Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Rev. Int. Contam. Ambient. 19 (2) 67-72, 2003
INCIDENCIA Y VIABILIDAD DE
Cryptosporidium parvum
EN EL AGUA
POTABLE DE CIUDAD OBREGÓN, SONORA, MÉXICO
Martha E. DÍAZ-CINCO, Eva E. LEYVA-MICHEL, Verónica MATA-HARO
y Humberto GONZÁLEZ-RÍOS
Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo A.C., Dirección de Ciencia de los Alimentos, Laboratorio de
Microbiología, Carretera a la Victoria km 0.6, Apartado Postal 1735, Hermosillo 83000, Sonora, México.
(Recibido septiembre 2001, aceptado julio 2003)
Palabras clave: ooquistes,
Cryptosporidium
, agua, potabilización
RESUMEN
Cryptosporidium parvum
es un protozoario parásito, frecuentemente asociado a
Giardia
lamblia
, es causante de diarrea en el hombre y su acción es más severa en niños, ancianos y
pacientes inmuno-comprometidos. El agua es un importante vehículo de transmisión, pues se ha
encontrado que los ooquistes son resistentes a los procedimientos comunes de potabilización
y a concentraciones de hasta 80 mg/L de cloro. Se han reportado brotes epidémicos en diversas
regiones del mundo, tanto en países desarrollados como en vías de desarrollo; lo que ha llevado
a naciones como Estados Unidos de América a cambiar su reglamentación en cuanto a la calidad
microbiológica del agua potable que ingiere la población. En Latinoamérica, los trabajos al
respecto son escasos. El objetivo de la presente investigación fue determinar la presencia de
ooquistes de
Cryptosporidium parvum
en el agua de consumo humano en Ciudad Obregón,
Sonora y relacionarla con los parámetros fisicoquímicos: pH, cloro libre, turbidez y temperatura,
para lo cual, en este estudio se analizaron aproximadamente 1000 litros de agua en cada punto de
muestreo, cubriéndose el área urbana de Ciudad Obregón, Sonora. Los filtros fueron transpor-
tados en hielo y almacenados en refrigeración hasta su procesamiento, que consistió en la
elución de los parásitos del filtro, flotación y clarificación de la muestra, filtración a través de una
membrana de 0.25
µ
m en donde se aplicaron anticuerpos monoclonales y colorantes para su
posterior observación en el microscopio de epifluorescencia. Se realizó además, la prueba de
eficiencia en la recuperación de los ooquistes, que fue positiva en un 59 %. Se encontraron
ooquistes de
Cryptosporidium parvum
en 69 % de las muestras con una media de 4.75 ooquistes/
1000 L. Se determinó la viabilidad de los ooquistes, haciendo tinción con yoduro de propidio
para los ooquistes no viables y determinando los ooquistes viables por diferencia de los totales
menos los no viables. Los valores promedio de algunos parámetros fisicoquímicos fueron pH,
7.39; cloro libre residual, 0.96; turbidez, 1.14 NTU; temperatura, 29.9 °C y cloruros, 17.5 ppm. Se
efectuó un análisis de correlación entre el número de ooquistes totales y viables y los parámetros
fisicoquímicos; encontrándose que los ooquistes totales tuvieron una débil asociación con la
temperatura.
Key words: oocysts,
Cryptosporidium
, water, potabilization
ABSTRACT
Cryptosporidium parvum
is a protozoan parasite, which is frequently associated with
Giardia
lamblia
. It causes diarrhea which is more severe in children, elderly and immunocompromissed
patients. Water is a very important parasite carrier. Oocysts are very resistant to the common
M.E. Díaz-Cinco
et al.
68
potabilization procedures and resist concentrations up to 80 mg/L of free-chlorine.
C. parvum
was reported as pathogen in 1976, since then, many outbreaks have been reported overall USA
and developed countries; however, in undeveloped countries the information is scarce. In this
investigation, samples of 1000 liters were filtered in the city of Obregon, Sonora. Afterwards, the
filters were transported on ice to the Microbiology laboratory of the Research Center. The
procedure involved a elution, flotation and clarification of the samples, in order to recover the
parasites. A second filtration was made with a a nitrocellulose membrane where the monoclonal
antibodies were added and they were observed with an epifluorescence microscope. Efficiency
test was performed at the beginning of the study, which gave a 59 % of recovery. Oocysts were
found in 69 % of the samples with an average of 4.75 oocysts/1000 L. Physicochemical parameters
were determinated: shown pH 7.39, free chlorine 0.96, turbidity 1.14 NTU, temperature 29.9ºC,
chloride 17.5 ppm. Correlation analyses wer made among total and viables oocysts and each of
the physicochemical parameters. Temperature had significative relation with total oocysts. The
results have shown that potable water could be a public health risk.
INTRODUCCIÓN
Cryptosporidium parvum
es un parásito patógeno
que ocasiona problemas de salud a nivel mundial, princi-
palmente en pacientes con Síndrome de Inmunodeficien-
cia Adquirida (SIDA). Aunque se reconoció como pató-
geno de humanos en 1976, desde 1982, el número de
casos de diarrea asociados con el parásito se incrementó
en gran medida como parte de la epidemia de SIDA
(Juranek y Mac Kenzie 1998).
En las últimas décadas,
C. parvum
se ha reconocido
como agente causal de parasitosis intestinal en el hom-
bre, con intervalos de prevalencia entre 1 y 5 % en paí-
ses desarrollados y mayores a 10 % en países en vías de
desarrollo; se estima que en México 2.3 % de los niños
mayores de tres años sufren criptosporidiosis (Casemore
1990).
El agua es un importante medio de transmisión, entre
otros aspectos por su dispersión y la elevada resistencia
que poseen los ooquistes a los tratamientos comunes de
potabilización, ya que se requieren como mínimo una con-
centración mayor de 80 mg/ L de cloro libre para su des-
trucción (Korich
et al.
1990), esta concentración es 400
veces la máxima permitida en agua para consumo hu-
mano (0.2 a 1.5 mg/ L). Por otro lado, el agua recién
procesada que sale de la planta potabilizadora puede con-
taminarse en el trayecto antes de llegar al usuario por
daños en las tuberías. Debido a la aparición de infeccio-
nes gastrointestinales atribuibles, entre otros aspectos, a
la ingesta de agua potable contaminada por
Giardia
lamblia
y
Cryptosporidium parvum
y, asimismo, a
la
imposibilidad de utilizar la prueba de bacterias coliformes
como indicadores de una posible contaminación por este
tipo de organismos, es que se ha tratado de establecer un
método seguro y confiable para la detección del parásito.
García y Shimizu (1997), informan que los procedi-
mientos basados en reacciones inmunológicas
aumentan
la sensibilidad y la especificidad para la detección de
Giardia
y
Cryptosporidium
, en comparación con los
métodos convencionales.
C. parvum
puede infectar en forma severa el intesti-
no de personas con deficiencias inmunológicas (por ejem-
plo pacientes con SIDA), individuos muy jóvenes o an-
cianos y producirles diarrea. Jawetz
et al.
(1990), afir-
man que la criptosporidiosis se adquiere por contacto con
el excremento de animales y humanos infectados; ade-
más por consumo de alimento o agua contaminados con
heces. Actualmente el 7 % de los casos de diarrea en los
Estados Unidos son causados por
C. parvum
. D’ Anto-
nio
et al.
(1985), señalan que un brote de
C. parvum
en
Texas en 1984 afectó a 79 personas, e identificando por
pruebas epidemiológicas el origen de la contaminación,
resultó que un pozo estaba contaminado con aguas ne-
gras. Addis
et al
. (1995), reportaron otro brote en Mil-
waukee en 1993, con más de 400,000 personas afecta-
das. En este estudio también se menciona que los méto-
dos empleados para el tratamiento del agua potable en
los Estados Unidos de América no son eficientes para
prevenir la aparición de brotes epidémicos. A raíz de esta
problemática se han tomado medidas preventivas, así
cuando los epidemiólogos estatales detectan una posible
epidemia, deben notificar inmediatamente al Programa
de Agua Potable. Además hubo la necesidad de coordi-
nar a las agencias de salud pública y a los servicios de
agua potable para redoblar esfuerzos y desarrollar prue-
bas estandarizadas para
Cryptosporidium
en agua potable.
Rose
et al.
(1988), en un estudio realizado con 39
muestras de agua, observaron que no había correlación
entre la cantidad de quistes de
Giardia
y ooquistes de
Cryptosporidium
, con los niveles de coliformes totales
y fecales, ni con la turbidez del agua; por lo que conside-
raron que ambos parámetros no pueden ser utilizados
como indicadores de la ausencia o presencia de proto-
zoarios entéricos en el agua.
INCIDENCIA Y VIABILIDAD DE
Cryptosporidium parvum
69
En un estudio realizado en Sonora, México, se encon-
tró que de 100 niños con diarrea, 23.2 % se les detectó
C. parvum
, (Gómez
et al.
1996) mientras que en mues-
tras de agua potable tomadas en Hermosillo, Sonora, 37 %
contenía ooquistes, lo que significa un riesgo potencial
para la población y la importancia de la hidrotransmisión
para adquirir este padecimiento (Díaz
et al.
1999).
El objetivo de esta investigación fue determinar la pre-
sencia de ooquistes de
Cryptosporidium parvum
en el
agua de consumo humano en Ciudad Obregón, Sonora y
relacionarla con los parámetros fisicoquímicos: pH, cloro
libre, turbidez y temperatura.
MATERIALES Y MÉTODOS
Muestreo
El presente estudio se elaboró con base en el área de
abastecimiento del Organismo Operador de Agua Pota-
ble, Alcantarillado y Saneamiento de Cajeme (OOM-
APAS). Este organismo tiene sectorizadas a las colonias
de la ciudad, donde las plantas potabilizadoras 1 y 2 abas-
tecen a la región norte de la ciudad, mientras que las 3 y
4 a las colonias localizadas en la parte sur de la ciudad.
Las colonias seleccionadas fueron aquéllas que tiene re-
gistradas el OOMAPAS como puntos de muestreo para
verificar la calidad del agua potable: se realizaron cuatro
recorridos de muestreo en los meses de junio y julio de
1999, en 14 colonias y el tanque de almacenamiento en
la región norte, mientras que en la sur 7 colonias y tam-
bién su tanque de almacenamiento.
En este estudio se analizaron aproximadamente 1000
litros de agua, en cada punto de muestreo, utilizando un
filtro de polipropileno con poro nominal de 1 mm (Micro-
Wind II, modelo 3MS1, AMF-Cuno, Meriden, Connec-
ticut, EUA) (Musial
et al
. 1987).
Determinación
in situ
de cloro libre residual, tem-
peratura y pH
Durante cada muestreo se procedió a realizar una
determinación colorimétrica de cloro libre residual y pH,
utilizando un kit (Blue Devil TK-20 Pool and Spa 2-way
test kit, PRO2, Rainbow Co. Alpharetta GA) con un ran-
go de 0.4 a 3.0 mg/l para cloro y 6.8 a 8.2 para pH. La
temperatura se midió con un termómetro de mercurio
con un intervalo de –20 a 100 ºC.
Determinación de parámetros fisicoquímicos
Los parámetros fisicoquímicos se determinaron me-
diante la metodología estandarizada de la APHA (1992);
turbidez por nefelometría (Hach Co, Modelo 2100, Love-
land CO) y cloruros por el método de Demohr (APHA
1977).
Tratamiento de la muestra
La recuperación de los ooquistes se llevó a cabo en
los tres pasos siguientes: elución, donde los ooquistes se
despegaron del filtro a contracorriente con una solución
de tween 80 al 0.1 %; concentración, aquí se redujo el
volumen del eluído para su posterior purificación; y flota-
ción, en la que los ooquistes se separaron empleando una
solución de mayor densidad. Todo esto se llevó a cabo
siguiendo la técnica descrita por Rose
et al.
(1986) y las
modificaciones recomendadas por Aguilar (1997).
Enseguida se procedió a su filtración en membranas
de nitrocelulosa, para después aplicar los anticuerpos pri-
marios (Hydrofluor-Combo kit, Meridian Diagnostics,
Cincinnati OH), que están dirigidos contra los compo-
nentes antigénicos de la superficie de los ooquistes de
Cryptosporidium
, enseguida la muestra se enjuagó e in-
cubó con los anticuerpos secundarios, los cuales están
conjugados con isotiocianato de fluoresceína.
Con el fin de lograr una mejor resolución de los oo-
quistes, se aplicó 1 ml de azul de Evans al 0.002 % sobre
la membrana y se dejó reposar entre 10 y 15 minutos.
La muestra se colocó sobre un portaobjetos, agregán-
dose una gota de PBS/glicerol para fijarla y encima se le
colocó un cubreobjetos.
Para la identificación y la cuantificación de ooquistes,
se realizó un recorrido completo de la preparación en la
membrana de filtración utilizando un microscopio de
epifluorescencia (Olympus, BH2, Olympus Optical Com-
ponents LTD Japón), con el objetivo 40 X y el filtro azul,
en donde se reconoció a los organismos que mostraban
color verde manzana y la morfología característica de
los quistes y ooquistes (
Fig. 1
).
Para determinar la viabilidad de los ooquistes se apli-
có yoduro de propidio sobre la membrana de nitrocelulo-
sa, posterior al marcado con anticuerpos. La muestra se
cubrió con el colorante y se incubó por 30 min a 37 °C.
Fig. 1.
Ooquistes de
Cryptosporidium parvum
M.E. Díaz-Cinco
et al.
70
0
5
10
15
20
0-5.0
5.0-10
10-15.0
15-20
20 o mas
Fígura 3. Frecuencia de Ooquistes viables en agua potable de Cd.
El yoduro de propidio tiñe de rojo a los ooquistes no via-
bles (Schupp y Erlandsen 1986).
Prueba de eficiencia
Se inocularon 10 ml de una suspensión con aproxima-
damente 10
5
quistes de
Cryptosporidium
por ml, en 200
ml de agua. Enseguida se tomaron 10 ml de la suspen-
sión y se pasaron por la membrana de nitrocelulosa y se
adicionaron los anticuerpos para su detección, observa-
ción y conteo al microscopio. Esta cuenta se tomó como
el 100 %. El resto de la suspensión se aplicó a 120 litros
de agua bidestilada y se pasó por el filtro de propileno.
Se siguió el procedimiento de elución, filtración y detec-
ción de quistes y se contó el total de quistes encontrados
en la membrana. El resultado se tomó como el porcenta-
je de recuperación.
Análisis estadístico
Para el análisis de los datos, las frecuencias de oo-
quistes totales presentes en cada una de las muestras, se
dividieron en rangos de 0 a 5, 5 a 10, 10 a 15, 15 a 20 y 20
ó más, visualizando que porcentaje del total de las mues-
tras quedó en cada categoría. Lo mismo se realizó para
los ooquistes viables. Además, se aplicaron las correla-
ciones de Spearman (por no existir distribución normal
de las variables) entre los ooquistes totales y viables y
cada uno de los parámetros fisicoquímicos.
También se realizó una regresión logística con el fin
de buscar una posible predicción de la cantidad de
ooquistes con base en los parámetros fisicoquímicos, se
utilizó un nivel de significancia de p < 0.05.
RESULTADOS
El estudio reportó una eficiencia de 59 % en la recu-
peración de ooquistes de
Cryptosporidium parvum
. De
las 32 muestras analizadas se observaron ooquistes de
Cryptosporidium parvum
en 69 %. Asimismo, como se
puede apreciar en la
tabla I,
15.62 % de las muestras
presentaron 10 ó más ooquistes viables.
La mayoría de las muestras presentaron de 0 a 5
ooquistes totales (
Fig. 2
)
y también mostraron un alto
porcentaje con 0 a 5 ooquistes viables (
Fig. 3
) .
0
5
10
15
20
25
Frecuencia
0 -5
5-10.0
10-15.0
15-20
20 o mas
Figura 2. Frecuencia de Ooquistes totales en agua de
Frecuencia
Fig. 2.
Frecuencia de ooquistes totales en agua de Ciudad Obregón,
Sonora
0-5
5-10
10-15
15-20
20 ó más
25
20
15
10
5
0
TABLA I.
PORCENTAJES DEL TOTAL DE MUESTRAS PARA
CADA RANGO DE OOQUISTES TOTALES Y VIA-
BLES EN EL AGUA DE CIUDAD OBREGÓN, SON.
% de los rangos
0-5
5-10
10-15
15-20
20-más
Ooquistes totales 71.87
12.50
9.37
3.12
3.12
Ooquistes viables 68.75
15.62
12.50
3.12
0
TABLA II.
MEDIA Y DESVIACIÓN ESTÁNDAR PARA CADA
UNO DE LOS PARÁMETROS FISICOQUÍMICOS
Variable
Media
Desviación
CV
Mín.
Máx.
estándar
%
Cloro
0.9656
0.354
36.6922
0.5
1.5
Turbidez
1.1431
0.7083
61.9630
0.1
2.6
Temperatura
29.9241
1.9216
6.4215
28.8
33.8
Cloruros
17.5344
4.0221
22.9383
10.0
28.0
0-5.0
50-10
10-15.0
25-20
20 ó más
Fig. 3.
Frecuencia de ooquistes viables en agua potable de Ciudad
Obregón, Sonora
Frecuencia
5
0
20
25
15
10
Los valores promedio y su desviación estándar para
los parámetros fisicoquímicos se enumeran en la
tabla II
.
Al efectuar las correlaciones de Spearman se encon-
tró una asociación no significativa (r = 0.3157, p = 0.0951),
de los ooquistes totales con la temperatura. (
Tabla III
.)
Al efectuar la regresión logística se encontró una baja
relación de los ooquistes viables con el cloro (p = 0.06 y
R
2
= 0.1031), la ecuación encontrada fue: ooquistes via-
bles = 2.4614 – 2.1233 x cloro. Asimismo, se encontró
una baja relación de los ooquistes totales con la tempera-
INCIDENCIA Y VIABILIDAD DE
Cryptosporidium parvum
71
cuerdan con lo señalado por Rose
et al.
(1991), quienes
afirman que es posible encontrar un mayor número de
ooquistes en aguas superficiales que en las provenientes
de pozos, dado que Ciudad Obregón se abastece de agua
superficial únicamente y Hermosillo a través de una com-
binación de agua de pozos y superficial.
Al comparar los promedios de ooquistes totales con
los viables, se observa que la mayoría de los ooquistes
son viables lo que implica un riesgo potencial mucho mayor
para la población. Es importante aclarar que se determi-
nó viabilidad, más no infectividad, dando pie a futuras
investigaciones para determinar si dichos ooquistes son
capaces de producir enfermedad. Además 15.62 % de
las muestras presentaron 10 ó más ooquistes viables, lo
que significa que se encuentran dentro de la dosis repor-
tada como infectiva que es de 10 a 25 ooquistes (Upton
2000).
Díaz
et al.
(1999), en un estudio realizado en Hermo-
sillo, Sonora, afirman haber hallado ooquistes de
C.
parvum
en 23.2 % de las muestras de heces de niños de
0 a 5 años de edad y señalan que posiblemente el agua
podría ser el principal vehículo transmisor.
Aunque se tienen valores considerables de cloro libre
residual, la mayoría de las epidemias han ocurrido usan-
do agua desinfectada como menciona Boreham (1987),
a pesar de que el cloro reduce las bacterias coliformes,
su empleo resulta ineficiente para matar quistes de pará-
sitos y se necesitarían más de 80 ppm de cloro para eli-
minar los ooquistes de
Cryptosporidium.
Sin embargo,
mencionan también que la efectividad del cloro puede
tener relación estrecha con el resto de los parámetros
fisicoquímicos, como por ejemplo la temperatura, ya que
los halógenos son menos efectivos como desinfectantes
en agua helada.
El parámetro pH está en el rango en el que no ocasio-
na alteración a los ooquistes; los valores más bajos (áci-
dos) pueden tener efecto sobre el número de ooquistes.
La turbidez se observa muy por encima del valor que
dicta la Regla para Tratamiento de Aguas Superficiales
(SWTR) de la Agencia de Protección al Ambiente (EPA)
que indica una turbidez menor o igual a 0.5 UTN (Unida-
des de Turbidez Nefelométrica).
Letorney (1994), afirma que los rangos de tempera-
tura para la viabilidad de los ooquistes son muy amplios y
van de 20 a 65 ºC, en nuestro estudio la temperatura pro-
medio fue de 29.9 ºC con una desviación estándar de
1.92. Sin embargo, Sherwood
et al.
(1982) señalan que
los ooquistes se mantienen viables por dos semanas a
temperaturas desde 5 hasta 20 ºC, lo que podría signifi-
car que aparentemente tendrían una permanencia menor.
Para el parámetro dureza no hay informes de los va-
lores que pudiesen influir sobre la presencia y la viabili-
dad de los ooquistes.
Le Chevallier (1991), indica que se pueden diseñar
modelos de regresión lineal para predecir los niveles de
TABLA III.
CORRELACIÓN DE VARIABLES FISICO-QUÍMI-
CAS CON LOS NÚMEROS DE OOQUISTES TO-
TALES Y DE OOQUISTES VIABLES.
Variable
Ooquistes totales
Ooquistes viables
r
p
r
p
pH
-0.1115
0.5432
-0.1048
0.5679
Cloro
-0.2314
0.2023
-0.2940
0.1022
Turbidez
-0.0058
0.9761
0.0636
0.7428
Temperatura 0.3157
0.0951
0.2642
0.1660
Cloruros
0.2876
0.1301
0.1692
0.3802
tura (p = 0.02, R
2
= 0.1618), la ecuación encontrada fue:
ooquistes totales = –17.7370 + 0.6222 x temperatura (
Ta-
bla IV
.)
DISCUSIÓN
La eficiencia obtenida en este trabajo, resultó muy
alta en cuanto al procesamiento y cuantificación de los
ooquistes presentes en las muestras, comparadas con las
reportadas por Aguilar (1997) cuya eficiencia promedio
fue de 15.24 %, por Hansen y Ongerth (1991) con efi-
ciencia de 26.2 % y por Hutton
et al.
(1995) que señalan
una eficiencia promedio de 33 %. Mientras que los interva-
los descritos por Rose
et al.
(1991) fueron de 29 a 58 %
y por Musial
et al.
(1987) de 12 y 85 %.
Musial
et al.
(1987) informaron que hay pérdida de
ooquistes en cada una de las fases de ésta técnica y la
eficiencia del proceso depende de la habilidad de cada
analista. Este porcentaje de eficiencia no se tomó en cuen-
ta en el análisis de los resultados y se utilizaron los datos
obtenidos sólo como una referencia.
Existe el antecedente de un trabajo similar realizado
en Hermosillo, Sonora, por Díaz
et al.
(1999), en el que
se encontraron ooquistes en 37 % en un total de 41 mues-
tras analizadas.En Ciudad Obregón se detectaron ooquis-
tes en 69 % de un total de 32 muestras analizadas, lo que
implica un riesgo potencial mayor. Estos resultados con-
TABLA IV.
ECUACIONES DE REGRESIÓN LOGÍSTICA PARA
LAS VARIABLES OOQUISTES TOTALES Y OO-
QUISTES VIABLES.
Variables
Ooquistes viables
Ooquistes totales
pH
——
——
Cloro*
- 2.1233
——
Turbidez
——
——
Temperatura*
——
0.6222
R
2
0.1031
0.1618
Intercepto
2.4614
- 17.737
* Significativos a
(p < 0.05)
M.E. Díaz-Cinco
et al.
72
Cryptosporidium
con base en parámetros fisico-
químicos; menciona que es muy importante el factor tipo
de agua, ya que al incrementarse los niveles de coliformes
fecales, como indicadores de la presencia de patógenos
o turbidez, los niveles de estos parásitos se elevarán
automáticamente. Sin embargo, al efectuar la regresión
logística, no se encontró un modelo que fuera buen
predictor de los valores de ooquistes viables y ooquistes
totales a partir de los parámetros fisicoquímicos.
REFERENCIAS
Addis D., MacKenzie W., Hoxie N., Gradus M., Blair K., Proctor
M., Kazmierczak J., Schell W., Oseve P., Frisby H., Cicerello
H., Cordell R., Rose J. y Davis J. (1995). Epidemiologic
features and implications of the Milwaukee cryptospori-
diosis outbreak protozoan parasites and water. The Royal
Society of Chemistry.
Aguilar J. (1997). Evaluación de la presencia de
Cryptos-
poridium
en el agua para consumo humano de Hermosillo,
Sonora. Tesis de Maestría. Centro de Investigación en Ali-
mentación y Desarrollo, A.C (CIAD), Hermosillo, Sonora.
APHA (1977).
Standard methods for the examination of water
and wastewater.
American Public Health Association. Was-
hington D. C.
APHA (1992).
Standard methods for the examination of water
and wastewater.
American Public Health Association. Was-
hington D. C.
Boreham P. (1987). Transmission of
Giardia
by food and water.
Food Technol. Australia 39, 2.
Casemore D. (1990). Epidemiological aspects of human cryptos-
poridiosis. Epidemiol. Infect. 104 1-28.
D’Antonio R.G., Win R.E., Taylor J.P., Gustafson R.L., Current
W.L., Rhodes M.M., Gary W. y Zajac R.A. (1985). A
waterborne outbreak of cryptosporidiosis in normal hosts.
Ann. Intern. Med. 103, 886-888.
Díaz M., Aguilar J., Gómez C., Torres F. y Mata V. (1999). Rela-
ción entre la incidencia de
Cryptosporidium parvum
en
agua y niños con diarrea. Memorias de la VI Reunión Sobre
Investigación en Salud del Estado de Sonora. pp. 131-133.
García L. y Shimizu R. (1997). Evaluation of nine inmmunoassay
kits (enzyme inmmunoassay and direct fluorescence) for
detection of
Giardia lamblia
and
Cryptosporidium parvum
in human fecal specimens. J. Clin. Microbiol. 35, 1526-1529.
Gómez CE., Torres FR., y Díaz ME. (1996). Utilización de
anticuerpos monoclonales en la detección de quistes de
Cryptosporidium parvum
y
Giardia lamblia
en heces
diarréicas de niños de 0 a 5 años en Hermosillo, Sonora.
Boletín CIAD 76.
Hansen J. y Ongerth J. (1991). Effects of time and watershed
characteristics on the concentration of
Cryptosporidium
oocysts in river water. Appl. Environ. Microbiol. 57, 2790-
2795.
Hutton P., Ashbolt N., Vesey G., Walker J. y Ongerth J. (1995).
Cryptosporidium
and
Giardia
in the aquatic environment
of Sydney Australia.
En
: Protozoan parasites and water
(W. B. Betts, D. Casemore, C. Fricker, H. Smith, J. Watkins
EdS.). The Royal Society of Chemistry. Cambridge, Ingla-
terra. pp.71-75.
Jawetz E., Melnick J., Adelberg E., Brooks G., Butel J. y Ornston
N. (1990).
Microbiología
médica
. El Manual Moderno, pp.
576-577.
Juranek D. D. y Mac Kenzie W. R. (1998). Drinking water
turbidity and gastrointestinal illness. Epidemiol. 9, 228-231.
Korich D. G., Mead J. R., Madore M. S., Sinclair N. A. y Sterling
C. R. (1990). Effects of ozone, chlorine dioxide, chlorine,
and monochloramine on
Cryptosporidium
viability. Appl.
Environ. Microbiol. 56, 1423-1428.
Le Chevallier M. (1991). Characterization of
Giardia
and
Cryptosporidium
removal in drinking water treatment
plants. American Water Works Service Company, Inc. pp.
180-187.
Letorney Jr. J. (1994). Wanted: distillation for the murder of
Cryptosporidium.
Water Conditioning and Purification, 30-31.
Musial C., Arrowood M., Sterling C. y Gerba C. (1987) Detection
of
Cryptosporidium
in water using polypropylen cartridge
filters. Appl. Environ. Microbiol. 53, 687-692.
Norma Oficial Mexicana NOM-127-SSA1-1994. Salud Ambien-
tal, agua para uso y consumo humano. Límites permisibles
de calidad y tratamientos a que debe someterse el agua
para su potablización.
Rose J. B., Cifrino A., Madore M. S., Gerba C. P., Sterling C. R.
y Arrowood M. J. (1986). Detection of
Cryptosporidium
from wastewater and freshwater environmental. Water Sci.
Technol. 18, 223-239.
Rose J., Darbin H. y Gerba C. (1988). Correlations of the protozoa,
Cryptosporidium
and
Giardia
with water quality varia-
bles in a watershed. Water Sci. Technol. 20, 271-276.
Rose J., Gerba C. y Jakubowski W. (1991). Survey of potable
water supplies for
Cryptosporidium
and
Giardia.
Environ.
Sci. Technol. 25, 1393-1400.
Sherwood D., Angus K., Snodgrass D. y Tzipori S. (1982). Ex-
perimental cryptosporidiosis in laboratory mice. Infect.
Immun. 38, 471-475.
Schupp D. y Erlandsen S. 1986. A new method to determine
Giardia
cysts viability: correlation of fluoresceine diacetate
and propidium iodide staining with animal infectivity. Appl.
Environ. Microbiol. 53, 704-707.
Upton S., Mc Allister C. Freed P. y Barnard S. 1989.
Cryptos-
poridium
spp. in wild and captative reptiles. J. Wild Dis.
25, 20-30.
logo_pie_uaemex.mx