Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Rev. Int. Contam. Ambie. 29 (Número especial sobre plaguicidas) 7-23
Septiembre 2013
CONTAMINACIÓN DE AGUAS SUPERFICIALES POR RESIDUOS DE PLAGUICIDAS EN
VENEZUELA Y OTROS PAÍSES DE LATINOAMÉRICA
Pedro BENÍTEZ-DÍAZ
1
y Leticia MIRANDA-CONTRERAS
2*
1
Departamento de Botánica y Ciencias Básicas, Facultad de Ciencias Forestales y Ambientales, Universidad
de Los Andes, Mérida, Venezuela.
2
Centro de Microscopía Electrónica “Dr. Ernesto Palacios Prü”, Universidad de Los Andes, Mérida, Venezuela.
*Autor responsable: lmiranda@ula.ve
(Recibido junio 2013, aceptado julio 2013)
Palabras clave: plaguicidas, aguas superfciales, Latinoamérica, Venezuela
RESUMEN
Desde fnales de los años 40 se introdujo en Latinoamérica la “revolución verde”, un
modelo de explotación agrícola industrializado basado en la aplicación de agroquímicos
sintéticos; de esta manera se creó una situación de dependencia de estos productos,
siendo los plaguicidas los más relevantes entre ellos. La utilización inadecuada y ex-
cesiva de plaguicidas en la agricultura ha traído como consecuencia la contaminación
de los cuerpos de aguas superfciales. Se ha reportado la presencia de residuos de
plaguicidas organofosforados, carbamatos, triazinas y piretroides, entre otros, en aguas
superfciales cercanas a zonas de producción agrícola en Venezuela, Colombia, Ecuador
y México. En la mayoría de los casos, las concentraciones encontradas sobrepasan
los límites establecidos por las normativas nacionales e internacionales establecidas
por instituciones como US-EPA, UE y OMS. Se ha reportado también la presencia de
residuos de plaguicidas organoclorados e indicios de aplicación reciente de principios
activos como DDT, eldrín, aldrín y dieldrín, considerados contaminantes orgánicos
persistentes y prohibidos desde hace más de 20 años. A través de los cursos de agua,
estos contaminantes tóxicos son transportados lejos de los lugares donde se aplican,
contaminando otros ecosistemas y fuentes de agua lo cual podría estar ocasionando
problemas de salud pública.
Key words: pesticides, surface waters, Latin America, Venezuela
ABSTRACT
In the late 40s, the “green revolution” was introduced in Latin America, which was an
industrial farming model based on the application of synthetic chemicals; thereafter, it
created a situation of dependence on these products, with the pesticides being the most
relevant among them. The inappropriate and excessive use of pesticides in agriculture
has led to pollution of surface water bodies. The presence of pesticide residues, such
as organophosphates, carbamates, triazines and pyrethroids, among others, has been
reported in surface waters close to areas of agricultural production in Venezuela, Co-
lombia, Ecuador and Mexico. In most cases, the detected concentrations exceeded the
standard limits established by national and international organizations, such as US-EPA,
P. Benítez-Díaz y L. Miranda-Contreras
8
EU and WHO. The presence of organochlorine pesticide residues has also been reported
in surface waters, as well as signs of recent application of active ingredients such as
DDT, eldrin, aldrin and dieldrin, considered as persistent organic pollutants that have
been banned for more than 20 years. Through watercourses, these toxic pollutants are
transported away from the places where they are applied, contaminating ecosystems
and other water sources, what could cause public health problems.
INTRODUCCIÓN
La “revolución verde”, cuya introducción en
Latinoamérica se remonta al año 1945 en la granja
experimental “El Yaqui” de Sonora, México, con el
auspicio de la Fundación Rockefeller, marcó el pun-
to de partida para la implementación de un modelo
agrícola industrial basado en el empleo intensivo y
extensivo de productos químicos sintéticos (Stand-
ler
et al.
2010, Heinisch 2013). El impacto de este
modelo sobre la producción mundial de alimentos
es innegable, en cuanto a que produjo un gran incre
-
mento de los rendimientos agrícolas y estableció el
paradigma de que se constituiría en una herramienta
para reducir el hambre y la pobreza en el mundo.
Con diez mil años de historia y siendo la actividad
humana más extendida en el mundo, la agricultura
siempre tuvo repercusión sobre el ambiente, pero a
partir de la “revolución verde”, los efectos negativos
ambientales y sobre la salud humana se amplifcaron
por la utilización inadecuada y excesiva de agro-
químicos sintéticos (Ceccon 2008, Pérez Vázquez
y Landeros Sánchez 2009). A pesar de que en siete
décadas de “revolución verde” se ha reunido suf
-
ciente evidencia sobre los riesgos que conlleva una
práctica agrícola basada en el empleo de productos
químicos sintéticos, la agricultura mundial se ha he-
cho cada vez más dependiente de ellos, pero no con
la fnalidad de derrotar el hambre y la pobreza sino
con el afán de incrementar su productividad y renta-
bilidad. Actualmente, los peligros que acarrea el uso
inadecuado de agroquímicos sintéticos comprometen
la sostenibilidad de la agricultura moderna; en este
contexto, los países en desarrollo son los más afec-
tados debido a que el incremento de la producción
agrícola va acompañado de un acelerado deterioro
de los recursos naturales y de la salud pública (Pérez
Vázquez y Landeros Sánchez 2009, Heinisch 2013,
Herrera Tapia 2013). Los países en desarrollo utili-
zan el 25 % de los plaguicidas que se producen en el
mundo y padecen el 99 % de las muertes a causa de
intoxicaciones agudas por plaguicidas (OPS 2009).
Los productos químicos en general y los agro-
químicos en particular, han tomado tal relevancia en
el mundo actual que el Enfoque Estratégico para la
Gestión de Productos Químicos a Nivel Internacional
(SAICM, por sus siglas en inglés) ha declarado que:
“La gestión racional de los productos químicos es
esencial para que alcancemos el desarrollo sosteni-
ble, que abarca la erradicación de la pobreza y las
enFermedades, la mejora de la salud humana y del
ambiente y el aumento y mantenimiento del nivel
de vida de los países, cualquiera que sea su grado
de desarrollo” (SAICM 2007). Según el Foro In-
tergubernamental Sobre Seguridad Química (IFCS,
por sus siglas en inglés), las políticas de gestión de
los agentes químicos deben apuntar a un equilibrio
entre la producción y el consumo, de tal forma que se
promueva el desarrollo social y económico al mismo
tiempo que se reducen y evitan sus efectos nocivos
(IFCS 2006).
Entre los compuestos químicos de mayor rele-
vancia para la producción agrícola se destacan los
plaguicidas; estos agroquímicos reducen los daños y
las pérdidas ocasionados por la acción de malezas, in-
sectos y enfermedades infecciosas sobre los cultivos,
garantizando desde este punto de vista la calidad de
la cosecha, razón por la cual la producción agrícola
mundial depende considerablemente de su utilización
(Ramírez y Lacasaña 2001). Pero la realidad es que
las plagas desarrollan resistencia, obligando a los
agricultores a incrementar las concentraciones y fre-
cuencias de aplicación de los plaguicidas, a elaborar
mezclas de principios activos y demandar la dispo-
nibilidad en el mercado de nuevos y más potentes
biocidas sintéticos. La consecuencia de esta situación
es el uso indiscriminado de plaguicidas, que a su
vez ocasiona la contaminación del ambiente y actúa
negativamente sobre el ser humano y otros organis-
mos del ecosistema, originando problemas de salud
pública y deterioro ambiental (Plenge-Tellechea y
Sierra-Fonseca 2007).
Se ha comprobado que la mayoría de los plagui-
cidas empleados en la agricultura moderna tienen
acción teratogénica y afectan los sistemas nervioso,
endocrino e inmunológico, considerándose gene-
radores potenciales de enfermedades como cáncer,
asma e infertilidad, entre otras (Karam
et al.
2004).
CONTAMINACIÓN DE AGUAS SUPERFICIALES POR RESIDUOS DE PLAGUICIDAS
9
Adicionalmente, algunos plaguicidas pueden ser
clasifcados como contaminantes orgánicos persis
-
tentes (COP). Este tipo de compuestos permanecen
por largos períodos de tiempo en el ambiente y viajan
grandes distancias siendo transportados a través del
agua y del aire, llegando a regiones donde nunca se
aplicaron, además se acumulan en los tejidos grasos y
entran en la cadena trófca (IFCS 2006, UNEP 2007,
OPS 2009). Por todas estas razones, los plaguicidas
se encuentran entre las sustancias químicas más
peligrosas a las cuales está expuesto el ser humano
en la actualidad y las intoxicaciones causadas por su
uso inadecuado plantean graves problemas de salud
pública (Damalas y Eleftherohorinos 2011). Además
de los casos agudos producidos por contacto directo
con los principios activos en altas concentraciones,
asociados a la exposición laboral, accidental o al con-
tacto con desechos, encontramos también los casos
de exposición crónica a bajos niveles de plaguicidas
asociados a la contaminación del agua, aire, suelo y
productos agrícolas de consumo humano, frescos o
procesados (IFCS 2006, Murcia y Stashenko 2008,
Quintero
et al.
2008, Medina
et al.
2010, Uzcátegui
et al.
2011, Molina-Morales
et al.
2012).
Todos los reportes ofciales coinciden en que es
muy difícil hacer un estimado real del impacto de
los plaguicidas sobre la salud humana. En el caso
de las intoxicaciones agudas hay problemas con el
diagnóstico, acceso a los servicios de salud y def
-
ciencias en los sistemas de reporte y recolección de
información (IFCS 2006, OPS 2009). Para 1990, la
Organización Mundial de la Salud (OMS ó WHO,
por sus siglas en inglés) estimaba que se producían
entre 1 y 5 millones de casos de intoxicación aguda
por plaguicidas al año en trabajadores rurales, de los
cuales resultaban 20 000 casos fatales (OPS 2009,
Pérez Vázquez y Landeros Sánchez 2009). En pu-
blicaciones más recientes, se señala que para 2002
la ci±ra llega a 4.4 millones de casos incluyendo las
intoxicaciones fatales y las que producen incapacidad
por lo menos por un año, pero no se señala el número
total de casos (Prüss-Üstün y Corvalán 2006, WHO
2013). Aún más difícil es determinar los problemas
de salud asociados a la exposición crónica a bajos
niveles de plaguicidas; en estos casos hay un período
de latencia entre la exposición y la aparición de los
síntomas, y en muchos de ellos, es casi imposible
establecer una relación certera entre la causa y el
efecto (IFCS 2006, WHO 2013).
Como ha sido señalado por la UNPE, OMS y
OPS, el problema de la contaminación de los recur-
sos hídricos requiere de particular atención en los
países en desarrollo, en los cuales los sistemas de
monitoreo y control así como la normativa legal que
regula la utilización de agroquímicos y su presencia
en el ambiente no están claramente establecidos;
además, en muchos casos no se cuenta con los
recursos sufcientes para mantener los controles
pertinentes. Por otra parte, la actividad agrícola en
los países en desarrollo no escapa a la tendencia
internacional de ponderar los rendimientos y el
retorno económico por encima de los criterios de
mantenimiento de los estándares de salud pública
y conservación del ambiente.
PLAGUICIDAS EN EL AGUA
Pocos contaminantes químicos del agua pueden
ocasionar problemas de salud como resultado de
una exposición única, excepto en el caso de que
se produzca una contaminación masiva accidental
debido a un eventual derrame o mala disposición de
desechos tóxicos (OPS 2009, WHO 2011). Como
hemos mencionado en párrafos anteriores, la conta-
minación del agua es una de las formas de exposición
crónica a bajas dosis de plaguicidas a las cuales está
sometido el ser humano, así como la fauna acuática
y terrestre; adicionalmente, es una de las vías a tra-
vés de las cuales se transportan los plaguicidas COP
aguas abajo de los lugares donde ±ueron aplicados
(Molina-Morales
et al.
2012).
Los plaguicidas utilizados en la agricultura llegan
a los cursos de aguas subterráneas y superfciales (ríos
y lagos) fundamentalmente por arrastre y lixiviación,
pudiendo contaminar los reservorios de agua para
consumo humano que son alimentados por estos
recursos hídricos. La dinámica de los plaguicidas en
el suelo es muy compleja y depende de una serie de
±actores que in²uyen en los procesos antes mencio
-
nados (Dierksmeier
et al.
2002, Pérez Espejo 2012),
las sustancias rociadas sobre los cultivos pueden ser
lavadas por el agua de lluvia y riego, para luego ser
transportadas hacia aguas subterráneas por lixivia-
ción y a aguas superfciales por escorrentía, ±enó
-
meno que además está in²uenciado por la pendiente
del terreno; es decir, el volumen de agua que cae al
suelo y la topografía de la zona donde se desarro-
llan los cultivos son dos de los ±actores que juegan
un papel importante en el riesgo de contaminación
de los recursos hídricos por plaguicidas (Duffner
et
al.
2012, Leistra y Boesten 2012). Los procesos de
transporte también son afectados por las propiedades
de sorción del suelo, las cuales están determinadas
principalmente por el contenido de materia orgánica,
óxido de hierro y arcilla, la capacidad de intercambio
P. Benítez-Díaz y L. Miranda-Contreras
10
iónico y el pH (Duffner
et al.
2012). No menos im-
portantes son las características fsicoquímicas de los
plaguicidas; en general las sustancias más solubles
en agua y más persistentes, es decir, las que tienen
mayor tiempo de vida media, son las más fácilmen-
te transportables y representan el mayor riesgo de
contaminación (Hernández-Antonio y Hansen 2011).
Debido al riesgo que signifca para la salud hu
-
mana y el ambiente la contaminación de los recursos
hídricos por residuos de plaguicidas de uso agrícola,
muchos países y agencias multinacionales han desa-
rrollado una serie de normas y procedimientos con
la fnalidad de preservarlos. La Agencia para la Pro
-
tección Ambiental de los Estados Unidos (US-EPA)
establece un conjunto de directrices, que tienen como
propósito controlar aquellos plaguicidas con gran po-
tencial contaminante de las aguas y que representan
un riesgo para la salud humana y el ambiente. En
este sentido, la US-EPA estableció lo que se conoce
como nivel máximo de contaminante (MCL, por
sus siglas en ingles), que es la concentración de un
contaminante en agua potable por debajo de la cual
no hay riesgo conocido o esperado para la salud
humana (EPA 2012). Para las sustancias químicas
vertidas en aguas dulces y marinas, la US-EPA ha
establecido criterios de concentración crónica (CCC),
que es un estimado de la concentración más alta de
un contaminante a la cual la vida acuática puede estar
expuesta indefnidamente sin que resulte en un eFecto
inaceptable (EPA 2013).
Otras instituciones como la OMS y la Unión
Europea (UE), basándose en el criterio primordial
de preservar la salud humana, han establecidos
límites máximos y restricciones para las diferentes
sustancias que contaminan el agua para consumo
humano (EEA - WHO 2002, WHO 2011). En el caso
de los países de la UE, la Directiva de Agua Potable
establece como límite máximo para plaguicida in-
dividual 0.1 μg/L y para el total de plaguicidas 0.5
μg/L, independientemente de la naturaleza de los
mismos, haciendo una restricción aún mayor para
aldrín, dieldrín, heptacloro y heptacloro epóxido
de 0.03 μg/L (Consejo de la Unión Europea 1998).
Para proteger las aguas superfciales, la UE estable
-
ció estándares de calidad ambiental (EQS, por sus
siglas en inglés), fjando límites expresados como
promedio anual (AA-EQS, por sus siglas en inglés)
y concentraciones máximas aceptables (MAC-EQS,
siglas en inglés) para 33 sustancias de interés prio-
ritario (European Parliament and Council 2008).
La aplicación de los AA-EQS se refere a que, por
cada punto representativo de monitoreo dentro de
un cuerpo de agua, la media aritmética de las medi-
das de concentración a diferentes tiempos durante
un año no debe exceder el valor especifcado. La
aplicación de los MAC-EQS se refere a que en
un momento dado, la medida de concentración en
cualquier punto representativo de monitoreo den-
tro de un cuerpo de agua no debe exceder el valor
especifcado.
La OMS ha establecido los Lineamientos para la
Calidad del Agua Potable, los cuales son un soporte o
guía para el desarrollo e implementación de estrategia
de control de riesgos con la fnalidad de garantizar
la seguridad del suministro de agua potable, a tra-
vés del control de las sustancias peligrosas que se
puedan encontrar en ella (WHO 2011). Derivados
de estos lineamientos, la OMS establece los valores
guía (GV, por sus siglas en inglés), que representan
la concentración de una sustancia que no excede el
riesgo tolerable para la salud del consumidor durante
toda la vida de consumo, indicando que los GV, ade-
más de proteger a la población en general, también
protegen a las subpoblaciones susceptibles como
niños, ancianos y enFermos.
Con respecto a la legislación venezolana, en el
Decreto 883 se establecen las Normas para la Clasi-
fcación y el Control de la Calidad de los Cuerpos de
Agua y Vertidos o E±uentes Líquidos (Presidencia de
la República de Venezuela 1995). En estas normas,
se fja el límite máximo para plaguicidas en aguas
que serán destinadas al consumo humano, actividades
agropecuarias y al contacto humano total o parcial.
Estos límites son de 0.2 mg/L (200 μg/L) para el total
de los plaguicidas organoclorados (OC) y 0.1 mg/L
(100 μg/L) para el total de organoFosForados (O²) y
carbamatos (CB); vale la pena destacar que estos lími-
tes de concentración son mayores que los establecidos
por las agencias multinacionales antes mencionadas.
Adicionalmente, en las Normas Sanitarias de Calidad
de Agua Potable publicadas en 1998, se establecen
límites máximos para algunos plaguicidas OC espe-
cífcos como aldrín y dieldrín (0.03 μg/L), clordano
(0.2 μg/L), DDT (2.0 μg/L), 2,4-D (30 μg/L), hepta
-
cloro (0.03 μg/L), heptacloro epóxido (1.0 μg/L) y
lindano (2.0 μg/L), entre otros (Ministerio de Sanidad
y Asistencia Social 1998). Otro instrumento jurídico
que incluye las regulaciones sobre plaguicidas es la
Ley sobre Sustancias, Materiales y Desechos Peligro-
sos, que indica en su artículo 59, que la preparación
de mezclas de plaguicidas, el lavado de los equipos
para su preparación y aplicación no podrán realizar-
se en los cuerpos de agua, ni en sus proximidades;
y el artículo 60, que los desechos de plaguicidas,
sus envases y lo resultante del lavado de envases y
equipos serán considerados sustancias peligrosas y
CONTAMINACIÓN DE AGUAS SUPERFICIALES POR RESIDUOS DE PLAGUICIDAS
11
su disposición fnal debe realizarse según lo indica
la Ley y reglamentos vigentes (Asamblea Nacional
de la República Bolivariana de Venezuela 2001).
Es importante destacar que en la recientemente
publicada Ley de Salud Agrícola Integral (Presidencia
de la República 2008), se establecen los procedimien-
tos para el control e inspección de las actividades que
involucran fabricación, comercialización, almacena-
miento, transporte y aplicación de plaguicidas, pero
no se actualiza la normativa sobre el control de los
residuos de estos productos químicos en el ambiente,
ni las restricciones que deben ser tomadas en cuenta
para evitar los problemas de salud púbica ocasionados
por la utilización inadecuada de los mismos.
CONTAMINACIÓN DE AGUAS
SUPERFICIALES POR RESIDUOS DE
PLAGUICIDAS EN VENEZUELA
En un documento publicado por la Red de Orga-
nizaciones Ambientalistas No Gubernamentales de
Venezuela (Red ARA 2011), se indica que una de las
principales causas del problema de la contaminación
del agua en el país ha sido la insufciencia de los
gobiernos para controlar y mitigar la incorporación
de desechos provenientes de la actividad agrícola
a los recursos hídricos. A pesar de que existe una
legislación al respecto, citada en la sección anterior,
y que Venezuela ha suscrito convenios y acuerdos
internacionales para el control de la contaminación
por sustancias peligrosas, entre los que se encuentra
los Convenios de Basilea, Rotterdam, Estocolmo y
SAICM (Red ARA 2011), el problema persiste debi-
do a que, además de la falta de control, prevalece una
práctica agrícola basada en la utilización excesiva y
redundante de agroquímicos.
En los últimos 15 años se han publicado varios
trabajos de investigación que apoyan la tesis del
empleo inadecuado de plaguicidas en la agricultura
venezolana. Chirinos y Geraud-Pouey (2011) reali-
zaron un estudio entre 2004 y 2010 en el que Fueron
entrevistados 148 agricultores de 15 estados de alta
productividad agrícola en Venezuela. Estos investi-
gadores reportan que, en todos los casos, se incurre
en excesivas aplicaciones de insecticidas sintéticos,
encontrando que más del 70 % de los agricultores
mezclan dos o más principios activos en una sola
aspersión; adicionalmente, señalan que hay una dis
-
posición inadecuada de los desechos tóxicos y que las
preparaciones de las mezclas de aspersión se realizan
muchas veces a orillas de cuerpos naturales de agua.
Otros trabajos realizados en los municipios Miranda y
Pueblo Llano (Mérida-Venezuela,
Fig. 1
), dos zonas
donde se realiza una explotación hortícola intensiva,
coinciden en reportar los mismos problemas descritos
por Chirinos y Geraud-Pouey (2011), pero en este
caso la investigación incluyó insecticidas, herbici-
das, fungicidas y nematicidas de diversos grupos
químicos, indicando que el 25 % de los agricultores
acusa pérdidas por mala praxis en el control químico
de plagas (Zyaklin y Ripanti 2008, Uzcátegui
et al.
2011). Problemas similares han sido reportados en los
municipios Jáuregui y Vargas del estado Táchira, y
en la depresión de Quíbor en el estado Lara (Farrera
et al.
2002, Pierre y Betancourt 2007). La situación
antes descrita se presenta como consecuencia de dos
factores fundamentales. En primer lugar, la necesidad
de los productores de garantizar el éxito de sus culti-
vos en el contexto de una práctica agrícola basada en
el paradigma de la “revolución verde”. En segundo
lugar, el 50 % de los productores recibe asesoramien
-
to en el manejo de plagas agrícolas directamente a
través de las casas comercializadoras de plaguicidas;
en el caso de los pequeños y medianos productores,
la carencia de asesoramiento es aún mayor y otros
no reciben ningún tipo de apoyo técnico (Zyaklin
y Ripanti 2008, Chirinos y Geraud-Pouey 2011).
Muestra de este problema es que los plaguicidas lle-
gan a representar hasta el 50 % de los costos directos
de producción, los cuales además se negocian en
condiciones económicamente desfavorables para los
pequeños y medianos productores (Contreras
et al.
2005, Chirinos y Geraud-Pouey 2011). Esta situación
se re±eja directamente en la calidad de los cuerpos de
aguas superfciales y del agua para consumo humano
en las zonas de producción agrícola.
En el Centro de Microscopía Electrónica “Dr.
Ernesto Palacios Prü” de la Universidad de Los
Andes, Mérida, Venezuela, se han venido realizando
una serie de estudios sobre los problemas de conta-
minación de las aguas superfciales y de consumo
humano en una de las zonas de intensa actividad
agrícola del estado Mérida, que se ubica en los al-
rededores de la población de Bailadores, municipio
Rivas Dávila (
Fig. 1
). En esta región se encuentra
la cuenca alta del río Mocotíes que comprende un
área de 189 km
2
. Según ciFras ofciales, para 2010
la producción agroalimentaria del municipio Rivas
Dávila Fue de 55 464 t, correspondiente al 7 % de
la producción del estado, y la producción de ±ores
ornamentales Fue 408 000 paquetes (para las rosas
cada paquete contiene 24 unidades, para otras ±o
-
res contiene 15 unidades), correspondiente al 9 %
de la producción del estado (Corporación de Los
Andes 2010a, b). Para el año 2002, el consumo de
plaguicidas en el municipio se estimó en 36.5 t y
P. Benítez-Díaz y L. Miranda-Contreras
12
según información extraoFcial suministrada por el
Ministerio de Producción y Comercio, estos fueron
utilizados en una superFcie cosechada de 1295 ha
para una producción de 40 100 t en el rubro agroa
-
limentario. Aunque no se dispone de información
actualizada, se estima que el consumo de plaguici-
das para 2012 aumentó considerablemente debido
al incremento en la superFcie total cosechada y a
la introducción del rubro de plantas ornamentales
(Corporación de Los Andes 2002).
En el
cuadro I
se muestran los valores máximos
de los residuos de plaguicidas encontrados, durante
un estudio preliminar realizado entre mayo y julio
de 2002 (datos no publicados), en los principales
cursos de agua y acueductos de la región de Bai-
ladores (
Fig. 1
). En este trabajo se investigó la
presencia de ocho principios activos entre los que
se encontraban los OF monocrotofos, dimetoato y
etil paratión; los CB metomilo, carbofurán y man-
cozeb; la cloroacetanilida (CA) metolacloro y la
triazina (TA) metribuzin; la frecuencia de detección
varió entre 50 % y 63 % en los ríos y de 0 % a 38 %
en los acueductos. En el
cuadro II
se presenta un
resumen de los resultados obtenidos por Molina-
Morales y colaboradores (2012) en un estudio rea-
lizado sobre los mismos cuerpos de agua (ríos Las
Tapias, Las Playitas y Mocotíes) en mayo de 2008 y
2010, se muestran los niveles máximos de residuos
encontrados en un muestreo realizado durante cuatro
semanas. En este caso, el estudio se extendió a trece
principios activos: los OF malatión, etil paratión,
metil paratión, metamidofos, dimetoato, clorpirifos y
diazinón; los CB carbofurán, metomilo y mancozeb;
las TA atrazina y metribuzin; y el derivado de urea
(DE) linurón. En los respectivos cuadros se indican
los plaguicidas que superan los MAC-EQS y CCC,
desafortunadamente ni la UE ni la US-EPA inclu-
yen todos los plaguicidas estudiados en las listas de
sustancias que consideraron al elaborar los criterios
de conservación para aguas superFciales (European
Parliament and Council 2008, EPA 2013), razón por
la cual Molina-Morales y colaboradores (2012) em-
plean los criterios de la UE establecidos para agua
potable, indicando que en la mayoría de los casos se
superan los límites tanto para plaguicida individual
como para la sumatoria de plaguicidas, también se
rebasan los límites establecidos por la legislación
venezolana que es la menos exigente.
Límites
Tova
r
Red hidrográficas
Parroquias
Gerónimo Maldonado
Rivas Dávila
E
STADO TAC
H
IR
A
Jauregu
i
Río Mocotíes c
G
uaraqu
e
Río Mocotíes i
Río Las Tapias
Río
Las Playitas
Gerónimo Maldonado
Lago de
Maracaibo
Zulia
Barinas
Táchira
Apure
1
2
3
Rivas Dávila
Alberto
Andrini
El Vigía
Guaraque
Guaraque
San Andrés
Tovar
Tovar
Canagua
Padre
Nuguera
Arzobispo
Chacón
Aricagua
Aricagua
Sucre
Tucani
Santa Elena
de Arenales
Obispo Ramos
de Lora
La Azulita
Andrés Bello
Caraccioto
Parra
Olmedo
Tulio
Febres
Cordero
Torondoy
Justo
Briceño
Miranda
Nueva
Bolivia
Timotes
Lagunillas
Salinas
Antonio
Pinto
Campo
Elias
Julio
Cesar
Salazar
Mapuey
Ejido
MÉRIDA
Santa
Cruz
Mora
Zea
Zea
Libertador
Santos
Marquina
Tabay
Rangel
Mucuchíos
Santo
Domingo
Cardena
Qunterc
Pueblo
Mano
Pueblo
Llano
Zulia
Trujillo
E
STADO TAC
HIRA
Simón Rodrí
g
ue
z
Fig. 1.
Cuencas hidrográFcas de Venezuela. Derecha: mapa político territorial del estado Mérida: 1) municipio Rivas Dávila, 2) mu
-
nicipio Pueblo Llano y 3) municipio Miranda, se puede apreciar también la zona sur del Lago de Maracaibo. Izquierda: detalle
de la cuenca del río Mocotíes en el municipio Rivas Dávila: Mocotíes i (con±uencia de los ríos Las Playitas y Las Tapias) y
Mocotíes c (a nivel de la población de la Capellanía)
CONTAMINACIÓN DE AGUAS SUPERFICIALES POR RESIDUOS DE PLAGUICIDAS
13
Es importante hacer notar que la elevación de la
frecuencia de detección de plaguicidas en aguas super-
fciales entre 2002 y 2008 (
Cuadros I
y
II
), coincide
con el incremento de la producción agrícola en la
región. Como se puede observar en el
Cuadro III
,
entre 2002 y 2008, la superfcie total cosechada se
incrementó en 44 %, la producción agroalimentaria en
46 % y la de Fores ornamentales en 100 %. Estas ob
-
servaciones coinciden con lo señalado anteriormente
sobre la prevalencia en Venezuela de una práctica agrí-
cola basada en el paradigma de la “revolución verde”;
por otra parte, la situación planteada coincide también
con lo reportado en Ecuador sobre el impacto ambien-
tal de la actividad Forícola. En los últimos 15 años la
Foricultura ecuatoriana creció vertiginosamente bajo
un esquema de producción basado en la utilización de
agroquímicos hasta convertirse en el quinto rubro de
exportación. Esto trajo como consecuencia un serio
impacto sobre los sistemas hídricos debido al uso in-
discriminado e intensivo del agua y su contaminación
por plaguicidas, con las respectivas consecuencias
para la salud humana y el ambiente (Breilh 2007,
Tillería 2010). De los plaguicidas reportados por
Molina-Morales y colaboradores (2012) (
Cuadro II
)
como contaminantes de las aguas superfciales en
el municipio Rivas Dávila en 2008, los principios
activos mancozeb, metomilo, carbofurán, diazinón
y metamidofos son de uso común en los cultivos de
rosas y también fueron reportados como contaminan-
tes de las aguas superfciales en las cuencas donde se
cultiva el rubro en Ecuador (Breilh 2007); entre estos
mancozeb, diazinón y metamidofos fueron algunos de
los encontrados en altas concentraciones.
En el año 2010 ocurre un ±enómeno curioso,
la frecuencia de detección que fue prácticamente
100 % en todos los lugares de muestreo en 2008,
se reduce hasta alcanzar valores entre 31 % y 62 %
(
Cuadro II
). Esta observación coincide con una
disminución de casi el 90% en la producción
de flores (
Cuadro III
), aunque la producción
agroalimentaria se mantiene prácticamente cons-
tante (se reduce sólo el 5 %). Molina-Morales y
colaboradores (2012) sostienen que a pesar de la
disminución de la frecuencia de detección que en
promedio es del 50 %, el panorama no es alentador
debido a que los plaguicidas clorpirifos, diazinón,
mancozeb y metamidofos, que ya se encontraban
muy por encima de los límites permitidos en 2008,
alcanzaron cantidades alarmantemente altas en
2010 (
Cuadro II
). Es necesario destacar que los
plaguicidas clorpirifos, diazinón y metamidofos,
pertenecientes al grupo OF, son todos insecticidas
y están considerados como muy peligrosos (Neu-
meister y Weber 2009), razón por la cual este reporte
es una evidencia adicional de la manera como la
redundancia y sobredosifcación en la aplicación de
plaguicidas puede afectar la calidad de los cuerpos
de aguas superfciales en las zonas donde se realiza
una explotación agrícola intensiva basada en la uti-
lización de agroquímicos. En el caso discutido ante-
riormente hay que señalar la posibilidad de que en
la reducción de la frecuencia de detección también
hayan intervenido algunos factores que escapan al
alcance de este trabajo y que los principios activos
no detectados hayan sido sustituidos por otros no
incluidos en el estudio.
CUADRO I.
NIVELES MÁXIMOS DE PLAGUICIDAS (μg/L) DETECTADOS EN AGUAS SUPER²ICIALES Y
DE CONSUMO HUMANO DEL MUNICIPIO RIVAS DÁVILA, ESTADO MÉRIDA, VENEZUELA,
EN MUESTREOS REALIZADOS ENTRE MAYO Y JULIO DE 2002
Muestreo
Plaguicida
Ríos
Acueductos*
Las Tapias
Las Playitas
Mocotíes
Las Playitas
Las Tapias
Bailadores
Carbofurán
nd
5.32
nd
nd
nd
nd
Dimetoato
3.92
nd
nd
4.18
nd
nd
Mancozeb
34.85
17.14
5.27
28.29
42.96
nd
Mayo - Julio
Metolacloro
nd
2.57
0.20
nd
nd
nd
Metomilo
nd
nd
0.20
0.15
0.06
nd
Metribuzin
2.22
1.48
1.23
nd
nd
nd
Paration etílico
3.99
a
0.47
a
0.42
a
nd
nd
nd
Monocrotofos
nd
nd
nd
nd
nd
nd
Frecuencia
50%
63%
63%
38%
25%
0%
nd: no detectado
a
Por encima del CCC: Paration etílico 0.013 μg/L; Mancozeb 50 μg/L; Metribuzin 920 μg/L
* Para el agua potable se toman en cuenta los criterios de la UE de un máximo de 0.1 μg/L para plaguicida individual
y 0.5 μg/L para el total de plaguicidas.
P. Benítez-Díaz y L. Miranda-Contreras
14
CUADRO II.
COMPARACIÓN DE LOS NIVELES MÁXIMOS DE PLAGUICIDAS (µg/L) ENCONTRADOS EN LOS RÍOS LAS TAPIAS, LAS PLAYITAS Y MOCOTÍES
DEL MUNICIPIO RIVAS DÁVILA, ESTADO MÉRIDA, VENEZUELA, DURANTE CUATRO SEMANAS DE MUESTREO ENTRE MAYO Y JUNIO DE
2008 Y 2010
Plaguicida
Mayo 2008
Mayo 2010
Río Las Tapias
Las Playitas
Mocotíes i
Mocotíes c
Río Las Tapias
Las Playitas
Mocotíes i
Mocotíes c
Atrazina
0.050 ± 0.005
1.99 ± 0.01
0.080 ± 0.001
0.200 ± 0.008
nd
nd
nd
0.0030 ± 0.001
Carbofurán
0.060 ± 0.002
0.34 ± 0.01
0.27 ± 0.02
0.350 ± 0.001
1.91 ± 0.04
nd
nd
1.8
± 0.5
Clorpirifos
3.6 ± 0.2*
18.09 ± 0.09* 50.4 ± 0.2*
37
± 2*
223.4 ± 0.1*
nd
212
± 35*
302.9
± 0.9*
Diazinón
0.11 ± 0.02
28.3 ± 0.2
a
26.1 ± 0.9
a
459
± 4
a
243.3 ± 0.1
a
32
± 9
a
130
± 21
a
226
± 1
a
Dimetoato
0.8 ± 0.2
1.30 ± 0.9
2.9 ± 0.1
0.9 ± 0.2
55
± 3
nd
50
± 7
0.118 ± 0.001
Paratión etílico
3.38 ± 0.06
a
0.33 ± 0.05
a
2.9 ± 0.1
a
0.72 ± 0.04
a
nd
nd
nd
nd
Linuron
0.070 ± 0.004
0.100 ± 0.004 0.34 ± 0.02
0.35 ± 0.02
nd
nd
nd
nd
Malation
3.38 ± 0.06
a
3.1 ± 0.1
a
8.9 ± 0.1
a
6.6 ± 0.4
a
nd
nd
nd
nd
Mancozeb
3.29 ± 0.03
2.7 ± 0.3
0.92 ± 0.02
44
± 2
28.7 ± 0.8
13.1 ± 0.8
10.2 ± 0.2
108
± 1
a
Metamidofos
8.80 ± 0.07
1.9 ± 0.1
2.1 ± 0.1
16
± 1
72.2 ± 0.5
107
± 8
42
± 4
82
± 3
Paratión metílico
0.080 ± 0.002
0.030 ± 0.003
nd
nd
nd
nd
nd
nd
Metomilo
0.84 ± 0.06
0.12 ± 0.01
0.340 ± 0.001
0.38 ± 0.05
0.453 ± 0.001
0.21 ± 0.01
0.084 ± 0.001
nd
Metribuzin
0.020 ± 0.001
0.030 ± 0.001 0.080 ± 0.001
0.050 ± 0.003
9.53 ± 0.01
nd
2.398 ± 0.001 5.35 ± 0.01
Frecuencia
100%
100%
92%
92%
54%
31%
54%
62%
Tomado de: Molina-Morales
et al.
2012
Los resultados se expresan como el promedio ± la desviación estándar
nd: no detectado
*
Por encima del MAC-EQS: Clorpitifos 0.1 μg/L; Atrazina 2 μg/L
a
Por encima del CCC: Diazinon 0.17 μg/L; Paratión etílico 0.013 μg/L; Malatión 0.1 μg/L; Mancozeb 50 μg/L; Metribuzin 920 μg/L
CONTAMINACIÓN DE AGUAS SUPERFICIALES POR RESIDUOS DE PLAGUICIDAS
15
La situación de contaminación por el uso excesivo
de plaguicidas ha tenido sus consecuencias sobre la
calidad del agua potable que se consume en el muni-
cipio Rivas Dávila. Como se puede observar en los
datos mostrados en el
cuadro I
, en los acueductos
de las aldeas Las Playitas, Las Tapias y Bailadores
se detectó la presencia de algunos de los plaguicidas
estudiados entre mayo y julio de 2002. A pesar de
la baja frecuencia de detección, que en el acueducto
de Bailadores llega a ser 0 %, los plaguicidas de
-
tectados en los otros acueductos superan los límites
permitidos para agua potable. En un trabajo realizado
por Flores-García y colaboradores (2011), donde
se estudió la presencia de los mismos plaguicidas
considerados por Molina-Morales y colaboradores
(2012) en seis acueductos del municipio Rivas Dávila
durante cuatro semanas de muestreo, entre mayo y
junio de 2008, se pudo comprobar que la situación
de la contaminación del agua potable continúa.
Afortunadamente, las frecuencias de detección son
del orden del 50 % y la mayoría de los principios
activos se encuentran por debajo o apenas por encima
de lo establecido por la UE como límite máximo para
plaguicida individual y plaguicidas totales (0.1 μg/L
y 0.5 μg/L, respectivamente). Sólo los plaguicidas
diazinon (26.3 μg/L) y metamidofos (10.9 μg/L) se
encuentran en concentraciones que pueden conside-
rarse como alarmantemente altas, tomando en cuenta
que la OMS no indica valores límites debido a que
estos principios activos no deben estar presentes en
agua para consumo humano (WHO 2011).
En los trabajos revisados hasta ahora no se ha
considerado la presencia de plaguicidas OC. Los prin-
cipios activos que se han clasiFcado bajo este grupo
químico se consideran COP y son objeto de particular
atención para las organizaciones multinacionales que
regulan la contaminación por plaguicidas en agua. En
Venezuela se comenzó a restringir la utilización de
plaguicidas OC en 1983, sin embargo, algunos auto-
res y organismos oFciales indican que estos podrían
estar ingresando al país de forma ilegal (Corporación
de Los Andes 2008, Isea Fernández
et al.
2009). Al
respecto, Uzcátegui y colaboradores (2011) encon-
traron evidencias de aplicaciones recientes de DDT,
aldrín, dieldrín y endrín en un estudio realizado en
muestras de suelo del municipio Pueblo Llano del
estado Mérida, Venezuela (
Fig. 1
). En el municipio
Rivas Dávila, se ha detectado la presencia de pla-
guicidas OC en aguas superFciales en un extenso
muestreo realizado en la cuenca del río Mocotíes
(Corporación de Los Andes 2008); entre los princi-
pios activos de mayor frecuencia se encuentran DDT,
aldrín, dieldrín, endrín y endosulfán. En este reporte
no se indican las concentraciones de cada uno de los
compuestos detectados, sólo se señala que la cantidad
total no superó los 2.0 μg/L en cada uno de los cursos
de agua muestreados, lo cual se encuentra por debajo
de los 200 μg/L establecidos como límite máximo
por la legislación Venezolana. Aunque los autores
consideran que los resultados indican que no hay un
grado apreciable de contaminación, se debe tomar
en cuenta que los AA-EQS establecidos por la UE
para aguas de río son de 0.025 μg/L para DDT, 0.005
μg/L para endosulfán y 0.01 μg/L para la sumatoria
de aldrín, dieldrín y endrín (European Parliament
and Council 2008). Adicionalmente, despierta mayor
preocupación el hecho de que han sido reportados
residuos de plaguicidas OC en aguas para consumo
humano en el mismo municipio (Flores
et al.
2009),
encontrándose en mayor concentración aldrín con
1.82 μg/L, cuyo límite máximo para agua potable
según la UE y la OMS es 0.03 μg/L y endosulfán con
0.46 μg/L, cuyo límite máximo para agua potable es
0.1 μg/L según la UE.
Desde la población de Bailadores hasta su desem-
bocadura en el río Chama (
Fig. 1
), el río Mocotíes
recorre aproximadamente una distancia de 120 km a
través de una zona caracterizada por desarrollar una
actividad agrícola intensiva, basada en la aplicación
de grandes cantidades de agroquímicos (Silva 1999).
Al recibir el tributo del Mocotíes, el río Chama ya ha
captado una buena cantidad de contaminantes en su
recorrido por el páramo merideño donde también se
realiza una explotación agrícola intensiva (Naranjo y
Duque 2004, Montilla 2007). ±inalmente, el cúmulo
de contaminantes transportado por el río Chama llega
al Lago de Maracaibo (
Fig. 2
) donde los efectos de la
contaminación se ven re²ejados, entre otros aspectos,
en una eutroFzación secundaria por un exagerado
incremento de los niveles de nitrógeno y fósforo. El
CUADRO III.
CIFRAS OFICIALES DE SUPERFICIE CO-
SECHADA Y PRODUCCIÓN AGRÍCOLA EN
EL MUNICIPIO RIVAS DÁVILA, MÉRIDA,
VENEZUELA, ENTRE 2002 Y 2010
Año
Rubro
SuperFcie
cosechada (h)
Producción
2002
Agroalimentario
1295.00
40 100 t
Ornamentales
-----
-----
2008
Agroalimentario
1790.47
58 345.92 t
Ornamentales
78.00
3 888.00 mpaq
2010
Agroalimentario
1867.30
55 464.30
Ornamentales
8.50
408.00 mpaq
t: toneladas métricas
mpaq: miles de paquetes (Rosas (Rosoideae): 24 unid/paq,
Astromelias (
Alstroemeria psittacina
): 15 unid/paq)
P. Benítez-Díaz y L. Miranda-Contreras
16
Lago de Maracaibo es el mayor de Suramérica y su
cuenca es muy importante para Venezuela debido a
su gran biodiversidad y a los recursos pesqueros y
energéticos (
Fig. 2
), como petróleo y gas natural, que
en él se encuentran (Rivas
et al.
2009).
La contaminación del Lago de Maracaibo no se
debe únicamente al aporte del río Chama, en su zona
suroccidental se ubican un total de 33 subcuencas que
contribuyen con cerca del 70 % del agua dulce que
llega al lago y que aportan elementos eutrofzantes,
entre estas se destacan las cuencas de los ríos Cata-
tumbo, Birimbay, Bravo, Motatán, Chama, Escalante
y Santa Ana (
Fig. 2
). Algunos reportes señalan que,
además de las descargas urbanas e industriales y los
problemas ocasionados por la actividad petrolera, la
contaminación provocada por las actividades agrí-
colas que se desarrollan en estas subcuencas es una
de las causas más importantes de la contaminación
del lago (Rivas
et al.
2009, Ortega-Lara
et al.
2012).
Rivas y colaboradores (2005) señalan que la mayor
contribución en cuanto a los contaminantes de origen
agrícola proviene de los ríos Chama y Motatán. Este
último también se origina en el sistema montañoso
de los andes venezolanos y recorre zonas donde se
realiza una explotación agrícola intensiva y de alto
impacto ambiental, con las mismas características de
las que se desarrollan en la cuenca del río Chama y
Mocotíes (Jaimes
et al.
2012).
Como podemos darnos cuenta, los estragos de
una práctica agrícola basada en el paradigma de la
“revolución verde” han dejado una huella para nada
“verde” sobre las aguas superfciales en Venezuela.
Aunque en esta revisión la discusión se centró sobre
un par de cuencas ubicadas en la región andina,
específcamente en el estado Mérida y su inFuencia
sobre la cuenca del Lago de Maracaibo, para el resto
del país el panorama no es diferente. La utilización
inadecuada de plaguicidas se ha reportado en otros
estados productores extendidos por toda la geogra-
fía nacional como Barinas, Falcón, Lara, Miranda,
Monagas, Nueva Esparta, Sucre, Táchira, Trujillo,
Vargas, Yaracuy y Zulia (Chirinos y Geraud-Pouey
2011). A pesar de que existe la preocupación sobre
el impacto ambiental por el uso excesivo de agroquí-
micos y que sabemos que se han realizado trabajos
para evaluar la calidad de las aguas superfciales en
diferentes zonas de Venezuela, la mayoría de los
trabajos se quedan como tesis de pre y posgrado
sin ser publicados, situación que no permite hacer
un análisis lo sufcientemente extenso en cuanto a
cobertura geográfca se refere.
CONTAMINACIÓN POR PLAGUICIDAS EN
AGUAS SUPERFICIALES EN OTROS
PAÍSES DE LATINOAMÉRICA
La práctica agroindustrial intensiva basada en el
empleo de agroquímicos, instalada a partir de los
años 50, aún está vigente en toda Latinoamérica, y
según algunos autores, sus efectos negativos sobre el
ambiente y la salud se acentuaron a partir de los años
90 con la introducción de los cultivos transgénicos,
fenómeno que se conoce como la “nueva revolución
verde” y que ha incrementado la utilización de agro-
químicos (Reboratti 2010, Segrelles Serrano 2011).
Uno de los ejemplos más importantes de esta
situación se encuentra en la explosión de la Fori
-
cultura que ha experimentado Ecuador. Aunque la
actividad Forícola no es la única responsable de la
contaminación de los cursos de aguas superfciales,
se ha considerado que es de mayor envergadura y
extensión que la producida por la actividad agrícola
dedicada a la explotación de los rubros agroalimen-
tarios tradicionales, como papa y pastos para la ga-
nadería. Debido a que el mercado demanda “Fores
per±ectas”, se ha combinado la mejora genética con
una intensa y extensa aplicación de agroquímicos,
dando como resultado una práctica agrícola de alto
impacto ambiental con las respectivas consecuencias
para la salud (Breilh 2007, Tillería 2010). En estu-
dios realizados en aguas superfciales de las regiones
productoras de Fores, se han encontrado residuos de
Fig. 2.
Detalle de la cuenca del Lago de Maracaibo, se pueden
apreciar las subcuencas de los ríos Catatumbo, Birimbay,
Bravo, Motatán, Chama, Escalante y Santa Ana
1
2
3
4
5
6
7
1Zulia
2Falcón
3Lara
4Trujillo
5Mérida
6Táchira
7Colombia
1
4
3
2
5
6
CUENCA HIDROGRÁFICA
LAGO
MARACAIBO
del
de
7
Río Negro
Santa Ana
Escalante
Catatumbo
Tarra
Chama
Tucani
Torondoy
Misoa
Machango
Palmar
Cachiri
Limón
Motitán
CONTAMINACIÓN DE AGUAS SUPERFICIALES POR RESIDUOS DE PLAGUICIDAS
17
plaguicidas OC (COP) como DDT y endosulfán; CB
como carbofurán y metomilo y OF como dimetoato,
diazinón y clorpirifos, aunque no se reportan las con-
centraciones de estos principios activos (II Asamblea
Mundial de la Salud de los Pueblos Global Health
Watch 2005).
En Colombia se presenta la misma problemática
que en Ecuador y otros países como Costa Rica y Mé-
xico, en los que se ha instalado la foricultura como
un sistema de producción agroindustrial desarrolla-
do dentro del modelo de la “revolución verde” (II
Asamblea Mundial de la Salud de los Pueblos Global
Health Watch 2005). La foricultura de exportación
genera problemas que son comunes a todos los países
donde se implanta, entre los que podemos nombrar
el uso intensivo del agua en detrimento de su dispo-
sición para el consumo humano y contaminación de
las Fuentes de aguas subterráneas y super±ciales por
el empleo indiscriminado de agroquímicos. Como un
ejemplo de esta situación, encontramos que el con
-
sumo de plaguicidas en la foricultura colombiana se
estimó entre 200 y 300 kg/ha/año para 2002, mientras
que los foricultores holandeses emplearon 100 kg/
ha/año (Ardila Carrillo y Ulloa Unanue 2002). En un
trabajo realizado en la población de Suesca ubicada
en la ribera del río Bogotá (Salcedo Monsalve
et al.
2012), donde la foricultura es una de las actividades
económicas más importantes, se reportó la presencia
de plaguicidas OC en concentraciones que alcanzan
los 14.3 μg/L, destacándose la presencia de β-BHC
y endosulFán, cuyos MAC-EQS son 0.05 y 0.01
μg/L, respectivamente (European Parliament and
Council 2008). También se hallaron plaguicidas OF
que alcanzan una concentración promedio de 26.1
μg/L, siendo el más Frecuentemente detectado el
metil bromofos, para el cual no se reporta EQS ni
CCC pero se encuentra por encima de los criterios
para agua potable de la EU (0.1 μg/L). Problemas
similares se han reportado en la región de Antioquia,
donde se detectaron evidencias de genotoxicidad en
extractos orgánicos obtenidos a partir de diferentes
Fuentes de aguas super±ciales, indicando que la ac
-
tividad genotóxica se genera como consecuencia de
vertidos contaminados con plaguicidas derivados de
la intensa actividad agropecuaria que se realiza en la
zona (Tobón y López 2011). Por otra parte, Lans y
colaboradores (2008) publicaron un estudio de conta-
minación por plaguicidas OC realizado en la Ciénaga
Grande del Bajo Sinú, en cuyos alrededores se lleva
a cabo una intensa actividad agrícola con el empleo
de grandes cantidades de agroquímicos, describiendo
la presencia de α-BHT (0.031 - 0.112 μg/L), β-BHT
(0.316 - 0.586 μg/L), γ-BHT (0.115 - 0.060 μg/L),
aldrín (0.110 - 0.280 μg/L) y heptacloro epóxido
(0.281 - 0.549 μg/L); los autores indican que en la
mayoría de los sitios de muestreo las concentracio-
nes sobrepasan los 0.1 μg/L que establece la norma
colombiana para plaguicidas individuales (Lans
et
al.
2008). Este reporte con±rma la utilización de
plaguicidas de alta peligrosidad considerados COP en
Colombia. Aún cuando están prohibidos, al igual que
en Venezuela, la preocupación se incrementa cuando
encontramos que el MAC-EQS para el BHT es 0.05
μg/L, para aldrín sólo aplica el AA-EQS establecido
en 0.01 μg/L para la suma de adrín, endrín, dieldrín
e isodrín (European Parliament and Council 2008);
y con respecto al heptacloro epóxido el CCC ±jado
por la EPA es 0.0038 μg/L (EPA 2013).
En Argentina al parecer la situación es diferente,
a pesar de que este país no escapa a los programas
trasnacionales para la implementación de esquemas
de producción basados en la utilización de agro-
químicos (Reboratti 2010). Los estudios realizados
para evaluar la contaminación por plaguicidas en
algunos cursos de aguas super±ciales han revelado
que los principios activos analizados se encuentran en
concentraciones por debajo de los niveles máximos
permitidos para la preservación de la vida acuática;
en estos estudios se han incluido plaguicidas de los
grupos químicos OC, OF, CB y TA (Gil
et al.
2005,
Peluso
et al.
2009, Tosi
et al.
2009).
En México, que fue la puerta de entrada de la “re-
volución verde” en Latinoamérica (Heinisch 2013),
la situación parece ser más parecida a los casos de
Venezuela, Colombia y Ecuador. Para el año 2000 el
consumo de plaguicidas en México se estimó en 50
000 t/año, con un valor de mercado entre 400 y 600
millones de dólares americanos. Entre los estados
que reportan mayor uso de plaguicidas se encuentran
Sinaloa, Chiapas, Veracruz, Jalisco, Nayarit, Colima,
Sonora, Baja CaliFornia, Tamaulipas, Michoacán,
Tabasco, Estado de México, Puebla y Oaxaca; sólo
en el estado de Nayarit se registran más de 100
intoxicaciones agudas por año (González-Arias
et
al.
2012). A pesar de que en la literatura consultada
se reconoce como un problema muy importante la
contaminación de los cuerpos de agua super±ciales
por los residuos tóxicos generados a través de la
intensa actividad agrícola, algunos autores señalan
que existe muy poca información al respecto (Nor-
zagaray Campos
et al.
2010, García-Gutiérrez y
Rodríguez-Meza 2012), coincidiendo con lo señalado
anteriormente para el caso de Venezuela. Entre los
trabajos publicados más recientemente se encuentra
el de Hernánadez-Antonio y Hansen (2012), quienes
reportaron la presencia de plaguicidas en aguas de
P. Benítez-Díaz y L. Miranda-Contreras
18
ríos, drenajes y norias localizados en una zona agrí
-
cola de referencia (ZAR) ubicada en la región de
Sinaloa, detectando residuos de atrazina en niveles
que varían entre 4.62 y 15.01 μg/L y desetilatrazina
(metabolito de la atrazina) entre 6.23 y 30.23 μg/L,
los cuales exceden los límites guía establecidos por
la norma canadiense y la OMS. Estos niveles también
están por encima del MAC-EQS de 2.0 μg/L para
aguas superfciales y el máximo para plaguicidas in
-
dividuales en agua potable de 0.1 μg/L que establece
la UE (Consejo de la Unión Europea 1998, European
Parliament and Council 2008). También se reportó
la presencia de clordano (0.02 μg/L), DDD (0.02
μg/L) y DDE (0.03 μg/L) en aguas de las lagunas
costera ubicadas en la ZAR, indicando que sólo el
DDD rebasó los límites establecidos por la norma
mexicana (Hernández-Antonio y Hansen 2011). Si
tomamos en cuenta que el CCC para el clordano es
0.0043 μg/L (EPA 2013), podríamos encontrarnos
en una situación de subestimación del problema de
contaminación al igual que en otros casos discutidos
anteriormente. El DDD y DDE también fueron repor-
tados en los sedimentos de las lagunas costeras de la
ZAR bajo estudio, en concentraciones superiores a
las establecidas por la norma mexicana (Hernández-
Antonio y Hansen 2011).
Aunque se han publicado pocos trabajos, vale la
pena destacar que la presencia de residuos de pla-
guicidas en aguas superfciales del estado de Sinaloa
puede ser un problema muy importante, sobre todo
si se toma en cuenta que su superfcie cultivada es
aproximadamente de 1.2 millones de hectáreas, con
una producción de 8 millones de toneladas (García
de la Parra
et al.
2012). Los estudios realizados so-
bre sedimentos de drenajes agrícolas en el valle de
Culiacán apoyan esta observación; en ellos se han
reportado residuos de plaguicidas OC como DDT,
DDE, HCH (lindano), endosulfan, eldrín, dieldrín,
heptacloro y metoxicloro; OF entre los que se de-
tectan diclorvos, diazinón, clorpirifos, fenmifos,
azinfos y etion y plaguicidas de otros grupos quí-
micos como piretroides, triazoles y fenilpirazoles;
en la mayoría de los casos sus concentraciones se
encuentran por encima de los niveles permitidos
(García de la Parra
et al.
2012). Inevitablemente
estos residuos van a parar a las aguas superfciales,
causando problemas de salud pública en los asen-
tamientos humanos ubicados alrededor de las zonas
de explotación agrícola y afectando los ecosistemas
acuáticos. Esta situación resulta preocupante, más
aún cuando algunos de los cuerpos de agua del
estado de Sinaloa son considerados humedales
de importancia internacional y están incluidos
en la Convención de Ramsar (García-Gutiérrez y
Rodríguez-Meza 2012).
Recientemente se publicó un estudio sobre la
presencia de residuos de piretroides, enfocado prin-
cipalmente hacia el análisis de aguas de pozo de uso
urbano en los valles del Yaqui y Mayo en el estado de
Sonora (Moreno-Villa
et al.
2012). En este trabajo se
reportaron cipermetrina (2.8 - 29.4 μg/L), ciFutrina
(6.2 - 24.4 μg/L) y ±envalerato (8.7 - 10.6 μg/L); los
autores indican que los valores hallados superan la
CL50 (concentración letal) para invertebrados acuá
-
ticos, peces y crustáceos y que esta situación puede
ser indicadora de la contaminación de acuíferos.
Vale la pena destacar que la OMS no ha establecido
valores guías para este tipo de insecticidas e indica
que es poco probable que se encuentren en agua po-
table (WHO 2011), esto quizás debido a su facilidad
para degradarse por hidrólisis tanto en suelo como
en agua, pero la verdad es que su uso creciente ha
convertido a los piretroides en uno de los residuos de
la actividad agrícola más persistentes en el ambiente,
lo cual podría traer graves problemas de salud pública
(Chen
et al.
2011).
Llama poderosamente la atención un hecho co-
mún a todos los casos que se han presentado: hay
una gran preocupación por la presencia de residuos
de plaguicidas OC en niveles relativamente altos,
lo cual evidencia su reciente utilización. Debemos
recordar que este tipo de sustancias han sido pro-
hibidas a través de convenios internacionales, por
ser consideradas COP y tener un fuerte impacto
sobre la salud humana y los ecosistemas. A través
de estos convenios, los plaguicidas OC también han
sido restringidos en Argentina, Colombia, Ecuador,
México y Venezuela, por nombrar sólo a los países
que se consideran en esta revisión. A este respecto,
vale la pena destacar que tanto en la literatura con-
sultada como en entrevistas realizadas en el campo,
es común encontrarse con comentarios que indican
que estos productos ingresan a nuestros países ilí-
citamente a través del contrabando. Ahora bien, de
esta situación surgen una serie de preguntas: ¿Cómo
es que estas sustancias que están restringidas por
convenios internacionales se siguen produciendo,
vendiendo y aplicando? ¿Quién o quiénes están
detrás del contrabando? Si las organizaciones inter-
nacionales se dedicaran a tratar de responder estas
preguntas y a implementar algunas sanciones, la
solución de los problemas causados por el uso inade-
cuado de plaguicidas podría resolverse con mayor
prontitud. Aunado a esto, nos encontramos con los
inconvenientes propios de cada país en cuanto a la
inefciencia de los estados para implementar y hacer
CONTAMINACIÓN DE AGUAS SUPERFICIALES POR RESIDUOS DE PLAGUICIDAS
19
cumplir instrumentos legales adecuados a las nor-
mativas internacionales sobre el uso de sustancias
químicas peligrosas.
EFECTOS DE LA EXPOSICIÓN A
PLAGUICIDAS SOBRE LA SALUD HUMANA
La naturaleza tóxica de los plaguicidas ha sido
claramente establecida en este artículo, sin embargo
es importante resaltar algunos aspectos recientemente
evidenciados sobre los efectos de los plaguicidas en
la salud humana. Actualmente ha sido tomada muy
en cuenta por la comunidad científca y médica, la
presencia en el ambiente de un grupo de sustancias
que han sido catalogadas como compuestos disrupto-
res endocrinos (CDE). Este tipo de compuestos actúa
en el organismo interfriendo con las hormonas na
-
turales, debido a que tienen una gran capacidad para
enlazarse a los receptores de estrógenos y andróge-
nos, actuando en algunos casos como agonistas y en
otros como antagonistas de estas hormonas (Frye
et
al.
2011, Mnif
et al.
2011). Los CDE también pueden
interferir con la síntesis, transporte, metabolismo y
eliminación de las hormonas incidiendo directamen-
te sobre su concentración en el torrente sanguíneo
y afectando los procesos que ellas controlan; por
ejemplo, pueden inhibir la producción de la hormona
tiroidea lo cual a su vez tiene un efecto negativo sobre
el desarrollo del sistema nervioso central (Miranda-
Contreras
et al.
2005, MniF
et al.
2011).
Podemos decir que ha sido bien establecida la
relación entre la exposición a plaguicidas disruptores
endócrinos (PDE) y algunas patologías humanas
ocasionadas por desequilibrios hormonales (Miran-
da-Contreras
et al.
2005, Gómez-Pérez
et al.
2011,
Mnif
et al.
2011, Miranda-Contreras
et al.
2013). Se
ha encontrado una variada gama de PDE, entre los
que más resaltan se encuentran los OC que forman
parte de los COP, como es el caso del aldrín, dieldrín,
endrín, clordano, DDT, heptacloro y los isómeros
del HCH (Arata de Bellabarba 2011). Entre los otros
grupos químicos, podemos detectar principios activos
como atrazina, carbofurán, clorotalonil, clorpirifos,
cipermetrina, diazinón, dimetoato, endosulfán, li-
nurón, mancozeb, malatión, metomilo, metolaclor,
metribuzin, paratión y permetrina, sólo por nombrar
algunos de los más conocidos (Mnif
et al.
2011).
Aunado al efecto negativo de los PDE se tiene
el bien conocido efecto de los plaguicidas OF y
CB como inhibidores de la acetilcolinesterasa, pero
particularmente en el caso de los plaguicidas OF se
ha señalado que son potenciales inductores de una
enfermedad que se conoce como neuropatía retarda-
da inducida por organofosforados (OPIDN, por sus
siglas en inglés). Éste es un desorden neurodegenera-
tivo que surge como efecto de la exposición crónica
a algunos plaguicidas OF caracterizado por presentar
ataxia que progresa a una parálisis, ocasionando de
forma concomitante una axonopatía distal central y
periférica (Emerick
et al.
2012). Adicionalmente,
además de las ya conocidas neuropatías periféricas
inducidas por plaguicidas, se ha demostrado en ani-
males de laboratorio que principios activos como
metamidofos, mancozeb y paraquat pueden ocasionar
alteraciones en la liberación de neurotransmisores en
el sistema nervioso central (Miranda-Contreras
et
al.
2005, Benítez-Díaz y Miranda-Contreras 2009,
Noriega-Ortega
et al.
2011).
Como lo hemos venido describiendo, los cursos
de aguas superfciales están contaminados con una
mezcla muy compleja de principios activos debido
al desarrollo de una práctica agrícola basada en el
paradigma de la “revolución verde”. Por esta razón
la fauna y los seres humanos que están en contacto
con estos cursos de agua se exponen simultáneamente
a varios tipos de plaguicidas que, de acuerdo con su
naturaleza, tiene diferentes efectos sobre el organis-
mo. Este conjunto de sustancias pueden actuar de
forma sinérgica o aditiva, lo cual podría ocasionar
al organismo un daño mayor que el producido por
la exposición a cada plaguicida por separado (Frye
et al.
2011, Mnif
et al.
2011).
CONCLUSIONES
A fnales de los años 40, se introdujo en Latino
-
américa un modelo agrícola industrial basado en el
empleo intensivo y extenso de productos químicos
sintéticos, el cual prevalece hasta hoy día. De esta
manera se ha generado una dependencia de estos
productos, tanto así que la agricultura moderna no se
concibe sin la utilización de grandes volúmenes de
plaguicidas sintéticos, sin tomar en cuenta que prác-
ticamente todos estos compuestos son considerados
sustancias químicas peligrosas que ocasionan graves
problemas de salud pública y daños al ambiente.
El uso inadecuado y excesivo de grandes volúme-
nes de plaguicidas en la actividad agrícola ha traído
como consecuencia la contaminación de las aguas
superfciales cercanas a las zonas de producción,
encontrándose en la mayoría de los casos concentra-
ciones de principios activos que superan los niveles
máximos permitidos por las normativas nacionales e
internacionales establecidas para su control. Es impor-
P. Benítez-Díaz y L. Miranda-Contreras
20
tante destacar que se sigue presentando evidencia de la
aplicación reciente de sustancias como los plaguicidas
OC, considerados COP y que han sido prohibidos
desde hace alrededor de 20 años en los países de Lati
-
noamérica frmantes de los convenios internacionales
sobre el control de sustancias peligrosas.
A través de los cursos de aguas superfciales los
plaguicidas son transportados lejos de los lugares
donde fueron aplicados, trasladando la contaminación
a lagos, lagunas, humedales, acuíferos, agua de mar
y reservorios de agua potable. Si no se toman los
correctivos necesarios, el problema podría adquirir
una magnitud que se pierde de vista debido a que la
población y los ecosistemas, independientemente del
lugar donde se encuentren, estarían expuestos de for-
ma crónica a bajas dosis de un conjunto de sustancias
sumamente tóxicas, que además podrían actuar de
Forma sinérgica ocasionando daños al hombre y a la
fauna. Adicionalmente, debido a las características
del tipo de exposición que se genera y a la carencia
de información, sería muy difícil para las institucio-
nes de salud pública asociar alguna patología con
la exposición a plaguicidas, sobre todo en lugares
alejados de las zonas de producción agrícola.
Además de la necesidad de los agricultores de
asegurar el éxito de la cosecha, esta situación surge
como consecuencia de la falta de políticas claras
que permitan aplicar los controles y las leyes ya
existentes tanto a nivel nacional como internacional.
Adicionalmente, es evidente la carencia de un aseso-
ramiento técnico de alto nivel, que tome en cuenta
tanto las necesidades del agricultor como el impacto
que ocasionan los plaguicidas en la salud pública
y el ambiente y que actúe alejado de los intereses
económicos de las transnacionales comercializadoras
de agroquímicos. En este sentido, debemos indicar
la necesidad de introducir cambios que conviertan
la práctica agrícola en una actividad sostenible y
amigable con el ambiente en la que se reduzca la
relevancia de los plaguicidas, como por ejemplo la
implementación de programas de manejo integrado
de plagas o la agricultura orgánica.
REFERENCIAS
Arata de Bellabarba G. (2011). Contaminantes orgánicos
persistentes (COPs): qué son y cómo afectan el medio
ambiente. Rev. Venezol. Endocrinol. Meta, 9, 34-36.
Ardila Carrillo Z. y Ulloa Unanue M. (2002). Mujeres
y ±ores: ±exibilización en marcha. El trabajo de las
mujeres ±oricultoras en Colombia. AREAS Rev. Cienc.
Socs. 22, 205-211.
Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Ven-
ezuela (2001). Ley de sustancias, materiales y desechos
peligrosos. Gaceta Ofcial de la República Bolivariana
de Venezuela, Issue 5554 ext.
Benítez-Díaz P. y Miranda-Contreras L. (2009). Efectos
de la exposición prenatal a paraquat sobre el desar-
rollo de la transmisión sináptica aminoacídica en la
corteza cerebral parietal del ratón. Invest. Clin. 50,
465-478.
Breilh J. (2007). Nuevo modelo de acumulación y agroin-
dustria: las implicaciones ecológicas y epidemiológicas
de la ±oricultura en Ecuador. Ciência y Saúde Colec
-
tiva 12, 91-104.
Ceccon E. (2008). La revolución verde tragedia en dos
actos. Ciencias 91, 21-29.
Chen S., Lai K., Li Y., Hu M., Zhang Y. y Zeng Y. (2011).
Biodegradation of deltamethrin and its hydrolysis
product 3-phenoxybenzaldehyde by a newly isolated
Streptomyces aureus strain HP-S-01. Appl. Microbiol.
Biotechnol. 90, 1471-1483.
Chirinos D. y Geraud-Pouey ². (2011). El manejo de plagas
agrícolas en Venezuela. Análisis y re±exiones sobre
algunos casos. Interciencia 36, 192-199.
Consejo de la Unión Europea (1998). Directiva 98/83/CE
del Consejo de 3 de noviembre de 1998 relativa a la
calidad de las aguas destinadas al consumo humano.
Diario Ofcial de las Comunidades Europeas L330,
32-54.
Contreras I., Molina O. y González B. (2005). Negociación
de los pesticidas utilizados para el control de plagas y
enfermedades - rubro papa. Municipio Rangel - Estado
Mérida. Visión Gerencia 4, 99-116.
Corporación de Los Andes (2002). Dossier municipal
2002, Rivas Dávila, Mérida: Corporación de Los An-
des, Vicepresidencia de la República Bolivariana de
Venezuela. [www.corpoandes.gov.ve]
Corporación de Los Andes (2008). Formulación del plan
de manejo de cuencas de la región occidental tribu
-
tarias al Lago de Maracaibo. Etapa I: Cuenca del río
Chama, subcuenca río Mocotíes, Mérida: Corporación
de Los Andes, Ministerio del Poder Popular para la
Planifcación y Desarrollo. [www.corpoandes.gov.ve]
Corporación de Los Andes (2010a). Dossier estadal 2010,
Mérida, Mérida: Corporación de Los Andes, Vice-
presidencia de la República Bolivariana de Venezuela.
[www.corpoandes.gov.ve]
Corporación de Los Andes (2010b). Dossier municipal
2010, Rivas Dávila, Mérida: Corporación de Los An-
des, Vicepresidencia de la República Bolivariana de
Venezuela. [www.corpoandes.gov.ve]
Damalas C. y Eleftherohorinos I. (2011). Pesticide expo-
sure, safety issues, and risk assessment indicators. Int.
J. Environ. Res. Pub. Health. 8, 1402-1419.
CONTAMINACIÓN DE AGUAS SUPERFICIALES POR RESIDUOS DE PLAGUICIDAS
21
Dierksmeier G., Hernández R., Ricardo C., Llanes M.N.,
Linares A.C. y Cárdenas Z. (2002). Movimiento de
algunos plaguicidas en el suelo. Fitosanidad 6, 43-49.
Duffner A., Ingwersen J., Hugenschmidt C. y Streck T.
(2012). Pesticide transport pathways from slope litchi
orchard to an adjacent tropical stream as identifed by
hydrograph separation. J. Environ. Qual. 41, 1315-1323.
EEA - WHO (2002). Water and health in Europe. World
Health Oraganization, Regional Publications Finlandia.
Emerick G., De Oliveira G., dos Santos A. y Ehrich M.
(2012). Mechanisms for consideration for interven-
tion in the development of organophosphorus-induced
delayed neuropathy. Chemico-Biological Interac. 199,
177-184.
EPA (2012). Drinking Water Contaminants. [En línea]
Available at:
index.cfm#List [Último acceso: 23 abril 2013].
EPA (2013). National Recommended Water Quality Crite-
ria. [En línea] Available at:
swguidance/standards/criteria/current/index.c±m#cmc
[Último acceso: 23 abril 2013].
European Parliament and Council (2008). Environmental
Quality Standards Directive. O±fcial Journal o± the
European Union L348, 84-97.
Farrera R., Barroso J., Silva I., Armas W. y Serrano G.
(2002). Educación para el manejo y uso de plaguicidas
en los municipios rurales: Jáuregui y Vargas, Táchira.
Geoenseñanza 7, 38-56.
Flores S., Uzcátegui J., Estebanez N., Padilla M. e Hidalgo
E. (2009). Determinación de plaguicidas organoclo-
rados en aguas destinadas al consumo humano en el
municipio Rivas Dávila, Mérida, Venezuela. Biologist
7, 18.
Frye C., Bo E., Calamandreis G., Calsa L., Dessi-Fulgheri
F., Fernández M., Fusani L., Kahss O., Kajta M., Le
Pagess Y., Patisaul H.B., Venerosi A., Wojtowicz A.K.
y Panzica G.C. (2011). Endocrine disrupters: A review
of some sources, effects, and mechanisms of actions
on behaviour and neuroendocrine system. J. Neuroen-
docrinol. 24, 144–159.
García de la Parra L., Cervantes-Mojica L., González-
Valdivia C., Martínez-Cordero F., Aguilar-Zárate G.,
Bastidas-Bastidas P. y Betancourt-Lozano M. (2012).
Distribution of pesticides and PCBs in sediments of
agricultural drains in the Culiacan Valley, Sinaloa,
Mexico. Arch. Environ. Contam. Toxicol. 63, 323-336.
García-Gutiérrez C. y Rodríguez-Meza G. (2012). Prob-
lemática y riesgo ambiental por el uso de plaguicidas
en Sinaloa. Ra Ximhai 8, 1-10.
Gil M., Aschkar G.A., Pozzo Adrizzi M.C., Pellejero G. y
Abrameto M. (2005). Evaluación de residuos de plagu
-
icidas en aguas del río Negro en sítios estratégicos para
la captación de agua potable. Revista Pilquen VII, 1-9.
Gómez-Pérez R., Rojas G., Miranda-Contreras L., Cruz
I., Berrueta L., Salmen S., Contreras C.A., Balza
A., Zabala L., Colmenares M., Barreto S., Morales
Y. y Osuna J.A. (2011). Efectos de la Exposición
Ocupacional a Plaguicidas Sobre la Integridad de la
Cromatina Espermática. Rev. Venezol. Endocrinol.
Metab. 9, 67-78.
González-Arias C., Robledo-Marenco M.L., Medina-Díaz
I.M., Velázquez-Fernández J.B., Girón-Pérez M.I.,
Quintanilla-Vega B., Ostrosky-Wegman P., Pérez-
Herrera N.E. y Rojas-García A.E. (2012). Patrón de
uso y venta de plaguicidas en Nayarit, México. Rev.
Int. Contam. Ambie. 26, 221-228.
Heinisch C. (2013). Soberanía alimentaria: un análisis
del concepto. En: F. Hidalgo, P. Lacoix y P. Román,
edits. Comercialización y Soberanía Alimentaria.
Quito - Ecuador: SIPAE y Agronomes y Vétérinaries
Sans Frontiéres 11-35.
Hernández-Antonio A. y Hansen A. (2011). Uso de plagui-
cidas en dos zonas agrícolas de Mexico y evaluación
de la contaminación de agua y sedimentos. Rev. Int.
Contam. Ambie. 27, 115-127.
Herrera Tapia F. (2013). Enfoques y políticas de desar-
rollo rural en México. Política y Gestión Pública 22,
131-159.
IFCS (2006). Reducción de la pobreza y gestión racional
de los productos químicos: documento de re²exión.
Budapest, Hungría, Organización Mundial de la Salud,
1-16.
II Asamblea Mundial de la Salud de los Pueblos Global
Health Watch (2005). In±orme alternativo sobre la
salud en América Latina, Observatorio Latinoaméri-
cano de Salud, Quito - Ecuador: Centro de Estudios y
Asesoría en Salud.
Isea Fernández G., Huerta Morillo L. y Rodríguez Rodrí-
guez I. (2009). Desarrollo histórico de la legislación
sobre plaguicidas organoclorados en Venezuela. Rev.
Cienc. Salud Bogotá (Colombia) 7, 47-64.
Jaimes E., Martos Z., Pineda N. y Mendoza J. (2012).
Capacidad de carga de uso específco de la tierra en
cuatro comités de riego de la subcuenca Alto Motatán,
estado Mérida, Venezuela. Rev. Fac. Agron. (LUZ)
29, 355-377.
Karam M., Ramírez G., Bustamante-Montes L. y Galvan
J. (2004). Plaguicidas y salud de la población. Ciencia
Ergo Sum 11, 246-254.
Lans E., Marrugo J. y Díaz B. (2008). Estudio de la con-
taminación por pesticidas organoclorados en aguas de
la Ciénaga Grande del Valle Bajo del Río Sinú. Temas
Agrarios 13, 49-56.
Leistra M. y Boesten J. (2012). Pesticide leaching from
agricultural felds with ridges and ±urrows. Water Air
Soil Poll. 213, 341-352.
P. Benítez-Díaz y L. Miranda-Contreras
22
Medina C., Allara M., Izquierdo P., Sánchez E., Piñero
M.Y. y Torres G. (2010). Residuos de insecticidas
organoclorados en yugurt frme de tres marcas com
-
erciales, elaborado en Venezuela. Revista Científca,
FCV-LUZ, 20, 203-211.
Ministerio de Sanidad y Asistencia Social (1998). Normas
sanitarias de calidad del agua potable. Gaceta Ofcial
de la República de Venezuela Año CXXV(36.395).
Miranda-Contreras L., Dávila-Ovalles R., Benítez-Díaz
P., Peña-Contreras Z. y Palacios-Prü E. (2005). EFFects
of paraquat and mancozeb exposure on amino acid
synaptic transmission in developing mouse cerebellar
cortex. Dev. Brain Res. 160, 19-27.
Miranda-Contreras L., Gómez-Pérez R., Rojas G., Cruz
I., Berrueta L., Salem S., Colmenares M., Barreto S.,
Balza A., Zavala L., Morales Y., Molina Y., Valeri L.,
Contreras C.A., Osuna J.A. (2013). Occupational ex-
posure to organophosphate and carbamate pesticides
affects sperm chromatin integrity and reproductive
hormone levels among Venezuelan farm workers. J.
Occup. Health 55, 195-203.
MniF W., Hadj Hassine A.I., Bouaziz A., Bartegi A.,
Thomas O. y Roig B. (2011). Effects of endocrine
disruptor pesticides: A review. Int. J. Environ. Res.
Pub. Health 8, 2265-2303.
Molina-Morales Y., Flores-García M., Balza-Quintero
A., Benítez-Díaz P. y Miranda-Contreras L. (2012).
Niveles de plaguicidas en aguas superfciales de una
región agrícola del estado Mérida, Venezuela, entre
2008 y 2010. Rev. Int. Contam. Ambie. 28, 289-301.
Montilla A. (2007). Algunas consideraciones en torno a la
problemática del recurso hídrico en el Páramo Andino
Venezolano. Geoenseñanza 12, 199-211.
Moreno-Villa E., Aldana-Madrid M.L., Silveira-Gramont
M.I., Rodríguez-Olibarría G., Valenzuela-Quintanar
A.I. y Meza-Montenegro M. (2012). Análisis de piret-
roides en suelo y agua de zonas agrícolas y urbanas de
los valles del Yaqui y Mayo. Rev. Int. Contam. Ambie.,
28, 303-310.
Murcia A. y Stashenko E. (2008). Determinación de
plaguicidas organofosforados en vegetales producidos
en Colombia. Agro Sur 36, 71-81.
Naranjo M. y Duque R. (2004). Estimación de la oFerta de
agua superfcial y con±ictos de uso de la cuenca alta del
río Chama, Mérida, Venezuela. Interciencia 29, 130-137.
Neumeister L. y Weber C. (2009). PAN Internacional, Lista
de plaguicidas altamente peligrosos.: Pesticide Action
Network International, Hamburgo.
Noriega-Ortega B., Armienta-Aldana E., Cervantes-
Pompa J.A., Armienta-Aldana E., Hernández-Ruíz E.,
Chaparro-Huerta V., Bravo-Cuellar A. y Beas-Zárate
C. (2011). GABA and dopamine release from differ-
ent brain regions in mice with chronic exposure to
organophosphate methamidophos. J Toxicol. Pathol.
24, 163-168.
Norzagaray Campos M., García Gutiérrez C., Llanes
Cárdenas O., Troyo Diéguez E. y Muñoz Sevilla P.
(2010). Análisis de la producción agrícola extensiva
en Sinaloa: alternativas para el uso sostenible del agua.
Ra Ximhai 6, 45-50.
OPS (2009). Herramientas de capacitación para el manejo
responsable de plaguicidas y sus envases. 2da ed.:
AAMMA, Organización Panamericana de la Salud,
Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sostenible. Bue-
nos Aires, Argentina.
Ortega-Lara A., Lasso-Alcalá O.M., Lasso C.A., Andrade
de Pasquier G. y Bogotá-Gregory J.D. (2012). Peces
de la cuenca del río Catatumbo, cuenca del Lago de
Maracaibo, Colombia y Venezuela. Biota Colombiana
13, 71-98.
Peluso F., Grosman F. y González Castelain J. (2009).
Riesgo sanitario por pesticidas organoclorados en
aguas de una laguna pampera argentina. Toxicología
43, 233-240.
Pérez Espejo R. (2012). La contaminación agrícola del
agua: aspectos generales y teoría. En: Agricultura y
Contaminación del Agua. Mexico (R. Pérez Espejo
y A. Aguilar Ibarra, Eds.) UNAM, Instituto de Inves-
tigaciones Económicas, pp. 16-22.
Pérez Vázquez A. y Landeros Sánchez C. (2009). Agri-
cultura y deterioro ambiental. Elem. Cienc. Cult. 16,
19-25.
Pierre F. y Betancourt P. (2007). Residuos de plaguicidas
organoclorados y organofosforados en el cultivo de
cebolla en la depresión de Quíbor, Venezuela. Bioagro
19, 69-78.
Plenge-Tellechea F. y Sierra-Fonseca J. (2007). Riesgos a
la salud humana causados por plaguicidas. Tecnocien-
cia Chihuahua 1, 4-6.
Presidencia de la República de Venezuela (19950. Decreto
No. 883 - Normas para la clasifcación y el control
de la calidad de los cuerpos de agua y vertidos o
e±uentes líquidos. Gaceta Ofcial de Venezuela Año
CXXIII(5.021).
Presidencia de la República (2008). Decreto Nro. 6129
con Rango, Valor y Fuerza de Habilitante: Ley de
Salud Agrícola Integral. Gaceta Ofcial de la República
Bolivariana de Venezuela Issue 5890 Extraordinario.
Prüss-Üstün A. y Corvalán C. (2006). Preventing disease
through healthy environments, towards an estimate
of the environmental burden of disease. World Health
Organization. Francia.
Quintero A., Caselles M. y Ettiene G. (2008). Monitoring
of organophosphorus pesticide residues in vegetables
of agricultural area in Venezuela. Bull. Contam. Toxi-
col. 81, 393-396.
CONTAMINACIÓN DE AGUAS SUPERFICIALES POR RESIDUOS DE PLAGUICIDAS
23
Ramírez J. y Lacasaña M. (2001). Plaguicidas: clasif
-
cación, uso, toxicología y medición de la exposición.
Arch. Preven. Riesgos Laborales 4, 67-75.
Reboratti C. (2010). Un mar de soja: la nueva agricultura
en argentina y sus consecuencias. Rev. Geog. Norte
Grande 45, 63-76.
Red ARA, 2011. Aportes para un diagnóstico de la prob-
lemática ambiental de Venezuela. Red ARA - Embajada
de Finlandia, Caracas.
Rívas Z., Márquez R., Troncone F., Sánchez J., Colina M.
y Hernández P. (2005). Contribución de principales
ríos tributarios a la contaminación y eutrofzación del
Lago de Maracaibo. Ciencia 13, 68-77.
Rivas Z., Sánchez J., Trocone F., Márquez R., Ledo
de Medina H., Colina M. y Gutiérrez E. (2009).
Nitrógeno y fósforo totales de los ríos tributarios al
sistema Lago de Maracaibo, Venezuela. Interciencia
34, 308-314.
SAICM (2007). Enfoque estratégico para la gestión de pro-
ductos químicos a nivel internacional. Ginebra-Suiza:
SAICM, PNUMA, Organización Mundial de la Salud.
Salcedo Monsalve A., Díaz Criollo S.M., González Man-
tilla J.F., Rodríguez Forero A. y Verona Uribe M.E.
(2012). Exposición a plaguicidas en los habitantes de
la ribera del río Bogotá (Suesca) y en el pez Capitan.
Rev. Cienc. Salud 10 (Especial), 29-41.
Segrelles Serrano J. (2011). El problema de los cultivos
transgénicos en América Latina: una “nueva” revolu-
ción verde. Entorno Geográfco 3, 93-120.
Silva G. (1999). Análisis hidrográfco e hipsométrico de
la cuenca alta y media del río Chama, estado Mérida,
Venezuela. Rev. Geog. Venez. 40, 9-41.
Standler T., Buteler M. y Weaver D. (2010). Nanoinsecti-
cidas: Nuevas perspectivas para el control de plagas.
Rev. Soc. Entom. Argent. 69, 149-156.
Tillería Y. (2010). Impactos de la Foricultura en la salud y
el ambiente. En:¿Estado Constitucional de Derechos?
Informe sobre derechos humanos Ecuador 2009. (Q.
Ortiz, Ed.). 1ª. ed. Universidad Andina Simón Bolívar
/ Ediciones Abya-Yala. Quito – Ecuador, pp. 285-290
Tobón F. y López L. (2011). Genotoxicidad del agua con-
taminada por plaguicidas en un área de Atioquia. Rev.
MVZ Córdoba 16, 2605-2615.
Tosi A., Pechen de D`Angelo A., Savini M. y Loewy R.,
(2009). Evaluación de riesgo por plaguicidas sobre
aguas superfciales de la región Norpatagónica Argen
-
tina. Acta Toxicol. Argent. 17, 1-6.
UNEP (2007). Convenio de Estocolmo sobre contami-
nantes orgánicos persistentes. United Nations Environ-
ment Program. Estocolmo, Suecia
Uzcátegui J., Araujo Y. y Mendoza L. (2011). Residuos
de plaguicidas organoclorados y su relación con pará-
metros físico-químicos en suelos del municipio Pueblo
Llano, estado Mérida. Bioagro 23, 115-120.
WHO (2011). Guidelines ±or drinking-water quality. 4a ed.
World Health Organization. Ginebra, Suiza.
WHO (2013). World Health Organization. [En línea]
Disponible en:
-
cides/en/index.html
[Último acceso: 20 abril 2013].
Zamora F., Torres D., Rodríguez N. y Zamora F. (2009).
Impacto del uso de plaguicidas sobre los niveles de
colinesterasa total en sangre en productores agrícolas
del asentamiento campesino Santa Teresa, Municipio
Miranda del estado Falcon, Venezuela. Rev. Fac.
Agron. (UCV) 35, 56-61.
Zyaklin Y. y Ripanti F. (2008). Evaluación diagnostica
preliminar de tipos de control y uso de plaguicidas en
los municipios Miranda y Pueblo Llano, estado Mérida.
Agricult. Andina 14, 59-83.
logo_pie_uaemex.mx