Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Rev. Int. Contam. Ambie. 29 (Número especial sobre plaguicidas) 45-64
RESIDUOS DE PLAGUICIDAS EN HORTALIZAS: PROBLEMÁTICA Y RIESGO EN MÉXICO
Ma. Antonia PÉREZ
1*
, Hermilio NAVARRO
1
y Edith MIRANDA
2
1
Colegio de Postgraduados, Postgrado en Estudios del Desarrollo Rural-Agroecología. Km 36.5 Carretera México-
Texcoco, Montecillo, Texcoco, Edo. de México. C.P. 56230. Correo electrónico: hermnava@colpos.mx
2
Universidad Juárez Autónoma de Tabasco. Ingeniería en Alimentos. Av. Universidad s/n, Zona de la Cultura,
Villahermosa, Tabasco. C.P 86040. Correo electrónico: emiranda_01@yahoo.com.mx
* Autora responsable: molvera@colpos.mx
(Recibido junio 2013, aceptado agosto 2013)
Palabras clave: residuos de plaguicidas, normativas, riesgo, impacto ambiental
RESUMEN
Los plaguicidas han sido el medio más utilizado para el control de plagas y enfermeda-
des. El objetivo del presente artículo es analizar la problemática, así como los posibles
riesgos al ambiente y la salud, de los residuos de plaguicidas en las hortalizas cultivadas
en México. El enfoque metodológico consistió en una revisión bibliográFca de bases de
datos y revistas cientíFcas especializadas. Se localizaron más de 17 000 publicaciones
y se consultaron alrededor de 110, con base en la diversidad de temáticas y enfoques
en sus investigaciones sobre la presencia de plaguicidas en hortalizas. El análisis en
su conjunto permitió la comprensión de la problemática, los riesgos y sus impactos
actuales. Los resultados encontrados indicaron que en México, a pesar de la regulación
existente, aún se autorizan y utilizan algunos plaguicidas prohibidos en otros países;
asimismo, se encontró una serie de productos caducos en uso o con almacenamiento
inadecuado que son un riesgo para el ambiente; además, se detectó que la presencia
de residuos de plaguicidas en hortalizas y frutas es frecuente, con más del 50% en las
muestras evaluadas con estudios especíFcos, en monitoreos de productos para consumo
nacional y de exportación a Estados Unidos de América; aunque, la mayoría de los
casos no rebasaron los límites máximos de residuos de plaguicidas (LMRP). Los ries-
gos en la salud humana y en los ecosistemas han sido evidenciados por varios autores,
tal situación ha generado una problemática técnica y social que requiere alternativas
biológicas, químicas y de manejo integrado para cubrir las necesidades del productor
sin descuidar la calidad del producto. También se recomienda revisar y actualizar los
LMRP para la combinación de plaguicida-cultivo en distintos productos químicos y
cultivos de interés. Igualmente se propone un monitoreo continuo que proporcione
resultados conFables para establecer políticas de comercialización, movilidad, uso y
manejo de plaguicidas, así como una disminución de riesgos.
Key words: pesticide residues, regulation, risk, environmental impact
ABSTRACT
Pesticides have been widely used for pest control. The current review was aimed to
analyze the problem and the possible risks to the environment and the health due to
Septiembre 2013
M.A. Pérez
et al.
46
the presence of pesticide residues in vegetables in Mexico. Methodological approach
consisted on literature review in databases and scientifc journals. The search gave
more than 17 000 papers, and around 110 papers were used, taking into account the
diversity of research that demonstrated the presence of pesticides in vegetables in a
wide and complex range of possibilities in topics and approaches. The whole analysis
allowed the understanding of issues, risks and actual impacts. The results indicated
that in Mexico, even though several harmful pesticides have been banned, they are
authorized, even some that are banned in other countries; it is reported a number of
obsolete products in use or improper storage, that pose risks to the environment; the
presence of pesticide residues in vegetables and fruits is frequent, being reported in
over 50 % of the samples tested in national monitoring and in products exported to the
United States in specifc studies. In most oF the cases maximum residue levels (MRL)
are not exceeded. The risks on human health and ecosystems have been documented
by several authors, highlighting a technical and social problem which requires the
search for alternative biological, chemical and integrated management that meet the
needs of farmers without neglecting the quality of the products. Also it is necessary to
review and update the MRL for pesticide-crop combination in various chemicals and
crops of interest, a continuous monitoring is necessary to provide reliable results and
to allow the generation of policies regarding marketing, mobility, use and handling of
pesticides, and to reduce risk.
INTRODUCCIÓN
La utilización de muy diversos productos quími-
cos en la producción agrícola para controlar las plagas
y enfermedades, así como para disminuir los riesgos
y pérdidas de los sistemas agrícolas, ha sido un reto
permanente (Sánchez 2002). El uso generalizado de
tales productos se debe a las propiedades biocidas
y selectividad que poseen; por ello, constituyen el
método habitual de lucha contra las plagas. Estos in-
sumos son esenciales en la agricultura moderna para
controlar las plagas y enfermedades e incrementar
la productividad de los cultivos (Cortés
et al.
2006,
Cooper y Dobson 2007). También son necesarios
en el control de plagas que causan daño durante el
almacenamiento o transporte de los alimentos u otros
bienes materiales. Se incluyen en esta defnición las
sustancias defoliantes y las desecantes (CICOPLA-
±EST 2004). Además, se emplean para el control de
vectores de enfermedades humanas y animales, y de
organismos que interferen en el bienestar del hom
-
bre y los animales (CICOPLA±EST 2004, Cooper
y Dobson 2007).
La manipulación y aplicación de plaguicidas
puede entrañar riesgos para el ser humano, ya sea
como usuario o consumidor de vegetales, frutas y
productos tratados. Los riesgos también son para el
propio cultivo y su entorno, para el ganado, para la
Fauna terrestre y acuícola, y en defnitiva para el equi
-
librio ecológico (Sánchez 2002, ±enik
et al.
2011).
El empleo de productos químicos para el control de
plagas, de acuerdo con las actividades agropecuarias,
se hace conforme a las normas de inocuidad, las
cuales establecen límites máximos permisibles de
residuos para que el riesgo a corto y mediano plazo
en los consumidores sea mínimo. Sin embargo, en
ocasiones dichos límites son rebasados, o bien, se
tiene la presencia de varios residuos en un mismo
producto, y pese a que las concentraciones estén por
debajo de los valores aceptables, al considerar un
efecto aditivo el riesgo potencial se incrementa (van
der Hoff y van Zoonen
.
1999, Pérez
et al.
2009). Los
benefcios aportados por estos compuestos han estado
acompañados de una serie de perjuicios, algunos de
ellos tan graves que ahora representan una amenaza
para la supervivencia a largo plazo de importantes
ecosistemas y con importantes consecuencias en la
salud humana.
Camino-Sánchez
et al.
(2011)
mencionan que la
presencia de residuos de plaguicidas en los alimentos
es una preocupación signifcativa para los consumi
-
dores, debido a los posibles efectos adversos para la
salud a largo plazo. Sin embargo, ya existen métodos
para cuantifcar residuos múltiples en concentracio
-
nes muy bajas, gracias a la disponibilidad de equipos
analíticos cada vez más precisos (Ahmed 2001).
En la actualidad, se intenta buscar una solución
viable en la lucha biológica contra las plagas y en
la utilización de plaguicidas poco contaminantes
(Sánchez 2002). Se han desarrollado e implementado
iniciativas gubernamentales, como los modelos de
producción basados en las “buenas prácticas agríco-
RESIDUOS DE PLAGUICIDAS EN HORTALIZAS: PROBLEMÁTICA Y RIESGO EN MÉXICO
47
las” y en la “inocuidad alimentaria”, los cuales han
tenido resultados notables en la agricultura comer-
cial, sobre todo en la horticultura de exportación.
En dicha actividad agrícola, la preocupación de los
productores, ocasionada por la posibilidad de que sus
productos exportables sean devueltos por contener
residuos de plaguicidas, se manifesta en políticas de
inocuidad y en una tendencia al uso de compuestos
con menor persistencia y residualidad (Moreno y
López 2005), que garanticen la calidad establecida
en los mercados, ya que los consumidores esperan
un suministro constante de alimentos limpios, de alta
calidad, sanos y seguros (Atreya 2006).
El objetivo de este trabajo fue analizar la pro-
blemática técnica, ecológica y social, así como los
posibles riesgos al ambiente y la salud causados por
la presencia de residuos de plaguicidas en hortalizas,
con énfasis en México.
METODOLOGÍA
Se realizó una selección, análisis e interpretación
de los siguientes datos: resultados de investigación
sobre la utilización de plaguicidas en México, pre-
sencia de residuos en los productos, metodologías
de análisis, problemática y riesgos ocasionados. La
búsqueda de información se llevó a cabo principal-
mente en revistas indizadas de publicación reciente,
en estudios de dependencias gubernamentales y en
tesis de posgrado. Adicionalmente, se analizó la
normativa nacional y se comparó con la existente en
EUA, la Unión Europea, Japón y
Codex Alimentarius
.
La
fgura 1
presenta en forma esquemática el diseño
para obtener la información.
La búsqueda de información con las caracterís-
ticas establecidas se planeó con el año de publica-
ción como criterio de búsqueda. Se seleccionaron
documentos publicados en el periodo comprendido
entre 2000 y 2013. No obstante, en algunos casos
se consultaron publicaciones relevantes anteriores a
ese periodo. La búsqueda cubrió las bases de datos
Scopus, Primo del Colegio de Postgraduados (Méxi
-
co), Google scholar, Springer, JSTOR y en revistas
científcas especializadas como
Agronomy Journal,
Journal of Environmental Quality, Soil Science So-
ciety of America Journal,
y
Agricultural Canadian
Journal
, además de otras asociadas en los buscadores
de las revistas. Adicionalmente, se realizaron búsque-
das históricas referenciadas.
Los resultados permitieron identifcar más de
17 000 publicaciones. De éstas se seleccionaron 110
artículos por su enfoque centrado en metodología
de análisis de plaguicidas, y monitoreo y evalua-
ción de residuos en hortalizas y otros cultivos. Los
artículos escogidos tratan los siguientes aspectos de
los plaguicidas: generalización social , utilización,
presencia y movilidad en el suelo y en el interior de
la planta, interacciones y reacciones químicas con
componentes del suelo y dinámica sinérgica con
otros componentes del agrosistema. En particular,
es manifesta la variedad de los aportes de investi
-
gaciones diversas, explicable por el conocimiento
de una amplia y compleja gama de posibilidades de
interacción, las cuales aún limitan la comprensión de
los riesgos y sus impactos actuales.
Las publicaciones consultadas se agruparon
conforme a la representatividad porcentual de las
siguientes temáticas: técnicas de análisis de pes-
ticidas en cultivos (36%); contenido de pesticidas
en cultivos (19 %); límite máximo de residuos de
plaguicidas (LMRP) en cultivos (6 %); salud, inocui-
dad y ambiente (13 %); normativas y legislación de
plaguicidas (8 %), y temas varios relacionados con
plaguicidas (18 %). Se retomó la problemática técni
-
ca, social y ecológica planteada de manera general,
específca, concluyente o sugerente para establecer
las características del uso de plaguicidas, la presencia
de residuos en hortalizas y las perspectivas a futuro.
ORIGEN DE LOS PLAGUICIDAS
Ewald y Aebischer (2000) señalan que en Ingla-
terra el uso de sustancias químicas para el control de
plagas se inició en el siglo XIX. La aparición comer-
cial del DDT a inicios de la década de los 40 durante
el siglo XX ha sido registrada por varios autores
como referente del inicio de insecticidas en forma
global y masiva durante la historia de la humanidad.
Bejarano (1993) menciona que con el DDT, además
de su utilización generalizada con fnes agrícolas,
surgieron alternativas en campañas de erradicación
de vectores de enfermedades como la malaria, tifo,
Producción
de
hortalizas
Plaguicidas:
Usados
restrigidos
prohibidos,
no autorizados,
monitoreados
Contexto técnico-social-ecológico
Problemas y
riesgos:
Técnicos,
analíticos,
de mercado,
de contaminación
Impacto
Fig. 1.
Esquema metodológico
M.A. Pérez
et al.
48
febre amarilla, etc. Sin embargo, el DDT también
anunció la producción industrial del grupo de los
organoclorados, tales como el metoxicloro en 1944,
el lindano en 1945 y después el endrin, toxafeno y
clordano, entre otros. Los registros indican que fue
sólo el comienzo, ya que pronto aparecieron los
organofosforados y los piretroides, algunos de los
grupos importantes de plaguicidas.
Caseley (1996) señala al dinitro-ortocresol
(DNOC) como el primer herbicida orgánico, introdu-
cido en 1932. Precisa además que el uso extenso de
herbicidas de dosis relativamente bajas (1 a 2 kg/ha de
IA) comenzó en 1945 con un herbicida regulador del
crecimiento 2,4-D y MCPA. Parry, citado por Caseley
(1996), menciona la aparición de grupos importantes
de herbicidas: fenoxiacéticos en 1945, carbamatos
en 1954, triazinas en 1956, dinitroanilinas en 1965,
diFeniléteres en 1970 y sulFonilureas en 1980.
RIESGOS A LA SALUD HUMANA Y
AL AMBIENTE
El uso generalizado de herbicidas, insecticidas y
fungicidas en la gran diversidad global de sistemas
agropecuarios durante varias décadas ha incremen-
tado signifcativamente los riesgos; además de ser la
causa de diversos y complejos impactos directos e
indirectos en los agroecosistemas, la salud humana
y la vida silvestre (Muñoz y Avila 2005). Los efectos
sobre la salud varían de acuerdo con la duración de
la exposición y la dosis, pudiéndose presentar in-
toxicaciones agudas crónicas y otras sintomatologías
como neuropatía retardada (Saunders y Harper 1994,
Repetto 1995) y desregulación de las hormonas re-
productivas (reducción signifcativa en los niveles de
testosterona libre), reportada por Ayotte
et al.
(2001)
y De Jager
et al.
(2006).
La utilización del DDT por casi 50 años y la per-
sistencia de esta sustancia en el ambiente se re±eja en
los niveles de p,p’-DDE, su principal metabolito, que
se encuentra actualmente en el suero, tejido adiposo
y leche materna de individuos no expuestos ocupa-
cionalmente a dicho insecticida. La principal fuente
de exposición a estos compuestos es la ingesta de
alimentos contaminados, aun en las regiones donde
existe el antecedente de rociado intradomiciliario
(Koepke
et al.
2004
).
De acuerdo con Paoletti y Pimentel (2000), se es-
tima que se aplican más de 2.5 millones de toneladas
de pesticidas en el mundo; sin embargo, hay pérdidas
del 40 % del potencial de producción asociadas a
la presencia de plagas, malezas y enfermedades;
además, y de manera notoria, se registran diversos
efectos en 26 millones de individuos en el mundo,
entre quienes se cuentan 220 mil muertos anuales
(OMS 1990, Eddleston
et al.
2002).
INTERACCIONES DE LOS PLAGUICIDAS
EN LOS AGROECOSISTEMAS
La sensibilidad social a los riesgos de los pes-
ticidas, en particular después de la obra pionera y
magistral de Carlson (1962), rápidamente motivó
el interés de científcos, organizaciones educativas,
sociedad civil e instituciones públicas, nacionales e
internacionales, por el estudio de la complejidad de
estos compuestos orgánicos: naturaleza química; me-
canismo de acción por contacto o acción sistémica;
tipo de mecanismo de acción sobre las poblaciones o
comunidades de especies controladas con un manejo
específco; movilidad y dispersión en el suelo, el
agua, el agroecosistema y los ecosistemas naturales;
residuabilidad; mecanismos interactivos con molé-
culas del suelo de otros pesticidas; complejidad de
impactos en seres humanos en el corto y mediano
plazo; sinergia aditiva o acumulativa entre varios
pesticidas; residuabilidad en alimentos y productos,
y los múltiples efectos en la salud.
La expresión de los riesgos e impactos de los
plaguicidas, reconocidos actualmente por organiza-
ciones diversas como muy peligrosos, ha sido forjada
mediante el cú
mulo de inFormación científca sobre
pesticidas específcos, de uso masivo espacio-tempo
-
ral, cuyos efectos sobre la salud fueron demostrados.
De acuerdo con Watts (2012), los pesticidas altamente
peligrosos, conocidos por sus siglas en inglés como
HHPs, reúnen las siguientes características:
Son Formulaciones que cumplen con los criterios
de pertenecer a las clases 1A o 1B de la Clasi-
fcación de Plaguicidas según Riesgo realizada
por la OMS.
Ingredientes activos de plaguicidas (AIs) y sus
formulaciones que cumplan los criterios para
pertenecer a las categorías 1A y 1B de carci-
nogénicos, mutagénicos o con efecto tóxico en
la reproducción, según el Sistema Globalmente
Armonizado de Naciones Unidas (GHS) sobre
clasifcación y etiquetado de sustancias químicas.
Als clasifcados en los anexos A y B del Conve
-
nio de Estocolmo sobre contaminantes orgánicos
persistentes (COP), y aquellos que cumplen con
los criterios del párrafo 1 del Anexo D.
AIs y formulaciones enumeradas en el Anexo III
RESIDUOS DE PLAGUICIDAS EN HORTALIZAS: PROBLEMÁTICA Y RIESGO EN MÉXICO
49
del Convenio de Rotterdam de Naciones Unidas
sobre el procedimiento de consentimiento infor-
mado previo.
Plaguicidas clasifcados según el Protocolo de
Montreal como sustancias dañinas para la capa
de ozono.
AIs y formulaciones que tienen una alta incidencia
o efectos graves o adversos de carácter irreversi-
ble en la salud humana o en el ambiente.
Como ejemplo de criterios logrados por la con-
certación social para tal clasifcación, se presenta
en forma breve el reconocimiento del Convenio de
Estocolmo. Respecto a los pesticidas señalados como
COP, se precisa que estos tienen propiedades toxicas;
son resistentes a la degradación; se bioacumulan; se
transportan por el aire, el agua y las especies migra-
torias, a través de las fronteras internacionales, y se
depositan lejos del lugar de su liberación, acumulán-
dose en ecosistemas terrestres y acuáticos.
El convenio de Estocolmo Fue frmado en 2001,
con una propuesta inicial para regular 12 productos,
entre ellos algunos pesticidas, bifenilos policlorados
(BPC) y otros. En la actualidad, se estima que más de
150 países lo han suscrito. Entre los propuestos para
eliminarse —en general producción y uso— están:
aldrín, clordano, dieldrín, endrín, heptacloro, hexa-
clorobenceno, mirex, toxafeno y BPC; no obstante,
algunos pocos de ellos, con excepciones, son para
usos específcos básicamente no agrícolas.
El desplazamiento de los plaguicidas en el interior
de las plantas es de interés por su movilidad y tenden-
cia de acumulación y permanencia en ciertos órganos.
Al respecto Finlayson
et al.
(1976) investigaron la
translocación y persistencia del diazinón (O, O-diethyl
O-(2-isopropyl-6-methyl-4-pyrimidinyl) fosforotioa-
to), el cual fue aplicado en la parte vegetativa del frijol,
en el que aún dos semanas después se registraron re-
siduos en el follaje, tallo y meristemo de crecimiento
apical de 0.02, 0.04 y 0.08 ppm, respectivamente.
Desde hace más de 35 años los resultados de
diversas investigaciones reportan la presencia de
clorpirifos y leptofos en lechuga (
Lactuca sativa
var. capita L.), cebolla (
Allium cepa
var. viviparum)
y zanahoria (
Daucus carota
var. sativa), en manejo
que consideró dosis de 0.6 hasta 2.4 kg/ha, mediante
una aplicación antes de la siembra, la segunda des-
pués de la siembra y la tercera durante el cultivo. Los
residuos con clorpirifos, a madurez de lechuga, se
registraron entre 0.002 a 0.019 ppm, en cebolla entre
0.002 a 0.010 ppm y en zanahoria entre 0.006 y 0.032.
Los residuos de leptofos en productos destinados al
mercado fueron 0.001 a 0.015 en lechuga, 0.002 a
0.013 en cebolla y 0.001 a 0.012 ppm en zanahoria
(Braun
et al
. 1975).
En el nivel global, ha sido reconocida durante mu-
chos años la utilización generalizada de los fungicidas
mancozeb y maneb, en gran parte por su reconocida
efectividad para el control de enfermedades. Los
resultados de Von Stry y Jarvis (1978) muestran los
residuos en jitomate de ethylen-bis-dithiocarbamato
(EBDc), el cual es un ingrediente base de mancozeb
y maneb; en la estimación de contenido de muestras
en el laboratorio, presentaron una variación entre
0.03 y 0.8 ppm. Tales resultados son asociados a un
manejo en campo que varió entre cinco y ocho apli-
caciones, con intervalos de 3-4 días. La investigación
integró el análisis de residuos en jugos enlatados que
utilizaron el fruto completo, en los cuales los niveles
de EBDc variaron entre nivel no detectable hasta
0.62 ppm. Por su parte, un metabolito derivado de
la descomposición de EBDc, bajo condiciones de
elevada temperatura y alta humedad, es identifcado
como etilenetiourea (ETU), mismo que fue detec-
tado en campo y jugos enlatados con valores entre
no detectables hasta 0.07 ppm. En reFerencia con
la norma canadiense para EBDc en 4 ppm, todos
los niveles se encontraron por debajo, no obstante,
la ETU
no es permitida en la comida, por su ries-
go como cancerígeno y bociogénico (Von Stryk y
Jarvis 1978).
Los herbicidas constituyen otro grupo importante
de plaguicidas, Stephenson
et al.
(1980) reportan
interacciones ftotóxicas, muchas veces sinérgicas,
que ocurren entre diferentes pesticidas; incluso no
solamente en aquellos de la misma especifcidad de
acción; es decir, que pueden presentarse distintas
combinaciones posibles de grupos de acción entre
herbicidas, insecticidas y diversos plaguicidas. De
manera particular, para el cultivo de jitomate en cámara
de crecimiento, se evaluaron diversas modalidades de
interacciones del metribuzin con otros pesticidas, los
resultados muestran: a) ftotoxicidad sinérgica entre
el metribuzin y el malation, así como con el carba-
rilo, y b) toxicidades aditivas entre metribuzin y el
clorotalonil, el diazinón y el demetón. Por otra parte,
en condiciones de campo se registró
una ftotoxidad
sinérgica entre metribuzin-carbarilo y mínima entre
metribuzin-malation.
En general, se reconoce que el glifosato es el her-
bicida de mayor uso en la agricultura. Respecto a su
movilidad e interacciones, los resultados de Barrett
y McBride (2006) muestran que este producto es
adsorbido en cantidades mayores en suelos orgánicos,
y se estima que en suelos minerales su lixiviación es
más elevada.
M.A. Pérez
et al.
50
El proyecto nórdico llamado “América del
Sur”
se creó en 2007 con la fnalidad de evaluar residuos
de pesticidas de diversos productos agropecuarios
de ocho países. Brasil, Argentina y Chile fueron los
principales contribuyentes de este grupo con produc-
tos en los que se detectaron residuos de pesticidas en
32, 22 y 19 %, respectivamente; la mayoría fueron
frutas y menos del 10 %, hortalizas. La evaluación
identifcó como principales residuos de plaguicidas el
tiabendazol, imazalil y clorpiriFos en 29, 25 y 17 % de
las muestras, respectivamente (Hjorth
et al
. 2011). Del
total de las muestras (724
)
, el 72 % mostró un conte
-
nido igual o inferior al límite máximo de residuos de
plaguicidas (LMRP),
el 8.4 % excedió el LMRP
y
s
olamente el 19% no registró contenido de residuos.
Cessna
et al.
(2002) evaluaron la presencia de resi-
duos de glifosato y de ácido aminometil-etilfosfórico
(AAMP), considerando que es su principal metabolito
en chícharo, cebada y lino. Los resultados muestran
la misma tendencia; los residuos aumentan a me-
dida que las cantidades aplicadas del herbicida son
mayores, las cuales variaron entre 0.4, 0.9 y 1.7 kg
de glifosato por ha. Asimismo, se registró que los
residuos disminuyen en las plantas a medida que el
herbicida es aplicado en etapas más tardías del ciclo
biológico de la planta. Otro herbicida de uso genera-
lizado es el metribuzin. Los residuos de este herbicida
fueron evaluados en el follaje de lenteja (
Lens culinaris
Medik) el día de su aplicación, encontrándose 1mg/kg;
se hizo un seguimiento dinámico de residuos y se
registró que el día 42 después de su aplicación ya no
se encontró el herbicida en niveles detectables (<0.02
mg/kg). Tampoco se registró la presencia de residuos
en la planta ni en la semilla madura (Cessna 1998).
Para la protección de la salud, de acuerdo con
De la Cruz
et al.
(2012), es necesario fjar valores
individuales para los parámetros de sustancias sig-
nifcativas mediante una evaluación del riesgo, que
se base en los conocimientos científcos disponibles
y en el principio de prevención, conocido también
como precautorio. De esta manera, se asegura que el
consumo humano tenga un alto nivel de protección a
la salud. Es relevante la propuesta de los autores, pues
sistematizan, con base en normativas internacionales
(OMS y Unión Europea, entre otras) y nacionales
(EUA, Canadá, Argentina, Chile y México), la car-
cinogenicidad de diversos pesticidas, como el aldrín,
dieldrín, diurón, glifosato, heptacloro, simazina,
terbutilazina, atrazina y metoxicloro.
Estimaciones recientes sobre los impactos de los
pesticidas (World Bank 2007), registran la mortalidad
de poco más de 300 mil personas en el mundo.
INICIATIVAS DE RESTRICCIÓN Y
PROHIBICIÓN DE PLAGUICIDAS DE ALTO
RIESGO PARA LA SALUD HUMANA
Los LMRP para alimentos y bebidas se han
establecido en la mayoría de los países para evitar
cualquier impacto adverso en la salud pública y para
insistir en las buenas prácticas agrícolas. Residuos
de herbicidas sistémicos en suelo utilizados en la
campaña anterior pueden in±uir en el crecimiento de
los cultivos siguientes. Los residuos de insecticidas
en las aguas superfciales pueden provocar eFectos
adversos en los organismos de los ecosistemas
acuáticos. Por estas razones, un gran número de
laboratorios están involucrados en la vigilancia de
los LMRP o en la identifcación y cuantifcación
de residuos de plaguicidas en matrices ambientales
(Alder
et al.
2006).
Existe una lista de plaguicidas prohibidos y res-
tringidos en México por su alto riesgo para la salud
humana, su elevada persistencia y sus propiedades
de bioacumulación. Estos plaguicidas sólo podrán
ser utilizados por las dependencias del Gobierno en
campañas sanitarias (
Cuadro I
).
CUADRO I.
PLAGUICIDAS PROHIBIDOS Y RESTRINGIDOS EN MÉXICO POR SU ALTO RIESGO EN LA SALUD
HUMANA
Prohibidos en México
Restringidos en México
Prohibidos en otros países y autorizados en
México
Acetato o propionato de fenil , Mercurio,
Ácido 2,4,5-T; Aldrín, Cianofos, Cloranil,
DBCP, DBCP, Dieldrín, Dinoseb, Endrina,
Erbon, Formotión, Fluoroacetato de sodio,
Fumisel, Kepone/Clordecone, Nitrofen,
Mirex y Monurón.
DDT, BHC, Aldicarb,
Dicofol,Forato, Lindano, Me-
toxicloro, Mevinfos, Paraquat,
Pentaclorofenol y Quintozeno.
Alaclor; Aldicarb, Azinfos Metílico, Captafol,
Carbarilo, Captan, Clordano, DDT, Dicofol, Diu-
rón, Endosulfán, Forato, Fosfamidón, Kadetrina,
Linurón, Maneb, Metidatión, Metamidofos, Me-
toxicloro; Mevinfos; Monocrotofos, Ometoato,
Oxy±uorFen, Paraquat, Paratión Metílico, Pen
-
tacloroFenol, Quintoceno, SulproFos, TriazoFos,
Tridemorf, Vamidotión y 2,4-D,
RESIDUOS DE PLAGUICIDAS EN HORTALIZAS: PROBLEMÁTICA Y RIESGO EN MÉXICO
51
ESTUDIOS DE CASO EN MÉXICO
Más de una década después del Tratado de Libre
Comercio de América del Norte (TLCAN), los efec-
tos ambientales del mercado liberal de la agricultura
en México son aún controvertidos, emergentes y no
completamente conocidos. El efecto de escala en
las sociedades generalmente indica un incremento
en la degradación ambiental; en el sector agrícola
esto puede ser ejemplifcado con estrés ambiental,
en particular si es relacionado con el aumento en el
uso de factores de producción (“inputs”), tales como
agua y agroquímicos (Silvina y Liverman 2007).
La utilización de piretroides en hortalizas posibi-
lita la identifcación de sus residuos; en su caso, de
riesgo para los consumidores. En México, la evalua-
ción de la presencia de cinco piretroides en un total de
345 muestras de hortalizas permitió detectar residuos
en 9% de las muestras. Sin embargo, los autores
advierten que el potencial de riesgo toxicológico se
registró como mínimo (Aldana-Madrid
et al
. 2011).
La evaluación de Trejo-Acevedo
et al.
(2012)
sobre niveles de residuos de productos organoclora-
dos, tipo hexaclorociclohexano (HCH), en la sangre
de 261 niños de 4 y 12 años, en varias comunidades
rurales de México, permitió detectar que el 75%
de ellos tenían niveles detectables de HCH. Como
resultado importante del estudio, se reporta que en
las nueve comunidades estudiadas los niños tenían
niveles detectables de lindano, producto que no es
fabricado en México y está prohibido en numerosos
países; sin embargo, se registra una importación
aproximada de 20 ton/año.
Con la fnalidad de monitorear los niveles de
residuos de diferentes organoclorados (HCB, alfa-
beta-y-HCH, pp’DDE, op’DDT y pp’DDT) en te-
jido adiposo en seres humanos, se muestrearon 150
individuos en Veracruz, México. Los resultados
permitieron detectar en distintos porcentajes de la
población de estudio los siguientes pesticidas: 1)
p,p’-DDE en 100% de las muestras con una media
de 1.65 mg/kg; 2) p,p’-DDT en el 99.3 %, con una
media de 0.23 mg/kg; 3) beta-HCH in 97.3 %, con
una media de 0.063 mg/kg, y 4) op’DDT en 93.3 %,
con un media de 0.022 mg/kg. La tercera parte de
la población de mayor edad (56 años para mujeres
y 62 para hombres) registró los niveles más altos de
contaminación (Waliszewski
et al.
2011).
Estos autores discuten la presencia del DDT, a
pesar de que fue prohibido desde 1999, y apoyándose
en Martínez-Salinas
et al.
(2011) y Borchers
et al.
(2010), señalan que el registro de DDE es explicable
por ser un producto de descomposición del insectici-
da pp’DDT. Asimismo, consideran que la ocurrencia
actual puede ser explicable por vapores inhalados que
emanan de los suelos superfciales, así como por el
consumo de alimentos contaminados con residuos
organoclorados.
Con objeto de evaluar la exposición de niños a
diferentes plaguicidas organoclorados, As y Pb, en
el valle del Yaqui y del Mayo, en Sonora, México,
se tomaron muestras de sangre de 165 niños de 6 a
12 años, en el 2009 (Meza-Montenegro
et al
. 2013).
Todas las muestras de sangre registraron niveles
detectables de diclorodifeniltricloroetileno (p,p/-
DDE) entre 0.25 y 10.3 mg/L. Lindano, diclorodi-
feniltricloroetano (p,p /DDT), aldrín, y endosulfán
fueron detectados en la población de estudio en 36,
24, 9 y 3 %, respectivamente (Meza-Montenegro
et al.
2013).
Borchers
et al.
(2010) proponen cambiar el en-
foque para el estudio de los impactos de residuos
tóxicos, el cual se ha ubicado en un solo producto,
en un periodo determinado y en una forma de expo-
sición (oral, por inhalación o dérmica). Actualmente,
se reconoce con mayor frecuencia una exposición a
numerosos productos químicos en los alimentos, el
agua, el aire y el suelo. Los autores señalan como
perspectiva científca la llamada “mezcla toxicológi
-
ca”, la cual se refere a las complejas interacciones de
los productos químicos y los efectos de exposiciones
acumuladas.
PLAGUICIDAS Y SU USO
De acuerdo con el British Crop Protection Cou-
ncil, aproximadamente 860 sustancias activas se
formulan en productos plaguicidas (Tomlin 2003).
Estas sustancias pertenecen a más de 100 clases
de sustancias. Benzoilureas, carbamatos, organo-
fosforados compuestos, piretroides, sulfonilureas y
triazinas son los grupos más importantes. Van der
Hoff y van Zoonen (1999) mencionan que más de
500 compuestos son registrados como plaguicidas o
sus metabolitos; sin embargo, la Council Directive
91/414/EEC (EEC directive) (1991) y Albero
et al
.
(2005) aseveran que se utilizan más de 800 plaguici-
das pertenecientes a más de 100 diferentes sustancias.
Para el periodo 1990-2009, de acuerdo con Schrei
-
nemachers y Tipraqsa (2012), el 1 % de incremento
en la producción global de granos por hectárea es
asociado al aumento del 1.8 % en el empleo de pes-
ticidas/ha. En particular, reportan que los resultados
muestran un crecimiento muy rápido en la intensi-
fcación del uso de pesticidas en varios países de
M.A. Pérez
et al.
52
ingresos medios, como Brasil, Camerún, Malasia,
México y Tailandia.
Según Souza (2012), entre los productores hor
-
tícolas de la región metropolitana y periurbana de
Buenos Aires, los herbicidas de mayor uso son cobex,
trifuoralina, gliFosato y paraquat; para el control de
insectos y hongos los más comunes son decis, me-
tamidofos, cipermetrina, celtametrina y endosulfán.
El autor estima una tendencia al crecimiento genera-
lizado del uso de plaguicidas en Argentina: en 1996
se calculó una utilización cercana a los 30 millones
de litros y en 2011 Fue de alrededor de 370 millones
de litros, lo cual se asocia tanto a la expansión de
la super±cie agrícola y de los cultivos transgénicos
(principalmente la soya), como a la aparición de
resistencia en insectos y hierbas, y a la disminución
de insectos bené±cos.
No hay registros claros que documenten la aplica-
ción actual de plaguicidas en México, a pesar de que
a ±nales de los 90 se estimaba que alrededor de 50
mil toneladas de ingredientes activos de plaguicidas
son utilizados por los mexicanos cada año (Albert
2005). Los estados con mayor uso de plaguicidas son
Sinaloa, Chiapas, Veracruz, Jalisco, Nayarit, Colima,
Sonora, Baja CaliFornia, Tamaulipas, Michoacán,
Tabasco, Estado de México, Puebla y Oaxaca, con el
70% del consumo de los plaguicidas en las primeras
seis entidades. Sinaloa es el consumidor principal
(Albert 2004).
CICLOPLA²EST (2008) reporta que se emplean
260 marcas de productos químicos, de las cuales 24
están prohibidas y 13 restringidas, y son las princi-
pales causas de intoxicación debido a las de±cientes
medidas de control y previsión.
DETERMINACIÓN ANALÍTICA DE
PLAGUICIDAS EN HORTALIZAS
A pesar de los avances en el desarrollo de la instru-
mentación analítica, que la han vuelto muy e±ciente,
la cuanti±cación de plaguicidas en los alimentos es
una tarea difícil debido a la complejidad de la matriz,
las bajas concentraciones de estas sustancias y la
co-extracción de analitos: en la matriz de la muestra
se encuentran diversas sustancias con una polaridad
amplia, lo que se suma a que no es posible utilizar
un solo método en todo tipo de matrices y en la
extracción de todos los plaguicidas (Ahmed 2001).
Para la cuanti±cación e identi±cación analítica de
plaguicidas, independientemente del grupo químico
de que se trate, se requieren de tres etapas fundamen-
tales: pretratamiento-extracción, limpieza-precon-
centración y determinación analítica (Lambropoulou
y Albanis 2007, Carabias-Martínez
et al.
2007). La
etapa de pretratamiento de la muestra es crucial para
la obtención de resultados cuantitativos precisos, y
ocupa aproximadamente el 60 % del tiempo total de
análisis; por ello, para seleccionar una metodología se
consideran como principales criterios que el método
sea rápido, Fácil, de bajo costo, e±caz y con una am
-
plia aplicación en diversas matrices (Lambropoulou
y Albanis 2007, Stoytcheva y Zlatev 2011).
En el análisis múltiple de residuos de plaguicidas
en distintas frutas y vegetales, incluidas las hortalizas,
se han propuesto y estudiado diferentes métodos de
preparación de la muestra y de extracción. Algunas
publicaciones recientes brindan una revisión amplia
de estas técnicas (Lambropoulou y Albanis 2007,
Sharma
et al.
2010 y Fenick
et al.
2011). En la prepa-
ración y homogeneización de la muestra usualmente
se han empleado porciones representativas de la hor-
taliza y disolventes o absorbentes para disgregar la
matriz (MSPDE), la cual se homogeneiza con apoyo
de mortero, batidora, mezcladora o agitador, licuado-
ra y ultrasonido. Asimismo, para eliminar el agua se
ha utilizado Na
2
SO
4
o NaHCO
3
, tierra de diatomeas,
entre otros (Sheridan y Meola 1999, Ambrus
et al.
2005, Rodríguez-Gonzalo
et al.
2009, Aldana-Madrid
et al.
2011, Banerjee
et al.
2012). En la extracción
de los plaguicidas de matrices de frutas y vegetales,
como las hortalizas, se han empleado las técnicas de
extracción con disolventes, LLE (Escuderos-Morenas
2003, Musaiger
et al.
2008, Banerjee
et al.
2012);
extracción en Fase sólida, SPE (²illion
et al.
2000,
Escuderos 2003, Ambrus 2005, Carabias-Martínez
et
al.
2007, Rodríguez-Gonzalo 2009); microextracción
en Fase sólida, SPME (Lehotay 2005, Hirahara
et al.
2005, Chai y Tan 2009); extracción en fase sólida dis-
persa, SPDE (Kmellár
et al
. 2008, Camino-Sánchez
et al.
2011, Banerjee
et al.
2012, Bempah
et al.
2012);
extracción con fuidos supercríticos, S²E (Poustka
et
al.
2003); extracción asistida con ultrasonidos, AUE
(Rodríguez-Gonzalo
et al.
2009); extracción asistida
con microondas, MAE y SPE (²uentes
et al.
2009);
extracción con membranas permeables-MPE (van
Pinxteren
et al.
2009), y extracción acelerada con
disolventes, ASE (Carabias-Martínez
et al.
2007,
Cervera
et al.
2010). La ventaja de algunas de estas
técnicas es que permiten llevar a cabo tanto la ex-
tracción como la limpieza y la pre-concentración de
la muestra (
Cuadro II
).
En la extracción del analito de interés es importan-
te considerar su polaridad y solubilidad en agua, con
la ±nalidad de elegir el disolvente más apropiado para
su extracción, limpieza y análisis; algunos autores
RESIDUOS DE PLAGUICIDAS EN HORTALIZAS: PROBLEMÁTICA Y RIESGO EN MÉXICO
53
CUADRO II.
TÉCNICAS DE EXTRACCIÓN, LIMPIEZA Y DETECCIÓN DE PLAGUICIDAS EN HORTALIZAS, FRUTAS Y CEREALES
Cultivos
Plaguicidas
analizados
Método preparación/
Extracción
Limpieza/concentración
de la muestra
Solventes
utilizados
Detección
analítica
Limite de
detección
Límite de
cuantifcación
Autor
Hortalizas (7) *
5
MSPD
Carbón activado/S
ílica gel
/ evaporación
DiclorometanoGC-ECD
---
0.004-
0.460 mg/ kg
Aldana
et al.
2001
Frutas (1)
7
Molienda,
fltración,
LLE, evaporación
Acetona
GC-MS
0.91-0.176 mg/mL
0.101-
0.358 mg/ mL
Aldama 2008
Hortalizas (3)
3
LSE / Na SO4 /
NaCl / solvente
Filtración/evaporación
Acetato de etiloHPLC
---
0.32-
1.6 mg/kg
Baig
et al
. 2009
Hortalizas (3)
Frutas (1)
Cereales (3)
118
Homogeneizador
(Solvente/NaCO3/
NaHCO3)
Filtración / evaporación
/ SPE
Acetato de etiloTLC
1 a >5000 ng
---
Ambrus
et al.
2005
Hortalizas (3)
Frutas (2)
349
QuEChERS®
DSPE
Acetato de etilo
GC–ESI-MS/
MS
<5-250 ng/mL
<10 mg/L,
5-10 mg kg
-1
Banerjee
et al.
2012
Hortalizas (4)
9
Homogeneizador
(Solvente / NaHCO3
/ Na2SO4)
SPE/evaporación
Acetato de etiloGC-ECD
0.01 mg/g
0.002-0.411 mg/g
Bempah
et al.
(2012)
Hortalizas (6)
Frutas (3)
121
QuEChERS®
Modifcado
Solvente + Mezcla de
sales
Acetonitrilo
GC–MS/MS
(QqQ)
---
10 mg kg
-1
Camino-Sánchez
2011
Hortalizas (1)
Frutas (2)
130
ASE
ASE/vacío N
2
/GPC
Acetato de etilo
GC–MS/MS
(QqQ)
0.0001-0.01 mg/kg
0.01 mg/kg
Cervera
et al
. 2010
Hortalizas (5);
Frutas (1)
Cereales (1)
6
PLE
SPE/evaporación N
2
Diclorometano /
acetona / hexano
HPLC/NACE
10-15 mg/kg
---
Carabias-Martínez
et
al.
2007
Hortalizas (4)
Frutas (5)
239
Homogeneizador
(Solvente/NaCl)
SPE/evaporación
Acetonitrilo +
NaCl
GC/MS
0.1−1.0 mg/kg
0.02 - 1.0 mg/kg
Fillion
et al
. 2000
Hortalizas (6)
Frutas (2)
31
Homogeneizador
(Solvente/NaSO4)
Filtración/evaporación
Acetato de etilo
LC-ESI-MS-
MS
<1 ng/g
<1 ng/g
Garrido
et al
. 2004
Hortalizas (2)
9
Homogeneizador
SPE
Acetona / acetro-
nilo / tolueno /
NaCl / MgSO4 /
hexano
GC
-
-
Godínez 2005
Hortalizas (3)
23
LSE
SPE/evaporación
Acetonitrilo
GC-ITMS
0.010 mg/kg
0.010-10 mg/kgGonzález-Rodríguez
et al
. 2008
Hortalizas (11)
Frutas (7)
446
Homogeneizador,
LSE
SPE/evaporación
Acetonitrilo
GC-MS, LC-
MS/MS
0.2-600 ng/g
0.0040-
0.0800 mg/ kg
Guo-Fang
et al
. 2006
Hortalizas (5)
Frutas (1)
Otros (5)
186
Ablandador. LSE
Filtración/Vacío
MSPE
Acetato de etiloGC-FPD,
GC-NPD, GC-
ECD
0.01 mg/kg
0.01-0.79 mg/kg
Hirahara
et al
. 2005
M.A. Pérez
et al.
54
CUADRO II
Continuación
Cultivos
Numero de
plaguicidas
analizados
Método de preparación/
Extracción
Limpieza/concentración de
la muestra
Solventes
utilizados
Detección
analítica
Limite de
detección
Límite de cuanti-
fcación
Autor
Hortalizas (1)
Frutas (18)
30
LSE, QuEChERS®
GCP, SPE, MSPD
Acetona, acetato de
etilo, ciclohexano,
diclorometano
GC-ECD,
GC-NPD, GC-
ITD, GC-MS y
GC- MS/MS;
LC-MS/MS
---
0.01 - 0.05 mg/kg
Hjorth
et al
. 2011
Hortalizas (1)
12
LSE con Agitación,
LLE
S
í
lica gel, NaSO4, carbón
activado
Acetona, diclorometano,
hexano / vacío
GC-ECD, GC-
FTD, GC-MS
---
0.01-0.05 mg/kg
Mandal y Singh,
2010
Hortalizas (12)
Frutas (18)
57
LSE+NaSO4,
Filtración
Filtración y evaporación
Acetato de etilo
LC-MS/MS
---
0.01-2.0 mg/mL
Jansson
et al.
2004
Hortalizas (3)
Frutas (11)
60
QuEChERS®
Centrifugación / evaporaciónAcetonitrilo
LC-ESI-MS
5 mg kg
-1
5-500 mg/kg
Kmellár et al. 2008
Hortalizas (4)
Frutas (4)
229
QuEChERS®
SPE/evaporación
Acetonitrilo
GC-MS; LC-
MS/MS
---
---
Lehotay
et al
. 2005
Hortaliza (1)
7
-
-
-
-
0.01-0.08 mg/kg
-
Martínez 2011
Hortalizas
(1306) ** Frutas
(1265)
74
LSE-Agitación
Centrifugación / evaporación
/ fltración
Acetato de etilo
LC-ESI-MS/
MS
---
0.01 mg/kg
Ortelli
et al
2004
Hortalizas (1)
10
LSE, agitación,
Celita, fltración,
LLE/evaporación vació
Acetona/benceno:
diclorometano
GC-NPD
0.01-0.025 mg/kg
---
Pérez
et al.
2009
Hortalizas (3)
Frutas (2)
22
SFE
SFE
CO
2
GC-NPD, GC-
ECD
---
0.17-4.17 mg/kg
Poustka
et al.
2003
Hortaliza (1)
6
LSE
SPE/evaporación N
2
Diclorometano /
acetona/
hexano
HPLC/NACE
1.7-4.0 mg/kg
25-250 mg/kg
Rodríguez-Gonza-
lo
et al
. 2009
Hortalizas (19)
Frutas (10)
72
LSE, MAE
MSPD/Centri±ugación
Acetona / Acetonitrilo
(1:1), Ác. Acético
GC-MS
0.002-0.02 mg/kg
0.025-
0.100 mg/kg
Satpathy
et al
.
2011
Hortalizas (4)
Frutas (3)
100
LSE
SPE/evaporación
Etanol:
Acetonitrilo
(9.5:0.5)
GC-MS/MS
---
---
Sheridan y Meola
1999.
Hortalizas (1)
Frutas (2)
90
LSE
SPE/evaporación
SPE/columna DEA
Acetona
GC-MS
0.01 - 0.50 mg/kg0.01-0.02 mg/kgŠtajnbaher y
Zupančič-Kralj
2003
Hortalizas (1)
Frutas (2)
175
QuEChERS®
---
Acetonitrilo
LC-MS/MS
0.001 mg/kg
0.003 mg/kg
Sungura y Tunur
2012
Hortalizas (5)
6
MSPD
SPE, Carbón activado, celita
Hexano, diclorometano
GC-FPD
0.002-0.008 mg/
mL
---
Valenzuela-Quinta-
nar
et al.
2006
* El valor se refere al número de cultivos estudiados; ** el valor se refere al número de muestras analizadas de cada grupo de cultivos. SPE: Extracción en ±ase sólida, TLC: Cro
-
matogra±ía en capa fna, PCBs: Bi±enilospoliclorados, PAHs: Hidrocarburos aromáticos poliácidos, DSPE: Extracción en ±ase sólida dispersiva, GC: Cromatogra±ía de gases, ESI:
ionización electrospray, MS: espectrometría de masas, ECD: Detector de captura de electrones, (QqQ): Triple cuadrupolo, GPC: Cromatogra±ía de permeación en gel, LSE: Extracción
liquido sólido, ITMS: espectrometría de masas con trampa de iones, MSPD: Dispersión de la Matriz en ±ase solida MSPE: Microextracción en ±ase sólida, FDP: Detector ±otométrico
de ²ama, NPD: Detector de ±ós±oro y Nitrógeno,ITD: Detector de trampa de iones, LC: Cromatogra±ía Líquida, FTD: Detector termoiónico de ²ama, MAE: Extracción asistida con
microondas, DEA: Dietilaminopropil, SFE: Extracción con ²uidos supercríticos, NACE: Electro±oresis capilar en medios no acuosos, PLE: extracción con líquidos presurizado.
RESIDUOS DE PLAGUICIDAS EN HORTALIZAS: PROBLEMÁTICA Y RIESGO EN MÉXICO
55
han agrupado a los alimentos según su contenido en
grasas (alimentos grasos aquellos que presentan un
valor por arriba del 2% de grasas, alimentos no grasos
y con un alto contenido de agua, y alimentos secos)
e implementando métodos por grupos de alimentos
(Ambrus
et al.
1986, Motohashi
et al.
1996, Tekel y
Hatrik 1996). Los disolventes empleados con mayor
frecuencia en la etapa de extracción de plaguicidas
en muestras de vegetales incluidas las hortalizas son
el metanol (MeOH), acetonitrilo (ACN), acetona,
acetato de etilo (EtAc), agua y agua ajustada a un
pH determinado o bien mezclas entre ellos (Fillion
et al
. 2000, Garrido
et al.
2004, Ambrus
et al.
2005,
Musaiger
et al.
2008, Rodríguez-Gonzalo
et al.
2009,
Camino-Sánchez
et al.
2011, Banerjee
et al.
2012,
Bempah
et al.
2012). Otros disolventes empleados
son el éter de petróleo, éter etílico, benceno, hexano,
octano, etanol, entre otros (Escuderos-Morenas
et al
.
2003, Hirahara
et al.
2005, Mandal y Singh 2010).
La determinación analítica de plaguicidas en
frutas y vegetales y hortalizas ha sido revisada por
varios autores, quienes indican que en la mayoría se
han empleado las técnicas cromatográfcas acopladas
a un sistema de detección y/o analizador, y con menor
frecuencia las técnicas electroquímicas, inmunoen-
sayos, electrocromatografía, bio-sensores de iones y
electroforesis capilar (Ahmed 2001, Lambropoulou y
Albanis 2007; Soler y Pic
ó
2007; Sharma
et al.
2010;
Fenik
et al.
2011).
Las técnicas cromatográfcas utilizadas en el aná
-
lisis de plaguicidas en frutas y vegetales (incluidas
hortalizas), con base en publicaciones científcas
recientes, se basan en el empleo de cromatografía de
gases-espectrometría de masas (Fillion
et al.
2000,
Lehotay 2005); cromatografía de gases con detector
de captura de electrones y/o detector fotométrico de
Fama, GC-ECD y GC ±PD (Hirahara
et al
. 2005,
Musaiger
et al.
2008, Mandal y Singh 2010, Yu-²eng
et al.
2011, Bempah
et al.
2012); cromatografía de
gases-espectrometría de masas en tándem, GC-MS/
MS (Camino-Sánchez
et al.
2011, Hjorth
et al.
2011);
cromatografía de gases - espectrómetría de masas con
cuadrupolo de ionización de triple impacto de electro-
nes, GC-EI-MS/MS (Banerjee
et al.
2012); cromato-
grafía de gases-espectrometría de masas de trampa de
iones, GC-MS-TI (Hjorth
et al.
2011); cromatografía
de gases-espectrometría de masas de tiempo de vue-
lo, GC-MS TO± (±errer
et al.
2011); cromatografía
de gases con detector NPD (Escuderos-Morenas
et al.
2003, Hjorth
et al.
2011); cromatografía de
líquidos de alta precisión, HPLC (Baig
et al.
2009);
cromatografía de gases-espectrometría de masas de
ionización térmica, GC-TIMS (González-Rodríguez
et al.
2008); cromatografía líquida-espectrometría
de masas de ionización electrospray (Garrido
et al.
2004); cromatografía líquida-espectrometría de ma-
sas en tándem (Garrido
et al.
2004, Jansson 2004,
Lehotay
et al.
2005, Kmellár
et al.
2008, Hjorth
et
al.
2011).
En la mayoría de los métodos propuestos los lími-
tes de detección (LD) se encuentran por arriba o en
el margen de los valores de los LMRP establecidos
en distintas normas nacionales e internacionales.
Aunque es de destacar que los LMRP considerados
en México por lo general son más altos que los
establecidos por la Unión Europea (UE) o por el
Codex Alimentarius
; pero son muy similares a los
de Canadá y EUA. También es importante señalar
que en México se utilizan principios activos en la
formulación química de productos comerciales para
el control de plagas que están prohibidos en otros
países, por lo cual dichos países no reportan valores
de LMRP. En México son contadas las propuestas
de métodos para la cuantifcación de residuos de
plaguicidas en hortalizas; de igual forma, son pocos
los estudios realizados en el monitoreo de residuos
de plaguicidas en las hortalizas destinadas al mer-
cado nacional. Sin embargo, el Centro Nacional de
Residuos y Contaminantes (CNRPYC) realiza un
monitoreo anual, desde 2005, en más de 40 cultivos
comerciales, principalmente hortalizas y frutales ,
en 16-19 estados productores de la República Mexi-
cana; se ha considerado también en algunos años
el monitoreo en regiones de producción, como la
Laguna, en el norte del país (Pérez
et al.
2011
)
. Se
han desarrollado otros estudios específcos para un
cultivo o grupo de cultivos, un plaguicida o grupo de
plaguicidas o bien análisis multiresiduos en zonas o
sitios específcos (Valenzuela-Quintanar
et al.
2006,
Aldama 2008, Pérez
et al.
2009, Aldana-Madrid
et
al
. 2011, Martínez 2011, entre otros).
RESIDUOS DE PLAGUICIDAS EN
LOS CULTIVOS
En México, a pesar de que se han prohibido va-
rios plaguicidas muy dañinos, todavía se autorizan
y utilizan algunos que están prohibidos en otros
países; tal es el caso del paraquat, lindano, paratión,
malatión y endosulfá
n (Muñoz y Avila 2007). El
CNRPYC reporta en sus monitoreos anuales el uso
de plaguicidas no autorizados (acefate, acetoclor, ci-
permetrina, clorotalonil, clorpirifos etílico, diazinón,
etc.) en diversos cultivos; por lo tanto, se carece de
LMRP para la combinación plaguicida-cultivo. En
M.A. Pérez
et al.
56
consecuencia, se reporta como “no autorizado” o en
su defecto, para los casos en los que se ha considerado
como necesario el empleo del producto, se inicia un
estudio y se reporta que el producto se encuentra en
revisión y actualización con respecto a los LMRP
para la combinación específca plaguicida-cultivo. En
otros casos, como en el del quintozeno, restringido
para su aplicación en México de acuerdo con CICO-
PLAFEST (2004), también se ha detectado su uso,
principalmente en el cilantro (
Coriandrum sativum
L.)
(SENASICA 2013a) (
Cuadro III
).
De acuerdo con los resultados presentados, se
destaca que entre los cultivos en los que se detectó
la utilización de plaguicidas sin autorización están el
cilantro y el nopal verdura, para los cuales, en el catá-
logo de plaguicidas autorizados de CICOPLAFEST,
no se establece ningún producto químico autorizado
para el cultivo, debido seguramente a que son de ciclo
corto, por lo que los intervalos de seguridad (tiempo
entre la aplicación de un plaguicida y la cosecha del
producto) establecidos para los diversos plaguicidas
no alcanzan a cubrirse. Esta misma situación ocurre
para otros cultivos de ciclo corto, como la verdo-
laga (
Portulaca oleraceae
) y el romerito (
Suaeda
diffusa
); ya que los intervalos de confanza para los
diferentes plaguicidas no han sido determinados en
el catálogo de plaguicidas autorizados. La situación
planteada indica una necesidad técnica de búsqueda
de alternativas biológicas o químicas que cubran los
requerimientos del productor sin descuidar la calidad
del producto; asimismo, se requiere que la revisión
y actualización de los LMRP se realice mediante
estudios específcos para la combinación plaguicida-
cultivo, lo cual no signifca que no se tengan LMRP
para otros cultivos.
Existen normas promulgadas en EUA, la Unión
Europea y otros países que establecen los niveles de
tolerancia de los contenidos máximos de plaguicidas
CUADRO III.
PRODUCTOS NO AUTORIZADOS O RESTRINGIDOS DETECTADOS EN LOS MONITOREOS DE RESI
-
DUOS DE PLAGUICIDAS 2005-2007
Producto
Cultivos en los que se encontró
2005
2006
2007
Acefate‡
Tomate y papaya
Jitomate y cilantro
Jitomate y calabacita
Acetoclo‡r
Chile
Cipermetrina‡
Chile
Cilantro
Cilantro y guayaba
Clorotalonil‡
Chile
Chile y cilantro
Cilantro
Clorpirifos etil‡
Chile, apio, lechuga, nopal y cilantro
Brócoli, lechuga y guayaba
Cilantro, brócoli , repollo y guayaba
Diazinón‡
Cilantro
Diclorbos‡
Fresa
Dicrotofos‡
Apio
Dimetoato‡
Nopal y cilantro
Guayaba
Papaya, cilantro y calabacita
Endosulfán‡
Cilantro y frijol ejotero
Cilantro y guayaba
Cilantro y guayaba
Etión‡
Guayaba
Folpet‡
Chile
Isozofos‡
Chile
Chile y guayaba
Iprodione‡
Tomate
Lamda cialotrina‡
Albahaca
Metamidofos‡
Fresa y frijol ejotero
Fresa, cilantro y guayaba
Cilantro y papaya
Monocrotofos‡
Chile y tomate
Chile y tomate
Chile y cilantro
Ometoato‡
Chile, apio, frijol, lechuga y nopal
Chile, lechuga, tomate y guayaba
Chile, lechuga, tomate, papaya,
cilantro, calabacita
Paratión metílico‡
Chile, nopal y frijol ejotero
Nopal
Cilantro y nopal
Pentacloroanilina‡
Chile y cilantro
Cilantro y calabacita
Cilantro
Pentaclobenceno‡
Chile y cilantro
Permetrina‡
Chile y fresa
Chile
Chile y cilantro
Profenofos‡
Tomate
Quintozeno
*
Cilantro
Cilantro
Fuente: elaboración personal con datos del SENASICA, 2012; ‡= No autorizado
*
= Restringido; No autorizado
RESIDUOS DE PLAGUICIDAS EN HORTALIZAS: PROBLEMÁTICA Y RIESGO EN MÉXICO
57
en los productos alimenticios, los cuales deben ser
considerados por las instituciones reguladoras. Los
laboratorios de todo el mundo analizan aproxima-
damente 200 mil analitos por año para controlar los
residuos de plaguicidas en alimentos (Ahmed 2001).
En México, el CNRPYC apoyado por los Comités
estatales de Sanidad Vegetal, realizan los monitoreos
de residuos de plaguicidas y hay una serie de labora-
torios privados autorizados por el Servicio Nacional
de Sanidad Inocuidad y Calidad Agroalimentaria y
acreditados por la Entidad Mexicana de Acreditación
(EMA), que prestan servicios a importadores y expor-
tadores en la determinación de análisis de residuos
de plaguicidas (SENASICA 2013a).
Considerando los productos reportados como no
autorizados o restringidos para determinados cultivos
(
Cuadro III
), se compararon los LMRP establecidos
en EUA, la Unión Europea, Japón y México; además
se integraron los LMRP considerados por el
Codex
Alimentarius
para productos hortícolas principal-
mente y otros cultivos, en caso de especifcarlo. Los
resultados indican que en México se siguen aplicando
compuestos que ya no son utilizados en otros países
(pentacloroanilina, dicrotofos, isozofos, pentacloro-
benceno, etc.) o que sólo son empleados en granos o
productos sin implicación de riesgo, como el algodo-
nero; que los LMRP en México son menos estrictos en
el valor mínimo, en comparación con los europeos y
aponeses, y que los rangos establecidos en los LMRP
en el país son similares a los de EUA (
Cuadro IV
).
Diversos autores reportan la presencia de residuos
de plaguicidas de diferentes tipos en los productos
hortícolas. En dichos resultados hay varios aspectos
que considerar, dependiendo de la magnitud y cober-
tura del muestreo, de los plaguicidas cuantifcados,
de los cultivos analizados y, sin duda, de las posi-
bles alternativas para mejorar dichos resultados. La
evaluación de vegetales que ingresaron al mercado
estadounidense durante el periodo 1996-2006 eviden-
ció que de un total de 36 221 millones de toneladas
métricas, el 5.2 % de las muestras registró residuos
nocivos que violan la tolerancia sobre residuos en
EUA. Del volumen total, México fue el país que
contribuyó con el mayor volumen (66%); es decir,
aportó 23,574 millones de toneladas y entre ellas el
4.6% de las muestras enviadas evidenció la existencia
de residuos de plaguicidas. Considerando estos da-
tos, de 14,212 muestras de hortalizas que ingresaron
a EUA, el 52% presentó residuos de algún tipo de
plaguicida (Galt 2009); valores similares (59%) se
reportan por el Programa Nacional de Monitoreo de
Residuos de Plaguicidas. Otros autores describen el
3 y 100% de muestras con presencia de algún resi-
duo de plaguicida. Es importante destacar que en el
caso de las muestras que contienen plaguicidas, las
concentraciones encontradas están por debajo de los
LMRP (
Cuadro V
).
Otro aspecto técnico importante es que un alto
porcentaje de muestras analizadas no presenta re-
siduos de plaguicidas, lo que implica que mediante
la implementación de buenas prácticas agrícolas, un
manejo integrado de plagas y enfermedades, y un
buen uso y manejo de plaguicidas, se puede incre-
mentar considerablemente el porcentaje de muestras
sin residuos y, por ende, asegurar la calidad del pro-
ducto y la seguridad para el mercado y el consumidor
fnal. Otra alternativa para garantizar la calidad es con
la certifcación, la cual es un procedimiento donde un
tercero otorga la garantía escrita de que un produc-
to, elaboración o servicio cumple con los valores y
características de calidad que establecen las normas
(ISO 1996). La certifcación se puede ver como un
medio de comunicación a lo largo de la cadena de
abastecimiento. El certifcado por terceros le demues
-
tra al comprador que el proveedor cumple con ciertas
normas, lo cual puede ser más convincente que una
garantía del propio proveedor (Alder
et al.
2006).
Las evaluaciones frecuentemente muestran que
es necesaria la capacitación para que los agricultores
tomen buenas decisiones, con el fn de mejorar la
efciencia de las aplicaciones de sustancias contra
las plagas y enfermedades; en particular, se acepta
que el reconocimiento de las plagas y sus depreda-
dores es bajo, lo cual limita sus decisiones para su
control, así como los criterios para que el productor
haga una adecuada selección de un compuesto, ldo-
sis y frecuencias de aplicación (Dinham 2003). La
apreciación de este autor es relevante si se considera
la práctica generalizada en el agro mexicano y el
desconocimiento, en Forma específca y eFectiva, de
la naturaleza de las plagas. Esta situación implica la
utilización frecuente de productos de control muy
amplio y generalizado, con los consecuentes efectos
en poblaciones de especies benéfcas con potencial
para control biológico de las plagas; además, se
incrementan los impactos ambientales por la gran
cantidad de nuevas moléculas en los agroecosistemas
y su signifcativa residuabilidad, Frecuentemente
extrema, como ha ocurrido y ocurre con numerosos
organoclorados.
CONCLUSIONES
Los resultados muestran la existencia de impactos
signifcativos de contaminación, así como el poten
-
M.A. Pérez
et al.
58
cial de riesgos diversos sobre la salud humana y los
agro-ecosistemas mundiales; los cuales por la fuerza
de la inercia comercial, social y tendencia, muestran
una signifcativa vulnerabilidad global.
Existen evidencias generalizadas de posibles
riesgos por las hortalizas consumidas en México.
Se reconoce que los paquetes tecnológicos que cum
-
plen las normas nacionales y/o del país de destino,
son principalmente aplicables a los productos de
exportación mediante una agricultura contractual
de exportación, que exige y condiciona cierto tipo
de manejo e inocuidad, asociada principalmente
a los mercados de EUA y la Unión Europea. En
este sentido, la preocupación de los productores
por la devolución de sus productos, debido a que
contengan residuos de plaguicidas, repercute en las
políticas de inocuidad y en una tendencia al uso de
compuestos con menor persistencia y residuos.
La problemática y los riesgos provocados por el
uso indebido de plaguicidas, como las intoxicaciones,
han crecido considerablemente en México, al igual
que la contaminación del agua y del suelo, así como
CUADRO IV.
PRODUCTOS NO AUTORIZADOS Y RESTRINGIDOS DETECTADOS EN MONITOREO NACIO
-
NAL 2005-2007 Y LÍMITES MÁXIMOS PERMISIBLES
(mg/kg)
ESTABLECIDOS POR DIFERENTES
PAÍSES
Productos
EUA
1
UE
2
Codex alimentarius
(FAO)
3
Japón
4
México 2007
5
Clorpirifos
0.05 - 2
0.05 - 1
0.01 - 2
0.01 - 1
0.5-1
Clorpirifosetil
6 ð
-
-
-
0.05-3
Metamidofos
0.1 - 1
0.01
0.02 - 0.05
0.01 - 1
0.05-2
Ometoato
-
-
0.01 - 0.05
0.7 - 2
0.05-0.2
Pentacloroanilina
-
-
-
-
-
Endosulfán
0.15 - 2
0.05 - 1
0.05 - 1
0.2 - 1
0.04-2.0
Permetrina
0.1 - 2
0.05 - 0.1
0.1 - 2
0.5-20
Dimetoato
0.2 - 2
0.02 – 0.1
0.05 - 1
0.2 - 1
0.05-2.0
Acefato
4 - 10
0.01
1 - 50
0.1 - 5
0.5-10
Clorotalonil
-
0.01-40
0.5-70
0.1 - 5
0.05-2.0
Monocrotofos
-
0.01
-
0.05 - 0.2
0.02-0.1
Paratión metílico
0.2 - 1
0.01
0.05 - 0.3
0.1 - 1
0.1-1.0 £
Cipermetrina
0.5 - 10
0.1-14
6
0.05
0.05-2
6
0.01-0.7
0.05-1
6
0.1-6
6
0.1-0.5
0.1-14
6
Etión
2 - 10
0.01
0.3 - 5
0.1 - 1
0.1-2.0
Lamda Cialotrina
0.01 - 2
6
0.02 - 0.1
0.01-0.3
6
0.04-2
6
0.01-2
6
Profenofos
2
- 0.02
6
3 - 20
3
6†
- 1
2
6†
3
2
6†
Acetoclor
0.02-0.1
0.02
-
0.02-0.1
0.04
ð
Diazinón
0.1-1.0
0.1-0.75
6
0.01-0.05
6
0.01-5.0
0.05-0.5
6
0.02-0.7
0.05-0.1
6
0.1-40
0.1-0.75
6
Diclorvos
0.05-0.5
0.5
6
0.01-0.1
0.01
6
0.1-10.0
0.02-10
0.1
6
0.05 Þ
0.5
6
Dicrotofos
0.05
0.2
6†
-
0.05
6
0.05
0.2
Folpet
2-50
25
6†
0.02-10
ç
0.1-50
0.02-30
15-50
25
Isozofos
-
-
-
-
-
Iprodione
0.1-300
§
0.1-25
6
0.02-15
6
0.1-25
0.02-25
6
0.05-20
0.1-25
6
0.1-25
6
Pentaclorobenceno
-
-
-
-
-
Quintozeno
-
0.02-0.05
0.01 - 0.1
0.01 - 2.0
Restringido
1
2
3
FAO-OMS (2013)
4
The Japan Food Chemical Research Foundation (2013) http://www.m5.ws001.squarestart.ne.jp/foundation/search.html;
5
COFEPRIS (2013) http://www.co±epris.gob.mx/AZ/Paginas/Plaguicidas%20y%20Fertilizantes/CatalogoPlaguicidas.aspx;
6
FAS (2013)
-No disponible, ð cereales
sólo semilla de algodón;
Alfalfa;
ç
Aguacate; Þ jitomate; £.-Este producto se encuentra en
revisión y actualización con respecto a LMRP para la combinación plaguicida-cultivo
RESIDUOS DE PLAGUICIDAS EN HORTALIZAS: PROBLEMÁTICA Y RIESGO EN MÉXICO
59
el daño a los ecosistemas terrestres y acuáticos, los
cuales requieren atención y análisis.
En la actualidad, el avance de las técnicas de
análisis químicos y de los equipos analíticos preci-
sos permite detectar concentraciones muy bajas de
plaguicidas o de sus metabolitos, lo que hace posible
en cierto grado asegurar un suministro constante de
alimentos de calidad; adicionalmente, debe realizarse
la revisión y la actualización de los LMRP para la
combinación plaguicida-cultivo en varios productos;
asimismo, debe efectuarse un monitoreo permanente
que proporcione resultados confables y permita esta
-
blecer políticas de comercialización, movilidad, uso
y manejo de plaguicidas, así como una disminución
de riesgos.
REFERENCIAS
Ahmed F. E. (2001). Analyses of pesticides and their
metabolites in foods and drinks.Trends Anal. Chem.
20, 649-661.
Albert L. A. (2005). Panorama de los plaguicidas en
México. Revista de Toxicología en Línea. http://www.
sertox.com.ar/retel/n08/01.pdf
01/05/2013.
Albero B., Sánchez-Brunete C. y Tadeo J. L. (2005).
Multiresidue determination of pesticides in juice by
soil-phase extraction and gas chromatography-mass
spectrometry. Talanta 66, 917-924.
Aldama A. C. (2008). Límites Máximos de residuos
e intervalos de seguridad de plaguicidas en tuna,
Opuntia fcus-indica. Tesis de doctorado. Postgrado
de Fitosanidad Entomología y Acarología. Colegio de
Postgraduados. Montecillo. México.
Aldana L., Tsutsumi V., Craigmill A., Silveira M. I. y
González de Mejia E. (2001) A-tocopherol modulates
liver toxicity of the pyrethroidcypermethrin. Toxicol.
Lett. 125, 107-116.
Aldana-Madrid M. L., Valenzuela-Quintanar A. I.,
Silveira-Gramont M. I., Rodríguez-Olibarría G.,
Grajeda-Cota P., Zuno-Floriano F. G. y Miller M. G.
(2011). Residual pyrethroids in fresh horticultural
products in Sonora. Mexico. Bull. Environ. Contam.
Toxicol. 87,436-439.
Alder L., Greulich K., Günther K., Kempe G., Bärbel, V. y
Vieth B. (2006). Residue analysis of 500 high priority
pesticides: Better by GC-MS or LC-MS/MS? Mass
Spectrom. Rev. 25, 838-865.
Ambrus Á., Füzesi I., Susán M., Dobi D., Lantos J., Zakar
F. Korsós I., Oláh J., Beke B. B. y Katavics L. (2005):
CUADRO V.
RESULTADOS DE EVALUACIÓN DE RESIDUOS DE PLAGUICIDAS EN PRODUCTOS HORTÍCOLAS
EN MÉXICO
Grupo de análisis
Estado
Producto
Muestras
analizadas
sin residuos (%)
con residuos
–LMRP (%)
Organofosforados (diazinón,
disistón, metil-paratión,
malatión, etión)
1
Sonora
Tomate, cebolla,
brócoli, chile
calabaza
32
97
3
Organoclorados
2
Puebla
Zanahoria
50
0
100
Organfosforados (diazinón,
malatión, fentión, paratión,
clorfenvinfos, etión)
3
D.F.
Brócoli
23
13
87
Organosfosoforados
(clorpirifos etílico, ometoato,
dimetoato, paratión metílico,
malatión), piretroides
(bifentrina)
4
Estado de
México
Nopal verdura
24
58
42
Multiresiduo
5
Nacional
Hortalizas varias
14 212
48
52
Piretroides
6
Sonora
Hortalizas varias
345
91
9
Multiresiduos
7
Nacional
Hortalizas y frutas
633
41
59
1
Valenzuela-Quintanar
et al
. 2006
2
Waliszewski
et al
. 2008
3
Pérez
et al
. 2009
4
Martínez, 2011
5
Galt 2009 (muestreo de hortalizas importadas a Estados Unidos entre 1996 y 2006)
6
Aldana- Madrid
et al
. 2011
7
SENASICA (2013) Programa Nacional de Monitoreo de Residuos de Plaguicidas, resultados del periodo 2005-2007
M.A. Pérez
et al.
60
A cost-effective screening method for pesticide resi-
due analysis in fruits, vegetables, and cereal grains. J.
Environ. Sci. Heal. B. 40, 297-339.
Ambrus A. y Their H. P. (1986). Application of multiresi-
due procedures in pesticides residue analysis. Pure.
Appl. Chem. 58, 1035-1062.
Atreya N. (2006). Chemophobia—pesticide residues in
food. Outlooks on Pest Management 17, 242.
Ayotte P., Giroux S., Dewailly E, Hern
ández Ávila M.,
Farías P. Danis R. y Villanueva Díaz C. (2001). DDT
spraying for malaria control and reproductive function
in Mexican men. Epidemiology 12, 366-367.
Baig S. A., Akhtera A. N., Ashfaq M. y Asi M. R. (2009).
Determination of the organophosphorus pesticide in
vegetables by high-performance liquid chromatog-
raphy. American-Eurasian J. Agric. Environ. Sci. 6,
513-519.
Banerjee K., Utture S., Dasgupta S., Kandaswamy C.,
Pradhan S., Kulkarni S. y Adsule P. (2012). Multi
-
residue determination of 375 organic contaminants
including pesticides, polychlorinated biphenyls and
polyaromatic hydrocarbons in fruits and vegetables by
gas chromatography-triple quadrupole mass spectrom-
etry with introduction of semi-quantiFcation approach.
J. Chromatogr. A 1270, 283-295.
Barrett K. A. y McBride M. B. (2006). Trace element
mobilization in soils by glyphosate. Soil Sci. Soc. Am.
J. 70, 1882-1888.
Bejarano G. F. (1993). El uso de plaguicidas y la política
del Estado Mexicano. Tesis de maestría. Centro de Es-
tudios del Desarrollo Rural. Colegio de Postgraduados.
Montecillo. México.
Bempah C. K., Buah-KwoFe A., Enimil E., Blewub B. y
Agyei-Martey G. (2012). Residues of organochlorine
pesticides in vegetables marketed in Greater Accra
Region of Ghana. ±ood Control 25, 537-542.
Borchers A., Teuber S., Keen C. L. y Gershwin M. E. (2010).
±ood Safety. Clinic. Rev. Allerg. Immunol. 39, 95-141.
Braun H. E., McEwen ±. L. y ±rank R. (1975). Residues
of chlorpyriphos and leptophos in three Feld-treated
vegetable crops. Can. J. Plant Sci. 55, 133-137.
Camino-Sánchez ±. J., Zafra-Gómez A., Oliver-Rodríguez
B., Ballesteros O., Navalon A., Crovetto G. y Vílchez
J. L. (2011). UNE_EN ISO/IEC 17025:2005 accredited
method for the determination of 121 pesticide residues
in fruits and vegetables by gas chromatography-
tandem mass spectrometry. J. Food Compos. Anal.
24, 427-440.
Carabias-Martínez R., Rodríguez-Gonzalo E., Miranda-
Cruz E., Domínguez-Álvarez J. y Hernández-Méndez
J. (2007). Sensitive determination of herbicides in food
samples by nonaqueous CE using pressurized liquid
extraction. Electrophoresis 28, 3606-3616.
Caseley J.C. (1996). Herbicidas. En: Manejo de malezas
para países en desarrollo. Estudio: Producción y protec-
ción vegetal. (R. Labrada, J.C. Caseley
y C. Parker,
Eds.). Organización de las Naciones Unidas para la
Agricultura y la Alimentación (FAO) No. 120. Roma,
Italia. 403 pp.
Carlson R. (1962). Silent spring. Houghton Mif²in. Cam
-
bridge. Boston, 368 pp.
Cervera M. I., Medina C., Portolés T., Pitarch E., Beltrán
J., Serrahima E., Pineda L., Muñoz G., Centrich ±.
y Hernández F. (2010). Multi-residue determination
of 130 multiclass pesticides in fruits and vegetables
by gas chromatography coupled to triple quadrupole
tandem mass spectrometry. Anal. Bioanal. Chem. 397,
2873-2891.
Cessna A. J. (1998). Metribuzin residues in lentil follow-
ing postemergence application. Can. J. Plant Sci. 78,
167-169.
Cessna A. J., Darwent A. L., Townley-Smith L., Harker
K. N. y Kirkland K. J. (2002). Residues of glyphosate
and its metabolite AMPA in Feld pea, barley and ²ax
seed following preharvest applications. Can. J. Plant
Sci. 82, 485-489.
Chai M. K. y Tan G. H. (2009). Validation of a headspace
solid-phase microextraction procedure with gas
chromatography-electron capture detection of pesti-
cide residues in fruits and vegetables. Food Chem.
117, 561-567.
Cibrián T. J., Aldama A. C. y Fierro C. J. M. (2008). Nopal
tunero: plagas y residuos de plaguicidas. Colegio de
Postgraduados. Montecillo, México, 54 pp.
CICOPLA±EST (2004). Cat
á
logo OFcial de Plaguicidas,
México. Comisión Intersecretarial para el Control
del Proceso y Uso de Plaguicidas, Fertilizantes y
Sustancias Tóxicas. Secretaría de Salud. Secretaría
de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y
Alimentación. Secretaría de Medio Ambiente y Recur
-
sos Naturales. México.
CO±EPRIS (2013). Cat
álogo de plaguicidas [en línea].
cidas%20y%20Fertilizantes/CatalogoPlaguicidas.
aspx15/04/2013
Cooper J. y Dobson H. (2007). The beneFts of pesticides
to mankind and the environment. Crop Prot. 26, 1337-
1348.
Corté
s J., Sánchez R., Díaz-Plaza E., Villen, J. y Vázquez,
A. (2006). Large volume GC Injection for the analysis
of organophosphorus pesticides in vegetables using the
through oven transfer adsorption desorption (TOTAD)
Interface. J. Agric. ±ood Chem. 54, 1997-2002.
Cortinas de Nava C. (2007). Situación en México de las
existencias de plaguicidas sujetos al Convenio de Es-
tocolmo. INE. México, D.F. [en línea]. http://siscop.
RESIDUOS DE PLAGUICIDAS EN HORTALIZAS: PROBLEMÁTICA Y RIESGO EN MÉXICO
61
ine.gob.mx/descargas/diagnos/diag_situacion_plagui-
cidas_convenio_estocolmo.pdf 15/04/2013
De la Cruz V. M., Palero S. J. M., Lucena R. R. Cárdenas
A. S. y Valcárcel C. M. (2012). Análisis de la directiva
europea 98/83/CE: Paradigma de la justifcación y
establecimiento de los valores paramétricos. El caso
concreto de los plaguicidas. Rev. Esp. Salud Pública
86, 21-35.
De Jager C., Farias P., Barraza-Villarreal A., Avila M.,
Ayotte P.,Dewailly E., Dombrowski C., Rousseau F.,
Díaz V. y Bailey J. (2006) Reduced seminal parameters
associated with environmental DDT exposure and
p,p’-DDE concentrations in men in Chiapas, Mexico:
A cross-sectional study. J. Androl. 27,16-27.
DG SANCO (2013). EU Pesticides database.Pesticide resi
-
public/index.cFm?event=substance.selection&ch=1
15/02/2013.
Dinham B. (2003). Growing vegetables in developing
countries for local urban populations and export mar-
kets: problems confronting small-scale producers. Pest.
Manag. Sci. 59, 575-582.
Eddleston M., Karalliedde L., Buckley N., Fernando R.,
Hutchinson G., Isbister G., Konradsen F., Murray
D., Piola J.C., Senanayake N., SheriFF R., Singh S.,
Siwach S.B. y Smit L. (2002). Pesticide poisoning in
the developing world a minimum pesticide list. The
Lancet 360, 1163-1167.
EEC Directive (1991). 91/414/EEC, Council directive of
15 July 1991 concerning the placing of plant protection
products on the market. OFfcial JournalL 230.
Escuderos-Morenas M. L., Santos-Delgado M. J. Rubio-
Barroso S. y Polo-Diez L. M. (2003). Direct determi
-
nation of monolinuron, linuron and chlorbromuron
residues in potato samples by gas chromatography
with nitrogen-phosphorus detection. J. Chromatogr.
A 1011, 143-153.
Ewald J. A. y Aebischer N. J. (2000). Trend in pesticide use
and eFfcacy during 26 years oF changing agriculture in
southern England.Environ. Monit. Assess. 64, 493-529.
±AO-OMS (2013). Normas Alimentarias. Codex alimen
-
tarius. Residuos de plaguicidas en los alimentos y
piensos. [en línea]. http://www.codexalimentarius.net/
pestres/data/pesticides/index.html 15/04/2013.
±AS (2013). Pesticide MRL Database [en línea]. http://
www.mrldatabase.com/ 15/04/2013.
Fenik J., Tankiewicz M. y Biziuk M. (2011). Properties
and determination of pesticides in fruits and vegetables.
Trends Anal. Chem. 30, 814-826.
Ferrer I. Thurman E. M. y Zweigenbaum J. (2011). LC/
TO±-MS analysis oF pesticides in Fruits and vegetables:
the emerging role of accurate mass in the unambiguous
identifcation oF pesticides in Food. En: Mass Spec
-
trometry in ±ood SaFety. Series Methods in Molecular
Biology, 747. (J. Zweigenbaum, Ed.). Humana Press,
Wilmington, DE, pp 193-218.
±illion J., Sauve ±. y Selwyn J. (2000). Multiresidue
method for the determination of residues of 251 pesti-
cides in fruits and vegetables by gas chromatography/
mass spectrometry and liquid chromatography with
²uorescence detection. J. AOAC Int. 83, 698-713.
Finlayson D. G., Williams I. H., Brown M. J. y Cambell
C. J. (1976).Translocation and persistence oF topically
applied diazinon and phorate in beans. Can. J. Plant
Sci. 56, 947-952.
Fontcuberta M., Villalbí J.F., Martínez M., Centrich F.,
Serrahima E., Pineda L, Duran J. y Casas C. (2008).
Chlorinated organic pesticides in marketed food:
Barcelona, 2001-06. Sci. Total Environ. 389, 52-57.
Fuentes E., Báez M. E. y Díaz J. (2009). Microwave-
assisted extraction at atmospheric pressure coupled
to different clean-up methods for the determination
of organophosphorus pesticides in olive and avocado
oil. J. Chromatogr. A 1216, 8859- 8866.
Galt E. R. (2009). Overlap oF US ±DA residue tests and
pesticides used on imported vegetables: Empirical
fndings and policy recommendations. ±ood Policy
34, 468-476.
García-Gutiérrez C. y Rodríguez-Meza G. D. (2012).
Problemática y riesgo ambiental por el uso plaguicidas
en Sinaloa. Ra Ximhai 8, 1-10.
Garrido ±. A., Martínez V. J. L., López L. T., Cortés A. S.
y Martínez S. I. (2004). (2004). Monitoring multi-class
pesticide residues in fresh fruits and vegetables by liq-
uid chromatography with tandem mass spectrometry.
J. Chromatogr. A, 1048,199-206.
Godínez M. E. (2005). Análisis de residuos de pestici-
das en muestras de tomate de cáscara y col. Tesis de
licenciatura. Escuela de Ciencias. Departamento de
Química y Biología. Universidad de las Américas
Puebla. Puebla, México.
González-Arias C. A., Robledo-Marenco M. L., Medina-
Díaz I. M., Velázquez-Fernández J. B., Girón-Pérez M.
I., Quintanilla-Vega B., Ostrosky-Wegman P., Pérez-
Herrera N. E. y Rojas-García A. E. (2010). Patrón de
uso y venta de plaguicidas en Nayarit, México. Rev.
Int. Contam. Ambient. 26, 221-228.
González-Rodríguez R. M., Rial-Otero R., Cancho-Grande
B y Simal-Gándara J. (2008). Determination oF 23
pesticide residues in leafy vegetables using gas chro-
matography-ion trap mass spectrometry and analyte
protectants. J. Chromatogr. A, 1196-1197, 100-109.
Grajeda-Cota P., Ramírez-Mares M. V. y González de
Mejía E. (2004). Vitamin C protects against in vitro
cytotoxicity of cypermethrin in rat hepatocytes. Toxi-
col. In Vitro 18, 13-19.
M.A. Pérez
et al.
62
Guitart R. (2013). Residuos de plaguicidas en alimentos.
culo1534.pdf 01/05/2013.
Guo-Fang P., Chun-Lin F., Yong-Ming L., Yan-Zhong C.,
Jin-Jie Z., Xue-Min L., Zeng-Yin L., Yan-Pingwu y
Tong-Tong G. (2006). Determination of residues of 446
pesticides in fruits and vegetables by three-cartridge
solid-phase extraction-gas chromatography-mass
spectrometry and liquid chromatography-tandemmass
spectrometry. J. AOAC Int. 89, 740-771.
Hirahara Y., Kimura M., Inoue T., Uchikawa S., Otani S.,
Haganuma A., Matsumoto M., Hirata A., Maruyama
S., Iizuka T., Ukyo M., Ota M., Hirose H., Suzuki S. y
Uchida Y. (2005). Validation of multiresidue screening
methods for the determination of 186 pesticides in 11
agricultural products using gas chromatography (GC).
J. Health Sci. 51, 617-627.
Hjorth K., Johansen K., Holen B., Andersson A.,
Christensen H. B., Siivinen K., y Toome M. (2011).
Pesticide residues in fruits and vegetables from
South America - A Nordic project. Food Control 22,
1701-1706.
INE (2013). Sistema de Consulta de Plaguicidas. Lista de
Plaguicidas Prohibidos en México [en línea]. http://
www2.inecc.gob.mx/sistemas/plaguicidas/lprohibi.
html 15/04/2013
Infoagro (2013). Límite máximo de residuos en la legis-
lación de Estados Unidos de América. [en linea]. http://
www.infoagro.com/abonos/lmr_eeuu_usa_materia.
asp?id=204 15/04/2013.
Jansson C., Pihlström T., Österdahl B-G. y Markides K.
E. (2004). A new multi-residue method for analysis of
pesticide residues in fruit and vegetables using liquid
chromatography with tandem mass spectrometric
detection. J. Chromatogr. A 1023, 93-104.
Koepke R., Warner M., Petreas M., Cabria A., Danis
R.,Hernández M. y Eskenasy B. (2004) Serum DDT
and DDE levels in pregnant women of Chiapas,
Mexico. Arch Environ Health 2004, 59, 559-565.
Kmellár B., Fodor P., Pareja L., Ferrer C., Martínez-Uroz
M. A., Valverde A. y Fernandez-Alba A. R. (2008).
Validation and uncertainty study of a comprehensive
list of 160 pesticide residues in multi-class vegetables
by liquid chromatography-tandem mass spectrometry.
J. Chromatogr. A 1215, 37-50.
Labrada R., Caseley J. C. y Parker, C. (1996). Manejo de
malezas en países en desarrollo. Estudio. Producción
y protección vegetal. Organización de las Naciones
Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO)
Nº 120. Roma, Italia, 403 pp.
Lambropoulou D. A. y Albanis T. A. (2007). Methods
of sample preparation for determination of pesticide
residues in food matrices by chromatography-mas
spectrometry-based techniques: a review. Anal. Bio-
anal. Chem. 389, 1663-1683.
Lehotay S. J. (2005). Validation of a fast and easy method
for the determination of residues from 229 pesticides
in fruits and vegetables using gas and liquid chroma-
tography and mass spectrometric detection. J. AOAC
Int. 88, 595-614.
Mandal K. y Singh B. (2010). Magnitude and frequency of
pesticide residues in farmgate samples of cauli±ower
in Punjab, India.Bull. Environ. Contam. Toxicol. 85,
423-426.
Martínez M. T. O. (2011). Calidad sanitaria en la pro-
ducción de nopal verdura (Opuntia sp) en Otumba,
México. Tesis de doctorado. Postgrado de Fitosanidad
Entomología y Acarología. Colegio de Postgraduados.
Montecillo. México.
Martínez-Salinas R.I., Pérez-Maldonado I.N., Batres-Es
-
quivel L.E., Flores-Ramírez R. y Díaz-Barriga F. (2011).
Assessment of DDT, DDE, and 1-hydroxypyrene levels
in blood and urine samples in children from Chiapas
Mexico. Environ. Sci. Pollut. R. 19, 2658-2666.
Meza-Montenegro M. Valenzuela-Quintanar A. I. Bal-
deras-Corte J. Y
áñez-Estrada L., Gutiérrez-Coronado
M. L., Cuevas-Robles A. y Gandol² A. J. (2013). Expo
-
sure assessment of organochlorine pesticides, arsenic,
and lead in children from the major agricultural areas
in Sonora, Mexico. Arch. Environ. Contam. Toxicol.
64, 519-527.
Moreno M. J. A. y López L. M. G. (2005). Desarrollo
agrícola y uso de agroquímicos en el Valle de Mexicali.
Estudios Fronterizos 6, 119-153.
Motohashi, N., Nagashima H., Párkányi C., Subrahman
-
yan B. y Zhang G-W. (1996). Of²icial multiresidue
methods of pesticide analysis in vegetables, fruits and
soil.J. Chromatogr. A 754, 333-346.
Mu
ñoz C. P. y Avila S. F. (2005). Los efectos de un
impuesto ambiental a los plaguicidas en México.
Gaceta Ecológica 74, 43-53.
Musaiger A.O., Al-Jedah J.H. y D’ Zousa R. (2008). Ocur-
rence of contaminants in foods commonly consumed
in Bahrain. Food Control 19, 854-861.
OMS (1990). Plaguicidas. Informe Técnico No. 12. Orga
-
nización Mundial de la Salud. Ginebra.
Ongley E. D. (1997). Lucha Contra la Contaminación
Agrícola de los Recursos Hídricos. Estudio FAO Riego
y Drenaje – 55. FAO. Roma, Italia, 126 pp.
Ortelli D., Edder P. y Corvi C. (2004). Multiresidue
analysis of 74 pesticides in fruits and vegetables by
liquid chromatography-electrospray-tandem mass
spectrometry. Anal. Chim. Acta 520, 33-45.
Paoletti M. y Pimentel D. (2000). Environmental risks of
pesticides versus genetic engineering for agricultural
pest control. J. Agr. Environ. Ethic 12, 279-303.
RESIDUOS DE PLAGUICIDAS EN HORTALIZAS: PROBLEMÁTICA Y RIESGO EN MÉXICO
63
Pérez M. A., Segura A., García R., Colinas T., Pérez
M., Vázquez A. y Navarro H. (2009). Residuos de
plaguicidas organofosforados en cabezuela de brócoli
(Brassica oleracea)
determinados por cromatografía
de gases. Rev. Int. Contam. Ambient. 25, 103-110.
Pérez O. M. A., Navarro-Garza H. y Miranda-Cruz E.
(2011). Use of pesticides for vegetable crops in Mexi-
co. En: Pesticides in the Modern World-Pesticides Use
and Management (M. Stoytcheva, Ed.). InTech Cro
-
acia, pp 97-118 [en línea]. http://www.intechopen.com/
books/pesticides-in-the-modern-world-pesticides-use-
and-management/use-of-pesticides-for-vegetable-
crops-in-mexico.
Poustka J., Holadová K. y Hajšová J. (2003). Applica-
tion of supercritical Fuid extraction in multi-residue
pesticide analysis of plant matrices. Eur. Food. Res.
Technol. 216, 68-74.
Repetto M. (1995) Toxicología avanzada. Díaz de Santos.
Madrid, España. 636 pp.
Rodríguez-Gonzalo E., Carabias-Martínez R., Miranda-
Cruz E., Domínguez-Álvarez J. y Hernández-Méndez
J. (2009). Ultrasonic solvent extraction and nonaque-
ous CE for the determination of herbicide residues in
potatoes. J. Sep. Sci. 32, 575-584.
Romero T. T. (2007). Potential for an improved pesticide
regulatory system in Mexico. Tesis doctoral. Imperial
College London. Reino Unido.
Romero T. T., Cortinas de Nava, C. y Gutiérrez A. V. J.
(2009). Diagnóstico nacional sobre la situación de
los contaminantes orgánicos persistentes en México.
Instituto Nacional de Ecología (INE-SEMARNAT).
México, 344 pp.
Sánchez R. A. J. (2002). Plaguicidas y ±tosanitarios.
Memorias. XIII Congreso Nacional Farmacéutico.
Granada, España. 15-18 de octubre, 2002.
Satpathy G., Kumar T. Y. y Kumar G. R. (2011). A
novel optimised and validated method for analysis of
multi-residues of pesticides in fruits and vegetables
by microwave-assisted extraction (MAE)-dispersive
solid-phase extraction (d-SPE)-retention time locked
(RTL)-gas chromatography-mass spectrometry with
Deconvolution reporting software (DRS). ²ood Chem.
127, 1300-1308.
Saunders D. S. y Harper C. (1994).Pesticides. En Prin
-
ciples and methods of toxicology (A.W. Hayes, Ed.).
Reven Press. Nueva York, pp. 389-415.
SENASICA (2013a). Programa Nacional de Monitoreo
de Residuos de Plaguicidas en Productos Agrícolas.
Resultados del Programa 2005, 2006 y 2007 [en línea].
SENASICA (2013b). Laboratorios de análisis de residuos
reconocidos por SENASICA [en línea]. http://www.
senasica.gob.mx/?id=3056 09/05/2013.
Schreinemachers P. y Tipraqsa P. (2012). Agricultural
pesticides and land use intensi±cation in high, middle
and low income countries. ²ood Policy 37, 616-626.
Sharma D., Nagpal A., Pakade Y. B. y Katnoria J. K.
(2010). Analytical methods for estimation of organo-
phosphorus pesticide residues in fruits and vegetables:
A review. Talanta 82, 1077-1089.
Sheridan S. R. y Meola R. J. (1999). Analysis of pesticide
residues in fruits, vegetables, and milk by gas chro-
matography/Tandem Mass Spectrometry. J. AOAC
Int. 82, 982-990.
Silvina J. Vilas-Ghiso D. y Liverman M. (2007). Scale,
technique and composition effects in the Mexican
agricultural sector: the inFuence of NA²TA and the
institutional environment. Int. Environ. Agreements
7, 137-169.
Soler C. y Picó Y. (2007). Recent trends in liquid chro
-
matography-tandem mass spectrometry to determine
pesticides and their metabolites in food. Trends in Anal.
Chem. 26, 103-115.
Souza J. (2012). Los conFictos ambientales en las áreas
periurbanas bonaerenses: la utilización de agrotóxicos
y la propuesta agroecológica. Red de Acción contra
Plaguicidas-América Latina. [en línea]. http://www.
rap-al.org/articulos_files/Conflictos_Ambientales_
Plaguicidas_JSC.pdf 10/05/2013.
Stajnbaher D. y Zupančič-Kralj L. (2003). Multiresidue
method for determination of 90 pesticides in fresh fruits
and vegetables using solid-phase extraction and gas
chromatography-mass spectrometry. J. Chromatogr.
A 1015, 185-198.
Stephenson G. R., Phatak S. C., Makowski R. y Bouw W.J.
(1980). Phytotoxic interactions involving metribuzin
and other pesticides in tomatoes. Can. J. Plant. Sci.
60, 167-l75.
Stoytcheva M. y Zlatev R. (2011). Organophosphorus
pesticides analysis. En: Pesticides in the modern world
- Trends in Pesticides Analysis (M. Stoytcheva, Ed.).
InTech, Croacia, pp 143-164 [en línea]. http://www.
intechopen.com/books/pesticides-in-the-modern-
world-trends-in-pesticides-analysis/organophospho-
rus-pesticides-analysis
Sungura S. y Tunur Ç. (2012). Investigation of pesticide
residues in vegetables and fruits grown in various
regions of Hatay, Turkey.Food Addit.Contam. B 5,
265-267.
Tekel J., y Hatrik Š (1996). Pesticide residue analyses in
plant material by chromatographic methods: clean-up
procedures and selective detectors. J. Chromatogr. A
754, 397-410.
The Japan Food Chemical Research Foundation (2013).
Positive List System for Agricultural Chemical Resi
-
dues in Foods. Maximum Residue Limits (MRLs) List
M.A. Pérez
et al.
64
of Agricultural Chemicals in Foods [en línea]. http://
www.m5.ws001.squarestart.ne.jp/foundation/search.
html 15/04/2013
Tomlin C. D. S. 2003.The pesticide manual - A world
compendium. 13a. ed. British Crop Protection Council
(BCPC).Hampshire, U.K., 1457 pp.
Trejo-Acevedo A., Norma Rivero-Pérez N., Flores-
Ramirez R., Orta-García S. T., Pruneda-Álvarez L. G.,
y Pérez-Maldonado I. N. (2012). Assessment of the lev-
els of hexachlorocyclohexane in blood samples from
Mexico. Bull. Environ. Contam. Toxicol. 88, 833-837.
Valenzuela-Quintanar A. I., Armenta-Corral R., Moreno-
Villa E., Gutiérrez-Coronado L., Grajeda-Cota P. y
Orantes-Arenas C. (2006). Optimization and validation
of a method based on matrix solid-phase dispersion for
organophosphorus pesticides in vegetables. Rec. Fac.
Agron. (LUZ). 23, 460-470.
van der Hoff G.R. y van Zoonen P. (1999). Trace analysis
of pesticides by gas chromatography. Chromatogr. A
843, 301-332.
van Pinxteren M., Bauer C. y Popp P. (2009). High
performance liquid chromatography-tandem mass
spectrometry for the analysis of 10 pesticides in water:
A comparison between membrane-assisted solvent
extraction and solid phase extraction. J. Chromatogr.
A 1216, 5800-5806.
von Stryk, F. G. y Jarvis W. R. (1978). Residues of man
-
cozeb, maneband ethylenethiourea in fungicide-treated
±eld and greenhouse tomatoes. Can. J. Plant. Sci. 58,
623-629.
Waliszewski S. M., Caba M., Herrero-Mercado M.,
Saldariaga-Noreña H., Meza E., Zepeda R., Martínez-
Valenzuela C., Infanzón R., y Hernández-Chalate
F. (2011). Monitoring of Organochlorine Pesticide
Residue Levels in Adipose Tissue of Veracruz, Mexico
Inhabitants. Bull. Environ. Contam. Toxicol. 87, 539-
544.
Waliszewski S. M., Carvajal O., Gómez-Arroyo S.,
Amador-Muñuz O., Villalobos-Pietrini R., Hayward-
Jones P.M., Valencia-Quintana R. (2008). DDT and
HCH isomer levels in soils, carrot root and carrot leaf
samples. Bull. Environ. Contam. Toxicol. 81, 343-347.
Watts M. (2012). Cosechas más sanas. Los plaguicidas al-
tamente peligrosos deberían ser prohibidos. Chemical
Watch. Consejera Cientí±ca Asia-Paci±co de Pesticide
Action Network [en línea]. http://www.rap-al.org/
articulos_files/Plaguicidas%20HHPs_MW_2012_.
pdf 04/04/2013
World Bank / The International Bank for Reconstruction
and Development (2007). Agriculture for Develop
-
ment. World development report 2008. World Bank,
Washington, D.C. U.S.A., 355 pp.
Yavasoglu A., Sayum F., Uyamkgil Y., Turgut M. y Kara
-
bay-Yavasoglu U.N. (2006) Thepyrethroidcyperme
-
thrin-induced biochemical and histological alterations
in rat liver. J. Health Sci. 52, 774-780.
Yu-feng S., Xiao L. y Feng-Shan R. 2011.Variability of
Pesticide Residues in Vegetables from the Market-
places in Jinan City. Agricultural Sciences in China
10, 1646-1652.
logo_pie_uaemex.mx