Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
570
AUGUST 2014, VOL. 39 Nº 8
ebido a que en las publi-
caciones periódicas se da
a conocer investigación
de vanguardia, la revista
científica se ha convertido en el medio
formal de comunicación entre expertos,
como bien ha ocurrido desde la primera
edición
de
la
revista
Philosophical
Transactions
en el siglo XVII. En este
sentido, la revista es un órgano de
0378-1844/14/07/468-08 $ 3.00/0
difusión cuya finalidad consiste en trans-
mitir los últimos hallazgos que permitan
el progreso, la actualización y la valida-
ción de la ciencia. De tal forma que las
revistas recurren a estándares legitimados
por la propia comunidad académica como
son: “publicación regular, respaldo de re-
conocidos académicos en sus respectivos
campos de estudio, y […] sobre todo, que
recurren
a
estrictos
mecanismos
de
revisión por pares […] para la selección
de contenidos” (Rogel
et al.
, 2012). Esta
situación las ha convertido en medios que
“validan el nuevo conocimiento, lo hacen
público y son depositarias de un patrimo-
nio que, siendo intangible, determina la
capacidad de progreso de la sociedad”
(Krauskopf y Vera, 1995).
Sin embargo, cabe seña-
lar que las revistas, aparte de ser los
RESUMEN
A fn de conocer la cobertura que alcanzan las revistas ibe
-
roamericanas en los índices
Journal Citation Reports
(JCR
)
2012-
Web of Science
y SCImago
Journal & Country Rank
(SJR
)
2012-Scopus, se revisaron ambos durante la primera quince
-
na de septiembre de 2013 para localizar el número de revistas
iberoamericanas en ellos, identifcar su área de conocimiento
y cuartil de ubicación. El número de revistas iberoamericanas
en JCR
asciende a 375, mientras en
SJR
es de 1
,044. Presen
-
tan Fuerte concentración en España y Brasil; de ahí que para
observar más horizontalmente a toda la región se propone su
división en tres subregiones: Península Ibérica, Brasil y el res
-
to de Latinoamérica. La Península Ibérica y Brasil concentran
más de 60% de las publicaciones, mientras que en el resto de
Latinoamérica el peso de México, Colombia y Chile implica in
-
visibilidad para otros países. Especialmente en América Latina,
el área con mayor peso está sesgada hacia las ciencias natu
-
rales y exactas, con subrepresentación de las ciencias sociales
y humanas, cuyas revistas locales/nacionales han sido canales
idóneos para diFundir los resultados de la investigación. Si bien
muchos de los hallazgos pueden ser de interés para la comu
-
nidad internacional, la mayoría abordan problemas peculiares
de cada país, donde los medios locales son el canal natural
y más proximo para diFundir y debatir sus trabajos e iniciar
un diálogo en sus comunidades, independientemente de temas
y enFoques trazados en la perspectiva internacional. El posi
-
cionamiento de las revistas iberoamericanas en los índices de
corriente principal es bajo, encontrándose sólo cinco revistas
españolas en el primer cuartil de citación en
JCR
, mientras en
SJR
hay 32, de las cuales 29 son editadas en Brasil y España,
y las restantes en México, Argentina y Perú.
PALABRAS CLAVE / Ciencia de Corriente Principal / Iberoamérica / Indicadores Cienciométricos / Revistas Científicas /
Recibido: 10/12/2013. Modificado: 14/07/2014. Aceptado: 25/07/2014.
Eduardo Aguado-López
. Doctor en Enseñanza Superior, Centro de Investigación y Docencia en
Humanidades del Estado de Morelos (CIDHEM), México. Profesor Investigador, Universidad Autónoma del Estado de México
(UAEM), México. Dirección: Facultad de Ciencias Políticas y Administración Pública, UAEM. Cerro de Coatepec s/n, Ciudad
Universitaria CP 50100. Toluca, México. e-mail: eal123@gmail.com
Arianna Becerril-García
. Maestra en Ciencias de la Computación, Instituto Tecnológico y de
Estudios Superiores de Monterrey, México. Profesora Investigadora, UAEM, México. e-mail: arianna.becerril@gmail.com
Miguel Leal Arriola
. Licenciado en Ciencias Políticas, Universidad Nacional Autónoma de
México. Investigador, Laboratorio de Cienciometría Redalyc-fractal, UAEM, México. e-mail: migueleal.arriola@gmail.com
Néstor Daniel Martínez-Domínguez
. Licenciado en Sociología. UAEM, México. Investigador,
Laboratorio de Cienciometría Redalyc-fractal, UAEM, México. e-mail: nestordmd1@gmail.com
IBEROAMÉRICA EN LA CIENCIA DE CORRIENTE
PRINCIPAL (THOMSON REUTERS / SCOPUS):
UNA REGIÓN FRAGMENTADA
EDUARDO AGUADO-LÓPEZ, ARIANNA BECERRIL-GARCÍA,
MIGUEL LEAL ARRIOLA y NÉSTOR DANIEL MARTÍNEZ-DOMÍNGUEZ
AUGUST 2014, VOL. 39 Nº 8
571
canales ideales para diseminar el conoci-
miento, también fungen como espacios re-
guladores de información, los cuales des-
pués de la segunda mitad del siglo XX
han sido jerarquizados mediante la clasifi-
cación propuesta por Eugene Garfield “a
partir de una clase de escala, en la que la
visibilidad y el prestigio intervienen”
(Guédon, 2011). En este orden de ideas,
la fundación del
Institute for Scientific
Information
(actualmente
Thomson
Reuters) contribuyó con el paradigma de
la ‘ciencia de corriente principal’ que con-
sidera la publicación de artículos en revis-
tas indexadas como el indicador más re-
presentativo de la capacidad de produc-
ción de un científico y, en consecuencia,
como un elemento de evaluación científi-
ca global, tanto para las propias revistas e
investigadores que publican en ellas como
para las instituciones encargadas de gene-
rar conocimiento (Morales y Aguado,
2010), formando así diversas vocaciones
científicas acompañadas de agendas de in-
vestigación ya sean regionales o globales.
A partir de ello, el Factor
de Impacto (
FI
) calculado a partir del nú-
mero de citas de una revista recibidas du-
rante los dos últimos años entre el número
total de documentos publicados, es el indi-
cador más representativo de Thomson
Reuters y ha sido tanto efectivamente de-
terminante en los procesos de evaluación
científica
como
sumamente
criticado
(Torres Salinas y Jiménez Contreras, 2010),
en especial porque se reconoce un sesgo en
la cobertura a favor de las revistas publica-
das en inglés (Aleixandre Benavent
et al
.,
2007), una sobrerrepresentación del área de
las ciencias naturales y exactas (que de
aquí en adelante se denominarán tan sólo
como ciencias, término usado en los índi-
ces examinados) y una mínima presencia
de revistas provenientes de diversas regio-
nes del mundo, entre ellas América Latina
y el Caribe.
Sin embargo, durante la
década pasada la irrupción de nuevas he-
rramientas de evaluación que empezaron a
competir con el FI, tales como
Google
Scholar
Citation
,
Microsoft
Academic
Research
y, particularmente, el lanzamiento
de Scopus
por parte de la editorial Elsevier
(Moreno Pulido
et al.
, 2013), lograron que
Thomson Reuters aumentara considerable-
mente su cobertura en “revistas proceden-
tes de países escasamente representados,
afectada por el temor a verse desplazada
en el suculento mercado de las suscripcio-
nes” (Aleixandre Benavent, 2009).
En ese sentido, desde
2004 puede señalarse a Scopus como el
principal competidor de Thomson Reuters,
ya que éste entró al escenario de los servi-
cios bibliométricos como una base de datos
más representativa, al tener mayor cobertura
de las revistas científicas (con cerca de
21000 revistas, en comparación con las
12000 publicaciones que incluía Thomson
Reuters) y una mayor amplitud geográfica
con publicaciones editadas en diferentes par-
tes del mundo. En respuesta, durante el pe-
riodo 2007-2009 Thomson Reuters inició
una campaña de evaluación de revistas de
diferentes países para integrarlas en su pla-
taforma
Web of Science
(
WOS
), decisión
que impactó tanto en el surgimiento de nue-
vas áreas disciplinares dentro de
WOS
como en la inclusión de 1600 revistas de
naciones distintas, con lo cual 14 países que
nunca habían estado presentes se incorpora-
ron a través de las publicaciones recién in-
dizadas en esta base de datos, siendo
España, Brasil y Australia los más benefi-
ciados en cuanto a la expansión de su co-
bertura (Testa, 2011). Un estudio similar
(Collazo-Reyes, 2014) indica que el creci-
miento de las revistas de América Latina y
el Caribe en los índices internacionales se
debe principalmente a un cambio en las po-
líticas editoriales de estas bases de datos de
corriente
principal
(especialmente
en
Thomson Reuters) mas no a un cambio sus-
tancial en las formas de producción y espa-
cios de comunicación a los que acuden los
científicos de la región o de su producción.
Cabe señalar que el indi-
cador alternativo al FI es el Scimago
Journal & Country Rank
desarrollado por
el grupo SCImago (identificado por sus si-
glas SJR), el cual tuvo su origen y desarro-
llo en la Universidad de Granada, España,
como parte del trabajo de investigación
realizado por un equipo coordinado por
Félix Moya-Anegón; situación que también
pudo haber incidido en la inclusión de nue-
vas revistas iberoamericanas en el JCR con
el propósito de fortalecerse.
Igual que el FI toma
como unidad de medida el número de citas
de las revistas, el SJR lo hace a través de
un modelo relacional bajo el esquema del
algoritmo
Google Page Rank
, el cual cal-
cula el prestigio de las revistas a partir del
número de citas que reciben los artículos
que éstas publican y la importancia de las
publicaciones que las emiten en un periodo
de tiempo de tres años (Cañedo y Cruz,
2012). De acuerdo con Torres Salinas y
Jiménez Contreras (2010), tanto WOS
como Scopus también han impulsado otros
indicadores,
como
el
índice
H,
el
Eigenfactor
y el
Source Normalized Impact
per Paper
(SNIP
)
que resultan bastante pa-
recidos a la hora de ordenar las revistas,
pues toman como unidad común de medida
el número de citas recibidas.
A pesar de los diversos
intentos de estas dos bases de datos por
extender su cobertura entre ellas se ad-
vierte un solapamiento de 95% entre sus
títulos
(Torres
Salinas
y
Jiménez
Contreras, 2010), además de que no todas
las regiones ni mucho menos los países
crecen al mismo ritmo, ya que un fenó-
meno destacado es la irrupción del frente
asiático en los primeros puestos de la
ciencia en el mundo, encabezado por:
China, Corea del Norte, India y Taiwan
(Delgado López-Cózar
et al.
, 2008). En
este sentido, “si bien la consolidación de
Scopus como una mirada alterna para cla-
sificar a la ciencia plantea un desafío de
Elsevier a Thomson Reuters, éste no in-
cluye reformar o desafiar la división cen-
tro/periferia demasiado importante para
los países ricos que operan en la denomi-
nada economía del conocimiento, sino que
únicamente redefine la balanza en benefi-
cio de Elsevier” (Guédon, 2011). En este
sentido, cabe mencionar que esta recom-
posición de la participación, así como los
pesos de las revistas de cada una de las
regiones y países pueden observarse con
claridad en Iberoamérica.
En dicho escenario, la
publicación de los artículos y la edición
de las revistas indizadas en la ‘ciencia de
corriente principal’ constituyen las princi-
pales variables para evaluar la capacidad
productiva de conocimiento de los investi-
gadores, las instituciones, los países y sus
regiones, por lo que resulta indispensable
retomar los diversos debates sobre la pre-
sencia de las revistas iberoamericanas
dentro de ambas bases de datos, en espe-
cial WOS, pues como señala Rodríguez
Yunta (2010), la escasa presencia de re-
vistas en este sistema antes de 2005 es un
llamado claro a la insuficiente visibilidad
de la ciencia producida en la región.
De igual forma, es rele-
vante recuperar la discusión sobre la vali-
dez de estas bases de datos para evaluar la
ciencia de América Latina y el Caribe
(ALC) efectuada por muchos autores, pues
si bien la mayoría de los trabajos de corte
cienciométrico se han hecho a partir de es-
tas fuentes (Santa y Herrero Solana, 2010),
es indiscutible que las revistas regionales
juegan un papel secundario en sus respecti-
vas categorías a pesar de ser los únicos
medios para dar a conocer los resultados
de investigación de tan relevante región,
como señalan García
et al.
, (2002). Dicho
argumento se recrudece al retomar como
centro de análisis a las revistas de ciencias
sociales y humanidades, pues si bien algu-
nos estudios sugieren que la inserción del
Social Science Citation Index
(
CSCI)
y el
Arts
and
Humanities
Citation
Index
(A&HCI
)
en WOS durante la década de
los años 70 permitió que algunos países de
la región, como México y Argentina, au-
mentaran el volumen de revistas dentro de
esta base de datos (Luna Morales y
Collazo Reyes, 2007), al revisar las edicio-
nes recientes de los índices de ciencia de
572
AUGUST 2014, VOL. 39 Nº 8
corriente principal se destaca negativamen-
te el grado de representatividad para estas
áreas del conocimiento, encontrando par-
cialidad y marginalidad en los datos.
De acuerdo con lo ante-
rior, se pueden referir diversos estudios que
abordan la cobertura de estas bases de da-
tos a nivel de la producción científica (nú-
mero de artículos) y revista por país, en
especial para el caso español (Delgado
López-Cózar
et al.
, 2008; Moreno Pulido
et al.
, 2013); o por región (Gómez
et al.
,
1999; Luna Morales y Collazo Reyes,
2007; Collazo Reyes
et al.
, 2008; De
Filippo
et al.
, 2008; Rodríguez Yunta,
2010; Santa y Herrero Solana 2010;
Miguel, 2011; Schwarz, R. y Abadal
Ernest, 2014); así como a nivel disciplinar
(Quevedo Blasco y López López, 2011),
los cuales documentan cómo se comporta
la producción editorial de la región dispo-
nible dentro de estas bases.
El objetivo del presente
trabajo es hacer una revisión de las revistas
iberoamericanas dentro de los principales
índices en las bases de datos: SCImago
Journal & Country Rank-2012
(SJR) para
el caso de Scopus
,
y
Journal Citation
Reports-2012
(JCR) en WOS, para conocer
el número de revistas por país y área de
conocimiento, su posicionamiento por cuar-
tiles, así como su comportamiento a lo lar-
go del tiempo. De esta manera se amplía la
discusión sobre la representatividad de
Iberoamérica en la ciencia de corriente
principal, ya que la región resulta una zona
estratégica no sólo para la comercialización
de la información bibliométrica en ambas
bases, sino también para legitimar la perti-
nencia de sus indicadores y estudios.
Metodología
Para determinar la repre-
sentatividad de las revistas de ALC
en las
bases internacionales de corriente princi-
pal se realizó una búsqueda de las revistas
iberoamericanas tanto en SJR-2012 como
en los índices JCR-2012:
Scienc eCitation
Index
(
SCI
) para el área de ciencias y en
el
Social Science Citation Index
(
SSCI
)
para las ciencias sociales, efectuada du-
rante las primeras dos semanas de sep-
tiembre 2013, donde también se detectó el
posicionamiento de las publicaciones en
cuartiles al interior del área y disciplina
en la que se encontraron clasificadas. Sin
embargo, considerando que una revista
puede incluirse en más de un área de co-
nocimiento, debido a los flujos de citación
interdisciplinarios, el presente análisis
consideró únicamente el cuartil más alto
para evitar la repetición de los títulos.
A su vez, mientras SJR
cuenta con indicadores para las revistas de
artes y humanidades, así como con una
clasificación por cuartiles, JCR solamente
se compone del SCI y el SSCI, este últi-
mo con la clasificación de disciplinas cer-
canas a las humanidades, tales como lin-
güística, literatura, historia y filosofía,
motivo por el que las revistas fueron asig-
nadas a dos grandes áreas de conocimien-
to: la correspondiente a ciencias sociales y
humanidades, y la conformada por las
ciencias naturales y exactas.
Cabe aclarar que tanto
SJR como
JCR
designan algunas revistas a
un país, sin embargo, algunos de estos títu-
los son editados por asociaciones, funda-
ciones y consejos internacionales de corte
iberoamericano que no necesariamente ope-
ran dentro de alguna nación en específico,
de ahí que para estos títulos se creó la ca-
tegoría de Organismo Internacional (OI).
Además, en el caso de SJR algunas revis-
tas estaban asignadas a un país que no co-
rrespondía, por lo que fueron reagrupadas
de acuerdo con la información que la pági-
na web de cada revista proveía.
En el caso de
JCR
-2012,
las revistas reasignadas a la categoría
OI
fueron:
AIBR-Rev.
Antropol.
Iberoam.
(Asociación de Antropólogos Iberoamerica-
nos en Red),
Academia-Rev.
Latinoam.
Admin.
(Consejos Latinoamericanos de
Escuelas
de Administración)
y
Rev.
Latinoam. Hipertens.
(Sociedad Latinoame-
ricana de Hipertensión). Los títulos reasig-
nados a otro país respecto a lo que desig-
naba SJR-2012 fueron:
Neurol.
Argent.
(originalmente asignada a España pero que
cambió a Argentina),
Rev. Port. Estomatol.,
Med. Dent. Cir. Maxilofac.
(de España a
Portugal),
Rev.
Per.
Med.
Exper.
Salud
Públ.
(de México a Perú
), Zephyrus
(de
México a España),
Studia Historica, Hist.
Mediev.
(de México a España),
Avanc.
Quím.
(de Colombia a Venezuela) y
Gac.
Méd.
Méx.
(de Venezuela a México).
Mientras tanto, los títulos asignados a la
categoría OI dentro de SJR-2012 fueron:
AIBR-Rev.
Antropol.
Iberoam.
,
Rev.
Latinoam. Invest. Matem. Educ.
(Comité
Latinoamericano de Matemática Educa-
tiva),
Academia-Rev. Latinoam. Admin.
y
Rev. Latinoam. Hipertens.
Con el propósito de co-
nocer el crecimiento de las revistas ibe-
roamericanas dentro de los dos índices, se
consultó la edición de cada uno para 2005
a partir de la misma subdivisión de disci-
plinas y cuartiles.
Resultados
País
En 2005 se observa una
mínima representación de la región dentro
de los principales índices de la ‘ciencia de
corriente principal’, ya que JCR listaba 86
revistas iberoamericanas, mientras que
SJR reunía 388. Sin embargo, al comparar
con la edición más reciente de cada índice
(2012), puede observarse que el número
de revistas ha crecido vertiginosamente,
ya que en JCR se listan 375 (3,4% res-
pecto al total del índice), mientras que
SJR indiza 1044 revistas (5% del total de
su base), cuya relación aparece en la
Figura 1. Sobresale que durante el periodo
de estudio tanto en SJR como en JCR el
número de revistas de algunos países cre-
ció vertiginosamente, como son los casos
de Brasil y España; también resalta el
caso colombiano, país que al principio del
periodo registraba pocas revistas, en espe-
cial en SJR, pero que en la edición re-
ciente de los índices se ubicó entre los
países latinoamericanos con mayor núme-
ro de títulos. Esta relación de crecimiento
por subregión se analiza con mayor deta-
lle en el siguiente apartado del trabajo.
Al observar cómo Brasil
y España se alejan de los demás países en
número de revistas para 2012, puede argu-
mentarse que el crecimiento no ha sido de
manera horizontal dentro de toda la re-
gión, ya que juntos representan más de
60% en
SJR
Y
JCR,
respecto al total de
publicaciones iberoamericanas. De ahí que
vale la pena preguntarse sobre la valía
que tiene la cobertura de estas bases de
datos para los demás países de la región,
o bien, precisar que cuando se habla de
Iberoamérica en la ‘ciencia de corriente
principal’ únicamente destacan dos países.
Schwarz y Abadal (2014) reportan cómo
64,1% de las revistas iberoamericanas in-
dexadas en estas dos bases de datos co-
rresponden a España (35,6%) y Brasil
(28,5%), y señalan que “las recurrentes
especificidades de España dentro de
Iberoamérica y dentro de Europa sugiere
que la mejor manera de estudiar las revis-
tas es por país, porque los continentes no
representan las específicas estrategias de
publicación científica adoptadas por cada
país” (Schwarz y Abadal, 2014: 60).
En el mismo sentido, la
Collazo-Reyes (2014) advierte que el alto
aumento de la producción brasileña in-
dexada en JCR ha desplazado al español
como el segundo idioma (después del in-
glés) y posiciona al portugués como la
lengua en la que se escribe el mayor nú-
mero de artículos latinoamericanos in-
dexados en JCR.
Puede argumentarse que
Iberoamérica es una región sumamente
fragmentada en diversos aspectos y que
en este particular puede dividirse en tres
subregiones: la primera correspondiente a
la Península Ibérica (España y Portugal),
la segunda compuesta por Brasil, y la ter-
cera integrada por los demás países lati-
noamericanos que, al igual que toda la
AUGUST 2014, VOL. 39 Nº 8
573
región, en ambas bases de datos están su-
brepresentados. Sin embargo, en el resto
de Latinoamérica dicha subrepresentación
es aún más marcada
.
A partir de un
ejercicio de comparación
con Latindex, que incluye
a 24 países latinoamerica-
nos, fue posible advertir
que en JCR sólo existen
revistas relacionadas con
once países iberoamerica-
nos en 2005 y diez en
2012, toda vez que en
SJR la región registra 14
países en ambos años.
Esto quiere decir que para
2012 en JCR 58,34% de
los países latinoamerica-
nos (con revistas en el di-
rectorio de Latindex) no
sólo estaban subrepresen-
tados, sino que simple-
mente no estaban repre-
sentados, distribución que
implica a 41,67% de los
países en el caso de SJR.
Asimismo, de los
países que tienen alguna
indexación en JCR, el
menos subrepresentado es
España, ya que 6,22% del
número de revistas que
considera
el
catálogo
Latindex se encuentra representado en ese
índice. En contraste, la mayor subrepresen-
tación corresponde a Costa Rica, con
únicamente 0,99% de lo registrado en
Latindex. Por su parte, en SJR, Jamaica
(país de habla inglesa) aparece sobrerrepre-
sentado (400%), mientras
que Ecuador sólo está re-
presentado con 2,44% del
total de revistas indexadas
en Latindex, por citar al-
gunos ejemplos (Tabla I).
En este contexto
destaca el número de paí-
ses
que
aportan
a
Latinoamérica en JCR res-
pecto a SJR, donde resulta
bastante
interesante
el
caso cubano, que mientras
en el primer índice no
cuenta con ninguna revis-
ta, en el segundo se posi-
ciona como el sexto país
con mayor número de pu-
blicaciones de la subre-
gión latinoamericana. A la
par
sobresalen
Perú,
Puerto Rico y Ecuador,
países que dentro de
JCR
son invisibles, pues no
cuentan con revista algu-
na, y a su vez en SJR
cuentan con un volumen
muy pequeño de títulos.
Al analizar cómo
cada subregión aporta re-
vistas a estos dos índices,
Figura 1. Número de revistas iberoamericanas por país en
Journal Citation Reports
y SCImago
Journal & Country Rank
en las ediciones de 2005 y
2012. Elaborada a partir de JCR y SJR, septiembre 2013.
TABLA I
REPRESENTACIÓN DE LOS PAÍSES IBEROAMERICANOS
EN LOS REPOSITORIOS DE JCR Y SJR, A PARTIR
DEL CATÁLOGO LATINDEX
País
Número de revistas
en Latindex
Porcentaje de
revistas en JCR
Porcentaje de
revistas en SJR
España
1993
6,22%
19,57%
Portugal
183
4,37%
14,75%
Brasil
2069
5,51%
14,31%
México
790
4,81%
9,49%
Chile
355
5,35%
21,13%
Colombia
503
3,78%
11,53%
Argentina
554
1,99%
8,84%
Venezuela
242
1,65%
14,05%
Costa Rica
106
0,94%
0,94%
Jamaica
1
100,00%
400,00%
Cuba
121
0,00%
19,01%
Perú
154
0,00%
2,60%
Puerto Rico
47
0,00%
6,38%
Ecuador
82
0,00%
2,44%
Barbados
1
0,00%
0,00%
Bolivia
19
0,00%
0,00%
El Salvador
7
0,00%
0,00%
Guatemala
4
0,00%
0,00%
Honduras
3
0,00%
0,00%
Martinica
1
0,00%
0,00%
Nicaragua
8
0,00%
0,00%
Panamá
11
0,00%
0,00%
Paraguay
23
0,00%
0,00%
República Dominicana
16
0,00%
0,00%
Uruguay
67
0,00%
0,00%
Elaborada a partir de JCR y SJR, septiembre 2013, y Latindex marzo 2014.
574
AUGUST 2014, VOL. 39 Nº 8
es posible apuntar relaciones de concen-
tración al interior de cada una de ellas
que, en el caso de JCR mantiene a la
Península Ibérica con 132 revistas (35,2%
del total de la región), de las cuales 124
son publicaciones españolas y tan sólo
ocho son portuguesas. A su vez, Brasil
cuenta con 114 publicaciones, equivalen-
tes
a
30,4%
de
lo
aportado
por
Iberoamérica; mientras que para el resto
de Latinoamérica se listan 129 revistas
(34,4%), las cuales provienen en su mayo-
ría de algunos cuantos países, encabeza-
dos por México con 38 títulos y Chile
con 36. Después de este grupo puntero se
encuentra Colombia y Argentina con 19
revistas cada uno, seguidos de Venezuela
con 11, los OI con cuatro, y finalmente
Jamaica y Costa Rica con una revista
cada uno.
Dentro de SJR los ante-
riores patrones de concentración tienden a
repetirse, pues la Península Ibérica cuenta
con 417 revistas (40%), correspondientes
a 390 títulos españoles y 27 portugueses,
mientras que Brasil indexa 296 revistas,
equivalentes a 28,6% del total de la re-
gión
en
esta
base.
El
resto
de
Latinoamérica aporta
331
publicaciones
(31,7%),
donde
México y Chile cuen-
tan con 75 títulos
cada uno, Colombia
tiene 58, Argentina
49,
Venezuela
34,
Cuba
23,
Perú
y
Jamaica
4,
Puerto
Rico y OI 3, Ecuador
2, y Costa Rica una
revista (Figura 3).
Área de conocimiento
De las 375 re-
vistas indexadas en
JCR y de las 1044 en
SJR, existe claramente un sesgo hacia las
ciencias, pues dentro de JCR 263 revistas
(70,1%) pertenecen al área de ciencias y
112 (29,9%) corresponden a las ciencias
sociales y humanidades. Por su parte, en
SJR se observa una relación entre las
áreas un poco más equilibrada, aunque se
repite la tendencia a indexar más revistas
de ciencias, la cual comprende 615 publi-
caciones (58,9%), mientras que las cien-
cias sociales y humanidades cuenta con
429,que corresponden a 41,1%. Dicha re-
lación asimétrica que ambas bases regis-
tran entre las áreas está vinculada con el
sesgo de cada base a indexar principal-
mente revistas de ciencias (Figura 4).
La Figura
4 también
muestra el área disciplinar de las revistas
iberoamericanas por subregiones dentro de
JCR y SJR, donde particularmente se des-
taca el peso de ciencias frente a las cien-
cias sociales y humanidades en la prime-
ra. Ahí sobresale el caso de Brasil con
85% (97) de sus publicaciones dentro del
área de ciencias, situación similar a la del
resto de Latinoamérica con 68,2% (88) de
sus revistas en ciencias, toda vez que la
Península Ibérica es la subregión que
cuenta con mayor re-
presentación dentro de
las ciencias sociales y
humanidades, equiva-
lente a 40,9% del to-
tal de publicaciones
en
el
índice
(54
revistas).
En el caso de
SJR se observa una
distribución más pro-
porcionada, ya que
Brasil tiene 203 revis-
tas en el área de cien-
cias (68,6% respecto
al total) y 93 (31,4%)
en ciencias sociales y
humanidades. El resto
de
Latinoamérica
cuenta con 208 títulos en ciencias
(62,8%), mientras que 37,2% se clasifica
dentro de las ciencias sociales y humani-
dades. Para el caso de la Península Ibérica
se invierte la distribución, las ciencias so-
ciales y humanidades cuentan con 51,1%
del total de sus publicaciones (213 revis-
tas), mientras que el 48,9% (204) son títu-
los correspondientes a las ciencias
.
Posicionamiento por cuartil
Dentro de los dos índi-
ces las revistas iberoamericanas se posi-
cionan especialmente dentro de los últi-
mos cuartiles de citación. En la Figura 5
puede notarse que en JCR las revistas
ubicadas en el cuarto cuartil son 272
(72%), en el tercero se encuentran 67
(17,8%), en el segundo 25 (6,6%) y tan
sólo cinco revistas están en el primer
cuartil de citación (1,3%) y seis (1,6%)
no logran clasificarse en ningún cuartil,
debido a que han recibido muy pocas ci-
tas. Por otro lado SJR presenta un com-
portamiento parecido: 502 publicaciones
(48%) están dentro del cuarto cuartil, 364
títulos (35,1%) se ubican en el tercero,
Figura 2. Revistas iberoamericanas indexadas en la edición de 2012 de
Journal Citation Reports
por subregiones.
Elaborada a partir de JCR, septiembre 2013.
Figura 3. Revistas iberoamericanas indexadas en la edición de 2012 de SCImago
Journal & Country Rank
por subregio-
nes.
Elaborada a partir de JCR, septiembre 2013.
AUGUST 2014, VOL. 39 Nº 8
575
146 (13,9%) están en el segundo y sólo
32 (3%) se ubican en el primer cuartil.
Al observar específica-
mente el caso de JCR según subregión,
claramente se distingue que la Península
Ibérica cuenta con cinco revistas ubica-
das en el primer cuartil de citación (to-
das son españolas), 16 están en el segun-
do, 30 en el tercer cuartil y 81 en el
cuarto.
A
su
vez,
el
resto
de
Latinoamérica y Brasil no cuentan con
ninguna revista en el primer cuartel.
Brasil tiene siete revistas en del segundo
cuartil, seguido de 24 títulos en el terce-
ro y 81 revistas en el cuarto; mientras
que el resto de Latinoamérica es la que
tiene más revistas en el cuarto cuartil
(110), 13 en el tercero y tan sólo dos en
el segundo. Para este último caso subre-
gional, sobresale que si bien México es
el país que cuenta con mayor número de
revistas dentro de JCR, las dos publica-
ciones ubicadas en el segundo cuartil son
chilenas, país que también tiene dos re-
vistas más que México dentro del tercer
cuartil, y además puede advertirse mayor
crecimiento y mejor posicionamiento de
las revistas chilenas respecto a las
mexicanas
.
En la misma Figura 5
puede apreciarse que dentro de SJR el an-
terior panorama de las revistas iberoame-
ricanas por subregiones muestra pequeñas
variaciones. Tanto la Península Ibérica
como Brasil y el resto de Latinoamérica
tienen publicaciones en del primer cuartil
de citación; no obstante, de las 32 revistas
ubicadas en esta posición, 29 son editadas
en España y Brasil, mientras las tres res-
tantes provienen de México, Argentina y
Perú. Asimismo, el resto de Latinoamérica
cuenta con 204 títulos en el cuarto cuartil,
98 en el tercero y 26 en el segundo.
Brasil posiciona 102 publicaciones en el
cuarto cuartil, 116 en el tercero, 65 en el
segundo y 13 en el primer cuartil.
Finalmente, la Península Ibérica cuenta
con 196 revistas en el cuarto cuartil, 150
en el tercero, 55 en el segundo cuartil y
16 en el primero.
Discusión y Conclusiones
A lo largo de los últimos
cuatro decenios las innovaciones tecnoló-
gicas han transformado la manera en que
se procesa, guarda, accede, comparte y
analiza la información (Russell, 2001). De
esta forma, cabe destacar que como agen-
tes de legitimación, tanto Thomson
Reuters como Scopus están inmersos en
una reconfiguración de las estrategias de
comunicación científica, donde puede ob-
servarse que además del nuevo paradigma
de la internacionalización, también ha ve-
nido
cobrando
mayor
fuerza
el
movimiento de acceso abierto al conoci-
miento; situación que influye fuertemente
en los procesos de difusión y producción
de la ciencia realizados entre investigado-
res, instituciones, países y regiones. En
este sentido, Aghaei-Chadeggani
et al
.
(2013) señalan que la competencia entre
WOS y Scopus ha sido intensa respecto a
la expansión de su cobertura y en cuanto
a la prestación de los servicios, tanto de
recuperación bibliográfica como de indica-
dores bibliométricos, que a su vez retroa-
limentan a los distintos agentes implica-
dos en el desarrollo de la ciencia.
Como señala Bordons
(2004), la ciencia es por definición una
empresa internacional y colectiva cuyos
avances interesan a toda la comunidad
científica, independientemente de su na-
cionalidad o ubicación geográfica, y
conseguir la mayor difusión posible de
la investigación para hacerla tan accesi-
ble como útil, es un objetivo natural y
legítimo, por lo que publicar en revistas
internacionales garantiza una mayor di-
fusión de la investigación. Tiene que re-
conocerse, sin embargo, que el paradig-
ma de que la investigación publicada en
las revistas más prestigiosas señaladas
por WOS y Scopus contribuye a los di-
ferentes problemas de la ciencia con-
temporánea, donde el tema central es la
creciente competencia por publicar en
un pequeño número de revistas presti-
giosas (Ségalat, 2010).
En este contexto, puede
observarse que los organismos de finan-
ciación científica y las agencias guber-
namentales
han
acudido
tanto
a
Thomson Reuters como a Scopus para
llevar a cabo los procesos de evaluación
y validación científica, ya que “repre-
sentan una fuente principal para los es-
tudios bibliométricos, generan informa-
ción para la evaluación de instituciones
y el personal científico, e influyen en
los procesos de contratación o en los
filtros establecidos por los investigado-
res, además de aportar datos para la
evaluación de las publicaciones científi-
cas” (Rodríguez Yunta, 2010).
No obstante, tal como lo
señalan Aleixandre-Benavent
et al.
(2007)
uno de los problemas más serios de estas
bases de datos es el irrefutable sesgo en
su cobertura en favor de las revistas pu-
blicadas en idioma inglés, por lo que el
universo de revistas no es representativo
de
la
producción
científica
de
Iberoamérica difundida a escala interna-
cional en estos índices; teniendo muchas
veces como consecuencia que la mayor
parte de las referencias se deben a autoci-
tas entre el mismo círculo de publicacio-
nes. Si bien las dos bases han propuesto
nuevos indicadores, “el criterio central de
Figura 4. Revistas iberoamericanas por área de conocimiento en
Journal Citation Reports
y
SCImago
Journal & Country Rank
por subregión.
Elaborada a partir de JCR, septiembre 2013.
576
AUGUST 2014, VOL. 39 Nº 8
distribución, agrupación y clasificación,
así como otros factores, continúa descan-
sando en las citas” (Aguado López
et al.
,
2013), aunado a que corresponden en su
mayoría a las ciencias exactas y naturales,
disciplinas que sobrerrepresentadas en am-
bas bases de datos respecto a las ciencias
sociales y humanidades.
En este sentido, un es-
tudio reciente (Schwarz y Abadal, 2014)
indica que 75% de las revistas indexa-
das en Scopus
y WOS corresponden a
cuatro países: Estados Unidos (34%),
Reino Unido (26%), Países Bajos
(7,5%) y Alemania (7%). Asimismo, el
estudio de Collazo (2014) demuestra
que los artículos de revistas latinoameri-
canas con mayor presencia en JCR están
escritos en inglés, los cuales a su vez
son los más citados entre las publicacio-
nes indexadas. Cabe señalar que gracias
a la alta producción científica de Brasil
ingresada a las publicaciones en JCR,
especialmente en los últimos años, este
país ha contribuido a que el portugués
sea el segundo idioma que da cuenta de
la producción latinoamericana en tal ín-
dice. A su vez, la distribución de las re-
vistas científicas iberoamericanas en el
mainstream
de la ciencia es muy asimé-
trica, pues “del un total de 879 revistas
[iberoamericanas indexadas a WOS y
Scopus], España lidera con 35,6%,
seguida de Brasil (28,5%), México
(8%), Chile (7,8%) y Colombia (5,2%)”
(Schwarz y Abadal, 2014: 61).
Al respecto, Quintanilla
Montoya (2008) indica que los sistemas
de evaluación de la producción de los in-
vestigadores se basan casi exclusivamente
en artículos científicos publicados en el
Institute for Scientific Information
(ISI
)
,
aun cuando existen más de 150000 títulos
vigentes de re vistas científicas y se pu-
blican más de un millón de artículos al
año; de ahí que vale preguntarse:¿por qué
seguir utilizando de manera totalizante la
información que proveen estas bases de
datos?, las cuales han propiciado que el
denominado prestigio, calculado a partir
de los flujos de citación, impacte en que
“diversas editoriales obtengan ganancias
de hasta 10,000,000,000 de euros al año”.
(Rodríguez y Vessuri, 2007).
De acuerdo con el direc-
torio Latindex la región iberoamericana
edita más de 18000 revistas académico-
científicas, técnico-profesionales y de di-
vulgación: Si se contrasta con las 375
indexadas en JCR y las 1044 incluidas
en SJR puede observarse que la represen-
tación de Iberoamérica en estas bases de
datos resulta muy pobre. Si bien el creci-
miento del número de revistas en ambas
bases de datos ha sido constante desde la
década pasada, no todos los países han
crecido al mismo ritmo y se aprecian
tendencias de concentración por parte de
España y Brasil superiores a 60% del to-
tal de publicaciones. Por ello bien puede
observarse una región fragmentada en
tres subregiones: Península Ibérica, Brasil
y el resto de Latinoamérica. A la par, so-
bresale el peso del área de ciencias, que
representa poco más de 70% en JCR y
casi 60% para el caso de SJR, por lo que
una vez más cabe cuestionarse: ¿hacia
dónde van los procesos de internacionali-
zación de la ciencia iberoamericana y
cómo éstos afectan las agendas de inves-
tigación, carreras académicas y vocacio-
nes científicas?
Durante los últimos años
la cobertura tanto de WOS como de
Scopus ha crecido de manera sustancial,
situación que se refleja también en el au-
mento de revistas dentro de sus principa-
les índices. Sin embargo, es preciso acotar
que no todas las regiones ni todos los paí-
ses han crecido a la par, por lo que para
el caso iberoamericano pueden rescatarse
los siguientes puntos que han desemboca-
do en un mayor número de revistas de la
región:
a) El surgimiento de ín-
dices nacionales que evalúan y certifican
la calidad de las revistas. Éstos forman
parte de las agendas de política científica
para la consolidación de los medios edito-
riales en la región. Sobresale el caso de
los países con mayor número de revistas:
España, que a través del Consejo Superior
de Investigaciones Científicas (CSIC), la
Fundación Española para la Ciencia y
Tecnología (FECYT), así como otras
agencias evaluadoras, plantea la interna-
cionalización y consolidación de sus re-
vistas mediante la indexación tanto en
WOS como en Scopus
.
De igual forma
destaca Brasil, país cuyo crecimiento se
encuentra vinculado a los esfuerzos nacio-
nales en materia de política científica des-
de la década de 1980, donde las instancias
del gobierno como la
Financiadora de
Estudos e Projetos
(FINEP
)
y el
Conselho
Nacional de Desenvolvimento Científico e
Tecnológico
(CNPq) han sido agentes acti-
vos (Cetto y Alonso Gamboa, 1998).
En dicho sentido, las ac-
ciones emprendidas por los gobiernos de
España y Brasil en materia de política
científica se han orientado hacia la inter-
nacionalización de su conocimiento como
un elemento importante para la propia
consolidación y posicionamiento de sus
revistas nacionales dentro de WOS y
Scopus. Sin embargo, entre estos esfuer-
zos nacionales emprendidos por otros paí-
ses para impulsar sus procesos editoriales
de corte científico pueden recuperarse ca-
sos tan importantes como: el Índice de
Revistas Mexicanas de Investigación del
Figura 5. Revistas iberoamericanas en SCImago
Journal & Country Rank
y
Journal Citation
Reports
por cuartil por subregiones. Elaborada a partir de JCR, septiembre 2013.
AUGUST 2014, VOL. 39 Nº 8
577
CONACYT (México), el Núcleo Básico
de Revistas Científicas Argentinas del
CONICET
(Argentina),
el
Sistema
Nacional de Indexación y Homologación
de Revistas Especializadas de CT+I
Publindex (Colombia), así como el Índice
y Biblioteca Electrónica de Revistas
Revencyt (Venezuela), los cuales, en la
medida en que han evaluado constante-
mente a las revistas, han contribuido a de-
sarrollar una curva de aprendizaje capaz
de fortalecer los procesos de la comunica-
ción científica a nivel institucional y
nacional.
b) El lanzamiento en
2004 de Scopus por parte de Elsevier,
presentada como una base de datos que
buscaba una mayor cobertura regional y
disciplinar, obligó a que Thomson Reuters
realizara también una expansión de su co-
bertura regional, siendo Brasil y España
los que se vieron más beneficiados en
esta competencia.
c) A pesar de que dentro
de Latinoamérica la publicación científica
claramente no es un negocio (Cetto y
Alonso Gamboa, 1998), durante los últi-
mos años los países emergentes que han
ingresado cada vez más en el circuito
científico mundial (como España y
Brasil) representan un espacio de oportu-
nidad para comercializar la información
bibliométrica. Esta situación se ve refle-
jada principalmente en España, donde di-
versas fundaciones, asociaciones e insti-
tuciones han pactado con empresas priva-
das para la coedición de sus medios de
comunicación (en especial con Elsevier)
,
repercutiendo indirectamente en el incre-
mento de la ciencia española en Scopus.
Si bien la región iberoamericana (en es-
pecial Brasil y España) apenas despunta
como productora de medios de comuni-
cación que potencialmente pueden ser
comercializados, en esta parte del mundo
el acceso a las publicaciones ‘fuente’ y a
la información bibliométrica con la que
se evalúan y ponderan diversas variables
del quehacer científico sigue teniendo el
principal valor por parte de estas
empresas.
Así, la tasa de creci-
miento por subregiones para las revistas
iberoamericanas en JCR y SJR durante
el periodo 2005-2012 indica que Brasil
tuvo un incremento en su tasa media de
crecimiento anual (TMCA) de 29,17%
durante dicho lapso de estudio, mientras
la Península Ibérica alcanzó un desarro-
llo
de
21,85%
y
el
resto
de
Latinoamérica creció 21,82%. Sin em-
bargo, para el resto de América Latina
sobresale que no todos los países crecie-
ron a un ritmo similar, pues Colombia
muestra una
TMCA
de 52,29% y se per-
fila como el país con mayor crecimiento,
principalmente al considerar que en 2005
tan sólo tenía una revista dentro de
JCR
y actualmente cuenta con 19. En cuanto
a la
TMCA
en ambos índices,
SJR
y
JCR,
destaca Brasil, que durante el pe-
riodo señalado creció 19,91%, mientras
que los demás países de Latinoamérica y
la Península Ibérica muestran crecimien-
tos anuales parecidos, con 16,60 y
16,54% respectivamente.
Para el caso de SJR se
repite el mismo patrón que en el índice
anterior,
ya
que
en
Latinoamérica
Colombia es el país con mayor crecimien-
to en su TMCA (26,81%) seguido de
Chile (15,71%). Tanto la Península Ibérica
como el resto de Latinoamérica, vistas
como subregiones, obtuvieron una TMCA
de 15,19%. Así, para toda la región ibe-
roamericana, Portugal fue el país que pre-
sentó un crecimiento medio anual mayor,
obteniendo una TMCA
de 27,24% al al-
canzar de cinco revistas listadas en 2005,
a 27 en la edición de 2012. Por su parte,
Brasil creció en este repositorio 17,45%
conforme a su TMCA.
Desde esta óptica, con-
viene indicar que si bien las revistas son
órganos de difusión que tienen dentro de
sus principales objetivos convertirse en un
canal global de comunicación para la co-
munidad de expertos, “la internacionaliza-
ción de la ciencia no se produce al mismo
ritmo en todas las áreas y disciplinas.
Tiene su mayor sentido en las áreas más
básicas de investigación, en las que hay
una comunidad científica internacional
que comparte objetivos y preocupaciones;
son áreas en las que el inglés se ha im-
puesto como
lingua franca
para facilitar
la comunicación más allá de fronteras
geográficas
y
lingüísticas”
(Bordons,
2004). En este sentido, los indicadores de
estas bases de datos para el área de las
ciencias sociales y humanidades tendrían
que tomarse con precaución, pues las re-
vistas locales son los canales más cerca-
nos a la comunidad de investigadores que
deciden publicar sus resultados de investi-
gación referentes a temas y problemas que
guardan una absoluta pertinencia con los
enfoques y el abordaje teórico-metodoló-
gico vigentes en la región; de ahí que no
necesariamente interesan a los términos
del debate realizado en el circuito mundial
de expertos.
Así, la relevancia de las
ciencias sociales se encuentra en la solu-
ción de problemas que si bien pueden te-
ner un horizonte común, también tienen
peculiaridades que varían de una región a
otra, mucho más entre países con distintos
procesos históricos en el orbe, pues “mu-
chos de los problemas sociales, por lo que
las ciencias sociales hacen importantes
contribuciones
para
solucionar
estos
problemas y son necesarias para el pro-
greso […] su propósito es la mejora de
conocimientos. Mientras mejor sea la base
de conocimientos, mejores serán las deci-
siones que se tomen sobre diferentes posi-
bilidades” (UNESCO, 2013). Al respecto,
Langenhove (2012) señala que recientes
análisis bibliométricos del SSCI muestran
que el número de artículos incluidos en
este índice con palabras clave como ‘cam-
bio climático’ es decir, en un tema con
impacto universal, se han incrementado
exponencialmente, aunque éstos siguen sin
ser representativos de la diversidad de sa-
beres, líneas de investigación y resultados
publicados por las distintas regiones.
En este sentido, la im-
portancia de las revistas locales que no
están dentro de estas bases de datos al no
publicar necesariamente temas de interés
global y tampoco hacerlo exclusivamente
en la
lingua franca
de la ciencia. Radica
en que exponen temas y problemas que
preocupan a la región, en idiomas com-
partidos por ésta (español y portugués), y
desde enfoques sobre los que existe un re-
lativo acuerdo entre sus comunidades
científicas; razón por la que son espacios
respaldados para diseminar información de
calidad, práctica e importante, la cual bien
podría ser rechazada por muchas revistas
de los índices internacionales, entre otras
restricciones que enfrentan los investiga-
dores y sus instituciones para publicar
dentro de las editoriales indizadas en éstos
(Meneghini, 2012).
En contraste, muchos de
los trabajos académicos de índole ibe-
roamericano se encuentran en bases de
datos regionales como SciELO y Redalyc.
org, en los cuales está clara la distinción
entre el prestigio y la calidad, la cual va
más allá del número de citas obtenidas.
Es decir, que propuestas como el factor de
impacto “al ser una medida bruta, es un
indicador bastante tosco que conviene pu-
lir” (Delgado López-Cozar
et al.
, 2008),
por lo que cabe retomar que el pilar sus-
tantivo de un artículo científico se basa en
la calidad de la investigación y de las
prácticas editoriales de las revistas, como
la revisión por pares ciegos, mas no en el
prestigio de algunos medios que histórica-
mente han participado en la comunicación
de la ciencia escrita; decisión que implica
convertir a las revistas en verdaderos es-
pacios de diálogo entre las comunidades
de investigación y universitarias, princi-
palmente a partir de las grandes oportuni-
dades que ofrecen los acervos digitales
que ponen el conocimiento en línea.
Conviene señalar que si
bien las agendas de investigación y sus
fuentes de financiamiento apuestan por la
visibilidad global de los resultados de su
trabajo científico,“una apertura total hacia
578
AUGUST 2014, VOL. 39 Nº 8
el ámbito científico internacional desde un
medio subdesarrollado o periférico, ame-
nazaría llevar una subordinación y pérdida
de identidad y pertinencia social local de
la actividad científica” (Vessuri, 1987), si-
tuación observada en JCR y SJR, índices
internacionales que descontextualizan a la
región iberoamericana y sólo son capaces
de señalar la producción editorial de unos
cuantos países y de unas cuantas áreas, y
que, al tener una visión macro, olvidan
las especificidades de esta parte del
mundo.
Por ello, se requiere un
esfuerzo cooperativo entre los países
iberoamericanos para avanzar normativa-
mente en los andamios que pueden dar
un rumbo y certidumbre al hecho de po-
ner la producción científica en acceso
abierto, principalmente la financiada con
fondos públicos, pues también resulta
vital para impulsar el desarrollo de los
ciudadanos en el contexto de la socie-
dad de la información y el conocimien-
to. En este sentido, resulta indispensable
adoptar una visión colaborativa y no co-
mercial en torno a la adopción de indi-
cadores bibliométricos y cienciométricos
regionales y nacionales (Babini, 2011),
los cuales posibiliten esquemas analíti-
cos que permitan pensar la comunica-
ción de la ciencia desde una mirada dis-
tinta, vista como un entramado complejo
de colaboraciones entre personas que
hacen ciencia al tiempo que también ha-
cen sociedad.
REFERENCIAS
Aghaei Chadegani A, Salehi H, MdYunus MM,
Farhadi H, Fooladi M, Farhadi M, Ale
Ebrahim N (2013) A comparison between two
main academic literature collections: Web of
science and Scopus databases.
Asian Soc. Sci.
9
(5): 18-26.
Aguado López E, Becerril García A, Rogel
Salazar R, Garduño Oropeza G, Zúñiga Roca,
MF, Babini D, López López W, Melero R
(2013)
Una
Métrica
Alternativa
y
Comprehensiva
para
el
Análisis
de
la
Actividad
Científica:
La
Metodología
Redalyc-fractal
.
http://redalycfractal.org/cap-
sulasinvestigacion/LabCrf_capsula2.pdf
Aleixandre Benavent R (2009) Factor de Impacto,
competencia
comercial
entre
Thomson
Reuters y Elsevier, y crisis económica.
Anuario Think EPI 2009
. pp. 27-29.
Aleixandre-Benavent R, Valderrama Zurián J,
González Alcaide G (2007) El factor de im-
pacto de las revistas científicas: limitaciones
e indicadores alternativos.
Profes. Inform.
16
: 4-11.
Babini D (2011) Acceso abierto a la producción
científica de América Latina y el Caribe.
Identificación de principales instituciones para
estrategias de integración regional.
Rev.
Iberoam. Cienc. Tecnol. Soc. 8
: 22.
Bordons M (2004) Hacia el reconocimiento inter-
nacional de las revistas científicas españolas
Rev. Esp. Cardiol. 57
: 799-802.
Cañedo R, Cruz F (2012) Nuevos indicadores mé-
tricos para la evaluación de las publicaciones
seriadas científicas y académicas.
ACIMED
23
: 84-92.
Cetto AM, Alonso Gamboa O (1998) Periodicals
in Latin America and the Caribbean: A global
perspective.
Interciencia 23
: 84-93.
Collazo-Reyes F (2014) Growth of the number of
indexed journals of Latin America and the
Caribbean: the effect on the impact of each
country.
Scientometrics 98
: 197-209.
Collazo-Reyes F, Luna Morales ME, Russell JM,
Pérez Angón MA (2008) Publication and cita-
tion patterns of Latin American & Caribbean
journals in the
SCI
and
SSCI
from 1995 to
2004.
Scientometrics 75
: 145-161.
Delgado López-Cózar E, Jiménez Contreras E,
Ruiz Pérez R (2008) España y los 25 grandes
de la ciencia mundial en cifras (1999-2008)
Profes. Inform. 18
: 81-86.
De Filippo D, Morillo F, Fernández M (2008)
Indicadores de colaboración científica del
CSIC con Latinoamérica en bases de datos
internacionales.
Rev. Esp. Docum. Cient. 31
:
66-84.
García E, del Río J, Ramírez A (2002) Análisis de
las revistas latinoamericanas a través de un
factor de impacto renormalizado.
Rev. Esp.
Docum. Cient. 25
: 467-476.
Guédon J (2011) El acceso abierto y la división
entre ciencia “principal” y “periférica”.
Rev.
Latinoam. Cienc. Soc. 6
: 135-180.
Gómez I, Sancho R, Moreno L, Fernández M
(1999) Influence of Latin American journals
coverage
by
international
databases.
Scientometrics 46
: 443-456.
Hicks D (2004) The four literatures of social
science. En Moed H (Ed.)
Handbook of
Quantitative
Science
and
Technology
Research
. Kluwer. Dordrecht, Holanda. pp.
473-496
Krauskopf M, Vera M (1995) Las revistas latinoa-
mericanas de corriente principal: indicadores
y
estrategias
para
su
consolidación.
Interciencia 20
: 144-148.
Langenhove L (2012) Make social sciences rele-
vant.
Nature 484
: 442.
Luna Morales M, Collazo Reyes F (2007) Análisis
histórico bibliométrico de las revistas latinoa-
mericana y caribeñas en los índices de la
ciencia internacional: 1961-2005.
Rev. Esp.
Docum. Cient. 30
: 523-543.
Meneghini R (2012) Emerging journals.
Embo
Rep. 13
: 106-108.
Miguel S (2011) Revistas y producción científica
de América Latina y el Caribe: su visibilidad
en SciElO, RedALyC y SCOPUS,
Rev.
Interam. Bibliotecol. 34
: 187-199.
Morales K, Aguado E (2010) La legitimación de
la Ciencia Social en las bases de datos
científicas más importantes para América
Latina.
Rev. Estud. Latinoam. 51
: 159-188.
Moreno Pulido A, López González MA, Rubio
Garay F, Saúl LA, Sánchez Elvira Paniagua A
(2013) Evolución de las revistas españolas de
Ciencias Sociales en el Journal Citation
Reports (2006-2010) y su valoración como in-
dicio de calidad en la normativa evaluadora
española.
Rev. Esp. Docum. Cient. 36
(3): e014.
Quevedo Blasco R, López López W (2011)
Situación de las revistas iberoamericanas de
psicología en el Journal Citation Reports de
2010.
Univ. Psychol. 10
: 937-947.
Quintanilla Montoya A (2008) La producción de
conocimiento en América Latina,
Salud
Colect. 4
: 253-260.
Rodríguez Yunta L (2010) Las revistas iberoame-
ricanas en Web of Science y Scopus: visibi-
lidad internacional e indicadores de calidad.
Mem. VII Seminario Hispano-Mexicano de
Investigación
en
Bibliotecología
y
Documentación
: pp. 347-363.
Rodríguez L, Vessuri H (2007) La industria de la
publicación científica: Transformaciones re-
cientes de la propiedad intelectual en el cam-
po de las revistas científicas electrónicas.
Rev.
Venez. Econ. Cienc. Soc. 13
: 91-123.
Rogel R, Aguado E, Martínez N, Lujano I, y
Monroy T (2012) Revistas académicas de arte
en bases de datos bibliográficas: disponibili-
dad en acceso abierto y en bibliotecas de tres
instituciones
mexicanas
El
Ornitorrinco
Tachado
: pp. 23-43.
Russell JM (2001) La comunicación científica a
comienzos del siglo XXI.
Rev. Internac. Cs.
Soc.
Junio, s/n. www.oei.es/salactsi/rusell.pdf
(Cons. 11/09/2013).
Santa S, Herrero Solana V (2010) Cobertura de la
ciencia de América Latina y el Caribe en
Scopus vs Web of Science.
Invest. Bibliotecol.
24
(52): 13-27.
Schwarz Rodrigues RR, Abadal E (2014) Ibero-
American journals in Scopus and Web of
Science.
Learn. Publish. 27
: 56-62.
Ségalat L (2010) The System Crash. Science and
finance: same symptoms, same dangers?
Embo Rep. 11
: 86-89.
Testa J (2011) Regional content expansion in Web
of Science. En
The Globalization of Web Of
Science: 2005-2011
. p. 26.
Torres Salinas D, Jiménez Contreras E (2010)
Introducción y estudio comparativo de los
nuevos indicadores de citación sobre revistas
científicas en Journal Citation Reports y
Scopus.
Profes. Inform. 19
: 201-207.
UNESCO (2013) ¿Cuál Podría Ser la Contribución
del Sector de las Ciencias Sociales y Humanas
de la UNESCO? www.unesco.org.uk/uploads/
Cu%C3%A
1l%20podr%C3%ADa%20ser%20
la%20contribuci%C3%B3n%20del%20sector%20
de%20las%20ciencias%20sociales%20y%20hu-
manas%20de%20la%20UNESCO%20-%20
Febrero%20de%202013.pdf (Cons. 04/09/2013).
Vessuri H (1987) La revista científica periférica.
El caso de Acta Científica Venezolana.
Interciencia 12
: 124-134.
AUGUST 2014, VOL. 39 Nº 8
579
IBERO-AMERICA IN MAINSTREAM SCIENCE (THOMSON REUTERS / SCOPUS): A FRAGMENTED REGION
Eduardo Aguado-López, Arianna Becerril-García, Miguel Leal Arriola and Néstor Daniel Martínez-Domínguez
SUMMARY
for other countries. The heaviest weight leans toward the natu
-
ral sciences, with under-representation of social sciences and
humanities, whose local/national journals are the most suitable
channels to disseminate research results. Although some Fndings
may be of interest to the international community, most of them
are speciFc problems to their countries, where, the local media
are the natural diffusion channel to disseminate its work, with
-
out being necessarily part of an worldwide scientiFc dialogue. At
both indexes, the positioning of Ibero-American journals is very
low, with only Fve Spanish journals in the Frst citation quartile
in JCR, whilst in SJR there are 32 journals in the Frst quartile,
of which 29 are edited in Brazil and Spain, and the rest are pub
-
lished in Mexico, Argentina and Peru.
In order to learn about the coverage of Ibero-American jour
-
nals by the JCR 2012-Web of Science and SJR 2012-Scopus in
-
dexes, both indexes were examined during the Frst fortnight of
September 2013, so as to Fnd the number of Ibero-American
journals, their Feld of knowledge and the quartile they are at.
The number of Ibero-American journals in JCR amounts to 375,
while in SJR it is 1044, there being an important concentration
in Spain and Brazil. In order to observe the whole region in a
horizontal perspective, we propose its division into three sub-re
-
gions: Iberian Peninsula (Spain and Portugal), Brazil and ther
-
est of Latin America. Iberian Peninsula and Brazil concentrate
more than 60% of the publications, whereas in Latin America,
the weight of Mexico, Colombia and Chile implies invisibility
IBEROAMÉRICA NA CIÊNCIA DE CORRENTE PRINCIPAL (THOMSON REUTERS / SCOPUS): UMA REGIÃO
FRAGMENTADA
Eduardo Aguado-López, Arianna Becerril-García, Miguel Leal Arriola e Néstor Daniel Martínez-Domínguez
RESUMO
tina, a área com maior peso está inclinada para as ciências
naturais e exatas, com sub-representação das ciências sociais
e humanas, cujas revistas locais/nacionais têm sido canais idô
-
neos para difundir os resultados da investigação. Embora mui
-
tos dos achados pudessem ser de interesse para a comunida
-
de internacional, a maioria abordam problemas peculiares de
cada país, onde meios locais são o canal natural e mais próxi
-
mo para difundir e debater seus trabalhos e iniciar um diálogo
em suas comunidades, independentemente de temas e enfoques
traçados na perspectiva internacional. O posicionamento das
revistas ibero-americanas nos índices de corrente principal é
baixo, encontrando-se somente cinco revistas espanholas no
primeiro quartil de citação em
JCR
, enquanto que em
SJR
32, das quais 29 são editadas no Brasil e Espanha, e as restan
-
tes no México, Argentina e Peru.
Com o Fm de conhecer a cobertura que alcançam as revistas
ibero-americanas nos índices
Journal Citation Reports
(JCR
)
2012-
Web of Science
e SCImago
Journal & Country Rank
(SJR
)
2012-Scopus, ambos foram revisados durante a primeira quin
-
zena de setembro de 2013 para localizar neles, o número de re
-
vistas ibero-americanas, identiFcar sua área de conhecimento e
quartil de localização. O número de revistas ibero-americanas
em JCR
ascende a 375, enquanto que em
SJR
é de 1,044. Apre
-
sentam forte concentração na Espanha e Brasil; é por isto que
para observar mais horizontalmente toda a região é proposto
sua divisão em três sub-regiões: Península Ibérica, Brasil e o
resto da América Latina. A Península Ibérica e Brasil concen
-
tram mais de 60% das publicações, enquanto que no resto da
América Latina o peso de México, Colômbia e Chile implica in
-
visibilidade para outros países. Especialmente na América La
-
logo_pie_uaemex.mx