Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Rev. Int. Contam. Ambie. 29 (4) 285-293, 2013
NIVELES DE CADMIO, PLOMO, COBRE Y ZINC EN HORTALIZAS CULTIVADAS EN UNA
ZONA ALTAMENTE URBANIZADA DE LA CIUDAD DE LA HABANA, CUBA
Susana OLIVARES REUMONT
Laboratorio de Análisis Ambiental, Instituto Superior de Ciencia y Tecnologías Aplicadas, Cuba
Correo electrónico: susana@instec.cu
(Recibido enero 2012, aceptado julio 2013)
Palabras clave: plomo, cobre, cadmio, zinc, metales, suelos, hortalizas
RESUMEN
En este trabajo se reportan los niveles de Cu, Pb, Cd y Zn en suelos y hortalizas cul-
tivadas de una zona altamente urbanizada de la ciudad de La Habana. Se estudiaron
17 fncas dedicadas a la agricultura urbana en un área de dos kilómetros alrededor
del vertedero de “Calle 100” durante los años 2006 y 2007. Se tomaron muestras de
suelo y de todas las hortalizas listas para cosechar. Los niveles de los metales pesados
en los suelos de cultivo variaron en los siguientes rangos: Cd (0.24-2.1 mg/kg), Cu
(38.4-81.3 mg/kg), Pb (18.1-138.5 mg/kg) y Zn (44.1-294.7 mg/kg). Para Zn y Pb, los
suelos de algunas fncas (un 35 y 52 % respectivamente) superaron los rangos en que
estos metales se encuentran en los suelos agrícolas cubanos. Para el Pb, el 23 % de los
suelos superaron los niveles considerados como ftotóxicos y límites en algunas normas
internacionales. El 12.5 % de las muestras de hortalizas colectadas sobrepasaron los
límites máximos permisibles de este contaminante en los alimentos destinados al con
-
sumo humano establecidos por la norma cubana. Los resultados indican la necesidad
de tener una estricta vigilancia de los cultivos hortícolas de la zona.
Key words: lead, copper, cadmium, zinc, metals, soils, vegetables
ABSTRACT
In this paper we report levels of Cu, Pb, Cd and Zn in soils and vegetables grown in
a highly urbanized area of La Havana city. We studied 17 farms dedicated to urban
agriculture in an area oF two kilometers around the landfll “Calle 100” during 2006
and 2007. For the study, samples of the soil and all the vegetables ready to harvest
were taken From the Farms. The levels oF heavy metals in agricultural soils varied in the
Following ranges: Cd (0.24-2.1 mg/kg), Cu (38.4-81.3 mg/kg), Pb (18.1-138.5 mg/kg)
and Zn (44.1-294.7 mg/kg). ±or Zn and Pb, some Farm soils (35 and 52 % respectively)
exceeded the ranges in which these metals are Found in Cuban agricultural soils. ±or
Pb, 23 % oF the soils exceeded levels considered phytotoxic and limits in some inter
-
national standards. The 12.5 % oF the samples oF vegetables collected exceeded the
maximum permissible levels oF this pollutant in Food For human consumption set by
Cuban and international standards. The results indicate the need for strict crop moni-
toring in the area.
S. Olivares Reumont
286
INTRODUCCIÓN
En América Latina y el Caribe, el 75 % de la
población vive en ciudades y se considera que esta
cifra aumentará hasta el 83 % en el año 2030. Con
-
forme crecen las ciudades, aumenta la necesidad de
garantizar la seguridad alimentaria de la población
urbana con alimentos de calidad apropiada. Este es
el objetivo estratégico fundamental de los proyectos
de agricultura urbana (FAO 1996, 1999, 2002).
La agricultura urbana (AU) tiene numerosas
ventajas cuando se practica de modo apropiado y
en condiciones seguras. Sin embargo, esta solución
lleva en sí riesgos para la salud humana y el ambiente
que no se observan comúnmente cuando se utilizan
suelos agrícolas tradicionales. Uno de los riesgos para
la salud atribuido a la AU es el paso de sustancias
tóxicas, como por ejemplo metales pesados, a los ali
-
mentos cultivados en zonas urbanas, por la absorción
de los mismos de suelos, aire o agua contaminados
(De Zeeuw 2000).
La Habana no está ajena a la problemática de
muchas ciudades del mundo en desarrollo. En esta
ciudad ha existido un crecimiento demográFco sos
-
tenido con un incremento de 219 132 habitantes en
los últimos 28 años (ONE 2008). Esta es una de las
razones por las que se ha desarrollado en esta ciudad
un fuerte movimiento de AU, que convoca a utilizar
todos los espacios ociosos para la producción de
alimentos (Cruz y Sánchez 2001).
Un área importante dedicada a AU es la cuenca
del Río Almendares. En esta cuenca se realiza una
intensa actividad industrial y urbana que tiene una
in±uencia negativa sobre el ambiente de la zona.
Sólo dentro de La Habana están identiFcadas más
de 70 fuentes contaminantes del Río Almendares,
muchas de ellas, industrias que vierten sus residuales
al río sin previo tratamiento (CTACAV 1999, 2003,
2005). Este problema tiene uno de sus mayores im-
pactos en las cercanías del vertedero de “Calle 100”
ubicado en la parte baja de la cuenca (Lima
et al
.
2005, Olivares-Rieumont
et al
. 2005, 2007). Este
es el vertedero provincial de la capital para residuos
sólidos urbanos, con una extensión de 104 ha, en él
se vierten diariamente 8000 m
3
de residuos (Goico-
chea
et al.
2003). La explotación del vertedero ha
llevado a la emisión de gases, lixiviados y cenizas
sobre las aguas, suelos y cultivos de la zona (JICA
2005, Espinosa
et al
. 2010). En esta área coexisten
además otras fuentes que incorporan metales pesa
-
dos como son las avenidas de alto tráFco vehicular
y algunas industrias. En las cercanías del vertedero
existen varias Fncas dedicadas a la actividad agrícola
urbana, pero se desconocen los niveles de metales
tóxicos en los suelos que se utilizan para producir las
hortalizas, así como, la inocuidad de estas últimas.
De esta forma, el objetivo de esta investigación fue
determinar los niveles de cadmio, plomo, cobre y
zinc en suelos y hortalizas cultivadas en las cercanías
del vertedero de “Calle 100”
,
con vistas a proponer
a las autoridades sanitarias y agrícolas medidas para
garantizar la inocuidad de los productos hortícolas
cultivados en la zona.
MATERIALES Y MÉTODOS
Área de estudio
La zona de estudio incluyó las Fncas que se
encuentran ubicadas dentro de un área de circunfe-
rencia de aproximadamente 2 km de radio, a partir
del perímetro del vertedero de “Calle 100” en ciudad
de la Habana (
Fig. 1
). Las Fncas donde se realizó el
muestreo se dedican a la producción de hortalizas y
vegetales y se seleccionaron mediante el procedi-
miento de asignación aleatoria.
Muestreo de suelos y hortalizas
El muestreo se realizó entre los meses de enero
a marzo de 2007, en la etapa en que se encuentra en
el máximo la producción de hortalizas en la zona.
Las muestras de suelo superFcial se tomaron a
una profundidad de 0-10 cm usando un dispositivo
tipo “core” de polipropileno. Dentro del campo de
cultivo se tomaron 10 muestras de forma aleatoria
(170 muestras en total). Las muestras se envasaron
en bolsas plásticas y se llevaron al laboratorio.
En cada Fnca se colectaron muestras de todas las
hortalizas que estaban listas para ser cosechadas en
el momento del muestreo. Cada muestra se colocó
en una bolsa plástica previamente numerada. No en
todas las Fncas se colectaron el mismo número de
especies hortícolas, ya que en algunas, las hortalizas
no se encontraban listas para cosechar y existían di
-
ferencias en cuanto a la variabilidad de especies sem-
bradas en cada una de las estaciones. Para veriFcar
que no existía contaminación por las bolsas plásticas
empleadas, el sitio de muestreo y el transporte al
laboratorio, se realizaron cinco blancos de campo y
cinco blancos de transporte en cada muestreo.
Preparación y análisis de las muestras
Las muestras de suelo se secaron a 60
ºC y se
homogeneizaron. De cada una de las muestras
colectadas por estación se tomó una alícuota y se
elaboraron muestras compuestas. Estas se homoge-
CADMIO, PLOMO, COBRE Y ZINC EN HORTALIZAS DE LA HABANA, CUBA
287
neizaron nuevamente según el método de cuarteo y
se tamizaron a 63 μm.
Los metales pesados Cu, Zn Pb y Cd se analizaron
por espectrometría de absorción atómica con llama
aire - acetileno (EAA) en un equipo Buck Scientifc
210 VGP, previa digestión con agua regia según nor
-
ma internacional (ISO 11466 1995). En un tubo tipo
Kjedahl se colocó 1 g de suelo y se le añadió 10 mL
de agua regia (HCl:HNO
3
, 3:1). El tubo de digestión
se dejó reposar por 16 horas a temperatura ambiente
con el condensador colocado para evitar la pérdida
de los analitos. Pasado este tiempo, se colocó el tubo
en el sistema de calentamiento donde se mantuvo
durante 2 horas a 150 ºC. La solución resultante se
enFrió y se fltró, se trasvasó a un volumétrico de 25
mL, se aforó con una solución de HNO
3
al 5 % v/v
y se conservó en un frasco de cristal de color ámbar
hasta la determinación del contenido.
Las partes comestibles de las hortalizas se lava-
ron cuidadosamente con agua potable, siguiendo el
mismo procedimiento que se utiliza para su consumo.
Aproximadamente 200 g de muestra Fresca se homo
-
geneizaron en un molino triturador Grindomix GM
200 con vaso de plástico, concebido especialmente
para el análisis de alimentos. De aquí se tomaron 30
g, se secaron a 105 ºC y posteriormente se calcinaron
a 450 ºC durante 16 horas. Luego de varios ataques
con agua y HNO
3
en la plancha de calentamiento, las
cenizas blancas se disolvieron con HCl y se trasvasó
el digerido a un volumétrico de 25 mL. Los niveles
de los metales se determinaron por EAA.
Para la evaluación de la calidad analítica de los
resultados se utilizaron los materiales de referencia
certifcados (MRC) IAEA 336 e IAEA / V-10 (
Heno)
en el análisis de las hortalizas. Para los suelos, se utili-
zó la muestra de MAT-SD-0105 (Pueyo y Sahuquillo
2005). Todos los análisis se realizaron por triplicado.
Por otra parte, en todos los procedimientos se em-
plearon blancos, para verifcar la ausencia de conta
-
minación de las muestras durante el procedimiento
analítico. Todos los reactivos empleados fueron de
calidad analítica adecuada para este tipo de estudio.
En los
cuadros I
y
II
se muestran los parámetros de
calidad analítica de los métodos empleados.
Todos los blancos analizados, presentaron niveles de
los analitos de interés por debajo de los límites
de detección de los métodos, lo que indica ausencia de
contaminación de las muestras durante las etapas
de muestreo, almacenamiento, transporte al labora-
torio y preparación de las muestras. Los resultados
5
6
2
7
1
8
9
4
17
13
12
16
15
14
11
10
3
Semiología
Viales
Semiología
Estaciones
Área urbanizada
Cursos de agua
Viales
Cuba
Bahía de la Habana
Área de estudio
Vertedero Calle 100
Río Almendares
Fig. 1.
Macrolocalización del área de estudio en C. de La Habana (a) y Estaciones de muestreo (b)
CUADRO I.
PARÁMETROS DE CALIDAD ANALÍTICA DE LOS METALES PESADOS ESTUDIADOS
Metal
Límite de detección
Límite de cuantifcación
Precisión** (%)
Suelo
(mg/kg)
Hortalizas
(mg/kg)*
Suelo
(mg/kg)
Hortalizas
(mg/kg)*
Suelo
Hortalizas
Cu
0.5
0.008
2.5
0.09
1.7
1.9
Pb
3.5
0.033
6.0
0.08
2.7
4.6
Zn
0.25
0.013
0.5
0.04
10
4.8
Cd
0.2
0.01
0.5
0.025
5.5
6.9
*peso fresco **como desviación estándar relativa
S. Olivares Reumont
288
demuestran que los procedimientos empleados para
la determinación de los metales en las matrices de
interés brindan resultados veraces y precisos, y por
tanto, los mismos pueden emplearse para la deter-
minación de dichos metales en muestras colectadas.
Otras variables muestreadas
Los niveles de Ca, Fe y Mn en el suelo se ana-
lizaron por fuorescencia de rayos X con excitación
radioisotópica en conFguración central. Se utilizó
para la excitación de las muestras una ±uente anular
de Pu-238 de 30 mCi. La calibración del espectró-
metro se realizó aplicando la corrección de efectos
de matriz a través del pico de dispersión incoherente.
El tiempo de medición fue de 6 horas.
Se determinó el contenido de materia orgánica
del suelo utilizando el procedimiento de pérdidas
por ignición a 550 ºC (Bighman y Bartels 1996). El
pH del suelo se determinó a partir de 2.0 g de suelo
en un vaso de precipitado, al que se le añadieron
10 mL de agua desionizada y se mezclaron con un
agitador durante 5 min. Se dejó reposar durante 40
min y se midió el pH del sobrenadante (ISO 10390
2005).
Para la comparación de datos se utilizó el análisis
de varianza de entrada simple con niveles de conFan
-
za del 95 %. En el análisis de grupo (“cluster”) se
utilizó el método de Ward de distancias euclidianas.
Para evaluar las correlaciones entre las variables
estudiadas se utilizó el método de componentes
principales (Miller y Miller 2001).
Se realizó el estudio de campo por medio de
visitas de reconocimiento a las estaciones de mues-
treo y con el apoyo de la observación visual, el
análisis de material ±otográFco y encuestas a los
productores hortícolas. Utilizando ese material y las
re±erencias bibliográFcas sobre las diversas ±uentes
que incorporan metales pesados al agroecosistema
(Kabata-Pendias y Pendias 1991), es posible hacer
una agrupación de las estaciones de muestreo, res-
pecto a las ±uentes más importantes que inciden en
su contaminación.
Grupo 1
: Estaciones ubicadas en el área de
inundación del río Almendares (1, 2, 3, 5, 14 y 17).
Grupo 2
: Estaciones ubicadas en la zona de
infuencia del vertedero de “Calle 100”, según la
dirección predominante de los vientos (10, 11, 12,
15 y 16).
Grupo 3
: Estaciones que aplican prácticas agríco
-
las inadecuadas, como el uso de lodos de depuradoras
y aguas residuales (8, 9 y 4).
Grupo 4
: Estaciones ubicadas cerca (menos de
100 m) de avenidas de alto tráFco vehicular (6 y 7).
Grupo 5
: Estaciones donde no está identiFcada
ninguna ±uente de contaminación que aporte metales
pesados (13).
CUADRO II
. VALORES REPORTADOS EN LOS MATERIALES DE RE²ERENCIA CERTI²ICADOS (MRC) (mg/kg)
Cu
Pb
Zn
Cd
Valor MRC
Valor hallado
Valor MRC
Valor hallado
Valor MRC
Valor hallado
Valor MRC
Valor hallado
MAT-
SD-0105
380
– 409
380
– 382
2154 – 2330
2013 – 2156
1828 – 2052
1929 – 1952
4.86 – 6.96
5.51 - 5.67
IAEA / V-10
Heno
8.8 – 9.7* 8.8 ± 0.8
0.8 –
1.9*
1.7 ±
0.2
21 – 27*
22.0 ±
1.6
-
-
IAEA 336
3.09 – 4.01* 3.15 ± 0.22
4.4 –
5.5**
4.6 ±
0.45 28.1 – 35.1* 30.0 ±
2.5
0.100 – 0.134* 0.102 ± 0.018
* peso seco **valor informativo
CADMIO, PLOMO, COBRE Y ZINC EN HORTALIZAS DE LA HABANA, CUBA
289
Para la evaluación de la inocuidad de los vegetales
colectados se realizó una comparación con los niveles
límites establecidos en la Norma cubana sobre con-
taminantes metálicos en alimentos (NC 493 2006).
RESULTADOS Y DISCUSIÓN
Análisis de los suelos
La movilidad de los metales pesados en el suelo
y por tanto, la absorción por las plantas, está rela-
cionada con diversos mecanismos de asociación de
los metales con la fase sólida. En esta asociación
infuyen diFerentes Factores como son: pH del sue
-
lo, contenido de materia orgánica, potencial redox,
contenido de carbonato de calcio y niveles de hierro
y manganeso. De aquí la necesidad de estudiar su
macrocomposición y algunas de sus propiedades
para entender el paso de los metales del suelo a las
plantas (Luthy
2003).
El área de estudio se encuentra localizada en una
zona donde predominan las formaciones geológicas
carbonatadas y carbonato-terrígenas, representadas
por calizas arrecifales para las rocas más jóvenes y
calizas organógenas, cársicas para las más antiguas;
las litologías con matriz arcillosa las representan
margas compactas, estrati±cadas en intercalaciones
con calizas (CTACAV 1999).
Los suelos de la región son en su mayoría pardos
con carbonato (Pardo Sialítico) y ferralíticos rojos
(CTACAV 1999). En sentido general, los primeros se
caracterizan por ser suelos carbonatados, o saturados
por bases alcalinotérreas. El contenido de materia
orgánica por lo general es medio (2.0-4.0 %). El pH
en condiciones naturales es generalmente neutro a
ligeramente alcalino, lo que está en concordancia con
estudios que reportan que en La Habana ha ocurrido
un proceso de alcalinización de los suelos debido al
incremento de carbonato de calcio, producto de pro-
cesos erosivos, procesos naturales y mala gestión del
suelo, como por ejemplo el riego durante décadas con
aguas bicarbonatadas cársicas (Salgado
et al
. 2004).
En el
cuadro III
se muestran algunas caracte-
rísticas de los suelos estudiados. Partiendo de la
composición de la roca madre, era de esperar altos
niveles de calcio en los suelos, sin embargo, en al-
gunas ±ncas son particularmente altos, llegando en
algunas estaciones hasta un 14 %. Esto es debido a
que los suelos de la zona estudiada, además de haber
suFrido procesos de erosión y calci±cación como
otros suelos de la cuenca, han sido modi±cados para
ser utilizados en la AU. Altos coe±cientes de varia
-
ción se encontraron para el Ca, la materia orgánica
(MO) y el Mn (entre un 41 y un 92 %) posiblemente
debido al uso anterior del suelo y su manipulación
para la práctica productiva. Los suelos analizados
tienen altos contenidos de materia orgánica y pH
alcalinos lo que hace que disminuya la movilidad de
los microelementos a partir del suelo (Luthy 2003).
Los niveles de hierro encontrados en los suelos
están dentro del rango de lo normal (0.5-5 %). para los
suelos super±ciales (Kabata-Pendias y Pendias 1991).
Por otra parte, los niveles de manganeso encon-
trados (
Fig. 2
) son superiores a los valores medios
encontrados comúnmente en suelos (600 mg/kg), y en
algunas estaciones las concentraciones son similares
a aquellas que se consideran ±totóxicas (3000 mg/kg)
CUADRO III
. ALGUNAS CARACTERÍSTICAS DE LOS
SUELOS ESTUDIADOS
Parámetro
N
Mínimo
Máximo
Coef.
variación (%)
pH
17
6.0
7.6
7
Materia orgánica (%)
17
1.2
5.7
41
Ca (%)
17
0.8
14.4
92
²e (%)
17
2.6
5.6
18
Mn (%)
17
0.065
0.29
54
Fig. 2.
Niveles (en mg/kg) de manganeso(a) y plomo (b) en los suelos. Niveles considerados ±totóxicos según Kabata-Pendias y
Pendias (1991)
Mn
0
500
1000
1500
2000
2500
3000
3500
12345678 91011121314151617
Estaciones
Concentración ( mg/kg)
Niveles
considerados
fitotóxicos
(a)
Pb
0
20
40
60
80
100
120
140
160
12345678 91
01
11
21
31
41
51
617
Estaciones
Concentración ( mg/kg)
Niveles
considerados
fitotóxicos
(b)
S. Olivares Reumont
290
(Bighman y Bartels 1996). El manganeso no es re
-
conocido como un metal que contamina los suelos,
sino como un micronutriente, pero se acumula en el
suelo superfcial y puede causar eFectos tóxicos en
algunas plantas.
Las estaciones con los niveles más altos de Mn
(estaciones 15 y 16) Fueron suelos modifcados o
que se encuentran cerca de terrenos industriales.
Por ejemplo, en la estación 16, la fnca limita con la
industria de equipos médicos, y detrás de la misma
existió una planta de galvanizado y aún allí quedan
las piscinas donde se realizaba la galvanización.
Los metales pesados en los suelos aumentaron en
la siguiente serie Cd<Cu<Pb<Zn (
cuadro IV
). Llaman
la atención los altos coefcientes de variación que se
encontraron para algunos elementos (Cd, Zn y Pb), lo
que indica que la distribución de los mismos en la zona
no es homogénea, posiblemente debido a que existen
diversas fuentes de contaminación de los suelos con
estos metales. Los niveles de cobre fueron compara-
tivamente uniformes en la zona de estudio, mostrando
un coefciente de variación más bajo que el resto de los
elementos (Kabata-Pendias y Pendias 1991).
En el
cuadro V
se muestra la correlación existente
entre los distintos elementos. Marcadas en gris, las
correlaciones que resultaron estadísticamente signif
-
cativas para (p < 0.05). Se encontró que los elementos
Cu, Zn y Pb están signifcativamente correlacionados,
lo que pudiera indicar Fuentes comunes de contami
-
nación en los suelos para estos elementos. Para el
Cd no se encontraron correlaciones signifcativas,
lo que sugiere que la Fuente de este elemento en los
suelos pudiera ser de distinto origen que para el resto
de los metales.
El análisis de componentes principales, permi-
tió identifcar en cuales estaciones el origen de los
metales pesados es similar y, de esta forma, conocer
las fuentes a través de las cuales se incorporan los
metales a los suelos. Se obtiene que los datos se
agrupan en dos Factores que explican el 89 % de las
varianzas (
Fig. 3
)
Se puede observar que existe un grupo de esta
-
ciones (8, 11, 15) donde los niveles de Cu, Zn y Pb
(factor 1) son similares y altos. En las estaciones 1
y 6, además de encontrarse estos tres elementos en
niveles altos, también se hallaron niveles altos de
Cd, lo que pudiera signifcar que las Fuentes de los
metales en estas estaciones tienen un origen diferente.
Debido a que en la zona existen diversas vías
posibles de contaminación de los suelos, es difícil
explicar los resultados obtenidos atribuyéndole
la causa a una Fuente específca. Sin embargo, las
agrupaciones que se muestran en la
fgura 3
sugieren
que las Fuentes principales que están in±uyendo en
la contaminación de los suelos de la zona son: las
deposiciones procedentes del vertedero de “Calle
100” (G2), las avenidas con alto tráfco vehicular
(G4) y la inundación de los suelos con aguas conta-
minadas (G1).
Los mayores problemas los representa el plomo.
El nivel medio de plomo que se encontró en los
suelos (63.3 mg/kg) es superior al nivel los valores
comúnmente aceptados para la producción saludable
de alimentos (20 mg/kg) (Kabata-Pendias y Pendias
1991). En el 23 % de las fncas los valores superan
incluso los niveles considerados como ftotóxicos
(100 mg/kg) (
Fig. 2
). En el 52 % de las muestras
los niveles Fueron superiores a aquellos en que se
encuentra el Pb en suelos agrícolas cubanos (rango:
0-42.4 mg/kg) (Muñiz 2008).
Está reportado que entre las Fuentes de plomo más
comunes están las emisiones industriales (principal-
CUADRO V.
ANALISIS DE CORRELACIÓN LINEAL
(PEARSON) (N=17)
Cd
Cu
Zn
Cd
-
-
-
Cu
–0.10
-
-
Zn
0.44
0.78*
-
Pb
0.12
0.56*
0.59*
* correlaciones signifcativas para p < 0.05
CUADRO IV.
NIVELES DE METALES EN LOS SUELOS (N=17)
Metal
Mínimo
(mg/kg)
Máximo
(mg/kg)
Coefciente de
variación (%)
Niveles aceptables
para la producción de
alimentos sanos*
(mg/kg)
Niveles
considerados fto
-
tóxicos*
(mg/kg)
Niveles medios en
los suelos agríco-
las cubanos**
(mg/kg)
Cd
0.24
2.1
60
0.53
3.0
0.25
Cu
38.4
81.3
22
23.0
100.0
28.6
Zn
44.1
294.7
56
110.0
300.0
38.0
Pb
18.1
138.5
66
20.0
100.0
8.2
* Kabata-Pendias y Pendias 1991, ** Muñiz 2008
CADMIO, PLOMO, COBRE Y ZINC EN HORTALIZAS DE LA HABANA, CUBA
291
mente debidas a fundiciones y fábricas de pinturas
y al uso de compuestos plomados en la gasolina).
Por otra parte, también puede introducirse como
parte de los fertilizantes fosfóricos, el compost, los
lodos residuales de depuradora y por la aplicación
de pesticidas (Muñiz 2008). Todas estas fuentes de
plomo coexisten en el área de estudio. Sin embargo,
las estaciones con niveles ftotóxicos de plomo son
aquellas que se encuentran en el área de inFuencia
del vertedero (11 y 15), la que se encuentra colindante
con una avenida de mucho tráfco (6) y en donde se
usaron los lodos residuales de depuradora (8).
A pesar de que el plomo es un elemento muy
tóxico, su movilidad en el suelo es muy baja, menor
incluso, en los suelos con altos valores de pH como
los de la zona de estudio. En los suelos, este elemento
puede precipitar como hidróxido, ±os±ato o carbo
-
nato, que son compuestos altamente estables y poco
propicios de pasar a las plantas. También es posible
la formación de complejos orgánicos muy estables
que disminuyen la solubilidad del metal.
Debido a su poca movilidad, el plomo en los
suelos se acumula a través de los años. Se considera
que el periodo en que el Pb acumulado en el suelo
puede disminuir en un 50 %, es de 740 a 5900 años,
en dependencia del tipo de suelo, la materia orgánica
presente y el manejo del agua en el mismo (Kabata-
Pendias y Pendias 1991). Por eso, los suelos urbanos
pueden llegar a alcanzar altos niveles de plomo, lo
que a±ecta pro±undamente su actividad biológica y
causa una disminución de su productividad.
Análisis de metales pesados en hortalizas
En el
cuadro VI
se muestran los rangos en los que
variaron los niveles de los cuatro elementos estudia-
dos en todas las hortalizas analizadas (en peso fresco)
y se comparan con los niveles límites establecidos
en la Norma Cubana (NC 493 2006).
Como puede observarse, en 8 muestras de las
73 analizadas se sobrepasan los niveles límites para
plomo de la Norma Cubana, en tres muestras para
Zn y en una para Cd, lo que representa un 16 % del
total de muestras analizadas.
La poca movilidad del plomo es posiblemente
la razón de que no se encontraran gran cantidad de
muestras de hortalizas contaminadas con este metal,
a pesar de los altos niveles encontrados en los suelos.
Por otra parte, se conoce que el plomo en las plantas
proviene de la absorción de los suelos o de la depo-
sición atmosférica. Cuando la vía de contaminación
es a través de la absorción del plomo de los suelos, la
mayor acumulación ocurre en las raíces de las plantas,
ya que la traslocación a otros órganos de la planta
es limitada. Algunos autores señalan que es in±erior
Fig. 3.
Proyección en un plano de los factores obtenidos en el análisis de componentes
principales.
G 1
: Estaciones ubicadas en el área de inundación del Río Almendares.
G2
: Estaciones ubicadas en la zona de inFuencia del Vertedero de “Calle 100”
G 3
:
Estaciones que aplican prácticas agrícolas inadecuadas
, G4
: Estaciones ubicadas cerca
(menos de 100 m) de avenidas de alto tráfco vehicular
1
2
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
–4
–3
–2
–1
012345
Factor 1Cu, Zn y Pb: 58,64%
–3.0
–2.5
–2.0
–1.5
–1.0
–0.5
0.0
0.5
1.0
1.5
2.0
2.5
Factor 2 Cd: 27.55%
Niveles más altos
de Cadmio
Niveles más altos
de Cu, Zn y Pb
G4
G3
G1
G2
S. Olivares Reumont
292
al 3 % de la acumulada en la raíz (Kabata-Pendias
y Pendias 1991).
Una de las vías de contaminación de las hojas
y frutos con plomo es la deposición de este metal
procedente del polvo atmosférico y de los suelos con-
taminados. El plomo es absorbido por las células de
las hojas y aunque parte del mismo puede eliminarse
por el lavado, una fracción importante pasa al tejido
de la planta. Es entonces signifcativo que las partes
de las hortalizas contaminadas con plomo fueron las
hojas y los Frutos, lo que sugiere esta vía como Fuente
de contaminación.
En seis estaciones se encontraron niveles de plo-
mo en hortalizas superiores a los que establece como
límites la Norma Cubana NC 493 (NC 493 2006),
siendo en la estación 6 donde se encontró el mayor
número de hortalizas contaminadas con este metal, ya
que de las 11 muestras analizadas correspondientes a
esta estación, tres resultaron contaminadas con plomo
para un 27 %. Esta estación se encuentra ubicada en
un área de intenso tráfco urbano.
Se ha demostrado que existe una dependencia
de los niveles de metales pesados en los suelos y
plantas cultivadas, en zonas cercanas a avenidas y la
densidad del tráfco vehicular. Los metales pesados
se emiten en estas áreas como resultado de la quema
de los aditivos del petróleo, los aceites quemados y
los productos de la combustión. Por eso, es común
encontrar los máximos niveles de metales en los
suelos adyacentes a las avenidas. Esta, al parecer,
es una importante fuente de contaminación de las
hortalizas cultivadas en la zona.
Aunque el objetivo del presente estudio estuvo en
-
marcado en realizar un diagnóstico sobre los niveles
de Cu, Pb, Zn y Cd en los suelos y hortalizas en las
cercanías del vertedero de “Calle 100”, los resultados
del mismo siguieren la necesidad de tomar medidas
para garantizar la inocuidad de las producciones
hortícolas en la zona. Entre las medidas sugeridas
se encuentran: modifcar las variedades de especies
hortícolas sembradas en virtud de sus propiedades de
acumulación de contaminantes, sustituir los cultivos
hortícolas en la porción de la franja hidrorreguladora
inmediata al cauce del río Almendares, desarrollar el
cultivo de especies forestales para el establecimiento
de cercas perimetrales. En estas fncas se pudieran
desarrollar otros subprogramas de agricultura urbana
y realizar de forma periódica el monitoreo de los
niveles de plomo en las hortalizas cultivadas en zona.
CONCLUSIONES
Los niveles de Cu, Pb, Zn y Cd en los suelos de cul-
tivo en las cercanías del vertedero de “Calle 100” va-
riaron en los siguientes rangos: Cd (0.24-2.1 mg/kg),
Cu (38.4-81.3 mg/kg), Pb (18.1-138.5 mg/kg) y Zn
(44.1-294.7 mg/kg). Los mayores problemas se en
-
contraron para el plomo, ya que el 23 % de los suelos
superan los niveles considerados como ftotóxicos
y los límites en algunas normas internacionales.
Las fncas donde se encontraron las muestras con
niveles superiores fueron las ubicadas en el área de
inundación del Río Almendares; en la zona de in-
±uencia del vertedero de “Calle 100” y las ubicadas
cerca de avenidas de alto tráfco vehicular, siendo en
esta estación donde se encontró el mayor número de
hortalizas contaminadas, ya que de las 11 hortalizas
analizadas, tres resultaron contaminadas con Pb, para
un 27 %; dos con Zn (18 %) y una con Cd (9 %).
Doce de las 73 muestras de hortalizas analizadas
sobrepasan los límites máximos permisibles de con
-
taminantes metálicos en los alimentos destinados al
consumo humano establecidos por la norma cubana
NC 493 del 2006, lo que representa un 16 % del total
de muestras analizadas.
AGRADECIMIENTOS
Los autores agradecen a la Agencia de Medio
Ambiente del Ministerio de Ciencias Tecnologías y
Medio Ambiente de Cuba y al Centro Internacional de
Investigaciones para el Desarrollo de Canadá (IDRC-
CUADRO VI
.
CUMPLIMIENTO DE LA NORMA CUBANA
SOBRE CONTAMINAN
-
TES METÁLICOS EN ALIMENTOS
Concentración (mg/kg) peso Fresco (n=73)
Cu
Pb
Zn
Cd
Niveles encontrados
en las hortalizas.
(0.06-4.71)
(<0.08-0.28)
(0.3-20.7)
(<0.025-0.100)
Niveles máximos permitidos.
5
0.1
10
0.1
Número de muestras que
excedieron los valores límite.
0
8 (12.5 %)
3 (4 %)
1 (1.3 %)
CADMIO, PLOMO, COBRE Y ZINC EN HORTALIZAS DE LA HABANA, CUBA
293
CRDI) el apoyo fnanciero para la realización de esta
investigación. Asimismo, agradecen a la Comunidad
de Práctica Sobre el EnFoque Ecosistémico en Salud
Humana para América Latina y el Caribe (CoPEH-
LAC) y al Instituto Nacional de Salud Pública (INSP)
de México,
su apoyo metodológico y de información.
REFERENCIAS
Bighman J. y Bartels J. (1996).
Organic matter Character-
ization. En:
Methods of soil snalysis. Part 3, Chemical
methods
(D. Sparks, Ed
.),
Soil Science Society of
America, Book Series 5, Madison, WI, pp. 1011-1071.
Cruz M.C. y Sánchez R. (2001)
Agricultura y ciudad:
una clave para la sustentabilidad
. Fundación Anto-
nio Núñez Jiménez de la Nat
uraleza y el Hombre, C.
Habana, 237 pp.
CTACAV (1999).
Reporte Técnico
. Comité Técnico
Asesor de la Cuenca Almendares-Vento. Instituto de
Recursos Hidráulicos, C. Habana, Cuba, 45 pp.
CTACAV (2003).
Reporte Técnico
. Comité Técnico
Asesor de la Cuenca Almendares-Vento. Instituto de
Recursos Hidráulicos, C. Habana, Cuba, 23 pp.
CTACAV (2005). Reporte
Técnico
. Comité Técnico
Asesor de la Cuenca Almendares-Vento. Instituto de
Recursos Hidráulicos, C. Habana, Cuba, 27 pp.
De Zeeuw H. (2000).
Urban and periurban agriculture
.
Health and Environment. Discussion paper for FAO-
ETC/RUAF electronic conference “Urban and Periur-
ban Agriculture on the Policy Agenda”, FAO, Roma.
Espinosa M., López M., Pellón A., Robert M., Díaz S.,
González A., Rodríguez N. y Fernández A. (2010).
Análisis del comportamiento de los lixiviados genera
-
dos en un vertedero de residuos sólidos municipales
de Ciudad de la Habana, Rev. Int. Contam. Ambie.
26, 313-325.
FAO (1996).
Declaración de Roma sobre la Seguridad
Alimentaría Mundial y Plan de Acción de la Cumbre
Mundial sobre Alimentación
.
Organización de las Na-
ciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación,
Roma.
FAO (1999).
La agricultura urbana y periurbana
.
Orga-
nización de las Naciones Unidas para la Agricultura y
la Alimentación. Comité de Agricultura, Roma.
FAO (2002)
Seguridad alimentaria urbana
.
Organización
de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimen-
tación. Departamento de Agricultura, Roma.
Goicochea O.C., Herrera J.N. y García L. (2003). Sistema
de gestión integral de residuos sólidos urbanos para
la cuenca Almendares-Vento. Contribución a la Edu-
cación y la Protección Ambiental 4, 163-172
ISO 10390 (2005).
Determination of pH
. International
Organization for Standardization, Soil Quality, 6 pp.
ISO 11466 (1995). Extraction oF Trace Elements Soluble
in Aqua Regia. International. Organization For Stan
-
dardization, Soil Quality, 8 pp.
JICA (2005). Study on integrated management plan of
municipal solid waste in Havana City. Final Report,
vol. II, Japan International Cooperation Agency. Pre-
pared by Nippon Koei Co. Ltd. Pacifc Consultants
International, 189 pp.
Kabata-Pendias A. y Pendias H. (1991).
Trace elements
in soil and plants
. Boca Raton Arbor, London, 365 pp.
Lima Cazorla L., Olivares-Rieumont S., Columbie I., de
La Rosa D. y Gil R. (2005). Niveles de plomo, zinc,
cadmio y cobre en el Río Almendares, Ciudad Habana,
Cuba. Rev. Int. Contam. Ambie. 21, 115-124.
Luthy R. (2003)
Bioavailability of contaminants in soils
and sediments
.
Processes, tools and applications
. The
National Academies Press, Washington D.C. 419 pp.
Miller N.J. y Miller J.C. (2001).
Statistic and chemometrics
for analytical chemistry
. 4a ed. Prentice Hall, Nueva
York. 274 pp.
Muñiz O. (2008).
Los microelementos en la agricultura
.
Agrinfor, C. Habana. 132 pp.
NC 493 (2006
).
Norma Cubana: Contaminantes Metálicos
en Alimentos-Regulaciones Sanitarias. Ofcina Nacio
-
nal de Normalización, Habana. 11 pp.
Olivares-Rieumont S., Lima L., de la Rosa D., Graham
D.W., Columbie I,. Santana J.L. y Sánchez M.J. (2007)
Water hyacinths (
Eichhornia crassipes
) as indicators
oF heavy metal impact oF a large landfll on the Almen
-
dares River near Havana, Cuba. Bull. Environ. Contam.
Toxicol. 79, 583-587
Olivares-Rieumont S., de la Rosa D., Lima L., Graham
D.W., D´Alessandro K., Borroto J., Martínez ±. y
Sánchez J. (2005), Assessment of heavy metal levels
in Almendares River Sediments-Havana City, Cuba.
Water Res. 39, 3945-3953.
ONE (2008)
.
Indicadores demográfcos. Ofcina Nacional
de Estadística e InFormación. República de Cuba.
www.one.cu
Pueyo M. y Sahuquillo L. (2005). A new quality control
material for monitoring trace metals in accidentally
polluted areas. Anal. Chim. Acta 533, 41-49.
Salgado E., Dueñas M., García A., Guerra M., Gutiérrez
B., Olivera J., Villariño J., Pacheco E., Alcaide J. y
Fleita R. (2004). Diagnóstico ambiental e interpre-
tación paleoambiental de los suelos de las provincias
habaneras, Cuba. Ciencias de la tierra y el espacio, 5,
IGA, C. Habana.
logo_pie_uaemex.mx