Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Rev. Int. Contam. Ambient. 21 (2) 63­69, 2005
EXPOSICIÓN A FTALATOS POR PROCEDIMIENTOS MÉDICOS EN
VARONES RECIÉN NACIDOS
L. Patricia BUSTAMANTE­MONTES
1,2
, María Magdalena GARCÍA­FÁBILA
1
,
Evaristo MARTÍNEZ­ROMERO
3
, Flavio VÁZQUEZ­MORENO
4
, Sergio MUÑOZ­NAVARRO
5
,
Miguel Ángel KARAM­CALDERÓN
1
, Ramón OZORNO­TORRES
6
y Víctor Hugo BORJA­ABURTO
7
1
Universidad Autónoma del Estado de México, Facultad de Medicina y Facultad de Química, Paseo Tollocan
esq. Jesús Carranza y Colón, Toluca 50180 Edo. de México, México
2
Instituto Nacional de Salud Pública.Av. Universidad 655, Santa MaríaAhuacatitlán, Cuernavaca 62508 Morelos,
México
3
Instituto Mexicano de Tecnología del Agua, Paseo Cuauhnáhuac 8532 Progreso, Jiutepec, Morelos, México
4
Instituto Mexicano de Petróleo, Eje Lázaro Cárdenas 152 12º piso, México D.F. 07730, México
5
Universidad de la Frontera, M Montt 112 Temuco, Chile
6
Instituto Mexicano del Seguro Social, Josefa Ortiz de Domínguez Sur esq. Morelos Toluca 50000 Edo. de
México, México
7
Instituto Mexicano del Seguro Social. Centro Médico Nacional Siglo XXI, Edificio “C” 5 pisoAv. Cuauhtémoc
No. 330 Col. Doctores 06725, D.F. México
(Recibidoagosto2004,aceptadoenero2005)
Palabras clave: exposición a ftalatos, CPV en tratamientos médicos
RESUMEN
Aunque la exposición a plastificantes del grupo de los ftalatos es general en la pobla­
ción, se sospecha que algunos grupos de infantes pueden exponerse a niveles poten­
cialmente tóxicos. Se realizó un estudio exploratorio observacional con el propósito de
determinar si los plásticos empleados en procedimientos médicos invasivos exponen a
los niños recién nacidos a ftalatos a niveles mayores a los observados en la población
general. Se midieron las concentraciones urinarias de los metabolitos de los ftalatos
mas comúnmente empleados, ftalato de monometilo (FMM), ftalato de monobutilo
(FMB), ftalato de monoetilhexilo (FMEH), ftalato de monoetilo (FME) y ftalato de
monooctilo(FMO) en 30 recién nacidos sometidos a procedimientos de terapia intensi­
va neonatal y 30 niños del servicio de cunero que no recibieron ninguna intervención
médica invasiva. La media del FMEH en orina de los niños sometidos a terapia intensiva
neonatal fue de 46.82 µg/L yde 5.19 µg/L para los niños de cunero(p< .001). El FMEH
es el metabolitoprimario del ftalato de di­2(etilhexilo) (FDEH), principal plastificante
utilizadoen la fabricación deequiposmédicos. Los resultados de este estudioexploratorio
muestran elevados niveles de exposición en el grupo de recién nacidos sometidos a
tratamientos en terapia intensiva neonatal comparados con el grupo de recién nacidos
de cunero. El significado de esta exposición en la salud de estos niños es todavía
incierto.
Keywords: phthalate exposure, PVC in medical treatment
L.P. Bustamante­Montes
etal.
64
ABSTRACT
Although human exposure to plasticizers such as phthalates is generalized, some in­
fants could be exposed at potentiallytoxic levels. We performed an observational study
to assess if infants under invasive medical procedures are more exposed to phthalates
than the general population because ofthe plasticizers used in medical devices. Urinary
metabolites concentrations of the most commonly used phthalates, monomethyl ph­
thalate (MMP), monobutyl phthalate (MBP), mono2­(ethylhexyl) phthalate (MEHP),
monoethyl phthalate (MEP) and monooctyl phthalate (MOP) were measured in 30 new­
borns under intensive therapyand 30 newborns from the normal maternity room.Aver­
age urine MEHP concentration was 46.82 µg/L for newborns under intensive therapy
and 5.19 µg/Lfor children in maternityroom (p <0.001). MEHPisthe primarymetabolite
ofdi­2(ethylhexyl) phthalate (DEHP), the main plasticizer used in medical devices. Re­
sults from this exploratorystudyshow higher exposure levels in the group of newborns
under neonatal intensive therapy as compared to newborns in maternity room. The
health significance of this exposure remains uncertain.
INTRODUCCIÓN
El cloruro de polivinilo, ampliamente conocido como
CPV ó PVC por sus siglas en inglés, es un material
utilizado en la fabricación de productos plásticos con
diferentes usos. Esta versatilidad esta dada en gran
medida por la adición deplastificantes, principalmente
los llamados ftalatos. La adición de estas sustancias
hace que el CPV se vuelva suave y maleable. Sin
embargo, debido a que los ftalatos no están unidos
químicamente al CPV pueden liberarse o migrar de
éste hacia el ambiente (Kumar 1999).
Existe evidencia que varios plastificantes miem­
bros del grupo de los ftalatos
son tóxicos
reproductivos en animales machos, lo que hace su­
poner su potencial tóxico en los humanos (NTP 2000).
Uno de los primeros estudios fue conducido por el
NationalToxicologyProgram
en 1991, donde fue­
ron observadas anormalidades del tracto reproductor,
tales como malformaciones del pene, disminución del
descenso testicular y desarrollos pobre de la prósta­
ta y de la vesícula seminal. Esta toxicidad testicular
del FDEH en ratas en desarrollo se relaciona con la
destrucción de células germinales (Dostal
etal
.
1988), y por la vía de la disrupción endocrina
(Harrison
etal.
1997), tanto en la etapa de desarro­
llo como en la edad adulta (Teirlynck
etal
. 1988,
Parmar
etal.
1995, Mylchreest y Foster 1998). Sin
embargo, la extrapolación de estas observaciones a
los humanos es difícil debido a diferencias en las ru­
tas de exposición, metabolismo y posibles mecanis­
mos de toxicidad (NTP 2001).
A pesar de estas limitaciones del conocimiento,
desde 1999 algunos países en Norteamérica y Euro­
pa eliminaron el CPV y los ftalatos de la fabricación
de algunos productos principalmente juguetes dise­
ñados para ser mordidos o chupados por niños (Health
Canada 1998, Wilkinson y Lamb 1999, European
Scientific Committee 2000). Además de los produc­
tos de uso oral existen otros que pueden poner en
riesgo a poblaciones susceptibles como lo son niños
varones, éstos se refieren a artículos y equipos
desechables o fijos que son utilizados en tratamien­
tos médicos en hospitales donde el CPV plastificado
con ftalatos es común (Creistel 1998). Entre los más
utilizados se encuentran: el ftalato dedimetilo (FDM),
el ftalato dedibutilo (FDB), el ftalato dedietilo (FDE),
el ftalato de dioctilo (FDO) y principalmente el ftalato
de di­2 etilhexilo (FDEH). Este último es empleado
para dar flexibilidad a productos médicos como, tu­
bos, cánulas, bolsas para sangre, tubos para la ali­
mentación, tubos para diálisis, “bypass” cardiacos,
etc. Los dispositivos médicos tales como las bolsas
de suero intravenoso y de sangre contienen general­
mente de 30 a 40 % de su peso total en FDEH, otros
como los tubos pueden contener hasta el 80 % de su
peso en FDEH (Tickner
etal
. 2001).
Debido a que los varones son potencialmente más
sensibles a estos efectos y ante la sospecha de que
los recién nacidos bajo tratamiento en servicios como
terapia intensiva pueden recibir concentraciones ele­
vadas de FDEH u otro tipo de ftalato, se realizó un
estudio exploratorio en niños recién nacidos en un
hospital de la ciudad de Toluca, México.
MATERIAL Y MÉTODOS
Para evaluar los niveles de exposición se realizó
un estudio observacional en un hospital en un grupo
EXPOSICIÓN HOSPITALARIA NEONATAL A FTALATOS
65
de recién nacidos varones sometidos a diferentes pro­
cedimientos médicos. El grupo con mayor exposición
potencial está formado por aquellos niños en terapia
intensiva que reciben tratamientos médicos con ma­
teriales plásticos. Los niños del cunero no son someti­
dos a estos procedimientos por lo que tendrían una
exposición distinta y conforman el grupo de referen­
cia. El tamaño de la muestra debido a la naturaleza
exploratoria del estudio fue por conveniencia n = 60,
30 niños de terapia intensiva y 30 niños de cunero.
Para ser incluidos, los niños de terapia intensiva
deberían estar libres de malformaciones congénitas o
genéticas incompatibles con la vida, patología renal o
hepática evidente y ser residentes de la ciudad de
Toluca o área conurbada. El grupo de comparación
fue formado por recién nacidos varones, que requirie­
ron una estancia de por lo menos 48 horas después
del nacimiento en el servicio de cunero y también re­
sidentes de la ciudad de Toluca o área conurbada.
Las muestras de orina de los niños que cumplieron
con los criterios de inclusión fueron tomadas después
de obtener la autorización de los padres para partici­
par en el estudio.
El nivel de exposición fue medido en orina durante
la estancia de los niños en el hospital después del na­
cimiento en el mismo lugar. La colecta de orina se
inició una hora después de haber ingresado al servicio
de terapia intensiva o cunero. El personal médico y de
enfermería participante, que fue previamente entre­
nado y estandarizado, inició la colecta delas muestras
en bolsas de urocultivo (libre de ftalatos), hasta obte­
ner 100 ml. La orina fue almacenada en frasco
prelavado con acetona y diclorometano. La muestra
fue guardada en congelación a ­20 ºC hasta su proce­
samiento. Se completó un pequeño cuestionario, con
información sobre características sociodemográficas
dela madre, somatométricas y del nacimiento del niño,
que fue obtenida del expediente médico.
La identificación y la cuantificación de los meta­
bolitos primarios de ftalato de monometilo (FMM),
ftalato de monobutilo (FMB), ftalato de monoetilo
(FME), ftalato demonooctilo (FMO) yftalato demono
etilhexilo (FMEH) fue realizada mediante cromato­
grafía de gases acoplada a espectometría de masas
de acuerdo con la técnica modificada propuesta por
Blount
etal
. (2000). El control de calidad externo lo
realizó el laboratorio del Instituto Mexicano deTecno­
logía del Agua.
El material utilizado fue100 ml deorina congelada
a ­20 ºC, ésteres de ftalatos como estándares inter­
nos, agua destilada desionizada, hexano grado pestici­
da, metanol y cloroformo grado espectro, beta
glucoronidasa, HCl grado reactivo y lana devidrio. Se
utilizaron además equipos de microextracción soxtlet
y cartuchos para la microextracción, rotaevaporador
y centrífuga.
Se utilizó un cromatógrafo de gases Varian Star
3400 acoplado a un detector de masas Saturno II equi­
pado con una columna DB 5MS de 30 m y 0.25 mm
de diámetro interno y capa de 0.25 micrómetros, con
equipo de computo, inyector capilar y detector de
masas.
La información obtenida de los cuestionarios y los
resultados de laboratorio fue codificada y capturada
por duplicado. Después de un análisis exploratorio de
las variables de estudio, se procedió a realizar un aná­
lisis para comparar las características delos niños, así
como la distribución de los metabolitos de ftalatos en
los grupos de terapia intensiva y de cunero. Posterior­
mente fueron comparados los niños de acuerdo a si
habíanrecibido onola intervenciónespecífica, tal como
la aplicación o no de sondas o tubos. Los valores de
los metabolitos enorina fueronajustados por creatinina.
Debido a que la concentración de los metabolitos en
orina no presenta distribución normal, se transforma­
ron los valores a logaritmo y la comparaciones de los
grupos se hicieron mediante diferencia de medias
geométricas empleando la prueba t de student.
RESULTADOS
Todos los niños participantes fueronvarones, treinta
provenían del servicio de terapia intensiva neonatal y
treinta de cunero, todos nacieron en un hospital de
gineco­obstetricia de la ciudad de Toluca, entre julio y
octubre del 2002 y de acuerdo con sus condiciones al
nacimiento fueron referidos a los servicios menciona­
dos.
Las características somatométricas, de edad
gestacional y APGAR al nacimiento de los niños bajo
estudio son presentadas en el cuadro I. Como puede
observarse los niños hospitalizados en terapia intensi­
va tenían menor peso y talla que los niños de cunero,
además que nacieron con un APGAR menor, con di­
ferencias estadísticamente significativas (p< 0.03). El
tiempo de gestación fue semejante entre los dos gru­
pos (p> 0.08). El 56 % de los niños en terapia intensi­
va nacieron vía cesárea en comparación con los niños
de cunero, donde el 26 % de éstos nacieron por este
procedimiento quirúrgico (p< 0.03). Por otra parte el
80 % de las mamás de los niños en terapia intensiva
reportaron alguna complicación durante el embarazo
en comparación con el 56 % de las mamás de niños
en cunero (p = 0.04).
El cuadro II muestra el tipo de procedimiento
L.P. Bustamante­Montes
etal.
66
médico a que fueron sometidos los niños que requi­
rieron intervenciones médicas en el servicio de tera­
pia intensiva. La mayor proporción de éstos recibió
tratamiento con venoclisis, seguido de onfaloclisis y
cánula endotraqueal. Como se observa el número de
tratamientos sobrepasa el número de niños debido a
que algunos éstos fueron sometidos a más de un pro­
cedimiento.
En el cuadro III se muestran los tres principales
metabolitos identificados y cuantificados: el FMM,
el FMB y el FMEH. Estos metabolitos se encontra­
ron en los dos grupos. La media del FMEH en orina
de los niños sometidos a terapia intensiva neonatal
fue de 46.82 µg/L y de 5.19 µg/L para los niños de
cunero (p <0.001).
En el cuadro IV se presentan las medias geomé­
tricas, valores de p e intervalos de confianza al 95%
de los tres principales metabolitos encontrados en
los niños, que fueron analizados de acuerdo con los
procedimientos médicos más frecuentes. Como puede
observarse el FMM se asoció con la sonda
nasogástrica y el catéter central. El FMB con la son­
da nasogástrica y el FMEH con la venoclisis y la
onfaloclisis. La diferencia en las medias fue estadís­
ticamente significativa. Además se observan dife­
rencias más evidentes en la medias de acuerdo con
los procedimientos, por ejemplo se observa que los
niños donde se utilizó la sonda nasogástrica la media
fue de 345.9 µg/L en comparación con la media de
3.14 µg/L de los niños que no recibieron este trata­
miento.
DISCUSIÓN
Para estudiar la exposición humana a ftalatos pro­
cedente de los tratamientos médicos se han realiza­
do en general dos tipos de estudios. El primero mide
Terapia intensiva
Cunero
n=30
n=30
Variable
Media
EE
Media
EE
Valor de p *
Peso (gramos)
2.529
147
2.930
109
0.03
Talla
(centímetros)
47
0.81
49
0.58
0.03
Semanas de gestación (número)
37
0.70
38
0.37
0.08
APGAR(escala 1­10)
6.8
0.30
8.5
0
<0.01
CUADRO I. CARACTERÍSTICAS DE LOS NIÑOS DE ACUERDO CON EL SERVICIO DE
PROCEDENCIA
EE = error estándar
*Prueba de t para la diferencia de medias
Intervención
Número*
%
Sonda nasogástrica
3
10.0
Transfusión sanguínea
5
16.6
Venoclisis
25
83.3
Cánula endotraquial
6
20.0
Catéter central
4
13.3
Onfaloclisis
14
46.6
Catéter peritoneal
1
3.3
Tubo ventilación
4
13.3
Nutrición parenteral total
3
10.0
Sello pleural
1
3.3
Sonda pleural
1
3.3
Sonda orogástrica
1
3.3
CUADRO II. TIPOS DE INTERVENCIONES REALIZA­
DOS EN LOS NIÑOS PROCEDENTES DE
TERAPIA INTENSIVA
*El número total sobrepasa el número de bebés estudiados ya
que algunos fueron sometidos a más de un procedimiento
EXPOSICIÓN HOSPITALARIA NEONATAL A FTALATOS
67
la cantidad de ftalato que migra de los equipos o dis­
positivos médicos de uso común, como lo son las
bolsas de sueros, sangre y la tubería. El segundo mide
las concentraciones de metabolitos en fluidos corpo­
rales, como las realizadas en este estudio y aunque
son complementarios, las que provienen del cuerpo
o sus productos, representan en principio la aproxi­
mación a la medición de la exposición y es resultado
de la excreción de acuerdo con un equilibrio de la
dosis absorbida.
Las concentraciones urinarias de metabolitos de
ftalatos en los niños en este estudio pueden ser bue­
nos indicadores de la exposición hospitalaria. Como
era esperado, las concentraciones del FMEH fueron
mayores en el grupo de terapia intensiva en compa­
ración con el grupo de cunero, este resultado con­
Procedimiento médico
Metabolitos
FM M
FMB
FMEH
X
IC
95 %
P
X
IC
95 %
P
X
IC
95 %
P
Sonda nasogástrica
345.87
0.23,
0.01
236.50
17.1,
0.01
154.50
3.27,
0.10
5096
3271
7310
No
3.14
1.34,
2.49
1.13,
13.81
07.16,
736
5.45
26.66
Transfusión
6.55
0.0105,
0.72
3.65
0.015,
0.90
62.07
4.7,
0.20
4122
838.40
819.10
No
3.80
1.61,
3.08
1.38,
13.75
6.99,
8.97
6.86
27.03
Venoclisis
4.37
1.07,
0.85
2.81
0.7479,
0.83
53.21
29.9,
0.001
17.78
10.56
94.70
No
3.72
1.20,
3.36
1.20,
6.49
2.54,
11.67
9.42
16.60
Cánula central
11.50
0.062,
0.45
18.42
0.23,
0.14
59.40
8.20,
0.16
2134
1478
429.90
No
3.53
1.5,
2.56
1.161,
13.43
6.76,
8.5
5.65
26.70
Catéter central
203
0.245,
0.01
49.67
0.2411,
0.06
38.0
0.068,
0.46
168337
10228
21307
No
3.0
1.30,
2.56
1.15,
14.63
7.71,
6.92
5.68
2774
Onfaloclisis
12.4
1.43,
0.15
7.76
0.892,
0.20
57.33
26.15,
0.02
108.10
67.63
125.70
No
2.81
1.1,
2.36
1.02,
10.50
4.81,
7.20
5.4
23
Tubos de ventilación
15.40
0.002,
0.40
4.33
0.005,
0.83
9.87
041,
0.70
129227
3678
2354
No
3.61
1.55,
3.05
1.36,
16.11
8.37,
8.43
6.83
31.0
CUADRO IV. CONCENTRACIÓN DE METABOLITOS DE FTALATOS EN ORINA DE ACUERDO CON LOS PRINCIPALES
PROCEDIMIENTOS MÉDICOS EN NEONATOS
X= Media geométrica; P = prueba de t para diferencia de medias; FMM ftalato de monometilo; FMB ftalato de monobutilo; FMEH
ftalato de monoetilhexilo
Terapia intensiva n=30
Cunero n=30
Tipo de metabolito
Media geométrica
IC 95 %
Media geométrica
IC 95 %
p**
FMM ftalato de monometilo
7.02
1.87, 26.42
2.25
0.73,
7.0457
0.19
FMB ftalato de monobutilo
3.52
1.02, 12.11
2.76
0.95,
8.01
0.76
FMEH ftalato de monoetilhexilo
46.82
24.12, 90.86
5.19
1.94, 13.88
0.0004
CUADRO III. CONCENTRACIÓN DE METABOLITOS DE FTALATOS EN ORINA ENCONTRADOS EN
VARONES RECIÉN NACIDOS, DE ACUERDO CON EL SERVICIO DE PROCEDENCIA
Las concentraciones de metabolitos están ajustadas por creatinina
**prueba de t para diferencia de medias
L.P. Bustamante­Montes
etal.
68
cuerda con la literatura que reporta como principal
plastificante del CPV utilizado en la fabricación de
productos de uso médico al ftalato de di­2etilhexilo
(FDEH) cuyo metabolito primario es el FMEH
(Latini
etal
. 1999, Latini 2000, Loff
etal
. 2000,
Litchman 2000). Además al analizar las concentra­
ciones por procedimiento médico se encontraron aso­
ciaciones con los otros dos metabolitos estudiados,
el FMM y el FMB.
Dada la naturaleza exploratoria del estudio sólo se
compararon las concentraciones de los metabolitos
entre los niños sometidos a cada uno de los procedi­
mientos más frecuentes utilizados en esta población,
sin intentar predecir el origen de su exposición total
mediante modelos más complejos. Como se mencio­
nó antes, el FMM se asocia con el uso de sonda
nasogástrica y el catéter central, el FMB con la sonda
nasogástrica y el FMEH con la venoclisis y la
onfaloclisis. Este análisis permitió además observar
con mayor detalle diferencias en las medias de cada
tipo de metabolito de acuerdo con el procedimiento
médico utilizado, lo que puede ayudar a discriminar
sobre cuáles de estos representan un riesgo mayor de
exposición. Por otra parte estos resultados hacen su­
poner que es posible que los equipos estén fabricados
con mezclas de ftalatos y/o que los niños estuvieron
expuestos a varios procedimientos simultáneos, o bien
que estuvieron expuestos a fuentes externas a los tra­
tamientos. Para tener certeza de la fuentes, es nece­
sario medir la concentración del ftalato en los mate­
riales y determinar su migración en los ambientes (san­
gre, suero, etc.) comúnmente utilizados.
La presencia de metabolitos primarios en ambos
grupos podría ser explicada además de la exposición
médica, por la exposición a otras fuentes como le­
che materna, fórmula e incluso provenir de la madre,
ya que los ftalatos traspasan la barrera placentaria.
(Pollack
etal.
1985, Dostal
etal
. 1987, Okundaye
et
al.
1998). Sin embargo, no fue posible medir con pre­
cisión la exposición procedente de otras fuentes, sólo
se tuvo el grupo de referencia o control que repre­
sentaría la exposición regular de los niños en el me­
dio común de la ciudad.
El hecho de que el FME no se haya asociado con
ninguno de los procedimientos médicos hace supo­
ner que este ftalato tiene otro origen. No se descarta
que las concentraciones encontradas pudieran prove­
nir de fuentes que no fueron medidas como la leche
materna o la fórmula. En la Encuesta Nacional de
Nutrición y Salud de los Estados Unidos en 1999 se
encontró una media geométrica de FME de 176 µg/
L y niveles indetectables de FMO. Por otra parte
hay que considerar que varios de los procedimientos
médicos fueron poco utilizados y es posible que esta
haya sido la causa de no encontrar una asociación
En cuanto a las concentraciones obtenidas del
FMEH en µg/L son mayores que los observados en
la población de 6 y más años en la Encuesta Nacio­
nal de Nutrición y Salud de los Estados Unidos de
América en 1999 donde la media geométrica encon­
trada fue de 3.5 µg/L. Es difícil comparar con otras
intervenciones médicas debido a que en estudios en
adultos dializados o transfundidos, los metabolitos se
han medido en sangre (Pollack
etal
. 1985, Flaminio
etal
. 1988). Además se debe considerar que la co­
lecta de la muestra se inició una hora después del
ingreso a los servicios, por razones logísticas del pro­
yecto, por lo que la cantidad de metabolitos pudiera
estar subestimada por baja migración en las prime­
ras horas del tratamiento. Se ha observado en otros
estudios que los procedimientos médicos que requie­
ren horas o días son los que producen mayor exposi­
ción (Tickner
etal.
2001).
Los metabolitos fueron medidos con cromatogra­
fía de gases y espectómetro de masas en µg/L y
ajustados por creatinina. Este procedimiento deajuste
ha sido descrito por otros investigadores en diferen­
tes poblaciones de adultos cuyas muestras fueron
obtenidas en diferentes momentos del día, en este
caso la orina tuvo que colectarse por 48 horas sin
interrupción.
La evaluación de la exposición a tóxicos ambien­
tales es un asunto muy importante en el estudio de
sus efectos en la salud humana. Los resultados mues­
tran niveles elevados de exposición en el grupo de
terapia intensiva neonatal, sin embargo la caracte­
rística exploratoria del estudio hace necesario conti­
nuar con las investigaciones que complementen los
hallazgos obtenidos. Por otro lado el significado
toxicológico de estos niveles de exposición todavía
está por dilucidarse.
AGRADECIMIENTOS
Este artículo es producto del Programa de Investi­
gación “Ftalatos y Efectos a la Salud” del Cuerpo
Académico “Salud Ambiental”. Fue apoyado y finan­
ciado por la Universidad Autónoma del Estado de
México 1567/2002, 1821/2004. la Secretaría de Edu­
cación Pública a través del PROMEP UAEMEX­F­
10 y el Instituto Nacional de Salud Pública.
Un especial agradecimiento a Ruth Salinas, Erick
Noé Minigo­Yaxi, Vany Orrostieta­Olvera y Miguel
Betancourt­Cañete por su invaluable colaboración
en la realización de este proyecto.
EXPOSICIÓN HOSPITALARIA NEONATAL A FTALATOS
69
REFERENCIAS
Blount B.C., Blount K. yMilgtam E. (2000). Quantitative
detection of phthalate metabolites in human urine
HPLC­APCI­MS/MS.Anal Chem. 72, 4127­4134.
Creistel T. (1998). Onset of xenobiotic metabolism in
children: toxicological implications. Food Addit.
Contam.15, 45­51.
Dostal L.A., Weaver R.P. ySchwetz B.A. (1987). Transfer
of di (2­ethylhexyl) phthalate through rat milk and
effects on milk composition and the mammarygland.
Toxicol.Appl. Pharmacol. 91, 315­25.
Dostal L.A., Chapin R.E., Stefanski S.A., Harris M.W. y
Schwetz B.A. (1988). Testicular toxicity and reduced
Sertoli cell numbers in neonatal rats bydi (2­etylhexyl)
phthalate and the recoveryoffertilityas adult. Toxicol.
Appl. Pharmacol. 95, 104­121.
European Scientific Committee on Toxicity, Ecotoxicity,
and the Environment. Opinion on Phthalate Migration
from Soft PVC Toys and Childcare Articles. Disponi­
out19_en.html (consultado el 3 julio de 2000).
Flaminio L.M., Bergia R., De Angelis L., Ferraza M.,
Marinovich M., Galli G. yGalli C.L. (1988). The fate of
leached di (2.etylhexyl) phthalate (FDEH) in patients
on chronic hemodialysis. Int. J. Artif. Organs. 11,
428­435.
Harrison P.T., Holmes P. y Humfrey C.D. (1997).
Reproductivehealth in humansand wildlife: are adverse
trends associated with environmental chemical
exposure? Science oftheTotal Environ. 205, 97­106.
Health Canada (1998). Risk assessment on diisononyl
phthalate in vinyl children’s products. Disponible en:
http://www.hc­sc.gc.ca/english/protection/warnings/
1998/risk.html. (consultado el 9 de marzo de 2002).
Kumar R. (1999).
A mass spectral guide for quick
identification ofphthalate esters.American Laboratory.
a9911kum.pdf
Latini G. y Avery G. (1999). Materials degradation in
endotraqueal tubes: a potential contributor to
bronchopulmonarydysphasia.Act. Pediatr. 88, 1174­5.
Latini G. (2000). Potential hazards of exposure to di­(2­
ethylhexyl)­phthalate in babies. Biol. Neonate 78,
269­276.
Lichtman B. (2000). Flexible PVC faces stiffcompetition.
European Medical Device Manufacturer, Brucelas,
marzo/abril.
Loff S., Kabs F., Witt K., Sortoris J. y Modl B. (2000).
Polyvinylchloride infusion lines expose infants tolarge
amounts oftoxic plasticizers. J. Pediatr. Surg. 35, 1775­
1781.
Mylchreest E. y Foster P.M.D. (1998). Ant androgenic
effects of di (n­Butyl) phthalate on male reproductive
development: a nonreceptor­mediated mechanism.
CIITActivities.18, 1­10.
National Center for Environmental Health (2001). National
report on Human Exposure to Environmental
Chemicals. 01­0164, 1­6.
National Toxicology Program (1991). Final Report on the
Reproductive Toxicity of Di (2­etylhexyl) Phthalate
(CAS No 84­74­2) in Sprague­Dawley Rats. National
Institute of Environmental Health Sciences NTIS
Publication No. 92­111996, U.S. Department of
Commerce, Springfield, VA.
NTP­CERHR. NTP­CERHR Expert Panel Report on Di (2­
ethylhexyl)phthalate. NTP­CERHR­DEHP­00.Research
TrianglePark, NC:NationalToxicologyProgram, Center
for the Evaluation of Risks to Human Reproduction,
DEHP­final.pdf (consultadoel 19julio de 2001).
Okundaye I, Abrinko P y Hou S. (1998). Registry of
pregnancy in dialysis patients. Am. J. Kidney Dis.
31, 766­73.
Parmar D. Srivastava S.P., Singh G.B. ySeth P.K. (1995).
Testicular toxicity of di (2­ethylhexyl) phthalate in
developing rats. Veter. & Human Toxicol. 37, 310­3.
Pollack G.M., Buchanan J.F. y Slaughter R.L. (1985).
Circulation concentration of di (2­etylhexyl) phthalate
and its deesterified phthalic acid products following
plasticizer exposurein patients receiving hemodialysis.
Toxicol.Appl. Pharmacol. 79, 246­256.
Teirlynck0., Kaufman J.M., BogaertM.G. yRoelsH. (1988).
testicular toxicity induced by single dosing of di­and
mono­2(ethylhexyl) phthalate in the rat. Toxicol. Lett.
40,85­91.
Tickner J., Schettler T., Guidotti T., McCally M. y Rossi
M. (2001). Health risks posed by the use of di­2­
ethylhexyl phthalate in PVC medical devices: a critical
review.Am. J. Ind. Med. 39, 100­111.
Wilkinson C.F. y Lambe J.C. (1999). The potential health
effects of phthalate esters in children’s toys: a review
and risk assessment. Regul. Toxicol. Pharmacol. 30,
140­155.
logo_pie_uaemex.mx