Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Revista de Psicología de la PUCP.
Vol. XXIII, 1, 2005
La capacidad para perdonar
desde una perspectiva psicológica
María Martina Casullo!
Universidad de Buenos Aires
Se presenta una escala diseñada para la evaluación de la Capacidad de Perdonar, adminis-
trada a una muestra de 800 adultos (50% varones y 50% mujeres) de la población general
de la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano Bonaerense. Se analizan datos preliminares
relacionados con las variables sexo, edad y nivel de religiosidad, así como diferentes con-
cepciones teóricas -psicológicas y filosóficas- sobre el concepto
perdólI.
Se encontró que
las mujeres son más perdonadoras que los varones y que el perdonar aparece asociado a la
presencia de creencias acerca del mismo. El 88% de los varones y el 95% de las mujeres
entrevistadas consideran importante ser capaces de perdonar.
Palabras clave: perdón. evaluación psicológica, población general.
The capacity to forgive from a psychological perspective
A scale developed to assess the capacity to forgive, administered to 800 adults (50% males
and 50% females) from the general population of the city of Buenos Aires and its suburban
area (N: 8(0), is presented. Preliminary research data related to gender, age and religiosity
are analyzed, as well as different psychological and philosophical conceptions. We found
that women show a higher capacity to forgive than men and that forgiveness is associated
to the presence of beliefs about it. According to our results, 88% of men and 95% of wo-
men consider that it is important to be able to forgive.
Keywords: forgiveness, psychological assessment, general population.
Doctora en Psicología. Profesora en la Facultad de Psicología de la Universidad de
Buenos Aires. Argentina. Directora del Doctorado en Psicología de la Universidad de
Palermo, Argentina. Investigadora independiente del Consejo Nacional de Investiga-
ciones Científicas y Técnicas (CONICET). Correo electrónico:
macasullo@speedy.com.ar
41
La vida cotidiana ofrece oportunidades diversas en las que es
posible constatar que las personas dicen perdonar o piden ser per-
donadas.
¿Qué factores o variables psicológicas están en juego en el
proceso del perdón? ¿Cuáles son sus fundamentos? ¿Cómo se es-
tructura, a lo largo del ciclo de vida, esta capacidad o posibilidad?
¿Poder perdonar tiene consecuencias relevantes para la salud men-
tal y física o las relaciones interpersonales? ¿Corresponde ocupar-
se del perdón en el transcurso de un proceso terapéutico o de ase-
soramiento psicológico?
El concepto perdón ha recibido poca atención sistemática
desde la psicología como disciplina científica. La historia de su
estudio, en el campo de la psicología y las ciencias sociales, pue-
de dividirse en dos períodos según McCullough, Pargament y
Thoresen (2000): el primero se ubica entre los años 30s y 80s del
siglo XX; existen planteos teóricos sobre el tema e investigacio-
nes empíricas modestas. El segundo período abarca desde los años
80s hasta el presente y en él es posible ubicar trabajos que se ocu-
pan del tema de manera más seria e intensiva.
Autores como Piaget (1932) y Behn (1932) analizaron el per-
donar en relación con el desarrollo del juicio moral. Pueden men-
cionarse también estudios de consejeros psicológicos que, en el
campo del
counseling
pastoral, plantearon la vinculación entre el
perdonar y el logro de la salud mental (Angyal, 1952; Beaven,
1951). Rokeach (1973) se ubica como uno de los antecesores más
importantes dado su interés por el estudio de los valores humanos,
que categoriza en instrumentales y terminales. El investigador
42
Maria Martina Casullo
menciona la capacidad de perdonar entre los dieciocho valores
instrumentales que propone.
Enright, Santos y AI-Mabuk (1989) se ocuparon de vincular
la posibilidad de perdonar con las propuestas de Kohlberg (1976)
sobre el desarrollo moral y el sentido de justicia. Algunos clínicos
comienzan a ocuparse del tema (Fitzgibbons, 1986; Hope, 1987;
Jampolsky, 1980) destacando el efecto salugénico del perdonar. A
comienzos de los años 90 varios investigadores comienzan a inda-
gar sobre los principios o reglas psicosociales subyacentes (Boon
&
Sulsky, 1997).
Si bien puede afirmarse que los estudios han ido en aumento,
las concepciones teóricas sobre el tema son diversas y no hay
consenso. Como bien lo señalan Enright y Coyle (1998), el con-
cepto psicológico perdonar no debe confundirse con el legal de
indulto, con condonar (que implica una justificación de un hecho)
o excusar (que supone que existen razones para obrar de una ma-
nera determinada). Ciertos autores señalan la diferencia entre per-
dón y reconciliación (reestablecimiento de un vínculo); el perdón
supone una voluntad subjetiva de abandonar el resentimiento, los
juicios negativos y la indiferencia hacia quien nos ha injuriado o
lastimado y poder desarrollar sentimientos de compasión y gene-
rosidad. Para McCullough et al. (2000) la esencia del perdonar
implica cambios de tipo prosocial en las motivaciones personales
hacia la persona, grupo o situación que ha lastimado o injuriado.
Desde su experiencia en el trabajo con parejas, Hargrave y Sells
(1997) definen al perdón en términos de: 1) permitir al victimario
reconstruir un vínculo quebrado, y 2) favorecer una discusión
abierta sobre la violación relacional de manera tal que víctima y
victimario puedan trabajar en la reconstrucción de tal vínculo.
Puede decirse que todas las definiciones psicológicas formu-
ladas sobre el perdonar parecen centrarse en un factor común:
43
La
capacidad para perdonar desde una perspectiva psicológica
cuando los sujetos perdonan, sus comportamientos (pensamientos,
sentimientos, acciones) hacia quien es objeto del perdón se trans-
forman en más positivos. Perdonar implica un cambio interno y al
mismo tiempo prosocial hacia una figura o situación percibida
como transgresora, en el contexto de un vínculo interpersonal.
Perdonar supone tanto una dimensión subjetiva intrapsíquica
como otra interpersonal, por lo cual se sugiere pensar el perdón
como un constructo psicosocial; ejercen enorme influencia en su
definición y aceptación variables de tipo religioso, ideológico-po-
líticas, culturales y socio-históricas.
No todos los autores coinciden en considerar el perdonar
como beneficioso. Para algunos, el perdonar hace a los sujetos
más vulnerables a la revictimización en los vínculos interpersona-
les cuando ha habido experiencias de abuso y maltrato.
Para que aparezca la necesidad del perdón debe haber existi-
do un hecho de trasgresión. El vínculo del sujeto con el trasgre-
sor, la trasgresión y sus secuelas pueden llegar a transformarse de
negativo a neutro o positivo. La fuente de la trasgresión, el objeto
del perdón, puede ser el propio sujeto, otras personas o una situa-
ción percibida como fuera del control personal (enfermedad termi-
nal, el destino, una catástrofe, una violación a un derecho humano
básico). De cierta manera, al referimos a la posibilidad o no de
perdonar, aludimos a la posible modificación de determinados
vínculos de apego entre una víctima y quien percibe como su vic-
timario, así como a las consecuencias de sus acciones. La persona
que perdona intenta transformar la valencia negativa del vínculo y
combina tal modificación con una debilitación del tipo de vínculo.
El
self,
una situación y otras personas pueden ser objeto de per-
dón. Es importante destacar que la acción psicológica de perdonar
no excluye la opción de reclamar justicia si la motivación de tal
reclamo no es simplemente vengativa. En términos generales los
sentimientos de venganza revelan un estilo de apego negativo e
incapacidad de perdonar.
44
MarCa Martina Casullo
Algunas consideraciones filosóficas
Para Ricoeur (2004) los efectos de una falta (daño, herida) y
de su perdón posible cruzan todas las operaciones constitutivas de
la memoria, la historia y marcan el olvido de lo sucedido de un
modo muy particular. El perdón, nos dice el pensador francés, si
tiene sentido y existe, constituye el horizonte común de la memo-
ria, la historia y el olvido. Es tan difícil dar perdón como recibir-
lo; también lo es concebirlo, porque pone al descubierto el lugar
de la acusación moral. Tal falta es la presuposición existencial del
perdón dada la condición histórica y la experiencia personal y co-
lectiva inevitablemente marcada por la historia cultural de todo
sujeto humano. La experiencia vivida (acoso, daño, herida) se da
esencialmente en el plano de los sentimientos, de los estados afec-
tivos. Se llega así al territorio de la imputabilidad. El sujeto se
vincula con la acusación y se hace responsable de ella; sólo se
puede hablar de perdón allí donde se puede acusar a alguien y
este alguien es siempre un agente que puede hacer de diversas
formas: hablando, narrando, actuando, imaginando.
El perdón puede ser pensado desde lo jurídico, lo político, la
moralidad social: "es en el plano de lo judicial donde se plantea la
temible cuestión de la imprescriptibilidad de los crímenes, que
puede considerarse como la primera prueba importante de la pro-
blemática práctica del perdón" (Derrida, 1999, p.4). Cabe pues in-
tentar estudiar la capacidad de perdonar al margen de las institu-
ciones responsables del castigo formal. Generalmente es posible
pensar en la posibilidad de comprender lo hecho por el victimario,
lo que resulta psicológicamente difícil es absolverlo.
¿Qué se perdona
y
a quién se perdona?
Para Derrida el perdón se dirige a lo imperdonable o no es
tal: "sólo hay perdón allí donde hubo algo imperdonable" (Derrida,
45
La
capacidad para perdonar desde una perspectiva psicológica
1999, p.4). Es imposible pensar en la posibilidad de perdonar sin
tener presentes los mandatos impuestos por una cultura determina-
da que pertenece a una herencia religiosa a la que denomina
abrahámica pues engloba en ella el judaísmo, los cristianismos y
los islamismos. Se trata de una cultura particular, pero hegemóni-
ca, en vías de universalización. Según Derrida, el perdón siempre
está al servicio de una finalidad (rescate, redención, salvación, re-
conciliación) o intenta reestablecer una normalidad (psicológica,
social, nacional). Mediante el trabajo de duelo, una terapia o eco-
logía de la memoria no son conceptos puros o simples, sino que
suponen complejidad: el perdón debería seguir siendo excepcio-
nal, a prueba de lo imposible.
El perdón enfrenta al sujeto con el culpable, no directamente
con la falta cometida; la penalidad se remonta desde los actos rea-
lizados a sus autores.
Abel (1992), en un apéndice que escribe a una encuesta sobre
el perdón, alude a la geografía de los dilemas, dilemas que encon-
tramos en dos actos de discursos enfrentados: el del culpable y el
de la víctima, a quien le correspondería expresar las palabras libe-
radoras: yo te perdono. ¿Se puede perdonar a quien no confiesa su
falta? ¿Es necesario que quien enuncia el perdón haya sido el
ofendido? ¿Puede uno perdonarse a sí mismo? ¿Sólo el ofensor
está habilitado para pedir perdón?
Para Arendt (1998), estudiosa de los juicios por el genocidio
nazi, la facultad del perdón está fundada en la presencia del otro;
no se puede perdonar en soledad. Ella considera que los hombres
son incapaces de perdonar lo que no pueden castigar e incapaces
de castigar lo que les resulta imperdonable. ¿Desliga el perdonar
al agente del hecho que ha cometido? Es importante tener presen-
tes en todo momento al sujeto y la acción realizada dado que, si
se separa a la persona de la falta concreta cometida, se está perdo-
nando a un sujeto diferente.
46
María Martina Casullo
¿Hay relación entre perdón y olvido? Augé (1998) analiza es-
tos temas tomando como referencia ciertos ritos africanos y pro-
pone lo siguiente: para retomar al pasado hay que olvidar el pre-
sente, como en los actos de posesión. Para reencontrar el presente
es necesario suspender los vínculos con el pasado y el futuro.
Para abrazar el futuro hay que olvidar el pasado en un gesto de
inauguración. El olvido siempre se conjuga en presente.
Psicología
y
perdón
Las primeras investigaciones empíricas sobre el perdón fue-
ron realizadas por Darby y Schlenker (1992), quienes analizaron
los efectos de las disculpas frente a acusaciones y castigos en ni-
ños de 6,9 Y 12 años. Estos investigadores emplearon viñetas con
un personaje central al que llamaron Pat. Encontraron que Pat (se-
gún los relatos de los niños) perdonaba más si los personajes for-
mulaban pedidos de disculpas bien fundamentados.
Weiner, Graham, Meter y Zmuidinas (1991) investigaron si el
impacto de los pedidos públicos de disculpas modificaban las per-
cepciones de determinados comportamientos, en una muestra de
estudiantes universitarios. Encontraron que las confesiones espon-
táneas tenían más efecto en la tendencia a perdonar que las confe-
siones producidas con posterioridad a ser culpado o acusado de
algo hecho.
Enright (1994) Y su grupo de investigadores en psicología
evolutiva fueron los iniciadores de una serie de estudios sobre el
desarrollo de la capacidad para perdonar tomando como base teó-
rica de sus trabajos las ideas de Kohlberg acerca del razonamiento
moral y utilizando como procedimiento para la obtención de in-
formación la presentación de situaciones con dilemas morales. A
cada etapa propuesta por Kohlberg le corresponde una en el modelo
47
La capacidad para perdonar desde una perspectiva psicológica
planteado por Enright.
ASÍ,
en las etapas más tempranas encuen-
tran que el perdón aparece si el acusado previamente ha sido ob-
jeto de venganzas y castigos. En las etapas intermedias la posibili-
dad de perdonar surge sólo si hay presiones de parte de otros con
significación para el sujeto. Sólo en el nivel más alto, el perdón es
considerado como una actitud incondicional que promueve el
bienestar. En esta última etapa es donde pueden encontrarse las
principales diferencias entre las concepciones de Enright, para
quien el perdón no supone ningún tipo de reciprocidad, y Piaget.
En términos generales, jóvenes, adultos y personas mayores consi-
deran que el perdón está ligado a actitudes filosóficas o religiosas.
Subkoviak y colaboradores (1995) utilizan, en lugar de los dile-
mas morales antes mencionados, un inventario auto-administrable
(Enright Forgiveness Inventory)
respondido por estudiantes uni-
versitarios y miembros de sus respectivas familias. Los resultados
obtenidos indican que los adultos revelan mayor capacidad para
perdonar que los adolescentes, así como la existencia de correla-
ciones positivas en las díadas padres-hijos: padres e hijos perdo-
nan de manera semejante, al menos ante situaciones donde existe
un daño serio o profundo.
Empleando la técnica del análisis de
clusters,
Girard y Mullet
(1997) encuentran los agrupamientos siguientes: 1) perdonar
siempre: los participantes admiten que siempre es mejor perdonar
que no hacerlo, 2) casi nunca perdonar: para estos sujetos el per-
dón es algo excepcional, 3) el perdón promueve la armonía social
si existe el pedido de disculpas; está vinculado con la proximidad
social y afectiva entre ofensor y ofendido, así como con las pre-
siones del grupo.
La variable o constructo perdonar puede considerarse como
acumulativa dado que distintos tipos de factores (edad, género,
admisión de la ofensa, presión grupal, creencias religiosas) agre-
gan su efecto a los ya existentes.
48
Marfa Martina Casullo
Perdón
y
arrepentimiento
Cuando una persona lastima, hiere o comete una trasgresión
que afecta a otra, esa acción crea, de alguna manera, una deuda
interpersonal. Perdonar supone en cierta forma su cancelación,
proceso que puede concretarse por canales diversos: cognitivos,
afectivos, conductuales, psicosociales. Es necesario tener en cuen-
ta que el arrepentimiento es tan importante como el perdón, dado
que el arrepentimiento no sólo facilita la acción de perdonar sino
que produce cambios positivos en la salud psíquica y física de
quien puede expresarlo. Considerados en su vinculación dialécti-
ca, arrepentirse y perdonar son ambos importantes para el logro
de mejores vínculos interpersonales. Si sólo se considera una pers-
pectiva, la de la víctima o el victimario o perpetrador, por ejemplo,
pareciera que sólo se trata de un proceso subjetivo, intrapsíquico.
Pero, en la vida cotidiana, los incidentes que conllevan algún tipo
de trasgresión o daño involucran a amigos, parientes, compañeros
de trabajo, parejas, por 10 cual también es necesario abordar su es-
tudio desde un nivel interpersonal, vincular.
Se designa víctima a quien sufre el daño o cree haberlo sufri-
do; el victimario o trasgresor es quien ha cometido el hecho in-
moral o causado el daño. Generalmente las trasgresiones son mu-
tuas y, en muchas situaciones, una persona puede jugar ambos
roles. Así, a modo de ejemplo, una niña golpeada por su hermano
mayor se transforma en victimaria cuando reacciona destrozando
las hojas del libro que él está leyendo.
Las manifestaciones de perdón y arrepentimiento pueden ser
implícitas o explícitas. Las denominadas explícitas hacen referen-
cia directa a la presencia de lo adeudado y a la decisión de cance-
lación: yo te perdono lo que hiciste. Algunas veces estos tipos de
expresiones pueden generar enojo o desagrado si no han sido soli-
citadas, dado que el victimario puede sentir que no ha hecho daño
49
La capacidad para perdonar desde una perspectiva psicológica
alguno y sentirse injusta o innecesariamente perdonado. Las mani-
festaciones implícitas aluden de manera indirecta a expresiones
del tipo "dejémoslo asf', "no es nada serio" o "no hay problema".
No siempre requieren el uso de palabras.
Perdón no es sinónimo de reconciliación. Se puede perdonar
de manera independiente, sin que se concrete reconciliación algu-
na (Worthington, 1998), si bien tanto el arrepentimiento como el
perdón pueden favorecerla. Una reconciliación supone el reesta-
blecimiento de ia confianza así como el deseo de reinstaurar un
vínculo.
Existen consecuencias positivas y negativas de arrepentirse y
perdonar. Entre las primeras figuran la reducción de sentimientos
de culpa y angustia. La gente que escribe acerca de las conse-
cuencias emocionales de acontecimientos traumáticos disminuye
su tensión emocional y malestar físico (Pennebaker, 1995). Cier-
tos tipos de barreras dificultan o impiden el poder expresar arre-
pentimiento. En general, el victimario siente que se está exageran-
do lo que ha hecho, que las vÍCtimas están sobreactuando. Los
perpetradores pueden sentir que han sido provocados por sus vÍC-
timas, por lo cual viven sus actuaciones como justificadas sin ser
necesario arrepentimiento alguno. Por otra parte, el aceptar la res-
ponsabilidad de una ofensa o daño suele traer costos pragmáticos
severos, por lo cual hay resistencia a la confesión y el arrepenti-
miento.
Otro obstáculo a la confesión y al arrepentimiento está dado
por el sentimiento de vergüenza que generan. La culpa alude a un
afecto negativo focalizado en un hacer específico generalmente
acompañado por el deseo de reparar. La vergüenza, contrariamen-
te, conlleva a que el sujeto total se sienta mal, expuesto, y desee
desaparecer y esconderse. La vergüenza genera enojo, supersticio-
nes, necesidad de acusar a otros, comportamientos agresivos y, en
50
María Martina Casullo
ciertas ocasiones, está ligada a deseos de venganza (Bies
&
Tripp,
1996). Provoca sentimientos de autoprotección y formaciones
reactivas. En muchos casos sentirse avergonzado da lugar a fuer-
tes sentimientos de humillación.
También hay obstáculos o barreras que dificultan el pedir per-
dón: el temor a que la trasgresión vuelva a repetirse; el miedo a
aparecer ante los demás como un sujeto débil y manipulable; la
creencia de que si se perdona se está violando estándares judicia-
les; el dejar de percibir los beneficios que brinda jugar el papel de
víctima: el lugar de víctima da poder para inducir culpa y discul-
pas, justifica tener sentimientos de rabia e indignación, permite
lograr apoyo y simpatía de los demás.
Perdonar y arrepentirse, aunque con frecuencia son beneficio-
sos, suelen ser percibidos como muy riesgosos en determinados
contextos.
Personalidad
y
perdón
La historia del campo de la Psicología de la Personalidad se
homologa con la búsqueda de una unidad de análisis para el estu-
dio del sujeto humano en tanto individualidad. En este sentido,
McAdams (1995) sugiere que se requiere información relativa a
tres niveles de análisis: 1) el estudio comparativo de los rasgos, 2)
las relaciones del sujeto con el contexto, y 3) la integración de
historias de vida. Un ejemplo del primer nivel lo ofrecen los estu-
dios sobre los Cinco Factores de Personalidad pero, tal como sos-
tiene Ryan (1995), los sujetos no pueden ser reducidos a rasgos
dado que resultan insuficientes al momento de intentar compren-
der comportamientos individuales en contextos específicos. Los
rasgos aluden al
ser
de un sujeto mientras que interesa poder ac-
ceder a su
hacer
ante determinadas situaciones o metas. Ya en el
51
La capacidad para perdonar desde una perspectiva psicológica
tercer nivel importan la construcción de la identidad y las narrati-
vas de vida que dan cuenta de cómo es percibida la conformación
del
self.
En este sentido, también la capacidad para perdonar pue-
de ser analizada tomando en cuenta los tres niveles de análisis
mencionados.
Quienes definen el perdón en términos de rasgo de personali-
dad (Roberts, 1995) lo consideran una virtud o disposición, lle-
gando a proponer el concepto de
inteligencia espiritual,
relacio-
nando la capacidad de perdonar con la humildad y la gratitud.
Otra forma de estudio propone analizar estilos o tipos de persona-
lidad y su incidencia en la capacidad para perdonar.
Algunas ideas sobre narcisismo y perdón son de interés. Ellis
(1898) incorpora el concepto de narcisismo para describir cierta
forma de autoerotismo masculino y Freud (1914) lo considera una
etapa normal en el desarrollo infantil. Kemberg (1975) analiza el
narcisismo como una configuración patológica de personalidad.
Las características narcisísticas de personalidad están muy relacio-
nadas con el no ser capaz de perdonar. Los aspectos interpersona-
les indican altos niveles de competitividad, ambición, tendencia a
asumir posiciones de liderazgo, a actuar sin tener muy en cuenta
la opinión de los demás, a esperar que los otros reconozcan la
existencia de cualidades o talentos especiales. Son autosuficientes,
audaces, persuasivos, con la suficiente capacidad de seducción
para ganar adictos a sus causas personales. Carecen del sentido de
reciprocidad social y revelan muy baja empatía, son demandantes,
bastante egoístas, poseen autoestimas muy vulnerables, muestran
necesidad de admiración e hipersensibilidad ante las injurias, las
críticas y los fracasos. La gratificación vengativa, la revancha, es
la respuesta más frecuente frente a los daños y perjuicios (Millon,
1998). En términos generales, el perfil narcisista es la antítesis del
de una persona capaz de perdonar.
52
María Martina Casullo
Algunos estudiosos del tema (Vitz, 1994) se refieren a las úl-
timas décadas del siglo XX como las de mayor florecimiento del
narcisismo desmedido; una cultura que alienta el individualismo,
la competitividad y los logros personales no recibe con simpatía
el concepto perdonar ¿podremos reemplazar en el siglo XXI el
auge del narcisismo por una sociedad integrada por sujetos más
dispuestos a la humildad, los lazos sociales y el perdón?
Obstáculos para poder perdonar
El proceso del perdón puede enfrentar situaciones que dificul-
ten su concreción y que deben ser siempre tenidas en cuenta.
El tema puede analizarse, sintéticamente, tomando en consi-
deración tres ámbitos importantes:
Político-social:
ciertos tipos de delito, prácticas de trabajo no
éticas, despidos laborales que no respetan la legislación vi-
gente y discriminaciones étnicas o religiosas pueden ocasio-
nar daños o lesiones cuyo perdón es difícil de asumir por el
victimario.
Relaciones romántico familiares:
en muchos casos de divor-
cios o separaciones vinculares, donde ha habido fuertes expe-
riencias de infidelidad reiteradas así como violencia sexual o
doméstica, no siempre hay predisposición para planteos de
perdón.
Prácticas médicas:
en casos de enfermedades terminales,
SIDA, internaciones psiquiátricas por problemas con el con-
sumo de alcoholo drogas, así como cuando se sospechan
errores o mala praxis, se generan sentimientos de enojo y
desconsuelo y crisis familiares a veces muy agudas que difi-
cultan hacer cualquier planteo sobre el perdón.
53
La capacidad para perdonar desde una perspectiva psicológica
En ténninos generales hay que ser cautelosos ante situaciones
en las que el victimario no siente culpa o remordimiento alguno
por el daño cometido, cuando la trasgresión concretada es muy
severa o si las heridas que un hecho ha provocado son muy re-
cientes por lo que hay todavía confusión acerca de lo sucedido.
Todo ello requiere que la capacidad de perdonar deba ser evalua-
da teniendo en cuenta diferentes niveles: 1) la víctima, 2) el victi-
mario, 3) la relación víctima/victimario, 4) el tipo de ofensa o
daño causado, y 5) las interrelaciones posibles entre los cuatro ni-
veles mencionados.
Metodología
Se trata de un estudio exploratorio, descriptivo-correlacional.
Instrumento
Tomando como marco de referencia las concepciones de Mar-
grave y Selles (1997) acerca del perdonar, se diseñó una escala
auto-administrable para ser respondida por población general
adulta. Para los autores mencionados perdonar supone un esfuerzo
para restaurar sentimientos de amor y confianza de manera tal que
tanto víctimas como victimarios puedan poner punto final a un
vínculo destructivo, dar la oportunidad de compensación a fin de
lograr que la víctima pueda percibir a su ofensor en términos no
amenazantes y poder analizar en forma conjunta la experiencia vi-
vida y el daño provocado.
Para el diseño de la escala se tuvieron en cuenta las tres di-
mensiones siguientes: el sí mismo
(selJ),
los otros y la situación.
Se incorporaron dos ítemes para evaluar el impacto de ciertas
creencias (poder superior, destino) sobre el poder perdonar. Se
54
María Martina Casullo
diseñó una escala integrada por 20 ítemes con cuatro opciones de
respuesta: casi siempre falso para mí, a veces falso para mí, a ve-
ces verdadero para mí, casi siempre verdadero para mí.
La consigna fue la siguiente: "Durante nuestras vidas nos su-
ceden hechos negativos que pueden ser consecuencia de nuestras
propias acciones, las acciones de otras personas o de situaciones
que no podemos controlar. Con el paso del tiempo, podemos tener
sentimientos negativos hacia nosotros mismos, otras personas o la
situación pasada. Le solicitamos que considere
DE QUÉ MANERA
REACCCIONA USTED HABITUALMENTE FRENTE A ESE TIPO
DE SITUACIONES NEGATIVAS
Y pensando en ello responda a los
siguientes ítemes. Tiene cuatro opciones de respuesta
(1,
3, 5, 7)
para cada uno: 1: Casi siempre falso para mí. 3: A veces falso
para mí. 5: A veces verdadero para mí. 7: Casi siempre verdadero
para mí."
Participantes
Se trabajó con la técnica de muestreo intencional. La partici-
pación fue anónima y voluntaria. Respondieron la escala 800 per-
sonas adultas (50% varones, 50% mujeres) con una edad prome-
dio de 38 años para ambos sexos. Residen en la ciudad de Buenos
Aires el 60% de los varones y el 54% de las mujeres. El 20% de
mujeres y varones viven en el conurbano bonaerense. El 10% de
los varones y el 14% de las mujeres son migrantes internos.
Procedimiento
Para la obtención de datos se utilizó la escala CAPER antes
mencionada, cuya validez lingüística fue probada en un estudio
piloto (N=40) en el que se pidió a los participantes que leyeran
55
La capacidad para perdonar desde una perspectiva psicológica
los Ítemes redactados y sugiriesen modificaciones en los casos en
los que la comprensión lectora era poco clara. Está integrada por
20 ítemes que evalúan las dimensiones
self,
otros, situación y
creencias. Se obtiene una puntuación total.
Se incluyeron en la técnica preguntas sobre sexo, edad, lugar
de nacimiento, ocupación
y
educación, lugar de residencia actual,
además de una pregunta sobre nivel de religiosidad y otra sobre si
considera importante poder perdonar y por qué.
La administración estuvo a cargo de estudiantes de la Facul-
tad de Psicología de la UBA, inscritos en la cátedra 2 de Teoría y
Técnicas de Exploración
y
Diagnóstico, durante el año 2004, su-
pervisados por los auxiliares docentes psicólogos.
Resultados
Se han calculado en primer término los valores promedios
y
de dispersión, indicando en las tablas que se presentan, si las dife-
rencias entre las Medias Aritméticas encontradas son estadística-
mente significativas.
Cuadro 1
Medias y desviaciones t(picas para las cuatro dimensiones según género
Varones
Mujeres
Dimensi6n
M
dt
M
dt
Self
28,7
5,2
28,8
5,1
Otros
26,7
6,6
27,1
6,2
Situaci6n
26,3
5,7
27,0
5,7
Creencias
6,6
3,9
7,5
3,9**
Total
88,3
13,6
90,3
13,9*
* p;?: 0.05 ( z 2.01), ** p;?: 0.01( z 3.21)
56
María Martina Casullo
Sólo se han constado diferencias con significación estadística
para la puntuación total obtenida en la escala y para la dimensión
creencias. El valor promedio total obtenido es mayor en la mues-
tra femenina como así también el papel asignado por las mujeres
al impacto de las creencias (t de Student).
Se calculó chi cuadrado a fin de estimar la posible asociación
entre sexo e importancia del perdonar, encontrándose un nivel de
asociación positiva (significación
~
0.004). Las mujeres revelan
mayor capacidad para perdonar que los varones, en la muestra
analizada.
Cuadro 2
Medias
y
desviaciones típicas para las cuatro dimensiones según grupos de edad
22-30 años
31-43 años
44-60 años
Dimensión
M
dt
M
dt
M
dt
Self
28,7
4,9
29,1
5,4
28,4
5,2
Otros
26,2
6,2
27,3
6,7
27,1
6,3
Situación
26,6
5,8
27,0
5,8
26,3
5,6
Creencias
6,6
3,9
7,2
3,9
7,4
4,1*
Total
88,0
12,9
90,6
13,8
89,3
14,46
* P
~
0.05
(z
2.03)
El peso de las creencias aumenta con la edad, es más elevado
(con la misma significación estadística) para el grupo de 44 a 60
años que para los más jóvenes (Cuadro 2).
Propiedades psicométricas
En primer lugar, se analizó la capacidad de discriminación de
los ítemes, es decir la sensibilidad de cada reactivo para diferenciar
57
La capacidad para perdonar desde una perspecti va psicológica
sujetos ubicados en los extremos superior e inferior del rango de
puntuaciones, verificándose Índices adecuados (distintos de cero y
no negativos), salvo para el Ítem 12, tanto si se considera el cálculo
de la correlación corregida entre la puntuación total y el ítem, como
si se tiene en cuenta la correlación corregida del Ítem con cada pun-
tuación parcial o dimensión prevista en el diseño de la escala (Self,
Otros, La Situación y Creencias que determinan el perdonar).
En segundo lugar, se calculó un análisis de componentes
principales mediante criterio de raíz latente, con rotación Equa-
max con Kaiser, que aisló seis factores que explican el 53% de la
varianza total, porcentaje que resulta aceptable comprobándose
que ninguno de ellos se diferencia excesivamente del resto en vir-
tud de la proporción de varianza que explica (10.80%, 10.62%,
9.31 %, 7.99%, 7.64% Y
6049%,
respectivamente). Las medidas de
adecuación muestral y de ajuste de la extracción resultan adecua-
das (Kaiser-Meyer-Olkin
=
.738; Test de Esfericidad de Bardett:
X2=
1955.704, 171 gl, sig
=
.000). El ítem 12, que ya presentaba
inconvenientes en cuanto a su capacidad discriminativa, tampoco
se comporta adecuadamente en el análisis factorial, exhibiendo
cargas dobles, superiores a
040.
Esta matriz factorial rotada se es-
cogió luego de varios intentos de combinar diversos métodos de
extracción con diferentes métodos ortogonales y oblicuos de rota-
ción, debido a que era la que presentaba los mejores Índices de
ajuste, la mayor coherencia teórica, los mayores porcentajes de
varianza explicada y la que permitía conservar la mayor cantidad
de elementos. La consistencia (Alfa de Cronbach) por factor es de
.58, .60, .54, .62,
Al
Y .20, respectivamente. Estos índices resul-
tan adecuados si se contempla el escaso número de reactivos in-
cluido en cada subescala, cuestión que afecta la fiabilidad, 4 Íte-
mes para los Factores 1 y 2; 3 para los Factores 3, 5 Y 6; Y 2
elementos para el Factor 4. De todas maneras, debe destacarse
que este último factor, con dos reactivos, exhibe un Alfa de .62,
resultado que denota una excelente consistencia; inversamente, es
58
María Martina Casullo
necesario advertir que el Factor 6 es el que verifica una menor
consistencia, aunque el hecho de que conste sólo de tres ítemes
permite cierta tolerancia para este índice. La consistencia interna
de la escala total es de .61.
En el Cuadro 3 se indican los datos relativos al nivel de reli-
giosidad según cuatro categorías y una quinta correspondiente a
la ausencia de respuesta a este ítem.
Cuadro 3
Porcentajes de nivel de religiosidad según género
Muy
Algo
Poco
Nada
No
religioso
religioso
religioso
religioso
responde
%
%
%
%
%
Varones
8
36
27
28
0,5
Mujeres
11
48
24
17
0,8
El 44% de los varones y el 59% de las mujeres se consideran
algo o muy religiosos, en tanto que el 28% de los hombres yel
17% de las mujeres admiten ser nada religiosos (Cuadro 3).
El cálculo de rho permitió constatar que el género y la edad
(tomada según las tres categorías mencionadas en el Cuadro 2)
correlacionan negativamente con el nivel de religiosidad (nivel de
significación
~
al 0.001). Las mujeres se reconocen más religiosas
que los varones y a mayor edad es menor el grado de religiosidad
auto-informado para ambos géneros. No se ha encontrado asocia-
ción entre religiosidad y el nivel educativo.
Para ambos sexos, los ítemes marcados "casi siempre verda-
dero" con mayor frecuencia (40% o más) son:
3. Aprendo de los errores, entiendo como soy.
59
La
capacidad para perdonar desde una perspectiva psicológica
5. Se entiende lo sucedido con el paso del tiempo.
14. El tiempo ayuda a comprender hechos negativos.
Por otro lado, los ítemes señalados "casi siempre falso" con alta
frecuencia (40% o más) son, para los varones:
19. Creer en un poder superior.
20. Uno se merece lo que le ha pasado.
13. Pensar constantemente en hechos que no controlan.
y
para las mujeres:
20. Una se merece lo que le ha pasado.
17. Cuesta aceptar que nadie es responsable de lo negativo.
19. Creer en un poder superior.
Las principales diferencias entre valores promedio encontra-
dos
(t
de Student, p
~
0.01) según género son:
Mujeres: creen más en un poder superior (ítem 19) y sienten ren-
cor casi permanente hacia el victimario (ítem 7).
Varones: les cuesta más admitir que les sucedió algo malo (ítem
4) y son indiferentes (ítem 12).
Cuadro 4
¿
Es importante poder perdonar?
No
Varones
%
88
10
Mujeres
%
95
4
No se han analizado en este trabajo las respuestas dadas a la
pregunta ¿por qué?, en tanto fundamento de lo contestado (sí o
no).
60
María Martina Casullo
Discusión
Se han presentado datos preliminares obtenidos a partir de la
administración de la escala CAPER a una muestra intencional de
adultos de población general urbana. En otro trabajo redactado
posteriormente al presente (Casullo
&
Fernández Liporace, en
prensa) se analizan los estudios psicométricos específicos realiza-
dos, que permiten verificar que se trata de un instrumento con va-
lidez estructural y consistencia interna en sujetos adultos. Se han
podido determinar seis factores o componentes principales que
pueden explicar más del 50% de la varianza; estudios sobre con-
fiabilidad determinan una consistencia interna de 0.61.
Interesa destacar que el porcentaje de personas que conside-
ran importante poder perdonar es elevado: 88% de los varones y
95% de las mujeres han respondido de forma positiva.
Si se toma en cuenta la variable género, se advierte que las
mujeres son más perdonadoras que los hombres, incidiendo en
ello principalmente la dimensión de las creencias, las que parecen
tener más peso a medida que se cumplen años, influyendo más en
el grupo de personas mayores. Este dato podría relacionarse con
el nivel de religiosidad reconocido, significativamente más alto en
la muestra femenina. Las mujeres tienden a admitir más influencia
de un poder superior
y
sienten más rencor hacia el victimario que
los hombres. A ellos les resulta más difícil admitir que algo nega-
tivo les ha sucedido
y
tienden a mostrarse más indiferentes.
Los sujetos de ambos sexos reconocen que se aprende de los
errores y que el paso del tiempo ayuda a poder perdonar. Para los
hombres parece tener menos sentido pensar en aquello que no
pueden controlar.
Como se ha expresado en párrafos iniciales de este trabajo,
la capacidad de perdonar debe ser evaluada teniendo en cuenta
61
La capacidad para perdonar desde una perspectiva psicológica
diferentes niveles: 1) la víctima, 2) el victimario, 3) la relación
víctima/victimario, 4)
el
tipo de ofensa o daño causados, 5) las in-
terrelaciones posibles entre los cuatro niveles mencionados.
Futuros estudios deberán tomar en consideración tales niveles
de análisis.
Se considera necesario desarrollar técnicas en idioma castella-
no sobre los temas que propone la Psicología Positiva o Salugéni-
ca contemporánea, que evalúen creencias y concepciones émicas
(particulares de un grupo cultural) en el contexto de la realidad
sociocultural sudamericana. En este sentido, el estudio explorato-
rio presentado puede considerarse pionero en relación con lo plan-
teado y el tema abordado.
Referencias
Abel, O. (1992).
El perdón: quebrar la deuda y el olvido.
Madrid:
Cátedra.
Angyal,
A.
(1952). The convergence of psychotherapy and religion.
Joumal of Pastoral Care,
5(4),4-14.
Arendt, H. (1998).
La condición humana.
Barcelona: Paidós.
Augé, M. (1998).
Las formas del olvido.
Barcelona: Gedisa.
Beaven, R. H. (1951). Christian faith and psychological study of
mano
Joumal of Pastoral Care,
5, 53-60.
Behn, S. (1932). Concerning forgiveness and excuse.
Archiv fuer
die Gesante Psychologie,
86, 55-62.
Bies, R. J. & Tripp, T. M. (1996). Beyond distrust: Getting even
and the need for revenge. En R. M. Kramer & T. R. Tyler
(Eds.),
Trust in organizations: Frontiers for theory and re-
search.
California: Sage.
Boon, S. D. & Sulsky,
L.
M. (1997). Attributions of blame and
forgivene~s
in romantic relationships. A policy-capturing
62
María Martina Casullo
study.
Journal of Social Behavior and Personality,
12, 19-
44.
Casullo, M. M.
&
Fernández Liporace, M. M. (en prensa).
La
capacidad de perdonar. Un estudio psicométrico.
Darby, B. W.
&
Schlenker, R. B. (1982). Children's reactions to
apologies.
Journal of Personality and Social Psychology, 43,
742-753.
Derrida, J. (1999).
Le siecle et le pardon.
París: Le Monde des
Débats.
Ellis, H. (1898).
Sexual inversion.
Londres: Wilson y MacMillan.
Enright, R. D. (1994). Piaget on the moral development of
forgiveness: Identity or reciprocity?
Human Development,
37,63-80.
Enright,
R.
D., Santos, M. J. D.
&
AI-Mabuk, R. (1989). The
adolescent as forgiver.
Journal of Adolescence,
12,99-110.
Enright
R.
D.
&
Coyle, C. T. (1998). Researching the process mo-
del of forgiveness within psychological interventions. En E.
L.
Worthington (Ed.),
Dimensions of
forgiveness
(pp. 139-
161). Filadelfia: Templeton Foundation Press.
Fitzgibbons, R. P. (1986). The cognitive and emotive uses of
forgiveness in the treatment of anger.
Psychotherapy, 23,
629-633.
Freud, S. (1914).
Obras completas
(Vol. 4). Buenos Aires: Amorrortu.
Girard, M.
&
Mullet, E. (1997). Propensity to forgive in adolescents,
young adults, older adults and elderly people.
Journal of Adult
Development,
4, 209-220.
Hargrave, T. D.
&
Sells, J. N. (1997). The development of a forgiveness
scale.
Journal of Marital and Family Therapy,
23, 41-53.
Hope, D. (1987). The healing paradox of forgiveness.
Psychotherapy,
24, 240-244.
Jampolsky, G. G. (1980). The future is now.
Journal of Clinical
Child Psychology,
9, 184-192.
Kernberg, O. (1975).
Borderline conditions and pathological
narcissism.
Nueva York: J. Aronson.
63
La
capacidad para perdonar desde una perspectiva psicológica
Kohlberg,
L.
(1976). Moral stages and moralization. The cognitive
developmental approach. En T. Lickone (Ed.),
Moral development
and behavior: Theory, research and social issues.
Nueva York:
Holt, Rinehart
&
Wmston.
McAdams, D. P. (1995). What do we know when we know a
person?
Journal of Personality,
63, 365-396.
McCullough, M., Pargament,
K.
1.
&
Thoresen, C. E. (2000).
Forgiveness. Theory, research and practice.
Nueva York:
Guilford Press.
Millon, T. (1998). DSM narcissistic personality disorder. En E.
F.
Ronningstam (Ed.),
Disorders of narcissism: Diagnostic,
clinical, and empirical implications.
Washington: APA.
Pennebaker, J. W. (1995).
Emotion, disclosure and selJ.
Washington:
APA.
Piaget, J. (1932).
El juicio moral en la infancia.
París: Alean.
Ricoeur, P. (2004).
La
memoria, la historia, el olvido.
Buenos Aires:
Fondo de Cultura Económica.
Roberts,
R.
C. (1995). Forgiveness.
American Philosophical
Quarterly,
32, 289-306.
Rokeach, M. (1973).
The nature of human values.
Nueva York:
Free Press.
Ryan, R. M. (1995). Psychological needs and the facilitation of
integrative processes.
Journal of Personality,
63, 397-427.
Subkoviak, M. J., Enright, R. D., Wu, C. R.
&
Gassin, E. A. (1995).
Measuring interpersonal forgiveness in late adolescence and
middle adulthood.
Journal of Adolescence,18, 641-655.
Vitz, P. C. (1994).
Psychology as religion: The cult of self-worship.
Minnesotta: Eerdmans.
Weiner, B., Graham,
S.,
Peter, O.
&
Zmuidinas, M. (1991). Public
confession and forgiveness.
Journal of Personality,
59,
281-
312.
Worthington, E.
I.
(1998).
Dimensions of
forgiveness. Psychological
research and theological perspectives.
Filadelfia: Templeton
Foundation Press.
logo_pie_uaemex.mx