Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
TENDENCIA DE 1988 A 1998 DE LOS NIVELES DE PLAGUICIDAS ORGANOCLORADOS
PERSISTENTES EN TEJIDO ADIPOSO HUMANO EN VERACRUZ, MÉXICO
Stefan M. WALISZEWSKI, Ángel A. AGUIRRE­GUTIÉRREZ y Rosa M. INFANZÓN­RUIZ
Instituto de Medicina Forense, Universidad Veracruzana, SS Juan Pablo II esq. Reyes Heroles, Boca del Río 94290
Veracruz, México, correo electrónico: stefanmw@vice­ver.veracruz.uv.mx
(Recibidonoviembre1998,aceptadoseptiembre1999)
Palabras clave: plaguicidas organoclorados, tejido adiposo humano
RESUMEN
En la República Mexicana están permitidos más de 270 ingredientes activos de plaguicidas para
usos agrícola, sanitario e industrial. Entre los insecticidas organoclorados, los de mayor impor­
tancia por sus propiedades de biomagnificación en la cadena trófica, son el DDT yel Lindano.
En el período de 1988 a 1998 se analizaron 326 muestras de tejido adiposo humano. Se observó
durante el transcurso del estudio contaminación elevada por DDT y su metabolito DDE, que
alcanzó valores máximos de 6.67 mg/kg y 18.91 mg/kg en base lipídica, respectivamente. Esta
contaminación puede deberse a la aspiración de los vapores del DDT rociado en el entorno
durante el combate sanitario del paludismo y al consumo de alimentos contaminados de origen
animal.
ABSTRACT
In México more than 270 active ingredients of pesticides used in agriculture, sanitation and
industry are permitted. Among the organochlorine pesticides the most important, due to their
properties ofbiomagnification in the foodchain, areDDT and Lindane. From 1988 to1998 a total
of 326 samples of human adipose tissue were analysed. A significant contamination with DDT
and its metabolite (DDE) was observed during the study period, reaching the maximum mean
values of 6.67 mg/kg and 18.91 mg/kg on fat basis, respectively. This contamination may be
caused by the aspiration of DDT vapors used in sanitary actions against malary and by the
consumption of contaminated food of animal origin.
Rev. Int. Contam. Ambient.
16
(1) 13­18, 2000
INTRODUCCIÓN
La presencia de residuos agroquímicos en el ambien­
te se inició al ser incluídos los plaguicidas en forma masi­
va en monocultivos sembrados en grandes espacios, que
necesitan protección constante. Paralelamente, se ex­
tendió el programa de erradicación de la malaria y de las
enfermedades parasitarias de la piel en áreas tropicales,
como Veracruz que representa una zona pantanosa e in­
salubre. En México todavía este programa se basa en el
uso intenso del DDT y del Lindano. Esta actividad origi­
nó residuos de DDT y sus metabolitos y del Lindano y
sus isómeros en el ambiente, los alimentos y la población
expuesta a sus vapores.
De acuerdo con el Catálogo Oficial de Plaguicidas
(CICOPLAFEST 1994) en la República Mexicana es­
tán permitidos siete ingredientes activos de insecticidas
organoclorados (Clordano, DDT, Dicofol, Dienoclor,
Endosulfán, Lindano y Metoxiclor). El DDT y el Lindano
son los insecticidas de mayor importancia en este grupo,
S.M. Waliszewski
etal.
14
siendo utilizados actualmente en forma restringida; el
DDT está recomendado por la Organización Mundial de
la Salud (OMS) como insecticida de selección en las
campañas sanitarias en áreas tropicales para el control
devectores transmisores del paludismo (WHO1984, 1994,
Curtis 1994, Roberts y Andre 1994). El Lindano o
g
­
hexaclorociclohexano (
g
­HCH) es empleado en la agri­
cultura para la protección delos cultivos y de las semillas
y para la esterilización del suelo, en la ganadería para la
lucha contra los ectoparásitos del ganado y en el Sector
Salud en actividades sanitarias contra parásitos de la piel
en humanos (Worthing y Hance 1991, CICOPLAFEST
1994). Su actividad tóxica se caracteriza por el daño po­
tencial que puede ocasionar debido a su persistencia y
acumulación en la cadena trófica, razón por la cual el
DDT y el HCH técnico (por su alto contenido de isómeros
a
y
b
­HCH) fueron prohibidos desde principios de la
década de años 70 en la agricultura de los países
industrializados (IPCS 1979).
En los últimos años, el incremento de ciertas patologías
que ya se pueden observar en la población, aunado al gran
potencial tóxico de los contaminantes para el ecosistema y
en particular para la salud humana, han hecho surgir la ne­
cesidad del monitoreo de los niveles de contaminación y de
conocer las fuentes y rutas de circulación a través de los
componentes biológicos del ambiente. Además de un
monitoreo de muestras ambientales y de los alimentos para
establecer los niveles de contaminación, se requiere vigilar
la acumulación de diversas sustancias tóxicas en los tejidos
humanos (Zielhuis 1979) para estimar la exposición huma­
na total proveniente de fuentes externas (ambientales) e
internas (alimenticias) (Ott 1985, Lioy 1990). Estas tareas
están apoyadas por las investigaciones más recientes que
contemplan la selección de la población estudiada y las téc­
nicas para la toma de muestras, el monitoreo de los
microambientes, el patrón de monitoreo de la exposición
personal, un diseño instrumental, los métodos directos de
cuantificación de las sustancias tóxicas y sus metabolitos,
el desarrollo y el uso de los marcadores biológicos y el con­
trol de calidad y confiabilidad de la calidad metodológica
(National Research Council 1991).
El tejido adiposo es un excelente biomarcador en los
estudios epidemiológicos de la contaminación alimenticia y
ambiental. Por ser un tejido rico en grasa donde se almace­
nan sustancias lipofílicas, tales como los plaguicidas
organoclorados, es el medio más adecuado para los estu­
dios que evalúan el grado de exposición humana a los com­
puestos químicos persistentes.
Desde 1988 se está realizando en el Instituto de Me­
dicina Forense de la Universidad Veracruzana un estu­
dio de monitoreo permanente para evaluar la fluctuación
en el transcurso de los años de los niveles de plaguicidas
organoclorados en los habitantes de la zona de Veracruz,
con el fin de determinar las posibles fuentes de contami­
nación (Waliszewski
etal.
1995). De los plaguicidas
organoclorados a estudiar se seleccionaron el pp’DDT y
el op’DDT que constituyen el producto técnico del in­
secticida utilizado por la Secretaría de Salud en el com­
bate del paludismo y su metabolito pp’DDE; así como el
Lindano (
g
­HCH) que como ya se mencionó, es utilizado
en la agricultura, en la ganadería y por el Sector Salud
para la eliminación de parásitos externos en humanos;
más sus isómeros
a
y ß­HCH, los que son productos de
la biotransformación ambiental del Lindano y del
Hexaclorobenceno (HCB) cuya procedencia se deriva
de la actividad industrial. Estos agentes se consideran
como los de mayor importancia y pueden estar presen­
tes en muestras de tejidos humanos en concentraciones
considerables.
METODOLOGÍA
Para evaluar el grado de contaminación humana por
residuos de plaguicidas organoclorados persistentes, se
tomaron muestras de tejido adiposo de la región abdomi­
nal de personas fallecidas en Veracruz durante las
necropsias practicadas en el Instituto de Medicina Forense
de la Universidad Veracruzana, por orden del Ministerio
Público, con el fin de establecer la causa del fallecimien­
to y en 1997 y 1998 de pacientes durante las intervenciones
quirúrgicas de cesárea. En el primer período de estudio
de 1988 a 1992, se colectaron un total de 177 muestras:
31 en 1988, 56 en 1991, 90 en 1992, cuyos resultados se
presentaron anteriormente (Waliszewski
etal.
1995) y
durante el seguimiento de éste se colectaron en total 149
muestras adicionales: 38 en 1994, 42 en 1995, 34 en 1997
y 35 en 1998.
Las muestras tomadas se guardaron en frascos de
cristal de 10 ml, identificadas mediante un número y al­
macenadas en un congelador a ­20°C hasta su análisis.
Cada una de las muestras fue acompañada de los si­
guientes datos: sexo, edad, lugar de residencia y causa
del fallecimiento, con el fin de evaluar las posibles rela­
ciones entre estos factores y el nivel de plaguicidas
organoclorados encontrado. El análisis serealizó deacuer­
do con la metodología descrita por Waliszewski y
Szymczynski (1982). Las determinaciones cualitativa y
cuantitativa de los plaguicidas organoclorados se efec­
tuaron por cromatografía de gases en un cromatógrafo
Varian Modelo 3300 con detector de captura de electro­
nes con fuente radioactiva
63
Ni, conectado a un integrador
Varian Modelo 4400. La separación de los plaguicidas se
llevó a cabo de acuerdo con el método 608 de la US
EPA (US EPA1982) en una columna cromatográfica
capilar SPB­608 de 30 m x 0.53 mm id. y 0.5 µm de
película. Para el control de calidad del método analítico
se realizó un estudio de adición de una mezcla de
estándares de los plaguicidas estudiados en 10 repeticio­
nes que permitió precisar el porcentaje de recuperación
PLAGUICIDAS ORGANOCLORADOS EN HUMANOS
15
de los plaguicidas, así como la desviación estándar y la
varianza de los resultados obtenidos que se presentan en
la tabla I. En el estudio se utilizó grasa de bovino con un
nivel mínimo de contaminación para someter posterior­
mente los resultados obtenidos a una evaluación estadísti­
ca. La estimación de los niveles medios para cada mues­
tra analizada por duplicado, se realizó por separado me­
diante un análisis estadístico descriptivo de los niveles de­
terminados. Las diferencias entrelos niveles deplaguicidas
en función de los factores de residencia, edad, sexo y cau­
sa del fallecimiento, se evaluaron mediante un análisis de
varianza univariado (p > 0.05) y las diferencias entre las
medias de cada grupo se compararon aplicando la prueba
de comparación múltiple de Tukey­Kramer (Minitab 12).
RESULTADOS Y DISCUSIÓN
Se tomaron y analizaron 149 muestras durante este
estudio de seguimiento en los años de 1994 a 1998, cuya
procedencia fue la ciudad de Veracruz y la zona subur­
bana. Para todas ellas se recopilaron los datos referentes
al lugar de residencia, sexo y edad. En todas las muestras
de tejido adiposo analizadas se detectó la presencia de
pp’DDT y su metabolito pp’DDE, mientras queel isómero
op’DDT se encontró en menor proporción. En la tabla II
el valor máximo anual del insecticida pp’DDT detectado
durante el estudio correspondió a 1988, con un valor me­
dio de 6.67 mg/kg (en base lipídica), que desciende gra­
dualmente hasta 1995 y baja significativamente en 1997
alcanzandoel valor mediode0.68 mg/kg (enbaselipídica).
Ello indica una disminución de la exposición de la pobla­
ción al DDT utilizado en el combate sanitario de los
vectores del paludismo, debido a la sustitución del DDT
por otros insecticidas recomendados para la actividad sa­
nitaria como Malatión, Temefós y piretroides. De acuerdo
con el Tratado de Libre Comercio entre México y los Es­
tados Unidos de América, se realiza un programa de sus­
titución gradual del DDT utilizado en las campañas sanita­
rias por insecticidas organofosforados y especialmentepor
piretroides. Estos revelan gran actividad insecticida con
limitada toxicidad a los mamíferos, sin presentar el fenó­
meno de bioacumulación, lo que los favorece como agen­
tes idóneos para el combate sanitario de vectores. Al mis­
mo tiempo se puede observar una disminución significati­
va (p < 0.05) del nivel del op’DDT cuyo valor de 1.79 mg/
kg (en base lipídica) determinado en 1988 descendió en
1998 hasta 0.07 mg/kg (en base lipídica). Con respecto a
los niveles del pp’DDE, metabolito del pp’DDT, se pre­
sentó un ascenso de los niveles en 1992 alcanzando un
valor medio de 18.91 mg/kg (en base lipídica), el cual des­
cendió hasta 4.47 mg/kg (en base lipídica) en 1994 y nue­
vamente ascendió hasta 9.43 mg/kg (en base lipídica) en
1995. En 1997 y 1998 los niveles promedio del pp’DDE
fluctuaron entre 4.30 y 4.82 mg/kg siendo comparables
con los de 1994. La presencia del pp’DDE en el tejido
adiposo humano indica dos fuentes probables de contami­
nación: la aspiración de los vapores del DDT rociado en el
entorno y su metabolización posterior y la acumulación del
pp’DDE derivado de la ingesta de alimentos contamina­
dos deorigenanimal, enlos cuales elDDT fuemetabolizado
TABLAI. NIVELES (mg/kg en base lipídica), PORCENTAJE PRO­
MEDIO DE RECUPERACIÓN (
X ) Y DESVIACIÓN
ESTÁNDAR
(DS)
DE
LOS
PLAGUICIDAS
ORGANOCLORADOS ADICIONADOS
A LA GRA­
SA DE BOVINO
PLAGUICIDA
NIVEL
x
±
DS
HCB
0.09
97
±
2
a-
HCH
0.10
98
±
4
g-
HCH
0.09
93
±
4
b-
HCH
0.09
94
±
5
pp’ DDE
0.19
88
±
3
op’ DDT
0.37
87
±
3
pp’ DDT
0.28
88
±
6
TABLAII. CONCENTRACIÓN
MEDIA (mg/kg en base lipídica) DE PLAGUICIDAS ORGANOCLORADOS EN TEJIDO ADIPOSO DE
LOS HABITANTES DE VERACRUZ
PLAGUICIDA
1988
1991
1992
1994
1995
1997
1998
(n=31)
(n=56)
(n=90)
(n=38)
(n=42)
(n=34)
(n=35)
HCB
0.03
0.03
0.02
0.04
0.08
0.07
0.06
a-
HCH
0.08
0.05
0.12
0.01
0.05
0.01
0.01
b-
HCH
0.58
0.27
0.30
0.37
0.67
0.18
0.21
g-
HCH
0.11
0.06
0.25
0.01
0.10
0.02
0.01
S-
HCH
0.77
0.38
0.67
0.39
0.82
0.20
0.22
pp’ DDE
9.97
10.00
18.91
4.47
9.43
4.30
4.82
op’ DDT
1.79
1.35
1.19
0.44
0.21
0.06
0.07
pp’ DDT
6.67
4.02
4.72
4.53
3.88
0.68
1.01
S-
DDT
17.45
14.06
24.82
9.41
13.66
5.06
5.92
pp’ DDE/pp’ DDT
1.49
2.48
4.00
0.98
2.43
6.32
4.77
S.M. Waliszewski
etal.
16
previamente a DDE. Esto comprueba, que la fluctuación
observada en los niveles de pp’DDE puede deberse a la
fuente adicional de contaminación que son los alimentos.
Un análisis del cociente pp’DDE/pp’DDT indica su nivel
medio máximo en 1997 con un valor de 6.32. Estos co­
cientes establecen una permanencia del pp’DDE como
depósito en el tejido adiposo humano y una contaminación
de la población a través de los alimentos, ya que al mismo
tiempo en el transcurso de los años se observa una dismi­
nución del nivel del pp’DDT.
En la tabla III se puede observar una fluctuación de
los valores medios del DDT total, constituido por la
sumatoria de pp’DDT + op’DDT + pp’DDE en el tejido
adiposo de las personas procedentes de la zona suburbana
y de la ciudad de Veracruz. Los valores indican y com­
prueban una mayor exposición de la población procedente
de la zona suburbana. El cociente de los valores medios de
DDT total de la zona suburbana / urbana muestra una
disminución en 1991 y un ascenso constante observado
hasta 1995, cuyo valor de 5.69 superó su máximo anterior
en 1988. Ello revela una exposición significativa de la po­
blación suburbana de Veracruz al DDT y su metabolito
DDE, cuya fuente de procedencia se supone sean las ac­
tividades sanitarias y los alimentos contaminados. Duran­
te 1997 y 1998 la diferencia observada muy significativa
entre la zona de Veracruz y la suburbana se nivela alcan­
zando niveles comparables y estadísticamente no signifi­
cativos. Este fenómeno se debe a la sustitución del DDT
por otros insecticidas menos persistentes utilizados en
ambas zonas para el combate sanitario de los vectores del
paludismo.
Para la evaluación de los resultados (correspondientes
al muestreo post­mortem de 1988 a 1995) del DDT total
en función de la causa del fallecimiento se integraron los
gruposdenominados cardiovascular yotras patologías como
se aprecia en la tabla IV. De acuerdo con el análisis de
varianza los valores significativamentediferentes (p<0.05)
corresponden a los individuos con padecimientos
cardiovasculares. Ello concuerda con estudios anteriores
(Szymczynski y Waliszewski 1986) sobre el depósito ma­
yor de DDT total en tejido adiposo de pacientes con pade­
cimientos cardiovasculares, originado por un cambio en el
balance de lípidos saturados y no saturados en el organis­
mo característico de este tipo de enfermedades (Muñoz
Cano 1992). Los resultados de otras patologías como
cirrosis hepática, tuberculosis, padecimientos canceríge­
nos y hemorragias internas, en general oscilan alrededor
de los valores promedio detectados en el año.
Los valores medios del DDT total calculados en fun­
ción de la edad, que se presentan en la tabla V, indican
ORIGEN
1988
1991
1992
1994
1995
1997
1998
SUBURBANO
38.05*
28.61*
38.55*
18.42*
23.23*
5.94
7.04
URBANO
8.53
16.80
18.77
6.02
4.08
4.06
3.77
S / U
4.46
1.70
2.05
3.06
5.69
1.46
1.86
* Diferencias estadísticamente significativas (p<0.05)
TABLAIII. NIVELES MEDIOS (mg/kg en base lipídica) DE DDT TOTAL EN TEJIDO ADIPOSO DE LOS HABITANTES
DE
VERACRUZ
TABLAIV. NIVELES MEDIOS (mg/kg en base lipídica) DE DDT TOTAL EN TEJIDO ADIPOSO DE LOS HABITANTES DE VERACRUZ
CALCULADOS DE ACUERDO CON LA CAUSA DEL FALLECIMIENTO
CAUSA
1988
1991
1992
1994
1995
CARDIOVASCULAR
84.34
25.65
51.35
39.76
47.01
OTRAS PATOLOGÍAS
22.15
8.94
8.94
8.54
12.72
TABLAV. NIVELES MEDIOS (mg/kg en base lipídica) DE DDT TOTAL EN TEJIDO ADIPOSO DE LOS HABITANTES DE VERACRUZ
CALCULADOS DE ACUERDO A LA EDAD
EDAD (años)
1988
1991
1992
1994
1995
0 ­ 20
17.36
4.31
22.54
18.21
6.27
21 ­ 50
8.92
11.48
21.30
32.76
11.72
más de 50
56.04
22.50
31.98
68.23
36.28
PLAGUICIDAS ORGANOCLORADOS EN HUMANOS
17
una tendencia de acumulación mayor del DDT en el tejido
adiposo humano con la edad, lo que concuerda con los
resultados deestudios deCamps
etal
. (1989), Mes (1990),
Ferrer
etal
. (1992), Gómez­Catalán
etal
. (1993), Tanabe
etal
. (1993), Duarte­Davidson
etal
. (1994) y Ludwicki y
Góralczyk (1994).
Los niveles del DDT evaluado en función del sexo,
presentes en la tabla VI, indican mayor contaminación en
el sexo masculino. Estos datos concuerdan con los estu­
dios de Brook (1971) y Pittel
etal
. (1979), quienes seña­
lan que el tejido adiposo del sexo masculino tiene una con­
centración mayor de ácidos grasos saturados, por lo que
su capacidad de acumulación de los plaguicidas organo­
clorados persistentes es más elevada.
Durante el estudio, las concentraciones de ß­HCH y
g
­HCH, así como de
a
­HCH y HCB permanecieron en
niveles bajos, comparables con los determinados en otros
países. En cuanto al isómero ß­HCH, que presenta mayor
lipofilidad y persistencia en el ambiente, su nivel no varió
significativamente (p > 0.05).
CONCLUSIONES
Se debe señalar que existe una contaminación signifi­
cativa de la población veracruzana por DDT y su
metabolito DDE, que se debe a su uso en el combate sani­
tario contra los vectores del paludismo. En 1997 y 1998 se
observa una menor contaminación por el DDT debido a
su sustitución gradual por otros insecticidas menos persis­
tentes. El ascenso del nivel de DDE en 1992 y 1995, ob­
servado en el tejido adiposo, es probablemente causado
por el consumo de alimentos contaminados por DDE.
Esta situación indica la necesidad de que las autorida­
des correspondientes realicen el monitoreo continuo de los
alimentos comercializados en el país, ya queellos constitu­
yen una fuente importante de exposición de la población a
este tipo de sustancias tóxicas. Durante el transcurso del
estudio, el nivel de DDT utilizado en las campañas sanita­
rias disminuyó, lo queresalta la importancia de las conclu­
siones sobre el nivel de la contaminación humana de ori­
gen alimenticia observada en este estudio.
AGRADECIMIENTOS
Este trabajo se realizó gracias al apoyo económico del
TABLAVI. NIVELES MEDIOS (mg/kg en base lipídica) DE DDT TOTAL EN TEJIDO ADIPOSO DE LOS HABITANTES DE
VERACRUZ CALCULADOS DE ACUERDO CON EL SEXO
SEXO
1988
1991
1992
1994
1995
FEMENINO
10.36
7.12
22.87
8.93
12.89
MASCULINO
14.35
15.39
24.63
10.27
15.01
CONACyT, Proyectos: D113­903511 y 4238­PM
REFERENCIAS
Brook C.G.D. (1971). Composition of human adipose tissue
from deep and subcutaneous sites. Br. J. Nutr.
25,
377­
380.
Camps M., Planas J., Gómez­Catalán J., Sabroso M., To­
Figueras J. y Corbella L. (1989)
.
Organochlorine residues
in human adipose tissue in Spain: study of an agrarian
area. Bull. Environ. Contam. Toxicol.
42,
195­201.
CICOPLAFEST (1994).
CatálogoOficialdePlaguicidas
.
MéxicoD.F.
Curtis C.F. (1994). Should DDT continue to be recommended
for malaria vector control? Med. Vet. Entomol.
8,
107­112.
Duarte­Davidson R., Wilson S.C. yJones K.C. (1994). PCBs
and other organochlorines in human tissue samples from
the Welsh population: I­Adipose. Environ. Pollut.
84,
69­
77.
Ferrer A., Bona M.A., Castellano M., To­Figueras J. yBrunet
M. (1992). Organochlorine residues in human adipose
tissue of the population of Zaragoza (Spain).
Bull.
Environ. Contam. Toxicol.
48,
561­566.
Gómez­Catalán J., Planas J., To­Figueras J., Camps M. y
Corbella J. (1993). Organochlorine pesticide residues in
the population of Catalonia (Spain).
Bull. Environ.
Contam. Toxicol.
51,
160­164.
IPCS (1989). DDT and its derivatives ­ environmental aspects.
Environ. Health Criteria 83. WHO, Geneva.
Lioy P.J. (1990). Assessing total human exposure to
contaminants. A multidisciplinaryapproach. Environ. Sci.
Technol.
24,
938­945.
Ludwicki J.K. y Góralczyk K. (1994). Organochlorine
pesticides and PCBs in human adipose tissue in Poland.
Bull. Environ. Contam. Toxicol.
52,
400­403.
Mes J. (1990). Trends in the levels of some chlorinated
hydrocarbons residues in adipose tissue of Canadians.
Environ. Pollut.
65,
269­278.
Muñoz Cano J.M. (1992). Dieta y arteriosclerosis. Ciencias
de la Salud
32,
23­26.
National Research Council (1991).
Environmental
Epidemiology:PublicHealthandHazardousWastes.
National Academy Press, Washington.
Ott W.R. (1985). Total human exposure. Environ. Sci. Technol.
19,
880­886.
Pittel P.G., HallidayD. yBateman P.E. (1979). Site differences
in the fatty acid composition of subcutaneous adipose
tissue of obese women. Br. J. Nutr.
42,
56­61.
Roberts D.R. yAndre R.G. (1994). Insecticide resistence issues
in vector­born disease control. Am. J. Trop. Med. Hyg.
50,
21­34.
S.M. Waliszewski
etal.
18
Szymczynski G.A. y Waliszewski S.M. (1986). High level of
chlorinated pesticide residues in adipose tissue of patiens
with cardiovascular disorder. The Sixth International
Congress of Pesticide Chemistry. Ottawa, Ontario, Canada,
August 10­17, 8A/7E­01.
Tanabe S., Falandysz J., Higaki T., Kannan K. yTatsukawa R.
(1993). Polychlorinated biphenyl and organochlorine
insecticide residues in human adipose tissue in Poland.
Environ. Pollut.
79,
45­49.
US EPA (1982). Environmental Chemistry Section. Environ­
mental Monitoring and Support Laboratory. Method 608,
pp.73­83.
Waliszewski S.M. ySzymczynski G.A. (1982). Simple, lowcost
method for determination ofselected chlorinated pesticides
in fat samples. J. Assoc. Off. Anal. Chem.
65,
677­679.
Waliszewski S.M., PardíoSedasV.T., Chantiri Pérez J.N., Infan­
zón Ruiz R.M. yRivera J. (1995). Evaluación de los niveles
de DDT y HCH en el tejido adiposo de algunas personas
fallecidas en el estado de Veracruz, México. Rev. Int.
Contam.Ambient.
11,
87­93.
WHO (1984). Chemical methods for the control of arthropod
vectors and pests ofpublic health importance. World Health
Organization, Ginebra.
WHO (1994). Use of DDT in vector control: conclusions of
study group on vector control for malaria and other mos­
quito­borne diseases. Med. Vet. Entomol.
8,
113.
Worthing Ch.R. yHance R.J. (1991).
ThePesticideManual.A
WorldCompendium.
9ª. ed. The British Crop Protection
Council, Surrey, ran Bretaña.
Zielhuis R.L. (1979). General aspects of biological monitoring.
En:
TheUseofBiologicalSpecimensfortheAssessmentof
HumanExposuretoEnvironmentalPollutants
(Berlin A.,
WolffA.H. yHasegawaY. Eds.)Martinus NijhoffPublishers,
La Haya, pp. 341­359.
logo_pie_uaemex.mx