Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
BIORREMEDIACIÓN DE UN SUELO TROPICAL CONTAMINADO CON RESIDUOS
ACEITOSOS INTEMPERIZADOS
Teresa Cristina FERREIRA DO NASCIMENTO
1
, Fernando Jorge SANTOS OLIVEIRA
2
y Francisca PESSOA DE FRANÇA
3
*
1
Departamento de Engenharia Bioquímica. Alumna de Doctorado en la Universidade Federal do Rio de Janeiro,
Universidade Federal do Rio de Janeiro, Brasil
2
Petróleo Brasileiro S.A - PETROBRAS, Brasil
3
Departamento de Engenharia Bioquímica da Escola de Química, DSc, Tecnología de Procesos Químicos y
Bio-químicos, Universidad Federal do Rio de Janeiro
*Autor responsable: fpfranca@eq.ufrj.br
(Recibido agosto 2011, aceptado noviembre 2012)
Palabras clave: biorremediación, biodegradación, residuos aceitosos, hidrocarburos aromáticos policíclicos,
suelo intemperizado
RESUMEN
En este trabajo se evaluó la biorremediación de un suelo de clima tropical, contamina-
do con residuos aceitosos intemperizados. Fueron ensayadas tres concentraciones de
hidrocarburos totales de petróleo (HTP) iniciales: 15.3, 19.0 y 29.2 g/kg de suelo. Los
ensayos fueron llevados a cabo en 60 días, monitoreando los siguientes parámetros:
humedad, pH, concentración de bacterias heterotrófcas totales (BHT), hongos totales
(HT), hidrocarburos totales de petróleo (HTP) e hidrocarburos aromáticos policíclicos
(HAP): benzo(a)pireno (BaP) y criseno (CHR). La concentración inicial de los HTP
inFuenció inversamente la biodegradación: 84, 72 y 55 %, respectivamente, en 60 días.
El aumento de la concentración inicial de HTP también inFuenció negativamente la
degradación del CRH, no siendo observado efecto alguno en la degradación del BaP.
Key words: bioremediation, biodegradation, oily residues, polycyclic aromatic hydrocarbons, intemperized soil
ABSTRACT
This study evaluates the bioremediation of a tropical soil from tropical climate,
contaminated with weathered oily residues. Three initial concentrations of total
petroleum hydrocarbons (TPH) were tested: 15.3, 19.0 and 29.2 g/kg of soil. The
experiments were conducted over 60 days, by monitoring the following param-
eters: moisture, pH, concentration of total heterotrophic bacteria, total fungi, total
petroleum hydrocarbons and polycyclic aromatic hydrocarbon: benzo(a) pyrene
(BaP) and chrysene (CHR). The initial concentration o± TPH inversely inFuenced
biodegradation: 84, 72 and 55 % respectively, during 60 days. By increasing the
initial concentration o± TPH, the degradation o± CHR was also inFuenced; however,
no effect on the degradation of BaP was observed.
Rev. Int. Contam. Ambie. 29 (1) 21-28, 2013
T.C. Ferreira do Nascimento
et al.
22
INTRODUCCIÓN
El sector del petróleo y del gas natural genera
varios residuos peligrosos y, entre estos, los residuos
empetrolados que pueden presentar compuestos
tóxicos como los hidrocarburos aromáticos policí-
clicos y ser infamables. Los residuos empetrolados
son generados en las operaciones normales de las
unidades, en las paradas para mantenimiento y en
los casos de emergencia ambiental, incrementando
su cantidad. La gestión ambiental de los residuos con
miras a minimizar los efectos adversos de los eventos
de contaminación ambiental por residuos aceitosos,
el desarrollo sostenible y los costos relacionados
con las operaciones de almacenamiento, transporte
y tratamiento de los residuos son preocupaciones
actuales, tanto del sector industrial, como del sector
académico.
La incorporación de residuos aceitosos en un
suelo constituye una ruta para el tratamiento de estos
materiales; sin embargo, cuando es mal conducida
genera pasivos ambientales. Los derrames de petróleo
crudo y sus derivados y el almacenamiento inade-
cuado de residuos también aumentan el valor de lo
que corresponde a pasivos ambientales del sector del
petróleo y del gas natural, impulsando investigacio-
nes para el desarrollo de alternativas efectivas, tanto
desde el punto de vista técnico como desde el punto
de vista económico.
La biorremediación de suelos contaminados es
una técnica de tratamiento que tiene como objetivo
utilizar el potencial de la micro biota autóctona o
exógena, para degradar los compuestos orgánicos
constituyentes de los residuos, con la consecuente
disminución de la toxicidad. Esta tecnología está
infuenciada por Factores internos y externos. Entre
los factores internos se destaca el genotipo de los
microorganismos y entre los externos, la temperatura,
la aireación, el tipo y la concentración de los con-
taminantes, su grado de intemperismo, así como las
fuentes y las concentraciones de los macronutrientes
(Huang
et al.
2004, Zahed
et al
. 2010). Esta tecnolo-
gía es, en general, e±ciente y económica cuando se
compara con las alternativas Físicas y ±sicoquímicas
convencionales de tratamiento de suelos (Oliveira y
de França 2005).
Se ha realizado estudios buscando la biorremedia-
ción de suelos impactados por hidrocarburos como
una función de factores externos, como el tipo y la
concentración de fuentes de N y de P, el pH y la pre-
sencia de surFactantes (Venosa y Zhu 2003, Das
et al.
2008). Por otra parte, se encuentran pocos estudios
sobre el efecto del intemperismo de los residuos
empetrolados en los suelos, en especial suelos de
clima tropical, y de la concentración de estos residuos
intemperizados sobre la biorremediación (Trindade
et al
. 2005). Esto aún a sabiendas que este es un
problema contemporáneo para los países en desarro-
llo, considerando el número de áreas contaminadas
abandonadas y los aspectos de sostenibilidad, salud
y ambiente.
Las consideraciones ambientales y económicas
dieron impulso a la elaboración de esta investi-
gación, la cual buscó verificar la eficacia de la
biorremediación de un suelo tropical contaminado
con distintas concentraciones de residuos aceitosos
intemperizados.
MATERIAL Y MÉTODOS
El suelo utilizado en este estudio es proveniente
de un área de
landfarming
usada para el tratamiento
de residuos aceitosos de la industria de petróleo y
gas, y recibió residuos petrolizados hace un poco
más de cinco anos. Este sitio está cerca de la línea
del ecuador. Se registran, en el área, temperatura
media de 27 ºC, humedad relativa entre 75 y 86 %
y precipitación entre 1750 y 2500 mm. De acuerdo
con estos datos, el área es típica de un clima tropical.
Para ejecutar el muestreo de suelo el área del
landfarming
Fue dividida en tres lotes justi±cando
las tres diferentes concentraciones de HTP ob-
servadas. El suelo, fue colectado de siguiendo la
normativa brasileña vigente, ABNT NBR (10004).
Las muestras de suelo utilizadas para los ensayos de
biorremediación fueron acondicionadas en cajas de
cloruro de polivinilo (PVC), con capacidad para 20
litros y reFrigeradas a 4 ² 1 ºC, con el ±n de realizar
los ensayos de biotratamiento.
Granulometría, humedad, pH y capacidad de
retención de agua (CRA)
La distribución granulométrica del suelo fue eje-
cutada de acuerdo con la Norma Brasileña (ABNT
NBR 7180 1984), que corresponde a la homogenei
-
zación de la muestra, secado al aire, paso por una
serie de tamices y ±nalmente, sedimentación de los
granos en solución de orto-polifosfato de sodio. La
humedad fue determinada mediante el uso de crisoles
de porcelana y un analizador de humedad por infra-
rrojo, Gehaka, mod. IV-2000, hasta peso constante.
Los valores de pH de los suelos fueron determinados
mediante suspensiones en agua destilada. Se utilizó
el procedimiento descrito por Embrapa (1979), con
potenciómetro Digimed, mod. DM-20. La CRA de
BIORREMEDIACIÓN DE UN SUELO TROPICAL CONTAMINADO CON RESIDUOS ACEITOSOS
23
las muestras de suelos fue determinada siguiendo
la metodología descrita por Watwood
et al.
(1991).
Las determinaciones fueron llevadas a cabo por
triplicado.
Hidrocarburos totales de petróleo (HTP) y HAP
Para la determinación de HTP y sus fracciones
fue utilizada la metodología USEPA 8015, que
determina compuestos orgánicos no halogenados
a través de cromatografía gaseosa, acoplada a un
detector de ionización de llama. Los extractos orgá-
nicos fueron obtenidos siguiendo el método USEPA
3540C (
Soxhlet extraction
) y la preparación previa
a la cromatografía siguió el método USEPA 3630C
(
Silica gel cleanup
). Los valores de HTP consideran
los resultados de HTP en las fracciones de gasolina,
querosén, diesel y aceite combustible, así como la
fracción no resuelta en el cromatograma.
Fueron determinados los tenores de criseno
(CHR) y de benzo(a)pireno (BaP) por cromatogra-
fía gaseosa acoplada a espectrometría de masas, de
acuerdo con el método USEPA 8270 C.
Los extractos orgánicos fueron obtenidos si-
guiendo el método USEPA 3540C y la preparación
previa a la cromatografía siguió el método USEPA
3630C. Todas las determinaciones fueron realizadas
por triplicado.
Cuantifcaciones microbianas
Las cuantiFcaciones de los grupos microbianos,
bacterias heterotróFcas totales y hongos totales en las
muestras de suelo fueron llevadas a cabo utilizando
la Técnica
Pour Plate
. Se agregaron 10 g de suelo
a 90 mL de solución salina (NaCl al 0.9 %) y se
promovió la agitación en batidora (Tecnal - TE-420)
por 15 minutos a 150 rpm. Alícuotas de 1 mL fueron
sometidas al procedimiento de diluciones decimales
sucesivas, cultivadas en medio de cultivo especíFco
para cada grupo microbiano. Para la cuantiFcación de
hongos se utilizó el medio agar Sabóraud (Vetec, Río
de Janeiro, Brasil), con 2 % de glucosa y suplemen
-
tado con ampicilina 50 mg/L (Cimed, Pouso Alegre
Brasil). Para la cuantiFcación de bacterias se utilizó
el medio agar nutriente (Merck, Darmstadt, Alema-
nia), suplementado con nistatina, 50 mg/L (Teuto,
Anápolis, Brasil). Las placas fueron incubadas en
estufa bacteriológica a 30 ± 1 ºC, por 48 horas para
el crecimiento y conteo de bacterias y por 120 horas
para el crecimiento y conteo de hongos. Después
de ese periodo los resultados fueron expresados en
unidades formadoras de colonia por gramo de suelo
(UFC/g de suelo). Todas las determinaciones y ex-
perimentos fueron realizados por triplicado.
Biorremediación
Los ensayos de biodegradación fueron realizados
en reactores de polietileno con dimensiones de 20 cm
× 20 cm × 10 cm (largo, ancho, alto). Cada reactor
fue alimentado con 2 kg de suelo contaminado y se
procuró mantener las mismas condiciones de hume-
dad en todos los reactores, fracción de 70-80 % de
la capacidad de retención de agua, correspondiendo
a valores de humedad entre 20 a 25 %. Cada uno de
los tres ensayos de biorremediación fue realizado por
triplicado, totalizando nueve tratamientos.
Para el monitoreo del bioproceso fueron vigilados
los siguientes parámetros: humedad, pH, concentra-
ción de bacterias heterotróFcas totales (BHT), hongos
totales (HT), hidrocarburos totales de petróleo (HTP)
e hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP):
benzo(a)pireno (BaP) y criseno (CHR). Todos los
resultados analíticos son presentados como la media
de tres ensayos.
Los resultados de las medias de biodegradación
de HTP (en un delineamiento completamente ca-
sualizado) fueron sometidos al análisis de varianza
(ANOVA) y a la prueba de comparación múltiple de
medias de Tukey, a 5 % de signiFcancia. En todos
los casos, los análisis estadísticos fueron realizados
con el auxilio del programa computacional
Statistica
,
versión 5.5 (Statsoft Inc).
RESULTADOS Y DISCUSIÓN
Los resultados de algunos parámetros de la carac-
terización física y química del suelo se presentan en
el
cuadro I
. Se trata de un suelo con 28 % de ma
-
teriales Fnos. Considerando que las arcillas y limos
presentan elevada área superFcial, los fenómenos de
adsorción de los contaminantes en esos materiales
son bastante favorecidos, lo cual diFculta el proceso
de solubilidad de esas moléculas y, por consiguiente,
CUADRO I.
CARACTERIZACIÓN ²ÍSICA Y QUÍMICA
DEL SUELO
Parámetro
Resultado
pH (en H
2
O)
6.9 ±
0.2
Arcilla (%)
13
±
1
Limo (%)
25
±
2
Arena ²ina (%)
18
±
1
Arena Media (%)
28
±
2
Arena Gruesa (%)
12
±
1
CRA (%)
32
±
1
P total (mg P/kg de suelo)
16
±
1
N total (mg N/kg de suelo)
680
± 50
HTP (mg/kg de suelo)
29179
± 450
T.C. Ferreira do Nascimento
et al.
24
la biodegradación. Por otro lado, el suelo presentó un
porcentaje importante de materiales arenosos, 58 %,
que puede favorecer la biodegradación por una mejor
transferencia de masa del oxígeno del aire atmosférico
y el suelo, debido a la porosidad (Marin
et al.
2005,
Trindade
et al
. 2005). El pH próximo a la neutralidad
se considera adecuado para la actividad de degrada-
ción de hidrocarburos por bacterias y hongos (Franco
et al.
2004). La CRA, aproximadamente del 30 %,
es compatible con suelos limosos, así como también
el pH levemente ácido que es coincidente con la
presencia de minerales de arcillas, concordando con
los resultados granulométricos.
En los cromatogramas fueron detectados com-
puestos orgánicos en la fracción de gasolina (HTP
GRO) 5 %, de diesel (HTP DRO) 5 %, y de lubri
-
cantes (HTP ORO) 90 %. La poca concentración
de compuestos de cadenas menores indica, con-
juntamente con la ausencia de compuestos lineares
resueltos y a la elevación de la línea de base, el
proceso de intemperismo de los residuos, incre-
mentando la resistencia del residuo y la difcultad
para el biotratamiento. El intemperismo se refere
al resultado de procesos químicos, biológicos y
físicos sobre el residuo, que pueden afectar el tipo
de compuestos que permanecen en el suelo. Las
muestras presentaron HTP inicial de 15.3, 19.0 y
29.2 g/kg de suelo y estas elevadas concentraciones
del contaminante difcultan aún mas la biorreme
-
diación, conforme lo reportado por Del´Arco y de
França (2001).
En todos los ensayos de biorremediación el pH
inicial del suelo Fue de aproximadamente 6.9 ± 0.1
decayendo a 6.2 ± 0.1 a lo largo de los 60 días del
proceso. El metabolismo de las fracciones leves y
pesadas de petróleo produce diversos tipos de ácidos
orgánicos que pueden reducir el pH del suelo y este
hecho da evidencias de una microbiota metabólica-
mente activa (Watson
et al
. 2002).
Durante los ensayos, la humedad de los suelos
Fue mantenida entre 70 y 80 % de la capacidad de
retención de agua; intervalo considerado ideal para
los procesos de biodegradación de acuerdo con Ra-
mírez
et al.
(2009). Estos valores de humedad fue-
ron mantenidos ya que se encuentran en la fracción
óptima que favorece el proceso de biodegradación
aeróbica de hidrocarburos en suelos ya que la hu-
medad en exceso puede difcultar la dispersión del
oxígeno (Marin
et al.
2005). Las temperaturas de los
suelos no fueron controladas para reducir costos de
proceso y se mantuvieron en 30 ± 2 ºC. De acuerdo
con Oliver y Magot (2005), en temperaturas entre
25 ºC y 30 ºC se desarrolla una gran variedad de
especies de microorganismos capaces de oxidar
hidrocarburos. Muchos ensayos de laboratorio han
demostrado que la biodegradación de hidrocarburos
por microorganismos ha sido llevada a cabo de ma-
nera más conforme con temperaturas en el intervalo
de 20 a 35 ºC (Stempwort y Biggar 2008).
Las pérdidas abióticas fueron estimadas como
menores al 10 % y, en las condiciones establecidas
en esta investigación, posiblemente son el resultado
de la volatilización y fotooxidación, como describe
la literatura consultada (Imfeld
et al.
2009).
La evolución de la biodegradación de los HTP del
suelo disminuyó con el aumento de los niveles de
contaminación (
fg. 1
). En 30 días de proceso, la de-
gradación en todos los bioreactores conteniendo 15.3
o 19 g/ kg alcanzó el mismo nivel, aproximadamente
55 %, indicando que había una tolerancia de los mi
-
croorganismos autóctonos a estos niveles de conta-
minación. En este mismo período, la biodegradación
de los contaminantes Fue 10 % menor en cuanto se
operó con el nivel de contaminación de 29 g/kg que
alcanzó 45 % de remoción solamente a los 60 días
de proceso. Esta menor actividad microbiana está
probablemente relacionada con la susceptibilidad de
algunas cepas al contaminante. En 60 días, solamente
en los ensayos con suelo conteniendo 15.3 y 19.0 g/
kg fueron alcanzados HTP residuales por debajo del
límite de intervención estipulado por la Legislación
Brasileña para suelos en áreas industriales, que es de
5 g/kg de suelo (Brasil 2009).
El análisis del perfl cromatográfco de los estratos
de los suelos permite verifcar que, en las tres condi
-
ciones estudiadas, los compuestos en la fracción de
HTP GRO fueron totalmente biodegradados y que
la degradación del HTP ORO Fue superior a 50 %,
a pesar de ser considerado resistente, indicando la
adaptación de la microbiota nativa.
40
50
60
70
80
90
100
30
60
Tiempo (días)
Biodegradación (%)
HTP inicial 15.5 g/kg
HTP inicial 19.0 g/kg
HTP inicial 29.2 g/kg
Fig. 1
. Porcentaje de biodegradación de HTP, en 30 y 60 días
de proceso, en los ensayos de biorremediación con HTP
inicial 15.3, 19.0 y 29.2 g/kg de suelo
BIORREMEDIACIÓN DE UN SUELO TROPICAL CONTAMINADO CON RESIDUOS ACEITOSOS
25
Trindade
et al
. (2005) estudiaron la biodegradación
de petróleo crudo y petróleo crudo intemperizado en
suelo tropical y verifcaron que la Facilidad con que
los hidrocarburos pueden ser removidos de los suelos
varía inversamente con el intemperismo del contami-
nante. Del´Arco y de França (2001) trabajaron en la
biorremediación con suelo arenoso contaminado con
petróleo árabe liviano, en concentraciones de HTP
no superiores a 14 g/kg de suelo, debido a los eFectos
inhibidores del contaminante. En el presente trabajo, la
concentración de hidrocarburos de aproximadamente
29 g/kg de suelo tropical estudiado no fue inhibidora,
revelando la importancia de la realización de estu-
dios específcos para cada sistema y el potencial de
la microbiota autóctona de los suelos. Dado que fue
utilizado suelo de un área de
landfarming
para trata-
miento de residuos aceitosos, la microbiota del suelo
ya estaba adaptada, contribuyendo a la remoción de
los hidrocarburos intemperizados.
El comportamiento de los micro-organismos revela
informaciones respecto de la presencia o ausencia
de las variables de la biodegradación y, además, la
interpretación de los resultados es de un valor con-
siderablemente importante para el entendimiento del
proceso (Pala
et al
. 2006). La concentración inicial
de BHT y HT totales fue similar en todos los ensa-
yos (
Fig. 2a
y
2b
). En la mayoría de los ensayos las
concentraciones de BHT y de HT alcanzaron valores
máximos en siete días de proceso, disminuyendo a lo
largo del tiempo y alcanzando las menores concen-
traciones microbianas en 30 días de proceso, pero en
valores comparables a los reportados en la literatura
consultada para suelos impactados con petróleo y sus
derivados (Oliveira y de França 2005). El análisis de
las
fguras 2a
y
2b
, conjuntamente con la
fgura 1
,
permite además concluir que el suelo impactado no
tenía concentración inhibidora de macronutrientes (N y
P), que son elementos importantes para la producción
de biomasa y, por lo tanto, biodegradación en condi-
ciones aeróbicas, provocada por la agitación del suelo
en los ensayos. Se verifca además que la presencia de
mayores concentraciones del contaminante provocó
la reducción de la concentración de HT y de BHT
a lo largo del proceso; sin embargo, el perfl de las
curvas se mantuvo. En los ensayos llevados a cabo
con HTP inicial de 29.2 g/kg fueron obtenidas las
menores concentraciones de HT, a partir de 30 días
de proceso, sin comprometer la biodegradación de los
Fig. 2
. Evolución del crecimiento microbiano durante la biorremediación (a) BHT; (b) HT
1.00E+03
1.00E+04
1.00E+05
1.00E+06
1.00E+07
1.00E+08
1.00E+09
BHT (UFC/kg de suelo)
HTP Inicial 15.3 g/kg
HTP Inicial 19.0 g/kg
HTP Inicial 29.2 g/kg
1.00E+03
1.00E+04
1.00E+05
1.00E+06
01
02
03
04
05
06
0
Tiempo (dias)
HT (UFC/kg de suelo)
T.C. Ferreira do Nascimento
et al.
26
contaminantes. Esto corrobora lo expresado por Pérez-
Armendáriz
et al
. (2010) y por Tortella
et al
. (2005)
que reportan hongos flamentosos como microorga
-
nismos con elevado potencial hidrocarbonoclástico,
principalmente en la degradación de las fracciones más
pesadas del petróleo, como aquellas predominantes en
los residuos aceitosos. La reducción de las concentra-
ciones de los grupos microbianos monitoreados puede
también ser atribuida a la reducción o agotamiento
de los nutrientes requeridos para la asimilación del
carbono (Ballaminut y Matheus 2007).
En el
cuadro II
se encuentran los resultados de
las comparaciones múltiples de las medias de biode-
gradación de HTP en 30 y en 60 días de proceso. En
30 días, el ANOVA indicó que la diferencia mínima
signifcativa para la biodegradación Fue 5.34 % con un
desvío estándar de 2.13. La prueba Tukey comprobó,
con base en las comparaciones múltiples de las medias,
para
p
< 0.05, que la biodegradación es diferente sólo
entre los dos niveles más altos de concentración de
HTP estudiados. Sin embargo, en dicho periodo de
tiempo le suelo no pudo ser clasifcado como tratado,
con base en la legislación brasileña.
El ANOVA, realizado con los datos de biodegrada-
ción en 60 días, llevó a un valor de diferencia mínima
signifcativa para la biodegradación de 7.16 %, con un
desvío estándar de 2.86 %. Complementariamente,
con el conjunto de datos obtenidos con la prueba de
Tukey, es posible verifcar que en este periodo de
tiempo las biodegradaciones porcentuales obtenidas
son estadísticamente diFerentes, a un nivel de signif
-
cancia de 5 %. De esta manera, está confrmando que
la concentración inicial del contaminante in±uenció
a la biodegradación de los hidrocarburos, tanto a los
30 como a los 60 días de proceso. Nuestros resultados
corroboran aquellos reportados por Del’Arco y de
França (2001) e indican la importancia del control
de la concentración inicial de HTP para el éxito del
tratamiento. Se verifca además, que la biodegrada
-
ción es inversamente proporcional a la concentra-
ción inicial del contaminante, probablemente por la
inhibición del metabolismo celular y formación de
intermediarios tóxicos (Alexander 1999, Del’Arco
y de França 2001).
La biorremediación también fue analizada con
relación a la biodegradación de los HAP CHR y BaP
(
Cuadro III
). El análisis del cuadro permite veri-
fcar que el aumento de la concentración inicial de
hidrocarburos en el suelo in±uyó negativamente en la
biodegradación del CHR, no siendo observado efecto
en la degradación del BaP. Los HAP son compuestos
tóxicos y moléculas de interés ambiental en suelos
impactados (Jaques
et al
. 2007). Su biodegradación
depende de muchos factores como biodisponibilidad,
muy in±uenciada por la matriz del suelo y el intempe
-
rismo del contaminante. El CHR posee cuatro anillos
aromáticos en cuanto que el BaP posee cinco anillos
condensados y, por lo tanto, mayor peso molecular.
Varios estudios comprueban que los HAP de alto
peso molecular son menos biodegradables cuando
son comparados con los de menor masa molecular
(Alexander 1999, Vasconcelos
et al
. 2011). Otro
hecho que se debe considerar es el intemperismo del
suelo que aumenta la adsorción de contaminantes
orgánicos hidrofóbicos, como los HAP en la matriz
sólida, diminuyendo la velocidad y la extensión de
la biodegradación. Como consecuencia, después de
un período inicial de tratamiento, la concentración de
algunos HAP puede tender a estabilizarse en un valor
residual, como lo observado para el caso del BaP.
Una de las hipótesis mas aceptadas propone que los
fenómenos de transferencia de contaminantes cons-
tituyen la etapa limitante del bioproceso (Nocentini
et al
. 2000). En tales situaciones, la concentración
residual del contaminante depende mayormente de
las partículas fnas de los suelos y del intemperismo
del contaminante.
CUADRO III.
BIODEGRADACIÓN DEL CRISENO Y DEL
BENZO(A)PIRENO EN ²UNCIÓN DE LA
CONCENTRACIÓN INICIAL DE HTP EN EL
SUELO
HTP inicial
(g/kg de suelo)
Biodegradación (%)
CHR
BaP
15.3
66 ³ 5 (6.9)
37 ³ 4 (3.5)
19.0
53 ³ 4 (7.3)
29 ³ 2 (4.5)
29.2
19 ³ 2 (7.8)
35 ³ 3 (8.1)
Nota: Los números presentados entre paréntesis son de la
concentración inicial media del HAP, en mg/kg
CUADRO II.
PRUEBA DE TUKEY, DI²ERENCIAS SIGNI
-
FICATIVAS ENTRE LOS TRATAMIENTOS
REALIZADOS
HTP inicial
(g/kg de suelo)
MSB*
30 días
60 días
15.3
54.93 a**
83.83 c**
19.0
55.03 a**
71.97 d**
29.2
45.07 b**
55.28 e**
Nota: *MSB – media signifcativa de la biodegradación (p < 0.05)
** Letras minúsculas distintas, en cada columna, indican medias
signifcativamente diFerentes
BIORREMEDIACIÓN DE UN SUELO TROPICAL CONTAMINADO CON RESIDUOS ACEITOSOS
27
CONCLUSIÓN
Los resultados de biodegradación de HTP en-
contrados son alentadores y revelan el éxito del
biotratamiento propuesto para tratamiento de los
suelos impactados con altas concentraciones de
residuos aceitosos intemperizados. El aumento
de la concentración inicial de hidrocarburos tota-
les infuyó negativamente. Al Fnal de 60 días de
bioproceso, los suelos con las dos concentraciones
menores ensayadas de HTP inicial fueron consi-
derados tratados, de acuerdo con la Legislación
Brasileña (HTP < 5 g/kg). La concentración inicial
de HTP también infuyó negativamente en la bio
-
degradación del CHR, no siendo observado efecto
en la degradación del BaP, probablemente debido
a la biodegradación preferencial de los HAP de
menor peso molecular, sumado al intemperismo
del suelo estudiado, contribuyendo la adsorción
de este compuesto en las partículas Fnas del suelo,
diFcultando la biodegradación.
AGRADECIMIENTOS
Los autores agradecen al Conselho Nacional de
Desenvolvimento CientíFco e Tecnológico (CNPq),
Coordenação de Aperfeiçoamento de Pessoal de
Nível Superior (CAPES) y a PETROBRAS por el
apoyo Fnanciero.
REFERENCIAS
ABNT (1984)
Solo: análise granulométrica
,
NBR 7180
.
Associação Brasileira de Normas Técnicas, Río de
Janeiro, 13 p.
ABNT (2004)
Resíduos Sólidos: classificação
,
NBR
10004
. Associação Brasileira de Normas Técnicas,
Río de Janeiro, 77 p.
Alexander M. (1999).
Biodegradation and Bioremedia-
tion.
Academic Press, San Diego, 239 pp.
Ballaminut N. y Matheus D. R. (2007). Characterization
of fungal inoculum used in soil bioremediation. Braz.
J. Microbiol. 38, 248-252.
Brasil (2009).
Resolução nº 420 de 28 de dezembro de
2009 do Conselho Nacional do Meio Ambiente
, Bra-
sília DF, 16 p.
Das P., Mukherjee S. y Sen R. (2008). Improved bioavail
-
ability and biodegradation of a model polyaromatic
hydrocarbon by a biosurfactant producing bacterium
o± marine origin. Chemosphere 72, 1229-1234.
Del’Arco J.P. y de ²rança ².P. (2001). Infuence o± oil
contamination levels on hydrocarbon biodegradation
in sandy sediment. Environ. Pollut. 110, 515-519.
EMBRAPA (1979).
Manual de métodos de análise de solo.
SNLCS
. Empresa Brasileira de Pesquisa Agropecuária,
Río de Janeiro, 212 pp.
²ranco I., Contin M., Bragato G. y de Nobili M. (2004).
Microbial resilience of soils contaminated with crude
oil. Geoderma 121, 17-30.
Huang X.D., El-Alawi Y., Penrose D.M., Glick B.R.
y Grenberg B.M. (2004). Responses o± three grass
species to cresote during phytoremediation. Environ
Pollut. 130, 453-464.
Imfeld G., Braeckevelt M., Kuschk P. y Richnow H.H.
(2009). Monitoring and assessing processes of organic
chemicals removal in constructed wetlands. Chemo-
sphere 74, 349-362.
Jacques R.J.S., Bento ².M., Antoniolli Z.I. y Camargo,
².A.O. (2007).
Biorremediação de solos contaminados
com hidrocarbonetos aromáticos policíclicos. Ciência
Rural
37, 1192-1201.
Marín J. A., Hernandez T. y Garcia C. (2005). Bioremedia-
tion o± oil reFnery sludge by land±arming in semiarid
conditions: infuence on soil microbial activity. Envi
-
ron. Res. 98, 185-195.
Nocentini M., Pinelli D. y Fava F. (2000). Bioremedia-
tion of a soil contaminated by hydrocarbon mixtures:
the residual concentration problem.
Chemosphere 41,
1115-1123.
Oliveira F.J.S. y de França F.P. (2005). Increase in removal
of polycyclic aromatic hydrocarbons during bioreme-
diation of crude oil-contaminated sandy soil. Appl.
Biochem. Biotechnol. 121-124, 593-603.
Olivier B. y Magot M. (2005).
Petroleum Microbiology
.
ASM Press, Washington D.C., 365 pp.
Pala D.M., de Carvalho D.D., Pinto J.C. y Sant’anna Jr.
G.L. (2006). A suitable model to describe bioremedia-
tion of a petroleum-contaminated soil. Int. Biodeter.
Biodegr. 58, 254-260.
Pérez-Armendáriz B., Martínez-Carrera D., Calixto-Mos-
queda M., Alba J. y Rodríguez-Vázquez R. (2010).
Filamentous fungi remove weathered hydrocarbons
from polluted soil of tropical México. Rev. Int. Con-
tam. Ambie. 26, 193-199.
Ramírez M.E., Zapién.B., Zegarra H.G., Rojas N.G. y
Fernández, L.C. (2009). Assessment of hydrocarbon
biodegradability in clayed and weathered polluted
soils. Int. Biodeter. Biodegr. 63, 347-353.
Stempvoort D.V. y Biggar K. (2008). Potential ±or biore
-
mediation of petroleum hydrocarbons in groundwater
under cold climate conditions: a review. Sci. Technol.
53, 16-41.
T.C. Ferreira do Nascimento
et al.
28
Tortella G.R., Diez M.C. y Durán N. (2005). Fungal
diversity and use in decomposition of environmental
pollutants.
Crit. Rev. Microbiol. 31, 197-212.
Trindade P.V.O., Sobral L.G., Rizzo A.C.L., Leite S.G.F.
y Soriano A.U. (2005). Bioremediation of a weathered
and a recently oil-contaminated soil from Brazil: a
comparison study. Chemosphere 58, 515-522.
USEPA (1996).
S
oxhlet extraction, v. I-B. Method 3540C.
United States Environmental Protection Agency, Wash-
ington DC, 8 pp.
USEPA (1996). Silica gel clean-up, I-B. Method 3630C.
United States Environmental Protection Agency,
Washington DC, 15 pp.
USEPA (1996). Nonhalogenated Organics by Gas Chroma-
tography/Flame Ionization Detector. Method 8015B.
United States Environmental Protection Agency,
Washington DC, 37 pp.
USEPA. (1996). Semivolatile Organic Compounds by Gas
Chromatography/Mass Spectrometry. Method 8270C.
United States Environmental Protection Agency, Wash-
ington DC, 72 pp.
Vasconcelos U., Oliveira F.J.S. y de França F.P. (2011).
Removal of high-molecular weight polycyclic aromatic
hydrocarbons. Quim. Nova 34, 218-221.
Venosa A.D. y Zhu X. (2003). Biodegradation of crude
oil contaminating marine shorelines and freshwater
wetlands. Spill Sci. Technol. Bull. 8, 163-178.
Watson J. S., Jones D. M., Swannell R.P.J. y Van Duin,
A.C.T. (2002). Formation of carboxylic acids during
aerobic biodegradation of crude oil and evidence of
microbial oxidation of hopanes. Org. Geochem. 33,
1153-1169.
Watwood M.E., White C.S. y Dahn C.N. (1991). Method-
ological modi±cations for accurate and ef±cient deter
-
mination of contaminant biodegradation in unsaturated
calcareous soil. Appl. Environ. Microbiol. 57, 717-720.
Zahed M.A., Aziz H.A., Isa M.H. y Mohajeri L. (2010).
Enhancement biodegradation of n-alkanes from crude
oil contaminated seawater. Int. J. Environ. Res. 4,
655-664.
logo_pie_uaemex.mx