Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
BIOAEROSOLES Y EVALUACIÓN DE LA CALIDAD DEL AIRE EN DOS CENTROS
HOSPITALARIOS UBICADOS EN LEÓN, GUANAJUATO, MÉXICO
María MALDONADO-VEGA, Juan José PEÑA-CABRIALES, Sergio DE LOS SANTOS VILLALOBOS,
Andrea P. CASTELLANOS-ARÉVALO, David CAMARENA-POZOS, Bertha ARÉVALO-RIVAS,
Laura VALDÉS-SANTIAGO, Laura J. HERNÁNDEZ-VALADEZ y Dora Linda GUZMÁN DE PEÑA*
Departamento de Biotecnología y Bioquímica. Unidad Irapuato-CINVESTAV-IPN Km 9.6 Libramiento Norte
Irapuato-León. Gto. C.P. 36821
*Autora responsable: dguzman@ira.cinvestav.mx
(Recibido marzo 2014; aceptado agosto 2014)
Palabras clave: bioaerosoles, muestra de aire, bacterias, propágulos fúngicos, hospital, calidad del aire,
biopartículas
RESUMEN
La contaminación biológica dentro de los hospitales es de gran preocupación de-
bido a que las bacterias y hongos son las causas más importantes de infecciones
nosocomiales. Un gran número de bacterias y propágulos fúngicos son capaces de
dispersarse vía aérea por lo que la exposición a estos patógenos potenciales debe
ser controlado y para ello es necesario evaluar la composición y concentración de
microorganismos aéreos en clínicas y hospitales. En este trabajo se realizó un estudio
piloto para determinar la calidad del aire en dos hospitales en León, Guanajuato,
México. Los objetivos de este trabajo fueron identiFcar, determinar y caracterizar
a los propágulos fúngicos y aerobacterias dentro de estos sitios públicos, así como
aislar e identiFcar organismos que pudieran comportarse como patógenos potencia
-
les en el ambiente hospitalario, en áreas donde permanecen pacientes vulnerables
sometidos a cirugía, quimioterapia y terapia intensiva. El número de aerobacterias y
propágulos fúngicos fueron cuantiFcados por medio de cultivos selectivos y fueron
reportados en términos de unidades formadoras de colonias por metro cúbico de
aire (UFC/m
3
). Las concentraciones obtenidas indicaron que los dos hospitales se
consideran como contaminados en ciertas áreas, ya que los niveles de bacterias y
propágulos fúngicos estuvieron muy por arriba de los aceptables de acuerdo con
lo establecido por la Organización Mundial de la Salud (WHO 1990). El hospital
1 presentó concentraciones de bacterias de 40 a 280 UFC/m
3
con lo que su cali-
dad de aire fue caliFcada como pobre, además de que en este aire se encontraron
17 géneros de bacterias y 15 de hongos. El hospital 2 con más años de servicio y
mayor incidencia de pacientes presentó una mayor concentración microbiana tanto
de propágulos fúngicos (32 a 442 UFC/m
3
) como de bacterias (90 a 548 UFC/m
3
).
En este segundo hospital se identiFcaron 17 géneros de bacterias y 22 de hongos.
En cuanto al aislamiento e identiFcación de organismos, se encontraron más del
tipo Gram-negativos que Gram-positivos en ambos hospitales. Las enterobacterias
como
Escherichia coli
,
Enterobacter cancerogenus
y
Acinetobacter
sp. fueron pre-
dominantes y de importancia clínica para los usuarios del hospital, mientras que las
bacterias del género
Bacillus
fueron las Gram-positivas predominantes. Entre los
hongos,
Fusarium
y
Penicillium
eran los más comunes. Asimismo se identiFcaron
hongos de alta importancia clínica como
Microsporum audouinii
,
Cladosporium
oxysporum
,
Mucor ramosissimus
,
Alternaria arborescens
y
Cryptococcus albidus
.
Rev. Int. Contam. Ambie. 30 (4) 351-363, 2014
M. Maldonado-Vega
et al.
352
La identifcación y densidad de los microorganismos en el aire de estos hospitales
son el primer paso para tomar medidas preventivas y reducir los niveles de mi-
croorganismos.
Key words: bioaerosols, bacteria, hospital, air quality, bioparticles
ABSTRACT
Microbiological contamination in hospitals is of main concern since bacteria and
fungi constitute a threat on the spreading of nosocomial infections. Airborne micro-
organisms in hospitals can cause negative health effects in immune-compromised
people. Hence, it is very important to determine the density and types of microorgan-
isms which live in the hospital environment. This study was aimed to measure the
fungal and bacteria loads from air samples, as well as to identify them at the level
of genus or species in two different hospitals of León, Guanajuato, Mexico. Micro-
bial identifcation was run by molecular and standard microbiological techniques.
Concentration of bacteria and fungus present in the air is reported in terms of the
number of colony forming units per cubic meter of air (CFU/m
3
). Both hospitals
were considered contaminated, since microbial density was signifcantly higher
than the acceptable level reported by the World Health Organization (WHO 1990).
Hospital 1 presented bacterial density values ranging from 40 to 280 CFU/m
3
.
While, fungal density values ranging from 56 to 408 CFU/m
3
. Hospital 2 showed
fungal density values ranging from 32 to 442 CFU/m
3
, and bacteria density val-
ues ranging from 90 to 548 CFU/m
3
. Bacterial identifcation revealed 9 genera,
and Fungal identifcation showed 17 genera in hospital 1 and 17 bacterial genera,
22 fungal genera in hospital 2. The predominant bacteria were
Escherichia coli
,
Enterobacter cancerogenus
, and bacteria of
Acinetobacter
genera.
Fusarium
and
Penicillium
were the most common fungal isolates. Likewise, fungus such as
Mi-
crosporum audouinii
,
Cladosporium oxysporum
,
Mucor ramosissimus
,
Alternaria
arborencens
and
Cryptococcus albidus
were found as medically important fungi.
The identifcation and quantifcation oF bioaerosols oF these hospitals could be used
to take action toward the reduction of bioaerosol concentration in order to protect
the people who generally use hospital.
INTRODUCCIÓN
Los bioaerosoles o biopartículas pueden defnir
-
se como partículas o microfragmentos de animales,
plantas o microorganismos en el aire (Rose 1994,
Cox y Wathes 1995). El análisis de la calidad del
aire se recomienda para obtener información sobre
la mayoría de los microorganismos relacionados
con enfermedades infecciosas o alergénicas.
Adicionalmente, la estimación de la densidad y
diversidad de estos microorganismos en hospitales
es un indicador de la calidad del ambiente (Burge
1990, Hoseinzadeh
et al
. 2013). Aunque los pató-
genos oportunistas aéreos pueden ser relativamente
inofensivos para personas sanas, pueden causar
efectos adversos en personas inmunocomprometi-
das (Augustowska y Dutkiewicz 2006). Se ha visto
que muchas enfermedades infecciosas y alérgicas
están asociadas con la exposición a biopartículas
en edifcios con húmedad o aire acondicionado
sin mantenimiento (Burge 1990). En México se
ha reportado una correlación entre los síntomas
manifestados por los trabajadores y el tipo de
población bacteriana aislada en los bioaerosoles
(Castañeda Roldán
et al
. 2003, 2006). Por lo que
el control de la calidad del aire en el interior de
los hospitales adquiere un papel importante en la
prevención de infecciones hospitalarias y puede ser
útil para el diseño de estrategias que protejan tanto
a los empleados del hospital, como a los pacientes,
especialmente aquellos inmunocomprometidos
e inmunosuprimidos (Leung y Chan 2006). El
objetivo de este trabajo fue determinar la concen-
tración y el tipo de microorganismos presentes en
la atmósfera intramuros de dos hospitales de la
ciudad de León Guanajuato, México.
BIOAEROSOLES EN DOS HOSPITALES DE LEÓN, GTO. MÉXICO
353
MATERIALES Y MÉTODOS
Se seleccionaron dos hospitales en la ciudad de
León, Guanajuato, México para evaluar la calidad
del aire. El hospital 1 corresponde a un hospital de
especialidades de primer nivel, mientras que el hos-
pital 2, corresponde a un hospital regional de consulta
familiar de segundo nivel. El primero se localiza en
un área de menor impacto urbano, mientras que el
segundo se localiza en un área céntrica y de mayor
urbanización.
Obtención de muestras de aire
El muestreo y análisis de aire para determinar la
calidad microbiológica consideró las recomendacio-
nes metodológicas descritas por el Instituto Nacional
de Seguridad e Higiene de España (NTP 409, 1990,
NTP 608, 2001), pues en México no se tiene refe-
rencia de normas al respecto. El protocolo utilizado
para la toma de muestras se realizó por duplicado y
fue el siguiente: una vez en el punto de muestreo, el
responsable se colocó los guantes desinfectados con
una solución de etanol al 70 %. Asimismo, las piezas
del equipo de monitoreo microbiológico ambiental
fueron desinfectadas con toallas sanitizantes Milli-
pore. Se colocó el casete (caja con medio de cultivo
específco, surtido por Millipore) en la rejilla del
equipo. Una vez terminado el tiempo de muestreo
para cada medio de cultivo, los casetes fueron rotu-
lados y sellados con papel paraflm y almacenados a
4 ºC. Se hicieron las siguientes consideraciones: el
tiempo transcurrido entre la toma de la muestra y su
procesamiento en el laboratorio no fue mayor a 12 h.
Se tomaron casetes no abiertos e incubados bajo las
mismas condiciones como testigo. El equipo utilizado
fue un muestreador microbiológico ambiental de la
marca Millipore (Sistema M. Air T.) comparable al
método Slit-To-Agar basado en las directivas de la
Farmacopea de EUA para salas limpias (
Fig. 1A
). El
equipo de captura de aire contenía placas de medio
de cultivos de 73 mm de diámetro × 6 mm de alto
(equivalente a un área de 44 cm
2
). En estas placas
con 20 g de medio, se impactaron las partículas
contenidas en el volumen de aire muestreado y se
propagaron los organismos viables. Este método es
frecuentemente usado para el aislamiento de hongos
y bacterias que se encuentran en el ambiente, se basa
en la cuantifcación de los microorganismos conte
-
nidos en 1000 L ó 1 m
3
de aire (Costa Baquiao
et al.
2012). El sistema M. air T. se basa en el principio de
inercia de impacto de Anderson y usa una serie de
coladores con cerca de 1000 microperforaciones, lo
cual reduce el potencial de colonias sobrelapadas y
desecación del medio (Luksamijarulkul
et al.
2012).
El Fujo de aire captado ya está preprogramado en
el equipo, el cual fue de 140 L/min y el volumen
de cada muestra de 100 o de 250 L, el tiempo de
muestreo de 42 s y 1.47 min respectivamente. La
altura del muestreo fue de 1.5 m. Una vez que se
tomaron las muestras de aire, cada uno de los casetes
con medio de cultivo se almacenaron a 4 ºC hasta su
procesamiento en el laboratorio. El medio utilizado
para cada tipo de microorganismo ±ue específco para
hongos y levaduras (agar rosa de Bengala (ARB)), así
como selectivo para bacterias (agar soya tripticaseína
(AST);
Fig. 1B
y
1C
). El volumen de aire analizado
de los hospitales se comparó con un control de aire
externo en ambos sitios de estudio para determinar
datos de concentración diferencial y ambiental. Como
el sistema de captura microbiana consiste en recoger
aquellas biopartículas viables, éstas se hacen impac-
tar en medios nutritivos. Por ello las placas expuestas
fueron incubadas a la temperatura correspondiente al
crecimiento óptimo de los componentes biológicos.
El agar soya de tripticaseína (AST) se utilizó para
el cultivo de bacterias aerobias ya que provee un
AB
C
Fig. 1.
A.
Equipo utilizado para el análisis de calidad del aire: M air T, Millipore
MR
.
B.
Placa con medio rosa de bengala.
C.
Placa
con medio AST.
M. Maldonado-Vega
et al.
354
excelente soporte de crecimiento para estos organis-
mos. Estos cultivos de bacterias fueron incubados a
37 ºC por un periodo de 24 h para iniciar el conteo
de colonias, las que fueron monitoreadas durante
tres días para observar detalles de sus características
morfológicas. El medio de cultivo ARB se utilizó
para los hongos, las cajas de Petri fueron incubadas a
25 ºC por un periodo de 5 días. El ARB fue utilizado
debido a sus propiedades bacteriostáticas, así como a
su efecto ligeramente fungistático sobre el crecimien-
to del micelio (Ottow 1972). Una vez transcurrida la
incubación, se realizaron los conteos de colonias en
cada una de las cajas de Petri, mismos que fueron
reportados como unidades formadoras de colonias
por metro cúbico de aire (UFC/m
3
) y calculados con
la siguiente fórmula:
Conteos totales (UFC/m
3
) = [Colonias totales ×
1000]/250 o 100 L, dependiendo del volumen de
muestra tomado.
Una vez contadas las colonias observadas con
mayor frecuencia, se aislaron en cajas de agar papa
dextrosa (APD ) en el caso de los hongos y de AST
en el caso de las bacterias para su posterior identif
-
cación macro y microscópica.
Observaciones morfológicas
Los organismos aislados fueron cultivados
durante siete días en APD a 25 ºC. Para el caso de
hongos se consideró la textura o aspecto, color,
velocidad de crecimiento radial, tamaño (mm),
pigmentación del micelio y al anverso del medio,
forma, borde y elevación de la colonia. Para la iden-
tifcación microscópica se observaron las conidias,
hifas, conidióforos, esporas y cuerpos fructíferos.
Para el caso de las colonias de bacterias se consideró
el color, textura, forma, tamaño y bordes. En cuanto
a la morfología microscópica se realizó la prueba
de tinción de Gram.
Extracción de ADN de los cultivos
Los diferentes aislados de bacterias se sembra-
ron en 3 mL de caldo soya tripticasa (CST), más un
duplicado del medio sin inocular como testigo nega-
tivo. Todos los cultivos se incubaron en baño maría
(marca Lab-Line Instrument, Inc. modelo 4682), con
agitación (250 rpm) por 12 h a 37 ºC. Transcurrido el
tiempo de incubación se tomaron los 3 mL del CST
para la extracción del ADN a través del ZR Fungal/
Bacterial DNA Kit™ siguiendo las indicaciones del
fabricante. Se utilizó el mismo kit para la extracción
del ADN fúngico.
Condiciones de la técnica de reacción en cadena
de la polimerasa (PCR, por sus siglas en inglés)
La reacción de PCR se llevó a cabo en un volumen
total de 50 µL bajo las siguientes condiciones: 5 µL
de 10 × amortiguador PCR, 1.5 µL de MgCl
2
(50 mM), 1 µL de solución de dNTP (10 mM), 1 µL
de cada iniciador directo y reverso (30 mM), 0.25 µL
de polimerasa Platinum Taq DNA 5 U/µL (Invitro-
gen). El programa se llevó a cabo en un Mastercycler
Gradient (Eppendorf AG, Hamburg, Modelo: 5331),
el templado fue inicialmente desnaturalizado a 95 ºC
por 5 min, seguido por 30 ciclos de amplifcación de
PCR con una desnaturalización a 94 ºC por 30 s, ali-
neamiento a 57 ºC por 40 s, primera extensión a 72 ºC
por 1 min y una extensión fnal de 5 min a 72 ºC.
Identifcación de bacterias
Se realizó la amplifcación y secuenciación de
regiones conservadas del gen 16S ribosomal (16S
RNA). Los oligonucleótidos utilizados fueron FD1: 5´
CCG AAT TCG TCG ACA ACA GAG TTT GAT CCT
GGC TCA G 3´ y RD1: 5´ CCC GGG ATC CAA GCT
TAA GGA GGT GAT CCA GCC 3´ (Weisburg
et al
.
1991). Para la identifcación del género y especie de
las bacterias aisladas, las secuencias fueron alineadas
y comparadas con las secuencias ARNr 16S de las
bases de datos National Center for Biotechnology
Information mediante el programa BLAST (Gasch
et al
. 2000) y para dar más confanza a los resultados
y verifcar si se trataba del mismo microorganismo
se utilizaron tres bases de datos adicionales: Ribo-
somal Database Project II (http://rdp.cme.msu.edu/
seqmatch/seqmatch_intro.jsp; Cole
et al
. 2005, Cole,
et al
. 2007) y Greengenes Project (http://greengenes.
lbl.gov/cgi-bin/nph-blast_interface.cgi; DeSantis
et
al
. 2006), SILVA database project (http://www.megx.
net/gms/geographic-blast/). Las cuatro bases de datos
fungieron como herramientas para el alineamiento y
clasifcación de las secuencias.
Identifcación de propágulos Fúngicos
La identifcación molecular de los propágulos
Fúngicos se llevó a cabo mediante la amplifcación de
la región 5.8 S de los genes ribosómicos. La región
ITS1-5.8S-ITS2 Fue amplifcada a partir del ADN
genómico usando los oligonucleótidos específcos
ITS1: (5´ TCC GTA GGT GAA CCT GCG G 3´),
ITS4: (5´ GCT GCG TTC TTC ATC GAT GC 3´; Luo
y Mitchell 2002). El programa de amplifcación Fue
predesnaturalizado a 95 ºC por 5 min; 35 ciclos a 95
ºC por 30 s, 50/55/60 ºC por 30 s y 72 ºC por 1 min;
y una extensión fnal a 72 ºC por 10 min. Los datos de
secuenciación fueron optimizados usando el programa
BIOAEROSOLES EN DOS HOSPITALES DE LEÓN, GTO. MÉXICO
355
BioEdit v. 7.0 y los alineamientos fueron creados
utilizando CLUSTAL-X (Thompson
et al
. 1997).
Para la identifcación del género y la especie de los
hongos aislados, las secuencias fueron analizadas en
las siguientes bases de datos: Fungal ITS Pipeline
Nilsson
et al
. 2009), la base de datos para identif
-
cación molecular de hongos UNITE database (http://
unite.ut.ee/; Koljalg
et al
. 2005, Nilsson
et al
. 2008)
y la ITS2 database III (http://its2.bioapps.biozentrum.
uni-wuerzburg.de/; Koetschan
et al.
2010).
Secuenciación
La purifcación del ADN amplifcado durante
la PCR se realizó usando el kit UltraClean® PCR
Clean-Up siguiendo las indicaciones del fabricante.
Se cuantifcó en un Nanodrop (Thermo Scientifc,
Modelo: ND2000) para determinar la cantidad de
ADN en cada una de las muestras. Finalmente el
producto purifcado se envió al laboratorio de se
-
cuenciación del CINVESTAV-Irapuato-México para
secuenciar en la plataforma Illumina MiSeq.
RESULTADOS
De los bioaerosoles analizados se encontró una
concentración de propágulos fúngicos que osciló en
un intervalo de 56 a 184 UFC/m
3
para el hospital 1,
mientras que el testigo de ambiente exterior fue de
408 UFC/m
3
(
Fig. 2
) Para el hospital 2, el intervalo
fue de 32 a 442 UFC/m
3
, con el testigo de ambiente
exterior de 404 UFC/m
3
(
Fig. 2
). La mayor con-
centración de propágulos fúngicos se presentó en la
mayoría de las secciones del hospital 2 con excepción
del área de terapia intensiva de niños (
Fig. 2
). Las
observaciones macroscópicas y microscópicas de
algunos de los hongos aislados permitieron identifcar
propágulos fúngicos (datos no mostrados). Respecto
a las aerobacterias encontradas en los bioaerosoles
analizados, el hospital 1 presentó un intervalo de 40
a 232 UFC/m
3
, mientras que el testigo de ambiente
exterior fue de 280 UFC/m
3
(
Fig. 3
). En el hospital
2, fue de 90 a 548 UFC/m
3
y el testigo de ambiente
exterior presentó 122 UFC/m
3
(
Fig. 3
). En el hospital
1 la mayor concentración de bacterias fue encontrada
en el área de terapia intensiva de niños (232 UFC/m
3
),
mientras que la menor concentración fue en el área
de trasplantes (40 UFC/m
3
;
Fig. 3
). En el hospital 2
la mayor concentración de bacterias fue en el área
de terapia intensiva de adultos (448 UFC/m
3
) y la
menor concentración en el área de pediatría intensiva
(32 UFC/m
3
;
Fig. 3
).
Las aereobacterias identifcadas en los hospitales
se presentan en el
cuadro I
. En el hospital 1 se iden-
tifcaron 11 bacterias distribuidas en nueve géneros
(
Fig. 4A
):
Bacillus
,
Corynebacterium
,
Escherichia
,
Kocuria
,
Enterobacter
,
Proteus
,
Rhanella
,
Pseudo-
monas
,
Kluyvera
. Entre los organismos aislados, se
encontraron 11 especies (
Cuadro I
).
En el hospital 2 las bacterias estuvieron distri-
buidas en 17 géneros (
Cuadro I
y
Fig. 4B
):
Baci-
llus
,
Escherichia
,
Knoellia
,
Kocuria
,
Micrococcus
,
Mycobacterium
,
Rothia
,
Klebsiella
,
Alcaligenes
,
Agrobacterium
,
Kluyvera
,
Neisseria
,
Pseudomonas
,
Acinetobacter
,
Enterobacter
,
Stenotrophomonas
,
Pandoraea
. Entre los organismos aislados se encon-
traron 21 especies (
Cuadro I
).
La abundancia de los propágulos fúngicos
identifcados para cada hospital se muestra en las
fguras 5
y
6
, respectivamente. Los aislados de hongos
fueron obtenidos de los dos hospitales. Se observó el
500
Hongos (UFC/m
3
)
400
300
200
Testig
oS
ala de espera
Quimioterapia
Hospital 1 - “Privado”
Hospital 2 - Público”
Terapia
intensiva
(adultos)
Terapia
intensiva
(niños)
Cirugía-
hospitalización
(transplante)
Entrada
quirófano-
recuperación
100
0
Fig. 2.
Promedios de concentración de propágulos fúngicos ± error estándar entre un hospital privado de primer nivel
(hospital 1) y un hospital público regional con limitaciones (hospital 2).
M. Maldonado-Vega
et al.
356
micelio de varios propágulos fúngicos en las mues-
tras tomadas, algunas de las cuales fue difícil aislar
debido a que hongos como los Zygomycetos cubren
la superfcie de las placas impidiendo el crecimiento
de otros hongos. Sin embargo, fue posible aislar e
identifcar un total de 17 propágulos Fúngicos en el
hospital 1 y 22 en el hospital 2. Los resultados de
secuenciación del ITS y algunas otras, permitieron la
identifcación de especies, principalmente con base
en las las características micro y macromorfológicas
tales como tipo de colonia, presencia o ausencia
de micelio aéreo, color de la colonia y producción
de pigmentos (Samsom
et al
. 2010). Algunos propá-
gulos fúngicos pertenecieron a la misma especie. Sin
embargo, al momento de aislarlos presentaban varia-
ciones ligeras en las características de sus colonias. Los
siguientes seis géneros Fueron identifcados en el hos
-
pital 1:
Fusarium
,
Helminthosporium
,
Microsporum
,
Penicillum
,
Botryotichum
,
Achremonium
(
Fig. 5A
).
Mientras que en el hospital 2 los siguientes 15 géne-
ros Fueron identifcados:
Cladosporium
,
Penicillum,
Pythium
,
Stemphyllium
,
Trichoderma
,
Fusarium
,
Melanconis, Hormodendrum,
Epicoccum
,
Mucor
,
Clamidosporium,
Cylindrocarpon
,
Alternaria
,
Cryp-
tococcus
,
Aspergillus
(
Fig. 6A
). En los hospitales 1
y 2, el género dominante entre las secuencias identi-
fcadas de hongos Fue
Fusarium
con un 56 % y 21 %
del total respectivamente. En el hospital 1, hubo una
distribución homogénea entre los géneros
Penicillum
,
Microsporum
y
Helminthosporium
(11 % de cada
uno;
Fig. 5A
). Algunos de los hongos reportados en
la
fgura 5A
no Fueron identifcados a nivel de espe
-
cie debido a que no fue posible separarlos de otras
colonias, lo cual se ha reportado como un problema
recurrente en estudios de identifcación de hongos
(Nilsson
et al
. 2009).
CUADRO I.
AEROBACTERIAS IDENTIFICADAS EN UN HOSPITAL PRIVADO DE PRIMER NIVEL (HOSPITAL 1) Y EN
UN HOSPITAL PÚBLICO REGIONAL CON LIMITACIONES (HOSPITAL 2)
Gram ( + )
Gram (–)
Hospital 1
Hospital 2
Hospital 1
Hospital 2
Bacillus cereus
Bacillus licheniformis
Corynebacterium efFciens
Bacillus ±exus
Bacillus licheniformis
Bacillus subtilis
Knoellia aeronata
Kocuria rosea
Micrococcus luteus
Mycobacterium ulcerans
Rothia mucilaginosa
Escherichia coli
Enterobacter ludwigii
Proteus mirabilis
Rahnella aquatilis
Enterobacter cancerogenus
Pseudomonas synxantha
Kluyvera cryocrescens
Pseudomonas psychrotolerans
Escherichia coli
Klebsiella pneumoniae
Alcaligenes faecalis
Agrobacterium tumefaciens
Kluyvera ascorbata
Neisseria bacilliformis
Neisseria sicca
Neisseria mucosa
Pseudomonas aeruginosa
Acinetobacter johnsonii
Enterobacter aerogenes
Stenotrophomonas maltophilia
Pandoraea pulmonicola
500
Bacterias (UFC/m
3
)
400
300
200
Testig
oS
ala de espera
Quimioterapia
Hospital 1 - “Privado”
Hospital 2 - Público”
Terapia
intensiva
(adultos)
Terapia
intensiva
(niños)
Cirugía-
hospitalización
(transplante)
Entrada
quirófano-
recuperación
100
0
Fig. 3.
Promedios de concentración de bacterias ± error estándar entre un hospital privado de primer nivel (hospital 1)
y un hospital público regional con limitaciones (hospital 2)
BIOAEROSOLES EN DOS HOSPITALES DE LEÓN, GTO. MÉXICO
357
DISCUSIÓN
Los microorganismos en el ambiente representan
un peligro invisible ya que son un factor de riesgo
para contraer y manifestar enfermedades. En años
recientes, se han llevado a cabo diferentes estudios
para evaluar la contaminación microbiana del aire
en lugares de riesgo tales como hospitales, estas
acciones son consideradas como aportación hacia la
prevención de infecciones nosocomiales (Whyte,
et
al
., 1992, Eickhoff, 1994). Dado que los niveles de
microorganismos dependen de un gran número de
variables, actualmente no existen niveles específcos
de UFC/m
3
aceptados por todas las instituciones
(Gulliver y Briggs 2004, Pasquarella
et al
. 2000, Ho-
seinzadeh
et al
. 2013). Sin embargo, se han propuesto
estándares que son aceptados ampliamente. Hasta
el momento, el medio más eFectivo para cuantifcar
microorganismos en el aire está limitado al conteo
de unidades formadoras de colonias (UFC); éste es el
parámetro más importante ya que indica el número de
microorganismos viables (capaces de multiplicarse)
(Pasquarella
, et al
., 2000). La Organización Mundial
de la Salud (OMS) ha sugerido que la concentración
de microorganismos en lugares de uso común debe
ser menor de 300 UFC/m
3
. Mientras que en lugares
para individuos con sistemas inmunocomprometidos,
la concentración debe ser menor de 100 UFC/m
3
(WHO 1990). Adicionalmente, se ha propuesto una
relación de los valores de concentración de microor-
ganismos entre el ambiente interior (I) y el ambiente
exterior (E) para determinar la procedencia de la
contaminación. Se dice que una relación I/E mayor de
1 indica que la fuente de contaminación microbiana
se encuentra en el ambiente interior (Brooks y Davis
1992). La relación I/E de los propágulos fúngicos
para el hospital 1 (tomando el valor más alto repor-
tado en la sala de espera 1) fue 184/408 = 0.45. Para
el hospital 2 fue 442/404 = 1.09 (tomando el máximo
valor de concentración microbiana encontrado en el
Bacillus
Corynebacterium
Escherichia
Kocuria
Enterobacter
Proteus
Rahnella
Pseudomonas
Kluyvera
17%
8%
9%
8%
8%
8%
8%
17%
17%
14%
5%
5%
5%
5%
5%
5%
5%
5%
5%
5%
5%
5%
5%
5%
5%
14%
Bacillus
Escherichia
Kocuria
Knoellia
Micrococcus
Mycrobacterium
Rothia
Klebsiella
Alcaligenes
Agrobacterium
Kluyvera
Neisseria
Pseudomonas
Acinetobacter
Enterobacter
Stenotrophomonas
Pandoraea
A
B
Fig. 4.
Porcentaje de géneros pertenecientes a las bacterias
aisladas e identifcadas.
A:
hospital 1.
B
: hospital 2
Fusarium
Penicillium
Microsporum
Helminthosporium
Botryotichum
Achremonium
Fusarium crookwellense
Fusarium equiseti
Fusarium semitectum
Fusarium solani
Fusarium sp
20%
20%
20%
20%
20%
56%
11%
11%
11%
6%
5%
A
B
Fig. 5.
Porcentaje de géneros pertenecientes a los propágulos
Fúngicos aislados e identifcados en el hospital 1.
A:
Gé-
neros identifcados
B:
Especies de
Fusarium
encontradas
con mayor frecuencia
Fig. 6.
Porcentaje de géneros y especies pertenecientes a
los propágulos Fúngicos identifcados en hospital 2.
A:
organismos identifcados
B:
especies de
Fusarium
encontradas con mayor frecuencia
Fusarium
Penicillium
Pythium
Trichoderma
Aspergillus niger
Hormodendrum
Melanconis desmazieri
Stemphyllium
Clamidosporium tenussimum
Epicoccum nigrum
Cladosporium oxysporum
Mucor ramosissimum
Cylindrocarpon didymium
Alternaria arborescences
Cryptococcus albidus
Fusarium flocciferum
Fusarium chlamydosporum
Fusarium equiseti
Fusarium
21%
40%
20%
20%
20%
17%
9%
9%
4%
4%
4%
4%
4%
4%
4%
4%
4%
4%
4%
A
B
M. Maldonado-Vega
et al.
358
3er piso de cirugía). En el caso de aerobacterias para
el hospital 1 la mayor concentración fue encontrada
en terapia intensiva de niños, de tal modo que la
relación fue de 232/280 = 0.82. Para el hospital 2
fue de 448/122 = 3.6 (tomando el valor más alto que
fue encontrado en terapia intensiva de adultos). Con
estas consideraciones es posible decir que la fuente
de contaminación en la mayoría de las muestras de
aire colectadas en el hospital 1 es mayor en el exterior
(ya que la relación fue menor a 1) y para el hospital 2
la fuente de contaminación procedió del ambiente
interior. Esta diferencia podría explicarse en función
del tiempo de operación de cada uno de los hospitales.
Las concentraciones obtenidas indicaron que los
dos hospitales se consideran como contaminados
en ciertas áreas, ya que los niveles de bacterias y
propágulos fúngicos estuvieron muy por arriba de
los aceptables de acuerdo con lo establecido por
la OMS (WHO 1990). Respecto a los niveles de
microorganismos del hospital 1 se observa en la
fgura 2
que para propágulos fúngicos el área de
quimioterapia, terapia intensiva (adultos), terapia
intensiva (niños) y trasplante (presión 4to. piso)
tuvieron concentraciones menores de 100 UFC/
m
3
, lo que de acuerdo con la OMS es aceptable
para lugares donde se encuentran individuos con
sistemas inmunosuprimidos. Para aerobacterias
las mismas áreas tuvieron niveles menores de 100
UFC/m
3
(
Fig. 3
) excepto terapia intensiva (niños)
que presentó 232 ± 4 UFC/m
3
y quimioterapia
con 136 ± 16 UFC/m
3
. En cuanto al hospital 2,
todas las áreas muestreadas estuvieron por arriba de
100 UFC/m
3
excepto pediatría intensiva con 32 ± 4
para hongos y 90± 8 para bacterias (
Figs. 2
y
3
).
De tal modo, el análisis microbiológico del ambien-
te de los dos hospitales indica que se superan los
valores de los estándares para bacterias y hongos
en el aire de estos centros hospitalarios de acuerdo
con lo establecido por la OMS (
Figs. 2
y
3
).
La parte del ADN más utilizada para conocer la
taxonomía e identifcar bacterias es el gen 16S ARNr
(Lansac
et al
. 2000, Weill
et al
. 2006). En microbio-
logía clínica la identifcación rápida y correcta de
los agentes patógenos es un requisito esencial para
el diagnóstico y la aplicación de un tratamiento ade-
cuado. Los resultados muestran que en el hospital 1
más del 60 % de las bacterias aisladas pertenecen
a la familia Enterobacteriaceae (
Figs. 3A
y
7
).
Las especies que pertenecen a este grupo habitan
ambientes naturales como agua limpia, aguas re-
siduales, vegetales, suelo. Sin embargo, cuando
incrementan su población pueden causar infeccio-
nes nosocomiales como las del tracto urinario y la
bacteremia (Giammanco
et al
. 2011). Respecto a
Enterobacter cancerogenus
se ha reportado un in-
cremento en infecciones nosocomiales causadas por
esta bacteria (NNIS 2003), la cual además presenta
una resistencia natural a aminopenicilinas (Rottman
et al
. 2002). En tanto que
Enterobacter ludwigii
es
una de las seis especies asignadas a un complejo
denominado
Enterobacter cloacae
que ha llamado
la atención por el aumento en su incidencia como
patógeno (Mezzatesta
et al.
2012). Por otro lado
el diagnóstico de
Kluyvera
asociado a infecciones
es de muy baja frecuencia, produce enfermedades
de manera aislada y es reconocido principalmen-
te como un patógeno oportunista. Sin embargo,
recientemente se han reportado casos en los que
Kluyvera
se comporta de forma más virulenta de
lo que previamente se conocía (Farmer
et al.
1981,
Sarria
et al
. 2001, Carter y Evans 2005). Asimismo,
se ha reportado que
Kluyvera cryocrescens
puede
causar infecciones serias en pacientes con catéter
venoso central, especialmente en inmunosuprimidos
(Toprak
et al
. 2008). En el caso de
Rahnella aquati-
lis
se le han adjudicado varios tipos de infecciones
como bacteremia (Hoppe
et al
. 1993, Oh y Tay
1995), sepsis (Goubau
et al
. 1988), infecciones
respiratorias (Harrell
et al
. 1989) e infecciones del
tracto urinario especialmente en pacientes inmuno-
comprometidos o que presentan enfermedades como
endocarditis o enfermedad congénita el corazón
(Matsukura
et al
. 1996). También se ha reportado
un caso de sepsis causada por
Rahnella aquatilis
en
un paciente inmunosuprimido (Chang
et al
. 1999).
En hospedantes normales
Proteus mirabilis
no es
un agente causal común en infecciones del tracto
urinario (Tolkoff-Rubin y Rubin 1986), aunque sí
puede infectar a una alta proporción de pacientes
con tractos urinarios que presentan anormalidades
anatómicas o con instrumentación crónica (Tolkoff-
Rubin y Rubin 1986, Pearson
et al.
2008).
Algunos géneros encontrados en el hospital 1
como
Pseudomonas
son bacterias ubicuas, especí-
fcamente las especies aisladas en este hospital no
son reconocidas como patógenos de humanos. Sin
embargo pueden presentarse como oportunistas
(Palleroni 1993, Moore 2006).
Por su lado el hospital 2 mostró una amplia dis-
tribución de los organismos aislados comparada con
el hospital 1 (
Fig. 3B
y
7
). Además de especies que
pertenecen a la familia Enterobacteriaceae se encon-
traron: una especie del género
Pandoraea
y tres del
género
Neisseria,
aunque ninguna de ellas tiene im-
portancia como patógeno en humanos (Bennett
et al
.
2012), además de
Alcaligenes,
Kluyvera
y
Klebsiella
.
BIOAEROSOLES EN DOS HOSPITALES DE LEÓN, GTO. MÉXICO
359
Se ha reportado la presencia de
Enterobacter
aerogenes
en agua limpia, aguas residuales, suelo,
productos lácticos y en las heces de animales y hu-
manos. Esta especie produce infecciones y bacteremia
(Grimont 2006). Por otro lado, todas las especies del
género
Neisseria
son primariamente comensales de
membranas mucosas en mamíferos (Lansac
et al.
2000). Sin embargo, sólo dos especies son conside-
radas de importancia clínica
Neisseria
meningitidis
y
Neisseria gonorrhoeae
(Bennett
et al
. 2012). Las
demás especies pueden estar presentes en la microbiota
natural del tracto respiratorio superior, pero ocasio-
nalmente causan infecciones oportunistas si llegan al
torrente sanguíneo (Lansac
et al
. 2000). Existe un caso
reportado en el que
Alcaligenes faecalis
causó absce-
so pancreático (Ashwath y Katner 2005).
Kluyvera
ascorbata
ha sido el agente causal de infecciones en
el tracto urinario (Isozaki
et al
. 2010), y septicemia
(Moonah
et al.
2010). Precisamente de este género es
la especie aislada con mayor frecuencia en muestras
clínicas (Sarria
et al.
2001). Por su parte,
Klebsiella
pneumoniae
es uno de los principales productores
de infecciones intrahospitalarias cuya prevalencia va
en aumento al volverse resistente, por lo que se le ha
relacionado con estancias hospitalarias largas y con
la mortalidad (Hoyos-Orrego
et al
. 2007, Echeverri
Toro y Cartaño Correa 2010, Wollheim
et al
. 2011).
Finalmente,
Pandoraea pulmonicola
se ha aislado en
pacientes con fbrosis quística (Costello
et al
. 2011)
Respecto a los propágulos Fúngicos identifcados
en el hospital 1 se observó que
Fusarium equiseti
,
F.
semitectum
,
F. solani
y
F. crookwellense
fueron de
las especies encontradas(
Fig. 5B
). Los hongos del
género
Fusarium
se encuentran comúnmente en el
suelo y han sido aislados de varios frutos y vegetales
(Jain
et al.
2008). Suelen ser ftopatógenos débiles
de algunas especies de plantas, sin embargo, en los
últimos años se han reportado infecciones invasivas
en pacientes con tratamientos de quimioterapias,
con trasplante de médula ósea o que sufren anemia
aplásica (Anaissie
et al.
1986, Vartivarian
et al
.
1993, Segal
et al.
1998,). La mayoría de los casos de
fusariosis invasiva han sido causados por
F. solani
,
F. oxysporum
,
F. moniliforme
y
F. chlamydosporum
(Guarro y Gene 1995, Segal
et al
. 1998). Ninguna
de estas especies estuvo presente en las muestras
aisladas del hospital 1, no obstante, en el hospital 2 se
puede ver que
F. chlamydosporum
estuvo representa-
da y que en general el género
Fusarium
cubrió el 21
% de todas las muestras (
Fig. 6B
). Por otro lado, la
dermatoftosis causadas por
Microsporum audouinii
son infrecuentes en países desarrollados (
Fig. 5A
).
Sin embargo, el género
Microsporum
resulta de
importancia como agente causal de tiña capitis, tiñea
corpus y tiñea rosada entre otras dermatoftosis para
los pacientes y el personal involucrado en las diver-
sas actividades del hospital (Escutia
et al
. 2001). El
género
Penicillium
está ampliamente distribuido en
la naturaleza por lo que es muy común encontrarlo.
Estudios recientes han indicado que las esporas de
este hongo en el aire contribuyen a crear varios tipos
de alergias respiratorias, específcamente asma y
rinitis alérgica (Chow
et al
. 1999, Chow
et al
. 2000).
En lo que respecta al hospital 2 se encontró una
mayor riqueza de hongos (14 en comparación con
seis del hospital 1;
Figs. 6A
y
8
). Después de
Fusa-
rium
(21 %),
Penicillium
(17 %) fue el género aisla-
do con mayor frecuencia en el hospital 2 (
Fig. 6A
).
Como ya se ha señalado previamente respecto a
Penicillium,
también las especies de
Aspergillus
(4 %) son consideradas prevalentes en el aire y
pueden causar alergias en individuos inmunosupri-
midos. Asimismo, las especies de este género son los
hongos oportunistas más comunes que pueden cau-
sar infecciones pulmonares (Shen
et al
. 2007, Kous-
ha
et al
. 2011). Otro de los géneros identifcados en
el aire del hospital 2, fue
Cladosporium
que también
es considerado uno de los hongos más comunes
en el ambiente y que es capaz de causar algunas
respuestas alérgicas y queratomicosis (Chew
et al.
2009). El siguiente de los propágulos fúngicos que
podrían tener importancia clínica identifcados en
el hospital 2 son especímenes del género
Pythium
,
que se asocian con la queratitis (Thanathanee
et al
.
2013). Entre los hongos que se han documentado
como alergénicos están
Epicoccum nigrum, Mucor,
Alternaria
y
Cladosporium
(Horner
et al.
1995).
Tomando en consideración estos resultados, vemos
diferencias importantes entre los dos hospitales, las
cuales pueden ser explicadas en términos del tipo y
número de pacientes que reciben, así como de las
instalaciones. La identifcación de la diversidad de
microorganismos que se encuentran en estos hos-
pitales nos ayuda a identifcar Factores que pueden
contribuir a mejorar la calidad del aire y con ello
la prevención de infecciones nosocomiales. Ciertas
acciones de higiene pueden incluso controlar la
presencia de bacterias como
Staphylococcus aureus
(Rampling
et al.
2001). Por ello, prácticas como la
desinfección y limpieza de las diferentes áreas del
hospital pueden reducir la transmisión de patóge-
nos (Boyce 2007). Asimismo, el uso de sistemas
de aire acondicionado con fltros eFectivos puede
ayudar a mantener los estándares de limpieza que
eviten la propagación de microorganismos en el aire
(Charkowska 2008, Tigli
et al.
2013).
M. Maldonado-Vega
et al.
360
CONCLUSIONES
Esta investigación de la concentración y tipo de
bioaerosoles en dos hospitales demuestra que la cali-
dad del aire es pobre y que no se están llevando a cabo
medidas esenciales para el control de los mismos. La
identifcación de propágulos Fúngicos de géneros y
especies como
Cladosporium
,
Mucor ramosissimus,
Alternaria arborencens
y
Cryptococcus albidus
en el
hospital 2 y
Microsporum
en el hospital 1, tienen alta
importancia clínica por ser patógenos dermatoftos
y agentes de enfermedades respiratorias.
Kluyvera
cryocrescens
y
Enterobacter cancerogenus
encontra-
das en el hospital 1 y
Alcaligenes faecalis, Kluyvera
ascorbata, Klebsiella pneumoniae
y
Pandoraea
pulmonicola
presentes en el hospital 2, también se
consideran de importancia clínica con posibilidad de
incidencia para los usuarios de hospitales.
AGRADECIMIENTOS
Este trabajo Fue fnanciado con Fondos del proyec
-
to Convenio: 11-01-A-70, Clave: 2011-04-164493
de CONCYTEG.
REFERENCIAS
Álvarez I. y Wendel J.F. (2003). Ribosomal ITS sequences
and plant phylogenetic inference. Mol. Phylogenet.
Evol. 29, 417-434.
Anaissie E., Kantarjian H., Jones P., Barlogie B., Luna M.,
López-Berestein G. y Bodey G.P. (1986).
Fusarium
.
A newly recognized fungal pathogen in immunosup-
pressed patients. Cancer 57, 2141-2145.
Ashwath M.L. y Katner H.P. (2005). Pancreatic abscess
secondary to
Alcaligenes faecalis
. Am. J. Med. Sci.
329, 54-55.
Augustowska M. y Dutkiewicz J. (2006). Variability of
airborne micro±ora in a hospital ward within a period
of one year. Ann. Agric. Environ. Med. 13, 99-106.
Bennett J.S., Jolley K.A., Earle S.G., Corton C., Bentley
S.D., Parkhill J. y Maiden M.C. (2012). A genomic
approach to bacterial taxonomy: an examination and
proposed reclassifcation oF species within the genus
Neisseria
. Microbiol. 158, 1570-1580.
Boyce J.M. (2007). Environmental contamination makes
an important contribution to hospital infection. J. Hosp.
Infect. 65, 50-54.
Burge H. (1990). Bioaerosols: prevalence and health
effects in the indoor environment. J. Allergy. Clin.
Immunol. 86, 687-701.
Brooks B.O. y Davis W. F. (1992). Indoor air sampling
methods. En Undernstanding indoor air quality. ( B.O.
Brooks
y W. F. Davis
Eds.) CRC Press, Londres,
Reino Unido. Pp. 105-143.
Carter J.E. y Evans T.N. (2005). Clinically signifcant
Kluyvera
infections: a report of seven cases. Am. J.
Clin. Pathol. 123, 334-338.
Castañeda Roldan E.I., Rivera Tapia J.A. y Lechuga
Bautista K. (2003). Determinación de la calidad mi-
crobiológica del aire en una industria textil. Revista
Latino Americana de la Salud en el Trabajo 2, 21-24.
Castañeda Roldan E.I., Morales Polanco M., Avelino Flores
F., Chávez Bravo E., Espinosa Texis A., y Morales Tepatl
E. (2006). Cuantifcación de bioserosoles en las áreas de
proceso de una industria zapatera poblana y su relación
con la salud de los trabajadores. Enfermedades Infec-
ciosas y Microbiología 26, enero-marzo.
Cole J.R., Chai B., Farris R.J., Wang Q., Kulam S.A.,
McGarrell D.M., Garrity G.M. y Tiedje J.M. (2005).
The Ribosomal Database Project (RDP-II): sequences
and tools for high-throughput rRNA analysis. Nucleic
Acids Res. 33, D294-D296.
Cole J.R., Chai B., Farris R.J., Wang Q., Kulam-Syed-Mo-
hideen A.S., McGarrell D.M., Bandela A.M., Cardenas
E., Garrity G.M. y Tiedje J.M. (2007). The ribosomal
database project (RDP-II): introducing myRDP space
and quality controlled public data. Nucleic Acids Res.
35, D169-D172.
Costa Baquiao A., Zorzete P., Alvez Reis T., Assuncao
E., Vergueiro S. y Benedito C. (2012). Myco±ora
and Mycotoxins in feld samples oF Brazil nuts. ²ood
Control 28, 224-229.
Costello A., Herbert G., Fabunmi L., Schaffer K., Kava-
nagh K.A., Caraher E.M., Callaghan M. y McClean S.
(2011). Virulence of an emerging respiratory pathogen,
genus
Pandoraea
,
in vivo
and its interactions with lung
epithelial cells. J. Med. Microbiol. 60, 289-299.
Cox C. S. y Wather C. M. (1995). Bioaerosols Handbook.
Lewis Publishers, Nueva York, EUA. 656 pp.
Chang C.L., Jeong J., Shin J.H., Lee E.Y. y Son H.C.
(1999).
Rahnella aquatilis
sepsis in an immunocom-
petent adult. J. Clin. Microbiol. 37, 4161-4162.
Charkowska A. (2008). Ensuring cleanliness in operating
theatres. Int. J. Occup. Saf. Ergon. 14, 447-453.
Chew F.L., Subrayan V., Chong P.P., Goh M.C. y Ng K.P.
(2009).
Cladosporium cladosporioides
keratomycosis:
a case report. Jpn. J. Ophthalmol. 53, 657-659.
Chow L.P., Su N.Y., Yu C.J., Chiang B.L. y Shen H.D.
(1999). Identifcation and expression oF Pen c2, a
novel allergen from
Penicillium citrinum
. Biochem.
J. 341, 51-59.
Chow L.P., Chiou S.H., Hsiao M.C., Yu C.J. y Chiang
B.L. (2000). Characterization of Pen n13, a major
BIOAEROSOLES EN DOS HOSPITALES DE LEÓN, GTO. MÉXICO
361
allergen from the mold
Penicillium notatum
. Biochem.
Biophys. Res. Commun. 269, 14-20.
DeSantis T.Z., Hugenholtz P., Larsen N., Rojas M.,
Brodie E.L., Keller K., Huber T., Dalevi D., Hu P.
y Andersen G.L. (2006). Greengenes, a chimera-
checked 16S rRNA gene database and workbench
compatible with ARB. Appl. Environ. Microbiol.
72, 5069-5072.
Echeverri Toro L.M. y Cartaño Correa J.C. (2010).
Kleb-
siella pneumoniae
como patógeno intrahospitalario:
epidemiología y resistencia. IATREIA 23, 240-249.
Eickhoff T.C. (1994). Airborne nosocomial infection:
a contemporary perspective. Infect. Control. Hosp.
Epidemiol. 15, 663-672.
Escutia B., Febrer I., Peman J., Oliver V. y Sanchez-Carazo
J.L. (2001). [Tinea capitis by
Microsporum audouinii
].
Rev. Iberoam. Micol. 18, 88-90.
Farmer J.J., Fanning G.R., Huntley-Carter G.P., Holmes
B., Hickman F.W., Richard C. y Brenner D.J. (1981).
Kluyvera
, a new (redefned) genus in the Family En
-
terobacteriaceae: identifcation oF
Kluyvera ascorbata
sp. nov. and
Kluyvera cryocrescens
sp. nov. in clinical
specimens. J. Clin. Microbiol. 13, 919-933.
Gasch A.P., Spellman P.T., Kao C.M., Carmel-Harel O.,
Eisen M.B., Storz G., Botstein D. y Brown P.O. (2000).
Genomic expression programs in the response of yeast
cells to environmental changes. Mol. Biol. Cell. 11,
4241-4257.
Giammanco G.M., Grimont P.A., Grimont F., Lefevre
M., Giammanco G. y Pignato S. (2011). Phylogenetic
analysis of the genera
Proteus
,
Morganella
and
Provi-
dencia
by comparison of rpoB gene sequences of type
and clinical strains suggests the reclassifcation oF
Proteus myxofaciens
in a new genus,
Cosenzaea
gen.
nov., as
Cosenzaea myxofaciens
comb. nov. Int. J. Syst.
Evol. Microbiol. 61, 1638-1644.
Goubau P., Van Aelst F., Verhaegen J. y Boogaerts M.
(1988). Septicaemia caused by
Rahnella aquatilis
in an
immunocompromised patient. Eur. J. Clin. Microbiol.
Infect. Dis. 7, 697-699.
Grimont F. y Grimont P. A. D. (2006). The genus
Entero-
bacter
. Prokaryotes 6, 197-214.
Guarro J. y Gene J. (1995). Opportunistic fusarial infec-
tions in humans. Eur. J. Clin. Microbiol. Infect. Dis.
14, 741-754.
Gulliver J. y Briggs D.J. (2004) Personal exposure to par-
ticulate air pollution in transport microenvironments.
Atmos. Environ. 38, 1-8.
Harrell L.J., Cameron M.L. y O’Hara C.M. (1989).
Rahn-
ella aquatilis
, an unusual gram-negative rod isolated
from the bronchial washing of a patient with acquired
immunodefciency syndrome. J. Clin. Microbiol. 27,
1671-1672.
NTP 409 (1990). Ministerio de trabajo y asuntos sociales
España. Contaminantes biológicos: criterios de val-
oración.
NTP 608 (2001). Ministerio de trabajo y Asuntos so-
ciales España. Agentes biológicos: planifcación de
la medición.
Hoppe J.E., Herter M., Aleksic S., Klingebiel T. y Niet-
hammer D. (1993). Catheter-related
Rahnella aquatilis
bacteremia in a pediatric bone marrow transplant re-
cipient. J. Clin. Microbiol. 31, 1911-1912.
Horner W.E., Helbling A., Salvaggio J.E. y Lehrer S.B.
(1995). Fungal allergens. Clin. Microbiol. Rev. 8,
161-179.
Hoseinzadeh E., Samarghandie M.R., Guiasian S.A.,
Alikhani Y. y Roshanaie G. (2013). Evaluation of
bioaerosols in fve educational hospitals wards air
in Hamedan, During 2011-2012. Jundishapur J. of
Microbiol. 6, e10704.
Hoyos-Orrego A., Rivera-Rivera O., Hoyos-Posada C.,
Mesa-Restrepo C. y Alfaro-Velásquez J. (2007).
Características clínicas, epidemiológicas y de sus-
ceptibilidad a los antibióticos en casos de bacteriemia
por
Klebsiella pneumoniae
en neonatos. Rev. CES
21, 31-39.
Isozaki A., Shirai K., Mimura S., Takahashi M., Furushima
W. y Kawano Y. (2010). A case of urinary tract infec-
tion caused by
Kluyvera ascorbata
in an infant: case
report and review of the literature. J. Infect. Chemother.
16, 436-438.
Jain A., Mohan J., Singh M. y Goswami B.K. (2008). Po-
tentiality of different isolates of wilt fungus
Fusarium
oxysporum
collected from rhizosphere of tomato
against root-knot nematode Meloidogyne incognita.
J. Environ. Sci. Health B. 43, 686-691.
Koetschan C., Forster F., Keller A., Schleicher T., Rud-
erisch B., Schwarz R., Muller T., Wolf M. y Schultz
J. (2010). The ITS2 Database III--sequences and
structures for phylogeny. Nucleic. Acids. Res. 38,
D275-D279.
Koljalg U., Larsson K.H., Abarenkov K., Nilsson R.H.,
Alexander I.J., Eberhardt U., Erland S., Hoiland K.,
Kjoller R., Larsson E. y others (2005). UNITE: a da-
tabase providing web-based methods for the molecular
identifcation oF ectomycorrhizal Fungi. New. Phytol.
166, 1063-1068.
Kousha M., Tadi R. y Soubani A.O. (2011). Pulmonary
aspergillosis: a clinical review. Eur. Respir. Rev. 20,
156-174.
Lansac N., Picard F.J., Menard C., Boissinot M., Ouellette
M., Roy P.H. y Bergeron M.G. (2000). Novel genus-
specifc PCR-based assays For rapid identifcation oF
Neisseria
species and
Neisseria
meningitidis
. Eur. J.
Clin. Microbiol. Infect. Dis. 19, 443-451.
M. Maldonado-Vega
et al.
362
Leung M. y Chan A.H. (2006). Control and management
of hospital indoor air quality. Med. Sci. Monit. 12,
SR17-23.
Luo G. y Mitchell T.G. (2002). Rapid identifcation oF
pathogenic fungi directly from cultures by using mul-
tiplex PCR. J. Clin. Microbiol. 40, 2860-2865.
Matsukura H., Katayama K., Kitano N., Kobayashi K.,
Kanegane C., Higuchi A. y Kyotani S. (1996). Infec-
tive endocarditis caused by an unusual gram-negative
rod,
Rahnella aquatilis
. Pediatr. Cardiol. 17, 108-111.
Mezzatesta M.L., Gona F. y Stefani S. (2012).
En-
terobacter cloacae
complex: clinical impact and
emerging antibiotic resistance. Future Microbiol.
7, 887-902.
Moonah S., Deonarine K. y Freeman C. (2010). Multidrug
resistant
Kluyvera ascorbata
septicemia in an adult
patient: a case report. J. Med. Case Rep. 4, 197.
Moore E.R.B., Tindall B. J., Martins Dos Santos, V.
A. P., Pieper, D. H., Ramos J-L. y Palleroni, N. J.
(2006). Nonmedical:
Pseudomonas
. Prokaryotes 6,
646-703.
Nagano Y., Walker J., Loughrey A., Millar C., Goldsmith
C., Rooney P., Elborn S. y Moore J. (2009). Identi-
fcation oF airborne bacterial and Fungal species in
the clinical microbiology laboratory of a university
teaching hospital employing ribosomal DNA (rDNA)
PCR and gene sequencing techniques. Int. J. Environ.
Health Res. 19, 187-199.
NNIS (2003). National Nosocomial Infections Surveil-
lance, System report. Data summary from January
1992 through June 2003 Am. J. Infect. Control.
481-498 .
Nilsson R.H., Kristiansson E., Ryberg M., Hallenberg N.
y Larsson K.H. (2008). Intraspecifc ITS variability
in the kingdom fungi as expressed in the international
sequence databases and its implications for molecu-
lar species identifcation. Evol. BioinForm. Online 4,
193-201.
Nilsson R.H., Bok G., Ryberg M., Kristiansson E. y Hal-
lenberg N. (2009). A software pipeline for processing
and identifcation oF Fungal ITS sequences. Source
Code Biol. Med. 4, 1.
Luksamijarulkul P., Ratthanakhot Y. y Vatanasombooh P.
(2012). Microbial counts and particulate matter levels
in indoor air samples collected from child home-care
center in Bangkok, Thailand. J. Med. Assoc. Thai. 95,
S161-S168.
Oh H.M. y Tay L. (1995). Bacteraemia caused by
Rahnella
aquatilis
: report of two cases and review. Scand. J.
Infect. Dis. 27, 79-80.
Ottow J.C.G. (1972). Rose bengal as a selective aid in
the isolation of fungi and Actinomycetes from natural
sources. Mycol. 64, 304-315.
Palleroni N.J. (1993).
Pseudomonas
classifcation. A new
case history in the taxonomy of gram-negative bacteria.
A. Van Leeuw. 64, 231-51.
Pasquarella C., Pitzurra O. y Savino A. (2000). The index
of microbial air contamination. J. Hosp. Infect. 46,
241-56.
Pearson M.M., Sebaihia M., Churcher C., Quail M.A.,
Seshasayee A.S., Luscombe N.M., Abdellah Z., Ar-
rosmith C., Atkin B., Chillingworth T., Hauser H.,
Jagels K., Moule S., Mungall K., Norbertczak H.,
Rabbinowitsch E., Walker D., Whithead S., Thomson
N.R., Rather P.N., Parkhill J. y Mobley H.L. (2008).
Complete genome sequence of uropathogenic
Proteus
mirabilis
, a master of both adherence and motility. J.
Bacteriol. 190, 4027-4037.
Rampling A., Wiseman S., Davis L., Hyett A.P., Walbridge
A.N., Payne G.C. y Cornaby A.J. (2001). Evidence
that hospital hygiene is important in the control of
methicillin-resistant
Staphylococcus aureus
. J. Hosp.
Infect. 49, 109-116.
Rose C. (1994). Bioaerosols. West. J. Med. 160, 566.
Rottman M., Benzerara Y., Hanau-Bercot B., Bizet C.,
Philippon A. y Arlet G. (2002). Chromosomal ampC
genes in Enterobacter species other than Enterobac-
ter cloacae, and ancestral association of the ACT-1
plasmid-encoded cephalosporinase to Enterobacter
asburiae. FEMS Microbiol. Lett. 210, 87-92.
Samson R.A., Houbraken J., Thrane U., Frisvad J.C. y
Andersen B. (2010). CBS Laboratory Manual Series 2.
Food and Indoor fungi. CCentraalbureau voor Schim-
melcultures, Utrecht, Países bajos. 390 pp.
Sarria J.C., Vidal A.M. y Kimbrough R.C. (2001). Infec-
tions caused by
Kluyvera
species in humans. Clin.
Infect. Dis. 33, e69-e74.
Segal B.H., Walsh T.J., Liu J.M., Wilson J.D. y Kwon-
Chung K.J. (1998). Invasive infection with
Fusarium
chlamydosporum
in a patient with aplastic anemia. J.
Clin. Microbiol. 36, 1772-1776.
Shen H.D., Tam M.F., Tang R.B. y Chou H. (2007).
As-
pergillus
and
Penicillium
allergens: focus on proteases.
Curr. Allergy Asthma Rep. 7, 351-6.
Thanathanee O., Enkvetchakul O., Rangsin R., Waraas-
awapati S., Samerpitak K. y Suwan-apichon O. (2013).
Outbreak of
Pythium
keratitis during rainy season: a
case series. Cornea 32, 199-204.
Thompson J.D., Gibson T.J., Plewniak F., Jeanmougin F.
y Higgins D.G. (1979). The CLUSTAL_X windows
interFace: ±exible strategies For multiple sequence
alignment aided by quality analysis tools. Nucleic
Acids Res. 25, 4876-4882.
Tigli G.A., Cekin Y., Baysan B.O., Ogunc D., Ongut
G., Saba R., Undar L., Mutlu G. y Vural T. (2013).
Evaluation of total fungal air contamination levels
BIOAEROSOLES EN DOS HOSPITALES DE LEÓN, GTO. MÉXICO
363
and efFciency of the ventilation systems used in adult
haematology unit and adult stem cell transplantation
unit. Afr. J. Microbiol. Res. 7, 5606-5609.
Tolkoff-Rubin N.E. y Rubin R.H. (1986). Urinary tract
infection: signiFcance and management. Bull. NY
Acad. Med. 62, 131-148.
Toprak D., Soysal A., Turel O., Dal T., Ozkan O., Soyletir
G. y Bakir M. (2008). Hickman catheter-related bacte-
remia with
Kluyvera cryocrescens
: a case report. Jpn.
J. Infect. Dis. 61, 229-30.
Vartivarian S.E., Anaissie E.J. y Bodey G.P. (1993).
Emerging fungal pathogens in immunocompromised
patients: classiFcation, diagnosis, and management.
Clin. Infect. Dis. 17, S487-91.
Weill F.X., Bertrand S., Guesnier F., Baucheron S., Cloeck-
aert A. y Grimont P.A. (2006). Cipro±oxacin-resistant
Salmonella
Kentucky in travelers. Emerg. Infect. Dis.
12, 1611-1612.
Weisburg W.G., Barns S.M., Pelletier D.A. y Lane D.J.
(1991). 16S ribosomal DNA ampliFcation for phylo
-
genetic study. J. Bacteriol. 173, 697-703.
World Health Organization (1990). Indoor air quality
biological contaminants. Report on a WHO meeting.
WHO Reg. Publ. Eur. Ser. 31, 1-67
Whyte W., Hambraeus A., Laurell G. y Hoborn J. (1992).
The relative importance of the routes and sources of
wound contamination during general surgery. II. Air-
borne. J. Hosp. Infect. 22, 41-54.
Wollheim C., Guerra I.M., Conte V.D., Hoffman S.P.,
Schreiner F.J., Delamare A.P., Barth A.L., Echever-
rigaray S. y Costa S.O. (2011). Nosocomial and com-
munity infections due to class A extended-spectrum
beta-lactamase (ESBLA)-producing
Escherichia coli
and
Klebsiella
spp. in southern Brazil. Braz. J. Infect.
Dis. 15, 138-143.
logo_pie_uaemex.mx