Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Rev. Int. Contam. Ambie. 29 (Número especial sobre plaguicidas) 121-131
NIVELES DE PLAGUICIDAS ORGANOCLORADOS EN HABITANTES DE MÉXICO
Stefan M. WALISZEWSKI
1*
, Mario CABA
1
, Sandra GOMEZ-ARROYO
2
,
Rafael VILLALOBOS-PIETRINI
2
, Armando MARTINEZ
1
, Rafael VALENCIA-QUINTANA
3
,
Mario E. LOZANO FLORES
4
y Marco A. REGALADO TORRES
4
1
Centro de Investigaciones Biomédicas, Universidad Veracruzana, Xalapa, Veracruz México
2
Centro de Ciencias de la Atmósfera, Universidad Nacional Autónoma de México, México DF
3
Universidad Autónoma de Tlaxcala, Tlaxcala, México
4
Hospital General ISSSTE, Veracruz, México
* Autor responsable: swal@uv.mx
(Recibido agosto 2013, aceptado agosto 2013)
Palabras clave: aplicaciones sanitarias, tejido adiposo humano, suergo sanguíneo, contaminación de alimentos
RESUMEN
Por su estructura química los plaguicidas organoclorados son resistentes a la degradación
ambiental y metabólica lo que se refeja en su persistencia. En consecuencia, la expo
-
sición a sus residuos se origina de aplicaciones pasadas procedentes de suelos, polvos,
aire y alimentos. Se almacenan principalmente en tejidos ricos en grasa y se transportan
a través de las grasas y de las lipoproteínas circulantes del organismo. Los resultados de
estudios de monitoreo revelan evidencias de su presencia en tejido adiposo humano y
suero sanguineo, cuyos niveles dependen del sexo, de su procedencia y de la edad. Los
resultados de una revisión bibliográFca de monitoreo humano entre los habitantes de los
estados de Veracruz, Puebla, Tabasco, Chiapas y Oaxaca muestran presencia de residuos de
plaguicidas organoclorados en los habitantes de México. El grado de exposición depende
de la población y su historial de aplicaciones sanitarias. El análisis de resultados muestra
casos de exposición extrema, debido a los focos de contaminación a estos compuestos y
una tendencia de disminución con el tiempo en sus concentraciones.
Key words: sanitary applications, human lipid tissues, blood serum, food contamination
ABSTRACT
Organochlorine pesticides have a chemical structure which promotes the resistance to en-
vironmental degradation and metabolism, refected by their persistence in the environment.
In consequence, although they are no longer used, are released to the environment and
the exposure to these residues is provided from contaminated soils, dusts, air and foods.
After exposure, they are stored in lipid rich tissues and transported through circulating
lipids and lipoproteins in the organism. The results of monitoring studies of the states
of Veracruz, Puebla, Tabasco, Chiapas and Oaxaca reveal evidences of their presence in
human body which levels depends on sex, origin and age of inhabitants. The compari-
sons indicate that inhabitant exposures depend on frequencies of their historical sanitary
applications. The review of monitoring studies is focused in cases of extreme exposition
and a decreased time tendency in the concentrations of these pesticides.
Septiembre 2013
S.M. Waliszewski
et al.
122
INTRODUCCIÓN
Los plaguicidas organoclorados representa-
dos por el diclorodifenil-tricloroetano (DDT) y el
hexaclorociclohexano (HCH) son compuestos que
fueron ampliamente utilizados a nivel mundial para
actividades agrícolas y para el control de vectores
de enfermedades como el paludismo. Debido a la
estructura química de su molécula, son compuestos
resistentes a la degradación ambiental y metabólica
que se refeja en su persistencia en el ambiente (Mre
-
ma
et al
. 2013). En consecuencia, la exposición a sus
residuos procedentes de aplicaciones pasadas puede
llegar a ser crónica (Eskenazi
et al
. 2009, Ricking y
Schwarzbauer 2012, Androutsopoulos
et al
. 2013). A
pesar de su lenta degradación en el ambiente, frecuen-
temente se biotransforman en metabolitos lipofílicos
que también son persistentes (Smith
et al
. 2012).
Debido a estas propiedades, los residuos de pla-
guicidas organoclorados y sus metabolitos se han
determinado en todos los compartimientos ambien-
tales (aire, agua, sedimentos, suelos) del mundo,
incluyendo aquellos que están muy alejados del sitio
original de su liberación ambiental (Laird
et al.
2013),
su presencia se ha encontrado en organismos de todos
los niveles tróFcos, desde el plancton hasta las ba
-
llenas y animales de zonas polares, lo que corrobora
su capacidad de bioampliFcación y bioacumulaci
ón
(Guglielmo
et al
. 2009, Haraguchi
et al
. 2009, Pat-
terson
et al
. 2009, Manaca
et al
. 2011).
A causa de sus propiedades lipofílicas se alma-
cenan principalmente en tejidos ricos en grasa y se
transportan a través de las grasas y las lipoproteínas
circulantes del organismo. Los efectos tóxicos aso-
ciados con la exposición al DDT y a sus metaboli-
tos reportados en humanos, son daños genéticos y
hepáticos, así como efectos reproductivos (ATSDR
2001). La exposición aguda a este insecticida se ha
relacionado con síntomas neurológicos, como pares-
tesias, convulsiones, temblores e hiperexcitabilidad
(ATSDR 2001). El efecto cancerígeno del DDT aún
no está bien corroborado. En humanos, ocurre una
posible asociación con cáncer mamario, aunque no
ha sido conFrmada (Waliszewski
et al
. 2003, Itoh
et al
. 2009, Shakeel
et al
. 2010, Cohn 2011). Con
respecto al daño inmunológico, el DDT ha mostrado
ser inmunosupresor (Dewailly
et al
. 2000, Nagayama
et al
. 2007, Dutta
et al
. 2008). Varios estudios han
demostrado que la exposición a
pp
’DDT,
pp
’DDE
y
pp
’DDD indujo la muerte celular programada
(apoptosis) en células mononucleares sanguíneas
periféricas de niños residentes en el sureste mexicano
(Pérez-Maldonado
et al
. 2011). En otra investigación
realizada en mujeres en edad reproductiva y residen-
tes de una zona de paludismo endémico, se ha obser-
vado una asociación positiva entre la concentración
plasmática de DDE y la magnitud del daño al ADN
(Yáñez
et al
. 2004).
El escenario actual de la exposición, es la crónica
a los residuos. Estos insecticidas, están prohibidos
en México desde 1999 y no se emplean, sin embar-
go, los resultados de estudios de monitoreo revelan
evidencias de su presencia en muestras de suelo
superFcial, de alimentos y en humanos (Yáñez
et al
.
2002, Waliszewski
et al
. 2011, 2012a, 2012b). Los
suelos en interiores (viviendas fumigadas) y en exte-
riores forman la fuente de contaminación permanente
para los habitantes. De esta manera, el insecticida se
incorpora a la cadena alimenticia, presentando un
efecto de bioacumulación (absorción y su retención
por el organismo) y de bioampliFcación incremen
-
tando la concentración en los tejidos de los organismos
sucesivos (Calow 1993). Estos fenómenos explican
la presencia del DDT y sus metabolitos en inverte-
brados, peces, aves y humanos. Tomando en cuenta
estas propiedades, la ingesta de alimentos grasos de
procedencia animal puede ser considerada una fuente
de exposición no sólo para las comunidades endémicas
de paludismo, sino también para la población en gene-
ral. Los resultados de monitoreo refuerzan la hipótesis
de que el alimento de origen animal, el aire respirado
(Alegria
et al
. 2008, Wong
et al
. 2008) y el polvo de
superFcies dom
ésticas son fuentes importantes de
exposición a estos contaminantes (Martínez-Salinas
et al
. 2011, Santiago y Cayetano 2011).
Existen pocos estudios de monitoreo que muestren
la extensión de niveles de plaguicidas organoclorados
en áreas en las que fueron aplicados exclusivamente
para controlar la malaria y los ectoparásitos (Herrero
Mercado
et al
. 2010, 2011). Por ello, se recopilaron
los datos de estudios de monitoreo humano, del te-
jido adiposo, en los habitantes de Veracruz, Puebla
y Tabasco y de sangre de Chiapas, Oaxaca, Tabasco
y Veracruz para determinar la extensión y el grado
de exposición a los residuos de plaguicidas orga-
noclorados, su permanencia después de 10 años de
prohibición de su uso y para comparar los niveles
determinados entre los habitantes de estos estados.
NIVELES DE PLAGUICIDAS
ORGANOCLORADOS EN TEJIDO
ADIPOSO HUMANO DE HABITANTES DE
VERACRUZ, PUEBLA Y TABASCO
El estudio de biomonitoreo que utiliza muestras hu-
manas es el idóneo para evaluar el grado de exposición
NIVELES DE PLAGUICIDAS ORGANOCLORADOS EN HABITANTES DE MEXICO
123
ambiental y establecer el riesgo para la salud, así como
para implementar las políticas de salud. Los niveles
determinados de contaminantes en el cuerpo humano
no siempre revelan el pico de concentraciones, como
en el caso de los plaguicidas organoclorados cuando
hay una exposición poco frecuente. Las muestras
biológicas para el estudio del biomonitoreo humano
se pueden obtener durante las autopsias o las cirugías
hospitalarias. Éstas son importantes para los estudios
toxicológicos porque constituyen una alternativa en el
proceso de evaluación de los biomarcadores de exposi-
ción (Canales Aguirre
et al.
2011, Mussali-Galante
et
al.
2013). Asimismo, la muestra que se complementa
con datos adicionales sobre el paciente favorece la
posibilidad de calcular algunos factores particulares,
relacionados con la exposición local. Ellos permiten
identifcar algunos parámetros de exposición, como
la toxicocinética, cambios en el grado de exposición
durante el tiempo y el monitoreo de comunidades se-
leccionadas (Smolders
et al.
2009, Herrero Mercado
et al
. 2010, 2011).
En el estudio del monitoreo realizado en los años
2010-2011 (Waliszewski
et al
. 2011, 2012a, 2012b),
se analizaron 150 muestras de tejido adiposo humano
(75 de mujeres y 75 de hombres) procedentes de cada
entidad (150 de Veracruz, 150 de Puebla y 150 de
Tabasco), en las cuales se encontró únicamente la
presencia de
β
-HCH,
pp
’DDE,
pp
’DDT y
op
’DDT.
En la población de Veracruz, en 150 muestras
de tejido adiposo, se encontró
β
-HCH,
pp
’DDE,
pp
’DDT y
op
’DDT con frecuencia de 97.3 %, 100 %,
93.3% y 99.3 %, respectivamente. El
pp
’DDE, fue
el compuesto organoclorado que registró la con-
centración media más alta de 1.643 mg/kg en base
lipídica y con rangos desde 0.042 a 7.564 mg/kg,
seguido por el insecticida
pp
’DDT de 0.227 mg/kg
en base lipídica y rangos desde 0.086 a 3.550 mg/kg.
El valor máximo (3.550 mg/kg en base lipídica)
del insecticida
pp
’DDT indica alta exposición de
la persona a los residuos de este insecticida pro-
veniente de aplicaciones pasadas que se quedaron
en su entorno habitacional. El isómero
β
-HCH del
insecticida lindano (
γ
-HCH) que es un producto de
conversión metabólica con persistencia mayor, pre-
sentó concentración media de 0.063 mg/kg en base
lipídica y corrobora su permanencia principalmente
en los alimentos de procedencia animal en Veracruz.
El isómero
op
’DDT, que constituye una impureza en
la síntesis del DDT, mostró el valor medio más bajo
de 0.022 mg/kg en base lipídica de los compuestos
organoclorados determinados (
Cuadro I
). Las edades
de los participantes fueron de 15 a 86 años con una
media de 44.8 años.
En la población de Puebla, con 150 muestras de
tejido adiposo, la presencia de
β
-HCH,
pp
’DDE,
pp
’DDT y
op
’DDT se determinó con la frecuencia
siguiente: 86.0 %, 100 %, 79.3 % y 98.0 % respec-
tivamente. El
pp
’DDE, fue también el compuesto
organoclorado con la concentración media más alta
de 0.916 mg/kg en base lipídica y rangos desde 0.012
a 3.624 mg/kg, seguido por el insecticida
pp
’DDT
de 0.083 mg/kg en base lipídica y rangos desde 0.004
a 1.130 mg/kg. El valor máximo de concentración
(1.130 mg/kg en base lipídica) del insecticida
pp
’DDT
indica también la presencia de sus residuos en el
entorno habitacional de las personas expuestas a este
insecticida. El isómero
β
-HCH mostró concentración
media de 0.073 mg/kg en base lipídica señalando su
procedencia de alimentos de origen animal. El isómero
op
’DDT, reveló el valor medio más bajo de 0.020 mg/kg
en base lipídica (
Cuadro II
). Las edades de los par-
ticipantes fueron de 3 a 96 años con una media de
47.3 años.
En la población de Tabasco, en 150 muestras de
tejido adiposo, la frecuencia de los plaguicidas or-
ganoclorados determinados fue la siguiente:
β
-HCH
58.0 %,
pp
’DDE 100 %,
pp
’DDT 96.7 % y
op
’DDT
78.7 %. El
pp
’DDE, fue el compuesto organoclorado
con la concentración media más alta de 1.034 mg/kg
en base lipídica y rangos desde 0.014 a 5.007 mg/kg,
seguido por el insecticida
pp
’DDT con 0.116 mg/kg
en base lipídica y rangos desde 0.004 a 0.994 mg/kg.
El valor máximo del insecticida
pp
’DDT es igual en
los estados de Veracruz y Puebla, su presencia en el
CUADRO I.
NIVELES (mg/kg CON BASE LIPÍDICA) DE PLAGUICIDAS
ORGANOCLORADOS EN LA POBLACIÓN DE VERACRUZ
Plaguicida
Frecuencia
±
DE
Mediana
Mínimo
Máximo
β
-HCH
97.3
0.063 ± 0.078
0.037
0.001
0.443
pp
’DDE
100
1.643 ± 1.465
1.233
0.042
7.564
op
’DDT
93.3
0.022 ± 0.022
0.016
0.002
0.160
pp
’DDT
99.3
0.227 ± 0.488
0.086
0.019
3.550
S
-DDT
1.887 ± 1.762
1.323
0.099
9.200
Edad
44.8
± 14.2
42.0
15.0
86.0
S.M. Waliszewski
et al.
124
entorno habitacional se debe a aplicaciones pasadas.
El isómero
β
-HCH marcó concentración media de
0.049 mg/kg en base lipídica y su permanencia en los
alimentos consumidos por los habitantes de Tabasco.
El isómero
op
’DDT, evidenció el valor medio más
bajo de 0.022 mg/kg en base lipídica (
Cuadro III
).
Las edades de los participantes fueron de 15 a 84
años con un promedio de 39 años, valor más bajo al
comparar las tres entidades.
Al analizar las frecuencias de la presencia de pla-
guicidas organoclorados en muestras de tejido adiposo
humano entre las tres poblaciones, en el 100 % se en-
contró el metabolito
pp
’DDE del insecticida
pp
’DDT.
Este hallazgo corrobora una extensa dispersión de este
compuesto en las poblaciones monitoreadas, así como
su permanencia en los alimentos de origen animal,
donde el insecticida
pp
’DDT fue metabolizado y
acumulado en la fase lipídica del organismo y bioam-
plifcado en la cadena alimenticia. Los tres compuestos
restantes exponen una tendencia de disminución en
su frecuencia desde Veracruz a Puebla y a Tabasco.
El isómero
β
-HCH descendió desde 97.3 % a 86.0 %
y 58.0 % respectivamente por estado. Lo mismo su-
cedió con la presencia del insecticida
pp
’DDT que se
evidenció en 99.3 %, 98.0 % y 96.7 % de las muestras,
y el
op
’DDT se encontró en 93. 3 %, 79.3 % y 78.7 %
de las muestras respectivamente.
Para poder comparar las concentraciones de pla-
guicidas organoclorados entre las tres entidades de
México (
Cuadro IV
), fue aplicado el modelo lineal
generalizado (MLG), el cual consiste en un ajuste de
ANOVA unifactorial con tres niveles de procedencia.
Las concentraciones de
β
-HCH en base lipídica en las
entidades fueron las siguientes: Veracruz 0.063 mg/kg,
Puebla 0.73 mg/kg y Tabasco 0.049 mg/kg. Al aplicar el
modelo no se encontraron diferencias estadísticamente
signifcativas (
p
>0.05) en el grado de contaminación
entre los participantes, aunque los habitantes tabasque-
ños mostraron concentraciones medias menores. Una
falta de diferencias indica la exposición comparable
a este compuesto organoclorado y los alimentos de
origen animal como la fuente principal de sus residuos.
CUADRO IV.
COMPARACIÓN DE CONCENTRACIONES (mg/kg EN BASE
LIPÍDICA) MEDIAS DE PLAGUICIDAS ORGANOCLORA-
DOS ENTRE HABITANTES DE VERACRUZ, PUEBLA Y
TABASCO
Origen
β
-HCH
pp
’DDE
op
’DDT
pp
’DDT
Veracruz
0.063 ± 0.078
1.643 ± 1.465
0.022 ± 0.022
0.227 ± 0.488
Puebla
0.073 ± 0.137
0.916 ± 0.882
0.020 ± 0.015
0.083 ± 0.103
Tabasco
0.049 ± 0.145
1.034 ± 0.864
0.022 ± 0.033
0.116 ± 0.171
CUADRO II.
NIVELES (mg/kg EN BASE LIPÍDICA) DE PLAGUICIDAS
ORGANOCLORADOS EN LA POBLACIÓN DE PUEBLA
Plaguicida
Frecuencia
±
DE
Mediana
Mínimo
Máximo
β
-HCH
86.0
0.073 ± 0.137
0.024
0.002
0.797
pp
’DDE
100
0.916 ± 0.882
0.632
0.012
3.624
op
’DDT
79.3
0.020 ± 0.015
0.016
0.002
0.076
pp
’DDT
98.0
0.083 ± 0.103
0.062
0.004
1.130
S
-DDT
1.019 ± 0.933
0.732
0.023
3.923
Edad
47.3
± 22.3
44.0
3.0
96.0
CUADRO III.
NIVELES (mg/kg EN BASE LIPÍDICA) DE PLAGUICIDAS
ORGANOCLORADOS EN LA POBLACIÓN DE TABASCO
Plaguicida
Frecuencia
± DE
Mediana
Mínimo
Máximo
β
-HCH
58.0
0.049 ± 0.145
0.012
0.001
1.067
pp
’DDE
100
1.034 ± 0.864
0.887
0.014
5.007
op
’DDT
78.7
0.022 ± 0.033
0.015
0.002
0.346
pp
’DDT
96.7
0.116 ± 0.171
0.058
0.004
0.994
S
-DDT
1.164 ± 0.967
0.969
0.017
5.089
Edad
39.0
± 15.8
36.0
15.0
84.0
NIVELES DE PLAGUICIDAS ORGANOCLORADOS EN HABITANTES DE MEXICO
125
La comparación de sus concentraciones se muestra
en la
fgura 1
marcando la media y los intervalos de
confanza. Es importante mencionar que a pesar de que
no hay diferencias entre las concentraciones medias,
se puede observar la existencia de casos individuales
de contaminación sobresaliente o extrema (
Figs. 1
y
2)
. Este hecho se explica por la exposición individual
y los hábitos alimenticios personales.
La comparación de los niveles medios del
pp
’DDE
en base lipídica muestra que los valores superiores
corresponden a los habitantes de Veracruz 1.643 mg/
kg, éstos disminuyen a 1.034 mg/kg en Tabasco y
hasta 0.916 mg/kg en los habitantes de Puebla. La
aplicación del modelo matemático de comparación
de medias y el análisis de ANOVA, arroja como
resultado mayor contaminación en los habitantes de
Veracruz y que la diferencia es estadísticamente sig-
nifcativa al compararla con los habitantes de Tabasco
y Puebla (
p
<0.05). La comparación de medias entre
las poblaciones de Puebla y Tabasco no reFejó di
-
±erencias signifcativas (
p
>0.05) en concentraciones
del
pp
’DDE. La comparación de niveles medios de
pp
’DDE, se muestra en las
fguras 3
y
4
.
Adicionalmente, aplicando la prueba no paramé-
trica para comparar las concentraciones medianas en
base lipídica, se obtuvo resultado igual que para las me-
dias, de medianas estadísticamente diferentes (
p
<0.05)
entre las comunidades de Veracruz (1.233 mg/kg)
comparando con Puebla (0.632 mg/kg) y Tabasco
(0.882 mg/kg). Las diferencias en concentraciones
medianas, también en base lipídica, entre los ha-
bitantes de Puebla (0.632 mg/kg) y los de Tabasco
(0.882 mg/kg) no ±ueron estadísticamente signifca
-
tivas (
p
>0.05).
Al establecer la relación entre las gráfcas, es in
-
teresante subrayar la existencia de valores extremos
de contaminación en las personas participantes, espe-
cialmente de Veracruz. Se supone que este resultado
se origina por la exposición pasada al insecticida
pp
’DDT, su posterior metabolismo al
pp
’DDE y la
acumulación en el tejido adiposo de los habitantes,
así como por el consumo de alimentos con presencia
de este metabolito persistente.Las diferencias en
concentraciones medias del isómero
op
’DDT mues-
tran valores bajos sin variación sustantiva entre los
habitantes de Veracruz, Puebla y Tabasco. Aplicando
el modelo estadístico para comparar las medias, el
resultado no ±ue signifcativo (
p
>0.05) entre los
habitantes de las tres entidades. La comparación de
niveles de
op
’DDT, se muestra en las
fguras 5
y
6
.
Como consecuencia de las aplicaciones pasadas y
la permanencia de residuos en el entorno, se pueden
apreciar niveles extremos del
op
’DDT, marcados
en las tres entidades de México, lo que indica la
persistencia de las fuentes de contaminación y la
exposición humana.
El análisis de los niveles medios del insecticida
pp
’DDT reveló concentraciones superiores en base
lipídica correspondientes a los habitantes de Veracruz
de 0.227 mg/kg, que disminuyen a 0.116 mg/kg en los
de Tabasco y hasta 0.083 mg/kg en los habitantes de
Puebla. La aplicación del MLG para la comparación de
medias, mostró el resultado superior de contaminación
en los habitantes de Veracruz, el cual fue estadística-
mente signifcativo al compararlos con los habitantes
de Tabasco y Puebla (
p
<0.05). La comparación de
valores medios entre Puebla y Tabasco no reveló di-
±erencia estadísticamente signifcativa (
p
>0.05).
En la aplicación de la prueba no paramétrica
para comparar las medianas de las concentraciones
en base lipídica, también se obtuvieron diferencias
estadísticamente signifcativas (
p
<0.05) entre las
comunidades de Veracruz (0.086 mg/kg) y Puebla
1.2
1.0
0.8
0.6
0.4
0.2
0.0
mg/kg
ß
-HCH V
ß
-HCH P
ß
-HCH T
Fig 2.
Comparación de concentraciones (mg/kg en base lipídi-
ca) medias de
β
-HCH entre los habitantes de Veracruz,
Puebla y Tabasco
ß
-HCH
V
0.0631
0.0783
0.1371
0.1451
0.040
0.060
0.080
0.100
0.0728
0.0490
ß
-HCH
P
ß
-HCH
T
DE
++
(
(
(
)
)
)
++
*
*
*
++++
X
Fig 1.
Resultados de comparación de medias e intervalos de confanza del
β
-HCH
entre las entidades al aplicar la prueba de ANOVA
S.M. Waliszewski
et al.
126
(0.062 mg/kg) y Veracruz y Tabasco (0.058 mg/kg).
Las diferencias en concentraciones medianas entre
Puebla y Tabasco no fueron estadísticamente sig-
nifcativas (
p
>0.05). La comparación de niveles de
pp
’DDT, se muestra en las
fguras 7
y
8
. La
fgura 8
presenta adicionalmente varios casos de contamina-
ción extrema en las poblaciones de Veracruz y Ta-
basco que se deben a la persistencia del insecticida
pp
`DDT en el ambiente y exposición permanente
de los habitantes a sus residuos.
Para observar la diferencia en los niveles de pla-
guicidas organoclorados durante el tiempo y su ten-
dencia, se comparan en el
Cuadro V
las frecuencias
y concentraciones de plaguicidas organoclorados,
determinados en los estudios de monitoreo en Vera-
cruz realizados durante el año 2010 (Waliszewski
et
al.
2011) y el 2012. El isómero
β
-HCH disminuyó
su frecuencia de 97.3 % a 84.7 % y su concentración
media bajó
signifcativamente (
p
<0.05) de 0.063
a 0.030 mg/kg en base lipídica. La frecuencia del
pp
’DDE no mostró ninguna diferencia, pero las
concentraciones determinadas en los habitantes de
Veracruz disminuyeron de 1.643 a 0.991 mg/kg en
base lipídica. Este resultado al aplicar la prueba de
comparación de medias reveló diferencia estadísti-
camente signifcativa (
p
<0.05). El isómero
op
’DDT
decreció su frecuencia en las muestras humanas de
Veracruz desde 93.3 % a 78.0 %, pero las concentra-
ciones no bajaron en Forma signifcativa (
p
>0.05). El
insecticida
pp
’DDT, mostró una baja estadísticamen-
te no signifcativa en las Frecuencias desde 99.3 %
a 96.0 %, además se observa una disminución es-
tadísticamente signifcativa (p<0.05) desde 0.227
a 0.112 mg/kg en base lipídica en sus niveles. Al
examinar las edades (44.8 y 43.9 años), factor que
puede in±uir en los niveles de plaguicidas organo
-
clorados acumulados (Waliszewski
et al
. 2011), no
se obtuvo resultado de diFerencias signifcativas
8
7
6
5
4
3
2
1
0
mg/kg
pp
´DDE V
pp
´DDE P
pp
´DDE T
Fig 4.
Comparación de concentraciones (mg/kg en base lipídi-
ca) medias de
pp
’DDE entre los habitantes de Veracruz,
Puebla y Tabasco
0.35
0.30
0.25
0.20
0.15
0.10
0.05
0.00
mg/kg
op
´DDT V
op
´DDT P
op
´DDT T
Fig 6.
Comparación de concentraciones (mg/kg en base lipídi-
ca) medias de
op
’DDT entre los habitantes de Veracruz,
Puebla y Tabasco
1.643
pp
´DDE
V
pp
´DDE
P
pp
´DDE
T
1.465
0.882
0.864
0.916
1.034
0.90
1.20
1.50
1.80
DE
(
)
*
(
)
*
(
)
*
++++
++++
X
Fig 3.
Comparación de medias e intervalos de confanza del
pp
’DDE entre las
entidades aplicando la prueba de ANOVA
0.02208
0.02222
0.01469
0.03335
0.01952
0.02205
op
´ DDT V
op
´ DDT P
op
´ DDT T
0.0150
0.0180
0.0210
0.0240
DE
)
)
)
(
(
(
*
*
*
++++
++++
X
Fig 5.
Comparación de medias e intervalos de confanza del
op
’DDE entre las
entidades aplicando la prueba de ANOVA
NIVELES DE PLAGUICIDAS ORGANOCLORADOS EN HABITANTES DE MEXICO
127
entre las edades de ambas poblaciones (
p
>0.05).
Debido al retiro de estos plaguicidas de las acciones
sanitarias, se observa una signifcativa disminución
en las concentraciones de los mismos, especialmente
el insecticida
pp
’DDT, que muestra una posibilidad
de reducción en la extensión de las fuentes de con-
taminación en la entidad veracruzana.
NIVELES DE PLAGUICIDAS
ORGANOCLORADOS EN SANGRE
HUMANA EN HABITANTES DE CHIAPAS,
OAXACA, TABASCO Y VERACRUZ
El uso y manejo de las sustancias químicas, espe-
cialmente los plaguicidas, conducen a una exposición
humana y los niños presentan mayor vulnerabilidad,
siendo la población de mayor susceptibilidad a los
agentes tóxicos con una tendencia a inducir efectos
dañinos en la salud. El objetivo del estudio de Pérez
Maldonado y col. (2013) fue evaluar el grado de
exposición al DDT y su metabolito DDE en niños
de 3 a 13 años de edad en dos estados del sureste
de México: Oaxaca y Chiapas. Para realizar este
objetivo, se tomaron y analizaron las muestras de
sangre. Los resultados se resumen en el
Cuadro VI
.
Los niños de la comunidad A de Chiapas muestran
concentraciones signifcantemente superiores del
DDT total (31 271.4±11 261.4 ng/g en base lipídi-
ca) comparando con la comunidad B de Chiapas
(10 220.5± 7,893.1 ng/g en base lipídica) y con la
comunidad C de Oaxaca (11 659.7± 6683.7 ng/g en
base lipídica). El 100% de las muestras analizadas
revelaron presencia del metabolito DDE.
El DDT fue utilizado en los estados de Chiapas
y Oaxaca, al igual que en Veracruz, Tabasco y Pue-
bla en programas del combate de malaria dejando
sus residuos en los suelos superfciales, los que
exponen a la población en forma permanente. Los
estudios realizados por Pérez-Maldonado
et al
. 2010,
Martínez-Salinas
et al
. 2012, Trejo-Acevedo
et al
.
2012, Domínguez-Cortinas
et al
. 2013 muestran
presencia de estos plaguicidas, especialmente del
metabolito
pp
’DDE en sangre de niños habitantes de
comunidades del suroeste de México, cuyos niveles
oscilan entre 10 000 a 31 000 ng/g en base lipídica.
Los autores indican la procedencia de la exposición
a los polvos existentes dentro de las viviendas y en
Fig 8.
Comparación de concentraciones (mg/kg en base lipídi-
ca) medias de
pp
’DDT entre los habitantes de Veracruz,
Puebla y Tabasco
4
3
2
1
0
pp
´DDT V
pp
´DDT P
pp
´DDT T
mg/kg
CUADRO V.
COMPARACIÓN DE NIVELES (mg/kg EN BASE LIPÍ-
DICA) DE PLAGUICIDAS ORGANOCLORADOS EN
HABITANTES DE VERACRUZ ENTRE EL AÑO 2010 Y
2012
Plaguicida
Año 2010
Año 2012
Frecuencia
±
DE
Frecuencia
± DE
β
-HCH
146/150
0.063 ± 0.078
127/150
0.030 ± 0.055
pp
’DDE
150/150
1.643 ± 1.465
150/150
0.991 ± 0.848
op
’DDT
140/150
0.022 ± 0.022
117/150
0.025 ± 0.032
pp
’DDT
149/150
0.227 – 0.488
144/150
0.112 ± 0.189
Edad
44.8
± 14.2
43.9
± 17.5
0.2269
0.0832
0.1162
0.4885
0.1029
0.1710
0.070
0.140
0.210
0.280
)
(
*
*
*
)
)
(
(
++++
++++
pp
´DDT
V
pp
´DDT
P
pp
´DDT
T
DE
X
Fig 7.
Comparación de medias e intervalos de confanza del
pp
’DDT entre las en-
tidades aplicando la prueba de ANOVA
S.M. Waliszewski
et al.
128
el exterior, además la liberación de estos compuestos
durante la combustión de leña utilizada en el hogar
(Torres-Dosal
et al
. 2008, Martínez-Salinas
et al
.
2010, Riojas-Rodríguez
et al
. 2011, Pruneda-Álvarez
et al
. 2012). Las concentraciones reportadas por Pé-
rez Maldonado y col. (2013), se encuentran en los
mismos rangos que los reportados previamente para
otras comunidades de Chiapas (DDE - 21 000 ng/g
y DDT - 320 ng/g en base lipídica) y de Quintana
Roo (DDE- 39.500 ng/g y DDT - 2.550 ng/g en
base lipídica) (Trejo-Acevedo
et al.
2012,
Martínez-
Salinas
et al.
2012). Al comparar estos valores con
los calculados por Domínguez-Cortinas y col
.
(2013)
para establecer el nivel nacional, son más altos. Cabe
mencionar que al analizar los resultados de estudios
previos (Trejo-Acevedo
et al.
2009) con los recientes
en los mismos estados, los últimos muestran una
ligera tendencia en reducción de sus concentracio-
nes. Esta tendencia es semejante a la observada en
la población de Veracruz en los años 2010 y 2012
(
Cuadro
V
). Adicionalmente, los resultados llaman
la atención con relación a la edad del participante
y a las altas concentraciones determinadas, debido
a que el factor edad se relaciona con el periodo de
exposición y la acumulación permanente de estos
compuestos persistentes durante la vida.
Torres Dorsal y col. (2012) realizaron estudios
de monitoreo en comunidades rurales de Tabasco
tomando muestras de sangre de habitantes (12 a 70
años de edad) de ese estado. Los resultados de las
concentraciones expresadas como media geométrica
y desviación estándar se presentan en el
Cuadro VII
.
Todas las comunidades estudiadas revelaron la
existencia de DDT y DDE en las muestras y una
exposición generalizada de la población de Tabas-
co. Esta conclusión concuerda con los resultados
correspondientes al monitoreo de tejido adiposo
previamente descrito. Las concentraciones mayores
de DDT y DDE fueron determinadas en los habitantes
de Teapa, comunidad que se dedica a las actividades
agrícola, especialmente al cultivo de plátano. En la
comunidad de Centla dedicada a la pesca, las concen-
traciones decrecieron aproximadamente a la mitad de
las determinadas en Teapa. Una tendencia parecida
se observó en la comunidad agrícola de Nacajuca. El
cociente de concentraciones DDT/DDE, que indica
la antigüedad de los residuos, reveló valores menores
de 1 sugiriendo una exposición pasada a este insecti-
cida. Además, al aplicar a los resultados un análisis
multivariado, en este estudio no se encontró efecto
signifcativo de los Factores sexo, edad y estatus
nutricional de los participantes.
El monitoreo del suero sanguíneo realizado en los
habitantes (2 a 85 años de edad) de Veracruz (Wa-
liszewski
et al
. 2012c) reveló presencia del
β
-HCH,
pp
’DDT,
op
’DDT y
pp
’DDE en las muestras analiza-
das. Las concentraciones determinadas se presentan
en el
Cuadro VIII
.
Las concentraciones determinadas oscilaron en
los rangos comparados con las detectadas en Chia-
pas y Tabasco, corroborando una contaminación
universal de los habitantes de México por estos
compuestos persistentes. En la población veracru-
zana se observó mayor exposición de los habitantes
CUADRO VI.
COMPARACIÓN DE NIVELES (ng/g EN
BASE LIPÍDICA) DE DDT Y DDE EN
MUESTRAS DE SANGRE DE NIÑOS PRO-
CEDENTES DE TRES COMUNIDADES DE
CHIAPAS Y OAXACA
Comunidad
Compuesto
±
DE
Chiapas
N = 8
DDT
DDE
DDT total
2 231.8 ± 1 607.9
29 039.6 ± 9 653.5
31 271.4 ± 11 261.4
Chiapas
N = 21
DDT
DDE
DDT total
560.1 ±
302.8
9 660.4 ± 7 590.3
10 220.5 ± 7 893.1
Oaxaca
N = 15
DDT
DDE
DDT total
598.1 ±
416.6
11 061.6 ± 62,67.1
11 659.7 ± 6 683.7
CUADRO VIII.
NIVELES (ng/g EN BASE LIPÍDICA) DE
PLAGUICIDAS ORGANOCLORADOS EN
150 MUESTRAS DEL SUERO SANGUI-
NEO DE LOS HABITANTES DE VERA-
CRUZ
Plaguicida
Frecuencia
±
DE
β
-HCH
73/150
4 900 ±
5 200
pp
’DDT
150/150
3 100 ±
6 400
op
’DDT
5/150
2 700 ±
2 900
pp
’DDE
62/150
15 800 ± 22 500
CUADRO VII.
COMPARACIÓN DE NIVELES (ng/g EN
BASE LIPÍDICA)
DE DDT Y DDE EN
MUESTRAS DE SANGRE DE HABITANTES
PROCEDENTES DE TRES COMUNIDADES
DE TABASCO
Comunidad
Compuesto
MG
±
DE
Teapa N = 18
DDT
DDE
1 043.2 ± 1 406.5
7 665.5 ± 8 888.7
Centla N = 15
DDT
DDE
434.0 ±
492.7
3 550.4 ± 3 616.6
Nacajuca N = 17
DDT
DDE
281.7 ±
437.7
1 780.6 ± 1 915.1
NIVELES DE PLAGUICIDAS ORGANOCLORADOS EN HABITANTES DE MEXICO
129
masculinos al isómero
β
-HCH y una falta de dife-
rencias estadísticamente signifcativas (p>0.05) de
las concentraciones del DDT entre sexos. La edad
de los participantes y su relación con los niveles
de plaguicidas organoclorados fue evidente para el
β
-HCH y
pp
’DDE, al observarse que sus niveles
se incrementaban con la edad. Debe destacarse que
ambos compuestos son metabolitos de insecticidas
y presentan mayor persistencia en el organismo
humano. Es de gran importancia mencionar que
las cantidades del insecticida DDT no mostraron
aumento de sus concentraciones con la edad. El
DDT en México fue prohibido desde el año 1999
y sus niveles de acumulación en seres humanos
abandonaron la tendencia de ascenso, debido a una
exposición a sus residuos que sólo persisten por el
uso pasado en el entorno habitacional.
En conclusión, los estudios de monitoreo de los
habitantes de México muestran, después de 12 años
de prohibición del DDT y el lindano, persistencia de
estos plaguicidas organoclorados y sus metabolitos en
los habitantes estudiados. Al calcular las diferencias
en el grado de exposición humana, considerando
la variabilidad en las condiciones climáticas que
exigieron en el pasado la aplicación de insecticidas
en el combate sanitario de vectores, la población
que habita el clima tropical muestra mayor exposi-
ción. Los habitantes de estas entidades se exponen
contemporáneamente a los vapores de plaguicidas
acumulados en suelos superficiales, polvos y al
consumir alimentos de origen animal, en los cuales
estos compuestos persistentes previamente se acu-
mularon en grasas. Al comparar los resultados de los
monitoreos se observa una tendencia de disminución
en sus concentraciones, debido a la suspensión del
DDT y el lindano en acciones sanitarias del combate
de vectores.
REFERENCIAS
Androutsopoulos V.P., Hernández A.F., Liesivuori J. y
Tsatsakis A.M. (2013). A mechanistic overview of
health associated effects of low levels of organochlo-
rine and organophosphorous pesticides. Toxicology
307, 89-94.
Alegria H., Wong F., Jantunen L.M., Bidleman T.F.,
Salvador-Figueroa M., Gold-Bouchot G., Ceja-Moreno
V., Waliszewski S.M. e Infanzon R. (2008). Organo-
chlorine pesticidas and PCBs in air of southern México
(2002-2004). Atmos. Environ. 42, 8810-8818.
ATSDR. (2001). Toxicological profle For 4,4’.DDT,
4,4’-DDE, and 4,4’-DD. Agency for Toxic Substances
and Diseases Registry. US Public Health Service.
Atlanta, GA.
Calow P. (1993). Bioacumulation. En: Handbook of Eco-
toxicology. (D.J.H Phillips, Ed.) Vol. 1, pp. 378-392
Canales-Aguirre A., Padilla-Camberos E., Gómez-Pinedo
U., Salado-Ponce H., Feria-Velasco A. y De Celis R.
(2011). Genotoxic effect of chronic exposure to DDT
on lymphocytes, oral mucosa and breast cells of female
rats. Int. J. Environ. Res. Public Health 8, 540-553.
Cohn B.A. (2011). Developmental and environmental
origins of breast cancer: DDT as a case study. Reprod.
Toxicol. 31, 302-311.
Dewailly E., Ayotte P., Bruneau S., Gingras S., Belles-Isles
M. y Roy R. (2000). Susceptibility to infections and
immune status in Inuit infants exposed to organochlo-
rines. Environ. Health Perspect. 108, 205-211.
Domínguez-Cortinas G., Díaz-Barriga F., Martínez-
Salinas R.I., Cossío P. y Pérez-Maldonado I. N. (2013).
Exposure to chemical mixtures in Mexican children:
high-risk scenarios. Environ. Sci. Pollut. Res. Int. 20,
351–357.
Dutta R., Mondal A. M., Arora V., Nag T.C. y Das N.
(2008). Immunomodulatory effect of DDT
(bis[4-chlorophenyl]-1,1,1-trichloroethane) on comple-
ment system and macrophages. Toxicology 252, 78-85.
Eskenazi B., Chevrier J., Goldman Rosas L., Anderson
H.A., Bornman M.S., Bouwman H., Chen A., Cohn
B.A., de Jager Ch., Henshel D.S., Leipzig F., Leipzig
J.S., Lorenz E.C., Suzanne S.M., Snedeker M. y Staple-
ton D. (2009). The Pine River Statement: Human health
consequences of DDT use. Environ. Health Perspect.
117, 1359-1367.
Guglielmo F., Lammel G. y Maier-Reimer E. (2009).
Global environmental cycling of gamma-HCH and
DDT in the 1980s - A study using a coupled atmosphere
and ocean general circulation model. Chemosphere
76, 1509-1517.
Haraguchi K., Koizumi A., Inoue K., Harada K.H., Hitomi
T., Minata M., Tanabe M., Kato Y., Nishimura E.,
Yamamoto Y., Watanabe T., Takenaka K., Uehara S.,
Yang H.R., Kim M.Y., Moon C.S., Kim H.S., Wang P.,
Liu A. y Hung N.N. (2009). Levels and regional trends
of persistent organochlorines and polybrominated di-
phenyl ethers in Asian breast milk demonstrate POPs
signatures unique to individual countries. Environ. Int.
35, 1072-1079.
Itoh H., Iwasaki M., Hanaoka T., Kasuga Y., Yokoyama
S., Onuma H., Nishimura H., Kusama R. y Tsugane
S. (2009). Serum organochlorines and breast cancer
risk in Japanese women: a case-control study. Cancer
Causes Control 20, 567-580.
Herrero-Mercado M., Waliszewski S.M., Caba M.,
Martínez-Valenzuela C., Hernández-Chalate F. (2010).
S.M. Waliszewski
et al.
130
Organochlorine pesticide levels in umbilical cord
blood of newborn in Veracruz, Mexico. Bull. Environ.
Contam. Toxicol. 85, 367–371.
Herrero-Mercado M., Waliszewski S.M., Caba M., Mar-
tínez-Valenzuela C., Gómez- Arroyo S., Villalobos-
Pietrini R., Cantú-Martínez P.C. y Hernández-Chalate
F. (2011). Organochlorine pesticide gradient levels
among maternal adipose tissue, maternal blood serum
and umbilical blood serum. Bull. Environ. Contam.
Toxicol. 86, 289-293.
Laird B.D., Goncharov A.B. y Man Chan H. (2013). Body
burden of metals and persistent organic pollutants
among Inuit in the Canadian Arctic. Environ. Int. 59,
33-40.
Manaca M.N., Grimalt J.O., Sunyer J., Mandomando I.,
Gonzalez R., Sacarlal J., Dobaño C., Alonso P.L. y
Menendez C. (2011). Concentration of DDT compounds
in breast milk from African women (Manhiça, Mozam-
bique) at the early stages of domestic indoor spraying
with this insecticide. Chemosphere 85, 307-314.
Martínez-Salinas R. I., Elena Leal M., Batres-Esquivel L.
E., Domínguez-Cortinas G., Calderón J., Díaz-Barriga
F. y Pérez-Maldonado I. N. (2010). Exposure of chil-
dren to polycyclic aromatic hydrocarbons in Mexico:
assessment of multiple sources. Int. Arch. Occup.
Environ. Health 83, 617–623.
Martínez-Salinas R.I., Díaz-Barriga F., Batres-Esquivel
L.E. y Pérez-Maldonado I.N. (2011). Assessment of
the levels of DDT and its metabolites in soil and dust
samples from Chiapas, Mexico. Bull. Environ. Con-
tam. Toxicol. 86, 33–37.
Martínez-Salinas R. I., Pérez-Maldonado I. N., Batres-
Esquivel L. E., Flores-Ramírez R. y Díaz-Barriga F.
(2012). Assessment of DDT, DDE, and 1-hydroxypy-
rene levels in blood and urine samples in children from
Chiapas Mexico. Environ. Sci. Pollut. Res. Intern. 19,
2658–2666.
Mrema E.J, Rubino F.M., Brambilla G., Moretto A.,
Tsatsakis A.M. y Colosio C. (2013). Persistent organo-
chlorinated pesticides and mechanisms of their toxicity.
Toxicology 307, 74-88.
Mussali-Galante P., Tovar-Sánchez E., Valverde M. y
Rojas del Castillo E. (2013). Biomarkers of exposure
for assessing environmental metal pollution: from
molecules to ecosystems. Rev. Int. Contam. Ambie.
29, 117-140.
Nagayama J., Tsuji H., Iida T., Nakagawa R., Matsueda T.,
Hirakawa H., Yanagawa T., Fukushige J. y Watanabe
T. (2007). Immunologic effects of perinatal exposure
to dioxins, PCBs and organochlorine pesticides in
Japanese infants. Chemosphere 67, 393-398.
Patterson D.G., Wong L.Y., Turner W.E., Caudill S.P.,
Dipietro E.S., McClure P.C., Cash T.P., Osterloh J.D.,
Pirkle J.L., Sampson E.J., Needham L.L. (2009). Lev-
els in the U.S. population of those persistent organic
pollutants (2003-2004) included in the Stockholm
Convention or in other long range transboundary
air pollution agreements. Environ. Sci. Technol. 43,
1211-1218.
Pérez-Maldonado I.N., Trejo A., Ruepert C., Jovel R., Del
C., Méndez M.P., Ferrari M., Saballos-Sobalvarro E.,
Alexander C., Yáñez-Estrada L., López D., Henao
S., Pinto E. R. y Díaz-Barriga F. (2010). Assessment
of DDT levels in selected environmental media and
biological samples from Mexico and Central America.
Chemosphere 78, 1244–1249.
Pérez-Maldonado I.N, Pérez-Vázquez F.J., Gaspar-
Ramírez O., González-Amaro R. y Díaz-Barriga F.
(2011). Variability in DDT-induced apoptosis in Mexi-
can indigenous populations. Toxicol. Mech. Methods
21, 675-680.
Pérez-Maldonado I.N., Trejo-Acevedo A., Pruneda-
Alvarez A.G., Gaspar-Ramírez O., Ruvalcaba-Aranda
S. y Perez-Vazquez F.J. (2013) DDT, DDE, and 1-hy-
droxypyrene levels in children (in blood and urine
samples) from Chiapas and Oaxaca, Mexico. Environ.
Monit. Assess. DOI 10.1007/s10661-013-3251-y.
Pruneda-Álvarez L. G., Pérez-Vázquez F. J., Salgado-
Bustamante M., Martínez-Salinas R. I., Pelallo-
Martínez N. A., Pérez-Maldonado I. N. (2012). Ex-
posure to indoor air pollutants (polycyclic aromatic
hydrocarbons,toluene, benzene) in Mexican indig-
enous women. Indoor Air 22, 140–147.
Ricking M. y Schwarzbauer J. (2012). DDT isomers and
metabolites in the environment: an overview. Environ.
Chem. Lett. 10, 317–323.
Riojas-Rodríguez H., Schilmannm A., Marron-Mares A.
T., Masera O., Li Z., Romanoff L., Sjödin A., Rojas-
Bracho L., Needham L. L. y Romieu I. (2011). Impact
of the improved Patsari biomass stove on urinary
polycyclic aromatic hydrocarbons biomarkers and
carbon monoxide exposures in rural Mexican women.
Environ. Health Perspect. 119, 1301–1307.
Ritter R., Scheringer M., MacLeod M. y Hungerbühler K.
(2011). Assessment of non-occupational exposure to
DDT in the tropics and the north: Relevance of uptake
via inhalation from indoor residual spraying. Environ.
Health Perspect. 119, 707-712.
Ritter R., Scheringer M., MacLeod M., Schenker U. y
Hungerbühler K. (2009). A multi-individual phar-
macokinetic model framework for interpreting time
trends of persistent chemicals in human populations:
Application to a postban situation. Environ. Health
Perspect. 117, 1280-1286.
Rivas A., Cerrillo I., Granada A., Mariscal-Arcas M. y
Olea-Serrano F. (2007). Pesticide exposure of two age
NIVELES DE PLAGUICIDAS ORGANOCLORADOS EN HABITANTES DE MEXICO
131
groups of women and its relationship with their diet.
Sci. Tot. Environ. 382, 14-21.
Sawada N., Iwasaki M., Inoue M., Itoh H., Sasazuki S.,
Yamaji T., Shimazu T. y Tsugane S. (2010). Plasma
organochlorines and subsequent risk of prostate cancer
in Japanese men: A nested case–control study. Environ.
Health Perspect. 118, 659-665.
Smith E., Weber J., Rofe A., Gancarz D., Naidu R. y Juhasz
A.L. (2012). Assessment of DDT relative bioavailabil-
ity and bioaccessibility in historically contaminated
soils using an in vivo mouse model and fed and unfed
batch in vitro assays. Environ. Sci. & Technol. 46,
2928-2934.
Santiago E.C. y Cayetano M.G. (2011). Organochlorine
pesticides in ambient air in selected urban and rural
residential areas in the Philippines derived from pas-
sive samplers with polyurethane disks. Bull. Environ.
Contam. Toxicol. 86, 50–55.
Shakeel M.K., George P.S., Jose J., Jose J. y Mathew A.
(2010). Pesticides and breast cancer risk: a comparison
between developed and developing countries. Asian
Pac. J. Cancer Prev. 11, 173-180.
Smolders R., Schramm K.-W., Nickmilder M. y Schoeters
G. (2009). Applicability of non-invasively collected
matrices for human biomonitoring. Environ. Health
8, 1-10.
Torres-Dosal A., Martínez-Salinas R.I., Hernandez-
Benavides D., Perez-Vazquez F.J.,
Ilizaliturri-Hernandez C. y Pérez-Maldonado I.N. (2012).
Assessment of the levels of DDT and DDE in soil and
blood samples from Tabasco, Mexico. Environ. Monit.
Assess. 184, 7551–7559.
Trejo-Acevedo A., Díaz-Barriga F., Carrizales L., Domín-
guez G., Costilla R., Ize-Lema I., Yarto-Ramírez M.,
Gavilán-García A., Mejía-Saavedra J., y Pérez-Maldo-
nado I.N. (2009). Exposure assessment of persistent
organic pollutantsand metals in Mexican children.
Chemosphere 74, 974–980.
Trejo-Acevedo A., Rivero-Pérez N.E., Flores-Ramírez R.,
Orta-García S.T., Varela-Silva J.A. y Pérez-Maldonado
I.N. (2012). Assessment of the levels of persistent
organic pollutants and 1-hydroxypyrene in blood and
urine samples from Mexican children living in an en-
demic malaria area in Mexico. Bull. Environ. Contam.
Toxicol. 88, 828–832.
Yáñez L., Ortiz D., Batres L., Borja-Aburto V. y Díaz-
Barriga F. (2002). Levels of dichlorodiphenyltrichloro-
ethane and deltamethrin in humans and environmental
samples in malarious areas of Mexico. Environ. Res.
88, 174-181.
Waliszewski S.M., Aguirre A.A., Infanzón R.M., Silva
C.S. y Siliceo J. (2001). Organochlorine pesticide lev-
els in maternal adipose tissue, maternal blood serum,
umbilical blood serum, and milk from inhabitants of
Veracruz, Mexico. Arch. Environ. Contam. Toxicol.
40, 432-438.
Waliszewski S.M., Gómez-Arroyo S., Carvajal O., Vil-
lalobos-Pietrini R. e Infanzón R.M. (2004). Uso del
ácido sulfúrico en las determinaciones de plaguicidas
organoclorados. Rev. Int. Contam. Ambie. 20, 185-192.
Waliszewski S.M., Mojica-García X., Infanzón R.M.,
Barradas-Dermitz D.M. y Carvajal Zarrabal O.
(2008). Uso del ácido sulfúrico en la determinaciones
de plaguicidas organoclorados. I. Calidad químico-
analítica de la precipitación de grasas por el ácido
sulfúrico concentrado en muestras con alto contenido
de lípidos. Rev. Int. Contam. Ambie. 24, 33-38.
Waliszewski S.M., Caba M., Herrero-Mercado M.,
Saldariaga-Noreña H., Meza E., Zepeda R., Martínez-
Valenzuela C., Infanzón R., Hernández-Chalate F.
(2011). Monitoring of organochlorine pesticide residue
levels in adipose tissue of Veracruz, Mexico inhabit-
ants. Bull. Environ. Contam. Toxicol. 87, 539-544
Waliszewski S.M., Sánchez K., Caba M., Saldariaga-
Noreña H., Meza E., Zepeda R., Valencia Quintana
R., e Infanzón R. (2012a). Organochlorine pesticide
levels in female adipose tissue from Puebla, Mexico.
Bull. Environ. Contam. Toxicol. 88, 296-301.
Waliszewski S.M., Caba M., Rodrıguez Díaz S.S., Saldar
-
riaga-Noreña H., Meza E., Zepeda R. e Infanzón R.
(2012b). Levels of organochlorine pesticides residues
in human adipose tissue, Data from Tabasco, Mexico.
Bull. Environ. Contam. Toxicol. 89, 1062-1067
Waliszewski S.M., Caba M., Herrero-Mercado M.,
Saldariaga-Noreña H., Meza E., Zepeda R., Martínez-
Valenzuela C., Gómez Arroyo S. y Villalobos Pietrini
R. (2012c). Organochlorine pesticide residue levels
in blood serum of inhabitants from Veracruz, Mexico.
Environ. Monit. Assess. 184, 5613–5621.
Waliszewski S.M., Meza Hernández M.V., Infanzón R.M.,
Trujillo M.P. y Morales Guzmán M.I. (2003). Niveles
de plaguicidas organoclorados persistentes en mujeres
con carcinoma mamario. Rev. Int. Contam. Ambie.
19, 59-65.
Wong F., Alegria H., Jantunen L.M., Bidleman T.F., Salva-
dor-Figueroa M., Gold-Bouchot G., Ceja-Moreno V.,
Waliszewski S.M., Infanzón R. (2008). Organochlorine
pesticidas in soil and air of southern Mexico: Chemi-
cal profles and potential For soil emissions. Atmosph.
Environ. 42, 7737-7745.
logo_pie_uaemex.mx