Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Rev. Int. Contam. Ambie. 29 (Sup. 3) 79-88, 2013
OBTENCIÓN DE UN COMBUSTIBLE ALTERNO A PARTIR DEL BIOSECADO DE RESIDUOS
HORTOFRUTÍCOLAS
Fabián ROBLES MARTÍNEZ
1,3
*, Óscar GERARDO NIETO
1
, Ana Belem PIÑA GUZMÁN
1
,
Laura MONTIEL FRAUSTO
1
, Francisco J. COLOMER MENDOZA
2,3
y Carlos OROZCO ÁLVAREZ
1
1
Unidad Profesional Interdisciplinaria de Biotecnología, Instituto Politécnico Nacional, Av. Acueducto s/n,
Barrio La Laguna, Col. Ticomán, México, D.F., C.P. 07340.
2
Departamento Ingeniería Mecánica y Construcción. Universidad Jaume I. Castellón, Av. Vicent Sos Baynat s/n,
12071 Castellón, España.
3
Redisa (Red de Ingeniería Sanitaria y Ambiental)
*Autor responsable; froblesm@ipn.mx
(Recibido agosto 2011, aceptado marzo 2013)
Palabras clave: degradación aeróbica, recuperación de energía, calor de combustión, fase termofílica
RESUMEN
El biosecado es un proceso biológico que permite la disminución de la humedad en los
residuos. Durante el biosecado, la energía liberada por la actividad microbiana aumenta
la temperatura de la masa de residuos, lo que acelera la pérdida de agua. En el presente
trabajo se monitorearon, durante 40 días, cuatro pilas con un peso fresco de 75 kg;
cada pila fue preparada con una mezcla de residuos hortofrutícolas. Tres de las pilas se
colocaron al interior de un invernadero para mejorar la deshidratación de los materiales
y una cuarta pila fue colocada fuera del invernadero. Durante el biosecado se registraron
las condiciones ambientales como temperatura, humedad relativa y radiación solar, al
interior y fuera del invernadero y para cada pila se cuantiFcó la pérdida de humedad,
peso y volumen de los residuos; así mismo, al inicio y al Fnal del proceso, se determinó
el contenido de nitrógeno, materia orgánica y calor de combustión. La temperatura en las
pilas aumentó desde el primer día del biosecado, alcanzando la fase termofílica (>40 ºC)
al segundo día, la cual se mantuvo por cinco días más. Posteriormente se observó
una disminución sostenida de temperatura, hasta igualarse a la del ambiente (28 ºC) a
partir del día siete. Después de 28 días se logró una reducción de masa de alrededor de
80 %, el volumen disminuyó alrededor de 50 % y la humedad se redujo en un 90 % con
respecto a los valores iniciales. Además, el contenido de materia orgánica y nitrógeno
también disminuyeron ligeramente. El calor de combustión de los residuos en todas
las pilas aumentó hasta 200 %, alcanzando un valor promedio de 18 000 kJ/kg, lo que
es comparable con el valor calórico del carbón vegetal. Por lo tanto, se sugiere que
estos residuos podrían ser utilizados como combustible alterno en calderas u hornos.
Key words: aerobic degradation, energy recovery, combustion heat, termophilic phase
ABSTRACT
Biodrying is a biological process that aims to decrease the moisture in the waste. During
biodrying, the energy released by microbial activity increases the temperature of the waste
F. Robles Martínez
et al.
80
mass, which promotes evaporation of water. In the present study, four windrows with an
approximate weight of 75 kg were monitored for 40 days; each unit was prepared with
a mixture of organic waste. Three windrows were placed inside a greenhouse to acceler-
ate the dehydration of materials and the fourth one was placed outside the greenhouse.
During the experiments, environmental conditions were recorded (temperature, relative
humidity and solar radiation) inside and outside the greenhouse, and the reduction in
moisture, weight and volume of waste was quantiFed from each windrow. At the begin
-
ning and the end of the process the nitrogen content, organic matter and combustion heat
were determined. The temperature in the windrows increased from the Frst day and the
thermophilic phase was reached at the second day and maintained for a period of seven
days, then the temperature decreased from day seven and the temperature was similar to
environment temperature. After 28 days, yielded a mass reduction of about 80 %, volume
decreased about 50 % humidity under 90 % compared to the initial values. In addition,
nitrogen content and organic matter were lightly decreased. The combustion heat of
waste at the end of biodrying process in all windrows increased approximately 200 %,
reaching an average value of 18 000 kJ/kg, which is comparable to the caloric value of
charcoal. Therefore it could be suggested that these bio-dried residues could be used as
an alternative fuel in boilers or furnaces.
INTRODUCCIÓN
El crecimiento poblacional aunado a los hábitos
de consumo de la sociedad actual son las principales
causas del incremento desmesurado de residuos. Uno
de los principales problemas a enfrentarse con los
residuos sólidos de manejo especial, es el impacto
negativo que se puede presentar si estos son mal
manejados. Para ejempliFcar la problemática de este
tipo de residuos podemos citar el caso de los residuos
de las centrales de abasto.
En México, hoy en día se desechan varios miles de
toneladas de alimentos en las más de 60 centrales de
abasto del país. El caso más crítico por sus dimensio-
nes es la Central de Abasto de la Ciudad de México
(CEDA), donde se generan 585 toneladas de residuos
por día (SMA 2010); de esta cantidad, se estima que
el 80 % corresponde a productos hortofrutícolas y
su generación se concentra básicamente en los mer-
cados de frutas y legumbres, y de ±ores y hortalizas
(Robles-Martínez
et al
. 2003). Dado lo anterior, es
necesario impulsar el tratamiento y aprovechamien-
to de los residuos hortofrutícolas para disminuir la
cantidad de materia orgánica depositada en los sitios
de disposición Fnal en México y al mismo tiempo
reducir la generación de biogás y lixiviados que
ocurre durante su degradación anaerobia (Robles-
Martínez
et al
. 2010).
Como solución a este problema, se han propuesto
diversos tratamientos; uno de estos es el biosecado,
que es una variante del proceso de degradación aero-
bia aplicado en las plantas de tratamiento mecánico
biológico (TMB), mediante el cual se remueve la
humedad de los residuos aprovechando, por un lado,
el calor metabólico generado por la actividad micro-
biana y por otro lado, la circulación de aire inyectado
mecánicamente a través la matriz de residuos (Dufour
2006, Velis
et al
. 2009).
El objetivo del biosecado es el aprovechamiento
del calor generado en las reacciones exotérmicas
microbianas para la eliminación del agua libre en
los residuos, con el consumo más bajo de sólidos
volátiles, a Fn de conservar el poder caloríFco
(Adani
et al
. 2002). Así, se puede obtener un mate-
rial parcialmente seco y estable que sea fácilmente
almacenable y manejable y que pueda ser consi-
derado como un combustible derivado de residuos
(CDR) (Rada y Andreottola 2012), con un contenido
calórico comparable al del carbón vegetal (Wiemer
y Kern 1996).
Desde el punto de vista ambiental, se deben re-
saltar dos aspectos relevantes: el primero considera
la sustitución de combustibles fósiles por CDR (que
es parcialmente una biomasa) y el otro considera la
reducción del impacto de rellenos sanitarios, debido
a que la fracción putrescible de los residuos es explo-
tada para llevar a cabo el biosecado y no es enviada
a los sitios de disposición Fnal.
El uso de biomasa para la producción de CDR
resulta ser de gran relevancia, sobre todo para los
países en vías de desarrollo, cuyas políticas de creci-
miento deberían guiarse por el principio de desarrollo
sustentable y considerar seriamente la protección al
ambiente (Adani
et al.
2002). En virtud de que el
producto obtenido del biosecado de residuos puede
servir como combustible, puede aseverarse que la
obtención de CDR contribuye a la conservación
de los recursos naturales, disminuye la emisión de
COMBUSTIBLE A PARTIR DEL BIOSECADO DE RESIDUOS
81
metano y dióxido de carbono, entre otras ventajas
ambientales. La reducción de gases emitidos de los
procesos de degradación aerobia de residuos sólidos
no sólo ayuda a conservar el estado natural de los eco-
sistemas, sino que también contribuye al incremento
de la calidad de vida del ser humano.
En la literatura se encuentran múltiples trabajos
sobre biosecado, en los que se ha estudiado la in-
fuencia de parámetros como la temperatura, fujo de
aire, contenido de materia orgánica y humedad de los
residuos durante el proceso aerobio de degradación
biológica, cuyo análisis ha permitido proponer criterios
básicos para el diseño y optimización del proceso de
biosecado en reactores (Rada y Andreottola 2012). Sin
embargo, la mayoría de trabajos se ha enfocado a es-
tudiar el biosecado de residuos sólidos urbanos (RSU)
en reactores, mientras que el biosecado de residuos
agroindustriales o agrícolas no ha sido prácticamente
estudiado hasta ahora. El biosecado en pilas de resi-
duos agroindustriales o agrícolas podría representar
una buena opción de tratamiento, en el caso particular
donde se busque reducir de manera signiFcativa el
volumen y masa de los residuos para ahorrar costos
en el transporte de estos. El mejor ejemplo de esta
situación son los residuos de grandes mercados y la
central de abastos de la Ciudad de México, donde el
biosecado podría sustituir al composteo, dada la gran
diferencia de tiempo en ambos procesos.
El objetivo del presente trabajo fue evaluar el
biosecado de residuos hotofrutícolas en pilas con
aireación pasiva. El proceso se llevó a cabo dentro y
fuera de una estructura tipo invernadero para deter-
minar si el aumento de la temperatura atmosférica
en el invernadero puede acelerar la deshidratación
de los materiales.
METODOLOGÍA
Formación de las pilas de biosecado
Se prepararon cuatro pilas que fueron colocadas
sobre tarimas de madera, previamente acondiciona-
das para evitar la pérdida de material Fno y ±avorecer
el libre paso de aire a través de ellas. Este acondicio-
namiento se hizo pintándolas con pintura epóxica y
recubriéndolas con malla plástica tipo mosquitero.
Las pilas estuvieron compuestas de cáscara de na-
ranja (54.9 %), madera triturada (12.0 %), mezcla de
frutas (16.7 %) (papaya, piña, sandía, melón, jitomate
y mango) y verduras (16.4 %) (nopal, lechuga, bró-
coli, rábano, apio y cebolla). Las pilas se formaron a
partir de una sola mezcla de residuos, para asegurar
que la composición fuera la misma en cada pila.
Con el Fn de evaluar y comparar comportamiento
del biosecado dentro y fuera del invernadero, las
pilas 1, 2 y 3 estuvieron dentro del invernadero,
mientras que la pila testigo fue colocada fuera de
éste (
Cuadro I
).
Monitoreo y análisis del proceso
Los diferentes parámetros ambientales involucra-
dos en el proceso de biosecado fueron monitoreados
a diferentes horas del día: 8:00, 10:00, 12:00, 14:00,
16:00 y 18:00 horas. El monitoreo de parámetros
ambientales contempló los siguientes registros:
-
Registro de temperatura ambiente y humedad
relativa del aire.
Estos datos se registraron dentro y
fuera del invernadero, con el equipo Thermo Hygro-
meter (modelo HI 9065; Hanna instruments, Italia).
-Registro de radiación solar.
El registro de estos
valores dentro y fuera del invernadero se realizó
con el medidor de radiación solar Solarc (modelo
MacSolar, Alemania).
Por otro lado, las evaluaciones Fsicoquímicas en
el material biosecado a lo largo de todo el proceso,
constaron de los siguientes registros:
-Registro de la temperatura de las pilas.
La medi-
ción de la temperatura se realizó a diferentes horas del
día (8:00, 10:00, 12:00, 14:00, 16:00 y 18:00 horas)
y ±ue tomada en el centro y superFcie de cada pila
empleando un termómetro bimetálico.
CUADRO I
. CARACTERÍSTICAS DE LOS RESIDUOS AL
INICIO DEL BIOSECADO
Pila
Composición
Peso
fresco
(kg)
Peso
volumétrico
(kg/m
3
)
Invernadero
Testigo Cáscara de
naranjas, frutas,
verduras y madera
triturada
72.52
336.60
no
1
Cáscara de
naranjas, frutas,
verduras y madera
triturada
74.30
362.61
2
Cáscara de
naranjas, frutas,
verduras y madera
triturada
71.25
371.50
3
Cáscara de
naranjas, frutas,
verduras y madera
triturada
76.03
356.26
F. Robles Martínez
et al.
82
-Registro del peso de las pilas.
Se utilizaron dos
bolsas de malla plástica por cada pila de residuos.
En cada bolsa se colocó una muestra de los residuos
(2 kg) y se introdujo al centro de la pila para que
estuviera sometida a las mismas condiciones y así
representar la pérdida de peso de la pila entera, esto
se hizo pesando la muestra y la bolsa de malla al
principio del experimento y después cada tres días
hasta el fnal del mismo.
-Volumen y peso volumétrico.
La medición del
volumen sólo se realizó al principio y al fnal del
experimento para cada pila de residuos y con ayuda
de un recipiente de plástico de 50 litros. Esta deter-
minación se hizo al mismo tiempo que se cuantifcó
el peso volumétrico de cada pila con base en la norma
NMX-AA-019-1985 (SCFI 1985), es decir, se pesó
un recipiente de volumen conocido, posteriormente
se llenó el recipiente hasta el tope con los residuos
homogeneizados. Se golpeó el recipiente contra el
suelo tres veces dejándolo caer desde una altura de 10
cm. Se agregaron nuevamente residuos hasta el tope,
teniendo cuidado de no presionar al colocarlos en el
recipiente y se pesó el recipiente con los residuos.
-Determinación de la humedad y materia orgáni-
ca de las pilas.
Estas evaluaciones se realizaron cada
cuatro días; el análisis de humedad por el método
gravimétrico y el de materia orgánica por el método
de cenizas.
-Determinación de nitrógeno total.
La determi-
nación se llevó a cabo cada seis días por el método
de Kjeldahl.
-Determinación del calor de combustión.
La de-
terminación se realizó al inicio y al fnal del proceso
usando una bomba calorimétrica marca Parr, EU
(modelo 1341EB).
RESULTADOS
Humedad relativa del aire y radiación solar
La humedad relativa del aire es muy importante
en los procesos de secado y para el caso del presen-
te estudio, por tratarse de ensayos realizados bajo
condiciones ambientales, este no fue un parámetro
a controlar. Lo anterior explica las amplias varia-
ciones de humedad relativa durante el día, tanto
dentro como fuera del invernadero (
Fig. 1
). De
manera general, tanto al exterior como al interior
del invernadero, en las primeras horas del día (8:00
horas) la humedad relativa se ubicó alrededor del 98
% y disminuyó a medida que el tiempo transcurrió,
alcanzando valores de alrededor de 40 % al fnal del
día (18:00 horas).
Los experimentos se realizaron de la segunda
semana de enero a la segunda semana de febrero,
por tal razón la radiación solar incidió en las pilas
de residuos durante un período de 10 horas aproxi-
madamente (de las 8:00 a las 18:00 horas), siendo
entre las 12:00 y 14:00 horas cuando la radiación fue
más intensa, alcanzando valores de hasta 1150 W/m
2
fuera del invernadero y de 600 W/m
2
dentro de éste,
en los días más soleados (
Fig. 2
).
Temperatura
Como era de esperarse, la radiación solar inFuyó
directamente en una elevación de la temperatura
0
20
40
60
80
100
05
10
15
20
25
30
35
40
45
Humedad relativa [%]
Tiempo [días]
HR invernadero
HR ambiente
Fig. 1.
Humedad relativa durante el biosecado
COMBUSTIBLE A PARTIR DEL BIOSECADO DE RESIDUOS
83
dentro del invernadero, la cual fue en promedio 16 ºC
superior a la temperatura externa en las horas de
radiación intensa (
Figs. 1
y
2
).
En la
fgura 3
se muestran los valores de
tempe-
ratura de las pilas de residuos durante los primeros
12 días de biosecado. Al inicio del experimento, las
pilas se encontraban a temperatura ambiente (10 ºC),
pero su temperatura se fue elevando paulatina-
mente hasta llegar a 36 ºC al fnal del primer día
de biosecado; mientras que en este mismo lapso de
tiempo, la temperatura ambiente alcanzó los 19 ºC
y la temperatura al interior del invernadero se in-
crementó hasta 40 ºC.
Para el segundo día, la temperatura de las pilas
continuó incrementándose y alcanzó valores de 40 ºC,
en tanto que la mayor temperatura al exterior fue de
16 ºC y al interior del invernadero la temperatura
alcanzó los 39 ºC.
En el tercer día tanto las pilas al interior del inver-
nadero como aquella ubicada al exterior alcanzaron
47 ºC. La temperatura ambiental mínima fue de 6 ºC
y las máximas al exterior y dentro del invernadero
fueron de 19 y 38 ºC, respectivamente.
El cuarto día se realizó un primer volteo (cuando
la temperatura de las pilas al interior del inverna-
dero se encontraba en 51 ºC) y se agregó agua a las
0
10
20
30
40
50
60
0123456789
10
11
12
Tiempo [días]
Pila testigo
Pilas en invernadero
T invernadero
T ambiente
Temperatura [°C]
Fig. 3.
Temperatura de las pilas durante el biosecado del día 1 al día 12
0
200
400
600
800
1000
1200
05
10
15
20
25
30
35
40
45
Radiación solar [W/m
2
]
Tiempo [días]
RS invernadero
RS ambiente
Fig. 2.
Radiación solar durante el biosecado
F. Robles Martínez
et al.
84
pilas para su rehumidifcación, lo cual condujo a un
descenso de más de 20 ºC en las pilas al interior del
invernadero, mientras que la temperatura de la pila
testigo descendió alrededor de 15 ºC. Posterior a este
descenso, nuevamente se observó un incremento
en la temperatura de las pilas al interior del inver-
nadero, llegando a alcanzar nuevamente los 45 ºC
el día siete, mientras que la pila testigo sólo logró un
incremento de tres grados al día posterior a la rehu-
midifcación y después de esto se presentó un des
-
censo sostenido de temperatura hasta alcanzar 30 ºC
para el día siete.
El día siete las pilas se voltearon nuevamente, por
lo que su temperatura descendió hasta los 18 ºC en las
pilas ubicadas al interior del invernadero y hasta 15 ºC
en la pila testigo. Del día 8 al día 10, se observó un
incremento promedio de 12 ºC en la temperatura
de todas las pilas, alcanzándose 30 ºC en el día 10.
En este periodo de tiempo la temperatura de las
pilas siguió la misma tendencia que las condiciones
climáticas, mientras que la temperatura interna del
invernadero durante el día osciló entre 38 y 43 ºC.
Las temperaturas más bajas registradas fueron de
15 ºC (pila testigo) y 18 ºC (pilas en invernadero), a
pesar de que la temperatura ambiental dentro y fuera
del invernadero descendió de 5 a 9 ºC. Del día 10 al
16, la temperatura de todas las pilas disminuyó en
promedio 7 ºC. La temperatura de las pilas a partir
del día 16
(
Fig. 4
) siguió un comportamiento similar
al de la temperatura ambiente, a pesar que las tem-
peraturas del invernadero se incrementaron hasta
alcanzar los 45 ºC.
Humedad de las pilas
En lo que respecta al comportamiento de la hume-
dad de las pilas, éstas iniciaron con un contenido de
humedad de 64 %, el cual aumentó a 66 % el día 4,
debido a la rehumidifcación. Durante los primeros
15 días, la humedad disminuyó 10 %, mientras que
esta pérdida fue de 50 unidades porcentuales del día
16 hasta el día 40. Al fnal del proceso el contenido
de humedad fue de aproximadamente 6 % (
Fig. 5
).
Pérdida de peso y reducción de volumen
El peso de las pilas disminuyó en 80 % al fnal del
experimento (datos no mostrados); esta disminución
en el peso de los residuos fue superior al 69 % que
Shao
et al
. (2010) reportaron en sus experimentos,
mientras que Rada
et al
. (2007) consideraron como
típica una reducción del 25%. La velocidad de pér-
dida de peso desde el inicio hasta el día 20 (primera
etapa de secado) fue mayor que la correspondiente
a la etapa comprendida entre el día 21 y el fnal del
proceso (segunda etapa de secado). En la primera
etapa (secado a velocidad constante) las pilas per-
dieron el 60 % del peso inicial, mientras que en la
segunda etapa (secado a velocidad decreciente) sólo
perdieron el 20 %.
Por otra parte, el volumen ocupado por las pilas
al fnal del proceso tuvo una disminución del 53.3 %
en las pilas en invernadero y del 57.5 % en la pila tes-
tigo, en relación al volumen inicial. Esta disminución
del volumen fue similar a la lograda por Colomer
et
al.
(2012), quienes utilizando residuos de una com-
posición similar a la de este trabajo, encontraron que
0
10
20
30
40
50
60
05
10
15
20
25
30
35
40
45
Tiempo [días]
Pila Testigo
Pilas en invernadero
T invernadero
T ambiente
Temperatura [°C]
Fig. 4.
Temperatura de las pilas durante el biosecado: 1 a 45 días
COMBUSTIBLE A PARTIR DEL BIOSECADO DE RESIDUOS
85
el volumen ocupado al fnal del proceso Fue menor al
50 % del inicial. Sin embargo, la disminución lograda
en el presente estudio fue menor al 75 % reportado
por Robles
et al.
(2012) para residuos conformados
principalmente por una mezcla de vegetales con alto
contenido de humedad y sin agregar ningún material
texturizante.
Materia orgánica y pH
El contenido de materia orgánica en las pilas dis-
minuyó menos del 5 % al fnal del proceso, mientras
que el contenido de nitrógeno total disminuyó su
valor entre 1 y 0.5 %. Estos resultados son previsibles
pues, como se mencionó en un principio, el biose-
cado busca la disminución de humedad sin alterar la
composición elemental de los residuos.
Por otro lado, en lo que respecta al pH de los
residuos, éste no varió signifcativamente a lo largo
del proceso, manteniéndose un valor de 4.5.
Calor de combustión
Finalmente, se evaluó el contenido de energía de
los residuos tratados en el biosecado a través de la de-
terminación del calor de combustión. En el
cuadro II
se muestra el calor de combustión de la mezcla de
residuos con que se formaron las pilas, pudiéndose
observar que la mezcla de residuos incrementó, en
promedio, su calor de combustión de 150 a 200 %.
DISCUSIÓN
Como puede observarse, a pesar de que la inten-
sidad de la radiación solar al interior del invernadero
se redujo casi en un 50 %, la temperatura al interior
durante el día fue hasta 16 ºC superior a la temperatu-
ra ambiente. De manera global, la comparación entre
las pilas en invernadero y la pila testigo (fuera del
invernadero), no mostró una diferencia importante en
la pérdida de humedad (
Fig. 5
). Lo anterior podría
CUADRO II
.
CALOR DE COMBUSTIÓN DE LOS RESI-
DUOS
Pila
Fracción
Calor de combustión
[kJ/kg]
Incremento del
calor de
combustión [%]
Inicial
Final
Testigo Mezcla
de frutas
y verduras
5 681
16 300
187
Madera triturada 20 310
19 741
0
Cáscara de
naranja
6 530
17 122
162
1
Mezcla
de frutas
y verduras
5 681
16 252
186
Madera triturada 20 310
21 547
6
Cáscara de
naranja
6 530
16 310
150
2
Mezcla
de frutas
y verduras
5 681
16 288
187
Madera triturada 20 310
19 946
0
Cáscara de
naranja
6 530
15 971
145
3
Mezcla
de frutas
y verduras
5 681
17 139
202
Madera triturada 20 310
21 442
6
Cáscara de
naranja
6 530
17 212
164
Fig. 5.
Humedad de las pilas durante el biosecado
0
10
20
30
40
50
60
70
80
05
10
15
20
25
30
35
40
45
Pila testigo
Pilas en invernadero
Humedad [%]
Tiempo [días]
F. Robles Martínez
et al.
86
sugerir que la diferencia de temperatura al interior y
fuera del invernadero no inFuyó a lo largo del proceso
de biosecado; sin embargo, las pilas biosecadas bajo
condiciones de invernadero mostraron una buena ca-
pacidad de amortiguamiento de temperatura después
de la rehumidi±cación (día 4), permitiendo que la
temperatura de las pilas remontara nuevamente en los
tres días posteriores, hasta una temperatura de 45 ºC.
El incremento de la temperatura de las pilas
durante los primeros siete días, depende sólo de las
reacciones exotérmicas que llevan a cabo los mi-
croorganismos que degradan la materia orgánica y
no de las condiciones climáticas a las que estuvieron
expuestas al interior del invernadero; inclusive, la
actividad microbiana es tan alta que a pesar de que la
temperatura ambiente por la noche fue de 8-9 ºC, la
temperatura de las pilas permaneció entre 40 y 50 ºC
en los primeros tres días, y entre 30 y 45 ºC en los
días 5, 6 y 7. Así, estos resultados concuerdan con lo
reportado en la bibliografía (Zhang
et al
. 2008, Zhang
et al
. 2009), donde se explica que el biosecado se
presenta en los primeros siete días del tiempo total de
secado de residuos, y que la actividad microbiana es
la que provoca temperaturas superiores al ambiente.
Estos resultados muestran claramente el efecto
de la actividad microbiana. En la
fgura 3
se obser-
va que todas las pilas superan en más de 12 ºC a la
temperatura del aire al interior del invernadero y en
32 ºC a la temperatura al exterior, de tal forma que
los residuos pierden humedad tanto por la radiación
solar como por el calor metabólico de la actividad
microbiana, conformando ambos efectos el proceso
de biosecado que es uno de los aspectos que este
trabajo pretende demostrar. Dicho de otra forma, las
condiciones climáticas por sí solas no pueden elevar
la temperatura de las pilas hasta los 51 ºC, pues la
temperatura del invernadero alcanzó solamente de
38 a 40 ºC. Por ende, el metabolismo microbiano es
el causante de esta diferencia.
Rada
et al.
(2005) reportan que la rehumidi±ca
-
ción retarda el estrés hídrico de los residuos, favore-
ciendo así la actividad microbiana y en consecuencia
se obtienen mejores resultados en el biosecado. La
adición de agua y el mezclado de las pilas bajaron
la temperatura de las pilas a 30 ºC, pero tres días
después de la rehumidi±cación, la temperatura de
las pilas nuevamente se elevó alcanzando un valor
promedio cercano a los 46 ºC, que fue superior a la
temperatura interna del invernadero (40 ºC). Por el
contrario, la temperatura en la pila testigo continuó
descendiendo hasta alcanzar un valor cercano a los
29 ºC al ±nal del séptimo día de evaluación.
Como puede observarse (
Fig. 4
) después del día 7
la actividad microbiana ya no provocó ningún incre-
mento extraordinario en la temperatura de las pilas
indicando con esto que dicha actividad disminuyó
drásticamente. Después del séptimo día, el compor-
tamiento térmico de las pilas estuvo determinado
por la temperatura ambiental, pero sin alcanzar la
temperatura del aire dentro del invernadero.
Aunque la duración de los experimentos fue de
40 días, se considera que la duración del proceso de
biosecado fue de 28 días (
Fig. 5
), y que se favoreció
por las altas temperaturas alcanzadas durante la fase
termofílica la cual, de acuerdo al comportamiento
mostrado en la
fgura 4
, se llevó a cabo durante
los primeros siete días. El efecto de la actividad
microbiana en la temperatura de las pilas se observó
claramente hasta el día 15, imperando así el biose-
cado en esta etapa. Posteriormente, del día 16 al 28
el calor generado por la actividad microbiana, en
combinación con el calor del invernadero, fueron los
responsables del secado de las pilas, mientras que
del día 29 al 40, en las pilas se redujo la humedad
en sólo dos unidades porcentuales gracias al calor
proveniente de la radiación solar.
Al ±nal del proceso de biosecado la remoción
promedio de humedad fue de 91 %, que es muy
superior al 67 % reportado por Adani
et al
. (2002),
y al 80 % reportado por Shao
et al
. (2010), porque
en dichos trabajos, el material biosecado fue RSU,
mientras que en el caso de este estudio se trabajó sólo
con materia orgánica biodegradable.
Las pilas en invernadero disminuyeron su hume-
dad en apenas 10 unidades porcentuales durante los
primeros 15 días, mientras que esta pérdida fue de 50
unidades del día 16 hasta el día 40; lo anterior puede
contradecir lo expuesto acerca del biosecado que se
lleva a cabo en el primer período, porque se esperaría
una mayor pérdida de humedad, sin embargo esto
no sucedió debido a la rehumidi±cación realizada
el cuarto día.
La pérdida de peso y la reducción de volumen
están directamente ligadas a la pérdida de humedad,
de hecho la reducción de humedad representa la
mayor parte de la pérdida de peso. La reducción de
peso y volumen logradas después de biosecar los
residuos, resultan interesantes cuando los residuos
deben trasladarse a otro sitio lejano para su posterior
disposición o valoración energética. El volumen del
material biosecado podría reducirse aún más si el
material fuera compactado en pacas.
Una parte pequeña de la pérdida de peso durante
el biosecado corresponde a la degradación de la
COMBUSTIBLE A PARTIR DEL BIOSECADO DE RESIDUOS
87
materia orgánica. Se recomienda que la degrada-
ción de la materia orgánica sea lo más bajo posible
para no afectar el calor de combustión. Las pilas
sometidas a biosecado presentaron un valor de calor
de combustión de 16 000 a 21 000 kJ/kg, lo cual las
convierte en un combustible con contenido calórico
comercialmente aceptable.
CONCLUSIONES
El biosecado constituye una metodología de
secado de bajo costo para la posterior valorización
de residuos hortofrutícolas y las ventajas del uso del
invernadero es que: a) la temperatura en la pila del re-
siduo a secar se incrementa de forma más homogénea
debido al calor interno generado por las bacterias y se
favorece por el calor externo de la acción del sol, y
b) el material en proceso está protegido del riesgo de
rehumidifcación provocada por cualquier precipita
-
ción. De esta forma se consigue, en aproximadamente
28 días, un residuo biosecado y bioestabilizado con
un contenido de humedad del 6 %, que ocupa la mitad
del volumen inicial y cuyo peso se ha disminuido
en un 80 %. Desde el punto de vista económico, los
benefcios logrados por el biosecado se reFejarían por
un lado en una disminución de los costos en el trans-
porte del material biosecado gracias a la reducción
alcanzada en el volumen y peso del residuo, y por otro
en la posibilidad de uso del residuo biosecado como
combustible alterno, ya que su calor de combustión
lo convierte en un combustible competitivo con los
existentes comercialmente. Además, en el caso de
que el material biosecado tuviera que llevarse a un
sitio de disposición fnal, el impacto ambiental sería
bajo, dada la baja generación de lixiviados y biogás
que se tendría por el enterramiento del material des-
hidratado y estabilizado.
Los resultados obtenidos en este trabajo muestran
que el biosecado puede aplicarse de manera intere-
sante a los residuos orgánicos de manejo especial,
como pueden ser residuos de verdes o agroindus-
triales y se pudiera afrmar que el biosecado puede
ser una alternativa al composteo, dados los tiempos
más cortos de proceso.
REFERENCIAS
Adani F., Baido D., Calcaterra E. y Genevini P.L. (2002).
The inFuence o± biomass temperature on biostabiliza
-
tion-biodrying of municipal solid waste. Bioresource
Technol. 83, 173-179.
Colomer-Mendoza F.J., Robles-Martínez F., Herrera-Prats
L., Gallardo-Izquierdo A. y Bovea M.D. (2012). Bio-
drying as a biological process to diminish moisture
in gardening and harvest wastes. Environ. Develop.
Sustain. 14, 1013-1026.
Dufour P. (2006). Control engineering in drying technol-
ogy: review and trends. Dry Technol. 24, 889-904.
Rada E.C., Ragazzi M., Panaitescu V. y Apóstol T. (2005).
MSW Bio-Drying and Bio-Stabilization: An Experi-
mental Comparison. En: Proceedings of the Interna-
tional Conference: Towards integrated urban solid
waste management system. 6-10 November, Buenos
Aires, Argentina.
Rada E.C., Ragazzi M., Apostol T. y Panaitescu V. (2007).
Critical analysis of high moisture MSW biodrying: the
Romanian case. En: International Symposium MBT
(M. Kuehle-Weidemeir, Ed.). Hanover, Germany, 22-
24 May 2007, pp. 440-551.
Rada E.C. y Andreottola G. (2012). RDF/SRF: Which
perspective for its future in the EU. Waste Manage.
32, 1059-1060.
Robles-Martínez F., Durán-Páramo E. y Sánchez Núñez
J.M. (2003).
Cómo aprovechar desechos sólidos en
Centrales de Abasto. Teorema Ambiental 40, 86-88.
Robles-Martínez F., Ramírez Sánchez I.M., Piña Guzmán
A.B. y Colomer Mendoza J.F. (2010). Efecto de la
adición de agentes estructurantes a residuos hortícolas
en tratamientos aerobios. Ingeniería Agrícola y Bio-
sistemas 2, 45-51.
Robles-Martínez F., Silva-Rodríguez E.M., Espinosa-
Solares T., Piña-Guzmán A.B., Calixto-Mosqueda
C., Colomer-Mendoza F.J. y Durán-Páramo E.
(2012). Biodrying under greenhouse conditions as
pretreatment for horticultural waste J. Environ. Prot.
3, 298-303.
SCFI (1985). Norma Mexicana NMX-AA-019-1985.
Protección al Ambiente- Contaminación del Suelo
-Residuos Sólidos Municipales-Peso Volumétrico
in
situ.
Secretaría de Comercio y Fomento Industrial.
Diario Ofcial de la ²ederación. 18 de marzo de 1985.
Shao L.-M., Ma Z-H., Zhang H., Zhang D.-Q. y He P.-J.
(2010). Bio-drying and size sorting of municipal solid
waste with high water content for improving energy
recovery. Waste Manage. 30, 1165-1170.
SMA (2010). Inventario de Residuos Sólidos del Distrito
Federal. Gobierno del Distrito Federal, Secretaría de
Medio Ambiente. México, D.F. 45 pp.
Velis P.A., Longhurst P.J., Drew G.H., Smith R. y Pollard
S.J.T. (2009). Biodrying for mechanical-biological
treatment of wastes: A review of process science and
engineering. Bioresource Technol. 100, 2747-2761
Wiemer K. y Kern M. (1996).
Mechanical-Biological
Treatment of residual waste based on the dry stabi-
F. Robles Martínez
et al.
88
late method
. Baeza-Verlag publisher, Witzenhausen,
Germany, 103 pp.
Zhang D., He P., Shao L., Jin T. y Han J. (2008). Biodrying
of municipal solid waste with high water content by
combined hydrolytic-aerobic technology. J. Environ.
Sci. 20, 1534-1540.
Zhang D., He P., Yu L. y Shao L. (2009). Effect of inocula-
tion time on the bio-drying performance of combined
hydrolytic-aerobic process. Bioresource Technol. 100,
1087-1093.
logo_pie_uaemex.mx