Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
EFECTO TÓXICO DEL IÓN AL
3+
EN EL ÁPICE RADICULAR DE DOS CULTIVARES CUBANOS
DE ARROZ (
Oryza sativa
L
.
)
Idioleidys ÁLVAREZ
1*
, Ofelia SAM
1
, Inés REYNALDO
1
, Pilar TESTILLANO
2
y
María del Carmen RISUEÑO
2
1
Instituto Nacional de Ciencias Agrícolas. Ctra. de Tapaste, km 31/2. Gaveta Postal No.1, 32700, San José de
Las Lajas, Mayabeque, Cuba
2
Laboratorio de Organización y Desarrollo Nuclear de Plantas del Centro de Investigaciones Biológicas del
CSIC. Ramiro de Maetzu, 109, 28040, Madrid, España
*Autora responsable: ialvarez@inca.edu.cu
(Recibido enero 2012, aceptado julio 2013)
Palabras clave: aluminio, toxicidad, cambios estructurales, arroz
RESUMEN
La toxicidad por aluminio (Al) es el efecto más importante en los suelos ácidos y cons-
tituye el mayor factor limitante del crecimiento y la producción vegetal, razón por la
cual el objetivo del trabajo fue determinar el efecto tóxico del aluminio en el sistema
radical de plántulas de arroz de dos cultivares cubanos de importancia comercial, así
como su relación con la localización del metal en el interior de la raíz. Para imponer
la condición de estrés se emplearon diferentes niveles de cloruro de aluminio (AlCl
3
).
Las muestras radicales fueron sometidas al procesamiento tradicional para microscopía
óptica e incluídas en resina Lowicryl por un método de disminución progresiva de la
temperatura (PLT). Las secciones teñidas fueron observadas al microscopio óptico
(Zeiss) y fotograFadas con una cámara acoplada al mismo. Se empleó la tinción con
hematoxilina para la ubicación del aluminio en el interior de la raíz. Se demostró que
el aluminio provocó un incremento en el número de raíces adventicias y disminución
en la longitud de la radícula, como una posible respuesta de la planta para su adap-
tación al medio. El aluminio provocó cambios en la forma y organización de células
protodérmicas y del meristemo fundamental, en la sección transversal de la radícula.
Se constató una sensible disminución en el ángulo de curvatura radicular, el cual puede
constituir un indicador visual de toxicidad por aluminio en el arroz. La localización del
metal y el comportamiento de los indicadores de crecimiento evidenciaron los daños
que el Al provoca en estos cultivares, demostrándose además, que el cultivar J-104 es
más sensible que el INCA-LP7 a los efectos tóxicos del aluminio.
Key words: aluminium, toxicity, structural changes, rice
ABSTRACT
Aluminium toxicity is an important factor limiting crop productivity in acid soils and
toxic effects of this metal are primarily root related. The aim of this paper was to study
responses to Al toxicity in two Cuban rice cultivars and the relation with Al localization
at root of seedlings. Different AlCl
3
levels were employed to impose stress condition.
Rev. Int. Contam. Ambie. 29 (4) 315-323, 2013
I. Álvarez
et al.
316
Root apical segments were processed to optic microscopy by a Progressive Low Tem-
perature Method (PLT) and they were included in Lowycril resin. The stained sections
were viewed with Optic Microscopy (Zeiss) and photographed with Digital Camera
Coupled to microscopy. Haematoxylin were employed to Al localization. Adventi-
tious roots number was increased while the root elongation was reduced in seedlings
exposed to Al. Different modiFcations were observed at the structure of epidermal and
cortical cells in cross section. It provoked an increased at root diameter. These changes
were accompanying by deformed roots and seedlings exposed to Al exhibited more
root curvature than control seedlings and it could be consider a visual indicator to Al
toxicity in rice plants. Differential Al localization and these results evidenced the toxic
effect of Al in rice root cells and it evidenced that J-104 cultivar is more sensible to Al
toxicity than INCA LP-7 cultivar.
INTRODUCCIÓN
La acidiFcación de los suelos se ha intensiFcado
en los últimos años, estimándose que aproximada-
mente el 30 % de la superFcie terrestre y el 50 % de
las tierras cultivadas están afectadas por este fenó-
meno y de estas últimas cerca de un 60 % se localiza
en las zonas tropicales y subtropicales (Kochian
et
al
. 2004, Pereira
et al
. 2006).
Aunque los suelos de Cuba no han sido de los más
afectados por la acidez (Morales
et al
. 2001), diversos
factores naturales y antrópicos han generado alrededor
de 557 400 hectáreas de suelos alíticos con el trans-
curso de los años, los que se encuentran distribuidos
en casi toda la isla, con una mayor incidencia en las
provincias de Pinar del Río, Camagüey y Granma
(Hernández
et al
. 2004, Hernández
et al
. 2006).
La toxicidad por Al es el efecto más importante en
los suelos ácidos y constituye el mayor factor limitan-
te del crecimiento y la producción vegetal (Schwarze-
rová
et al
. 2002, Pereira
et al
. 2006, Liu
et al
. 2008).
Se conoce que diferentes procesos y componentes
celulares pueden ser afectados por el Al (Kochian
1995, Barceló y Postrieder 2002, Yamamoto
et al.
2003, Zheng y Yang 2005, Liu
et al
. 2008), lo que
ha limitado el estudio integrado de los mecanismos
de toxicidad, de modo que falta mucho por conocer
acerca de éstos. En relación con los mecanismos de
tolerancia al Al se ha alcanzado un avance conside-
rable, sobre todo en algunos cereales (Matsumoto
2000, Ryan
et al.
2001), como el arroz (
Oryza sativa
L.), donde se ha abordado intensamente el papel de
los ácidos orgánicos en la quelatación del Al intra y
extracelular. Esta especie posee un valor teórico prác-
tico importante (Simonovicova
et al
. 2004, Ligaba
et
al
. 2006, Zhang
et al
. 2006) pero las investigaciones
han estado encaminadas a la búsqueda de los genes
que le conFeren una mayor tolerancia al Al y no se
han abordado con profundidad los efectos que este
ion puede provocar en la arquitectura de la raíz, ni su
relación con los diferentes procesos Fsiológicos que
tienen lugar en la misma; aún cuando el conocimiento
detallado de las estructuras y los cambios que en
ellas se producen, permiten interpretar correctamente
cualquier respuesta Fsiológica de la planta.
Por las razones antes expuestas, el objetivo de esta
investigación fue determinar el efecto tóxico del Al en
el sistema radical de dos cultivares cubanos de arroz,
mediante el estudio de indicadores de crecimiento,
así como su relación con la localización del metal en
el interior de la raíz.
MATERIALES Y MÉTODOS
Material vegetal
Para el estudio se emplearon plántulas de arroz
(
Oryza sativa
L.) de dos variedades comerciales
cubanas. La variedad Jucarito-104 (J-104), que es
empleada como patrón comercial por sus potencia-
lidades en el rendimiento (Díaz y Morejón 2002)
y la variedad INCA LP- 7, obtenida en el Departa-
mento de Genética y Mejoramiento de las Plantas
del Instituto Nacional de Ciencias Agrícolas, la cual
exhibe cierto grado de tolerancia al estrés iónico
(González
et al.,
2002) y constituye actualmente
el 10% de la producción de arroz del sector no
especializado y el 30% del sector especializado
(MINAGRI 2009).
Condiciones experimentales
Se desarrolló un experimento en el que se deF
-
nieron cuatro tratamientos, en los cuales las concen-
traciones de Al
3+
en el medio de germinación fueron
de 0 (testigo), 30, 65 y 125 µmol/L de cloruro de
aluminio (AlCl
3
).
Las semillas de arroz se esterilizaron superF
-
cialmente con una solución de hipoclorito de sodio
EFECTO TÓXICO DEL IÓN Al
3+
EN EL ÁPICE RADICULAR DE ARROZ (
Oryza sativa
L.)
317
comercial al 10 % (Álvarez
et al
. 2005). Las semillas
esterilizadas se colocaron en placas de Petri con papel
de fltro (25 semillas por placa), las que se introdu
-
jeron en una cámara de crecimiento con 12 horas de
luz y 12 horas de oscuridad y una temperatura noche/
día de 21/26 ºC. Las plántulas se evaluaron después
de siete días de germinadas las semillas.
Se realizaron tres réplicas del experimento y se
tomaron al azar 20 plántulas por placa y un total de
60 por tratamiento, a las cuales se les tomó el sistema
radical completo para realizar las evaluaciones.
Determinación de indicadores de crecimiento
Para determinar el número de raíces adventicias se
realizó el conteo de todas las raíces emitidas en cada
una de las plántulas y para determinar la longitud de
la radícula se seccionó la misma del sistema radical
y se colocó sobre papel milimétrico y para garantizar
una correcta medición se fjó la base de la radícula
en cero y se estiró la misma cuidadosamente hasta
quedar lineal.
Para la determinación del diámetro radicular a
nivel del tercer milímetro del ápice radicular se co-
locó un micrómetro ocular al microscopio, el cual
fue previamente calibrado para realizar las determi-
naciones de la sección circular de la radícula. Las
secciones transversales de la radícula se obtuvieron
mediante el procesamiento para microscopía óptica
empleado por Sam
et al
. (2003), donde se utilizó la
resina hidrofílica Lowicryl K
4
M, que polimeriza a
-30
ºC, por lo que la infltración y polimerización se
llevó a cabo en un sistema refrigerado de sustitución
automática (Leica, Viena).
Los bloques ya polimerizados se llevaron a un
ultramicrotomo (LKB) y con una cuchilla de cristal
se le realizaron cortes semifnos de 1 µm de espesor,
los cuales se tiñeron con una solución de azul de
toluidina al 0.075 % (m/v) y se observaron en un
microscopio óptico de luz (Zeiss).
Las secciones apicales de cinco milímetros se
observaron al estereoscopio para determinar el ángulo
de curvatura radicular y se Fotografaron con una
cámara digital (DSC-S85; Sony, Tokyo) acoplada
al mismo. Se obtuvieron imágenes digitales que se
exportaron al programa morfométrico Image J, con
una ampliación de 20x, para determinar el ángulo
de curvatura de la radícula, según el procedimiento
descrito por Álvarez (2009).
Localización del Al
Para localizar el Al se empleó la tinción con
hematoxilina. Las plántulas fueron tomadas cuida-
dosamente de las cámaras y transferidas a una malla
suspendida en un vaso de precipitados con 200 mL de
agua destilada. Posteriormente fueron colocadas en
un vaso de precipitados similar, con solución acuosa
de hematoxilina [0.2 % de hematoxilina (Merck) y
0.02 % de yodato de potasio (KIO
3
) m/v] en agitación
lenta durante 20 minutos de acuerdo con Polle
et al.
(1978). Una vez lavadas nuevamente las radículas
se seccionaron a cinco milímetros de la punta y
los ápices se Fotografaron con una cámara digital
(DSC-S85; Sony, Tokyo) y un aumento de 20x en
un estereoscopio (Zeiss). Para nombrar el color del
complejo Al-hematoxilina en la radícula se empleó
una escala de colores (Gotomy Color 2009).
Análisis estadísticos
Se utilizó un diseño completamente al azar. Los
resultados experimentales del número de raíces, la
longitud y el diámetro radicular y el ángulo de cur-
vatura, fueron sometidos a un análisis de varianza
con arreglo bifactorial, donde los factores fueron
las variedades y las concentraciones de Al. En los
casos que se encontraron diFerencias signifcativas,
se compararon las medias según la prueba de Tukey,
para el 5 % de probabilidad de error. Para el análisis
estadístico fue utilizado el paquete Statgraphics
versión 4.1 en ambiente Windows.
RESULTADOS Y DISCUSIÓN
Hace algunos años se pensaba que todos los sis-
temas radicales eran grandes y muy ramifcados, sin
embargo, recientemente se ha visto que el desarrollo
de los mismos está determinado por patrones carac-
terísticos para cada especie, que a su vez dependen
de la interacción con los factores bióticos y abióticos
del suelo (Álvarez
et al.
2012).
Entre los Factores abióticos que más in±uyen
se pueden mencionar, la temperatura, el contenido
de agua y de oxígeno, así como una elevada con-
centración de elementos químicos, entre los que se
encuentran el aluminio y el hierro (Cox y Muday
1994, Vázquez 1999).
De manera general es necesario destacar que
no se produjo interacción entre las variedades y las
concentraciones de Al para ninguna de las variables
estudiadas.
Al determinar el número de raíces adventicias
en cada plántula se pudo apreciar un incremento del
mismo para la variedad INCA LP-7 en la medida en
que se intensifcó la exposición al metal. Sin embargo
la J-104 exibió un comportamiento diferente para este
indicador (
Fig. 1
).
I. Álvarez
et al.
318
Las plántulas de la variedad INCA LP-7 que
fueron crecidas con 30 µmol/L no exhibieron dife-
rencias en cuanto al número de raíces adventicias en
relación con las del testigo. Sin embargo, a partir de
65 µmol/L se favoreció la rizogénesis, de manera que
las plántulas expuestas a la concentración más tóxica
del metal (125 µmol/L) emitieron un 32 % más de
estas raíces que las no tratadas (
Fig. 1
).
El número de raíces que puede desarrollar una
planta está determinado desde la formación del em-
brión, no obstante, en esta investigación se observó
una tendencia al incremento de esta variable cuando
las plantas fueron expuestas a diferentes concentra-
ciones de Al, aún cuando se ha hecho referencia a que
los efectos tóxicos de este ion afectan el desarrollo
de un sistema radical ramifcado en algunas especies
vegetales (Kochian 1995).
La variedad INCA LP-7 exhibió un mejor com-
portamiento ante la presencia del Al, ya que sus plán-
tulas emitieron un mayor número de raíces que las de
la J-104 (
Fig. 1
). El incremento de este indicador se
debe entre otras razones, a una respuesta de la planta
en función de mantener la capacidad de absorción
de agua y sales minerales que se ve afectada con la
reducción en longitud, lo que se evidencia a través de
la relación inversa que se establece entre el número
de raíces emitidas por las plántulas y el crecimiento
en longitud de sus radículas. Por otro lado, un mayor
número de raíces adventicias garantiza la fjación de
la planta al suelo y ambos elementos son indispen-
sables para un exitoso desarrollo de la misma, sobre
todo en condiciones de toxicidad por Al.
Estos resultados permiten sugerir que el incre-
mento en el número de raíces puede ser una respuesta
adaptativa de la planta, teniendo en cuenta que el
desarrollo del sistema radical en el arroz es de vital
importancia, ya que la planta adulta no desarrolla una
raíz principal sino un sistema radical ramifcado del
cual depende su funcionamiento.
La primera evidencia de toxicidad fue la inhibi-
ción del crecimiento en la radícula de las plántulas
expuestas al Al, alteración que se considera el sín-
toma más frecuente ante la presencia de este ion, ya
que una reducción similar del crecimiento ha sido
observada en diferentes especies de plantas (Ciam-
porová 2000, Matsumoto 2000, Tahara
et al
. 2008).
Cuando se determinó el crecimiento en longitud,
las plántulas testigo en la variedad J-104 exhibieron
valores superiores a las de la INCA LP-7 (
Fig. 2
). Sin
embargo, fueron las más afectadas por el ion Al
3+
, ya
que a 30 µmol/L se observó una disminución signi-
fcativa de este indicador en relación con el testigo.
Aunque no se obtuvieron diFerencias signifcativas
entre las tratadas con 30, 65 y 125 µmol/L, se obser-
vó una tendencia a la disminución del mismo con el
incremento en los niveles de Al (
Fig. 2
).
Este comportamiento indicó que 30 µmol/L es suf
-
ciente para afectar la longitud radicular en la variedad
J-104 y que a partir de esta concentración se mantiene
el efecto inhibitorio del Al en el crecimiento de la
radícula, de manera tal que en las plántulas expuestas
a 125 µmol/L se observó una reducción del 23 % en
relación con las plántulas no tratadas. En la INCA
0
2
4
6
Número de raíces
INCA LP-7
J-104
a
b
ab
a
ab
ab
b
b
ESx = 0.59
AlCl
3
(μmol/L)
125
65
30
Control
Fig. 1
Desarrollo del sistema radical de plántulas de arroz. Se
representa el número de raíces emitidas por plántula,
en las variedades INCA LP-7 y J-104, tratadas con 0
(testigo), 30, 65 y 125 µmol/L de AlCl
3
. Las barras
indican las medias de 60 valores y las letras diferentes
representan diFerencias signifcativas entre las medias
de los tratamientos según Tukey a p<0.05
INCA LP-7
J-104
AlCl
3
(μmol/L)
125
65
30
Control
0
30
60
90
120
Longitud radicular (mm)
b
a
b
b
b
b
b
b
ESx = 4.68
Fig. 2
Crecimiento radicular de plántulas de arroz. Se representa
la longitud de la radícula de las plántulas de las varieda-
des INCA LP-7 y J-104, tratadas con 0 (testigo), 30, 65
y 125 µmol/L de AlCl
3
. Las barras indican las medias de
60 valores y las letras diferentes representan diferencias
signifcativas entre las medias de los tratamientos según
Tukey a p<0.05
EFECTO TÓXICO DEL IÓN Al
3+
EN EL ÁPICE RADICULAR DE ARROZ (
Oryza sativa
L.)
319
LP-7 la longitud radicular no difrió entre ninguno de
los tratamientos, por lo que esta variedad fue capaz de
soportar dosis de hasta 125 µmol/L de AlCl
3
, sin tener
afectaciones en la longitud de su radícula (
Fig. 2
).
Esta inhibición del crecimiento puede variar con
la concentración de Al en cada uno de los tratamien-
tos y el tiempo de exposición al metal, similar a lo
observado en plántulas de maíz (
Zea mays)
(Ciampo-
rová 2002). No obstante, estos parámetros no varia-
ron durante el estudio, por lo que el comportamiento
diferente que exhibió la longitud de la radícula en
cada una de las variedades de arroz, sugiere que el
crecimiento en longitud está determinado, para este
cultivo, por el grado de tolerancia al metal. Aún más
cuando se ha visto que la intensidad de la inhibición
puede diferir entre especies y entre variedades (Mat-
sumoto 2000).
Al evaluar microscópicamente la radícula se
detectó un abultamiento entre el segundo y el cuarto
milímetro del ápice en las plántulas tratadas con Al,
región donde se localiza la zona de transición celu-
lar, que no es más que la zona intermedia entre la de
división y la de alargamiento (Ciamporová 2002).
Estos elementos indicaron la necesidad de estudiar la
sección transversal del ápice radicular para conocer
los daños provocados por el ion Al
3+
en esta zona y
determinar la magnitud del engrosamiento observa-
do, como un posible indicador de tolerancia.
El estudio de las secciones semifnas transversales
(1µm) permitió cuantifcar el cambio morFológico
observado y evidenció un aumento en el diámetro
de la zona de transición de la radícula de las plán-
tulas tratadas con Al (
Fig. 3
). No obstante, las dos
variedades exhibieron un comportamiento diferente
para este indicador.
Las plántulas de la variedad J-104 que fueron
expuestas a 30 µmol/L de AlCl
3
no exhibieron un
incremento signifcativo en el diámetro en relación
con el testigo, mientras que en las tratadas con 65 y
125 µmol/L sí se apreciaron diFerencias signifcativas
respecto al testigo y entre ellas (
Fig. 3
). De manera
que en las plántulas expuestas a la concentración más
tóxica del ion (125 µmol/L), el diámetro radicular
llegó a incrementarse en un 32.21 % en relación con
las plántulas testigo.
En la variedad INCA LP-7 las plántulas expues-
tas a la menor concentración del ion (30 µmol/L)
no mostraron un comportamiento similar a la J-104,
ya que exhibieron un grosor radicular superior al
testigo, sin embargo las plántulas tratadas con 65 y
125 µmol/L aunque difrieron estadísticamente en
relación con las no tratadas, no lo hicieron entre
ellas (
Fig. 3
). Estos resultados indican que la varie-
dad J-104 fue la más afectada en este indicador de
crecimiento, ya que la radícula de sus plántulas se
engrosó de Forma signifcativa ante concentraciones
crecientes del ion, en relación con la INCA LP-7,
donde se alcanzó un valor estable del diámetro
radicular.
La evaluación histológica de las secciones trans-
versales permitió detectar algunas alteraciones en
la organización de los tejidos y las modifcaciones
estructurales responsables del incremento observado
en el diámetro de la radícula.
La sección transversal de la radícula de las plán-
tulas testigo exhibió una estructura típica, donde las
células protodérmicas forman una capa monoestrati-
fcada y mantienen su Forma poliédrica, mientras las
células del meristemo fundamental están distribuidas
uniformemente en varias capas circulares alrededor
del procámbium (
Fig. 4 a y b
).
En las radículas de plántulas tratadas con las di-
ferentes concentraciones del ion Al
3+
se apreciaron
diferentes cambios en este ordenamiento estructural.
Aunque las células protodérmicas se mantuvieron
formando una sola capa de células, se observaron
deformes y ligeramente alargadas en sentido radial,
mientras las células del meristemo fundamental más
internas se expandieron radialmente y las más exter-
nas se observaron comprimidas y desorganizadas, lo
que impidió defnir las capas celulares observadas en
el control (
Fig. 4b
).
En la
fgura 4
se puede apreciar como este des-
orden se hizo más evidente con el incremento en los
INCA LP-7
J-104
AlCl
3
(μmol/L)
125
65
30
Control
0
30
60
90
120
Diámetro radicular (μm)
c
b
b
bc
c
bc
b
a
ESx = 4.25
Fig. 3
Crecimiento en grosor del ápice radicular de plántulas de
arroz. Se representa el diámetro de las radículas a nivel
de la zona de transición en plántulas de las variedades
INCA LP-7 y J-104, tratadas con 0 (testigo), 30, 65 y
125 µmol/L de AlCl
3
. Las barras indican las medias de
60 valores y las letras diferentes representan diferencias
signifcativas entre las medias de los tratamientos según
Tukey a p<0.05
I. Álvarez
et al.
320
niveles de Al
3+
, de manera tal que en las plántulas de
las dos variedades, expuestas a 125 µmol/L es difícil
defnir las capas celulares dentro de la estructura
radicular.
Lo anterior indica que este ion provocó cam-
bios en la forma y en la organización de las células
protodérmicas y del meristemo fundamental, en la
sección transversal de la radícula y esto conllevó a
un incremento en el diámetro de la misma, lo que
impide sin lugar a dudas un adecuado crecimiento
de la raíz.
Al examinar microscópicamente la morfología
externa de la radícula de las plántulas testigo se cons-
tató que los ápices aparecían con una ligera curvatura,
como consecuencia de la respuesta gravitrópica de la
radícula crecida en posición horizontal. Sin embargo,
en las plántulas tratadas con Al
3+
, en las que se debía
esperar un comportamiento similar, se apreció una
curvatura más acentuada que la observada en las
plántulas testigo (
Fig. 5
).
Las variedades INCA LP-7 y J-104 exhibieron
una reducción signifcativa de este ángulo en las
plántulas tratadas con las diferentes concentraciones
del ion, en relación con las plántulas testigo y entre
ellas. Además, este crecimiento asimétrico de los
ápices se hizo más evidente con el incremento de los
niveles de Al
3+
, de manera que las plántulas expuestas
a la concentración más tóxica del ion, exhibieron la
mayor curvatura (
Fig. 6
).
El comportamiento anterior demostró que la
curvatura radical puede ser un indicador sensible
al ion Al
3+
, si se tiene en cuenta que el ángulo de
curvatura disminuyó signifcativamente, incluso
cuando las plántulas fueron expuestas a 30 µmol/L
de AlCl
3
.
Las plántulas testigo en ambas variedades exhi-
bieron valores superiores a los 165º en el ángulo de
curvatura radicular, sin embargo, las tratadas con el
metal no superaron los 160º en ninguno de los casos,
lo que sugiere la posibilidad de evaluar el ángulo de
curvatura como un indicador de toxicidad por Al, a
partir de este valor.
No obstante, los ápices radiculares de la variedad
J-104 que fueron expuestos a 125 µmol/L, llegaron
a describir ángulos cercanos a 100º, mientras que
en la variedad INCA LP-7, escasas veces fueron
Control
Control
30 μM
65 μM
125 μM
J-104
b
a
INCA LP-7
J-104
INCA LP-7
125 μmol/L
Fig. 4
Modifcaciones en la sección transversal de la radícula a
nivel de la zona de transición. a) Secciones transversales
de la radícula de plántulas de arroz de las variedades
INCA LP-7 y J-104, tratadas con 0 (testigo), 30, 65 y
125 µmol.L
–1
de AlCl
3
(100x). (Nótese incremento del
diámetro radicular con el aumento de las concentraciones
de Al). b) Secciones transversales de plántulas tratadas
con 0 (control) y 125 µmol/L de AlCl
3
(400x). (Nótese
desorganización en las células protodérmicas (cp) y las
del meristemo fundamental (cmf). p: procámbium. La
barra representa 20 µm
Control
30
65
125 (μmol/L AlCl
3
)
INCA LP-7
J-104
Fig. 5
Fotomicrografía de los ápices radiculares de plántulas de
arroz de las variedades INCA LP-7 y J-104, expuestas a
0, 30, 65 y 125 µmol/L de AlCl
3
. (Nótese como los ápices
radiculares se curvan cuando las plántulas son expuestas
al Al). (20x)
EFECTO TÓXICO DEL IÓN Al
3+
EN EL ÁPICE RADICULAR DE ARROZ (
Oryza sativa
L.)
321
inferiores a 130º (
Fig. 6
). Este comportamiento
evidencia que los ápices radiculares de la variedad
J-104 fueron los más afectados por el efecto del
ion Al
3+
, lo que confrma que la curvatura radicular
puede ser utilizada como un indicador visual de
toxicidad.
La modifcación anterior ha sido observada en
raíces de maíz, sin embargo no se determinaron los
valores, ni la variación del ángulo ante diferentes
concentraciones de Al (Ciamporová 2002). La cur-
vatura radicular pudieran ser una consecuencia de las
alteraciones provocadas por el metal en el transporte
de auxinas, ya que desórdenes similares se obser-
varon al emplear inhibidores del transporte de esta
hormona en plantas de maíz (
Zea mays
) (Sivaguru
1999) y trigo (
Avena sativa
) (Kollmeier
et al.
2000).
La localización del Al en el interior de la raíz
mediante la tinción con hematoxilina fue un elemento
esencial para relacionar los cambios morfológicos
observados con el grado de tolerancia al metal. Se
constató la ausencia del ion en la radícula de las plán-
tulas del control para las dos variedades estudiadas,
mientras que en las plántulas tratadas con Al se pudo
apreciar la ubicación de este elemento en el ápice
radicular a través de la coloración violeta oscuro que
exhibió el complejo hematoxilina-Al, donde además
se hace evidente una coloración diferencial entre
dosis y entre variedades (
Fig. 7
).
Este colorante tiene la propiedad de tornarse
azul-violeta cuando Forma un complejo específco
con el ion Al
3+
, el que puede facilitar su penetración
y retención en la raíz. Además, la intensidad del
color en los ápices radicales teñidos es una medida
cuantitativa de la sensibilidad al Al, según algunos
autores (Ruiz-Torres y Carver 1992 y Cancado
et
al.
1999), lo que se debe a que los genotipos sus-
ceptibles tienden a acumular grandes cantidades del
metal en los tejidos radicales. Por tanto, la tinción
con hematoxilina, que ha sido una forma no des-
tructiva de estudiar la sensibilidad al Al en varias
especies de plantas (Delhaize
et al.
1993, Wagat-
suma
et al.
1995, Cancado
et al.
1999, Gunsé
et al.
INCA LP-7
J-104
AlCl
3
(μmol/L)
125
65
30
Testigo
100
120
140
160
180
200
a
b
c
d
e
d
a
b
ESx = 1.32
Ángulo de curvatura ( º )
Fig. 6
Ángulo de la curvatura en el lado cóncavo del ápice
radicular en plántulas de arroz de las variedades INCA
LP-7 y J-104, expuestas a 0, 30, 65 y 125 µmol/L de
AlCl
3
. (Nótese disminución en el ángulo de la curvatura
con el incremento de la concentración de Al). Las barras
indican las medias de 60 valores y las letras diferentes
representan diFerencias signifcativas entre las medias
de los tratamientos según Tukey a p<0.05.
Fig. 7
Fotomicrografías de los ápices radiculares de plántulas
de arroz tratadas con 0 (testigo), 30, 65 y 125 µmol/L de
AlCl
3
Arriba la variedad INCA LP-7. (Nótese coloración
en forma de puntos). Abajo la variedad J-104. (Nótese
coloración homogénea). La barra representa 1mm. (20x)
Control
INCA LP-7
30
65
125
J-104
AlCl
3
(μmol/L)
I. Álvarez
et al.
322
2003), permitió detectar si las variedades estudiadas
absorbían más o menos Al.
En la variedad INCA LP-7, los ápices radiculares
que fueron expuestos a 30 µmol/L de AlCl
3
, exhi-
bieron una tenue coloración en la cofa, mientras
que en los expuestos a 65 y 125 µmol/L, la misma
se extendió al resto del ápice, en mayor medida para
la última concentración (
Fig. 7
). En estas radículas
la coloración no fue homogénea, sino que se pudie-
ron apreciar numerosos puntos coloreados en todo
el ápice, lo que indicó que el Al se ubicó de forma
aislada dentro del tejido.
En las plántulas de la J-104 que fueron expuestas
a 30 µmol/L de Al, se observó un comportamiento
similar, ya que al igual que en la otra variedad, los
ápices radiculares exhibieron solo la cofa colorea
-
da. Sin embargo, las plántulas expuestas 65 µmol/L
mostraron una coloración homogénea en el primer
centímetro del ápice, correspondiente a la zona de
división y las tratadas con 125 µmol/L mostraron sus
ápices completamente coloreados, lo que indica una
mayor cantidad de iones dentro del ápice radicular
(
Fig. 7
).
Este hallazgo evidenció que la variedad J-104
no posee mecanismos efcientes de tolerancia, lo
que la hace más vulnerable al efecto tóxico de
este ion. No obstante, la localización del ion en
la INCA LP-7 concuerda con el comportamiento
que mostró esta variedad ante los indicadores de
crecimiento y demuestra que la misma posee un
mayor grado de tolerancia ante el estrés por Al.
Esto pudiera deberse a que posee la capacidad
de excluir el Al de Forma efciente, mediante la
exudación de compuestos orgánicos capaces de
quelar el Al fuera de la célula y formar complejos
no tóxicos para las plantas, como se ha visto en
diferentes investigaciones (Delhaize y Ryan 1995,
Kochian 1995, Ma
et al.
1998, Sivaguru
et al,
2000
y Matsumoto 2000). Este mecanismo se puede
relacionar con la existencia de canales aniónicos
dependientes de Al en esta variedad, teniendo en
cuenta que en plantas tolerantes de trigo (Ryan
et
al.
1997) y maíz (Piñeros y Kochian 2001) se ha
evidenciado una elevada densidad de estos canales.
Como resultados de la investigación se pudo cons-
tatar que el Al provocó modifcaciones en el sistema
radical de las variedades comerciales de arroz, sin
embargo, no todas ellas, estuvieron relacionadas con
la tolerancia al metal, ya que la localización del Al
en la radícula, así como el menor grado de afectación
en los indicadores de crecimiento demostraron que
la variedad J-104 es más sensible que la INCA-LP7
a los efectos tóxicos del metal.
REFERENCIAS
Álvarez I. (2009). Modifcaciones anatomofsiológicas
del sistema radical de plántulas de arroz (
Oryza saliva
L.) tratadas con Al. Tesis de Doctorado en Ciencias
Biológicas. Facultad de Biología.Universidad de La
Habana, La Habana, Cuba, 97pp.
Álvarez I., Sam O., Reynaldo I. (2005). Alteraciones
celulares inducidas por el ión Al
3+
en dos variedades
cubanas de arroz (
Oryza sativa
L.). Cultivos Tropica-
les. 26, 61-64.
Barceló J., Postchenrieder C. (2002). Fast root growth
response, root exudates, and internal detoxifcation,
as clues to the mechanisms of aluminium toxicity and
resistance: a review. Environ. Exp. Bot. 48, 75-92.
Cançado G. M. A., Loguercio L.L., Martins P.R, Parentoni
S.N., Paiva E., Borém A., Lopes M.A. (1999). Hema-
toxylin staining as a phenotypic index for aluminum
tolerance selection in tropical maize (
Zea mays
L.).
Theor. Appl. Genet. 99, 747-754.
Ciamporová M. (2000). Diverse response of root cell
structure to aluminium stress. Plant Soil. 226, 113 -116.
Ciamporová M. (2002). Morphological and structural
responses of plant roots to aluminium at organ, tissue
and cellular levels. Biol. Plant. 45, 161-171.
Cox D.N., Muday G.K. (1994). NPA binding activity is
periferal to the plasma membrane and is associated
with the cytosqueleton. Plant. Cell. 6, 1941-1953.
Cuba. MINAGRI. (2009). CAI Arrocero “Los Palacios”.
Informe de los resultados de la campaña de arroz de
frío 2008-2009. 18 pp.
Delhaize E., Ryan P.R. (1995). Aluminium toxicity and
tolerance in plants. Plant Physiol. 107, 315-321.
Delhaize E., Craig S., Beaton C.D., Bennet R.J., Jagadish
V.C., Randall P.J. (1993). Aluminium tolerance in
wheat (
Triticum aestivum
). Uptake and distribution of
aluminium in root apices. Plant Physiol, 103, 685-693.
Díaz S., Morejón R. (2002). Comportamiento de varie-
dades de arroz de diferente procedencia en la localidad
de Los Palacios. Cultivos Tropicales. 23, 63-67.
González, M.C., Cristo, E., Pérez, N., Delgado, P. (2002).
INCA LP-7, nueva variedad de arroz para suelos af-
ectados por la salinidad. Cultivos Tropicales. 23, 89-90.
Gotomy Color. (2009). Escala de colores. (en línea). http://
www.gotomy.com/color.html. 15/12/2009
Gunsé B., Garzón T., Barceló J. (2003). Study of alumi-
num toxicity by means oF vital staining profles in Four
cultivars of
Phaseolus vulgaris
L. J. Plant Physiol.
105, 712-715.
Hernández A., Ascanio M.O., Cabrera A., Morales M.,
Medina N. (2004). Problemas actuales de clasifcación
de suelos: énfasis en Cuba. Ed. Veracruzana, Cuader-
nos Universitarios, México. 221pp.
EFECTO TÓXICO DEL IÓN Al
3+
EN EL ÁPICE RADICULAR DE ARROZ (
Oryza sativa
L.)
323
Hernández A., Morales M., Ascanio M.O., Morell F.
(2006). Manual práctico para la aplicación de la nueva
versión de clasifcación genética de los suelos de Cuba.
Ed. Universidad de Nayarit, México. 293pp.
Kochian, L.V. (1995). Cellular mechanism of aluminium
toxicity and resistance in plants. Annu. Rev. Plant.
Physiol. Mol. Biol. 46, 237-260.
Kochian L.V., Hoekenga O.A., Pi˜neros M.A. (2004).
How do crop plants tolerate acid soils? Mechanisms
oF aluminum tolerance and phosphorous eFfciency.
Annu. Rev. Plant Biol. 55, 459-93
Kollmeier, M., Felle, H.H., Horst, W.J. (2000). Geno-
typical difference in Al resistance of
Zea mays
(L)
are expressed in the distal part of the transition zone
is reduced basipetal auxin ±ow involved in inhibition
of root elongation by Al? Plant Physiol. 122, 945-956.
Ligaba A., Katsuhara M., Ryan P., Shibasaka M., Mat-
sumoto H. (2006). The BnALMT1 and BnALMT2
Genes from Rape Encode Aluminum-Activated Malate
Transporters That Enhance the Aluminum Resistance
of Plant Cells. Plant Physiology. 142, 1294-1303.
Liu Q., Yang J.L., He L.S., Li Y., Zheng S.J. 2008. Effect of
aluminum on cell wall, plasma membrane, antioxidants
and root elongation in triticale. Biol. Plant. 52, 87-92.
Ma J.F., Hiradate S., Matsumoto H. (1998). High alumini-
um resistance in buck-wheat. II. Oxalic acid detoxifes
aluminium internally. Plant Physiol. 117, 753-759.
Matsumoto H. (2000). Cell biology of aluminium toxicity
and tolerance in higher plants. Int. Rev. Cytol. 200,
1-46.
Morales M., Hernández A., Vantour A. (2001). El proceso
de alitización y la clasifcación de suelos alíticos en
Cuba. Informe del Instituto de Suelos. MINAG, La
Habana, 17pp.
Pereira L.M., Tabaldi L.A., Goncalves J.F., Jucoski G.O.,
Pauletto M.M., Weis S.N., Nicoloso F.T., Borher D.,
Rocha J.B.T., Schetinger M.R.C. (2006). Effect of alu-
minum on d-aminolevulinic acid dehydratase(ALA-D)
and the development of cucumber (
Cucumis sativus
).
Environ Exp. Bot. 57, 106-115.
Piñeros M.A., Kochian L.V. (2001). A patch-clamp
study on the physiology of aluminium toxicity and
aluminium tolerance in maize. Identification and
characterization of Al
3+
-induced anion channels. Plant
Physiol. 125, 292-305.
Ruiz-Torres N.A., Carver B.F. (1992). Genetic expression
of aluminium tolerance in hard red winter wheat. Ce-
real Res. Com. 20, 233-240.
Ryan P.R., Di Tomaso J.M., Kochian L.V. (2001). Alu-
minium toxicity in roots: an investigation of spatial
sensivity and the role of the root cap. J. Exp. Bot. 44,
437-446.
Ryan P.R., Skerrett M., Findlay G.P., Delhaize E., Tyerman
S.D. (1997). Aluminium activates an anion channel in
the apical cells of wheat roots. Proc. Natt. Acad. Sci.
USA. 94, 6547-6552.
Sam O., Ramírez C., Coronado M.J., Testillano P.S., Ri-
sueño M.C. (2003). Changes promoted by saline stress
in tomato plant leaves: a subcellular and ultrastructural
study. Biol. Plant. 47, 361-366.
Schwarzerová K., Zlenkova S., Nick P., Opatrn Z. (2002).
Aluminium induced rapid changes in the microtubu-
lar cytoskeleton of tobacco cell lines. Plant and Cell
Physiol. 43, 207-216.
Šimonoviková M., Tamás L., Huttová J., Mistrík I.
(2004). Effect of aluminium on oxidative stress re-
lated enzymes activities in barley roots. Biol. Plant.
48, 261-266,
Sivaguru M., Baluska F., Volkman D., Fell H.H., Horst
W.J. (1999). Impacts of aluminium on the cytosquele-
ton of the maize root apex. Short-term effects on the
distal past of the transition zone. Plant. Physiol. 119,
1073-1082.
Sivaguru M., Fujiwara T., Samaj J., Baluska F., Yang Z.,
Osawa H., Maeda T., Mori T., Volkmann D., Matsu-
moto H. (2000). Aluminium induced 1-3-B-D- Glucan
inhibits cell to cell traFfcking oF molecules through
plasmodesmata. A new mechanism of aluminium
toxicity in plants. Plant Physiol. 124, 991-1005.
Tahara K., Norisada M., Yamanoshita T., Kojima K.
(2008). Role of aluminum-binding ligands in alu-
minum resistance of
Eucalyptus camaldulensis
and
Melaleuca cajuputi
. Plant Soil. 302,175-187.
Vázquez M.D., Poschenrieder C., Corrales I., Barceló J.
(1999). Change in apoplastic aluminium during the
initial growth response to aluminium by roots of a
tolerant maize variety. Plant. Physiol. 199, 435-444.
Wagatsuma T., Ishikawa S., Obata H., Tawaraya K.,
Kathonda S. (1995). Plasma membrane of younger and
outer cells is the primary specifc site For aluminium
toxicity in roots. Plant. Soil 171, 105-112.
Yamamoto Y., Kobayashi S., Devi R., Riklishi S., Mat-
sumoto H. (2002). Aluminium toxicity is associated
with mitochondrial dysfunction and the production of
reactive oxygen species in plant cells. Plant Physiol-
ogy. 128, 63-64.
Zhang A., Jiang M., Zhang J., Tan M., Hu X. (2006).
Mitogen-Activated Protein Kinase Is Involved in
Abscisic Acid-Induced Antioxidant Defense and Acts
Downstream of Reactive Oxygen Species Production
in Leaves of Maize Plants. Plant Physiology. 141,
475-487.
Zheng S.J., Yang J.L. (2005). Target sites of aluminum
phytotoxicity. Biol. Plant. 49, 321-331.
logo_pie_uaemex.mx