Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Rev. Int. Contam. Ambient. 23 (2) 69-77, 2007
CONTAMINACIÓN POR COLIFORMES Y HELMINTOS EN LOS RIOS TEXCOCO,
CHAPINGO Y SAN BERNARDINO TRIBUTARIOS DE LA PARTE ORIENTAL DE LA CUENCA
DEL VALLE DE MÉXICO
Ricardo RIVERA-VÁZQUEZ
1
, Óscar L. PALACIOS-VÉLEZ
2
, Jesús CHÁVEZ MORALES,
Marco A. BELMONT
3
, Iourii NIKOLSKI-GAVRILOV
2
, Ma. de Lourdes DE LA ISLA DE BAUER
2
,
Arturo GUZMÁN-QUINTERO, Liliana TERRAZAS-ONOFRE y Rogelio CARRILLO-GONZALEZ
2*
1
Estudiante de Maestría en el Colegio de Postgraduados, Programa Hidrociencias
2
Profesor investigador. Colegio de Postgraduados. Campus Montecillo, km 36.5 Carretera Federal México-Tex-
coco, Texcoco, México. C.P. 56230.*Autor de correspondencia, correo electrónico: crogelio@colpos.mx
3
Postdoctoral Researcher, Wetland Biogeochemistry Institute, Oceanography & Coastal Sciences, Ontario
University, Canadá
(Recibido marzo 2006, aceptado junio 2007)
Palabras clave: aguas residuales, contaminación biológica, descargas urbanas
RESUMEN
Los ríos de la zona de Texcoco, en la Cuenca de México, reciben descargas de aguas
residuales no tratadas. Hasta antes de este estudio no se tenía un inventario de fuentes
de contaminación y se desconocía la cantidad de contaminantes de las descargas. El ob-
jetivo de esta investigación fue identiFcar las descargas a los ríos y determinar su grado
de contaminación. Se hicieron 10 muestreos en 28 descargas de mayo de 2004 a abril de
2005 y se cuantiFcaron algunos contaminantes químicos (substancias activas al azul de
metileno, elementos traza, N, P y conductividad eléctrica) y biológicos (bacterias colifor-
mes totales (CT),fecales (CF) y huevos de helmintos). Las cantidades de CT (número más
probable, NMP) varió de 1.6 x 10
4
a 2.4 x 10
7
NMP 100 mL
-
1
; de CF varió 1 x 10
4
a 2.4
x 10
7
y los huevos de helmintos de 0.38 a 6.78 huevos L
-
1
. Estas cantidades rebasan los
límites permisibles establecidos por la norma NOM-001-SEMARNAT, que es de: 1000
NMP 100 mL
-
1
para CF y 5 huevos de helminto L
-
1
como promedio mensual para riego
no restringido. Una fracción de esta agua se utiliza para riego de cultivos agrícolas, otra
parte se inFltra hacia el acuífero y existe el riesgo de su contaminación. Por lo anterior,
se considera urgente el tratamiento de estas aguas residuales.
Key words: wastewater, biological pollution, urban ef±uents
ABSTRACT
The Texcoco zone, located at the east of the Mexican Basin, presents serious contamina-
tion of its rivers caused by discharges of raw wastewater. Until this research, there were
not available records about the contamination sources and the pollutants discharge. The
aim of this research was to identify the ef±uent discharges to the river and their degree
of pollution. From May 2004 to April 2005, water samples were collected ten times from
28 wastewater discharges to the rivers. Chemical (methylene blue active substances, trace
elements, N, P and EC) and biological (total coliform bacteria content (TBC), fecal bac-
R. Rivera-Vázquez
et al.
70
teria coliform (FBC) and helminth ova) contaminant contents were analyzed, according
to the Mexican regulation. The TBC (as the most probable number MPN) ranged from
1.6 x 10
4
MPN 100 mL
1
to 2.4 x 10
7
MPN 100 mL
1
, the FBC ranged from 1 x 10
4
to
2.4 x 10
7
and helminth ova ranged from 0.38 to 6.78 eggs L
1
. These amounts exceeded
the permissible limits established by the Mexican guideline NOM-001-SEMARNAT
(1000 NMP of FBC per 100 mL and 5 helminth ova as monthly average in water used
for not restricted irrigation). A fraction of the wastewater discharge into streams and
rivers is used for irrigation of agricultural lands, while other is lixiviated to subsoil and
could eventually polluted
groundwater. The waste water treatment before its discharge
to the rivers is recommended.
INTRODUCCIÓN
La contaminación de las aguas superfciales en el
país es un problema que ha sido objeto de estudio en
los últimos años (Soto-Galera
et al
. 1994, Downs
et
al
. 1999, Hene
et al
. 2002). Las fuentes de contami-
nación son descargas de drenaje doméstico, industrial
y actividad agropecuaria (Gold-Bouchot
et al
. 1997,
Downs
et al
. 1999).
El agua residual de las comunidades del municipio
de Texcoco se descarga sin tratamiento en los ríos
Texcoco, Chapingo y San Bernardino. Los sitios
en los que se realizan las descargas a dichos ríos se
localizan relativamente cerca de las colonias, barrios
y poblados que las producen, por lo que se considera
que el riesgo de exposición a los residuos es elevado y
puede traducirse en efectos en la salud humana (Hass
et al
. 1999). Al igual que ocurre en otras áreas de
México (Downs
et al
. 1999, Jiménez 2005) parte del
agua residual vertida a los ríos se utiliza en el riego
de cultivos básicos en la parte baja de las cuencas,
porque es una Fuente barata para zonas con régimen
pluvial errático y por la escasez creciente de agua
para riego (Cuadri 1981). Aunado a lo anterior, desde
hace unos 20 años se observa una sobreexplotación
de los recursos hídricos, tanto superfciales como
subterráneos, que se manifesta en el abatimiento del
manto freático (Barke
et al
. 2000, Postel 2000).
El crecimiento urbano y semiurbano, y las ac-
tividades productivas de la región de Texcoco han
ocasionado aumento en la demanda de agua potable
e incremento del volumen de agua residual. En
2004, 88% de la población contaba con el servicio
de drenaje (Ayuntamiento municipal 2003) y desde
entonces las aguas servidas se descargaban, sin
tratamiento, a los causes de los ríos. La parte orien-
tal de la Cuenca de México es una de las regiones
consideradas con baja disponibilidad de agua a nivel
nacional (219 m
3
/habitante/año). Además la dismi-
nución de la infltración natural por el incremento de
la frontera agrícola y el crecimiento poblacional en
los últimos 60 años (Ayuntamiento municipal 2003)
ha contribuido a este problema. Por lo que el manejo
adecuado de las aguas residuales es imprescindible
para la zona (CNA 2004).
La legislación vigente, a través de la NOM-001-
SEMARNAT (Secretaría de Economía 1996), esta-
blece que las comunidades con poblaciones de más
de 50,000 habitantes deben cumplir con la norma a
partir de enero del año 2000; las comunidades con
poblaciones entre 20,000 y 50,000 habitantes deben
cumplir con la norma a partir de enero de 2005, y las
comunidades con menos de 20,000 habitantes deben
cumplirla a más tardar en enero de 2010. Texcoco
cuenta con una población superior a los 100,000
habitantes, por lo que se encuentra en desacato con
lo establecido en esta norma; el resto de las comuni-
dades del municipio no rebasa dicha población, por
lo que es relevante planear la Forma de resolver el
problema en corto tiempo.
En algunas zonas del país, el agua superfcial y
subterránea está contaminada con agentes orgánicos
(Gold-Boucht
et al
. 1994, Gelover
et al
. 2000), inor-
gánicos (SRH 1974, Carrillo
et al
. 1992, Carrillo y
Cajuste 1995, Méndez-García
et al
. 2000) y bioló-
gicos (CNA 1998, Hene
et al
. 2002, Jiménez 2005).
Sin embargo, en la mayor parte de México se carece
de un banco de datos sobre las fuentes de contami-
nación de aguas, tampoco se posee un registro de la
carga de contaminantes que las comunidades vierten
a los cauces y cuerpos naturales de agua, sólo se
tienen algunos reportes aislados (Rosales-Hoz
et al
.
2000, Hansen y van Afferden 2004). Por lo tanto,
no se tienen evaluaciones cuantitativas de riesgo
de exposición de los habitantes a los contaminantes
Físicos, químicos y biológicos que llevan las aguas
residuales crudas; menos aún de las consecuencias
en la morbilidad poblacional.
Se realizó esta investigación con la fnalidad de
diagnosticar el grado de contaminación de los ríos
Texcoco, Chapingo y San Bernardino, ubicados en
la parte oriental de la cuenca del Valle de México.
CONTAMINACIÓN POR COLIFORMES Y HELMINTOS EN LA CUENCA DEL VALLE DE MÉXICO
71
El estudio forma parte de un proyecto más amplio
que incluye la determinación de variables físicas,
químicas y biológicas para el diagnóstico de la
contaminación de las aguas residuales descargadas
a los ríos mencionados. En este trabajo se presentan
los promedios de contaminantes químicos y los
resultados relativos a la contaminación patógeno pa-
rasitaria: bacterias coliformes y huevos de helmintos,
que pueden poner en riesgo la salud de la población
aledaña a los ríos.
MATERIALES Y MÉTODOS
La investigación se efectuó en las microcuencas
de los ríos Texcoco, Chapingo y San Bernardino,
ubicadas entre los paralelos 19
o
22’ y 19
o
33’ N y los
meridianos 98
o
38’ y 98
o
55’ O. Estas microcuencas
forman parte de los once ríos que conforman la
cuenca tributaria oriental de la Cuenca de México y
se encuentran dentro del municipio de Texcoco. El
área de las tres microcuencas es de 114 km
2
aproxi-
madamente.
Identifcación de descargas
Se recabó la información disponible relativa al
área de estudio y se programaron recorridos a lo largo
de los cauces de cada uno de los tres ríos, para cono-
cer de manera visual la problemática de cada uno de
ellos e identiFcar las descargas de aguas residuales.
Posteriormente, se localizaron geográFcamente las
principales descargas de aguas residuales mediante
un geoposicionador (GPS), para elaborar el mapa
de ubicación. En cada descarga se midió el gasto,
por aforo a distintas horas y días en forma aleatoria
(UNAM 1988, Lara 1991).
Muestreo y análisis de laboratorio
Se programaron muestreos mensuales a las
principales descargas, de acuerdo a lo que marca la
Norma Mexicana NMX-AA-003 para aguas resi-
duales (Secretaría de Economía 1998). Se colectaron
submuestras de 360 mL para formar una muestra
compuesta de aproximadamente 10 L, de la cual se
obtuvieron muestras separadas para los análisis. El
muestreo se dividió en dos partes: las descargas de
los ríos San Bernardino y Chapingo, y las descargas
del río Texcoco.
En campo se midió pH, conductividad eléctrica
(CE), sólidos totales y sólidos disueltos y temperatura
(promedio de 5 lecturas puntuales), según la norma
NMX-AA-007 y 008. En el laboratorio se determi-
nó: nitrógeno total (NMX-AA-026), fósforo total
(NMX-AA-029), metales (Cu, Zn, Ni, Pb, Cd y Cr
VI
)
(NMX-AA-051) y número de huevos de helmintos
(HH) por litro de acuerdo al método propuesto en el
Anexo 1 de la NOM-001-SEMARNAT-1996. Las
bacterias coliformes totales (CT) en número más
probable (NMP) 100 mL
-
1
se determinaron por di-
lución de las muestras de 1 a 100,000 y siembra en
caldo lauril triptosa a tres diluciones 1:1, 1:9 y 0.1 a
9.9, cinco tubos de cada dilución. Se usó colorante
verde de bromocresol y la campana de Durham como
indicadores. Los tubos con reacción positiva se con-
Frmaron para coliformes fecales (C±) al sembrar en
caldo bilis lactosa verde brillante, de acuerdo al mé-
todo propuesto en la norma NMX-AA-42. El conteo
de HH se hizo con ayuda de una cámara de conteo
Sedgwick Rafter y se revisó por alícuotas en el total
de la muestra concentrada utilizando un microsco-
pio Olympus (CX31). Los huevos se identiFcaron
considerando tamaño, forma, color, cubierta externa,
presencia o ausencia de operculum, protoplasma y
agrupación (Cox 1993, Anónimo 2006).
Los análisis se hicieron por duplicado y se usó
agua destilada-desionizada. Se tuvo certeza de los
resultados de laboratorio, al cotejarlos con los análisis
de un laboratorio certiFcado.
Análisis estadístico
Se determinaron las medidas de tendencia central
y de dispersión de las variables cuantiFcadas. Se ana
-
lizó y evaluó la información de laboratorio y campo,
de acuerdo a los límites máximos permisibles (LMP)
que se establecen en las normas oFciales correspon
-
dientes. Se elaboró una propuesta preliminar sobre
las medidas a tomar para resolver los problemas de
contaminación.
RESULTADOS
Se identiFcaron 14, 6 y 5 descargas principales
de aguas residuales para los ríos Texcoco, Chapingo
y San Bernardino, respectivamente (
Fig. 1
). Como
lo indican Belmont y Metcalfe (2004), los cauces
se pueden considerar drenes que colectan el agua
residual de los pueblos aledaños (
Fig. 1
). Además
se observó que a lo largo de los cauces de cada río
hay residuos sólidos que deterioran el paisaje y la
calidad del ambiente.
La parte superior de la cuenca del río Texcoco tie-
ne diversos manantiales que se utilizan como fuente
de agua potable y para riego. En la parte central y
Fnal del cauce se incorporan a la pequeña corriente
del río las descargas de aguas residuales. En cambio,
R. Rivera-Vázquez
et al.
72
debido a modifcaciones en sus cauces, los ríos Cha
-
pingo y San Bernardino en la actualidad no llevan
escurrimientos naturales. El destino fnal de las aguas
de los tres ríos, es un dren colector que se une con las
aguas residuales de la Ciudad de México.
Las descargas se realizan a través de tubos de
asbesto (de 6 a 12 pulgadas de diámetro, sólo en dos
descargas el diámetro es mayor a 30 pulgadas). Los
caudales varían desde 0.2 L s
-
1
hasta 35 L s
-
1
, y las
aguas residuales provienen de poblaciones urbanas
y rurales.
De mayo de 2004 a abril de 2005 se realizaron 10
muestreos en las 25 descargas principales. Catorce de
las descargas corresponden al río Texcoco (con claves
de identifcación de TE01 a TE14), 6 al río Chapingo
(CH01 a CH06) y 5 al río San Bernardino (SB01 a
SB05). Los sitios identifcados como TE15, CH07 y
SB06 corresponden a muestras colectadas de agua
que Fuye en los ríos, después que han recibido toda
el agua residual de las descargas y en donde se desvía
para ser utilizada para la agricultura local.
Las aguas de las descargas son ligeramente al-
calinas, muy turbias debido al contenido de materia
orgánica y sólidos totales, ligeramente salinas, con
baja concentración de oxígeno disuelto, lo que es
muy restrictivo para la vida acuática (
Cuadro I
).
La concentración de oxígeno es menor que el valor
crítico (3 mg L
-
1
) propuesto por Radojevic (1999)
para la vida acuática. Los contenidos de fósforo y
nitrógeno totales son ligeramente elevados, el pro-
medio de nitrógeno superó el LMP pero el de fósforo
no. El fósforo está relacionado con el contenido de
substancias activas al azul de metileno (SAAM) que
proceden de los detergentes. Los metales pesados no
constituyen un problema de contaminación en esta
agua, porque están por debajo de los LMP estable
-
cidos en la norma y no se detectó Cr hexavalente
(
Cuadro I
).
Los coliformes totales (CT) se determinaron en
los diez muestreos; mientras que las coli±ormes ±e
-
cales (CF) sólo se determinaron en tres de los diez
muestreos. Más del 96 % de los tubos de siembra
positivos para CT fueron también positivos para CF
en el medio caldo bilis lactosa verde brillante (
Cua
-
dro II
). Con datos de 3 muestreos se estableció una
relación lineal entre el NMP de coliformes totales
y fecales (CF = 11097 + 0.9736 CT, con una R
2
=
0.9868) y en términos del logaritmo de los NMP la
Fig. 1.
Ubicación geográfca y descargas residuales de los ríos Texcoco, Chapingo y San Bernardino
TEX = Texcoco
NAT = Nativitas
TEQ = Tequexquinahuac
UACH = Universidad Autónoma Chapingo
SPO = Sector Popular
HUX = Huexotla
SBD = San Bernardino
UHI = Unidad Habitacional ISSSTE
CONTAMINACIÓN POR COLIFORMES Y HELMINTOS EN LA CUENCA DEL VALLE DE MÉXICO
73
CUADRO I.
CARACTERÍSTICAS GENERALES DEL AGUA RESIDUAL
Variable
Unidad
Valor promedio
Variable
Unidad
Valor promedio
pH
7.6
N total
mg L
-
1
43.4
Turbidez
1
NTU
448.0
P total
14.8
2
CE
µS cm
-
1
1,031.8
3
SAAM
10.2
Sólidos totales
mg L
-
1
1,876.7
Pb
0.031
Sólidos totales disueltos
514.7
Zn
0.231
Oxígeno disuelto
1.6
Ni
0.026
Cu
0.089
Ca
2+
28.7
Cd
0.004
Mg
2+
me L
-
1
16.6
Helmintos
No. de
Huevos L
-
1
2.03
Cl
-
6.7
Coliformes
4
NMP100 mL
-
1
2.46 x 10
8
1
NTU= Unidades nefelométricas de turbidez
2
CE= Conductividad eléctrica
3
SAAM= Substancias activas al azul de metileno
4
NMP= número más probable
CUADRO II.
PROMEDIO DE NÚMERO MÁS PROBABLE DE BACTERIAS COLIFORMES TOTALES (CT
1
)
Y FECALES (CF
2
), Y HUEVOS DE HELMINTO (HH) POR SITIO DE DESCARGA
Clave
HH (huevos L
-
1
)
CT (x 10
6
NMP 100 mL
-
1
)
CF (x 10
6
NMP 100 mL
-
1
)
del sitio
3
Prom
4
Mín
5
Máx
3
Prom
4
Mín
5
Máx
3
Prom
4
Mín
5
Máx
CH 01
3.06
0.80
8.50
1.50
0.08
5.4
1.20
0.08
2.4
CH 02
3.12
1.25
7.20
3.44
0.02
24.0
3.32
0.02
9.2
CH 03
3.40
2.25
5.00
1.94
0.02
16.0
1.88
0.02
16.0
CH 04
2.25
1.00
4.50
2.11
0.02
16.0
2.00
0.02
16.0
CH 05
4.28
0.50
7.25
2.50
0.02
16.0
2.47
0.02
16.0
CH 06
1.27
0.75
3.40
3.21
0.01
24.0
3.01
0.01
24.0
SB 01
0.80
0.00
2.00
0.60
0.11
24.0
0.48
0.05
7.9
SB 02
2.84
0.80
10.00
2.64
0.02
24.0
2.55
0.02
24.0
SB 03
5.89
0.00
16.20
2.59
0.05
16.0
2.59
0.05
16.0
SB 04
1.41
0.50
4.00
4.28
0.11
24.0
4.26
0.05
24.0
SB 05
4.29
0.40
8.00
3.64
0.02
24.0
3.62
0.02
24.0
TE 01
1.59
0.00
3.60
5.19
0.02
24.0
4.98
0.49
24.0
TE 02
0.38
0.00
1.50
1.40
0.05
9.2
1.40
0.07
9.2
TE 03
0.80
0.00
4.00
0.98
0.07
3.5
0.83
0.11
2.4
TE 04
2.37
0.00
4.60
1.57
0.05
9.2
1.57
0.05
9.2
TE 05
1.26
0.00
3.60
1.33
0.02
5.4
1.33
0.02
5.4
TE 06
0.43
0.00
1.75
1.48
0.05
9.2
1.48
0.33
9.2
TE 07
0.52
0.00
1.60
0.56
0.02
3.5
0.56
0.13
1.7
TE 08
0.04
0.00
0.20
2.56
0.11
16.0
2.55
0.13
16.0
TE 09
7.68
0.25
30.80
3.90
0.11
24.0
3.85
0.49
24.0
TE 10
2.15
0.00
5.00
3.17
0.05
24.0
3.17
0.05
24.0
TE 11
0.97
0.00
3.00
1.25
0.05
9.2
1.22
0.33
9.2
TE 12
2.01
0.00
5.80
3.24
0.17
24.0
2.49
0.17
16.0
TE 13
1.75
0.75
3.00
4.39
0.04
24.0
4.22
0.33
24.0
TE 14
1.92
0.00
4.50
1.99
0.02
9.2
1.86
0.49
9.2
TE 15
0.14
0.00
0.40
16.73
0.2
24.0
16.7
2.2
24.0
Promedio
6
CH
2.50
0.94
5.19
2.75
0.62
18.1
2.70
0.03
17.8
SB
2.56
0.28
6.77
2.88
0.38
18.7
2.72
0.03
16.5
TE
1.60
0.07
4.89
2.36
0.59
13.9
2.29
0.30
13.1
1
Promedio de 10 muestreos.
2
Promedio de 3 muestreos.
3
Prom= promedio.
4
Mín= mínimo.
5
Máx= Máximo.
6
Des-
cargas en los ríos CH=Chapingo, TE=Texcoco y SB=San Bernardino
R. Rivera-Vázquez
et al.
74
relación observada fue Log CF =
-
0.1667 + 1.0171
Log CT con una R
2
= 0.9417, en los cuales se observa
la interrelación de las variables, (
Fig. 2
).
No se observaron diferencias estadísticas entre
sitios de muestreo probablemente por la amplia varia-
bilidad en los NMP. Aunque en los sitios de descarga
con mayor densidad de población se observaron
mayores valores máximos. El intervalo de variación
entre el número de coliformes fecales fue de 2 orde-
nes de magnitud. Sin embargo, hubo diferencias entre
fechas de muestreo, (la DSH = 5.45 x 10
6
con
=
0.01). Las concentraciones de CF sobrepasaron, en
varios órdenes de magnitud, los LMP que marca la
norma (1,000 NMP/100 mL para promedio mensual
y 2,000 NMP/100 mL para promedio diario, cuando
el agua es vertida en los causes y se usa para riego
agrícola).
Los sitios con mayor contenido de coliformes
corresponden a las descargas de las colonias más
grandes (TE01, TE09, TE13 y CH02). La cantidad
de huevos de helmintos contabilizados en el río San
Bernardino pocas veces superó el límite (5 HH L
-
1
)
para riego no restringido, pero en la mayoría de los
casos rebasó la norma establecida de 1 huevo L
-
1
cuando el agua se emplea para riego restringido. En
las descargas de los ríos Chapingo y San Bernardino
el promedio fue de 2.5 HH L
-
1
, en las del río Texcoco
fue de 1.6 HH L
-
1
.
El número máximo de huevos se
observó en las descargas provenientes de los núcleos
y = 1.0171x - 0.1667
R
2
= 0.9417
2
3
4
5
6
7
8
4
4.5
5
5.5
6
6.5
7
7.5
8
Log (NMP de CT)
Log (NMP de CF)
Fig. 2.
Relación entre el logaritmo del NMP de CT y CF deter-
minadas en muestras de agua residual de las descargas
a los ríos
a)
20
μ
m
20
μ
m
20
μ
m
20
μ
m
20
μ
m
b)
c)
d)
e)
Fig. 3.
Huevos de especies de helmintos encontrados en el agua residual: a)
Ancylostoma
sp., b)
Ascaris
sp., c)
Himenolepis
sp.
d)
Trichuris
sp. y e)
Enterobius
sp. (en etanol- ácido sulfúrico, 40x). Fotos: L. P. González Ramírez.
CONTAMINACIÓN POR COLIFORMES Y HELMINTOS EN LA CUENCA DEL VALLE DE MÉXICO
75
poblacionales más numerosos: en los ríos Texcoco y
San Bernardino.
Entre los géneros y especies de helmintos observa-
dos en las muestras están
Ancylostoma
sp.,
Hymeno-
lepis nana
,
Ascaris
sp. (posiblemente
A. lumbricoides
o A. suum,
pues se descargan heces fecales porcinas),
Trichuris trichiura
y
Enterobius
sp. (
Fig. 3
).
DISCUSIÓN
Las elevadas concentraciones de bacterias coli-
formes fecales implican una carga de excrementos
de humano muy grande, superan en varios órdenes
de magnitud los LMP propuestos en la norma. Esto
es lógico pues los límites corresponden a aguas resi-
duales tratadas, mientras que las aguas muestreadas
del presente estudio no son tratadas. El uso agrícola
de estas aguas constituye una fuente de exposición,
principalmente en la producción de hortalizas, que se
venden en el mercado local, y forrajes como la alfalfa
que se usa para la alimentación de animales como
las vacas lecheras. En las aguas residuales urbanas
se suelen encontrar altas cantidades de coliformes
fecales. Medema (2001) ha reportado cifras similares
del contenido de bacterias coliformes totales. Cifuen-
tes
et al
. (2000) reportaron intervalos de 7.41 x 10
3
a 1.19 x 10
8
en aguas procedentes de la Ciudad de
México. La dispersión del polvo de los sedimentos
de las aguas usadas para riego podría constituir un
riesgo epidemiológico (Rosas
et al
. 1997).
A la alta concentración de coliformes que se en
-
contró, hay que agregar el problema de los huevos
de helmintos, que son un riesgo adicional que es
necesario atender, a pesar de no pasar los LMP en
forma constante.
Las muestras obtenidas del cauce de cada uno
de los rìos, al Fnal de la zona de descargas, tuvieron
en forma general menor NMP de CT, CF y numero
de HH (sitios CH07, SB06 y TE15). Esto se debe,
aparentemente, a la sedimentación de partículas sus-
pendidas en el lecho del río, que en términos prácticos
se podría interpretar como atenuación de la contami-
nación durante el trayecto del agua; pero implica que
los sedimentos en el cauce sean los que contengan
las bacterias coliformes y los huevos de helmintos.
Los huevos al secarse pueden ser arrastrados por el
viento y permanecer algún tiempo suspendidos en la
atmósfera (Rylander 1999).
Si se considera que los huevos de algunas especies
de helmintos son resistentes por periodos prolon-
gados a condiciones adversas como sequía y altas
temperaturas o tratamiento de lodos (Araujo
et al
.
2003), existe el riesgo de dispersión con el polvo y
por lo tanto de otra forma de exposición a las personas
que viven cerca del río.
Sería conveniente estudiar en esta zona la relación
entre la contaminación del agua y las denominadas
patologías hídricas: diarrea, cólera, disentería, que
ha sido investigada en otras regiones (Blumenthal
et al.
2000). En la región no se conocen estudios en
los que se pruebe esta relación. Además hay factores
que inciden también en dichas enfermedades, tales
como nivel de educación, tipo de vivienda, hábitos
de higiene y disponibilidad de servicios públicos
(Crompton y Nesheim 2002).
Las estadísticas sobre los problemas de salud ocu-
rridos en el Estado de México durante 2004, muestran
que las enfermedades infecciosas y parasitarias del
aparato digestivo son la segunda causa de consulta
en los centros de salud, hospitales y consultorios par-
ticulares (ISEM 2004). Para el caso que nos ocupa,
la alta incidencia de las enfermedades infecciosas y
parasitarias del aparato digestivo se puede estudiar
en función al contacto con agua contaminada, o de
alimentos que estuvieron en contacto con dichas aguas,
o la presencia de polvo en el aire. En este sentido las
aguas residuales pueden ser un agente de dispersión
de patógenos, como se ha sugerido para otras regiones
(Down
et al
. 1999). Según datos de la SSA (2004) en
Texcoco (con una población de 230,000 habitantes)
de cada 100 personas, 18 consultaron al médico por
dichas enfermedades, que corresponde a 41,828 casos,
valor mayor al reportado por Downs
et al
. (1999) en
el Valle del Mezquital, Hidalgo, donde se riega con
aguas residuales. A nivel estatal con una población de
13 millones, el número se reduce a 6 casos por cada
100 habitantes, que es un total de 762,938 casos. Sin
embargo, es necesario hacer estudios epidemiológicos
para no incurrir en conjeturas o especulaciones, puesto
que el sólo contacto con las aguas contaminadas no
determina que exista una infección.
Para resolver este problema de contaminación de
las aguas de los ríos, se considera importante rehabi-
litar y operar las plantas de tratamiento existentes en
la zona, además de planear y construir plantas adicio-
nales para tratar el volumen de aguas residuales que
se generan. En este último caso habría que analizar
la conveniencia de implementar métodos alternativos
para la depuración, como son los humedales artiFcia
-
les que ya han sido probados satisfactoriamente en la
zona (Belmont
et al
. 2004) y lagunas de estabiliza-
ción o tratamientos primarios avanzados (Jiménez,
2005). Estos métodos de tratamiento simples y de
bajo costo de operación y mantenimiento permitirían
la recarga de los acuíferos (Denny 1997).
R. Rivera-Vázquez
et al.
76
CONCLUSIONES
La descarga de aguas residuales no tratadas en los
ríos de la región de Texcoco contaminan los cauces
principalmente con bacterias coliformes fecales, lo
que constituye un problema cuya solución requerirá
del establecimiento, rehabilitación y operación de
plantas de tratamiento u otras alternativas. El conte-
nido promedio de huevos de helminto sólo es superior
al LMP establecido para riego restringido en los ríos
Chapingo y San Bernardino y sólo en la descarga 03
del río San Bernardino fue algunas veces mayor que
el LMP para riego no restringido.
AGRADECIMIENTOS
Esta investigación se Fnanció a través del pro
-
yecto 2002-C01-283 de SEMARNAT-CONACyT.
Tres de los autores recibieron becas del CONACyT.
Los autores reconocemos el apoyo otorgado por la
administración del Municipio y del Departamento
de Agua Potable y Alcantarillado de Texcoco 2003-
2006. Se agradece la crítica constructiva de dos
revisores anónimos.
REFERENCIAS
Anónimo (2006). Endoparasite identiFcation. Medaille
College. Bufalo, NY. [En línea]. Disponible en: www.
medaille.edu/umacer/126_lec:02endoparasiteid.html.
(Consultado: febrero de 2005).
Ayuntamiento Municipal (2003). Plan Municipal de
Desarrollo Urbano de Texcoco 2003-2006. Texcoco,
México.
Barke R., Scout C.A., De Fraiture C. y Amarasinghe
U. (2000). Global water shortages and challenges
facing México. Inter. J. Water Resour. Develop. 16,
525-542.
Belmont M.A. y Metcalfe C.D. (2004). Contaminación
del agua en la cuenca del río Texcoco, Mexico. En:
Gestion integral de cuencas y asentamientos humanos.
(S. Mercure, W. Wilson y T. Whillans, Eds.). Memorias
Imbakucha, 2002, Otavalo, Ecuador, Abya-Yala, Quito,
Ecuador, pp. 273-282.
Belmont M.A., Cantellano E., Thompson S., Williamson
M., Sánchez A. y Metcalfe C.D. (2004). Treatment of
domestic wastewater in a pilot-scale natural treatment
system in Central Mexico. Ecol. Eng. 23, 299-311.
Blumenthal U.J., Mara D.D., Peasey A., Ruiz-Palacios G.
y Stott R. (2000). Guidelines for the microbiological
quality of treated wastewater used in agriculture: rec
-
ommendations for revising WHO guidelines. Bulletin
of the World Health Organization 78, 1104-1116.
Carrillo-González R. y Cajuste L.J. (1995). Behavior of
trace metals in soils of Hidalgo, México. J. Environ.
Sci. Health. A30, 143-155.
Carrillo-González R., Cajuste L.J. y Hernández H.L.
(1992). Acumulación de metales pesados en un suelo
regado con aguas residuales. Terra 10, 166-173.
Cifuentes E., Gómez M., Blumenthal U., Tellez-Rojo
M.M., Romiel I., Ruiz-Palácios G. y Ruiz-Velazco S.
(2000). Risk factors for
Giardia intestinalis
infection
in agricultural villages practicing wastewater irrigation
in México. Am. J. Trop. Med. Hig. 62, 388-392.
CNA (Comisión Nacional del Agua) (1998). Ley Federal
de Derechos. México. [En línea] Disponible en: http.//
www.cna.gob.mx. (Consultado el 24 de noviembre
de 2005)
CNA (Comisión Nacional del Agua) (2004). Estadísti-
cas básicas del agua 2004. Un producto del sistema
uniFcado de información básica del agua (SUIBA).
México, D.F.
Cox F.E.G. (1993).
Modern parasitology. A text book of
parasitology
. 2 ed. Blackwell Science, 292 p.
Crompton D.W.T. y Nesheim M.C. (2002). Nutritional
impact of intestinal helminthiasis during the human
life cycle. Annual Review Nutr. 22, 35-59.
Cuadri M.J. (1981). Agricultural land irrigation with waste-
water in the Mezquital Valley. En:
Municipal wastewater
in agriculture
(F.M. D´ltri, M.J. Aguirre y N.M. Athie
Academic Press, Nueva York, pp. 217-248.
Denny P. (1997). Implementation of constructed wetlands
in developing countries. Water Sci. Tech. 35, 27-34
Downs T.J., Cifuentes-García E. y Suffet I.M. (1999).
Risk screening for exposure to groundwater pollution
in a wastewater irrigation district of the Mexico City
region. Environ. Health Perspect. 107, 553-561.
Foster S., Garduño H. y Kemper K. (2004). The COTAS.
Progress with stakeholder participation in groundwater
management in Guanajuato, México. Case proFle col
-
lection No. 10. World Bank. GW. Mate.
Gelover S., Bandala E.R., Leal-Ascencio T., Pérez S. y
Martínez E. (2000). GC-MS determination of volatile
compounds in drinking water supplies in Mexico.
Environ. Toxicol 15, 131-139.
Gold-Bouchot G., Silva-Herrera T. y Zapata-Pérez O.
(1995). Organochlorine pesticide residue concentra-
tions in biota and sediments from Rios Palizada, Méxi-
co. Bull. Environ. Contam. Toxicol. 54, 554-561.
Gold-Bouchot G., Zavala-Coral M., Zapata-Pérez O. y
Ceja-Moreno V. (1997). Hydrocarbon concentration in
oysters (
Crassostrea
virginica
) and recent sediments
from three coastal lagoons in Tabasco, México. Bull.
Environ. Contam. Toxicol. 59, 430-437.
CONTAMINACIÓN POR COLIFORMES Y HELMINTOS EN LA CUENCA DEL VALLE DE MÉXICO
77
Haas C.N., Rose J.B. y Gerba C.P. (1999).
Quantitative
microbial risk assessment.
New York. John Wiley &
Son, 499 p.
Hansen A.M. y van Afferden M. (2004). Modeling cad-
mium concentration in water of Lake Chapala, Mexico.
Aquatic Sci. 66, 266-273.
Hene L.J., Schneider D.W. y Martínez L.M. (2002). Rapid
assessment of organic pollution in a west central Mexi-
can river using a family level biotic index. J. Environ.
Planning Managent. 45, 613-632.
ISEM (Instituto de Salud del Estado de México) (2004).
Informe anual 04 de enero de 2004 a 01 de enero de
2005. Boletín Epidemiológico. Año 7. No 52A. Vol
565A. Toluca, México.
Jiménez B. (2005). Treatment technology and standards for
agricultural wastewater reuse: a case study in Mexico.
Irr. Drainage. 54, S23-S33.
Lara G.J.L. (1991). Alcantarillado. Universidad Nacional
Autónoma de México, Facultad de Ingeniería, División
de Ingeniería Civil, Topográfca y Geodésica. Departa
-
mento de Ingeniería Sanitaria. México. pp: 55-68.
Medema G., y Schijven J.F. (2001). Modelling the sew-
age discharge and dispersion of
Cryptosporidium
and
Giardia
in surface water. Water Research. 35, 4307-
4316.
Méndez-García L., Rodríguez-Domínguez L. y Pala-
cios-Mayorga S. (2000). Impacto del riego con aguas
contaminadas, evaluado a través de la presencia de
metales en suelos. Terra 18, 279-288.
Mestre J.E.R. (1997). Integrated approach to river basin
management: Lerma-Chapala case study- attributions
and experiences management in México. Water Int.
22, 140-152.
Postel S. (2000). Entering an era of water scarcity: the chal-
lenges ahead. Ecological Applications 10, 941-948.
Radojevic M. y Bashkin V. N. (1999). Practical environ-
mental analysis. RSC. Cambridge, UK. pp. 466.
Rosales-Hoz L., Carranza-Edwards A. y López-Hernández
M. (2000). Heavy metals in sediments of a large, turbid
tropical lake affected by anthropogenic discharges.
Environ. Geol. 39, 378-383.
Rosas I., Salinas E., Yela A., Calva E., Eslava C. y Cravioto
A. (1997).
Escherichia coli
in settled dust and air sam-
ples collected in residential environments in Mexico
city. Applied Environ. Microbiol. 63, 4093-4095.
Rylander R. (1999). Health effects among workers in
sewage treatment plants. Occupational Environ. Med.
56, 354-357.
Secretaría de Economía (1996). Norma Ofcial Mexicana
NOM-001-SAMARNAT-1996. Que establece los
límites máximos permisibles de contaminantes en
las descargas de aguas residuales en aguas y bienes
nacionales. Diario Ofcial de la Federación, 6 de enero
de 1996. México, D.F.
Secretaría de Economía (1998). Norma Ofcial Mexicana
NOM-003-SAMARNAT-1997. Que establece los
límites máximos permisibles de contaminantes en las
descargas de aguas residuales en aguas y bienes nacio-
nales. Diario Ofcial de la Federación, 21 de septiembre
de 1998. México, D.F.
Shaffer P.T.B., Metcalf T.G. y Sproul O.J. (1980). Chlorine
resistance of poliovirus isolants recovered from drink-
ing water. Appl. Environ. Microbiol. 40, 1115-1119.
Soto-Galera E., Paulo-Maya J., López-López E. y Serna-
Hernández J.A. (1994). Environmental deterioration
of Rio Grande de Morelia, Mexico: An endangered
tropical system. Lake Reserv. Manage. 9, 105-115.
SRH (Secretaría de Recursos Hidráulicos) (1974). Intern.
report on nutrient and pesticide pollution in the Lerma
river basin. México. Plan Nacional Hidráulico. pp. 25.
UNAM (Universidad Autónoma de México) (1988). Nor-
mas de proyecto para obras de alcantarillado sanitario
en localidades urbanas de la República Mexicana.
Facultad de Ingeniería. México, pp. 33-45.
logo_pie_uaemex.mx