Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Rev. Int. Contam. Ambie. 31 (3) 237-243, 2015
EVALUACIÓN DE LA FITOTOXICIDAD Y LA GENOTOXICIDAD DE SUELOS AGRÍCOLAS
DE ZONAS CON ACTIVIDADES MINERAS DE COBRE DE LA CUENCA DEL RÍO
ACONCAGUA (CHILE CENTRAL)
Yenny OLIVARES
1
, Hernán GAETE
1
* y Alexander NEAMAN
2
1
Facultad de Ciencias, Instituto de Ciencias Ambientales, Universidad de Vaparaíso. Avenida Gran Bretaña
1111, Playa Ancha, Valparaíso, Chile
2
Escuela de Agronomía, Pontifcia Universidad Católica de Valparaíso. Calle San Francisco S/N, La Palma,
Quillota, Chile
* Autor para correspondencia: hernan.gaete@uv.cl
(Recibido septiembre 2014; aceptado febrero 2015)
Palabras clave: genotoxicidad, micronúcleos, índice mitótico,
Vicia faba
RESUMEN
Los suelos agrícolas de la cuenca del río Aconcagua, en zonas cercanas a centros mi-
neros se caracterizan por tener altas concentraciones de cobre. Esto puede ser un riesgo
para los organismos expuestos. Los estudios de toxicidad en organismos vegetales que
se asientan sobre estos suelos son pocos, no se sabe si pudieran provocarles efectos
de genotoxicidad. De acuerdo con lo anterior, el objetivo de este trabajo fue evaluar
la ftotoxicidad y la genotoxicidad de los suelos agrícolas cercanos a centros mineros
en la cuenca del río Aconcagua (Chile central). Para ello, las semillas de
Vicia faba
±ueron expuestas a extractos de cuatro suelos contaminados por 144 h. Al fnal de los
experimentos se determinó el porcentaje de germinación, el crecimiento de la raíz, la
frecuencia de micron
úcleos y el índice mitótico
de dichas semillas. Los suelos con las
mayores concentraciones de cobre total ±ueron el 2 y el 3, con 7658 y 789 mg/kg, res
-
pectivamente. Los resultados muestran una inhibición signifcativa en la germinación
de las semillas en el suelo 3. El mayor porcentaje de inhibición del índice mitótico
±ue en los suelos 2 y 4, se observó una relación signifcativa entre este parámetro y las
concentraciones de cobre solubles en los suelos (R² = 0.67, p < 0.05). Los suelos 2 y
3 con concentraciones altas de cobre provocan genotoxicidad y podrían ser un riesgo
para el crecimiento de diversas especies de plantas en estos suelos.
Key words: genotoxicity, micronuclei, mitotic index,
Vicia faba
ABSTRACT
The agricultural soils of the Aconcagua river basin in zones near to mining centers
are characterized by having high copper concentrations. This is a risk ±or terrestrial
organisms like plants. The studies o± toxicity in plants on these kind o± soils are ±ew.
We still do not know i± these soils can provoke genotoxicity in plants. According to
this, the aim of this investigation was to evaluate the genotoxicity and phytotoxicity of
agricultural soils near to mining centers in the Aconcagua river basin (central Chile).
In order to do this,
Vicia faba
seeds were exposed to extracts of contaminated soils by
Y. Olivares
et al.
238
144 h. At the end of the experiments, the germination percentage, root growth, micro-
nuclei frequency and mitotic index of the seeds were determinated. The soils with the
higher concentrations of total copper were 2 and 3, with 7658 y 789 mg/kg respectively.
SigniFcant inhibition in the germination porcentage in the soil 3 was observed. The
higher percentage of inhibition in the mitotic index was in soils 2 and 4.AsigniFcative
relationship between this parameter and the soluble copper concentration in soils was
observed (R² = 0.67, p < 0.05). Soils 2 and 3, which have high copper concentrations,,
are genotoxic and they would be a risk to plants growing in these kind of soils.
INTRODUCCIÓN
Los suelos cercanos a fuentes de contaminación
como fundiciones y centrales termoeléctricas a car-
bón se caracterizan por presentar altos niveles de
metales (Ávila
et al.
2007). Las plantas están entre
los organismos que pueden ser afectados por dicha
contaminación de suelos. Los metales adsorbidos a
través de los sistemas radiculares pueden bioacumu-
larse en hojas, tallos y raíces. Estos agentes pueden
afectar su reproducción, crecimiento, sobrevivencia y
también provocar daño genético (Abaye
et al.
2005,
Staykova
et al.
2005, Ginocchio
et al.
2006, Díaz
et
al
. 2008).
Tradicionalmente la exposición a estos agentes
químicos se evalúa a través de la determinación de
su concentración total en suelos. Sin embargo, este
método no permite evaluar su biodisponibilidad y
posterior efecto sobre los organismos establecidos en
estos ambientes (Ginocchio y Narváez 2002). Existen
diversas formas de evaluar el efecto de los agentes
químicos sobre la biota en suelos, entre ellos está la
genotoxicidad. Para la evaluación de este daño en
plantas se han desarrollado diferentes bioensayos,
entre los cuales destaca la prueba de micronúcleos
(MN) en
Vicia faba
(Citterio
et al.
2002, Hajjouji
et
al.
2007). Dicha prueba consiste en la observación
de las células meristemáticas en interfase, en las que
se monitorean posibles daños genéticos por conta-
minantes ambientales. El ensayo ha sido validado
por el Programa Ambiental de las Naciones Unidas
(UNEP) y por la Agencia de Protección Ambiental
de los Estados Unidos de América (USEPA). Ha
demostrado ser un sistema versátil para evaluar daño
citogenético en plantas, es de fácil manejo y de man-
tenimiento relativamente económico. Además, cabe
destacar que la utilización de plantas superiores en
estos ensayos es fundamental en la evaluación del
riesgo genotóxico de suelos (Citterio
et al.
2002).
La cuenca del río Aconcagua es una de las más im-
portantes áreas agrícolas de Chile, al mismo tiempo
es una de las principales zonas de minería del cobre.
Los suelos agrícolas cercanos a estas actividades se
caracterizan por presentar elevadas concentraciones
de cobre (De Gregori
et al.
2003, Badilla-Ohlbaum
et al.
2009) y existen antecedentes sobre la toxicidad
de estos suelos en lombrices (Ávila
et al.
2007, Gaete
et al
. 2010, Cataldo
et al
. 2011). No obstante, los
estudios de toxicidad en vegetales son escasos (Pino-
chet
et al.
1999) y en particular, no existen estudios
genotóxicos en esta zona de estudio. Por lo anterior
en esta investigación se evaluó la genotoxicidad y la
Ftotoxicidad de suelos agrícolas contaminados con
cobre sobre
Vicia faba
.
MATERIALES Y MÉTODOS
Las muestras de suelo fueron tomadas de cinco
sitios cercanos a actividades mineras de cobre en la
cuenca del río Aconcagua, Región de Valparaíso,
Chile (
Fig. 1
).
2
1
3
5
4
Casablanca
km
04
18
2
Santiago
Océano Pacífico
Argentina
Los Andes
San Felipe
Quintero
N
Quillotas
VENTANAS
CHAGRES
Viña del Mar
Valparaiso
C
o
r
d
i
l
l
e
r
a
d
e
L
o
s
A
n
d
e
s
Fig. 1.
Ubicación geográfica de los puntos de muestreo.
1) Los Maitenes, Puchuncaví, 2) El Soldado, Nogales,
3) Catemu, Chagres, 4) Relave mina Navío, Quillota y
5) CasablancaLas muestras de suelo se tomaron hasta
una profundidad de 20 cm después de haber removido
la vegetación. ±ueron transportadas en bolsas de plástico
al laboratorio para su caracterización físicoquímica y
bioensayos de genotoxicidad
TOXICIDAD DE SUELOS AGRÍCOLAS CONTAMINADOS CON COBRE SOBRE
Vicia faba
239
Se determinó la concentración total y biodis
-
ponible del cobre mediante espectrofotometría de
absorción atómica. Además se determinó el pH, la
conductividad eléctrica y la materia orgánica según
Sadzawka
et al.
(2004). La preparación de los extrac
-
tos de suelos se realizó de acuerdo con Steinkellner
et al.
(1998). Se pesaron 500 g de suelo seco y se les
agregó 500 mL de agua destilada, se dejaron reposar
por 24 h a temperatura ambiente. Posteriormente se
volvieron a añadir 500 mL de agua destilada para
nuevamente agitar y dejar reposar por 24 h más.
Finalmente la mezcla fue ±ltrada con un embudo
Büschner y una bomba de vacío.
Para determinar la ±totoxicidad y la genotoxicidad
se realizaron los siguientes procedimientos: Primero se
seleccionaron semillas de
Vicia faba
de igual tamaño
y aspecto para luego sumergirlas en un recipiente con
agua corriente para estimular su germinación (Castillo
2004). Posteriormente por cada tratamiento (cinco ex-
tractos de suelo, un testigo negativo con agua potable y
un testigo positivo con As
2
O
3
a 10 mg/L) se considera
-
ron 10 repeticiones con
una semilla cada una, las que
se depositaron en cajas de Petri con algodón embebido
con 5 mL de extractos de suelos ( Huillan
et al.
2007).
Para registrar la tasa de germinación, las semillas se
mantuvieron por un periodo de tres días en obscuridad a
21 ± 2 ºC. Para determinar la longitud de las raíces
de las semillas que germinaron se utilizó una regla de
material ²exible dado la curvatura que presentan en
esta etapa de crecimiento. Posteriormente las raíces
se sumergieron directamente en los extractos y tes-
tigos mencionados por otros tres días a temperatura
ambiente. Para los análisis del índice mitótico (IM) y
frecuencia de micronúcleos (MN), las raíces fueron
±jadas con etanol-
ácido acético en
una proporción
de 3:1 en oscuridad a 4 ºC durante 18 h. Después
fueron rehidratadas con etanol al 70 % a 4 ºC,
luego hidrolizadas con HCl 5N por 6 min a 60 ºC
y teñidas con orceína acética al 1 % por 45 min. Se
aplicó la técnica de aplastamiento en monocapa para
evitar la sobre posición de las células al momento de
la observación al microscopio óptico según Prieto-
García
et al.
(2006).
Se examinaron 1000 células por raíz obtenida
en cada tratamiento (Huilan
et al.
2007). La iden-
ti±cación de los MN se realizó según los criterios
utilizados por Koppe (2002). La frecuencia de MN
se obtuvo a partir de la fórmula utilizada por Pal
-
ma (2005), donde se registró el número
de células
con MN y se
dividió
por el número total de células
contadas multiplicado por 100.
El IM se determinó
de acuerdo con Díaz
et al
. (2008) y Manier
et al.
(2009).
El porcentaje de germinación se calculó según
Njoku
et al.
(2008) dividiendo el número de semillas
germinadas por el número de semillas expuestas
multiplicado por 100.
Para el análisis estadístico se realizaron corre-
laciones de Pearson y un análisis de varianza de
Kruskal-Wallis a un nivel de signi±cancia de p ≤ 0.05.
RESULTADOS Y DISCUSIÓN
Según de Gregori
et al.
(2003), las concentraciones
de cobre total en suelos que están sobre los 100 mg/kg
se consideran críticas. En este estudio, los suelos 1, 2,
3 y 5 sobrepasan este valor (
Cuadro I
). Dichos suelos
corresponden a la Fundición Chagres, al Relave El
Navío, al Puchuncaví y a El Soldado, respectivamente
y se caracterizan por ser zonas en las que se generan
residuos que contienen metales como el cobre, entre
otros (
Fig. 1
). Las concentraciones de cobre totales y
solubles fueron similares a las reportadas por Novoa
et al.
(2010). Además, las concentraciones de cobre
total en el suelo 3 coinciden con estudios de González
et al.
(2008), lo que se explicaría por las emisiones de
la chimenea y depósitos de escoria de la Fundición
Ventanas (González e Ite 1992).
El pH, la conductividad eléctrica y la materia
orgánica son factores que afectan el grado de solubi-
lización de los metales o la capacidad reguladora del
suelo y en consecuencia su biodisponibilidad. Por lo
anterior es importante tomar en cuenta estos factores
ya que los vegetales utilizados en este tipo de inves-
tigaciones se ven afectados por ellos (
Cuadro I
).
CUADRO I.
CARACTERIZACIÓN FISICOQUÍMICA DE LOS SUELOS
Suelos
Cobre total
(mg/kg)
Cobre soluble
(mg/kg)
pH
Conductividad eléctrica
(μs/cm)
Materia orgánica
(% masa seca)
4
31.7
3.7
6.6
122
7.7
1
382
5
7.8
226
4.9
5
452
4.4
7.7
707
5.7
3
789
5.95
5.8
170
3.0
2
7658
19
6.3
1578
2.2
Y. Olivares
et al.
240
Los suelos 1 y 5 son considerados alcalinos y
los suelos 2, 3 y 4 ligeramente ácidos. Los suelos
1, 4 y 5 presentan altas concentraciones de materia
orgá
nica en comparación con los suelos 2 y 3. La
conductividad eléctrica es mayor en los suelos 1, 3
y 4 en comparación con el 2 y el 5.
En relación con el porcentaje de germinación
de las semillas expuestas a los extractos (
Fig. 2
),
el suelo 3 presentó el menor porcentaje comparado
con el testigo negativo en más de un 50 %. Esto
podría deberse al bajo contenido de materia orgá-
nica y pH, que aumentarían la biodisponibilidad
del cobre en el extracto. Sin embargo, la variación
de este parámetro no fue signiFcativa entre los
suelos 1, 2, 4 y 5 y el testigo positivo, pero sí hubo
diferencias signiFcativas entre todos los suelos y el
testigo negativo. Esto sugiere que el parámetro de
porcentaje de germinación es sensible a la presencia
de agentes químicos solubles en el extracto. Lo que
diFere con lo señalado por Iannacone y Alvariño
(2005), quienes lo consideran un parámetro menos
sensible que el crecimiento de raíces y además
multifactorial. La diferencia de resultados con el
presente estudio puede deberse a la variabilidad
interespecí
Fca entre plantas ya que Iannacone y
Alvariño utilizaron otras especies:
Allium cepa
,
Beta vulgaris
,
Oriza sativa
y
Raphanus sativa
so-
bre las que determinaron la toxicidad de mercurio,
plomo y cobre.
Respecto a la longitud de las raíces (
Fig. 3
) se
observaron diferencias signiFcativas entre el testigo
negativo y los suelos 2 y 4. Estos suelos presentaron
las raíces con menor crecimiento en comparación con
el resto de los tratamientos. En particular el suelo 2
tiene la mayor concentración de cobre soluble, lo que
podría explicar el menor crecimiento de sus raíces. En
un estudio donde se expusieron tomates y cebadas a
altas concentraciones de cobre en suelos disminuyó
el crecimiento de las raíces en los brotes de cebada
(Rooney
et al.
2006, Prieto-Méndez
et al.
2009). Por
otra parte, Ginocchio y Narváez (2002) expusieron
plantas de
Noticastrum sericeum
a un sustrato líquido
con soluciones de cobre y obtuvieron una inhibición
en el crecimiento de las raíces primarias, lo que es
similar a lo ocurrido en el suelo 2 de este estudio.
En el suelo 4 se observa
la menor
longitud de
la raíz, a pesar de que es el que presenta la menor
concentración de cobre soluble. Esto se podría deber
a la presencia de otros agentes químicos que
inhiben
el crecimiento como otros metales traza asociados a
la minería del cobre que no fueron medidos en este
estudio. Los suelos 1, 3 y 5 no presentaron diferencias
signiFcativas en el crecimiento de las raíces al com
-
pararse con el testigo negativo, pero sí se observaron
diferencias con el testigo positivo.
En cuanto al IM hubo diferencias signiFcativas
entre los suelos 2, 4 y 5 (
Fig. 4
) con respecto al testigo
positivo incluso en menos de un 50 %. En relación con
el testigo negativo hubo diferencias signiFcativas res
-
pecto a los suelos 1, 3 y 5. Según Manier
et al
. (2009)
se considera que el cobre presente en los extractos
de los suelos genera un efecto tóxico sobre las raíces
primarias de
Vicia faba
. En un estudio realizado por
Yildiz
et a.
(2009) se produjo una inhibición signiF
-
cativa en el IM de plantas de
Allium cepa
a las 24 y
48 h de exposición a soluciones de cloruro de cobre y
cloruro de cobalto, respectivamente. Los suelos 1 y 3
presentaron valores mayores respecto a este parámetro,
0
20
40
60
80
100
Testigo
negativo
Testigo
positivo
1
234
5
Germinación (%)
Suelos
a
ab
ab
ab
b
ab
ab
Fig. 2.
Porcentaje de germinación de semillas de
Vicia faba
expuestas a los extractos de suelos. Letras diferentes
indican diferencias signiFcativas entre los tratamientos
Fig. 3.
Longitud de la raíz de semillas de
Vicia faba
expuestas
a los extractos de suelos. Letras distintas muestras dife-
rencias signiFcativas
Testigo
negativo
Testigo
positivo
12345
Suelos
0
5
10
15
20
Longitud de raiz (mm)
ab
ab
b
ab
b
ab
b
TOXICIDAD DE SUELOS AGRÍCOLAS CONTAMINADOS CON COBRE SOBRE
Vicia faba
241
por lo que se considera que las raíces de estas plantas
se vieron menos afectadas por las concentraciones de
cobre en los extractos de los suelos.
En la
fgura 5
se presentan las frecuencias de
MN encontrados por efecto de la exposición a suelos
contaminados con cobre. Los suelos 2 y 3 con las
mayores concentraciones de cobre soluble fueron los
que presentaron también las mayores frecuencias de
MN. Por otra parte los suelos 1 y 4 con las menores
concentraciones de cobre soluble fueron los que ob-
tuvieron una menor frecuencia de MN. En un estudio
realizado por Souguir
et al.
(2008) la frecuencia de
MN resultó proporcional a la presencia de sulfato de
cobre adicionado a cultivos hidropónicos de
Vicia
faba
y
Pisum sativum.
Por ello el cobre podría ser
considerado como inductor de efectos clastogénicos
en estos bioensayos. Dichos efectos son producidos
principalmente por la aFnidad de los metales hacia
los grupos tiol, lo que provoca desórdenes tanto en el
aparato mitótico (Kranner y Colville 2011) como en
los cromosomas. Estos desórdenes se ven re±ejados
a nivel celular como MN, fragmentos y puentes en
anafase (Souguir
et al
. 2008).
En cuanto al suelo 5 no se observó presencia de
MN, lo que podría deberse a la baja concentración
de cobre soluble y al alto porcentaje de materia
orgánica presente en este suelo. Este último factor
resulta con mayor relevancia en la determinación de
la biodisponibilidad del cobre en los suelos debido a
la formación de complejos que persisten por largos
periodos de tiempo disminuyendo la fracción dispo
-
nible para las plantas (Reichman 2002). No obstante
se observaron MN en el testigo negativo con el cual
no hubo diferencias signiFcativas. Lo cual habla de
un bajo nivel basal de MN.
Las células meristemáticas pueden ser afectadas
por agentes genotóxicos y manifestar alteraciones en
la mitosis que son irreversibles (
Fig. 6
). Los daños
producidos en el ADN, además pueden ser explicados
por el aumento de especies reactivas del oxígeno y
formación de radicales libres durante el tiempo de
exposición de las raíces a los extractos de suelos
(Rucinska
et al.
2004).
En cuanto a las relaciones entre las variables res-
puesta y los parámetros físicoquímicos de los suelos,
sólo se encontró una relación signiFcativa entre el IM
y la concentración de cobre soluble, lo cual indicaría
que la respuesta podría estar determinada por las
interacciones entre los parámetros como el pH y la
materia orgánica (
Cuadro II
).
CONCLUSIONES
Algunos de los suelos estudiados presentaron
genotoxicidad, lo que generó un incremento de MN
en
V. faba
. No se encontraron relaciones signiFcativas
entre las concentraciones de metales y la respuesta
de
V. faba
, excepto entre el cobre soluble y el IM.
Esto sugiere la necesidad del uso de herramientas
Testigo
negativo
Testigo
positivo
1234
5
Suelos
0
5
10
15
20
25
Índice mitótico (%)
a
ab
abc
abc
abc
bc
c
Fig. 4.
Índice mitótico en raíces de
Vicia faba
expuestas a los
extractos de suelos. Letras distintas muestran diferencias
signiFcativas
Testigo
negativo
Testigo
positivo
1234
5
Suelos
0
10
20
30
40
Micronúcleos (%)
c
b
b
c
c
a
c
Fig. 5.
Frecuencia de micronúcleos en raíces de
Vicia faba
ex-
puestas a extractos de suelos. Letras distintas muestran
diferencias signiFcativas.
Fig. 6.
Célula con micronúcleo (MN)
Y. Olivares
et al.
242
biológicas para determinar los efectos del suelo so
-
bre las especies vegetales que reciben los residuos
contaminados con diversos metales.
AGRADECIMIENTOS
Al proyecto Fondecyt Nº 1130041 y a la Dirección
de Investigación de la Universidad de Valparaíso.
REFERENCIAS
Abaye D.A., Lawlor K., Hirsch P.R. y Brookes P.C. (2005).
Changes in the microbial community of an arable soil
caused by long-term metal contamination. Eur. J. Soil
Sci. 56, 93-102.
Ávila G., Gaete H., Morales M. y Neaman A.
(
2007).
Reproducción de
Eisenia foetida
en suelos agrícolas
de áreas mineras contaminadas por cobre y arsénico.
Pesqui. Agropecu. Bras. 42, 435-441.
Badilla-Ohlbaum R., Ginocchio R., Rodríguez P., Cés-
pedes A., González S., Allen H.E. y Lagos G.E. (2009).
Relationship between soil copper content and copper
content of selected crop plants in central Chile. Envi-
ron. Toxicol. Chem. 20, 2749-2757.
Cataldo J., Hidalgo M.E., Neaman A. y Gaete H. (2011).
Use of molecular biomarkers in
Eisenia foetida
to
assess copper toxicity in agricultural soils affected by
mining activities. J. Soil Sci. Plant Nutr. 11, 57-70.
Castillo G. (ed.) (2004). Ensayos toxicológicos y métodos
de evaluación de calidad de aguas. Estandarización,
CUADRO II.
REGRESIÓN LINEAL ENTRE LAS VARIABLES RESPUESTA Y LOS PARÁMETROS FISICOQUÍMICOS DE
LOS SUELOS
Germinación (%)
Longitud de la raíz
MN
IM
Cu soluble
y = –0.0775x + 10.607
R² = 0.07
p =0.85
y = –0.5027x + 10.83
R² = 0.08
p = 0.98
y = 0.5963x + 2.9875
R² = 0.25
p = 0.41
y = –5.5414x + 17.24
R² = 0.67
p = 0.04
Cu total
y = –22.252x + 2776
R² = 0.03
p = 0.97
y = –57.577x + 2066.2
R² = 0.00
p = 0.87
y = 339.57x – 357.95
R² = 0.38
p =0.28
y = –1939x + 5365.5
R² = 0.39
p =0.17
pH
y = –0.0695x + 9.52
R² = 0.31
p = 0.12
y = –0.5628x + 10.725
R² = 0.51
p = 0.17
y = –0.0198x + 5.8111
R² = 0.00
p = 0.09
y = –2.1435x + 9.9156
R² = 0.51
p = 0.67
Conductividad
eléctrica
y = –1.8091x + 566.67
R² = 0.00
p = 0.58
y = –24.592x + 686.73
R² = 0.02
p = 0.88
y = 42.29x + 229.29
R² = 0.15
p = 0.56
y = –426.37x + 1305.7
R² = 0.48
p = 0.19
Materia orgánica
(%)
y = –0.034x + 5.7867
R² = 0.08
p = 0.44
y = –0.4147x + 7.619
R² = 0.31
p = 0.67
y = –0.2409x + 5.2717
R² = 0.23
p = 0.054
y = –1.5343x + 6.9342
R² = 0.29
p = 0.97
intercalibración, resultados y aplicaciones. Instituto
Mexicano de Tecnología del Agua. México.
189 pp.
Citterio S., Aina R., Labra M., Ghiani A., Fumagalli P.,
Sgorbati S. y Santagostino S. (2002). Soil genotoxic-
ity assessment: a new strategy based on biomolecular
tools and plant indicators. Environ. Sci. Technol. 36,
2748-2753.
De Gregori I., Fuentes E., Rojas M., Pinochet H. y Potin-
Gautier M. (2003). Monitoring of copper, arsenic and
antimony levels in agricultural soils impacted and
non-impacted by mining activities, from three regions
in Chile. J. Environ. Monitor. 5, 287-295.
D
í
az M., Ronco A. y Pica Y. (2008). Ensayo de toxicidad
aguda con bulbos de cebolla
Allium cepa
L. mediante
la evaluación de la inhibición del crecimiento promedio
de raíces En: Ensayos toxicológicos para la evaluación
de sustancias químicas en agua y suelo, la experiencia
en México ( P. Ramírez y A. Mendoza Eds.). Secretaría
de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Instituto
Nacional de Ecología.
México, pp. 33-40.
Gaete H., Hidalgo M., Neaman A. y Ávila G. (2010).
Evaluación de la toxicidad de cobre en suelos a través
de biomarcadores de estrés oxidativo en
Eisenia
foetida.
Quím. Nova. 33, 566-570.
Ginocchio R. y Narváez J. (2002). Importancia de la forma
química y de la matriz del sustrato en la toxicidad por
cobre en
Noticastrum sericeum
(less.) Less. Ex Phil
.
Rev. Chil. Hist. Nat. 75, 603-612.
Ginocchio R., Sánchez P., De la Fuente L., Camus I.,
Bustamante E., Urrestarazu P., Torres J. y Rodrí-
guez P. (2006). Agriculture soils spiked with copper
minewastes and copper concentrate: implications for
TOXICIDAD DE SUELOS AGRÍCOLAS CONTAMINADOS CON COBRE SOBRE
Vicia faba
243
copper bioavailability and bioaccumulation. Environ.
Toxicol. Chem. 25, 712–718.
González S. e Ite R. (1992). Acumulación metálica en
suelos del área bajo infuencia de las chimeneas indus
-
triales de Ventanas (Provincia de Valparaíso, Quinta
región). Agr. Tec. 52, 214–219.
González I., Muena V., Cisternas M. y Neaman A. (2008).
Acumulación de cobre en una comunidad vegetal
aFectada por contaminación minera en el Valle de Puc
-
huncaví, Chile central. Rev. Chil. Hist. Nat. 81, 279-291.
Hajjouji H.E., Pinelli E., Guiresse M., Merlina G., Revel
J-C. y Ha±di M. (2007).Assessment oF the genotoxic
-
ity of olive mill wastewater (OMWW) with the
Vicia
faba
micronucleus test. Mutat. Res. 634, 25–31.
Huillan Y., Lihua W. y Lin J. (2007). Genotoxicity of
arsenic evaluated by
Allium-
root micronucleus assay.
Sci. Total Environ. 383, 232–236.
Iannacone J. yAlvariño L. (2005). EFecto ecotoxicológico
de tres metales pesados sobre el crecimiento radicular
de cuatro plantas vasculares. Agr. Tec. 65, 198-203.
Koppe C. (2002). A comparison between mouse and ±sh
micronucleus test using cyclophosphamide, mitomycin
C and various pesticides. Mutat. Res. 518, 145-150.
Kranner I. y Colville L. (2011). Metals and seeds: biochemi-
cal and molecular implications and their signi±cance
for seed germination. Environ. Exp. Bot. 72, 93-105.
Manier N., Deram A., Le Curieux F. y Marzin D. (2009).
Comparison between new wild plant
Trifolium re-
pens
and
Vicia faba
on their sensitivity in detecting
the genotoxic potential of heavy metal solutions and
heavy metal-contaminated soils. Water Air Soil Poll.
202, 343-352.
Njoku K.L., Akinola M.O. y Oboh B.O. (2008). Germina
-
tion, survival and growth accessions of
Glycine max
L. (merril) (soybean) and
Lycopersicon esculentum
L. (tomato) in crude oil polluted soil. Res. J. Environ.
Toxicol. 2, 77-84.
Novoa D., Palma S. y Gaete H. (2010). Effect of arbus-
cular mycorrhizal fungi
Glomus
sp. Inoculation on
alfalfa growth in soils with copper. Chil. J. Agr. Res.
70, 259-265.
Palma S. (2005). Ensayo de micronúcleos en eritrocitos de
Oncorhyn chusmykiss
como herramienta para evaluar
la exposición a pesticidas potencialmente genotóxicos
en el río Traiguén. Tesis de Licenciatura en Recursos
Naturales. ²acultad de Ciencias, Universidad Católica
de Temuco, Temuco, Chile, 130 pp.
Pinochet H., De Gregori I., Lobos M.G. y Fuentes E.
(1999). Selenium and copper in vegetables and fruits
grown on long-term impacted soils from Valparaiso
region, Chile. B. Environ. Contam. Tox. 63, 327-334.
Prieto-García F., Lechuga M.A., Méndez-Marzo M., Bar-
rado E. y Gaytán J. (2006). Daños tóxicos en tejidos
vegetales producidos por aguas contaminadas con
arsénico en Zimapán, Hidalgo, México. Cienc. Tecnol.
Aliment. 26, 94-97.
Prieto-Méndez J., González C., Román A. y Prieto-
García ². (2009). Contaminación y ±totoxicidad en
plantas por metales pesados provenientes de suelos
y agua. Tropical and Subtropical Agroecosystems
10, 29-44.
Reichman M.S. 2002. The responses of plants to metals
toxicity: A review focusing on copper, manganese and
cinc. Australian Minerals and Energy Environment
Foundation. Melbourne, Victoria. Australia, 9 pp.
Rooney C.P., Zhao F.J. y Mc Grath S.P. (2006). Soil factors
controlling the expression of copper toxicity to plants
in a wide range of european soils. Environ. Toxicol.
Chem. 25, 726-732.
Rucinska R., Sobkowiak R. y Gwozdz E.A. (2004). Geno
-
toxicity of lead in lupin root cells as evaluated by the
comet assay. Cell. Mol. Biol. Lett. 9, 519-528.
SadzawkaA., Grez R., Mora M.L., Saavedra N., Carrasco
M. A. y Rojas C. (2004). Métodos de análisis re-
comendados para los suelos chilenos. Comisión de
Normalización y Acreditación, Sociedad Chilena del
Suelo. Chile, 113 pp.
Souguir D., Ferjani E., Jedoigt G. y Goupil P. (2008).
Exposure of
Vicia faba
and
Pisum sativum
to copper-
induced genotoxicity. Protoplasma 233, 203-207.
Staykova T., Ivanova E. y Velcheva I. (2005). Cytogenetic
effect of heavy-metal and cyanide in contaminated
waters from the region of southwest Bulgaria. J. Cell
Mol. Biol. 4, 41-46.
Steinkellner H., Mun-SikK., Helma Ch., Ecker S., Te-Hsiu
M., Horak O., Kundi M. y Knasmuèller S. (1998).
Genotoxic effects of heavy metals: comparative inves-
tigation with plant bioassays. Environ. Mol. Mutagen.
31, 183-191.
Yildiz M., Hakki CigĖ˜ErciI., Konuk M., ²atih ²idan A. y
Hakan T. (2009). Determination oF genotoxic eFFects
of copper sulphate and cobalt chloride in
Allium cepa
root cells by chromosome aberration and comet assays.
Chemosphere 75, 934-938.
logo_pie_uaemex.mx