Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
CC
Cómo citar este artículo:
Simkin, H, & Azzollini, S. (2015). Personalidad, autoestima, espiritualidad y religiosidad desde el modelo y la teoría de los cinco
factores.
PSIENCIA. Revista Latinoamericana de Ciencia Psicológica, 7
, 339-361. doi: 10.5872/psiencia/7.2.22
PSIENCIA. REVISTA LATINOAMERICANA DE CIENCIA PSICOLÓGICA 7(2) 339-361
PSIENCIA. LATIN AMERICAN JOURNAL OF PSYCHOLOGICAL SCIENCE
ORIGINALES
| RESEARCH PAPERS
doi: 10.5872/psiencia/7.2.22
2015 · www.psiencia.org
Recibido/Received:
15/9/2014
Aceptado/Accepted:
12/3/2015
Abstract:
In recent years, the Five Factor Model (FFM) has classifed multiple personality traits within fve
dimensions: (1) Openness (2) Conscientiousness (3) Extraversion (4) Agreeableness and (5) Neuroticism.
Subsequently, the Five Factor Theory (FFT) has helped understand how the fve ±actors interact within an
environment and culture. Also how it impacts in the shaping o± attitudes, values and belie±s, and defning
Characteristic Adaptations. Most recently it has been suggested that both the FFM and FFT are widely
relevant to the study of religion, spirituality and self-esteem. This paper aims to review the background in
relation to the link between self-esteem, religiosity and spirituality in the context of the FFM and FFT.
Keywords:
Personality — Self Esteem — Religion — Spirituality — FFM–FFT
Resumen:
En los últimos años, el Modelo de los Cinco Factores (FFM) ha permitido clasifcar los múltiples
rasgos que componen la personalidad en cinco dimensiones: (1) Apertura (2) Responsabilidad (3) Extraver-
sión (4) Amabilidad y (5) Neuroticismo. Posteriormente, la Teoría de los Cinco Factores (FFT) ha contribuido
a comprender el modo en que los cinco factores interactúan con el ambiente y la cultura en la formación de
actitudes, valores y creencias, defnidas en el sistema de la personalidad como características adaptativas.
En la actualidad, se ha sugerido que tanto el FFM como el FFT resultan de amplia relevancia para el estu-
dio de la religiosidad, la espiritualidad y la autoestima de las personas, en tanto que permitirían integrarlas
en el contexto del Sistema de la Personalidad. El presente trabajo se propone revisar los antecedentes en
relación al vínculo entre la autoestima, la religiosidad y la espiritualidad en el marco del FFM y del FFT.
Palabras clave:
Personalidad — Autoestima — Religiosidad — Espiritualidad — FFM–FFT
PERSONALIDAD, AUTOESTIMA, ESPIRITUALIDAD Y
RELIGIOSIDAD DESDE EL MODELO Y LA TEORÍA DE LOS
CINCO FACTORES
PERSONALITY, SELF-ESTEEM, SPIRITUALITY AND RELIGIOSITY WITHIN
THE FIVE-FACTOR MODEL AND THEORY
Hugo Simkin
1
, Susana Azzollini
1,2
1
Universidad de Buenos Aires,
2
CONICET
hugosimkin@psi.uba.ar
PSIENCIA. REVISTA LATINOAMERICANA DE CIENCIA PSICOLÓGICA
PSIENCIA. LATIN AMERICAN JOURNAL OF PSYCHOLOGICAL SCIENCE
340
MODELO Y TEORÍA DE LOS CINCO FACTORES
FIVE-FACTOR MODEL AND THEORY
El estudio de la personalidad representa una de
las áreas de mayor relevancia para la Psicología,
al punto que resulta uno de los objetos de estu-
dio de mayor presencia en la literatura académi-
ca (Yang & Chiu, 2009). En la actualidad, la teo-
ría de los rasgos constituye uno de los enfoques
más empleados para su estudio (John, Robins, &
Pervin, 2010). Desde este enfoque, los rasgos se
defnen como patrones de pensamientos, emocio
-
nes y comportamientos que se mantienen relati-
vamente estables a lo largo del ciclo vital (Costa &
McCrae, 1980; Kassin, 2003). Aunque diferentes
modelos han intentado clasifcar la multiplicidad
de rasgos de la personalidad en diferentes catego-
rías (Ashton & Lee, 2001; Cattell, 1950; Eysenck &
Eysenck, 1976; Piedmont, 1999), actualmente el
Modelo de los Cinco Factores (Five Factor Model,
en adelante FFM, Costa & McCrae, 1980) se des-
taca entre los que han cobrado mayor aceptación
(Depaula & Azzollini, 2013). Sin embargo, una de
las principales críticas que ha recibido el FFM ra-
dica en que, al tratarse de un enfoque descriptivo,
no explica el modo en que los rasgos se constru-
yen, desarrollan o afectan a otros constructos psi-
cológicos (McCrae & Costa, 1996, 2010). Si bien
se han propuesto diferentes teorías que intentaron
dar respuesta a los resultados de las investigacio-
nes sobre el FFM (Mayer, 1998; Mischel & Shoda,
1995), una de las más relevantes ha sido la Teoría
de los Cinco Factores (Five Factor Theory, en ade-
lante FFT, McCrae & Costa, 1996), la cual procura
– a partir de una serie de postulados - describir lo
que los autores denominan el Sistema de la Per-
sonalidad. En dicho sistema, los cinco factores
interactúan con el ambiente y la cultura para dar
lugar a las características adaptativas: el conjunto
de actitudes, valores, y creencias que presentan
los individuos, así como también su autoconcepto
y autoestima (McCrae & Costa, 2012).
Por otra parte, si bien el fenómeno religioso-
espiritual ha concentrado un amplio interés desde
los inicios de la psicología (James, 1902), recién
a partir del trabajo de Gorsuch (1984), la cantidad
de trabajos publicados y el número de revistas
especializadas en el tema se han incrementado
considerablemente, contribuyendo a delimitar un
área específca denominada Psicología de la Reli
-
gión y la Espiritualidad (Belzen & Hood, 2006; Pa-
loutzian & Park, 2013). Sin embargo, a pesar del
crecimiento en el área, uno de los principales obs-
táculos ha sido la marcada difcultad para estable
-
cer un consenso relativo a una defnición unívoca
para estos constructos (Oman, 2013; Zinnbauer,
Pargament, & Scott, 1999). En este contexto, di-
ferentes autores observan que el FFM juega un
rol de amplia relevancia en el estudio de la religio-
sidad y de la espiritualidad, dado que permite co-
nocer su desarrollo y expresión a lo largo del ciclo
vital, su importancia adaptativa, y el modo en que
se asocian a las diferencias individuales (Ashton &
Lee, 2014; Chang et al., 2015; Piedmont, Ciarroc-
chi, Dy-Liacco & Williams, 2009; Piedmont & Wil-
kins, 2013; Piedmont, 2005; Rose & Exline, 2012).
De acuerdo con Piedmont (1999), la espiritualidad
se defne como una motivación innata que orienta
y guía el comportamiento humano en el esfuerzo
por construir un sentido más amplio de signifcado
personal en un contexto escatológico, que podría
constituir un sexto factor del FFM. De esta manera,
mientras que la espiritualidad representa un cons-
tructo de carácter universal, la religiosidad puede
comprenderse como un conjunto de sistemas, de
creencias, prácticas y valores explícitamente pau-
tados e inmersos en determinadas tradiciones so-
ciales o marcos institucionales (Miller & Thoresen,
1999), dependientes de la educación y la cultura
(Wilkins, Piedmont, & Magyar-Rusell, 2012).
Si bien estos aportes han permitido conectar la
religiosidad y la espiritualidad al FFM, al momento
no existen trabajos que integren esta perspectiva
en el marco del FFT. Tal enfoque posibilitaría com-
prender el lugar de los constructos numinosos en
el Sistema de la Personalidad, su relación con los
diferentes componentes, como la biografía obje-
tiva, las tendencias básicas y las características
adaptativas, entre las que, siguiendo a McCrae
y Costa (1996), el autoconcepto y la autoestima
merecen especial atención. Por este motivo, el
presente trabajo se propone revisar la literatura
que explore las relaciones entre la espiritualidad,
la religiosidad y la autoestima, particularmente en
relación a los postulados del sistema de la per-
sonalidad propuestos por McCrae y Costa (1996,
2010).
LA TEORÍA DE LOS RASGOS Y EL MODELO
DE LOS CINCO FACTORES DE LA PERSONA-
LIDAD
Desde una perspectiva psicológica, la teoría de
los rasgos ha sido considerada uno de los enfo-
ques más empleados en el estudio de la Persona-
lidad (John et al., 2010). De acuerdo con Kassin
(2003), los rasgos se defnen como patrones en
el comportamiento, los pensamientos y las emo-
PSIENCIA. REVISTA LATINOAMERICANA DE CIENCIA PSICOLÓGICA
PSIENCIA. LATIN AMERICAN JOURNAL OF PSYCHOLOGICAL SCIENCE
341
SIMKIN, & AZZOLLINI
partir del proceso de categorización del yo (Canto
Ortiz & Toranzo Moral, 2005; Tajfel, 1984), en el
marco del proceso de socialización (Gecas, Wei-
gert, Rooney, & Thomas, 1974; Leary & Tangney,
2012), y en la interacción con diferentes agentes
tales como la familia, los grupos de pares, los me-
dios de comunicación o las instituciones religiosas
o educativas (Gallagher, 2011; Oñate, 1989).
Por su parte, la autoestima ha sido considera-
da como la dimensión evaluativa del autoconcepto
(De Wals & Meszaros, 2012; Purkey, 1970). Origi-
nalmente, el constructo fue introducido por William
James (1890) para referirse a la medida en la que
las personas se evalúan a sí mismas de acuerdo
al éxito o fracaso percibido en alcanzar sus objeti-
vos. Si bien desde entonces numerosos autores se
han ocupado del tema (Branden, 1969; Coopers-
mith, 1967; Epstein, 1980), uno de los que más
ha contribuido ha sido Rosenberg (1979), quien
combinó diferentes perspectivas, como la psico-
logía del desarrollo y la clínica con los aportes de
la sociología sobre la estructura social, para de-
sarrollar un enfoque integral de la formación de la
autoestima a lo largo del ciclo vital (Elliott, 2001).
Desde este enfoque, los agentes de socialización
imponen al niño un estilo de vida, un conjunto de
valores y un sistema de creencias e ideales que
proporcionan las bases para autoevaluarse, con-
tribuyendo a construir una imagen respecto de la
propia identidad y de su lugar en el sistema social
(Rosenberg, 1965, 1979).
UNA CONCEPTUALIZACIÓN DE LA AUTOESTI-
MA EN EL MARCO DEL MODELO Y LA TEORÍA
DE LOS CINCO FACTORES
Diversos estudios han explorado el modo en que
las tendencias básicas de la personalidad y la
autoestima se asocian en diferentes contextos,
como por ejemplo en China (Luk & Bond, 1993),
Suecia (Lawenius & Veisson, 1996), Estonia (Ka-
are, Mõttus, & Konstabel, 2009), Portugal (Neto
& Mullet, 2004), Noruega (Halvorsen & Heyer-
dahl, 2006), Inglaterra (Hills, Francis, & Jennings,
2006), Eslovaquia (Zitny & Halama, 2011) o Esta-
dos Unidos (Hair & Graziano, 2003; Shackelford &
Michalski, 2011). Por lo general, se observa que
la autoestima se encuentra fuertemente asociada
al neuroticismo (Judge, Erez, Bono, & Thoresen,
2002), moderadamente asociada a la extraver-
sión y la responsabilidad (Costa, McCrae, & Dye,
1991; Digman, 1990) y débilmente asociada a la
ciones de las personas, los cuales se mantienen
relativamente constantes durante el ciclo vital. A
lo largo de la historia de la disciplina, a partir de
las primeras taxonomías propuestas por Allport y
Odbert (1936), estos rasgos han sido agrupados
según diferentes criterios en modelos factoriales
que varían desde los tres hasta los dieciséis fac-
tores (Cattell, 1950; Eysenck & Eysenck, 1975).
A partir del esfuerzo de un grupo heterogéneo de
investigadores (Digman & Takemoto-Chock, 1981;
Goldberg, 1981; Norman, 1963; Tupes & Christal,
1961), surgió el Modelo de los Cinco Factores de la
Personalidad (Costa & McCrae, 1980), de acuer-
do al cual esta multiplicidad de rasgos resulta sus-
ceptible de agruparse en sólo cinco dimensiones:
(1) el Neuroticismo, que supone un conjunto de
rasgos vinculados a la inestabilidad emocional o
a la tendencia a experimentar emociones negati-
vas tales como miedos, tristeza, sentimientos de
culpa o enojo (Widiger, 2009), (2) la Extraversión,
que agrupa aquellos rasgos que refejan la ten
-
dencia a comunicarse con las demás personas,
a ser asertivos, activos y verbalizadores (Wilt &
Revelle, 2009), (3) la Apertura a la Experiencia o
Apertura Mental, que incluye un conjunto de ras-
gos que remiten a la capacidad de introspección o
curiosidad intelectual, a una imaginación activa y
a la sensibilidad estética (McCrae & Sutin, 2009),
(4) la Amabilidad, Afabilidad o Tendencia al Acuer-
do, la cual se reFere a los rasgos que se asocian
a la capacidad para establecer vínculos sociales,
al altruismo, y a una marcada disposición a inte-
resarse por los demás (Graziano & Tobin, 2009),
y (5) la Responsabilidad, Escrupulosidad o Tesón,
que remite a aquellos rasgos ligados a la capa-
cidad para identiFcar propósitos o metas claras,
controlar impulsos, actuar, planiFcar, organizar y
llevar a cabo proyectos e ideas (Roberts, Jack-
son, Fayard, Edmonds, & Meints, 2009). En los
últimos años, el FFM ha mostrado consistencia en
diferentes poblaciones y contextos culturales (Mc-
Crae & Costa, 2012).
AUTOCONCEPTO Y AUTOESTIMA
El autoconcepto ha sido deFnido como un cons
-
tructo multidimensional que remite a la percepción
individual del sí mismo relativa a diversas cate-
gorías, tanto académicas como vinculadas al rol
de género o a la identidad étnica, entre otras (Ba-
ron, Schmader, Cvencek, & Meltzoff, 2014; Hat-
tie, 2014; Marsh & Martin, 2011). Distintos autores
han observado que tal percepción se construye a
342
MODELO Y TEORÍA DE LOS CINCO FACTORES
FIVE-FACTOR MODEL AND THEORY
PSIENCIA. REVISTA LATINOAMERICANA DE CIENCIA PSICOLÓGICA
PSIENCIA. LATIN AMERICAN JOURNAL OF PSYCHOLOGICAL SCIENCE
desde el principio hasta el fnal de su vida (Murray
& Kluckhohn, 1953). Dentro de los componentes
del sistema los autores identifcan a (4) las tenden
-
cias básicas y a (5) las características adaptativas.
Además, presentan un sexto “componente” que
denominan (6) proceso dinámico que regula la in-
teracción entre los otros componentes.
Las tendencias básicas se referen a las capa
-
cidades, disposiciones, habilidades innatas, enrai-
zadas en la biología, inaccesibles por medio de la
introspección o la observación (tales como la ha-
bilidad para adquirir lenguaje o la capacidad para
el pensamiento formal en la adolescencia) que se
imprimen con las primeras experiencias y resultan
susceptibles de modifcación al padecer una enFer
-
medad o bajo intervención psicológica (McCrae &
Costa, 1996, 2012). Para los autores, el carácter
innato de las tendencias básicas las emparenta-
ría con el concepto de arquetipo de Jung (1933),
con las nociones freudianas de pulsión de vida y
pulsión de muerte (1933), y con la perspectiva de
Rogers (1961), quien se refere a este aspecto de
la personalidad como “organismo”.
amabilidad y la apertura a la experiencia (Robins,
Tracy, Trzesniewski, Potter, & Gosling, 2001). Sin
embargo, dado que el FFM no presenta una teoría
acerca de cómo los factores se constituyen y se
mantienen en relación a otras variables psicológi-
cas, Costa y McCrae (1996) desarrollaron un mo-
delo teórico explicativo que, a partir de una serie
de postulados, presenta la personalidad compren-
dida como un sistema dinámico en relación con el
ambiente y la cultura.
En la fgura 1, se reproduce el esquema pro
-
puesto por los autores, donde los rectángulos re-
presentan los componentes centrales, mientras
que las elipsis representan a los componentes peri-
féricos que marcan la interfaz con los sistemas que
se encuentran por fuera de la personalidad. Las
entradas principales del sistema son (1) las bases
biológicas y (2) las in±uencias externas, mientras
que la salida es (3) la biografía objetiva, compren-
dida como el conjunto del registro acumulativo,
aunque selectivo (Azzollini & González, 2011), de
las experiencias de vida de una persona; es decir,
todo lo que una persona siente, piensa, dice y hace
Figura 1.
Representación del Sistema de Personalidad
Bases
biológicas
Tendencias
básicas
Neuroticismo
Extraversión
Apertura
Amabilidad
Responsabilidad
Biografía
objetiva
Reacciones emocionales
Elecciones de carrera
profesional
Infuencias
externas
Normas
culturales
Eventos de
la vida:
Situaciones
Características
adaptativas
Actitudes
Valores
Hábitos
Intereses personales
Autoconcepto
Autoestima
Mitos personales
Referencia: La línea ondulada representa un proceso dinámico
Adaptado de McCrae y Costa (2010)
PSIENCIA. REVISTA LATINOAMERICANA DE CIENCIA PSICOLÓGICA
PSIENCIA. LATIN AMERICAN JOURNAL OF PSYCHOLOGICAL SCIENCE
343
SIMKIN, & AZZOLLINI
gratifcación, lo que podría aumentar la efcacia en
alcanzar el estilo de vida y los ideales internaliza-
dos en el marco del proceso de socialización (Ro-
senberg, 1965) y, consecuentemente, conducirlas
a realizar una autoevaluación más positiva de sí
mismas. De manera similar, el carácter gregario
de las personas extrovertidas podría favorecer su
desempeño, particularmente en tareas grupales,
dado que tienden a presentar amplias cualidades
como líderes carismáticos y atractivos (De Jong,
Bouhuys, & Barnhoorn, 1999). Por su parte, si bien
las personas con alta amabilidad se desenvuelven
satisfactoriamente en el trabajo en equipo, tienden
a fallar en culturas organizacionales altamente
competitivas, corren más riesgo de someterse a la
explotación y tienen mayores difcultades para au
-
topromocionarse y procurar ser reconocidas por
sus méritos (Judge & Cable, 1997). A su vez, a pe-
sar de que las personas con alta apertura resultan
capaces de generar ideas novedosas, frecuente-
mente persiguen objetivos difusos o poco claros
(Piedmont, Sherman, & Sherman, 2012), lo que
podría aFectar la efcacia en alcanzar sus metas. A
la vez, las personas con mayor neuroticismo tien-
den a carecer de confanza en su capacidad para
llevar a cabo efcazmente las tareas requeridas, lo
que afecta su desempeño tanto académico como
laboral (Gist & Mitchell, 1992).
Finalmente, en cuanto a la biografía objetiva,
se han observado diferencias en personas con
alta y baja autoestima en relación con las narrati-
vas autobiográfcas, en tanto los sujetos con alta
autoestima recortan aquellos aspectos de su his-
toria que los conducirían a ser admirados por sus
habilidades, mientras los sujetos con baja autoes-
tima priorizan aquellos a partir de los cuales aspi-
ran a ser reconocidos como agradables o “buenas
personas” (Schutz, 1998).
UNA CONCEPTUALIZACIÓN DE LA ESPIRI-
TUALIDAD Y LA RELIGIOSIDAD EN EL MARCO
DEL MODELO DE LOS CINCO FACTORES
Piedmont (2005) identifca cinco modelos de la
personalidad que son frecuentemente estudiados
conjuntamente con constructos religiosos y espi-
rituales: por una parte la Teoría de la Relación de
Objetos y el Estilo de Apego, que representan teo-
rías de alcance intermedio que por lo general se
enfocan en fenómenos psicológicos particulares;
y por otra, la tipología de Eynseck, el modelo biop-
sicosocial de Cloninger y el FFM, que representan
Siguiendo los postulados de Costa y McCrae
(1996), los individuos reaccionan al ambiente a
partir de patrones de pensamientos, sentimien-
tos y conductas consistentes con sus rasgos de
personalidad, modelando estructuras psicológi-
cas que guían el comportamiento: hábitos, valo-
res, planes, habilidades, esquemas y relaciones,
denominadas características adaptativas. Tales
características cambian a lo largo del tiempo en
respuesta a la maduración biológica, los roles so-
ciales y las expectativas externas moduladas por
el contexto (McCrae & Costa, 2010). Como se ha
señalado anteriormente, uno de los aspectos más
estudiados de las características adaptativas es
la autoestima, siendo la dimensión evaluativa del
autoconcepto.
A partir de los postulados del FFT, los factores
de la personalidad (comprendidos como tenden-
cias básicas) afectarían directamente a la autoes-
tima (comprendida como una característica adap-
tativa) a la vez que ésta resultaría afectada por las
in±uencias externas (Simkin, Etchezahar, & Un
-
garetti, 2012). Desde esta perspectiva, siguiendo
a Rosenberg (1965), in±uencias externas, como
los agentes de socialización, impondrían un estilo
de vida, un conjunto de valores y un sistema de
creencias e ideales que proporcionan las bases
para autoevaluarse. En este sentido, Crocker y
Park (2004) identifcan tres aspectos propios de
la cultura norteamericana que afectarían el desa-
rrollo de la autoestima. En primer lugar, la doctrina
calvinista y la ética protestante asocian el valor de
una persona a su autodisciplina, al trabajo duro
y el éxito material (Weber, 1958). En segundo lu-
gar, la idea de autosufciencia supone que cada
persona es independiente de otras y responsable
de su propio destino (Heine, Lehman, Markus, &
Kitayama, 1999). Finalmente, la ética protestante
y la creencia en la autosufciencia se encuentran
asociadas a la idea de meritocracia, a partir de la
cual las personas obtienen lo que se merecen en
base al esfuerzo individual en detrimento de la ri-
queza o los vínculos familiares (Lemann, 1999).
En conjunto, estas ideas conducen a las personas
a la conclusión de que su valor como personas no
es algo dado, sino que debe ganarse en base al
esfuerzo individual (Crocker & Park, 2004).
Por su parte, las tendencias básicas podrían
contribuir a la posibilidad de fracasar o resultar
exitoso en acercarse a tales ideales. Por ejemplo,
McCrae y Löckenhoff (2010) observan que las per-
sonas responsables tienden a evitar la procastina-
ción, perseveran y resultan capaces de demorar la
PSIENCIA. REVISTA LATINOAMERICANA DE CIENCIA PSICOLÓGICA
PSIENCIA. LATIN AMERICAN JOURNAL OF PSYCHOLOGICAL SCIENCE
344
MODELO Y TEORÍA DE LOS CINCO FACTORES
FIVE-FACTOR MODEL AND THEORY
1. Tendencias Básicas
1a.
Individualidad: todos los adultos pueden ser caracterizados por sus diferencias en cuanto a una serie
de rasgos de la personalidad que infuyen en sus patrones de pensamiento, sentimiento y comportamiento.
1b.
Origen: los rasgos de la personalidad son tendencias endógenas básicas que pueden alternarse con
intervenciones exógenas, procesos o eventos que afectan sus bases biológicas.
1c.
Desarrollo: el desarrollo de los rasgos de la personalidad ocurre a partir de la maduración intrínseca,
en mayor medida en el primer tercio de la vida, pero continúa a lo largo de ella y a partir de otros procesos
biológicos que alteran la base de los rasgos.
1d.
Estructura: los rasgos están organizados jerárquicamente: Neuroticismo, Extraversión, Apertura a la
experiencia, Amabilidad y Responsabilidad son los cinco niveles de organización más elevados.
2. Características Adaptativas
2a.
Adaptación: a través del tiempo, los individuos reaccionan frente al ambiente a partir de patrones de
pensamientos, sentimientos y conductas que son consistentes con sus rasgos de personalidad.
2b.
Desajuste: en algunos casos, las adaptaciones pueden interferir con objetivos personales o valores
sociales.
2c.
Plasticidad: las características adaptativas se modiFcan a lo largo del tiempo en respuesta a la ma
-
duración biológica, los roles sociales, las expectativas y los cambios en el contexto, o a partir de interven-
ciones deliberadas.
3. Biografía objetiva
3a.
Múltiple determinación: la acción y la experiencia en un momento dado son una función compleja de
las características adaptativas.
3b.
El curso de la vida: las personas tienen planes, agendas, objetivos, que permiten organizar la acción
a partir de intervalos amplios de tiempo de una manera consistente con sus rasgos de personalidad.
4. Autoconcepto
4a.
Esquema del Self: los individuos tienen una visión cognitivo-afectiva de sí mismos que es accesible
a la conciencia.
4b.
Percepción selectiva: la información se selecciona de una manera consistente con los rasgos de la
personalidad.
5. Infuencias Externas
5a.
Interacción: el contexto social y físico interactúa con las disposiciones de la personalidad para mol-
dear características adaptativas que regulan el comportamiento.
5b.
Apercepción: los individuos tienden a construir el contexto de una manera consistente con sus ras-
gos de personalidad.
5c.
Reciprocidad: los individuos infuencian selectivamente el ambiente al cual responden.
6. Proceso dinámico
6a.
Dinámicas universales: el funcionamiento de los individuos al crear adaptaciones y expresarlas en
pensamientos, sentimientos y comportamientos es regulado en parte por mecanismos cognitivos, afectivos
y volitivos.
6b.
Dinámicas particulares: algunos procesos dinámicos se ven afectados diferencialmente por tenden-
cias básicas del individuo, como los rasgos de la personalidad.
Tabla 1.
Postulados del FFT
Adaptado de McCrae y Costa (1996, 2012)
PSIENCIA. REVISTA LATINOAMERICANA DE CIENCIA PSICOLÓGICA
PSIENCIA. LATIN AMERICAN JOURNAL OF PSYCHOLOGICAL SCIENCE
345
SIMKIN, & AZZOLLINI
2015; Piedmont, 1999), la religiosidad remite a
un conjunto específco de sistemas de creencias,
prácticas y valores centrados alrededor de marcos
institucionales explícitamente pautados e inmer-
sos en determinadas tradiciones sociales (Miller
& Thoresen, 1999), sujeta a la inFuencia de la cul
-
tura y de la educación (Wilkins et al., 2012). Para
Piedmont (1999), si bien resulta posible reconocer
similitudes entre la espiritualidad y algunos de los
factores del FFM como Extraversión, Apertura y
Amabilidad, el constructo incluye además cualida-
des de soledad, simplicidad y desapego, carac-
terísticas opuestas a estos dominios, por lo que
no existe dentro del modelo ±±M un perfl para
una persona con alta espiritualidad. Por este mo-
tivo, con el objeto de evaluar si la espiritualidad
constituye un factor de la personalidad, distintos
estudios han factorializado diferentes escalas que
evalúan la espiritualidad junto con los cinco fac-
tores, concluyendo que muchas de ellas defnen
factores independientes de las dimensiones del
FFM, lo que ha motivado un intenso debate res-
pecto de si se trata de un sexto factor del modelo
(MacDonald, 2000; Rican & Janosova, 2010; Sa-
roglou, 2011, 2014).
Por otra parte, si bien la religiosidad no suele
considerarse como un factor de la personalidad,
Koenig, King y Carson (2012) han revisado nu-
merosos trabajos publicados desde el año 2000
que evalúan su relación con el FFM. Los autores
identifcan un total de 54 estudios que encuentran
asociaciones entre la Religiosidad y el Neuroticis-
mo, de los cuales el 24% reportan una relación
negativa, el 9% hallan una relación positiva y el
61%
no hallan ninguna asociación; 50 estudios
que asocian la Religiosidad a la Extraversión, de
los cuales el 38% encuentra una relación posi-
tiva, el 6% una negativa y el 54% no encuentra
ninguna relación; 30 estudios que la asocian a la
Responsabilidad, de los cuales el 63% encuentra
una relación positiva, 3% negativa y el 30% no en-
cuentra ninguna relación; 30 estudios que la aso-
cian a la Amabilidad, de los cuales el 87% encuen-
tran que se asocia positivamente, ninguno (0%)
encuentra una asociación negativa y 7% no halla
ninguna asociación, y 26 estudios que la vinculan
a la Apertura, de los cuales el 42% encuentra una
relación positiva, el 12% una relación negativa y
38% no eencuentra ninguna relación. Siguiendo
a Saroglou (2002), Koenig, King y Carson (2012)
sostienen que si se controla espiritualidad, es pro-
bable que la relación entre la apertura y la religio-
sidad tienda a ser negativa.
modelos más generales de la personalidad. En
particular, diferentes autores han observado que
el FFM representa uno de los modelos de mayor
relevancia, dado que permite conocer el desarro-
llo y expresión de los constructos numinosos a lo
largo del ciclo vital, su importancia adaptativa, y el
modo en que se asocian a las diferencias indivi-
duales (Ashton & Lee, 2014; Chang et al., 2015;
Piedmont et al., 2009; Piedmont & Wilkins, 2013;
Rose & Exline, 2012). En este sentido, Ozer y Rei-
se (1994) sostienen que asociar un constructo al
FFM resulta equivalente a establecer la latitud y
longitud de una determinada locación en el mapa
del planeta Tierra. A partir de esta premisa, Pied-
mont (2005), sugiere que continuar evaluando la
religiosidad y espiritualidad sin localizarlas en el
FFM solo puede compararse con la actitud de un
geógrafo que reporta una nueva tierra, pero se re-
húsa a localizarla en un mapa.
Si bien existen di²erentes defniciones para es
-
tos términos (Oman, 2013), la espiritualidad pue-
de considerarse como una motivación innata que
orienta y guía el comportamiento humano en el
esfuerzo de construir un sentido más amplio de
signifcado personal en un contexto escatológico
(Piedmont, 2012): la creencia de que existe un or-
den en el universo que trasciende el pensamiento
humano (Zinnbauer & Pargament, 2005). La reli-
giosidad, por su parte, remite al modo en que la es-
piritualidad es moldeada y se expresa a través de
una organización comunitaria o social (Piedmont,
2010, 2012). De acuerdo con Piedmont (2012), la
religiosidad no es considerada como un construc-
to motivacional o rasgo de la personalidad, sino
que se defne como un sentimiento, concepto que
toma de autores clásicos de la Psicología como
Ruckmick (1920) y Woodworth (1940), para quie-
nes éstos reFejan tendencias emocionales que se
desarrollan a partir de las tradiciones sociales y
experiencias educativas. Siguiendo a Piedmont
(2012), si bien los sentimientos pueden ejercer
una poderosa inFuencia sobre los pensamientos
y comportamientos, no representan cualidades in-
natas, como en el caso de la espiritualidad. Por
eso, la expresión de sentimientos (v.g. prácticas
religiosas) puede diferir de acuerdo a cada cul-
tura (Piedmont, Kennedy, Sherman, Sherman, &
Williams, 2008) y ser más susceptible de cambiar
o modifcarse (Piedmont, 2010). Así, mientras
que la espiritualidad se percibe como un atributo
universal del individuo, como un rasgo de la per-
sonalidad (Dy-Liacco, Piedmont, Murray-Swank,
Rodgerson, & Sherman, 2009; MacDonald et al.,
PSIENCIA. REVISTA LATINOAMERICANA DE CIENCIA PSICOLÓGICA
PSIENCIA. LATIN AMERICAN JOURNAL OF PSYCHOLOGICAL SCIENCE
346
MODELO Y TEORÍA DE LOS CINCO FACTORES
FIVE-FACTOR MODEL AND THEORY
habi, & Thoresen, 2003; Thoresen & Harris, 2002).
Por su parte, en cuanto a la relación entre la
autoestima y la espiritualidad, diferentes estudios
han reportado que ambas variables se relacionan
de manera positiva (Piedmont, 2012). Sin embar-
go, se ha observado que el desapego (una de las
características principales de la espiritualidad)
supone comprender la naturaleza efímera de las
relaciones, los roles, los éxitos, que crean un sen-
tido sustancial del self (Levenson, Jennings, Ald-
win, & Shiraishi, 2005), lo que permite desapegar-
se de las defniciones externas del selF y disolver
los límites entre el self y los otros (Loy, 1996). En
el mismo sentido, Piedmont (1999) ha señalado
que las personas espirituales tienden a evitar es-
tablecer juicios de valor, aceptando la vida y a los
otros en sus propios términos. Es precisamente
esta suspensión de juicos de valor respecto del
self, la que problematiza la relación entre la espiri-
tualidad y la autoestima, dado que ésta se defne
justamente por la presencia de dichos juicios va-
lorativos.
RELIGIOSIDAD, ESPIRITUALIDAD Y AUTOES-
TIMA EN EL MARCO DEL MODELO Y LA TEO-
RÍA DE LOS CINCO FACTORES
Existen numerosos antecedentes que han encon-
trado asociaciones positivas entre la religiosidad,
la espiritualidad y la autoestima (Ball, Armistead,
& Austin, 2003; Hayman, Kurpius, & Befort, 2007;
Krause, 2003; Simoni & Ortiz, 2003). En una revi-
sión reciente, Koenig et al. (2012) identifcaron 69
estudios que exploran la relación entre estas va-
riables, de las cuales el 61% reporta asociaciones
positivas, y el 3% negativas. Si bien se ha seña-
lado que, al promover sentimientos de humildad,
la religión podría contribuir a una baja autoestima
(Watters, 1992), diferentes autores han observa-
do que ésta implica también
un contacto social
que podría potenciarla, modelando un estilo de
vida que proporcionaría apoyo social y emocional
(Piedmont & Friedman, 2012; Sherkat & Reed,
1992), aliviando la sensación de soledad e incre-
mentando el sentido de autoefcacia (Powell, Sha
-
Figura 2.
Representación de la espiritualidad y la religiosidad en el marco del Sistema de Personalidad
Bases
biológicas
Tendencias
básicas
Neuroticismo
Extraversión
Apertura
Amabilidad
Responsabilidad
Espiritualidad
Biografía
objetiva
Reacciones emocionales
Elecciones de carrera
profesional
Infuen
-
cias exter-
nas
Normas
culturales
Fenómenos
condicionados por
la cultura
Eventos de la
vida: Situaciones
Socialización
religiosa
Características
adaptativas
Actitudes
Valores
Hábitos
Intereses personales
Religiosidad
Autoconcepto
Autoestima
Mitos personales
Referencia: La línea ondulada representa un proceso dinámico
Adaptado de McCrae y Costa (2010)
PSIENCIA. REVISTA LATINOAMERICANA DE CIENCIA PSICOLÓGICA
PSIENCIA. LATIN AMERICAN JOURNAL OF PSYCHOLOGICAL SCIENCE
347
SIMKIN, & AZZOLLINI
se mantiene constante en diferentes contextos
(Piedmont & Leach, 2002; Piedmont, 1999, 2012;
Rican & Janosova, 2010).
Siguiendo al FFT, las instituciones religiosas,
en tanto infuencias externas, podrían contribuir al
desarrollo de la espiritualidad, mientras que crecer
en el marco de una familia atea o agnóstica podría
inhibirlo (Koenig et al., 2012). Además, de manera
consistente con lo propuesto por McCrae y Costa,
se ha observado que la psicoterapia podría afectar
y resultar afectada por diferentes aspectos vincu-
lados a la espiritualidad (Benson & Spilka, 1973;
Tisdale, Key, Edwards, & Brokaw, 1997). De esta
manera, infuencias externas, como el proceso de
socialización o la psicoterapia, afectarían tenden-
cias básicas endógenas tales como la espirituali-
dad.
Desarrollo.
Diferentes estudios han observa-
do que el desarrollo de los rasgos de la persona-
lidad ocurre a partir de la maduración intrínseca,
en mayor medida en el primer tercio de la vida, y
a partir de otros procesos biológicos que alteran la
base de los rasgos, y que posteriormente se man-
tienen relativamente estables (Roberts, Walton, &
Viechtbauer, 2006; Terracciano, McCrae, Brant,
& Costa, 2005). Numerosos autores han aporta-
do apoyo empírico a favor de este postulado en
diferentes contextos culturales como en China
(Yang, McCrae, & Costa, 1998), Zimbabwe y Es-
tonia (McCrae & Costa, 2006), entre otros países
(McCrae et al., 2002). Si bien distintos trabajos se
han ocupado del desarrollo de la espiritualidad du-
rante la infancia, adolescencia y juventud (Fried-
man, Krippner, Riebel, & Johnson, 2012; King &
Roeser, 2009), a diferencia de los otros cinco fac-
tores, se ha sugerido que ésta podría desarrollar-
se en mayor medida en la tercera edad, ya sea
porque la cercanía con la muerte trae aparejada la
necesidad de encontrar un cierre Fnal para la vida
(McFadden, 2012; Piedmont, 2005), o bien debido
a que han invertido mayor tiempo en su búsqueda
(Piedmont, 1999, 2005).
Estructura.
Distintos autores han observado
que los rasgos se encuentran organizados jerár-
quicamente de modo que los cinco niveles de or-
ganización más elevados son Neuroticismo, Ex-
traversión, Apertura a la experiencia, Amabilidad y
Responsabilidad (McCrae & Costa, 1996; McCrae
& John, 1992). La misma estructura factorial ha
sido identiFcada en di±erentes contextos (Heu
-
chert, Parker, Stumpf, & Myburgh, 2000; Piedmont
& Chae, 1997). Sin embargo, McCrae y Costa
(2012) han observado que los cinco factores res-
Una forma de comprender el modo en que la
religiosidad, la espiritualidad y la autoestima se
asocian en el marco del FFT podría consistir en
evaluar la medida en que se ajustan a los postu-
lados del sistema de la personalidad, en tanto se
las considere como tendencias básicas (espiritua-
lidad) y características adaptativas (religiosidad -
autoestima), tal como se observa en la Fgura 2.
TENDENCIAS BÁSICAS
Individualidad.
Numerosos estudios han brinda-
do apoyo empírico al primer postulado del FFT,
a partir del cual las personas pueden caracteri-
zarse de acuerdo a una diferencia de rasgos de
personalidad que infuencian patrones de com
-
portamiento, pensamiento y emociones (McCrae
& Costa, 2010, 2012). Recientemente, diferentes
autores han sugerido que concebir la espirituali-
dad desde la perspectiva de los rasgos favorece-
ría una operacionalización precisa del constructo,
que resultaría útil para comprender el fenómeno
en diferentes contextos culturales (MacDonald,
2000; Piedmont, 2012).
Origen.
De acuerdo con Costa y McCrae
(1996), los rasgos de personalidad son tendencias
básicas endógenas enraizadas en la biología. El
presente postulado resulta uno de los más con-
trovertidos, dado que niega el papel del ambiente
en la determinación de los rasgos (McCrae & Cos-
ta, 2010). Numerosos estudios, sin embargo, han
destacado que el contexto resulta decisivo en el
desarrollo de tales rasgos de la personalidad (Ro-
berts, Caspi, & Mo±Ftt, 2003; Roberts & Helson,
1997; Sutin & Costa, 2010). A partir de estos tra-
bajos, McCrae y Costa (2010) han sugerido que el
ambiente podría afectar a los rasgos a partir de su
impacto en las bases biológicas, lo cual los condu-
jo a incorporar una fecha que vincula ambos com
-
ponentes del sistema, tal como se observa en la
Fgura 1. Así, para los autores, por ejemplo, el pro
-
ceso de socialización o intervenciones psicotera-
péuticas especíFcas podrían contribuir a moldear
las tendencias básicas (Costa, Bagby, Herbst, &
McCrae, 2005; Mayberg et al., 2000).
De manera similar, Piedmont (2012) ha deF
-
nido la espiritualidad como un componente uni-
versal innato o endógeno relativo a la condición
humana. Para el autor, a pesar de que su expre-
sión pueda variar de acuerdo a la cultura, resulta
posible identiFcar un aspecto general, al que de
-
nominó Trascendencia Espiritual, cuyo signiFcado
PSIENCIA. REVISTA LATINOAMERICANA DE CIENCIA PSICOLÓGICA
PSIENCIA. LATIN AMERICAN JOURNAL OF PSYCHOLOGICAL SCIENCE
348
MODELO Y TEORÍA DE LOS CINCO FACTORES
FIVE-FACTOR MODEL AND THEORY
las características adaptativas de las caracterís-
ticas desadaptativas, siendo estas últimas objeto
de estudio de la psicología clínica y de la psico-
terapia. Para los autores, en algunos casos, las
adaptaciones pueden interferir con objetivos per-
sonales o valores sociales. En este sentido, se ha
observado que las personas con baja autoestima
resultan más propensas a sentirse torpes, tímidas
e incapaces de expresarse con confanza, por lo
que se encuentran constantemente preocupadas
por cometer un error o exponerse al ridículo, pue-
den ser más agresivas, irritables y rencorosas,
son más vulnerables a la crítica y experimentan
con mayor frecuencia síntomas vinculados a la
depresión o la ansiedad (De Wals & Meszaros,
2012; Lee & Hankin, 2009).
Si bien numerosos estudios han identifcado
que la religiosidad tiende a encontrarse asociada
a una mayor autoestima (Ball et al., 2003; Hay-
man et al., 2007; Krause, 2003; Simoni & Ortiz,
2003), se han reportado relaciones signifcativas
entre una baja autoestima y la faceta Crisis Re-
ligiosa, comprendida en la Escala de Evaluación
de Espiritualidad y Sentimientos Religiosos (AS-
PIRES), que identifca a aquellas personas que
experimentan sentirse alejadas de su Dios o su
comunidad religiosa (Koenig, Siegler, Meador, &
George, 1990; Piedmont, 2012). Desde un enfo-
que cognitivo-conductual, James y Wells (2003)
sugieren que esto se debe a que la religiosidad
puede ser comprendida como un modelo mental
genérico que inFuye en la evaluación, la valora
-
ción y la lectura que se hace del mundo y de los
eventos de la vida, pudiendo resultar tanto adap-
tativo como desadaptativo de acuerdo a su forma
y contenido. Los autores identifcan dos mecanis
-
mos que podrían explicar estas relaciones: (1) las
creencias religiosas proveen modelos mentales
genéricos que sirven de base para la evaluación
de los eventos de la vida y (2) las creencias reli-
giosas proveen una base para la autoregulación
del proceso de pensamiento.
En relación al primer mecanismo, James y
Wells (2003) sugieren que algunos modelos men-
tales podrían facilitar la comprensión de eventos
estresantes de la vida. Por ejemplo, explicaciones
religiosas en casos de lesiones físicas por acci-
dentes, como creer que una desgracia haya ocu-
rrido con motivo de tener una lección que apren-
der, o para permitir que la víctima fuera puesta de
ejemplo para otros, podrían promover una mayor
salud mental (Maltby et al., 2010). Sin embargo,
otros modelos mentales podrían contribuir a ex-
ponden simplemente a la evidencia disponible al
momento, por lo que resultaría posible expandir el
FFM a la luz de nuevas investigaciones. En este
sentido, la estructura pentafactorial ha presentado
numerosas críticas. En primer lugar, se ha reporta-
do la existencia de factores de segundo orden en
el FFM (DeYoung, 2006; Digman, 1997; Markon,
Krueger, & Watson, 2005), aunque todavía se de-
baten las razones teóricas de estos resultados y
su aceptación por la comunidad académica aún
no es uniforme (Ashton, Lee, & Goldberg, 2004;
Biesanz & West, 2004; McCrae & Costa, 2008).
Por otra parte, distintos estudios han señalado la
necesidad de incorporar nuevos factores al mo-
delo, dado que los cinco propuestos resultarían
insufcientes para explicar las di±erencias indivi
-
duales (Ashton & Lee, 2001; Cheung, Cheung,
Leung, Ward, & Leong, 2003). Entre estos nuevos
factores, la espiritualidad ha sido uno de los que
ha generado mayor impacto (MacDonald, 2000;
Piedmont, 1999) en tanto su conceptualización
como rasgo de la personalidad aportaría validez
incremental al FFM y facilitaría la evaluación de
personas de diferentes tradiciones religiosas (Gol-
den, Piedmont, Ciarrocchi, & Rodgerson, 2004;
Piedmont, 2012).
CARACTERÍSTICAS ADAPTATIVAS
Adaptación.
Siguiendo al FFT, a través del tiem-
po, los individuos reaccionan al ambiente desarro-
llando patrones de pensamientos, sentimientos y
conductas que son consistentes con sus rasgos
de personalidad. Tal como se ha señalado, la
autoestima se presenta como una característica
adaptativa central del FFT, en tanto representa
una actitud hacia el “sí mismo”, consistente con
las tendencias básicas (Simkin et al., 2012). Por
su parte, siguiendo la defnición de Piedmont
(2010), la religiosidad parecería compatible con el
presente postulado dado que, a través del tiempo,
en tanto característica adaptativa, se presentaría
de manera consistente con los rasgos de persona-
lidad. Tal como se ha observado, numerosos es-
tudios han reportado asociaciones entre los com-
portamientos religiosos y el FFM, especialmente
en relación con los factores apertura, responsabi-
lidad, amabilidad (Costa, McCrae, & Norris, 1981;
Saroglou, 2002, 2010) y, de considerarse un sexto
factor, también en relación con la espiritualidad
(Piedmont, 2012).
Desajuste.
McCrae y Costa (2010) distinguen
PSIENCIA. REVISTA LATINOAMERICANA DE CIENCIA PSICOLÓGICA
PSIENCIA. LATIN AMERICAN JOURNAL OF PSYCHOLOGICAL SCIENCE
349
SIMKIN, & AZZOLLINI
personas resultan efcaces o Fracasan en alcanzar
sus expectativas (De Wals & Meszaros, 2012; Har-
ter, 2012). Dado que una baja autoestima se rela-
ciona con trastornos mentales, la investigación en
psicoterapia ha contribuido a diseñar intervencio-
nes deliberadas para el trabajo con pacientes que
experimentan una baja valoración de su persona
(O’Brien, Bartoletti, & Leitzel, 2006). De manera
similar, cambios en la religiosidad han sido obser-
vados en diferentes antecedentes, de modo que,
como se ha referido anteriormente, en los últimos
años de la vida las personas podrían experimentar
una mayor religiosidad ante la proximidad de la
muerte (Koenig et al., 2012). Estos trabajos permi-
ten dar cuenta de la plasticidad de características
adaptativas como la autoestima o la religiosidad.
Sin embargo, la relación entre la religiosidad y
la maduración biológica probablemente requiera
mayor atención, dado que aún no se han identif
-
cado sufcientes estudios que puedan brindar apo
-
yo empírico a este aspecto del postulado.
BIOGRAFÍA OBJETIVA
Múltiple determinación.
Según el FFT, la acción
y la experiencia en un momento dado son una fun-
ción compleja de las características adaptativas,
lo que implica que rara vez existe una correspon-
dencia directa entre las tendencias básicas o las
características adaptativas y el comportamiento
(McCrae & Costa, 1996, 2010). En este sentido,
el comportamiento en un determinado momen-
to dado podría concebirse como el resultado del
conjunto de características adaptativas, entre las
cuales podrían incluirse la autoestima o la religio-
sidad.
El curso de la vida.
Siguiendo con el FFT, las
personas realizan planes, agendas, objetivos, que
permiten organizar la acción a partir de intervalos
amplios de tiempo de una manera consistente con
sus rasgos de personalidad. Por ejemplo, un estu-
dio de Gottfredson, Jones y Holland (1993) obser-
vó relaciones entre la elección de carrera y los fac-
tores de la personalidad, como en el caso de las
relaciones específcas entre apertura e intereses
artísticos. De la misma manera, se ha observa-
do que la espiritualidad se encuentra relacionada
con la elección de carrera (Duffy & Blustein, 2005;
Duffy, 2006) y de pareja (Koenig et al., 2012; Truji-
llo, 2009). Sin embargo, el contexto social también
presenta un impacto determinante en el curso de
la vida, en parte, debido a las normas y expec-
plicar la misma desgracia como un castigo de
Dios por una falta de devoción, promoviendo un
sentimiento de “abandono” por parte de Dios o la
Iglesia (Pargament, Koenig, & Perez, 2000). El
segundo mecanismo supone que algunos com-
portamientos religiosos como el rezo o la medi-
tación podrían contribuir, en algunos casos, a la
autorregulación o la meta-cognición, mediante la
reducción de foco en el sí mismo, la preocupación
y el estrés, y por lo tanto, conducirían a percibir
una mayor salud mental (James & Wells, 2003).
Sin embargo, no todas las formas de rezo se aso-
ciarían positivamente al bienestar. Por ejemplo,
Poloma y Pendleton (1989) clasifcan diFerentes ti
-
pos de rezos entre los cuales las oraciones de pe-
tición, defnidas como el pedido a Dios por objetos
materiales, podrían incrementar las rumiaciones y
preocupaciones, asociándose a la percepción de
un afecto negativo.
En el mismo sentido, Koenig et al., (2012) ob-
servan, en primer lugar, que las escrituras religio-
sas pueden sacarse de contexto justifcando el
uso de la violencia contra otras personas o contra
un miembro de la pareja cuando existen diferentes
contextos culturales o religiosos de ambas partes.
En segundo lugar, involucrarse en ciertos cultos
religiosos puede ocasionar dependencia emo-
cional de un líder y aislamiento de la familia y el
entorno íntimo. En tercer lugar, la religión puede
promover un pensamiento rigidizado o dogmático
y una dependencia excesiva a normas y reglas,
restringiendo la autonomía individual y favorecien-
do tendencias obsesivo compulsivas en las perso-
nas. Finalmente, ciertas creencias religiosas orto-
doxas pueden entrar en con±icto con la necesidad
de recurrir a tratamientos médicos, psiquiátricos
o psicológicos cuando estos son imprescindibles,
obstaculizando el acceso al tratamiento.
Así, se observa que la religión, comprendida
como una característica adaptativa, en algunos
casos, puede interferir con objetivos personales o
valores sociales.
Plasticidad.
De acuerdo con el FFT, las carac-
terísticas adaptativas cambian a lo largo del tiem-
po en respuesta a la maduración biológica, los
roles sociales, y las expectativas o cambios en el
contexto o a partir de intervenciones deliberadas
(McCrae & Costa, 1996). Diversos estudios han
identifcado numerosas variables que aFectan la
autoestima, como problemáticas familiares, aca-
démicas, económicas, entre otras, debido a que
la autoestima suele resultar sensible al feedback
que se recibe del entorno en la medida en que las
PSIENCIA. REVISTA LATINOAMERICANA DE CIENCIA PSICOLÓGICA
PSIENCIA. LATIN AMERICAN JOURNAL OF PSYCHOLOGICAL SCIENCE
350
MODELO Y TEORÍA DE LOS CINCO FACTORES
FIVE-FACTOR MODEL AND THEORY
las personas (McIntyre, Mattingly, Lewandowski, &
Simpson, 2014). De esta manera, características
adaptativas como la autoestima responderían a la
interacción entre las tendencias básicas y las in-
fuencias externas.
Del mismo modo, la espiritualidad facilitaría el
afrontamiento en el contexto de un atentado a un
templo o institución religiosa, contribuyendo a in-
terpretarlo como un aprendizaje, o una prueba a
superar, reforzando las creencias religiosas (Gall
et al., 2005; Koenig et al., 2012). Si en cambio,
este atentado fuera seguido por tantos otros, pro-
longándose en el tiempo y afectando a buena par-
te de la población, en ausencia de apoyo social,
estos podrían conducir a algunas personas a ex-
perimentar una crisis de fe religiosa en la que se
sentirían abandonadas por Dios (Afakseir & Cole
-
man, 2009; Koenig et al., 2012). En este sentido,
de manera similar a lo observado con la autoesti-
ma, la espiritualidad, en tanto tendencia básica de
la personalidad, podría interactuar con el contexto
social y físico, promoviendo el desarrollo de carac-
terísticas adaptativas como la religiosidad.
Apercepción.
Nuevamente, siguiendo a Costa
y McCrae (2010), los individuos tienden a asistir e
interpretar o construir el contexto de una manera
que es consistente con sus rasgos de personali-
dad. Numerosos estudios han observado que las
personas con alto neuroticismo y baja autoestima
suelen interpretar el contexto como un lugar hostil
o carente de sentido (Uziel, 2006; Widiger, 2009).
Por el contrario, las personas extrovertidas o con
una mayor apertura a la experiencia podrían in-
terpretarlo como un desafío o como una oportuni-
dad para atender a nuevos aprendizajes (McCrae
& Sutin, 2009; Uziel, 2006). Esto permitiría inferir
que el mundo es percibido en parte de acuerdo a
las tendencias básicas. Del mismo modo, siguien-
do a Piedmont (2012), aquellas personas que se
consideran espirituales tienden a encontrar un
sentido y un propósito para la vida, más allá de
su percepción inmediata del tiempo y el espacio,
experimentando un fuerte apego a la naturaleza y
las comunidades. De la misma manera, conside-
ran que la humanidad en su conjunto es particular-
mente buena, a pesar de que existe el bien y el mal
en las personas o que algunas de ellas puedan re-
sultar difíciles o problemáticas. Esta creencia los
conduce a experimentar un vínculo emocional con
toda la humanidad (Piedmont, 1999, 2001). Así, la
espiritualidad, comprendida como un rasgo de la
personalidad, afectaría el modo en el que el con-
texto es percibido.
tativas sociales para cada edad (Roberts, Wood,
& Smith, 2005). En este sentido, las instituciones
religiosas tienden a transmitir un conjunto de nor-
mas y expectativas que inciden en el curso y las
elecciones de vida de las personas (Paloutzian &
Park, 2013; Pargament, Exline, & Jones, 2012).
AUTOCONCEPTO
Esquema del Self.
Siguiendo a McCrae y Costa
(1996), los individuos presentan una visión cogni-
tiva-afectiva de sí mismos que es accesible a la
conciencia. Su dimensión evaluativa, la autoesti-
ma, se presenta como una visión afectiva del sí
mismo, accesible a la conciencia (Simkin et al.,
2012).
Percepción selectiva.
De acuerdo con el FFT,
la información se selecciona de una manera con-
sistente con los rasgos de la personalidad (Mc-
Crae & Costa, 2010). En este sentido, McAdams
et al. (2004) observaron que las historias de vida
de las personas con mayor neuroticismo tendían
a implicar temáticas vinculadas a las pérdidas,
mientras que aquellas personas con mayor ama-
bilidad refejaban historias vinculadas con las re
-
laciones interpersonales. A su vez, la complejidad
de las narraciones se encontraba asociada a la
Apertura (McAdams et al., 2004; McCrae & Costa,
2010). De manera similar, las historias de vida de
las personas espirituales tienden a incluir temáti-
cas que implican un vínculo con un orden superior
que contribuye a afrontar situaciones económicas
difíciles (Black, 1999).
INFLUENCIAS EXTERNAS
Interacción.
De acuerdo al FFT, el contexto so-
cial y físico interactúa con las disposiciones de la
personalidad moldeando características adapta-
tivas que regulan el comportamiento (McCrae &
Costa, 2012). Por ejemplo, en el contexto de una
crisis económica, la extroversión podría contri-
buir favorablemente en la búsqueda de empleo,
lo que contribuirá a mantener elevada la autoes-
tima (Baay, Van Aken, De Ridder, & Van der Lip-
pe, 2014; Burger & Caldwell, 2000; De Wals &
Meszaros, 2012). Sin embargo, si el contexto de
crisis fuera demasiado profundo, resultaría posi-
ble que esta tendencia básica Fuera insu±ciente
para garantizar el acceso al mercado laboral, lo
que podría afectar directamente la autoestima de
PSIENCIA. REVISTA LATINOAMERICANA DE CIENCIA PSICOLÓGICA
PSIENCIA. LATIN AMERICAN JOURNAL OF PSYCHOLOGICAL SCIENCE
351
SIMKIN, & AZZOLLINI
y ésta afectaría las tendencias básicas, indirec-
tamente a través de la biografía objetiva y las in-
fuencias externas (Simkin et al., 2012).
Si, tal como se ha sugerido, la religiosidad re-
sulta una adaptación de los rasgos de la perso-
nalidad (Piedmont, 2012; Saroglou, 2010), posi-
blemente en el marco del FFT, las experiencias
religiosas dependan del modo en que se conec-
tan con las tendencias básicas y las infuencias
externas. De esta manera, en consonancia con
lo observado por Rosenberg (1965), las institu-
ciones religiosas transmiten valores, creencias e
ideales que proporcionarían las bases para auto-
evaluarse (Paloutzian & Park, 2013; Pargament,
Mahoney & Shafranske, 2013). Dado que la cultu-
ra conduciría a considerar que el valor como per-
sona debe ganarse en base al esfuerzo individual
(Crocker & Park, 2004), las personas necesitarían
alcanzar tales ideales para percibirse exitosas y
experimentar aprobación social, manteniendo alta
su autoestima. En este contexto, dado el impacto
del FFM en alcanzar objetivos e ideales (McCrae
& Costa, 2012), las personas con un mayor neu-
roticismo, menor amabilidad y menor responsa-
bilidad podrían percibir una menor autoestima,
profundas crisis religiosas, y un sentimiento de
abandono por parte de Dios o su comunidad reli-
giosa. Por su parte, quienes presenten mayor es-
tabilidad emocional, amabilidad y responsabilidad
tendrían una mayor autoestima, un vinculo posi-
tivo con otros miembros de la comunidad (Pied-
mont, 2012), y un mayor apoyo social (Powell et
al., 2003; Thoresen & Harris, 2002).
DISCUSIÓN
El presente trabajo ha procurado contribuir, al me-
nos en un nivel programático, a explorar el modo
en que la religiosidad y la espiritualidad se inte-
gran en el marco del FFT (atendiendo especial-
mente la relación con la autoestima) a partir de
evaluar los antecedentes que permiten conectar-
las con los diferentes postulados propuestos por
McCrae y Costa (1996, 2012). Si bien el FFT se
presenta como un campo fértil para explorar las
relaciones entre estos constructos, algunos de los
postulados aún generan un profundo debate.
En primer lugar, se observa que todavía no se
ha conseguido establecer un consenso respecto
del postulado de origen. Mientras que para algu-
nos autores los rasgos se encuentran infuencia
-
dos genotípicamente, determinando la forma en
Reciprocidad.
De acuerdo con el FFT, los
individuos infuyen sobre el ambiente en el que
responden (McCrae & Costa, 1996, 2010). Podría
considerarse que la participación política constitu-
ye una de las tantas formas en que los individuos
infuyen en el ambiente. En los últimos años, diFe
-
rentes estudios han reportado relaciones entre la
personalidad y los valores destacando el impacto
que ambos presentan de manera conjunta en el
comportamiento político de los ciudadanos y en
la dinámica entre individuos, colectivos e institu-
ciones (Caprara, Vecchione, & Schwartz, 2009;
Simkin & Azzollini, 2014), de modo que las perso-
nas con mayor apertura suelen identi±carse con
las ideas de pluralismo y multiculturalidad propias
de los partidos con una orientación ideológica de
izquierda (McCrae, 1996; Van Hiel, Kossowska, &
Mervielde, 2000). A la vez, los individuos se iden-
ti±can con aquellos partidos que de±enden los
propios valores (Caprara, Schwartz, Capanna,
Vecchione, & Barbaranelli, 2006), por lo que quie-
nes presentan valores ligados al universalismo
tienden a optar por partidos de izquierda, mien-
tras que aquéllos que presentan valores asocia-
dos a la seguridad, se inclinan por los partidos de
derecha (Barnea & Schwartz, 1998). Por su parte,
las personas religiosas tienden a presentar una
baja apertura (Saroglou, 2002), una inclinación
por los valores que promueven la conservación
del orden social e individual y cierta aversión a los
valores que promueven el cambio y la autonomía
(Saroglou, Delpierre, & Dernelle, 2004), por lo
que usualmente tienden a inclinarse por aquellos
partidos del ala de derechas (Altemeyer, 1988;
Etchezahar & Simkin, 2013). De esta manera, se
observa que los individuos infuyen sobre el am
-
biente en el que responden, de manera consis-
tente con las tendencias básicas y características
adaptativas.
PROCESO DINÁMICO
Tal como han sido descriptos, los postulados del
FFT posibilitarían comprender el modo en que la
autoestima, la religiosidad y las tendencias bási-
cas de la personalidad (incluyendo la espirituali-
dad) se integran en un sistema, si bien no se han
identi±cado estudios que pudieran brindar sopor
-
te empírico a estos procesos especí±camente en
el marco del tal enfoque (McCrae & Costa, 2012).
De esta manera, se ha observado que los cinco
factores, en tanto tendencias básicas, incidirían
en la autoestima como característica adaptativa
PSIENCIA. REVISTA LATINOAMERICANA DE CIENCIA PSICOLÓGICA
PSIENCIA. LATIN AMERICAN JOURNAL OF PSYCHOLOGICAL SCIENCE
352
MODELO Y TEORÍA DE LOS CINCO FACTORES
FIVE-FACTOR MODEL AND THEORY
de la autoestima, como la Escala de Autoestima
de Rosenberg (e.g. “Soy capaz de hacer las co-
sas tan bien como la mayoría de las personas”,
“Siento que no tengo demasiadas cosas de las
que sentirme orgulloso”). Posiblemente, esta dif
-
cultad radique en que el self al que remiten estas
escalas responda a un único aspecto del mismo.
Tal vez futuros trabajos puedan explorar si otros
desarrollos teóricos respecto de este constructo,
tales como las nociones de yo conceptualizado,
yo como observador, yo como contexto (Dermot
Barnes-Holmes, Hayes, & Gregg, 2001; Hayes,
Strosahl, & Wilson, 1999) podrían contribuir a
comprender en mayor detalle la relación entre la
autoestima y la espiritualidad.
En relación al postulado de desajuste, el mo-
delo propuesto por James y Wells (2003) pare-
cería ofrecer una explicación a la disparidad de
resultados reportados en relación al vínculo entre
la religión y la salud mental (Koenig et al., 2012).
Quizás, integrar esta perspectiva al FFT pueda
contribuir a conocer la medida en que las ten-
dencias básicas afecten el desarrollo de mode-
los mentales “adaptativos” o “desadaptativos”, y
por ende, su impacto en la autoestima y la salud
mental.
Finalmente, futuras investigaciones podrían
focalizarse en los postulados relativos al proceso
dinámico, en tanto estos permiten comprender el
modo en que interactúan los diferentes compo-
nentes del sistema de la personalidad. De la lec-
tura de los antecedentes, el FFT parece explicar
la interacción entre el ambiente y las tendencias
básicas de acuerdo con el principio de parsimo-
nia, contribuyendo a comprender con mayor pro-
fundidad la naturaleza teórica de las relaciones
reportadas entre la autoestima y la religiosidad
(Krause, 1992; O’Connor & Vallerand, 1990;
O’Laoire, 1997; Piedmont, 2012).
REFERENCIAS
AFakseir, A., & Coleman, P. (2009). The inFuence
of religious coping on the mental health
of disabled Iranian war veterans.
Mental
Health, Religion and Culture
,
12
(2), 175–190.
doi:10.1080/13674670802428563
Allport, G. W., & Odbert, H. S. (1936). Trait-
Names: A Psycho-lexical Study.
Psychological
Monographs
. doi:10.1037/h0093360
Altemeyer, B. (1988).
Enemies of freedom:
Understanding right-wing authoritarianism
. San
que los individuos responden al mundo social
(Brody, 1994; Eysenck, 1967; McCrae et al., 2000)
otros han señalado que dependen en mayor me-
dida del proceso de socialización y la interacción
interpersonal (Hampson, 1988; Hettema & Deary,
1993; Matthews, Deary, & Whiteman, 2009). En
este sentido, si bien la defnición de espiritualidad
propuesta por Piedmont (1999) resulta consisten-
te con la conceptualización realizada por McCrae
y Costa (1980) de los factores del FFM, se ob-
serva que el postulado aún requiere una revisión
más exhaustiva.
Acerca del postulado de desarrollo, se han
encontrado diferencias en el modo en que la es-
piritualidad y los factores del FFM se desarrollan
a lo largo del ciclo vital (Levenson et al., 2005;
Roberts et al., 2006). Futuras investigaciones po-
drían explorar si el lugar que la vejez y la muerte
presentan en diferentes contextos culturales po-
dría afectar el desarrollo de la espiritualidad des-
de una perspectiva evolutiva.
Respecto del postulado de estructura, a pesar
de que diferentes autores han sugerido que la
espiritualidad podría considerarse un factor inde-
pendiente del FFM (MacDonald, 2000; Piedmont,
1999; Rican & Janosova, 2010), su inclusión en
el modelo aún no ha obtenido mayor aceptación
(Saroglou, 2010, 2011). Por ejemplo, de acuerdo
con Saroglou (2014) ser espiritual resultaría equi-
valente a ser deportista, de modo que no conside-
rarse espiritual no implicaría carecer de una parte
central de lo que supone ser una persona. De ma-
nera similar a lo observado con los factores de or-
den superior (DeYoung, 2006; Digman, 1997), al
margen de que distintos estudios puedan aportar
apoyo empírico a la estructura de seis dimensio-
nes, aún resulta necesaria una mayor elaboración
teórica que pueda contribuir a explicar la naturale-
za de estos resultados. Dado que el FFM se pre-
senta como un modelo eminentemente descrip-
tivo, tal vez continuar trabajando en la línea del
FFT pueda echar luz sobre el presente problema.
Sobre el postulado de adaptación, si bien se
han reportado asociaciones signifcativas en
-
tre espiritualidad y autoestima (Piedmont, 2010,
2012), la naturaleza teórica de su relación pro-
bablemente requiera mayor atención. Como se
ha señalado, dado que la espiritualidad supone
suspender juicios de valor respecto del self (Loy,
1996; Piedmont, 1999), desde esta perspectiva
resulta di±ícil otorgar signifcado a muchos de
los ítems comprendidos en los instrumentos em-
pleados con mayor frecuencia para la evaluación
PSIENCIA. REVISTA LATINOAMERICANA DE CIENCIA PSICOLÓGICA
PSIENCIA. LATIN AMERICAN JOURNAL OF PSYCHOLOGICAL SCIENCE
353
SIMKIN, & AZZOLLINI
Biesanz, J. C., & West, S. G. (2004). Towards
understanding assessments of the big Fve:
Multitrait-multimethod analyses of convergent
and discriminant validity across measurement
occasion and type of observer.
Journal of
Personality
,
72
(4), 845–876. doi:10.1111/
j.0022-3506.2004.00282.x
Black, H. K. (1999). Life as gift: Spiritual Narratives
of Elderly African-American Women Living in
Poverty.
Journal of Aging Studies
,
13
(4), 441–
455. doi:10.1016/S0890-4065(99)00020-1
Branden, N. (1969).
The psychology of self-
esteem : a new concept of man’s psychological
nature
.
Nueva
York:
Nash
Publishing
Corporation.
Brody, N. (1994). Heritability of Traits.
Psychological
Inquiry
,
5
(2),
117–119.
doi:10.1207/
s15327965pli0502_3
Burger, J. M., & Caldwell, D. F. (2000). Personality,
social activities, job-search behavior and
interview success: Distinguising between
PANAS trait positive affect and NEO
extraversion.
Motivation and Emotion
,
24
(1),
51–62. doi:10.1023/A:1005539609679
Canto Ortiz, J. M., & Toranzo Moral, F. (2005). El
si mismo desde la teoría de la identidad social.
Escritos de Psicología
,
7
, 59–70.
Caprara, G., Schwartz, S., Capanna, C., Vecchione,
M., & Barbaranelli, C. (2006). Personality and
politics: Values, traits, and political choice.
Political Psychology
,
27
(1), 1–28. doi:10.1111/
j.1467-9221.2006.00457.x
Caprara, G., Vecchione, M., & Schwartz, S. H.
(2009). Mediational role of values in linking
personality traits to political orientation.
Asian
Journal of Social Psychology
,
12
(2), 82–94.
doi:10.1111/j.1467-839X.2009.01274.x
Cattell, R. B. (1950).
Personality: A Systematic,
Theoretical and Factual Study
. Nueva York: Mc
Graw Hill.
Chang, E. C., Jilani, Z., Yu, T., Fowler, E. E., Lin, J.,
Webb, J. R., & Hirsch, J. K. (2015). Fundamental
dimensions of personality underlying spirituality:
Further evidence for the construct validity of the
RiTE measure of spirituality.
Personality and
Individual Differences
,
75
(1), 175–178.
Cheung, F. M., Cheung, S. F., Leung, K., Ward,
C., & Leong, F. (2003). The English version of
the Chinese Personality Assessment Inventory.
Journal of Cross-Cultural Psychology
,
34
(4),
433–452.
Francisco: Jossey-Bass.
Ashton, M. C., & Lee, K. (2001). A theoretical
basis for the major dimensions of personality.
European Journal of Personality
,
15
(5), 327–
353. doi:10.1002/per.417
Ashton, M. C., & Lee, K. (2014). Personality and
Religiousness. In V. Saroglou (Ed.),
Religion,
personality, and social behavior
(pp. 31–46).
Nueva York: Psychology Press.
Ashton, M. C., Lee, K., & Goldberg, L. R. (2004).
A hierarchical analysis of 1,710 English
personality-descriptive adjectives.
Journal of
Personality and Social Psychology
,
87
(5), 707–
721. doi:10.1037/0022-3514.87.5.707
Azzollini, S., & González, F. (2011).
Ensayos
sobre el tiempo subjetivo
. Madrid: Editorial
Académica Española.
Baay, P. E., Van Aken, M. A. G., De Ridder, D. T.
D., & Van der Lippe, T. (2014). Understanding
the role of social capital in adolescents’ Big
Five personality effects on school-to-work
transitions.
Journal of Adolescence
,
37
(5), 739–
748. doi:10.1016/j.adolescence.2014.04.015
Ball, J., Armistead, L., & Austin, B. J. (2003).
The relationship between religiosity and
adjustment among African-American, female,
urban adolescents.
Journal of Adolescence
,
26
(4),
431–446.
doi:10.1016/S0140-
1971(03)00037-X
Barnea, M., & Schwartz, S. (1998). Values and
voting.
Political Psychology
,
19
(1), 17–40.
doi:10.1111/0162-895X.00090
Barnes-Holmes, D., Hayes, S. C., & Gregg,
J.
(2001).
Religion,
Spirituality,
and
Transcendence. In D. Barnes-Holmes & B.
Roche (Eds.),
Relational Frame Theory
(pp.
239–251). USA: Springer.
Baron, A. S., Schmader, T., Cvencek, D., & Meltzoff,
A. N. (2014). The gendered self-concept: How
implicit gender sterotypes and attitudes shape
self-deFnition. En H. Tenenbaum & P. J. Leman
(Eds.)
Gender and Development
(pp. 109–132)
East Sussex: Psychology Press.
Belzen, J. A., & Hood, R. W. (2006). Methodological
issues in the psychology of religion: toward
another paradigm?
The Journal of Psychology
,
140
(1), 5–28. doi:10.3200/JRLP.140.1.5-28
Benson, P., & Spilka, B. (1973). God image as a
function of self-esteem and locus of control.
Journal for the ScientiFc Study of Religion
,
12
(3), 297–310. doi:10.2307/1384430
PSIENCIA. REVISTA LATINOAMERICANA DE CIENCIA PSICOLÓGICA
PSIENCIA. LATIN AMERICAN JOURNAL OF PSYCHOLOGICAL SCIENCE
354
MODELO Y TEORÍA DE LOS CINCO FACTORES
FIVE-FACTOR MODEL AND THEORY
the Big Five.
Journal of Personality and
Social
Psychology
,
73
(6),
1246–1256.
doi:10.1037/0022-3514.73.6.1246
Digman, J. M., & Takemoto-Chock, N. K. (1981).
Factors In The Natural Language Of Personality:
Re-Analysis, Comparison, And Interpretation
Of Six Major Studies.
Multivariate Behavioral
Research
,
16
(2),
149–170.
doi:10.1207/
s15327906mbr1602_2
Duffy, R. D. (2006). Spirituality, religion, and
career development: current status and future
directions.
The Career Development Quarterly
,
55
(1), 52–63. doi:10.1002/j.2161-0045.2006.
tb00004.x
Duffy, R. D., & Blustein, D. L. (2005). The
relationship between spirituality, religiousness,
and career adaptability.
Journal of Vocational
Behavior
,
67
(3), 429–440. doi:10.1016/j.
jvb.2004.09.003
Dy-Liacco, G. S., Piedmont, R. L., Murray-
Swank, N. A., Rodgerson, T. E., & Sherman,
M. F. (2009). Spirituality and religiosity as
cross-cultural aspects of human experience.
Psychology of Religion and Spirituality
,
1
(1),
35–52. doi:10.1037/a0014937
Elliott, G. C. (2001). The Self as Social Product
and Social Force. In T. Owens, S. Stryker, &
N. Goodman (Eds.),
Extending Self-Esteem
Theory and Research
(pp. 10–28). Cambridge:
Cambridge University Press. doi:10.1017/
CBO9780511527739.002
Epstein, S. (1980). The self-concept: A review
and the proposal of an integrated theory of
personality. In E. Straub (Ed.),
Personality:
Basic aspects and current research
(pp. 83–
131). Englewood Cliffs: Prentice Hall.
Etchezahar, E., & Simkin, H. (2013). Religiosidad,
Espiritualidad, Escepticismo: la mediación
del autoritarismo.
Subjetividad Y Procesos
Cognitivos
,
17
(2), 48–58.
Eysenck, H. J. (1967).
The biological basis of
personality.
Springfeld: Thomas.
Eysenck, H. J., & Eysenck, S. B. G. (1975).
Manual
of the Eysenck Personality Questionnaire.
London: Hodder & Stoughton.
Eysenck, H. J., & Eysenck, S. B. G. (1976).
Psychoticism as a dimension of personality
.
London: Stoughton & Hodder.
Freud, S. (1933).
New introductory lectures in
psychoanalysis
. Nueva York: Norton.
Friedman, H., Krippner, S., Riebel, L., & Johnson,
Coopersmith, S. (1967).
The Antecedents of Self-
Esteem
. San Francisco: Freeman.
Costa, P. T., Bagby, R. M., Herbst, J. H., &
McCrae, R. R. (2005). Personality self-reports
are concurrently reliable and valid during acute
depressive episodes.
Journal of Affective
Disorders
,
89
(1-3), 45–55. doi:10.1016/j.
jad.2005.06.010
Costa, P. T., & McCrae, R. R. (1980). Still stable
after all these years: Personality as a key
to some issues in adulthood and old age. In
P. B. Baltes & O. G. Brim (Eds.),
Life span
development and behavior
(Vol. 3, pp. 65–102).
Nueva York: Academic Press.
Costa, P. T., McCrae, R. R., & Dye, D. A.
(1991). Facet scales for agreeableness and
conscientiousness: A revision of the NEO
personality inventory.
Personality and Individual
Differences
,
12
(9), 887–898. doi:10.1016/0191-
8869(91)90177-D
Costa, P. T., McCrae, R. R., & Norris, A. H. (1981).
Personal adjustment to aging: longitudinal
prediction from neuroticism and extraversion.
Journal
of
Gerontology
,
36
(1),
78–85.
doi:10.1093/geronj/36.1.78
Crocker, J., & Park, L. E. (2004). The costly pursuit
of self-esteem.
Psychological Bulletin
,
130
(3),
392–414. doi:10.1037/0033-2909.130.3.392
De Jong, R. D., Bouhuys, S. A., & Barnhoorn,
J.
C.
(1999).
Personality,
SelF-EFfcacy
and Functioning in Management Teams: A
Contribution to Validation.
International Journal
of Selection and Assessment
,
7
(1), 46–49.
De Wals, S., & Meszaros, K. (Eds.) (2012).
Handbook on Psychology of Self-Esteem
.
Nueva York: Nova Science Publishers.
Depaula, P. D., & Azzollini, S. (2013). Análisis
del Modelo Big Five de la Personalidad
como predictor de la inteligencia cultural.
PSIENCIA:
Revista
Latinoamericana
de
Ciencia Psicológica
,
5
(1), 35–43. doi:10.5872/
psiencia/5.1.24
DeYoung, C. G. (2006). Higher-order factors of the
Big Five in a multi-informant sample.
Journal
of Personality and Social Psychology
,
91
(6),
1138–1151. doi:10.1037/0022-3514.91.6.1138
Digman, J. M. (1990). Personality Structure:
Emergence
of
the
Five-Factor
Model.
Annual Review of Psychology
,
41
, 417–440.
doi:10.1146/annurev.ps.41.020190.002221
Digman, J. M. (1997). Higher-order factors of
PSIENCIA. REVISTA LATINOAMERICANA DE CIENCIA PSICOLÓGICA
PSIENCIA. LATIN AMERICAN JOURNAL OF PSYCHOLOGICAL SCIENCE
355
SIMKIN, & AZZOLLINI
Halvorsen, I., & Heyerdahl, S. (2006). Girls with
Anorexia Nervosa as Young Adults:Personality,
Self-Esteem, and Life Satisfaction.
International
Journal of Eating Disorders
,
39
(4), 285–293.
doi:10.1002/eat.20248
Hampson, S. E. (1988).
The construction
of personality: An introduction
. London:
Routledge.
Harter, S. (2012).
The Construction of Self:
Developmental and Sociocultural Foundations
.
Nueva York: The Guilford Press.
Hattie, J. (2014).
Self-Concept
. Nueva York:
Psychology Press.
Hayes, S. C., Strosahl, K., & Wilson, K. G. (1999).
Acceptance and commitment therapy
. Nueva
York: The Guilford Press.
Hayman, J., Kurpius, S., & Befort, C. (2007).
Spirituality
among
college
freshmen:
Relationships to self-esteem, body image, and
stress.
Counseling and Values
,
52
(1), 55–70.
doi:10.1002/j.2161-007X.2007.tb00087.x
Heine, S. J., Lehman, D. R., Markus, H. R., &
Kitayama, S. (1999). Is there a universal
need for positive self-regard?
Psychological
Review
,
106
(4), 766–794. doi:10.1037/0033-
295X.106.4.766
Hettema, P. J., & Deary, I. J. (1993).
Foundations
of personality
. Nueva York: Springer.
Heuchert, J. W. P., Parker, W. D., Stumpf, H., &
Myburgh, C. P. H. (2000). The Five-Factor
Model of Personality in South African College
Students.
American Behavioral Scientist
,
44
(1),
112–125. doi:10.1177/00027640021956125
Hills, P. R., Francis, L. J., & Jennings, P.
(2006).
Religious
behavior,
personality,
and dimensions of self-esteem among
13-to
15-year-old
adolescents.
Journal
of Research on Christian
,
15
(1), 61–76.
doi:10.1080/10656210609484994
James, A., & Wells, A. (2003). Religion
and mental health: towards a cognitive-
behavioural
framework.
British
Journal
of
Health
Psychology
,
8
(3),
359–376.
doi:10.1348/135910703322370905
James, W. (1890).
The principles of psychology
.
Nueva York: Holt.
James, W. (1902).
The varieties of religious
experience.
(1994th ed.). Nueva York: The
Modern Library.
John, O. P., Robins, R. W., & Pervin, L. A. (Eds.)
(2010).
Handbook of Personality: Theory and
C. (2012). Models of Spiritual Development.
En L. J. Miller (Ed.)
The Oxford Handbook of
Psychology and Spirituality
(pp. 207–223).
Nueva York: The Guilford Press.
Gall, T. L., Charbonneau, C., Clarke, N. H.,
Grant, K., Joseph, A., & Shouldice, L. (2005).
Understanding the Nature and Role of
Spirituality in Relation to Coping and Health: A
Conceptual Framework.
Canadian Psychology
,
46
(2), 88–104. doi:10.1037/h0087008
Gallagher, S. (Ed.) (2011).
The Oxford Handbook
of the Self
. Oxford: Oxford Handbooks.
Gecas, V., Weigert, A., Rooney, E., & Thomas,
D. L. (1974).
Family Socialization and the
Adolescent: Determinants of Self-Concept,
Conformity, Religiousity, and Counterculture
Values
. Maryland: Lexington Books.
Gist, M. E., & Mitchell, T. B. (1992). Self-EfFcacy:
a Theoretical Analysis of Its Determinants
and Malleability.
Academy of Management
Review
,
17
(2),
183–211.
doi:10.5465/
AMR.1992.4279530
Goldberg, L. R. (1981). Language and Individual
Differences : The search for universals in
personality lexicons. En L. Wheeler (Ed.),
Review of Personality and Social Psychology
(pp. 141–165). Beverly Hills: Sage.
Golden, J., Piedmont, R. L., Ciarrocchi, J. W., &
Rodgerson, T. (2004). Spirituality and burnout:
An incremental validity study.
Journal of
Psychology and Theology
,
32
, 115–125.
Gorsuch, R. L. (1984). Measurement: The
boon and bane of investigating religion.
American Psychologist
,
39
(3), 228–236.
doi:10.1037/0003-066X.39.3.228
Gottfredson, G. D., Jones, E. M., & Holland, J. L.
(1993). Personality and vocational interests:
The relation of Holland’s six interest dimensions
to Fve robust dimensions of personality.
Journal
of Counseling Psychology
,
40
(4), 518–524.
doi:10.1037/0022-0167.40.4.518
Graziano, W. G., & Tobin, R. M. (2009).
Agreeableness. En M. Leary & R. Hoyle (Eds.),
Handbook of individual differences in social
behavior
(pp. 46–61). Nueva York: The Guilford
Press.
Hair, E. C., & Graziano, W. G. (2003). Self-
Esteem, Personality and Achievement in High
School: A Prospective Longitudinal Study in
Texas.
Journal of Personality
,
71
(6), 971–994.
doi:10.1111/1467-6494.7106004
PSIENCIA. REVISTA LATINOAMERICANA DE CIENCIA PSICOLÓGICA
PSIENCIA. LATIN AMERICAN JOURNAL OF PSYCHOLOGICAL SCIENCE
356
MODELO Y TEORÍA DE LOS CINCO FACTORES
FIVE-FACTOR MODEL AND THEORY
204. doi:10.2224/sbp.1996.24.2.195
Leary, M. R., & Tangney, J. P. (Eds.) (2012).
Handbook of Self and Identity
. Nueva York: The
Guilford Press.
Lee, A., & Hankin, B. L. (2009). Insecure
attachment,
dysfunctional
attitudes,
and
low
self-esteem
predicting
prospective
symptoms of depression and anxiety during
adolescence.
Journal of Clinical Child and
Adolescent Psychology
,
38
(2), 219–231.
doi:10.1080/15374410802698396
Lemann, N. (1999).
The big test: The secret
history of the american meritocracy
. Nueva
York: Farrar, Straus, & Giroux.
Levenson, M. R., Jennings, P. A., Aldwin, C. M.,
& Shiraishi, R. W. (2005). Self-transcendence:
conceptualization
and
measurement.
International Journal of Aging & Human
Development
,
60
(2), 127–43. doi:10.2190/
XRXM-FYRA-7U0X-GRC0
Loy, D. (1996).
Lack and transcendence: The
problem of death and life in psychotherapy,
existentialism and Buddhism
. Nueva York:
Prometheus Books.
Luk, C. L., & Bond, M. H. (1993). Personality
variation and values endorsement in Chinese
University students.
Personality and Individual
Differences
,
14
(3), 429–437. doi:10.1016/0191-
8869(93)90312-Q
MacDonald, D. A. (2000). Spirituality: description,
measurement, and relation to the fve Factor
model of personality.
Journal of Personality
,
68
(1), 153–197. doi:10.1111/1467-6494.t01-1-
00094
MacDonald, D. A., Friedman, H. L., Brewczynski,
J., Holland, D., Salagame, K. K. K., Mohan, K.
K., … Cheong, H. W. (2015). Spirituality as a
Scientifc Construct: Testing Its Universality
across Cultures and Languages.
Plos One
,
10
(3), 1–38. doi:10.1371/journal.pone.0117701
Maltby, J., Lewis, C. A., Freeman, A., Day,
L., Cruise, S. M., & Breslin, M. J. (2010).
Religion and health : the application of a
cognitive-behavioural
framework.
Mental
Health, Religion & Culture,
13
(7), 749–759.
doi:10.1080/13674670802596930
Markon, K. E., Krueger, R. F., & Watson, D.
(2005). Delineating the structure of normal
and abnormal personality: an integrative
hierarchical approach.
Journal of Personality
and Social Psychology
,
88
(1), 139–157.
Research
. (O. P. John, R. W. Robins, & L.
A. Pervin, Eds.) (3rd ed.). Nueva York: The
Guilford Press.
Judge, T. A., & Cable, D. M. (1997). Applicant
personality,
organizational
culture,
and
organization attraction.
Personnel Psychology
,
50
(2), 359–394. doi:10.1111/j.1744-6570.1997.
tb00912.x
Judge, T. A., Erez, A., Bono, J. E., & Thoresen,
C. J. (2002). Are measures of self-esteem,
neuroticism, locus of control, and generalized
selF-eFfcacy
indicators
oF
a
common
core
construct?
Journal of Personality and Social
Psychology
,
83
(3), 693–710. doi:10.1037/0022-
3514.83.3.693
Jung, C. G. (1933).
Modern man in search of a
soul
. Nueva York: Harcourt.
Kaare, P. R., Mõttus, R., & Konstabel, K. (2009).
Pathological gambling in Estonia: Relationships
with personality, self-Esteem, emotional states
and cognitive ability.
Journal of Gambling
Studies
,
25
(3), 377–390. doi:10.1007/s10899-
009-9119-y
Kassin, S. (2003).
Psychology
. Nueva York:
Prentice-Hall.
King, P. E., & Roeser, R. W. (2009). Religion and
Spirituality in Adolescent Development. En R.
M. Lerner & L. Steinberg (Eds.),
Handbook of
Adolescent Psychology
(pp. 435–478). John
Wiley & Sons. doi:10.1002/9780470479193.
adlpsy001014
Koenig, H. G., King, D., & Carson, V. B. (2012).
Handbook of religion and health
. London:
Oxford University Press.
Koenig, H. G., Siegler, I. C., Meador, K. G., &
George, L. K. (1990). Religious coping and
personality in later life.
International Journal
of Geriatric Psychiatry
,
5
(2), 123–131.
doi:10.1002/gps.930050210
Krause, N. (1992). Stress, Religiosity, and
Psychological Well-Being among Older Blacks.
Journal of Aging and Health
,
4
(3), 412–439.
doi:10.1177/089826439200400305
Krause, N. (2003). Religious meaning and
subjective well-being in late life.
The Journals
of Gerontology. Series
,
58
(3), 160–170.
doi:10.1093/geronb/58.3.S160
Lawenius, M., & Veisson, M. (1996). Personality and
Self-Esteem in Parents of Disabled Children:
a Comparison Between Estonia and Sweden.
Social Behavior and Personality
,
24
(2), 195–
PSIENCIA. REVISTA LATINOAMERICANA DE CIENCIA PSICOLÓGICA
PSIENCIA. LATIN AMERICAN JOURNAL OF PSYCHOLOGICAL SCIENCE
357
SIMKIN, & AZZOLLINI
McCrae, R. R., & Costa, P. T. (2012).
Personality in
adulthood
(2nd ed.). Nueva York: The Guilford
Press.
McCrae, R. R., Costa, P. T., Ostendorf, F., Angleitner,
A., Hrebícková, M., Avia, M. D., … Smith, P.
B. (2000). Nature over nurture: temperament,
personality, and life span development.
Journal
of Personality and Social Psychology
,
78
(1),
173–186. doi:10.1037/0022-3514.78.1.173
McCrae, R. R., Costa, P. T., Terracciano, A., Parker,
W. D., Mills, C. J., De Fruyt, F., & Mervielde, I.
(2002). Personality trait development from age
12 to age 18: longitudinal, cross-sectional, and
cross-cultural analyses.
Journal of Personality
and Social Psychology
,
83
(6), 1456–1468.
doi:10.1037/0022-3514.83.6.1456
McCrae, R. R., & John, O. P. (1992). An introduction
to the fve-Factor model and its applications.
Journal of Personality
,
60
(2), 175–215.
doi:10.1111/j.1467-6494.1992.tb00970.x
McCrae, R. R., & Löckenhoff, C. E. (2010). Self
Regulation and the Five Factor Model of
Personality Traits. En R. Hoyle (Ed.),
Handbook
of personality and self-regulation
(pp. 145–
168). West Sussex: Wiley-Blackwell.
McCrae, R. R., & Sutin, A. R. (2009). Openness
to Experience. En M. R. Leary & R. H. Hoyle
(Eds.),
Handbook of individual differences in
social behavior
(pp. 257–273). Nueva York:
The Guilford Press.
McFadden, S. H. (2012). Old Persons, Old Age,
Aging, and Religion. En R. F. Paloutzian & C.
L. Park (Eds.),
Handbook of the Psychology of
Religion and Spirituality
(pp. 198–215). Nueva
York: The Guilford Press.
McIntyre, K. P., Mattingly, B. A., Lewandowski,
G. W., & Simpson, A. (2014). Workplace self-
expansion: Implications for job satisfaction,
commitment, self-concept clarity, and self-
esteem among the employed and unemployed.
Basic and Applied Social Psychology
,
36
(1),
59–69. doi:10.1080/01973533.2013.856788
Miller, W. R., & Thoresen, C. E. (1999). Spirituality
and health. En W. R. Miller (Ed.),
Integrating
spirituality into treatment
(pp. 3–18). Washington
DC: American Psychological Association.
Mischel, W., & Shoda, Y. (1995). A cognitive–
affective system theory of personality:
Reconceptualizing situations, dispositions,
dynamics, and invariance in personality
structure.
Psychological Review
,
102
(2), 246–
268. doi:10.1037/0033-295X.102.2.246
doi:10.1037/0022-3514.88.1.139
Marsh, H. W., & Martin, A. J. (2011). Academic
self-concept and academic achievement:
relations and causal ordering.
The British
Journal of Educational Psychology
,
81
(1), 59–
77. doi:10.1348/000709910X503501
Matthews, G., Deary, I. J., & Whiteman, M.
C. (2009).
Personality traits
. Cambirdge:
Cambridge University Press.
Mayberg, H. S., Brannan, S. K., Tekell, J. L., Silva,
J. A., Mahurin, R. K., McGinnis, S., & Jerabek,
P. A. (2000). Regional metabolic effects of
±uoxetine in major depression: Serial changes
and relationship to clinical response.
Biological
Psychiatry
,
48
(8), 830–843. doi:10.1016/
S0006-3223(00)01036-2
Mayer, J. D. (1998). A Systems Framework for the
Field Personality.
Psychological Inquiry
,
9
(2),
118–144. doi:10.1207/s15327965pli0902_10
McAdams, D. P., Anyidoho, N. A., Brown, C., Huang,
Y. T., Kaplan, B., & Machado, M. A. (2004).
Traits and stories: Links between dispositional
and narrative features of personality.
Journal
of Personality
,
72
(4), 761–784. doi:10.1111/
j.0022-3506.2004.00279.x
McCrae, R. R. (1996). Social consequences
of
experiential
openness.
Psychological
Bulletin
,
120
(3), 323–337. doi:10.1037/0033-
2909.120.3.323
McCrae, R. R., & Costa, P. T. (1996). Toward
a New Generation of Personality Theories:
Theoretical Contexts for the Five-Factor Model.
En J. S. Wiggins (Ed.),
The fve-Factor model
of personality: Theoretical perspectives.
(pp.
51–87). Nueva York: The Guilford Press.
McCrae, R. R., & Costa, P. T. (2006). Cross-
cultural perspectives on adult personality trait
development. En D. Mroczek & T. Little (Eds.),
Handbook of personality development
(pp.
129–145). Hillsdale: Erlbaum.
McCrae, R. R., & Costa, P. T. (2008). Empirical
and theoretical status oF the fve-Factor model oF
personality traits. En G. J. Boyle, G. Mathews,
& D. H. Saklofske (Eds.),
The SAGE Handbook
of Personality Theory and Assessment
(pp.
273–295). London: Sage Publications.
McCrae, R. R., & Costa, P. T. (2010). The Five
Factor Theory of Personality. En O. P. John,
R. W. Robins, & L. A. Pervin (Eds.),
Handbook
of personality: Theory and research
(pp. 159–
182). Nueva York: The Guilford Press.
PSIENCIA. REVISTA LATINOAMERICANA DE CIENCIA PSICOLÓGICA
PSIENCIA. LATIN AMERICAN JOURNAL OF PSYCHOLOGICAL SCIENCE
358
MODELO Y TEORÍA DE LOS CINCO FACTORES
FIVE-FACTOR MODEL AND THEORY
APA Handbook of Psychology, Religion,
and Spirituality (Vol. 1): context, theory
and research.
Washington DC: American
Psychological Association.
Pargament, K. I., Koenig, H. G., & Perez,
L. M. (2000). The many methods of
religious coping: Development and initial
validation of the RCOPE.
Journal of Clinical
Psychology
,
56
(4), 519–543. doi:10.1002/
(SICI)1097-4679(200004)56:4<519::AID-
JCLP6>3.0.CO;2-1
Piedmont, R. L. (1999). Does Spirituality
Represent the Sixth Factor of Personality?
Spiritual Transcendence and the Five-Factor
Model.
Journal of Personality
,
67
(6), 985–1013.
doi:10.1111/1467-6494.00080
Piedmont, R. L. (2001). Spiritual transcendence
and the scientifc study oF spirituality.
Journal of
Rehabilitation
,
67
(1), 4–14.
Piedmont, R. L. (2005). The Role of Personality
in Understanding Religious and Spiritual
Constructs. En R. F. Paloutzian & C. L. Park
(Eds.),
Handbook of the psychology of religion
and spirituality
(1st ed., pp. 253–273). London:
The Guilford Press.
Piedmont, R. L. (2010).
Assessment of spirituality
and religious sentiments, technical manual
(2nd ed.). Timonium, Maryland: Author.
Piedmont, R. L. (2012). Overview and Development
of Measure of Numinous Constructs: The
Assessment of Spirituality and Religious
Sentiments (ASPIRES) Scale. En L. J. Miller
(Ed.),
The Oxford Handbook of Psychology
and Spirituality
(pp. 104-122). Oxford: Oxford
University Press.
Piedmont, R. L., & Chae, J.-H. (1997). Cross-
Cultural Generalizability of the Five-Factor
Model of Personality: Development and
Validation of the NEO PI-R for Koreans.
Journal
of Cross-Cultural Psychology
,
28
(2), 131–155.
doi:10.1177/0022022197282001
Piedmont, R. L., Ciarrocchi, J. W., Dy-Liacco,
G. S., & Williams, J. E. G. (2009). The
empirical and conceptual value of the spiritual
transcendence and religious involvement
scales for personality research.
Psychology
of Religion and Spirituality
,
1
(3), 162–179.
doi:10.1037/a0015883
Piedmont, R. L., & Friedman, P. H. (2012).
Spirituality, Religiosity, and Subjective Quality
of Life. En K. C. Land, A. C. Michalos, &
Murray, H. A., & Kluckhohn, C. (1953). Outline of
a conception of personality. En C. Kluckhohn
& H. A. Murray (Eds.),
Personality in nature,
society, and culture
(pp. 3–52). Nueva York:
Knopf.
Neto, F., & Mullet, E. (2004). Personality, self-
esteem, and self-construal as correlates of
forgivingness.
European Journal of Personality
,
18
(1), 15–30. doi:10.1002/per.500
Norman, W. T. (1963). Toward an adequate
taxonomy of personality attributes: replicated
factors structure in peer nomination personality
ratings.
Journal of Abnormal and Social
Psychology
,
66
(6), 574–583. doi:10.1037/
h0040291
O’Brien, E. J., Bartoletti, M., & Leitzel, J. D.
(2006). Self-esteem, psychopathology, and
psychotherapy. En M. H. Kernis (Ed.),
Self-
esteem issues and answers: A sourcebook of
current perspectives,
(pp. 306–315). Nueva
York: Psychology Press.
O’Connor, B. P., & Vallerand, R. J. (1990). Religious
motivation in the elderly: a French-Canadian
replication and an extension.
The Journal of
Social Psychology
. doi:10.1080/00224545.19
90.9922933
O’Laoire, S. (1997). An experimental study of the
effects of distant, intercessory prayer on self-
esteem, anxiety, and depression.
Alternative
Therapies in Health and Medicine
,
3
(6), 38–53.
Oman,
D.
(2013).
Defning
Religion
and
Spirituality. En R. F. Paloutzian & C. L. Park
(Eds.),
Handbook of the Psychology of Religion
and Spirituality
(pp. 23–48). Nueva York: The
Guilford Press.
Oñate, M. (1989).
El autoconcepto: Formación,
medida e implicaciones en la personalidad.
Madrid: Narcea.
Ozer, D. J., & Reise, S. P. (1994). Personality
Assessment.
Annual Review of Psychology
,
45
(1),
357–388.
doi:10.1146/annurev.
ps.45.020194.002041
Paloutzian, R. F., & Park, C. L. (Eds.) (2013).
Handbook of the Psychology of Religion and
Spiritualty
(2nd ed.). Nueva York: The Guilford
Press.
Pargament, K. I., Mahoney, A., & Shafranske, E.
(Eds.). (2013).
APA Handbook of Psychology,
Religion, and Spirituality
. Washington, DC:
American Psychological Association.
Pargament, K. I., Exline, J., & Jones, J. (2013).
PSIENCIA. REVISTA LATINOAMERICANA DE CIENCIA PSICOLÓGICA
PSIENCIA. LATIN AMERICAN JOURNAL OF PSYCHOLOGICAL SCIENCE
359
SIMKIN, & AZZOLLINI
Roberts, B. W., & Helson, R. (1997). Changes in
culture, changes in personality: the infuence oF
individualism in a longitudinal study of women.
Journal of Personality and Social Psychology
,
72
(3),
641–651.
doi:10.1037/0022-
3514.72.3.641
Roberts, B. W., Jackson, J. J., Fayard, J.
V., Edmonds, G., & Meints, J. (2009).
Conscientiousness. En M. Leary & R. Hoyle
(Eds.),
Handbook of individual differences in
social behavior
(pp. 257–273). Nueva York:
The Guilford Press.
Roberts, B. W., Walton, K. E., & Viechtbauer,
W. (2006). Patterns of mean-level change in
personality traits across the life course: a meta-
analysis of longitudinal studies.
Psychological
Bulletin
,
132
(1), 1–25. doi:10.1037/0033-
2909.132.1.1
Roberts, B. W., Wood, D., & Smith, J. L. (2005).
Evaluating Five Factor Theory and social
investment
perspectives
on
personality
trait development.
Journal of Research in
Personality
,
39
(1), 166–184. doi:10.1016/j.
jrp.2004.08.002
Robins, R. W., Tracy, J. L., Trzesniewski, K.,
Potter, J., & Gosling, S. D. (2001). Personality
correlates of self-esteem.
Journal of Research
in Personality
,
35
(4), 463–482. doi:10.1006/
jrpe.2001.2324
Rogers, C. R. (1961).
On becoming a person: A
therapist’s view of psychotherapy
. Boston:
Houghton MiFfin.
Rose, E. D., & Exline, J. J. (2012). Personality,
Spirituality, and Religion. En L. J. Miller (Ed.),
The Oxford Handbook of Psychology and
Spirituality
(pp. 85–104). Nueva York: The
Guilford Press.
Rosenberg, M. (1965).
Society and the Adolescent
Self-Image.
Princeton: Princeton University
Press.
Rosenberg, M. (1979).
Conceiving the self
. Nueva
York Basics.
Ruckmick, C. A. (1920).
The brevity book on
psychology
. Chicago: Brevity Publishers.
Saroglou, V. (2002). Religion and the ±ve Factors oF
personality: A meta-analytic review.
Personality
and Individual Differences
,
32
(1), 15–25.
doi:10.1016/S0191-8869(00)00233-6
Saroglou, V. (2010). Religiousness as a
cultural
adaptation
oF
basic
traits:
a
±ve-
factor model perspective.
Personality and
M. J. Sirgy (Eds.),
Handbook of Social
Indicators and Quality of Life Research
(pp.
313–329). Dordrecht: Springer Netherlands.
doi:10.1007/978-94-007-2421-1_14
Piedmont, R. L., Kennedy, M. C., Sherman, M. F.,
Sherman, N. C., & Williams, J. E. G. (2008).
A Psychometric Evaluation Of The Assessment
Of Spirituality And Religious Sentiments
(ASPIRES) Scale: Short Form.
Research in
the Social Scientifc Study oF Religion
,
19
, 163–
182. doi:10.1163/ej.9789004166462.i-299.55
Piedmont, R. L., & Leach, M. M. (2002). Cross-
Cultural Generalizability of the Spiritual
Transcendence Scale in India: Spirituality as
a Universal Aspect of Human Experience.
American Behavioral Scientist
,
45
(12), 1888–
1901. doi:10.1177/0002764202045012011
Piedmont, R. L., Sherman, M. F., & Sherman, N. C.
(2012). Maladaptively high and low openness:
the case for experiential permeability.
Journal
of Personality
,
80
(6), 1641–68. doi:10.1111/
j.1467-6494.2012.00777.x
Piedmont, R. L., & Wilkins, T. T. A. (2013).
Spirituality, religiousness, and personality:
Theoretical
foundations
and
empirical
applications. En K. I. Pargament, J. J. Exline,
& J. W. Jones (Eds.),
APA
handbook of
psychology, religion, and spirituality (Vol 1):
Context, theory, and research.
(pp. 173–186).
Washington DC: American Psychological
Association. doi:10.1037/14045-009
Poloma, M. M., & Pendleton, B. F. (1989). Exploring
Types of Prayer and Quality of Life: A Research
Note.
Review of Religious Research
,
31
(1),
46–53. doi:10.2307/3511023
Powell, L. H., Shahabi, L., & Thoresen, C. E.
(2003). Religion and spirituality. Linkages to
physical health.
The American Psychologist
,
58
(1), 36–52. doi:10.1037/0003-066X.58.1.36
Purkey, W. W. (1970).
Self concept and school
achievement.
London: Prentice-Hall.
Rican, P., & Janosova, P. (2010). Spirituality as a
Basic Aspect of Personality: A Cross-Cultural
Veri±cation oF Piedmont’s Model.
International
Journal for the Psychology of Religion
,
20
(1),
2–13. doi:10.1080/10508610903418053
Roberts, B. W., Caspi, A., & MoF±tt, T. E. (2003).
Work experiences and personality development
in young adulthood.
Journal of Personality
and Social Psychology
,
84
(3), 582–593.
doi:10.1037/0022-3514.84.3.582
PSIENCIA. REVISTA LATINOAMERICANA DE CIENCIA PSICOLÓGICA
PSIENCIA. LATIN AMERICAN JOURNAL OF PSYCHOLOGICAL SCIENCE
360
MODELO Y TEORÍA DE LOS CINCO FACTORES
FIVE-FACTOR MODEL AND THEORY
Tajfel, H. (1984).
Categorización social, identidad
social y comparación social
. Barcelona:
Herder.
Terracciano, A., McCrae, R. R., Brant, L. J.,
& Costa, P. T. (2005). Hierarchical linear
modeling analyses of the NEO-PI-R scales
in the Baltimore Longitudinal Study of Aging.
Psychology and Aging
,
20
(3), 493–506.
doi:10.1037/0882-7974.20.3.493
Thoresen, C. E., & Harris, A. H. S. (2002).
Spirituality and health: what’s the evidence
and what’s needed?
Annals of Behavioral
Medicine
,
24
(1),
3–13.
doi:10.1207/
S15324796ABM2401_02
Tisdale, T. C., Key, T. L., Edwards, K. J., & Brokaw, B.
F. (1997). Impact of treatment on God image
and personal adjustment, and correlations
of God image to personal adjustment and
object relations development.
Journal of
Psychology and Theology
,
25
(2), 227–239.
Trujillo, J. L. (2009).
The effect of religiosity and
spirituality on mate selection and relationship
stability among African Americans
(Tesis
doctoral
inédita).
Capella
University,
Minnesota.
Tupes, E. C., & Christal, R. E. (1961).
Recurrent
personality factors based on trait ratings.
Journal of personality
(Vol. 60). USA: Technical
Report.
doi:10.1111/j.1467-6494.1992.
tb00973.x
Uziel, L. (2006). The extraverted and the neurotic
glasses are of different colors.
Personality
and Individual Differences
,
41
(4), 745–754.
doi:10.1016/j.paid.2006.03.011
Van Hiel, A., Kossowska, M., & Mervielde, I. (2000).
The relationship between Openness to
Experience and political ideology.
Personality
and Individual Differences
,
28
(4), 741–751.
doi:10.1016/S0191-8869(99)00135-X
Watters, W. W. (1992).
Deadly Doctrine: Health,
Illness, and Christian God-Talk
. Nueva York:
Prometheus Books.
Weber, M. (1958).
The Protestant Work Ethic
and the Spirit of Capitalism
.
A reader in
the anthropology of religion
. Nueva York:
Scribner’s Sons.
Widiger, T. A. (2009). Neuroticism. En M. Leary
& R. Hoyle (Eds.)
Handbook of individual
differences in social behavior
(pp. 129–146).
Social Psychology Review
,
14
(1), 108–125.
doi:10.1177/1088868309352322
Saroglou, V. (2011). Believing, Bonding, Behaving,
and Belonging: The Big Four Religious
Dimensions and Cultural Variation.
Journal of
Cross-Cultural Psychology
,
42
(8), 1320–1340.
doi:10.1177/0022022111412267
Saroglou, V. (Ed.) (2014).
Religion, personality,
and social behavior
. Nueva York: Taylor and
Francis.
Saroglou, V., Delpierre, V., & Dernelle, R. (2004).
Values and religiosity: A meta-analysis of
studies using Schwartz’s model.
Personality
and Individual Differences
,
37
(4), 721–734.
doi:10.1016/j.paid.2003.10.005
Schutz, A. (1998). Autobiographical Narratives
of Good and Bad Deeds: Defensive and
Favorable Self-Description Moderated by Trait
Self-Esteem.
Journal of Social and Clinical
Psychology
,
17
(4), 466–475. doi:10.1521/
jscp.1998.17.4.466
Shackelford, T. K., & Michalski, R. L. (2011).
Personality and self-esteem in newlyweds.
Personality and Individual Differences
,
51
(7),
870–872. doi:10.1016/j.paid.2011.07.018
Sherkat, D. E., & Reed, M. D. (1992). The effects
of religion and social support on self-esteem
and depression among the suddenly bereaved.
Social Indicators Research
,
26
(3), 259–275.
doi:10.1007/BF00286562
Simkin, H., & Azzollini, S. (2014). Personalidad,
Valores Sociales y su relación con la orientación
ideológica y el interés por la actualidad política:
factores que median entre la propaganda y
la opinión pública.
Subjetividad Y Procesos
Cognitivos
,
18
(2), 178–197.
Simkin, H., Etchezahar, E., & Ungaretti, J. (2012).
Personalidad y Autoestima desde el modelo y
la teoría de los Cinco Factores.
Hologramática
,
17
(2), 171–193.
Simoni, J. M., & Ortiz, M. Z. (2003). Mediational
models
of
spirituality
and
depressive
symptomatology
among
HIV-positive
Puerto Rican women.
Cultural Diversity
& Ethnic Minority Psychology
,
9
(1), 3–15.
doi:10.1037/1099-9809.9.1.3
Sutin, A. R., & Costa, P. T. (2010). Reciprocal
infuences oF personality and job characteristics
across
middle
adulthood.
Journal
of
Personality
,
78
(1), 257–288. doi:10.1111/
j.1467-6494.2009.00615.x
361
SIMKIN, & AZZOLLINI
PSIENCIA. REVISTA LATINOAMERICANA DE CIENCIA PSICOLÓGICA
PSIENCIA. LATIN AMERICAN JOURNAL OF PSYCHOLOGICAL SCIENCE
structure and dynamics of psychological
knowledge: Forty years of APA journal
citations (1970–2009).
Review of General
Psychology
,
13
(4), 349–356. doi:10.1037/
a0017195
Zinnbauer, B. J., & Pargament, K. I. (2005).
Religiousness and Spirituality. En R. F.
Paloutzian & C. L. Park (Eds.),
Handbook of
the Psychology of Religion and Spirituality
(pp. 21–43). Nueva York: The Guilford Press.
Zinnbauer, B. J., Pargament, K. I., & Scott, A.
B. (1999). The Emerging Meanings of
Religiousness and Spirituality: Problems
and Prospects.
Journal of Personality
,
67
(6),
890–919. doi:10.1111/1467-6494.00077
Zitny, P., & Halama, P. (2011). Self-Esteem,
Locus of Control and Personality Traits as
Predictors of Sensitivity to Injustice.
Studia
Psychologica
,
1
(53), 27–40.
Nueva York: The Guilford Press.
Wilkins, T. A., Piedmont, R. L., & Magyar-Rusell,
G. M. (2012). Spirituality or religiousness:
Which serves as the better predictor of
elements of mental health?
Research in the
Social Scientifc Study oF Religion
,
23
, 53–73.
Wilt, J., & Revelle, W. (2009). Extraversion. En
M. Leary & R. Hoyle (Eds.),
Handbook of
individual differences in social behavior
(pp.
257–273). Nueva York: The Guilford Press.
Woodworth, R. S. (1940).
Psychology
. Henry Holt
& Co.
Yang, J., McCrae, R. R., & Costa, P. T. (1998). Adult
age differences in personality traits in the
United States and the People’s Republic of
China.
The Journals of Gerontology.
,
53
(6),
375–383. doi:10.1093/geronb/53B.6.P375
Yang, Y.-J., & Chiu, C. (2009). Mapping the
logo_pie_uaemex.mx