Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Rev. Int. Contam. Ambie. 30 (3) 247-261, 2014
USO DE PLAGUICIDAS EN UN VALLE AGRÍCOLA TECNIFICADO EN EL
NOROESTE DE MÉXICO
José Belisario LEYVA MORALES
1
, Luz María GARCÍA DE LA PARRA
1
,
Pedro de Jesús BASTIDAS BASTIDAS
1
, Jesús Efrén ASTORGA RODRÍGUEZ
1
,
Jorge BEJARANO TRUJILLO
2
, Alejandro CRUZ HERNÁNDEZ
2
,
Irma Eugenia MARTÍNEZ RODRÍGUEZ
1
y Miguel BETANCOURT LOZANO
1
*
1
Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, A.C., Unidad Mazatlán, Av. Sábalo-Cerritos S/N,
Mazatlán, Sinaloa, México, C.P. 82100
2
Universidad Autónoma de Sinaloa, Facultad de Agronomía Culiacán, Carretera Culiacán-Eldorado Km. 17.5,
Apdo. Postal 25, Culiacán, Sinaloa, México
* Autor de correspondencia; mbl@ciad.mx
(Recibido marzo 2014; aceptado junio 2014)
Palabras clave: agroquímicos, ciclo agrícola, Culiacán
RESUMEN
En el presente estudio se comparan dos procedimientos para conocer el uso de pla-
guicidas durante los ciclos otoño-invierno (O-I) 2011-2012 y primavera-verano (P-V)
2012 en el Valle de Culiacán, Sinaloa. A nivel nacional, este valle es una importante
región agrícola tecnifcada, productora de hortalizas y granos. Se analizaron las diFe
-
rencias existentes en cuanto a cantidad total de ingrediente activo, según los registros
del programa “Campo Limpio” y bitácoras de aplicación de varias empresas agrícolas.
Los resultados mostraron que existe una correspondencia entre el número de envases
registrados en el inventario con la cantidad total de ingrediente activo (t), estimada
por ambos procedimientos. En general, los plaguicidas empleados con más frecuencia
Fueron los Fungicidas, seguidos de herbicidas e insecticidas, aunque la proporción de
uso varía dependiendo del ciclo agrícola. Las clases químicas dominantes fueron di-
tiocarbamatos, bipiridilos, organofosforados, organoclorados, compuestos inorgánicos,
carbamatos y piretroides. Los plaguicidas más usados están clasifcados dentro de
las categorías de menor peligro según el criterio de clasifcación de la Organización
Mundial de la Salud. El ciclo O-I presentó una mayor extensión agrícola, mayor di-
versidad de cultivos y un mayor uso y diversidad de plaguicidas respecto al ciclo P-V.
El presente trabajo muestra el uso actual de plaguicidas en la región, lo que puede
ayudar a predecir su destino ambiental considerando algunas de sus características
fsicoquímicas. Adicionalmente, permitiría diseñar esquemas de monitoreo ambiental
dirigidos a compartimentos ambientales específcos, medir el impacto de programas
de reducción de uso de plaguicidas y realizar evaluaciones de riesgo tanto al ambiente
como a la salud humana.
Key words: agrochemicals, agricultural cycle, Culiacán
J.B. Leyva Morales
et al.
248
ABSTRACT
The present study compares two procedures for assessing pesticide use during the fall/
winter (O-I) 2011-2012 and spring/summer (P-V) 2012 cycles in the Culiacán Val
-
ley, Sinaloa. This region has national importance due to its agricultural production of
vegetables and grain crops. Differences between the two procedures were analyzed in
terms of the total amount of active ingredient as recorded in an inventory of pesticide
containers from the “Campo Limpio” program and application logbooks of several
agricultural companies. There was a correspondence between the number of pesticide
containers from the inventory and the total amount of active ingredient (t) estimated
by the two procedures. In general, fungicides were the most frequently used pesticides,
followed by herbicides and insecticides, although the proportion of their use varies ac
-
cording to the agricultural cycle. The dominant chemical classes were dithiocarbamates,
bipyridyls, organophosphates, organochlorines, inorganic compounds, carbamates and
pyrethroids. The most used pesticides are classiFed as low hazard threats according
to the World Health Organization criteria. The O-I cycle had greater cultivated area,
crop diversity and use, as well as, wider variety of pesticides than the P-V cycle. The
record of the current use of pesticides in the region can help us predict their fate in the
environment, once we know their physicochemical characteristics. This would allow
the design of environmental monitoring schemes targeted at speciFc environmental
compartments, the measurement of the impact of programs to reduce pesticide use,
and the assessment of risk to the environment and human health.
INTRODUCCIÓN
La agricultura es una de las actividades económicas
más relevantes en el estado de Sinaloa, México. Una
de las regiones agrícolas más importantes en cuanto a
superFcie y producción es el Valle de Culiacán, ubicado
en la parte central del estado (20º40´ latitud norte y
107º30´ longitud oeste) (Karam Quiñones 2002). Cuen-
ta con aproximadamente 333 000 ha de tierra agrícola,
de las cuales, 217 000 están altamente mecanizadas
(INEGI 2010a). En este valle se cultivan dos ciclos
agrícolas: otoño-invierno (O-I), donde predomina el
cultivo de hortalizas de exportación y primavera-verano
(P-V), dedicado al cultivo de algunos granos como
maíz y sorgo (INIFAP 2010, SIAP 2010).
En el Valle de Culiacán se practica principal-
mente una agricultura tecniFcada y que una de sus
características es la dependencia del uso de agroquí-
micos para evitar pérdidas por el ataque de plagas
(Richardson 1998, Abhilash y Nandita 2009). El
volumen de producción de plaguicidas en México
para 2009 fue de 50 964 t (INEGI 2010b) y se estima
que en Sinaloa se aplica cerca del 30 % del total de
plaguicidas utilizados en la zona noroeste de México
(Albert 2005). Lo anterior indica la necesidad de
cuantiFcar su uso (no existen registros ni tampoco
un sistema regulador en este aspecto) y evaluar los
posibles impactos tanto ecológicos como a la salud
humana, que sirva como base para desarrollar prác
-
ticas agrícolas sostenibles.
Los objetivos del presente trabajo fueron es-
timar la cantidad de plaguicidas utilizada en el
Valle de Culiacán, por medio de la comparación de
dos procedimientos de obtención de información
(inventario de envases vacíos y bitácoras de apli-
cación) e identiFcar los plaguicidas más utilizados
en la región.
MATERIALES Y PROCEDIMIENTOS
Área de estudio
El área agrícola conocida como Valle de Culiacán
comprende los municipios de Salvador Alvarado, An-
gostura, Mocorito, Badiraguato, Navolato, Culiacán,
Elota y Cosalá, incluye superFcies tanto de riego
como de temporal (INIFAP 2010). De acuerdo con
las delimitaciones de la Comisión Nacional del Agua
(CONAGUA 2011), en este valle se encuentran los
distritos de riego números 10, 74, 108 y 109 (
Fig. 1
).
El presente trabajo se enfocó especíFcamente en el
distrito de riego 10, por su importancia en volúmenes
de producción y por la disponibilidad de información
referente al uso de plaguicidas.
Estimación del uso de plaguicidas
Inventario de envases usados de plaguicidas
Se solicitó permiso al personal encargado del
centro de acopio del programa “Campo Limpio”
del Valle de Culiacán (AARC 2012), para realizar un
USO DE PLAGUICIDAS EN UN VALLE AGRÍCOLA TECNIFICADO
249
registro semanal de la totalidad de los envases vacíos
de plaguicidas que se recibieron durante los ciclos
agrícolas O-I 2011-2012 y P-V 2012.
Para cada registro los envases fueron separados y
contabilizados por fecha, tipo de producto y presen
-
tación. Los registros fueron incorporados en una base
de datos que contenía el nombre comercial y el con-
tenido del ingrediente activo. Con esta información
fue posible determinar la cantidad total de plaguicidas
(estandarizada con base en el ingrediente activo).
Las concentraciones de ingredientes activos en los
productos comerciales fueron obtenidas directamente
de las etiquetas de los envases, del Diccionario de
Especialidades Agroquímicas (DEAQ 2012) y de las
Fchas técnicas de los productos comerciales repor
-
tadas en Internet.
Registro de uso de plaguicidas en bitácoras de
aplicación
Se obtuvieron bitácoras de aplicación de plaguici-
das de varias empresas agrícolas del Valle de Culia-
cán (los nombres de las empresas no se mencionan,
por razones de conFdencialidad), con información
correspondiente a los mismos ciclos agrícolas con-
siderados en el inventario de envases.
La información contenida en las bitácoras incluía
el tipo y cantidad de producto comercial aplicado, el
cultivo, la superFcie sembrada (ha) y la fecha de
aplicación. Los registros fueron incluidos en la
base de datos de manera similar a lo anteriormente
descrito con la Fnalidad de estandarizar las dosis y
calcular la cantidad total de plaguicida por ingre-
diente activo.
Información complementaria sobre ingredientes
activos
Para estimar la cantidad total de ingrediente ac-
tivo por clase química y tipo de uso, se consultaron
bases de datos en Internet como: de las propiedades
de plaguicidas (University of Hertfordshire 2007), de
la Red de Acción de Plaguicidas (Kegley
et al.
2011)
y de la Red de Extensión Toxicológica (Oregon State
University 1998). Para deFnir la categoría toxico
-
lógica de los ingredientes activos, se consideraron
los criterios de clasiFcación de peligrosidad de la
Organización Mundial de la Salud (WHO, por sus
siglas en inglés, 2010).
RESULTADOS Y DISCUSIÓN
Cantidad total de plaguicidas químicos usados en
el Valle de Culiacán durante los ciclos agrícolas
O-I 2011-2012 y P-V 2012
De acuerdo con el inventario de envases de
plaguicidas del programa “Campo Limpio”, de no-
viembre 2011 a octubre 2012 se identiFcaron 263
productos comerciales, correspondientes al registro
de 40 486 envases, que representan un total de 246 t
de plaguicidas aplicados. De este total se estimó
que 78.6 t (32 %) corresponden a 97 ingredientes
activos (
Cuadro I
). En contraste, las bitácoras de
aplicación indican que, en las empresas agrícolas
analizadas de julio 2011 a junio 2012, se aplicaron
223.2 t de ingrediente activo, correspondientes a 204
productos comerciales y 94 ingredientes activos.
Del total de ingredientes activos registrados en el
Fig. 1.
Ubicación del área de estudio
1
2
3
4
5
6
Escala
Módulos de riego
I-1 La Palma
I-2 Bachimeto
I-3 Otameto
II-1 PANAC 7
II-2 PRODUAGRA
II-3 El Grande
IV-1 Culiacancito
IV-2 Tamarindo
IV-3 La Guamuchilera
IV-4 Montelargo
V-1 Zona sur V. Angostura
V-2 Zona noerte V. Angostura
01
2468
km
7
II-2
II-1
I-3
I-2
V-1
N
S
E
W
V-2
I-1
IV-1
IV-2
IV-3
IV-4
II-3
Distritos de riego (DR)
1) Valle del Carrizo (DR 076)
2) Río Fuerte (DR 075)
3) Guasave (DR 063
4) Mocorito (DR074)
5) Culiacán-Humaya (DR 010)
6) San Lorenzo (DR 109)
7) Elota-Piaxtla (DR 108)
J.B. Leyva Morales
et al.
250
CUADRO I.
INGREDIENTES ACTIVOS IDENTIFICADOS EN CADA CICLO AGRÍCOLA (O-I 2011-2012 Y P-V 2012)
ID Clase química
Ingrediente
activo (i.a.)
Cantidad total de i.a. (kg)
Ciclo
O-I *
Ciclo
P-V *
Anual*
Ciclo
O-I **
Ciclo
P-V **
Anual**
1 Ác. benzoico, organoclorado
Dicamba
131.04
131.04
68.64
18
86.64
2 Ácido tetrámico
Espirotetramat
13.8
7.95
21.75
46.2
27.45
73.65
3 Ácido tetrónico
Espiromesifen
93.84
28.56
122.4
76.08
55.68
131.76
4 Alquil clorofenoxi
2,4-D
32.64
32.64
5 Anilida
Boscalid
591.79
96.07
687.86
331.84
227.18
559.02
6 Anilinopirimidina
Pirimetanil
258.12
1.2
259.32
345
345
7 Antibiótico
Kasugamicina
0.6
0.6
8.7
0.44
9.14
8
Oxitetraciclina
341.79
28.58
370.37
1.71
1.13
2.84
9
Sulfato de gentamicina
79.82
8.29
88.11
10
Sulfato de estreptomicina
891.43
4.95
896.38
17.1
11.25
28.35
11 Ariloxifenoxipropionato
Fluazifop-p-butil
37.25
37.25
30.12
30.12
12 Benceno-Dicarboxamida
Flubendiamida
3.6
3.6
13 Benzimidazol
Carbendazim
116.94
0.1
117.04
31.89
50.08
81.97
14
Tiofanato metílico
149.8
149.8
15 Benzonil-pirazol
Topramezona
1.01
1.01
16 Benzoilurea
Difubenzurón
0.25
0.5
0.75
17 Benzotiadiazol
Acibenzolar-S-metil
7
7
0.21
0.21
18 Bipiridilo
Diquat
1 053.30
119.3
1 172.60
36.35
264.8
301.15
19
Paraquat
3 121.42
6 665.38
9 786.80
17 338.91
1 864.10
19 203.01
20 Carbamato
Aldicarb
75
75
21
Carbarilo
1 601.95
112.8
1 714.75
93.92
93.92
22
Carbofurán
294.42
198.75
493.17
122.07
6.3
128.37
23
Clorhidrato de Formetanato
1.16
1.16
24
Metomilo
2 834.78
463.5
3 298.28
101.25
13.98
115.23
25
Oxamil
5 092.29
693.22
5 785.51
1358.26
423.84
1782.1
26
Propamocarb
376.88
376.88
634.65
20.14
654.79
27
Propoxur
1.05
1.05
28
Tiodicarb
0.7
0.7
29
Carboxamida
Carboxin
0.4
0.4
30
Hexitiazox
5.5
5.5
31 Cianoacetamida oxima
Cimoxanil
163.83
9.11
172.94
6.37
6.37
32 Cianoimidazol
Ciazofamida
265.6
8.08
273.68
4.4
37.2
41.6
33
Ciclohexadiona
Setoxidim
2.76
2.76
34
Ciclohexanediona
Cletodim
3.01
9.85
12.86
35 Cloronitrilo
Clorotalonil
13 821.01
2 600.14
16 421.15
4 049.60
2 623.59
6 673.19
36 Compuesto inorgánico
Azufre elemental
1 373.68
2 154.25
3 527.93
37
Hidróxido cúprico
10 889.99
1 940.05
12 830.04
937.82
301.8
1 239.62
38
Oxicloruro de cobre
121.15
186.71
307.86
39
Sulfato de cobre
2.78
21.6
24.38
40 Compuesto piridínico
Flonicamid
117.84
2.32
120.16
157.46
31.02
188.48
41
Picloram
2.08
2.08
42
Pimetrozina
76.5
76.5
329.5
153.5
483
43 Cumarina
Flocumafen
0.06
0.01
0.07
44
Derivado de ciclohexanocarboxilato
Trinexapac-etil
1.92
7.08
9
45
Diacilhidrazina
Metoxifenocida
73
11.62
84.62
45.84
19.44
65.28
46
Tebufenocida
5.91
0.48
6.39
* Bitácoras de aplicación; ** Inventario de envases
USO DE PLAGUICIDAS EN UN VALLE AGRÍCOLA TECNIFICADO
251
CUADRO I.
CONTINUACIÓN
ID
Clase química
Ingrediente
activo (i.a.)
Cantidad total de i.a. Ciclo O-I (kg)
Ciclo
O-I *
Ciclo
P-V *
Anual*
Ciclo
O-I **
Ciclo
P-V **
Anual**
47 Diamida antranílica
Clorantraniliprol
151.3
2.8
154.1
63.4
2.1
65.5
48 Difenil eter
OxifuorFen
10.56
10.56
49
Dinitroanilina
Pendimetalin
115.29
115.29
50 Ditiocarbamato
Mancozeb
14 911.53
3 070.66
17 982.19
24 997.80
554.4
25 552.20
51
Metam-sodio
91 784.70
13 943.80
105 728.50
52
Tiram
560.4
768
1 328.40
53
Zineb
9.6
9.6
54
Ziram
3.8
3.8
55 Fenilamida
Metalaxil
712.76
12.96
725.72
337.6
19.68
357.28
56 Fenilpyrazol
Fipronil
2.6
2.6
2.48
3.48
5.96
57 Fosfonoglicina
Glifosato
1 600.29
117.28
1 717.57
527.45
404.91
932.36
58 Ftalamida
Captan
3 121.42
78
3 199.42
28.8
28.8
59
Folpet
1 357.69
483
1 840.69
506.69
506.69
60 Hidroxianilida
±enhexamid
53.7
53.7
61 Imidazol
Procloraz
21.33
21.33
21.15
18
39.15
62
Trifumizole
1.5
1.5
3.5
3.5
63 Isoxazolidinona
Clomazone
187.2
20.52
207.72
64 Lactona macrocíclica
Abamectina
53.29
8.58
61.87
84.41
4.62
89.03
65
Benzoato de emamectina
0.81
0.56
1.37
3.27
0.45
3.72
66
Espinosad
139.61
34.64
174.25
73.44
73.44
67 Mandelamida
Mandipropamida
12
4.5
16.5
68 Mercaptobenzotiazol
TCMTB
186.26
20.46
206.72
69
Morfolina
Dimetomorf
231.37
27.7
259.07
99
18.46
117.46
70 Neonicotinoide
Acetamiprid
398.67
77.09
475.76
1.8
1.8
71
Clotianidin
80.1
52.6
132.7
0.75
0.75
72
Dinotefurán
83.1
83.1
73
Imidacloprid
374.13
7.4
381.53
467.93
107.13
575.06
74
Tiametoxam
597.55
94.71
692.26
70.95
35.05
106
75
No clasi²cado
Buprofezín
435.42
131.1
566.52
6.69
10.26
16.95
76
Piriproxifen
36.05
6.16
42.21
4.72
1.99
6.71
77 Organoclorado
Dicofol
55.32
55.32
51.8
51.8
78
Endosulfán
1 891.74
63.86
1 955.60
887.09
648.01
1 535.10
79
Organofosforado
Acefate
270.62
171.43
442.05
80
Azinfos metílico
1.4
1.4
81
Cadusafos
156
156
2.16
2.16
82
Clorpirifos etil
1 634.08
346.36
1 980.44
798.44
20.15
818.59
83
Diazinón
871.02
108.8
979.82
104.03
106.2
210.23
84
Diclorvos
718.83
104.86
823.69
915.3
360.47
1 275.77
85
Dimetoato
455.2
455.2
269.87
520.22
790.09
86
Fosetil aluminio
150.4
150.4
348.75
59.78
408.53
87
Malatión
13 666.50
2 351.70
16 018.20
2 545.80
1046
3 591.80
88
Metamidofos
1 640.10
81.9
1 722
131.04
75.01
206.05
89
Monocrotofos
140.4
140.4
101.25
101.25
90
Naled
2 369.97
340.56
2 710.53
924
300
1 224
91
Oxidemetón metil
16.25
16.25
92
Paratión metílico
1 046.90
1 046.90
48.22
34.65
82.87
93
Organotin
Oxido de fenbutatin
0.55
0.55
94
Oxadiazina
Indoxacarb
32.91
0.9
33.81
* Bitácoras de aplicación; ** Inventario de envases
J.B. Leyva Morales
et al.
252
presente trabajo (118), 85 % se identifcaron tanto
en el inventario de envases como en las bitácoras
de aplicación (
Cuadro I
).
Los cultivos agrícolas predominantes en el Valle
de Culiacán durante el ciclo O-I (octubre a marzo)
son tomate, chile, pepino y berenjena, mientras que
en el ciclo P-V (abril a septiembre) son maíz y sorgo
(Morales Zepeda 2007, SIAP 2010). Para el perio-
do 2009-2010, el ciclo O-I presentó una extensión
de cultivo de 194 372 ha, mientras que en el ciclo
P-V se tuvo una extensión aproximada de 137 ha
(CONAGUA 2011).
El cultivo al cual se le aplicó la mayor cantidad
de plaguicidas Fue el de tomate, seguido de chile,
pepino, berenjena y maíz. El número de aplicaciones
presentó un comportamiento similar (tomate > chile
> pepino > maíz > berenjena). En lo que respecta a
la intensidad de aplicación, el cultivo de berenjena
presentó la dosis promedio más elevada, seguido
del de pepino, tomate, chile y maíz, aunque los in
-
gredientes activos con dosis elevadas variaron de un
cultivo a otro (
Cuadro II
). Algunas características
fsicoquímicas de los principales plaguicidas con base
en las dosis de aplicación en los distintos cultivos y
en la cantidad total aplicada se discuten más adelante
(
Cuadro III
).
La dosis promedio de ingrediente activo (i.a.)
aplicada por ha en el Valle de Culiacán, estimada me
-
diante las bitácoras de aplicación, Fue de 0.263 kg/ha
al año, lo que indica una tendencia a la disminución en
el uso de plaguicidas si comparamos con los 30 kg/ha,
reportados como aplicados en el estado de Sinaloa
(Hernández Moreno y Valenzuela Rivera 1995) y con
los 3.3 y 54.5 kg/ha reportados en el Valle de Culiacán
en 1995 y durante el ciclo 1997-1998, respectiva
-
mente (Carvalho
et al.
1996, Karam Quiñones 2002).
En general, los datos obtenidos de las bitácoras
indican que la frecuencia de aplicación de plaguicidas
fue mayor en el ciclo O-I (1426 aplicaciones/mes)
respecto a P-V (494 aplicaciones/mes), debido a que
la superfcie sembrada Fue mayor en ese periodo (84 %
de la superfcie total). Sin embargo, es importante no
-
tar que las dosis de aplicación en el ciclo P-V fueron
en promedio 2.7 veces mayores (0.27 kg/ha) respecto
CUADRO I.
CONTINUACIÓN
ID
Clase
química
Ingrediente
activo (i.a.)
Cantidad total de i.a. Ciclo O-I (kg)
Ciclo
O-I *
Ciclo
P-V *
Anual*
Ciclo
O-I **
Ciclo
P-V **
Anual**
95
Piretroide
Bifentrina
172.74
29.87
202.61
11.01
14.02
25.03
96
Cipermetrina
291.63
34.24
325.87
1 170.52
938.72
2 109.24
97
Deltametrina
17.15
8.8
25.95
18.82
8.77
27.59
98
Esbiotrina
0.022
0.022
99
Esfenvalerato
5.19
5.19
100
Fenpropatrín
14.63
14.63
13.1
13.1
101
Gamma cialotrina
7.96
0.18
8.14
1.85
1.85
102
Lambda cialotrina
27.58
2.41
29.99
28.7
12.84
41.54
103
Permetrina
1 023.45
131.65
1 155.10
175.3
131.88
307.18
104
Betaci±utrin
15.38
15.38
16.37
1.3
17.67
105 Pirazol
Halosulfurón metil
0.75
0.75
106 Pirrol
Clorfenapir
71.95
20.87
92.82
40.8
110.4
151.2
107 Quinolina
Quinoxyfen
48.5
0.25
48.75
9.75
4
13.75
108 Spinosyn
Spinetoram
29.75
3.43
33.18
29.16
1.56
30.72
109
Estrobilurin
Azoxistrobin
169.82
47.4
217.22
47.18
1.5
48.68
110
Piraclostrobin
127.23
48.8
176.03
92.36
37.17
129.53
111
Tri±oxiestrobin
47.27
21.29
68.56
43.75
64
107.75
112 Triaolinona
Carfentrazone etil
0.23
3.91
4.14
113 Triazina
Ciromazina
59.33
1.5
60.83
114
Prometrina
9.12
9.12
115 Triazinona
Metribuzin
35.52
35.52
51.44
51.44
116 Triazol
Difenoconazole
54.98
6.25
61.23
54.75
4
58.75
117
Miclobutanil
292.84
235.88
528.72
118
Propiconazol
14.13
14.13
* Bitácoras de aplicación; ** Inventario de envases
USO DE PLAGUICIDAS EN UN VALLE AGRÍCOLA TECNIFICADO
253
CUADRO II.
DOSIS PROMEDIO, FRECUENCIA DE APLICACIÓN, CANTIDAD TOTAL APLICADA POR CULTIVO E
INGREDIENTES ACTIVOS RELEVANTES POR CULTIVO EN FUNCIÓN DE LA DOSIS PROMEDIO SEGÚN
BITÁCORAS DE APLICACIÓN (JULIO 2011 A JUNIO 2012)
Cultivo
Dosis promedio
aplicada (kg i.a./ha)
Ingredientes activos con dosis
promedio elevadas (kg i.a./ha)
a
Frecuencia de aplicación
por cultivo
Cantidad total de plaguicidas
aplicados (t i.a.)
Berenjena
0.36860
Clorotalonil (1.89)
267
3.017
Hidróxido cúprico (1.54)
Malatión (1.44)
Captán (1.29)
Oxamil (1.23)
Naled (1.19)
Carbarilo (0.90)
Glifosato (0.72)
Metomilo (0.60)
Chile
0.11123
Metam sodio (80.96)
3622
87.417
Carbarilo (0.78)
Clorotalonil (0.68)
Naled (0.59)
Maíz
0.01392
Metamidofos (1.44)
352
2.384
Metomilo (1.36)
Paraquat (0.77)
Pepino
0.21340
Fosetil aluminio (0.64)
600
8.622
Clorotalonil (0.51)
Tomate
0.11544
Metam sodio (31.17)
6676
121.737
Cadusafos (0.81)
a
= No se presentan los ingredientes activos con dosis promedio de aplicación menores a 0.5 kg i.a./ha
CUADRO III.
FRECUENCIA DE APLICACIÓN POR CICLO AGRÍCOLA Y CARACTERÍSTICAS FISICOQUÍMICAS DE LOS
PRINCIPALES INGREDIENTES ACTIVOS EN FUNCIÓN DE LA DOSIS Y CANTIDAD APLICADA
Ingrediente activo
Frecuencia de
aplicación
(O-I/P-V)
Solubilidad en
agua a 20ºC
(mg/L)
a
Constante de la
Ley de Henry
(Pa m
3
/mol)
a
e
K
OC
(mL/g)
a
f
K
ow
(Log P)
a
Vida media
(días)
suelo/agua
a
Categoría
toxicológica
a
Azufre
d
_
0.063
0.05
1 950
0.23
30/0.2
III
Cadusafos
3/0
245
0.132
ND
3.85
38/174
Ib
Captán
246/14
5.2
3.00 × 10
–04
200
2.5
0.8/0.6
IV
Carbarilo
39/4
9.1
9.20 × 10
–05
300
2.36
16/12
II
Clorotalonil
477/108
0.81
2.50 × 10
–02
850
2.94
35/49
b
IV
Fosetil aluminio
10/0
110 000
3.20 × 10
–10
325
b
–2.1
1/30
b
IV
Glifosato
147/20
10 500
2.10 × 10
–07
1 435
–3.2
96/35
b
III
Hidróxido cúprico
819/116
0.506
ND
12 000
0.44
10 000/ND
II
Malatión
359/62
148
1.00 × 10
–03
1 800
2.75
3/6
b
III
Mancozeb
618/106
6.2
5.90 × 10
–04
998
1.33
2/166
b
IV
Metam sodio
20/10
578 290
8.34 × 10
–06
17.8
–2.91
7/2.2
II
Metamidofos
222/7
200 000
1.60 × 10
–06
1
–1.74
g
3.5/90
Ib
Metomilo
134/15
55 000
2.13 × 10
–06
72
0.09
46/30
b
Ib
Naled
60/16
2 000
6.60
180
2.18
1/4.4
II
Oxamil
268/45
148 100
4.89 × 10
–08
16.6
–0.44
7/8
Ib
Paraquat
1561/199
620, 000
4.00 × 10
–12
1000 000
–4.5
620/30
b
II
a
University of Hertfordshire 2007;
b
Kegley
et al.
2011;
c
WHO 2010;
d
Uso no reportado en bitácoras;
e
Koc= CoeFciente de carbono
orgánico;
f
Kow= CoeFciente de partición octanol-agua;
g
Oregon State University 1998; ND= Información no disponible; O-I= Otoño-
Invierno; P-V= Primavera-Verano; Ia= Sumamente peligroso; Ib= Muy peligroso; II= Moderadamente peligroso y III= Poco peligroso;
IV= Normalmente no ofrecen peligro bajo un uso normal
J.B. Leyva Morales
et al.
254
CUADRO IV.
COMPARACIÓN ENTRE TEMPORADAS AGRÍCOLAS
(O-I Y P-V) RESPECTO AL NÚMERO DE PRODUCTOS
COMERCIALES, ENVASES Y CANTIDAD DE INGRE-
DIENTES ACTIVOS REGISTRADOS EN EL INVENTA-
RIO DE ENVASES DEL PROGRAMA “CAMPO LIMPIO”
(NOVIEMBRE 2011 A OCTUBRE 2012) Y BITÁCORAS
DE APLICACIÓN (JULIO 2011 A JUNIO 2012)
O-I (%)
P-V (%)
INVENTARIO
Productos comerciales (número)
211
130
Envases (número)
32 700 (80.76 %)
7 786 (19.24 %)
Ingredientes activos (número)
89
72
Cantidad de ingrediente activo (t)
65.79 (83.68 %)
12.83 (16.32 %)
BITÁCORAS
Productos comerciales (número)
190
121
Ingredientes activos (número)
94
67
Cantidad de ingrediente activo (t)
192.73 (86.38 %)
30.38 (13.62 %)
a O-I (0.1 kg/ha), debido particularmente a que en
los meses de agosto y septiembre se utilizaron dosis
más elevadas (0.73 y 0.36 kg/ha, respectivamente).
Por otro lado, el inventario de envases nos mos-
tró que los meses de mayor acopio fueron febrero y
marzo (
Fig. 2A
), ubicados dentro del ciclo O-I, en el
que se ha observado el pico más alto de aplicación de
la temporada hortícola en el Valle de Culiacán según
lo reportado por González Valdivia (2008), AMIFAC
(2011) y García de la Parra
et al.
(2012). De acuerdo
con la Asociación Mexicana de la Industria Fitosani-
taria, A.C. (AMIFAC 2011), el centro de acopio de
Culiacán recolectó, de enero a septiembre de 2011,
92 t de envases de agroquímicos que representan el 17 %
del potencial de generación (540 t) en el estado de
Sinaloa. En este sentido, nuestros datos indican que
los meses de febrero y marzo representan el 39.14 %
del número de envases durante el periodo analizado,
lo cual es similar a este reporte, que para esos meses
corresponde a una recolección del 37 %.
Con base en la información del inventario de
envases, de manera general se observó una relación
directa entre el número de envases y la cantidad
de ingrediente activo estimado (
Fig. 2A
), con un
mayor uso de plaguicidas en febrero y marzo. Sin
embargo, la cantidad de plaguicidas registrados en
las bitácoras de aplicación no muestra un uso de
éstos particularmente elevado durante esos meses,
pero sí durante agosto y septiembre (
Fig. 2B
).
La relación positiva observada entre el número de en-
vases y la cantidad de ingrediente activo se conFrma
con el hecho de que del total anual (40 486 envases
equivalentes a 78.62 t de i.a.), el porcentaje de número
de envases durante el ciclo O-I (80.76 %) es muy simi-
lar al porcentaje de ingrediente activo correspondiente
para ese mismo ciclo (83.68 % y 86.38 %, para in-
ventario y bitácoras, respectivamente;
Cuadro IV
).
Lo anterior indica que los contenidos de ingre-
dientes activos en los productos utilizados son
similares a lo largo del año (alrededor del 80 %
de los productos contienen ≤ 50 % de ingrediente
activo). Según los registros del inventario a lo lar-
go de todo el año se identiFcaron 97 ingredientes
activos, de los cuales 64 se emplearon en ambos
ciclos agrícolas, mientras que en los registros de
bitácoras, se identiFcaron 94 ingredientes activos,
de los cuales 67 se utilizaron en ambos ciclos. Del
total de ingredientes activos, 85 % fueron identiF
-
cados en ambos registros.
En lo que respecta al tipo de plaguicidas identi-
Fcados en este estudio se observó, de acuerdo con
el inventario, que en el ciclo O-I los compuestos
más utilizados según su actividad biológica fueron
fungicidas y herbicidas, que en conjunto represen
-
taron 74.9 % del total (
Fig. 3A
). En contraparte, en
el ciclo P-V los compuestos más utilizados fueron
insecticidas y fungicidas, con un 75.9 % (
Fig. 3B
).
Un comportamiento diferente se da en los datos
obtenidos a partir de bitácoras, donde la proporción
en el uso de plaguicidas es muy similar para am-
bos ciclos agrícolas (variaciones menores al 2 %;
Fig. 3C
y
3D
). Lo anterior podría deberse a que
los datos de bitácoras corresponden principalmente
al uso de plaguicidas en hortalizas, a diferencia de
lo registrado en el inventario que re±eja el uso de
plaguicidas en un espectro más diverso de cultivos,
tanto de hortalizas como de granos. Cabe notar que
mientras en el inventario el porcentaje de nematicidas
no rebasa el 1 % (
Fig. 3A
y
3B
), en el registro de
bitácoras, para ambos ciclos, el porcentaje de nema-
USO DE PLAGUICIDAS EN UN VALLE AGRÍCOLA TECNIFICADO
255
ticidas es de 19 % (
Fig. 3C
y
3D
). Esto es principal-
mente resultado del reporte de uso del metam sodio
(ditiocarbamato;
Fig. 5B
), fumigante y desinfectante
de suelo que se comercializa en contenedores espe-
ciales retornables, por lo que no se encontró registro
en el inventario de envases.
Los plaguicidas más utilizados en México, en
zonas específcas como el estado de Nayarit y en
la zona costera del GolFo de México (Campeche,
Tabasco, Tamaulipas y Veracruz) corresponden
principalmente a los compuestos de tipo insecticida,
herbicida y Fungicida (Benítez y Bárcenas 1996,
González Farias 2003, Albert 2005, González Arias
et al.
2010). Esto también se ha observado para el
estado de Sinaloa, en el Distrito de Riego 063: Gua-
save (DR 063; Hernández Antonio y Hansen 2011) y
en una zona predominantemente hortícola (Astorga
Rodríguez 2011).
En el presente trabajo, en ambos casos (inven-
tarios de envases y bitácoras) se identifcaron 59
clases químicas (
Cuadro I
) utilizadas en el Valle
de Culiacán, con diferencias en la cantidad de
ingrediente activo, dependiendo del sistema de
registro y el ciclo agrícola. Por ejemplo, para el ci-
clo O-I, según inventario de envases (
Fig. 4A
), las
clases químicas dominantes fueron ditiocarbama-
tos, bipiridilos, organofosforados y organoclorados
(que representan el 83 % del total del ingrediente
activo en ese ciclo). En bitácoras (
Fig. 4B
) la
dominancia se dio en las clases ditiocarbamatos,
organofosforados, organoclorados y compuestos
inorgánicos (81 %). En contraste, para el ciclo P-V,
según inventario, las clases dominantes fueron or-
ganoclorados, compuestos inorgánicos, organofos-
forados, bipiridilos y piretroides (85 %), mientras
que en bitácoras se repitieron las mismas clases
que en el ciclo O-I (83 %). El comportamiento de
las clases químicas en los registros de bitácoras
(
Fig. 4B
) fue similar al observado según el tipo de
uso (
Fig. 3C
y
3D
).
Fig. 2.
Variación temporal de la cantidad de plaguicidas con base en: A) el inventario de
envases del programa “Campo Limpio” y B) bitácoras de aplicación
Ingrediente activo (kg)
Número de envases
30000
20000
15000
12500
10000
10000
9000
8000
7000
6000
5000
4000
3000
2000
1000
0
7500
3516
4953
6622
5685
2203
3688
8117
O-I
A
P-V
O-I
9495
6118
6034
2923
1166
3783
2173
1700
1700
1294
1561
320
224
0
0
29 398
21 986
5500
2500
0
NDEF
A
2011
2012
Meses
AS
O
MMJJ
Cantidad de ingrediente activo (kg)
Número de envases
17500
27500
25000
22500
533
P-V
B
O-I
P-V
7494
18 383
35 085
41 222
33 344
11 229
11 659
16 523
17 418
17 225
13 061
5000
10000
15000
20000
25000
30000
40000
35000
45000
0
JASO
D
2011
2012
Meses
AM
J
NE
FM
Cantidad de ingrediente activo (kg)
J.B. Leyva Morales
et al.
256
En la región se han utilizado distintos procedi
-
mientos para estimar el uso de plaguicidas agríco-
las. Por ejemplo, en lo reportado respecto a clases
químicas, González-Arias
et al.
(2010) realizaron
cuestionarios estructurados, con la finalidad de
identifcar los plaguicidas que más se comercializan,
la frecuencia anual de su uso, el número de marcas
comerciales manejadas por producto y la época del
año de mayor venta. Los cuestionarios fueron apli-
cados a los responsables de 90 establecimientos en
lo que respecta a la venta de plaguicidas en Nayarit.
Posteriormente identifcaron las principales clases
químicas (organofosforados, piretroides, carbama-
tos y organoclorados) más usadas en función de los
criterios establecidos por el catálogo de plaguicidas
de la Comisión Intersecretarial para el Control del
Proceso y Uso de Plaguicidas y Sustancias Tóxicas
(CICOPLAFEST 2005). En el DR 063, Guasave, al
norte del estado de Sinaloa, Hernández Antonio y
Hansen (2011), basados en los mismos criterios esta-
blecidos en la CICOPLAFEST (2005), reportaron el
uso de 25 clases químicas, siendo las predominantes
los organofosforados, la sal de ácido benzoico y
compuestos clorofenoxi. Estos autores reportan las
clases químicas en función de la información referen-
te a la superfcie de siembra obtenida por Fuentes de
carácter institucional como el Instituto Nacional de
Investigaciones Forestales Agrícolas y Pecuarias
(INIFAP) y de carácter gubernamental como la Se-
cretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural,
Pesca y Alimentación (SAGARPA) y su posterior
relación con la información sobre cultivo, dosis y
frecuencia de aplicación de los distintos ingredientes
activos, obtenida mediante entrevistas al personal de
distintas instituciones relacionadas con el gremio
agrícola —CONAGUA, SAGARPA, Asociación de
Agricultores, distribuidores de agroquímicos, etc.—,
en las que reportaron las cantidades usadas anualmen-
te. Asimismo, para el Valle de Culiacán, González
Farias (2003) reporta, como comunicaciones persona-
les, que las principales clases químicas de insecticidas
empleadas en 1997 Fueron: organoFosForados (40 %),
piretroides (26.7 %) y carbamatos (13.3 %), lo que
coincide en gran medida con los compuestos re-
portados en el presente estudio. Sin embargo, hay
algunas diferencias importantes debido a la utili-
zación de nuevos compuestos, como metam sodio,
naled, oxamil y metomilo. En el presente estudio se
Fungicida
Herbicida
Insecticida
Nematicida
Acaricida
48.4%
26.5%
18.8%
0.3%
6%
Fungicida
36%
Herbicida
11.4%
Acaricida
12.4%
Nematicida
0.3%
Insecticida
39.9%
Fungicida
29.4%
Fungicida
30.9%
Herbicida
21.7%
Herbicida
21.5%
Insecticida
27.2%
Insecticida
26.7%
Nematicida
19.2%
Acaricida
AB
CD
2.5%
Acaricida
1.7%
Nematicida
19.2%
Fig. 3.
Porcentaje del tipo de uso de los plaguicidas en el inventario de envases del programa
“Campo Limpio”: A) ciclo O-I y B) ciclo P-V; y bitácoras de aplicación: C) ciclo O-I
y D) ciclo P-V
USO DE PLAGUICIDAS EN UN VALLE AGRÍCOLA TECNIFICADO
257
estimó el uso de plaguicidas mediante el inventario
de envases e información obtenida de bitácoras de
aplicación, aunque en esencia la información usada
en la estimación (cultivo, superfcie sembrada, do
-
sis y frecuencia de aplicación de plaguicidas) es la
misma que la reportada por otros autores (González
Farias 2003, González-Arias
et al.
2010, Hernández
Antonio y Hansen 2011). La diferencia radica en que
en este trabajo la relación de las concentraciones de
ingredientes activos en los productos comerciales, se
obtuvo directamente de las etiquetas de los envases,
del Diccionario de Especialidades Agroquímicas
(DEAQ 2012) y/o de las fchas técnicas de los pro
-
ductos comerciales reportadas en Internet. En tanto
que, los trabajos con los que estamos comparando
nuestros resultados, basaron sus criterios de clasif
-
cación (clase química, tipo de uso, etc.) en función
de lo reportado por la CICOPLAFEST (2005).
Los principales ingredientes activos identifcados
en el ciclo O-I, según inventario, fueron mancozeb,
paraquat y clorotalonil (que representan el 71 % del
total del ingrediente activo en ese ciclo), mientras
que en P-V fueron azufre, clorotalonil, paraquat y
malatión (59 % del total del ciclo;
Fig. 5A
). En lo que
respecta a las bitácoras, en el ciclo O-I el ingrediente
2.75e+4
A
B
1.4e+5
1.3e+5
1.2e+5
1.1e+5
1.0e+5
9.0e+4
8.0e+4
7.0e+4
4.0e+4
2.0e+4
0.0
2.50e+4
2.25e+4
2.00e+4
Primavera-Verano
Otoño-invierno
1.75e+4
1.60e+4
1.30e+4
1.00e+4
5.00e+4
Cantidad total de ingrediente activo (kg)
Cantidad total de ingrediente activo (kg)
0.00
Clase química
Bipiridilo
Carbamato
DitioCarbamato
Inorgánico
Organoclorado
Organofosforado
Piretroide
Otras clases
Clase química
Bipiridilo
Carbamato
DitioCarbamato
Fosfonoglicina
Ftaleimida
Carboxamida
Antibióticos
Inorgánico
Organoclorado
Organofosforado
Piretroide
Otras clases
Primavera-Verano
Otoño-invierno
Fig. 4.
Cantidad de plaguicidas por clase química con base en: A)
el inventario de envases del programa “Campo Limpio”
y B) bitácoras de aplicación
3.0e+4
A
B
1.2e+5
1.1e+5
1.0e+5
4.0e+4
2.0e+4
0.0
2.5e+4
2.0e+4
Primavera-Verano
Otoño-invierno
1.5e+4
1.3e+4
1.0e+4
5.0e+4
Cantidad total de ingrediente activo (kg)
Cantidad total de ingrediente activo (kg)
0
Ingrediente activo
F = Fungicuda, H = Herbicida, I = Insecticida, N = Nematicida
Azufre (I)
Cipermetrina
(I)
Clorotalonil (F)
Clorpirifos (I)
Diclorvos (I)
Dimetaloato (I)
Endosulfán (I)
Glifosaton (H)
Malatión (I)
Mancozeb (F)
Naled (I)
Oxamil (I)
Paraquat (H)
Hidróxido Cúprico (F)
Ingrediente activo
Clorotalonil (F)
Hidróxido cúprico (F)
Mancozeb (F)
Metomilo (I)
Malatión (I)
Captan (F)
Nalde (I)
Oxamil (I)
Paraquat (H)
Otros
Metam sodio (H, F, I, N)
Primavera-Verano
Otoño-invierno
Fig. 5.
Principales ingredientes activos usados en el Valle de
Culiacán con base en: A) inventario de envases del pro-
grama “Campo Limpio” y B) bitácoras de aplicación
J.B. Leyva Morales
et al.
258
activo más usado fue metam sodio, seguido de
mancozeb, clorotalonil y malatión (70 % del total
del ciclo), mientras que para P-V se observó que
los compuestos dominantes fueron los mismos
que en O-I (72 % del total del ciclo;
Fig. 5B
). Las
cantidades de ingredientes activos están indicadas
en el
cuadro I
.
La frecuencia de aplicación de los plaguicidas
más relevantes con base en la dosis y cantidad de
ingrediente activo (según inventario y bitácoras)
puede ser observada en el
cuadro III
. A continua-
ción se describen algunas de las características
fsicoqu
ímicas de estos compuestos y cómo reper-
cutirían éstas en el comportamiento ambiental de
los plaguicidas.
La solubilidad en agua de los ingredientes activos
fue variable: baja (seis compuestos), moderada (dos) y
alta (ocho). Los plaguicidas que presentan una solubi
-
lidad de moderada (50 - 500 mg/L) a alta (> 500 mg/L)
se absorben con baja afnidad a los suelos y por lo
tanto, son fácilmente transportados del lugar de apli-
cación mediante escurrimiento hasta los cuerpos de
agua superfcial. Por otro lado, los plaguicidas con
baja solubilidad en agua (< 50 mg/L) pueden tener
afnidad por el suelo y ya sea, acumularse en este
compartimento o depositarse en el sedimento de los
ecosistemas acuáticos (INECC 2007, University of
HertFordshire 2007).
La constante de la Ley de Henry permite iden-
tificar la volatilidad de un plaguicida (INECC
2007). En este sentido, la mayoría de los compues-
tos pertenecen, según los criterios establecidos
por la Universidad de HertFordshire (2007), a los
que poseen carácter no volátil (13 compuestos),
por lo que se retienen en el suelo y tienen un alto
potencial de lixiviación hacia aguas subterráneas.
Dos plaguicidas (naled y cadusafos) presentan un
carácter moderadamente volátil, aquí la tendencia
de estos compuestos sería la volatilización al aire.
Para el hidróxido cúprico no se tiene reportada esta
característica.
El coefciente de carbono orgánico (Koc) es una
estimación que nos permite identifcar la movilidad
de los plaguicidas en el ambiente (INECC 2007).
En el presente trabajo, dentro de los plaguicidas
más relevantes, se observó que los que tienen
un Koc de ligero, entre 500 y 4000 mL/g (siete
compuestos), a moderado, entre 75 y 500 mL/g
(cuatro), pueden distribuirse en cuerpos de agua o
en el aire, así como también, pueden no ser fjados
a la materia orgánica del suelo, por lo que la prin-
cipal vía de exposición sería por inhalación. Los
considerados móviles, entre 15 y 75 mL/g (tres)
y el metamidofos, considerado muy móvil con
un valor de Koc de 1, pueden fjarse en suelo,
biota, sedimento y materia orgánica. Al igual que
los compuestos que presentan un Koc alto, la
principal vía de exposición sería a través de la ca-
dena alimenticia. Para el caso del cadusafos no se
cuenta con información del Koc que nos permita
identifcar su comportamiento en el ambiente (Uni
-
versity oF HertFordshire 2007).
El coefciente octanol-agua (Kow) nos indica
la capacidad de bioacumulación de un compuesto
orgánico (INECC 2007). De los ingredientes acti-
vos identifcados como relevantes, 13 presentan una
baja bioacumulación (Kow < 2.7), solamente dos
compuestos (malatión y clorotalonil), presentan una
bioacumulación moderada (2.7 < Kow < 3) y uno
(cadusafos) alta. Por lo anterior el cadusafos podría
fjarse con frmeza a la materia orgánica, al sedimen
-
to y a la biota, además de bioacumularse en tejidos
grasos y su principal vía de exposición sería a través
de la cadena alimenticia. El resto de los compuestos
podrían no fjarse a la materia orgánica y su tendencia
es desplazarse hacia acuíFeros y aire (INECC 2007,
University oF HertFordshire 2007).
En lo que respecta a la persistencia de los plagui-
cidas en el ambiente, ésta se determina a través de su
vida media, es decir, el tiempo (días) que transcurre
para que un compuesto sea degradado a un 50 % de
su concentración original bajo condiciones normales
(INECC 2007). En general, de los plaguicidas que se
registraron como relevantes en el presente trabajo,
nueve compuestos tienen una vida media en suelo
menor a 30 días y se consideran no persistentes,
seguido por los moderadamente persistentes con
vida media entre 10 y 100 días (5 compuestos) y por
último los muy persistentes, paraquat e hidróxido
cúprico, con vida media de más de 365 días (Uni-
versity oF HertFordshire 2007). Para el caso de la
persistencia de los plaguicidas relevantes en agua,
siete compuestos se clasifcan como no persistentes
con vida media menor a 30 días, seis compuestos
moderadamente persistentes con vida media entre
10 y 100 días, dos (mancozeb y cadusafos) per-
sistentes con vida media entre 100 y 365 días y
uno para el cuál no existe inFormación (hidróxido
cúprico; University oF HertFordshire 2007).
Los resultados del presente estudio sugieren que
no ha habido cambios importantes en la variedad de
plaguicidas utilizados tanto temporal como espacial-
mente. Por ejemplo, Ramírez (1999) reportó que los
plaguicidas
más comercializados en México en 1997
fueron Gramoxone® (paraquat), Faena® (glifosato),
Daconil® (clorotalonil) y Manzate® (mancozeb).
USO DE PLAGUICIDAS EN UN VALLE AGRÍCOLA TECNIFICADO
259
Asimismo, varios de los principales insecticidas iden-
tifcados en este trabajo Fueron también registrados
en el Valle de Culiacán en 1997, como endosulFán,
clorpirifos, malatión, cipermetrina y dimetoato
(González Farias 2003). Adicionalmente, se observa
similitud con los principales ingredientes activos re-
portados para el norte de Sinaloa (Hernández Antonio
y Hansen 2011). Sin embargo, cabe destacar que en
este estudio se registraron aplicaciones importantes
de plaguicidas de nueva generación como metam
sodio, oxamil y metomilo. En contraste, algunos
compuestos reportados en Nayarit, como benomilo,
atrazina y ±uoroxipir meptil (González Arias
et al.
2010) no Fueron identifcados, posiblemente porque
su uso está dirigido a cultivos, como algodón y arroz
(CICOPLAFEST 2005), que no son representativos
del Valle de Culiacán, o no tienen uso agrícola.
Plaguicidas biológicos empleados en el Valle de
Culiacán
Entre las principales alternativas contra el uso de
plaguicidas está el control biológico mediante bacte-
rias y hongos antagonistas a las plagas presentes en
los valles agrícolas (Nava Pérez
et al.
2012). Se ha
reportado que de los insecticidas usados en México,
el 6.2 % corresponde a los de tipo biológico (Pérez
Olvera
et al.
2011). Así, por ejemplo, se han utilizado
las siguientes especies en el cultivo de hortalizas:
Bacillus thuringiensis
,
Trichogramma
sp
.
,
Phae-
cilomyces fumoroseus
y
Bauveria bassiana
(Pérez
Olvera
et al.
2011).
En el presente trabajo se obtuvieron registros de
aplicación de plaguicidas biológicos, representados
por el 1.22 % del total de insecticidas, pero no se ob-
tuvieron registros de estos plaguicidas en el inventario
de envases. Sería conveniente dirigir futuros estudios
en el uso actual de insecticidas biológicos en el Valle
de Culiacán. Los plaguicidas biológicos que fueron
identifcados en esta investigación Fueron bacterias
del género
Bacillus
(
B.
thuringiensis
,
B. pumilus
y
B.
subtilis
) con 609.67 kg de i.a./año, mientras que en
hongos el más aplicado Fue
Paecilomyces lilacinus
(769.74 kg de i.a./año), seguido de
Beauveria bassiana
(289.2 kg de i.a./año),
Trichoderma harzianum
(162.12 kg
de i.a./año),
Myrothecium verrucaria
(69.48 kg de
i.a./año),
Paecilomyces fumosoroseus
(41.91 kg
de i.a./año),
Verticillium lecanii
(12 kg de i.a./año) y
Gliocladium virens
(0.648 kg de i.a./año). De manera
similar a lo observado con plaguicidas químicos, el
ciclo dominante de uso de plaguicidas biológicos fue
en el ciclo de O-I (95 % de i.a. aplicado), aunque la
dosis promedio de aplicación fue 1.45 veces mayor
durante el ciclo P-V (0.032 kg de i.a./ha).
Uso de plaguicidas con base en categorías toxi-
cológicas
Con base en la clasifcación de peligrosidad de
la WHO (2010), en el inventario de envases del pro
-
grama “Campo Limpio”, se aprecia que las mayores
proporciones de plaguicidas corresponden a las clases
IV (normalmente no ofrecen peligro bajo uso normal,
a veces no clasifcados o considerados obsoletos) y II
(moderadamente peligrosos), con el 45.89 y 38.06 %,
respectivamente (
Fig. 6A
). Para bitácoras de aplica-
ción, las categorías toxicológicas predominantes fueron
nuevamente la II (65.28 %) y la IV (20.08 %) (
Fig. 6B
).
Esto concuerda con lo reportado por Cruz Hernández
(2003) en el mismo centro de acopio, con dominancia
de las categorías II y IV. Observando la contribución
de las categorías Ia (sumamente peligrosos) y Ib
(muy peligrosos), los resultados parecen indicar que
se mantiene el uso de este tipo de compuestos en una
proporción combinada entre el 5 y 7 %.
En lo que respecta a los principales ingredientes
activos identifcados, la peligrosidad, según los cri
-
terios de la WHO (2010) osciló desde la categoría
IV (compuestos que normalmente no presentan un
peligro bajo condiciones normales de uso) hasta la ca
-
tegoría Ib (compuestos muy peligrosos). Cabe men-
cionar que esta última categoría representó el 25 %
de los compuestos identifcados como relevantes en el
presente estudio (cadusafos, metamidofos, metomilo
y oxamil). Las categorías correspondientes a cada uno
de los principales ingredientes activos se observan
en el
cuadro III
.
CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES
En general, las estimaciones de uso de plaguicidas
bajo los enfoques aquí descritos mostraron concor-
dancia tanto en el tipo como en las proporciones de
compuestos utilizados, con algunas diferencias que
nos indican que son procedimientos complementarios
para describir el uso de plaguicidas en la región. Sin
embargo, para tener una mayor certeza sería reco-
mendable implementar un programa de registro obli-
gatorio de uso de plaguicidas en prácticas agrícolas.
Los resultados de este trabajo proporcionan
información del uso de plaguicidas en el Valle de
Culiacán, lo cual puede ayudar a predecir su destino
ambiental considerando algunas de sus características
fsicoquímicas. Esto permitiría diseñar esquemas de
monitoreo ambiental dirigidos a compartimentos
ambientales específcos, medir el impacto de pro
-
gramas de reducción de uso de plaguicidas y realizar
evaluaciones de riesgo.
J.B. Leyva Morales
et al.
260
AGRADECIMIENTOS
Se agradece al Fondo Sectorial de Investigación
Ambiental (SEMARNAT-CONACyT) por el fnan
-
ciamiento otorgado al proyecto “Caracterización de
patrones de uso de plaguicidas y monitoreo ambiental
en agroecosistemas de Sinaloa y Sonora”, que permi-
tió llevar a cabo esta investigación, al Consejo Nacio-
nal de Ciencia y Tecnología por el apoyo económico
a través de beca de doctorado a JBLM. Se agradece
también a la Dra. Jaqueline García Hernández del
Centro de Investigación en Alimentación y Desa-
rrollo (CIAD), Unidad Guaymas, por sus valiosas
observaciones al manuscrito.
REFERENCIAS
Abhilash P.C. y Nandita S. (2009). Pesticide use and appli
-
cation: an Indian scenario. J. Hazard. Mater. 165, 1-12.
AARC (2012). Por un Campo Limpio. Asociación de Ag-
ricultores del Río Culiacán [en línea] http://esh30.esoFt.
com.mx/Sistema/include/Archivos/58/69/Adjuntos/
A1P586920121163347171.pdF. 12/12/2012.
Albert L.A. (2005). Panorama de los plaguicidas en
México. Rev. Toxicol. 8, 1-17.
AMIFAC. (2011). Reporte de Recolección-Septiembre
2011. Asociación Mexicana de la Industria Fitosani-
taria. Reporte Anual. México, D.F. 1 pp.
Astorga-Rodríguez J.E. (2011). Evaluación preliminar
de riesgo ecológico por el uso de plaguicidas en una
zona agrícola de Sinaloa. Tesis de Maestría. Centro
de Investigación en Alimentación y Desarrollo,
A.C. Unidad Mazatlán. Mazatlán, Sinaloa, México.
148 pp.
Benítez J. A. y Bárcenas C. (1996). Patrones de uso de los
plaguicidas en la zona costera del Golfo de México. En:
Golfo de México contaminación e impacto ambiental:
diagnóstico y tendencias. (A.V. Botello, G.J.L. Rojas, J.
Benítez y L.D. Zarate, Eds.). Epomex, Serie Científca
5, Campeche, México, pp. 155-167.
Carvalho ±.P., ±owler S.W., González-±arias ±. y Mee L.D.
(1996). Agrochemical residues in the Altata-Ensenada
del Pabellon coastal lagoon (Sinaloa, Mexico): a need
for integrated coastal zone management. Int. J. Envi-
ron. Heal. R. 6, 209-220.
CICLOPLA±EST (2005). Catálogo ofcial de plaguicidas.
Comisión Intersecretarial para el Control del Proceso y
Uso de Plaguicidas, Fertilizantes y Sustancias Tóxicas.
México D.F. 483 pp.
CONAGUA (2011). Estadísticas agrícolas de los distritos
de riego. Año Agrícola 2009-2010. Comisión Nacional
del Agua. México, D.F. 320 pp.
Cruz-Hernández A. (2003). Estrategias para el manejo de
envases de plaguicidas en el Valle de Culiacán. Tesis
de Doctorado. Centro de Investigaciones Económicas,
Sociales y Tecnólogicas de la Agricultura y la Agroin-
dustria Mundial. Universidad Autónoma de Chapingo.
Chapingo, Estado de México. 164 pp.
DEAQ (2012). Diccionario de Especialidades Agro-
químicas, PLM. [en línea]. http://www.agroquimicos-
organicosplm.com/ 15/01/2012.
García de la Parra L.M., Cervantes-Mojica L.J., González-
Valdivia C., Martínez-Cordero F.J., Aguilar-Zarate G.,
Bastidas-Bastidas P. y Betancourt-Lozano M. (2012).
Distribution of pesticides and PCBs in sediments of
Ia = Sumamente peligroso, Ib = Muy peligroso,
II = Moderadamente peligroso, III = Poco peligroso,
IV = Normalmente no ofrecen peligro bajo uso normal
IV
Ia
45.89%
AB
0.20%
Ib
4.75%
II
38.06%
III
11.10%
IV
Ia
20.09%
0.47%
8.57%
Ib
5.60%
II
65.28%
III
Fig. 6.
Cantidad de plaguicidas por categoría toxicológica con base en: A) el
inventario de envases del programa “Campo Limpio” y B) bitácoras de
aplicación
USO DE PLAGUICIDAS EN UN VALLE AGRÍCOLA TECNIFICADO
261
agricultural drains in the Culiacan Valley, Sinaloa,
Mexico. Arch. Environ. Con. Tox. 63, 323-336.
González-Arias C.A., Robledo-Marenco M., Medina-Díaz
I.M., Velázquez-Fernández J.B., Girón-Pérez M.I.,
Quintanilla-Vega B., Ostrosky-Wegman P., Pérez-
Herrera N.E. y Rojas García A.E. (2010). Patrón de
uso y venta de plaguicidas en Nayarit, México. Rev.
Int. Contam. Ambie. 26, 221-228.
González-Farias F. (2003). Pesticides in the coastal zone
of Mexico. En: Pesticide residues in coastal tropical
ecosystems: Distribution, fate and effects (M.D.Taylor,
S.J. Klaine, F.P. Carvalho, D. Barceló y J. Everaarts,
Eds.). Taylor & Francis. Londres, Reino Unido, pp.
311-337.
González-Valdivia C. (2008). Niveles de plaguicidas en
sedimentos de granjas camaronícolas en Ensenada de Pa-
bellón, Sinaloa, México. Tesis de Licenciatura. Instituto
Tecnológico de Tepic. Tepic, Nayarit, México, 133 pp.
Hernández-Antonio A. y Hansen A.M. (2011). Uso de pla-
guicidas en dos zonas agrícolas de México y evaluación
de la contaminación de agua y sedimentos. Rev. Int.
Contam. Ambie. 27, 115-127.
Hernández-Moreno M.R. y Valenzuela-Rivera M.L.
(1995). La leucemia y su relación con los plaguicidas
en Sinaloa. Memorias. Simposium Agroquímicos:
Aplicación y Efectos. Universidad Autónoma de
Sinaloa. Culiacán, Sinaloa, México, 15 al 17 de fe-
brero, 1995, pp. 134-135.
INECC (2007). Características fsicoquímicas de los
plaguicidas y su transporte en el ambiente. Insti-
tuto Nacional de Ecología y Cambio Climático [en
-
cidas/descargas/caracteristicas_fyq_plaguicidas.
pdf 07/02/11.
INEGI (2010a). México en cifras. Información nacional
por entidad federativa y municipios. Instituto Nacio-
nal de Estadística, Geografía e Informática [en línea].
default.aspx 10/10/2012.
INEGI (2010b). El sector alimentario en México 2010.
Serie estadísticas sectoriales. Instituto Nacional de
Estadística, Geografía e Informática. Aguascalientes,
Aguascalientes, México. 302 pp.
INIFAP (2010). Guía técnica para el área de in²uencia
del Campo Experimental del Valle de Culiacán,
Instituto Nacional de Investigaciones Forestales,
Agrícolas y Pecuarias. Guía Técnica. Culiacán,
Sinaloa, México. 224 pp.
Karam-Quiñones C. (2002). Los agroquímicos: una
perspectiva jurídica-ambiental. Análisis del caso
Sinaloa. Colegio de Sinaloa: Universidad Autónoma
de Sinaloa. Culiacán, Sinaloa, México. 404 pp.
Kegley S.E., Hill B.R., Orme S. y Choi A.H. (2011). PAN
Pesticide Database, Pesticide Action Network, North
America San Francisco, CA [en línea]. http://www.
pesticidein±o.org 09/09/2012.
Morales-Zepeda F. (2007). El Impacto de la biotecnología
en la formación de redes institucionales en el sector
horto±rutícola de Sinaloa, México. Tesis de Doctorado.
Departamento de Geografía Física y Análisis Geográ-
fco Regional. Universidad de Barcelona. Barcelona,
España. 441 pp.
Nava-Pérez E., García-Gutiérrez C., Camacho-Báez J.R.
y Vázquez-Montoya E.L. (2012). Bioplaguicidas: una
opción para el control biológico de plagas. Ra Ximhai
8, 17-29.
Oregon State University (1998). The Extension Toxicol
-
ogy Network (EXTOXNET): Pesticide In±ormation
Profles (PIPs) [en línea]. http://extoxnet.orst.edu/
25/03/2012.
Pérez-Olvera M.A., Navarro-Garza H. y Miranda-Cruz
E. (2011). Use of pesticides for vegetable crops in
Mexico. En: Pesticides in the Modern World−Pesti
-
cides Use and Management (M. Stoytcheva, Ed.). In
Tech, Rijeka, Croacia, pp. 97-118.
Ramírez E. (1999). Perspectiva del mercado mexicano de
agroquímicos. Industria de Agroquímicos 7, 15-25.
Richardson M. (1998). Pesticides-±riend or ±oe?. Water
Sci. Technol. 37, 19-25.
SIAP (2010). Anuario Agropecuario. Servicio de Infor-
mación Agroalimentaria y Pesquera. SAGARPA. [en
línea]. http://www.siap.gob.mx 09/09/2012.
University o± Hert±ordshire (2007). Footprint. Base
de datos de las propiedades de plaguicidas [en
09/09/2012.
World Health Organization (2010). The WHO recom
-
mended classifcation o± pesticides by hazard and
guidelines to classifcation 2009, World Health Orga
-
nization. Ginebra, Suiza. 78 pp.
logo_pie_uaemex.mx