Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Rev. Int. Contam. Ambie. 29 (1) 59-75, 2013
COMUNICACIÓN DE RIESGOS ECOLÓGICOS: EL CASO DE LA CONTAMINACIÓN
ATMOSFÉRICA EN DOS CIUDADES INTERMEDIAS DEL SUR DE CHILE
Arturo VALLEJOS-ROMERO
1*
y Marcela OÑATE ÑANCUCHEO
2
1
Centro de Estudios del Desarrollo Local y Regional (CEDER) de la Universidad de Los Lagos, Osorno, Chile,
Lord Cochrane 1056, Osorno, Chile
2
Instituto EuroTurismo-Universidad de La Frontera. Tel: 56-77037344, Los Maitenes 0520, Temuco, Chile
*Autor responsable: avallejos@ulagos.cl
(Recibido marzo 2012, aceptado octubre 2012
Palabras clave: intervención, percepción, problemas socioambientales, información, gestión
RESUMEN
Los riesgos socioambientales son atribuidos a una modernización e industrialización
acelerada y donde la población se ha visto afectada por sus consecuencias. En este caso,
los riesgos asociados a la contaminación del aire están estrechamente vinculados con
la operación basal de una sociedad moderna, a la acción del hombre y sus prácticas
cotidianas y de una gestión habitualmente mediada por instituciones gubernamentales
que se encargan de “visibilizar” el riesgo y de gestionar acciones para su minimiza-
ción. El artículo que presentamos quiere indagar en las formas y consecuencias de la
comunicación de riesgos a la ciudadanía ante el problema de la contaminación atmos-
férica a partir de un estudio en dos ciudades intermedias del sur de Chile. Para ello,
metodológicamente, se realizaron entrevistas y grupos focales, se analizó información
secundaria y se realizó un análisis de contenido a través del
software
cualitativo Atlas.ti,
lo que bajo una mirada comparativa nos permitió observar los dispositivos y estrategias
en el proceso de
visibilización” y “comprensión” del riesgo.
Key words: intervention, perception, environmental problems, information, management
ABSTRACT
Socio-environmental risks are associated to accelerated modernization and industrializa-
tion, where the population has been affected by its consequences. In this case, the risks
associated to air contamination are closely tied to basal operations of modern society,
to human action, to our daily activities, and to an administration thereof habitually
mediated by governmental institutions that are supposed to “visibilize” the risk and
manage actions designed to minimize their occurrence. This article explores the manner
in which, and the consequences of, a communication of risks to the community faced
with atmospheric contamination, stemming from a study of two cities of intermediate
size in the south of Chile. Methodologically, interviews and focus groups were used;
secondary information was analyzed, and a content analysis was applied via Atlas.ti
software which, under a comparative approach, permitted us to observe the instruments
and strategies in the process of “visibilization” and “comprehension” of risk.
A. Vallejos-Romero y M. Oñate Ñancucheo
60
CONSIDERACIONES INICIALES
Los efectos nocivos y riesgosos en la calidad de
vida de la población es una evidencia clara y consta-
tada por diversas investigaciones y estudios a nivel
nacional e internacional. Sin embargo, las acciones
que se llevan a cabo frente a tales riesgos operan de
forma diferente de acuerdo a los diseños y niveles
de conocimiento que posean la variedad de actores
relacionados con tal fenómeno. Como se desarrolla
en el Proyecto FONDECYT 11090071
Percepción
Social de Riesgos: el caso de la contaminación at-
mosférica en ciudades intermedias mayores del sur
de Chile
(Vallejos 2009), investigación en que se
enmarca el presente artículo, existen diversos factores
que inciden en la tematización e intervención en la
problemática ambiental, los cuales serían determinan-
tes en la generación de movilizaciones sociales y su
resolución. De esta forma, aspectos poco analizados
como las percepciones y construcciones ligadas a la
comunicación de riesgos, resultarían fundamentales
para comprender cómo la sociedad (organizaciones/
instituciones y actores) confgura el concepto de
“riesgo” y como actúa (y actuará) frente a las exter-
nalidades o efectos no deseados que ella misma ha
generado, específcamente aquellos vinculados a la
contaminación atmosférica.
Este accionar social Frente al riesgo está defnido
por la capacidad de identifcarlo y tematizarlo como
tal. De allí que la intervención pública, entendida
como comunicación de riesgos, sea un foco fun-
damental para comprender los fenómenos de cons-
trucción y acción social frente a las amenazas que
surgen en el medio social, pues la identifcación de
la amenaza como riesgo legitima las acciones que se
generen como acción política.
Así, la comunicación juega un rol esencial en el
proceso de construcción de la percepción social sobre
la contaminación del aire y la intervención pública,
fenómenos que nos dispondrán a indagar sobre los
aspectos comunicativos de la contaminación atmos-
férica en las ciudades intermedias del sur de Chile
(Temuco-Padre Las Casas y Valdivia).
El objetivo general de la investigación fue analizar
las formas de comunicación de riesgos (intervención
pública
)
sobre la contaminación atmosférica a través
de las percepciones sociales
de los actores expertos
y no expertos de las ciudades de Temuco-Padre
Las
Casas y Valdivia, donde observamos que ésta (medios
de comunicación, organismos de gobierno u organi-
zaciones de la sociedad civil) no permite visibilizar
claramente a la contaminación atmosférica como una
situación de riesgo y daño para la ciudadanía.
La estructura del artículo presenta en su primera
parte una aproximación conceptual que nos permi-
tirá adentrarnos en la temática desde una mirada
teórica, siguiendo los planteamientos sistémicos, de
la sociedad del riesgo y los aportes de la teoría de
la comunicación. En una segunda parte, se abordan
especifcaciones metodológicas, para en una terce
-
ra desarrollar los principales resultados obtenidos
durante el proceso de investigación. En el cuarto y
último apartado, se culmina con las conclusiones
obtenidas.
SOCIEDAD, RIESGO Y COMUNICACIÓN
En la actualidad, la sociedad, sus regiones y países
como Chile, se han ido confgurando a partir de una
fuerte y creciente urbanización, de una rápida trans-
formación de sus procesos productivos, un acelerado
aumento de población y un alto desarrollo industrial
(Altieri y Rojas 1999, Ricaldi 1999, Quiroga 2001),
los que han generado avances y benefcios, pero tam
-
bién problemas socioambientales complejos (Camus
y Hayek 1998, INAP 2006) que afectan la calidad de
vida de la población y ante los cuales la capacidad
institucional se ha visto sobrepasada (OCDE 2005).
Estos efectos adversos de la modernidad no están
exentos de amenazas o daños, los cuales muchas
veces se vuelven peligros o riesgos para la sociedad.
La probabilidad de que se hagan realidad las ex-
ternalidades negativas, expresadas en daños, y éstas
estén asociadas a determinadas decisiones a través
de selecciones en pos de ciertos cursos de acción, es
lo que entenderemos como riesgos en una sociedad
moderna (Luhmann 1992). Por lo tanto, el manejo
de los riesgos estará ligado a la formas de decisión
y a la previsión en torno a los cambios indeseados
que tales decisiones generan y que impactan en la
calidad de vida de las personas. Estas últimas, así
como diversos tipos de organizaciones, muchas
veces ignoradas y poco partícipes en la defnición
y acciones ante los riesgos, dejan la responsabilidad
de la construcción y “visibilización” a los expertos,
principalmente aquellas instituciones que tienen
la potestad de la acciones o por lo menos de la
tematización de aquellas amenazas presentes en la
sociedad.
El concepto de sociedad del riesgo expuesto por
Ulrich Beck (1998, 2006), la cual nos permite refe-
rirnos a las amenazas autogeneradas por la propia
sociedad (Arnold 2003), revela que asistimos hoy
a una época de mayores incertidumbres frente al
futuro (Ramos 2001) y a una fuerte necesidad de
COMUNICACIÓN DE RIESGOS Y CONTAMINACIÓN ATMOSFÉRICA
61
regular las consecuencias nefastas de la amenaza
latente de lo desconocido. Ante esta situación, nos
enfrentamos a un primer dilema, y es que las ame-
nazas que su sociedad produce contra si misma son
parte de la propia operatoria, por lo que, primero, si
queremos encontrar culpables es muy difícil dar con
alguno de ellos (al ser la responsabilidad de todos no
es de ninguno) y, segundo, a la hora de dar cuenta
de la propia capacidad amenazante de la sociedad,
por lo general son los expertos o sistemas expertos
los que construyen, hacen evidente y accionan uni-
lateralmente ante los posibles daños que genera la
operatoria social. Ante este escenario, es necesario
remitirse automáticamente a la construcción y “vi-
sibilización”, que sólo es posible por medio de la
comunicación del riesgo, la cual no sólo evidencia
su existencia sino que además lo tematiza como
opinión pública, es decir, genera conocimiento co-
lectivo que contribuye, en cierta medida, a hacerse
cargo de la incertidumbre y de la gestión.
La comunicación del riesgo, sin embargo, no se
refere única y exclusivamente a la diFusión de in
-
formación, sino que además requiere de un proceso
iterativo, de retroalimentación (
feed back
)
,
donde
los expertos y no expertos compartan discursos
sobre la amenaza y en este diálogo, reconozcan y
construyan el concepto sobre el cual operarían las
acciones para dar cuenta de la incertidumbre. Esto
no quiere decir que podamos tener “riesgo cero”,
sino que ante la posibilidad de identifcación y cons
-
trucción mutua, y de estrategias para hacer frente
a la probabilidad que el mundo futuro sea distinto
al decidido, se pueda gobernar y dar cuenta de las
externalidades asociadas a las amenazas autogene-
radas por la sociedad.
En este sentido, es fundamental remitirse a la co-
municación y sus diversas teorías y modelos (Espluga
et al.
2010) donde cobran importancia los conceptos
de emisor, receptor y mensaje. Las propuestas van
desde modelos y estrategias subcomplejas a otras
más complejas. Las primeras toman en su modelo
a un emisor y a un receptor, en que unilateralmente
el primero transmite una información seleccionada
a un receptor y donde la fórmula da por hecho que
el que recibe entiende lo que quiere decir el emisor.
Este caso tiene un formato prescriptivo, donde el
emisor construye y transmite en su propia frecuencia
el mensaje, sin tomar en cuenta la operatoria del que
quiere intervenir, por lo tanto tampoco su forma de
percibir y construir el riesgo (Ver
Fig. 1
).
Emisor
Receptor
Mensaje
e(A)/(B)f
Observación
del Entorno
Y/Z
Código
Operación
e/f
Distinción a
Introducir
e(A)/(B)f
Estrategia
Intervención
Selección
Información
¿Qué digo?
Conducta de
Notificación
¿Cómo lo
digo?
Comprensión
No
Comprensión
Sistema
Autorregulado
A(e)/(f)B
Sistema
No Autorregulado
A/B
Cambio Estrategia
Intevención
Interventor
Intervenido
Dos Patas
Tres Patas
e/f
Distinción a
Introducir
Y/Z
Código
Operación
E(Y)/(Z)f
Estrategia
Intervención
e(Y)/(Z)f
A/B
Código
Operación
A/B
Código
Operación
Intervenido
Interventor
Fuente: Elaboración propia (“dos patas”) y adaptado de Mascareño (2011) (“tres patas”).
Fig.1.
Modelos de comunicación
A. Vallejos-Romero y M. Oñate Ñancucheo
62
Siendo esta propuesta una forma clásica de comuni-
car, donde el gran aporte está en poner de manifesto la
existencia de los agentes intervinientes en el proceso,
podemos decir hoy día que no basta con dos polos o
“dos patas” en dichos modelos (Vallejos 2012), sino
más bien visibilizar que la forma y los canales cobran
relevancia e importancia cuando se alude a las posi-
bilidades que estos procesos tienen de generar trans-
formaciones sociales. Así, la propuesta se funda en la
reFexión sobre el mensaje compartido socialmente y
donde existe una diversidad de medios y muchos más
participantes involucrados en esta dinámica compleja.
De esta forma, las teorías de la comunicación
ponen de manifesto que los medios tecnológicos son
hoy una fuente de difusión difícil de ignorar, tanto
como los mensajes que Fuyen entre los di±erentes
actores del proceso comunicativo. Así, en la actuali-
dad nos referimos a la comunicación como un pro-
ceso altamente complejo que involucra a un emisor,
receptor, medios de difusión y mensajes y formatos
de comprensión, que interaccionan construyendo un
problema que se quiere transformar.
Este proceso altamente complejo, considera ade-
más que la comunicación, como señala Luhmann
(2007), es la síntesis de tres selecciones: en primer
lugar la selección de una determinada información,
segundo, el medio en que se da a conocer y, fnal
-
mente, entenderla (comprenderla), cuyo indicador es
la aceptación o rechazo del mensaje contenido en lo
que se quiere comunicar, a lo que denominamos un
proceso reFexivo o de “tres patas” (Vallejos 2012).
Luhmann agrega, además, la importancia de las im-
probabilidades del proceso comunicativo, las cuales
tienen que ver, primero, con la improbabilidad que el
otro entienda, segundo, con la improbabilidad de lle-
gar más allá de los presentes y fnalmente, tercero, la
improbabilidad que el otro entienda la propuesta con-
tenida en la comunicación. Superadas estas barreras,
la comunicación sería un proceso completo, por lo que
la misión comunicativa apunta precisamente a superar
estas barreras para generar efectividad y movilización
social frente a lo que se quiere comunicar (Ver
Fig. 1
).
La
fgura 1
, en breves palabras, podría ser resu-
mida de la siguiente manera: en el modelo de “dos
patas” tenemos un interventor (Y/Z) que selecciona
un mensaje (e/f) y elabora una estrategia de interven-
ción basada en sus propias lógicas de operación (e/
(Y)/(Z)f), donde interviene tratando de transformar al
sistema que quiere intervenir en sus propios códigos
y no en los del intervenido. Por ejemplo, el sistema
político, a través de su medio simbólico que es el
poder, interviene al sistema económico políticamente
cerrando empresas, pasando multas, aumentado la
restricción vehicular, etc., pues observa que si no lo
hace, la popularidad puede bajar, caer en las encuestas
y en la próxima elección ser oposición y no gobierno.
En el modelo de “tres patas”, la lógica es al revés,
en ella la intervención se hace desde el intervenido
(A/B), seleccionando una distinción (e/f), asumiendo
una estrategia donde se toma en cuenta la operatoria
del que se quiere transformar (e/(A)/(B)f), haciendo
suya una forma no intrusiva, ni directiva ni norma-
tiva, sino una que se pone en el entorno del sistema
a intervenir para que el intervenido la asuma como
algo que le es propio y con sentido (comprensión y
autorregulación) (Vallejos 2012)
1
.
Por último, el lenguaje un elemento fundamen-
tal que consideran las teorías de la comunicación
clásicas y las aproximaciones sociológicas contem-
poráneas, pues sería el que fnalmente posibilitaría
superar las improbabilidades de la comunicación que
indica Luhmann (Rodríguez y Opazo 2007). De esta
forma, comunicación y lenguaje serían la clave de
todos los procesos comunicativos que apuntan a la
“visibilizacion” y “comprensión”
de las amenazas
en torno a los riesgos que posibilita la acción social
para su manejo.
LA COMUNICACIÓN Y PERCEPCIÓN DEL
RIESGO POR CONTAMINACIÓN
ATMOSFÉRICA
La comunicación se presenta relevante y clave
para reconocer las amenazas en torno a la contamina-
ción atmos±érica, pues la identifcación que realizan
los expertos se expande a los actores por medio de
estrategias comunicativas. El lenguaje permite colo-
nizar la cotidianeidad de la sociedad, principalmente
por medio de conceptos científcos, haciendo del
riesgo un saber socialmente reconocible. Esta so-
cialización de la amenaza facilita la “visibilización”
y tematización del riesgo, que apoyada por medios
de difusión masiva permite la interacción mediada
de todos los intervinientes, facilitando procesos de
índole reFexivo y la aparición de una opinión públi
-
ca capaz de construir, por medio de la percepción,
opiniones y debates sociales tendientes a poner en
la agenda social la situación del riesgo ligado a la
contaminación atmosférica.
1
Para profundizar en los sustentos teóricos del modelo de “tres patas” ver Mascareño, 1996 y 2011.
COMUNICACIÓN DE RIESGOS Y CONTAMINACIÓN ATMOSFÉRICA
63
Esta acción que se realiza en forma privada y
pública por los medios de masas, generaría, sin
embargo, efectos adversos, exceso de información
(Espluga, en Farré y Fernández 2007) e informantes
difusos, por lo cual se requiere de estrategias de
comunicación que puedan salvar dichos inconvenien-
tes. Si consideramos el planteamiento de Rodríguez
(1998), la burocracia facilitaría el control de la infor-
mación y el tipo de mensaje que se comparte, lo que
limitaría los obstáculos comunicativos de la amenaza,
pues asegura que el rol del experto es dar a conocer
la información para que sea la población quien actúe.
Siguiendo este planteamiento, pero sin entrar en
dilemas éticos, la responsabilidad del control de la
amenaza es colectiva, ya que los riesgos atmosféricos
dependen en gran medida de las acciones cotidianas
de todos, donde la base social hace de la acción colec-
tiva una solución. Beck (1988, 2008) señala que estos
procesos de generación de conocimiento colectivo
sobre los riesgos serían una oportunidad para la mo-
vilización social, dando importancia a todos aquellos
elementos que intervienen en la comunicación para
la “visibilización” y “comprensión” del riesgo.
De esta forma, es importante señalar que actual-
mente la preocupación ambiental permanece en la
ciudadanía como debate político sobre las acciones
que se deben asumir y ha cobrado valor para el ma-
nejo y prevención de la amenaza. En este proceso,
los medios de difusión masiva han tenido un rol
sobresaliente, complejizando el esquema emisor-
receptor-mensaje y asumiendo nuevos elementos
(Ver
Fig. 2
), lo quecomplementa el modelo de “Tres
Patas” presentado más arriba.
En la
fgura 2
tomada de González, podemos
ver el proceso de generación y difusión de la in-
formación, considerando dos dimensiones claves:
“comunicador” y “audiencia”. Lo anterior agrega
nuevos elementos, donde la comunicación de riesgo
tiende a modifcar conductas en las audiencias y en
su medio, y a través de un proceso constante de re-
troalimentación
va afectando también al comunicador
y a su medio.
Una Forma de prevenir difcultades en los proce
-
sos comunicativos efectivos, señala Beck (1998), es
evitar ±ujos de inFormación paralelos, asumiendo la
burocracia informativa como clave en los procesos de
difusión, siendo importante mantener redes formales
que canalicen la información existente. En este sen-
tido, cada actor interviniente en el proceso cumple
un doble rol y elemental para la
visibilización” y
“comprensión”
que pretende la comunicación aso-
ciada a los riesgos.
En la
fgura 3
, que Farré y Fernández (2007) han
tomado de Espluga (2006), se observan los roles que
asumen los actores intervinientes en los procesos
comunicativos, ya sean gestores o gestionados por
el riesgo. De acuerdo con este esquema, los garantes
institucionales, la población afectada y los promoto-
res del riesgo interactúan mediados por los medios de
comunicación y la ciencia como articuladores de los
Fig. 2.
El proceso de la comunicación del riesgo.
Comunicador
Reconocimiento
y evaluación del
riesgo
Diseño de la
comunicación del
riesgo
Mensaje
Mensajes de la
competencia
Audiencia
objetivo
Cambios en la
conducta y
actitudes / acción
Retroalimentación
Retroalimentación
Contexto sociopolítico y cultural del
comunicador
Contexto sociopolítico y cultural de la
audiencia objetivo
Audiencia
Comunicación del riesgo
Fuente: Adaptado de González 2008
A. Vallejos-Romero y M. Oñate Ñancucheo
64
diálogos informativos. Recordemos que por medio
del lenguaje los expertos hacen del riesgo (como
código técnico) un conocimiento social generalizado
y legitimado, y a partir de ello es posible establecer
las acciones correspondientes para el manejo de los
efectos indeseados que provoca la producción so-
cial, ejemplifcada en temas como la contaminación
atmosférica.
Sin embargo, esta “visibilización”
del riesgo
dependiente de los procesos comunicativos y tiene
efectos directos sobre la acción social, pues en la
actualidad la institucionalidad se hace cargo de las
propuestas comunicativas diseñadas y validadas
por el lenguaje técnico, en el que se expresan las
características del fenómeno de la contaminación.
Esta situación altera la percepción de la amenaza
y afecta la comprensión del lenguaje. Tal como se
observa en la
Fig. 1
, se pone el énfasis en el modelo
de “dos patas”, ignorando la importancia de tener
una retroalimentación o proceso iterativo que pueda
generar el proceso comunicativo.
Presentada la problemática y las formas teórico
metodológicas de abordar las formas de comuni-
cación de riesgos (intervención pública) sobre los
problemas ligados a la contaminación atmosférica
en las dos ciudades intermedias mayores del sur de
Chile, pasamos a detallar la metodología que fue
utilizada en la investigación.
METODOLOGÍA
La propuesta metodológica utilizada consideró
como diseño el estudio de casos y abordó dos ciudades
intermedias del sur de Chile: Temuco–Padre Las Casas
y Valdivia. El tipo de acercamiento a la realidad social
fue de corte cualitativo descriptivo, pues pretendió
explorar las percepciones y construcciones sociales de
los actores involucrados en torno a las formas que las
organizaciones/instituciones ligadas al tema utilizan
para comunicar los riesgos asociados a la contamina-
ción atmosférica. Así, se analizaron los contenidos que
se refrieren a la observación de las acciones propias
de cada actor y su relación con los otros. A partir de
ello se elaboró un análisis categorial utilizando el
software
Atlas-ti.
En ambos casos se identifcaron actores clave seg
-
mentados en “gestores del riesgo” y “gestionados por
el riesgo”, equivalentes para ambos casos (
Cuadro I
):
Se consideró para el análisis información prove-
niente de primeras fuentes, como los actores ligados
a cada organización mencionada en el
cuadro I
, y
de fuentes secundarias, conformada por informes
técnicos y científcos, comunicados y declaraciones,
así como resoluciones legales y administrativas, entre
otras. Esto nos permitió adentrarnos en la comuni-
cación que realizan del problema, tanto los sistemas
expertos (organizaciones/instituciones públicas y
científcas) como las organizaciones/instituciones de
la sociedad civil (locales).
Para gestores y gestionados por el riesgo se identif
-
caron las percepciones y construcciones sociales sobre
la contaminación atmosférica de los siguientes actores:
a) Organismos públicos; b) Movimientos ambientales
c) Organizaciones académicas, d) Organizaciones
comunales y e) Empresas, las que se sometieron a un
análisis cualitativo de contenidos basado en la identi-
fcación de unidades de análisis. Se consideró como
unidad de análisis toda aquella información primaria y
secundaria generada por los actores sociales sobre los
riesgos por contaminación atmosférica, relacionadas
con la comunicación de riesgos, es decir, las formas
de intervención pública utilizadas.
CUADRO I.
ACTORES ENTREVISTADOS
Gestores del
Riesgo
Estado
Comisión Nacional del Medio
Ambiente (CONAMA)
Salud
Corporación Nacional Forestal
(CONAF)
Municipalidad
Gestionados por el
Riesgo
Sociedad civil
Consejo Certifcación de la Leña
(COCEL)
Unión Comunal de JJVV
Asociación de Consumidores
Universidades
ONG
Sector económico
Asociación de agricultores
Industrias
Medios de comunicación (Diario
Austral)
Promotores del
Riesgo
Ciencia
Medios
Comunicación
Población
afectada
Garantes de la
Institucionalidad
Fuente: Farré y Fernández 2007, tomado de Espulga (2006)
Fig. 3.
Rol de los medios en la interacción de actores
COMUNICACIÓN DE RIESGOS Y CONTAMINACIÓN ATMOSFÉRICA
65
Como instrumento de recolección de informa-
ción se utilizó la entrevista semiestructurada y
grupos focales. La primera fue aplicada a 30 actores
clave, 15 en Temuco-Padre Las Casas y 15 en Val-
divia, seleccionados según el criterio “informante
clave”, por lo que se trató de una selección intencio-
nada. La entrevista constó de una serie de preguntas
orientadas por temas clave, es decir, no hubo una
pregunta única, para con ello profundizar en los
temas de forma interactiva. El segundo instrumento
se aplicó a 8 actores en la ciudad de Valdivia y 8
en Temuco, principalmente a integrantes de juntas
de vecinos más afectados por la contaminación
atmosférica.
El análisis de la información se realizó por con-
tenido y comparando (Vallejos 2009
).
Por lo tanto,
dado que la investigación supone el análisis en
profundidad de los riesgos ecológicos, se ha optado
por una investigación de tipo cualitativa que permita
recrear tales procesos de construcción social me-
diante estudios de casos, cuya orientación empírica
y descriptiva permitirá abordar la complejidad del
problema (Vallejos 2009).
El análisis de los datos se ha estructurado a partir
de las categorías analíticas establecidas según las
dimensiones:
Relaciones Sociales (RS), Gestión (G),
y
Actitudes (A
), poniendo el foco de atención en las
estrategias de intervención y las amenazas generadas
por la contaminación atmosférica
,
para lo cual se
consideraron
indicadores como Actores del proceso
comunicativo, Estrategias de comunicación de ries-
gos, Medios de información-difusión, Mensajes en
torno al riesgo y Acciones comunicativas.
RESULTADOS
La intervención pública sobre la contaminación
atmosférica, es decir, la “visibilización” y “compren-
sión” de riesgos en torno a este problema, es percibida
por los actores expertos y no expertos de diferentes
formas. Por un lado, según el rol y nivel en que se
localizan, de acuerdo con la cantidad de información
que perciben y, por otro lado, a la cercanía o lejanía
de las fuentes que generan la información. De esta
forma, existen diferencias en el nivel de percep-
ción sobre la amenaza y el carácter del riesgo que
atribuyen a la contaminación del aire en los casos
analizados.
Un rasgo característico son los modelos comu-
nicativos con fujos unidireccionales, que van de
un emisor (institucional) a un receptor (población),
en un proceso de difusión no diferenciado entre los
actores. Entonces, las informaciones son emitidas a
la población con una ausencia de conocimiento de
los receptores y sus características para comprender,
replicar o responder a los estímulos del mensaje.
De esta forma, se aprecia que la relación entre
actores es diferente en cada nivel y la reproducción
de mensajes alcanza diferentes niveles de cercanía
en los procesos comunicativos, tal como se visualizó
en la
fgura 1
, en la que el modelo de dos patas se
muestra como efectivo operativamente, pero no
satisfactorio en lo que pretende conseguir. De allí
que se reconozca la amenaza, pero no se concep-
tualice como un riesgo frente al cual se debe actuar.
Según la propuesta conceptual que subyace en la
fgura 1
, los modelos de intervención utilizados no
observan ni asumen una sociedad funcionalmente
diferenciada, donde las esferas sociales, especial-
mente las organizaciones de éstas, operan con base
en lógicas propias que han ganado evolutivamente,
siendo éstas las que prevalecen en el diseño y en
el mensaje. En esta estrategia la intervención falla,
pues asume que toda propuesta para su transfor-
mación debe tener lógica y sentido en sus propias
determinantes estructurales y no en los del que se
quiere intervenir.
En los próximos apartados de los resultados,
observaremos que en la construcción de los concep-
tos de amenaza y riesgos, la comunicación como
intervención pública posee un rol preponderante
y la fórmula debe ir desde el intervenido al inter-
ventor. Detallaremos esto a través de la revisión
de las relaciones sociales (actores), la gestión de la
comunicación de riesgos (estrategias) y, Fnalmente,
la actitud frente a éste.
Actores, roles y relaciones sociales en la gestión
de la comunicación de riesgos por contaminación
atmosFérica
Bajo la categoría actores, roles y relaciones socia-
les se describe, según la percepción de los actores,
los niveles existentes en los procesos comunicativos,
donde se identifican exclusivamente al emisor-
receptor y las características del fujo in±ormativo
sobre comunicación de las amenazas y riesgos. Se
desprende de estas percepciones la existencia de ac-
tores y niveles, cuyas relaciones sociales determinan
el grado de conocimiento y aceptación (legitimidad)
de la amenaza como riesgo.
Tanto gestores como gestionados por el riesgo se
identiFcan e identiFcan a otros actores en el proceso
in±ormativo-comunicativo. En este fujo, para ambos
grupos, el Estado (sus organizaciones/instituciones) es
un agente experto y encargado de gestionar el riesgo,
A. Vallejos-Romero y M. Oñate Ñancucheo
66
sin embargo, las percepciones de los grupos varían
cuando se trata de identifcar la Fuente directa que
entrega la información sobre la amenaza atmosféri-
ca. Aquí sólo los gestionados por el riesgo expertos,
es decir, aquellos que trabajan directamente con los
actores gubernamentales, son capaces de identifcar
con claridad la fuente que provee de información a la
población, mientras que los gestionados no expertos
describen al emisor como un informante difuso, oculto
tras la fgura gubernamental, aún cuando el mensaje
que identifcan sea de otros actores expertos no guber
-
namentales, como el Consejo de Certifcación de la
Leña (ahora en adelante COCEL) en ambas ciudades.
De esta forma, la red social en la comunicación del
riesgo identifca, por una parte, los agentes, el emisor
y el receptor, pero están limitados para evidenciar el
proceso de comunicación e interacción que se da entre
ellos, resumiendo las acciones a un diálogo lineal clá-
sico, donde descubren elementos de mediación como
los medios de difusión que construyen la idea del
informante. No existen por parte de los actores locales
formas de difusión que sean validadas por la población
o que permitan retroalimentación entre los actores.
A nivel de gestores del riesgo, estos observan
y consideran relevantes las acciones en torno a la
amenaza y asumen un rol informativo para la pobla-
ción. En Temuco-Padre Las Casas como en Valdivia,
existe una activa participación de las instancias de
coordinación, tales como la Mesa del Aire en la
ciudad de Valdivia, donde la Autoridad Ambiental
(Ex CONAMA) encabeza la organización y con-
voca a diversos actores organizados de la sociedad
civil. En Temuco, a diferencia de Valdivia, existe
un instrumento de gestión denominado “Plan de
Descontaminación Atmosférica” (PDA) que pre-
tende coordinar acciones frente a la contaminación
del aire, cuya aplicación ha articulado y regulado el
tema de la medición y emanación de humo, a nivel
normativo, pero no ha impactado directamente en la
articulación de los actores. De esta forma, se incluyen
actores equivalentes a los que participan en la Mesa
del Aire de Valdivia.
Estas instancias de coordinación permiten la
interacción directa de los gestores del riesgo con ges-
tionados institucionales, donde encontramos actores
gubernamentales considerados relevantes y que están
ligados a la solución del problema.
A nivel institucional se consideran actores clave a
la Comisión Nacional del Medio Ambiente (de ahora
en adelante CONAMA), hoy Ministerio del Medio
Ambiente, Sistema de Salud (Secretaría Regional
Ministerial y Centros de Salud), Municipalidades
y la Corporación Forestal Nacional de Chile (ahora
en adelante CONAF), pero también actores no gu-
bernamentales como el COCEL. Este organismo de
la sociedad civil es una agrupación que forma parte
de los gestionados por los riesgos, pero altamente
vinculado a la acción directa de la solución de la
contaminación atmosférica. Los gestores del riesgo
(instituciones públicas) han asumido un discurso
compartido con esta organización, donde la clave
estaría en la certifcación de la leña
2
. Cabe mencionar
que este consejo es público privado, ya que entre los
participantes hay gestores y gestionados por el riesgo,
pero son liderados por un directorio particular, lo que
lo hace una agrupación ciudadana.
Otros actores gestionados por el riesgo que se
consideran importantes en los procesos de infor-
mación son Universidades y ONG que trabajan en
temas ambientales, como actores activos, y quienes
poseen el rol que Espluga (2006) llama promotores
del riesgo. A estos actores se les puede identifcar en
un rol consultivo, pero no como gestores, pues no
poseen la capacidad resolutiva para tomar y asumir
decisiones, sin embargo, a nivel de información y
comunicación son quienes proveen de información
relevante en los procesos de visualización de los
riesgos, como observan los gestores del riesgo,
siendo ubicados al mismo nivel de los gestores en
el plano informativo.
Bueno, nosotros como COCEL, y tanto CONAMA
y el Servicio de Salud, hay estrategias de difusión en
la prensa sobre cómo hacer un buen uso de la leña,
usar leña seca, leña certifcada, también el buen uso
de los equipos de combustión, en realidad son varios
factores, leña seca, equipos de combustión, el aisla-
miento de la vivienda, hay que educar al consumidor
(CONAF Valdivia).
En este sentido, organizaciones como el COCEL,
tanto en Temuco-Padre Las Casas como en Valdivia,
tienen un rol fundamental en el proceso informativo
de los riesgos y estrategias de comunicación. El papel
2
El argumento de Fondo estaría en que si se consume leña certifcada, la cual tendría menos cantidad de humedad, la contaminación de
aire en las ciudades intermedias mayores del sur de Chile bajaría. En este sentido el foco estaría en la solución del problema y no en
el problema como tal.
COMUNICACIÓN DE RIESGOS Y CONTAMINACIÓN ATMOSFÉRICA
67
de esta entidad ha dado origen al discurso –como
mensaje– del uso de leña certifcada como una so
-
lución a la problemática, pero sus acciones, aunque
inFuyentes en Fujo in±ormativo, tienen un nivel de
reconocimiento disímil para los casos de análisis.
Mientras en Valdivia se orientan al apoyo a las políti-
cas públicas, en Temuco-Padre Las Casas son críticos
del tratamiento comunicacional del problema:
Hoy día hay un discurso construido, un discurso
moralista que es producto de diez años de difusión
del tema, de campaña comunicacional liderada por
CONAMA y todo
.” (COCEL Temuco-Padre Las
Casas)
Finalmente, existe un actor que no ha sido iden-
tifcado claramente por los actores. Este es el sector
económico (gestionados por los riesgos), ligados a
empresas, a las asociaciones de consumidores y los
medios de comunicación y que no poseen un rol fjo
en los esquemas de comunicación. Su rol, en los
casos de estudio, es la difusión de mensajes, ya sea
a sus asociados o a la población, y sus acciones están
orientadas a transmitir la información existente en
sus campos de acción, es decir, son un canal del Fujo
informativo. Este rol se asume con mayor claridad
en el caso de los medios de difusión-comunicación.
Otros actores económicos, como empresas, son
parte de esta relación en el Fujo in±ormativo y en
los casos de estudio. Si bien tienen una responsa-
bilidad menor en la generación de la problemática
atmosférica a nivel de informativo, se les asigna una
inFuencia directa sobre las acciones comunicativas,
pues pertenecen a las mesas de trabajo sobre la pro-
blemática. En este sentido, fue posible establecer que
para ellos existen Fujos de in±ormación paralelos,
específcamente en Temuco, donde prevalecen las
interacciones personales:
Tiene que llegar por una parte un reporte de
CONAMA, aunque no sé si lo medían ellos mismos,
ahí me entró una duda, sobre los puntos de conta-
minación y lo que si me llega a mí es el reporte de
leña de parte de CONAMA directamente, Mauricio
Lobos me lo envía”.
(Sociedad de Fomento Agrícola
de Temuco A.G. (SOFO)).
Existen en estas interacciones comunicativas re-
laciones personales que incluyen a diferentes actores
que comparten un espacio de poder común, de allí que
la in±ormación Fuya por canales paralelos, sin tener
mayores impactos directos en la comunicación del ries-
go, no así en los procesos de confanza y credibilidad.
Como actor del proceso comunicativo, especí-
fcamente en procesos de di±usión y concretamente
en Temuco, reconocen la contaminación atmosférica
como preocupante, y señalan ser parte activa en la
prevención a través de un cambio de sus prácticas, es
decir, evitan el “uso de leña húmeda” y también son
parte de las campañas privadas de prevención como
“Necesitamos un Nuevo Aire”.
Por último, en ambos casos de análisis existe
un actor no siempre formalizado en un grupo or-
ganizado: la población, la cual también está entre
aquellos gestionados por el riesgo. Este grupo son
los receptores o audiencias por excelencia, además
de ser los mayores (en cantidad) responsables de
la problemática en el sur de Chile, donde la con-
taminación proviene de las fuentes de calefacción
domiciliaria. La gran difcultad de este actor es
la identifcación, por lo que sus percepciones son
de difícil alcance. Estos serían receptores de la
información que surge desde las fuentes institucio-
nales, las organizaciones y los medios de difusión
masivos, siendo su acción y reacción sólo posible
de observar en las conductas que asumen frente
al riesgo que se les presenta, y hasta ahora no hay
evidencias para establecer cambios en sus conduc-
tas contaminantes.
Por otra parte, la población estaría representada
en el esquema de comunicación por organizaciones
como Juntas de Vecinos (JJVV). Para estos actores
la contaminación sería una preocupación de la gente,
donde la percepción de la información que reciben
es distinta según el actor, habiendo una mínima
capacidad para identifcar quién es el que comunica
o informa, hasta enunciar claramente que les llega
información, pero que no les es de utilidad:
se entre-
gan papeles que sirven para ensuciar más
(Grupo
Focal Vecinos, Valdivia).
Podemos afrmar que el actor gestionado por
el riesgo o “gente de a pie” es tan difuso como su
percepción del “gestor del riesgo” cuando se le
consulta por éste. Manifesta que las in±ormaciones
del riesgo provienen de actores institucionales-
gubernamentales, pero no hay claridad respecto de
cuál de ellos provee de información. Además, estos
actores señalan que el acceso a ésta está limitado
desde las instituciones (gestores del riesgo) y se
orienta a un grupo organizado, precisamente las
directivas de las JJVV, que no logran intermediar
esta información hacia el resto de su organización,
por lo que los medios como el diario y la TV son
los mayores informantes que existen para este actor
indeterminado:
A. Vallejos-Romero y M. Oñate Ñancucheo
68
Pero es una percepción solamente porque noso-
tros también como representantes de la comunidad no
tenemos acceso a esa información. (.
..), y a lo mejor
incidida por los medios de comunicación.
(Grupo
Focal Vecinos Temuco)
Esta situación es aún más evidente en Valdivia,
donde no diferencian la existencia de niveles de infor-
mación y señalan que no hay información disponible
que sea concreta:
(...) hay muy poca difusión, la charla a la que
asistió mi mamá, es una charla que está dirigida
a ciertas personas [que]invitaron, pero no todo el
mundo, no hacen la bajada de la información (.
..)
Es como importante empezar a ligar el tema que no
estamos informados, pero ojo, hay que informar.
..
Nos tenemos que informar y hacernos cargo que
nosotros estamos contaminando. Es difícil.
.
. (Grupo
Focal Vecinos Valdivia)
En Valdivia, los medios de difusión no tienen la
fuerza informativa que ha desarrollado el Diario Aus-
tral de Temuco y otros medios locales. Sin embargo,
existe en esta ciudad, a diferencia de lo que ocurre
en Temuco-Padre Las Casas, una mayor sensibilidad
frente a la responsabilidad individual y colectiva
que se atribuye a la solución, pero con una falta de
acciones en la práctica.
Las estrategias de comunicación, difusión de in
-
formación y el mensaje
Las estrategias de comunicación se basan en una
declaración verbal o escrita,
como una equivalencia
que se hace entre entregar información y generar espa-
cios de diálogo. Son las instituciones gubernamentales,
como entes responsables, las que en sus estrategias
comunicativas señalan ideas que no se expresan en
acciones concretas que den lugar a la reciprocidad
entre todas las instituciones, organizaciones y “gente
de a pie”, es decir, actores del proceso comunicativo
en torno a los riesgos. En este sentido, la estrategia
de comunicación sería dialogar a nivel político y for-
mular líneas de información y educación respecto del
riesgo visualizado. De esta forma, la institucionalidad
ambiental en ambos casos de análisis, ha asumido que
la existencia de información o disponibilidad de ella
en la sociedad es “una comunicación” que debe ser
fortalecida por procesos políticos:
(...) las estrategias de comunicación han dado
efecto, entonces la gente sabe, pero falta el salto,
y no sólo porque la gente no quiera, sino que falta
también que las políticas públicas sean más fuertes.
(CONAMA Temuco- Padre Las Casas)
La existencia de información no basta para ha-
blar de un proceso comunicativo, debe existir un
elemento fundamental: la reciprocidad. Una forma
de alcanzarla es la existencia de mecanismos de
evaluación de la capacidad de recepción de la infor-
mación esparcida hacia la población, que no existe
en los casos analizados, es decir, que pueda tener la
capacidad de saber si el mensaje se comprendió y
aceptó o no lo hizo –si tuvo éxito y en qué medida
lo tuvo. Esta instancia de verifcación permitiría
la vinculación entre los actores (emisor-receptor),
medios y mensajes difundidos, y por lo tanto el paso
para iniciar un proceso comunicativo en términos de
aceptación/rechazo de la información (“mensaje”)
expresada.
Estas fórmulas unidireccionales que se han trans-
formado en las estrategias de acción local, se obser-
van de manera reiterativa, y aun cuando existan como
acciones concretas, la población no las percibe, y si
bien ésta coincide en que la información existe, las
instituciones gestoras del riesgo desconocen cómo la
población las asume (con sentido o sólo como ruido),
como bien lo ha tratado Moreno (2011) en América
Latina en riesgos relacionados con la salud.
Hay que señalar que los gestionados por el riesgo
indican que estas “estrategias de difusión” provienen
de una política pública que apunta a informar a todos
los involucrados, sin embargo, ellos no perciben a
“otros” informando al respecto. Ante la inexistencia
de información que evalúe los procesos informativos,
nacen evaluaciones con base en el “rumor”, o de un
“parece que ellos realizaron la medición” e incluso
en el caso de aquellos que efectivamente realizaron
en alguna oportunidad cierto tipo de evaluación, no
fue posible apreciar una “estrategia”, pues no hay
sistematicidad de las acciones que permitan recono-
cer lo realizado por los otros.
En este sentido, lo que existe es un plan de difu-
sión que no expresa con claridad el riesgo, sino más
bien la solución a una problemática poco nítida que
se ha reiterado constantemente –que construye y
entiende el que informa, pero no entiende el que es
informado–, y donde ha quedado “una información
no comprendida” como bien señala el Diario Austral
de Temuco en torno a la campaña de usar leña con
poca humedad, expresando específcamente lo que
se ha transmitido como mensaje :
No, yo creo que ha sido muy vago, o sea, si bien
se han diseñado planes de difusión, yo creo que la
COMUNICACIÓN DE RIESGOS Y CONTAMINACIÓN ATMOSFÉRICA
69
gente aun anda súper perdida con el tema de qué leña
tiene que comprar, dónde tiene que comprar, cuáles
son los costos.
(Austral Temuco).
Los actores consultados coinciden en que la difu-
sión de información no es suFciente, aludiendo a la
forma en que se “debería” entregar, lo que permitiría
presumir que existen posibilidades de alcanzar estra-
tegias más complejas, iterativas, con niveles de inte-
racción más profundos o información más especiFca
respecto de las problemáticas. Si bien se percibe que
hay información, quizás demasiada, ya sea desde el
PDA en Temuco o de la Mesa del Aire liderada por
la Autoridad Ambiental (Ex CONAMA) en Valdivia,
esta información es reiterativa y se trabaja sobre la
difusión una y otra vez. Podemos observar ante este
problema que hay elementos comunes, es decir, se
observan desde los gestionados (“gente de a pie”),
acciones de información casi exclusivamente desde
las fuentes gubernamentales, aún cuando estas no ten-
gan directa responsabilidad en la divulgación de un
mensaje especíFco, como el uso de leña certiFcada.
Estas estrategias de difusión no permiten la tema-
tización, debilitando la conFguración de una opinión
pública que accione colectivamente, limitándose a
estrategias informativas individuales que afectan la
condición política de las acciones y las interacciones
de los diferentes actores. Como señalara Beck (1988,
1998), la política al margen aparece en la personiF
-
cación de las relaciones entre los actores, más allá
de las vinculaciones institucionales, de allí que se
identiFquen canales informales como ocurre con los
actores económicos o cuando los líderes comunitarios
consideran “importante” aquello que la autoridad
señala, mientras que la base comunitaria lo caliFca
con menos valor. En este caso, la relación directa
del líder comunitario con la autoridad in±uye en la
percepción, y no ocurre lo mismo con la población,
pues la ±uidez del diálogo se ve mediatizada. De aquí
que los medios sean difusores, no asumiendo el rol de
actores, complejizando el esquema de comunicación
del riesgo.
Esta formas de transmisión de información y
entrega de mensajes unidireccionales, no facilitan lo
que Luhmann (Rodríguez y Opazo 2007) indica en
la línea de cómo superar la improbabilidad de que se
acepte la información contenida en el mensaje, aún
cuando ésta sea seleccionada por el receptor, pues al
no existir mecanismos de veriFcación la compren
-
sión y aceptación del mensaje es indeterminada,
en otras palabras la acción “seguir contaminando”
haría presumir que no hay aceptación del mensaje.
En este sentido, el receptor puede seleccionar dife-
rentes mensajes por los medios que proveen otros
emisores, como ocurre en los casos analizados, ya
que estos transmiten hacia un determinado receptor
observado como una audiencia desconocida. Por lo
tanto, no hay un manejo o gestión por medio de la
veriFcación, provocando que aumente la probabilidad
de saturarlo y confundirlo, limitando la comprensión
de lo que se quiere comunicar, en este caso el riesgo
de la contaminación atmosférica, e implicando a la
vez el incremento de la incertidumbre.
En cuanto a los mensajes, estos son transmitidos
unidireccionalmente y directamente entre agentes,
no habiendo reciprocidad en el proceso. Estos se han
centrado en el uso de leña certiFcada, como lo han
percibidos los actores; de esta forma, los difusores
reconocen la información que entregan y hacen hin-
capié en que esto no es precisamente la información
que debieran entregar. El mensaje señala “usar leña
seca”, ocasionalmente sustituido por “usar leña seca
certiFcada”, lo cual se revela como una solución, pero
donde la problemática que ha sido deFnida como “uso
de leña húmeda”, no aparece identiFcada como un
mensaje claro por los agentes institucionales, siendo
reconocido sólo por los expertos (gestores y gestio-
nados). La población percibe sólo el mensaje inicial,
por lo que la solución no reconoce la problemática
como amenaza ni percibe el riesgo como tal.
La percepción de la población sobre la problemá-
tica, como ajena a ella, tiene características elemen-
tales, pero no impide que maniFeste su interés. Pen
-
samos que lo anterior haría probable que asistamos
a los inicios de acciones ciudadanas para la gestión
de los efectos de la contaminación, que de acuerdo
a los discursos de los actores según origen territorial
(Temuco-Padre las Casas y Valdivia), observan a
la contaminación atmosférica como un problema
reconocible, pero de responsabilidad dudosa. Aho-
ra, solamente en Temuco-Padre Las Casas se le ha
dado un mayor valor al problema identiFcado como
un riesgo, mientras que en Valdivia son los gestores
directos, es decir, Seremi de Salud y Seremi del Me-
dio Ambiente, quienes reconocen el riesgo, mientras
que los demás actores reconocen la existencia de un
problema o potencial problema que se agudiza, para
algunos solamente en invierno.
Para alcanzar un proceso comunicativo tanto
gestores y gestionados deberían compartir roles (y
cambiarlos) –emisores y receptores– y los medios
de difusión ser instrumentos de comunicación que
permitan el debate, la generación de opinión pública
informada y consciente, haciendo posible una gestión
(coordinación) de los efectos colaterales del riesgo.
Como hemos observado, de manera estratégica,
A. Vallejos-Romero y M. Oñate Ñancucheo
70
cuando esto ocurre es observable la identifcación del
riesgo, mientras que cuando existen Fujos de men
-
sajes unidireccionales sin estrategias de información
y diversidad de canales, aumenta la complejidad y
probabilidad de no aceptar el mensaje. Es decir, ante
lo enunciado aumenta la incertidumbre, repercutien-
do directamente en la actitud de la población hacia
las amenazas ambientales, lo que resulta crítico en
estos casos, pues es precisamente ésta la que debe
transformar sus acciones para limitar los efectos
adversos de la contaminación del aire.
La acción frente al riesgo
La comunicación de los riesgos es una acción
que “visibiliza” y trata de hacer comprensible una
situación problemática y conFictiva que a±ecta, en
este caso específco, la calidad de vida de la po
-
blación. Las acciones que se han desarrollado para
comunicar los riesgos, tematizándolos por medio de
una intervención pública que permita a gestores y
gestionados interactuar en relación a los riesgos, se
ven afectadas, primero, por relaciones no recíprocas
entre los diferentes actores, segundo, por una estra-
tegia de difusión unidireccional, tercero, por medios
y mensajes difundidos de forma irregular, para
fnalmente observar acciones donde los gestionados
no “visibilizan” un riesgo y reiteran actitudes que
incrementan la amenaza o no accionan frente a ella.
En la
Fgura 4
se observan las diferentes reaccio-
nes comunicativas que los actores asumen frente al
riesgo. Los gestores y gestionados que no reconocen
la situación como problemática se localizan en Valdi-
via y pertenecen al grupo del sector económico, es de-
cir, las empresas y asociaciones gremiales. Además,
vecinos no organizados y territorialmente distantes
de sectores con concentración de contaminación de
esta ciudad tampoco visibilizan esta amenaza como
un riesgo.
No contribuimos a la contaminación
(...)
Como
INFODEMA no, porque nosotros no consumimos
leña para combustión
(Industria Foliadora de Ma-
deras (INFODEMA)).
En el caso de Temuco, todos los consultados reco-
nocen a la contaminación del aire como un problema,
pero diferen en las responsabilidades y por ende en
las acciones que se deben asumir. Aun así, tampoco
existe la necesaria legitimación y validación de la
amenaza como un riesgo para la salud. Solamente
los actores institucionales, gestores del riesgo, y los
actores expertos, gestionados por el riesgo: Universi-
dades, ONG y Asociaciones Ambientales, reconocen
y validan esta situación como una amenaza y riesgo
para las personas. Además, estos últimos son activos
en propuestas para mitigar y controlar, generando más
información y acciones que las propias autoridades
responsables para la “visibilización” y “compren-
sión”
,
pero sus acciones se limitan a la responsabili-
dad gubernamental, diluyendo la comunicación del
riesgo hacia la información de la amenaza. De esta
forma, el informante difuso genera un efecto adverso
en la población que se grafca en la siguiente expre
-
sión:
No nos asustamos y tampoco actuamos
(Grupo
Focal Vecinos Temuco)
La estrategia que usan los expertos para dar cuenta
del riesgo atmosférico se caracteriza por mensajes
difusos y desconocimiento de la audiencia. De esta
forma se ha logrado diluir la responsabilidad de las
acciones, generando una situación de tensión cons-
tante entre el “yo” y “los otros”. Esa complejidad se
expresa en la carencia de elementos que permitan la
identifcación del rol activo que debe asumir cada
uno de los actores como ciudadanos y principales
contaminantes:
Sí, hasta ahora lo que se, lo que se ha hecho ha
sido tratar de instalar dentro de la ciudadanía lo que
es el concepto de la venta de leña certifcada, pero la
-
mentablemente hasta ahora los grandes compradores
de leña certifcada no es la ciudadanía, sino que son
los servicios públicos quienes han ido adquiriendo
esta leña, el consumidor yo diría que ocupa un por-
centaje muy reducido dentro de lo que es el uso de
la leña certifcada.
(Asociación de Consumidores de
Valdivia (ACOVAL)).
±ig. 4.
Actores y Fujo in±ormativo
Es un
problema
No es
problema
Reacción
comunicativa
frente al
riesgo
Es un
problema
de otros
COMUNICACIÓN DE RIESGOS Y CONTAMINACIÓN ATMOSFÉRICA
71
En este sentido, surgen elementos contradictorios
entre discursos y acciones. Se observa que los actores
accionan comunicativamente de acuerdo a la percep-
ción sobre la contaminación del aire como riesgo,
amenaza o problema, y aun cuando reconocen que
los riesgos existen, en la cotidianeidad las acciones
contaminantes continúan:
Lo que yo siento sí, que las personas no se sienten
parte del origen del problema, exigen soluciones
pero no asumen que el problema parte dentro de sus
propias casa, ese es el tema: claro, el problema existe
pero me lo tienen que solucionar, pero no yo, yo no
lo voy a arreglar sino que el resto me lo tiene que
solucionar, las autoridades me tienen que solucionar
el problema
(Secretaría Regional Ministerial (SE-
REMI) Medio Ambiente Temuco-Padre Las Casas).
La acción frente al riesgo depende del proceso
comunicativo, pero como se ha descrito, dicho pro-
ceso no se ha concretado; no se le atribuye valor para
enfrentar las situaciones de amenaza y riesgo para la
población. La comunicación, siendo esencial, ha sido
reemplazada y confundida con el proceso de entrega
de información. De allí que el modelo comunicativo
sea para los actores un acto de informar un hecho y
no de comunicar, de generar un diálogo donde se
permitan acciones desde la ciudadanía y los expertos,
siendo el primero el principal actor contaminante y
parte fundamental de la solución. Esta acción frente
al riesgo debe asumir que todos los involucrados son
parte activa y deben manejar información adecuada
y compartida que garantice una acción concreta en
pos de minimizar las amenazas y riesgos que trae
consigo la contaminación atmosférica en las ciudades
en estudio, como en otras de la región y del país.
A MODO DE CONCLUSIÓN
En la actualidad, como señala Ulrich Beck (1988,
1998, 2008), vivimos en la sociedad del riesgo, don-
de los efectos del crecimiento acelerado repercuten
directamente en la calidad de vida de la población.
Estas amenazas latentes debieran ser enfrentadas por
medio de una adecuada identifcación del riesgo que
tome en cuenta a expertos y no expertos, así como de
una estrategia iterativa o reFexiva que logre elevar
la complejidad. Una estrategia donde el intervenido
sea tomado en cuenta y el interventor deje la ceguera
de observarse a sí mismo y ofrecer una estrategia de
tipo prescriptivo, en pos de permitir que la sociedad
pueda asumir, accionar y transformarse con medidas
concretas tendientes a revertir una acción con altas
probabilidades de generar daños.
Tales iniciativas de intervención debieran ser
asumidas por las instituciones, las cuales junto a
los gestionados por el riesgo debieran emprender
acciones en torno a mejorar el conocimiento para su
transformación. Respecto a esto, las instituciones
expertas tiene gran responsabilidad ante tales externa-
lidades y deben actuar como agentes comunicadores
a la sociedad, pues, junto al saber tradicional de los
“actores de a pie”, son ellas las que mejor manejan
el conocimiento y tienen como objeto el bienestar
social; pero así también es responsable la ciudadanía
y debe ser incluida y tomada en cuenta en cuanto a
las formas de cómo construyen, perciben y valoran
los riesgos y su responsabilidad ante éstos, avanzando
hacia una gobernanza del riesgo.
Sin embargo, lo encontrado muestra que las insti-
tuciones gubernamentales encargadas de velar por la
situación ambiental no consideran a la población, sino
que la asumen como meras receptoras, aún cuando
reconocen que “los actores decapie” son los principales
involucrados en la problemática y la principal fuente de
contaminación con base en el uso de leña húmeda para
su calefacción. En este sentido, son ellos quienes deben
poseer mayor información, ya que la ciudadanía actúa
en función del nivel de conocimiento que adquiere de
sus formas vida ya estabilizada (vivencias y acciones)
y de lo que emana de fuentes públicas.
Así también, se observó que los actores institu-
cionales poseen diferentes formas de entregar sus
conocimientos sobre los riesgos atmosféricos a la
población, y si bien existe responsabilidad política
en la transmisión de información, no hay claridad
sobre qué es específcamente lo que se entrega y
quién el que se informa. De esta manera, se identi-
fcaron dos ±uentes principales desde donde surgen
los mensajes que llegan a los gestionados por el
riesgo. La primera, una orientación conceptual que
emana desde las políticas públicas del Estado para
la prevención de la contaminación atmosférica por
medio de las instituciones de salud y medioambiente
y, la segunda, la acción ciudadana de organizaciones
especializadas como el COCEL, que promueven un
mensaje orientado a revertir las consecuencias del
uso de los recursos forestales.
Si consideramos la teoría clásica de la comunica-
ción, nos remitiríamos a estos dos agentes como emi-
sores, cuyo mensaje es el daño a la calidad de vida que
produce la contaminación de aire. Sin embargo, hay
que señalar que este planteamiento reduce las posibi-
lidades de comprender el proceso comunicativo como
un elemento fundamental en la “visibilización” del
A. Vallejos-Romero y M. Oñate Ñancucheo
72
riesgo, pues si bien resulta tentador reducir la comu-
nicación a una relación de emisor-mensaje-receptor, es
altamente improductivo si el objetivo es transformar la
acción contaminante por parte de la ciudadanía, pues
estos elementos no bastan por sí solos para analizar el
proceso comunicativo en su complejidad, ni explicar
la comunicación como un proceso elemental para la
comprensión de las implicancias de la contaminación
atmosférica en la ciudadanía.
En los casos estudiados fue posible establecer
que no existen mecanismos formales que permitan
comprobar la existencia de un diálogo reciproco entre
los diferentes actores e instituciones, más aún, no se
observa ni se otorga un rol de actor gravitante a la
población en la solución del problema, por lo cual se
hace poco probable alcanzar la recursividad necesaria
para superar esta improbabilidad, aun cuando estos
actores comparten instancias como la Mesas del Aire
(ciudad de Valdivia).
Por lo tanto, las instituciones expertas no usan las
instancias que poseen para generar formas de gestión
que promuevan una comunicación que promueva diá-
logos recíprocos e iterativos, que permitan visualizar
los riegos por contaminación atmosférica con todos
los involucrados, y por consiguiente, la forma para
asumir una responsabilidad conjunta en términos de
una gobernanza del riesgo. Aun cuando la política
pública provea el recurso comunicativo, al poseer
los medios de comprobación que permitan corroborar
que el mensaje informativo que entregan es recibido
por los gestionados por el riesgo, tampoco les es
posible verifcar si el uso del lenguaje empleado es
el mismo de los otros y si ese mensaje cobra sentido
para lo que desea transformar, cayendo en la dinámica
de emisores y receptores básicos de información.
Otro punto relevante tiene relación con el uso
de los medios de difusión masiva que posibilitan
alcanzar mayores ámbitos, extendiendo los men-
sajes a diFerentes espacios, pero que difcultan las
posibilidades de control sobre los mensajes emitidos.
En este sentido, las instituciones gubernamentales
han usado los medios para advertir de la situación
crítica en que se encuentra la calidad del aire, pero
la audiencia ciudadana no la reconoce como propia,
como información con sentido, sino que la percibe
como problemática ajena (de los expertos) y donde no
identifca quién la emite, ni el medio y si el ciudadano
comprendió el mensaje en la forma que el interventor
quiso comunicar.
En ambos casos fue posible advertir que para el
receptor de la información (ciudadanía o población),
la mala situación de la calidad de aire entregada por
los medios de comunicación (en general) no es un
mensaje que le haga sentido, principalmente porque
no la comprende, no le es resonante, no entiende el
lenguaje técnico que contiene, pues no está en el
formato o frecuencia de las lógicas en que está deter-
minado estructuralmente y opera en la cotidianeidad.
Además, la recurrencia de informaciones sobre la
superación de la norma establecida por los organis-
mos públicos pertinentes o la información sobre los
efectos que la contaminación produce para la salud,
sólo le signifca una situación negativa o un problema
que es de “otros” y no de él, ignorando los efectos,
soluciones o responsables de la situación. Aunque
hay tematización mediática y masiva, la visualización
sólo llega a un nivel de anécdota, principalmente en
la temporada de invierno.
En los casos analizados, se evidenció también
una acción paralela de canales inFormales de ±ujo de
información, los cuales no favorecen a la formalidad
que se trata de generar a través de los organismos
pertinentes, pues la información que se elabora se
transmite cara a cara, entre gestores y gestionados
expertos, basándose en relaciones personales que son
parte de un mismo círculo de acción. Esto hace que
existan diferentes niveles de manejo de información
y aquellos expertos en el tema no logren un proceso
iterativo necesario para reconocer cómo se está co-
municando y a quiénes se está informando.
Con lo evidenciado en el escrito, podemos decir
que no hay una propuesta de mayor complejidad que
confronte a la típica visión de comunicación, o de
dos patas como la hemos enunciado. En esta lógica
simple, sólo hay mensajes carentes de sentido, que
son hechos a través de informaciones que transmiten
la solución de un problema basado en el “uso de leña
seca”, la cual es validada y legitimada por los ges-
tores expertos. Ahora, en la acción diaria la mayoría
de la población usa leña húmeda, lo cual es re±ejo
de algo que realmente le hace sentido, es decir, el
costo económico que implica cambiar su sistema de
calefacción o adquirir leña seca. Entonces, cuando la
población recibe el mensaje “compre leña seca” no lo
conecta o relaciona claramente con las externalidades
que produce la contaminación atmosférica, como
esperan los actores institucionales expertos, sino que
al contrario, los actores ciudadanos señalan abierta-
mente que la compra de leña seca es la compra de leña
certifcada, la cual asocian a un negocio que benefcia
económicamente a algunos y merma pecuniariamente
a la mayoría, no validándolo como solución, pues
no hay una relación recíproca, de incentivo para la
población. A un nivel de intervención formal, esta
solución no permite verifcar el tipo de comprensión
que se necesita por parte del intervenido.
COMUNICACIÓN DE RIESGOS Y CONTAMINACIÓN ATMOSFÉRICA
73
En términos de nuestra propuesta teórica, la co-
municación de riesgos como intervención pública
debe tener en cuenta que quien sea el actor (sistema
o esfera social) que interviene (institución u organi-
zación público, semipúblico o privado) debe saber
por qué interviene, es decir, saber qué quiere evitar
o transformar (deFnición del problema) y cuál es
la dirección en que se quiere orientar al sistema
intervenido. Por lo tanto, cualquier estrategia de in-
tervención debe estar acompañada de conocimiento
sobre la operatoria social, sobre las formas en que
trabajan los sistemas en una sociedad diferenciada
(Vallejos, 2008). Esto no quiere decir que tengamos
el éxito asegurado al proponer formas para resolver
problemas como la contaminación atmosférica, pero
la probabilidad de su impacto positivo podría ser
mucho mayor que si fuera de las formas que hemos
observado actualmente en el tipo de intervenciones
normativas y simples de los actuales modelos en uso
(dos patas) en torno a la contaminación atmosférica
en las ciudades en estudio.
Si la apuesta estuviera en el modelo de tres patas,
modelo al cual la re±exión que damos en este artículo
debiera tender la intervención pública, una estrategia
de comunicación que permita visibilizar el problema
en la población facilitaría una re±exión que daría
valor a una intervención con mayores posibilidades
de transformación real de las conductas que producen
el problema. En los casos analizados la tendencia
es contraria, es decir, contraria a que exista recipro-
cidad entre emisor-receptor y la superación de las
improbabilidades de la comunicación que están en
la base de la propuesta conceptual que planteamos.
Lo anterior facilitaría que la comunicación exista
como intervención social para generar conductas
transformadoras que se conviertan en acciones que
permitan la reducción de la incertidumbre y la pre-
tendida transformación positiva de los problemas y
con±ictos que nos aquejan en la sociedad moderna.
AGRADECIMIENTOS
Este artículo es producto del Proyecto Fondecyt
11090071, Fnanciado por el Consejo Nacional de
Ciencia y Tecnología (CONICYT) de Chile.
REFERENCIAS
Altieri M. y Rojas A. (1999). La tragedia ecológica del
milagro neoliberal chileno. Persona y Sociedad 1,
127-141.
Arnold M. (2003). Autoproducción de la amenaza ambi-
ental en la sociedad contemporánea. Revista MAD.
9, Santiago de Chile, (en línea) http://rehue.csociales.
uchile.cl/publicaciones/mad/09/paper01.htm (Fecha
de Consulta: 25 de octubre de 2011).
Beck U. (2008).
La sociedad del riesgo mundial
.
En busca
de la seguridad perdida
. Paidós, Barcelona, 333 pp.
Beck U. (1998). La política de la sociedad del Riesgo.
Estudios demográFcos y Urbanos 13, 501-515.
Beck U. (1988).
La sociedad del riesgo: hacia una nueva
modernidad.
Paidós Ibérica, 305 pp.
Camus P. y Hayek E. (1998). Historia ambiental de Chile,
Santiago de Chile. PontiFcia Universidad Católica de
Chile, 183 pp.
CONAMA (2010). Estudio para evaluar cantidad y
calidad de información ciudadana respecto de las
medidas del plan de descontaminación atmosférica
y la gestión realizada por CONAMA. Comisión Na-
cional del Medio Ambiente. Informe Final. Temuco,
Chile, 113 pp.
Espluga J., Prades A. y Gonzalo J. (2010). Comunicating
at the edge: Risk communication processes and struc-
tural con±icts in highly industrialized petrochemical
areas. Catalan Journal of Communication & Cultural
Studies
2, 231-251.
Espluga J. (2006). Dimensiones sociales de los riesgos
tecnológicos. El caso de las antenas de telefonía móvil.
Papers, Revista de Sociología 82, 79-85.
Farré J. y Fernández J. (2007).
Comunicació i risc petro-
químic a Tarragona. De les defnicions a les pràctiques
institucionals
. Universitat Rovira i Virgili, 1e ed.,
Tarragona, 286 pp.
González N. (2008). La comunicación del riesgo en la
prensa escrita: un estudio del tratamiento informa-
tivo del naufragio del petrolero “Prestige” en los
diarios “El País” y “El Mundo. Tesis de Doctorado.
Facultad de Ciencias de la Información, Departa-
mento de Sociología VI (Opinión Pública y Cultura
de Masas), Universidad Complutense de Madrid,
España, 285 pp.
INAP (2005). Informe país. Estado del medio ambiente
en Chile 2005. LOM/ PNUMA/CEPAL/Gobierno de
Chile, Santiago de Chile, 371 pp.
Luhmann N. (2007).
La sociedad de la sociedad
. Herder,
México, 964 pp.
Luhmann N. (2000).
La realidad de los medios de masas
.
Universidad Iberoamericana/ Anthropos, México,
179 pp.
Luhmann N. (1992).
Sociología del riesgo
. Triana/UIA.
México.
Luhmann N. (1996). Autorregulación en sistemas autóno-
mos. Tesis de Maestría, Instituto de Sociología, Ponti-
Fcia Universidad Católica de Chile. 150 pp.
A. Vallejos-Romero y M. Oñate Ñancucheo
74
Mascareño A. (2011). Sociología de la Intervención: ori-
entación sistémica contextual. Revista MAD. Núm.
25, 1-33.
Quiroga R. (2001). La sustentabilidad socioambiental de
la emergente economía chi lena entre 1974 y 1999.
Evidencias y desafíos. En:
El ajuste estructural en
América Latina. Costos sociales y alternativas
(E.
Sader Comp.), Clacso, Buenos Aires, pp. 255-274
Moreno A. (2011). El estado del arte de la comunicación de
riesgos en América Latina. Revista de Comunicación
y Salud. 1, 52-68.
OCDE/CEPAL (2005). Evaluaciones del desempeño am-
biental. Chile. ONU/CEPAL. Santiago de Chile, pp. 246
Ramos Torre R. (2001). De la sociedad del riesgo a la so-
ciedad de la incertidumbre. Conferencia dictada en la
Universidad Internacional Menéndez Pelayo, Valencia,
España, 5 de noviembre, 2001.
Ramos Torre R. (2002). Del riesgo a la incertidumbre y el
miedo. Conferencia dictada en la Universidad del País
Vasco, Bilbao, España. 26 de junio, 2002.
Ricaldi T. (1999). Economía ecológica: una nueva mirada
a la ecología humana. UNESCO/CESU-UMSS. La
Paz, 525 pp.
Rodríguez D. y Opazo M. (2007). Comunicaciones de
la Organización. Ediciones Universidad Católica de
Chile, 662 pp.
Vallejos A. (2008). Confictos socioambientales en la pe
-
riferia de la modernidad. Apuntes para la intervención
en contextos locales. Revista de Ciencias Sociales 14,
240-254.
Vallejos A. (2009). Percepción social de riesgos: el caso
de la contaminación atmosférica en ciudades interme-
dias mayores del sur de Chile
.
Proyecto FONDECYT
11090071, Gobierno de Chile, 64 pp.
Vallejos A. (2012). La relevancia de la conFanza institu
-
cional y la comunicación en la percepción y construc-
ción social de riesgos. PerFles Latinoamericanos 30,
151-176.
Páginas consultadas en Internet:
http://nuevoaire.cl/
COMUNICACIÓN DE RIESGOS Y CONTAMINACIÓN ATMOSFÉRICA
75
ANEXO I
Entrevistados
Temuco:
Gestores del riesgo. Estado
Servicio de Salud Araucanía Sur
Secretario Regional Ministerial SEREMI de Medio Ambiente
Corporación Nacional del Medio Ambiente Araucanía CONAMA
Unidad Medio Ambiente Municipalidad de Padre Las Casas
Unidad Medio Ambiente Municipalidad de Temuco
Corporación Nacional Forestal CONAF
Gestionados por el riesgo. Sociedad civil y sector económico
encargado del Programa de Medio Ambiente y su vinculación en la sociedad
Consejo de Certifcación de la Leña COCEL
ONG GEDES
Pediatría Cirugía Infantil de la Universidad de la Frontera
Dirigente Social de Padre las Casas
Organizaciones vecinales sector Amanecer de Temuco
Diario Austral Temuco
Sociedad Fomento SOFO
Frigorífco Temuco
Valdivia:
Gestores del riesgo. Estado
Secretario Regional Ministerial SEREMI
Secretario Regional Ministerial de Medio Ambiente
Corporación Nacional del Medio Ambiente
Unidad Medio Ambiente Municipalidad de Valdivia
Corporación Nacional Forestal CONAF
Gestionados por el riesgo. Sociedad civil y sector económico
Asociación de Consumidores y Usuarios, ACOVAL
Consejo de Certifcación de la Leña COCEL
Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo AIFBN
ONG NIDO Núcleo de ideas para el desarrollo ecológico
Instituto de Tecnología de Productos Forestales Universidad Austral
Dirigente Social Vecinal Isla Teja Valdivia
Organizaciones vecinales sector Nagasaki de Valdivia
Diario Austral Valdivia
SAVAL
Industria Foliadora de Maderas INFODEMA
logo_pie_uaemex.mx