Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
EL CONOCIMIENTO DE LOS HABITANTES DE UNA CIUDAD MEXICANA SOBRE
EL PROBLEMA DE LA BASURA
Carolina ARMIJO DE VEGA
1
, Adriana PUMA CHÁVEZ
2
y Sara OJEDA BENÍTEZ
3
1
Facultad de Ingeniería, Arquitectura y Diseño, Universidad Autónoma de Baja California, km 103 Carretera
Tijuana Ensenada, C.P. 22860, Ensenada, Baja California
2
Estudiante de Posgrado del Instituto de Investigaciones Oceanológicas, UABC, km 103 Carretera Tijuana
Ensenada, C.P. 22860, Ensenada, Baja California, adrypuch@hotmail.com
3
Instituto de Ingeniería, Universidad Autónoma de Baja California. Blvd.
Benito Juárez y Calle de la Normal
s/n, Col. Insurgentes Este, Mexicali, Baja California,
sara.ojeda.benitez@uabc.edu.mx
*Autora responsable; armijo.carolina@gmail.com
(Recibido agosto 2011, aceptado enero 2012)
Palabras clave: residuos sólidos, manejo, responsabilidad compartida, sociedad
RESUMEN
Los problemas derivados de las prácticas inadecuadas de manejo y disposición de
residuos sólidos han sido una constante en la mayoría de las ciudades de México y la
ciudad de Ensenada, Baja California, no es la excepción. El objetivo de este trabajo fue
analizar
la percepción sobre el problema de la basura que la población de la ciudad de
Ensenada tenía en dos periodos, en el año 2005 y en el 2011. Para realizar el estudio se
aplicó un cuestionario con 25 preguntas a una muestra representativa de la población. Se
compararon los resultados obtenidos en 2005 con los de 2011 y se analizaron con base
en las diferencias encontradas. Los resultados se discuten considerando el contexto de
las iniciativas de las administraciones vigentes en ese tiempo y de las regulaciones en
materia de manejo de residuos imperantes. Los resultados
de este trabajo muestran que
algunas opiniones de los habitantes sobre la basura cambiaron. Los resultados
sugieren
que las iniciativas de manejo de residuos, las regulaciones vigentes y las campañas de
separación de residuos promovidas por la sociedad civil organizada, por las instituciones
y por los tres órdenes de gobierno impactaron positivamente en el conocimiento que
la población tiene acerca de la basura.
Key words: solid waste, management, shared responsibility, society
ABSTRACT
The problems arising from inadequate waste management and disposal practices have been
a constant in most Mexican cities and the city of Ensenada, Baja California ,is no excep-
tion. The aim of this study was to analyze the perception of the problem of garbage that
the population of the city of Ensenada had in two periods, in 2005 and 2011. To perform
the study a questionnaire with 25 questions was applied to a representative sample of the
population. The results obtained in 2005 and in 2011 were compared and analyzed based
on the differences found between them. The results are discussed based on the context of
the government initiatives in place at that time and the prevailing regulations regarding
waste management. The results of this study show that some people change opinions
Rev. Int. Contam. Ambie. 28 Sup. (1) 27-35, 2012
C. Armijo de Vega
et al.
28
about garbage. The results suggest that the waste management initiatives, the regulations
in place and the waste separation campaigns promoted by organized civil society, the
education institutions and the three levels of government had a positive impact on the
knowledge that people have about solid waste.
INTRODUCCIÓN
Los problemas derivados del manejo inadecuado
de los residuos sólidos aquejan a México de manera
importante. Los residuos mal manejados no sólo
alteran la fsonomía del paisaje en Forma de con
-
taminación visual sino que también modifcan de
forma irreversible los elementos que constituyen el
ambiente como aire, suelo y agua. Aunado a esto,
representan focos potenciales de infección tanto
en los lugares donde se generan los residuos, como
durante los
procesos de recolecta y vertido en sitios
de disposición fnal, careciendo la mayoría de estos
últimos de
los requerimientos
técnicos mínimos para
evitar impactos ambientales y sociales.
En el mundo se han puesto en marcha diversas
estrategias para minimizar los daños ocasionados
por el mal manejo de los residuos sólidos urbanos
(RSU) pero principalmente para reducir la cantidad
de residuos que tendrá como destino fnal los rellenos
sanitarios. Estas estrategias incluyen campañas para
fomentar un manejo integral que incluya a la reduc-
ción, el reciclaje y la reutilización de RSU (Tros-
chinetz y Mihelcic 2009), sin embargo no todas las
estrategias han sido exitosas ya que existen diversos
Factores que in±uyen sobre el comportamiento de los
individuos a quienes van dirigidas.
Diversos estudios han analizado las variables
alrededor del comportamiento ambiental y de buenas
prácticas de manejo de residuos sólidos. Algunos
autores han reportado que existen aspectos moti-
vacionales internos y externos que determinan la
disposición del individuo para actuar.
Los factores
internos incluyen los conocimientos, valores y ac-
titudes de los individuos mientras que los externos
incluyen factores administrativos, económicos,
logísticos y de información. El comportamiento de
manejo de residuos ambientalmente adecuado se
alcanza mejor cuando ambos factores motivacionales
están a favor del desarrollo de actividades (Lindén
y
Carlsson-Kanyama 2003). Otros estudios (Oskamp
et al.
1991, Gamba y Oskamp 1994, Davio 2001)
sugieren que conforme la población perciba como
efectivas las iniciativas de reciclaje es más probable
que ellos participen la efectividad de los programas
es un fuerte motivador.
Algunos investigadores han centrado sus estudios
en la relación de nivel educativo y comportamiento
ambiental. Varios de estos estudios han encontrado
una correlación positiva entre el nivel educativo, el
conocimiento sobre residuos y la disponibilidad
de
participar en campañas de separación de residuos
o que muestran un mayor comportamiento pro-
ambiental (Garcés
et al.
2002, Rahji y
Aiyelari
2005,
Aljaradin
et al.
2011). Mientras que otros estudios
han identifcado que la inFormación y el conocimiento
no son sufcientes para cambiar la percepción y la
actitud hacia prácticas más amigables con el ambiente
(McKenzie-Mohr y Smith 1999, Cursio
et al.
2003).
La mayoría de los trabajos mencionados analizan
los factores que ayudan a entender ciertos com-
portamientos ambientales pero no se encontraron
publicaciones que den seguimiento a la situación de
manejo de residuos en una sola ciudad o en donde
se hagan comparaciones sobre la percepción de la
población sobre la basura en tiempos diferentes.
Este tipo de comparaciones en
tiempos diferentes
son necesarias para identifcar si con la puesta en
marcha de programas, nuevas regulaciones
y con
mayor información sobre el manejo adecuado de
los residuos, cambia la percepción de la población
sobre la basura. Información de este tipo ayudará
a planear las estrategias que deberán usarse para
comunicar a la población las iniciativas de manejo
de residuos así como las regulaciones, centros de
acopio, precios de algunos reciclables para su venta,
entre otros aspectos.
En la ciudad de Ensenada, al igual que en ciuda-
des de otros países en vías de desarrollo, los proble-
mas por el manejo inadecuado de la basura también
están presentes y en ésta el aumento en la generación
de residuos ha creado problemas de diversa índole:
ambientales, paisajísticos y sociales. Cota (2005)
realizó un diagnóstico sobre el manejo de los resi-
duos en Ensenada y la percepción de la población
hacia éstos; identifcó 36 tiraderos clandestinos de
RSU, reportó también que el parque
de los vehículos
de recolección no había aumentado en 25 años y que
no había estrategia alguna por parte del municipio
para reducir o reciclar los RSU. A la fecha no se en-
contraron otros estudios que den seguimiento a esta
situación, sin embargo el panorama no parece haber
EL CONOCIMIENTO DE LOS HABITANTES SOBRE EL PROBLEMA DE LA BASURA
29
cambiado mucho puesto que la presencia de residuos
en calles, terrenos baldíos y tiraderos clandestinos
es común en muchos lugares de la ciudad.
Esto hace
suponer que el comportamiento de la comunidad
de Ensenada ha permanecido sin cambios a pesar
de que de 2005 a la fecha han ocurrido eventos
importantes en materia de manejo de residuos tanto
a nivel nacional como a nivel estatal y municipal.
Para saber si esta situación es cierta el objetivo de
este trabajo fue el de comparar la percepción que
tiene la comunidad
de Ensenada hacia el manejo de
los RSU de 2005 con la de 2011.
MATERIALES Y MÉTODO
Para comparar la percepción del manejo de los
RSU que tiene la comunidad de Ensenada se uti-
lizó como base el instrumento que se usó en 2005
(Cota 2005). Este cuestionario se modifcó y se le
agregaron algunas preguntas con el fn de obtener
más información, sin embargo solamente se hacen
comparaciones con los reactivos que son similares.
Las comparaciones se hicieron entre los resultados
obtenidos en 2005 y los de 2011 obtenidos del
cuestionario aplicado a una muestra estadística-
mente representativa. El cuestionario se estructuró
con 25 preguntas, las primeras cinco se referen a
datos socio demográfcos, el resto de las preguntas
están enfocadas a indagar sobre tres aspectos: 1) el
conocimiento
de la población sobre los temas de
basura;
2) las
actitudes
de la población con relación
al destino fnal de la basura (basurero, calle, lotes
baldíos), así como su sentido de responsabilidad
en cuanto a la limpieza de su calle y de la ciudad;
3) la
opinión
de los entrevistados sobre el estado
de limpieza de la ciudad, su colonia y su calle, así
como sobre los principales generadores de basura
y cómo mejorar la limpieza de la ciudad.
Para calcular el tamaño de la muestra se consideró
a la población de Ensenada reportada por el INEGI
en el censo del año 2010 (INEGI 2010) en donde se
publicó que la población de la ciudad de Ensenada
es de 279 765 personas. Para el cálculo del tama-
ño de la muestra y para defnir la metodología de
aplicación se siguieron los lineamientos propuestos
por Hernández-Sampieri
et al.
(2006). El tamaño
de muestra resultante fue de 384 con un nivel de
confanza del 95%, sin embargo se aplicaron 400
cuestionarios. Para el estudio en 2005 el tamaño de
la muestra fue de 380.
La aplicación de los cuestionarios fue a través de
entrevista personal en donde el entrevistador hizo
las preguntas
y anotó las respuestas. Se contó con
un grupo de seis entrevistadores a quienes se capa-
citó para que la aplicación fuera de manera similar
en todos los casos. Los sujetos a los que se aplicó
el cuestionario se eligieron de manera aleatoria en
diversas calles de la ciudad hasta completar la mues-
tra requerida, excluyendo a los sujetos menores de
15 y a los mayores de 90 años. Si varios miembros
de una familia se encontraban juntos al momento
de la entrevista solamente se aplicó el cuestionario
a un miembro de esa familia. Los datos se captu-
raron y trabajaron en el programa Perseus Survey
Solutions
®
.
Ya que los datos de 2005 solamente se tienen a
manera de porcentajes, se obtuvieron los porcentajes
de respuestas de cada reactivo del cuestionario de
2011 para hacer las comparaciones. Para saber si las
diferencias de los resultados entre ambos años eran
estadísticamente signifcativas se aplicó la prueba Z
con un α = 0.05 (1.96 z). Cuando se quiso saber si las
edades inFuyeron en las respuestas se construyeron
tablas de contingencia y se aplicó la prueba de ji
cuadrada (
X
2
).
En este trabajo solamente se reportan los resul-
tados de los reactivos más relevantes para detectar
si se presentó un cambio en el conocimiento que la
población tiene de la basura. Entre las preguntas
que se compararon estuvieron los encaminados a
conocer el concepto que la población tiene de basu-
ra, conocimiento sobre el destino fnal de la basura
en la ciudad, conocimiento de los lugares a donde
la población puede entregar y vender sus residuos
reciclables, conocimiento entre tiradero y relleno
sanitario, concepto de residuo peligroso, percepción
del estado de limpieza de su ciudad y conocimiento
del reglamento de limpia, entre otras.
RESULTADOS Y DISCUSIÓN
Las edades de la población dentro de las muestras
están entre los 15 y los 64 años, siendo las edades
más frecuentes de 35 a 44 años para el año 2005
con un 40 % de representatividad y de 15 a 24 años
para 2011 con un 39.5 % de representatividad de ese
grupo de edades (
Fig. 1
).
Cabe señalar que para la
construcción de la
fgura 1
se tomó como universo
a los grupos de edad comprendidos entre 15 y 64
años que fueron los grupos de edades comprendidas
en los muestreos.
En la
fgura 1
se puede observar que en el año
2005 la mayor proporción de la muestra se tomó
de un grupo de edad que no representa a la mayo-
C. Armijo de Vega
et al.
30
ría de la población, mientras que en el año 2011
la mayor proporción de la muestra sí se tomó del
grupo de edad más representativo de la población
de Ensenada.
En el muestreo de 2005 el 64 % de los entrevis
-
tados fueron mujeres mientras que para 2011 el sexo
femenino representó el 50 % (
Fig. 2
). En la
fgura 2
se puede observar que en el muestreo del año 2005 la
proporción de sujetos de sexo femenino fue superior
a la proporción de la población, mientras que en el
muestreo del año 2005 fue similar.
Respecto a las preguntas de conocimiento
en el
cuadro I
se muestran los resultados comparativos
de los años 2005 y 2011 sobre lo que la población
entiende por basura.
Los resultados
de este trabajo muestran que
algunas opiniones de la población de Ensenada
han cambiado de 2005 a 2011. En el
cuadro I
se
puede identiFcar que sólo un concepto no presentó
diferencias signiFcativas y se reFere a
todo lo que
ya no sirve
, el resto de los conceptos de basura
varió de 2005 a 2011. De manera particular resulta
interesante que
en 2011 una mayor proporción de
la población relacionó a la basura con cuestiones de
salud. Asimismo, es una proporción más elevada la
que relaciona la basura con conceptos como materia
orgánica. Por otro lado disminuyó el porcentaje
que opina que basura es
lo que ya no se usa o no
se necesita
.
Estos resultados podrían explicarse conside-
rando que la población ha recibido información
relacionada con los residuos sólidos por diferentes
40%
40%
2005
2011
0 %
5 %
10 %
15 %
20 %
25 %
30 %
35 %
40 %
45 %
Porcentaje
De 15 a 24
De 25 a 34
De 35 a 44
De 45 a 54
De 55 a 64
Grupos de edad
Fig. 1.
Distribución de los grupos de edad de la población de Ensenada para los años 2005 y 2011(Cons-
truida a partir de datos de INEGI 2005 y 2010)
Fig. 2.
Distribución poblacional por sexos
en Ensenada en los años de estudio y en los muestreos
de 2005 y 2011
0%
10%
20%
30%
40%
50%
60%
70%
80%
90%
100%
Masculino
Distribución poblacional
por sexos en Ensenada
en 2005 y 2011
Distribución por sexos
en muestreo de 2005
Distribución por sexos en
muestreo de 2011
Femenino
Porcentaje
EL CONOCIMIENTO DE LOS HABITANTES SOBRE EL PROBLEMA DE LA BASURA
31
vías durante los últimos cinco años, lo que ayuda a
esclarecer el concepto que la población tiene de la
basura. La información también podría coadyuvar a
entender que los residuos que ya no se usan o no se
necesitan, no necesariamente se convierten en basu-
ra, lo que explicaría la disminución de las personas
que opinan en ese sentido. Entre las iniciativas que
han tenido lugar en años recientes se encuentran
las emprendidas por el gobierno municipal el cual
en el periodo 2008-2010 lanzó dos programas de
recolección de basura y separación de reciclables: 1)
Escuela limpia, dirigido a la población estudiantil de
primarias y secundarias a través del cual se coloca-
ron contenedores para separar plásticos, papel, car-
tón y metales en 20 escuelas primarias de la ciudad,
se capacitó a coordinadoras del programa en cada
escuela participante, la que a su vez hizo llegar la
información a la comunidad estudiantil y, 2) Playas
limpias, programa dirigido a la población en general
a través del cual se colocaron botes y contenedores
de residuos en las principales playas de la ciudad, se
limpió el grafti y se colocaron anuncios alusivos a la
importancia de la limpieza de las playas (Gobierno
Municipal de Ensenada 2008, 2010).
Por su lado varias organizaciones no guberna-
mentales han emprendido campañas de educación
ambiental desde hace más de una década, sin embargo
en los últimos tres años las campañas de limpieza de
playas y el acopio de reciclables han sido activida-
des constantes y vistosas que se difunden con éxito
en la comunidad y que gozan de gran aceptación y
participación.
Por último, en algunas instituciones de educación
superior como el Instituto Tecnológico de Ensenada,
la Universidad Autónoma de Baja California Campus
Ensenada (Angulo 2011) y el Centro de Enseñanza
Técnica y Superior (CETYS Universidad) también
se cuenta con campañas permanentes
de separación
de reciclables que se han formalizado en los últimos
cuatro años, es decir, de 2008 a la fecha. Tomando
en cuenta todas las iniciativas mencionadas es que
se pueden encontrar centros de acopio de reciclables,
información sobre la separación de los residuos así
como botes y cajas señalizados para separar residuos.
Por otro lado llaman la atención los resultados en-
contrados sobre el conocimiento que tiene la población
analizada con respecto al destino fnal de la basura. Las
preguntas fueron encaminadas a detectar si la pobla-
ción conoce la diferencia entre un tiradero y un relleno
sanitario; así como la información con la que cuenta
sobre otras opciones para depositar la basura como
centros de acopio de reciclables y la opción de venta
de productos de desecho para su reciclaje (
Cuadro II
).
Los resultados mostrados en el
cuadro II
sugie-
ren que el conocimiento sobre el destino fnal de los
residuos y de los lugares a los que la gente puede ir a
vender o entregar sus reciclables disminuyó en 2011,
sin embargo con la información obtenida es difícil
apuntar hacia una razón para esta disminución. Una
explicación potencial puede surgir del análisis de la
edad promedio de los entrevistados, mientras que en
2005 las edades más frecuentes de los entrevistados
oscilaban entre los 35 y los 45 años, las edades más
frecuentes de los entrevistados en 2011 oscilaban
entre los 15 y los 25 años. Para probar si había re-
lación entre las respuestas y las edades se hizo un
análisis de ji cuadrada (
X
2
) para las frecuencias de
las respuestas del año 2011, la tabla de contingencias
se muestra en el
cuadro III
. Para los resultados del
año 2005 no se hizo esta prueba ya que no se cuenta
con las frecuencias de ese estudio.
Los resultados de la prueba ji cuadrada mostraron
que no existe relación (con niveles de confanza de
0.05 y 0.01) entre la edad y las respuestas relacionadas
con el conocimiento sobre el destino de los residuos
de los individuos entrevistados en el año 2011.
CUADRO I
. CONCEPTO DE BASURA
Concepto
Porcentaje
Valor Z
2005
2011
Desperdicios
36.1
22.0
4.43
Todo lo que ya no sirve
27.1
31.4
1.33
Lo que no se usa o necesita
22.3
13.7
3.17
Lo que perjudica la salud
6.6
12.3
2.76
No sabe
4.7
0.4
0.48
Materia orgánica, inorgánica
1.8
6.6
3.4
Todo lo anterior
1.3
13.6
6.8
CUADRO II
. CONOCIMIENTO SOBRE DESTINO FINAL DE LA BASURA
Diferencia entre basurero
y relleno sanitario (%)
Valor de Z
Centros de acopio
(%)
Valor de Z
Venta de productos para
su reciclaje (%)
Valor de Z
2005
2011
2005
2011
2005
2011
43.7
31.2
3.69
51.6
36.3
4.55
52.9
50.9
0.55
No
55.3
68.8
4.05
48.2
63.7
4.55
46.8
49.1
0.55
C. Armijo de Vega
et al.
32
En el caso del conocimiento de los residuos pe-
ligrosos (RP) también se encontró un incremento en
el conocimiento de éstos en los resultados de 2011,
ya que mientras en el estudio de 2005 de manera
general defnían a RP como aquel que potencialmente
podía cortar o pinchar, en el estudio de 2011 ya se
mencionan a los solventes, pilas, ácidos, fertilizantes,
entre otros, como residuos que no sólo pueden dañar
la salud humana sino también al ambiente. Este cam-
bio puede estar inFuenciado por la in±ormación que
en los años recientes se ha incorporado a los libros
de texto de diferentes niveles educativos en donde
ya se explican los conceptos de RP y los impactos
al ambiente que éstos pueden producir (Gobierno
Federal 2008). De la misma manera la Secretaría de
Protección al Ambiente (SPA) durante los últimos
3 años ha promovido campañas para separar pilas
y baterías y ha colocado centros de acopio con in-
±ormación en ofcinas de gobierno y universidades,
estas acciones pueden estar ayudando a informar a la
población sobre los RP y su manejo adecuado (SPA
2011). La SPA junto con la Red Mexicana de Manejo
Ambiental de Residuos (REMEXMAR) también ha
promovido campañas de acopio de teléfonos celulares
y otros electrónicos, mismas que van de la mano con
información sobre los agentes de potencial peligro-
sidad contenidos en estos artefactos (REMEXMAR
2011). Este tipo de campañas no existían o no eran
promovidas hace seis años cuando se hizo el otro
estudio.
Respecto al conocimiento del Reglamento de
Limpia de la ciudad en 2005 el 95.2 % de la población
lo desconocía, mientras que en 2011 este porcentaje
fue de 84.4, el porcentaje de personas que lo des-
conoce bajó 10 puntos porcentuales y la diferencia
±ue estadísticamente signifcativa (α = 0.05), sin
embargo sigue siendo muy alto el desconocimiento
del reglamento en la actualidad. Cabe mencionar
que además del Reglamento de Limpia, desde el
año 2008 se cuenta con un
Reglamento de Manejo
de Residuos Sólidos Urbanos y Aseo Público para el
municipio de Ensenada (Gobierno Municipal 2008).
Este reglamento comprende aspectos y lineamientos
marcados en la Ley General para la Prevención y
Gestión Integral de los Residuos (LGPGIR) (SE-
MARNAT 2003), tales como la obligatoriedad de
los planes de manejo de residuos para los grandes
generadores. Aunque cuando se realizó el estudio de
2005 la LGPGIR ya tenía más de un año de haber
entrado en vigor, era una ley muy reciente y en los
estados iniciaba el camino para su entendimiento y
operatividad. Ahora, a más de siete años de haberse
publicado ha habido tiempo para hacerla operativa
y crear algunos mecanismos que concreten sus li-
neamientos en el municipio.
En este sentido en el
municipio se han desarrollado foros de consulta con
la comunidad para dar a conocer la problemática del
manejo de residuos, así como las regulaciones para
su manejo adecuado. Estos aspectos pueden haber
ayudado a que la población conozca el Reglamento
de Residuos de Ensenada y el Reglamento de Limpia.
En lo que se refere a las preguntas de actitudes y
valores, en 2005
el 91.1 % de la población opinó que
era responsabilidad del gobierno municipal mantener
limpia la ciudad, aun así el 32.1 % de la población
opinó estar dispuesto a pagar por el servicio. Para 2011
disminuyó el primer porcentaje pues sólo el 35.5 %
opinó que era el gobierno municipal el responsable
de mantener limpia la ciudad y solamente el 23 % se
mostró dispuesto a pagar por el servicio. Es marcado
el descenso (z = 19.97, α = 0.05) del porcentaje de
población que cree que es responsabilidad única del
gobierno municipal el mantener limpia la ciudad pero
disminuyó también el porcentaje de gente dispuesta a
pagar por el servicio. Esto puede deberse a que tanto
en la LGPGIR como en el reglamento de residuos
de Ensenada se hace énfasis en la responsabilidad
compartida del manejo de los residuos sólidos. Al
mismo tiempo la disminución de la disposición para
pagar por el servicio de limpia puede deberse a que en
la ciudad se han mejorado el sistema de recolección
y se han ampliado las rutas, lo que ha disminuido
el problema de acumulación de basura en casas ha-
bitación gracias al aumento de la Fota de camiones
recolectores con los que cuenta el municipio. En
2005 ya habían pasado 20 años sin que la Fota de
CUADRO III.
PRUEBA DE JI CUADRADA ENTRE EDADES Y CONOCIMIENTO DEL DESTINO
FINAL DE LA BASURA PARA DATOS DE 2011
Conocimiento sobre….
Diferencia entre basurero y
relleno sanitario
Centros de acopio
donde reciben residuos
Venta de productos
para su reciclaje
Valor de
X
2
calculado
2.190
5.323
11.250
Gados de libertad
6
6
6
EL CONOCIMIENTO DE LOS HABITANTES SOBRE EL PROBLEMA DE LA BASURA
33
camiones aumentara (Cota 2005), sin embargo en el
año 2007 el municipio adquirió 20 nuevas unidades
recolectoras (Arenas 2008), aunque si bien muchas
de éstas solamente sustituyeron a las que estaban
descompuestas o averiadas, algunas sí sirvieron para
aumentar la cobertura y frecuencia de la recolección.
Con esta mejora en el servicio de recolección, se-
guramente la población percibe menos presión por
tener que pagar un servicio que ya es otorgado por
el municipio.
Las acciones que realiza la población cuando el
servicio de recolección no es puntual se muestran en
el
cuadro IV
.
Los resultados muestran que existen diferen-
cias signifcativas en la cantidad de personas que
acostumbran a quemar la basura cuando ésta no es
recolectada por el municipio. La cantidad de perso-
nas que acostumbra a tirar la basura en lotes baldíos
disminuyó. Estos datos nos pueden estar hablando de
una mayor responsabilidad ambiental de la población
ya que algunos de los entrevistados mencionaban
que no tenían esas costumbres porque contaminaban.
Por otro lado Fueron signifcativos la disminución de
personas que lleva sus residuos al relleno sanitario
y el aumento del porcentaje de personas que guarda
los residuos en su casa hasta que pase el camión, lo
que podría explicarse por el aumento de la efciencia
del servicio de recolección municipal, el cual es más
confable y las personas saben que si guardan los resi
-
duos tarde o temprano pasará el camión a recogerlos.
En lo relacionado con la opinión de la ciudada-
nía sobre el estado de limpieza de la ciudad y de su
colonia en el
cuadro V
se presentan los porcentajes
para ambos años analizados.
En el
cuadro V
se puede observar que las pro-
porciones que tuvieron cambios signifcativos son
los que consideraron que el estado de limpieza de
la ciudad era regular. Este cambió se vio re±ejado
también en la disminución de las personas que opinan
que la ciudad es sucia o muy sucia. Es probable que
la percepción del estado de limpieza también está
relacionada al aumento de cobertura y frecuencia de
recolección por parte del servicio de limpia municipal
y eso contribuye a que menos gente tire la basura en
lotes baldíos y a que se acumulen menos residuos
en las calles, lo que mejora el aspecto de la ciudad.
Cuando se comparan las opiniones de limpieza
de la ciudad con las de la colonia del entrevistado
tanto en 2005 como en 2011 aumentó la percepción
de que la colonia es más limpia que la ciudad. Cota
(2005) explica esto diciendo que conforme la opinión
se refere al entorno más cercano la califcación de
limpia
aumenta y argumenta que para interpretar la
información que percibe respecto a mayor o menor
limpieza en su espacio vital, el individuo utiliza los
mecanismo establecidos en la percepción visual, par-
ticularmente el de fondo, lo cual le permite
limpiar
su entorno cercano. Esto también lo podemos ver
como un mecanismo cognitivo de adaptación, cuya
principal manifestación es una negación de la reali-
dad a medias, con el fn de aliviar su participación
en el problema de la basura.
En el cuestionario aplicado en 2011 se agrega-
ron preguntas relacionadas con la disposición de
la población a separar sus residuos, a participar en
programas de reducción y reciclaje de residuos y
sobre la participación en algún comité para mejorar
el sistema de limpia. Al respecto el 87 % mencionó
que estaría dispuesto a separar sus residuos, el 72.7 %
mencionó estar dispuesto a participar en algún pro-
grama comunitario de reciclaje y el 60 % opinó que
le gustaría pertenecer a algún comité para mejorar el
sistema de limpieza. Estos resultados
muestran que
mientras los individuos tengan poca responsabilidad
están más dispuestos a participar que cuando el in-
volucramiento requiere ser mayor.
CUADRO IV
. ACCIONES DE LA POBLACIÓN CUANDO
NO HAY RECOLECCIÓN DE RSU
Destino fnal
2005 (%)
2011 (%)
Valor Z
La quema
16.6
13.7
0.78
La tira en un lote baldío
7.7
2.5
2.55
La lleva al basurero
39.6
25.2
4.20
La deja en casa hasta que
pase el camión
24.7
48.7
6.20
Otro
11.4
9.8
0.92
CUADRO V.
ESTADO DE LIMPIEZA DE LA CIUDAD Y DE LA COLONIA
Ciudad
Colonia
2005
2011
Valor Z
2005
2011
Valor Z
Limpia o muy limpia
9.5
10.7
0.55
31.4
24.6
2.11
Regular
9.2
68.8
21.64
31.4
55.1
6.87
Sucia o muy sucia
80.5
20.6
20.86
37.2
20.2
5.32
C. Armijo de Vega
et al.
34
CONCLUSIONES
Los resultados
de este trabajo muestran que algu-
nas opiniones de la población de Ensenada respecto
al manejo de los residuos sólidos han cambiado
entre 2005 y
2011. Estos cambios en general son
positivos ya que muestran un mayor entendimiento
de lo que representan los residuos, ampliando su
concepto e incluyendo en su defnición más aspec
-
tos de valorización o de utilidad de los RSU. Estos
cambios se explican por las diversas iniciativas que
se han puesto en marcha tanto por parte del gobier-
no como por organizaciones no gubernamentales y
por instituciones educativas. Entre ellas destacan
las actividades de difusión de información entre la
ciudadanía, quienes deben involucrarse por medio
de programas de separación y acopio. La percep-
ción ciudadana mejora si existe más información
disponible, si se mejora la recolección y la cober-
tura. Es importante destacar que entre más trabaje
el gobierno municipal con la ciudadanía sobre la
percepción, la buena gestión de los RSU aumenta
por la participación de los generados en prácticas
de manejo.
Este trabajo muestra que las actividades em-
prendidas en la ciudad han contribuido al aumento
del nivel de conocimiento de la población sobre
residuos sólidos y su manejo. También es evidente
que hace falta difundir información sobre los dife-
rentes destinos que pueden tener los residuos una
vez que termina su vida útil. Asimismo, con los
resultados de este estudio ahora se sabe que no todas
las variables de conocimiento sobre residuos se ven
impactadas por igual. Se requieren más estudios que
analicen con mayor profundidad la razón de esta
respuesta heterogénea a las políticas, iniciativas de
manejo y programas emprendidos por las diversas
instancias.
No se encontraron trabajos publicados que den
cuenta de las diversas iniciativas emprendidas en
Ensenada para dar solución a los problemas de ma-
nejo de residuos a lo largo del tiempo. Las autoras
de este trabajo consideran que se debe dar segui-
miento y publicar las experiencias de las diferentes
iniciativas en materia de residuos emprendidas por
cualquier sector de la sociedad. De esta manera se
podrá construir sobre experiencias previas valiosas
tanto para tomadores de decisiones como para los
sectores académicos, iniciativa privada y de presta-
ción de servicios.
REFERENCIAS
Aljaradin M.,
Persson K.M.
y Hossam A.I. (2011). Public
awareness and willingness for recycle in Jordan. Int.
Jour. Acad. Res. 3, 507-510.
Angulo C. (2011). El camino a la sustentabilidad en la
UABC. Gaceta Universitaria 274, 12- 13.
Arenas L. V. (2008).
Comunicación personal
. Jefe del
Departamento de contaminación ambiental. Dirección
de Ecología del
XIX Ayuntamiento de Ensenada.
Cota G. E. (2005). Percepción social de la basura domésti-
ca en la mancha urbana de Ensenada, B. C. Tesis de
Maestría. Universidad Autónoma de Baja California.
Ensenada, 122 pp.
Cursio A., Leung S., Prentice B. y Trubiani G. (2003).
Student recycling behavior on the St. George Campus
of the University of Toronto. University of Toronto.
35 pp.
Davio R. (2001) InFuences and motivations on curbside
recycling participation in Austin, Tx. Tesis de Licen-
ciatura. University of Texas at Austin. 68 pp.
Garcés C., Lafuente A., Pedraja M. y Rivera P. (2002).
Urban waste recycling behavior: antecedents of par-
ticipation in a selection, collection program. Environ.
Manage. 30, 378-390.
Gamba R. y Oskamp S. (1994) ±actors inFuencing com
-
munity residents’ to participate in commingled curb-
side recycling program. Envir. Behav. 26, 587-612.
Gobierno Federal (2008) Segundo informe de gobierno.
Educación y cultura ambiental. Gobierno de los Esta-
dos Unidos Mexicanos. México DF, 499 pp.
Gobierno Municipal
de Ensenada (2008). Reglamento
de Manejo de Residuos Sólidos Urbanos y Aseo Pú-
blico para el Municipio de Ensenada, Baja California.
Periódico Ofcial No. 15 Tomo CXV.
Gobierno Municipal de Ensenada (2008). Plan Municipal
de Desarrollo 2008-2010. Ensenada, Baja California,
México, 12 pp.
Gobierno Municipal de Ensenada (2010). Tercer informe
de gobierno municipal. Gobierno Municipal de
Ensenada, Baja California, México 160 pp.
Hernández S.R., Fernández C. y Baptista P. (2006)
Me-
todología de la investigación
. 4a. ed., McGraw-Hill.
México. 850 pp.
INEGI (2005). Censo de población y vivienda 2005. [en
tos/ccpv/cpv2005/Default.aspx. 04/12/2011
INEGI (2010). Censo de población y vivienda 2010. [en
CPV/De²ault.aspx?texto=Ensenada
.
27/04/2011
EL CONOCIMIENTO DE LOS HABITANTES SOBRE EL PROBLEMA DE LA BASURA
35
Lindén A.L.
y Carlsson K.A. (2003). Environmentally
friendly disposal behaviour and local support systems:
lessons from a metropolitan area. Local Environment
8, 291-301.
McKenzie-Mohr G. y Smith W. (1999).
Fostering sustain-
able behavior: an introduction to community-based
social marketing
. New Society Publishers, Gabriola
Island B.C, Canada. 160 pp.
Rahji M.A y Aiyelari E.A. (2005). Urban households’ solid
wastes management in Lagos, Nigeria: a description
of current practices, attitudes, perceptions and prefer-
ences. Memorias.
Waste- The Social Context. The
Edmonton Waste Management Centre of Excellence.
Edmonton, Alberta, Canadá. 11 al 14 de mayo, 2005.
REMEXMAR (2011). Resultados del programa de de-
sarrollo de capacidades para el manejo de residuos
electrónicos. [en línea] http://www.remexmarbc.org/
25/09/2011
SEMARNAT (2003). Ley General para la Prevención y
Gestión Integral de los Residuos. Diario Ofcial de la
Federación, 8 de octubre de 2003. México, D.F.
SPA (2011). Reunión de trabajo programa “Ponte las Pi-
las”. Secretaría de Protección al Ambiente, Gobierno
del Estado de Baja California [en línea]
http://www.
spabc.gob.mx/?id=100&sid=24&p=2
Troschinetz A.M. y Mihelcic J.R. (2009). Sustainable recy-
cling of municipal solid waste in developing countries.
Waste Manage. 29, 915-923.
logo_pie_uaemex.mx