Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
La lec tu ra como prác ti ca cul tu ral :
con cep tos para el es tu di o
de los li bros es co
la re s
Elsie Rock well
De par ta men to de Inves ti ga ci o nes Edu ca ti vas,
Mé xi c o
Re su m o
Este ar tí cu
lo pre sen ta una pers pec ti va para el es tu dio de prác ti -
cas de lec tu
ra en aula ba sa da en el tra ba
jo del his to
ri a dor fran -
cés Ro ger Char ti er. Para este au tor, “los ac tos de lec tu
ra qu e
dan a los tex tos sus sig ni fi ca dos plu
ra
les y mó vi
les se si túan e n
el en cu en tro en tre las ma ne
ras de leer
y
los pro to co
los de lec -
tu
ra dis pu es tos en el ob
je to le
í do” (Char ti er, 1993).
Su aná
li si s
se cen tra en as pec tos ma te
ri a
les del li bro y prác ti cas de lec tu
ra ,
ade más del tex to en sí.
Se ilus tra este abor da je con el aná li sis de una cla se en una es cu e -
la ru
ral me xi ca na. En este caso, la ma es tra pre sen ta ba u n
cuento to ma do del li bro de tex to, si gui en do de cer ca el pro to -
co
lo im plí ci to de la lec ción. Sin em bar go, tan to el for ma to de l
tex to como las ma ne ras de leer in flu ye ron en su in te rac ción con
el gru po .
El ar tí cu
lo dis cu te las re
la ci o nes cam bi an tes que los ni ño s
cons tru yen con el mun do de la es cri tu ra a par tir de su ex pe ri en -
cia es co
lar. La his to
ria de la lec tu
ra mu es tra una in fle xión sig -
ni fi ca ti va en tre la lec tu ra
in
ten si v a
del tex to úni co y l a
apa
ri ción de pa tro nes de lec tu ra
ex
ten si v a
de múl ti ples tex
tos ,
en tre el
los,
los
li bros es co
la res. Sin em bar go, Char ti er ar gu men -
ta que el pro ce so de
apro pi a ció n
si em pre trans for ma
las prác ti -
cas cul tu
ra
les y los sig ni fi ca dos, se gún cada con tex to. Un a
ma yor aten ción a las ma ne
ras de leer en las au
las pu e de re ve
la r
múl ti ples apro pi a ci o nes de los li bros de tex to que se ña
lan di -
ver sos ti pos de re
la ción, al gu nas más in clu yen tes que otras .
Pa
la vras-chav e
Prác ti cas de lec tu
ra – Cul tu
ra es co
lar – Li bros es co
la
res .
Cor res pon dên cia:
Elsie Rock well
Cen tro de Inves ti ga ción y d e
Estu di os Avan za do s
Te no ri os 235 - Mé xi co D.F.
e-mail: erock wea@co nacyt.m x
Educação e Pesquisa, São Paulo, v.27, n.1, p. 11-2 6, jan./jun. 200 1
1 1
Reading as a cultural practice:
concepts for the study o f
schoolbook s
Elsie Rock well
De par ta men to de Inves ti ga ci o nes Edu ca ti vas, Mé xi c o
Abstrac t
This article presents a perspective on the study of classroo m
reading practices based on the work of French social historian
Roger Chartier. This scholar conceives the reading as a
cultural practice that draws on shared artifacts, behaviors ,
attitudes and meanings. A basic tenet of his research is tha t
“the acts of reading that give texts their plural and mobil e
meanings take place at the point of encounter betwee n
specific manners of reading and the reading protocol s
contained in the object that is read” (Chartier 1993:80). Hi s
analysis centers on the material aspects of the book, and o n
reading practices, as well as on the text itself .
This approach is illustrated with an analysis of a lesson in a
Mexican rural school. The teacher read a story from th e
textbook, closely following the implicit protocol.
However ,
both the textbook layout and
actual ways of readin g
influenced the outcome of the lesson .
The article discusses the changing relationships to the written
language that students construct through schooling. Th e
history of literacy places a significant inflection between th e
intensive reading of single texts and the appearance extensiv e
reading of multiple and changing texts, among the m
schoolbooks. However, Chartier argues that the process o f
appropriatio n
always transforms cultural practices an d
meanings in given contexts. Attention to the everyda y
manners of reading in classrooms may reveal multipl e
appropriations of textbooks that lead to divers e
relationships—some more inclusive, others rather exclusive .
Keyword s
Reading practices- School culture - Schoolbooks .
Cor res pon den ce:
Elsie Rock well
Cen tro de Inves ti ga ción y d e
Estu di os Avan za do s
Te no ri os 235 - Mé xi co D.F.
e-mail: erock wea@co nacyt.m x
1 2
Educação e Pesquisa, São Paulo, v.27, n.1, p. 11-2 6, jan./jun. 200 1
Es usu al iden ti fi car a la es cu e
la con l a
cul tu
ra le tra da y su po ner que el tra ba
jo es co
la r
pro pi cia prác ti cas aso ci a das con la con cep ció n
‘mo der na’ de la lec tu
ra: una lec tu
ra in di vi du al ,
si
len ci o sa, cer ca na a las for mas aca dé mi cas d e
leer, cen tra da en el sig ni fi ca do li te
ral, ori en ta -
da ha cia la in for ma ción en ci clo pé di ca. Qu
i e ne s
han pa sa do al gún ti em po en una es cu e
la pri -
ma
ria pu e den cons ta tar que ahí las prác ti cas de
lec tu
ra no si em pre cor
res pon den a este mo de -
lo. En el aula, la lec tu
ra es un acto so ci al. Lo s
par ti ci pan tes su e
len leer en voz alta, en me di o
de un con ti nuo
in ter cam bio oral. El do cen te es -
ta ble ce pu en tes en tre los ni ños y los tex tos .
Ma es tros y alum nos cons tru yen in ter pre ta ci o -
nes cru za das por con ven ci o nes es co
la
res y sa -
be
res co ti di a nos, que rin den el tex to más, o
me nos, ac ce si ble. Al acer car nos a la prác ti c a
real en las au
las, ne ce si ta mos con cep tos qu e
per mi tan apre sar la di ver si dad de for mas d e
leer. La his to
ria de la lec tu
ra pro por ci o na al gu -
nas her
ra mi en tas, al abrir un am plio pa no
ra m a
tem po
ral y es pa ci al acer ca de esta prác ti c a
cul tu
ral .
Entre los in ves ti ga do
res más des ta ca do s
de este cam po se en cu en tra Ro ger Char ti er, his -
to
ri a dor fran cés cuyo pen sa mi en to ha in flu
i d o
en el con tex to aca dé mi co y edu ca ti vo
latino -
americano. Char ti er es tu dia las prác ti cas de lec -
tu
ra que se for
ja
ron du
ran te la mo der ni da d
eu
ro pea. En el cur so de su in ves ti ga ción, h a
ofre ci do re fle xi o nes acer ca del pre ca
rio ca mi n o
que se tran si ta en bus ca de evi den cia so br e
prác ti cas cul tu
ra
les del pa sa do. Char ti er re su -
me el reto de la si gui en te ma ne
ra: “los ac tos d e
lec tu
ra que dan a los tex
tos sus sig ni fi ca do s
plu
ra
les y mó vi
les se si túan en el en cu en tr o
entre
las ma ne ras de lee r
… y
los pro
to co
los d e
lec
tu r a
dis pu es tos en el ob
je to le
í do… ”
( Chartier, 1993, p.80). Este pun to de en cu en tro
re sul ta fun da men tal para la com pren sión de l a
lec tu
ra en el aula .
Com ple men tan la apor ta ción teó
ri ca d e
Char ti er otras te o
rías uti
li za das en la in ves ti ga -
ción so bre la cul tu ra es cri ta. Mi chel de Cer te a u
(1996) ha no ta do la re
la ción par ti cu
lar con l a
cul tu
ra es cri ta que re sul ta de la for ma d e
apren di za
je es co
lar. Baj tín (1982) nos aler ta a
la ri que za di a
ló gi ca que es inhe
ren te a cu al -
qui er tex to, y nos pre pa
ra para ob ser var la
he -
te ro glo si a
en el aula, don de si em pre s e
en tre cru zan di ver sas vo ces y alu si o nes a fu en -
tes del sa ber. Algu nos in ves ti ga do
res en e l
cam po edu ca ti vo han em pe za do a abor dar e l
uso los ma te
ri a
les im pre sos des de est a
perspectiva. Entre otros, son im por tan tes lo s
es tu di os de Anne Ma
rie Char ti er y Jea n
Hébrard (1989), Jenny Co ok-Gumperz y
Deborah Kel
ler-Cohen (1993), Da vid Vin cen t
(1999), Anto nio Vi ñao Fra go, (1999) y, e n
Bra sil, los tra ba
jos de Di a na Gon çal ves Vi da l
(1997) y San dra Sa wa ya (2000). Una cons tan -
te en es tos es tu di os es la com ple
ji dad que me -
dia en tre los con te ni dos de los li bros y la s
prác ti cas cons tru
i das en tor no al tex to en l a
vida es co
lar .
Char ti er mis mo re co no ce “la do ble his -
to ri za ción de la en se ñan za es co lar y de sus so -
por tes” (1999, p.104, 107). No es su fi ci en t e
ha cer la his to
ria de los ma nu a
les es co
la
re s
como tex tos; es ne ce sa
rio aden trar se al di fí ci l
ter
ri to
rio de la re cons truc ción de prác ti cas d e
lec tu
ra, que ti e nen su pro pia his to
ria. Com -
pren der los usos del tex to es co
lar des de l a
pers pec ti va de Char ti er, re qui e
re par tir de l a
ma te
ri a
li dad de los li bros im pre sos y lu e g o
bus car in di ci os de las ma ne
ras de leer que s e
di e
ron en las di fe
ren tes épo cas y lu ga
res. La s
ma ne
ras de leer a su vez re fle
jan cre en ci as ar -
ra
i ga das, y re ba san el do mi nio de la es cri tu
ra ,
al de sem bo car en di ver sos gé ne
ros del dis cur -
so oral. Las prác ti cas de lec tu
ra con du cen a
de ter mi na da re
la ción con los ma te
ri a
les es cri -
tos y abren es pa ci os para la apro pi a ción de l a
cul tu
ra es cri ta. Sin em bar go, es di fí cil re cons -
tru
ir el en tra ma do de una prác ti ca cul tu
ral a
par tir de la do cu men ta ción usu al del his to ri a -
dor. Por lo tan to, al abor dar como ejem plo l a
his to ria de los li bros de tex to re for ma dos en la
dé ca da de los se ten ta en Mé xi co, en est e
Educação e Pesquisa, São Paulo, v.27, n.1, p. 11-2 6, jan./jun. 200 1
1 3
en sa yo re to mo un re gis tro et no grá fi co re a
li za -
do en esos años que per mi te mos trar con ma yor
de tal
le la per ti nen cia del di
le ma ex pu es to po r
Char ti er para el es tu dio de la lec tu
ra .
1
La lec tu ra como prác ti ca cul tu ral .
Char ti er (1993, 1999) con ci be la lec tu r a
como
una prác
ti ca cul
tu ral
re a
li za da en un es -
pa cio in ter sub
je ti vo, con for ma do his tó ri ca -
men te, en el cual los lec to
res com par te n
dis po si ti vos, com por ta mi en tos, ac ti tu des y sig -
ni fi ca dos cul tu
ra
les en tor no al acto de leer. S i
nos acer ca mos al uso de los li bros es co
la
re s
des de esta pers pec ti va, se abre la mi
ra da ha ci a
in ter
ro gan tes dis tin tos del abor da
je tra di ci o nal
cen tra do en los con te ni dos pe da gó gi cos e
ideológicos de los tex
tos .
He
re de
ra del con cep to de
prá xi s
, la ide a
de
prác
ti ca cul
tu ra l
re cu er da la ac ti vi dad pro -
duc ti va del ser hu ma no, en el sen ti do ma te ri al y
tam bién en la es fe
ra sim bó
li ca. El con cep to d e
prác ti ca cul tu
ral sir ve de pu en te en tre los re -
cur sos cul tu
ra
les y la evi den cia ob ser va ble d e
los ac
tos de leer en ci er to con tex to. Los frag -
men tos de tex tos y de re gis tros de lo co ti di a n o
que re co ge mos son
in te
li gi bles sólo cu an do po -
de mos ob ser var pa u tas re cur
ren tes, e ima gi na r
el sig ni fi ca do que és tas po drían te ner para lo s
su
je tos in vo
lu cra dos en su pro duc ción. Com o
ejem plo, con si dé
re se la prác ti ca de nar ra r
cuentos a ni ños, mar can do con la voz los cam -
bi os de per so na
je, los mo men tos cla ves, la s
emo ci o nes que se de sen ca de nan en la tra ma .
Para ello, se han di fun di do téc ni cas, to ma das a
ve ces de con tex tos fa mi
li a
res o te a tra
les, ade -
más de es co
la
res. Las
prác
ti cas cul
tu ra
le s
n o
son las ac ci o nes ais
la das que re gis tra mos; pre -
su po nen ci er ta con ti nu
i dad cul tu
ra l en las ma -
ne
ras de leer, de re
la ci o nar se con lo es cri to, d e
otor gar
le sen ti do a los tex tos. El in te
rés para e l
his to
ri a dor es in da gar la fu er za y sen
ti do qu e
han ad qui
ri do en ci er tas épo cas y lu ga
res .
En el con tex to es co
lar, las ac ti vi da des d e
lec tu
ra han sido múl ti ples y cam bi an tes. La s
prác ti cas no se pu e den in fe
rir di
rec ta men t e
de las pres crip ci o nes del pro gra ma es ta ble ci -
do o de los ma nu a
les es co
la
res. Es ne ce sa
ri o
es tu di ar la dis tan cia que exis te en tre es to s
ma te
ri a
les, como ins tru men tos nor ma ti vos, y
lo que su ce de en las au
las. En pa
la bras d e
Char ti er :
Por un lado, a tra vés de los tex tos im pre sos s e
fi
jan y trans mi ten las nor mas pe da gó gi cas, y
por otro, los … tex tos ma nus cri tos pro du ci do s
por los es tu di an tes o alum nos vin cu
lan la fi
ja -
ción im pre sa de la nor ma pe da gó gi ca a su pro -
pia pro duc ción. Esto nos per mi te aden trar no s
en lo más com ple
jo, que es la re
la ción o la dis -
tan cia en tre la prác ti ca pe da gó gi ca y to dos lo s
tex tos que in ten tan se
lec ci o nar,
li mi tar o de fi -
nir ta
les nor mas (1999, p.101).
Este pun to ti e ne re so nan cia con l a
investigación his tó
ri ca y et no grá
fi ca so bre la
cul tu
ra es co
lar (Ju
lia, 1985; Gros ve nor ,
Lawn y Rous ma ni e
re, 1999), que plan te a
como ta
rea pen di en te com pren der la re
la -
ción en tre una nor ma ofi ci al y su tra duc ció n
en el aula. En la pri ma
ria, la pro duc ción a l a
que se re fi e
re Char ti er no si em pre da lu gar a
tex tos es cri
tos por los alum nos. Ahí, la lec tu -
ra del li bro de tex
to está en vu el ta en nu me -
ro sas pro duc ci o nes
ora
le s
, tan
to de lo s
ma es tros como de los pro pi os alum nos .
Evidentemente, para épo cas pa sa das re sul t a
casi im po si ble ac ce der a esas pro duc ci o ne s
ora
les. Es di fí cil do cu men tar la he te ro ge ne
i -
dad de usos de los li bros de tex to con los in -
ven ta
ri os o pe ti ci o nes de com pra de tex tos. Si
bien se en cu en tran des crip ci o nes y pro -
puestas pe da gó gi cas que mu es tran la lec tu
r a
den tro de un guión de en se ñan za, és ta s
suelen ser ver si o nes ide a
li za das. Los re gis tro s
et no grá fi cos nos ofre cen una po si bi lidad d e
1 4
Elsie ROCK WELL. La lec tu ra como prác ti ca cul tu ral: con cep tos.
..
1 .
La investigación de base de este trabajo se realizó en parte co n
apoyos Conacyt D 113-908983 y 211-085-5-1377.
des cri bir las ma ne
ras de leer en la co ti di a -
ne idad es co lar. El re gis tro de la pro duc ción oral
du
ran te la cla se per mi te ca
li brar la dis tan ci a
no ta da por Char ti er en tre nor ma y prác ti ca. E n
esta bús que da, la des crip ción et no grá fi ca com -
ple men ta la do cu men ta ción de ar chi vo para dar
cu en ta de las apro pi a ci o nes po si bles de la len -
gua es cri ta (Bo ya
rin, 1992) .
Al bus car ese pun to de en cu en tro en tr e
pro
to co
lo s
de lec tu
ra y
ma ne ra s
de leer en e l
aula, es im por tan te re cor dar ci er tos ejes pre -
sen tes en los plan te a mi en tos que ha ce n
Chartier y otros his to
ri a do
res de la lec tu
r a
( Darton, 1989; Vi ñao Fra go, 1999; Bo ya
rin ,
1992). Estos in clu yen: el aná
li sis de la ma te ri a -
li dad de los im pre sos, las ma ne
ras de leer, la s
cre en ci as acer ca de la lec tu ra y la pro duc ció n
oral que acom pa ña al acto de leer.
La ma
te ri a
li dad del tex
t o
. Ro ger Char ti er
re cu er da par tir si em pre de las ca
rac te
rís ti ca s
del so por te ma te
ri al del tex to. Ello re qui e
r e
exa mi nar el as pec to fí si co de los li bros, la dis -
po si ción del tex to en una pá gi na , la
im pre sión y
la en cu a der na ción, el ta ma ño y
la ex ten sión del
li bro, su dis po ni bi
li dad en de ter mi na dos con -
tex tos y las hu el
las de su uso efec ti vo.
En cu al qui e r ma te
ri al im pre so se en cu en -
tra un per fil del ‘lec tor de se a ble’ y un pro to co
lo
de lec tu
ra (Char ti er, 1993, p.8). A ve ces el tex to
da in di ca ci o nes ex plí ci tas a ese lec
tor ide al ,
aun que nor mal men te sólo se en cu en tran se ña -
les in di rec tas. Por ejem plo, el ta ma ño con di ci o -
na la po si bi
li dad de de te ner el li bro y de mi rar el
tex to. La su ce sión de pá gi nas, los ca pi tu
la
res y
sub tí tu
los, así como los cu a dros o ilus tra ci o -
nes, pa u tan y mar can cor tes en la lec tu
ra. La s
op ci o nes de edi ción y ti po gra fía ex pre san ni ve -
les de ha bi
li dad y con di ci o nes de uso que ima -
gi na
ron los au to
res y los edi to
res. En el caso d e
los li bros es co
la
res, al gu nos ras gos con tras ta n
con los que apa
re cen en otros ma te
ri a
les im -
pre sos. Por ejem plo, mu chos in clu yen sec ci o -
nes en las cu a
les el lec tor debe con tes ta r
pre gun tas, ya sea en el mis mo lu gar o bien e n
otro lu gar. Esto for ma par te de un pro to co
l o
que los dis tin gue de otros ti pos de ma te
ri a
le s
im pre sos .
La ma te
ri a
li dad tam bién in clu ye la dis -
po ni bi
li dad. Uno pu e de pre gun tar se dón de s e
en con tra ban los ma te
ri a
les , quié nes con tro
la -
ban su lec tu
ra, en qué es pa cio se le
ían nor -
mal men te. En el caso de los tex tos es co la res, a
me nu do se pre su po ne la exis ten cia de ejem -
pla
res idén ti cos para to dos los alum nos de u n
gru po, como con di ción para po der re a
li za r
una lec tu ra si mul tá nea. La exis ten cia real e n
cada sa
lón su e
le li mi tar o mo di fi car las po si -
bi
li da des de una lec tu ra acor de con el pro to -
co
lo es pe
ra do. En al gu nos in ven ta
ri o s
es co
la
res me xi ca nos en con tra mos un ex tra ñ o
sur ti do de li bros de lec tu
ra, jun to con un a
que
ja cons tan te por par
te de las ma es tras: n o
po dían con du cir las ac ti vi da des de lec tu
ra con
el gru po dada la di ver si dad de ma te
ri a
les. Aun
en nu es tros ti em pos, es usu al en con trar gru -
pos en los cu a
les “no lle ga
ron com ple tos lo s
li bros”, y por lo tan to los alum nos de be n
com par tir un tex to para se guir la lec tu
ra e n
cla se. En ci er tas épo cas y lu ga
res, to dos lo s
ma te
ri a
les es co
la
res son pro pi e dad de la es -
cuela, y se uti
li zan sólo en cla se. En otras, lo s
alum nos po se en sus pro pi os li bros; en es to s
ca sos, pu e den sa car
los del aula y lle var
los a l
mun do fa mi
li ar y co mu ni ta
rio, don de so n
objeto de di ver sos usos .
To mar en se
rio la ma te
ri a
li dad com o
pun to de par ti da re qui e
re exa mi nar ca rac te -
rís ti cas pro pi as del li bro como so por te del tex -
to es cri to. A lo lar go de los años, ha va
ri a d o
no ta ble men te la pre sen ta ción de los ma te
ri a -
les es co
la
res. Los au to
res plas man sus te o
ría s
pe da gó gi cas no sólo en el con te ni do del tex -
to, sino tam bién en for mas dis cur si vas, com o
el uso de di fe
ren tes per so nas y ti em pos ver ba -
les, y en la in clu sión de in di ca ci o nes so br e
cómo tra ba
jar con el tex to . Los ilus tra do
res e
im pre so
res agre gan otros ele men tos—la pro -
por ción y re
la ción en tre tex to e ilus tra ción, e l
uso de sím bo los y ele men tos grá fi cos, el tipo y
ta ma ño de la le tra, y la dis po si ción de lo s
Educação e Pesquisa, São Paulo, v.27, n.1, p. 11-2 6, jan./jun. 200 1
1 5
ejer ci ci os—que ori en tan la lec tu
ra. Todo ell o
está li mi ta do por las con di ci o nes y los re cur so s
dis po ni bles para la pro duc ción. Estos ele men -
tos jun tos im pli can y co mu ni can ci er to pro to -
co
lo de lec tu
ra. Sin em bar go, este guión n o
si em pre con cu er da con lo que ocur re en el aula .
Las ma ne ras de leer .
Si bien la ma te
ri a
li -
dad in flu ye en la for ma de leer, no la de ter mi n a
por sí sola. Para ir más allá de lo que pu e de de -
cir nos un li bro como ob
je to, es ne ce sa
rio bus -
car evi den cia acer ca de las
ma ne ras de lee r
qu e
ca
rac te
ri zan a cada épo ca y con tex to. Para l a
his to
ria de la lec tu
ra, Char ti er (1993, p.79-104)
pro pu so bus car todo tipo de pis tas acer ca de las
fi gu ras o for mas
de leer, in clu yen do da
tos so -
bre la dis po si ción del cu er po, el uso de la voz, y
los ti em pos y rit mos de lec tu
ra. Para ello, mos -
tró la po si bi
li dad de ras tre ar in di ci os in di
rec to s
en do cu men tos de ar chi vo, en re
la tos au to bi o -
grá fi cos y en obras li te
ra
ri as y grá fi cas que re -
pre sen tan el acto de leer. Las con di ci o nes e n
que se en cu en tran los ma te
ri a
les que exa mi n a
el his to
ri a dor o el et nó gra fo, y so bre todo la s
ano ta ci o nes ma nus cri tas, re ve
lan algo acer c a
de la re cep ción del tex to. Las mar cas de des gas -
te pu e den de cir nos si se usa
ron mu cho o poco ,
y las de di ca to
ri as o fir mas in di can si tu vi e
ro n
uno o más du e ños. A ve ces se en cu en tran
li bros
en los que el lec tor su bra yó pa
la bras di fí ci
les o
pa sa
jes sig ni fi ca ti vos, hizo ano ta ci o nes al mar -
gen, o con tes tó los cu es ti o na
ri os; todo ello d a
pis tas acer ca de las ma ne
ras de leer e in ter pre -
tar el tex to .
Di ver sos ele men tos del con tex to condi -
cionan y ori en tan las ma ne
ras de leer. El es pa -
cio, la luz, el mo bi
li a
rio y los úti
les in flu yen e n
es tas ma ne
ras. Para re cons tru
ir y com pa
ra r
prác ti cas de lec tu
ra, tam bién es per ti nen t e
con si de
rar las per so nas que se en cu en tran pre -
sen tes: las que es tán au to
ri za das para leer, la s
que se dis po nen a es cu char o res pon der a l a
lec tu
ra, o bien a des ci frar o co men tar el tex to .
La si tu a ción es co
lar de fi ne ci er tos pa
rá me tros :
un adul to que su e
le di
ri gir la ac ti vi dad y u n
buen nú me
ro de es tu di an tes en pro ce so d e
‘apren der a le er’. Ello de
li mi ta—aun que n o
de ter mi na del todo—los ac tos de lec tu ra apro -
pi a dos o po si bles en este con tex to .
Otro eje en la bús que da es dis tin guir l o
in di vi du al de lo co
lec ti vo en el acto de leer ;
hay ma ne
ras de leer pri va das y si
len ci o sas ,
otras más bien son pú bli cas y ora
les. Un ejem -
plo son las ve
la das tra di ci o na
les en Eu
ro pa y
otros lu ga
res. Aun que el pun to es de ba ti d o
(Char ti er, 1993, p. 84-87), es po si ble qu e
durante es tas se si o nes se acos tum bra ba l a
lec tu
ra en voz alta y se sus ci ta ba ci er ta par ti -
ci pa ción de los es cu chas re u ni dos. De he cho ,
la tra di ción te nía al gu na si mi
li tud con l a
prác ti ca es co
lar de pe dir a un alum no que le a
fren te al gru po. Sin em bar go, en el con tex t o
es co
lar, la
ma ne ra de leer
su e
le ser dis tin ta ,
ya que a me nu do se cen tra la aten ción en l a
cor
rec ción y la re pro duc ción li te
ral del tex to ,
más que en el sen ti do .
No obs tan te, en con tex tos es co
la
res la s
ma ne ras de leer tam bién pu e den ser muy va ri -
a das. Entre las mu chas prác ti cas que se ha n
do cu men ta do en di fe
ren tes es cu e
las, apar
t e
de la lec tu ra en voz alta fren te al gru po, se en -
cu en tran la me mo
ri za ción de tex tos para s u
pos te
ri or re ci ta ción, la co pia de tro zos de un a
lec ción, la bus ca en el tex to de las res pu es ta s
a un cu es ti o na
rio, y la con sul ta de ma te
ri a
le s
im pre sos de dis tin to or den. Las for mas en que
el ma es tro re to ma el tex to en la cla se tam bié n
son di ver sas, des de la prác ti ca de nar rar u n
cu en to agre gan do en to na ción apro pi a da y e l
uso de pre gun tas de com pren sión que se ci -
ñen al tex to, has ta los in ten tos por vin cu
lar l a
lec ción con las ex pe
ri en ci as co ti di a nas de lo s
alum nos. Lo in te
re san te es ex plo
rar la diso ci -
a ción en tre el pro to co
lo ide al de lec tu ra y la s
múl ti ples for mas de leer que se adop tan en l a
cla se. Cada ma ne
ra de leer pu e de con du cir a
un uso di fe ren te de un mis mo ma te ri al im pre -
so. A su vez, es tas ma ne
ras re fle
jan cre en ci as y
tra di ci o nes ar ra
i ga das en cada con tex to .
Cre en ci as so bre la lec
tu r a
. En cad a
épo ca o ám bi to, ci er tas cre en ci as y opi ni o ne s
1 6
Elsie ROCK WELL. La lec tu ra como prác ti ca cul tu ral: con cep tos.
..
han ori en ta do a los lec to
res ha cia el va
lor po -
ten ci al de la le tra im pre sa y mol de a do el act o
de leer. Un ejem plo es ‘la cre en cia en la ma gi a
del li bro’ que exa mi nó Da ni el Fa bre (1993) para
el mun do ru
ral fran cés. En el ám bi to es co
lar ,
las cre en ci as han cam bi a do a lo lar go del ti em -
po, re fle
jan do con cep ci o nes pe da gó gi cas y
epis te mo
ló gi cas di fun di das en el do mi nio edu -
ca ti vo, como lo han do cu men ta do Anne Ma
ri e
Char ti er y Jean Hé brard (1989) para el caso d e
Fran cia . Do
rothy Kel
ler-Cohen (1993) y Shir
le y
He ath (1981), en tre otros, han exa mi na do la in -
flu en cia de otras ide as so bre la lec tu
ra es co
la r
en mo men tos cla ves de la his to
ria nor te a me ri -
ca na, y Vi ñao Fra go (1999) y Anto nio Cas til
l o
Gó mez (1997) si guen las ve tas de la tra di ció n
his pa na. Las cre en ci as acer ca de cómo s e
apren de a leer y cómo se eva
lúa la ca pa ci da d
lec to
ra re fle
jan his to
ri as cul tu
ra
les que si bie n
se tras
la pan, for man tra di ci o nes dis tin tas ,
como lo ha mos tra do Kathryn Ander son-Levit t
(en pren sa) en un es tu dio com pa
ra ti vo so br e
ma es tros de pri mer gra do e n los Esta dos Uni -
dos y Fran cia .
En el es ta do de Tlax ca
la, cen tro de Mé xi -
co, don de he re a
li za do mis es tu di os, ma es tro s
de di fe
ren tes ge ne
ra ci o nes me han ex pre sa d o
ide as acer ca del uso de los li bros de tex to qu e
ti e nen ci er tas ra
í ces en la his to
ria de la re gión .
Una opi nión di fun di da ar gu men ta que el “buen
ma es tro” no de bi e
ra ba sar se en el li bro de tex -
to. Car
ril
lo, pe da go go me xi ca no del si glo XIX ,
sos tu vo una po si ción si mi
lar: “Qu
i e
ro qu e
apren dan us te des a ser vir se de la na tu ra le za, no
de los li bros. . . im pri man a sus lec ci o nes es e
sel
lo per so nal que se re fle
ja en las pa
la bras d e
cada uno . . . para que el niño, que ya co no ce a
sus ma es tros, los en ti en da, los com pren da.
.. "
2
.
El ar gu men to se en cu en tra casi con las mis ma s
pa
la bras en los de ba tes pe da gó gi cos de lo s
años pos te
ri o
res a la re vo
lu ción me xi ca na, e n
que se in ten ta ba “en se ñar para la vida”. El pri -
mer Di
rec tor de Edu ca ción del es ta do (1923) ,
re
i te
ra ba a sus ma es tros la con sig na de no lee r
di
rec ta men te a los ni ños, sino de trans mi tir y
ex pli car el co no ci mi en to oral men te fren te a
sus alum nos. Ha ci en do eco de esta tra di ción ,
un su per vi sor me co men ta ba (en 1986) qu e
los pa dres de fa mi
lia le re cla ma ban que lo s
ma es tros sólo iban a pa
rar se fren
te al gru po a
“re pe tir” lo que tra ía el tex to, in sis ti en do: “así
cu al qui e
ra po día ser ma es tro”. Estos in di ci o s
re fle
jan una tra di ción que va
lo
ra la com pe -
ten cia de nar rar y ex pli car oral men te el co no -
ci mi en to sin re fe
rir se al tex to im pre so .
Esta cre en cia no ca re ce de fun da men to.
Está re
la ci o na da es tre cha men te con la ma te -
ri a
li dad y dis po ni bi
li dad de los li bros de tex to,
y, jun to con es
tos fac to
res, con du ce a la va
lo -
ra ción de ci er tas prác ti cas en los ám bi tos es -
co
la
res. En épo cas pa sa das, los alum nos d e
pri ma
ria nor mal men te ad qui
rían car til
las y li -
bros de lec tu
ra ele men ta
les, pero po cos po se -
ían tex tos con am plia
in for ma ción ci en tí fi ca o
his tó
ri ca. Por lo mis mo, la ex po si ción de u n
tema por par te del do cen te re sul ta ba in dis -
pen sa ble. Esta prác ti ca to da vía es la más co -
mún en los ni ve
les su pe
ri o
res del sis te m a
edu ca ti vo. El pro fe sor uni ver si ta
rio su e
le ex -
po ner, re su mir, in te grar y sis te ma ti zar in for -
ma ción es cri ta a la que los alum nos no ti e ne n
ac ce so, por ejem plo, por que se han pu bli ca d o
en otros pa
í ses o en len guas ex tran
je
ras. Así ,
tan to cre en ci as como con di ci o nes ob
je ti va s
han con tri bu
i do a for
jar la prác ti ca de
dar cá -
te dr a
y ex pli can la exi gen cia de que los pro fe -
so
res re al men te co noz can bien lo que van a
en se ñar. Entre los ma es tros de pri ma
ria, po r
lo me nos, la an ti gua des con fi an za en el us o
di
rec to del tex to ayu da a ex pli car el lu gar se -
cun da
rio que ocu pan los li bros de tex to e n
mu chas au
las .
A par
tir de los años 1970, si no es qu e
an tes, em pe zó a di fun dir se otra cre en cia en tre
los au to
res de los li bros de tex to ofi ci a
les d e
Mé xi co: la es pe
ran za de cre ar un tex to qu e
pu di e
ra “lle gar di
rec ta men te a los ni ños” ,
Educação e Pesquisa, São Paulo, v.27, n.1, p. 11-2 6, jan./jun. 200 1
1 7
2 .
Reportado por Torres Quintero, citado en C. Jiménez Alarcón ,
1987, p.122.
independientemente de lo que hi ci e
ra e l
docente. Se re cur
rió a nu e vas téc ni cas d e
producción de li bros, in clu yen do for mas dis -
cur si vas y de ilus tra ción que se uti
li za ban en l a
li te
ra tu
ra in fan til. Algu nos li bros de tex to vi -
gen tes en las es cu e
las en las úl ti mas tres dé ca -
das del si glo re fle
jan esta idea. El pro to co
l o
im plí ci to de es tos li bros pre su po ne una lec tu r a
in di vi du al por un alum no ca paz de res pon der a
las pre gun tas y re a li zar las ac ti vi da des con poca
in ter ven ción del ma es tro. En es tos ca sos, com o
ve
re mos ade
lan te, cu an do se leía el tex to en l a
si tu a ción de cla se su ce dían co sas ines pe
ra das ,
ya que los au to res ge ne ral men te no con tem pla -
ban la me di a ción del do cen te .
El tex
to im pre so y la ora
li dad .
La re
la -
ción en tre el tex to es cri to y la ora
li dad es otr o
eje del aná
li sis his tó
ri co de la lec tu ra com o
prác ti ca cul tu ral. Char ti er (1994, cap.3) ex plo ra
esta di men sión en re
la ción con las ‘pu es tas e n
es ce na’ de obras dra má ti cas de Mo
li e
re, y lo s
efec tos qu e tu vi e
ron so bre el pro pio tex to. L a
pre sen ta ción de una obra fren
te a au di en ci a s
no bles o po pu
la
res al te
ra ba el guión e in flu
í a
en la edi ción de la ver sión fi nal. Esta evi den ci a
can ce
la la dis tin ción ní ti da en tre lo es cri to y l o
oral. Por si glos, el acto de leer im pli ca ba el us o
de la voz, y sólo con el ti em po se di fun dió l a
prác ti ca de leer “en si len cio”. En la es cu e la, este
cur so tomó más ti em po; de he cho el aula per -
ma ne ce hoy como es ce na
rio de prác ti cas qu e
vin cu lan el tex to con la ex pre sión oral, como de
lec tu
ra en voz alta, la re ci ta ción y el co men ta -
rio. Los ma es tros su e
len ori en tar la lec tu
ra de l
tex to de ma ne
ra oral, ade más de in vi tar in ter -
ven ci o nes de los alum nos. Por ello, es esen ci a l
abor dar la con tra par te oral del tex to es cri t o
para com pren der el en cu en tro en tre nor ma y
prác ti ca es co
lar .
Una pri me
ra pis ta es aten der las mar ca s
de la len gua oral que apa
re cen en el tex to mis -
mo. El len gua
je de los li bros es co
la
res ge ne ral -
men te se com po ne de enun ci a dos ale
ja dos d e
las for mas del ha bla co ti di a na; no obs tan t e
ciertos tex tos se acer can a for mas di a
lo ga das y
co
lo qui a
les. San dra Sa wa ya (2000, p.76) re -
cu er da que De Cer te au re sal ta ba las “r ela ci o -
nes ora
les es truc tu ran tes” que se in cor po ra n
en los ma te
ri a
les es cri tos y fa ci
li tan la apro pi a -
ción, por ejem plo, la re pe tición y la rima. Al re -
dac tar nor mal men te se evi tan re fe
ren ci a s
im plí ci tas a la si tu a ción de enun ci a ción ,
3
como pro nom bres en pri me
ra y se gun da per -
so na, que abun dan en el dis cur so oral, ya qu e
lo es cri to nor mal men te de be
rá ser in ter pre ta -
do en un con tex to dis tin to al de su pro duc -
ción. Sin em bar go, al gu nos tex tos es co
la res se
di
ri gen al lec tor con el uso de la se gun da per -
so na, como si le es tu vi e
ran ha blan do en e l
mo men to y lu gar de la lec tu
ra. Rom pen as í
con las con ven ci o nes del tex to aca dé mi co .
Si re to ma mos la pers pec ti va de Char ti e r
so bre las obras te a tra
les y la ora
li dad, po de -
mos ex plo
rar las lec ci o nes del li bro tam bié n
como gui o nes para im par tir cla ses. De he cho ,
en ci er tas épo cas los edu ca do
res es cri bía n
“gui o nes” de cla se, en for ma de diá
lo gos qu e
re pre sen ta ban una in te
rac ción ver bal ide a l
en tre ma es tros y alum nos. El an te ce den t e
para es tos ma te
ri a
les de for ma ción do cen t e
fue los
Diá
lo go s
de Pla tón. El ca te cis mo es u n
ejem plo ex tre mo, con ra
í ces en la re for m a
pro tes tan te y am plia di se mi na ción pos te
ri o r
en los pa
í ses ca tó
li cos. Su uso pe da gó gi c o
con di ver sos con te ni dos, en las es cu e
las d e
mu chos pa
í ses, pu e de ha ber con tri bu
i do a
for mar ci er tas prác ti cas de lec tu
ra y de in te -
rac ción que aún sub sis ten .
Los li bros de tex to ac tu a
les no pre sen -
tan esta for ma de diá lo go; sin em bar go, en al -
gu nos ca sos los au to res re dac tan las lec ci o nes
ima gi nan do una se cu en cia di dác ti ca ide al .
Cu an do los ma es tros se ape gan al tex to, s u
en se ñan za pu e de ser vis ta como una ‘pu es t a
en es ce na’ de la lec ción, una ma ne
ra dra má ti -
ca de pre sen tar los con te ni dos del li bro. N o
obs tan te, de be mos re cor dar que cu al qui e r
1 8
Elsie ROCK WELL. La lec tu ra como prác ti ca cul tu ral: con cep tos.
..
3 .
Los
deíctico s
, que indican lugar, tiempo, o persona (
aquí
o
mañana)
de manera que sólo se entiende en el contexto.
ac tu a ción del guión im plí ci to de una lec ció n
deja un am plio mar gen para la ela bo
ra ción y l a
trans for ma ción. Los ma es tros pu e den se
lec ci o -
nar y am pli ar los dis cur sos que les to can con un
mar gen ma yor al que nor mal men te ti e nen lo s
ac to
res de te a tro. Los otros ‘ac to
res’ de la s
clases, los alum nos, tam bién ti e nen la po si bi
li -
dad—de pen di en do de las es truc tu
ras de par ti ci -
pa ción en cla se—de in ven tar sus pro pi as lí ne as ,
en lu gar de re pe tir el tex to pres cri to .
La ma te
ri a
li dad, las ma ne
ras de leer, la s
cre en ci as y las prác ti cas ora les que en vu el ven al
tex to per mi ten tran si tar des de el pro to co
lo ha -
cia la prác ti ca real de la lec tu
ra. La re
la ción en -
tre es tos cu a tro ejes se pu e de apre ci ar en e l
si gui en te ejem plo de una cla se ob ser va da e n
una pe que ña es cu e
la ru
ral en Mé xi co .
Un ejem plo: ‘Des cu bri en do a l
ele fan te ’
En Mé xi co, a par tir de 1960, to dos lo s
alum nos de pri ma
ria del país re ci ben un ju e g o
de cin co o seis li bros de tex to gra tu
i tos, edi ta -
dos por la Se cre ta
ría de Edu ca ción Pú bli ca. Du -
ran te la re for ma edu ca ti va de los años 1970, s e
in vi tó a des ta ca dos aca dé mi cos y edu ca do
res a
ela bo
rar nu e vos li bros de tex to para la pri ma ria.
El equi po para ci en ci as na tu ra
les di se ñó
lec ci o -
nes que con tras ta ban con el en fo que in for ma -
ti vo acos tum bra do para el área. Los
pro
to co
lo s
de lec
tu r a
de esos tex
tos su ge
rían in ter ca
la r
pre gun tas, re
la tar cu en tos, ob ser var ilus tra ci o -
nes y re a
li zar ex pe
ri men tos, en tre lec tu
ra y lec -
tu
ra. El ejem plo mu es tra una de las ma ne
ras e n
que este tipo de lec ci o nes es cri tas se in tro du
j o
en la di ná mi ca del aula .
Para esa re for ma, exis ten al gu nos re gis -
tros de cla ses en que se usa
ron los nu e vos li -
bros. La cla se que usa
ré de ejem plo se dio e n
una es cu e
la ru
ral de Tlax ca
la , ha cia fi na
les d e
sep ti em bre del año 1979, poco des pu és del ini -
cio del año es co
lar .
4
La ma es tra aún es ta ba ne -
go ci an do con el gru po los acu er dos bá si co s
so bre las ru ti nas de tra ba
jo. Aten día simultá -
neamente en el mis mo sa
lón a dos gru pos ,
uno de cu ar to y el otro de quin to gra do, l o
cual no era raro en las es cu e
las ru
ra
les. Pri me -
ro la ma es tra dejó una ta
rea a los alum nos d e
quin to, que con sis tió en que co pi a
ran un tex -
to de sus li bros de lec tu
ra, una de las prác ti cas
más di fun di das en la pri ma
ria. Esto le abri ó
un pe que ño mar gen de ti em po para tra ba
ja r
con el gru po de cu ar to. Enton ces pi dió qu e
sa ca ran su nu e vo
li bro de ci en ci as na tu ra
les .
La pri me ra lec ción se lla ma
¿Có mo es tu -
di a mos las co sas ?
Es una in tro duc ción a l a
in ves ti ga ción ci en tí fi ca, ba sa da en la co no ci -
da le yen da hin dú acer ca de los ci e gos que in -
ten tan des cu brir lo que es un ele fan te. L a
ma es tra ini cia la se sión con los alum nos ex pli -
cán do
les bre ve men te la pa
la bra
in ves
ti ga r
.
Les pone como ejem plo que para in ves ti gar l o
que es ‘un per
ro’, “ten drían que de cir cóm o
nace, cómo cre ce, qué come, y así, todo” . Lu e -
go ella em pi e za a leer el tex to en voz alta, de -
te nién do se en ci er tos mo men tos para ha ce r
pre gun tas a los ni ños. To dos los alum nos te -
nían su pro pio li bro, y al gu nos lo exa mi na ba n
con de te ni mi en to .
La lec ción em pi e za sin ma yor preám bu
lo
con la fra se clá si ca: “Ha bía una vez”. Pre sen t a
un cu en to acer ca de cu a tro ni ños que sa lían de
ex cur sión con su ma es tro. Por la no che, es cu -
chan un ‘ru
i do hor
ro
ro so’ y van to dos a in ves -
ti gar qué cosa pro du cía el ru
i do. Cada niñ o
toca una par te dis tin ta de la bes tia, y cu an d o
re gre san al cam pa men to, des cri ben lo que sin -
ti e
ron. Uno de el
los ha bía sen ti do algo com o
‘un ár bol muy gran de’; otra es cu chó el ale te o
de una gran ave. Otra niña de cía ha ber to ca d o
algo pa re ci do a una ‘vi bo ro ta’, y el cu ar t o
alum no tam bién sin tió una ví bo ra, pero del ga -
di ta. To dos es cu cha ron ru
i dos ex tra ños, com o
gri tos y ru gi dos. Enton ces el ma es tro les ex pli -
có que “como es ta ba tan os cu
ro, no se po día n
Educação e Pesquisa, São Paulo, v.27, n.1, p. 11-2 6, jan./jun. 200 1
1 9
4 .
La clase fue observada y registrada por mi, en el curso de un a
investigación sobre la práctica docente en varias escuelas rurales de l a
región.
dar cu en ta de todo”. Al día si gui en te, vi e ron que
se tra ta ba de un ele fan te. Los ni ños de
li be
ra n
so bre la ex pe
ri en cia con el ma es tro, opi nan d o
que es ne ce sa rio “jun tar las ob ser va ci o nes” par a
sa car una con clu sión .
El pro to co
lo im plí ci to de la lec ción pre -
su po ne una lec tu
ra in di vi du al, pa u ta da por l a
dis po si ción del tex to y de las ilus tra ci o nes e n
las pá gi nas. El cu en to es ilus tra do a la ma ne
r a
de los cu en tos in fan ti
les que em pe za ban a cir -
cu
lar en esa épo ca. La dis po si ción del tex t o
in tro du ce for mas dis tin tas a las con ven ci o na -
les; por ejem plo, el tex to está par ci al men t e
im pre so en ci ma de las ilus tra ci o nes. Cu an d o
se lee por pri me
ra vez, el re
la to se pres ta a l
sus pen so. Una ilus tra ción mu es tra a los ni ño s
en la os cu
ri dad, cada uno ten tan do una par
t e
de la ex tra ña bes tia, re pre sen tan do toda l a
emo ción de la aven tu
ra noc tur na. Sólo al vol -
te ar la hoja apa re ce ilus tra do el ele fan te; ya es
de día, y los ni ños se di vi er ten al dar se cu en
t a
de su er
ror .
El re
la to está es cri to
en for ma de un diá
lo g o
en tre los ni ños y su ma es -
tro. Ahí se en cu en tra n
ciertas mar cas de ora
li -
dad, que a la vez in di ca n
un es ti
lo par ti cu
lar de leer
el tex to en voz alta. E s
pro ba ble, sin em bar go ,
que los ni ños te nían poc a
fa mi
li a
ri dad con la ma ne -
ra de lee r los tur nos de u n
diá
lo go. La ma es tra opt ó
por tra tar la lec ción, n o
como un tex to a leer en si -
len cio o para co pi ar, sin o
como un guión para da r
su pro pia cla se. Inten t ó
trans for mar el cu en to es -
cri to en un re
la to, re cur ri -
en do a un gé ne
ro ora l
difundido en tre el ma gis -
te
rio. En este caso, la lec -
tu
ra re sul tó ser una rea l
‘pu es ta en es ce na’ de l a
lec ción .
La ma es tra de est e
gru po mos tró su ta
len t o
nar
ra ti vo, al leer el ini ci o
del cu en to, dan do a s u
en to na ción toda la emo -
ción y el sus pen so que ca -
rac te
ri za ba al re
la to. N o
se ce ñía al tex to, sino qu e
2 0
Elsie ROCK WELL. La lec tu ra como prác ti ca cul tu ral: con cep tos.
..
am pli a ba y agre ga ba co men ta
ri os al leer, tra -
tan do de atra er a su au di to
rio: “Nos po ne mo s
en el lu gar de los ni ños, es ta ban to dos qui ta d o
de la pena… y de re pen te oye
ron un ru
i do. (… )
Aho
ra, se em pi e zan a ima gi nar y a con tar l o
que ave
ri gua
r on.” La ma es tra ha cía los ade ma -
nes y ges tos apro pi a dos a las ac ci o nes que re
la -
ta ba. Re to ma ba la in for ma ción de la s
ilus tra ci o nes para ex pli car de tal
les: “Cu en ta n
ha ci en do gran de lo que oye
ron, así” (mos trán -
do
lo con las ma nos). Enfa ti za ba ci er tos te mas :
“Es de cir, es tán ima gi nan d o lo que hizo el ru
i -
do” . Lu e go de si tu ar
los, pre gun tó: “¿Qué s e
pu e den
ima gi na r
que era eso? ¿Un tron co ta n
gran de que por más que es ti
ra
ra los bra zos n o
al can za ba a ro de ar
lo?” Ante esta pre gun ta, u n
niño res pon dió, sin ma yor emo ción, “el pie d e
un ele fan te” .
En este mo men to, la dis po ni bi
li dad de l
li bro de tex to in ter fi
rió con el pro to co
lo ide a l
de la lec ción. El he cho de que cada niño po dí a
ho
je ar su li bro, mi
rar las ilus tra ci o nes de las pá -
gi nas que aún no con ta ba la ma es tra, y así an ti -
ci par el de sen
la ce, ha cía di fí cil que la ma es tr a
pu di e
ra sos te ner la in ten si dad re que
ri da par a
con tar
les un cu en to de ma ne
ra oral . Como co -
par tí ci pes, los alum nos se sa
li e
ron del guió n
pre vis to e in ven ta
ron sus pro pi as par tes .
“Bu e no”, dice la ma es tra, y con ti nuó tra -
tan do de que los ni ños se ima gi na
ran lo qu e
pasó, agre gan do ejem plos de su ex pe
ri en ci a
cer ca na: “Es que los ni ños ima gi na
ron lo qu e
es ta ban sin ti en do. Ha gan de cu en ta que es ta -
mos ten tan do algo, así como el otro día… qu e
nos echa ron unos co he tes, ver dad, fu e ron us te -
des ¿no?” Si guió el re
la to so bre cómo to ca ba n
las di fe
ren tes par tes del ani mal. “¿Qué en con -
tra
rían, Cla u dia?” Va
ri os alum nos con tes ta
ron ,
“la ore
ja del ele fan te”. La ma es tra re to mó l a
pre gun ta, me ti en do de nu e vo la duda: “Pu e d e
ser su ore
ja, a ver ¿qué sin tió? ¿có mo era?” …
“Arru ga da”, con tes tó una alum na. La ma es tr a
si guió, tra tan do de re cre ar la ex pe
ri en cia de lo s
ni ños. Pre gun tó: “¿Por qué di ces que es un ele -
fan te?”, es pe ran do una res pu es ta que no lo gró.
Lu e go les so
li ci tó su opi nión so bre el cu en to ,
sin ma yor éxi to. Pasó a va
ri os alum nos a l
fren te a leer en voz alta las par tes que fal ta -
ban. Al ter mi nar,
les pi dió : “Aho ra sí, sa ca mos
to dos la con clu sión”. Ya que apor ta ban poc o
oral men te, les in di có: “sa quen el re su men e n
su cu a der no” .
Du
ran te la cla se, al gu nos ni ños es ta ba n
más aten tos que otros. Va
ri os con ver sa ba n
en tre sí, al gu nos so bre de tal
les del re
la to. Po r
ejem plo, dis cu tían en tre ri sas si se de bía de ci r
“pie” o “pata” para re fe
rir se al ele fan te. Al fi -
nal, los alum nos se jun ta
ron en pe que ño s
gru pos para “sa car el re su men” y vol vi e
ron a
leer en tre el
los par tes del tex to .
Toda la ac ti vi dad es ta ba su
je ta a la s
con di ci o nes de tra ba
jo de la ma es tra. Al mis -
mo ti em po que se re a
li za ba, los alum nos de l
quin to gra do es ta ban ocu pa dos co pi an do s u
tex to al cu a der no, pero pron to ter mi na
ron y
se em pe za
ron a le van tar. Algu nos iban al otr o
lado de cu ar to, y es cu cha ban, en si
len cio, e l
re
la to. Otros le pe dían a la ma es tra que les re -
vi sa
ra su co pia. En al gún mo men to, un a
alum na de otro sa
lón lle gó a la pu er ta a pe di r
un me tro. La ma es tra lla mó la aten ción a lo s
que con ver sa ban, y re pa
ró en el li bro de u n
niño: “Mira cómo lo tra es, lo hu bi e
ras for ra -
do”. Re sul ta que ese alum no ha bía de
ja do s u
li bro nu e vo en casa, y en con tró uno del añ o
an te
ri or en una caja en el sa
lón. Fi nal men te ,
sonó la cam pa na para el re creo y se in ter rum -
pió la ac ti vi dad. Aun que pa
rez ca ex tra ño, este
es el rit mo nor mal de in te
rac ción en mu cha s
cla ses de pri ma
ria, el con tex to so ci al den tr o
del cual se debe in ser tar la lec tu
ra de u n
cu en to .
Este bre ve epi so dio mu es tra la com ple
ji -
dad del en cu en tro en tre el pro to co
lo ide al de l
tex to y las prác ti cas de lec tu ra en el aula. En e l
de sen
la ce fue de ci si vo el as pec to
ma
te ri al de l
so por
t e
, par ti cu
lar men te la re
la ción en tre tex -
to e ima gen. La ma es tra puso en prác ti ca un a
ma ne ra de lee r
que cor res pon de al uso pe da -
gó gi co de un cu en to. Para ello, agre gó al tex t o
Educação e Pesquisa, São Paulo, v.27, n.1, p. 11-2 6, jan./jun. 200 1
2 1
en to na ci o nes, ade ma nes y co men ta ri os apro pi a -
dos para un re
la to; lo dra ma ti zó. La es tra te gi a
hu bi e ra fun ci o na do, si no fu e
ra por el he cho d e
que los ni ños tam bién te nían el tex to en sus ma -
nos y lo po dían ho
je ar a vo
lun tad. La ma ne ra d e
leer de la ma es tra con tra vi no el pro to co
lo im plí -
ci to que su po nía una lec tu ra si
len ci o sa por u n
lec tor so
li ta rio. La lec ción mu es tra
la cre en ci a
de los au
to re s
,
5
qui e nes so
lían di ri gir se al alum -
no sin pen sar mu cho en la si tu a ción de cla se .
Du ran te toda la cla se, el tex to es ta ba in -
mer so en
la in
te rac ción ora l
. La ma es tra tras
la -
dó el cu en to a la vía oral y en tre ve ró la nar ra ción
con otros gé ne
ros ora
les pro pi os del aula, com o
las pre gun tas de com pren sión y las ad mo ni ci o -
nes. Estas mez clas no su e
len ocur rir cu an do u n
adul to re
la ta un cu en to a un pú bli co in fan til e n
otros con tex tos. En este caso, la lec ción del li bro
sir vió como pun to de par ti da, pero la cla se no s e
de sar rol
ló con for me al guión pres cri to. La ma es -
tra mo di fi có, agre gó ide as e in di ca ci o nes, par a
po der man te ner la ‘ca den cia ’
6
que re qui e re la in -
te rac ción con un gru po de ni ños. Los alum no s
se ade lan ta ron y al te ra ron las par tes que les cor -
res pon dían. Fi nal men te, al per der se el sus pen s o
del re
la to, ya que los ni ños co no cían el fi nal, l e
fue di fí cil a la ma es tra sos te ner la par ti ci pa ció n
ver bal. Enton ces re cur
rió a otra ma ne ra de leer ;
pi dió a los alum nos que hi ci e ran un re su men e n
sus cu a der nos. Todo el in ci den te mu es tra bien el
ju e go en tre las di men si o nes so ci a
les e
indivi -
duales de lec tu
ra; en tre lo es pe
ra do y lo cons -
tru
i do en una cla se .
Cons tru yen do una re
la ción con la
cul tu ra es cri t a
El an te
ri or ejem plo es sólo un mo men t o
en la lar ga ex pe
ri en cia es co
lar de los alum nos ,
una ex pe
ri en cia cir cuns cri ta por la acu mu
la -
ción de ac ti vi da des en tor no a los ma te
ri a
le s
im pre sos que ti e nen a su dis po si ción. ¿Qué tipo
de re
la ción van cons tru yen do los ni ños con e l
mun do de la es cri tu
ra a par tir de esa ex pe ri en -
cia? La his to
ria de la lec tu
ra su gi e
re al gu na s
vías de aná
li sis po si bles. Una pri me
ra idea so -
bre las re
la ci o nes con lo es cri to es la tran si -
ción de una lec tu ra
in
ten si v a
, es de cir, l a
lec tu
ra re
i te
ra da de uno o más li bros fun da -
men ta
les, ha cia una lec tu ra
ex
ten si v a
, ca rac -
te
ri za da por la bús que da de in for ma ció n
des co no ci da en una am plia gama de ma te ri a -
les im pre sos (Vi ñao Fra go, 1999, cap.10). E n
un co men ta
rio so bre esta dis tin ción, Char ti e r
(1993, p. 93) su gi
rió que “las ma ne
ras de lee r
no se re du cen a los dos gran des mo de
los pro -
pu es tos…”. Los cru ces po si bles en tre los pro -
to co
los y las prác ti cas de lec tu
ra po dría n
ge ne
rar di ver sas re
la ci o nes con el mun do d e
la es cri tu
ra .
Los cam bi os en la re
la ción con la es cri -
tu
ra han mar ca do pro fun da men te la his to
ri a
de las cul tu
ras es co
la
res. En mu chos lu ga
res ,
se tran si tó de una al fa be ti za ción ba sa da en e l
ca te cis m o re
li gi o so y los tex tos mo ra
les y cí vi -
cos, ha cia la “aper tu
ra de la lec tu
ra a los va
lo -
res que la vin cu
lan a una de fi ni ción de l
in di vi duo, de una na ción o de una cul tu
ra, [ y
que] con du ce a in ven tar ma nu a
les y
a
enriquecer sus con te ni dos” (Char ti er, 1999 ,
p.107). Este cam bio se anun ció con la apa ri -
ción de li bros de tex to como ve hí cu
los de di -
fu sión de los con te ni dos cur
ri cu
la
res. Por ell o
es sig ni fi ca ti vo el es tu dio de las ma ne
ras d e
leer es tos li bros .
En Mé xi co, la dis tri bu ción del li bro d e
tex to gra tu
i to pro ba ble men te pro pi ció nu e va s
prác ti cas en el aula. Cada re for ma de los li bro s
ofi ci a
les ha agre ga do nu e vas con ven ci o ne s
tex tu a
les y grá fi cas que de bían apren der a ma -
ne
jar tan to los ma es tros como los alum nos. L a
in tro duc ción de cu a der nos de tra ba
jo
im pre sos
2 2
Elsie ROCK WELL. La lec tu ra como prác ti ca cul tu ral: con cep tos.
..
5 .
Como participante en el equipo de redacción de estos libros a
principios de los años 1970, recuerdo las discusiones en torno a lo s
estilos de redacción y la apuesta por un libro que le hablara al niño. Est a
lección nos parecía particularmente atinada para ese propósito. Sól o
después, al empezar a observar lo que ocurre en las aulas, empezamo s
a cuestionarnos esta creencia.
6 .
Erickson (1996) ha argumentado que una dimensión important e
de la interacción en el aula es el ritmo o la cadencia que mantiene u n
maestro con el grupo para poder contar con su participación.
con ins truc ci o nes para re a
li zar ac ti vi da des y
pre gun tas de com pren sión pro du
jo nu e vas ma -
ne
ras de tra ba
jar. Los nu e vos for ma tos, ilus tra -
ci o nes y gé ne
ros tex tu a
les de cada edi ció n
re de fi nían pro to co
los de lec tu ra. La pre sen cia de
los li bros en el aula mo di fi có las di ná mi cas de l a
cla se. Se re for zó la po si bi
li dad de una lec tu ra si -
mul tá nea del mis mo tex to por todo el gru po, y a
sea en voz alta o en si len cio. No obs tan te, el tra -
ba
jo con los li bros si em pre se
ría me di a da po r
ma ne ras de leer for
ja das en épo cas an te ri o res o
cre a das so bre la mar cha con los re cur sos dis po -
ni bles. Las prác ti cas de lec tu ra que emer gía n
eran va ri a bles; res pon dían a di fe
ren tes tra di ci o -
nes do cen tes y con di ci o nes es co la res. Las con se -
cu en ci as de tex tos úni cos para todo el país s e
fil tra ban a tra vés de múl ti ples re a
li da des cul tu -
ra
les lo ca
les .
La pre sen cia de es tos tex tos tam bién ge -
ne ró
nu e vas re
la ci o ne s
con la pa
la bra im pre sa .
Si bien an te ri or men te los alum nos con ta ban con
tex tos de ca rác ter mo
ral, cí vi co o li te ra rio, lo s
nu e vos li bros di e
ron ac ce so a con te ni dos má s
am pli os. El re cur so a los li bros des pla zó a lo s
dic ta dos que los alum nos de bían apun tar en su s
cu a der nos; les per mi tió ob ser var y leer re pre sen -
ta ci o nes tex tu a
les y grá fi cas de co no ci mi en to s
usu al men te trans mi ti dos por el gis y la voz de l
do cen te. Po der es tu di ar un tex to pro pi ci a ba una
cer ca nía con la pa
la bra es cri ta que no se d a
cuando los alum nos de pen den de la ver sión del
ma es tro. Los alum nos po dían con tras tar la pa la -
bra de sus ma es tros con la del tex to y ex plo ra r
con te ni dos no vis tos en cla se. Los tex tos in clu so
po dían ad qui
rir ma yor ‘au to ri dad’ que la voz del
ma es tro, dada la ten den cia de pre mi ar la re pro -
duc ción li te ral en las eva
lu a ci o nes es cri tas .
Sin em bar go, en las pri ma
ri as me xi ca na s
los li bros de tex to no lle ga
ron a des pla zar a l
ma es tro. Nin gún tex to im pre so de ter mi na
la re -
la ción con lo es cri to, ya que la lec tu ra ocur re en
con tex tos pre e xis ten tes, don de las prác ti cas y
cre en ci as usu a
les le otor gan un va
lor es pe cí fi -
co. Así, la me di a ción do cen te del co no ci mi en t o
co di fi ca do en los li bros ori en ta tam bién la re la -
ción con el tex to im pre so. El ma es tro cons -
tan te men te se
lec ci o na, am plía, re plan tea ,
re
le ga o con tra di ce los con te ni dos del li bro .
Los gé ne
ros dis cur si vos pri vi
le gi a dos por e l
do cen te en mar can las prác ti cas de lec tu
ra ,
por ejem plo, al so
li ci tar se una re ci ta ción o
bien al pro pi ci ar la in ter
ro ga ción del tex to .
7
En este ju e go en tre pro to co
los y prác ti cas , lo s
ni ños van for man do es tra te gi as de lec tu r a
que ten drán que po ner a pru e ba, con ma yor o
me nor éxi to, en otros con tex tos de vida; e s
de cir, se irán
apro pi an d o
la cul tu
ra es cri ta, a
par tir de lo ob je ti va do en el ho ri zon te es co lar .
La apro pi a ción como eje d e
prác ti cas cul tu ra
les .
Apro pi a ció n
es un con cep to cen tral d e
la obra de Char ti er: “He uti
li za do el tér mi no e n
el sen ti do de la plu ra
li dad de usos, de la mul ti -
pli ci dad de in ter pre ta ci o nes, de la di ver si da d
de com pren sión de los tex tos…”
(Char ti er ,
1999, p. 162). Para el caso de la lec tu
ra ,
Chartier (1994, p. 9) ha su bra ya do los usos e
in ter pre ta ci o nes plu
ra
les de los mo de
los y lo s
dis cur sos cul tu
ra
les, si tu a dos en prác ti cas es -
pe cí fi cas que los pro du cen. Afir ma, “la apro -
pi a ción del lec tor ti e ne sus lí mi tes pero, a l
mis mo ti em po, es una pro duc ción in ven ti va ,
una for ma de cons truc ción con flic ti va de sen -
ti do…” (Char ti er, 1999, p. 249). Sin em bar go ,
no le in te re sa sólo la di ver si dad de usos y sen -
ti dos, sino la ma ne
ra en que la apro pi a ció n
so ci al en tra en ju e go en pro ce sos que “je rar -
qui zan, con sa gran o de sa cre di tan” los bi e ne s
cul tu
ra
les (Char ti er, 1991, p.19) .
El pen sa mi en to de Mi chel de Cer te a u
acer ca de la
eco no mía es cri
tu ra ri a
abo nó l a
pers pec ti va de Char ti er. En las va ri a das in ven -
ci o nes co ti di a nas fren te al dis cur so do mi nan -
te, de Cer te au (1995) en con tra ba evi den cia d e
una trans for ma ción po pu
lar del sen ti do y de l a
ex pe
ri en cia. Enri que ció la no ción de apro pi a -
Educação e Pesquisa, São Paulo, v.27, n.1, p. 11-2 6, jan./jun. 200 1
2 3
7 .
Muestro otros ejemplos de este proceso en Rockwell (1991, 1995
y 2000).
ción al ha cer ex plí ci ta la di fe
ren cia en tre
es tra -
te gi a
y
tác
ti c a
en con tex tos de do mi na ción (d e
Cer te au 1996). Como lo se ña
la Gon çal ves Vi da l
en su es tu dio de las prác ti cas de lec tu ra en es -
cuelas del Bra sil:
La tác ti ca apun ta
ría ha cia las mil ma ne
ras d e
ha cer con los ma te
ri a
les pu es tos en cir cu
la ció n
en la es cu e
la: Li bros, cu a der nos, lá mi nas, et cé -
te
ra.
.. al in da gar se la ma ne
ra en que alum nos y
alum nas, pro fe so
res y pro fe so
ras se apro pi an d e
esos ob
je tos, qué usos les atri buyen, cómo sub -
vi er ten los dis po si ti vos que les es ta ban ins cri to s
y, al mis mo ti em po cómo fu e ron mo de la dos po r
y mo de lan la lec tu ra que les fue en se ña da. El es -
tu dio de las tác ti cas, así, per mi ti
rá la com pren -
sión del es pa cio es co lar en su in te ri or.” (1997, p.
100,
mi tra duc ció n
; cf. Sawaya, 2000).
La con cep ción de
tác
ti c a
ex pli ca la di ver -
si dad de apro pi a ci o nes de los bi e nes cul tu ra
le s
co mu nes en si tu a ci o nes asi mé tri cas .
Al in sis tir en la
apro pi a ció n
, Char ti er no s
pre vi e ne con tra una lec tu
ra uni di men si o nal d e
li bros es co
la
res. Una mul ti pli ci dad de ma ne
ra s
de leer los tex
tos sub vi er te la apa
ren te uni for -
mi dad de sus con te ni dos y for mas. La apro pi a -
ción de los li bros de tex to ge ne
ra usos mu y
di ver sos, por par te de los ma es tros, de los ni ños
y aún de los pa dres de fa mi
lia. En Mé xi co, lo s
li bros de tex to úni cos lle gan a me di os hí bri dos ,
don de la he te ro ge ne i dad de sa be res que sub ya -
ce a cu al qui er lec tu
ra los do tan de sig ni fi ca do s
par ti cu
la
res di fí ci
les de pre ver y de es tu di ar .
Los ni ños y las ni ñas em ple an sus pro pi a s
tác ti cas para li di ar con lo que en cu en tran en lo s
li bros de tex to, y para usar
lo en cu al qui er con -
tex to. A ve ces res pon den efec ti va men te a las in -
ter ro gan tes plan te a das por el tex to; en otro s
mo men tos, los plan te a mi en tos del tex to pa sa n
de sa per ci bi dos o in com pren di dos. Algu nas tác -
ti cas de los lec to res in fan ti
les es tán en ca mi na -
das a fa ci
li tar la re pro duc ción tex tu al que se le s
so
li ci ta en de ter mi na dos ejer ci ci os es co
la res ;
otras es tán des ti na das a in cor po rar ele men to s
del tex to a su pro pio mun do de sig ni fi ca dos .
Estas di fe ren tes ma ne ras de leer y de in ter pre -
tar los tex tos son cons tan cia del mar gen de li -
ber tad que po see el lec tor fren te al pro to co
l o
ide al que su po nen los au to
res y los edi to res .
Este mar gen se re du ce, sin em bar go, po r
prác ti cas que ale
jan a los ni ños de la lec tu ra .
Las ma ne ras de leer en el aula no si em pre pro -
pi ci an la in clu sión del niño lec tor en el mun d o
de la es cri tu ra. A me nu do acen túan la dis tan -
cia en tre lo es cri to y su pro pia ex pe
ri en cia vi -
tal. Ci er tas prác ti cas lo gran acos tum brar
los a
n o
leer, a
n o
bus car el sen ti do de lo que leen .
La pre sión ha cia la in di vi du a
li za ción del act o
de leer so ca va los ne ce sa ri os apo yos so ci a les de
cu al qui er pro ce so de apren di za je real y ahon da
la com pe ten cia ex clu yen te. Par ti cu
lar men te en
co mu ni da des don de pre do mi na una len gua in -
dí ge na, y los li bros es tán en es pa ñol, la lec tu r a
es co
lar mu chas ve ces no re ba sa el há bil des ci -
fra mi en to de ren glo nes de pa
la bras in co ne xas .
El tex to pu e de per ma ne cer os cu
ro, e l
sen ti do cons tru
i do po bre. Por ello, co no cer l a
di ver si dad de prác ti cas es co
la
res per mi te tam -
bién pre ci sar el um bral en tre los pro ce sos d e
in clu sión y de ex clu sión que ocur
ren en edu -
ca ción for mal .
Las her
ra mi en tas que Ro ger Char ti e r
ofre ce para es tu di ar la lec tu
ra apo yan la bús -
que da del sen ti do que pu e de te ner la expe -
riencia es co
lar con la cul tu ra es cri ta den tro de
di ver sos con tex tos so ci o cul tu
ra
les. Lo fun da -
men tal es con ce bir las ac ti vi da des del aul a
como prác ti cas cul tu
ra
les que in te gran n o
sólo ma ne
ras de leer cons tru
i das para los pro -
pó si tos de la en se ñan za es co
lar, sino tam bié n
aquél
las de
ri va das de otros ám bi tos so ci a
les .
La cul tu ra es co
lar está atra ve sa da por pro ce -
sos so ci a
les y po
lí ti cos ori gi na dos fu e
ra de l a
es cu e
la. Tam bién es esen ci al re co no cer que en
todo mo men to que da abi er ta
la po si bi
li dad de
la in ven ción co ti di a na de nu e vos usos y sen ti -
dos de los tex tos re ci bi dos .
8
2 4
Elsie ROCK WELL. La lec tu ra como prác ti ca cul tu ral: con cep tos.
..
8 .
En otro artículo he planteado la necesidad de integrar el análisi s
histórico y el análisis de la cotidianeidad escolar, ver Rockwell (2000b).
Re fe ren ci as bi bli o gra fí ca s
ANDERSON-LEVITT, Kathryn.
Te a ching cul
tu res: know
led ge for te a ching first gra de in Fran ce and the Uni
ted Sta
te s
.
Cress hill: New Jer sey Hamp
ton Press. No pre
lo .
BAJTÍN, Mi
ja el.
Esté
ti ca de la cre a ción ver bal .
Mé xi co: Si glo XXI, 1982.
BOYARIN, Jo nat han (Ed.).
The eth no graphy of re a din g
. Ber ke
ley: Uni ver sity of Ca
li
for nia Press, 1992 .
CASTILLO GÓMEZ, Anto nio.
Escri
tu ras y es cri bi en
tes: prác
ti cas de la cul
tu ra es cri
ta en una ci u dad del re na ci mi en
t o
.
Ma drid: Fun da ción de Ense ñan za Su pe ri or a Dis
tan cia y Go bi er no de Ca na ri as,1997.
CERTEAU, Mi chel de.
La in ven ción de lo co
ti di a n o
. Mé xi co: Uni ver si dad Ibe ro a me ri ca na, 1996. v. 1.
_______ _.
La toma de la pa
la bra y otros es
tu di os po
ti co s
. Mé xi co: Uni ver si dad Ibe ro a me ri ca na, 1995.
CHARTIER, Anne Ma rie; HÉBRARD, Jean.
Dis cours sur la lec
tu r e
(1880-1980). Pa ris: Cen
tre G. Pom pi dou, 1989.
(Tra duc ción al es pa ñol pu bli ca do como
Dis cur sos so bre la lec
tu r a
. Bar ce
lo na: Ge di sa, 1994) .
CHARTIER, Ro ger.
The cul
tu ral ori gins of the french re vo
lu
ti o n
. Dur ham: Duke Uni ver sity Press, 1991 .
_______ _.
Du li vre au lir e
. In: CHARTIER, Ro ger (Dir.).
Pra
ti ques de la lec
tu r e
. Mar sel
la: Pa yot et Ri va ges,1993.
_______ _. Entre vis
tas. In:
Cul
tu r a
es cri
ta, li
te ra
tu ra e his
to ria: con ver sa ci o nes con Ro ger Char
ti e r
. Mé xi co: Fon do d e
Cul
tu ra Eco nó mi ca,1999.
_______ _.
Forms and me a ning s
. Phi
la delp hia: Uni ver sity of Pennsylva nia Press,1994 .
COOK-GUMPERZ, Jenny; KELLER-COHEN, De bo rah. Alter na
ti ve li
te ra ci es in scho ol and be yond : mul
ti ple li
te ra ci es of
spe a king and wri ting.
Anthro po
logy and Edu ca
ti on Qu ar
terl y
, v.24, n.4, p.283-287,1993 .
DARNTON, Ro bert. What is the his
tory of bo oks? In: DAVIDSON, Cathy N. (Ed.).
Re a ding in Ame ri ca: li
te ra
tu re and so ci al
his
tor y
. Bal
ti mo re: Johns Hop kins Uni ver sity Press,1989.
ERICKSON, Fre de rick. Go
ing for the zone. In: HICKS, De bo rah (Ed.).
Dis cour se, le ar ning and scho o
lin g
. Cam brid ge :
Cam brid ge Uni ver sity Press, 1996 .
FABRE, Da ni el. Le li vre et sa ma gie. In : CHARTIER, Ro ger (Dir.).
Pra ti ques de
la
lec tu r e
. Mar se
il
la: Pa yot et Ri va ges, 1993 .
GROSVENOR, Ian; LAWN, Mar
tin; ROUSMANIERE, Kate (Eds.)
. Si
len ces and ima ges: the so ci al his
tory of the class ro o
m
.
New York: Pe
ter Lang, 1999.
HEATH, Shir
ley B. To ward an eth no his
tory of wri
ting in ame ri can edu ca
ti on. In: WHITEMAN, Mar cia F. (Ed.) .
Va ri a
ti on i n
w
ri
ting: func
ti o nal and lin guis
tic cul
tu ral dif
fe ren ce s
. Hill sda
le, New Jer sey: Erlba um, 1981.
KELLER-COHEN, De bo rah. The web of li
te racy: spe a king, re a ding and wri
ting in 1 7
t h
and 1 8
t h
cen
tury Ame ri ca. In :
KELLER-COHEN, De bo rah (Ed.).
Li
te racy: in
ter dis ci pli nary con ver sa
ti on s
. Cress kill, New Jer sey: Hamp
ton,1993 .
JIMÉNEZ ALARCÓN, Con cep ción.
La Escu e
la Na ci o nal de Ma es
tros: sus orí ge ne s
. Mé xi co: Se cre
ta ría de Edu ca ció n
Pú bli ca, 1987.
JULIA, Do mi ni que. La cul tu re scho la i re com me ob jet his to ri que . In: NÓVOA, Anto nio; DEPAEPE, Marc; JONANNINGMEIER,
Erwin V. (Eds.).
The co
lo ni al ex pe ri en ce
in edu ca ti on: his to ri cal
is su es and pers pec
ti ve s
. Gan
te: Pe da go gi ca His to ri ca ,
CSHP, 1995 .
ROCKWELL, Elsie. En tor no al tex to. In:
Rock well
, Elsie (Co ord.).
La es cu e
la co ti di a n a
. Mé xi co: Fon do de Cul tu ra Eco nó mi ca ,
1995.
Educação e Pesquisa, São Paulo, v.27, n.1, p. 11-2 6, jan./jun. 200 1
2 5
_______ _. Pa
la bra es cri
ta, in
ter pre
ta ción oral: el li bro de tex
to en el aula .
Infan cia y Apren di za
j e
, v.55, p.29-43, 1991 .
_______ _. Re cu pe ran do la his
to ria: tres pla nos en el es
tu dio de las cul
tu ras es co
la res.
Inte ra çõe s
, v.5, n.9, p.11-25 ,
2000b.
_______ _. Te a ching gen res: a Bakh ti ni an ap pro ach.
Anthro po
logy and Edu ca ti on Qu ar terl y
, v.31, n.3, p.260-28, 2000a.
SAWAYA, San dra Ma ria. Alfa be
ti za ção e fra casso es co
lar: pro ble ma
ti zan do al guns pres su pos
tos da con cep çã o
cons
tru
ti vis
ta.
Edu ca ção e Pes qui sa .
São Pa u
lo, v.26, n.1, p. 67-81, 2000 .
VIDAL, Di a na G. Práti cas de le i tu ra na es co la bra si le i ra dos anos 1920 e 1930. In: FARI A FILHO, L. M. de (Org.),
Mo dos d e
ler, for mas de es cre ver: es
tu dos de his
tó ria da le
i
tu ra e da es cri
ta no Bra sil .
Belo Ho ri zon
te: Au
tên
ti ca, 1997.
VINCENT, Da vid. Re a ding made stran ge: con
text and met hod in be co ming li
te ra
te in eigh
t e enth and ni ne
te enth-centur y
England. In: GROSVENOR, Ian; LAWN, Mar tin; ROUSMANIERE, Kate (Eds.).
Si len ces and ima ges: the so ci al his tory of th e
class ro om .
New York: Pe
ter Lang, 1999.
VIÑAO FRAGO, Anto nio.
Leer y es cri bir: his to ria de dos prác ti cas cul tu ra
le s
. Mé xi co: Edu ca ción, vo ces y vu e los. IAP, 1999 .
Re ce bi do em 04.08.0 1
Apro va do em 11.09.0 1
Elsie Rock well
é professora e pesquisadora mexicana do Departamento de Investigaciones Educativas (DIE), do Cent ro d e
Investigación y Estudios Avanzados (Cinvestav), no México. Formada em História e Antropologia, dout orou-se em Ciências d a
Educação e realizou o pós-doutorado em Paris. Suas pesquisas incluem vários temas, entre os quais a cultura escolar e a
cultura escrita. Tem contribuído para a discussão teórica e política da educação básica no México e participado da busca d e
alternativas educacionais para este nível de ensino, particularmente no meio rural e indígena.
2 6
Elsie ROCK WELL. La lec tu ra como prác ti ca cul tu ral: con cep tos.
..
logo_pie_uaemex.mx