Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
BIOINOCULACIÓN Y FERTILIZACIÓN QUÍMICA REDUCIDA ASOCIADAS CON EL
CRECIMIENTO DE PLANTA Y PRODUCTIVIDAD DE SORGO
Arturo DÍAZ FRANCO, Didiana GÁLVEZ LÓPEZ y Flor Elena ORTIZ CHÁIREZ*
Campo Experimental Río Bravo Tamaulipas. Instituto Nacional de Investigaciones Forestales Agrícolas y
Pecuarias. Carretera Matamoros-Reynosa Km. 61, Col. Zona Rural, Río Bravo C.P. 88900, Río Bravo, Tamau-
lipas, México
*Autor para correspondencia:
ortiz.for@iniFap.gob.mx
(Recibido junio 2014; aceptado febrero 2015)
Palabras clave: micorriza arbuscular, rizobacterias, bioFertilizantes,
Sorghum bicolor
RESUMEN
Los inoculantes microbianos o bioinoculantes poseen en la actualidad gran impor
-
tancia ecológica y económica en la agricultura. El objetivo de este estudio Fue co
-
nocer la eFectividad de tres bioinoculantes comerciales (Micorriza INI±AP, ±erbiliq
y BioFertibuap-Sorghum) combinados con la mitad de Fertilización química [50 %
±Q (60-20-00)] sobre las características y la productividad del sorgo. En la etapa de
hoja bandera, los bioinoculantes combinados con 50 % ±Q no maniFestaron eFectos
en el
índice de cloro²la y biomasa aérea Fresca y seca con relación al 100 % de ±Q o
testigo absoluto. En la etapa de madurez, la mayor altura de la planta se obtuvo con
Micorriza INI±AP y Micorriza INI±AP + 50 % ±Q, la mayor biomasa Fresca radical
con Micorriza INI±AP, mientras que no hubo variaciones en la biomasa aérea Fresca y
seca. En la hoja bandera y la madurez, el diámetro del tallo de todos los tratamientos
superaron signi²cativamente y de Forma similar al testigo. Los mayores valores de
longitud de panoja, granos por panoja y rendimiento de grano se registraron con los
tres bioinoculantes combinados con 50 % ±Q y 100 % ±Q (120-40-00). Para el peso
de 100 granos, los mejores tratamientos Fueron los tres bioinoculantes + 50 % ±Q.
Los resultados indican la posibilidad de reducir al 50 % la Fertilización química del
sorgo en condiciones de riego mediante la inoculación de Micorriza INI±AP, ±erbiliq
o BioFertibuap-Sorghum en la semilla.
Key words: arbuscular mycorrhiza Fungi, rhizobacteria, bioFertilizers,
Sorghum bicolor
ABSTRACT
Microbial inoculants or bio-inoculants currently have great ecological and economic
importance in agriculture. The study considers knowing the eFFectiveness oF three
commercial bio-inoculants (Micorriza INI±AP, ±erbiliq and BioFertibuap-Sorghum)
combined with halF oF chemical Fertilization [50 % C± (60-20-00)], on plant charac
-
teristics and productivity oF sorghum. In fag leaF stage, the bio-inoculants plus 50 %
C±, did not show eFFects in chlorophyll index and Fresh and dry aerial biomass in rela
-
tion to 100 % C± or control. At maturity, the greater plant height was obtained with
Micorriza INI±AP and Micorriza INI±AP + 50 % C±; Fresh radical biomass was greater
Rev. Int. Contam. Ambie. 31 (3) 245-252, 2015
A. Díaz Franco
et al.
246
with Micorriza INIFAP; and there were no variations in fresh and dry aerial biomass.
At leaf ±ag and maturity stages, the stem diameters of all treatments were similar but
signi²cantly larger than control. The best values of long of panicle, grains per panicle
and grain yield were registered with the three bio-inoculants + 50 % CF and 100 % CF
(120-40-00). The 100 grains weight was increased by the three bio-inoculants + 50 %
CF. Results suggested the possibility of reducing 50 % of chemical fertilization of sorghum
CF through seed inoculation of Micorriza INIFAP, Ferbiliq or Biofertibuap-Sorghum.
INTRODUCCIÓN
El incremento de la producción agrícola en
el mundo durante las últimas cuatro
décadas ha
estado asociado a un destacado aumento en el uso
de fertilizantes. Sin embargo el exceso en el uso de
agroquímicos en general, ha tenido como resultado
contaminación, decremento de la biodiversidad en
las regiones agrícolas, degradación de los agroeco-
sistemas e incrementos en los costos de producción
(Grageda
et al
. 2012, Xiang
et al
. 2012). Por lo
tanto, existe la necesidad de explorar alternativas
que permitan incrementar la producción agrícola sin
los impactos negativos en el ambiente y mantener el
crecimiento de la población humana mundial. Con
la nueva sensibilidad ambiental y la necesidad de
un manejo sostenible de los sistemas agrícolas, la
importancia del papel de los microorganismos se ha
incrementado de manera prominente dentro de la
conservación y la fertilidad de los suelos (Adesemoye
y Kloepper 2009, Sharma
et al
. 2012). Los hongos
micorrízicos arbusculares (HMA) y las bacterias
promotoras del crecimiento vegetal (BPCV) son
de los grupos de microorganismos más estudiados.
Como parte de la actividad simbiótica, los HMA
manifiestan diferentes mecanismos que inducen
a una mayor exploración del suelo a través de las
hifas, disminuyen los efectos de condiciones abióti
-
cas adversas para la planta, producen ²tohormonas
que estimulan el crecimiento de la planta, facilitan
la absorción de nutrimentos, producen glomalina
que adhiere las partículas del suelo y estimulan una
acción protectora contra algunos ²topatógenos del
suelo (Smith y Read 2008). El grupo de BPCV a
través de la producción de ²tohormonas promueve
que las plantas sean capaces de ²jar N atmosférico,
así como mecanismos de biocontrol de ²topatógenos
mediante compuestos antifúngicos como sideróforos
o enzimas líticas (Glick
et al
. 1999, Vassey 2003).
El empleo de bioinoculantes o biofertilizantes
con base en HMA y BPCV se ha acrecentado comer
-
cialmente durante los últimos años
, aunque revisten
gran importancia aquellos que tienen efectividad
en los cultivos y que son viables económicamente
(Vosátka
et al
. 2008, Grageda
et al
. 2012, Sharma
et
al.
2012). El efecto bené²co de los bioinoculantes
posee además repercusiones favorables al reducir las
necesidades de fertilizantes, por lo que Adesemoye y
Kloepper (2009) y Xiang
et al
. (2012) han enfatizado
los efectos comparativos de los bioinoculantes con
la aplicación convencional de fertilizantes minerales
en los cultivos.
En México, la mayor superficie de sorgo
[(
Sorghum bicolor
(L.) Moench] se ubica en la
región norte de Tamaulipas con 650 mil ha, donde
en muchos de los casos se trata de un monocultivo
y alrededor del 30 % se siembra en condiciones de
riego. Las limitaciones nutrimentales del cultivo
se han atendido mediante la fertilización química.
Rosales
et al.
(2006) sugieren para el sorgo en con
-
diciones de riego la adición de 120 y 40 kg/ha
de N
y P, respectivamente. Aunque debido al alto costo del
compuesto algunos productores utilizan dosis bajas.
Ante este contexto, se ha resaltado la necesidad de
desarrollar prácticas agronómicas que eleven la pro
-
ductividad del sorgo y promuevan un equilibrio en los
agroecosistemas (Díaz
et al
. 2007,
Díaz
et al
. 2013).
Por lo anterior, el objetivo del estudio fue conocer
la respuesta del sorgo a bioinoculantes comerciales
combinados con la mitad de la fertilización química
en condiciones de riego.
MATERIALES Y MÉTODOS
Descripción del sitio experimental
El ensayo se estableció el 1 de febrero de 2011
en el Campo Experimental Río Bravo, INIFAP, Río
Bravo, Tamaulipas (25º57’16.9’’ N, 98º01’05.7’’ O)
a 25 msnm. Se tomaron muestras de suelo en pre
-
siembra de los primeros 30 cm de profundidad para
analizar sus propiedades ²sicoquímicas (
Cuadro I
).
El pH se determinó en solución acuosa (1:2), la
conductividad eléctrica (C.E.) con el porcentaje de
saturación, la materia orgánica (M.O.) se midió con
dicromato de potasio, el N inorgánico (NO
3
–N) se
FERTILIZACIÓN REDUCIDA Y BIOFERTILIZACIÓN EN SORGO
247
determinó mediante
ácido salicílico, el P disponible
se midió con el método de Olsen
et al
. (1954) y el
K intercambiable por acetato de amonio.
Bioinoculantes utilizados
Los tratamientos incluyeron bioinoculantes co
-
merciales aplicados en la semilla y en dosis indica-
das por el fabricante, los cuales fueron: a) el hongo
micorrízico arbuscular
Rhizophagus intraradices
(Schenk and
Smith) Walker and Schubler
(Sin.
Glo-
mus intraradices
Schenk and
Smith), no menos de
40 esporas/g, a razón de 500 g/ha (Micorriza INIFA
-
P
MR
, Campo Experimental General Terán, INIFAP),
b) Ferbiliq
MR
, combinación de
Azospirillum brasilen-
se
Tarrand, Krieg y Dobereiner, 175 × 10
9
Unidades
Formadoras de Colonias (UFC)/mL y
R. intraradices
,
40 000 propágulos/kg, en dosis de 600 mL/ha (Con
-
sustenta, S.A. de C.V., Morelia, Michoacán) y c)
Biofertibuap-Sorghum
MR
, con base en
Azospirillum
spp., 5 x 10
8
UFC/g, a dosis de 300 g/ha (Benemérita
Universidad Autónoma de Puebla, Puebla).
Manejo experimental
Se utilizó el híbrido de sorgo para grano
‘DKS60’, sembrado con humedad residual a
una densidad de 250 mil plantas por ha (8 kg/
ha de semilla). Los tratamientos consistieron
en: 1) Micorriza INIFAP más 50 % de fertili
-
zación química (60-20-00), 2) Ferbiliq más 60-
20-00, 3) Biofertibuap-Sorghum más 60-20-00,
4) fertilización química 100 % (120-40-00),
5) Micorriza INIFAP y 6) testigo no fertilizado o
inoculado. La fertilización con la mezcla de urea
y superfosfato triple de calcio se incorporó late
-
ralmente en el surco al momento de la siembra, la
aplicación de N fue fraccionada, la mitad fue en la
siembra y la otra mitad antes del primer riego de
auxilio. Se aplicaron dos riegos de auxilio, el pri
-
mero a 40 días de nacidas las plantas y el segundo
a los 65 días de nacidas las plantas. Otras prácticas
agronómicas se siguieron según recomendaciones
locales (Rosales
et al
. 2006). Los tratamientos se
sembraron en cuatro surcos de 0.81 m de separación
y 4 m de longitud en cuatro repeticiones, distribui
-
dos bajo un diseño de bloques completos al azar.
Variables medidas y análisis de datos
En la etapa de hoja bandera se midió el índice
de cloro±la, altura de la planta, diámetro del tallo,
biomasa fresca y seca aérea y biomasa fresca y seca
radical. El contenido de cloro±la se estimó
in situ
en los surcos centrales mediante 10 lecturas (n = 40)
tomadas de la parte central (sentido longitudinal y
transversal) de la hoja bandera, con un medidor por
-
tátil Minolta SPAD-502. De los dos surcos laterales
de cada parcela se extrajeron al azar cinco plantas
(n = 20) incluyendo la raíz, en la que se midió la altura
desde la base, el diámetro del tallo, la biomasa fresca
y seca aérea y la biomasa fresca y seca radical. La
biomasa seca se obtuvo después del secado en estufa
a 60
ºC
durante tres días.
En madurez ±siológica se midió la altura de
la planta, el diámetro del tallo, la biomasa fresca
y seca aérea y la biomasa fresca y seca radical.
Las mediciones fueron de cinco plantas (n = 20)
en los surcos laterales, el diámetro del tallo se
obtuvo de la sección de la base de la planta. En
la cosecha, de los surcos centrales se midieron
las variables de longitud de la panoja, número
de granos por panoja y el peso de 100 granos
(n = 20). El rendimiento (kg/ha) se estimó de pa
-
nojas distribuidas en los dos surcos centrales por
parcela. Las panojas se secaron bajo el sol y se
trillaron, el rendimiento de grano se ajustó al 14 %
de humedad. De cada parcela se tomaron 20 g
de granos como submuestra para determinar el
porcentaje del contenido de proteína mediante el
método de Kjeldahl (Plenecassange
et al.
1999).
Los efectos de los tratamientos sobre las variables
se determinaron por análisis de varianza y para la
comparación de promedios entre tratamientos se
utilizó la prueba de Tukey (P ≤ 0.05).
RESULTADOS Y DISCUSIÓN
Características de la planta
En el estado de desarrollo de hoja bandera, no
se observó efecto estadístico signi±cativo de los
tratamientos con respceto al índice de cloro±la y
la biomasa fresca y seca aérea, lo que signi±ca que
hasta esa etapa del sorgo no fue manifestada la in
-
²uencia de los tratamientos evaluados. Además, en
madurez ±siológica, la biomasa fresca y seca aérea
fue semejante entre los tratamientos (
Cuadro II
).
CUADRO I.
PROPIEDADES FISICOQUÍMICAS DEL SUE
-
LO PREVIAS AL ESTABLECIMIENTO DEL
ESTUDIO
pH
C.E.
(mS/cm)
M.O.
(%)
N
(mg/kg)
P
(mg/kg)
K
(mg/kg)
Textura
7.8
1.1
1.5
23.5
23.9
725
Franco
arenoso
C.E. = conductividad eléctrica; M.O. = materia orgánica
A. Díaz Franco
et al.
248
Para la altura de la planta se observó una respuesta
semejante a la del estado de hoja bandera, mientras
que con la Micorriza INIFAP se registró la mayor
altura en madurez fsiológica (
Fig. 1
). Desgan
et
al.
(2008) determinaron que en plantas de tomate
(
Lycopersicon esculentum
Mill.) la altura y el número
de hojas de la planta ±ueron semejantes hasta los 35
días después del trasplante, con o sin inoculación de
Glomus fasciculatum
Gerdemann y Trappe. De igual
±orma, Castillo
et al
. (2009) compararon dos cepas
de HMA, una cepa nativa (
G. claroideum
Schenck
y Sm.) y otra comercial (
R. intraradices
) en plantas
de chile (
Capsicum annuum
L.) y registraron que la
altura de la planta ±ue semejante respecto al testigo
hasta 60 días después de la siembra, posteriormente
la cepa nativa permitió alcanzar la mayor altura a la
planta. En sorgo, Díaz
et al.
(2007) obtuvieron, en
madurez fsiológica, mayor altura de la planta con
R.
intraradices
, comparado con plantas ±ertilizadas y no
±ertilizadas, aunque no se observaron variaciones en
la biomasa ±resca y seca. Todos los tratamientos su
-
peraron en el diámetro del tallo, de ±orma equivalente
al testigo en los dos estados de desarrollo del sorgo
(
Fig. 2
). La biomasa radical ±resca y seca en hoja
bandera se mantuvo similar entre los tratamientos y
en madurez fsiológica s
ó
lo se observaron di±erencias
signifcativas en la biomasa ±resca, en la que ±ue
sobresaliente Micorriza INIFAP (
Fig. 3
). Castillo
et
al
. (2009) reportaron que no hubo variaciones en la
longitud de raíz del chile tanto en estado de ²oración
como de ±ructifcación en plantas inoculadas o no
con HMA.
CUADRO II.
RESPUESTA DEL SORGO EN DOS ESTADOS FENOLÓGICOS A TRA
-
TAMIENTOS DE BIOINOCULANTES CON 50% DE FERTILIZACIÓN
QUÍMICA (FQ)
Tratamiento
Hoja bandera
Madurez fsiológica
Clo*
BFA (g)
BSA (g)
BFA (g)
BSA (g)
Micorriza INIFAP + 50% FQ
45.7
143
30.3
261.8
131.6
Ferbiliq + 50% FQ
44.8
131
28.3
256.1
128.6
Bio±ertibuap-Sorghum + 50% FQ
43.4
135
28.7
255.6
129.6
100% FQ (120-40-00)
43.4
133
27.6
268.7
133.6
Micorriza INIFAP
41.3
128
27.6
260.0
140.3
Testigo absoluto
40.8
115
25.9
240.2
120.0
P>F=
0.57
0.41
0.73
0.85
0.38
CV (%)=
8.3
15.5
12.8
12.4
10.4
*Clo =
índice de c
lorofla (SPAD), BFA = Biomasa ±resca de planta, BSA = Biomasa seca
de planta
0
20
40
60
80
100
120
140
Hoja bandera
Madurez fisiológica
M-50%
F-50%
BS-50%
FQ-100%
M
T
a
a
a
a
a
a
a
c
ab
bc
bc
bc
Altura de planta (cm)
Fig. 1.
Altura de la planta de sorgo con bioinoculantes y 50% de la ±erti
-
lización química [Micorriza INIFAP (M-50 %), Ferbiliq (F-50 %),
Bio±ertibuap-Sorghum (BS-50 %)], ±ertililización química al 100
% (FQ-100%), Micorriza INIFAP (M) y testigo (T), en dos etapas
±onológicas. Letras distintas denotan di±erencias signifcativas Tukey
(P < 0.05).
FERTILIZACIÓN REDUCIDA Y BIOFERTILIZACIÓN EN SORGO
249
0
2
4
6
8
10
12
14
16
18
a
a
a
a
a
a
a
a
a
a
b
b
Hoja bandera
Madurez fisiológica
M-50%
F-50%
BS-50%
FQ-100
M
T
Diámetro de tallo (mm)
Fig. 2.
Diámetro del tallo de sorgo con bioinoculantes y 50% de la ferti
-
lización química [Micorriza INIFAP (M-50 %), Ferbiliq (F-50 %),
Biofertibuap-Sorghum (BS-50 %)], fertililización química al 100
% (FQ-100%), Micorriza INIFAP (M) y testigo (T), en dos etapas
fonológicas. Letras distintas denotan diferencias signi±cativas Tukey
(P < 0.05).
Fig. 3.
Biomasa radical fresca (A) y seca (B) de sorgo con bioinoculantes y
50% de la fertilización química [Micorriza INIFAP (M-50 %), Ferbiliq
(F-50 %), Biofertibuap-Sorghum (BS-50 %)], fertililización química
al 100 % (FQ-100%), Micorriza INIFAP (M) y testigo (T), en dos
etapas fonológicas. Letras distintas denotan diferencias signi±cativas
Tukey (P < 0.05).
0
5
10
15
20
25
30
Hoja bandera
Biomasa radical (g/planta)
Biomasa radical (g/planta)
Madurez fisiológica
B
a
a
a
a
a
a
a
a
a
a
a
a
M-50%
F-50%
BS-50%
FQ-100
M
T
0
10
20
30
40
50
60
70
80
90
a
a
a
a
a
a
a
b
ab
ab
ab
ab
A
A. Díaz Franco
et al.
250
Parámetros de productividad
En la cosecha, la longitud de la panoja de sorgo
fue mayor en las plantas con los tres bioinoculantes
más el fertilizante químico al 50 %; en el número de
granos por panoja y en el rendimiento del grano des
-
tacaron Micorriza INIFAP y Biofertibuap-Sorghum
con la mitad de la fertilización química (50 % FQ);
el mayor peso de grano fue con Micorriza INIFAP +
50 % FQ, mientras que en el contenido de proteína
del grano no se observaron diferencias signi±cativas
(
Cuadro III
).
Díaz
et al
. (2007) reportaron que en
el periodo seco, el peso del grano y el rendimiento
de plantas de sorgo inoculadas con
R. intraradices
,
fue mayor que aquellas con fertilización química.
De igual forma, la micorrización o la fertilización,
no afectaron el contenido de proteína en el grano.
La diferencia en el rendimiento del grano alcanzado
entre Micorriza INIFAP y el testigo fue de 511 kg/ha
(
Cuadro III
). Este resultado concuerda con
Díaz
et
al
. (2013) quienes de distintas localidades del estado
de Tamaulipas, obtuvieron una diferencia promedio
de 522 kg/ha entre los mismos tratamientos.
Diversos autores (Irízar
et al
. 2003, Widada
et al
.
2007, Olalde y Serratos 2008) han con±rmado que la
inoculación combinada de BPCV y HMA promueve
efectos aditivos o sinergias en las plantas, fenómeno
no observado en el presente estudio con la inocu
-
lación de Ferbiliq (
A. brasilense
y
R. intraradices
;
Cuadro III
), así como en otros resultados con sorgo
donde se utilizaron los mismos microorganismos
(Mendoza
et al
. 2008, Díaz
et al
. 2011).
Los resultados demostraron la efectividad del ma
-
nejo de los bioinoculates en combinación con la adi
-
ción del 50 % de la fertilización química en la respuesta
del sorgo. Tratamientos que igualaron o superaron en
producción al 100 % de la fertilización química (
Cua-
dro III
). Diferentes estudios han revelado el potencial
que tienen los inoculantes al reducir las dosis de fer
-
tilización. Sharma
et al.
(2011) reportaron el máximo
rendimiento de trigo (
Triticum aestivum
L.) con la
inoculación de
R. intraradices
y el 75 % de N-P-K
adicionado al suelo. Carpio
et al
. (2005) indicaron que
las mejores características para el mercado de
Ipomoea
carnea
fstulosa
(Mart. ex Choisy), así como mayor
absorción de N, P y K ocurrió tanto con el inoculante
BioterraPLUS
®
y la adición de 50 % de N-P-K en el
suelo, como con la fertilización al 100 %. Xiang
et al
.
(2012) han destacado que los biofertilizantes, además
del efecto bené±co en la productividad agrícola, tienen
gran relevancia en los agroecosistemas debido a que
pueden reducir el uso de la fertilización mineral y su
consecuente contaminación en el entorno.
En general el impacto en la productividad del
sorgo mediante microorganismos bené±cos puede
ser atribuido a sus diferentes mecanismos simbió
-
ticos (Vassey 2003, Smith y Read 2008). Mendoza
et al.
(2008) determinaron que la cepa CBG-497
de
A. brasilense
productora de auxinas y triptofano
fue capaz de incrementar el rendimiento del grano
de sorgo entre 5 y 23 %. Por otra parte, Caris
et al.
(1998) y Bressan
et al
. (2001) demostraron incre
-
mentos en la absorción de N, P, K, Fe, Zn y Cu con
HMA en comparación con las plantas de sorgo no
micorrizadas. Marschner y Dell (1994) y Morgan
et
al
. (2005) señalan que cuando se establece la interac
-
ción planta-HMA, la primera trans±ere al hongo de 4
a 20 % de los fotosasimilados netos, mientras que el
hongo incrementa la asimilación de nutrimentos con
aportaciones de hasta 25 % de N, 80 % de P, 10 %
de K, 25 % de Zn y 60 % de Cu. Grageda
et al
. (2012)
y Xiang
et al
. (2012) señalan que son necesarios
estudios con microorganismos bené±cos en condi
-
ciones naturales ya que la mayoría se establecen en
situaciones controladas.
CUADRO III.
CARACTERÍSTICAS DE PRODUCTIVIDAD DE SORGO INFLUENCIADA POR TRATAMIENTOS DE BIOINO
-
CULANTES CON 50% DE FERTILIZACIÓN QUÍMICA (FQ).
Tratamiento
Longitud de panoja
(cm)
Granos/
panoja
Peso de 100
granos
Grano
(kg/ha)
Proteína (%)
Micorriza INIFAP + 50% FQ
28.8 a*
1889 a
2.69 a
7040 a
8.1
Ferbiliq + 50% FQ
28.7 a
1776 ab
2.58 ab
6740 ab
8.0
Biofertibuap-Sorghum + 50% FQ
28.6 a
1876 a
2.57 ab
6910 a
8.2
100% FQ (120-40-00)
27.7 ab
1787 ab
2.56 b
6696 ab
8.2
Micorriza INIFAP
27.0 b
1704 b
2.53 b
6518 b
7.7
Testigo absoluto
26.1 b
1602 c
2.50 b
6007 c
7.1
P>F=
0.04
0.03
0.002
0.001
0.209
CV (%)=
3.5
10.3
1.3
12.2
11
*Letras distintas denotan diferencias signi±cativas Tukey (P < 0.05).
FERTILIZACIÓN REDUCIDA Y BIOFERTILIZACIÓN EN SORGO
251
Adicionalmente, los microorganismos también
juegan un papel importante en la fertilidad del suelo
ya que modiFcan sus características químicas, las
que están sujetas a las interacciones particulares entre
suelo, planta y microorganismos, lo que da como
resultado su capacidad amortiguadora de fertilidad en
función del tiempo (Baera 1991, Mader
et al
. 2000).
Uno de los retos más importantes en la agricultura
actual es la creación o incorporación de prácticas
racionales naturales en los sistemas de producción
que reduzcan el uso de agua, de plaguicidas y de
fertilizantes, pero sin que se tenga un impacto nega
-
tivo en la cantidad y calidad de la producción. En el
presente estudio se demostró la competitividad en el
rendimiento del grano de sorgo entre los bioinoculan
-
tes utilizados con la mitad de la fertilización química
y la fertilización completa (100 %). Desde el punto
de vista de manejo agroecológico, la reducción de
la fertilización a través de estos bioproductos puede
representar una práctica viable que promueva una
mejor conservación de los sistemas de producción.
CONCLUSIONES
En el estado de hoja bandera del sorgo, los bioino
-
culantes comerciales combinados con la mitad de
la fertilización química (50 % ±Q) no manifestaron
efectos en índice de cloroFla y biomasa aérea fresca
y seca en relación con el 100 % de ±Q o testigo abso
-
luto. Aunque en la fase de madurez las características
de productividad del sorgo mostraron efectos signi
-
Fcativos positivos por efecto de los bioinoculantes.
Los resultados indican que la Micorriza INI±AP,
±erbiliq o Biofertibuap-Sorghum, al combinarse con
el 50 %
±Q, igualaron o superaron al 100 % de ±Q
en la productividad del sorgo.
AGRADECIMIENTOS
Se agradece a la Dirección de Bioeconomía de SA
-
GARPA por el apoyo otorgado para la realización de este
trabajo a través del convenio No. S2341HA4310111.
REFERENCIAS
Adesemoye A.O. y Kloepper J.W. (2009). Plant-microbes
interactions in enhanced fertilizer-use efFciency. Appl.
Microbiol. Biotechnol. 85, 1-12.
Baera J.M. (1991). Vesicular-arbuscular mycorrhizae as
modiFers of soil fertility. Adv. Soil Sci. 15, 1-40.
Bressan W., Siqueira J.O., Vasconcellos C.A. y Purcino
A.A. (2001). Mycorrhizal fungi and phosphorus on
growth, yield and nutrition of intercropped grain sor
-
ghum and soybean. Pesquisa Agrop. Bras. 36, 315-323.
Caris C., Hordt W., Hawkins H., Romheld V. y George
E. (1998). Iron transport by arbuscular mycorrhizal
hyphae from soil to peanut and sorghum plants. My
-
corrhiza 8, 35-39.
Carpio A.L., Davies T.±. y Arnold A.M. (2005). Arbuscular
mycorrhizal fungi, organic and inorganic controlled-
release fertilizers: Effect on growth and leachate of
container-grown bush morning glory (
Ipomoea carnea
ssp.
fstulosa
) under high production temperatures. J.
Amer. Soc. Hort. Sci. 130, 131-139
Castillo R.C., Sotomayor S.L., Ortiz O.C., Leonelli C.G.,
Boire B.B. y Rubio H.R. (2009). Effect of arbuscular
mycorrhizal fungi on an ecological crop of chili pep
-
pers (
Capsicum annuum
L.) Chilean J. Agr. Res. 69,
79-87.
Desgan Y.H., Kusvaran S. y Ortas I. (2008). Responses of
soilless grown tomato plants to arbuscular mycorrhizal
fungal (
Glomus fasciculatum
) colonization in re-cy
-
cling and open systems. Afr. J. Biotech. 7, 3606-3613.
Díaz F.A., Cortinas E.H., Valadez G.J., De la Garza C.M.
y Peña del Río M.A. (2013). Micorriza arbuscular en
sorgo bajo diferente manejo agrotecnológico y ambi
-
ental. Rev. Mex. Cien. Agr. 4, 215-228.
Díaz ±.A., Pecina Q.V., Montes G.N., Jaques H.C. y Garza
C.I. (2011). Impacto de inoculantes microbianos en
sorgo cultivado bajo déFcit de humedad en el suelo.
En: Retos de la Investigación del Agua en México
(S.O. Oswald, Ed.). UNAM/CONACyT, México, pp.
273-282.
Díaz M.R., Díaz F.A.
, Garza C.I. y Ramírez L.A. (2007).
Brassinoesteroides e inoculación de micorriza arbuscu
-
lar (
Glomus intraradices
) en el crecimiento y produc
-
ción de sorgo en campo. Terra Latinoamer. 25, 77-83.
Glick B.R., Patten C.L., Holguin G. y Penrose D.M.
(1999). Biochemical and genetic mechanisms used
by plant growth promoting bacteria. Imperial College
Press, Londres, Reino Unido, 267 pp.
Grageda C.O., Díaz F.A.
, Peña C.J. y Vera N.J. (2012).
Impacto de los biofertilizantes en la agricultura. Rev.
Mex. Cien. Agr. 3, 1261-1274.
Hungría M., Rubens C., Souza E. y Pedrosa ±. (2010).
Inoculation with selected strains of
Azospirillum
brasilense
and
A. lipoferum
improves yield of maize
and wheat in Brazil. Plant Soil 331, 413-425.
Irízar G., Vargas P., Garza D., Tut C., Rojas M., Trujillo
A., García R., Aguirre D., Martínez J., Alvarado S.,
Grageda O., Valero J. y Aguirre J. (2003). Respuesta
de cultivos agrícolas a los biofertilizantes en la región
central de México. Agr. Téc. Méx. 29, 213-225.
A. Díaz Franco
et al.
252
Mader P., Endenhofer S., Boller T., Wienken A. y Niggli
U. (2000). Arbuscular mycorrhizae in long-term Feld
trail comparing low-input (organic, biological) and
high-input (conventional) farming systems in a crop
rotation. Biol. ±ert. Soils 31, 150-156.
Marschner H. y Dell B. (1994). Nutrient uptake in mycor
-
rhizal symbiosis. Plant Soil 159, 89-102.
Mendoza H.A., Cruz A. y Jaques H.C. (2008). Aislamiento,
selección y evaluación de un inoculante basado en
cepas nativas de
Azospirillum
en el norte de Tamau-
lipas. En: La Biofertilización como Tecnología Sos
-
tenible (±.A. Díaz y P.N. Mayek, Eds.). Plaza y Valdés/
CONACyT, México, pp. 137-152.
Morgan J.A., Bending G.D. y White P.J. (2005). Biological
cost and beneFts to plant-microbe interactions in the
rhizosphere. J. Exp. Bot. 56, 1729-1739.
Olalde P.V. y Serratos R. (2008). Biofertilizantes: Micor
-
rizas y bacterias promotoras de crecimiento. En: La
Biofertilización como Tecnología Sostenible (±.A.
Díaz y P.N. Mayek, Eds.). Plaza y Valdés/CONACyT,
México, pp. 67-72.
Olsen C.V., Watanabe W.S. y Dean L.A. (1954). Estimation
of available phosphorus in soils by extraction with so
-
dium bicarbonate. USDA. Circular No. 939, EUA, 19 pp.
Plenecassange A., Romero ±.E. y López B.C. (1999).
Manual de laboratorio para el análisis de suelo, planta
y agua. INI±AP-ORSTOM. Gómez Palacio, Durango,
México, 379 pp.
Rosales R.E., Montes G.N. y Reyes M.C. (2006). Tec
-
nología para la producción de sorgo en el norte de
Tamaulipas. Memoria Técnica No. 2. Campo Experi
-
mental Río Bravo, INIFAP, Río Bravo, México, 61 pp.
Sharma M., Reddy U. y Adholeya A. (2011). Response
of arbuscular mycorrhizal fungi on wheat (
Triticum
aestivum
) grown conventionally and on beads in sandy
loam soil. Indian J. Microbiol. 3, 384-389.
Sharma S., Gupta R., Dugar G. y Srivastava A. (2012).
Impact of application of biofertilizers on soil struc
-
ture and resident microbial community structure and
function. In: Bacteria in Agrobiology: Plant Probiotics
(D.K. Maheshwari, Ed.). Hauz Khas, Nueva Delhi,
India, pp. 65-79.
Smith S.E. y Read D.J. (2008). Mycorrhizal Symbiosis.
3a. ed. Academic Press, Londres, Reino Unido, 320 pp.
Vassey J.K. (2003). Plant growth promoting rhizobacteria
as biofertilizers. Plant Soil 255, 571-586.
Vosátka M., Albrechtová J. y Patten R. (2008). The interna
-
tional market development for mycorrhizal technology.
Mycorrhiza 18, 419-438.
Widada J., Damarjaya D.I. y Kabirum S. (2007). The in
-
teractive effects of arbuscular mycorrhizal fungi and
rhizobacteria on the growth and nutrients uptake of
sorghum in acid soil. En: ±irst international meeting
on microbial phosphate solubilization (E. Velázquez
y B. Rodríguez, Eds.). Madrid, España, pp. 173-177.
Xiang W., Zhao L., Xu X., Qin Y. y Yu G. (2012). Mutual
information ²ow between beneFcial microorgan
-
isms and the roots of host plants determined the
bio-functions of biofertilizers. Amer. J. Plant Sci. 3,
1115-1120.
logo_pie_uaemex.mx