Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Rev. Int. Contam. Ambie. 29 (Sup. 3) 59-65, 2013
LOS PEPENADORES EN LA RECUPERACIÓN DE RECICLABLES EN SITIOS DE
DISPOSICIÓN FINAL EN BAJA CALIFORNIA, MÉXICO
Hugo FAVELA ÁVILA
1
*, Sara OJEDA-BENÍTEZ
1
, Samantha E. CRUZ-SOTELO
2
,
Paul TABOADA-GONZÁLEZ
3
y Quetzalli AGUILAR-VIRGEN
3
1
Instituto de Ingeniería, Universidad Autónoma de Baja California, Boulevard Benito Juárez y Calle de la
Normal S/N, Col. Insurgentes Este, C.P. 212280, Mexicali, Baja California, México
2
Facultad de Ingeniería, Universidad Autónoma de Baja California, Mexicali, Baja California, México Col.
Insurgentes Este, C.P. 21280 Mexicali, Baja California, México
3
Facultad de Ciencias Químicas e Ingeniería, Universidad Autónoma de Baja California, Calzada Universidad
#14418, Parque Industrial Internacional Tijuana C.P. 22427, Tijuana, Baja California, México
*
Autor responsable; hugfave@gmail.com
(Recibido agosto 2011, aceptado abril 2013)
Palabras clave: basureros, pepenadores, recuperación, reciclable
RESUMEN
La participación de los pepenadores en la recuperación de materiales reciclables for-
ma parte del manejo de residuos en países en desarrollo como México. A pesar de la
importancia de estos grupos en el sistema de valorización de residuos, son escasos los
estudios sobre este sector. En este trabajo se identifca y contrastan las condiciones
de trabajo de los pepenadores en la recuperación de materiales reciclables en la etapa
de disposición fnal. El estudio se realizó en Baja CaliFornia en una zona urbana, la
ciudad de Mexicali, y dos zonas rurales, San Quintín y Vicente Guerrero. Se aplicó un
cuestionario a los pepenadores para conocer su actividad. Este incluyó cinco categorías:
comercialización, ingreso, venta de subproductos, condiciones laborales y organización.
Los resultados muestran diferencias en la actividad que realizan los pepenadores en
la zona urbana respecto a la rural. En relación al ingreso, los que segregan en la zona
urbana ganan hasta un 58% más respecto a los pepenadores de la zona rural. Las con-
diciones actuales de trabajo de los pepenadores están muy deterioradas a consecuencia
de estructuras de intermediarios y el ambiente hostil.
Key words:
dumps, waste pickers, recovery, recyclables
ABSTRACT
Participation of the waste pickers in the recovery of recyclable materials is part of waste
management in developing countries like Mexico. Despite the importance of these groups
in the waste recovery system, there are Few studies on this sector. This paper identifes and
contrast the working conditions of waste pickers in the recovery of recyclable materials
in the disposal stage. The study was conducted in Baja California in two rural areas, San
Quintín and Vicente Guerrero, and an urban area, the city of Mexicali. A questionnaire
was applied to the pickers to know details oF their activity. This included fve categories:
market, income, product sales, working conditions and organization. The results show
H. Favela Ávila
et al.
60
differences in the activity carried out by waste pickers in urban areas compared to rural.
In relation to income, those which secrete in urban areas earn up to 58 % compared to the
rural waste pickers. The current working conditions of waste pickers are badly damaged
as a result of intermediate structures and the hostile environment.
INTRODUCCIÓN
La concentración de la población en ciudades y su
rápido crecimiento generan cambios en los hábitos
de consumo e incrementan la demanda de produc-
tos y servicios. Si bien las empresas productoras de
bienes han realizado mejoras en sus productos con
respecto a la compatibilidad ambiental y conceptos
de producción limpia para reducir la cantidad total de
residuos, aún existe una gran cantidad de materiales
útiles en el fujo de residuos que puede ser evitada.
La alta generación de residuos domésticos y
comerciales está provocando que las dependencias
gubernamentales responsables de su adecuada ges-
tión sean rebasadas. En México, la mayoría de los
municipios no cuentan con la infraestructura adecua-
da y suFciente, lo que provoca que todos los residuos
recolectados se viertan directamente en los sitios de
disposición Fnal (SD±) sin segregación alguna. Esta
situación sería totalmente negativa para el ambiente y
la salud humana si no existiera un grupo que revierte
parcialmente el problema: los pepenadores.
Los pepenadores son personas que recolectan
materiales que pueden ser reintegrados a procesos
productivos. Por lo general son personas organiza-
das, conformadas en ocasiones por familias enteras
constituidas por personas mayores, hombres, mujeres
y niños (Blight y Mbande 1996 y Mitchell 2008).
La actividad de los pepenadores forma parte de un
circuito productivo donde intervienen intermediarios
acopiadores, trasportistas y grandes empresas en sus
eslabones intermedios y Fnales. Villanova (2012)
indica que los pepenadores son el primer eslabón del
circuito del reciclado, al encargarse de recolectar los
materiales en la calle o en los basureros para vender-
los a los intermediarios.
En todo el mundo, la participación de los pepena-
dores en la gestión de los residuos sólidos es cada vez
más importante. Su actividad tiene grandes impactos,
entre los que se pueden mencionar la recuperación
de materiales valiosos, la generación de materias
primas de bajo costo para diversas industrias que
producen autos, periódicos, alfombras, materiales
para construcción, ropa y muchos otros productos
(Scheinberg y Anschütz 2006), y la reducción del
volumen de residuos que se depositan diariamente
en los SDF. En México, se estima que los materiales
recuperados para su venta representan entre 8 y 12 %
del peso total generado (CONAPO 2009).
En muchos países en desarrollo el reciclaje in-
formal mejora la competitividad industrial en dos
formas principales. En primer lugar, los materiales
recuperados por los recicladores son generalmente
más baratos que el material virgen y en segundo, el
reciclado requiere menos energía que la obtención de
materias primas vírgenes, lo que reduce los costos de
operación de la industria (Agamuthu 2010).
No obstante que la labor de los pepenadores
es socialmente útil, económicamente productiva y
ambientalmente beneFciosa, por lo general su²ren
de fuerte estigmatización y desprecio social. Su
actividad, al estar relacionada con la marginación y
por desarrollarse fuera de un marco institucional, se
genera en condiciones desfavorables e infrahumanas.
Considerando la necesidad de valorar las activi-
dades de este sector, se desarrolló un estudio para
identiFcar y contrastar las condiciones de trabajo
de los pepenadores en los SDF en la zona urbana de
Mexicali y en las comunidades rurales de San Quintín
y Vicente Guerrero en Ensenada, Baja California.
MATERIALES Y MÉTODOS
El estudio se llevó a cabo en tres sitios en Baja
California: Mexicali, San Quintín y Vicente Guerrero
(ver
Fig. 1
). Mexicali es la capital del estado y se
localiza en 32º39’48”, 115º28’04”, a una altitud de
3 metros sobre el nivel del mar (msnm). Presenta
temperaturas extremas, siendo la temperatura míni-
ma extrema de −8 ºC y la máxima de 52 ºC (SMN
2011). Tiene una población de 936 826 habitantes
distribuidos entre la zona urbana y su valle (INEGI
2011). Mexicali se caracteriza por su actividad agrí-
cola, industrial y turística, destacándose la actividad
del sector terciario (comercio, servicios y turismo)
que absorbe al 52.10 % de la población ocupada, a
su vez el 44 % se emplea en servicios de hoteles y
restaurantes (GBC 2013).
San Quintín y Vicente Guerrero ubicadas a 195 km
y 170 km hacia el sur de la cabecera municipal
de Ensenada respectivamente. Geográficamente,
LOS PEPENADORES
EN LA RECUPERACIÓN DE RECICLABLES EN MÉXICO
61
San Quintín y Vicente Guerrero se localizan en
30º33’37’’, –115º56’33’’ y 30º43’47’’, –115º59’19’’
respectivamente, a una altitud de 30 msnm con una
temperatura media anual de 16.61 ºC. La precipita-
ción total anual en la región oscila entre los 100 y
200 mm. El número de habitantes en San Quintín es
de 19 800 y de 10 632 en Vicente Guerrero. La prin-
cipal actividad económica en ambas comunidades es
la producción agrícola, lo que origina una población
fotante entre los 50 000 y 60 000 habitantes que
proviene principalmente de Estados del sur de Mé-
xico (Oaxaca, 60.3 %; Michoacán, 9.5 %; Sinaloa,
4.7 % y otros, 11.9 %) y que fuctúa dependiendo
de la época del año y la cantidad de trabajo en los
campos agrícolas (IMIP 2007, SEDESOE 2008,
INEGI 2011).
En la primera etapa del estudio se realizaron
visitas a las comunidades y a los SDF. Se observó
la organización en las tres etapas del sistema: la re-
colección, el transporte y la disposición Fnal de los
residuos. Se identiFcó al líder de los pepenadores en
cada sitio y se les solicitó apoyo para la realización de
las encuestas. Esta actividad fue de gran importancia
debido a que los pepenadores son muy territoriales
y se buscó evitar cualquier posible confrontación.
Para efectos de trazabilidad, se documentó fotográ-
Fcamente y se llevó una bitácora sobre los aspectos
más relevantes.
En la segunda etapa se aplicó un cuestionario a
los pepenadores para obtener información sobre su
papel en el manejo cotidiano de la basura vertida en
los SD±, identiFcar las prácticas de recuperación
y conocer los mecanismos de comercialización de
los materiales segregados. El instrumento se diseñó
considerando cinco categorías: comercialización,
ingreso, venta de subproductos, condiciones labo-
rales y organización. Debido a que la población de
pepenadores en las zonas de estudio es fuctuante, se
determinó que no se seleccionaría una muestra espe-
cíFca por tratarse de grupos pequeños. El criterio de
selección que se estableció fue que se aplicaría sólo
a los pepenadores que estuvieran presentes los días
que se fuera a los sitios a aplicar la encuesta. Este
procedimiento se empleó para evitar sesgos durante
la recolección de datos.
RESULTADOS
Características de los sitios de disposición fnal
El SDF en Mexicali se localiza en el ejido con
el mismo nombre en el kilómetro 20 de la carretera
Mexicali-San Felipe, a tres kilómetros al oeste en
las coordenadas 32º 28’ 07.20”, –115º 25’ 01.27”,
con una elevación de 23 msnm (SMN 2011). Este
fue utilizado de forma intensiva durante 22 años
aproximadamente. Actualmente recibe pocos ca-
miones, pero no existe control sobre su procedencia
y cantidades depositadas. El ayuntamiento tiene
equipo en el lugar para enterrar residuos, debido a
que el lugar no ha sido clausurado conforme a la
ley. Existen entre 30 y 60 pepenadores, los cuales
entran libremente al sitio, aunque de ellos existe
un registro por parte de la autoridad municipal que
lleva una lista de asistencia.
El SDF en San Quintín se localiza a 3 km hacia
el este de la comunidad de Lázaro Cárdenas en las
coordenadas 30º 31’ 24.45”, –115º 53’ 40.26”, y se
asienta en un predio ejidal de 20 hectáreas. En este
sitio no se entierran los residuos, únicamente se que-
man para controlar sus volúmenes. La administración
del sitio la realiza un encargado, quien trabaja como
intermediario en la compra de materiales reciclables
y paga una renta mensual al ejido (aproximadamente
12 000 pesos MX). Esta persona tiene el poder de de-
cidir quién entra y quién no al SDF, además de cobrar
una cuota de MXP $100 (USD $8) a los particulares
que deseen tirar basura en el lugar. Existe un convenio
no formal entre la delegación y el encargado para
permitir que los camiones del ayuntamiento viertan
residuos de forma gratuita. Existen entre 10 y 30
pepenadores que trabajan en el lugar, conformados
por personas solas de diferentes edades y familias
completas con niños pequeños. Estos deben vender
todo lo que recuperan al encargado del predio sin
tener otra opción.
Fig.
1
.
Localización de las áreas de estudio
Mexicali
Estados Unidos de Norteamérica
Vicente Guerrero
San Quintín
H. Favela Ávila
et al.
62
En Vicente Guerrero el SDF se encuentra a 3 km
hacia el este de la carretera transpeninsular en las
coordenadas 30º42’43.58”, –115º58’24.00”, y se
asienta en un predio propiedad del municipio con una
superfcie de 2 hectáreas. Este vertedero cuenta con
cerca perimetral y es administrado por un particular,
el cual se encarga del mantenimiento del lugar por
medio de la quema de residuos y posterior entierro.
No se permite el acceso a pepenadores y solamente
hay entre cuatro o cinco que son contratados por el
administrador para rescatar algunos materiales reci-
clables, como plástico y metales.
Participación de los pepenadores en el manejo de
los residuos
El número de pepenadores que trabajan diariamen-
te en los SDF es variable. En Mexicali oscila entre 37
personas, mientras en San Quintín llegan a ser hasta
30 personas. En Vicente Guerrero un máximo de cinco
debido a que el particular encargado del sitio sólo per-
mite el acceso a ese número. Debido a esta situación,
sólo fueron aplicadas diez encuestas en San Quintín,
cinco en Vicente Guerrero y 32 en Mexicali.
En el
cuadro I
se sintetizan los resultados obtenidos
sobre la trayectoria laboral de los pepenadores, tales
como empleo anterior, motivo para trabajar en la pe-
pena y preferencias en el tipo de material a recolectar.
El
cuadro II
muestra un comparativo de la jorna-
da laboral promedio, el tiempo promedio trabajando
en el sitio y la ganancias promedio por día entre la
zona rural y urbana.
Como se muestra en el
cuadro I
, los materiales que
los pepenadores en Mexicali preferen recolectar son:
metales (68.75 %), plásticos en general (18.75 %) y
cartón (12.5 %). En San Quintín y Vicente Guerrero
son: metales (73.34 %), cartón (13.33 %) y plásticos
en general (13.33 %). El
cuadro III
enlista los pre-
cios de los materiales comercializados en los sitios
de disposición de ambas zonas (rural y urbana). Se
puede apreciar que en la zona urbana la mayoría de los
materiales reciclables son mejor pagados respecto a la
zona rural. En la zona urbana hay mayor potencial de
valorización de residuos debido a los centros de aco-
pio compran materiales, como el bronce y el plástico
de alta densidad, que en la zona rural no se compran.
Los SDF se encuentran retirados de las zonas
urbanas y los pepenadores tienen que llegar a estos
de alguna forma. Los resultados obtenidos en la
encuesta sobre el medio de transporte usado por
los pepenadores en ambas zonas se presentan en
la
fgura 2
.
Los SDF, por razones sanitarias, se encuentran
alejados de los centros poblacionales. Este hecho
complica el trabajo de venta de los pepenadores, ya
que los medios que tienen para transportar los mate-
riales recuperados son reducidos o nulos. En Mexi-
cali, el centro de acopio más cercano se encuentra en
el ejido Hipólito Rentería, a 7 km del SDF. En San
Quintín y Vicente Guerrero los centros de acopio se
localizan a 6.3 km y 1 km, respectivamente. Como se
CUADRO III.
PRECIOS DE MATERIALES COMERCIALI-
ZADOS EN LOS SITIOS DE ESTUDIO
Material
Zona rural
(pesos/kilo)
Zona urbana
(pesos/kilo)
Aluminio
12
10
Latas hojalata
1.3
2.5
Hierro
1.5
2.5
Cobre
60
60
Bronce
(2)
43
Plástico de alta densidad
(2)
1.4
Cartón
0.3
0.50-0.85
PET
1.5
1.5
TOTAL
(1)
75.1
127.575
(1)
Para la suma total del valor por kilo, se tomó un promedio
del valor del cartón (0.675 pesos).
(2)
No existe mercado local
CUADRO II.
CONDICIONES DE LAS ÁREAS DE ESTUDIO
Categoría
Zona rural
Zona urbana
Jornada laboral promedio
9.1 horas/día
8.56 horas/día
Tiempo promedio laborando
3.29 años
7.15 años
Ganancias promedio
130.93 peso/día 207.5 pesos/día
CUADRO I.
Trayectoria laboral de los pepenadores en las zonas rural y urbana
Sitio
Trabajo anterior
Metales
Motivo para trabajar en la pepena
Cartón
Plásticos
Material que preferen
segregar
Zona Rural
Campo
86.6%
Tradición familiar
13.4%
Desempleo
80%
Cambio de residencia
6.60%
Tradición familiar
13.4%
73.34% 13.33%
13.33
Zona Urbana
Construcción
21.88%
Tradición
31.25%
Otros
46.87%
Desempleo
28.13%
Mal salario
18.75%
Tradición
31.25
68.75%
12.5%
18.75%
LOS PEPENADORES
EN LA RECUPERACIÓN DE RECICLABLES EN MÉXICO
63
observa, la distancia a los centros tanto en Mexicali
como en San Quintín es grande considerando los
medios para transportar los materiales.
DISCUSIÓN
El crecimiento de la generación de residuos só-
lidos en las poblaciones de Baja California, lleva a
la necesidad de analizar la recuperación de materia-
les reciclables, con el fn de disminuir impactos al
ambiente y a la salud pública. Los pepenadores son
una mano de obra muchas veces poca valorada y sin
embargo tiene una relevancia considerable siendo una
actividad donde participan mujeres, niños y personas
mayores (Wamsler 2000). En países pobres el reci-
claje informal de residuos ha sido una estrategia de
sustento para el sector más empobrecido y excluido
en ausencia de un sistema de seguridad social (Gut-
berlet y Baeder 2008) y en algunos casos para la
supervivencia cotidiana (Wilson y Cheesema 2006).
La búsqueda de la supervivencia por parte de
los pepenadores hace que estos tengan que soportar
situaciones que complican su labor. Las grandes dis-
tancias que deben recorrer, los riesgos por insolación,
el contacto con residuos de todo tipo, las picaduras
de animales ponzoñosos (arácnidos, escorpiones),
las mordeduras de víboras o serpientes, el ambiente
hostil generado por la competencia y la presión de
trabajo por obtener materiales con mayor valor son
algunos de los riesgos latentes en su vida diaria.
Toother
et al.
(2005) indican que existe riesgo de
tétanos y contagio de hepatitis B por lesiones causa-
das por objetos punzantes o pinchazos con agujas o
exposición a productos sanguíneos potencialmente
contaminados.
Otro factor que afecta fuertemente la actividad
de los pepenadores es el poder que ejercen los
líderes. Estos, mediante la intimidación, controlan
el acceso a los SDF, las zonas de trabajo, el pro-
ceso de comercialización y, en algunas ocasiones,
hasta la forma de distribución de los rendimientos
económicos. En esta distribución, el líder retiene
una parte importante de los benefcios económicos.
Wamsler (2000) indica que los caciques (líderes) por
medio de ayudantes incondicionales organizan los
sectores informales, imponen su voluntad, y reciben
innumerables benefcios económicos procedentes
del cacicazgo. Por otro lado representan a su sector
ante los agentes políticos del Estado, sirviendo de
voceros o enlace entre la autoridad y la comunidad
representada.
Tanto en San Quintín como en Vicente Guerre-
ro los pepenadores no tienen opción de llevar sus
materiales a centros de acopio. En San Quintín los
pepenadores no pueden entrar al SDF si el encargado
del sitio no se los permite, y la condición para que
entren es que le vendan todos los materiales recupe-
rados. En Vicente Guerrero, como el concesionario
del SDF les paga un salario diario, los pepenadores
no pueden llevarse el material recuperado.
Los pepenadores de Mexicali tienen libertad para
vender sus materiales a quien deseen. Sin embargo
deben recorren aproximadamente siete kilómetros del
sitio de disposición al centro de acopio más cercano.
Esta distancia es difícil de cubrir ya que la mayoría
no cuentan con vehículos y los que tienen vehículo
propio indicaron que sólo lo utilizan para llegar al
Fig. 2.
Medio de transporte usado por los pepenadores
Caminan
30%
90%
80%
70%
60%
50%
30%
20%
10%
0%
40%
25%
20%
15%
Zona urbana
Zona rural
Zona urbana
Zona rural
10%
5%
0%
Auto compartido
Auto propio
Vive en el sitio
Bicicleta
H. Favela Ávila
et al.
64
lugar de trabajo. Los gastos en combustible y el clima
extremo en verano e invierno incentivan al pepenador
a vender al responsable del SDF, aunque este esque-
ma de trabajo provoca que las ganancias percibidas
por los pepenadores disminuyan y sean víctimas de
abusos al no conocer con exactitud el valor comercial
de los materiales recolectados.
La ganancia diaria promedio de los pepenadores
en Mexicali es MXP $76.57 (USD $6) mayor res-
pecto a sus homólogos en la zona rural. Esta dife-
rencia se debe a un mayor mercado para productos
y a la diferencia en los esquemas de trabajo. En el
primer caso, Wilson y Cheesema (2006) indican que
el grado en que se recicla un material en particular
depende de los niveles de ingresos, la existencia de
mercados locales y nacionales, la necesidad de ma-
terias primas secundarias, el nivel de intervención
gubernamental fnanciero y regulatorio, los precios
de los materiales vírgenes, el comercio internacio-
nal de materias primas secundarias y los tratados
pertinentes. Respecto a los esquemas laborales, el
hecho de que el encargado del lugar ponga precios
a su conveniencia para poder obtener su ganancia,
reduce severamente los ingresos del pepenador. Por
citar un caso: si el precio del kg de aluminio en el
mercado es de MXP $18 (USD $1.5), al pepenador
en el sitio se lo compran en MXP $12 (USD $1).
Sobre este tipo de actos, Scheinberg y Anschütz
(2006) indican que los precios pagados son bajos,
en parte como resultado de la baja capacidad de
negociación de los pepenadores de los SDF y en
parte debido a la capacidad limitada de los pepena-
dores para transportar los materiales a los usuarios
industriales que pagarían precios más altos.
CONCLUSIONES
El trabajo de pepena es diverso y diferente según
la zona. El tipo de residuo generado en comunidades
rurales y en ciudades es diferente, y esto hace que
los mercados para materiales secundarios sean más
y mejores en las ciudades. Esto permite que bajo las
mismas condiciones laborales, los pepenadores de las
ciudades puedan adquirir un mejor estatus económico
respecto a los pepenadores en comunidades rurales.
La Falta de un trabajo efciente por parte de las
autoridades en el manejo de los residuos incita a ma-
las prácticas de manejo como la quema y el entierro
de residuos, siendo estas las principales opciones
de disposición y tratamiento en comunidades con
recursos limitados. En este sentido, la participación
de los pepenadores en la valorización de materiales
reciclables es importante, puesto que son los únicos
que realizan esta actividad que es responsabilidad de
los gobiernos locales y de los productores de bienes.
A pesar de ello, siguen siendo poco valorados y dia-
riamente son víctimas de abusos por ser una actividad
no formalizada.
La carencia de recursos fnancieros y huma
-
nos para la aplicación de la legislación existente,
provoca abusos tanto en el pepenador como en el
ambiente.
La recuperación de materiales de los desechos
genera riqueza y mejora la calidad del ambiente,
pero de manera contradictoria, es realizada a bajísi-
mo costo y en entornos altamente contaminados por
contingentes de pobres, cuya articulación forma una
cadena productiva de reciclaje como rama dinámica
de la economía global.
En virtud del dinamismo del mercado, la estra-
tegia de sobrevivencia ante la pobreza genera un
potencial económico especial, con la inclusión de
este sector social, pero las condiciones actuales de
trabajo de los pepenadores están muy deterioradas a
consecuencia de la apropiación de los excedentes por
parte de estructuras de intermediarios.
REFERENCIAS
Agamuthu P. (2010). The role of informal sector for
sustainable waste management. Waste Manage. Res.
28, 671-672.
Blight G.E. y Mbande C.M. (1996). Some problems of
waste management in developing countries. J. Solid
Waste Technology and Management 23, 19-27.
CONAPO 2009. Vinculación de la población, el creci-
miento, económico sostenido, la pobreza, y el desar-
rollo sustentable. Informe de ejecución del Programa
de acción de la conferencia Internacional sobre po-
blación y el desarrollo 1994-2009. Consejo Nacional
de Población y Vivienda. Mexico, D.F. pp 11-44.
GBC 2013. Mexicali, Gobierno de Baja California. http://
www.bajacalifornia.gob.mx/portal/nuestro_estado/
municipios/mexicali/mexicali.jsp
12/03/2013.
Gutberlet J. y Baeder A. M. (2008). Informal recycling
and occupational health in Santo Andre, Brazil. Int. J.
Environ. Heal. Res. 18, 1-15.
IMIP (2007). Programa de Desarrollo Regional “Región
San Quintín”. Instituto Municipal de Investigación y
Planeación de Ensenada, Ensenada, B.C.
INEGI (2011). Censo de población y vivienda. Insti-
tuto Nacional de Estadística y Geografía. http://
www3.inegi.org.mx/sistemas/mexicocifras/default.
aspx?src=487&e=2, 12/03/2013.
LOS PEPENADORES
EN LA RECUPERACIÓN DE RECICLABLES EN MÉXICO
65
Mitchell C.L. (2008). Altered landscapes, altered liveli-
hoods: The shifting experience of informal waste
collecting during hanoi urban transition. Geoforum
39, 2009-2029.
Scheinberg A. y Anschütz J. (2006). Slim pickin’s: Sup-
porting waste pickers in the ecological modernization
of urban waste management systems. International
Journal of Technology Management and Sustainable
Development 5, 257-269.
SEDESOE (2008). Microregiones. Secretaría de Desarrollo
Social del Gobierno de Baja California. http://www.
bajacalifornia.gob.mx/sds/microregiones.htm. 03/12/09
SMN (2011). Normales climatológicas. Servicio Meteo-
gia/Normales5110/NORMAL02033.TXT 15/02/2013.
Villanova N. (2012). ¿Excluidos o incluidos?: Recupera-
dores de materiales reciclables en Latinoamérica. Rev.
Mex. de sociol. 74, 245-274.
Wamsler C. (2000). El sector informal en la separación
del material reciclable de los residuos sólidos munici-
pales en el Estado de México. Secretaría de Ecología.
Dirección General de Normatividad y Apoyo Técnico.
Proyecto de apoyo a la gestión de residuos sólidos.
98 pp. México Distrito Federal.
Wilson D.C. y Cheesema C. (2006). Role of informal
sector recycling in waste management in developing
countries. Habitat international 30, 797-808.
logo_pie_uaemex.mx