Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
*
Cirujano Dentista, Maestra en Salud Pública Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco. México D.F., México. Autor para correspondencia.
Correo electrónico: nlara@correo.xoc.uam.mx
**
Químico farmacobiólogo, PhD. en Bioquímica. Universidad Nacional Autónoma de México. México D.F., México. Correo electrónico: balmori@
bq.unam.mx
***
Cirujano Dentista. Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco. México D.F., México. Correo electrónico: normafdez14@hotmail.com
****
Biólogo, Doctor en Ciencias. Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco. México D.F., México. Correo electrónico: hjdelga@correo.
xoc.uam.mx
SALUD, CALIDAD DE VIDA Y ENTORNO
UNIVERSITARIO EN ESTUDIANTES
MEXICANOS DE UNA UNIVERSIDAD PÚBLICA
Norma Lara Flores*
Yolanda Saldaña Balmori**
Norma Fernández Vera***
Héctor Javier Delgadillo Gutiérrez****
Recibido en mayo 19 de 2015 , aceptado en julio 2 de 2015
Citar este artículo así:
Lara N, Saldaña Y, Fernández N, Delgadillo HJ. Salud, calidad de vida y entorno universitario en estudiantes mexicanos
de una universidad pública. Hacia promoc. salud. 2015; 20(2): 102-117. DOI: 10.17151/hpsal.2015.20.2.8
Resumen
Objetivo:
Identi±car la percepción de los estudiantes sobre su salud y calidad de vida relacionada con
la satisfacción con el medio universitario.
Método:
Estudio transversal en una muestra aleatoria de 352
universitarios de la Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco (UAM-X), en otoño de 2012.
Previo consentimiento informado, se aplicó un cuestionario para obtener datos sociodemográ±cos,
valoración de los servicios universitarios, satisfacción con sus estudios, estrés académico, problemas
de salud y calidad de vida autopercibida. El análisis univariado y bivariado se realizó con los paquete
estadísticos SPSS y STATA.
Resultados:
La media de edad fue de 21,7 (desviación estándar, DS =
4,1), el 55% fueron mujeres. El 80,2% asistió a todas las clases durante ese trimestre y el 84,1% estaba
satisfecho con sus estudios; 74,4% contaba con apoyo de sus compañeros y 86,4% de profesores. El
70% valoraró positivamente las instalaciones y servicios universitarios y el 83,7% la calidad académica.
El 63,9% sintió estrés en las dos últimas semanas y percibieron que éste afectó su salud. La percepción
sobre su calidad de vida fue mejor en estudiantes que reportaron buen trato con profesores y compañeros,
estaban satisfachechos con la calidad de la enseñanza y usaban las instalaciones deportivas (p < 0,05).
Conclusiones:
Se mostró que aspectos favorables del entorno universitario repercuten positivamente en
la percepción de la calidad de vida de los estudiantes.
Palabras clave
Estudiantes, profesores, calidad de vida, emociones, salud. (
fuente: DeCs BIREME
).
Hacia la Promoción de la Salud, Volumen 20, No.2, julio - diciembre 2015, págs. 102 - 117 ISSN: 0121-7577 (Impreso) ISSN: 2462-8425 (En línea)
DOI: 10.17151/hpsal.2015.20.2.8
103
Salud, calidad de vida y entorno universitario en estudiantes mexicanos de una universidad pública
Hacia la Promoción de la Salud, Volumen 20, No.2, julio - diciembre 2015, págs. 102 - 117
HEALTH, QUALITY OF LIFE AND UNIVERSITY ENVIRONMENT IN MEXICAN
COLLEGE STUDENTS OF A PUBLIC UNIVERSITY
Abstract
Objective:
To identify the perception students have on their health and life quality in relation to their
satisfaction with the university environment.
Method:
Cross-sectional study in a random sample of
352 university students of the Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco Unit (UAM-X),
performed in autumn 2012. After obtaining the informed consent, a questionnaire was applied to gather
sociodemographic data, assessment of university services and satisfaction with their studies, academic
stress, health problems, and self-perceived quality of life. Univariate and bivariate analyses were performed
using the SPSS-21 and the STATA statistical software.
Results:
The mean age was 21.7 years (SD 4.1)
and 55% were women. Eighty percent of students attended all required courses during the trimester and
84.1% was satisFed with their studies; 74.4% had support from their classmates, and 86.4% had support
from their professors. Seventy percent assessed positively the university infrastructure and services and
83.7% the academic quality. Out of the total students surveyed, 63.9% felt stress the last two weeks
affecting their health. Perception about their quality of life was better in students that reported good
relationship with professors and classmates who were satisFed with the quality of teaching and used sports
facilitites (p < 0.05).
Conclusions:
±avorable aspects of the university environment affecting positively
the perception about quality of life in students were shown.
Key words
Quality of life, students, teaching, emotions, health. (
Source: MeSH, NLM
).
SAÚDE, QUALIDADE DE VIDA E ENTORNO UNIVERSITARIO EM
ESTUDANTES MEXICANOS DE UMA UNIVERSIDADE PÚBLICA
Resumo
Objetivo:
IdentiFcar a percepção dos estudantes sobre sua saúde e qualidade de vida relacionada com
a satisfação com o meio universitário.
Método:
Estudo transversal em uma amostra aleatória de 352
universitários da Universidade Autônoma Metropolitana-Xochimilco (UAM-X), em outono de 2012.
Prévio consentimento informado se aplicou um questionário para obter dados socio-demográFcos,
valoração dos serviços universitários, satisfação com seus estudos, estresse acadêmico, problemas de
saúde e qualidade de vida autopercebida. O
análise univariado e bivariado se realizou com os paquete
estatísticos SPSS e STATA.
Resultados:
A meia de idade foi de 21,7 (desvio standard, DS = 4,1), o
55% foram mulheres. O 80,2% foi a todas as classes durante esse trimestre e o 84,1% estava satisfeito
com seus estudos; 74,4% contavam com apoio de seus colegas e 86,4% de professores. O 70% valorado
positivamente as instalações e serviços universitários e o 83,7% a qualidade acadêmica. O 63,9%
sentiu estresse nas duas últimas semanas e perceberam que este afetou sua saúde. A percepção sobre
sua qualidade de vida foi melhor em estudantes que reportaram bom trato com professores e colegas,
estavam satisfeitos com a qualidade de ensino e usavam as instalações esportivas (p < 0,05).
Conclusões:
Amostrou se que aspectos favoráveis do entorno universitário repercutem positivamente na percepção
da qualidade de vida dos estudantes.
Palavras chave
Estudantes, professores, qualidade de vida, emoções saúde. (
fonte: DeCs BIREME
).
104
Norma Lara Flores, Yolanda Saldaña Balmori, Norma Fernández Vera, Héctor Javier Delgadillo Gutiérrez
INTRODUCCIÓN
Bajo la propuesta de la Organización Mundial de
la Salud (OMS), que defne como una Universidad
Promotora de la Salud a “aquella que incorpora
el Fomento de la salud a su proyecto, con el fn
de propiciar el desarrollo humano y mejorar la
calidad de vida de quienes allí estudian o trabajan,
in±uyendo así en entornos laborales y sociales”
(1),
la
Universidad Autónoma
Metropolitana-
Xochimilco (UAM-X), en México D.²., inició
en 2009, un programa denominado Universidad
Saludable UAM-X que tiene como propósito
promover en los miembros de la comunidad
universitaria capacidades y actitudes Favorables
hacia el propio cuidado de su salud y realizar
acciones para mejorar las condiciones de los
servicios universitarios e incentivar el uso de
los mismos. Para ello, se reconoce al espacio
universitario
como
un
escenario
privilegiado
en pro de la salud que contribuye a Fortalecer el
potencial de cada individuo así como del colectivo
que conForma la comunidad universitaria (2).
Lo anterior coincide además con la declaración
conmemorativa de los diez años del Movimiento
de Universidades Promotoras de la Salud en la
Región de las Américas (2003-2013), que hace
hincapié en que:
Las
universidades
e
instituciones
de
educación
superior
están
llamadas
a
incorporar
de
manera
directa
en
su
misión, visión o planes estratégicos el
ideario y los valores de la Promoción
de la Salud como un proceso transversal
de desarrollo institucional que impacte
positivamente
las
posibilidades
para
lograr un desarrollo humano integral
y mejorar la calidad de vida de sus
miembros. (3)
Idealmente, un proyecto dirigido a la creación
de una Universidad Saludable tiene que atender
los problemas y necesidades de salud de los tres
sectores que la conForman: personal académico,
administrativo y estudiantes; sin embargo,
en
el caso de UAM-X,
se ha puesto un especial
énFasis en la comunidad estudiantil, por dos
razones: la primera, debido a que el propio modelo
educativo de esta Universidad se orienta a Formar
proFesionales capaces de identifcar y solucionar
problemas socialmente relevantes, con una visión
crítica y una actitud participativa. Esto signifca
que, además de enFocarse hacia la adquisición
de los conocimientos y habilidades de su campo
proFesional, la Universidad debe promover en
los estudiantes su participación en un proceso
social organizado en torno a problemas de la
realidad. El enFoque de solución de problemas
durante
el
desarrollo
del
proceso
educativo,
así como la acción sobre dichos problemas,
oFrece los elementos de conocimiento y práctica
necesarios para que la Universidad cumpla su
teoría educativa (4). De acuerdo con lo anterior,
el
programa
Universidad
Saludable
pretende
Fortalecer el desarrollo de sus capacidades para
tomar decisiones sobre el cuidado de su salud y
procurar que el entorno en el que se desenvuelven
sea Favorable, contribuyendo a minimizar los
riesgos que la mayoría de los jóvenes de su edad
enFrentan y repercuten en su calidad de vida actual
y Futura. La segunda razón y por lo anterior no
menos importante, es que los universitarios son
jóvenes de 17 a 26 años, una población cuyos
problemas y necesidades de salud en general son
atendidos de manera insufciente por las políticas
públicas, no solo en nuestro país, sino también en
otros países de América Latina y el Caribe. Los
jóvenes representan el 24,5% de la población
total de la Región de las Américas (232 millones).
Están viviendo en un mundo que experimenta un
período de transición demográfca, globalización,
cambios ambientales y un uso creciente de las
nuevas tecnologías de comunicación. La salud
de los adolescentes y los jóvenes, incluida la
salud sexual y reproductiva, ocupan un lugar de
importancia entre las prioridades internacionales
de desarrollo, que incluyen desde la necesidad
de Formular políticas innovadoras y efcaces en
el nivel regional como el Fomento de una mayor
sensibilización y una participación más activa
105
Salud, calidad de vida y entorno universitario en estudiantes mexicanos de una universidad pública
Hacia la Promoción de la Salud, Volumen 20, No.2, julio - diciembre 2015, págs. 102 - 117
de los adolescentes y los jóvenes, sus familias y
sus comunidades en el ámbito local. Estos logros
deben protegerse, y además impulsar y ampliar a
mayor escala las prácticas más adecuadas (5).
Las estadísticas disponibles en México acerca
de los jóvenes, identiFcan numerosos y diversos
riesgos sociales y de salud que enfrentan (6-8).
Experimentar diversos factores de riesgo
al mismo tiempo (abuso de sustancias,
conducta antisocial, eventos negativos
en la vida familiar, personal, estudiantil y
laboral), constituye un índice acumulado
de exposición que deFne a los jóvenes
como
un
sector
de
la
población
vulnerable. (9)
La suma de factores de riesgo que está viviendo
un alto porcentaje de estudiantes universitarios
los pone en una condición de vulnerabilidad
psicosocial.
Se
ha
señalado
que
en
los
estudiantes
universitarios, incluidos los de la UAM-X, hay
un predominio de estilos de vida poco saludables,
relacionados principalmente con el consumo de
bebidas alcohólicas, el tabaquismo, sexualidad
sin protección, la adopción de una dieta poco
equilibrada en la que se incluyen comida rápida,
de baja calidad y la falta de actividad física (10-
13). Ante estos problemas cuyas consecuencias
comprometen la salud actual y futura de los
jóvenes, el entorno universitario puede jugar
un papel primordial como factor de protección.
La
propuesta
de
Universidades
Promotoras
de la Salud se basa en la premisa de que las
universidades pueden hacer muchas cosas para
promover y proteger la salud de los estudiantes
y miembros de la comunidad universitaria y para
crear ambientes favorables de vida y aprendizaje.
“En consecuencia, y para que la Universidad
pueda atender adecuada y de manera eFciente
las demandas que la sociedad le requiere, esta
institución debe procurar un contexto físico y
social saludable y de calidad” (2).
Las actividades académicas, culturales y deportivas,
las relaciones con profesores y compañeros, la
satisfacción de los estudiantes con sus estudios y
con la calidad de la enseñanza y de los diferentes
servicios que ofrece la Universidad, constituyen el
contexto en que se desarrolla una parte importante
de la vida de los jóvenes universitarios y que
requiere ser estudiado, primero, para conocer su
in±uencia o relación con su salud y calidad de
vida y, segundo, para identiFcar aquellos aspectos
que requieren ser atendidos por la institución a
través de políticas y acciones que promuevan un
ambiente saludable y contribuyan al bienestar de
la comunidad universitaria.
En este sentido, para valorar las condiciones de
salud de los individuos, se ha reconocido que la
autopercepción de la salud es uno de los indicadores
más consolidados y fácilmente preguntados en las
encuestas de salud. Aunque no es equivalente a
exámenes médicos o pruebas de laboratorio, ya que
es subjetiva y variable, según las características
de quien responde, sin embargo, permite dar
cuenta no solo de la situación actual de salud,
sino también de la satisfacción vital. Actualmente,
se reconoce la naturaleza multidimensional del
autoconcepto. “Tener un buen autoconcepto físico
mejora la percepción de competencia personal, lo
que incide en el aumento de los sentimientos de
satisfacción” (14), De acuerdo con la Secretaría de
Salud de México, una alternativa para obtener la
percepción de salud de los individuos es emplear
el porcentaje de individuos que caliFcan como
bueno y muy bueno su estado de salud, dividiendo
el resultado entre el total de sujetos entrevistados y
multiplicando este cociente por 100 (15).
En diferentes estudios donde se ha indagado acerca
de condiciones de salud, hábitos, comportamientos
y calidad de vida de estudiantes, se ha empleado la
encuesta como método para obtener información
a través de cuestionarios de auto-respuesta que
contienen preguntas ordenadas por los tópicos que
interesa explorar (2, 16-18).
106
Norma Lara Flores, Yolanda Saldaña Balmori, Norma Fernández Vera, Héctor Javier Delgadillo Gutiérrez
En
virtud
del
carácter
exploratorio
de
este
estudio,
bajo
los
supuestos
mencionados,
se
propuso conocer con una encuesta cuáles son las
percepciones de los estudiantes acerca de su salud,
su calidad de vida y malestar emocional. Estas
tres variables se exploraron mediante preguntas
directas. Para salud: percepción de su salud
como muy buena, buena, regular, mala y muy
mala en el trimestre actual; para calidad de vida:
percepción de su calidad de vida como muy buena,
buena, regular, mala y muy mala. Para malestar
emocional: percepción malestar emocional en
el último trimestre y si el malestar emocional ha
interferido con actividades de estudio; actividades
sociales. Se exploraron, además, riesgos de salud
percibidos y la asociación de estos con variables
relacionadas con la oferta académica, cultural,
deportiva y el entorno físico y social de la UAM-X.
MATERIAL Y METODOS
Es
un
estudio
observacional,
transversal,
prospectivo y comparativo, basado en una encuesta
realizada en una muestra de 352 alumnos. La
población de estudio fueron los alumnos inscritos
en el trimestre del período llamado Otoño-2012,
el número total de estudiantes era de 13.427, el
muestreo fue aleatorio por las tres Divisiones
Académicas y con un número proporcional de
alumnos con el que contaba cada División: 44%
de la de Ciencias Biológica y de la Salud, 30%
de Ciencias Sociales y Humanidades y 26% de
Ciencias y Artes del Diseño. Se sortearon las aulas
en las que toman clases, considerando que hubiera
alumnos que estuvieran: 1) al inicio de su carrera en
el 1er trimestre (n = 141), 2) los que se encuentran
a la mitad de la misma en el 5º trimestre (n = 114)
y 3) los que estaban a punto de terminarla en el
11º trimestre (n = 97). La fórmula utilizada fue la
siguiente:
donde:
n = tamaño de la muestra.
Z = 1,96 para el 95% de la distribución normal.
= proporción con valor de 0,5.
= es la discrepancia máxima permitida entre
el valor verdadero de
y el que se obtendrá de
la muestra, para este caso se tomó de 0,05 y al
sustituir:
La
información
se
obtuvo
a
través
de
un
cuestionario
autoaplicable
modiFcado
del
elaborado por Reig-±errer (2). La modiFcación se
llevó a cabo mediante la consulta (independiente),
con tres especialistas en promoción de la salud,
dos de la UAM-X y uno externo y por consenso de
los autores. Se adaptaron las preguntas tomando
en cuenta sugerencias sobre los signiFcados del
lenguaje y las características institucionales de
la UAM-X. Se aplicó el cuestionario como una
prueba piloto a 80 estudiantes: 30 del primero, 30
del quinto y 20 del undécimo trimestre; a partir de
los resultados se realizaron cambios de redacción
en algunas de las preguntas y se suprimieron
aquellas
que
presentaron
inconsistencias,
obteniéndose la versión Fnal de 73 preguntas que
quedaron ordenadas en cinco secciones: 1) Datos
generales y socioeconómicos, 2) Autopercepción
de su salud física y calidad de vida (en ambos
casos se empleó una sola pregunta directa), 3)
Malestar emocional e imagen corporal, 4) Riesgos
en salud: prácticas sexuales, consumo de alcohol,
tabaco, otras sustancias adictivas, sufrir malestar
emocional y estrés, actividad física y horas de
uso de la computadora, 5) Entorno universitario:
satisfacción con sus estudios, con la infraestructura
y la oferta de actividades académicas, deportivas,
artísticas
y
culturales,
cafetería
y
comedor.
Las preguntas, salvo los datos generales y una
pregunta abierta, se formularon para responderse
en opciones ordenadas en escala tipo Likert de
cinco puntos y posteriormente se redujo a tres
puntos para alcanzar el valor proporcional de
np ≥ 5. Como criterio de inclusión se determinó
1,96
2
0,5(1-0,5)
0,05
2
= 384
n
=
107
Salud, calidad de vida y entorno universitario en estudiantes mexicanos de una universidad pública
Hacia la Promoción de la Salud, Volumen 20, No.2, julio - diciembre 2015, págs. 102 - 117
solamente el que estuviesen inscritos en el trimestre
de Otoño de 2012. El trimestre académico duró 12
semanas y el cuestionario se aplicó en las semanas
6ª, 7ª y 8ª. Los datos se capturaron en EXCEL
para exportarse a los paquetes estadísticos SPSS
y STATA. El análisis de los datos se presenta
en porcentajes, medias, rangos e intervalos de
confanza. Además, se realizaron análisis con las
pruebas no paramétricas Ji cuadrada, U de Mann-
Withney, y Kruskal-Wallis para comparaciones
entre grupos y regresión logística multinomial.
La encuesta se aplicó en el salón de clases para
lo cual previamente se obtuvo la autorización de
las coordinaciones de estudios, de las autoridades
divisionales y de los proFesores. Se explicó a los
estudiantes, en cada grupo, en qué consistía el
estudio y se solicitó su consentimiento inFormado.
RESULTADOS
Fueron 352 estudiantes quienes respondieron el
cuestionario, su edad promedio Fue de 21,7 años
(DS = 4,1), 55% mujeres, el 92% solteros y el
7,4% tenían hijos. El 40% cursaban el primer
trimestre de su licenciatura, el 32% estaban en el
trimestre 5º a la mitad de su carrera y el 28% en
el trimestre 11º, este último es, en la mayoría de
las carreras, exceptuando Medicina, el penúltimo
trimestre antes de la fnalización de sus estudios
de
licenciatura,
Los
alumnos
que
estuvieron
inscritos en el turno matutino Fueron el 78% y en
el vespertino el 22%. La inFormación acerca de las
características generales y socioeconómicas de los
estudiantes se presenta en la Tabla 1.
Tabla 1. Datos generales y características socioeconómicas (n = 352)
n
%
Sexo
Hombre
159
45
Mujer
193
55
División Académica
Ciencias Biológicas y de la Salud
146
44
Ciencias Sociales y Humanidades
114
30
Ciencias y Artes para el Diseño
97
26
Trimestre que cursa
Primero
141
40
Quinto
114
32
Onceavo
97
28
Turno
Matutino
247
78
Vespertino
78
22
Estado civil
Soltero
327
93
Casado/unión libre
25
7
Con quién vive
Padres (madre y/o padre)
245
70
Con su pareja
24
7
Solo/con compañeros
59
17
Otro Familiar
24
6
Nivel de estudios de la madre
Sin estudios
17
5
Básica
132
37
Media
91
26
Superior
112
32
Nivel de estudios del padre
Sin estudios
14
4
Básica
111
32
Media
94
27
Superior
127
37
Ingresos familiares mensuales
Menores o iguales a 10.000
241
69
Mayores a 10.000
108
31
Financia sus estudios
Padres (madre y/o padre)
197
57
Trabaja
42
12
Beca
23
6
Combina algunas
88
25
Disposición de dinero
Insufciente
241
68
Sufciente
111
32
Fuente: elaboración propia con datos del estudio
.
108
Norma Lara Flores, Yolanda Saldaña Balmori, Norma Fernández Vera, Héctor Javier Delgadillo Gutiérrez
Satisfacción con sus estudios en la UAM-X
y valoración de las condiciones de la
enseñanza
El 90% de los estudiantes estaban inscritos en
la carrera que fue su primera opción; sobre su
asistencia a clases el 80% no faltó a ninguna
durante el trimestre. El 87% reportaron buenas
relaciones con sus profesores siempre y casi
siempre, y el 74% con sus compañeros siempre
y casi siempre. Respecto a cómo valoraron la
calidad de la enseñanza: 83,7% muy bien y bien, y
se sintieron satisfechos o muy satisfechos con sus
estudios el 84,3%. En los aspectos mencionados
no hubo diferencias entre hombres y mujeres.
No
se
encontraron
diferencias
por
trimestre
respecto a su primera opción de carrera, la
frecuencia con la que asistieron a clases, el apoyo
de compañeros, la valoración de la calidad de la
enseñanza y la satisfacción con sus estudios y sí
las hubo con apoyo de sus profesores. (Tabla 2).
Tabla 2. Valoración de sus estudios de acuerdo al trimestre que cursaban
TRIMESTRE
Total
11°
P
Promedio
%
%
%
Primera opción en su
inscripción
90,3
91,5
93,9
85,6
0,108
Asistencia a todas las clases
80,2
79,4
79,8
81,4
0,910
Contaba con el apoyo de sus
profesores
86,9
92,2
81,6
85,6
0,039
Se sintieron apoyados por sus
compañeros
74,4
75,9
71,1
76,3
0,606
Bien y muy bien en la calidad
de la enseñanza
83,7
88,6
79,7
81,3
0,122
Satisfechos con sus estudios
84,1
84,4
82,5
85,6
0,821
Fuente: elaboración propia con datos del estudio.
Espacios para la docencia, actividades
deportivas, culturales, uso y valoración
de los servicios universitarios
En
el
trimestre
estudiado,
caliFcaron
las
condiciones de las aulas: muy bien y bien el 64,1%
y mal y muy mal el 6,6%. El 66,6% estuvieron
de acuerdo en que los laboratorios estaban muy
bien y bien, y mal el 9%. El 24% habían utilizado
las instalaciones deportivas en ese trimestre no
obstante que el 85% las valoran como muy buenas
y buenas y el 74% reconoce que las actividades
que ofrece esta sección son muy buenas y buenas.
El 11% asiste a las actividades culturales con
frecuencia, el 43% a veces y el 46% nunca o
casi nunca; a pesar de ello el 74,8% las valora
como muy buenas y buenas. A la cafetería asisten
frecuentemente el 49% de los estudiantes y el 70%
de estos caliFcan los productos que se expenden
como buenos y muy buenos. El comedor fue
usado diariamente por el 25% de los estudiantes
y ocasionalmente por el 75%, la opinión sobre la
calidad de la comida fue del 66,4% como muy
buena y buena.
El 47,4% de los estudiantes que siempre usaron
la cafetería fueron aquellos cuyas familias tenían
ingresos menores a MN 5.000 pesos mexicanos,
el 36,8% aquellos cuyos ingresos estaban entre
MN 5.001 y 10.000 pesos y el 15,8% de los que se
situaron en ingresos por arriba de los MN 10.000
pesos (p < 0,05).
109
Salud, calidad de vida y entorno universitario en estudiantes mexicanos de una universidad pública
Hacia la Promoción de la Salud, Volumen 20, No.2, julio - diciembre 2015, págs. 102 - 117
En la valoración de los servicios universitarios no
se encontraron diferencias por sexo (p > 0,05) y
al comparar grupos de diferentes trimestres, las
condiciones de las aulas fueron buenas y muy
buenas para el 88,7% de los alumnos del primer
trimestre, disminuyendo al 48% en los trimestres
5º y 11º (p < 0,05).
Autopercepción de su salud física,
emocional y su calidad de vida
El 69,6% de la población caliFca a su salud en
los últimos 12 meses, como muy buena y buena
y el 4,6% como muy mala y mala; comparando
su salud actual con la del trimestre pasado, solo
el 16% la percibieron como mucho peor y 38,4%
dijeron que era mejor en el momento actual (Tabla
3). Uno de cada cuatro estudiantes, sufrió mucho
estrés en el presente trimestre y este afectó al 23%
en sus actividades cotidianas incluyendo el estudio.
El malestar emocional en el presente trimestre fue
nada o solo un poco en el 49,4% de la población,
mientras que un 17% manifestó sentir mucho
malestar emocional y el 6,5% reportó no haber
podido estudiar por esta causa; al 11% el malestar
emocional le interFrió con sus relaciones sociales.
El 55% cuidaban muy bien y bien su salud. Hubo
un 4,3% de los estudiantes que caliFcaron su
calidad de vida en ese trimestre, mal y muy mal y
para el 95,7% era aceptable y buena. En cuanto a
diferencias por sexo, las hubo en la percepción de
su salud y calidad de vida (Tabla 3).
El 19% de los hombres reportó sufrir mucho estrés
en las últimas dos semanas, en tanto que en las
mujeres fue un 25%, al mismo tiempo que ellas
reportaron en un 33% que les había afectado en
su salud general
versus
el 16% de sus compañeros
varones; por otro lado, el 29% de ellas señalaron
que el malestar emocional les diFcultó mucho sus
actividades, mientras que en el caso de los varones
fue el 5% (Tabla 3).
Tabla 3. Porciento del total de la autopercepción de su salud y calidad de vida de acuerdo al sexo
VARIABLE
Sexo
Muy
buena y
buena
Regular
Mala
y muy
mala
P
%
%
%
Salud en los últimos 12 meses
Hombres
35,0
9,1
1,2
0,012
Mujeres
39,6
11,8
3,4
Salud actual comparada con el
trimestre anterior
Hombres
15,9
22,5
6,3
0,184
Mujeres
22,5
23,1
9,7
Calidad de vida en el presente
trimestre
Hombres
27,3
17,3
0,57
0,007
Mujeres
26,1
25,0
3,69
Fuente: elaboración propia con datos del estudio.
Respecto al trimestre que cursaban, se encontró
que a medida que los alumnos avanzaron de
trimestre, aumentó el estrés en las últimas dos
semanas: 12,8% de los del 1º trimestre, 26,3%
de los del quinto trimestre y 35% de los que
cursaban el trimestre 11º (p < 0,05); asimismo, su
percepción de que el malestar emocional les limitó
el realizar sus actividades cotidianas y de estudio
en el trimestre que cursaban fue para los de 1º en
un 1,5%, los de 5º en un 9,5% y para los del 11º en
un 10,5% (p < 0,05).
En la valoración que hicieron sobre su peso actual
e imagen corporal el 16% se ubicó como delgado
110
Norma Lara Flores, Yolanda Saldaña Balmori, Norma Fernández Vera, Héctor Javier Delgadillo Gutiérrez
o delgada, el 50% en peso normal, el 31% con
sobrepeso y el 3% con obesidad. No se observaron
diferencias por sexo y trimestre (p > 0,05).
Conductas de riesgo social y de salud
El 13% de la población reportó que nunca realiza
ejercicio físico, el 67,6% en forma ligera o
moderada y el 19,4% lo hace de forma intensa.
El 51,3% de los estudiantes ingería bebidas
alcohólicas una vez a la semana, el 6,7% lo hizo
por más de tres veces a la semana y el 42% no
consumía alcohol; un 12% señalaron sentirse
culpables por su manera de beber.
El 63% de los estudiantes entrevistados no fumaba
y el 14,5% de quienes tenían este hábito, lo hacía
diariamente. De estos fumadores cotidianos el
60,8% fueron hombres, el número de cigarrillos
que fumaban al día tuvo una moda de 4. La edad
de inicio en el fumar fue entre los 14 y los 19
años para el 65% de los encuestados. El 68,6%
de quienes fumaban deseaba dejar de hacerlo. El
44,5% opinó que la UAM-X debe ser un espacio
libre de humo de tabaco.
El 70,9% de los estudiantes indicó nunca haber
consumido alguna droga, el 25,7% alguna vez,
el 2,3% varias veces a la semana y el 1,1% todos
los días. El índice de riesgos acumulados tuvo
una media de 4,5 factores de riesgo por individuo,
siendo 5 la moda. No hubo diferencias por sexo ni
por el trimestre que estaban cursando.
Los hombres y las mujeres diFrieron en los
siguientes aspectos: el 50,3% de las mujeres no
realizaban ejercicio físico o lo hacían en forma
ligera, el 10,3% reportaron realizarlo de una manera
intensa; mientras que el 27,7% los hombres nada y
ligero y el 31,2% en forma intensa (p < 0,05).
Las diferencias por sexo se identiFcaron en el
consumo de alcohol, el fumar y el consumir otras
drogas, donde los hombres obtuvieron porcentajes
más altos (p < 0,05). No se observaron diferencias
de acuerdo al trimestre que cursan en los tres
aspectos mencionados.
El 63,4% de los estudiantes señalaron que tenían
actualmente vida sexual activa, el 40,4% inició
antes de los 17 años, el 38,4% entre los 18 y los 21
años y el 1,7% después de los 21 años. El 48% de
los que señalaron tener relaciones sexuales usaban
siempre condón. Entre las mujeres, menos de la
mitad, el 46% lo usaban siempre y lo mismo ocurre
entre los hombres con el 48%. No se observaron
diferencias por sexo ni por trimestre (p > 0,05).
Relaciones entre la satisfacción con sus
estudios, el entorno universitario y la
percepción de su salud actual, el grado
de malestar emocional y la calidad de
vida
Los estudiantes que estuvieron más satisfechos
con sus
estudios tuvieron mejores relaciones
con sus compañeros, valoraron la calidad de la
enseñanaza como buena y muy buena y usaron
más las instalaciones deportivas, tuvieron una
mejor percepción acerca de su calidad de vida.
El tener una buena relación con sus profesores se
asoció también con menor estrés (p < 0,05).
Asociaciones entre el malestar emocional
con el apoyo de sus compañeros, la salud
en el último mes y la calidad de vida, así
como esta última con las instalaciones
deportivas, la salud en el último mes y la
relación con sus compañeros
Se encontraron asociaciones signiFcativas entre
el malestar emocional con categoría moderada e
intensa y la percepción de su salud y su calidad de
vida, y hubo una mayor asocación entre el malestar
emocional con categoría intensa y el apoyo de
sus compañeros y la percepción de su calidad
de vida. Se encontraron también asociaciones,
tanto en la categoría mala como en la moderada
en la percepción de su salud en el último mes,
las instacions deportivas y la relación con sus
profesores. (Tabla 4).
111
Salud, calidad de vida y entorno universitario en estudiantes mexicanos de una universidad pública
Hacia la Promoción de la Salud, Volumen 20, No.2, julio - diciembre 2015, págs. 102 - 117
Tabla 4. Asociaciones observadas utilizando como variable dependiente el malestar emocional
con dos categorías: moderada e intensa con otras variables y la calidad de vida como variable
dependiente con dos categorías: mala y moderada y con otras variables
Z
p
MALESTAR EMOCIONAL
Categoría moderada
Apoyo de sus compañeros
-1,23
0,219
Salud en el último mes
-4,23
0,001
Calidad de vida
-3,73
0,0001
Categoría intenso
Apoyo de sus compañeros
-3,35
0,001
Salud en el último mes
-3,40
0,001
Calidad de vida
-5,63
0,0001
CALIDAD DE VIDA
Categoría mala
Salud en el último mes
-3,78
0,0001
Instalaciones deportivas
-2,31
0,021
Relación con sus profesores
-3,82
0,0001
Categoría moderada
Salud en el último mes
-6,40
0,0001
Instalaciones deportivas
-2,59
0,010
Relación con sus profesores
-4,31
0,0001
Fuente: elaboración propia con datos del estudio.
DISCUSIÓN
El objetivo fue describir cómo los estudiantes
perciben su salud y calidad de vida y si se
relacionan con género, trimestre que cursan, grado
de satisfacción con sus estudios y con el entorno
universitario.
Sobre las características de los estudiantes que
participaron en este estudio, forman parte de la
minoría que, en el conjunto de la juventud en
nuestro país, que comprende de los 17 a los 24 años
accede a la educación superior puesto que, según
los datos de la Organización para la Cooperación
y el Desarrollo Económico, son solo el 24% (19).
El estar inscritos y cursando su carrera no los
exenta del riesgo de la deserción. Los estudiantes
con ingresos familiares menores o iguales a MN
10.000 pesos mexicanos tuvieron una frecuencia
del 69% y esa misma proporción señaló que el
dinero con el que cuentan mensualmente para
sus gastos es insuFciente. Aunque se ha mostrado
que la deserción escolar a nivel universitario
es
un
fenómeno
complejo
que
no
depende
exclusivamente
de
la
situación
económica
(20), este aspecto puede jugar en contra de la
terminación de sus carreras si se liga a que más de
la mitad señaló que depende económicamente de
sus padres o familiares para pagar sus estudios, que
7 de cada 10 estudiantes son la primera generación
de universitarios en su familia y que solo 7 de
cada 100 contaban con una beca. También se
advierte que no son una población homogénea
en términos socioeconómicos ya que mientras un
grupo proviene de familias cuyos padres en un
14% apenas terminaron estudios de primaria y
las madres en un 18%, hay otro grupo, que tienen
padre (36,7%) y madre (28,8%) con estudios
universitarios. Se observó un comportamiento
inverso con el nivel de ingresos, donde el 69%
112
Norma Lara Flores, Yolanda Saldaña Balmori, Norma Fernández Vera, Héctor Javier Delgadillo Gutiérrez
reportaron hasta MN 10.000 pesos mensuales y
31% se ubicaron por encima de esta suma. En este
contexto, tiene sentido la recomendación de la OPS
para que las Universidades Promotoras de la Salud
generen estrategias basadas en el “reconocimiento
e imperativos del enfoque de los determinantes
sociales de la salud” (21), mismo que se sustenta en
identiFcar y contribuir a disminuir las inequidades
que producen perFles diferenciados de riesgos
sociales y de salud.
Al
observar
los
resultados,
cabe
analizarlos
usando dos de los elementos del modelo propuesto
por
algunos
autores
(22),
quienes
examinan
ciertos aspectos que los estudiantes enfrentan
en el ambiente universitario y que actúan como
facilitadores o como obstáculos para su bienestar
psicológico y su satisfacción con sus estudios. En
este estudio se buscó relacionarlos también con
sus percepciones de calidad de vida y salud.
Se identiFcaron como aspectos facilitadores: la
asistencia a clases de los estudiantes y el hecho de
que esta se mantuvo por encima del 79% desde el
primero al onceavo trimestres. La valoración de la
calidad de la enseñanza, el sentirse apoyados por
sus profesores y compañeros con opiniones que se
mantuvieron entre el 75% y el 80% como buenas
y muy buenas en los alumnos que cursaban los
trimestres: 1º, 5º, y 11º, se asociaron también con
las percepciones de buena calidad de vida en los
últimos tres meses, con menor grado de estrés y
malestar emocional, así como con la percepción
de su salud como buena y muy buena (p < 0,05).
Estos hallazgos coinciden con la propuesta de
Salanova et al. (23), que aFrman que los aspectos
facilitadores, además de generar compromiso e
identidad institucional (
engagement
), sensación
de autoeFcacia y satisfacción, contribuyen al
bienestar relacionado con los estudios.
Como obstáculos se observó que hubo una baja
utilización de los espacios deportivos y culturales
a pesar de que las opiniones sobre estos fueron
positivas tanto en la valoración de las instalaciones
como de la oferta de actividades. La tendencia
encontrada en nuestro país a nivel nacional, para
el grupo de jóvenes de 18 a 24 años identiFca a
un 52,6% con inactividad física en las mujeres
y un 31,5% en los hombres (24); en la UAM-X
se encontró un valor de inactividad física de
50,3% en las mujeres y 27,7% en los hombres. La
inactividad física no se relacionó con la valoración
de su imagen corporal (p > 0,5), aunque 4 de cada
10 estudiantes mujeres y 3 de cada 10 hombres se
consideraron gordos o demasiado gordos. Estos
datos concuerdan con otros estudios realizados en
estudiantes universitarios que indican que en una
alta proporción su estilo de vida es sedentario y el
porcentaje de sobrepeso y obesidad es del 37%, lo
cual está asociado a problemas emocionales (11,
12) y aumenta de manera importante su riesgo para
las enfermedades cardiovasculares, el síndrome
metabólico y los problemas emocionales (25-27).
La asistencia de los estudiantes a actividades
culturales ofrecidas por la Universidad fue muy
pobre, los hombres dijeron asistir siempre y casi
siempre en un 13,8%, y las mujeres en un 8,8%.
Algunos estudios al respecto, muestran que los
estudiantes maniFestan poco interés por asistir y
participar de la oferta cultural que les brinda el
ámbito universitario y que este aspecto requiere ser
analizado con profundidad, partiendo de un marco
teórico que ofrezca explicaciones plausibles (28).
En este sentido se ha propuesto que el consumo
cultural de los estudiantes está condicionado por
el papel que juega el capital cultural familiar
(29). Es importante señalar que en el caso de la
UAM-X, solo 3 de cada 10 estudiantes tuvieron
padres que habían cursado estudios universitarios
y que la mayoría son los primeros de su familia
en tener acceso a la educación superior. Algunos
autores destacan a los estilos de vida impuestos
por las modas y el hecho de que los jóvenes
preFeren
actividades
no
institucionalizadas
como son reunirse con amigos, ir a Festas y ver
televisión entre otras (30). La disponibilidad de
dinero para pagar las actividades culturales que
ofrece la UAM-X, no sería un impedimento ya
que son gratuitas, así que se requiere analizar el
113
Salud, calidad de vida y entorno universitario en estudiantes mexicanos de una universidad pública
Hacia la Promoción de la Salud, Volumen 20, No.2, julio - diciembre 2015, págs. 102 - 117
consumo cultural de los estudiantes ligado al uso
de su tiempo libre, a sus características sociales
y familiares y a sus trayectorias escolares para
identiFcar patrones diferenciados entre estos como
los sugiere De Garay (29).
Continuando con los obstáculos, las opiniones
relacionadas con las condiciones de las aulas y
laboratorios oscilaron entre muy buenas, para
los de reciente ingreso y regulares para los de
quinto y onceavo trimestres, lo mismo ocurrió
con las prácticas escolares fuera de la Universidad
y a pesar de que no se hicieron preguntas para
precisar cuáles fueron las deFciencias que los
alumnos encontraron, se debe profundizar en ellas
considerándolas como limitaciones que requieren
ser atendidas empleando estrategias cualitativas
para visualizar el enfoque de los involucrados
sobre qué condiciones del ambiente consideran
desfavorables para su bienestar y salud (31).
Al hablar de satisfacción se hace referencia al
grado en que esta se expresa en relación con la
carrera que cursan, con sus estudios y con la
calidad de la enseñanza recibida. En este estudio,
la mayoría de los alumnos dijeron que la carrera
que eligieron fue su primera opción; más del 80%
estuvieron satisfechos con sus estudios y con la
calidad de la enseñanza, no hubo diferencias entre
alumnos que cursaban primero, quinto y onceavo
trimestres (p > 0,05).
Los hallazgos de este estudio muestran que existen
condiciones favorables en la UAM-X que, sin
embargo, no son suFcientes para contrarrestar
algunos de los problemas y riesgos de salud
emocionales y físicos, que los estudiantes de esta
institución enfrentan y que son similares a los
documentados en estudios realizados en alumnos
de otras universidades (2, 10, 17), y con población
de su mismo grupo etario en México (7).
Destaca el hecho de que son las mujeres quienes
reportan más estrés y malestar emocional y que
estos problemas afectan sus actividades cotidianas
y de estudio, se percibieron con mayor proporción
de
sobrepeso
y
obesidad,
realizaban
menos
actividad física y usaban menos los espacios
deportivos, (p < 0,05). En el caso de los hombres,
el consumo de alcohol y el uso de otras drogas,
así como fumar, tuvo frecuencias más altas que
en las mujeres. En general, se puede decir que
los problemas de salud y los comportamientos de
riesgo se asocian al género.
En el caso de los adolescentes el género,
como categoría generadora de vínculos
identitarios, tiene una gran relevancia
por cuanto deFne las expectativas de un
individuo, sus oportunidades y roles y la
manera en cómo se perciben los riesgos y
se afrontan. (32)
Sin embargo, en este estudio se identiFcaron
también riesgos que los estudiantes, hombres y
mujeres comparten por igual, tal es el caso de que
cuidan poco su salud y de que tienen relaciones
sexuales sin protección, lo que ciertamente los
expone a enfermedades de transmisión sexual
y embarazos no deseados. Por ello, es necesario
no solo identiFcar los comportamientos de riesgo
sino
también
explorar
las
apreciaciones
que
los adolescentes y jóvenes tienen sobre estos y
cuáles son sus consecuencias con el objeto de que
participen ellos mismos en el diseño de estrategias
que pueden modiFcar su comportamiento (33).
CONCLUSIONES
Este
trabajo
permitió
observar
que
una
alta
proporción de los estudiantes que respondieron
el cuestionario valoró positivamente la oferta
educativa, deportiva y cultural de la Universidad,
la relación con sus profesores y compañeros, así
como la calidad académica de sus carreras lo cual
se tradujo en un alto grado de satisfacción con sus
estudios. Estos hallazgos sugieren que la UAM-X
ofrece un contexto favorable donde sus estudiantes
encuentran aspectos facilitadores que se asocian a
114
Norma Lara Flores, Yolanda Saldaña Balmori, Norma Fernández Vera, Héctor Javier Delgadillo Gutiérrez
una mejor salud y calidad de vida de acuerdo con
lo que ellos mismos percibieron. Sin embargo,
si
se
pretende
cumplir
con
los
lineamientos
propuestos por el Movimiento de Universidades
Promotoras de la Salud, deben analizarse con
mayor profundidad los obstáculos identiFcados
para que la Universidad genere líneas de acción
encaminadas a afrontarlos. Estas líneas tendrían
que realizarse por lo menos en tres vertientes:
1)
Reconocer
la
existencia
de
desigualdades
sociales
y
de
género,
entre
otras,
en
la
comunidad estudiantil. Para ello se requiere
abandonar el mito del estudiante universitario
como un tipo único y asumirlo como un sujeto
complejo en su diversidad y pluralidad. Este
enfoque debe estar presente en los diagnósticos
de salud y las acciones de promoción de salud
que deriven de estos.
2) Incorporar la perspectiva de los involucrados
no
solamente
estudiantes,
sino
también
profesores
y
trabajadores
para
visualizar
mejor los problemas y riesgos de salud que les
preocupan y las maneras en que ellos mismos
podrían proponer acciones para solucionarlos.
3) Priorizar las iniciativas de promoción de la
salud dirigidas a la Universidad como entorno,
es decir creando ambientes saludables, además
de aquellas que fomentan cambios de hábitos
de cada persona en particular.
Se requiere que la institución esté atenta a crear
políticas y líneas de acción y de vinculación de
sus propios programas y con otras instituciones.
Es
necesario
construir
permanentemente
respuestas acordes con los cambios sociales y
epidemiológicos que propician nuevos riesgos
de salud y la emergencia de condiciones de vida
y hábitos poco saludables entre los jóvenes y los
adultos que conforman su comunidad, para ello es
indispensable incluir el conocimiento y una visión
del contexto o ambiente en el proceso de construir
una Universidad Promotora de la Salud.
AGRADECIMIENTOS
Esta investigación se realizó por iniciativa y con
la participación de la Dra Adelita Sánchez ±lores
fallecida en febrero de 2013, cuyo compromiso,
entusiasmo
y
perseverancia
hicieron
posible
llevar a cabo no solo este estudio, sino también
darle sentido e identidad al Programa Universidad
Saludable
de
la
Universidad
Autónoma
Metropolitana-Xochimilco.
115
Salud, calidad de vida y entorno universitario en estudiantes mexicanos de una universidad pública
Hacia la Promoción de la Salud, Volumen 20, No.2, julio - diciembre 2015, págs. 102 - 117
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
1. Vio F, Lange I. Guía para universidades promotoras de la salud y otras instituciones de educación
superior [documento en Internet]. Santiago: Ministerio de Salud; 2006. [acceso 10 de julio de 2013].
2. Reig-Ferrer A, Cabrero G, Ferrer C, Richard M. La calidad de vida y el estado de salud de los
estudiantes universitarios [documento en Internet]. Universidad de Alicante, España; 2003. [acceso
11 de marzo de 2014]. Disponible en: http://www.biblioteca.org.ar/libros/88711.pdf
3. Red Iberoamericana de Universidades Promotoras de la Salud RIUPS. Declaración conmemorativa
de los diez años del Movimiento de Universidades Promotoras de la Salud en la Región de las
Américas (2003-2013. Aprobado en la III Asamblea General de la Red Iberoamericana de
Universidades Promotoras de la Salud (RIUPS) el 20 de marzo de 2013 en San Juan de Puerto
Rico en el marco del VI Congreso Internacional de Universidades Promotoras de la Salud [sitio
en Internet]. [acceso 7 de junio de 2015] Disponible en: http://www.fundadeps.org/Observatorio.
asp?codrecurso=570
4. Padilla A. El sistema modular de enseñanza: una alternativa curricular de educación superior
universitaria en México. Revista de Docencia Universitaria. 2012. 10(3): 71-98.
5. Organización Panamericana de la Salud. Estrategia y Plan Regional Sobre Adolescentes y Jóvenes
2010-2018. Washington D.C.: OPS [sitio en Internet]; 2010. [acceso 7 de junio de 2015] Disponible
en:
Adolescentes-y-Jovenes.pdf
6.
Secretaría de Desarrollo Social. Instituto Nacional de la Juventud (SEDESOL-INJUVE) Encuesta
Nacional de de la Juventud. México 2010. Capítulo Distrito Federal [sitio en Internet]. Marzo
2012. p.1-38. [acceso 5 de julio de 2015]. Disponible en: http://www.imjuventud.gob.mx/imgs/
uploads/5._ENJ_2010_-_DF_VF_Mzo_29_MAC.pdf
7.
Instituto Nacional de Estadística y Geografía. Censo de Población y vivienda 2010. México, un país
de jóvenes. Informativo Conociendo…nos Todos [sitio en Internet]. México; marzo 2011. [acceso
10 de septiembre de 2014]. Disponible en: http://www.inegi.org.mx/inegi/contenidos/espanol/
prensa/contenidos/Articulos/sociodemogra±cas/mexico-jovenes.pdf
8.
Consejo Nacional de Población (CONAPO). Proyecciones de población de México 2010-2050.
julio
de
2013.
Citado
por:
Instituto
Nacional de Estadística y Geografía. Estadísticas a propósito del Día Internacional de la Juventud.
Datos nacionales [sitio en Internet]. México; 2013. [acceso 10 de septiembre de 2014]. Disponible
9.
Castro ME, Llanes J. El coe±ciente de riesgo psicosocial como medida compleja para el monitoreo y
seguimiento de la vulnerabilidad psicosocial de poblaciones estudiantiles. Liberaddictus Cuadernos
de Prevención [revista en Internet] 2006 [acceso 15 de marzo de 2014]; 91: 1-7. Disponible en:
http://grupotellso.com/inepar/include/c_informacion/coe±ciente++.pdf
10.
Meda-Lara RM, de Santos-Ávila F, Lara-García B, Verdugo JC, Palomera A, Valadez MD.
Evaluación de la percepción de calidad de vida y el estilo de vida en estudiantes desde el contexto
de las Universidades. Promotoras de la Salud. Revista Educación y Desarrollo. 2008; 8: 5-16.
11.
Lazarevich I, Irigoyen E, Sokolova A, Delgadillo H. Violencia en el noviazgo y salud mental en
estudiantes universitarios mexicanos. Glob Health Promot. [revista en Internet] 2013 [acceso 3 de
octubre 2014]; 20(3):94-103. Disponible en: http://ped.sagepub.com/content/20/3/94
116
Norma Lara Flores, Yolanda Saldaña Balmori, Norma Fernández Vera, Héctor Javier Delgadillo Gutiérrez
12.
Lazarevich I, Irigoyen E, Velázquez C. Overweight, obesity and mental health among university
students. Nutr Hosp. 2013; 28(6):1891-1898.
13.
González D, Salinas A, Torre P, Mora F. Necesidades de salud sexual y reproductiva en estudiantes
de una universidad pública mexicana. Glob Health Promot [revista en internet] 2014 [acceso 3 de
octubre 2014]; 21(3): 69-79. Disponible en: http://ped.sagepub.com/content/21/3/68
14.
Videra-García A, Reigal-Garrido R. Autoconcepto físico, percepción de salud y satisfacción vital
en una muestra de adolescentes. Anal. Psicol. [revista en Internet] 2013 [acceso 6 de julio de 2015];
97282013000100017&lng=es
-
.
15. Secretaría de Salud. Desempeño de los Sistemas de Salud [documento en Internet]. México; 2002
[acceso 3 de octubre de 2014]. Disponible en: http://www.salud.gob.mx/unidades/evaluacion/
evaluacion/condiciones.pdf
16. Mikolajczyk RT, Brzoska P, Maier C, Ottova V, Meier S, Dudziak U, Ilieva S, El Ansari W.
. Factors
associated with self-rated health status in university students: a cross-sectional study in three
European countries. BMC Public Health [revista en Internet] 2008 [acceso 20 de marzo de 2012]; 8:
17. Lumbreras-Delgado I, Moctezuma-Ayala MG, Dosamantes-Carrasco L, Medina-Hernández MA,
Cervantes-Rodríguez M, López-Loyo MR. Estilo de vida y riesgos para la salud en estudiantes
universitarios: hallazgos para la prevención. Revista Digital Universitaria [revista en Internet] 2009
[acceso 3 de abril de 2012]; 10(2). Disponible en: http://www.revista.unam.mx/vol.10/num2/art12/
int12.htm
18. University of Minnesota-Twin Cities Students. 2013 Health and Health-Related Behaviors. 2013
Boynton Health Service. Methodology V [documento en Internet] 2013. [acceso 13 febrero de
2014].
Disponible
en:
CSHSReport_2013.pdf
19. Instituto Nacional de Estadística y Geografía. Estadísticas a propósito del Día Internacional de la
Juventud 12 de agosto [documento en Internet]. 2014. [acceso 10 de septiembre de 2014]. Disponible
en:
juventud0.pdf
20. OCDE. Nota país México. Panorama de la Educación 2014: Indicadores OCDE [documento en
Internet]. 2014. [acceso 3 de octubre de 2014]. Disponible en: http://www.oecd.org/edu/Mexico-
EAG2014-Country-Note-spanish.pdf
21. Rodríguez LJ, Hernández VJM. La deserción escolar universitaria en México. La experiencia de la
Universidad Autónoma Metropolitana Campus Iztapalapa. Actualidades Investigativas en educación
[revista en Internet] 2008 [acceso 12 de junio de 2014]; 8(1): 1-30. Disponible en: http://bit.ly/
yZKzB9
22. Comisión sobre Determinantes Sociales de la Salud. Subsanar las desigualdades en una generación:
Alcanzar la equidad sanitaria actuando sobre los determinantes sociales de la salud [documento en
Internet]. Ginebra: Organización Mundial de la Salud; 2008. [acceso 1 de junio de 2014]. Disponible
23. Salanova MS, Martínez IM, Bresó E, Llorens S, Grau R. Bienestar psicológico en estudiantes
universitarios: facilitadores y obstaculizadores del desempeño académico. Anales de Psicol. 2005;
21(1): 170-180.
117
Salud, calidad de vida y entorno universitario en estudiantes mexicanos de una universidad pública
Hacia la Promoción de la Salud, Volumen 20, No.2, julio - diciembre 2015, págs. 102 - 117
24. INEGI-CONADE. Estadísticas de práctica deportiva y ejercicio físico. Boletín de prensa 14/14
Aguascalientes [sitio en Internet]. México; enero 2014. [acceso 25 de enero de 2015]. Disponible
en:
Especiales/2014/Enero/comunica2.pdf
25. López BJ, González de Cossío MG, Rodríguez MC. Actividad física en estudiantes universitarios:
prevalencia, características y tendencia. Medicina Interna Mex. 2006; 22(3): 189-196.
26. Varela MT, Duarte C, Salazar IC, Lema LF, Tamayo JA. Actividad física y sedentarismo en jóvenes
universitarios de Colombia: prácticas, motivos y recursos para realizarlas. Colombia Médica.
2011; 42 (3): 269-277. [acceso 25 de enero de 2015]. Disponible en: http://www.bioline.org.br/
request?rc11049
27. Salazar C, Feu S, Vizuete Carrisoza M, de la Cruz-Sánchez E. IMC y actividad física de los
estudiantes de la Universidad de Colima. Rev Int Med Cienc Act Fís Deporte [revista en Internet]
2013 [acceso 3 de febrero de 2015]; 13(51): 569-584. Disponible en: http://cdeporte.rediris.es/
revista/revista51/artIMC405.htm
28. Flores-Gutiérrez MA, Cárdenas-Becerril L, Hernández-Díaz M, Román-Helga MF, Stadthagen-
Gómez A, González-Ramírez E. El consumo cultural de los estudiantes de la UAEMEX. Una
aproximación. Tiempo de Educar [revista en Internet] 2009 [acceso 28 de enero de 2015]; 10(20):
29. De Garay SA. Integración de los jóvenes en el sistema universitario. Prácticas sociales, académicas y
de consumo cultural. Barcelona-México: Ediciones Pomares-Universidad Autónoma Metropolitana
(Educación Superior en América Latina); 2004.
30. Molina A, Casillas MA, Colorado A, Ortega JC. Usos del tiempo y consumo cultural de los
estudiantes universitarios. 2012 México D.F. Dirección de Medios Editoriales. 231 p. Colección
Biblioteca de la Educación Superior.
31. Loewenson R, Laurell AC, Hogstedt C, D’Ambruoso L, Shroff Z. Investigación acción participativa
en sistemas de salud. Una guía de métodos. TARSC, AHPSR, WHO, IDRC Canada, EQUINET
[documento en Internet]. Harare; 2014. [acceso 10 de marzo de 2015]; 37-66. Disponible en: http://
www.equinetafrica.org/bibl/docs/Spanish%20PAR%20Reader%20March%202015%20for%20
web.pdf
32. Ramos P, Pasarín MI, Artazcoz L, Díez E, Juárez O, González I. Escuelas saludables y participativas:
evaluación de una estrategia de salud pública. Gac Sanit. 2013; 27(2): 104-110. [acceso 8 de
91112013000200002&lng=es
33.
Cabanach RG, Fariña F, Freire C, González P, del Mar-Ferradás M. Diferencias en el afrontamiento
del estrés en estudiantes universitarios hombres y mujeres. Eur J Educ Psychol [revista en
Internet] 2013 [acceso 22 de febrero de 2015]; 6(1): 19-32. Disponible en: http://www.redalyc.org/
pdf/1293/129327497002.pdf
logo_pie_uaemex.mx