Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
TRES DOSIS INOCULANTES CON
Proteus
sp EN LA BIODEGRADACIÓN
DE PETRÓLEO CRUDO
Marcia Eugenia OJEDA-MORALES
1
, Miguel Ángel HERNÁNDEZ-RIVERA
1
,
José Gabriel MARTÍNEZ-VÁZQUEZ
2
*, Laura Lorena DÍAZ-FLORES
1
y
María del Carmen RIVERA-CRUZ
3
1
División Académica de Ingeniería y Arquitectura, Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, km. 1 Carretera
Cunduacán-Jalpa, Colonia Esmeralda, Cunduacán, Tabasco, México, CP: 86040
2
Facultad de Salud y Ciencias A. F., Universidad Internacional SEK, Ismael Valdés 834, Santiago, Chile, CP
8320000
3
Colegio de Postgraduados Campus Tabasco, Periférico Carlos A. Molina, km 3, Carretera Cárdenas-Huiman-
guillo, Cárdenas, Tabasco, México, CP. 86570
* Autor responsable; gabrielm81@hotmail.com
(Recibido marzo 2011, aceptado agosto 2012)
Palabras clave: biodegradación de hidrocarburos,
Proteus
sp, dosis inoculante, biorremediación
RESUMEN
Desde hace varias décadas existen en México extensas áreas impactadas por derra-
mes petroleros. La mayoría de las tecnologías de biorremediación actuales utilizan
microorganismos para descontaminar sitios con hidrocarburos. En este trabajo se
prepararon y evaluaron tres dosis inoculantes de
Proteus
sp. sobre un suelo arcilla-
limoso contaminado con hidrocarburos. Las muestras de suelo se colectaron en el
municipio Cunduacán, Tabasco, México. Se determinaron la cantidad de hidrocar-
buros totales de petróleo (HTP) removidos y la magnitud del desarrollo poblacional
microbiano durante el estudio, empleando un diseño experimental tipo factorial
3×3×3: tres concentraciones de HTP (tratamientos T
1=50 000 ppm,
T
2=70 000 ppm,
T
3=90 000
ppm
), tres tiempos de desarrollo del inóculo del microorganismo previos al sembrado
en el suelo contaminado (D
1=48 h,
D
2=72 h,
D
3=96 h
) y tres repeticiones. Los datos fueron
analizados con el procedimiento ANOVA y prueba de medias mediante el paquete
estadístico SAS-6.0. La dosis que presentó la mayor degradación en un lapso de 90
d fue la D
1
en todos los tratamientos: 70.99 % (T
1
), 75.58 % (T
2
) y 67.56 % (T
3
) con
poblaciones bacterianas fnales de 3.506×10
3
, 4.100×10
3
y 3.867×10
3
UFC/g de suelo,
respectivamente. Se recomienda preparar el inoculante 48 h antes de ser vertido al
suelo arcilla-limoso, contaminado con petróleo crudo tipo Istmo y acondicionado
con Triple 17, para realizarle biorremediación.
Key words: biodegradation of hydrocarbons,
Proteus
sp, inoculum dose
, bioremediation.
ABSTRACT
For several decades have existed in Mexico large areas impacted by oil spills. The
majority of current bioremediation technologies use microorganisms to clean up oil
sites. In this work, were prepared and evaluated three doses of
Proteus
sp. inoculants
on clay-loam soil contaminated with hydrocarbons. The soil samples were collected
Rev. Int. Contam. Ambie. 28 (4) 323-332, 2012
M.E. Ojeda-Morales
et al.
324
in the municipality of Cunduacán, Tabasco, México. We determined the amount
of total petroleum hydrocarbons (TPH) removed and the magnitude of population
development of microorganisms during the study, using a factorial experimental
design 3×3×3: three concentrations of HTP (treatments T
1=50 000 ppm,
T
2=70 000 ppm,
T
3=90 000 ppm
), three times seed development of the microorganism pre-planted in
the contaminated soil (D
1=48 h,
D
2=72 h,
D
3=96 h
) and three replications. The data were
analyzed using ANOVA procedure and mean test using the statistical software SAS-
6. The dose that showed the highest degradation within 90 d was D
1
in all treat-
ments: 70.99 % (T
1
), 75.58 % (T
2
) and 67.56 % (T
3
) with late bacterial population
3.506×10
3
, 4.100×10
3
and 3.867×10
3
CFU/g of soil, respectively. Therefore, it is
recommended to prepare the inoculum 48 h before being discharged into the clay-
loam soil contamined with Istmo crude petroleum, and conditioning with Triple 17
in order to perform bioremediation.
INTRODUCCIÓN
En México la explotación de los recursos natu-
rales del estado de Tabasco contribuye de manera
notable a la economía nacional, contando con una
aportación del 5.7 % al Producto Interno Bruto
(PIB) por sus actividades industriales (INEGI
2009), correspondiendo un aporte del 3.7 % al PIB
total nacional por la extracción de petróleo crudo
de los pozos en tierra en este estado del sureste
mexicano (Arias 2010). El total de extracción de
petróleo crudo en México en el año 2009 fue de
2.6 millones de barriles diarios, de los cuales el
77.5 % se obtuvieron de las regiones marinas del
Golfo de México (Cruz-Serrano 2010), y el 17.3 %
fueron extraídos de los pozos en tierra de Tabasco
(Hernández 2009). Sin embargo, en lo que respecta
a la explotación del petróleo, existen muchas con-
secuencias relacionadas con la contaminación de los
ecosistemas de esta región tropical. México produce
tres tipos principales de petróleo crudo: el Maya-22
pesado, que constituye casi la mitad del total de la
producción; el Istmo-34 ligero (tipo de petróleo crudo
empleado en el presente trabajo), bajo en azufre que
representa casi un tercio del total de la producción;
y el Olmeca-39 extra ligero, aproximadamente la
quinta parte del total de la producción (López 2009).
Las fuentes de contaminación más comunes debidas
a la explotación del petróleo que impactan grande-
mente al ambiente son los lodos de perforación de
tipo inverso y recorte (Vinalay 1998),
los ocasionados
por derrames de tuberías corroídas (Atlas y Bartha
2002), los producidos por accidentes y los tiraderos
de desechos semisólidos. Es por ello que se deben
emplear procesos de descomposición de la materia
orgánica por medios químicos o biológicos. Dentro
de los últimos, los microorganismos pueden oxidar
hidrocarburos y utilizarlos como fuente de energía
(Castro-Riquelme 2008, Machín-Ramírez
et al.
2010), convirtiéndolos en otros productos menos
tóxicos y en metabolitos intermediarios dentro de su
metabolismo (Fernández 2002, Madigan
et al.
2009).
Por lo anterior, resulta conveniente considerar
las técnicas de biorremediación para la restauración
de sitios contaminados, las cuales se aplican de
acuerdo con las necesidades y recursos con que se
cuenten en las zonas impactadas por las actividades
de la industria petrolera (Watanabe 2001, Fernández
2002). Las estrategias que emplea la biorremediación
del suelo contaminado incluyen el estímulo de los
microorganismos indígenas, introduciendo nutrientes
y oxígeno en el suelo (bioestimulación) o a través de
la inoculación de una cepa o consorcio microbiano
mixto enriquecido en la tierra, denominado bioau-
mentación (Barathi y Vasudevan 2001, Seklemova
et al
. 2001, D´Annibale
et al.
2006, Ogbulie
et al.
2010), ofreciendo una manera de proporcionar mi-
croorganismos específcos en número sufciente para
completar la biodegradación. Los microorganismos
tolerantes a este ambiente de estrés, dentro de los
que se encuentran un gran número de heterótrofos,
producen dióxido de carbono, agua, biomasa y otros
productos menos tóxicos, como consecuencia de la
oxidación de los hidrocarburos por acción de sus
monooxigenasas y dioxigenasas (Adams-Schroeder
et al.
2002, Leitão 2009).
Las bacterias, de las cuales dependen en su ma-
yoría los proyectos de biorremediación del sitio de
interés, son generalmente capaces de trabajar entre
un rango de temperatura alrededor de 7 hasta 32 ºC,
pero se desempeñan mejor en un rango de 15 hasta
30 ºC (Hernández-Rivera
et al
. 2011). La mayoría
de ellas tiene buen funcionamiento en un rango de
pH de 6.0 a 8.0, pero frecuentemente se encuen-
tran algunas que trabajan en pH alrededor de 8.5 y
también en un pH de 4.5 (Rivera-Cruz
et al
. 2002,
DOSIS DE
Proteus
sp PARA BIODEGRADACIÓN
325
Leitão 2009), lo que no descarta que haya algunas
que puedan manifestar un adecuado funcionamiento
a otras medidas de pH, incluso las ya conocidas. Los
microorganismos necesitan condiciones de humedad
y oxígeno adecuadas, la acumulación de agua en el
suelo no puede ser menor que el 50 % ni debe ser
mayor del 80 % de su capacidad de campo (capaci-
dad que tienen los suelos para mantener la humedad)
(Trinidade
et al
. 2002). La adición de demasiada agua
al suelo podría reducir el contenido de oxígeno en
el suelo. Frecuentemente manteniendo un contenido
de humedad apropiado se tiene un buen control de
la cantidad de oxígeno disuelto. La oxigenación en
la biorremediación se realiza mediante un mezclado
realizado con maquinaria adecuada (Trinidade
et al
.
2002). Los nutrientes complementarios para el de-
sarrollo de los microorganismos hidrocarbonoclastas
(N, P, K, etc.), pueden ser proporcionados y ajustados
con nutrientes inorgánicos. Si el contenido de nu-
trientes llega a ser limitado o exagerado, el funciona-
miento de la biorremediación declinaría (Fernández
2002, Fuentes 2008). El potencial metabólico de los
microorganismos para degradar petróleo encuentra
condiciones favorables de temperatura, nutrientes,
pH, oxígeno y humedad en suelos tropicales (Rivera-
Cruz
et al
. 2002).
Los géneros de bacterias degradadoras de hidrocar-
buros en el suelo son:
Achromobacter, Acinetobacter,
Actinomyces, Alcaligenes, Micrococcus, Mycobac-
terium, Nocordis, Proteus
y
Pseudomonas
(López
2009, Hernández-Rivera
et al
. 2011). De los géneros
de bacterias presentes en diferentes suelos contami-
nados con petróleo crudo, gasolina y queroseno, las
más abundantes fueron
Acinetobacter, Aeromonas,
Bacillus, Corynebacterium, Flavobacterium y Vi-
bri
o (López 2009). La biodegradación de diferentes
compuestos poliaromáticos de 2 hasta 4 anillos, entre
ellos naftaleno, fenantreno, pireno y Fuoranteno se
ha alcanzado con porcentajes de degradación de 59.5,
50.9, 63.0 y 89.7 % respectivamente, en un tiempo
de 10 d (Rivera-Cruz
et al
. 2002, Thavasi 2007). La
inoculación óptima que permite un tratamiento favo-
rable de sitios contaminados por hidrocarburos, sobre
todo de suelos, depende del tipo de microorganismo,
del suelo y de varios factores adicionales (Castro-
Riquelme 2008, Leitão 2009, Machín-Ramírez
et al
.
2010), algunos de los cuales tal vez aun no hayan sido
esclarecidos con la su±ciente rigurosidad.
Por lo anterior, resulta necesario, luego de de-
terminar
in vitro
el efecto de las variables que favo-
recen el crecimiento de diversos microorganismos
degradadores de hidrocarburos en un tipo de suelo
dado, continuar con los estudios en campo para en-
contrar las condiciones óptimas en la recuperación
de suelos contaminados por derrames de petroleros
en el estado de Tabasco y en cualquier lugar impac-
tado por las actividades de la industria petrolera.
MATERIALES Y MÉTODOS
El presente estudio se llevó a cabo sobre un suelo
del estado de Tabasco en México, empleando como
contaminante la fracción pesada del petróleo crudo
tipo Istmo, cuyo índice API es de 33.74 (escala arbi-
traria de densidad propuesta por American Petroleum
Institute) (Martínez-Vázquez
et al
. 2011). La bacteria
hidrocarbonoclasta utilizada para la degradación del
petróleo crudo fue
Proteus
sp. El estudio se llevó
a cabo cumpliendo cada Norma O±cial Mexicana
(NOM) y estadounidense (USEPA), donde corres-
pondió, de manera especí±ca.
Ubicación del área y toma de muestra de suelo
El tipo de suelo utilizado en esta investigación fue
un arcilla-limoso, ubicado en el estado de Tabasco. La
extensión territorial total del estado es de 24 751 km
2
(2 475 100 ha) (Rivera-Cruz 2004). Las muestras se
tomaron en el municipio de Cunduacán, México. Se
colectaron muestras del suelo, seleccionadas según
la Norma O±cial Mexicana NOM-021 (SEMARNAT
2002a). El área de muestreo ocupó una super±cie
de 10 000 m
2
(1 ha). El procedimiento utilizado fue
el del metro cuadrado, obteniéndose un total de 70
kg de suelo en 6 puntos de muestreo. Las muestras
se mezclaron para homogeneizarlas y obtener una
muestra compuesta, posteriormente se guardaron
en bolsas de polietileno, se sellaron y se dejaron en
refrigeración a 4 ºC hasta su uso.
Caracterización y procesamiento de la muestra
del suelo
La caracterización de las muestras de suelo im-
plicó los análisis físicos: humedad, densidad y tem-
peratura; y los químicos: pH e hidrocarburos totales
de petróleo (HTP), y biológicos: conteo de células
viables. Posteriormente se procedió a procesar las
muestras colectadas.
La medición del pH se hizo empleando la norma
NOM-021 (SEMARNAT 2002c). El análisis bioló-
gico se realizó con el método de recuento en placas
de células viables por diluciones en serie (Madigan
et al.
2009). Se utilizaron diluciones seriadas con
base 10 en condiciones estériles, las cuales consis-
tieron en diluir 10 g de suelo en 90 mL de agua, y
a continuación con una pipeta estéril se continuó la
M.E. Ojeda-Morales
et al.
326
dilución hasta llegar a 10
–6
g de suelo. Se prepararon
cajas de Petri por triplicado con su respectivo medio
de cultivo agar nutriente (AN) (Ramírez 2001), en
seguida se agregó al centro de cada una de las cajas
0.1 mL de las diluciones y se dispersó con una varilla
de vidrio por la superfcie del AN. Posteriormente,
las cajas fueron invertidas y se colocaron en bolsas
de plástico previamente desinfectadas con alcohol. A
continuación, se incubaron a 28 ºC hasta el desarrollo
de colonias. Para conocer las poblaciones microbia-
nas se realizaron conteos a las 24 h después de haber
sembrado. Se efectuó el conteo de células viables de
las unidades formadoras de colonias (UFC), para lue-
go transformarlas a unidades formadoras de colonias
por gramo de suelo seco (UFC/g ss), según Madigan
et al.
(2009).
Las muestras de suelo recolectadas, fueron some-
tidas a los procesos de secado, trituración, molienda
y tamizado de acuerdo con el método indicado por
la NOM-021 (SEMARNAT 2002b). Se colocaron
las muestras en refrigeración a 4 ºC para su posterior
contaminación con petróleo.
Diseño experimental de inoculación de la muestra
En esta etapa se procedió a obtener la fracción
pesada del petróleo crudo tipo Istmo con el cual se
contaminaron las muestras de suelo ya tratadas. A
continuación, el suelo tratado se contaminó con el
hidrocarburo y luego se acondicionó con los nutrien-
tes necesarios. Por otra parte se preparó el inóculo
con
Proteus
sp. y después se sembró en el suelo
contaminado y acondicionado. Posteriormente, se
dio seguimiento a la degradación del petróleo crudo
efectuada por este microorganismo.
Estabilización del petróleo crudo y establecimiento
de los tratamientos conforme al diseño experi-
mental
. El petróleo crudo tipo Istmo se estabilizó
según la norma NOM-138 (SEMARNAT, 2003a),
para tener la fracción pesada (que cubre pesos
moleculares mayores de C18), y posteriormente
se le determinó su densidad real vía picnómetro
(SEMARNAT 2002d). De acuerdo con el diseño
experimental de arreglo estadístico factorial 3×3×3,
se prepararon 27 unidades experimentales (u.e.) de
suelo. El arreglo consistió de tres concentraciones
de HTP estabilizado (tratamientos T
1
T
2 y
T
3
), con las
que se contaminaron las u.e. de suelo arcilla-limoso;
tres tiempos de desarrollo del inóculo de
Proteus
sp, previos al sembrado en el suelo contaminado
con petróleo (D
1
D
2 y
D
3
), y tres repeticiones. Esto
se desarrolló con los tratamientos: T
1
, 5×10
4
mili-
gramos de HTP por cada kg de suelo seco libre de
hidrocarburos (mg/kg HTP, 50 000 ppm); T
2
, 7×10
4
mg/kg HTP (70 000 ppm) y T
3
, 9×10
4
mg/kg HTP
(90 000 ppm). Los tiempos: D
1
, 48 h; D
2
, 72 h; D
3
,
96 h y las tres repeticiones para cada tiempo de
inoculación. Para cada u.e. se emplearon 1.5 kg de
muestra de suelo procesado libre de petróleo, con-
taminándose con la cantidad de petróleo necesaria
de acuerdo al valor de su densidad real y al diseño
experimental descrito arriba, por mezclado directo
y agitación con espátula.
Acondicionamiento del suelo, elaboración y siem-
bra del inóculo
. El acondicionamiento del suelo se
hizo agregándole fertilizante Triple 17 (0.908 kg
Triple17:1 m
3
suelo seco estéril), para proveer los
nutrientes necesarios a los microorganismos para
su desarrollo (López 2009, Hernández-Rivera
et al.
2011), porque contiene los nutrimentos (N, P, K)
que promueven una mayor multiplicación de cepas
después de las sales puras: Na
2
HPO
4
, KH
2
PO
4
,
NH
4
Cl, y MgSO
4
•7H
2
O (Kâstner
et al.
1994). La
elaboración del inoculo, se llevó a cabo en un medio
mineral líquido donde la única fuente de carbono fue
el petróleo crudo, empleándose la cepa bacteriana
de
Proteus
sp., la cual se obtuvo de manera similar
a un estudio anterior realizado por nuestro equipo
de investigación, donde se demostró que tenía un
gran potencial para degradar hidrocarburos deriva-
dos de petróleo (Hernández-Rivera
et al.
2011). Se
prepararon dos soluciones (A y B), como se indica
a continuación y se esterilizaron a calor húmedo
durante 30 min a 137.895 kPa (20 lb/in
2
) (López,
2009). Solución A: 0.8 g de K
2
HPO
4
, 0.2 g de KH-
2
PO
4
, 0.1 g de NaCl, 0.0125 g de Na
2
MoO
4
2H
2
O
y 0.1372 g de Na
2
Fe
EDTA disueltos en 900 mL de
agua destilada. Solución B: 0.2 g de MgSO
4
7H
2
O
y 1.2 g de CaCl
2
2H
2
O(CaCO
3
) disueltos en 100
mL de agua destilada (Rivera-Cruz
et al.
2002).
Las soluciones A y B se mezclaron en condiciones
axénicas y a continuación a esta mezcla se le adicio-
nó la cepa de
Proteus
sp. (5 mL cepa:1 L mezcla),
manteniéndose en aireación con compresor de aire
durante los tiempos indicados en el diseño del ex-
perimento, hasta su sembrado en el suelo contami-
nado con hidrocarburos: 48 h (D
1
), 72 h (D
2
) y 96 h
(D
3
). Finalmente a cada u.e. de suelo contaminado
con hidrocarburos y acondicionado con Triple 17,
se le agregó la solución del inóculo bacteriano en
la proporción 300 mL:1 kg suelo seco, de acuerdo
al modelo estadístico, adicionando agua destilada
estéril hasta completar el 50 % de humedad de la
capacidad de campo requerido. Posteriormente, se
le dio seguimiento al estudio.
DOSIS DE
Proteus
sp PARA BIODEGRADACIÓN
327
Seguimiento del experimento en el laboratorio
El experimento se llevó a cabo durante 90 d, tiem-
po durante el cual el monitoreo estuvo basado en la
medición de pH cada 15 d, realizada con el método de
la norma NOM-021 (SEMARNAT 2002c); la medi-
ción de temperatura, llevada a cabo todos los días du-
rante el tiempo que duró el estudio; la cuantifcación
de humedad (SEMARNAT 2003b); la determinación
de los HTP cada 15 d (SEMARNAT 2003a, USEPA
1996), y el conteo de células viables cada 15 d por el
método de recuento en placas por diluciones en serie,
como se indicó previamente. Los datos obtenidos
fueron analizados con el procedimiento ANOVA y
prueba de medias (Tukey, α≤0.05) mediante el paque
-
te estadístico SAS-6.0. Durante el experimento las
u.e. se mantuvieron aireadas y el suelo fue mezclado
con una espátula. Para mantener la humedad de las
u.e., se agregó agua destilada estéril a cada unidad
experimental de suelo. Los análisis correspondientes
al seguimiento del experimento en el laboratorio se
desarrollaron en las fechas indicadas, tomando 100 g
de muestra de cada u.e. y manteniéndolos en refrige-
ración a 4 ºC para su posterior procesamiento por las
técnicas referidas.
RESULTADOS
El análisis de textura del suelo mostró: 49 % masa
arcilla, 41 % masa limo y 10 % masa arena, dando so-
porte para clasifcarlo como suelo arcilla-limoso. Los
resultados de los análisis físicos, químicos y biológicos
obtenidos para el suelo en estudio libre de hidrocarbu-
ros, señalan una T de 25 ºC, 1056.8 kg/m
3
como valor
de densidad real, 4.0 de humedad, pH con un valor
de 6.5 y 5.9×10
–2
UFC/g de suelo seco. Asimismo,
las mediciones realizadas al petróleo tipo Istmo en
su fracción pesada (índice API = 33.74), que fue con
el que se contaminó el suelo en estudio, presentaron
una temperatura de 30 ºC y una densidad real de
0.85 g/mL. Las evaluaciones de los parámetros fsi
-
coquímicos y biológicos del suelo contaminado en
las u.e. se realizaron durante 90 d.
Medición de propiedades físicas (humedad,
temperatura), químicas (pH, HTP) y biológicas
(conteo de células viables)
Al inicio del tratamiento, la humedad en las
u.e. se ajustó a un valor de 50 % de la capacidad
de campo, puesto que los microorganismos re-
quieren condiciones mínimas de humedad para su
crecimiento, por lo que se mantuvieron en niveles
aceptables recomendados durante todo el tiempo
de análisis, es decir, un rango 30-40 % en cada uno
de los tratamientos (T
1
, T
2
y T
3
). En el tiempo que
duró el experimento, la temperatura de las u. e. se
ubicó en un intervalo de 24 ºC a 29 ºC en cada uno
de los tratamientos. El pH de las se mantuvo en un
intervalo entre 6.95 y 7.57 (Madigan
et al.
2009), el
cual era indispensable para el crecimiento deseado
de bacterias. Para controlar el pH en el interior
de cada u.e., se agregaron disolución de H
2
SO
4
ó
NaOH según se requiriera. En la
fgura 1
se muestra
la remoción de HTP presentes en los tratamientos
T, realizada por las diferentes dosis de aplicación de
Proteus
sp. a los tiempos previos de preparación del
inóculo D
1
(48 h), D
2
(72 h) y D
3
(96 h). Mientras
6
a
a
a
a
a
a
b
c
b
D1 (48 h)
D2 (72 h)
D3 (96 h)
5
4
3
2
0
0
Remoción de HTP
(mg/kg ss × 10
4
)
30
Tiempo (d)
A) Tratamiento 1
60
90
1
9
a
a
a
a
a
b
b
b
b
D1 (48 h)
D2 (72 h)
D3 (96 h)
8
6
7
5
4
3
2
0
0
Remoción de HTP
(mg/kg ss × 10
4
)
30
Tiempo (d)
B) Tratamiento 2
60
90
1
9
10
a
a
a
a
a
b
b
c
b
D1 (48 h)
D2 (72 h)
D3 (96 h)
8
6
7
5
4
3
2
0
0
Remoción de HTP
(mg/kg ss × 10
4
)
30
Tiempo (d)
C) Tratamiento 3
60
90
1
Fig. 1.
Remoción de petróleo crudo tipo Istmo en su fracción
pesada, como mg/g ss (miligramos de hidrocarburo por
kilogramo de suelo seco) desde el inicio hasta 90 d: A)
Tratamiento T
1
5×10
4
mg/kg HTP (50 000 ppm), B)
Tratamiento T
2
7×10
4
mg/kg HTP (70 000 ppm) y C)
Tratamiento T
3
9×10
4
mg/kg HTP (90 000 ppm). (Medias
con letras comunes en barras no diferen signifcativa
-
mente, α≤0.05)
M.E. Ojeda-Morales
et al.
328
que en el
cuadro I
se indican los porcentajes de re-
moción de HTP a los
90 días debido a cada inóculo
(D), para cada tratamiento.
Las poblaciones bacterianas encontradas a los
tiempos t = 0 h de inoculación en cada u.e., como
resultado de la siembra de las diferentes dosis de
Pro-
teus
sp. con tiempos previos de preparación del ino-
culo D
1
(48 h), D
2
(72 h) y D
3
(96 h), fueron 39 000,
1 210 000 y 350 000 UFC/g ss, respectivamente. La
fgura 2
indica las poblaciones del microorganismo
hidrocarbonoclasta
Proteus
sp., que se encontraron
en los tratamientos T (con las diferentes dosis de
aplicación del inóculo), a los tiempos de sembrado
de 30, 60 y 90 d.
Así mismo, en el
cuadro II
se muestra la cuan-
tifcación del desarrollo poblacional de
Proteus
sp
como UFC/g ss, a los 90 días debido a cada inóculo
(D), para cada tratamiento (T).
DISCUSIÓN
Los estudios realizados al suelo arcilla-limoso
previos a su tratamiento, mostraron la presencia de
hidrocarburos de tipo vegetal y una baja cantidad de
microorganismos, aunque ninguno de los encontrados
fue
Proteus
sp. La información obtenida del suelo
tratado junto con las mediciones hechas al petróleo
crudo tipo Istmo en su fracción pesada, sirvieron de
base para diseñar el experimento de tipo factorial
3×3×3 empleado en la presente investigación.
En el monitoreo de la humedad y la temperatura,
la primera es una variable importante que favorece
la degradación de contaminantes orgánicos por los
microorganismos, por lo cual es importante contro-
larla (Madigan
et al.
2009). Es por ello que durante
el desarrollo del presente estudio se mantuvo la
CUADRO I.
PORCENTAJE DE REMOCIÓN DE HTP A
LOS 90 d DEBIDO A CADA INÓCULO (D),
PARA CADA TRATAMIENTO (T) DE SUELO
ARCILLA-LIMOSO CONTAMINADO CON LA
FRACCIÓN PESADA DEL PETRÓLEO TIPO
ISTMO
Tratamiento
D1
D2
D3
(%)
T
1
(5×10
4
) mg/kg HTP)
79.99
57.80
64.19
T
2
(7×10
4
) mg/kg HTP)
75.58
49.43
75.20
T
3
(9×10
4
) mg/kg HTP)
67.56
65.60
48.02
Miligramos iniciales de HTP por cada kg de suelo seco
Tiempos de desarrollo del inóculo del
Proteus
sp, previos al
sembrado en el suelo contaminado con petróleo D1(48h), D2
(72h) y D3 (96h)
Fig. 2.
UFC por gramo de suelo seco de
Proteus
sp. a diferentes
tiempos de desarrollo del inóculo en las u.e. del suelo
arcilla-limoso, según los tratamientos: A) T
1
5×10
4
mg/
kg HTP (50 000 ppm), B) T
2
7×10
4
mg/kg HTP (70 000
ppm) y C) T
3
9×10
4
mg/kg HTP (90 000 ppm). (Medias
con letras comunes en barras no diferen signifcativa
-
mente, α≤0.05).
6
7
8
a
a
a
a
b
a
a
a
b
D1 (48 h)
D2 (72 h)
D3 (96 h)
5
4
3
2
0
Proteus
sp.
(UFC/g ss × 10
4
)
Proteus
sp.
(UFC/g ss × 10
4
)
Proteus
sp.
(UFC/g ss × 10
4
)
30
Tiempo (d)
A) Tratamiento 1
60
90
30
60
90
1
9
a
a
c
c
c
a
b
b
b
D1 (48 h)
D2 (72 h)
D3 (96 h)
8
6
7
5
4
3
2
0
Tiempo (d)
B) Tratamiento 2
1
9
10
a
a
a
a
b
b
b
b
b
D1 (48 h)
D2 (72 h)
D3 (96 h)
8
6
7
5
4
3
2
0
30
Tiempo (d)
C) Tratamiento 3
60
90
1
CUADRO II.
DESARROLLO POBLACIONAL DE
Proteus
sp COMO UFC/g DE SUELO, A LOS 90 d DE-
BIDO A CADA INÓCULO (D), PARA CADA
TRATAMIENTO (T) DE SUELO ARCILLA-
LIMOSO CONTAMINADO CON LA FRAC-
CIÓN PESADA DEL PETRÓLEO TIPO ISTMO
Tratamiento
D1
D2
D3
(UFC/g)
T
1
(5×10
4
) mg/kg HTP)
3506
3030
3300
T
1
(7×10
4
) mg/kg HTP)
4100
4276
3300
T
1
(9×10
4
) mg/kg HTP)
3867
3850
2710
Miligramos iniciales de HTP por cada kg de suelo seco
Tiempos de desarrollo del inóculo de
Proteus
sp, previos al
sembrado en el suelo contaminado con petróleo D1(48 h), D2
(72 h) y D3 (96 h)
DOSIS DE
Proteus
sp PARA BIODEGRADACIÓN
329
humedad en el rango 30-40 % en cada uno de los
tratamientos T (T
1
, T
2
y T
3
), siempre muy cerca de
lo señalado por Adams-Schroeder
et al
. (1999), quien
ha reportado que muchas bacterias aerobias trabajan
a niveles de humedad entre 40 y 70 % de la capacidad
de campo, por lo tanto la humedad mantenida durante
los 90 d de monitoreo es aceptable. En el caso de la
temperatura, la biorremediación funciona de manera
general en un intervalo de aproximadamente 5 a 40
ºC, pero el intervalo óptimo para los climas tropica-
les es aproximadamente de 30 a 35 ºC (Rivera-Cruz
et al.
2002). La velocidad de degradación aumenta
con la temperatura por lo que un incremento de la
misma es útil, decreciendo la biodegradación por
desnaturalización de las enzimas a temperaturas
superiores a 40 ºC e inhibiéndose a inferiores 0 ºC.
En este trabajo se mantuvo la temperatura entre 24 y
29 ºC en todas las u.e., intervalo cercano al óptimo
en el que crecen la mayoría de los microorganismos
(Hernández-Rivera
et al.
2011). El pH del suelo
puede afectar signiFcativamente la actividad micro
-
biana. El pH de las u.e. se mantuvo en un intervalo
de 6.95 a 7.57 es decir, de moderadamente ácido a
moderadamente alcalino. El crecimiento de muchos
microorganismos normalmente es máximo dentro de
un intervalo de pH entre 6.0 y 7.0 (Martínez-Vázquez
et al.
2011). En zonas pantanosas, o en algunos suelos
ácidos (como los ferrosoles, acrisoles y luvisoles),
se puede manejar un pH de 4.0 a 6.0 sin muchos
problemas si se utilizan bacterias nativas, pero en
la mayoría de los suelos un pH de 6.0 a 8.0 es más
adecuado (Fuentes 2008). El efecto del pH en el suelo
in±uye sobre los índices de crecimiento microbiano,
como también la solubilidad del fósforo. El pH de
las u.e. se mantuvo en condiciones óptimas durante
el desarrollo del presente trabajo.
En este estudio se midió la remoción de HTP
en el suelo de interés, contaminado con diferentes
concentraciones de petróleo crudo (tratamientos
T). La remoción fue llevada a cabo por medio del
microorganismo hidrocarbonoclasta
Proteus
sp., a
diferentes tiempos de preparación del inóculo de esta
bacteria (factor D), previos a su siembra en el suelo
contaminado, según el diseño estadístico del experi-
mento. La
fgura 1A
muestra que las concentraciones
removidas a los 30 d en T
1
(5×10
4
mg/kg
HTP) pre-
sentaron diferencias signiFcativas en D
3
con respecto
a D
1
y D
2
(r
2
=0.95, α≤0.05), expresando 3.0992×10
4
,
2.7131×10
4
y 2.1347×10
4
mg/kg HTP degradados en
el orden que se presentan (30 992, 27 131 y 21 347
ppm respectivamente). A los 60 d, D
1
y D
3
mostraron
diferencias signiFcativas con respecto a D
2
(r
2
=0.97,
α≤0.05), encontrando una remoción de 3.1652×10
4
,
3.2117×10
4
y de 2.2920×10
4
mg/kg HTP (31 652, 32
117 y 22 920 ppm), correspondientemente. Así mismo,
La
fgura 1A
muestra que a los 90 d no se encontró
diferencia signiFcativa (r
2
=0.96, α≤0.05) entre D
1
, D
2
y D
3
, manifestando concentraciones de 3.5493×10
4
,
2.8901×10
4
y 3.2097×10
4
mg/kg HTP degradados
(35 493, 28 901 y 32 097 ppm), es decir, un porcentaje
de 70.99, 57.80 y 64.19, respectivamente.
De igual forma el análisis de varianza en T
2
(7×10
4
mg/kg de HTP) a los 30 d (
Fig. 1B
) mostró
diferencias signiFcativas (r
2
=0.80,
α≤0.05) en D
1
y
D
3
respecto a D
2
, siendo la remoción de 3.4803×10
4
,
4.4383×10
4
y 7.643×10
4
mg/kg HTP (34 803, 44 383
y 27 643 ppm), en el orden que se presentan. A los 60
d, D
3
presentó una diferencia signiFcativa (r
2
=0.98,
α≤0.05) comparado con D
1
y D
2
, encontrando remo-
ciones de 5.0507×10
4
, 3.5060×10
4
y 3.6092×10
4
mg/
kg HTP (50 507, 35 060 y 36 092 ppm) consecutiva-
mente. Por otro lado, a los 90 d, se encontraron di-
ferencias signiFcativas (r
2
=0.97,
α≤0.05) en D
1
y D
3
con respecto a D
2
, obteniendo un valor de remoción
de 5.2909×10
4
, 5.2642×10
4
y 3.4598×10
4
mg/kg
HTP respectivamente (52 909, 52 642 y 34 598 ppm),
es decir, del 75.58, 75.20 y 49.43 %.
Por su parte en T
3
(9×10
4
mg/kg de HTP) a los
30 d, los resultados evidenciaron diferencias signi-
Fcativas (r
2
=0.99, α≤0.05) en D
1
y D
3
comparado
con D
2
, mostrando una remoción de 5.1222×10
4
,
5.2267×10
4
y 3.4222×10
4
mg/kg HTP (51 222,
52 267 y 34 222 ppm) correspondientemente.
Posteriormente, a los 60 d D
1
, D
2
y D
3
mostra-
ron diferencias signiFcativas en la remoción de
HTP (r
2
=0.98, α≤0.05), encontrándose que fue de
6.3379×10
4
, 4.2953×10
4
y 5.0437×10
4
mg/kg HTP
(63 379, 42 953 y 50 437 ppm) en el orden que se
presentan. Después de 90 d se presentaron diferen-
cias signiFcativas (r
2
=0.67, α≤0.05) entre D
1
y D
2
con respecto a D
3
, con resultados de 6.0808×10
4
,
5.9048×10
4
y 4.3217×10
4
mg/kg HTP degradados
(60 808, 59 048 y 43 217 ppm), es decir, 67.56, 65.60
y 48.02 % consecutivamente (
Fig. 1C
).
En cuanto a la eliminación de HTP por
Proteus
sp.
a los 90 d (
Cuadro I
), los tratamientos T
1,2 y 3
ponen
de maniFesto que con la aplicación del inoculo a D
1
se obtuvieron los mayores porcentajes de remoción,
siendo de 70.99, 75.58, y de 67.56 %, respectiva-
mente. Estudios similares al presente, que utilicen
el microorganismo hidrocarbonoclasta
Proteus
sp.
como cepa individual, útil para la degradación de
hidrocarburos derivados del petróleo en suelos, aun
no han aparecido reportados en la literatura. Sólo se
ha encontrado una escasa y limitada referencia a su
participación en otras condiciones experimentales,
M.E. Ojeda-Morales
et al.
330
formando parte de consorcios microbianos, en biorre-
mediación en efuentes de una planta de Fertilizantes
adicionados con petróleo (Aldoky y Orugbani 2007).
En el mismo contexto, con relación a la especie
Proteus,
Thavasi
et al
. (2007), reportaron un 85.15
% de biodegradación de hidrocarburos empleando
Proteus aeruginosa
, aunque en un medio de sales
minerales, no de Triple 17, utilizando agua marina
al 75 % como disolvente, con un 0.1 % de petróleo
crudo y un tiempo de degradación 7 d, pero no en
estudios sobre suelos.
Por otra parte, se determinó la multiplicación
de
Proteus
sp. en el suelo contaminado con la frac-
ción pesada del petróleo tipo Istmo, como UFC/g
ss de microorganismo durante todo el tiempo que
duraron los tratamientos. El desarrollo poblacional
bacteriano a D
1
, D
2
y D
3
(empleando los inóculos
con tiempos de desarrollo previo de 48 h, 72 h y
96 h, respectivamente), en el tratamiento de suelo
contaminado con 5×104 mg/kg HTP (T
1
), a los
30 d no mostraron diFerencias signi±cativas (r
2
=
0.49, α≤0.05), sin embargo la mayor población Fue
de 7 127 UFC/g ss (D
3
). A los 60 d se encontraron
diFerencias signi±cativas (r
2
=0.98, α≤0.05) de D
2
con respecto a D
1
y D
3
, mostrando que en D
2
se
obtuvieron 5577 UFC/g ss. Posteriormente a los 90
d no se encontraron diFerencias signi±cativas (r
2
=
0.52, α≤0.05), no obstante la mayor población se
presentó al D
1
con 3506 UFC/g ss (
Fig. 2A
). Sin
embargo, la
fgura 2B
indica que el T
2
manifestó
diFerencias signi±cativas a los 30, 60 y 90 días
en D
2
(r
2
30
=0.80, r
2
60
=0.85, r
2
90
=0.97, α≤0.05),
presentando las poblaciones mayores con valor de
5950, 7276 y 4276 UFC/g ss, respectivamente. Sin
embargo para el T
3
, la
fgura 2C
muestra diferen-
cias signi±cativas a partir de los 30 hasta los 90 d
(r
2
30
=0.99, r
2
60
=0.98, r
2
90
=0.67, α≤0.05) en D
2
, con
un crecimiento poblacional de
Proteus
sp. de 8750,
5863 y 3850 UFC/g ss correspondientemente.
El estudio sobre el crecimiento microbiano mues-
tra que en todos los tratamientos existió un desarrollo
poblacional del orden 10
3
UFC/g ss
contaminado
con petróleo crudo tipo Istmo, independientemente
del factor D, aunque en ningún caso mayor a 9000,
y a los 90 d nunca mayor a 4300. Además, en todos
los tratamientos a los 90 d hubo una mayor remoción
de HTP con D
1
, resultado que coincide con que para
cada tratamiento se generó la mayoría poblacional de
Proteus
sp. en D
1
, aunque sólo para T
1
y T
3
(
Cua-
dro II
). Asimismo, la evaluación de la aplicación
del inóculo a los 90 d en los tratamientos T
1
, T
2
y
T
3
, aparentemente presentó algunas irregularidades,
puesto que comparando el porcentaje de remoción
con la cantidad poblacional del microorganismo en
D
3
para T
1
y T
2
, se observó que con la misma canti-
dad de microorganismos, se obtuvieron porcentajes
distintos de degradación de hidrocarburos (64.19
% en T
1
y 75.20 % en T
2
), siendo menor en T
1
, y
en la comparación de D
1
y D
2
al T
2
, a pesar de que
existe una mayor población en D
2
, en D
1
hubo un
mayor porcentaje de remoción (
Cuadro II)
. Estas
observaciones están de acuerdo con lo reportado por
Quiñones (2002) y Morales-Guzmán (2007), quienes
han mencionado que no necesariamente existe una
relación directa entre una población microbiana
relativamente numerosa y una mayor degradación
debido a que en el sistema existen microorganismos
que no son hidrocarbonoclastas. Esto pudo deberse a
probabilidad de que en el proceso de preparación del
inóculo con
Proteus
sp., un porcentaje de microor-
ganismos no hayan desarrollado el mismo grado de
capacidad hidrocarbonoclasta por no haber tenido la
oportunidad de estar en contacto con las cantidades
adecuadas de nutrientes con las que se acondicionó
el suelo.
CONCLUSIONES
En el presente estudio se evaluó la biodegradación
de petróleo crudo sobre un suelo arcilla-limoso conta-
minado, empleando como criterio la cuanti±cación de
la remoción de hidrocarburos totales de petróleo (HTP)
a diferentes períodos de tiempo. Se encontró que en el
tratamiento T
1
(contaminado con 5×10
4
mg/kg HTP,
50 000 ppm), la dosis con
Proteus
sp. que presentó la
mayor degradación en un lapso de 90 d fue la elaborada
D
1
(con un tiempo de preparación del inóculo de 48
h, previo a su siembra en las u.e.), puesto que mostró
un 70.99 % de remoción de hidrocarburos, con una
población bacteriana ±nal de 6100 U²C/g de suelo.
A los 90 d el tratamiento 2 (suelo contaminado con
7×10
4
mg/kg HTP, 70 000 ppm), presentó la remoción
más alta (75.58 %), empleando el inóculo elaborado
D
1
, con una producción de 2900 UFC/g de suelo
al ±nal del estudio. Asimismo, en el tratamiento 3
(suelo contaminado con 9×10
4
mg/kg HTP, 90 000
ppm), hubo una mayor e±ciencia con D
1
a los 90 d,
con un 67.56 % de remoción de HTP y un desarrollo
poblacional de
Proteus sp
de 2950 UFC/g de suelo. Es
por ello que, a ±n de llevar a cabo una biorremediación
por bioaumentación sobre un suelo arcilla-limoso con-
taminado con petróleo crudo tipo Istmo, utilizando un
inóculo a base de
Proteus
sp., se recomienda preparar
el inoculante 48 h antes de ser vertido al suelo acondi-
cionado con el fertilizante Triple 17.
DOSIS DE
Proteus
sp PARA BIODEGRADACIÓN
331
AGRADECIMIENTOS
Este estudio forma parte del proyecto POA-
2008011, “Determinación de los Parámetro Óptimos
de Crecimiento para la Producción de Biomasa Bac-
teriana y Fúngica Hidrocarbonoclasta”, desarrollado
por la División Académica de Ingeniería y Arquitec-
tura (DAIA) de la Universidad Juárez Autónoma de
Tabasco (UJAT), con fnanciamiento parcial por parte
de la empresa Corporativo de Servicios Ambientales
S.A. de C.V. (CORSA). Los autores agradecen a la
DAIA de la UJAT por el apoyo para llevar a cabo
el presente trabajo de investigación, al Ing. Alfredo
Castro Betancourt, Gerente General de CORSA S.A
de C.V. por la gestión del fnanciamiento otorgado
al proyecto, y al señor Mauricio Kohan Rubio, De-
cano de la Facultad de Salud y Ciencias A. F. de la
Universidad Internacional SEK y a la Dra. Verona
Barrella Pécori, por las facilidades otorgadas para la
organización y conclusión del presente documento.
REFERENCIAS
Adams-Schroeder R.H., Dominguez-Rodrìguez V.I. y
García-Hernández L. (1999). Potencial de la biorre-
mediación de suelo y agua impactados por petróleo
en el trópico mexicano. Terra Latinoam. 17, 159-174.
Adams-Schroeder R.H., Dominguez-Rodrìguez V.I. y
Vinalay-Carrillo L. (2002). Evaluation of micro-
bial respiration and ecotoxicity in contaminated soils
representative of the petroleum producing region of
southeastern México. Terra Latinoam. 20, 253-265.
Aldoky A. y Orugbani T. (2007). Removal of crude petro-
leum hydrocarbons by heterotrophic bacteria in soils
amended with nitrogenous Fertilizer plant eF±uents.
Afr. J. Biotechnol. 6, 1529-1535.
Arias S. (2010). Desarrollo económico de Tabasco.
php?id_nota=190648. 07/10/2010.
Atlas R.M. y Bartha R. (2002).
Ecología microbiana y
microbiología ambiental
. 4a ed. Addison Wesley,
Madrid, 677 pp.
Barathi S. y Vasudevan N. (2001). Utilization of petroleum
hydrocarbons by
Pseudomonas fuorescens
isolated from
a petroleum-contaminated soil. Env. Int. 26, 413-416.
Castro-Riquelme Y. (2008). Estudios de toxicidad y bio-
degradación de hidrocarburos modelo en H. F. Tesis
de Maestría en Biotecnología. Universidad Autónoma
Metropolitana, México, D.F., 90 pp.
Cruz-Serrano N. (2010). Pemex, tercera petrolera en el
mundo en 2009. El Universal. http://www.eluniversal.
com.mx/fnanzas/80420.html. 07/10/2010.
D’Annibale A., Rosetto F., Leonardi V., Federici F. y
Petruccioli M. (2006). Role oF autochthonous fla
-
mentous fungi in bioremediation of a soil historically
contaminated with aromatic hydrocarbons. Appl. and
Environmental Microbiol. 72, 28-36.
Fernández L.L. (2002). Tecnologías de biorremediación
en suelos. En:
La edafología y sus perspectivas al siglo
XXI
. Tomo II (R. Quintero-Lizaola, T. Reyna-Trujillo,
L. Corlay-Chee, A. Ibáñez-Huerta, N. E. García-
Calderón, Eds.). Colegio de Postgraduados, Univer-
sidad Nacional Autónoma de México-Universidad
Autónoma Chapingo, Montecillo, Estado de México,
pp: 700-705.
Fuentes D.I. (2008). Evaluación de la velocidad de degra-
dación del petróleo en un suelo utilizando microorga-
nismos y vermicomposta. Tesis de Ingeniería Química.
División Académica de Ingeniería y Arquitectura,
Universidad Juárez Autónoma de Tabasco. Tabasco,
México, 67 pp.
Hernández E.C. (2009). Innovación tecnológica
base para extracción de petróleo. Milenio Ta-
php?t=634607&page=18. 07/10/2010.
Hernández-Rivera M.A., Ojeda-Morales M E., Martínez–
Vázquez J.G., Villegas-Cornelio V. y Córdova-Bautista
Y. (2011). Optimal parameters for the develop of the
hydrocarbonoclastic microorganism
Proteus
sp. J. Soil
Sci. Plant Nutr. 11, 29-43.
INEGI (2009). Comunicado Núm. 203/09. Instituto
Nacional de Estadística y Geografía Aguascalientes,
México, 10 pp.
Kâstner M., Breuer-Jammali M. y Mhro B. (1994).
Enumeation and characterization of the soil sites to
mineralize polycyclie aromatic hidrocarbons. Appl.
Microbiol. Biot.
41, 267-273.
Leitão A.L. (2009).
Potential of Penicillium Species in
the Bioremediation Field
. Int. J. Environ. Res. Public
Health. 6, 1393-1417.
López H.L.L. (2009). Optimización de los parámetros de
Temperatura, pH y nutrientes para la producción de
biomasa bacteriana y fúngica degradadora de petróleo.
Tesis de Ingeniería Química. División Académica de
Ingeniería y Arquitectura, Universidad Juárez Autóno-
ma de Tabasco, Tabasco, México, 75 pp.
Machín-Ramírez C., Morales D., Martínez-Morales F.,
Okoh A.I. y Trejo-Hernández M.R. (2010). Benzo[a]
pyrene removal by axenic- and co-cultures of some
bacterial and fungal strains. Inter. Biodeter. Biodegr.
64, 538-544.
Madigan M.T., Martinko J.M., Dunlap P.V. y Clark D.P.
(2009).
Broca. Biología de los microorganismos
. 12ª
ed. rev. y aum. Pearson, Addison Wesley, Madrid,
Cap. 5, 117-173.
M.E. Ojeda-Morales
et al.
332
Martínez-Vázquez J.G., Hernández-Rivera M.A., Ojeda-
Morales M.E. y García-Marín M.J. (2011). Condi-
ciones ambientales y de nutrientes óptimos para el
desarrollo del microorganismo hidrocarbonoclasta
Penicillium
sp. in vitro. Akadémeia 9, 97-112.
Morales-Guzmán G. (2007). La ftorremediación de suelos
contaminados con petróleo mediante la utilización de
la planta de arroz
(Oriza Sativa L.).
Tesis de Maestría
en Ciencias. Colegio de Postgraduados en Ciencias
Agrícolas, H. Cárdenas, Tabasco, México, 204 pp.
Ogbulie T.E., Nwigwe H.C., Iwuala M.O.E. y Okpok-
wasili G.C. (2010). Study on the use of monoculture
and multispecies on bioaugumentation of crude oil
contaminated agricultural soil. Nigerian J. Microbiol.
24, 2160-2167.
Quiñones A.E.E. (2002). El sistema rizosférico del maíz
(
Zea mayz L.
) en la biorremediación de suelos con-
taminados con petróleo. Tesis Maestría en Ciencias.
Colegio de postgraduados, Montecillos, Texcoco, Edo.
de México, 268 pp.
Ramírez G.R. (2001).
Manual de Prácticas de Microbio-
logía General
. Facultad de Química, UNAM, México
257 pp.
Rivera-Cruz M.C., Ferrera-Cerrato R., Rodríguez-Vásquez
R. y Fernández-Linares L. (2002). Adaptación y se-
lección de microorganismos autóctonos en medios
de cultivo enriquecidos con petróleo crudo. Terra
Latinoamer. 20, 423-444.
Rivera-Cruz M.C. (2004). Clasifcación de suelos tropi
-
cales inFuenciados por derrames de petróleo en Ta
-
basco. Tecnociencia Universitaria 3, 7-25.
Seklemova E., Pavlova A. y Kovacheva K. (2001). Bios-
timulation based bioremediation of diesel fuel: Field
demonstration
.
Biodegradation
12, 311-316.
SEMARNAT (2002a). Norma Ofcial Mexicana NOM-
021-RECNAT-2000. Apartado 6.1. Evaluación de la
conformidad para muestreo de suelos. Muestreo para
determinar ±ertilidad de suelos. Diario Ofcial de la
Federación, Segunda Sección. Diciembre de 2002.
SEMARNAT (2002b). Norma Ofcial Mexicana NOM-
021-RECNACT-2000. Apartado 7.1.1. Método AS-01.
Preparación de la muestra de suelo. Diario Ofcial de
la Federación, Segunda Sección. Diciembre de 2002.
SEMARNAT (2002c). Norma Ofcial Mexicana NOM-
021-RECNACT-2000 Apartado 7.1.2. Método AS-02.
Determinación del pH del suelo medido en agua. Diario
Ofcial de la ²ederación, Segunda Sección. Diciembre
de 2002.
SEMARNAT (2002d). Norma Ofcial Mexicana NOM-
021-RECNACT-2000. Apartado 7.1.4. Método AS-04.
Determinación de la densidad real con el picnómetro.
Diario Ofcial de la ²ederación, Segunda Sección
Diciembre de 2002.
SEMARNAT (2003a). Norma Ofcial Mexicana NOM-
138-SEMARNAT-2003. Apartado A.3. Determinación
de hidrocarburos de la ±racción pesada. Diario Ofcial
de la Federación, Primera Sección. Noviembre de
2004.
SEMARNAT (2003b). Norma Ofcial Mexicana NOM-
138-SEMARNAT-2003. Método: NMX-AA-052.
Determinación de la humedad del suelo. Diario Ofcial
de la Federación, Primera Sección. Marzo de 2005.
Thavasi R., Jayalakshmi S., Radhakrishnan R. y Balasub-
ramanian T. (2007). Plasmid incidence in four species
of hydrocarbonoclastic bacteria isolated fron oil pol-
lued marine environment. Biotechnology 6, 349-352.
Trinidade P., Sobral L.G., Rizzo A.C., Leite S.G.F.,
Lemons J.L.S., Milloili V.S. y Soriano A.U. (2002).
Evaluation of the biostimulation and bioaugmentation
techniques in the bioremediation process of petroleum
hydrocarbon contaminated soils. 9
th
International Pe-
troleum Environmental Conference, IPEC (Integrated
Petroleum Environmental Consortium), Alburqueque,
NM, 15 pp.
USEPA (1996). EPA-Method-3540C. Soxhlet Extraction.
Hidrocarburos totales del petróleo (fracción pesada).
United States Environmental Protection Agency.
Manual. Washington, DC, 3 pp.
Vinalay C.L. (1998). Diagnóstico sobre el manejo y dis-
posición de lodos de perforación en la zona lacustre
Julivá-Santa Anita, Tabasco, México. Tesis Ingeniería
Ambiental. Universidad Juárez Autónoma de Tabasco,
Tabasco, México, 73 pp.
Watanabe K. (2001). Microorganisms relevant to biore-
mediation. Curr. Opin. Biotech. 12, 237-241.
logo_pie_uaemex.mx