Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Rev. Int. Contam. Ambie. 29 (Sup. 3) 33-41, 2013
HÁBITOS Y PRÁCTICAS DE CONSUMO DE TELÉFONOS CELULARES EN
MÉXICO Y ESPAÑA
Samantha E. CRUZ-SOTELO
1,2,3
*, Sara OJEDA-BENITEZ
1,3
, Ma. Dolores BOVEA
4
,
Néstor SANTILLÁN-SOTO
1
, Hugo FAVELA-ÁVILA
1
y Wendolyn E. AGUILAR SALINAS
2
1
Instituto de Ingeniería, Universidad Autónoma de Baja California, Boulevard Benito Juárez y Calle de la
Normal S/N, Col. Insurgentes Este, C.P. 212280, Mexicali, Baja California, México
2
Facultad de Ingeniería, Universidad Autónoma de Baja California Mexicali, Baja California, México
3
Sociedad Mexicana de Ciencia y Tecnología Aplicada a Residuos Sólidos
4
Departamento de Ingeniería Mecánica y Construcción, Universitat Jaume I, Avda. Sos Baynat s/n, E-12071
Castellón, España
* Autora responsable; samantha.cruz@uabc.edu.mx
(Recibido agosto 2011, aceptado noviembre 2012)
Palabras clave: basura tecnológica, conocimiento ambiental, estilo de vida
RESUMEN
Los avances tecnológicos, la expansión de mercado y el corto ciclo de vida que carac-
teriza a los aparatos eléctricos y electrónicos, los convierte en el fujo de residuos de
más rápido crecimiento en el mundo. Uno de estos aparatos de mayor consumo son
los teléfonos celulares, que ya forman parte del estilo la vida de un número creciente
de personas en todo el mundo. Los hábitos de consumo y de gestión del residuo que
generan una vez Fnalizada su vida útil están asociados a los estilos de vida de los di
-
ferentes segmentos de la población, siendo la población joven el segmento de mayor
consumo. Ante este contexto, este trabajo se centra en analizar los hábitos de consumo
y retirada de los teléfonos celulares entre el segmento de los jóvenes universitarios
de México y España, tomando como caso de estudio una universidad para cada país.
Para ello, se diseñó una encuesta con el propósito de obtener información referente al
conocimiento ambiental, hábitos de consumo y la forma en que gestionan el teléfono
celular al Fnalizar su vida útil. Los resultados obtenidos sustentan la necesidad de
desarrollar evaluaciones e implementar posibles escenarios para la gestión sostenible
de los celulares al Fnal de su vida útil.
Key words: e-waste, environmental knowledge, lifestyle
ABSTRACT
Technological advances, market expansion and the short life cycle that characterizes
the electrical and electronic equipments, makes their wastes to be the fastest growing
fow o± residues in the world. One o± the electronic devices that has increased their
consumption is cell phones, which are already part of the life style of a growing num-
ber of people around the world. Consumption and waste management at end-of-life
patterns are associated with the lifestyles of the different segments of the population,
being young people the largest consumer segment. Given this context, this paper focuses
S.E. Cruz-Sotelo
et al.
34
on analyzing consumption and removal of cell phones patterns from the segment of
university students in Mexico and Spain. To do this, a survey was designed in order to
obtain information concerning the environmental knowledge and consumption habits
and the way students manage cellphones at their end-of-life. The results support the
need to develop and implement alternative scenarios for the sustainable management
of cellphones at the end of their useful life.
INTRODUCCIÓN
Los aparatos eléctricos y electrónicos (AEE)
en la actualidad son parte de nuestro estilo de vida
(Zhaoxia
et al
. 2008). No hay lugar en casas, ofci
-
nas, escuelas, edifcios, etc., donde no encontremos
AEE que faciliten las actividades cotidianas, las
comunicaciones y el entretenimiento. Sin embargo,
el desarrollo tecnológico que está favoreciendo la
rápida sustitución de estos aparatos por nuevos mo-
delos y acortando así su ciclo de vida, el crecimiento
demográfco, los requisitos de obsolescencia, etc.,
están convirtiendo a los AEE en una creciente fuente
de residuos, que se denomina Fujo de residuos eléc
-
tricos y electrónicos (RAEE). Este hecho provoca
que resulte necesario identifcar las consecuencias
que este Fujo ocasiona sobre el ambiente y las di±e
-
rentes opciones para su gestión sostenible (Osibanjo
y Nnorom 2007).
La telefonía móvil se ha convertido en un servicio
indispensable, ha experimentado un enorme y constan-
te aumento en la penetración desde la implementación
del sistema GSM en los años 90. El uso del teléfono
celular en el mundo ha crecido de manera exponen-
cial, pasando de 4.7 billones de usuarios en 2009, la
mayoría de los cuales se encontraban en países en
desarrollo (ITU 2009), a 5.9 billones de suscriptores
en 2011 (ITU 2011). En México, por ejemplo, el
mercado de la telefonía móvil inició operaciones en
1987 y ha experimentado un constante crecimiento
en la última década (Mariscal y Rivera 2007). Por
estos motivos, la producción ambientalmente segura
y el funcionamiento y tratamiento de la tecnología de
tele±onía móvil al fnal de su vida útil, representa un
reto para la sociedad (Scharnhorst
et al
. 2005).
A nivel mundial, los RAEE constituyen una de
las fracciones de residuos de más rápido crecimiento.
Esta tendencia representa problemas ambientales y
aumenta la necesidad de implementar acciones para
su adecuada gestión (Tartiu 2009, Mohabuth y Miles
2005). Uno de los aparatos electrónicos de mayor
demanda entre los consumidores son los teléfonos
celulares. Este crecimiento está alentado por los
avances tecnológicos, las mayores prestaciones que
incorporan los nuevos modelos, las modas, etc.,
que provoca que los usuarios desechen sus modelos
antiguos y compren nuevos aparatos, más pequeños,
más ligeros y modernos (Osibanjo y Nnorom 2008,
Nnorom
et al.
2009, Kasper
et al
. 2011). Este hecho
provoca que los teléfonos celulares presenten ciclos
de vida relativamente cortos debido a su aparente
obsolescencia y provoquen un crecimiento de la
fracción RAEE (Ongondo y Williams 2011a).
Los hábitos de consumo y retirada de los AEE
están asociados a los estilos de vida de la sociedad.
La telefonía móvil tiene una notable presencia entre
los jóvenes, principalmente entre el segmento de los
estudiantes universitarios (Lipscomb
et al
. 2007,
Head y Ziolkowski 2012), que se caracteriza por
un afán por seguir los avances tecnológicos, que
los orienta a la adquisición de nuevos modelos y
desechar sus actuales, independientemente de si
funcionan o no.
Este tema ha sido ya objeto de estudio en la li-
teratura. Dunstone (2006) realizó una investigación
donde analizó el uso del teléfono celular en tres
grandes áreas: sociedad, familia y relaciones inter-
personales y laborales. Los resultados mostraron que
9 % de los entrevistados entre 18-24 años admitieron
ser adictos a sus telé±onos celulares, prefriendo el
teléfono a la televisión. También obtuvo que el 14 %
de las personas entrevistadas tenían dos o más telé-
fonos celulares que utilizan regularmente, y que los
factores más importantes al elegir un teléfono celular
eran la funcionalidad (31 %), precio (29 %) y estilo
(16 %). Aguilar y Ramírez (2007), en un estudio
sobre hábitos de consumo de las tecnologías de la
información y la comunicación (TIC) entre estudiantes
universitarios encontraron que el uso y penetración de
las TIC en este grupo dependía del nivel de ingresos y
del sexo del usuario, y que los criterios o atributos más
valorados al adquirir un teléfono celular dependían del
sexo del usuario. Además, la disponibilidad a pagar
por un celular nuevo y la preferencia por una marca
particular de teléfono estaban relacionadas con la edad
y el grado de conocimiento tecnológico del usuario.
Se han realizado también diversas investigaciones
con estudiantes para conocer las variables asociadas
HÁBITOS Y PRÁCTICAS DE CONSUMO DE TELÉFONOS CELULARES
35
al uso y consumo del teléfono celular. Chen y Katz
(2009) analizaron el comportamiento del uso del telé-
fono celular entre los estudiantes universitarios y sus
familiares, para establecer en qué medida afectaba su
vida universitaria
.
Moscoloni y Castro (2010), eva-
luaron el consumo de dispositivos tecnológicos, entre
ellos el celular, para describir los posibles cambios en
la vida cotidiana a partir del uso de celular e internet,
encontrando que la intensidad de consumo de celulares
se relaciona con las posibilidades de acceso a dicha
tecnología y la edad. Ongondo y Williams (2011b)
en su investigación con estudiantes universitarios en
Reino Unido encontraron que los hombres reempla-
zaban sus teléfonos celulares con mayor frecuencia
que las mujeres. Con respecto al uso de sistemas de
gestión de teléfonos en desuso, a pesar de que era un
servicio conocido para la mayoría, únicamente un
número moderado de entrevistados lo había utilizado,
mayoritariamente mujeres. Head y Ziolkowski (2012)
identifcaron cu
áles eran las características que más
valoraban los estudiantes universitarios en un teléfono
celular, con el fn de proporcionar una visión de las
preFerencias del consumidor y defnir segmentos de
consumidores universitarios. Finalmente, Hong
et al.
(2012) analizaron la relación entre las características
psicológicas, la adicción y el uso de teléfono celular
en mujeres universitarias taiwaneses, para proponer un
modelo y explicar esas relaciones. Entre los hallazgos
reportan que existe una correlación positiva entre ex-
troversión y la adicción al teléfono celular.
En este trabajo, el objetivo es comparar los há-
bitos de consumo y retirada de teléfonos celulares
entre la población universitaria de España y México.
Para ello, se plantea la realización de una encuesta a
estudiantes procedentes de dos universidades: Uni-
versidad Autónoma de Baja California, en México
y Universitat Jaume I en España.
Gestión de residuos electrónicos en México y
España
La gestión de los RAEE supone un reto para la
sociedad desde diferentes perspectivas: ambiental,
económica y social. Este reto no ha sido enfrentado de
manera global en todos los países, sino que existen di-
ferencias en cuanto a legislación, modelos de gestión
del residuo implementado, responsabilidad extendida
del productor, etc. En este trabajo se va a comparar
la situación de España, que cuenta con legislación
específca derivada de la Directiva 2002/96/CE y su
posterior actualización por la Directiva 2012/19/UE
sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos,
y la situación de México, cuya gestión de RAEE se
encuentra en una etapa incipiente.
En España, la legislación europea ha sido tras-
puesta al marco normativo español mediante el Real
Decreto 208/2005, que establece las medidas de pre-
vención desde la fase de diseño y fabricación de los
AEE, la limitación del uso de sustancias peligrosas
en sus componentes, hasta la etapa de gestión como
residuo. Entre otros, este marco legislativo establece
que los fabricantes de AEE deben adoptar las medidas
necesarias para que los RAAE puestos por ellos en el
mercado sean recogidos de forma selectiva y tengan
una correcta gestión ambiental, para lo cual estable-
cerán sistemas para recoger y gestionar el tratamiento
de los residuos procedentes de sus aparatos, bien de
forma individual o a través de sistemas integrados de
gestión (SIG). Además, la nueva Directiva 2012/19/
UE, pendiente de trasponer, hace mayor énfasis en la
reutilización como medida de prevención de RAEE,
y en la preparación para la reutilización en el diseño
de los AEE.
En México, a partir de 2003, la Ley General
para la Prevención y Gestión Integral de los Resi-
duos introdujo en su política ambiental la categoría
de residuos de manejo especial (RME). En 2009
SEMARNAT presentó el Programa Nacional para
la Prevención y Gestión Integral de los residuos, el
cual se basa fundamentalmente en los principios de
reducción, reutilización y reciclado de los residuos.
Su objetivo principal referente al manejo de los
RME es contribuir con la conservación y aprove-
chamiento de recursos y protección de ecosistemas
a través del diseño, aplicación y seguimiento de
mecanismos y acciones que fomenten la preven-
ción y gestión integral de los residuos de manejo
especial, con base en la recolección selectiva desde
la fuente, la maximización del aprovechamiento
de los materiales valorizables, el tratamiento
tecnológicamente adecuado y la minimización
de la disposición fnal o, en su caso, la adecuada
disposición de los RME. Sin embargo, en el campo
de los RAEE menciona que aún está pendiente
la realización de estimaciones o cuantifcaciones
preliminares. Según Román (2007) México cuenta
con 33 empresas recicladoras de RAEE ubicadas
en Coahuila (1), Tamaulipas (1), Estado de México
(1), Tijuana (1), Distrito Federal (10), Guadalajara
(2) y Monterrey (17).
En México, al igual que en otros países en vías
de desarrollo, la falta de información referente a la
correcta gestión o los riesgos y daños potenciales por
inadecuadas prácticas para recuperar o valorizar cier-
tos componentes (reciclaje informal), ha provocado
graves afecciones ambientales y a la salud (Huang
et al.
2009).
S.E. Cruz-Sotelo
et al.
36
MATERIALES Y MÉTODOS
Esta investigación se realizó en dos universidades
públicas, una de México y la otra de España en el
periodo 2010-2011.
México: campus Mexicali de la Universidad Au-
tónoma de Baja California (UABC), que cuenta con
una población de 19 151 estudiantes.
España: Universitat Jaume I (UJI), que cuenta con
una población de 13 089 estudiantes.
Se diseñó una encuesta, la cual fue aplicada a los
estudiantes de ambas universidades, para el cálculo
de la muestra representativa se consideró un nivel de
confanza del 90 % y utilizando la ecuación (1) se
obtuvo una muestra de 267 encuestas a aplicar en la
UABC y 266 en la UJI.
n =
NK
2
2
+
K
2
(1)
La encuesta fue diseñada para obtener datos refe-
rentes a los hábitos de consumo y uso de los teléfonos
celulares. Ésta se organizó en tres secciones:
Perfl del usuario
, incluyendo datos del perfl del
usuario como sexo y edad.
Hábitos de consumo y retirada de los teléfonos
celulares
, con el fn de conocer los hábitos con su
teléfono celular actual y con los anteriores que hubie-
ra utilizado: antigüedad, marca, criterios de compra,
destino fnal de los que ya no utiliza, si ha reparado o
ha utilizado teléfonos celulares de segunda mano, etc.
Conocimiento ambiental del usuario de telefo-
nía celular
, con el fn de conocer la visión, el grado
de conocimiento, interés y disposición del usuario
universitario por aplicar medidas sostenibles a la
hora de retirar los teléfonos celulares en desuso,
tales como la posibilidad de aumentar la vida útil
del celular, el conocimiento sobre el manejo especial
que requiere al convertirse en residuo y sobre quiénes
son los responsables de estos residuos, así como el
conocimiento que poseen sobre las prácticas actuales
en el manejo y el tratamiento que debe dársele al fnal
de su vida útil.
Para evaluar el conocimiento ambiental (CA) se
analizaron tres categorías:
Reutilización
: se incluyeron preguntas sobre el
uso de equipos de segunda mano y prácticas de re-
paración del teléFono celular, defniendo tres niveles
bajo (0-1), medio (2-3) y alto (4).
Gestión y tratamiento:
se incluyó una pregunta
sobre el grado de conocimiento de empresas es-
tablecidas formalmente para la gestión de RAEE,
defniendo dos niveles: conoce (1) y no conoce (0).
Retirada:
se incluyó una pregunta sobre el cono-
cimiento de la población sobre las prácticas usadas
al deshacerse de los teléfonos celulares en desuso,
defniendo tres nievles: bajo (0), medio (1) y alto (2).
±inalmente, se estableció una escala para defnir
nivel de conocimiento ambiental (NCA) con base en
la sumatoria de los conceptos evaluados. NCA-Bajo
(para la puntuación de 0-2), NCA-Medio (3-5) y
NCA-Alto (6-8), tal y como se detalla en el
cuadro I
.
RESULTADOS
Los resultados muestran que en la UJI, el 64 %
de los estudiantes encuestados eran mujeres y en la
UABC el 51 %. En la UJI, el 37 % de los encuestados
fueron menores de 19 años y el 46 % están entre 20
y 24 años. Mientras que en la UABC el 44 % corres-
ponde a estudiantes menores de 19 años y 49 % de
entre 20 y 24 años.
Consumo y manejo de los teléfonos celulares
Se encontró que la práctica común de gestión del
teléfono celular en desuso es almacenarlo o regalarlo.
El 52 % de los universitarios españoles y el 25 % de
los mexicanos lo almacenan; el 19 % en España los
regala y el 33 % en México tiene esta misma práctica.
La
fgura 1
muestra las principales formas en que los
universitarios se deshacen de sus celulares en desuso.
Entre el 12 y 22 % de los universitarios en la UJI
y la UABC, respectivamente, coincidían en que el
tiempo que usan el celular no era mayor a seis meses.
El 66 % de los universitarios en España y el 63 %
en México indicaron que el tiempo de vida útil del
celular no era mayor a 18 meses (
fgura 2
),
como se
observa en la
fgura 2
, el mayor porcentaje de estu-
diantes en ambas universidades coincidieron en que
el tiempo de vida para el celular era de 18 meses, dato
que coincide además con la bibliografía, que indica
que el tiempo promedio de vida que los usuarios le
dan al teléfono celular está asociado al interés que
tienen por adquirir los modelos más modernos y con
nuevas funciones.
CUADRO I.
ESCALA PARA LA EVALUACIÓN DE NCA
Categoría
CA
NCA
UJI-UABC
Escala
Bajo
Medio
Alto
Reutilización
0-1
2-3
4
0-4
Gestión
0
---
1
0-1
Tratamiento
0
---
1
0-1
Retirada
0
1
2
0-2
NCA
0-2
3-5
6-8
0-8
HÁBITOS Y PRÁCTICAS DE CONSUMO DE TELÉFONOS CELULARES
37
55%
UABC
UJI
50%
45%
40%
35%
30%
25%
20%
15%
10%
5%
Lo tiré a la basura
Lo guardé
Robo/ex
travío
Centro de acopio
Lo dejé a cambio
Lo vend
í
Lo regalé
Es mi 1er celular
F
ig. 1
.
Prácticas en el manejo del celular en desuso
En la
fgura 3
se presentan las marcas de celulares
que más consumen los estudiantes en ambas univer-
sidades, destacan Nokia con un 35.6 % en la UJI y el
22.8 % en la UABC, Samsung 23.7 % (UJI) y 21.8 %
(UABC) y el tercer lugar lo ocupa la marca Ericsson,
en la UJI el 12.2 % y el 17.9 % en la UABC.
La
fgura 4
muestra los factores que determinan
el incremento en el volumen de teléfonos celulares en
desuso. Se encontró que la pérdida de funcionalidad
es el principal motivador del cambio.
En la
fgura 5
, se observa que en ambas univer-
sidades los factores, atributos o criterios más impor-
tantes en la elección de un nuevo celular fueron el
precio y las aplicaciones.
El 27 % de los universitarios en España habían
reparado en alguna ocasión su celular, y el 31 % en
México. Además, el 52 % en la UJI y 47 % en la
UABC habían utilizado equipos de segunda mano
comprados o regalados.
Primer celular
UJI
UABC
<6 meses
6 meses
12 meses
18 meses
2 años
3 años
4 años
5 años
1%
6%
11%
16%
21%
26%
31%
F
ig. 2.
Tiempo de vida útil del celular
25%
20%
15%
10%
5%
40%
UABC
UJI
35%
30%
25%
20%
15%
10%
5%
0%
0%
Nokia
Samsun
g
Ericsso
n
LG
Motoro
la
Alcate
l
Blackber
ry
IPhon
e
H
uawei
Otros
F
ig. 3.
Marcas de celulares que más consumen los universitarios
S.E. Cruz-Sotelo
et al.
38
Otro
Regalado
Robo/extravío
Puntos acumulados
Cambio compañía
Cambio contrato
Más aplicaciones
Estética/moda
Obsoleto
0%
10%
20%
30%
40%
50%
46%
37%
4%
11%
7.2%
11%
4.3%
10%
9.1%
2%
15.9%
3%
12%
0.3%
7.2%
13%
2.2%
0.7%
1.1%
3%
UABC
UJI
No funciona
F
ig. 4.
Principales motivadores de cambio del celular entre los universitarios
F
ig. 5.
Criterios de compra de un nuevo celular
55%
50%
50%
40%
30%
20%
10%
0%
60%
UABC
UJI
45%
40%
35%
30%
20%
10%
5%
0%
Preci
o
Aplicación
Ma
r
ca
Estética
Puntos
Durabi
l
idad
Serv
icio
Otro
25%
15%
CUADRO II.
NIVEL DE CONOCIMIENTO AMBIENTAL
Categoría
(%)
Bajo
Medio
Alto
UJI
%
UABC
%
UJI
%
UABC
%
UJI
%
UABC
%
Reutilización
21.9
25.3
67.1
60.4
11.0
14.4
Gestión
89.0
62.8
----
----
11.0
37.2
Tratamiento
58.7
92.3
----
----
41.3
7.7
Retirada
97.2
14.4
0.7
52.6
2.1
33.0
NCA
68
17.2
42
68.4
0
14.4
Conocimiento ambiental del usuario de telefonía
celular
Referente al nivel de conocimiento ambiental del
usuario de telefonía celular, en el
cuadro II
se mues-
tra que el NCA-UJI (42 %) y el NCA-UABC (68.4 %)
es medio. Sin embargo, 68 % en España y 17.2 %
en México presentan NCA-Bajo, lo que signifca que
esta población no conoce la problemática que los
celulares provocan al convertirse en residuo, tampoco
conocen empresas responsables encargadas de dar
tratamiento, ni realizan prácticas ambientalmente
positivas al deshacerse de los celulares en desuso.
DISCUSION
Como lo afrma Aguilar y Ramírez (2007), el
consumo de las TIC en estudiantes universitarios se
ve inFuenciado por el nivel de ingresos. A través de
esta investigación observamos que una gran parte
de estudiantes universitarios considera el precio del
celular como uno de los primeros dos atributos en
nivel de importancia al momento de adquirirlo (52 %
UJI y 31 % UABC). Además de que 37 %-UJI y 46 %
UABC no se deshacen de sus teléfonos celulares
hasta que estos dejan de funcionar.
A pesar de que el mercado de telefonía móvil
oferta una gran variedad de marcas, se observa que
las tres marcas preferidas por los universitarios
HÁBITOS Y PRÁCTICAS DE CONSUMO DE TELÉFONOS CELULARES
39
son Nokia, Samsung y Ericsson. Coincidiendo con
Ongondo y Williams (2011b) y Aguilar y Ramírez
(2007). Se encontró, además, que Nokia y Ericsson
son las dos marcas de mayor demanda. Este último
menciona que la ubicación geográfca inFuye en esta
preferencia (ver
cuadro III
).
El 2 % de los universitarios UJI y el 3 % de la
UABC afrman que s
ólo han tenido un teléfono ce-
lular. Según estudio de Aguilar y Ramírez (2007), la
edad promedio en que los universitarios de Tijuana
(México) tuvieron su primer celular son los 15 años.
Ongondo y Williams (2011b) analizaron razones
por las que el estudiante universitario lleva su telé-
fono celular al desuso, encontrando que la principal
razón es por rotura (57.7 %), almacenamiento de
música/imágenes (16.4 %), moda (16.2 %), actuali-
zaciones del operador de red (41.1 %) y durabilidad
de la batería (12.1 %).
Se observa que el almacenar teléfonos celulares
es una práctica común entre los universitarios, apro-
ximadamente el 61 % de los estudiantes universita-
rios en el Reino Unido poseen al menos un teléfono
extra y la práctica común es almacenar (Ongondo y
Williams 2011b). Para el caso de la UJI y la UABC,
se encontró que el 52 y 25 % de los encuestados,
respectivamente, tienen al menos un teléfono celular
almacenado.
El 84.5 % de los universitarios en Tijuana utilizan
actualmente teléfono celular, de los que no poseen te-
léfono de esta población, el 62 % sí lo ha tenido, pero
ha dejado de usarlo y en su mayoría son mujeres. El
robo o extravío representa el 65 % de las justifcacio
-
nes para dejar de utilizarlo. El 13 % de universitarios
en Mexicali y el 7.2 % de la UJI mencionan que el
cambio de celular fue por robo o extravío.
Dunestone (2006) señala que el factor más im-
portante para elegir un teléfono celular es la funcio-
nalidad (31 %), precio (29 %) y estilo (16 %). En
este estudio observamos que el estilo o estética de
los celulares es un atributo que defnitivamente es
CUADRO III
.
MARCAS DE MAYOR DEMANDA
Marca
UJI
%
UABC
%
Aguilar y
Ramírez (2007)
%
Ongondo y
Williams
(2011b)
%
Nokia
35.7
22.8
20
46
Ericsson
12.3
17.9
17
20.7
Samsung
23.8
21.8
-
15.3
Motorola
2.2
8.8
52
12.2
importante para los universitarios tanto en México
como en España. Sin embargo, los tres criterios con-
siderados más importantes son precio, aplicaciones
(o funcionalidad) y marca, lo cual coincide con el
estudio de Balakrishnan y Raj (2012), en el cual se
obtuvo como principales factores las aplicaciones
(tendencias tecnológicas), marca y precio.
Según Ongondo y Williams (2011b), el 28 % de
los estudiantes sustituyen sus teléfonos celulares
al menos una vez al año y el 4 % dos veces al año.
Para el caso UJI-UABC, encontramos que aproxi-
madamente el 40 % de los estudiantes universitarios
cambian su celular en periodos no mayores de 12
meses y más del 60 % coincide en que el tiempo de
vida útil no es mayor de 18 meses.
La gestión de los RAEE es un tema relevante
tanto en el área de generación de políticas como en la
oportunidad de negocio. En el manejo de los residuos
electrónicos es importante incentivar el reciclaje, no
sólo porque reduce el impacto ambiental a una menor
tasa de contaminación debido a los tratamientos, sino
también porque ahorra recursos limitados y la energía
necesaria para su extracción a través de la recupera-
ción de los materiales. Sin embargo, antes de reciclar
es importante considerar el reacondicionar y reusar ya
que una gran cantidad de teléfonos celulares entran
en etapa de desuso por razones de moda o estética
sin considerar su funcionalidad (Cruz-Sotelo
et al.
2011). Hacia este enfoque se dirige la nueva Directiva
2012/19 UE, con el fomento de la reutilización y la
reparación para la reutilización.
CONCLUSIONES
En España de acuerdo al principio “quien conta-
mina paga” el productor debe hacerse cargo de los
costes de la gestión de los RAEE, incluida la reco-
lección desde las instalaciones de almacenamiento
temporal establecidas por los entes locales o desde
los distribuidores. Según el Real Decreto 208/2005,
el productor es el responsable de la gestión fnal
de los RAEE. En España existen diferentes SIG
encargados de la gestión de los teléfonos celula-
res, como por ejemplo Tragamóvil, Ecoasimilec,
Ecofmática, Ecolec, Ecoraees, entre otras. Sin
embargo, en lo que se refere al control del Fujo de
teléfonos celulares en desuso, el problema es que
n no existe conciencia sufciente para llevar los
teléfonos celulares a estos puntos de acopio, porque
la población desconoce la legislación o bien porque
hay pocos puntos de acopio (tiendas, universidades,
etc.) o difusión de ellos.
S.E. Cruz-Sotelo
et al.
40
En México tal como lo marca la Ley General para
la Prevención y Gestión Integral de los Residuos
(SEMARNAT, 2003), se requiere de la formulación
de planes de gestión para estos residuos, ya que se
trata de residuos que representan alto riesgo a la po-
blación, al ambiente y a los recursos naturales si se
gestionan de forma inadecuada (reciclaje informal).
Actualmente no se cuenta con información especíFca
sobre el manejo y disposición de RAEE, ya que su
gestión se realiza junto con los otras fracciones de
residuos urbanos. Aunado a esto, está la situación que
existen diversos factores que in±uyen en la genera
-
ción de RAEE, falta de recursos e infraestructura, la
población no es consciente de los problemas asocia-
dos, ausencia o falta de claridad de bases legislativas,
crecimiento industrial y los impactos de las nuevas
tecnologías. Antes de proponer estrategias para una
gestión responsable de estos residuos que considere
la creación de centros de acopio, instalación de em-
presas dedicadas al desmantelamiento, reciclado o
reacondicionamiento, etc., es necesario realizar un
inventario sobre las cantidades de RAEE generados
y su potencial de valorización.
A través de esta investigación se observó cómo los
hábitos y prácticas de consumo de teléfonos celulares
son similares en grupos deFnidos de la sociedad, tal
es el caso de los estudiantes universitarios. Sería re-
comendable extender este estudio a otras fracciones
de RAEE.
A partir de la encuesta realizada, se observa que
almacenar los celulares en desuso es la práctica más
común, no representando problemas ambientales. Sin
embargo, este dispositivo pierde la oportunidad de
ser reutilizado, ya que si pasa largo tiempo guardado,
queda obsoleto y pierde la oportunidad de poder ser
aprovechado por otro usuario, y puede acabar en el
±ujo de los residuos de origen doméstico. En España
existe legislación especíFca que regula la gestión de
RAEE. Sin embargo, en México no existe todavía y
se clasiFcan como residuos de manejo especial, por
lo que se deberían implementar planes especiales
para su correcta gestión.
De acuerdo con las prácticas de llevar el teléfono
celular al desuso podemos resumir para el caso de la
universidad española, UJI, que el 14 % lleva a centros
de acopio o deja a cambio por modelos nuevos de
tal forma que se puede asumir que recibirán trata-
miento y en el caso de no funcionar se dispondrán
de acuerdo con la legislación vigente. Además, el
27 % es destinado a su reutilización. Para el caso
de la universidad mexicana, UABC, sólo el 4 % se
lleva a lugares donde se les dará un tratamiento o en
su caso disposición de forma consciente (puntos de
venta, centros de acopio, etc.) y el 59 % se desvía
a su reutilización. Aproximadamente el 40 % de los
estudiantes universitarios encuestados cambian su
teléfono celular en periodos no mayores a 12 meses
y más del 60 % coincide en que el tiempo de vida
útil no es mayor a 18 meses.
Para el caso de México y referente a la disposición
y fácil acceso para la adquisición de AEE de segunda
mano, es necesario que el municipio garantice un
sistema eFcaz de control e imponga restricciones a
la importación de aparatos, tal como la certiFcación
de funcionalidad y tiempo de vida útil.
Los resultados obtenidos sustentan la necesidad
de desarrollar evaluaciones e implementar posibles
escenarios para la gestión sostenible de los teléfonos
celulares al Fnal de su vida útil. Una gestión eFcaz
y eFciente en costo y en impacto ambiental de los
RAEE es una tarea compleja. En el diseño de un
sistema integral de gestión es importante considerar
características de los diversos factores y actores que
intervienen en todo el ciclo de vida del producto. Por
lo tanto, es necesario llevar a cabo la integración de
varios aspectos ambientales, económicos y sociales
en la obtención de indicadores que sustenten la
importancia y necesidad de implementar acciones
acorde con las condiciones de la sociedad que se trate.
REFERENCIAS
Aguilar J. G. y Ramírez N. (2007). Hábitos de Consumo
de las Tecnologías de Información en los Estudiantes
Universitarios de Tijuana. Revista Universitaria 57,
34-40.
Balakrishnan V. y Raj R. G. (2012). Exploring the rela-
tionship between urbanized Malaysian youth and their
mobile phones: A quantitative approach. Telematics
and Informatics 29, 263-272.
Chen Y.F., Katz J.E. (2009). Extending family to school
life: College students’ use of the mobile phone. Int. J.
Hum-Comput. St. 67, 179-191
Cruz-Sotelo, S. E., Ojeda-Benitez, S., Pérez-Beliz, V. y
Bovea M. D. (2011). Environmental implication of
extending the lifespan of mobile phones. A comparison
of different lifestyles. Memorias. SETAC Europe 17th
LCA Case Studies Symposium, Sustainable lifestyles,
Budapest, Hungary.
28 february-1 march 2011. 96-97.
Directiva 2002/96/CE del Parlamento Europeo y del
Consejo, sobre residuos de aparatos eléctricos y elec-
trónicos. Diario OFcial de la Unión Europea. 27 de
enero de 2003.
Directiva 2012/19/UE del Parlamento Europeo y del
Consejo, sobre residuos de aparatos eléctricos y
HÁBITOS Y PRÁCTICAS DE CONSUMO DE TELÉFONOS CELULARES
41
electrónicos. Diario Ofcial de la Unión Europea. 4
de julio de 2012.
Dunstone Ch. (2006). The Mobile Life Report 2006. How
mobile phones change the way we live. The London
school of Economics and political sciences. The Car-
phone Warehouse Group plc. [en línea] http://www.
mobilelife2006.co.uk
19/08/2011.
Head M. y Ziolkowski N. (2012). Understanding student
attitudes of mobile phone features: Rethinking adop-
tion through conjoint, cluster and SEM analyses.
Comput. Hum. Behav. 28, 2331-2339.
Hong F.Y., Chiu S.I. y Huang D.H. (2012). A model of
the relationship between psychological characteristics,
mobile phone addiction and use of mobile phones by
Taiwanese university female students. Comp. Hum.
Behav. 28, 2152-2159.
Huang, K., Jie G. y Zhenming X. (2009). Recycling
of waste printed circuit boards: A review of current
technologies and treatment status in China. J. Hazard.
Mater.164, 399-408.
International Telecommunication Union (ITU) (2009).
New ITU ICT Development index compares 154
countries Northern Europe tops ICT developments.
International Telecommunication Union (ITU), 2011
World Telecommunication /Base de datos indendica-
12/08/2011.
Kasper A. C., Bernarders A. M. y Veit H. M. (2011). Char-
acterization and recovery of polymers from mobile
phone scarp. Waste Manage. Res. 29, 714.
Lipscomb T. J., Totten W. J., Cook R. A., y Lesch W.
(2007). Cellular phone etiquette among college stu-
dents. Int. J. Consum. Stud. 31, 46-56.
Mariscal
J. y Rivera E. (2007). Regulación y competencia
en las telecomunicaciones mexicanas. CEPAL-Series:
Estudios y Perspectivas. No. 83; 44 pp. Comisión
Económica para América Latina y el Caribe. México.
Mohabuth N. y Miles N. (2005). The recovery of recy-
clable materials from Waste Electrical and Electronic
Equipment (WEEE) by using vertical vibration separa-
tion. Resour. Conserv. Recycl. 45, 60-69.
Moscoloni N. y Castro S. (2010). Consumo de dispositi-
vos tecnológicos: uso de pantallas en integrantes de la
Universidad Nacional de Rosario (UNR), Argentina.
Signo y Pensamiento. 57, 430-445.
Nnorom I.C., Ohakwe J. y Osibanjo O. (2009). Survey of
willingness of residents to participle in electronic waste
recycling in Nigeria –A case study of mobile phone
recycling. J. Clean. Prod. 17, 1629-1637.
Ongondo F.O. y Williams I.D. (2011). Greening academia:
Use and disposal of mobile phones among university
students. Waste Manage. 31, 1617-1634.
Ongondo F.O. y Williams I.D. (2011b). Mobile phone col-
lection, reuse and recycling in the UK. Waste Manage.
31, 1307-1315.
Osibanjo O. y Nnorom I. (2007). The challenge of elec-
tronic waste (e-waste) management in developing
countries. Waste Manage. Res. 25, 489-501.
Osibanjo O. y Nnorom I. (2008). Material Fows o± mobile
phones and accessories in Nigeria: Environmental im-
plications and sound end-of-life management options.
Environ. Impact. Assess. Rev. 28, 198-213.
Real Decreto 208/2005, sobre aparatos eléctricos y
electrónicos y la gestión de sus residuos. Ministerio
de Industria Turismo y Comercio. 25 de febrero, [en
línea].
min/rd208
-
2005.html 10/08/2011.
Román Moguel G. (2007). Desarrollo de un programa
modelo para el manejo de residuos electrónicos en
México. Informe Final. Centro Interdisciplinario de
Investigaciones y Estudios sobre Medio Ambiente y
Desarrollo, IPN, INE. México, D.F. [en línea]. http://
www.ine.gob.mx/descargas/sqre/2007_inf_plan_
manejo_grm.pdf 31/07/2011
Scharnhorst W, Althaus H-J, Classen M, Jolliet O, Hilty
LM. (2005). The end-of-life treatment of second gen-
eration mobile phone networks: strategies to reduce
the environmental impact. Environ. Impact Assess.
25, 540-66.
SEMARNAT (2003). Ley General para la Prevención y
Gestión Integral de los Residuos (LGPGIR). Publicada
en el Diario Ofcial de la ²ederación el 08 de octubre
de 2003.
Tartiu V. E. (2009). The management of waste from
electrical and electronic equipment (WEEE) in the
European Union. Economia. Seria Management. 12,
218-222.
Zhaoxia L., Hyejung Ch., Xiaobing L, y Kyungil Ch.
(2008). System thermal analysis for mobile phone.
Appl. Therm. Eng. 28, 1889-1895.
logo_pie_uaemex.mx