Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
ESTUDIO NEUROCONDUCTUAL EN SUJETOS LABORALMENTE
EXPUESTOS A PLAGUICIDAS
Gloria OTERO, Rosario PORCAYO, Dalia María AGUIRRE y Mérida PEDRAZA
Facultad de Medicina, Universidad Autónoma del Estado de México, Instituto Literario 100, Col. Centro, Toluca 5000
Estado de México, correo electrónico: gloriao@mail.uaemex.mx
(Recibidoseptiembre1998,aceptadofebrero2000)
Palabras clave: plaguicidas, neurotoxicidad, exposición crónica, WAIS, prueba de retención visual de Benton
RESUMEN
El objetivo de este trabajo fue seleccionar una batería de pruebas neuroconductuales para el
diagnóstico de neurotoxicidad en sujetos laboralmente expuestos a plaguicidas. Se estudiaron
dos grupos: floricultores expuestos (E) y sujetos no expuestos o testigo (T), acoplados en nivel
sociocultural, edadysexo. Se aplicaron los siguientes instrumentos: la escala de Inteligencia para
Adultos (WAIS), la prueba de Retención Visual de Benton, una batería neuropsicológica y un
cuestionario que explora síntomas ysignos de interés. Los síntomas más frecuentes fueron: cefa­
leas, deficiencias dememoria, labilidademocional, depresión, trastornosmotoresydisminución en
las capacidades de concentración yde atención (distractibilidad). En el WAIS, con excepción de
las subpruebas de claves, de los diseños con cubos, del ordenamiento de objetos y del cociente
de inteligencia (CI) ejecutivo, todas lasdiferenciasen las mediasfueron significativas, correspon­
diendo al grupo E los valores más bajos. En el Benton, los sujetos E tuvieron mayor cantidad de
errores que los T y al 40% se les diagnosticó “probable daño” o “con daño”. La batería
neuropsicológica reveló alteraciones leves o moderadas en atención, praxias y memoria reciente.
Se propone una batería de pruebas para futuros estudios epidemiológicos.
Key words: pesticides, neurotoxicity, chronic exposure, WAIS, test of retention of Benton
ABSTRACT
The purpose of this study was to design a neuropsychological battery of tests in order to assess
neurotoxicsymptomsin workerschronicallyexposedtopesticides.Agroupofexposedfloriculturists
(E) and a group of subjects not exposed to pesticides (T), matched bysociocultural level, age and
sex were studied. TheWeschlerAdult Intelligence Scale (WAIS), the Benton visual retention test,
a battery of neuropsychological tests and a questionnaire dealing with the frequency of relevant
signs and symptoms were applied to both groups.
The most frequent symptoms were: headaches, memory disturbances, mood changes, motor
disturbances, and reducedconcentration andattention capabilities.AllWAIS items (except coding,
object assembly and block design, as well as performance intelligence quotient, IQ) showed
significant differences between groups. Group E mean values were lower than those of group T.
The E group significantlyalsoshowed more mistakes in the Benton test than the T group. On the
other hand, 40% of E subjects were diagnosed as having “probable brain damage” or “brain
damage”, while only 5% of T subjects were diagnosed as having “probable brain damage”. The
neuropsychological batteryoftests revealed light and mild alterations in attention, recent memory
and praxis in E subjects. It is proposed that the test battery applied in this study could be used in
future epidemiological studies.
Rev. Int. Contam. Ambient.
16
(2) 67­74, 2000
G. Otero
etal.
68
INTRODUCCIÓN
Los efectos neurotóxicos causados por la exposición
ambiental o laboral a sustancias nocivas abarcan un am­
plio rango que va desde trastornos neurológicos hasta alte­
raciones de carácter psiquiátrico. Los daños producidos
pueden ser reversibles, parcialmente reversibles o defini­
tivamente irreversibles (Savage
etal
. 1988, Brown
etal
.
1989, Aldridge1990, Davies 1990, Rosenstock
etal
. 1990,
Mushak y Piver 1992, Amador­Rodezno 1993, Izmerov y
Tarasova 1993).
Entre los agentes neurotóxicos destacan las sustancias
utilizadas como plaguicidas, cuya lista es larga (CNMAR
1992). Entre los más empleados en la agricultura se en­
cuentran los compuestos órganofosforados (OF) y los
carbámicos (Cb). Su toxicidad proviene de su acción
anticolinesterásica irreversible en los primeros y reversible
en los segundos (Abou­Donia 1992, Moutchen­Dahmen
et
al
. 1984). Pueden ingresar al organismo fundamentalmente
a través de la piel, por la ingestión y por la respiración.
Los síntomas de intoxicación son semejantes para am­
bos compuestos. Los efectos dependen de la acumulación
de acetilcolina endógena en el sistema nervioso central
(SNC) y en el periférico (SNP) (Misra
etal
. 1988, Lotti
et
al
. 1991, Lotti 1992, McConnell
etal
. 1994).
Existe evidencia suficiente que sugiere que la exposi­
ciónprolongada a OF provoca alteraciones neurofisiológicas
y neuroconductuales. Se han descrito efectos en el siste­
ma nervioso central (SNC) en sujetos que se han recupe­
rado de una intoxicación aguda así como en personas
crónicamente
expuestas
a
OF.
Los
cambios
neuroconductuales que con más frecuencia se han encon­
trado son reducción en la capacidad de concentración, len­
titud en el procesamiento de información, déficits de me­
moria, disturbios lingüísticos, depresión, ansiedad eirritabi­
lidad, entre otros (Abou­Donia 1985, Rosenstock
etal
.
1991, Izmerov y Tarasova 1993, Steenland
etal
. 1994).
En el Estado de México de la República Mexicana, se
producen flores tanto para el mercado interno como para
la exportación. Como éste no es un producto alimenticio,
los plaguicidas suelen aplicarsesin restricciones rigurosas,
de hecho se utilizan mezclas de estas sustancias en las que
predominan los OF y Cb. Existe buen número de personas
laboralmente expuestas en forma importante a estos
neurotóxicos, especialmente a OF que son los más utiliza­
dos (Sánchez­Meza 1989, Henao y Corey 1991). Tenien­
do todo esto en cuenta surgió el interés en realizar un estu­
dio con un grupo de floricultores mexiquenses, con la fina­
lidad de detectar manifestaciones de neurotoxicidad
subclínica y seleccionar pruebas suficientemente sensibles
para este fin.
Es muy probable que la combinación de baterías de
pruebas neuroconductuales pueda arrojar informaciónútil,
acerca de las consecuencias de la exposición crónica a
plaguicidas y muy especialmente facilitar la identificación
de manifestaciones subclínicas tempranas que permitan la
aplicación de un sistema de vigilancia sanitaria para evitar
consecuencias indeseables para la salud de trabajadores ex­
puestos a estos agroquímicos.
MATERIALES Y MÉTODOS
Se seleccionó para su estudio una muestra propositiva,
no probabilística (Gross­Portney y Watkins 1993), de
floricultores procedentes de tres diferentes ranchos de una
población cercana a la ciudad de Toluca en el Estado de
México (grupo expuesto: E). En estos ranchos se utilizan
habitualmente mezclas de los siguientes agroquímicos:
metadifox (OF), paratión metílico(OF), ometoato (OF), etil
paratión
(OF),
carbofurano
(Cb)
y
clorotalonil
(organoclorado).
Todos los sujetos llevaban un año o más trabajando en
forma continua en la floricultura y no tenían antecedentes
personales o familiares de alteraciones del sistema nervio­
so. Se seleccionaron sujetos no expuestos (grupo testigo: T)
de otra población semejante a la primera, no dedicados a la
agricultura como tarea fundamental. Fueron elegidos de
municipios decaracterísticas similares aldelos floricultores
y se escogieron entre intendentes, veladores, pequeños co­
merciantes y amas de casa. Estos sujetos se acoplaron en
nivel sociocultural, edad y sexo a los del grupo expuesto,
aunque este apareamiento no fue perfecto para edad y sexo,
se trató de que hubiera la misma cantidad de mujeres en
cada grupo y que los rangos de edad fueran semejantes (en
la descripción de los resultados para cada prueba se mues­
tra la distribución por edad y sexo de los sujetos). Para el
apareamiento por nivel sociocultural seaplicó una escala de
nivel psicosocial que cubre los siguientes puntos:
Valor máximo
Estadocivil
80
Ocupación
80
Escolaridad
150
Características de la vivienda y su entorno
120
Ingreso económico (per cápita)
100
Hábitos nutricionales
100
Hábitos tóxicos (adicciones)
120
Cada uno de estos acápites está subdividido en varios
subacápites. Esta escala se aplicó originalmente en otro es­
tudio de naturaleza diferente al presente, a un total de 400
personas. Después de un análisis factorial se obtuvieron los
puntos que explicaban la mayor parte de la varianza y se
conformó la escala definitiva. Al comparar, mediante una
prueba de
t
de Student, los valores promedio totales de la
escala en ambos grupos (T y E) se obtuvieron los siguientes
resultados: elvalor promedio alcanzado enla escala de ries­
go por el grupo T fuede441.5 con una desviación estándar
(DE) de 43.3, mientras que para el grupo E la media fue
ESTUDIO NEUROCONDUCTUAL EN SUJETOS EXPUESTOS A PLAGUICIDAS
69
de 437.5, la DE de 41.5. El valor de t fue de 0.25, que
corresponde a una p > 0.70, lo que indica que el nivel
psicosocial de ambas muestras es homogéneo y descarta
la posibilidad de que este factor estuviera influyendo en
los resultados logrados.
También se consideró como criterio fundamental de
inclusión en el grupo T la ausencia de antecedentes de
exposición a sustancias neurotóxicas en el pasado o en el
presente y de antecedentes personales o familiares de al­
teraciones del sistema nervioso.
A todos los sujetos (T y E) se les explicó el objeto de
este trabajo y el procedimiento a seguir y solamente se
estudiaron los que expresa y voluntariamente accedieron
a participar, si bien la mayoría de los trabajadores acepta­
ron someterse a las pruebas. En ambos grupos se aplica­
ron los siguientes instrumentos:
1. Cuestionario que explora síntomas frecuentes de
neurotoxicidad subclínica y permite detectar la presencia
de los siguientes síntomas y signos: cefaleas, mareos, de­
presión, distractibilidad, pérdida dememoria, irritabilidad,
vómitos y diarreas, insomnio, trastornos motores y senso­
riales.
2. Escala de inteligencia para adultos deWeschler (WAIS)
3. Prueba de retención visual de Benton.
4. Exploración neuropsicológica queincluyó los siguientes
aspectos:
Atención y concentración auditiva: de una serie de letras
dichas al azar debe identificar una previamente indicada.
Atención visual: prueba de Albert.
Atención táctil: reconocimiento de objetos por el tacto y
de signos gráficos trazados sobre la piel.
Orientación: con respecto a persona, lugar y tiempo.
Memoria: inmediata, reciente y remota.
Lenguaje: espontáneo y proposicional.
Comprensión: de órdenes simples y complejas.
Praxias: motoras, alternancia gráfica, alternancia
premotora, ideatorias, ideomotoras y constructiva
Gnosia: visuales, auditivas y somatosensoriales.
La muestra total estudiada fue de 135 sujetos, sin em­
bargo, como el personal de los ranchos de floricultura fue
muy móvil, frecuentemente permanecieron pocas sema­
nas en el mismo lugar, solamente en 20 casos (muy dis­
persos en cuanto a edad y sexo) se les pudo aplicar la
batería de pruebas completa por lo que se decidió estudiar
cada prueba por separado con tamaños de muestras dife­
rentes.
Se tomó como indicador de exposición la antigüedad
laboral, aunque se recogió información sobre la tarea es­
pecífica (corte de flores, desbroce, fumigación, prepara­
ción de mezclas de plaguicidas, etc.), en realidad, con ex­
cepción de los fumigadores, los demás realizaron todas las
tareas en diferentes momentos. Los fumigadores usan un
precario equipo de protección (cubre­bocas, delantal y
guantes) y la fumigación se realiza en los invernaderos de
plástico, a temperatura ambiente entre 26º y 28º C, mien­
tras el personal se encuentra trabajando en el interior, de
modo que es casi imposible determinar en forma precisa
el grado de exposición. Dentro del organismo los OF y Cb
y sus productos de biotransformación tienen una vida me­
dia breve, así el hecho de hallar en sangre u orina a los
metabolitos de estas sustancias indica solamente la expo­
sición reciente, por lo tanto no son buenos indicadores de
cronicidad (Henao y Corey 1991, Abou­Donia 1992). El
interés del presente trabajo fue detectar síntomas de ex­
posición crónica, por ello se decidió tomar como indicador
el tiempo que el sujeto había permanecido en contacto con
los plaguicidas.
Análisis estadístico
Después de determinar la normalidad de la distribución
de los datos en cada prueba se realizaron los siguientes
análisis:
WAIS, análisis de varianza de dos entradas (Anova) y
multivariado (Manova), tomando las subpruebas comova­
riables dependientes y el grupo depertenencia y sexo como
variables independientes. (Manova), considerando sexo,
grupo y una variable globalizadora que se denominó
“WAIS” que incluye todas las subpruebas (se exceptua­
ron los CI para evitar redundancias).
Benton, Anova de medidas repetidas. Se aplicó ade­
más una prueba de
X
2
entre las variables grupo de perte­
nencia y diagnóstico.
Cuestionario y prueba neuropsicológica, análisis
loglineal, considerando la interacción de cada pregunta o
prueba (según el caso) y el grupo de pertenencia.
RESULTADOS
Los resultados obtenidos por cada instrumento aplica­
do son los siguientes:
A. WAIS, la muestra estuvo compuesta por 60 sujetos
distribuidos en edad y sexo de la siguiente forma:
Edad
T
E
(años)
H
M
H
M
18­29
9
6
9
6
30­49
7
4
7
4
>50
4
4
T, testigos E, expuestos H, hombres M, mujeres
En la Tabla I se muestran los valores promedio y las
desviaciones estándar para cada subprueba del WAIS
en ambos grupos, así como los resultados del análisis de
varianza. Con excepción de las subpruebas de claves,
diseños con cubos, ordenamiento de objetos y del CI eje­
cutivo, en todas las subpruebas se obtuvieron diferencias
significativas, correspondiendo al grupo E los valores más
G. Otero
etal.
70
bajos. No se encontraron diferencias por sexo ni hubo
interacción entre grupo y sexo. Con el MANOVA (Tabla
II), nuevamente las diferencias se dieron sólo por grupo.
La figura 1 muestra una representación gráfica de los
resultados con los valores promedio de las subpruebas.
Como puede verse la curva del grupo E está por debajo de
la del grupo T. Es de notarse la semejanza de las curvas,
especialmente en la zona de las subpruebas verbales (Inf,
Comp, Ari, Sem, RD y Voc), lo que sugiere que el com­
portamiento general de ambos grupos es equivalente, aun­
que alejados entre sí en cuanto a valores absolutos.
B. Prueba de retención visual de Benton (n=54) cuya
muestra se conformó como sigue:
Edad
T
E
(años)
H
M
H
M
18­29
10
6
10
6
30­49
7
3
6
4
>50
1
1
T, testigos E, expuestos H, hombres M, mujeres
T
E
SEXO
GRUPO
S/G
M
DE
M
DE
F
p <
F
p <
F
p <
Inf
8.5
2.5
4.8
1.6
1.03
0.3
37
0.000
2.2
0.1
Comp
8.8
2.4
6.0
3.1
0.80
0.4
13
0.001
1.5
0.2
Ari
10.1
3.7
7.4
2.9
0.005
0.9
8
0.007
0.6
0.4
Sem
8.8
2.7
6.8
2.3
0.001
1.0
8
0.007
0.04
0.8
RD
7.0
1.7
3.5
2.8
0.91
0.3
22
0.000
0.4
0.5
Voc
10.1
2.5
7.2
2.6
1.02
0.3
17
0.000
0.5
0.5
Cla
7.3
3.1
6.3
2.5
0.04
0.8
2.5
0.10
1.8
0.2
Fig
8.9
4.1
6.1
2.8
3.10
0.08
7.5
0.008
0.4
0.5
Cb
8.9
1.9
7.0
4.1
0.15
0.7
3
0.10
0.3
0.5
Dib
8.8
2.2
5.1
2.9
0.001
0.9
29
0.000
1.2
0.2
Obj
5.5
3.3
6.3
3.0
1.20
0.08
2.5
0.15
0.9
0.2
CIV
93.7
11.2
78.4
10.3
0.93
0.3
23
0.000
1.7
0.2
CIE
88.2
14.6
78.2
15.3
0.91
0.3
3.5
0.05
2.1
0.2
CIT
91.0
13.0
77.0
11.7
0.001
1.0
15.5
0.000
2.3
0.2
TABLAI.
WAISANOVA. SE MUESTRAN LAS MEDIAS (M) Y LAS DESVIACIONES ESTÁNDAR (DE) POR GRUPO; EL ESTADÍGRAFO
F Y LA PROBABILIDAD (p) EN LA COMPARACIÓN POR GRUPO, SEXO Y EN LA INTERACCIÓN SEXO­GRUPO (S/G)
Inf, Información
Voc, Vocabulario
Obj, Composición de objetos
Comp, Comprensión
Cla, Claves
CIV, Cociente de inteligencia verbal
Ari, Aritmética
Fig, Figuras incompletas
CIE, Cociente de inteligencia ejecución
Sem, Semejanzas
Cb, Diseños con cubos
CIT, Cociente de inteligencia total
RD, Retención de dígitos
Dib, Ordenación de dibujos
Fig. 1. Representación gráfica de los resultados logrados con los va­
lores promedio de las subpruebas del WAIS. Las curvas son
muy parecidas, especialmente en la zona de las subpruebas
verbales (Inf, Comp,Ari, Sem, RD yVoc), aunque la curva del
grupo E se encuentra por debajo de la del grupo T. Las abre­
viaturas son las mismas que aparecen en la Tabla I
Efectos
F
p <
Sexo
0.19
0.66
Grupo
13.07
0.0006
WAIS
10.75
0.0000
Sexo­Grupo
1.17
0.28
Sexo­WAIS
0.96
0.47
Grupo­WAIS
3.26
0.0004
TABLA II. MANOVA, SEXO, GRUPO, WAIS. EFECTO DE LAS
VARIABLES SEXO, GRUPO Y WAIS (INCLUYE TO­
DAS LAS SUBPRUEBAS EXCEPTO LOS CI) Y DE
LAS INTERACCIONES SEXO­GRUPO, SEXO­WAIS
Y GRUPO­WAIS
0
2
4
6
8
10
12
I n f
C o m p
A r i
S e m
R D
Vo c
C l a
F i g
C b
D i b
O b j
T
E
10
8
6
4
2
0
12
Inf
Comp
Ari
Sem
RD
Voc
Cla
Fig
Cb
Dib
Obj
T
E
T
T
T
ESTUDIO NEUROCONDUCTUAL EN SUJETOS EXPUESTOS A PLAGUICIDAS
71
Los puntos cantidad de respuestas correctas, la canti­
dad global de errores y de errores por distorsiones mostra­
ron distribución normal y por ello se les aplicó el análisis de
varianza para valorar las diferencias de las medias entre
grupos. La Tabla III muestra estos resultados. Todas las
diferencias fueron significativas; el grupo T tuvo más res­
puestas correctas ymenoserrores ydistorsiones queelgrupo
E. Con la variable diagnóstico se realizó un prueba de
X
2
con respecto al grupo de pertenencia (Tabla IV). La prue­
ba resultó significativa y como puede verse solamente un
caso del grupo T obtuvo el diagnóstico de “daño probable”
en el 4 % de la muestra, el 96 % restante fue diagnosticado
“sin daño”. Sin embargo, el 40 % de los sujetos E recibió el
diagnóstico de “daño probable” o “con daño”.
C. Cuestionario de síntomas (n=110), cuya muestra que­
dó conformada como sigue:
Edad
T
E
(años)
H
M
H
M
18­29
13
9
16
11
30­49
12
7
13
10
>50
5
4
6
4
T, testigos E, expuestos H, hombres M, mujeres
El análisis loglineal del cuestionario arrojó diferencias
significativas por grupo en 10 de las 31 preguntas del
cuestionario (Tabla V).
D. Batería neuropsicológica (n= 42, grupo E= 21, grupo
T= 21), con la muestra distribuida como sigue:
Edad
T
E
(años)
H
M
H
M
18­29
6
4
6
4
30­49
5
6
5
6
T, testigos E, expuestos H, hombres M: mujeres
El análisis loglineal arrojó diferencias significativas en­
tre grupos para las variables de atención auditiva, me­
moria reciente, praxia premotora y praxia constructiva
(Tabla VI). En la figura 2 se muestra la distribución por
percentiles de las evaluaciones de las subpruebas en los
que se obtuvieron diferencias entre grupos.
DISCUSIÓN
En general, los efectos de la exposición crónica a
plaguicidas suelen ser vagos, especialmente en etapas
tempranas de la intoxicación. Dependen en buena medi­
da de la capacidad individual para compensar los daños
y de la extensión de éstos. Se requiere de una vigilancia
estrecha y periódica sobre los grupos en riesgo, lo que
T
E
Variables
M
DE
M
DE
F
p <
Correctas
6.5
1.6
4.7
2.9
4.8
.03
Errores
4.8
2.8
8.4
5.9
9.6
.003
Distorsiones
1.8
1.5
3.2
2.8
4.8
.03
TABLA III. BENTON. ANÁLISIS DE VARIANZA
M, media
DE, desviación estándar
T,Testigos
E, Expuestos
1
2
3
T
26
1
(96 %)
(4 %)
E
16
2
9
(59 %)
(7 %)
(33 %)
TABLA IV. X
2
DIAGNÓSTICO BENTON vs GRUPO
1: sin daño
2: probable daño
3: con daño
T: Testigos
E: Expuestos
X
2
Valor
p <
Pearson
8.31
0.015
Razón de similitud
11.54
0.003
Mantel­Haenszel
8.07
0.004
(asociación lineal)
Condición
RS
X
2
p <
C2
24.5
0.005
C10
35.8
0.001
C14
34.9
0.001
C15
30.6
0.003
C18
23.2
0.005
C19
23.8
0.005
C23
24.3
0.005
C27
35.3
0.001
C30
40.3
0.000
C31
41.8
0.000
TABLAV.
CUESTIONARIO
DE
SÍNTOMAS.
ANÁLSIS
LOGLINEAL. SE MUESTRAN LAS VARIABLES
QUE DISCRIMINARON ENTRE GRUPOS
RS, Razón de similitud
C2, Dolores de cabeza
C10, Dificultades para recordar cosas sencillas
C14, Perder la paciencia y enfurecerse
C15, Cansarse fácilmente
C18, No tener interés por nada
C23, Distraerse fácilmente
C27, No querer saber nada de nadie
C30, Dificultad para concentrarse
C31, Sentir temblores
G. Otero
etal.
72
implica la utilización deinstrumentos de valoración delas
funciones potencialmente vulnerables que sean suficien­
temente sensibles, de bajo costo, de aplicación sencilla y
razonablementebreves (Brown
etal
. 1989, Aldridge1990,
Amador­Rodezno 1993).
La intención básica de este trabajo fue la de proponer
una batería depruebas quepermitiera detectar, lo más tem­
pranamente posible, manifestaciones de neurotoxicidad en
sujetos crónicamente expuestos a plaguicidas. Lo ideal es
que esta batería reúna las características planteadas ante­
riormente de modo que pueda emplearse en estudios
epidemiológicos posteriores que serán los que, en forma
definitiva, establezcan la sensibilidad y la utilidad de las
mismas. Por ello, en este trabajo se decidió utilizar prue­
bas conductuales conocidas y muy empleadas con dife­
rentes fines, así como, instrumentos de naturaleza clínica
para, de esta forma, diseñar una batería de utilidad prácti­
ca en la detección de la neurotoxicidad temprana.
Los resultados del WAIS (Tabla I) revelan que los su­
jetos expuestos crónicamente a plaguicidas muestran de­
ficiencias, con respecto a los testigos, en varios aspectos
de las funciones nerviosas superiores. Las deficiencias
residen, fundamentalmente, en la capacidad de memoria,
razonamiento abstracto, desarrollo del lenguaje, atención,
concentración y en los CI verbal y total. El comportamien­
to es igual para ambos sexos. El hecho de que el grupo
testigo mostrara comportamiento muy semejante al grupo
expuesto (Fig. 1) indica la homogeneidad de ambas mues­
tras.
Con respecto a la prueba deretención visual deBenton,
se nota que las alteraciones básicas presentadas por el
grupo E fueron errores por distorsiones de las figuras. No
hubo signos de lateralización, lo que indica que no está
afectado un hemisferio cerebral en particular. La prueba
de
X
2
demostró la relación grupo­diagnóstico. Estos resul­
tados señalan que el 33% de los sujetos expuestos recibie­
ron el diagnóstico de daño cerebral (probablemente fun­
cional) que podría explicar los resultados obtenidos en las
otras pruebas (Tabla IV).
Los datos del estudio neuropsicológico corroboran los
obtenidos en las dos pruebas anteriores. Algunos de los
sujetos expuestos mostraron alteraciones leves o modera­
das de atención y memoria reciente, así como en la coor­
dinación motora (praxias).
Las alteraciones señaladas como atención táctil se re­
fieren a la incapacidad de reconocer estímulos táctiles.
Esto se encontró en los sujetos expuestos, especialmente
en la porción distal de los miembros superiores. Se sabe
que el sistema nervioso periférico es el que primero se
afecta ante la exposición crónica a neurotóxicos, por lo
que es probable que este hallazgo corresponda a una ma­
nifestacióndeneuropatía periférica (Misra
etal
. 1988, Lotti
etal
. 1991, Lotti 1992, McConnell
etal
. 1994).
Por otra parte, 10 de las 31 preguntas originales del
cuestionario aplicado permitieron separar los grupos T y
E. Éstas se refieren a: cefaleas, deficiencias de memoria,
labilidad emocional, depresión, disminución en la capaci­
dad de concentración, trastornos motores del tipo de tem­
blores y debilidad muscular. Estas manifestaciones subje­
tivas se corresponden con las alteraciones encontradas
con las pruebas aplicadas.
La concordancia de los datos obtenidos en las distintas
pruebas le confiere consistencia a este estudio aún cuan­
do la muestra de sujetos no fue muy grande.
En otro estudio de 22 mujeres floricultoras en el Esta­
do de Morelos, expuestas a mezclas de plaguicidas princi­
palmente órganofosforados y carbámicos presentaron sín­
tomas como cefalea ocasional, irritación de la piel y de la
mucosa nasal, así como náuseas y además mostraron daño
cromosómico evaluado como intercambio de cromátidas
hermanas en linfocitos y micronúcleos en células de exfo­
liación de la mucosa oral (Gómez­Arroyo
etal
. 2000).
Los resultados de este trabajo también coinciden con
lo reportado en la literatura. Roldán­Tapia
etal
. (1999)
aplicaron una batería de pruebas neuropsicológicas a 26
RS
X
2
p<
AT
13.0
0.001
AA
9.0
0.01
MR
20.5
0.0000
PP
7.7
0.02
PC
10.3
0.006
RS, Razón de Similitud
MR, Memoria Reciente
AT, Atención Tactil
PP, Praxia Premotora
AA, Atención Auditiva
PC, Praxia Constructiva
TABLA VI. ESTUDIO NEUROPSICOLÓGICO. ANÁLISIS
LOGLINEAL
Fig. 2. Distribución por percentiles de las evaluaciones de las
subpruebas de la batería neuropsicológica en las que se obtu­
vieron diferencias entre grupos
0
20
40
60
80
100
120
At
Aa
Mr
Pm
Pc
n
l­m
n
l­m
E
T
n= normal
l­m= leve­moderado
n= normal
l­m= leve­moderado
AT
AA
MR
PP
PC
120
100
80
40
20
60
0
ESTUDIO NEUROCONDUCTUAL EN SUJETOS EXPUESTOS A PLAGUICIDAS
73
sujetos que habían sufrido intoxicación aguda por
plaguicidas organofosforados y carbámicos. La evalua­
ción se hizo tras el alta hospitalaria y un año después.
Las manifestaciones neuropsicológicas a corto plazo in­
dicaron alteraciones en tareas de memoria visual y lógi­
ca, reconocimiento de formas, atención visual, curva de
aprendizaje verbal, en denominación y en las praxias
visoperceptivas. La evaluación realizada un año después
demostró que se mantenían los trastornos iniciales. En
general, los síntomas más frecuentemente asociados a la
intoxicación crónica por plaguicidas incluyen los déficits
de memoria, reducción en la capacidad de concentra­
ción, lentitud del procesamiento de información, distur­
bios lingüísticos, depresión, ansiedad eirritabilidad (Abou­
Donia 1985, Rosenstock
etal
. 1991, Izmerov y Tarasova
1993, Steenland
etal
. 1994), la mayoría de los cuales
fueron detectados por las pruebas aplicadas en este es­
tudio.
Finalmente en este trabajo se propone la batería de
pruebas que aparece más abajo y que ha mostrado re­
sultados prometedores en la muestra estudiada y que,
validada en un grupo mayor de sujetos, pudiera constituir
el primer paso de un sistema de vigilancia sanitaria para
las personas en riesgo, por cuanto resulta de bajo costo y
de aplicación sencilla y razonablemente breve.
1. Cuestionario que explore los siguientes síntomas:
a. Cefaleas
b. Deficiencias de memoria y atención
c. Labilidad emocional (irritabilidad)
d. Depresión
e. Disminución de la capacidad de concentración
d. Trastornos motores del tipo de temblores y debilidad
muscular
2. Prueba de retención visual de Benton (*)
3. Subpruebas del WAIS:
a. Información
b. Comprensión
c. Retención de Dígitos
d. Vocabulario
e. Dibujos incompletos
(*) Para realizar el diagnóstico del Benton se necesita
conocer el CI del sujeto y para no utilizar el WAIS com­
pleto, que es muy laborioso, podría obtenerse el CI con
una prueba de inteligencia de aplicación más rápida como
la de matrices progresivas de Raven.
REFERENCIAS
Abou­Donia M.B.(1985). Organophosphorus ester­induced
delayed neurotoxicity. Annu. Rev. Pharmacol. Toxicol.
21
,
511­548.
Abou­Donia M.B. (1992). Pesticides. En:
Neurotoxicology.
CRC Press, Boca Ratón, pp. 437­477.
Aldridge W.N. (1990). An assessment of the toxicological
properties of pyrethroids and their neurotoxicity. Crit. Rev.
Toxicol.
21
, 89­104.
Amador­Rodezno R. (1993). Neurotoxic effects from
organophosphate insecticide exposure in Nicaragua.
Methodological and epidemiological studies. Tesis de Gra­
do, Universidad Autónoma de Nicaragua, Facultad de Cien­
cias Médicas, Área de Medicina Preventiva y Salud Públi­
ca, León, Nicaragua.
Brown S.K., Ames R.D. yMengle D.C. (1989). Occupational
illnesses from cholinesterase­inhibiting pesticides among
agricultural applicators in California, 1982­1985. Arch.
Environ. Health
44
, 34­39.
CNMAR (1992). Neurologic responses to environmental
toxicants. En:
EnvironmentalToxicology
. National
Academic Press, Washington D.C., pp. 9­16.
Davies J.E. (1990). Neurotoxic concerns of human pesticide
exposures. Am. J. Indust. Med.
18
, 327­331.
Gómez­Arroyo S., Díaz­Sánchez Y., Meneses­Pérez M.A.,
Villalobos­Pietrini R. y De León­Rodríguez J. (2000).
Cytogeneticbiomonitoring in a Mexican floriculture worker
group exposed to pesticides. Mutat. Res.
466
, 117­124.
Gross Portney L. y Watkins M.P. (1993).
Foundationsof
clinicalresearch.Applicationstopractice
. Appleton y
Lange, Norwalk, Connecticut, pp. 111­124.
HenaoH.S. yCoreyO.G. (1991). Plaguicidas inhibidores de la
colinesterasa. Serie Vigilancia No. 11. ECO, OPS, OMS.
Metepec, Edo. de México.
Izmerov N. y Tarasova L. (1993). Occupational diseases
developed as a result of severely injured nervous system:
acute and chronic neurotoxic effects. Environ. Res.
62
, 172­
177.
Lotti M., Caroldi S., Capodicasa E. y Moretto A. (1991).
Promotion of organophosphate induced delayed
polyneurophathy by phenylmethanesulfonyl fluoride.
Toxicol.Appl. Pharmacol.
108
, 234­241.
Lotti M. (1992). The pathogenesis of organophosphate
polyneurophathy. Toxicology
21
, 465­487.
McConnell R., Keifer M. y Rosenstock L. (1994). Elevated
quantitativevibrotactile treshold among workers previously
poisoned with methamidophos and other organophosphate
pesticides. Am. J. Ind. Med.
25
, 325­334.
Misra U.K., Nag D., Khan W.A. y RayP.K. (1988). A studyof
nerve
conduction
velocity,
late
responses
and
neuromuscular synapse functions in organophosphate
workers in India. Arch. Toxicol.
61
, 496­500.
Moutschen­Dahmen J., Moutschen­Dahmen M. y Degraeve
N. (1984). Mutagenicity, carcinogenicityand teratogenicity
of insecticides. En:
Mutagenicity,carcinogenicityand
teratogenicityofindustrialpollutants
(M. Kirsch­Volders,
Ed.). Plenum Press, NuevaYork, pp. 127­203
Mushak E. yPiver W. (1992).Agricultural chemical utilization
and human health. Environ. Health Perspect.
97
, 269­274.
Roldán­Tapia L., Del Águila E., Garzón J., Sánchez­Santed F.,
Laynez F. y Leyva A. (1999). Secuelas neuropsicológicas
de la intoxicación por pesticidas: efectos a corto y largo
plazo tras las intoxicaciones. Memorias del VI Congreso
Latinoamericanode Neuropsicología, Varadero, Cuba, oc­
tubre17­20.
Rosenstock L., Daniell W., Barnhat S., Schwartz D. yDemers
P.A. (1990). Chronic neuropsychological sequelae of
G. Otero
etal.
74
occupational exposure to organophosphate insecticides.
Am. J. Indust. Med.
18
, 321­325.
Rosenstock L., Matthew K., Daniell W., McConnell R. y
Claypoole K. (1991). Chronic central nervous system effects
of acute organophosphate pesticide intoxication. Lancet
338
, 223­227.
Sánchez­Meza J.C. (1989). Los agroquímicos en las ornamen­
tales y consecuencias en humanos. Memorias del Primer
Congreso Nacional sobre Floricultura en México, Toluca,
Edo. de México, septiembre 20­22.
Savage E.P., Keefe T.J., Mounce L.M., Heaton R.K., Lewis J.A.
yBurcar P.J. (1988). Chronic neurological sequelae ofacute
organophosphate pesticide poisoning. Arch. Environ.
Health
43,
38­45.
Steenland K., Jenkins B., Ames R.G., O’Malley M., Chrislip
B.A. y Russo J. (1994). Chronic neurological sequelae to
organophosphate pesticide poisoning. Am. J. Pub. Health
84
,731­736.
logo_pie_uaemex.mx