Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
LA METÁFORA DEL NO-LUGAR
1
LUIS GUILLERMO JARAMILLO E.
2
JUAN CARLOS AGUIRRE G.
3
UNIVERSIDAD DEL CAUCA
Manizales, 2010-04-29 (Rev. 2010-05-25)
RESUMEN
El propósito del escrito consiste en explorar la metáfora levinasiana del no-lugar,
precisar sus sentidos y evaluar críticamente su pertinencia en el ámbito de las
reflexiones contemporáneas. Para ello, contextualizaremos la propuesta
levinasiana en torno al no-lugar, especialmente bajo los conceptos de
sensibilidad, proximidad e infinito; reconstruiremos algunas de las críticas de
Levinas a lo que denominamos: “filosofías del regreso a casa”; y, finalmente,
sugeriremos algunos aspectos en los cuales las tesis del filósofo judío podrían
hacerse pertinentes. Este último propósito lo acompañaremos con una
investigación social adelantada al respecto.
PALABRAS CLAVE
:
Infinito, proximidad, sensibilidad, (no) lugar, Otro.
THE NO-PLACE METAPHOR
ABSTRACT
The purpose of this writing is to explore the Levinasian no-place metaphor, in
order to clarify its meanings as well as to critically evaluate its pertinence under
the light of contemporary reflections. In order to do this, we will contextualize the
Levinasian proposal around the no-place, especially under the concepts of
sensitivity, proximity, and infinite; we will reconstruct some Levinas’s critiques
which we will call “philosophies of the coming back home”, and finally we will
suggest some aspects in which the Jew philosopher theses might be pertinent.
This last purpose will be accompanied by a social research carried out about this
issue.
Key words:
proximity, sensitivity, infinite, no-place, otherness.
INTRODUCCIÓN
Las preocupaciones sobre el lugar han ido adquiriendo mayor preponderancia en
los discursos académicos; pareciera que el privilegio que otrora tuvo el tiempo,
se estuviera desplazando hacia cuestiones acerca de reconfiguraciones
territoriales, diseños urbanísticos e, incluso, espacios virtuales, entre otras. Las
preguntas por el lugar agrupan disciplinas, en apariencia, disímiles, tales como la
Revista Luna Azul ISSN 1909-2474
No. 31, julio-diciembre 2010
© Universidad de Caldas
75
arquitectura, la antropología urbana, la sociología de los medios, la reflexión
medioambiental
4
. El interés por el lugar, sugiere la transición de una saturación
de consideraciones subjetivas hacia un suelo que posibilita todo encuentro y en
el cual se hunden las raíces más íntimas de toda subjetividad; en ese caso, en
tanto el lugar se convierte en potenciador y nutrición, la reflexión tendrá que virar
inexorablemente su mirada hacia el lugar; lo anterior, en vista de ver cómo:
las nuevas metáforas en términos de movilidad, la desterritorialización, el
desplazamiento, la diáspora, la migración, los viajes, el cruce de fronteras, la
nomadología, etc.- nos han hecho más conscientes de que la dinámica principal
de la cultura y la economía han sido alteradas significativamente por procesos
globales inéditos. (Escobar, 2000, p. 114).
Sin embargo, en este escrito proponemos otro modo de enfocar la cuestión del
lugar, tratando de mostrar cómo, con la modernidad, este concepto se ha
angostado a límites que lo constriñen y reducen a simple espacialidad o territorio
geográfico; por ello proponemos, basados en los trabajos del filósofo Emmanuel
Levinas, lo que hemos dado en llamar: la metáfora del no-lugar
5
.
Para llevar adelante nuestra pretensión, consideramos, en el primer apartado, el
origen de la metáfora del no-lugar a partir de la también metáfora de dos
personajes: Ulises y Abraham; la consideración de estos individuos –surgido de
la ficción literaria el primero, y de la “historia” bíblica el segundo–, nos permitirá
ubicar el planteamiento levinasiano como una salida sin retorno o no-lugar, lo
cual es una apuesta por la utopía (
ouk-topos
). En el segundo apartado,
explicitaremos en qué consiste este movimiento sin retorno, a la vez que,
expondremos la salida como una apertura al Otro en la responsabilidad de una
relación que evita a toda costa la total adecuación Mismo-Otro; en este sentido,
estableceremos algunos aspectos críticos de ciertas propuestas enraizadas en la
territorialidad, que desconocen la exigencia primera (an-árquica) de la no
indiferencia ante el rostro del Otro y, que en medio de la seducción por el lugar
(como localidad o ubicación geográfica), queda enredado en la seguridad de un
entorno familiar que tiende a desconocer lo extraño. En el apartado final y como
tercero, presentaremos algunos hallazgos de una investigación adelantada con
una comunidad indígena guambiana en el municipio de Silvia (Cauca); a partir de
tales hallazgos, mostraremos cómo el lugar no marca inexorablemente las
prácticas sociales, sino que son las prácticas sociales las que re-significan el
lugar, dotándolo de sentidos y trascendiendo, por ende, su topografía local.
1.
Ulises y Abraham
Ítaca
, el hermoso poema de Kavafis, atisba en sus versos no sólo la esencia del
alma homérica, sino la esencia misma de la aventura del conocimiento: el
hombre que sale de su tierra hacia distintos lugares, pensando siempre en
regresar, pues allí lo esperan sus paisajes, la mujer que lo ama y los que le son
familiares; satisfecho con sus experiencias, vuelve pleno a su casa con la
conciencia de héroe. De igual modo, el investigador se desplaza hacia múltiples
situaciones, intentando exprimir de ellas lo más relevante, ampliando el fardo de
sus conocimientos, haciendo suyo lo extraño, haciendo que después del camino
lo extraño se torne familiar. Dice el poeta:
Ten siempre a Ítaca en la memoria.
Llegar allí es tu meta.
Mas no apresures el viaje.
Revista Luna Azul ISSN 1909-2474
No. 31, julio-diciembre 2010
© Universidad de Caldas
revista.luna.azúl. 2010; 31:75-86
Mejor que se extienda largos años;
y en tu vejez arribes a la isla
con cuanto hayas ganado en el camino,
sin esperar que Ítaca te enriquezca. (Kavafis, 1998, p. 24)
Sin duda, la figura de Ulises jugó un papel importante en la descripción
levinasiana del pensamiento de Occidente, pensamiento que en una simulación
de salida va hacia lo extraño y lo tematiza en categorías previas, reduciendo su
rareza y volviéndolo familiar. En La
huella de lo otro
, Levinas plantea:
La filosofía occidental coincide con el desvelamiento de lo Otro en el que lo Otro,
al manifestarse como ser, pierde su alteridad. La filosofía está aquejada desde su
infancia de un horror a lo Otro que permanece Otro, de una insuperable alergia
[…] [La conciencia], que se encuentra a sí misma a través de sus aventuras,
volviendo así como Ulises quien, en su peregrinar, se encaminaba a su isla natal.
(2005, p. 269-270).
Obviamente, la condensación del pensamiento de Occidente a través de la figura
de Ulises, pese a su impactante riqueza metafórica, no satisfará los intereses
filosóficos de Levinas.
Frente a Ulises, Levinas levantará la figura de Abraham: “nos gustaría oponer al
mito de Ulises que retorna a Ítaca, la historia de Abraham, quien abandona para
siempre su patria por una tierra todavía desconocida y prohíbe a su sirviente
devolver a su hijo al punto de partida” (
Ibíd
., p. 273) –hemos modificado un poco
la traducción, atendiendo al original francés, con el fin de asegurar la claridad de
sentido–. Para Levinas, la actitud de Abraham será prototípica en la medida en
que sale de su tierra sin la intención de regresar y sin un lugar como certeza, ni
como meta (sólo como promesa). Abraham prefigura quien sale sin saber qué
encontrar, más aún, no encontrándolo después de todo; apertura total que recibe
sin acumular, ateniéndose a la originalidad de cada encuentro y sin la pretensión
de convertirlo en tema; exterioridad absoluta:
“movimiento de lo Mismo hacia lo
Otro que jamás retorna a lo Mismo”
(
Ibíd
., cursivas en el original).
Es importante resaltar que tanto Ulises como Abraham remiten a metáforas de
lugares: el primero, como lugar que cierra el círculo luego del periplo de la vida;
el segundo, lugar prometido y nunca pisado, lugar sin lugar, utopía. Ambos fines
(retorno y salida motivada por el deseo) marcan las relaciones que se han tejido
y se tejen cotidianamente, así como las actitudes frente a ellas. En el contexto de
la figura de Abraham, Levinas enmarca sus principales tesis en relación con el
Otro (siempre que se use la palabra ‘otro’ con mayúscula, nos estaremos
remitiendo al término francés
Autrui
, es decir, remitiremos al Otro como prójimo),
desvaneciendo un poco su referencia al lugar y resaltando aspectos como la
sensibilidad, la proximidad y lo infinito. Es en este sentido en el que
presentaremos las tesis levinasianas del no-lugar, donde el lugar pasa a un plano
posterior, dando prioridad al encuentro ínter-humanos.
En vista de que los siguientes apartados explorarán la metáfora del no-lugar, es
preciso hacer una salvedad al respecto: en ningún momento Levinas riñe con la
tesis del lugar; más aún, en sus obras de madurez lo reitera
6
; esta precisión es
importante para que se eviten dos dificultades: a) considerar el pensamiento de
Levinas como desencarnado, desenraizado o, simplemente, idealista; b) suprimir
la pertinencia del autor en discusiones en torno al lugar, alegando su constante
apelación a la trascendencia, al salir de… Es necesario aclarar, sin embargo, que
en las obras que denominamos maduras (
Totalidad e Infinito, De otro modo que
ser o más allá de la esencia, De Dios que viene a la idea
), se refleja una tensión
Revista Luna Azul ISSN 1909-2474
No. 31, julio-diciembre 2010
© Universidad de Caldas
77
interesante con respecto al lugar, lo que haría sospechar que en Levinas existe
una especie de detrimento del lugar en pro del encuentro con el Otro.
Para conjurar esta sospecha, apelamos a las tesis de Joëlle Hansel (2002): la
concepción levinasiana de lugar (
place
) es distinta en sus primeros escritos de la
década del 30, con relación a los escritos posteriores a 1950. En
Sobre la
evasión y De la existencia al existente
, Levinas tiene como imperativo el análisis
de la “salida del Ser”, siendo así que las relaciones con el Otro permanecen
secundarias; según Hansel, “la afirmación de la subjetividad poco a poco fue
emergiendo como el camino real. Desde entonces, el ser humano es primero que
todo sí mismo y para sí mismo, imprimiendo a la existencia una marca personal y
afirmándose a sí mismo como un existente, posicionándose como sujeto”. En
este caso, sujeto no significa un espíritu puro, sino un existente y, por tanto, está
“aquí” en un lugar específico definido; por consiguiente, la localización no es sólo
subjetiva, sino que constituye “la subjetivación del sujeto”. Puede verse cómo la
localización de la subjetividad juega un rol primordial en estos escritos de
juventud.
Podríamos concluir esta breve aproximación al concepto de lugar, en los
primeros escritos de Levinas, recurriendo a la siguiente afirmación de Hansel
(2002):
Mientras asignamos al término “aquí” los atributos del origen, de ningún modo
Levinas lo ve como un estado primitivo, sino como la “base” o “condición” sin la
cual no puede surgir la conciencia. Pese a lo etéreo que esto pueda sonar,
Levinas nunca se separa del “aquí”; nuestros cuerpos testifican la localización del
pensamiento. De este modo, como lo advierte Levinas con un toque de humor: la
conciencia es precisamente el hecho que la afirmación impersonal e
ininterrumpida de las “verdades eternas” puede llegar a ser simplemente un
pensamiento, “puede […] comenzar o terminar en una cabeza”. En otras
palabras, en vez de flotar libremente en los aires, como a menudo se le acusa, el
pensamiento está localizado en algún lugar, en una cabeza e, incluso, en un
cuerpo.
Hechas las anteriores precisiones, pasamos a considerar la propuesta del no-
lugar expuesta por el filósofo Emmanuel Levinas.
2. Movimiento sin retorno
En una breve disputa contra el cristianismo y a favor del judaísmo, Levinas
recoge la tensión entre la preferencia por el lugar y la responsabilidad por el Otro.
Reforzando lo expuesto por Hansel, aunque ya adoptando un tinte de reproche,
toma distancia para resignificar la relación con el lugar a partir del Otro que es
quien inaugura mi conciencia:
¿Qué es el individuo –el individuo solitario–, sino un árbol que crece sin
preocuparse por todo lo que suprime y rompe, que acapara el alimento, el aire y
el sol, un ser plenamente justificado en su naturaleza y en su ser? ¿Qué es un
individuo sino un usurpador? ¿Qué significa el advenimiento de la conciencia –y
el primer destello del espíritu incluso–, sino el descubrimiento de los cadáveres a
mi lado y mi espanto por existir asesinando? Atención a los otros y,
consecuentemente, posibilidad de contarme entre ellos, de juzgarme: la
conciencia es la justicia. (Levinas, 2004a, p. 130)
Revista Luna Azul ISSN 1909-2474
No. 31, julio-diciembre 2010
© Universidad de Caldas
revista.luna.azúl. 2010; 31:75-86
Se percibe aquí una doble actitud con respecto al lugar: a) la actitud egoísta en la
que todo lo exterior se puede reducir a esquemas de mismidad y, por tanto, el
lugar no es más que el disfrute de mi gozo; y, b) la actitud de justicia, en la cual
se acepta el reto del aquí, sin ningún intento de escape supraterrenal,
anacorético o teórico, sino estando entre los otros que me juzgan y a los cuales
debo responder.
Podría decirse, entonces, que la preocupación por el lugar pasa en Levinas a un
segundo plano, y se torna urgente la relación con el Otro. Para Levinas, la
relación con el otro como absolutamente Otro se plantea como un viaje sin
retorno, salida de sí que persigue un no-regreso o retorno a casa, a fin de
mantenerse en la incomodidad permanente de un pensamiento que desborda en
todo momento la alienación y tranquilidad de encontrarse en un puerto seguro.
La relación del Mismo con el Otro como absoluto, es la in-comodidad constante
asistida por un Deseo insaciable de sentir al Otro en una relación inaprensible,
pero de la que es imposible soltarse. En tal sentido, acercarse al pensamiento de
Levinas supone también una in-comodidad, un no-lugar, un escribir des-
territorializado que nos expulsa a un
afuera
de lo familiar al que, por lo general,
nunca regresamos; o, lo que es lo mismo, implica localizarnos más allá de los
espacios limítrofes que traicionan, en todo momento, la añoranza de caer en las
certezas de la comodidad lógica, de un “
aquí
” que asegura y alinea
coherentemente toda idea (por brillante que sea) a un concepto dicho. El afuera
del
aquí
comportará, entonces, el esfuerzo por ver lo que para Levinas es la
casa, y con ella el lugar que ocupa el mundo en el pensamiento, lo que involucra
más que el mero sentir un ambiente, el habitar un espacio y el relacionarse con
Otro. De este modo, se hace necesario hacer una breve referencia a conceptos
focales como sensibilidad, proximidad e infinito, obviamente leyéndolos desde la
perspectiva del (no) lugar.
Para Levinas, la sensibilidad no consiste en ser tocado o en tener cierto grado de
conciencia al momento de habitar un lugar; es, más bien, darse a la posesión que
nos funda a partir de un suelo que nos sostiene sin entender que lo que nos
sostiene es el suelo mismo. De este modo, “la tierra que me sostiene, me
sostiene sin que yo me inquiete por saber qué es lo que sostiene a la tierra.”
(Levinas, 1977, p. 156). El mundo en el que vivimos es lugar de contentamiento a
partir del vasto campo que se nos ofrece, no como posesión sino como gozo; el
lugar, entendido en este caso como mundo, es
un para mí
que excede la
representación; es decir, somos en el mundo en tanto nos
mantenemos
en un
lugar que nos precede y alimenta, precisamente, para
sentirnos
absolutos en él.
Esta manu-tención, va más allá de un pensar que adecua el lugar como ente;
pues “el trozo de tierra que [nos] sostiene, no es solamente [nuestro] objeto:
sostiene [nuestra] experiencia del objeto. Los lugares pisados no [nos] resisten,
sino que [nos] sostienen (
Ibíd
.).
Ahora bien, en la experiencia del sostenimiento, más mediada por nuestra
sensibilidad que por nuestra conciencia, si bien ancla al individuo a un suelo,
también se transforma en el lugar en el que se da todo encuentro; para ello,
Levinas desafía la concepción física moderna de espacio y entroniza el
encuentro entre humanos:
¿será acaso la proximidad una cierta medida de intervalos trazados entre dos
puntos o dos sectores del espacio, cuya contigüidad e incluso la coincidencia
señalarían el límite? Pero en este caso el término de proximidad tendría un
sentido relativo y dentro del espacio inhabitado de la geometría euclidiana un
sentido prestado. Su sentido absoluto y propio supone la “humanidad”. (Levinas,
1987, p. 141)
Revista Luna Azul ISSN 1909-2474
No. 31, julio-diciembre 2010
© Universidad de Caldas
79
A diferencia de las concepciones clásicas, para quienes el espacio es plano
sobre el que se desarrolla toda relación, Levinas plantea que la homogeneidad
de tal espacio físico en el que un cuerpo está al lado de otro, o detrás de él, o en
frente, no se impone como un a priori a la conciencia, sino que previas a él se
hallan las motivaciones de la proximidad.
Mientras las concepciones del lugar como impasibilidad geométrica y física se
dedican a presentarlo como el
dónde
en el que transcurren los encuentros,
Levinas afirma con vehemencia la proximidad como no-lugar:
La proximidad no es un estado, un reposo, sino que es precisamente inquietud,
no-lugar, fuera del lugar del reposo que perturba la calma de la no-localización
del ser que se torna reposo en un lugar; por tanto, siempre proximidad de un
modo insuficiente, como un apretón. (
Ibíd
., p. 142).
De este modo, frente al lugar-espacio, Levinas antepone una an-arquía, un no
comienzo en el lugar: la incomodidad del no-lugar, perturbación de mi calma ante
la presencia del Otro al cual respondo en la justicia; Otro que no se agota en un
significado –pues es un infinito–, sino que en el encuentro significa significando
7
.
Tanto sensibilidad como proximidad remiten, en Levinas, a una categoría
superior: Infinito. Si la sensibilidad trasciende el roce y la caricia y supera todo
enraizamiento; si la proximidad no se ciñe al plano geométrico, sino que lo
constituye en el anárquico cara-a-cara, ambas –sensibilidad y proximidad– dan
cuenta de un lugar no-lugar (
ouk-topos
), de un más allá, de un infinito. Es claro
que el arraigo a un suelo (llámese patria, resguardo, casa) ha sido la tentación
del pensamiento de la totalidad. En el lugar (entendido como sistema) se
demarcan y limitan las relaciones reales y posibles. En tal sentido, el encuentro
con el otro queda reducido a la topografía; es ésta la que determina todo
encuentro. En la metáfora levinasiana del no-lugar, se cuestiona la preeminencia
de la totalidad y se proclama la gloria de lo Infinito.
Aunque el concepto Infinito en Levinas contiene un profundo sentido filosófico
(Levinas entabla estrecho diálogo con Descartes en este aspecto), basta decir
que el resquebrajamiento de la totalidad acaece por el “resplandor de la
exterioridad o de la trascendencia en el rostro del otro” (Levinas, 1977, p. 51). A
renglón seguido agrega Levinas: “el concepto de esta trascendencia,
rigurosamente desarrollado, se expresa con el término infinito” (
Ibíd
.). Significa
esto que anterior a cualquier reflexión sobre el lugar, se encuentra la relación
cara-a-cara con el Otro, quien no queda circunscrito a los lazos de co-
terraneidad, sino que trasciende todo encuadre geográfico, toda tematización,
pues, en tanto infinito, siempre permanece exterior al pensamiento
8
.
¿Significa esto que para Levinas el lugar es innecesario? Obviamente, no. Lo
que intenta Levinas es descentrar el interés por el lugar y entronizar la relación
con lo infinito, previa a cualquier habitar; por tal motivo, sensibilidad y proximidad
adoptan nuevas perspectivas pues la relación con lo infinito tiene que darse de
otro modo que en términos de experiencia objetiva. En este sentido, más que
privilegiar la figura del habitante, Levinas reivindica la figura del errante, del
nómada
9
(recordemos a Abraham) y, más precisamente, la figura del extranjero:
otro absolutamente distinto de mí, que rompe la comodidad de mi casa y mi
territorio y me exige respuesta. En la filosofía del lugar, el extranjero tendría que
comportarse según los usos (“A donde fuere haz lo que vieres”); en la filosofía
del no-lugar, el extranjero demanda mi responsabilidad, me exige respuesta. Más
que un imperativo de familiaridad o ciudadanía, el Otro demanda un imperativo
ético del cual no puedo sustraerme.
Revista Luna Azul ISSN 1909-2474
No. 31, julio-diciembre 2010
© Universidad de Caldas
revista.luna.azúl. 2010; 31:75-86
Ahora bien: ¿qué podemos extraer de las consideraciones levinasianas en torno
a la proximidad, la sensibilidad y el infinito con miras a aclarar la metáfora del no-
lugar?
En primer lugar, es preciso confrontar las tesis de Levinas con algunos
planteamientos de Heidegger, considerado por algunos como el filósofo del
“regreso a casa” y, en ese sentido, filósofo del lugar. Para Heidegger, el ser
existe en tanto es labrador y constructor en la unidad de un espacio; lugar para
cultivar y para establecer una relación con el otro en el que se erige la
sedentarización de los pueblos como poseedores y edificadores de la tierra; por
tanto, mediante la posesión del lugar, el sujeto no sólo pasa a apropiarse de lo
suyo –en lo de sí¬– sino también del otro como sirviente con lo cual ya no sólo se
labra la tierra sino también la esclavitud. Considerar el mundo como posesión es
hacer extensiva la posesión del otro; ontología que violenta, pues en nombre de
la naturaleza se reclama el derecho a la propiedad privada, el dominio y la
invasión certificada para pasar por la humanidad impersonal y sin rostro del Otro.
En este sentido, no se nos hace extraño cómo una tierra ofrecida para el gozo y
deleite del humano, sea trazada por fronteras mapeadas por cartógrafos que
precisan hasta dónde es posible ingresar o no en un determinado territorio; el
suelo pasa a ser centro de poder y hegemonía que ya no se da como deleite sino
como valor, sustentando la opresión y eternizando la guerra entre los pueblos por
una franja de tierra que simboliza una patria. El retorno a casa es el retorno de la
finitud, considera el lugar como centro desde donde proceden las seguridades
que invisibilizan la humanidad del otro. Levinas, aludiendo a Heidegger y los
heideggerianos, sostiene que éstos aún consideran que “los hombres lo habrían
perdido [el mundo] y no conocerían más que la materia que está frente a ellos,
objetada
, en cierto sentido, a su libertad. No conocerían más que
objetos
(Levinas 2004b, p. 290). Aún pervive el pensamiento de un regreso que intenta
recuperar lo perdido de la casa, o lo no visto como extraño, debido a la obviedad
del estar pegado materialmente a los objetos; esta filosofía reduce al hombre a
su mínima expresión. Para Botero (2004), Heidegger:
fue un espíritu atormentado, un provinciano enraizado profundamente en el sur
de Alemania, en cuya geografía los fantasmas de la mística jugaron siempre, en
distintas formas, un papel en su vida (…) para él, el mundo es un fenómeno de
conocimiento, mientras que la tierra es un valor sensitivo intelectual. (p. 108)
En segundo lugar, podemos resaltar que gran parte de las tesis sostenidas por
Heidegger y los heideggerianos ha entrado de moda en la época actual, en la
que algunos círculos académicos consideran lo nativo como exótico y original,
como exclusividad de lo étnico –llámese indígena, afrodescendiente o mestizo–,
discursos que adornan las comunidades con los encantos de la tierra; nuevo
descubrir de la naturaleza en la que el hombre rural siempre ha estado en casa,
unido a su terruño (Jaramillo & Aguirre, 2009). Estas experiencias hacen ver al
hombre como agrícola y protector del medio ambiente; campesino cuidador de la
tierra que descubre su “verdadera existencia” a través del mito de la naturaleza
misma. En su verdad local, este hombre ya no necesitará argumentos lógicos
fundados en sistemas científicos, para él será suficiente habitar el lugar. Posición
un tanto sensualista, pues asume el retorno al lugar como ese privilegio “original”
que le diferencia del extranjero, del foráneo que nada tiene que ver con él porque
no pertenece a su comunidad; emerge, desde esta perspectiva, un proceso de
autoexclusión en el forcejeo de sentir al otro como invasor, en tanto no hace
parte del clan o ambiente al que se pertenece; proceso auto-excluyente que
desconoce al ser humano como alguien que es mucho más que superstición del
lugar. Lo anterior, ha originado que se privilegie al hombre del campo como
Revista Luna Azul ISSN 1909-2474
No. 31, julio-diciembre 2010
© Universidad de Caldas
81
sujeto ancestral, que posee ya no conocimientos sino saberes –no es gratuita la
frase ‘diálogo de saberes’ que ha pasado a ser un cliché de nuestro tiempo–;
trampa que resalta Santiago Castro-Gómez (2005) a través del excesivo interés
de las grandes multinacionales farmacéuticas, por lo ancestral y lo milenario de
carácter curativo.
En conclusión, Levinas reconoce el valor de la tierra y la forma como nos
acercamos a ella, en tanto es en sí misma fuente de valor y reflexión de la vida
como posibilidad de servicio a los demás; poder significar lo que somos en
nuestra altura humana y concebir al Otro en su real alteridad, no exótico ni
extraño, sino como absoluto-crítico; ser extraño que al estar en su lugar, salta de
él para abrirse al Otro sin los roles tipificadores de una conciencia abarcadora
(Jaramillo & Aguirre, 2009). Contrario del volver a casa, lo que nos asiste es la
metáfora de un no-lugar en nuestro propio lugar, de un pensamiento crítico-
situado que nos hace vivir fuera del exotismo y la tiranía del habitar campesino.
3. El no-lugar desde la práctica investigativa: el territorio jugado
A continuación, presentamos una investigación que sugiere cómo el no-lugar
deja de ser una abstracción teórica para convertirse en posibilidades de
enunciación, donde sus actores sociales, antes que enraizarse en un espacio
geo-cultural o región, salen de él para otorgar sentidos que desbordan el
romanticismo del habitar en casa. Para tal fin, referenciamos un estudio realizado
por Erazo, Tumiñá & Jaramillo (2008) denominado
Los territorios del juego y los
juegos del territorio
10
, el cual se hizo con indígenas en el resguardo indígena de
Guambía (Silvia, Cauca), investigación que expone en una de sus categorías:
El
territorio jugado
.
Investigación que evidencia los distintos usos que hacen
los Guambianos de su entorno natural a través del juego.
En el estudio se comprendió que en la naturaleza los objetos no son cosas
inertes o carentes de vida; por el contrario, son creación vital donde la naturaleza
cobra sentido. En el territorio los accidentes naturales son posibilidades para que
sus habitantes (indígenas) re-creen el lugar; la misma naturaleza propició que los
campos no se circunscriban a una cancha deportiva ni a un parque de “juegos”
tal y como lo expresó un taita:
“antes en los altos [lomas] casi no había campo de
juego entonces así, donde hay cualquier espacio como limpio, entonces ahí es
donde ponen a jugar”
(FP/4-4:1). En este sentido, el espacio no delimita el juego,
es precisamente el juego el que recrea el territorio y lo construye como lugar–no
lugar.
Para los Guambianos, se juega cogiendo leña, se sube cuestas, se trae agua;
trayectos propiciados por el oficio, donde el territorio es adaptado ya no a las
necesidades de una tarea, sino a los infinitos deseos del jugar; para ellos:
traer leña era como un juego. Cuando llevamos algo pesado es difícil pero era
como juego, porque al lado de eso encontrábamos con la naturaleza, por
ejemplo, nos encontrábamos con los nidos de los pájaros y parábamos y
jugábamos de que esto es nido esto lo de otro y así […] entonces eso era feliz,
pasábamos muy contentos cuando niño
(BM/2-2:3. En: Erazo, Tumiñá &
Jaramillo, 2008)
En este sentido, los territorios no sólo son fuente de producción y sustento
comunitario, ni lugares para ser habitados y modificados culturalmente; ellos son
Revista Luna Azul ISSN 1909-2474
No. 31, julio-diciembre 2010
© Universidad de Caldas
revista.luna.azúl. 2010; 31:75-86
campo de juego cuyos elementos constitutivos (lomas, ríos y árboles) pasan a
ser “juguetes” y lo producido por esos elementos (frutos y miel)
Las Delicias
degustadas gracias a un juego saborizado.
En este estudio, llamó la atención a los investigadores cómo los mismos juegos
pueden dar nombre a un territorio por la actividad lúdica que allí se ejerce; un
taita (AD) contó la historia de la vereda Las Delicias, la que lleva su nombre por
la riqueza de los frutos que se producen: mora, carirrocio, uvillas, cerote y
demás.
[…] bueno, en esa hora en Las Delicias a lado de allí de Las Delicias habían
cubillos, habían oca, habían cerotes, habían moras, todas esas moras cuando a
nosotros nos mandaban a traer, cuando llegamos nos hicieron machacar en una
batea grande y allí se raspaba la panela y se machacaba bien machacadito, acá
los niños le daban una cucharadita pequeñita y al saborear le decían qué
sentían, usted cómo lo siente, como le parece, es bueno o es un sabor diferente
entonces es bien sabroso deme más, deme más, y desde allí se puso Las
Delicias […] En esa hora antes Las Delicias se decían Tre Wampik, Tre es sal y
Wampik no habían cercos sino que todo es comunidad.
(AD/1-3:3. En: Erazo,
Tumiñá & Jaramillo, 2008)
Antes la vereda poseía otro nombre:
Tre Wampik
, pero fue precisamente la
actividad de coger frutas la que originó el cambio de nombre. De este modo, fue
la actividad jugada la que hizo que los sujetos pudieran nombrar a sus contextos;
es decir, crear su mundo a partir de una practicidad-jugada. Lo anterior permitió
comprender que “a diferencia de lo que tradicionalmente se cree: que el signo
nos lleva a la significación, es la significación la que hace posible todo signo”
(Aguirre & Jaramillo, 2006: 15).
Tre Wampik
, ya no significa el sitio sin cercos
donde el ganado bebe sal; ahora, a partir de lo encontrado en el propio territorio,
se le denomina Las Delicias, y esto gracias a las diferentes posibilidades que la
actividad propicia en la recolección y consumo de sus frutos, así como el poder
llevarlos a casa para su preparación.
Por tanto, la vereda es nombrada por un pensamiento situado que asigna otro
significado a lo encontrado, pues el fruto coge sabor con el juego, ambos –juego
y fruto– se machacan en una batea y se les raspa panela para ser probados y
contagiados de “Las Delicias” que brinda la tierra. Significación que responde a
procesos propios de un
interaccionismo simbólico
, en tanto los actores sociales
atribuyen sentidos a su mundo, a sus relaciones interpersonales y a sí mismos a
través de acción social que ejercen y al sentido común crítico de ver y sentir su
contexto:
“En esos tiempos uno recolectaba muchas frutas como es la mora, los
arrayanes y comíamos de esto en el campo abierto y también se llevaba para la
casa y lo preparaban, todo es la actividad de la familia es reflejado en el juego”
(ST/7:15-2. En: Erazo, Tumiñá & Jaramillo, 2008).
Es en familia que se aprueba, prueba y disfruta del fruto que se coge; es en la
acción-jugada que se invita a dis-frutar con otros, a probar sabores; se crean
juegos que comprometen los sentidos de los sentidos, ya que no sólo se juega a
cosechar los frutos que se consumen en el acto, también se juega cuando estos
se llevan para la casa y se preparan gracias a una mezcla que integra sentidos y
sabores y que dan como resultado un producto matizado por el juego.
En medio de la interacción y construcción recíproca circulan sentidos, creencias,
mitos y saberes que se objetivan a través de una racionalidad dialógica
expresada en conocimientos y saberes significados socialmente que hacen parte
de la tradición y la historia (Jaramillo, 2006). Racionalidad representada en el
Revista Luna Azul ISSN 1909-2474
No. 31, julio-diciembre 2010
© Universidad de Caldas
83
lenguaje, en el entendimiento intersubjetivo, en la construcción de prácticas
sociales que cambian y se renuevan con el tiempo. Más que poseer un
conocimiento para la supervivencia funcional, se cuece un conocimiento
sazonado en el gusto por saber y compartir; por ordenar desde la existencia
misma y la convivencia con el otro en la construcción de territorio.
El territorio pasa a ser entonces es ese escenario de aprendizaje y formación de
los Misak
(guambianos); un territorio que se mueve entre la tangibilidad y la
intangibilidad gracias a la acción recurrente del Juego. Un árbol, una loma, una
parcela, un río, un fogón, una casa o un patio, son lugares que movilizan un
cuerpo territorial; un cuerpo que se deja seducir por el aroma seductor del juego;
territorio copartidario de juguetes infinitos: una pala que enseña jugadamente a
trabajar como los “grandes”, un árbol de brazos enormes que soportan el trajinar
de los niños-niñas cuando pasan de tronco en tronco degustando los frutos y
disfrutando de un paisaje.
BIBLIOGRAFÍA
Aguirre, J. y Jaramillo, L. (2006). El Otro en Levinas: una salida a la
encrucijada sujeto-objeto y su pertinencia en las Ciencias Sociales.
Revista
Latinoamericana de Ciencias Sociales, Niñez y Juventud
, 4 (2): pp. 47-72.
Botero, Darío. (2004).
Martin Heidegger: La filosofía del regreso a casa
.
Bogotá:
Buena
Semilla.
Castro-Gómez, Santiago. (2005).
La poscolonialidad explicada a los niños
.
Popayán:
Universidad
del
Cauca
/
Instituto
Pensar.
Erazo, E.; Tumiña, E. y Jaramillo, L. (2008).
Los territorios del juego y los
juegos del territorio
. Trabajo de Grado, Programa de Educación Física, Facultad
de Ciencias Naturales Exactas y de la Educación, Universidad del Cauca.
Escobar, A. (2000). El lugar de la naturaleza y la naturaleza del lugar:
¿Globalización o Postdesarrollo? En E. Lander (ed.).
La colonialidad del saber:
eurocentrismo y ciencias sociales perspectivas latinoamericanas
. Buenos Aires:
CLACSO.
Hansel, Jöelle. (2002). Hic et nunc: Place and Subjectivity in Emmanuel
Levinas’ First Works. En
International Conference “Levinas in Jerusalem.
Philosophical Interpretations and Religious Perspectives”
, Jerusalem, The
Hebrew
University,
May
20-23.
Texto
electrónico
disponible
en:
Howitt, R. (2002). Scale and the other: Levinas and geography.
Geoforum
, 33:
299-313.
Jaramillo, L. (2006). Los hilos rotos por el trópico. En Aristizábal, M. y Álvarez,
L. (eds.).
¿Recorre la civilización el mismo camino del sol?
Popayán: Universidad
del
Cauca.
• Jaramillo, Luis y Aguirre, Juan. (2010 en Prensa).
El no-lugar de los Sentidos
.
Revista Estudios Pedagógicos. Facultad de Filosofía y Humanidades.
Universidad
Austral
de
Chile.
• Kavafis,
Konstantinos.
(1998).
56
poemas
.
Madrid:
Mondadori.
• Levinas, Emmanuel. (1977).
Totalidad e Infinito; ensayo sobre la exterioridad
.
Salamanca:
Sígueme.
________. (1987).
De otro modo que ser o más allá de la esencia
. Salamanca:
Sígueme.
• ________.
(1995).
De Dios que viene a la idea
. Madrid: Caparrós.
________.
(1999).
De
la
evasión
.
Madrid:
Arena
Libros.
• ________.
(2000).
De la existencia al existente
. Madrid: Arena Libros.
________. (2004a). El lugar y la utopía. En Levinas, Emmanuel.
Difícil
Revista Luna Azul ISSN 1909-2474
No. 31, julio-diciembre 2010
© Universidad de Caldas
revista.luna.azúl. 2010; 31:75-86
Libertad: ensayos sobre el judaísmo
. 2 ed. Madrid: Caparrós. p. 129-132.
________. (2004b). Heidegger, Gagarin y nosotros. En Levinas, Emmanuel.
Difícil Libertad: ensayos sobre el judaísmo
. 2 ed. Madrid: Caparrós. p. 289-292.
________. (2005). La huella de lo otro. En Levinas, Emmanuel.
Descubriendo
la
existencia
con
Husserl
y
Heidegger
.
Madrid:
Síntesis.
Maffesoli, Michel. (2004).
El nomadismo: vagabundeos iniciáticos
. México:
Fondo
de
Cultura
Económica.
Murcia, N. y Jaramillo, L. (2008).
Investigación cualitativa: la
complementariedad
.
Armenia:
Kinesis.
Seamon, D. y Sowers, J. (2009). Existentialism / Existencial Geography. En
Kitchen, R. y Thrift, N. (eds.).
International Encyclopedia of Human Geography
, 3:
666-671.
Turner, P. y Turner, S. (2003). Two Phenomenological Studies of Place. En
O’Neil, E. Palanque, P. y Johnson, P. (eds.).
People and Computers XVII –
Designing for Society
. Londres: Springer.
1. El presente texto hace parte de las reflexiones adelantadas en el grupo de
investigación Fenomenología y Ciencia.
2. Doctor en Educación - Ciencias Humanas y Sociales, Universidad de Trás-os-
Montes (Portugal). Docente de la Universidad del Cauca – Colombia. E-mail:
ljaramillo@unicauca.edu.co
3. Magíster en Filosofía, Universidad de Caldas. Docente de la Universidad del
Cauca – Colombia. E-mail:
jcaguirre@unicauca.edu.co
4. Algunos de estos esfuerzos, desde el ámbito fenomenológico, podrían ser:
Turner & Turner (2003) donde se refuta la idea de que los estudios
fenomenológicos sobre el lugar parecen, a primera vista, desconectados de la
interacción computador-humano; a su vez, demuestran cómo las descripciones
de lugares reales coinciden con las descripciones de lugares virtuales. Seamon &
Sowers (2009) consideran la propuesta de una Geografía Existencial, en la cual
la experiencia humana, la conciencia y el significado deben estar incorporados a
un estudio de las relaciones de las personas con el espacio, el lugar y el medio
ambiente (Cf., p. 667).
5. La apuesta por el planteamiento levinasiano tiene algunos antecedentes,
aunque muy específicos para ciertos campos de las ciencias sociales; por
ejemplo, véase: Howitt (2002). En este artículo, el autor, apoyado en la propuesta
de Levinas, examina el estado del arte con respecto a la “escala geográfica” y
determina que gran parte de la confusión en el manejo de la geografía cultural de
términos como: espacio, lugar, tiempo, cultura, naturaleza, podría subsanarse
incluyendo debates presentes en la obra de Levinas (al igual que nuestro trabajo,
Howitt da prioridad al concepto de Otredad (Otherness) como punto de quiebre
de la consideración clásica del lugar; sin embargo, en ese artículo no se hace
una aproximación explícita al concepto de no-lugar, a lo sumo, reformula el
concepto de lugar para que en él quepan las tesis levinasianas).
6. Entre las variadas referencias a esta cuestión, léase por ejemplo: “La
modalidad del Yo contra lo ‘otro’ del mundo, consiste en
morar
; en
identificarse
existiendo allí
en lo de sí
. El YO, en un mundo primeramente otro, es sin
embargo autóctono. Es la mudanza misma de esta alteración. Encuentra en el
mundo un lugar y una casa” (Levinas, 1977, p. 61).
Revista Luna Azul ISSN 1909-2474
No. 31, julio-diciembre 2010
© Universidad de Caldas
85
7. Esta expresión nos da la sensación de movimiento, como si el significado fuera
un flujo que no se aprehende juntando nuestras manos; lo que queda en ellas
nos da cuenta del flujo, pero cada vez que introduzcamos nuestras manos en la
corriente, tendremos nuevas experiencias del mismo. Si recordamos que Levinas
(1987) expresa la distinción entre dicho y Decir, comprenderemos que la
significación no se agota en lo dicho, y que el Decir corresponde a la infinitud del
Otro.
8. Levinas utiliza una hermosa metáfora a este respecto: cuando el pensamiento
se acerca a lo Infinito, éste se desvanece como el viento.
9. Consideramos que es posible entablar diálogos entre Levinas y Maffesoli
(2004) a este respecto, a partir de la metáfora del no-lugar y del concepto de
errancia.
10. Investigación que pretendió comprender los diferentes juegos de los
indígenas antes de que emergieran los deportes en la comunidad; en tal sentido,
se recurrió a historias de vida de Taitas y Mamas del Resguardo bajo en el
enfoque de Complementariedad Etnográfica propuesto por Murcia y Jaramillo
(2008).
Revista Luna Azul ISSN 1909-2474
No. 31, julio-diciembre 2010
© Universidad de Caldas
revista.luna.azúl. 2010; 31:75-86
logo_pie_uaemex.mx