Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Rev. Int. Contam. Ambie. 27 (1) 31-39, 2011
USO DE CACHAZA Y BAGAZO DE CAÑA DE AZÚCAR EN LA REMOCIÓN DE
HIDROCARBUROS EN SUELO CONTAMINADO
Reyna GARCÍA-TORRES
1
, Elvira RIOS-LEAL
2
, Ángeles MARTÍNEZ-TOLEDO
3
, Fernando Rafael
RAMOS-MORALES
4
, Jesús Samuel CRUZ-SANCHEZ
5
y María del Carmen CUEVAS-DÍAZ
1
1
Facultad de Ciencias Químicas, Universidad Veracruzana, Avenida Universidad km, 7.5 Coatzacoalcos, Ve-
racruz, México, ccuevas@uv.mx
2
Centro de Investigación y Estudios Avanzados-Instituto Politécnico Nacional, DF, México
3
Facultad de Ingeniería, Universidad Autónoma de San Luis Potosí, San Luis Potosí, México
4
Unidad de Servicios de Apoyo en Resolución Analítica, Universidad Veracruzana, Xalapa, Ver., México
5
Instituto de Ciencias Básicas, Universidad Veracruzana, Xalapa, Ver. México
(Recibido marzo 2010, aceptado octubre 2010)
Palabras clave: biorremediación, hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP), hidrocarburos totales del
petróleo (HTP)
RESUMEN
El objetivo del presente trabajo fue determinar la e±ciencia de remoción de hidrocarbu-
ros aromáticos policíclicos (HAP) y de hidrocarburos totales del petróleo (HTP) de un
suelo contaminado con petróleo crudo, utilizando dos tipos de residuos agroindustriales,
la cachaza y el bagazo de caña de azúcar como enmiendas y texturizante. Para ello, se
realizaron pruebas en microcosmos de cultivos sólidos para la biorremediación de un
suelo contaminado con 14 300 mg kg
–1
de HTP y 23.14 mg kg
–1
de HAP. Las relaciones
suelo:residuo utilizadas en las pruebas fueron las siguientes (%): 100:0, 98:2, 96:4 y
94:6, y la adición de macronutrimentos con base en la relación carbono/nitrógeno/fósforo
(%%%) de 100:10:1. El análisis estadístico indicó que hay diferencias signi±cativas
entre algunos de los tratamientos de remoción al utilizar cachaza y el bagazo de caña (p
< 0.0001). La remoción de HTP fue de 60.1 % para bagazo y de 51.4 % para cachaza.
Con cachaza en una relación 96:4 se logró una remoción de 43 % de HAP, mientras que
el bagazo en una relación 98:2 removió 41 %. La cachaza resulta ser una alternativa para
ser utilizada en los procesos biorremediación de suelos contaminados con hidrocarburos.
Key words: bioremediation, ±lter cake mud, polycyclic aromatic hydrocarbons (PAH), total petroleum
hydrocarbons (TPH)
ABSTRACT
The objective of this work was to determine the removal ef±ciency of polycyclic
aromatic hydrocarbons (PAH) and total petroleum hydrocarbons (TPH) from soil con-
taminated with hydrocarbons using two different types of agricultural residues, ±lter
cake mud and the sugarcane bagasse pith, as amendment and bulking agents. To test
these approaches, a microcosms test was applied to soil contaminated with 14 300 mg
kg
–1
of TPH and 23.14 mg kg
–1
of PAH. The soil treatments consisted of the following
ratios of soil to residue (%/%): 100:0, 98:2, 98:4 and 98:6, and macronutrient addition
R. García-Torres
et al.
32
was based on a carbon/nitrogen/phosphorus ratio (C:N:P, %/ % / %) of 100:10:1. Sta-
tistical analysis indicated that there were signiFcant differences between the Flter cake
mud and the sugarcane bagasse pith treatments, in which the TPH removal efFciency
was 60.1% using sugarcane bagasse pith and 51.4% with Flter cake mud. A Flter cake
mud ratio of 96:4 produced the highest observed removal efFciency of PAH (43%),
and a sugarcane bagasse pith ratio of 98:2 resulted in a PAH removal efFciency of
41%. ±ilter cake mud treatment could be an alternative for use in the bioremediation
process of soils polluted with hydrocarbons.
INTRODUCCIÓN
En México existen suelos contaminados con
hidrocarburos del petróleo como consecuencia de
fugas y derrames, así como por el manejo y dispo-
sición inadecuados de los residuos derivados de los
procesos de extracción y procesamiento del petróleo
crudo. En el 2006 se reportaron 3433 toneladas de
hidrocarburos (petróleo crudo, diesel y gasolina)
que fueron derramados en su mayoría en suelos
(PEMEX 2006).
Debido a esto y para recuperar el suelo contamina-
do se han utilizado diferentes tecnologías siendo una
de estas el composteo, que se basa en la adición de
texturizantes (naranja, bagazo de caña, paja, aserrín y
corteza de picea) que han permitido la degradación de
HTP y HAP del suelo (Jorgensen
et al.
1999, Chávez
et al.
2003, Dzul-Puc
et al.
2005, Roldán-Martín
et
al.
2006). La aplicación de texturizantes mejora la
aireación, la porosidad y disminuyen los niveles de
humedad (Guerin 2001, Scelza
et al.
2007).
La combinación de texturizantes y enmiendas
con los macronutrimentos nitrógeno y fósforo,
activan la ²ora microbiana autóctona en los suelos
(Eweis
et al.
1999, Semple
et al
. 2001). En relación
a la cachaza y el bagazo de caña de azúcar, que son
subproductos de la industria azucarera, con 30 y
300 kg por tonelada de materia prima procesada
respectivamente (Zérega 1993), el bagazo de caña
de azúcar es parcialmente utilizado en calderas o
para la extracción de subproductos como alcohol,
mientras que la cachaza es utilizada para el me-
joramiento de las propiedades físicas y químicas
del suelo (Serratia
et al
. 1990, Benedicto-Valdés
et al
. 2005). Sin embargo, el aprovechamiento de
ambos residuos no es del todo eFciente por lo que
se han considerado como fuentes de contaminación
ambiental (Gutiérrez-Barba y Herrera-Colmenero
2002, Oswald y Oswald-Spring 2003).
Desafortunadamente, el uso de este tipo de resi-
duos de la industria de la caña de azúcar en la reme-
diación de suelos contaminados con hidrocarburos
del petróleo, ha sido utilizado con poca frecuencia,
en particular la cachaza. De ahí que el objetivo
del presente trabajo reFere al aprovechamiento de
la cachaza y del bagazo de caña de azúcar para la
biorremediación de suelos contaminados con hidro-
carburos del petróleo.
MATERIALES Y MÉTODOS
Suelo contaminado y materiales orgánicos
Se utilizó suelo contaminado con hidrocarburos
en concentraciones que rebasan la NOM-138-SE-
MARNAT/SS-2003 (SEMARNAT 2003) colectado
en Nanchital, Veracruz, México. El sitio de la colecta
del suelo se encuentra a 10 m snm, en latitud norte 18º
04´, longitud oeste 94º 25´, con clima cálido, tempera-
tura promedio de 27 ºC y precipitación pluvial media
anual de 1800 mm (INEGI 2005). Además, el suelo
del área presenta una permeabilidad de 4.78 × 10
–3
y
6.39 × 10
–3
cm/s que indica buen drenaje (Juárez y
Rico 2005).
Las muestras fueron obtenidas de forma aleatoria
simple (Mason 1992) y extraídas a 0.3 y 1.0 metros
de profundidad (±ord
et al
. 1984). Es importante
indicar que el muestreo se efectuó dos años después
de que el sitio fue tratado y no se contó con mayo-
res especiFcaciones del tratamiento del mismo. La
obtención de muestra se realizó conforme a la NOM-
138-SEMARNAT/SS-2003 (SEMARNAT 2003).
Para su estudio el suelo fue secado a temperatura
ambiente en el laboratorio, homogenizado, tamiza-
do a través de malla de 2 mm y almacenado a 4 ºC
para su posterior análisis y caracterización de las
propiedades físicas y químicas mediante técnicas
indicadas en la NOM-021-SEMARNAT-2000 (SE-
MARNAT 2000).
La cachaza y el bagazo de caña de azúcar fueron
obtenidos de la zafra 2007 en el ingenio azucarero
Cuatotolapan de Juan Díaz Covarrubias en el estado
de Veracruz. A cada material orgánico se le determinó
el contenido de materia orgánica (método AS-07 de
Walkley y Black), nitrógeno total (método de Kjel-
REMOCIÓN DE HIDROCARBUROS DE SUELO CONTAMINADO
33
dahl), fósforo disponible (método de Bray y Kurtz),
pH y humedad según NOM-021-SEMARNAT-2000
(SEMARNAT 2000).
Experimento en sistema de microcosmos
Se utilizaron como unidades experimentales
botellas serológicas estériles de 250 mL, a las
que se les colocaron 20 g de suelo y su respectivo
residuo. Se emplearon las siguientes proporciones
de suelo:residuo (%): 100:0, 98:2, 96:4, 94:6. Las
muestras para cada tratamiento fueron por duplicado
(ver método estadístico más adelante) y se realizó el
ajuste único de nutrimentos a la relación de C:N:P
(%/%/%) de 100:10:1 utilizando como fuente de ni-
trógeno NH
4
NO
3
y de fósforo KH
2
PO
4
(
Cuadro I
).
Las unidades experimentales se colocaron a 80 %
de humedad de su capacidad de campo empleando
el método gravimétrico de porcentaje de saturación
(Ortiz y Ortiz 1990, Rodríguez y Rodríguez 2002).
Las muestras fueron incubadas a 28 ºC durante 15
días, con aireación a un Fujo de 150 mL min
–1
cada
tercer día durante 20 minutos.
Se utilizó como grupo control muestras de suelo
estéril, cuyo proceso de esterilización consistió en
someter el suelo a tres períodos de esterilización
húmeda en autoclave a 1.5 kg cm
–2
de presión
durante 30 minutos, cada tercer día en una semana
(Mendoza-Cantú
et al
. 2000, Gautam
et al
. 2003,
Akhmetov
et al
. 2008).
La esterilidad del suelo fue comprobada mediante
el método de cuenta de microorganismos en placa
como unidades formadoras de colonias (U±C). Para
lo cual, se pesó 1 g de suelo diluyendo con 9 mL de
solución salina estéril (NaCl 0.85 % peso/volumen),
de la cual se hicieron diluciones de 10
–2
a 10
–7
con
solución salina, se tomaron alícuotas de 100 μL de
las diluciones 10
–4
a 10
–7
para bacterias y 10
–2
a 10
–5
para hongos. Se inocularon cajas con agar nutritivo
(marca Bioxon) para bacterias incubando a 37 ºC y
para hongos en agar dextrosa papa (marca Bioxon)
con rosa de bengala y como inhibidor bacteriano
estreptomicina, incubando a 28 ºC durante cinco días
(Parkinson 1971, Lorch
et al
. 1998).
Análisis de HTP y HAP
Se determinaron los contenidos inicial y ²nal de
los HTP y HAP en cada unidad experimental. Los
extractos de estos compuestos se realizaron mediante
la técnica de microsoxhlet (USEPA 2002), que con-
sistió en pesar 1 g de suelo seco, se adicionaron 2
g de sulfato de sodio anhidro, mezclando ambos y
depositándolos en un cartucho de papel ²ltro. Se uti-
lizaron 15 mL de diclorometano grado HPLC (marca
±ermont) como disolvente de extracción. El proceso
de extracción se mantuvo a reFujo constante durante
4 h. La concentración de HTP se determinó mediante
la técnica gravimétrica NMX-AA-134-SC±I-2006
(SEMARNAT 2006).
Los HAP se fraccionaron después de la extrac-
ción, por adición al extracto seco de una mezcla de
acetonitrilo-metanol (1:1), la mezcla se depositó
en una columna C18 eluyendo con 4 mL de agua
desionizada y desechando. La columna se secó al
vacío durante 20 minutos. Se realizó la elución con
una mezcla de acetonitrilo-diclorometano-hexano
(3:50:47 v/v/v). El eluato se depositó en un frasco
ámbar para su concentración con corriente de nitró-
geno o rotavapor (Chen
et al.
1996).
La cuanti²cación de HAP, se realizó mediante
cromatografía líquida de alta resolución con detector
UV con arreglo de diodos Varian 9065, bomba Varian
9012, inyector con automuestreador Varian 9300 y
una columna Vydac 201TP54 C-18 de 150 × 4.5 mm,
sílice C
18
de tamaño de partícula de 5 μm. Como fase
móvil se utilizó una mezcla acetonitrilo:agua bajo
gradiente de concentración. La elución del tiempo cero
al primer minuto fue de 0.80 mL min
–1
con 29 % de
agua y 71 % de acetonitrilo; del minuto 1 al 10 el
Fujo fue de 1 mL min
–1
con 12 % de agua y 88 %
de acetonitrilo, y al minuto 25 se mantuvo el Fujo de
1 mL min
–1
con 27 % de agua y 73 % de acetonitrilo.
Los estándares utilizados fueron una mezcla de 12
HAP individuales marca Aldrich (naftaleno, acenaf-
teno, acenaftileno, Fuoreno, fenantreno, antraceno,
pireno, fluoranteno, benzo(a)antraceno, criseno,
benzo(b)Fuoranteno y benzo(a)pireno) en concentra-
ción de 10 μg/mL de cada uno de ellos. A partir de esta
mezcla se prepararon diluciones en concentraciones
de 10, 8, 5, 3, 0.5, 0.2 μg mL
–1
en acetona.
Se determinó la relación lineal, desviación están-
dar relativa y mínima cantidad detectable. Donde la
asociación entre variables fue de 2.0 - 10 μg/mL, con
CUADRO I.
CANTIDAD DE NUTRIMENTOS ADICIO-
NADOS EN LAS SEIS COMBINACIONES DE
LOS TRATAMIENTOS DE SUELO:BAGAZO Y
SUELO:CACHAZA
Relación de suelo/residuo
NH
4
NO
3
(g)
KH
2
PO
4
(g)
suelo:bagazo
98:2
0.079
0.012
96:4
0.128
0.024
94:6
0.203
0.036
suelo:cachaza
98:2
0.698
0.003
96:4
0.122
0.005
94:6
0.175
0.009
R. García-Torres
et al.
34
coefciente de correlación (
r
2
) de 0.98, desviación
estándar relativa de 7.2 % y la mínima cantidad de-
tectable Fue de 0.2 μg mL
–1
. El estándar se cuantifcó
al inicio de una corrida y cada 10 muestras.
Diseño experimental y análisis estadístico
Con el diseño experimental con los dos resi-
duos: cachaza y bagazo, con distintas relaciones
suelo:residuo se realizó una caracterización del suelo,
cachaza y bagazo de caña. Las variables de respuesta
de los tratamientos Fueron analizadas empleando
modelos lineales generalizados para un diseño de
ANOVA de una vía con ajuste de distribución de
error gamma para la variable concentración de
HTP y tipo Poisson para el caso de los porcentajes
de remoción de HTP y HAP. Esto debido a que las
variables de respuesta no cumplieron con los supues-
tos de normalidad y homogeneidad de varianzas; el
ajuste de distribución gamma se utilizó para reducir
el eFecto de sobre dispersión en los datos. El diseño
experimental con las dos repeticiones por tratamiento
asignadas de Forma aleatoria Fue sufciente para poder
realizar la comparación mínima entre grupos y probar
así las hipótesis estadísticas. El paquete estadístico
empleado Fue JMP 6 (SAS Institute).
RESULTADOS
Caracterización de suelo y residuos agrícolas
orgánicos
La concentración de HTP en el suelo cumple con
lo establecido para el tratamiento por biorremedia-
ción, ya que la concentración es < 50 000 mg kg
–1
,
que es uno de los criterios enumerados para aplicar
este tipo de tecnología, debido a que concentraciones
altas pueden ser tóxicas para los microorganismos
(Alexander 1999, Eweis
et al
. 1999, Velasco y Volke
2003).
El suelo presentó pH ácido al igual que el bagazo de
caña de azúcar, pero la cachaza es básica, por lo que la
mezcla de estos residuos con el suelo en las diFerentes
relaciones contribuye a un cambio en esta propiedad
y en otros elementos cuantifcados en los tres tipos de
substratos que indican variación en los valores regis-
trados (
Cuadro II
).
Remoción de hidrocarburos del petróleo por la
aplicación de texturizantes
La concentración de HTP difrió signifcativa-
mente entre los tratamientos aplicados a los suelos
(
c
2
= 60,
P
<0.0001). De esta Forma se registró que el
suelo estéril presentó la mayor concentración de HTP,
junto con el tratamiento de suelos sin tratamiento y
cachaza en relación 94:6 (%/%) aunque estos dif-
rieron signifcativamente. En contraste, el grupo en
relación 96:4 para bagazo presentó un valor de HTP
intermedio y siendo distinto respecto al bagazo en
94:6, cachaza al 98:2 y 96:4. Estos tres últimos grupos
Fueron semejantes en su concentración promedio, lo
cual difere de la respuesta obtenida al tratamiento
de bagazo en relación 98:2, ya que este presentó el
menor valor promedio (
Fig. 1
). La escasa remoción
para el suelo sin residuos indica que tanto el bagazo
como la cachaza contribuyen a la remoción de hidro-
carburos del suelo contaminado.
De igual Forma, la comparación de los porcenta-
jes de remoción HTP mostró diFerencias por eFecto
de los tratamientos (
c
2
= 129,
P
<0.0001). En donde
se pudo registrar que el bagazo de caña en la rela-
ción 98:2 tiene mayor remoción comparado con la
cachaza de caña en el tratamiento 96:4. Asimismo,
CUADRO II
.
CARACTERIZACIÓN DEL SUELO, CACHAZA Y BAGAZO DE
CAÑA DE AZÚCAR
Parámetros
Suelo
Cachaza
Bagazo
pH
4.7
8.2
5.8
Clase textural
Migajón arenosa
Humedad a capacidad
de campo (%)
30
Densidad aparente (g cm
–3
)
1.17
Materia orgánica (%)
1.36
93.43
97.4
Carbono (%)
0.79
54.32
56.68
±ósForo (mg kg
–1
)
0.71
44.9
5.22
Nitrógeno total (%)
0.05
0.79
0.23
HTP (mg kg
–1
suelo seco)
14 300
² 28.5
ND
ND
HAP (mg kg
–1
suelo seco)
23.14 ² 0.25
ND
ND
ND = no determinado, ² = desviación estándar. Para el caso de HTP y HAP se indica
el valor promedio.
REMOCIÓN DE HIDROCARBUROS DE SUELO CONTAMINADO
35
la menor remoción se registró en la cachaza cuan-
do el tratamiento fue de 94:6 y la respuesta en el
suelo sin residuos fue escasa. Por lo que, en general
tanto el bagazo como la cachaza tienen un efecto
de remoción de hidrocarburos acumulados en el
suelo (
Fig. 2
).
El porcentaje de remoción de HAP, también di-
Frió signiFcativamente entre tratamientos (
c
2
= 131,
P
<0.001) ya que para los tres tratamientos con el
bagazo de caña en sus distintas relaciones con suelo
fueron en los que se presentó un mayor porcentaje
de remoción, similar respuesta se registró en el
tratamiento de bagazo en la relación 96:4, lo cual
contrastó con el resultado obtenido con bagazo 98:2
y 94:6, respuestas que diFrieron al comparar con la
condición de suelo no tratado (
Fig.3
).
La concentración inicial total de HAP en suelo fue
23.14 mg kg
–1
, las fracciones fueron naftaleno 0.6,
±uoreno 17.35, fenantreno 2.35, ±uoranteno 0.40,
pireno 0.91, benzo(b)±uoranteno 1.01 y benzo(a)
pireno 0.52 mg kg
–1
(
Cuadro III
).
De los macronutrimentos adicionados ajustados
conforme a la relación C:N:P (%/%/%) de 100:10:1,
el fósforo disminuyó en todos los tratamientos ob-
teniéndose relaciones C:P de 100<1 en relación al
ajuste inicial de 100:1. El nitrógeno se consumió en
forma variable de acuerdo a las relaciones porcen-
tuales de cachaza y bagazo de caña de azúcar con
suelo: 98:2, 96:4 y 94:6, encontrándose las siguientes
relaciones Fnales C:N para bagazo de caña: 100:5.7,
100:7.1, 100:7.6 respectivamente y para la cachaza
de 100:9.5, 100:8.9 y 100:9.9. Cabe destacar que la
cachaza fue el residuo que aportó más nitrógeno y
fósforo al suelo, sin aplicar ningún método estadístico
para estos resultados.
Cuantifcación de bacterias y de hongos
Con relación a los microorganismos heterotróF-
Tratamientos
B
98:2
B
9
6:4
B
94:6
C 98:2
C 96:4
C 94
:6
S 100:0
SE
HTP (mg/kg)
5000
6000
7000
8000
9000
10000
11000
12000
13000
14000
a
c
b
c
d
e
f
g
Fig. 1
. Concentración promedio (² I.C. al 95) de los HTP resi-
duales en los suelos tratados en distintas relaciones 98:2,
96:4, 94:6 (%/%) en bagazo de caña (B) y cachaza (C)
vs
. suelo sin tratamiento (S) y suelo estéril (SE). Los tra-
tamientos con dos réplicas se incubaron a 28 ºC durante
15 días. Letras iguales indican que no hay diferencias
signiFcativas
Tratamientos
B 98
:2
B 96
:4
B 94:6
C 9
8
:2
C 96
:4
C 94:6
S 10
0
:0
Remoción (%)
10
20
30
40
50
60
70
a
c
b
e
d
d
d
Fig. 2.
Porcentaje promedio de remoción (² I.C. al 95) de HTP
en las diferentes relaciones porcentuales de suelo:residuo
a partir de bagazo de caña (B) y cachaza (C)
vs
. suelo
sin tratamiento (S). Incubación a 28 ºC durante 15 días,
las letras iguales indican que no hay diferencias signiF-
cativas
Fig. 3.
Porcentaje promedio de remoción (² I.C. al 95) de
HAP en las diferentes relaciones porcentuales de
suelo:residuo a partir de bagazo de caña (B) y cachaza
(C)
vs
. suelo sin tratamiento (S). Incubación a 28 ºC
durante 15 días, las letras iguales indican que no hay
diferencias signiFcativas
Tratamientos
B 98
:2
B 9
6:4
B 94:6
C 98:2
C 96:4
C 9
4:6
S 10
0
:0
Remoción de HAP (%)
0
10
20
30
40
50
60
a
c
b
de
de
de
d
R. García-Torres
et al.
36
cos (hongos y bacterias) del suelo se observó que la
cantidad de UFC de bacterias totales aumentó para
los dos tratamientos con base en su contenido inicial
en suelo (
Cuadro IV)
. El crecimiento de hongos se
favoreció con la cachaza de caña (96:4 %/%) y el
bagazo de caña (98:2 %/%).
DISCUSIÓN
La remoción de HTP del suelo estéril sin residuo
agroindustrial puede atribuirse al efecto de la volati-
lización de hidrocarburos y se puede inferir que los
contaminantes presentes en el suelo son poco volá-
tiles y de estructura química de difícil modi±cación.
De hecho, se ha observado una remoción hasta del
35 % de contaminantes por efectos de volatilización
en suelo testigo contaminado con hidrocarburos
(Rhykerd
et al
. 1999).
En este trabajo se observó que para los distintos
tratamientos los hidrocarburos aromáticos con 2, 3
y 4 anillos disminuyeron en concentración y que las
concentraciones del benzo(a)pireno disminuyeron
por debajo de los límites de detección del equipo.
La mayoría de los estudios coinciden en que los
hidrocarburos aromáticos con menor cantidad de
anillos pueden ser modi±cados por las bacterias y
los hongos del suelo (Kästner y Mahro 1996, Cajtha-
ml
et al.
2002, Bayoumi 2009), a diferencia de los
que tienen mayor cantidad de anillos que son más
recalcitrantes. Sin embargo, se ha demostrado que
algunas bacterias pueden utilizar pireno como fuente
de carbono y energía cometabolizando pequeñas
cantidades de benzo(a)pireno y benzo(a)antraceno
(Schneider
et al.
1996, Boonchan
et al.
2000) por
lo que es factible que este proceso se presente en el
sistema de este trabajo.
Las condiciones del sistema de cultivo para el
suelo contaminado permitieron disminuir la concen-
tración de los HTP y HAP a 60.1 y 43 %, respectiva-
mente, con el uso de la cachaza (96:4) en un tiempo
de 15 días. Resultados similares fueron observados en
los trabajos de Pérez-Armendáriz
et al.
(2004), quie-
nes utilizaron como texturizante el bagazo de caña
de azúcar en una relación 49:1 (peso/peso) y con un
ajuste de nutrimentos de 100:10:1 (C:N:P) y humedad
del 60 %, por lo que estos autores encontraron que
la remoción de los HTP fue del orden de 54 % en
16 días. En contraste Amezcua-Allieri
et al.
(2003),
reportaron una remoción del 74 % de fenantreno de
un suelo inoculado con un hongo aislado del bagazo
de caña de azúcar, en un tiempo de 29 días. En estos
estudios la humedad parece jugar un papel importante
porque favorece el crecimiento de microorganismos
que mejoran la remoción de contaminantes (von
Fahnestock
et al.
1998).
CUADRO III.
VALORES PROMEDIO (² DE) DE CONCENTRACIÓN POR TIPO DE HAP EN LOS DIFERENTES TRATA-
MIENTOS
Tipo de HAP
(mgkg
–1
)
Relación suelo:residuo agroindustrial
Suelo:bagazo
Suelo:cachaza
Suelo
98:2
96:4
94:6
98:2
96:4
94:6
100:0
Naftaleno
0.4 ² 0.26 0.5 ² 0.02 0.5 ² 0.05
0.3 ² 0.04 0.4 ² 0.03 0.6 ² 0.02
0.5 ² 0.05
Fluoreno
12.4 ² 0.83 10.5 ² 0.26 14.3 ² 0.64
10.5 ² 0.13 9.6 ² 0.53 11.6 ² 0.75
16.9 ² 0.46
Fenantreno
1.0 ² 0.13 0.5 ² 0.02 1.0 ² 0.41
0.8 ² 0.07 0.4 ² 0.04 0.8 ² 0.03
2.5 ² 0.37
Fluoranteno
0.4 ² 0.01 0.5 ² 0.01 0.5 ² 0.07
0.4 ² 0.07 0.4 ² 0.06 0.4 ² 0.04
0.4 ² 0.06
Pireno
0.8 ² 0.32 0.8 ² 0.07 0.9 ² 0.2
0.4 ² 0.04 0.7 ² 0.29 0.7 ² 0.22
0.8 ² 0.36
Benzo(b)³uoranteno
0.9 ² 0.10 0.9 ² 0.01 0.7 ² 0.13
0.8 ² 0.05 0.8 ² 0.16 0.8 ² 0.21
1.0 ² 0.15
Benzo(a)pireno
0.4 ² 0.10
NC
NC
NC
NC
NC
0.5 ² 0.15
NC = no cuanti±cable, ² = desviación estándar
CUADRO IV
. CONTEO DE COLONIAS DE MICROORGANISMOS
EN TRES TRATAMIENTOS Y COMBINACIONES DE
SUELO:BAGAZO Y SUELO:CACHAZA
Parámetro (UFCg
–1
)
Suelo inicial
Suelo:bagazo
98:2
Suelo:cachaza
96:4
Cuenta total de bacterias
3 × 10
5
22 × 10
7
2 × 10
6
Cuenta total de hongos
4 × 10
4
2 × 10
5
6 × 10
5
REMOCIÓN DE HIDROCARBUROS DE SUELO CONTAMINADO
37
Bento
et al.
(2005) reportaron menor biodegrada-
ción en fracciones pesadas de suelos contaminados
con diesel, al igual que los resultados obtenidos en
este estudio, lo cual podría deberse a las fracciones
recalcitrantes.
El éxito del presente trabajo radica en se han
logrado alcanzar resultados similares en 15 días, sin
necesidad de bioaumentar los suelos, con la alterna-
tiva de utilizar la cachaza de caña de azúcar en lugar
de bagazo y con menor cantidad en la proporción de
suelo:residuo agroindustrial. En contraste con lo que
registraron Chávez
et al.
(2003), quienes obtuvieron
una remoción del 20 % de fenantreno durante una
prueba de 18 días, con cuatro tipos de bacterias, en
tanto que Marín
et al
. (2006), redujeron los HTP en
60 % con viruta de madera en 3 meses utilizando una
relación 1:3 (suelo:viruta peso/peso).
La incorporación tanto del bagazo como de la
cachaza presentaron efecto similar en la degradación
del petróleo, siendo el residuo orgánico seleccionado
(cachaza) el idóneo para su aplicación en la reme-
diación del suelo debido a su disponibilidad de 2.5
toneladas por 100 toneladas de caña. Lo que en el
estado de Veracruz se traduce en 470 000 toneladas
de cachaza con base a la producción de caña en el año
2006 de 18 941 266 toneladas (SIAP 2007), con costo
de producción cero por ser un residuo no ocupado
por la industria azucarera.
El aumento en el número de colonias de mi-
croorganismos indicó una reactivación de la Fora
autóctona y un posible aporte de microorganismos
al suelo por parte de los residuos utilizados. Esto fue
consistente con el consumo de fósforo y la dismi-
nución de nitrógeno. El fósforo es utilizado por los
microorganismos en la síntesis de ácidos nucleicos,
ATP, y el nitrógeno en síntesis proteica (Atlas 1981).
Varios estudios han demostrado que la adición de
fósforo puede estimular la biodegradación de los
hidrocarburos del petróleo (Dibble y Bartha 1979,
Mills y ±rankenberger 1994, Margesin
et al.
2007),
por su disponibilidad (Liegbeg y Cutright 1999).
Los resultados de las poblaciones de microorga-
nismos heterotró²cos iniciales del presente estudio
son congruentes con los de Rivera-Cruz
et al
. (2002),
quienes observaron en un suelo contaminado con
petróleo, en concentraciones de HTP de 115 000
mgKg
–1
, una población bacteriana de 1480
x
10
3
U±C
g
–1
y 197
x
10
2
U±C g
–1
de hongos. ±inalmente, al
igual que en los resultados de Pérez-Armendáriz
et
al
. (2004), se observó un aumento en el crecimiento
de las poblaciones de hongos y bacterias totales en
suelos contaminados y tratados con bagazo de caña
de azúcar.
CONCLUSIONES
La cachaza resultó ser una alternativa para ser uti-
lizada en los procesos de remoción de contaminantes
como los HTP y HAP de suelos contaminados con
hidrocarburos del petróleo, con resultados semejantes a
los alcanzados con el bagazo de caña de azúcar. La ca-
chaza además de funcionar como enmienda, presenta
la ventaja de aportar microorganismos al suelo con la
capacidad de biotransformar los tóxicos, y de nutri-
mentos en mayor concentración que los encontrados
en bagazo de caña de azúcar, en especial del fósforo.
AGRADECIMIENTOS
Al proyecto ±OMIX-CONACyT-VER 2006.
A PEMEX-Re²nación ductos por las facilidades
otorgadas para el muestreo de suelo. Al Ingenio
Cuatotolapan por el suministro de cachaza y bagazo
de caña de azúcar.
REFERENCIAS
Akhmetov L. I., ±ilonov, A. E., Puntus, I. ±., Kosheleva,
I. A., Nechaeva, I. A., Yonge, D. R., Petersen, J. N. y
Boronin, A. M. (2008). Horizontal transfer of catabolic
plasmids in the process of naphthalene biodegradation
in model soil Systems. Microbiol. 77, 23-32.
Alexander M. (1999).
Biodegradation and Bioremedia-
tion
. Academic Press. New York. 453 pp.
Amezcua-Allieri M. A., Lead J. R., Meléndez-Estrada J. y
Rodríguez-Vázquez R. (2003). Phenanthrene removal
in a selected Mexican soil by the fungus
Penicillium
frecuentans
: role of C:N ratio and water content. Soil.
Sediment. Contam. 12, 387-399.
Atlas R. M. (1981). Microbial degradation of petroleum
hydrocarbons: an environmental perspective. Micro-
biol. Rev. 45, 180-209.
Bayoumi R. A. (2009). Bacterial bioremediation of polycy-
clic aromatic hydrocarbons in heavy oil contaminated
soil. J. Appl. Sci. Res. 5, 197-211.
Benedicto-Valdés G. S., Hidalgo-Moreno C., Ordaz-
Chaparro V., Sánchez-Hernández R. y López-David
J. P. (2005). Cambios en las propiedades físicas de
un suelo arcilloso por aportes de lombricompuesto
de cachaza y estiércol. Interciencia. 30(12), 775-779.
Bento ±. M., Camargo ±. A .O., Okeke B. C. y ±ranken-
berger W. T. (2005). Comparative bioremediation of
soils contaminated with diesel oil by natural attenua-
tion, biostimulation and bioaugmentation. Bioresource
Technol. 96, 1049-1055.
R. García-Torres
et al.
38
Boonchan S., Britz M. L. y Stanley G. A. (2000). Degra-
dation and mineralization of high-molecular-weight
polycyclic aromatic hydrocarbons by deFned fungal-
bacterial cocultures. Appl. Environ. Microbiol. 66,
1007-1019.
Cajthaml T., Batt M., Sasek V. y Mateju V. (2002) Biore-
mediation of PAH-contaminated soil by composting:
A case of study. ±olia Microbiol. 47, 696-700.
Chávez G. B., Quintero R., Esparza ±., Mesta H. A. M.,
Zavala ±.J., Hernández C. H., Guillén T., Poggi V. H.
M., Barrera C. J. y Rodríguez V. R. (2003). Removal
of phenanthrene from soil by co-cultures of bacteria
and fungi pregrown and sugar cane bagasse pith. Bio-
resource Technol. 89, 177-183.
Chen S. C., Suresh C. R. y Lee, S. L. (1996) Evaluation
of extraction and detection methods for determining
polynuclear aromatic hydrocarbons from coal tar con-
taminated soils. Chemosphere. 32, 1123-1132.
Dibble J. T. y Bartha R. (1979). Effect of environmental
parameters on biodegradation of oil sludge. Appl.
Environ. Microb. 37, 729-739.
Dzul-Puc J. D., Esparza-García ±., Barajas-Aceves M.
y Rodríguez-Vázquez R. (2005). Benzo(a)pyrene
removal from soil by
Phanerochaete chrysosporium
grown on sugarcane bagasse and pine sawdust. Che-
mosphere. 58, 1-7.
Eweis J. B., Ergas S. J., Chang D. P. y Shroeder E. D.
(1999).
Principios de Biorrecuperación
. McGraw Hill.
Madrid, 327 pp.
±ord P. J., Turina P. J. y Seely D. E. (1984).
Character-
ization of hazardous waste sites. A Methods Manual:
Volume II. Available sampling methods. Second edi-
tion. EPA-600/4-84-076.300.
Gautam K. S., Sharma R., Ahmad A. H. y Thakkur, S. I.
(2003). Evaluation of pentachlorophenol-degrading
potentiality of
Pseudomonas
sp in a soil microcosm.
World J. Microbiol. Biotechnol. 19, 73-78.
Guerin T.±. (2001).Co-composting of pharmaceutical
wastes in soil. Lett. Appl. Microbiol. 33, 256-263
Gutiérrez-Barba B. E. y Herrera-Colmenero N. I. (2002).
La ingeniería ambiental en México
. Limusa. ISBN:
9681861337. México, 27-29 pp.
INEGI (2005). Anuario estadístico, gobierno del estado
de Veracruz. Tomos I y II. Instituto Nacional de Es-
tadística, Geografía e Informática.
Jorgensen K. S., Puustinen J. y Suortti A. M. (1999).
Bioremediation of petroleum hydrocarbon contami-
nated soil by composting biopiles. Environ. Pollut.
107, 245-254.
Juárez B. E. y Rico R. A. (2005).
Mecánica de suelos.
Tomo I. Limusa. México. 197 pp.
Kästner M. y Mahro B. (1996). Microbial degradation
of polycyclic aromatic hydrocarbons in soil affected
by the organic matrix of compost. Appl. Microbiol.
Biotechnol. 44, 668-675.
Liegbeg E. W. y Cutright T. J. (1999). The investigation
of enhanced bioremediation through the addition of
macro and micro nutrients in PAH contaminated soil.
Int. Biodeter. Biodegr. 44, 55-64.
Lorch H. J., Benckiesser G. y Ottow J. C. G. (1998). Ba-
sic methods for counting microorganisms in soil and
water.In
Methods in Applied Soil Microbiology and
Biochemistry
. K. Alef y P. Nannipieri (Eds). Academic
Press. London. 146-161 pp.
Margesin R., Hämmerle M. y Tscherko D. (2007). Mi-
crobial activity and community composition during
bioremediation of diesel-oil contaminated soil: effects
of hydrocarbon concentration, fertilizers an incubation
time. Microb. Ecol. 53, 259-269.
Marin J.A., Moreno J.L., Hernández T., García C. (2006).
Bioremediation by composting of heavy oil reFnery
sludge in semiarid conditions. Biodegradation. 17,
251-261.
Mason B. (1992). Preparation of soil sampling proto-
cols: sampling techniques and strategies. USEPA,
EPA/600/R-921/128.69.
Mendoza-Cantú A., Albores A, ±ernández-Linares L. y
Rodríguez-Vázquez R. (2000). Pentachlorophenol
biodegradation and detoxiFcation by the white rot fun-
gus
Phanerochaete chrysosporium
. Environ. Toxicol.
15, 107-113.
Mills S. A. y ±rankenberger W. T. (1994). Evaluation
of phosphorus sources promoting bioremediation of
diesel fuel in soil. Bull. Environ. Contam. Toxicol.
53, 280-284.
Ortiz V. B. y Ortiz S. C. A. (1990).
Edafología.
UACH.
Depto. de Suelos. México, 394 pp.
Oswald U. y Oswald-Spring U. (2003).
El recurso agua
en el alto balsas
. UNAM, México, 148 pp.
PEMEX (2006). Informe Desarrollo Sustentable 2006.
Desempeño Ambiental: Derrames y ±ugas. México.
Parkinson D., Gray T.R.G. y Williams S.T. (1971). Methods
for studying the ecology of soil microorganism.I.B.P
Handbook No. 19. Blackwell, Oxford.
Pérez-Armendariz A. B., Loera C. O., ±ernandez-Linares
L., Esparza-García G. ±. y Rodríguez-Vázquez R.
(2004). Biostimulation of micro-organisms from sugar-
cane bagasse pith for the removal of wheathered hydro-
carbon from soil. Lett. Appl. Microbiol. 38, 373-377.
Rhykerd R. L., Crews B., McInnes K. J. y Weaber R. W.
(1999). Impact of bulking agent forced aeration and
tillage on remediation of oil contaminated-soil. Bio-
resource Technol. 67, 279-285.
Rivera-Cruz M. C., ±errera-Cerrato R., Volke-Haller
E., ±ernández-Linares L. y Rodríguez-Vázquez R.
(2002). Poblaciones microbianas de perFles de suelos
REMOCIÓN DE HIDROCARBUROS DE SUELO CONTAMINADO
39
afectados por hidrocarburos del petróleo en el estado
de Tabasco, México. Agrociencia. 36,149-160.
Rodríguez F. H. y Rodríguez A. J. (2002).
Métodos de
análisis de suelos y plantas: criterios de interpretación.
Trillas. México, 196 pp.
Roldán M. A., Esparza G. F., Calva C. G. y Rodríguez V.
R. (2006). Effects of mixing low amounts of orange
peel (
Citrus reticulata
) with hydrocarbon contaminated
soil in solid culture to promote remediation. J. Environ.
Sci. Heal. A. 41, 2373-2385.
Scelza R., Rao M. A. y Gianfreda L. (2007). Effect of com-
post and of bacterial cell on the decontamination and
the chemical and biological properties of an agricul-
tural soil arti±cially contaminated with phenanthrene.
Soil Biol. Biochem. 39, 1303-1317.
Schneider J., Grosser R., Jayasimhulu K., Xue W. y War-
shawsky D. (1996). Degradation of pyrene, benz(a)
anthracene, and benzo(a)pyrene by
Mycobacterium
sp. Strain RJGII-135, isolated from a former coal
gasi±cation site. Appl. Environ. Microbiol. 62, 13-19.
SEMARNAT (2006). Norma Mexicana NMX-AA-134-
SCFI-2006. Suelos. Hidrocarburos Fracción Pesada
por Extracción y Gravimetría. Método de Prueba.
Diario O±cial de la Federación. 12 de Octubre de 2006.
SEMARNAT (2000). Norma O±cial Mexicana NOM-
021-SEMARNAT (2000). Que establece las espe-
ci±caciones de fertilidad, salinidad y clasi±cación de
suelos. Estudios, muestreo y análisis. 31 de Diciembre
de 2002.
SEMARNAT (2003). Norma O±cial Mexicana NOM-138-
SEMARNAT/SS-2003 Límites máximos permisibles
de hidrocarburos en suelo y las especi±caciones para
su caracterización y remediación. Diario O±cial de la
Federación 29 de Marzo de 2005.
Serratia P., Solano A. y Preston T. R. (1990). Utilización
de jugo de caña y cachaza panelera en la alimentación
de cerdos. Livestock Research for Rural1Development
htm. 26/08/07
Semple K.T., Reid B.J. y Fermor T.R. (2001). Impact of
composting strategies on the treatment of soils con-
taminated with organic pollutants. Environ. Pollut.
12: 269-283.
SIAP (2007). Servicio de Información Agroalimentaria
y Pesquera [en línea] http://www.siapsagarpa.gob
.
mx. 02/08/07
USEPA Environmental Protection Agency (2002). SW 846
Method 3570. Microscale solvent extraction (MSE)
pdf. 28/02/07.
Velasco J. A. y Volke S. T. L. (2003). El composteo: una
alternativa tecnológica para la biorremediación de
suelos en México. Gaceta Ecológica. 66, 42-53.
von Fahnestock F. M., Wickramanayake G. B., Kratzke
R.J. y Major W.R. (1998).
Biopile design, operation
and maintenance handbook for treating hydrocarbons-
contaminated soils.
Batelle Press. Columbus, Ohio.
123 pp.
Zérega M. L. (1993). Manejo y uso agronómico de la
cachaza en suelos cañameleros. Caña de azúcar. 11,
71-92.
logo_pie_uaemex.mx