de los cuales se ense-
ña a la persona estrategias que le permitan diseñar intervenciones para
modificar la frecuencia, intensidad y duración de sus propias conductas,
así como alcanzar metas a corto y largo plazo, como en el caso de la oni-
cofagia (Olivares y Méndez, 2001).
Kanfer (1970), en su modelo de autocontrol, incluye una autoin-
tervención en tres fases consecutivas que terminan posibilitando su
aprendizaje:
a)
El autorregistro, que consiste en recopilar información
sobre la propia conducta para el establecimiento de la línea base. Es
conveniente entrenar a la persona a trasladar los datos del registro en
forma gráfica para su fácil interpretación con el fin de incrementar su
motivación;
b)
La autoevaluación, en donde se establecen comparacio-
nes y se hace la formulación de conclusiones respecto de la eficacia del
tratamiento, y
c)
El autorrefuerzo, que consiste en actuar sobre la pro-
pia conducta aplicando contingentemente la autorrecompensa o el auto-
castigo, siendo este último estudiado con relación en su aplicación para
la extinción de conductas no deseables. Las técnicas de autocontrol tie-
nen aplicabilidad efectiva en el tratamiento de diversas situaciones, co-
mo en el consumo de alcohol, la ansiedad y depresión en pacientes dia-
béticos e hipertensos (Riveros, Cortázar y Sánchez-Sosa, 2004) o la trico-
tilomanía (Moreno, Ponce, Cano y cols., 2007), entre otros.
El reforzador positivo es un evento que al presentarse inmediata-
mente después de una conducta hace que ésta suceda con mayor fre-
cuencia; por lo común es algo que el organismo busca obtener (Chance,
2001). El castigo, a su vez, es un procedimiento que proporciona conse-
cuencias para una conducta que reducirán su frecuencia. Ambos son
procedimientos operantes básicos y han sido muy utilizados en muy
diversas áreas, como la odontología pediátrica (Martín y Pear, 1999); en
esta situación se hace un contrato entre el niño y sus padres o con el
ENSEÑANZA E INVESTIGACIÓN EN PSICOLOGÍA
VOL. 16, NUM. 1: 103-113
ENERO-JUNIO, 2011
107
odontólogo, en el que se acuerda que aquél interrumpirá el hábito en
un tiempo determinado y que por ello recibirá una recompensa (refor-
zador positivo), no siendo necesario que la recompensa sea cara o ex-
travagante sino significativa para el niño. Es posible combinar la entre-
ga del reforzador con el calendario personalizado, el cual sirve para mo-
tivar al niño a dejar el habito; en él, se pega una estrella u otro símbo-
lo adherible por cada día que el niño no muerda sus uñas (Christensen,
Fields y Adair, 2001).
Tomando en cuenta lo expuesto anteriormente, el presente tra-
bajo fue un estudio de caso que tuvo como objetivo eliminar la onico-
fagia en un niño de 10 años a través de una intervención conductual.
MÉTODO
Sujeto
Un niño de diez años, alumno de quinto año de primaria, residente de la
ciudad de Morelia, Mich. (México), quien presentaba la conducta de mor-
derse las uñas desde la edad de 4 años y hasta la fecha en que inició
la investigación. Mostraba callosidades al costado de los dedos, así como
inflamación en las yemas de estos.
Instrumento
A fin de registrar diariamente la frecuencia de morderse las uñas, se
diseñó, específicamente para esta investigación, un autorregistro con-
sistente en una tabla de siete columnas en la cual se registraba el día,
la hora, la frecuencia, la actividad que se estuviera realizando, el lugar,
los pensamientos y las emociones previas.
El registro se llenaba al final
del día en un cuadernillo, el cual le fue proporcionado al menor en una
carpeta para mayor facilidad del llenado. Dicho registro se llevó a cabo
durante los 98 días que duró la intervención.
Procedimiento
Se solicitó a los padres del niño, así como al niño mismo, su aproba-
ción para participar en la investigación. Se les proporcionó una hoja
para que extendieran su consentimiento por escrito, misma que fue
firmada por ambos padres.
INTERVENCIÓN CONDUCTUAL EN UN CASO DE ONICOFAGIA
108
Una vez que aceptaron, comenzó la primera fase de la interven-
ción, que consistió en el registro de la línea base (
LB
), que tuvo una du-
ración de 28 días consecutivos, durante los cuales el niño llenaba el
autorregistro que previamente se le enseñó a llevar, explicándole cada
una de las columnas. Se establecieron junto con el niño las metas se-
manales, el castigo y el reforzador positivo que se utilizarían durante
la fase de intervención. Estas metas consistieron en determinar el nú-
mero de veces que se podría morder las uñas al día y su reducción con-
forme transcurrieran las semanas (Tabla 1).
Tabla 1.
Semanas y metas usadas durante la intervención.
Semana
Metas semanales
Reforzador
Castigo
1
Tener una frecuencia
de tres mordidas al día
Social
Lavar los tras-
tes de la cena
2
Tener una frecuencia
de dos mordidas al día
Social
3
Tener una frecuencia
de una mordida al día
Social
4
Tener una frecuencia
de una mordida al día
Material
5
Tener una frecuencia
de cero mordidas al día
Social
A partir del día 29 inició la segunda fase de la investigación, que fue el
tratamiento conductual, con la aplicación de las metas semanales, así
como del reforzador o castigo previamente seleccionados. Esta fase tuvo
una duración de 35 días consecutivos.
El reforzador positivo (social) fue definido como la posibilidad de
que el sujeto utilizara la Internet durante un periodo de una hora dia-
ria, exclusivamente para ver videos y jugar; se le dejaba utilizarlo al
final del día solamente si cumplía la meta correspondiente a esa se-
mana. El castigo consistió en que debía lavar los trastes de la cena si
la frecuencia del comportamiento problemático era mayor a la estable-
cida en la meta correspondiente a la semana.
A partir del día 59 comenzó la fase de seguimiento, que tuvo una
duración de 38 días, a fin de seguir monitoreando la conducta onico-
fágica y corroborar los resultados alcanzados. Durante esta fase el niño
continuó haciendo el registro diario de la conducta. El reforzador se en-
tregaba sólo en el caso de que no mostrara dicho comportamiento a lo
largo de la semana y podía elegirlo el día previo a que ésta se cumpliera.
ENSEÑANZA E INVESTIGACIÓN EN PSICOLOGÍA
VOL. 16, NUM. 1: 103-113
ENERO-JUNIO, 2011
109
0
1
2
3
1
2
3
4
1
2
3
4
5
1
2
3
4
5
S e m a n a s
Media de frecuencia
RESULTADOS
A continuación se presentan los resultados de las tres fases de la in-
tervención.
Línea base
Durante las cuatro semanas de
LB
se observó que la conducta se pre-
sentaba hasta en tres ocasiones (X = 1.92). Es importante señalar que
la duración por episodio era prolongada, manteniéndose entre 30 y 40
minutos cada una, con una intensidad elevada que le producía dolor
e inflamación. También se identificaron las situaciones en las cuales
ocurría la mayor actividad, como las clases, viendo televisión y jugan-
do; los pensamientos y emociones previas consistían, según el sujeto,
en ansiedad y nerviosismo.
Tratamiento
A partir del día 25 comenzó el tratamiento con la determinación de las
metas semanales y la aplicación de los reforzadores positivos y el cas-
tigo. Tuvo una duración de cinco semanas consecutivas. Durante la ter-
cera semana se observó que no se cumplió la meta semanal, por lo que
el niño fue castigado la mayor parte de los días; así que se decidió re-
plantear la entrega del reforzador positivo, llegando al acuerdo de en-
tregar un reforzador diferente en cada día a partir de la cuarta semana.
Los reforzadores se determinaron sobre la base de una entrevista con el
niño para conocer sus intereses y actividades preferidas (por ejemplo,
comprar helados o ir al deportivo). Al iniciar la cuarta semana, cuando
la entrega de reforzador fue diferente cada día, la frecuencia de conduc-
ta disminuyó hasta desaparecer, lo que se mantuvo el resto del trata-
miento, cumpliéndose así con el objetivo de la intervención (Gráfica 1).
Gráfica 1.
Promedios semanales de la frecuencia de morderse las uñas, du-
rante la línea base, tratamiento y seguimiento.
LB
Tratamiento
Seguimiento
INTERVENCIÓN CONDUCTUAL EN UN CASO DE ONICOFAGIA
110
Seguimiento
Esta tercera fase se llevó a cabo durante 35 días posteriores al trata-
miento; durante los cuales se continuó el autorregistro de conducta para
corroborar la eficacia de las técnicas empleadas durante el tratamien-
to. Durante esta fase se constató que el comportamiento problemático
había sido eliminado totalmente.
Entrevista final
Se realizó una entrevista al niño acerca de la intervención, quien comen-
tó que se sentía contento al haber logrado dejar de morderse las uñas,
ya que su madre lo reprendía con frecuencia por mostrar dicha conduc-
ta. De igual manera, habían cesado los comentarios de algunas otras
personas acerca del aspecto de sus dedos, lo que le era incómodo.
Por otro lado, sus padres expresaron dudas acerca de la efecti-
vidad de la intervención, ya que anteriormente habían intentado elimi-
nar este hábito por otros medios, teniendo nulos resultados. Sin embar-
go, en la medida en que fue avanzando el tratamiento, pudieron obser-
var los cambios y el mantenimiento de la motivación del niño, cuyas uñas
comenzaron a crecer y desaparecieron las molestias e inflamación de
sus dedos. Se hallaban satisfechos por haberse logrado la eliminación
de esa conducta, que había sido parte de la vida cotidiana de su hijo
durante varios años.
DISCUSIÓN
Esta investigación se realizó con el fin de eliminar la onicofagia en un
niño de diez años. A pesar de tener una frecuencia baja, la duración de
cada episodio era prolongada. Dicha frecuencia comenzó a disminuir a
partir de la segunda semana de tratamiento, hasta llegar a su elimina-
ción. El efecto de la intervención conductual en este estudio tuvo efec-
tos favorables sobre el cambio que se deseaba para la eliminación de
una conducta que se había mantenido diariamente y por poco más de
seis años.
Con el registro de la línea base el niño pudo identificar las situa-
ciones en las cuales la conducta de morderse las uñas era más frecuen-
te, así como los pensamientos previos a realizarla, los cuales anterior-
mente no eran considerados como relevantes. Igualmente, a partir del
ENSEÑANZA E INVESTIGACIÓN EN PSICOLOGÍA
VOL. 16, NUM. 1: 103-113
ENERO-JUNIO, 2011
111
autorregistro se determinó la frecuencia promedio de la conducta para
poder realizar las metas semanales, por lo cual es importante señalar
la utilidad de mantener el autorregistro durante toda la intervención.
Las estrategias conductuales aplicadas fueron muy efectivas, so-
bre todo los reforzadores positivos que se aplicaron a partir de la cuarta
semana y que eran diferentes cada día, lo que
logró mantener su in-
terés y motivación por realizar el autorregistro diario. Por otro lado, el
castigo influyó para evitar posteriormente la realización de la con-
ducta, ya que esa labor doméstica en especial era totalmente aversiva
para el niño.
En esta investigación se aplicaron los principios básicos de auto-
control, logrando la modificación de frecuencia, intensidad y duración de
la conducta. Asimismo, se revisó el modelo descrito por Kanfer (1970),
el cual ha sido utilizado con éxito en diversos tratamientos conductua-
les, como la tricotilomanía (Moreno y cols., 2007) y ciertos problemas
de ansiedad e hipertensión en pacientes diabéticos (Riveros y cols.,
2004), entre muchos otros.
Al concluir la intervención, se realizó el seguimiento durante cinco
semanas para corroborar la efectividad de las estrategias utilizadas, así
como la permanencia de los cambios alcanzados. El participante que-
dó satisfecho con los resultados, al igual que sus padres, quienes, pre-
viamente, habían intentado eliminar la conducta por diferentes méto-
dos, teniendo resultados invariablemente inefectivos. Finalmente, estos
hallazgos sugieren la utilidad del manejo de estrategias conductuales,
al igual que la intervención para modificar conductas que generan pro-
blemas en los niños y personas en general.
En una investigación posterior se recomienda utilizar una diver-
sidad de estrategias conductuales para evitar el castigo, ya que si bien
éste es efectivo, es preferible utilizar procedimientos que refuercen el
comportamiento. También es importante hacer un seguimiento en el lar-
go plazo para observar si realmente la conducta se eliminó y, en caso
necesario, reforzarla con alguna intervención adicional. Se podría me-
jorar el estudio al aplicar la intervención con un número mayor de
participantes de diversas edades, a fin de obtener datos que puedan
generalizarse a otras poblaciones.
INTERVENCIÓN CONDUCTUAL EN UN CASO DE ONICOFAGIA
112
REFERENCIAS
Ajuriaguerra, J. (2001).
Manual de psiquiatría infantil
.
Barcelona: Masson.
Azrin, N. y Nunn, G. (1977).
Tratamiento de hábitos nerviosos
. Barcelona: Martínez Roca.
Cano, A.S., Peniche, J. y Arellano, I. (2001).
Lecciones de dermatología
. México:
EDAMSA
.
Chance, P. (2001).
Aprendizaje y conducta
. México: El Manual Moderno.
Christensen, J.R., Fields Jr., H.W. y Adair, S.M. (2001). Hábitos bucales. En J. R.
Pinkham (Ed.):
Odontología pediátrica
(pp. 424-432). México: McGraw-Hill.
Delgado, F. (1983).
La terapia de conducta y sus aplicaciones
.
México: Trillas.
Ferro, M.J. (2005). Técnicas de modificación conductual aplicables en la clínica odon-
tológica.
Acta Odontológica Venezolana
,
43, 1-6.
Galimberti, U. (2006).
Diccionario de Psicología
. México: Siglo
XXI
.
García, J.L. (2006).
Orientaciones para la onicofagia
.
Consejeria de Educación, Cul-
tura y Deporte, Las Palmas de Gran Canaria (España). Disponible en línea:
http://www.gobiernodecanarias.org/ modificaciondeconducta.htm (Recupe-
rado el 28 de noviembre de 2008).
Hadley, N.H. (1984).
Fingernail biting. Theory, research and treatment
. New York:
Spectrum Publications, Inc.
Ilzarbe, L., Ripoll, A., Pérez-Reyes, J. y Algora, M. (s.f). Onicofagia frente a estética
dental. Presentación de un nuevo método para el tratamiento de la onicofagia.
Instituto Clínico-Quirúrgico del Mediterráneo
.
Disponible en línea: http://www.im-
plantmedia.com/webicmed/paginas/drilzarbe.htm (Recuperado el 27 de no-
viembre de 2008).
Kanfer, F.H. (1970). Self-regulation: research, sigues and speculations. En C. Neuringer
y J. L. Michael (Eds.):
Behavior modification in clinical psychology
(pp. 178-220).
New York: Appleton-Century-Crofts.
Magaña, M. (2003).
Dermatología
.
México: Médica Panamericana.
Martín, G. y Pear, J. (1999).
Modificación de conducta. Qué es y cómo aplicarla
.
Ma-
drid: Prentice-Hall.
Martínez, J.C., González, C. y Correa, E. (2004). Conductas repetitivas centradas en el
cuerpo.
Revista Latinoamericana de Psiquiatría
.
Disponible en línea: http://www.zhe-
ta.com/user3/files/5diciembre_conductaspdf (Recuperado el 26 de noviembre
de 2008).
Meneghello, J. (2000).
Psiquiatría y psicología de la infancia y adolescencia
. Buenos
Aires:
Panamericana.
Moreno, K., Ponce, R.M., Cano, A., Narváez, R., Sanabría, J.A., Jurado, F. y Ubbe-
lohde, T. (2007). Tricotilomanía.
Revista Mexicana de Dermatología
,
5, 280-286.
Olivares, J. y Méndez, F.X. (2001).
Técnicas de modificación de conducta
.
Barcelona:
Biblioteca Nueva.
ENSEÑANZA E INVESTIGACIÓN EN PSICOLOGÍA
VOL. 16, NUM. 1: 103-113
ENERO-JUNIO, 2011
113
Reyes, D., Rosales, K., Roselló, O. y García, D. (2007). Factores de riesgo asociados
a hábitos bucales deformantes en niños de 5 a 11 años.
Acta Odontológica
Venezolana
, 45, 1-14.
Riveros, A., Cortázar P., J., Alcázar, F. y Sánchez-Sosa, J. (2004). Efectos de una
intervención cognitivo-conductual en la calidad de vida, ansiedad, depresión
y condición médica de pacientes diabéticos e hipertensos esenciales
. Interna-
tional Journal of Clinical and Health Psychology
, 5, 445-462.
Twentyman, C.T. y Zimering, R.T. (1979). Behavioral training of social skills: a criti-
cal review. En M. Hersen, R. M. Eisler y P. M. Miller (Eds.):
Progress in be-
havior modification
, vol. 7. New York: Academic Press.
Twohig, M. y Woods, D. (2001). Evaluating the duration of the competing response
in habit reversal: a parametric analysis.
Journal of Applied Behavior Analysis
,
34, 517-520.
Wells, J., Haines, J. y Williams, C. (1998). Severe morbid onychophagia: the classifi-
cation as self-mutilation and a proposed model of maintenance.
Australian
and New Zeland Journal of Psychiatry
,
32, 534-545.
Woods, D., Wayne, R., Siah, A., Murray, L., Welch, M., Blackman, E. y Seif, T.
(2001). Understanding habits: A preliminary investigation of nail biting func-
tions in children.
Education and Treatment of Children,
24, 200-215.
logo_pie_uaemex.mx